1) En Europa, los científicos se enfocaron en el estudio del comportamiento instintivo en los animales, con miras a crear una suerte

de etología comparada, considerando la de los seres humanos, una conducta más entre las de los animales, gobernada por patrones genéticos y fisiológicos. En Estados Unidos, en cambio, la investigación se enfocaba más en el comportamiento de respuesta ante ambientes controlados, era una corriente más conductista y amparada en la psicología del comportamiento. Es a partir del Nobel de Medicina y Fisiología de 1973, compartido por representantes de estas ambas escuelas, que la etología se independiza definitivamente de la psicología y la fisiología, para constituirse como una ciencia zoológica independiente, más cercana a la biología que a la psicología. Aunque ya en 1966, Robert Hinde hizo una síntesis de estas. 2) Para verificar si el caracol responde a los estímulos lumínicos, propongo someter a un individuo a hambre, otro a un ambiente seco, y mantener a otro como control; todos ellos en ambientes oscuros. Los individuos han de ser seleccionados en función a su edad y tamaño, así como han de ser criados con una alimentación similar, y si es posible, criarlos a partir de una sola puesta, de manera tal que todos sean hermanos. Con anterioridad, y durante varios días, los caracoles deben haber sido mantenidos en oscuridad para modificar su ciclo circadiano. Una vez mantenidos en condiciones de estrés, se les ofrecerá el estímulo para verificar si reaccionan ante él, de manera tal que respondan a su estrés tratando de solucionarlo en la luz, o si aun bajo condiciones estresantes, el estímulo lumínico les es indiferente. 3) Ciertamente, el instinto participa en tanto las hembras están condicionadas genéticamente para seguir a la matriarca, así como la selección de la hembra es también regulada genéticamente. Pero la matriarca aprende cosas durante su vida (lugares con agua, cementerios de parientes muertos) que le sirven para desempeñar su función. El condicionamiento operante ocurre en los jóvenes, que aprenden que seguir, o dejar hacer a la matriarca siempre, ya que ello les acarrea resultados ventajosos; en tanto que comportamientos divergentes son castigados por la matriarca y otras adultas. Además, se sabe que los elefantes muestran comportamientos complejos (como duelo y respeto a los muertos, compasión), lo que nos permite entender que presentan razonamiento e inteligencia.

El caso de la impronta ciertamente es real, ya que en 1992, un elefante asiático (Elephas maximus) aceptó a una humana como su madre en Tailandia, así que la impronta sucede con las crías de Loxodonta africana con seguridad. 4) La primera de las causas últimas de Tinbergen es la funcionalidad. Como en muchas aves, Pyrocephalus rubinus defiende su territorio para evitar la competencia de otros machos y, posteriormente, proteger los huevos de la hembra escogida como pareja. Filogenéticamente, la territorialidad es importante en tanto mejora la especie, al solo permitir que los machos mejor capacitados transmitan sus genes a la descendencia, la cual se espera que también sepan defender cabalmente su territorio y protejan a la siguiente generación de turtupilines. Entre las causas próximas, el mecanismo causante de esta conducta es, probablemente, el aumento de hormonas masculinas, que estimulan regiones del cerebro que se encargan de controlar la manifestación de territorialidad. Mientras que durante el desarrollo, la expresión de caracteres sexuales a una determinada edad, aunada con la llegada de la primavera, puede causar la conducta, que se explicaría como la consecuencia natural de la expresión de los genes, un porcentaje de conductas aprendidas, y el efecto del ambiente. 5) En primer lugar, se debe determinar si el comportamiento es realmente estereotípico o no. Para esto, se debe elaborar etogramas cada poco tiempo, en dos fases:  En la primera, el etograma debe ser un escaneo con intervalos muy cortos de tiempo entre una y otra observación. Así, se podrá identificar si algún comportamiento da pie a la estereotipia, o si este es independiente de cualquiera otra conducta. En el segundo paso, es necesario ver cuán frecuente es el estereotipo. Para esto, se debe hacer un escaneo donde solo existan dos categorías: “estereotipo”, y “otra conducta”

Muchas veces, las estereotipias son causadas por daños neurológicos o psicológicos, por lo que lo primero que hay que hacer es llevar a cabo un examen general de animal. De estar este sano, la estereotipia puede ser manifestación de un problema insoluble del ambiente. Para verificar esto, es necesario crear un ambiente casi ideal para el oso, de manera tal que este no lo cause. Habiendo descartado ya enfermedad o influencia del ambiente, se pasa a tratar de investigar si algún hábito o comportamiento habitual dio origen al estereotipo y este se independizó. Para esto, se debe investigar el primer etograma. Para corregir el problema, se puede emplear condicionamiento pavloviano, dando castigos durante la expresión de la estereotipia. Sin embargo, esto es cruel, por lo que la solución puede pasar por soluciones físicas y mecánicas (a la manera de un collarín), hasta químicas (aplicación de anestesias u otros fármacos). 6) Las especies desaparecidas de proto-tetrápodos eran especies que en su mayoría, conservaban la vida pelágica. Sin embargo, estos ya no se hallaban completamente adaptados a la vida acuática (lo cual llevó a pensar erróneamente que estos animales eran anfibios, casi terrestres, aunque gracias a la nueva evidencia paleontológica se sabe que no vivían fuera del agua), lo que los pudo exponer a una fuerte presión selectiva (lo cual tuvo como ulterior consecuencia la aparición de animales adaptados a la vida en tierra: los primeros anfibios) que

a la larga los extinguió. Entre sus adaptaciones para la vida en tierra, se tiene la presencia de húmero, radio y cúbito en las extremidades anteriores; y fémur, tibia y peroné en las posteriores; pulmones funcionales (presentes en otros linajes posteriores aparte de los tetrápodos, como los dipnoos), fosas nasales, etc. Todo esto los capacitaba para adaptarse a ambientes cada vez menos acuáticos, los cuales escaseaban a finales del Devónico.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful