El Comercio___ domingo 24 de marzo del 2013___

País Lima l a13

“La diferencia, que era un gran lastre, se ha convertido en una enorme riqueza”
¿Cómo impacta en este tema que seamos ahora una ciudad andina? Yo creo que esa será una de las grandes sorpresas porque no somos andinos solamente. Tenemos lo andino, pero también lo colonial, lo precolombino, la ciudad moderna. Lo fascinante de nosotros es que hemos encontrado riqueza en las diferencias. La diferencia, que era uno de nuestros grandes lastres, se ha convertido en una enorme riqueza. Un valor en la diferencia… Ese es el punto neurálgico de la nueva Lima. Las diferencias nos hacen cada vez más ricos. Una cosa fundamental de todas estas Limas es que son todas creativas. Hay ciertos valores que cruzan estas diversas Limas. También existe un tema de autoestima… Definitivamente, y por mucho tiempo hemos estado vapuleados como país, olvidados como ciudad. Es el momento de que Lima se ponga de pie. Es el momento en que a nosotros como limeños nos toca reivindicar esta ciudad. ¿Cómo una marca puede cambiar la relación de los limeños con su ciudad? Nosotros esperamos que esta marca ciudad sea una marca que incite a aprender qué es Lima. Es un proyecto que pretende generar lineamientos para los siguientes 20 años, y hay que recordar que se está haciendo con profesionales de nivel mundial. Acabamos de salir de un proceso de revocación traumático para la capital. ¿Es este un buen momento para hablar de marca ciudad? Yo diría que sí. Este proceso, con todo lo infeliz que fue, ha sido un bache dentro de una ciudad que está reclamando desde hace mucho tiempo lo propio. Y eso dice bien de esta gestión. Esta gestión ha tocado todos los temas difíciles y todos los temas relevantes, y ha estado a punto de ser revocada. Una ciudad que reacciona así ante una gestión, ¿cómo va a reaccionar ante un proyecto de marca ciudad que, imagino, necesita el apoyo de todos? Yo creo que van a comenzar. Va a ser un proceso donde tendrán que participar todos los agentes que construimos una ciudad. Estamos conscientes de eso. ¿Y si se meten los políticos? Esto no es un proyecto político. Una marca es un proyecto muchísimo más importante que un proyecto político. Requiere del apoyo político, pero está hecho por profesionales, y se hace en beneficio de todos los que vivimos en esta ciudad. Otras ciudades de América Latina llevan años experimentando con marcas, y algunas no han funcionado bien. ¿Qué hace fallar a un proyecto de este tipo? Algo que es muy claro es que se politice la marca. Y también, la falta de apoyo. Que los gestores de una marca, inversores, sector turismo, no compren el proyecto. Pero nosotros hasta ahora los hemos incorporado de la mejor manera. ¿Qué necesita una marca ciudad para tener éxito? Lo más importante es que nosotros como limeños lo asumamos. Asumamos que tenemos tareas pendientes, pero también que tenemos una riqueza. Asumamos que nos toca remirarnos. Asumamos eso. Yo creo que eso hará exitosa la marca. Todos los limeños tenemos una responsabilidad frente a la ciudad.

“Lo que debilita una marca ciudad es que se politice el proceso. Una marca es mucho más importante que un proyecto político”.

INSPIRACIÓN. En el salón de los creativos hay elementos de origen prehispánico que usan para proyectar el diseño que presentarán.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful