You are on page 1of 15

El cuerpo usado.

El cuerpo de la mujer desde los clientes de prostitución femenina

SIMPOSIO I-B: Cultura, Cuerpo, Género: SEXUALIDAD Palabras clave: prostitución femenina, cliente, sexualidad, cuerpo.

Introducción
El ojo que tú ves no es ojo porque tú lo veas, es ojo porque te ve. A. Machado

Nuestro cuerpo, el de cada uno, aparece como la prueba tangible de nuestro “yo”, la representación material de nuestra existencia, de la de cada uno, única e irrepetible; es decir, de nuestra identidad. Sería imposible ser exactamente los mismos en otro cuerpo, así como ser completamente otros en el mismo cuerpo (Torras, 2007). Podríamos así afirmar “yo soy mi cuerpo”, aludiendo a ese espacio y lugar que es sólo nuestro, a nuestra más íntima pertenencia, a lo que sólo puede ser del “yo”.

Sin embargo, al mismo tiempo, como ha escrito Eugénia Vilela:

el significante cuerpo es una forma de ficción culturalmente viva en la medida en que se enmarca como sujeto social. Constituyéndose como fenómeno cultural y social, y reducto de creación y recepción de la producción de sentido, el cuerpo inserta al hombre en el campo simbólico, es decir, en el interior de un espacio de relación. (Vilela, 2000) [Cursiva original] Pese a que es habitual referirse al cuerpo como a lo natural, lo biológico, lo objetivo, en oposición a aquello que es producto de una construcción social o que se ve influido por la dimensión cultural, lo cierto es que en el mismo instante en que nos hacemos conscientes de nosotros mismos como seres con cuerpo, en el preciso momento en que afirmamos “yo soy mi cuerpo”, el cuerpo deja de ser natural para pasar a pertenecer al ámbito de la significación y de lo significado; al espacio del sentido.

Y como todo lo perteneciente a este ámbito, el cuerpo no es, sino que se hace, se construye, deviene, está en devenir y, por eso, es siempre lo imposible (Bárcena, 2004). Construcciones e interpretaciones que no se elaboran aisladamente, sino en el seno de
1

(Vilela. en lo secreto y lo prohibido. esto es. El hecho de que la prostitución sea un fenómeno oculto.361 anuncios de prensa encontró que el 83. como cruce. 2004). que aparece visible. 2002). en su máxima visibilidad y exposición. un lugar de intersección y cruce de significaciones sociales. pero también el del hombre. sexual. (Le Breton. culturales y científicas” (Bárcena. muy al contrario. pero también la excitación. Sin embargo. o servicio. […] En estas condiciones. denostada. esto es. A través de las actividades diarias del hombre. en el interior de ese espacio de relación. un extraño que se nos impone en su total evidencia y totalidad.Y como tal espacio de relación. 1 En este trabajo me referiré sólo a la prostitución femenina. desde tantos puntos de vista. Sin embargo. como actividad juzgada. 2006). La prostitución es. Por tanto. acusada o perseguida. como intersección. propio y compartido. el cansancio. como encuentros y desencuentros. esto es. esta es mucho menor que la femenina. en determinados momentos esa corporalidad siempre presente se hace súbitamente patente: en la enfermedad. el dolor. con él. el cuerpo es y se hace con. solamente y totalmente cuerpo. descubierto. como cuando tenemos que desnudarnos en la consulta del médico o cuando coincidimos con un vecino en el ascensor. por ser materialidad y simbólica. ya que se trata de una relación. “el cuerpo es un lugar plural. Somos. el cuerpo se vuelve invisible. Es como si en determinadas situaciones el cuerpo deviniese. una de esas situaciones en las que el cuerpo se hace más patente. Especialmente el cuerpo de la mujer1.una comunidad. ambivalente. llamativo. y en muchos casos dirigida a hombres. también. Se difumina también.7% de la oferta eran mujeres.). 2 . sugerente. hace difícil establecer cifras exhaustivas. el cuerpo no es ese espacio y lugar sólo nuestro. así como la diversidad de modalidades de la misma. ejercida por mujeres y comprada por hombres. Cuerpos expuestos. Y. a su vez. corporal. 1998). tal y como señala Le Breton (íbid. sirva para hacerse una idea general las cifras aportadas por Mª José Barahona (2007) quien en un estudio sobre 17. También en determinadas situaciones parece como si nos hiciésemos más cuerpo. el placer o la soledad. desde o para otro (Butler. la conciencia del arraigo corporal de la presencia humana la otorgan los períodos de tensión del individuo. Si bien también existe prostitución masculina. ritualmente borrado por la repetición incansable de las mismas situaciones y la familiaridad de las percepciones sensoriales. naturaleza y cultura. su ambivalencia. el cuerpo es equívoco. para bien o para mal. para nosotros.

familiares. En parte. es cuerpo porque te toca. sin considerar qué significa ese cuerpo. sobre la compra-venta del cuerpo. un análisis profundo de la prostitución requiere considerar también la perspectiva del cliente. de manera directa. aluden a la sociedad. de abrir la reflexión en torno a las siguientes cuestiones: ¿Quiénes son aquéllos que tocan los cuerpos de las mujeres que ejercen la prostitución? ¿Qué buscan en esos cuerpos? ¿Qué construcciones simbólicas atribuyen a esos cuerpos. Este trabajo pretende abrir nuevos planteamientos. dos sujetos: las mujeres que ejercen la prostitución. consecuencia de una especie de consenso conducente a su anonimato y su invisibilidad (Bouamama. No es posible establecer principios éticos. ya sea a favor de su reglamentación o su prohibición o en defensa de su abolición. sus tipologías. es un asunto complejo. físicos.. etc. etc. acerca de la prostitución. las experiencias y los significados que atribuyen a la situación las mujeres que ejercen la prostitución. desde qué construcciones simbólicas de sus propios cuerpos? ¿Qué podemos saber de los sujetos que participan en la compra-venta de sexo a través de la voz de sus cuerpos? Antes de continuar considero necesario aclarar que ahondar en la figura del cliente de prostitución femenina. porque esta figura ha sido durante mucho tiempo la gran ausente en las investigaciones sobre prostitución. la elección libre o condicionada del ejercicio. Pero en la compra-venta de un “servicio sexual” intervienen. y los clientes que compran el servicio. Parafraseando a Antonio Machado podríamos decir que el cuerpo que tocas no es cuerpo porque tú lo tocas. el daño ético y/o moral que sufre una comunidad que asiste a la compra de sexo en las calles. sus deseos y demandas. medidas legislativas. actuaciones económicas. El derecho que tiene o no un individuo a vender su cuerpo. nuevas vías para la comprensión del fenómeno de la prostitución. aluden a los motivos. sus motivaciones. derivados del ejercicio de la prostitución. al fin. parten de la perspectiva de las mujeres que la ejercen y se dirigen a la sociedad en la que se producen. Los efectos. Pero en parte también porque es difícil encontrar a hombres que se reconozcan clientes y estén 3 . 2004). formativas o educativas. psicológicos. Por tanto. por tanto. Se trata. a través de la vinculación de las investigaciones existentes en torno a los clientes de prostitución femenina y los análisis y estudios relativos al cuerpo.Los argumentos que en la actualidad se defienden en torno a la prostitución.

La investigación con una muestra más numerosa es la llevada a cabo por Bouamama (2004) en Francia. Es necesario tener presente que aunque no se puede considerar que los testimonios de los clientes recogidos en estas investigaciones representen al total de los clientes de prostitución femenina. necesario escuchar la voz del cuerpo de los clientes de prostitución femenina. conforma. La voz del cuerpo de los clientes de prostitución femenina mantiene lo que podríamos denominar distintos niveles de un mismo discurso. del cuerpo a partir del cual se produce esta presencia” (1995). si bien se basan en muestras pequeñas y no generalizables o exhaustivas. En Estados Unidos Monto (2000) realizó cuestionarios a hombres que habían sido detenidos por consumir prostitución de calle y condenados a participar en programas educativos destinados a que tomasen conciencia de los factores y situaciones que conlleva la prostitución. Barahona (2003) y López Insausti y Barringo (2007). por tanto. de la presencia. en la producción. sí aportan ciertas luces a los cuestionamientos acerca de esta enigmática figura. especialmente para las mujeres que la ejercen. Estas investigaciones muestran un alto grado de coincidencia en los discursos de los clientes. ya que ésta construye. basadas en entrevistas a 15 y 12 clientes respectivamente. El cuerpo habla de sí: la voz del cuerpo de los clientes El filósofo portugués José Gil ha dicho que “la voz tiene un papel decisivo en la producción del significante supremo y. representan a una parte de los clientes. y sobre esa parte deben centrarse los análisis. Francia. en los últimos años se han realizado una serie de investigaciones basadas en encuestas y entrevistas a clientes de prostitución femenina que. Es. Suecia y Estados Unidos2. en suma. primero y ante todo. en la que se entrevistó a 63 clientes. sus expectativas. Concretamente. etc. desde la óptica del cuerpo. en este caso. sí es cierto que representan a quienes participaron en las investigaciones. en el que éstos se afirman. En Suecia Mansson (1993) investiga la figura del cliente desde que en 1977 formase parte del comité para la primera investigación estatal sueca sobre prostitución. 1. en la que se enfatizó el rol y la responsabilidad de los hombres en la industria del sexo. En España. para este trabajo me he basado en investigaciones realizadas en cuatro países: España. por tanto. común a todos los clientes.dispuestos a hablar abiertamente de ello. es decir. en sus motivaciones. 2 4 . lo que proporciona una prueba empírica que posibilita realizar un análisis de los discursos de los clientes.. no sólo su cuerpo sino también su identidad y la de las mujeres que ejercen la prostitución. Estos cuestionarios fueron pasados a 700 clientes de prostitución femenina en diferentes Estados con el fin de evaluar sus actitudes y motivaciones. Encontramos así un primer nivel. Pese a ello.

(Bouamama. el cuerpo no funciona igual. La carencia. 2004) El cuerpo de los clientes de prostitución femenina es el producto y el productor del fenómeno del sobresaber sobre la sexualidad identificado por Foucault: Las citas literales procedentes de los trabajos de Saïd Bouamama y Martin Monto han sido traducidas por la autora del idioma original. el cuerpo de la necesidad en lugar del cuerpo del placer (Foucault. de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid. cuerpos expresivos. Porque biológicamente los hombres tienen tendencia a tener el mayor número de mujeres posible.) Es la carencia. de todas formas pienso que incluso si estás con alguien con quien la cosa va bien. el cuerpo que necesita nutrirse. 2003) Porque los hombres que no tienen o no tenemos pareja. Simplemente una pulsión mecánica. un cuerpo epistémico (Bárcena. cuerpos dolidos. necesitamos llevar a cabo la eyaculación. francés. 2004) caracterizado por una sexualidad funcional. Lo he dicho a menudo en las entrevistas que yo he concedido. Ante todo es un impulso mecánico de hacer funcionar la máquina. (íbid. El hecho de tener una mujer no impide el hecho de desear a otras. 2004). psicológico y emocional y el hombre que no eyacula con una mujer y lo hace mediante la masturbación. 1999). 3 5 . bueno. absolutamente necesaria para nuestro equilibrio laboral. Un drogadicto tiene necesidad de su droga. 2002a) sexual y sexuado. si no es mediante las relaciones sexuales con una mujer. (Barahona y García Vicente. ¿Qué cuerpo es éste? El cuerpo de los clientes es un cuerpo-máquina (Le Breton. que es un poco como un drogadicto. como es la eyaculación.3 (Bouamama. no tengo a nadie. muy bien. Yo no tengo pareja. sin embargo. Éste es el primero en aparecer y el más frecuente en sus discursos. cuerpos atletas. el cuerpo como objeto de conocimiento frente al cuerpo existido (Bárcena. se satisface pero no plenamente y le queda algo en el cuerpo que no es lo mismo. defecar y eyacular. etc.cuerpo. hay a pesar de todo siempre una carencia. Es una necesidad de tipo fisiológico que impulsa a darle una solución y nadie la puede dar de una forma satisfactoria y lógica. en esta tarea ha sido imprescindible la ayuda del profesor Fernando Bárcena. necesito encontrar una salida. 2004) El cuerpo-máquina es el cuerpo científico en lugar de artístico. Pero hay muchos tipos de cuerpos: cuerpos decorados. El problema reside en que los hombres tienen unas necesidades fisiológicas muy fuertes. un alcohólico necesita beberse su copa.

Un fenómeno de saber en cierta medida. (Bouamama. 1999) El individuo es “el fantasma de este discurso. los clientes acuden a la prostitución para desarrollar. Pero me siento forzado. en el segundo nivel del discurso. vienen muchos hombres solteros o viudos que tienen que desahogarse. por un lado. del saber sobre la sexualidad. curiosidades. fantasías. siento necesidad. tal y como identifica Le Breton (2002a): el cliente concibe su cuerpo como uno de sus atributos. […] hiperdesarrollo de la sexualidad. 6 . Es como el tabaco. Una voz que. porque hay hombres que tienen problemas de alcohol o problemas de que no tienen pareja. no me siento libre. no ya sólo una necesidad biológica de su cuerpo. de su “yo”? ¿Qué nos dice este cuerpo-máquina de los sujetos que alberga? Si bien en el primer nivel del discurso todas las voces cantan al unísono su corporeidad. como refugio y valor último. de la ciencia sobre la sexualidad. multiplicado. 2003) Si algún día algún político tuviera en la mente prohibir la prostitución. el sujeto supuesto” (Le Breton. sino la voz del hombre que lo habita. Yo fumaba. de la teoría de la sexualidad. en el social. de saber a la vez intensivo y extensivo de la sexualidad. En oposición al primer nivel de la voz del cuerpo-máquina de los clientes. El cuerpo guía. habría muchas más violaciones. Se escucha. el sujeto le sigue. pueden escucharse distintas voces. 2004) De todas formas pienso que si no hubiera mujeres ejerciendo la prostitución. y podría haber más delincuencia. porque entonces la gente que ahora se puede desahogar pagando una cantidad. sino también en el plano cultural. un objeto-espacio de experimentación. y después quise dejarlo solo y no pude. no sólo en el plano individual. necesidad física. sino sus deseos. la voz del cuerpo como alter ego. una posesión. ése que alude a la identidad. sin embargo. no es más que eso. Yo me digo a veces que quiero dejarlo. 2002b). en el futuro no lo podrá hacer porque estará prohibido. en lo que se refiere a agresiones sexuales (Barahona y García Vicente. 2003) ¿Qué relación guarda este cuerpo protagonista de los clientes de prostitución femenina con la configuración de su propia identidad. (Barahona y García Vicente. enriquecer. Como el que decora su cuerpo. potenciar. podría dañar a muchísima gente. en formas teóricas o simplificadas. Lo hago porque tengo necesidad de ello. pero no sé si podré (…). se remite nuevamente a sí mismo. Quiero parar porque hay veces en las que yo no. excesivo. en este segundo nivel encontramos no sólo la voz del cuerpo. creo yo. (Foucault. carente de capacidad de decisión o acción sobre o con su cuerpo. anhelos.

El sujeto idólatra del cuerpo podría ser considerado. ¿te llevas el chuletón de Ávila a pasear. la satisfacción de la curiosidad o las fantasías: Es que yo a veces a los amigos…les digo lo siguiente “vamos a ver. de poder sobrenatural: técnicas de sí.identificando como tal su cuerpo. (Bouamama. te sale más barato pagar a una puta que tratar de ligarte a una tía una noche en un pub…con la tía te la tienes que camelar…dedicarle un montón de rato…darle coba al máximo y si te quieres lucir de verdad invitarla a copas…y aún así al final no sabes si te la vas a poder llevar a la cama…en cambio con las putas el sexo está asegurado. quieres probar un poco de todo. muchísimo” “Y ahora una segunda pregunta. la diversión. 2003) Al final. 2007) Cuando estás delante de un escaparate con productos que te gustan. por curiosidad. ¿tú tienes la necesidad de vez en cuando de un buen chuletón de Ávila. los culos gordos. esto no lo habrías dicho nunca”. me acuesto con ella. su alma. “Pues claro que sí”. pureza. los pechos pequeños. Las negras. y además hay chicas que están muy buenas y son muy simpáticas (López Insausti y Barringo. que se alcanzan a través del deleite. […] Pues de la misma forma que con el chuletón de Ávila o con la merluza. 1999) Perfección. Yo he probado un poco de todo. las rubias. 2004) 7 . que es en este discurso el elemento central. una modificación. (Foucault. eso que vas a pasear y la necesitas y no te sientes triste por eso. sin embargo cuando estás comiéndolo se pasa muy bien. se sientes muy triste por no poderte colgar el chuletón de Ávila en el pescuezo?”. (Barahona y García Vicente. al que el sujeto idólatra queda supeditado. “hombre que cosas dices. hasta cierto punto. como un experto en lo que Foucault denomina técnicas de sí. y alcanzar cierto estado de perfección. elegida por el propio sujeto: Técnicas que permiten a los individuos efectuar pos sí mismo determinado número de operaciones sobre su cuerpo. dicha. los pechos grandes. de dicha. los culos pequeños. tecnologías del yo que pueden destinarse a una especie de ética del cuidado de sí en el que el uso y la administración de los placeres desempeña una función. Yo encuentro una mujer. y de esta manera producir en ellos una transformación. a veces. todo. “Pues es así joder”. “Y cuando la estás tomando. ¿verdad? Las morenas. después de todo tú necesitas un poco. de pureza. las bocas grandes. sus pensamientos y sus conductas. ¿disfrutas?” “claro que sí. son muy feliz. o una buena merluza o cogote?”. las amarillas. estoy muy a gusto.

pero buscan contacto. (Manson. La primera compañera me hizo un favor. afecto. confianza. me ha pasado muchas veces que las chicas me examinan para después irse con un estúpido. venga. en un intento de huir de la extrañeza que produce el dolor de la soledad (Le Breton. El cuerpo es así la 8 . es una especie de paliativo. 2004) El cuerpo se presenta aquí como el último espacio todavía dominado. que no me tratara…así de “ale.6%).1%) y “Busco una clase diferente de sexo del que quiere mi pareja” (42. 1993) Me hice cliente y he continuado siéndolo por soledad y por desocupación. Tengo muchas necesidades. Lo buscaba. 2002a). entonces claro yo necesitaba dejar ese placer en algún sitio. por eso lo que yo buscaba con la chica era que me tratase bien.6%). sino satisfacer al sujeto que lo habita. (Bouamama. por supuesto. Las chicas se quejan de que los hombres giran a su alrededor para examinarlas. seguida de “Me excita la idea de acercarme a una prostituta” (46. Sin esto no habría tocado a una mujer en mi vida. por así decirlo. Los clientes debían señalar si estaban de acuerdo con cada afirmación. No buscan sólo satisfacer su cuerpo. “Me gusta tener varias parejas sexuales” (44. Yo creo que es porque soy bajito y flaco y no demasiado audaz. En el segundo nivel encontramos también la voz del cuerpo como cartografía de lo que falta por ser (Le Breton. se dice a través de su cuerpo. (Barahona y García Vicente. vamos y apaga y vámonos”. por no saber cómo decirse.En la investigación llevada a cabo por Monto en 2000 se presentó a los clientes treinta afirmaciones que podrían representar lo que buscaban en la prostitución o los motivos por los que acudían a ellas. de otro modo estaría aún más encerrado en mí mismo. En estos discursos prima la voz del sujeto que. 2002a): es éste el sujeto que acude a la prostitución porque debido a ciertas características físicas o de personalidad le resulta difícil establecer relaciones con las mujeres. sobre el que uno todavía puede decidir. 2003) En la mayoría de los casos tengo la impresión de que no estoy bien desde el punto de vista de la apariencia. A través del cuerpo el sujeto trata de compensar con placer físico el dolor afectivo. diálogo. Compran sexo. Pero a mi. Un 53. Yo buscaba un poquito de compañía porque a veces me sentía solo y también placer sexual. ya que no tenía relación.9% señaló estar de acuerdo con “Me gusta estar con mujeres que les gusta hacer cosas sucias”.

mira me voy con esta. (Barahona y García Vicente. Un cuerpo bello. (Buzzatti y Salvo. lo que prima en la elección de la mujer. mientras que el aspecto físico cuenta un poquito menos. cuatro. es decir. cha cha cha y ya está fuera. y de repente ésta es una periquita de 25. A veces daba tres. Eso es verdad. a través de la imagen que de nuestro propio cuerpo nos devuelven. Son sus características físicas. aberturas que dejan ver un temible vacío interior. (íbid.) Pero en la voz del cuerpo femenino a través de los clientes encontramos también una segunda dimensión polifónica. Es la apariencia del cuerpo. el de cada uno. 9 . como directamente. tanto en sus características como en su estado-edad. durita. El cuerpo como expresión de una congelación afectiva que sólo a través de las vías somáticas se retuerce y se distiende”. además muchas veces coincidía también que tenía buen físico. a mí no me corresponde porque a mi edad ya me correspondería una buena maruja de 50 años. Lo que yo siempre busco en una mujer antes de subir con ella o de algo con ella. entonces pues así iba eligiendo. un cuerpo expresivo. tanto indirectamente -a través de las concepciones y atribuciones simbólicas presentes en la sociedad sobre el cuerpo-. en lo que los clientes se fijan en primer lugar. un cuerpo feo. etc…pues eso estás ejerciendo una cuota de poder. especialmente aquéllas asociadas a la feminidad y el erotismo. un cuerpo callado. hasta que decía. sino que en nuestro devenir cuerpo influyen los otros. como el pecho. eso sin dudarlo. 2003) Cuando tú estás con una mujer joven. es saber si tiene paciencia. en primera instancia. 2001). 189) Yo las selecciono básicamente por la edad y por el aspecto físico. agujeros y hemorragias psíquicas. la cara o los glúteos. p. preferiblemente menores de 30 años. fantasías y fantasmas […]. cinco vueltas. hermosa. 2. a mí lo que me interesa es que tenga paciencia. El cuerpo como lugar hacia el cual se precipitan contenidos psíquicos no gobernables.posibilidad privilegiada de representar afectos heridos. eso a parte de la necesidad de eyacular (Barahona y García Vicente. que dices. en la que pueden escucharse diversas voces. cuerpo. por ser la más simpática y la que más paciencia tenía. El cuerpo femenino en la voz de los clientes El cuerpo no es ese meramente un lugar propio. no así a lo rápido. ¿Qué voz del cuerpo femenino se escucha en los discursos de los clientes de prostitución femenina? La mujer que ejerce la prostitución es.

es nula…¡Nula! Sí. […] Y después tuvimos a nuestra hija casi al mismo tiempo. no la fuerzo. yo me excuso. objetiva. cariñoso. yo no puedo llegar a mi señora y decir pues quiero esto. la más amable. sino también artística. nula. 1993) La primera vez que hice el amor con mi esposa fue como un nuevo nacimiento para mí. por así decir. No puedo explicar por qué. como sucedía en el primer caso. menores que las mías. no ya sólo desde una perspectiva analítica. que no se identifican asociados al ahí.Voces que. hablan de división del cuerpo femenino. por tanto. compañero. (Manson. 10 . relativa al placer. pues no. Yo estoy casado con una chica adorable. tengo que precisarlo. al lugar de la mujer. esto es. 1993) Un sujeto indigno de la corporalidad y. si bien en el caso de los hombres identificaban una característica esencial y común al cuerpo masculino. Y. Mi mujer tenía casi 40 años cuando el bebé nació. ellos sí. excitado. Y entonces. la necesidad natural. insaciable. El cuerpo de sus esposas o parejas es menos cuerpo y más sujeto. mi señora es muy señora y es la madre de mis hijos. El primer cuerpo corresponde a sus esposas o parejas. por tanto. la postura del misionero. el segundo. en él se produce un “borramiento” de la dimensión corporal a favor de aspectos afectivos. científica. a las mujeres que ejercen la prostitución. en la cama mi mujer. en el seno familiar del matrimonio son muy difíciles. ella no me la chupa. de golpe. Y no la voy a forzar a hacer el amor si ella no tiene ganas. Pero sus necesidades sexuales son. para buscar a alguien que me pueda ayudar a salir de este dilema. el cuerpo femenino puede ser de dos tipos: el cuerpo afectivo. ni con respecto a mi familia. 2003) Este borramiento de la corporalidad de la pareja justifica recurrir a la prostitución. ya que si bien ellas no son cuerpo. (Manson. esto es. (Bouamama. ni con la prostituta. Y no tengo remordimientos. Así. (Barahona y García Vicente. o el cuerpo pasional. Así. Y después de su nacimiento todo contacto sexual entre nosotros se acabó. sentimentales. ella se desnuda en seguida. 2004) Porque ciertos servicios. según yo lo veo. a su cuerpo. de realizar cualquier acción que se reduzca a ella: Después yo he seguido porque mi. Yo creo que eso no es justo. dulce y buena desde todos los puntos de vista.

Sin embargo. un componente adicional: el protagonismo del cuerpo. pero nada más. sin sujeto. de mujeres. una necesidad mecánica. sino también. es sólo el hecho mecánico. etc. motivo por el que la relación sexual con él no se considera infidelidad. sin embargo. […] No. un cuerpo. no tiene nada que ver con eh…Allí tengo la impresión de satisfacer una necesidad. porque la prostitución tiene un elemento característico. Cuando tengo ganas de hacer el amor…mi mujer no. Y. Pero todos estos elementos no se presentan sólo en la prostitución. salvaje. Conclusiones: Aún por resolver ¿De qué hablamos cuando hablamos de prostitución? Hablamos. ante 11 . un cuerpo puro. Hablamos. como la marginación. eh. un acto entre tantos otros que…Yo creo que. No hay sentimiento. Y como tal. (íbid. en la mayoría de los casos. No. es. no hay nada. no hemos logrado resolver. impulsivo. de condiciones económicas difíciles. 2004) El segundo cuerpo. se pueden tener relaciones sexuales por un lado y amar a alguien por otro. de inmigración y de la falta de la documentación legal requerida para desempeñar puestos de trabajo reglados. en su mayoría. la vida en la calle. 2004) Con ellas no tengo la impresión de engañar a mi mujer. por las condiciones asociadas a ella. la semana que viene…Pero siempre he separado las dos cosas. ya veremos. no tiene ganas. en el servicio doméstico. en la configuración de quién somos. le duele la cabeza.) 3. natural. por otro. tiene la regla. un cuerpo sin sujeto. ¿Por qué? Por un lado. este último no ha despertado los debates y las discusiones que sí ha elevado la prostitución. el de la mujer que ejerce la prostitución. la drogodependencia. Un cuerpo cuya influencia en la identidad. en especial en los últimos años. por ejemplo.La diferencia es satisfacer un impulso en seguida. Incluso si esa persona no satisface nuestros deseos. una necesidad instintiva o una pulsión si se puede llamar así. etc. (Bouamama. en absoluto (…) Porque…Una relación conyugal. sin duda. mañana puede ser. Hablamos. es simplemente el acto. es sólo una necesidad sexual. La existencia humana es. Yo no tengo la impresión de engañar a mi mujer porque no hay amor. (Bouamama. ya que se trata de una relación única y exclusivamente corporal. Luego hay que esperar. Somos.

y es también la razón por la que no les queda otra que acudir. fundamentalmente. 2007) 12 . la elección. Parece entonces que ser humano implica algo más.todo. ¿nos referimos a todo el cuerpo. inevitable. el deleite. Sí puede sin tener relaciones sexuales con otros individuos. el placer sexual. pero ésta no se agota en él. ¿Es el sexo una necesidad? No parece ser una necesidad de primer orden. Pero al mismo tiempo somos más que nuestro cuerpo. Estar categorizado bajo la etiqueta mujer y que te falten dos dedos del pie izquierdo te hace menos mujer en menor grado que si has tenido que sufrir una mutilación mamaria. por tanto. nos identificamos como hombre o mujer. 2001). incluso en su pronunciación a través de nuestro nombre. cuánto más o cuánto menos. El cuerpo es sin duda la condición de posibilidad de la existencia humana. no todo el ser que realiza estas necesidades de primer orden. esto es. ¿Sería el placer. Los clientes de prostitución se dicen. sin ahí. somos cuerpo. corporal: no existe el ser humano sin lugar. bebe y defeca. sin aquí. 2004). superamos esa estructura biológica que nos constituye. ya desde niños construimos nuestra identidad sexuada. como demuestran las personas que escogen la castidad. El aprendizaje del sexo manifestado en términos de identidad. o identificamos alguna parte del mismo como más influyente o constitutiva de nuestra identidad que otras? En la definición de quién somos. cuerpo. que quizás podríamos llamar necesidades. se produce en la infancia. ya que se trata de una necesidad y. tales como la educación. que la condición humana requiere de otras características. es un ser humano. Esta es la razón por la que acuden a la prostitución. es decir. por tanto. beber o defecar. hasta qué punto. como alimentarse. Queda resolver. es considerada una marca de feminidad. para realizarse plenamente. una de estas características? ¿Y la relación sexual? ¿Podríamos considerar las relaciones sexuales como un elemento indispensable para la realización de nuestra humanidad? Cuando afirmamos ser cuerpo. por ejemplo: ambas son partes del cuerpo pero una posee un poder identitario sexual mayor que otra. (Torras. la relación. asociada a ciertos lugares o elementos de nuestro cuerpo (Buzzaty y Salvo. etc. inelegible. Sin embargo. Sin realizar estas acciones un ser humano no puede sobrevivir. que come. sin cuerpo (Bárcena.

Mª José (2007) “Ponencia sobre la prostitución en España”. indistintamente de qué parte se trate. un tercer aspecto aún no resuelto y que se pone de manifiesto en la prostitución. en Informe de la ponencia sobre la prostitución en nuestro país (154/9) [Cortes Generales. devolvérselo a sus dueñas y no sólo entregado a la visión masculina. Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer y de la Igualdad de Oportunidades. o si somos más nuestro cuerpo en función de la parte del mismo que se considere. La cuestión radica en cómo conquistar el cuerpo femenino. BIBLIOGRAFÍA Barahona. Tradicionalmente el cuerpo femenino ha sido definido y construido desde la visión de los hombres. a la persona. las partes del cuerpo asociadas al sexo. sin eliminarlo. hasta el punto de hacer del cuerpo femenino un lugar inhabitable (Butler. consultado el 15/10/09 en http://www. sin negarlo. reconquistar el cuerpo femenino. De hecho. 2004). es la cosificación erótica de las mujeres (Vázquez Díaz. Y tal vez de ahí podríamos deducir un mayor grado de indignidad en la prostitución. Pero para ello deberíamos resolver si somos cuerpo. sin borrarlo. los clientes diferencian entre dos tipos de mujeres. como es el caso del servicio doméstico. Y si así fuera.Según esto. o quizás. El gran desafío se encuentra en experimentar la corporeidad entre el ser sólo cuerpo y el ser sin cuerpo. serían más identitarias. Actualmente nos encontramos. la consideración de la mujer como destinada a satisfacer los placeres sexuales de los hombres. una profesión que implicara el empleo o el uso de esas partes podría considerarse más absorbente en el sentido de implicar más la identidad. si bien no se limita a ella. más constituyentes de nuestro yo. 2006) para los sujetos que lo encarnaban.aboliciondelaprostitucion. Aprobada en sesión de la ponencia de 13 de marzo de 2007]. las que satisfacen sus necesidades y las que no. Uno de los argumentos barajados en contra de la prostitución es que reproduce esta cosificación erótica de las mujeres.html 13 . Por último.org/doc_comparece_MJBG. ante la tarea de conquistar. que otra que implicase el empleo de las manos o las piernas. por tanto.

14 . 129-147. G. (dir. Le Breton. acontecimiento y educación. en Vie Sociale. 43-71. nº 7-8 et 9-10.) Filosofía de la Educación. Luis Mariano (2003) Una aproximación al perfíl del cliente de prostitución femenina en la Comunidad de Madrid.) Enciclopédia Einaudi. Buenos Aires. Foucault. pp. Paidós. 201-266. Bárcena. Fernando (2003) El delirio de las palabras: ensayo para una poética del comienzo. Impresa Nacional-Casa da Moeda. David (2002a) Antropología del cuerpo y modernidad. Barringo. pp. Nueva Visión. Bárcena.. Gil. David (2007) “Ciudad y prostitución heterosexual en España: el punto de vista del "cliente" masculino” en Documentación Social: Revista de Estudios Sociales y Sociología Aplicada. Paidós. Estética. Madrid. López Insausti. Jose (1995) “Corpo” en Romano. Barcelona. Sven-Axel (1993) “L’homme dans le commerce du sexe”. pp. Barcelona. Mansson. Rafael. 251-275. Herder. 59-74. Barcelona. R. Mª José. (Coord. pp. Nueva Visión. Madrid. Michel (1999) “Sexualidad y poder” en Foucalt. Bouamama. Butler. Judith (2006) Deshacer el género. Soma/psique-Corpo. David (2002b) La sociología del cuerpo. ética y hermeneútica. Cedex. vol. Le Breton. en Hoyos Vázques.Barahona. Madrid (Comunidad Autónoma) Publicaciones. (2008) Cuerpo. Fernando. Saïd (2004) L’homme en question. Trotta. Buenos Aires. García Vicente. pp. M. nº 144. Le processus du devenir-client de la prostitution. 32. Mouvement du Nid e IFAR.

Edicions UAB. R. Prostitution. (ed. (2000) “Why men seek out prostitutes”.) Cuerpo e identidad. Vilela. pp. pornography and the sex industry. Eugenia (1998) Do corpo equívoco. pp. De la evidencia del cuerpo al cuerpo en evidencia” en Torras. Routledge. Martin A. “Matar a la peor de todas”. Eugenia (2000) “Cuerpos escritos de dolor” en Revista Complutense de Educación. 11-36. en Sex for sale. Vilela. nº 2. M. 67-83. Torras. 15-19.Monto. (2004). 15 . pp. 18. vol. New York. Vázquez Díaz. vol. 83-104. Estudios de género y sexualidad I. Meri (2007) “El delito del cuerpo. 11. Ángelus Novus. Viejo Topo. Bellaterra. nº 199. Braga.