You are on page 1of 12

INSTITUTO NACIONAL DE SISMOLOGIA, VULCANOLOGIA,

METEOROLOGIA E HIDROLOGIA

INSIVUMEH

Departamento de Investigación y Servicios Geológicos

Introducción:
Los volcanes son conductos por donde es expulsado el material fundido y caliente (magma) que existe a grandes
profundidades de la Tierra y que al ascender a la superficie, escurre sobre los flancos del volcán con el nombre de
“lava”.
A pesar que los volcanes pueden tener una gran variedad de formas, la forma más característica es cónica, y es pro-
ducto de la acumulación de materiales expulsados por diferentes erupciones que se depositan unos sobre otros, pu-
diendo alcanzar grandes alturas.
Sobre la superficie terrestre, existen más de 10,000 volcanes y varios millones se encuentran por debajo de la superfi-
cie del mar. Desde hace 10,000 años, más de 1,500 volcanes han entrado en erupción, cerca de 400 se manifestaron
en el transcurso del Siglo XX, y más de treinta hacen erupción cada año. Actualmente se estima que cerca de
260,000 personas han perecido por efecto de desastres volcánicos desde el año 1700 D.C.
A pesar de lo anterior, el vulcanismo también es beneficioso para la naturaleza y el hombre, ya que la ceniza caída,
contribuye al desarrollo de vegetación, y muchos recursos producto de la actividad volcánica, pueden ser aprovecha-
dos por el ser humano (energía geotérmica, materiales de construcción, etc.)
El presente folleto busca dar respuesta a las principales preguntas sobre el origen, actividad y peligro de los volcanes
y está especialmente dirigido a maestros y estudiantes de nivel escolar.

Estructura interna de la tierra


Los volcanes, al igual que los terremotos y la formación de montañas entre otras manifestaciones, tienen su origen en
los cambios que ocurren al interior de La Tierra debidos a la forma en la cual ésta libera calor. Para entender este
proceso debemos conocer un poco sobre la estructura interna de La Tierra.
Por sus propiedades físicas, el interior de la Tierra se divide en tres zonas: corteza, manto y núcleo, las cuáles son
medidas por medios indirectos, al estudiar la propagación de las ondas sísmicas producidas por los terremotos.
La corteza es la parte exterior del planeta, su espesor varía de 20 a 80 kilómetros en los continentes, y aproximada-
mente 6 kilómetros en los océanos.
El manto tiene un espesor de aproximadamente
2,900 Km. Su composición química es muy pare-
cida a la de la corteza, pero debido a la presión y
temperatura, el material es más denso y tiene un
comportamiento plástico.
El núcleo tiene un radio de 3,400 km
aproximadamente. Su composición
química es de níquel (Ni) y hierro (Fe),
la temperatura a esta profundidad se
estima entre 3,000 y 4,000º C.
Por su estado físico el núcleo se divi-
de en: núcleo externo, líquido, res-
ponsable del campo magnético te-
rrestre, y núcleo interno en estado
sólido.
Tipos de unión de placas tectónicas

El calor interno de La Tierra es el motor de los cambios que se generan en la corteza terrestre en la escala de tiempo
geológico.
La forma por la cual se transmite el calor dentro de las diferentes partes de La Tierra es por convección. Es decir,
existen flujos o corrientes de material caliente que al ser menos denso sube para luego descender al enfriarse. Esto
es similar a lo que ocurre en la atmósfera con el movimiento de masas de aire caliente y frío, o lo que observamos
cuando calentamos un líquido.
El modelo que explica el intercambio de calor entre el manto y la corteza se denomina Tectónica de Placas. Este
propone que los primeros 100 km de la superficie terrestre se comportan como un material rígido, quebradizo y poco
denso denominado litosfera, que incluye a la corteza y una pequeña parte del manto superior. La litosfera descansa
sobre una capa de material más denso y fluido denominado astenósfera.
La litosfera no es una capa continua, está fragmentada en varios bloques o placas que se mueven con velocidades
del orden de varios cm / año. El movimiento relativo entre placas produce roces, choques y deformaciones en sus
bordes o límites, y en estas zonas, es donde principalmente se producen los terremotos y también se forman los vol-
canes montañas.

Vulcanismo y ambientes tectónicos


A escala global, el fenómeno del vulcanismo se observa en tres tipos principales de ambientes tectónicos:

 En límites de placa tipo divergente o de formación de corteza, cuyo rasgo más característico son las dorsales
oceánicas o cordilleras submarinas. Ejemplo de éste es la Dorsal Media del Océano Atlántico, que es una cordille-
ra de origen volcánico que corre por el centro y a todo lo largo del Océano Atlántico. El vulcanismo asociado a es-
te tipo de ambiente se caracteriza por erupciones efusivas con grandes emanaciones de lava y gases en forma
poco violenta, a lo largo de grietas. Ejemplo de éste son los volcanes de Islandia.

 En límites de tipo convergente o zonas de subducción. En este tipo de límite dos placas de la litosfera chocan
y una de ellas se mete o subduce por debajo de la otra. Esto puede ocurrir entre dos placas de corteza oceánica
o una oceánica y la otra continental. En este último caso, la oceánica se subduce por debajo de la placa continen-
tal. Ejemplo de este proceso es el que originó al denominado Cinturón de Fuego del Pacífico, el cual se caracteri-
za por formación de grandes cordilleras, como la de los Andes; arcos o ejes volcánicos, como la Cadena Volcáni-
ca Centroamericana, y mucha actividad sísmica, como la que se registra en Centroamérica paralela a la costa del
Pacífico.
Placas tectónicas

 Puntos Calientes. Este tercer ambiente no tiene relación con la distribución de los límites entre placas. Su ori-
gen está asociado a regiones calientes muy localizadas dentro del manto y que permanecen quietas respecto al
movimiento de las placas, de ahí su nombre de puntos calientes. El magma al alcanzar la superficie forma los vol-
canes y el movimiento de la placa sobre el punto caliente hace que se formen cadenas de islas volcánicas, en una
forma similar a la que ocurre al pasar lentamente una hoja de papel sobre un fósforo encendido. El ejemplo más
claro son las islas de Hawai, las cuales se encuentran en medio de la placa del Pacífico.

Clasificación de los volcanes


Los volcanes se clasifican por el tipo de estructura o edificio volcánico y por el tipo de actividad o de erupción que
presentan. Ambos aspectos están relacionados al ambiente tectónico que les dio origen. Por otra parte, este tipo de
clasificaciones no es exacta y un mismo
volcán puede combinar diferentes estructu-
ras, así como presentar cambios en la moda-
lidad del tipo de erupción. Por su estructura,
los volcanes se clasifican en:

Estrato volcán. Tienen forma cónica con un


cráter central, el edificio volcánico está for-
mado por capas sucesivas de depósitos de
lava, escoria, arena y cenizas producto de
las diferentes erupciones. La mayoría de los
volcanes en Guatemala son de este tipo.

Calderas. Son el resultado de grandes


erupciones, las cuales hacen que colapse o
se derrumbe la parte central o todo el edificio
volcánico, dejando un gran cráter o caldera.
Ejemplos de este tipo de estructuras en Gua-
temala son las calderas de Atitlán y Ama-
titlán, entre otras.
Tipo escudo. Se caracterizan por ser grandes montañas, con pendiente suaves, formadas por la superposición de
ríos de la lava fluidos. Ejemplo de este tipo son los volcanes de Hawaii.

Domo de lava. Presentan estructuras más pequeñas, comparadas a las anteriores, con fuertes pendientes y produc-
to de la acumulación de lavas muy viscosas y flujos de bloques y ceniza incandescente. Ejemplo de éste es el domo
del Santiaguito localizado al Suroeste del Volcán Santa María.

Cono de cenizas o escoria. Son conos relativamente pequeños que como su nombre lo indica están formados por la
acumulación de ceniza y escoria. Ejemplo de éstos son todos los cerros alineados principalmente a la falla de Jalpa-
tagua y del graben de Ipala.

Clasificación de la actividad volcánica


La actividad volcánica se clasifica dependiendo del tipo de lava eruptada así como por la cantidad de gases emana-
dos durante las erupciones, y se nombran de acuerdo a los patrones observados en algunos volcanes más estudiados
y que presentan un comportamiento definido, siendo los principales tipos, los siguientes:

Erupción tipo hawaiano: Se caracteriza por una abundante salida de lava muy
fluida que forma grandes ríos y lagos. Los gases son liberados en forma tra n-
quila. Las erupciones violentas son raras y los gases pu eden impulsar fuentes
de lava que llegan a alcanzar los 500 m. de altura.

Erupción tipo estromboliano: Se caracteriza por una actividad regular o con s-


tante de explosiones que lanzan lava pastosa en estado incandescente. Ríos
de lava y emisión de gases y suelen edificar conos de escoria con bastante
rapidez. Un ejemplo de este tipo de actividad es la del Volcán Pacaya.

Erupción tipo vulcaniano: Son erupciones poco frecuentes y más violentas


debido principalmente a que el magma es más viscoso y por lo tanto la liber a-
ción de los gases más difícil. Tales erupciones van acompañadas por una gran
nube de gases cargados de ceniza, arena y fragmentos de rocas que alcanza
varios kilómetros de altura. Después de ocurrida la explosión, que limpia la
chimenea, aunque poco frecuente una corriente de lava puede tener lugar, ya
sea saliendo por el cráter principal, secundario o por una fisura lateral. Ejem-
plo: Volcán de Fuego
Erupción tipo peleano: Se caracterizan por ser muy explosivas, debido a la
presencia de magmas viscosos con alto contenido de gases. Pu eden producir
explosiones de rocas, gases y magma muy pulverizado dirigido lateralmente
formando nubes ardientes o flujos piroclásticos. Ejemplo, el Vo lcán Santiaguito

Otros tipos de erupciones, son las que se mencionan a continuación:

Tipo Características

Vulcaniano Erupciones poco frecuentes y más violentas debido pri ncipalmente a que el magma es más viscoso y por
lo tanto la liberación de los gases más difícil. Tales eru pciones van acompañadas por una gran nube de
gases cargados de ceniza, arena y fragmentos de rocas que alcanza varios kilómetros de altura. De spués
de ocurrida la explosión, que limpia la chimenea, aunque poco frecuente una corriente de lava puede tener
lugar, ya sea saliendo por el cráter principal, secundario o por una fisura lateral. Ejemplo: Volcán de Fue-
go

Pliniano Erupciones muy violentas que levantan columnas vertical es de gases, piroclastos y fragmentos de r oca a
varias decenas de kilómetros de altura. A menudo son aco mpañadas por el colapso de la parte superior
del edificio volcánico. Ejemplo de este tipo de erupción fue la del Vo lcán Santa María el 24 de octubre d e
1902

Islándico No existe un cono con cráter central, como en todos los anteriores. La característica principal es la em i-
sión de enormes volúmenes de lava a través de fisuras o grietas. Algunas forman coladas de poco esp e-
sor que cubren áreas enormes

Freática o Producto del contacto de aguas subterráneas con la roca y fumarolas todavía caliente dentro del vo lcán. A
diferencia de todas las anteriores no existe ascenso de magma. Por lo general presenta emanación de
geiseriana
vapor de agua y gases en las proximidades o laderas del volcán que puede durar por mucho tiempo y a
veces se intensifican en la época de lluvia. En algunos casos llegan a producir explosiones que forman
pequeños cráteres. Ejemplo de erupción freática fue la actividad de los Volcan es Tacaná, en 1986 y Aca-
tenango, en 1972

Productos de la actividad volcánica


Los principales productos en una erupción son: gases, lava y fragmentos sólidos calientes o en estado incandescente.

La composición de los diferentes tipos de lava, es muy similar y las principales diferencias serán algunas de sus pro-
piedades (como color y viscosidad), y el porcentaje de dióxido de silicio -SiO2- en su composición, ya que al incremen-
tar su concentración, aumenta la viscosidad de la lava. La temperatura medida en ríos de lava, pueden variar entre
900 y 1,200 ºC.

En Guatemala las lavas más fluidas son las del Pacaya, seguidas por las del Volcán de Fuego y finalmente las del
Volcán Santiaguito.

La fuerza que impulsa el magma hacia arriba, es la liberación o expansión de los gases disueltos en el magma, debido
a la disminución en la presión. Los principales gases liberados por actividad volcánica son: vapor de agua (90%),
dióxido de azufre -SO2-, monóxido de carbono -CO- y sulfuro de hidrógeno -HS-. Las concentraciones de los mismos
varían de un volcán a otro y en un mismo volcán, también varían durante las diferentes etapas o fases de una erup-
ción.
Piroclastos, es el nombre genérico dado a
todo el material sólido fragmentado de
diferente tamaño y forma, que es lanzado
durante una erupción. Por sus dimensio-
nes se dividen en:

 Bloques, son fragmentos de roca de


forma irregular que formaban parte del
cono volcánico. Sus dimensiones van
de 64 mm. en adelante.

