You are on page 1of 23

Republica Bolivariana de Venezuela Ministerio del Poder Popular para la Educación U.E.

N “Luis Barrios Cruz” Edo – Guarico

Profesora: Alumnos: Fabiana Aquino. Marquez Richard #08 Da Gama Eliu #09 Rojas Luis Mario #10 4to “A”

2013

Introducción
Los hongos no son plantas ni animales, aunque se parezcan en algunas de sus características tanto a las unas como a los otros. A las plantas, por ser organismos sedentarios que se encuentran fijos a un sustrato y, mientras están vivos, no cesan de crecer. A los animales, pues, aunque las células de los hongos poseen pared como las de las plantas, las paredes celulares fúngicas son ricas en quitina, la misma sustancia que hace duro el esqueleto externo de los insectos. En realidad, los organismos que conocemos como hongos tienen diferentes orígenes en el árbol de la vida, razón por la cual se distribuyen en tres distintos reinos. La mayoría, los más familiares y reconocibles, conforman el reino de los hongos verdaderos (Fungi o Eumycota). Otros se ubican en el mismo reino de las amebas, el llamado Protozoa, como es el caso de los hongos mucilaginosos; y otros más, entre los que se cuentan ciertos mohos acuáticos que parasitan peces, comparten un tercer reino, el denominado Chromista, con las diatomeas, esas particulares algas microscópicas de curiosa simetría. Se estima que existe más de un millón de especies de hongos en el planeta, pero tan sólo unas 70,000 de ellas han sido descritas por los especialistas, lo cual hace evidente la necesidad de contar con más científicos (micólogos o micetólogos) que estudien estos organismos. Mientras tanto, muchas especies de hongos se han extinguido y otras se encuentran amenazadas en todo el mundo. Esto es particularmente cierto en países tropicales ricos en diversidad biológica como Colombia. Los hongos tienen distintos hábitos de vida. Los hongos saprófitos, es decir descomponedores de materia orgánica, cumplen una función ecológica de la mayor relevancia pues garantizan el reciclaje de la materia muerta y, por lo tanto, la recirculación de sustancias nutritivas en los ecosistemas. Los hongos parásitos, que viven sobre o dentro de otros seres vivos, obtienen su alimento de éstos y llegan a producir enfermedad en su hospedero. Los hongos simbiontes que se asocian de manera mutualista con otros organismos constituyen alianzas vivas de beneficio mutuo como por ejemplo los líquenes (asociación de hongo y alga) y las micorrizas (asociación de hongo y raíz de una planta), simbiosis estas de gran importancia en la naturaleza enprocesos de colonización de hábitats y de circulación de nutrientes.

Los Hongos
Los hongos son organismos eucarióticos que realizan una digestión externa de sus alimentos, secretando enzimas, y que absorben luego las moléculas disueltas resultantes de la digestión. A esta forma de alimentación se le llama osmotrofia, la cual es similar a la que se da en las plantas, pero, a diferencia de aquéllas, los nutrientes que toman son orgánicos. Los hongos son los descomponedores primarios de la materia muerta de plantas y de animales en muchos ecosistemas, y como tales se ven comúnmente en alimentos en descomposición. Los hongos son un grupo de seres vivos diferentes de las plantas y de los animales, razón por la cual se clasifican en un reino aparte llamado Fungi. La ciencia que los estudia se llama Micología (Mykes=Hongo y Logos=Estudio). Poseen gran capacidad de adaptación y pueden desarrollarse sobre cualquier medio o superficie, tanto en los bosques como en las ciudades. Se reproducen por medio de esporas, las cuales son diseminadas principalmente por el viento y por el agua. Juegan un papel descomponedor, ya que transforman la materia orgánica en sustancias más simples y asimilables por otros seres vivos. Pero también pueden desarrollarse formando asociaciones de beneficio mutuo con raíces de plantas (micorrizas) y con algas dando origen a los líquenes --que son organismos totalmente diferentes a las plantas y a los mismos hongos--, mientras que algunos crecen sobre otros seres vivos produciéndoles enfermedad o incluso la muerte. Los hongos han jugado y juegan un papel muy importante en la medicina, la industria y la alimentación. La era de los antibióticos se inicia con el descubrimiento de la penicilina, obtenida a partir del hongo Penicillium notatum; asimismo algunos hongos son importantes en la industria de quesos, cerveza, vinos y otros; además de la excelente fuente de vitaminas, proteínas, fibra y minerales que constituyen los hongos comestibles. Los hongos son omnipresentes y cosmopolitas; pueden aparecer prácticamente en cualquier sitio, y alimentarse de lo más insospechado. Se conocen más de 80.000 especies de hongos, aunque probablemente existen muchísimas aún no descritas (tal vez más de un millón).

Hongos Saprofitos
Si los hongos parásitos se caracterizaban por llevar a cabo su vida sobre materia orgánica viva, los saprófitos lo hacen por desarrollar todo su ciclo vital sobre materia orgánica inerte,independientemente de cual sea su origen, ya que pueden colonizar cualquier tipo de sustrato orgánico. La alimentación de estos hongos se lleva a cabo mediante la solubilización del material que colonizan, previa la liberación de enzimas, y la posterior absorción de la materia orgánica resultante. Si en el caso de los hongos parásitos existía un número limitado de macromicetos que ostentaran esta condición, entre los saprófitos existe un gran número de los mismos, especializados en la degradación de los restos de materia orgánica de origen vegetal. Si bien como hemos mencionado anteriormente es en los grandes bosques donde se les encuentra con más facilidad, podemos hallarlos también en los parques urbanos, en el interior de las grandes ciudades, en las plantaciones de árboles frutales, en las maderas empleadas en la construcción, en las serrerías, en las traviesas de las vías, en pastizales viviendo sobre el humus o sobre el tallo seco de pequeñas hierbas, en las turberas viviendo sobre pequeños restos vegetales, sobre estiércol, (coprófilos), en los restos de hogueras, (pirófitos), etc.

Hongos Parasitarios
Los hongos parásitos, son los que se desarrollan y llevan a cabo su existencia sobre tejidos vivos, sea cual sea su origen. Dentro de estos, los que son capaces de crecer y desarrollarse sobre materia orgánica muerta, ya sea de forma natural, o en cultivos artificiales reciben el nombre de parásitos facultativos, lo que implica que este tipo de hongos desde el punto de vista nutritivo es saprófito, aunque ecológicamente se comporten como parásitos. En cambio los hongos que no son capaces de desarrollarse en medios artificiales reciben el nombre de parásitos obligados. Entre estos dos

extremos existen numerosos casos intermedios: así por ejemplo, entre los parásitos facultativos, los hay desde aquellos que son capaces de reproducirse, desarrollándose sobre substratos inertes, hasta aquellos que no son capaces de reproducirse o se reproducen con mucha dificultad sobre los mismos aunque si sean capaces de subsistir desde el punto de vista nutritivo. De la misma manera, entre los parásitos obligados, los hay que son capaces de desarrollarse anormalmente sobre cultivos artificiales, otros solo consiguen germinar, y por último algunos ni siquiera germinan. Desde el punto de vista de su relación nutritiva con el hospedante, los hongos parásitos pueden ser parásitos biotróficos los que obtienen su sustento directamente de las células vivas y parásitos necrotróficos los que primero destruyen la célula parasitada y luego absorben sus nutrientes. Los hongos parásitos, a menudo causan daño sobre el hospedante en el que se desarrollan, recibiendo entonces el nombre depatógenos, en algunos casos por su virulencia llegan a terminar con la vida del hospedante y con la suya propia si se trata de un parásito obligado. Entre los hongos, en general, existen numerosos casos de parasitismo: se puede decir que todas las plantas pueden ser víctimas de hongos microscópicos, (grafiosis, tinta del castaño, diferentes tipos de chancros, etc.), en el ámbito forestal, y lo mismo se puede decir para los animales (mamíferos, reptiles, peces, insectos, etc.) que pueden ser atacados por numerosas especies de hongos que se desarrollan sobre ellos como parásitos obligados. Sin embargo, entre los macromicetos, que es el caso que nos ocupa, es poco frecuente el fenómeno del parasitismo, y cuando se produce lo hace casi exclusivamente en el mundo vegetal. A modo de excepción, se pueden mencionar algunas especies del género Cordyceps, que parasitan a diversas especies de larvas de lepidópteros entre las que podemos citar a la procesionaria del pino. La mayoría de los macromicetos patógenos, que atacan o pueden atacar y destruir los tejidos vivos de las plantas, pertenecen al orden de los Aphyllophorales, y más concretamente, a las familias Ganodermataceae, Steraceae, yPolyporaceae. Como hemos dicho con anterioridad es difícil separar biológica y ecológicamente a muchas de estas especies, ya que en ciertas condiciones críticas, o cuando han causado la muerte de su hospedante, siguen viviendo comportándose como saprófitos. Algunos atacan a las raíces y al tronco de los árboles a partir de una base saprofítica en el suelo, lo que quiere decir que la infección se produce a través del micelio, después, causan progresivamente la muerte del hospedante, y a continuación siguen viviendo como saprófitos. Otros penetran en el interior del tronco o en las ramas por las heridas, a través de las esporas. Entre los Aphyllophoralespodríamos destacar como parásitos a Laetiporus sulphureus, Polyporus umbellatus, Chondrostereum purpureum, Phellinus pini, Fomitopsis pinicola, Ganoderma applanatum, Ganoderma adpersum, Ganoderma pfeifferi, Phaeolus schweinitzii, Piptoporus betulinus, Meripilus giganteus, Stereum sanguinolentum, Stereum hirsutum, Fistulina hepatica, etc., (aunque hay que tener en cuenta que muchas de estas especies, como veremos posteriormente al hablar de los hongos saprófitos, pueden comportarse, nutritiva y ecológicamente de forma saprófita; incluso en algunas de ellas, es la forma normal de nutrirse y desarrollarse). Existen pocos parásitos pertenecientes al

