You are on page 1of 13

31-8-2012

INSTITUTO DE FORMACION DOCENTE Nº44

“ORIGEN DE LOS JUEGOS OLIMPICOS”

Profesora: Micaela Carllinni Asignatura: Lenguas Clásicas. Alumna: Natalia Henriques Carrera: Profesorade de lengua y literatura

María Natalia Henriques

JUEGOS OLIMPICOS

Origen de los juegos olímpicos Los Juegos Olímpicos son unos eventos deportivos multidisciplinarios en que participan atletas de diversas partes del mundo, siendo la competición más grande y prestigiosa de todo el planeta, la cual se realiza cada cuatro años (período que es denominado Olimpíada). La organización encargada de la realización de los Juegos Olímpicos es el Comité Olímpico Internacional (COI). Los Juegos Olímpicos actuales se inspiran los eventos organizados por los antiguos griegos en la ciudad de Olimpia, entre los años 776 adC y el 339 dC. En el siglo XIX, surgió la idea de realizar unos eventos similares a los organizados en la Antigüedad, los que se concretarían principalmente gracias a las gestiones del noble francés Pierre Frèdy, Barón de Coubertin. La primera edición de los llamados Juegos Olímpicos de la Era Moderna se realizó en Atenas, la capital de Grecia. Desde aquella oportunidad, los Juegos Olímpicos de Verano han sido realizados cada cuatro años en diversas partes del planeta, siendo las únicas excepciones las ediciones de 1916, 1940 y 1944, debido al estallido de la Primera y Segunda Guerra Mundial. En 2007, el COI decidió incorporar un nuevo tipo de evento, los Juegos Olímpicos Juveniles, que comenzarán a celebrarse a partir de 2010 y 2012 en sus ediciones de verano e invierno, respectivamente.

Página

1

María Natalia Henriques

*En Grecia se celebraban cuatro festivales en los que la participación estaba abierta a todos los griegos: - Juegos Olímpicos de Olimpia, en honor de Zeus, se celebraban cada cuatro años. Se tiene conocimiento que hace aproximadamente tres mil años, se reunían atletas de diferentes regiones para competir en las diversas modalidades deportivas de la época.

De los atletas se esperaba el mejor desempeño para orgullo de su ciudad natal. A cambio se les proclamaba como héroes, colocándoles una corona hecha de ramas de olivo, cortadas con un cuchillo especial por un joven de 12 años, que como condición debería tener sus padres vivos. Los vencedores al llegar, atravesaban un hueco hecho en la muralla de su ciudad, con el fin de ser cerrado después de su paso para evitar que el triunfo escapara de la ciudad, los campeones ofrendaban su trofeo al dios Zeus. A partir de ese momento la manutención del atleta corría a cargo del municipio por el resto de sus días. La práctica deportiva era realizada sin ropa y con los píes descalzos. Se excluían las mujeres y les era vedada su participación como espectadoras. Cualquier violación a la norma se pagaba con la muerte. Sin embargo, una madre orgullosa de la participación de su hijo y disfrazada con una túnica, entró en forma clandestina para observar su participación. Al ser descubierta se le llevó a la corte donde fue perdonada por ser la madre de un campeón olímpico. En la temporada de los juegos se mantenía una tregua sagrada en todo el país llamada EKECHEIRI dándosele al evento una connotación de paz y armonía que no podía ser violada bajo ninguna circunstancia.

Página

2

María Natalia Henriques

- Juegos Píticos de Delfos, en honor de Apolo, se celebraban cada cuatro años. Los juegos Píticos, también llamado Délficos al ser realizados junto al santuario de Delfos, fueron los segundos en importancia tras los Olímpicos y tienen su origen en la mitología griega: Apolo, obedeciendo el encargo de Zeus (su padre), decide tomar posesión del santuario de Delfos con su oráculo, ya que éste es considerado el mejor de todos los existentes. El oráculo estaba protegido por Pitón, un monstruo con forma de dragón nacido de la tierra que se encargaba, por orden de Hera, de exterminar tanto a personas como animales que se acercaban a sus proximidades con el fin de proteger este santuario. Apolo lo mata con sus flechas y toma posesión de él.

En conmemoración de este hecho, o tal vez con el fin de calmar el espíritu del monstruo, Apolo fundará unos juegos fúnebres en su honor. Fuera ya de la mitología, el origen de los juegos es incierto, se les asocia desde un primer momento con celebraciones fúnebres ligadas al santuario que se remontan hasta el siglo VII A.C. consistiendo al principio en competiciones únicamente musicales, fundamentalmente de canto y cítara, celebradas cada ocho años. No obstante los primeros datos históricos de que se dispone son más tardíos, del 586 A.C., fecha que marca el comienzo de la era pítica. En estos momentos los juegos son considerados como una fiesta Panhelénica, con tregua sagrada como en Olimpia y al canto se les sumarán todo tipo de pruebas atléticas tal y como se realizaban en los juegos Olímpicos (atletismo, carreras de caballos y cuadrigas, luchas, boxeo, pancracio, carreras de atletas...) y se les dará una periodicidad de cuatro años. Hasta tal punto fueron similares e importantes las victorias, que para diferenciar a los vencedores de uno y otros juegos se les coronaba de diferente manera, con ramas de olivo a los vencedores de Olimpia y de laurel (árbol de Apolo) a los de Delfos.

Página

3

María Natalia Henriques

Eran patrocinados por la Anfictionía (liga de ciudades vecinas responsables del santuario) ya que Delfos como tal, nunca llegó a ser una ciudad. Estas ciudades veían en la celebración de los juegos, más que un deber religioso, la posibilidad de atraer visitantes de todos los rincones de la Hélade, con las repercusiones económicas que esto conllevaba. Tal es así que estos juegos perdurarán, como los olímpicos hasta el siglo IV de la era cristiana en los que serán abolidos al considerarlos como una costumbre pagana. En la actualidad solo quedan algunos vestigios del entramado de los juegos, destacando, además del santuario, (Figura nº 2) el teatro de Delfos, con capacidad para más de cinco mil espectadores y lugar donde se celebraban las competiciones musicales que nunca desaparecieron; el estadio, construido en el siglo IV, pero reformado grandemente en el II A.C., con una capacidad para más de siete mil espectadores, lo cual nos indica la importancia de los juegos; y finalmente otros recintos como el gimnasio, las pistas, la palestra o los baños.

Página

4

María Natalia Henriques

- Juegos Nemeicos, en Nemea, en honor de la hazaña realizada por Heracles (Hércules) que dio muerte al león de Nemea.

Los Juegos de Nemea se instituyeron como recuerdo de la hazaña de una de las doce pruebas de Heracles. El león de Nemea infestaba el país y aterrorizaba a sus habitantes hasta que Heracles lo capturó y estranguló. Sin embargo esta versión sólo logró difusión durante la época romana.

Página

5

María Natalia Henriques

Mucho más conocido es el triste cuento del pequeño Ofeltes, rebautizado póstumamente como Arquemoro, que guarda relación con la historia de los Siete contra Tebas. Historia que forma parte de la saga de Edipo. Polinices, el hijo de Edipo, junto a otros seis jefes (entre los que estaba Adrasto y el adivino Anfiarao), se rebeló contra Tebas, donde reinaba su hermano Eteocles, alegando un acuerdo no respetado. En su expedición llegaron hasta Nemea afligidos por la sed. Por otras fuentes sabemos además que un oráculo había avisado que no se pusiese en contacto al pequeño Ofeltes con la tierra antes de poder caminar. Entonces Anfiarao le cambió el nombre por el de Arquemoro ("Principio de la desventura"), porque había previsto el trágico desenlace de la expedición. Los atletas sólo luchaban por una corona, porque a los Siete no les gustaba entregar premios. Sí que prometieron, en cambio, que a su regreso organizarían competiciones con premios valiosos del eventual botín de guerra. En un principio la corona se confeccionaba con ramas de olivo (como en Olimpia), pero más tarde la hicieron de "apio tierno". Historia de los Juegos Según la Crónica de Paros, las competiciones se iniciaron en el 573 a. C. y fueron instauradas por la cercana ciudad de Cleone. A las competiciones gimnásticas e hípicas se añadieron las musicales en época helénica. a partir del siglo I a. C. las mujeres pudieron participar. Cuando en la primera mitad del siglo IV a. C., se construyó el templo de Zeus los juegos también fueron consagrados al dios soberano. Desde su nacimiento tuvieron lugar cada dos años en julio-agosto, en el segundo y cuarto año de la olimpiada. El programa preveía las mismas competiciones atléticas que en Olimpia. El estadio podía albergar hasta 40.000 espectadores. Tras la invasión de Cleone por Argos, las competiciones pasaron a celebrarse en Argos, desde finales del siglo V a. C. hasta el 330 a. C. aproximadamente, cuando probablemente bajo presión macedonia, fueron reinstauradas en Nemea hasta c. 265 a. C. En 235 a. C., Arato de Sición, por entonces enemigo de Argos, organizó unos juegos alternativos en Nemea. Los atletas que a pesar de todo quisieron actuar en Argos, fueron capturados y vendidos como esclavos. Según Plutarco esta fue la más grave violación que jamás hubo contra la paz sagrada.

