You are on page 1of 3

ESTRUCTURA BIOLÓGICA DEL SUJETO II

CLASE 25-03-13- PROFESORA PEIRANO- TEÓRICO

Se cuestiona por qué Biológica está en la carrera de psicología, ya que esta tiene un enfoque psicoanalítico. Esto hace que aumente la dualidad MENTE/ CUERPO. Pero queriendo salir de esa dualidad, proponiendo un monismo (sujeto como única producción, y no escindido) psicofísico emergentista. Se estudia la estructura biológica del sujeto, como se estudia la social (EPSS), y la individual (EPIS). Tratamos un único sujeto, desde sus tres estructuras, pero en esta materia, la estructura biológica de ese sujeto. Quienes inauguraron la materia en la carrera de psicología, tenían una visión holística (integradora, global) de la biología, y un carácter interdisciplinario. Es decir, dieron cuenta de que el psicólogo no puede actuar solo frente a algunas situaciones que transita ese sujeto, sino que necesita de un equipo interdisciplinario, o de otras disciplinas. El sujeto posee una base firme que es su sustrato material (hardware). Cuando el sujeto nace ya viene con este sustrato genético, pero cuando comienza a interactuar con el ambiente (OTROS humanos, su familia), van EMERGIENDO funciones psicológicas (software), va surgiendo la psicología, la subjetividad de ese sujeto, producto de la cultura, del OTRO. Este sustrato material es el Sistema Nervioso Central, el cerebro. Sin la materialidad no se dan las funciones psicológicas. Entonces podemos decir que hay una primacía de lo biológico y una supremacía de lo psicológico.

La ciencia clásica (que está siendo superada), siempre excluyó al sujeto como objeto de estudio observado por otro sujeto. Esta ciencia quería purificar, descartar las no- ciencias. Les costó menos con las ciencias duras, pero mucho con las ciencias del hombre, entre ellas, la psicología. A partir de esto es que van a surgir epistemólogos como Ilya Prigogine, Edgar Morin. O biólogos como Maturana o Varela; que van a tratar este tema. Estos comienzan a pensar una nueva ciencia, y entonces dicen: “la ciencia nunca va a poder estudiar lo estático, porque nada en el universo lo es”. Esta nueva ciencia deja de lado las ciencias duras, para dedicarse a las revoluciones, las crisis, las inestabilidades, más si se trata de una ciencia del hombre. Un hombre que no es estable y pacífico, sino que sufre cambios inesperados, sorpresivos, aleatorios y contingentes. Cada hombre sufre cambios singulares, cada uno es singular tanto en la función psicológica como en la biológica, por sus vivencias. Todos los cerebros tanto en lo psicológico como en lo biológico son singulares y diferentes. Las células, las representaciones, las formaciones, todas son diferentes a partir de las vivencias de cada uno y a partir de la genética de cada uno. Las células reproductoras son las únicas haploides (mitad información genética), y es por esto que tenemos infinitos genes diferentes. Todos somos únicos y diferentes en cuerpo y mente. Hay una cultura que nos atraviesa y que nos rodea, con diferentes situaciones que nos tocan vivir, esto hace que nuestro cerebro y nuestra mente se vayan modificando. BIO – LÓGICA: Lógica de lo vivo. Desde qué lógica de lo vivo nos paramos? Lo vivo pugna por seguir vivo. Podemos empezar por pensar los diferentes niveles de organización, y tomar así una perspectiva evolutiva. Partimos de lo más pequeño, átomos y moléculas se fueron complejizando, combinándose, hasta formar células, estas tejidos, los mismos órganos, éstos sistemas, hasta llegar al ser vivo único y singular. Pujando por vivir y adaptarse, el hombre se fue evolucionando, complejizando, y especializando sus funciones. Y podemos poner el ejemplo de la ameba, que para reproducirse, se cortaban los seudópodos y se unían. En cambio el hombre para reproducirse consta de un aparato reproductor, y a la vez depende de otro. Tal es así que está el aparato reproductor femenino, y el masculino. Y así lo mismo para su locomoción, para su digestión, y todas las funciones de supervivencia. Pero a tal punto que al hombre no le fue suficiente desarrollar más y más funciones orgánicas, tuvo que emerger la subjetividad, lo psicológico, para poder seguir siendo, para vivir.

Entre todos estos niveles, hay una relación de interactividad. Interactúan entre sí, por lo tanto, una perturbación en un nivel, afecta todos los demás, repercute, y se produce una circularidad, y no se sabe dónde comenzó el problema (quién nació primero, el huevo? O la gallina?) . Decíamos, como sustrato material, nace un cuerpo anhelante (anhela a la madre, la demanda, y ella responde ante eso). El cerebro va a soportar la identidad de “Juan” como sustrato material, que va a recibir de la cultura, sus funciones psicológicas. Se va a ir forjando una subjetividad en un pedazo de carne con asistencia ajena. Pero esta subjetividad, no se va a forjar si el cerebro está mal formado, o si no tiene asistencia ajena. Hay sujeto cuando mente y cerebro funcionan conjuntamente y ambos correctamente. Dice el jefe de cátedra, que el niño apenas nace, es un “ramillete de sensaciones innominadas”, ramillete porque tiene muchas sensaciones, innominadas porque no las puede nombrar, porque aún no termina de desarrollar su cerebro y sus categorías. Cuando nacemos, constamos de un aparato fonador y de otro que nos habla, y repitiendo y escuchando, vamos aprendiendo a hablar la lengua materna. Allan Shore, un psicoanalista Norteamericano, sostiene que un niño criado en un ambiente de carencias y poco protectivo, sufre de estrés temprano, y eso va a tener modificaciones en la bioquímica de su cerebro (porque el estrés hace que se secreten en el cerebro y en el organismo, sustancias tóxicas). Estas modificaciones dan lugar a patologías muy severas, ya que se forman en estos primeros momentos. Sin los dos vectores (cultura y SNC) no hay subjetividad. Y esta subjetividad, no puede entenderse sin una intersubjetividad. Es decir, otros humanos, el enlace con esos otros y lo que los otros hagan con nosotros, es que va a hacer la subjetividad. SI UN NIÑO NO INGRESA PROTEÍNAS, LÍPIDOS, GLÚCIDOS, SUSTANCIAS BIOQUÍMICAS PROPIAS DE LA VIDA, MUERE. SI UN NIÑO NO RECIBE CARIÑO, PALABRAS, ABRAZOS, Y TIENE UNA PRIVACIÓN AFECTIVA, TAMBIÉN MUERE.