orden Agaricales, (carpóforos con laminas, y de consistencia fibrosa), entre los que cabe destacar al grupo de Armillaria mellea. Recientemente, al realizar pruebas de interfertilidad, se ha descubierto que donde antes sólo se consideraba una especie, la citada Armillaria mellea, hay en realidad cinco taxones diferentes, (sólo en Europa), con comportamientos biológicos distintos. De estas cinco especies, solo dos de ellas, Armillaria mellea y Armillaria obscuraproducen daños importantes como parásitas, mientras que Armillaria bulbosa puede comportarse a veces como parásito débil en los bosques de frondosas. Al igual que varias especies del orden Aphyllophorales, la Armillaria mellea es un parásito facultativo, que es capaz de subsistir de modo saprófito cuando acaba con su hospedante, desarrollando entonces sus carpóforos, (cuerpos fructíferos, setas), de forma prolífica, para generar nuevos individuos de forma sexual, y asegurar así su supervivencia como especie.

Reproducción de los Hongos
La gran mayoría de los hongos producen esporas como medio para asegurar la dispersión de la especie y su supervivencia en condiciones ambientales extremas. La espora es la unidad reproductiva del hongo y contiene toda la información genética necesaria para el desarrollo de un nuevo individuo. La gran mayoría de los hongos producen esporas como medio para asegurar la dispersión de la especie y su supervivencia en condiciones ambientales extremas. Así pues, la espora es la unidad reproductiva del hongo y contiene toda la información genética necesaria para el desarrollo de un nuevo hongo. Conocemos dos tipos de esporas: Las asexuales, que suelen ser resistentes a la sequedad y a la radiación, pero no especialmente al calor, por lo cual no tienen período de latencia. Pueden germinar cuando hay humedad, incluso en ausencia de nutrientes. Las sexuales, más resistentes al calor que las asexuales, aunque no tanto como las endosporas bacterianas, suelen presentar latencia, germinando

sólo cuando son activadas, por ejemplo por calor suave o alguna sustancia química. En los hongos hay dos formas de reproducción: sexual y asexual, aunque en algunas especies coexisten ambas formas en el mismo organismo (holomorfo), denominándose estado perfecto o teleomorfo a la forma sexual y estado imperfecto o anamorfo a la asexual. Así, los hongos que presentan reproducción sexual se denominan hongos perfectos y los que sólo tienen (o sólo se les conoce) reproducción asexual se denominan hongos imperfectos.

Clasificación de los Hongos
• Hongos Ficomicetos: es como se conoce a una clasificación o subclasificación que se hace a los hongos. Como punto de referencia se encuentran aquí los hongos que no tienen su micelio tabicado y puede ser algodonoso. Sus hifas son cenocíticas, es decir, están formadas por células que no están separadas entre sí por paredes celulares. Su reproducción es por medio de esporas nadadoras flageladas y esporas que se diseminan por el viento, la mayoría de sus esporas no producen un nuevo hongo, al no encontrar un lugar adecuado para desarrollarse. Esto se debe a que no pueden producir clorofila, y su alimentación es forzosamente tomando los nutrientes de un huésped; esto las convierte en parásitos y como ejemplo tenemos a los hongos parásitos de plantas y peces. Estos hongos invaden a su huésped y absorben sus nutrientes y en muchas ocasiones terminan por cegar la vida del huésped y lógicamente la del propio hongo al no contar con alimento suficiente. Existen

igualmente hongos que tienen una correspondencia equitativa en la que reciben los nutrientes y producen un beneficio para el huésped. Hongos Basidiomicetos: son una clase de hongos se caracteriza por la formación de esporangios típico, el basidio, donde ocurre la producción de esporas por cariogamia seguida por la meiosis. En general, los Basidiomicetos tienen un micelio bien desarrollado, formado por hifas septadas, cuyas paredes contienen quitina. Los septos están perforados por los llamados dolíporos, en lugares donde la pared celular se espesa en forma de barril, en cuyo centro hay una perforación cubierta con una capa membranosa, la parentosoma. Hongos Deuteromicetos: llamados hongos imperfectos incluyen un gran número de especies de reproducción únicamente asexual, ya sea porque no tienen o porque no se conoce su reproducción sexual (Galeano, 2002). Se han descrito aproximadamente 2600 géneros y 15000 especies (Curtis, 2000) Estos hongos tienen la principal característica de que se desconoce su reproducción sexual (Curtis, 2000) sin embargo, la gran mayoría tiene una reproducción asexual similar a la de los ascomicetos (Raven, 2008).

Importancia de los Hongos

1. Descomposición: es un proceso común en biología y química. En biología, el término descomposición refiere a la reducción del cuerpo de un organismo vivo a formas más simples de materia. El proceso es esencial para reciclar materia finita que se encuentra en un bioma. Aunque no hay dos organismos que se descompongan de la misma manera, todos sufren las mismas etapas secuenciales de descomposición. La ciencia que estudia la descomposición es generalmente referida a la Tafonomía que viene de la palabra griega taphos, que significa entierro. Uno puede diferenciar entre descomposición abiótica y biótica (biodegradación). El primero significa «degradación de una sustancia por proceso físico o

químico; ej: hidrólisis. El segundo significa «la ruptura metabólica de materiales en componentes simples por organismos vivos». En química, se refiere a la ruptura de moléculas largas formando así moléculas más pequeñas o átomos y se le denomina descomposición química. 2. Aliados y Enemigos del ser humano: sin ninguna planeación ni conocimiento pleno de las funciones que desempeñan bacterias, hongos y virus en nuestro cuerpo, se pensó que si se combatía a esos microorganismos con antibacterianos, fungicidas, antivirales y vacunas, se podría mejorar la calidad de vida de toda la gente. Por supuesto que esa fue una verdad a medias, ya que si bien es cierto que se redujo la mortalidad por enfermedades infectocontagiosas, también lo es que la abundancia de antibióticos ha ocasionado la aparición de bacterias resistentes a casi todos los antibióticos y, además, algunos de esos nuevos medicamentos han causado reacciones alérgicas o destruido la benéfica flora bacteriana intestinal, entre otros males. Ahora, gracias a las nuevas tecnologías biomédicas y a las investigaciones genéticas, se conoce que el ser humano no está conformado únicamente por sus células, sino también por las de miles de millones de bacterias que viven en él. Tan sólo en el intestino tenemos dos kilogramos de microbios que nos ayudan a procesar los alimentos o nos proveen de vitaminas y ácidos grasos. Los expertos consideran que los otros microorganismos que viven en nuestra piel y otros órganos internos desempeñan un papel muy importante en el nuestro metabolismo, por lo que se ha creado una rama de la biomedicina que se encarga de estudiar esta estrecha relación entre los microbios y el ser humano. El Proyecto del Microbioma Humano (HMP, por sus siglas en inglés), creado por el Instituto Estadounidense de Investigación del Genoma Humano, tiene como objetivo, en una primera etapa, catalogar a tres mil de los microbios de nuestro cuerpo y secuenciar sus genes, con la finalidad de comenzar a comprender el papel que han desempeñado en la evolución del ser humano. “El concepto de que los microbios habitan en nuestro cuerpo es nuevo, pues tendemos a pensar en ellos como gérmenes. Pero concebirlos sólo como gérmenes limita nuestra capacidad de comprender lo que realmente hacen, así que necesitamos un término que realmente incluya toda clase de microbios ─bacterias, hongos, virus, etcétera─ que viven en nosotros y que en efecto son parte nuestra”, ha afirmado Lita Proctor, la coordinadora del HMP

Líquenes

Los líquenes son organismos que surgen de la simbiosis entre un hongo llamado micobionte y un alga o cianobacteria llamada ficobionte. De acuerdo con el carácter de esa asociación, se pueden distinguir numerosos tipos estructurales de líquenes: desde los más simples, donde hongo y alga se unen de forma casual, a los más complejos, donde el micobionte y el ficobionte dan lugar a un talo morfológicamente muy diferente a aquel que forman por separado, y donde el alga se encuentra formando una capa bajo la protección del hongo. Los líquenes son organismos excepcionalmente resistentes a las condiciones ambientales adversas y capaces, por tanto, de colonizar muy diversos ecosistemas. La protección frente a la desecación y la radiación solar que aporta el hongo y la capacidad de fotosíntesis del alga confieren a las simbiontes características únicas dentro de los seres vivos. La síntesis de compuestos únicamente presentes en estos organismos, las llamadas sustancias liquénicas permiten un mejor aprovechamiento de agua, luz y la eliminación de sustancias perjudiciales.

Reproducción
En la gran mayoría de los líquenes, el micobionte u hongo posee estructuras reproductoras llamadas cuerpos fructíferos que tienen forma de disco (apotecios). Igualmente interesantes son las estructuras para la reproducción vegetativa, que permiten la dispersión de las hifas del hongo y las células del alga en forma conjunta. Reproducción vegetativa: el tipo más simple son granos finos, llamados soredios (Fig.2 ) o bien por isidios ( Fig.3 ) que son proyecciones en forma de dedo o coral. Los cuales se desprenden ya sea por acción de los insectos, agua, viento y otros; y es llevado a otros sitios donde las condiciones de temperatura, humedad, luminosidad y sustrato son idóneas para que comience a crecer otro talo liquénico. Los soredios e isidios llevan tanto al alga como al hongo, es la forma de reproducción más ventajosa e importante para los líquenes, permitiendo colonizar sitios que otros organismos no podrían hacerlo.

Briofitas
Se caracterizan porque no tienen vasos conductores, ni flores ni frutos. Son plantas pequeñas que viven en lugares húmedos o acuáticos. Se reproducen por esporas. Fueron los primeros vegatales que, en el Paleozoico, aseguraron el paso a la vida terrestre. No tienen tejidos especializados ni siquiera verdaderas raices. Pueden vivir en troncos, rocas, muros, tejados,...Sus hojas pueden llevar un nervio conductor central a través del cual realizan la absorción de agua y sales minerales. Son los musgos, las hepáticas y los antoceros. En el ambiente terrestre, con cerca de 20,000 especies, las briofitas son el segundo grupo más importante de plantas verdes. Generalmente son pequeñas y habitan en ambientes muy variados, desde cerca del nivel del mar hasta las elevaciones más altas, en las selvas o en los desiertos, pero su vida siempre está íntimamente ligada al agua en estado líquido. Su ciclo de vida incluye dos fases: el gametofito y el esporofito. Cada una de ellas tiene atributos morfológicos y biológicos que señalan a las briofitas como un grupo excepcional y muy importante en la evolución del reino vegetal. Tradicionalmente se les divide en tres categorías, a saber, Antocerotes, Hepáticas y Musgos.

Hepáticas
Las hepáticas son una clase de plantas briofitas o muscíneas, distintas de los musgos por su generación sexuada, por lo común con el tallo de forma dorsiventral, hojas siempre sin nervios; el esporogonio permanece incluido en las paredes del arquegonio o la atraviesa en el ápice, y por eso no hay cofia o caliptra.

Musgos

Como linaje, los musgos son un grupo histórico crucial en el entendimiento de la transición de la vida a la tierra y la vascularizacion. Los gametofitos retienen algunas características de las algas verdes ancestrales (clorofila a y b, almidón, espermátidas con dos undulipodios). En cambio, los esporofitos despliegan innovaciones clave para la vida fuera del agua como: estomas, un eje simple de células conductoras en un esporofito no ramificado, y esporas liberadas al aire producidas en un esporangio sencillo apical. El esporofito de los musgos con un solo esporangio es el nivel estructural mas simple entre todas las plantas terrestres. El siguiente nivel estructural se encuentra en dos grupos fósiles: Horneophythopsida y Aglaophyton

(Rhynia) major, donde el esporofito es ramificado y produce varios esporangios apicales. El esporofito muestra la organización estructural mas compleja en las traqueofitas.

Musgos y Hepaticas
No tienen ni hojas, ni tallos ni raíces, tienen las estructuras reproductoras encerradas. Son sexuales. Tienen espermas creados en los anteridios, y óvulos creados en los arquegonios. Contienen un cuerpo “foliar”, y se encuba el óvulo fecundado hasta convertirse en esporofito, que liberará esporas capaces de formar una gametofita haploide

Traqueófitas
Se denominan traqueófitas a las plantas que poseen en su interior vasos que conducen los nutrientes. Estas plantas se encuentran conformadas por raíz, tallo, y hojas; desarrollan tres tipos de tejidos: • Conductores • Mecánicos • Tegumentos Su nutrición es autrotofa, por vía del proceso de la fotosíntesis y se reproducen por semillas. La clasificación de las traqueofitas: • Psilopsila • Lycopsida • sphenopsida. A este grupo pertenecen la gran mayoría de las plantas que existen en el mundo, pero podemos hacer la distinción de los helechos, pues éstos se han mantenido casi intactos desde hace millones de años. La existencia de estas plantas se da en ambientes calidos y húmedos, como pueden ser selvas tropicales, a estas plantas se les pueden distinguir vetas o venas en las hijas y tallos cuentan con una adaptación muy aceptable. Ejemplos de plantas traquofitas: Aguacate Algas Calabazas Confieras (plantas de semillas desnudas) Fríjol Helecho Helechos Hiedras Higueras, Magueyes Maíz Mamey Melones Nopales Pepino Pirulo Plátano Sandía Uvas Fresno

Psilopsidas
Una subdivisión o clase de las plantas vasculares que contienen dos géneros de vida, Psilotum y Tmesipteris, que en conjunto constituyen los Psilotales orden. Las formas fósiles, que son conocidos principalmente de rocas del Devónico, se colocan en los Psilophytales orden. Estos fósiles incluyen Psilophyton y, desde el sílex Rhynie, Rhynia. Los psilopsids vivos se considera la más primitiva de las plantas vasculares. El esporofito es dicotómica ramificación y tiene rizoides en lugar de verdaderas raíces.Pequeños apéndices como hojas están a menudo presentes y el tejido vascular consiste en traqueidas y floema mal definidos. Las esporas, que son homosporous, dar lugar a un gametofito subterráneo. La fertilización de los gametos se basa en la presencia de una película de agua y embriogenia es exoscopic. En algunas clasificaciones de las formas vivientes y fósiles se dividen en dos subdivisiones o clases, la Psilotopsida y Psilophytopsida respectivamente.

Lycopsidas
En esta clasificación sólo se muestra los grupos cuyas especies tienen ficha (color azul), fotografías (color verde) o tienen poblaciones georreferenciadas (color gris). Lycophyta es una División de las plantas vasculares que se caracteriza por poseer una alternancia de generaciones bien manifiesta (con esporofito y gametofito de vida libre), con el esporofito formando un cormo (vástago, raíz y un sistema de haces vasculares que los vincula) de tipo primitivo: el vástago consta de tallo, y en las lycopsida también de hojas de tipo microfilo (de origen diferente de los megafilos de las euphyllophyta, probablemente derivadas de modificaciones de esporangios laterales, con un único haz vascular). Las raíces adventicias son originadas del vástago, las raíces tienen una característica ramificación dicotómica. En el corte transversal del tallo y la raíz los haces vasculares forman un patrón ("estela") que al menos en las Lycopsida, en la raíz es una actinostela y en el tallo es derivada de la protostela con el xilema exarco, los esporangios son de inserción lateral, y en las lycopsida crecen en estrecha asociación con los microfilos estando ubicados en su cara adaxial, y usualmente con forma acorazonada. Son las plantas vasculares más antiguas que existen en la actualidad, formando un clado (grupo monofilético) diferente de las euphyllophyta en donde se reúne el resto de las plantas vasculares. Si bien su diversificación parece haber comenzado hace 200 millones de años aproximadamente, la diversificación que generó las especies conocidas en la actualidad parece

haber empezado recién hace unos 80 millones de años (al terminar el Cretácico). En la actualidad todavía existe la clase Lycopsida (el resto de las clases ya extintas), siendo sus géneros más sobresalientes Lycopodium, Selaginella e Isoetes. Durante mucho tiempo se las ubicó junto con las Monilophyta o helechos, formando la división Pteridophyta, que hoy se sabe que es parafilética. Hasta hace poco tiempo se creía que las lycophytas eran tan antiguas como Psilotum y Equisetum, pero hoy se sabe que esos dos géneros son helechos que perdieron sus megafilos y otros caracteres de forma secundaria (después de haberlos adquirido). Las Lycophytas fueron especialmente diversas y abundantes en el Carbonífero, y los restos de esas plantas representan nuestros mayores depósitos de carbón. Hoy en día hay unas 1.200 especies de lycophytas, que pertenecen a varios linajes diferentes.

Pteropsida
El nombre común "helecho" es utilizado para referirse a cualquiera de los miembros de los 3 grupos monofiléticos: Polypodiopsida, Marattiales yOphioglossaceae, antiguamente agrupados en el taxón Pterophyta. Las características morfológicas más sobresalientes, que hicieron creer durante mucho tiempo que pertenecían a un mismo grupo monofilético dentro de las plantas vasculares sin semilla, son sus características hojas grandes ("megafilos" o "frondes"), usualmente pinadas, con prefoliación circinada. Estas 3 líneas suelen agruparse en dos grupos, en base a la estructura y desarrollo de los esporangios: Las marattiales y ofioglosáceas son llamadas en conjunto "helechos eusporangiados" (pero también son eusporangiados los equisetos y los psilotos), y los polypodiales son llamados "helechos leptosporangiados", que hoy en día luego de los análisis moleculares de ADN se determinó que forman un clado (grupo monofilético según la escuela cladista). Para una descripción básica de la morfología de los helechos ver Pteridophyta.

Filicíneas
Las filicíneas, también llamadas filicinas, son una clase de plantas pteridofitas o criptógamas vasculares, con hojas casi siempre más desarrolladas que el tallo, el cuelo suele carecer de nudos y entrenudos; esporangios en hojas poco o nada modificadas; esporas libres antes de la germinación; y anterozoides con muchas pestañas. Comprende cuatro subclases: ceonopteridinas, eusporangiatas, leptosporangiatas e hidropteridinas. Son plantas vasculares, porque presentan vasos de Conducción y criptógamas, porque no producen Flores. Sus representantes más significativos son los helechos y se caracterizan por

la ausencia de flores. Se reproducen mediante un complicado Ciclo alternante. Se desarrolla en lugares húmedos, preferentemente a la sombra o con luz difusa, al reparo del viento. El organismo que al vulgarmente llamamos Helecho es en realidad un esporofito. Presentan tallo subterráneo de tipo de los rizomas. Las raíces son fibrosas y de origen adventicio. Las hojas, única estructura aérea de la planta, son grandes y sumamente divididas, son hojas compuestas. Cada hoja recibe el nombre de fronda y los Folíolos en que se divide su lámina se llaman pinas. Cada Pina presenta en su cara inferior o envés una serie de elementos circulares llamados soros, cuyo color varía desde el verde al marrón a medida que maduran. Dentro de los Soros se encuentran los esporangios y dentro de ellos se desarrollan células reproductoras asexuales llamadas esporas.

Helechos

Los helechos y colas de caballo (Pteridofitas) son plantas vasculares que no tienen flores y no producen semillas, sino que se reproducen por medio de esporas. Algunas veces son reconocidas como las plantas vasculares “inferiores” cuyos tejidos vasculares (xilema y floema) están arreglados en haces que conducen agua, alimento y minerales aunque muchas presentan tallo y raíces, para otras su tallo consiste en rizomas rastreros con raíces adventicias (Jones, 1987). Este grupo es uno de los más antiguos de las plantas vasculares actuales, pues sus primeros registros datan del Periodo Devónico de la Era Paleozoica y tuvieron su apogeo a fines del Mesozoico (período Cretácico). En esta División se agrupan los helechos (Clase: Polypodiopsida, Clase: Marattiopsida), los licopodios, selaginelas e isoetales (Clase: Lycopodiopsida), las psilofitas (Clase: Psilotopsida) y los equisetos o colas de caballo (Clase: Equisetopsida).

Reproducción de los Helechos

1. Lo primero es recolectar las esporas. Éstas se encuentran agrupadas en unas protuberancias o bultitos llamadas soros que tienen las hojas por el envés (la cara de atrás). 2. Las produce una vez al año y deberás esperar a que estén maduras. Esto lo sabrás cuando su color se vuelva marrón oscuro o negro y aparezcan abiertas. Generalmente, esto ocurre a principios de primavera. Si las recoges antes, no germinarán. 3. Hay que tomar las esporas antes que "estallen". Raspa los soros con cuidado de no dañar las hojas sobre un papel blanco, para recoger las diminutas esporas. Hay quien pone una bolsita de papel para capturarlas si caen naturalmente. 4. No almacenes esporas, siémbralas directamente. 5. Prepara una bandeja o una maceta llena de turba con arena y espárcelas homogéneamente. 6. Una vez regado y drenado, se siembran finamente las esporas y NO se cubren con tierra. 7. A continuación cubre con un cristal o una chapa de plástico duro o un simple plástico transparente, aunque es mejor las 2 primeras opciones, ya que mantienen más calor. 8. Colócalo en un lugar templado, o bien algo cálido, sin que reciba sol directo. 9. La temperatura deberá estar en torno a 22-25ºC. 10. Se deberá asegurar un grado de humedad ambiental del 80% o más. 11. La irradiación de la semilla y de las plantas jóvenes en invierno pueden permitir una producción más regular. Aplicar de 1.000 a 2.000 lux, es decir, de 80 a 100 W/m2 (por ejemplo, con tubos fluorescentes). Iluminar a la caída del día (duración del día + iluminación= 16 horas). 12. Vigila que el compost se mantenga siempre húmedo. Lo apropiado es usar agua destilada o sin cal. 13. Cuando aparezcan las plantulitas precisarán de más luz, pero nunca sol directo. 14. Cuando se ha formado una masa de plantones, separarlos en bloques pequeños y traspasarlos en tiestos bien drenados; se han de mantener a temperatura templada y húmedos. 15. Cuando las plantitas tengan un tamaño adecuado para su manejo, entre 3 y 5 centímetros de altura, trasplántalas a macetas individuales de unos 7.5 cm de diámetro.

Helechos Acuáticos
Cuando pensamos en un helecho, vienen rápido a la mente las especies que crecen en nuestros jardines y el helecho arbóreo que vemos en taludes a lo largo de las carreteras. Pero también son helechos estas pequeñas plantas que flotan en la superficie del agua. Las hojas o frondas de las siete especies de Azolla se han convertido en diminutas escamas peludas que

repelen el agua para que la planta flote. Las raíces cuelgan debajo para absorber agua y nutrientes. Como muchos ambientes acuáticos son deficientes en nitrógeno, estos helechos han evolucionado una relación simbiótica con la cianobacteria Anabaena azolla, que vive en sus hojas y fija nitrógeno atmosférico. Esta relación le permite al helecho crecer rápido y bajo condiciones óptimas duplicar su biomasa cada dos o tres días. Azolla pinnata se usa como fertilizante en Asia. Los campos de arroz se inundan en la primavera y se introduce el helecho, que rápidamente cubre la superficie del agua y aumenta la cantidad de nitrógeno disponible para las plantas de arroz. La capa de helecho es tan densa que reduce el crecimiento de yerbajos y el desarrollo de mosquitos, pues dificulta que las hembras depositen sus huevos en el agua y que las larvas lleguen a la superficie para respirar. Por esta razón uno de los nombres de este helecho es mosquito fern. Azolla caroliniana es nativa del Nuevo Mundo pero ha sido introducida y se ha naturalizado alrededor del planeta. Se cultiva en algunos países como ornamental en charcas y peceras, y también como alimento de animales debido a su alto contenido de proteína.

Importancia de los Helechos
Los helechos como plantas, tienen la impiortancia de que pueden limpiar el agua. Muchos helechos son la forma natural que tiene el agua de ser limpiada ya que absorben estas sustancias y dejan que el agua se limpie y no se estanque y por lo tanto evitan la formación d microorganismos. Son comunmente utilizadas en las piscinas naturales, donde la mitad de la piscina es para bañarse, y la otra con los helecho para que el agua se valla limpiando. Los helechos son plantas que no producen semillas; se reproducen por esporas. Por lo general, viven como una planta del sotobosque en áreas sombreadas y húmedas, aunque su hábitat varía considerablemente. Sus hojas son llamadas frondas, que están muy divididas, excepto en una especie un poco aislada. Si bien no tienen ninguna gran importancia económica, tienen un impacto económico menor en la industria floral y de jardinería y son importantes en áreas donde son utilizadas para la alimentación.

Conclusión
Los hongos son una parte importante para la biósfera; pues como todo organismo vivo dentro de ella, tiene su función ecológica que permite el equilibrio en conjunto con todo lo demás. Los hongos a través del tiempo, han sido menospreciados, olvidados y no muy investigados. Los hongos tienen funciones sumamente importantes para los seres vivos que habitamos e planeta, como lo es el degradar los residuos de materia orgánica, su buena utilidad por sus componentes en la fabricación de medicamentos y lo relacionado con la medicina, en la alimentación de los animales y humanos, etc. Aunque algunos de los hongos alucinógenos tienen efectos secundarios muy fuertes sobre el organismo que los consume, muchos otros son útiles para la mejora de las funciones del organismo. A pesar de los beneficios en la salud que nos brindan algunos de ellos, debemos ser sensatos en su uso, como para “encontrarnos” con nuestro espíritu, pues aún no se sabe si los efectos son o no graves para el cerebro, y porque alteran funciones básicas y esenciales del organismo. Sin embargo, no hay razón para tener miedo a los hongos, ya que por lo mismo de que aún no se investigan a profundidad, no deberíamos negar ni prohibir su estudio, porque entonces seguiríamos en la ignorancia de los tan útiles seres del reino fungi.

Referencias Bibliograficas

www.wikipedia.com www.google.com www.rincondelvago.com