Página

6

María Natalia Henriques

En 145 a. C. el tribuno militar, Memnio, que aquel mismo año había devastado Corinto, hizo celebrar los juegos en Nemea, pero unos decenios después pasaron definitivamente bajo control de Argos. Cuando Pausanias visitó Nemea al principio del siglo II, el santuario ya estaba en ruinas: «el techo del templo de Zeus Nemeo estaba hundido y ya no tenía imagen». Lo más espectacular de Nemea es el túnel de 36 m de largo por el cual pasaban los atletas y los jueces al entrar en el estadio. Probablemente en él se desvestían los atletas, y mientras se pasaba lista, pintarrajeaban las paredes con inscripciones (probablemente con su estrígil). Se puede leer el optimista niko (‘gano’) o inscripciones eróticas del estilo de Epikates kalos (‘Epícrates es guapo’). Sigue sin descifrarse el grafiti Akrotatos kalos debajo del cual otra mano escribió tou grapsantos, lo que probablemente se pueda interpretar en forma interrogativa como: ‘¿y quién ha escrito eso?’. Es factible que el tal Acróta to fuera el futuro rey de Esparta (265 a. C. - 252 a. C.), que por su belleza física se vio envuelto en muchas aventuras amorosas. Los Juegos Nemeos provienen de los juegos fúnebres, ya que los jueces iban vestidos de luto (color gris-negro). A esto se une la ubicación del templo de Zeus, del cual aún quedan en pie algunas columnas, en un bosque sagrado de cipreses, un árbol que siempre simbolizó la muerte y el infierno.

Página

7

María Natalia Henriques

- Juegos Ístmicos, en el Istmo de Corinto, en honor de Poseidón.

Los Juegos Ístmicos fueron unos Juegos Panhelénicos de la Antigua Grecia, llamados así porque se celebraban en el istmo de Corinto, el tercer año de cada Olimpiada. El santuario panhelénico de este dios en Corinto fue acondicionado para darles acogida en 690 a. C..

Página

8

María Natalia Henriques

La situación geográfica de Corinto «enclavada entre dos mares», en el estrecho istmo que une las dos partes de la Grecia continental, contribuyó al éxito y a la importancia política de los Juegos Ístmicos, con Poseidón y Melicertes como figuras clave. La tradición ateniense menciona a Teseo como fundador, en recuerdo de sus hazañas en el viaje desde Trecén a Atenas, una reminiscencia de la inicial dominación ateniense del Istmo: Al principio, Teseo organizó las competiciones para poder medirse con Heracles: tal como éste logró instaurar unos juegos olímpicos en honor de Zeus, aquél quiso merecer el honor de haber reunido a los griegos en los certámenes en honor de Poseidón en el Istmo. En la saga corintia, mejor atestiguada, el astuto Sísifo los fundó en honor de su pariente Melicertes. Píndaro ya había descrito esta versión en un fragmento de sus Ístmicas. Esta saga pertenece al ciclo Atamante - Ino, que inspiró a Esquilo, Sófocles y Eurípides en la creación de varias tragedias, de las cuales no se han conservado más que fragmentos. Existen más leyendas sobre la fundación. Como la atribuida a Glauco, el hijo de Sísifo y al propio Poseidón. Leyenda sobre la fundación Ino y Atamante tenían dos hijos, Learco y Melicertes. En un acceso de locura (un castigo de Hera) Atamante mató a su hijito Learco: entonces la madre sumergió al niño en un cántaro de agua hirviendo (otra versión dice que lo hizo Atamante) y ella, también herida por la locura, saltó al mar con Melicertes. Así, Ino se convirtió en una de las nereidas con el nombre de Leucótea. A su vez, Melicertes fue convertido en demonio conocido como Palemón ('el luchador'); de hecho, se convierte en un dios marino benévolo, que los romanos identificaron con Portuno). Un día, las nereidas, cabalgando sobre las olas, se le aparecieron a Sísifo y le ordenaron que organizase unos Juegos Ístmicos en honor de Melicertes. En una variante poética, un delfín lleva hasta la costa el cuerpo de Melicertes y lo deposita bajo un pino (de aquí que inicialmente la corona se hiciese con ramas de pino), donde lo encontró Sísifo. Plutarco dice al respecto que cuando Ino se lanzó

Página

9

María Natalia Henriques

al mar desde la roca Molúride con su hijo Melicertes, éste fue llevado al Istmo de Corinto por un delfín, y que allí recibió el nombre de Polemón y se le tributó entre otros honores con la celebración de los Juegos. Por aquel entonces Corinto padeció hambre y el oráculo declaró que sólo unos juegos fúnebres en honor de Melicertes podrían remediar la situación. También añadió que la corona tenía que ser de apio para indicar que se trataba del infierno. La corona ulterior de pino se referiría otra vez al mar, porque el pino, como el mar sin cosecha no da frutos. Los cambios de nombre entre Ino y Leucotea, y Melicertes y Palemón revelan la coincidencia entre dos figuras míticas que tienen ciertos elementos en común; por ejemplo el lanzarse al mar para salvar al niño de una persecución.

