You are on page 1of 7

Escritura Creativa. Composición y Tipos de Frases. Curso de Mens Venilia Héctor D’Alessandro hectordalessandro1@yahoo.

es

A cada ocasión en que puedo hacerlo, vuelvo a afirmar una vez más que es fácil escribir creativamente. Que de modo habitual las personas tienen un montón de ideas sobre las dificultades que este proceso pueda entrañar, derivadas de modos de pensar acerca de la lectura antes que de la escritura. Para enseñar a escribir parto de un supuesto positivo que, pedagógicamente, está demostrado en su eficacia. Supongo el talento y las capacidades del aprendiz o de la aprendiza. No los supongo sobre el vacío sino sobre una comprobación real: todos sabemos contar historias. Sólo debemos acceder a nuestros recursos interiores, que ya los poseemos. Alguien puede ponerme objeciones de diferente tipo, sin embargo las de más alto calibre refieren a la calidad del texto. Y este tipo de problemas, que parecen los que ofrecen mayor dificultad, son, en realidad, un problema de composición y sus reglas. Cuando escribimos de modo creativo, componemos. Del mismo modo que se componen piezas científicas o ensayos intelectuales y piezas musicales. El diccionario, cuando habla de “componer” dice que procede del latín “componere” y que se trata de “formar de varias cosas, una, juntándolas y colocándolas con cierto modo y orden”. Cuando los lectores leen un libro de narraciones o una novela o un ensayo de carácter científico o especulativo suelen decir que es “fácil” o “difícil” en su lectura. A veces incluso que es “espeso”, “duro”, “farragoso”, “arduo” u otros calificativos. Estas maneras de calificar a esos libros proceden de hábitos de lectura antes que de hábitos de composición y escritura. Se leen los libros como si se condujera un vehículo obviando las curvas las esquinas y los trazados de las calles. Imaginen un conductor que siguiendo una imaginaria calle siempre recta se decidiera a atravesar todas las paredes de los edificios y manzanas construidas que se le presenten. Indudablemente encontraría el trazado algo “duro” de transitar. Bien, cuando las personas leen hacen lo mismo, parten de la base de que todas las frases son iguales, de una sola dirección, breves y directas y sin giros circulatorios. Sin embargo, al leer, tanto para comprender lo leído como para aprender a expresar con la máxima riqueza aquello que queremos escribir, debemos saber primero que todo que hay diferentes tipos de frase y que los autores, “componiendo” su obra, las combinan entre sí. Y que de esta combinatoria sale un ritmo particular y un sello personal que hace que nos guste y que lo identifiquemos.

Primer tipo de frase: nuclear o simple: “Fulanito toma la sopa”. Tampoco en el desarrollo de una abundancia de ideas o temas. “El Mago” de John Fowles es una imponente obra compuesta de este modo y “Matadero cinco” de Kurt Vonnegut es otra. “El extranjero” de Albert Camus se aproxima a este ideal de frase y la obra de Raymond Carver está basada en este tipo de frase. más holísticas. y es el alimento central de una joya como “La familia de Pascual Duarte” de Camilo José Cela. esto puede verse claramente en obras de este tipo como “El político y el científico” de Max Weber.Para entender esto. En el ejemplo que propongo el lector de inmediato se pregunta con silencioso interrogante “¿Qué nexo hay entre que Maria vaya a las delegación de policía y José suba unas escaleras?” La pregunta queda planteada de modo implícito. Las acciones suceden sobre un tapiz o trama de congruencia y coherencia generalizadas. Y la relación entre los personajes y lo que cada uno hace por separado están indisolublemente ligados. cada una de las conferencias desarrolla una idea y luego otras pocas en torno a esa idea central y sus frases son nucleares. Se las reconoce porque si se las separa conservan su significado intacto. que puede parecer difícil y es muy fácil. la más típicamente narrativa. uso de cierta pirotecnia de sonoridad o belleza rítmica. también abunda en Hemingway sobre todo en “Adiós a las armas” y en “¿Por quien doblan las campanas?”. Se trata de un enunciado simple que menciona una característica o una virtud o acción por vez y referidas a un sujeto. Generalmente son obras que desarrollan una idea central. Estas características no tienen porqué restarle fuerza expresiva. debemos saber que básicamente existen tres tipos de frase y que su uso y combinación determinan e ilustran acerca del tipo de cerebro que posee el usuario y que utilidades les da. El segundo tipo de frase. No se trata. pero al unirlos se crea una sensación de verosimilitud en el lector que lo conduce a una búsqueda incesante de sentido. Es el tipo de frase predominante en buena parte de la obra de grandes maestros. Aquel tipo de frase que se una a otra estableciendo algún tipo de nexo por completo arbitrario que otorga vivacidad al conjunto. Por ejemplo: “Mientras José subía las escaleras. de carga significativa. “Menganita es verde”. Muchas grandes obras están compuestas en base a la utilización de estas frases sencillas y llegan a componer obras de gran hondura de pensamiento y de calado psicológico. sin embargo de obras que destaquen en efectos de riqueza verbal. Probablemente las digresiones y las descripciones que especifican situaciones se vuelven menos necesarias. El tipo de frase parece impedir el desarrollo de otras. Este tipo de frase da lugar a un tipo de obras más abarcadoras. Método por el cual se mantiene la atención. al menos hasta que el misterio se aclare. es la frase coordinada. El suspense está asegurado. Como puede verse claramente ambos enunciados se pueden separar y ambos tienen sentido por separado. Giuseppe Tomasi di Lampedusa la utiliza con profusión en “El Gatopardo” y lo mismo hace Gabriel García Márquez en su obra madura. 2 . Los críticos literarios suelen llamar a este lenguaje “minimalista” o “despojado”. La sensación verosímil de sentido. de que todo está inmerso en un contexto que le hace cobrar trasfondo filosófico y hondura psicológica está asegurada. María se acercaba a la delegación más cercana de policía”. A nivel de ensayo científico o filosófico.

También es interesante para hacer comentarios breves e incisivos. Tanto en narrativa como en ensayo. metida entre comas o entre paréntesis o de alguna otra forma. con todo lo dicho está claro que nada más comenzar a escribir una persona en posesión de esta información que aquí aporto sabe con bastante certeza a dónde puede llegar y qué puede hacer en el camino. hacen de esta frase un elemento central. especificando la información. si el escritor (o la escritora) no es hábil en su uso. es una frase que continuamente informa.Con este tipo de frase se puede articular el desarrollo de una variopinta gama de ideas dentro de una composición literaria. En este tipo de frase. Esta primera frase. y se había doctorado en “poesía barroca alemana”). Al término de un párrafo de frases mayoritariamente coordinadas. de la frase narrativa. agrega información o especifica información acerca de algún elemento. Y esto sólo con levantar la primera frase. En español Abilio Estevez ha hecho desarrollos interesantes en “Tuyo es el reino”. Algunas obras del genial Gunter Grass parecen construidas enteramente sobre el uso de este tipo de frase. espía. esa primera escena le va a dar las claves de la facilidad y de la dificultad que se está fabricando para sí mismo en la composición de su obra y de qué modo levantar el ritmo cuando este anda caído o aligerarlo o ralentizarlo según las circunstancias que se vayan dando. En este tipo de frase. Tercer tipo de frase: subordinada. típica de un ensayo capital de la cultura de Occidente como “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” del mismo Max Weber ya anteriormente citado. produce una desaceleración del ritmo y un final más quedo y sugestivo. En las prosas narrativas más sofisticadas del planeta. ese primer párrafo. Provee al conjunto de la composición de un ritmo lento y permite el desarrollo en horizontal de descripciones y matices. Es una frase o tipo de frase que. era analista de datos de los servicios de inteligencia ingleses. Flaubert solía usarlas a final de frase luego de un punto y coma. Feyerabend. Ejemplo: “Juan subió las escaleras y Maria lo siguió”. Semeja a una telaraña que se va agrandando desde un núcleo. el ritmo a veces se detiene de tal modo que el lector debe leer y releer. o la escritora. Frase yuxtapuesta. nuevo o ya trabajado. Cuando el escritor desarrolla esta habilidad. 3 . un auténtico artista en vincular de manera coordinada mundos y elementos dispares. Con lo cual cerraba una dimensión y dejaba abierto el misterio al desarrollo de un nuevo aspecto de la trama. algunos pasajes de Proust. Bien. En ensayo podemos ilustrar este tipo de fraseo con una obra maestra de la epistemología: “Contra el método” de Paul K. el pensamiento filosófico y el desarrollo ensayístico. Es aquella que vinculada a otra pierde su sentido si se las separa. como ciertos textos de John Le Carré (un autor que antes que escritor de novelas de suspense. Este tipo de frase. amplia información o especifica información precedente. En un ensayo filosófico presta exactitud. típico de Marcel Proust. se hace patente la necesidad del autor de mostrar todo aquello que está viendo o puede apreciar en la realidad que crea escribiendo. “Guerra y paz” es un desarrollo superior de esta articulación de frases e ideas. Y es un tipo de frase propia de la digresión.

el conductor no pudo evitar que el autobús se pusiera de lado. aunque a veces no tarda tanto”. de los momentos inmediatos posteriores: se siente. en este caso. del orden de las ideas y detalles ambientales para vincularlos de las mejor manera posible y que produzcan el resultado verosímil más rico posible. necesariamente vincula detalles con imágenes. no alcanza con saber sobre qué se quiere escribir. kinestésica. En este pequeño pasaje se narra el elemento “milagro” Entiéndase de todos modos que cuando una narrativa es rica y profunda. en términos generales. Sí. 4 . Hay que reunir una serie de informaciones del orden de la acción. por lo menos. lo que después. apreciaciones. en aquel lunes por la mañana. Este pasaje es solo un elemento dentro del contexto general de la narración de un atentado a comienzo de la novela. Vincula. en este caso. John Le Carré: “La chica del tambor” Este pasaje. la loca necesidad de agasajar a los supervivientes. se había ido llevándose a la mayoría de los niños de la comunidad que todos los días de colegio esperaban el vehículo en una plazoleta que se hallaba a menos de cincuenta metros del lugar del estallido. un desafío difícil de superar: narrar la lucha de los palestinos y los israelíes con una cierta dosis de humor irónico. es un ejemplo de los grados de profundidad que se pueden alcanzar en la prosa cuando está bien elaborada y compuesta.También sabe con toda esta información en la mano que el grado de información que reúna en sus primeras líneas dará buena medida de a dónde puede llegar y muy importante cuántas páginas puede escribir. Ahora pondré un ejemplo mediante el cual podamos ver todo esto en la práctica de la composición literaria. De lo cual se deduce que antes de ponerse a escribir. lo que ocurre varias horas después. el verdadero dolor surge cuando se desvanece el susto inicial. ideas. sonidos. o. cuáles serán las anécdotas que se van a relatar y cuál es trasfondo y la profundidad filosóficos que se le quiere dar. En esos casos. y también visual. “Siempre que estalla una bomba se produce algún que otro milagro. Vincula el carácter de designio de ciertos hechos con el carácter cotidiano de tareas como levantarse temprano. Por providencial designio. se consideró. es decir: cuando está bien planificada. un hecho digno de celebración. auditiva. pero. no resistirse a ser educado. en vez de perder el tiempo llorando a los muertos. ninguno había dormido más de la cuenta. ninguno de los niños había olvidado en casa los deberes escolares. una niña francesa perdió un ojo. Los vidrios de la parte trasera del autobús se rompieron. la sensación colectiva de milagro del haberse salvado por los pelos a un hecho concreto. los niños se salieron de rositas. por lo que el autobús partió con toda puntualidad. el autor del milagro fue el autobús de la escuela norteamericana que. después de recoger a los escolares. ya que ello es también una característica propia de esas explosiones. comunitariamente. sensaciones. etc. extraordinario y sofisticado como la totalidad del libro. y ninguno había mostrado resistencia a ser educado.

Este libro tiene un subtítulo que no siempre lo colocan en las ediciones en español. La sombra trepó por las colinas hacia la cumbre. como lo son en el caso de Le Carré. Si lo pusiéramos frase a frase diría más o menos así: “El atardecer movió la brisa. es la editorial y hay ediciones de este clásico casi cada año. Y de pronto. y es “La fuerza bruta”. La frase central es “El atardecer puso en movimiento la brisa”. La narración avanza adornada de un montón de detalles circunstanciales o de profundidad. Y en el siguiente ejemplo veremos cómo se puede usar ese tipo de frase y cómo éstas no tienen porqué ser largas. y luego dos hombres emergieron del sendero y entraron en el espacio abierto situado junto a la laguna”. 5 . Una zancuda garza se remontó trabajosamente en el aire y aleteó aguas abajo. Se puede pensar que la combinación abundante de los diferentes tipos de frases en la escritura creativa da lugar a un tipo de escrito espeso y farragoso. Esto de desmontar el análisis en frases quiere decir que en una frase se insertan muchas frases de modo implícito que están presentes y enriquecen además de vivificar a la narración. “De un día calido”. Para ver cómo funciona esto analizaremos la primera frase. desde la carretera estatal llegó el sonido de pasos sobre frágiles hojas de sicomoro. los conejos estaban sentados. El resto del libro es trabajo para los alumnos en su casa. “El atardecer de un día cálido puso en movimiento una leve brisa entre las hojas. Los conejos corrieron a ocultarse sin ruido. quietos como grises piedras esculpidas. que trabajaremos en clase se llama “De ratones y hombres” (Pocket Edhasa. Nada más contrario a la verdad. Sobre la orilla de arena. cuando te haces consciente de algo que utilizas de modo inconsciente. El libro. Primera frase yuxtapuesta funcionando como complemento. Es John Steinbeck. Era un atardecer de un día cálido. Era una brisa que se movía entre las hojas”. Por un momento el lugar permaneció inanimado. Es muy importante hacerlo. Y obsérvese cómo todo está inserto mediante la combinación adecuada de frases coordinadas. Y la brisa que se inició era leve. haces tuyo el recurso. Veamos: “El atardecer de un día calido puso en movimiento una leve brisa entre las hojas”. Observemos ahora algunos párrafos de un autor que trabajaremos en clase y que posee realmente un dominio casi perfecto del uso de la frase. Segunda frase yuxtapuesta y subordinada a la vez: “Leve”. Tercera frase subordinada: “entre las hojas”. subordinadas y yuxtapuestas.Vincula lo sucedido con la necesidad de agasajar antes que lamentar las pérdidas de vidas. Creo que este modo de desmontarlo explicita de un modo claro la importancia de las frases a la hora de volcar información en la mente del lector de un modo sutil y disimulado.

estamos en los 40. A ese cargo se llega más cerca de los 40 años de edad que de los 35 y sólo se llega antes si se participa en una campaña militar con éxito. Simplemente convirtiendo todo en una frase con la utilización de dos conectores “pero” e “y”.También me interesa que se vea todas las frases que hay implícitas en una frase compleja porque para construir estas bellas frases partiremos de la enumeración y ordenación de los datos a narrar previamente. ¿Cómo es que no es bella pero los hombres se enamoran? ¿Cómo hace que lo hombres no se percaten de eso hasta que no han caído enamorados? Algo tiene esa chica. esta frase inicial plantea la posibilidad de cubrir las dudas acerca de al menos cuarenta de esos cien años. Si se suman unos cuatro o cinco años de edad. “Scarlett O’Hara no es bella. frente al pelotón de fusilamiento. La manera en que la autora lo plantea hace que nada más empezar ya estemos inmersos en una situación que nos genera una gran cantidad de curiosidad. Los gemelos Tart experimentaron esto”. Sin embargo. Lo fusilan. ¿Quienes son estos gemelos a los que las pasó esto? Además del morbo de que son gemelos. Se trata de una obra maestra “La invención de Morel” de Adolfo 6 . Téngase en cuenta que continuamente en las obras narrativas se van produciendo nuevos misterios. Cuando lo fusilan tiene el cargo de coronel. unas cincuenta páginas. Veamos ahora cómo una frase adecuada proporciona hasta la cantidad de folios que se pueden escribir y la extensión de la obra. Los hombres no se dan cuenta de eso hasta que se enamoran. “Muchos años luego. Lo que constituye el motor de toda narración. la autora se garantiza a sí misma y al lector. lo cual ya prepara para un libro extenso. el coronel Aureliano Buendía recordaría la tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. como mínimo. Las que se tarde en desentrañar esos simples misterios iniciales. y esto es lo que le pasaba a los gemelos Tart”. Vamos ahora a otro ejemplo más claro. El comienzo de “Cien años de soledad”. como mínimo. Si se fijan bien la información se podría haber dado de un modo más bien soso. Aparte de que en el título dice “cien años”. pero los hombres no se daban cuenta de ello hasta que no estaban enamorados. Lo que unos inmediatamente se pregunta es ¿qué habrá pasado entre ellos al sucederles este enamoramiento? Con este planteamiento. y que por lo tanto para hacer avanzar a la historia haya que tener una anécdota interesante o que al menos se renueve su interés con periodicidad. Dice así: “Scarlett O’Hara no era bella. para asombrarse con hielo. Veamos ahora un tipo de frase que no ofrece una clara multidimensionalidad de los hechos y de la narración. la manera en que la autora lo plantea hace que nuestro interés se multiplique. Un comienzo de novela que me gusta mucho es el de “Lo que el viento se llevó”.

El verano se adelantó. a pantanos que el mar suprime una vez por semana. “Huida”. Era imposible dormir. Dice así: “Hoy. ha ocurrido un milagro. 7 . el modo de generar interés es producido por la mención de elementos que no se aclaran y que el lector supone que más tarde se aclararan. Creo que esa gente no vino a buscarme. “tal vez no me hayan visto” y “sigo mi destino” son elementos que hacen que continuemos en busca de los datos que nos faltan. Huí por las barrancas. Bien. Como puede verse en este pasaje donde la frase predominante es la simple o nuclear. estoy desprovisto de todo. Identificaremos elementos en diferentes canales perceptivos. hasta muy tarde. Pero sigo mi destino. Tomaremos nota de ellos y buscaremos la manera en que esos elementos se pueden conectar entre sí a través de una idea y unas frases que les sean adecuadas. ahora haremos un ejercicio de búsqueda e identificación de elementos importantes que configuran la narración que nosotros queremos hacer. la enumeración de “pileta”. en esta isla. Estoy en los bajos del sur.Bioy Casares. No pude volver al museo. tal vez no me hayan visto. Haremos una visualización. Truffautt “El año pasado en Maryenbad”. indignado por los mosquitos. a buscar las cosas. confinado al lugar más escaso. “esa gente no vino a buscarme”. “se adelantó el verano”. Dos o tres minutos afuera bastaban para convertir en sudor el agua que debía protegerme de la espantosa calma. “fonógrafo” y “museo” genera dudas sobre el lugar y la naturaleza del lugar en el que se encuentra. Algunos son: “ocurrió un milagro”. A la madrugada me despertó un fonógrafo. entre plantas acuáticas. con el mar o sucios arroyos hasta la cintura. Puse la cama cerca de la pileta de natación y estuve bañándome. viendo que anticipé absurdamente mi huída. dio ocasión incluso a una película interesante de F. menos habitable de la isla.