INCENTIVANDO LA CREATIVIDAD A TRAVES DE LOS MAPAS MENTALES

os padres de un niño de ocho años, de un barrio deprimido de Londres llevaron a su hijo para que lo tratara Tony Buzan, experto en psicología. El maestro de este niño se quejaba de que era incapaz de mantener la atención, el interés y la concentración. En síntesis, creía que era un incapaz. Lo más perjudicial era que el niño también se lo creía, creía que era un tonto, incapaz de aprender. Llegó al consultorio de Tony con una autoestima por los suelos. Tony lo trató con afecto y lo llevó ante una pizarra, proponiéndole realizar un juego. Sobre la pizarra Tony graficó una elipse y al interior de ella escribió la palabra FELICIDAD. Luego trazó diez

líneas que salían de la elipse y pidió al

niño que escribiera sobre las líneas, las diez primeras palabras asociadas a FELICIDAD que se le ocurrieran, sin ponerse a pensar si eran buenas o malas, apropiadas o no. El niño comenzó a hacerlo hasta completar las diez palabras sin mayor dificultad. Después de hacerlo, Tony le preguntó si podría encontrar más asociaciones para cualquiera de las diez palabras que había anotado. Tras una pausa, escribió dos; después, con un brillo en los ojos preguntó si podía continuar. Al recibir la aprobación de Buzan, vaciló como el que se mete al mar por primera vez. Luego, a un ritmo rápido, empezó a escribir sobre el papel palabras y asociaciones. Su actitud física cambió, expresando ilusión, felicidad y energía, mientras gritaba: “¡Soy listo! ¡Soy inteligente!” Por

supuesto que eres inteligente y listo, respondió Tony, y agregó: “a la que le falta inteligencia es a la educación”.

A la que le falta inteligencia es a la educación que aún sigue empantanada en el paradigma de la enseñanza y la acumulación de información y conocimientos, cuando de lo que se trata es de despertar el interés, la imaginación y la creatividad de nuestros estudiantes. Se trata de liberar su mente para que puedan nacer de ella nuevas asociaciones, nuevas ideas, nuevos planteamientos, nuevas soluciones. Los mapas mentales nos pueden ayudar a lograr ese propósito. 1. ¿Qué son los mapas mentales?

Por la importancia que tiene para el desarrollo
del pensamiento y la creatividad, así como para

tomar apuntes y preparar charlas, conferencia y discursos, recientemente se viene utilizando en las escuelas los mapas mentales como una estrategia de aprendizaje creativo. Su creador, Tony Buzan, junto con su hermano Barry Buzan, publicaron en 1993 “El libro de los Mapas Mentales” El Mapa Mental es una poderosa técnica gráfica que permite reflejar el desarrollo del pensamiento. Es una expresión del pensamiento irradiante y, por ende, una función natural de la mente humana. Quienes lo han usado (personas desde 5 años hasta adultos que desempeñan distintas ocupaciones en el campo educativo, comercial u organizativo), lo califican como: Un espejo para la mente, pues revela lo que pensamos en el momento en que pensamos, refleja cómo ordenamos y organizamos nuestras ideas. Un dispositivo para cuidar el cerebro y hacerlo más creativo.

Un instrumento para el cultivo de la mente, pues permite una irradiación ilimitada. Una vía de acceso a la inteligencia, porque la despierta y estimula a desarrollarse. Un recurso para la manifestación de la inteligencia. Un compendio de las formas de resumir. El camino a la liberación mental. Una técnica que es para la era de la información lo que para la era industrial fue el recurso de tomar notas lineales.

Los resultados de estos ejercicios han demostrado que mientras más numerosos son los grupos más difícil será encontrar palabras comunes a todos. Por otra parte, demuestra la enorme capacidad

asociativa y creativa del cerebro humano, pues a partir de una palabra se pueden crear múltiples asociaciones con otras.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful