You are on page 1of 3

México, 28 de marzo de 2013

La casa en orden, la casa sosegada.
Por: María Eugenia González Pereyra
Diario de Colima

Este año, las Pascuas de las religiones Católica y Judía, se celebran en la misma fecha. En ese tenor de alegría, quiero aprovechar la ocasión para saludar a todos, en especial a aquellos que hoy están de fiesta y que también festejan la Pascua. Deseo que de dicha, serenidad y alegría sea colmado su corazón. La Pascua espiritual me invita a un inventario personal, por eso yo te invito a que juntos pensemos en dejar ir -que muera- lo que ya no nos es útil y renacer a partir de lo aprendido durante nuestra vida. A tomar la experiencia de nuestra vida como la puerta para ser una mejor persona y aún más, una persona dichosa. Resucitemos nosotros también. Todo nuestro organismo, nuestra sensibilidad, nuestro modo de asimilar la realidad, nuestras pasiones, nuestros desenfrenos, nuestros desórdenes interiores, hay que ponerlos en su lugar porque a veces atormentan, cansan, ciegan, ensucian y debilitan. Poner la casa en orden, la casa sosegada. El sacrificio y el sufrimiento de Cristo en la cruz, es una enseñanza de profundo amor; de la que hay mucho que aprender. En el vía crucis de la vida a veces caemos, a veces tomamos fuerza y continuamos… La vida siempre sucede, el cómo optemos nosotros ver los hechos, es lo que nos puede llevar al infierno o al cielo… Pascua, que quiere decir “pasaje”, ¿qué crees que suceda si miramos la pascua como un túnel? Si, un túnel por donde se puede entrar a lo mejor confundido y salir de ahí en serena consciencia… cada uno elige si entra, si hace la introspección, si convierte su dolor en fortaleza, si deja la posición de la víctima, si renuncia al lugar del verdugo… Cada uno de nosotros escogemos como vivimos las pascuas; las de cada día de nuestra propia existencia.

Hagamos un recuento, y preguntémonos ¿estoy orgulloso de mi crecimiento interno? ¿He hecho algo para de manera consciente elegir ser una mejor persona? ¿He aprendido de mi sufrir?… Las resurrecciones que podemos vivir nosotros en el día a día y con alegría; la aceptación de nuestros propios vía crucis, el camino hacia la revelación amorosa de nuestro ser. Son lo que nos permite hoy celebrar la Pascua y Resurrección de nuestro Cristo, es de donde adquirimos el poder, para hacer la mayor fiesta de resurrección; como dignos hijos Dios. Permíteme invitarte a algo diferente: a abrir la mente, el corazón para que explores las posibilidades. Vivamos esta pascua alegres en un buscar el significado valioso del sacrificio de Cristo; veamos que la oportunidad es más que propicia para que, este año, decidamos darle un significado único a la pascua para cada uno de nosotros. Esta Pascua: Puede ser un momento de LIBERACIÓN: deja atrás aquel rencor que solo te hace mal a ti, rompe con esa relación tormentosa, inicia un proceso para conocerte y soltar tus creencias limitantes. Puede ser un momento de PERDÓN: tal vez hace falta perdonarte algo que te avive la culpa y no te permite llegar a la felicidad que mereces. O necesites perdonar a alguien que sabes que no quiso hacerte daño, pero tomó una decisión equivocada en algún momento. Puede ser un momento de ACERCAMIENTO: si estás lejos de alguien que quieres y por alguna razón no te has comunicado en los últimos tiempos, envía un email, un mensaje de texto, llama por teléfono… la palabra de alguien querido a quien extrañamos es un puente hacia una sonrisa del corazón. Puede ser un momento de HUMILDAD: si el orgullo o alguna otra razón te cegaron al tomar alguna elección, o no pudiste ver lo que realmente sucedía y sientes que estuviste mal, qué mejor oportunidad para reconocer que somos humanos, que todos nos equivocamos y aunque intentemos hacer las cosas lo mejor posible, a veces nos equivocamos. Aceptar que de esas caídas si así lo queremos nos podemos levantar… así es este amoroso vía crucis de nuestra propia existencia. Puede ser el momento de ACTIVAR: ¿y si decides hacer eso que has estado posponiendo y te agradaría mucho llevar a cabo? Si te lo propones, en los próximos días seguramente que encontrarás el tiempo para hacerlo…

Puede ser el momento de AMAR: ama a tu prójimo como a ti mismo. INNOVEMOS ALGO ¡YA!

Esta colaboración es una invitación a la reflexión de temas de relevancia, que busca una convivencia social en bienestar para todos. Tu opinión es valiosa, por favor, envíala a: innovemosalgoya@gmail.com Una felicitación especial a mi hermano Eddy, que hoy cumple años; hermanito gracias por estar en mi estar.