 Bombas volcánicas, son masas de


lava de consistencia plástica que al ser
lanzadas al aire se solidifican tomando
formas redondeadas y aerodinámicas.
Sus dimensiones van de pocos a va-
rias decenas de centímetros.

 Escoria o tefra: son fragmentos de


lava porosa producida por la rápida li-
beración de los gases, con dimensio-
nes de unos cuantos centímetros.

 Lapilli: es lava fragmentada y lanzada


violentamente que se solidifica en el ai-
re, sus dimensiones van de 4 a 32 mm.

 Ceniza: término genérico del material


muy fino que se produce por la frag-
mentación del magma. Es transportada
por el viento a grandes distancias, sus
dimensiones son menores a los 2 mm.

El estudio de los volcanes y su vigilancia


El estudio de los volcanes es importante porque nos dan información sobre los procesos que ocurren en el interior de
La Tierra. Durante la evolución del planeta, el vulcanismo fue la fuente del agua y los gases que dieron origen a los
océanos y la atmósfera, ambos vitales para el surgimiento de la vida.

Los volcanes forman una barrera topográfica muy importante, modelan el clima, crean suelos fértiles y son fuentes de
recursos minerales y energéticos que en muchas ocasiones son aprovechados en diversas formas. Todo esto ha
contribuido a que existan importantes centros de población en sus alrededores.

La actividad volcánica, puede ser analizada desde dos puntos de vista: como un recurso natural aprovechable, debi-
do a que los materiales que produce esta actividad, pueden ser aprovechada en muchas formas, tal es el caso del
aprovechamiento de los vapores que se generan en los alrededores de los volcanes, y que son utilizados, entre otras
actividades, para la generación de energía eléctrica (energía geotérmica).

Por otra parte, los volcanes también pueden representar una amenaza o peligro para las poblaciones que se asientan
en sus alrededores, debido a los efectos que puede tener las erupciones.

La vigilancia o monitoreo consiste en medir en forma constante y sistemática los cambios que ocurren en un volcán,
tal es el caso de la actividad sísmica, la deformación del terreno debida a los ascensos de magma, los cambios de
temperatura y contenido químico en fumarolas, fuentes termales y en los gases liberados por los cráteres de los vol-
canes activos.
Con la ayuda de esta constante vigilancia, en muchas ocasiones se puede saber con varias semanas o días de antici-
pación, si un volcán está entrando a un nuevo ciclo eruptivo, lo cuál contribuye a que las autoridades y los habitantes
de las poblaciones aledañas a los volcanes, puedan tomar acciones a tiempo para evitar grandes desastres debido a
la actividad de los volcanes.

La evaluación del peligro o amenaza volcánica, se realiza al estudiar la historia eruptiva de cada volcán, con la finali-
dad de conocer comportamiento en el pasado, la frecuencia y tipo de erupciones, distribución, tamaño y propiedades
de los depósitos del material expulsado.

Los principales peligros producidos por la erupción de un volcán son: caída de piroclastos, flujos o ríos de lava, flujos
piroclásticos o nubes ardientes, colapso total o parcial del edificio volcánico, flujos de lodo y escombros (lahares) y
flujos piroclásticos.

La mayoría solo afectan las zonas vecinas al volcán, en un radio de pocos a algunas decenas de kilómetros. Pero
otros en combinación con las condiciones meteorológicas, especialmente el viento y lluvia, pueden ser transportados a
grandes distancias, como es el caso de la ceniza y los flujos de lodo y escombros a través de los ríos. Estos últimos,
incluso pueden ocurrir meses después de la erupción. Otro efecto secundario, son las lluvias ácidas producidas por la
interacción de la lluvia y fuerte emanación de gases.

En muchos volcanes, existen observatorios en donde permanece personal técnico que se encarga de darle segui-
miento a la actividad de los volcanes, principalmente a través de vigilancia visual de la actividad, con el objetivo de
aportar mas información que ayude en el pronóstico de los próximos incrementos de actividad eruptiva.

En muchos países del mundo, existen sistemas de alerta volcánica, los cuáles sirven para definir varios estados de
alerta, cada uno de los cuáles corresponde a un diferente nivel de amenaza a ser evaluada por los equipos que vigilan
la actividad volcánica. Un ejemplo de un sistema de alerta volcánica se presenta a continuación.