Comienzo oficial El 582 a. C. figura como fecha inicial oficial, coincidiendo con el momento en que Cípselo, tirano de Corinto, logró dar resonancia panhelénica a unas competiciones locales en honor de Melircetes, tal como hizo Pisístrato en Atenas con las Panateneas. Los Juegos Ístmicos tenían lugar cada dos años en primavera (marzo) y duraban varios días. El programa era idéntico al de Olimpia. Abarcaba todos los deportes gimnásticos e hípicos, con especial énfasis en estos últimos. Se disputaban sucesivamente el pugilato, la carrera, el salto, el lanzamiento de disco y el de jabalina. Cuando en el siglo IV a. C. se construyó el teatro. Según Plutarco se añadieron competiciones musicales y poéticas (entre otras el arte de la dicción) e incluso una prueba de pintura. Hasta al menos el siglo V a. C., se premiaba a los vencedores con coronas de apio. Más tarde con guirnaldas de pino. Desde el 228 a. C. los romanos pudieron participar. En cambio los eleos estaban excluidos a perpetuidad. Según Pausanias, fueron excluidos porque durante la tregua sagrada Heracles tendió una emboscada y dio muerte a los hijos de Actor, que se dirigían a los Juegos Ístmicos. Según la versión elea, fueron los eleos los que se negaron a competir porque dos hijos de Prolao, un distinguido ciudadano de Élide, fueron asesinados por unos rivales durante los Juegos.
Página

10

María Natalia Henriques

Según la tercera versión, Cipselo, fundador de los Juegos, consagró una figura de oro a Zeus en Olimpia, pero murió antes de que su nombre figurara en ella. Los eleos no quisieron conceder permiso para reponer el nombre póstumamente, por lo cual los corintios excluyeron a los atletas de Élide.

Corinto se encargaba de la organización de los Juegos Ístmicos.

Devenir histórico del Istmo y de los Juegos

Por su fuerte carácter panhelénico y gracias a la situación central del istmo, los Juegos Ístmicos sirvieron de tribuna donde publicitar declaraciones y proclamas importantes. Tras la Batalla de las Termópilas, los peloponesios se apresuraron a acudir al Istmo para deliberar sobre las medidas a tomar contra Jerjes.

Página

11

María Natalia Henriques

En 338 - 337, Filipo II convocó una reunión pahhelénica en el Istmo, en la que Alejandro fue proclamado estratego supremo de todos los griegos en su lucha contra los persas. En 196 -195 a. C. durante los juegos, Tito Quincio Flaminino, el vencedor de la batalla de Cinoscéfalos, en 197 a. C., proclamó la libertad e independencia de Grecia, liberada de Filipo V de Macedonia, que desgraciadamente duraría poco. Cuando en 146 a. C., la ciudad fue destruida por el cónsul romano Memnio, la gobernaba Sición. Julio César volvió a edificar Corinto en el 46 a. C. y desde aquel año Corinto volvió a organizar las competiciones como laus Iulia Corinthiesis. Pasajera fue la libertad y exención de impuestos que prometió Nerón durante los Juegos Ístmicos en 67, el cual aprovechó la ocasión para dar la primera azadada que iniciaría los trabajos de excavación del canal de Corinto: "Al son de la trompeta empezó a picar, llenó un capazo de tierra y lo subió él mismo sobre los hombros". Bajo Adriano, el mecenas Herodes Ático llevó a cabo obras de embellecimiento en el Istmo. El fin del siglo II significó la decadencia económica de Corinto y la desaparición de los Juegos. Bajo Justiniano, aquellos magníficos edificios fueron derribados, si no los habían destruido ya los terremotos y los pillajes, y se construyó una gran muralla, cuyos restos aún son visibles cercando el Istmo. En 1303, los caballeros francos lucharon en el último torneo que ya jamás había de contemplar el Istmo. http://www.efdeportes.com/ http://azulcafe.mx/ http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada http://www.google.com.ar/imghp?hl=es

Página

12