You are on page 1of 5

La asunción del sexo en el varón y la función del padre.

Autor: Sara Rubin Profesora del Departamento de Psicoanálisis Maestranda en Psicoanálisis

La hipótesis que intento desplegar es la de la articulación entre la posición masculina y la paternidad, en otros términos entre devenir hombre y el acceso a una posición paterna. Mi interés por esta correlación surge de ciertas manifestaciones clínicas de analizantes hombres en los que se escucha con recurrencia una asociación entre las particularidades de su posición viril, la cuestión paterna (ya sea en referencia al ejercicio su propia paternidad o la de su padre en los diferentes grados de carencia, dificultad o incluso de rechazo) y las viscicitudes de su relación con lo que Lacan denomina el "objeto femenino". Voy a tomar como referencia algunas de las teorizaciones de Lacan en los años 50, a la altura del Seminario 4, el Seminario 5 y de su escrito "La significación del falo".

Asumir su sexo.

En principio quiero destacar una expresión utilizado reiteradamente por Lacan en esa época que merece una aclaración: "Hay, por un lado un crecimiento que acarrea una evolución, una maduración. Hay, por otro lado en el Edipo, asunción por parte del sujeto de su propio sexo"(1). Según el diccionario asumir es : tomar para sí , aceptar. Corresponde a un acto que apela a la responsabilidad del sujeto. La función normativizadora del Edipo respecto de la sexualidad supone además una subjetivación en la que el sujeto se encuentra implicado . Se trata entonces de un proceso de significantización , el sexo es capturado en las redes del significante, el niño debe en los albores del Edipo asumir el falo como significante. La diferencia de los sexos se define entonces a partir de lo simbólico y no desde la biología. La asunción de su propio sexo implica además la idea de un consentimiento, un sujeto puede aceptar o rechazar aquello que le es dado por la anatomía . El Edipo, operador fundamental, concierne a los avatares de una estrategia respecto de la castración., su resultante es una asunción del sexo que tal como es subrayado en "Significación del falo", se sitúa en relación a una posición inconciente respecto de la misma. En el caso del varón la salida del Edipo conlleva a que el niño tenga "sus títulos en el bolsillo...en el momento de la pubertad tendrá

debe ser tomada para sí. Dicha posición es un enigma. un hombre es siempre más o menos su propia metáfora.su pene listo con su certificado . la del Nombre del padre..Por lo tanto para cada hombre la posición paterna es una búsqueda .Más adelante ya en referencia específica al varón Lacan agrega : ". una exigencia que va más allá de la identificación imaginaria con el padre que le permitiría al niño una identificación ideal con su propio sexo. Vemos que se produce un deslizamiento problemático ya que interrogar la función en su dimensión significante. Por un lado el varón es en cierto modo la metáfora del padre.en cuanto viril. Una formulación de Lacan en El Seminario 4 servirá de punto de partida:"Por lo tanto. De este modo a la pregunta por el padre podríamos agregar el interrogante : ¿qué es un hombre? Hay a mi entender una pretensión en Lacan respecto de la posición masculina que merece ser considerada . ser padre."(2) Podríamos sostener que la certificación concedida por el padre y que el niño mantiene en reserva debe además ser asumida por el sujeto. Ser hombre.. El único padre indiscutible es el del espermatozoide.y en el mismo sentido la posición masculina también lo es."(3) Cabe interrogar :¿ Qué implica situarse correctamente? ¿Se trata de una posición subjetiva particular? y por otra parte ¿Cuál es la dimensión del padre que está en juego?.. . Cobra aquí sentido una frase del Seminario 5 que es el corolario de lo tres tiempos del Edipo:". no basta con que el sujeto alcance la heterosexualidad tras el Edipo."(5) Esta frase se presta a varias lecturas posibles. en el momento en que deberá hacer uso de dicha autorización. .es decir. más allá de la elección de objeto heterosexual y es la de convertirse él mismo en padre. por el otro su título de virilidad está a la espera y se verificará su posición de hombre en el momento de ponerlo en juego El padre es una metáfora. sino que el sujeto. niño o niña. ser un padre. que el mismo acceda un día a esa posición tan problemática y paradójica de ser un padre. ha de alcanzarla de forma que se sitúe correctamente con respecto a la función del padre.. El padre así también como el hombre.."(4) Se trata para el niño de alcanzar una heterosexualidad que debe ser de "acuerdo a las reglas" y esto le impone plantearse la pregunta por el padre . no es lo mismo que el acceso a la posición paterna. constituyen un hecho del signifcante.

es impensable. La formulación de la metáfora paterna tendrá toda su importancia en la conceptualización de las estructuras clínicas. Se plantea ahora el problema de cuál es la articulación de este significante con el padre. psicosis y perversión constituyen las diversas respuestas del sujeto a la efectividad o fracaso de la solución del Nombre del Padre . "La asunción del propio signo de la).. Es en ese impasse que se dirimen las tres dimensiones de la paternidad como simbólica. Quiero destacar entonces que gracias a la intervención del Nombre del Padre el niño logra una separación de su lugar de objeto del goce materno para alcanzar su lugar de sujeto deseante. La madre será interdicta porque encarna un goce que debe ser excluído. El Nombre del padre oficia como condición de posibilidad de la castración.. A través de dicha operación formulada en el Seminario 5. implica como punto de partida la castración"(6) Es en ese punto.Para tener el falo como pertenencia es necesario haberlo perdido. Esta noción sufrirá una serie de reformulaciones en la obra de Lacan y quizás constituya el punto más enigmático de su elaboración. ¿Cuál es el estatuto del Deseo de la Madre? Si a la altura del Seminario 4 es caracterizado como caprichoso y enigmático en el Seminario 5 Lacan hace referencia a una ley incontrolada. es quien toma a su cargo la intervención sancionadora de la castración. no se encuentra en ningún sitio ya que opera en la medida que está muerto.La metáfora paterna es el nombre lacaniano del complejo de Edipo. es decir quien da cuerpo a la función. En ese sentido es el padre imposible. en el momento de legitimación definitiva del complejo de castración en el varón. pero debemos aún dilucidar ¿cuál es el alcance de dicha solución respecto la asunción de la posición sexuada? El Nombre del Padre es un puro significante.Es en . como agente de la castración que Lacan hace intervenir al padre en su dimensión real. El padre real y la castración. imaginaria y real. brinda una encarnación a la dimensión simbólica. Sabemos de los límites de esta operación. El complejo de Edipo se ofrece como solución a la oposición entre la pulsión y la cultura. posición viril de la heterosexualidad masculina. el Deseo de la Madre se articula y es sustituído por el significante del Nombre del Padre. está presente como matriz simbólica desde el comienzo de la trama edípica. dimensión de capital importancia en lo concerniente a la elección del sexo a la salida del Edipo. La castración recae sobre el falo imaginario que por esta marca queda negativizado. Neurosis. Por su mediación el deseo materno quedará anudado a una ley y encontrará su significante en el falo. ¿Qué es el padre como operador real? ¿Cuál es su estatuto? A esta altura el padre real aparece como mediador. El padre real es quien interviene en la disolución del Edipo. El padre en tanto simbólico es una construcción. ya que el goce reprimido siempre amenaza con su retorno...

Se destaca en el caso la propia posición del padre en torno a la mujer en la medida que queda él mismo sujetado a la ley materna. y guarde cierta ambigüedad.2. No hay padre real Juanito se sitúa en una posición pasivizada. correlación que en el Seminario 4 implica casi una convergencia. Me parece que este nivel es el que autoriza al sujeto hombre a devenir su propia metáfora. El objeto femenino En la articulación entre lo viril y la función del padre no puede quedar obviada la relación con lo femenino. En el caso Juanito encontramos las aporías de la función real del padre. Desde esa óptica interrogar la función del padre también supone cuestionar el modo ha resuelto para el hijo la cuestión de la mujer.1.La posición heterosexual se define a partir de la asunción de una posición inconciente que no se agota en las identificaciones imaginarias ni en las apariencias de la elección de objeto.La ingerencia del Nombre del padre no basta para la elección de la posición sexuada. Algunas consideraciones. y lo femenino constituye uno de sus representantes. Para finalizar quiero acentuar algunas de las ideas planteadas en este recorrido .heterosexual hay algo no legitimado en su posición. del símbolo presente en el discurso materno sino que lo que interesa es la efectuación de su decir. Los títulos se ponen en juego en la confrontación con la castración . Esta dimensión real no debe ser homologada con el padre de la realidad. Desde esta perspectiva Juanito será un caballero pero jamás un hombre y menos aún un padre.. el padre terrible. No se trata en este nivel . Desde ese punto de vista fórmula de la metáfora paterna hace referencia al Deseo de la madre pero está aún soslayada la cuestión de lo femenino. . 1. El padre real es en verdad una paradoja : debe decir no . cuestión que escapa a la identificación con la imagen ideal del padre. o el padre imaginario. Aunque conserve el apego por el objeto .. 3.La correlación para el varón entre el hombre y el padre.3. de ahí que su relación con el objeto femenino no esté asegurada.el tercer tiempo que el padre debe cumplir la promesa en tanto portador del falo y de este modo una vez perdido el sujeto puede recibirlo de otro que está en posición de donarlo. el hecho de que pueda tomar la palabra. 2. pero también es necesario que diga sí.

Paidós. pág.4. (2) Ibidem : pág. Jacques : El Seminario 4 " La relación de objeto" 1956-1957 . Jacques : El Seminario 4 "La relación de objeto" 1956-1957.El vínculo entre el padre real y la castración. 206 (5) Lacan Jacques : El Seminario 5 "Las formaciones del Inconciente" 1957-1958. pág 175 Paidós . 175 (3) Lacan. Jacques: El Seminario 5 "Las formaciones del Inconciente" 1957-1958 5.es cuestión determinante para que el varón asuma sus títulos. Paidós . Buenos Aires. Sara Rubin Citas bibliográficas. pág 203 Paidós.Lacan. (1).5. 201.4.pág. Buenos Aires 1994. 1999. (4) Ibidem : pág. Buenos Aires . . Es en dicha confrontación que se pone en juego la castración.1994. Buenos Aires 1999.La particular confrontación del hombre con el objeto femenino es un parámetro fundamental. 5. 211. (6) Lacan.