Interpretación
Estado de
Color Fenómenos observados (posible erupción violenta en este
alerta
período de tiempo)

Incremento en la actividad sísmica normal; algunas deformacio-


I Verde Meses a años
nes del terreno; incremento de temperatura de fumarolas

Significativo incremento en la actividad sísmica local, en la


II Amarillo Semanas a meses
deformación del terreno, etc.

Dramático incremento en los fenómenos ya descritos, se


III Naranja Días a semanas
sienten sismos locales, inicia la actividad eruptiva

IV Rojo Fuerte sismicidad, incremento de actividad eruptiva Horas a días

La responsabilidad para declarar los estados de alerta, recae en las instituciones gubernamentales encargadas de la
coordinación de las emergencias, y que deberían estar en continuo contacto con el equipo de científicos encargados
de la vigilancia volcánica.

En el caso de Guatemala, la responsabilidad de la vigilancia de los volcanes, está a cargo de la Unidad de Vulcano-
logía del INSIVUMEH, y se tiene una vigilancia permanente en cuatro volcanes, que se consideran los más activos en
el país, y que son: Tacaná, Santiaguito, Fuego y Pacaya.

Para cada uno de ellos, se realiza vigilancia sísmica permanente, a través de una red de estaciones sísmicas que se
ubican en los alrededores de los volcanes. Por otro lado, también se realizan mediciones periódicas de gases (SO 2),
que ayudan a evaluar los cambios en el comportamiento del magma dentro de los volcanes.

En tres de estos volcanes (Santiaguito, Fuego y Pacaya), se cuenta con observatorios en donde hay personal técnico
permanente que mantiene una vigilancia visual del volcán.
Los volcanes de Guatemala
Como se menciona anteriormente, la dirección del movimiento relativo y la composición de las placas tectónicas
(oceánicas o continentales), determinan las características del límite o contacto entre las mismas. Para el caso de
Guatemala y Centroamérica, el marco tectónico está definido por la interacción de tres placas: Norteamérica, Caribe y
Cocos. El tipo de contacto o límite entre ellas es de tipo convergente entre las placas de Cocos y Caribe, y tipo trans-
currente entre las placas de Norteamérica y Caribe.

Unión de placas tectónicas en Guat e-


mala (izquierda) y esquema de la zona
de subducción que existe frente a las
costas del Pacífico de Guatemala
(abajo)

Arco
Placa de Volcánico
Cocos

Placa del Caribe

Litósfera Litósfera

Astenósfera Astenósfera

En Guatemala existen aproximadamente 324 estructuras identificadas como de origen volcánico, de éstos solamente
8 tienen reportes de actividad en tiempos históricos, y 4 son los más activos actualmente. Por su estructura todos son
del tipo estratovolcán, con excepción del Santiaguito que es una secuencia de cuatro domos de lava dacítica.
A continuación, se presentan algunas características de los principales volcanes de Guatemala. Los más activos se
resaltan sobre fondo gris. Las fechas de actividad histórica, indica el año en la cual ocurrió. Cuando el intervalo de
tiempo entre erupciones es menor a 10 años se considera como un período de más actividad y se indica por los años
inicial y final separados por un guión.

LISTADO DE VOLCANES EN GUATEMALA

Latitud Longitud
Altura
Norte Oeste Altura Ubicación
No. Nombre Relativa Principal actividad histórica
msnm Geográfica
G M S G M S (mt)

1 Tacaná 15 07 54 92 06 30 4,092 2,300 San Marcos, Guatemala./México 1855, 1878, 1900-1903, 1949-1950, 1986-1987
2 Tajumulco 15 02 33 91 54 14 4,220 1,200 San Marcos
3 Chicabal 14 47 13 91 39 22 2,900 900 Quetzaltenango
4 Siete Orejas 14 49 00 91 37 00 3,370 1,100 Quetzaltenango
5 Santa María 14 45 23 91 33 06 3,772 1,500 Quetzaltenango 1902-1903
6 Santiaguito 14 44 33 91 34 13 2,500 370 Quetzaltenango 1922 hasta la actualidad
7 Cerro Quemado 14 47 45 91 31 07 3,197 800 Quetzaltenango 1765; 1818
8 Zunil 14 44 20 91 26 56 3,542 Quetzaltenango
9 Santo Tomás 14 42 37 91 28 43 3,505 Quetzaltenango
10 San Pedro 14 39 22 91 16 01 3020 1,500 Sololá
11 Tolimán 14 36 45 91 11 20 3,150 1,600 Sololá
12 Atitlán 14 34 57 91 11 11 3,537 2,000 Sololá 1469, 1505, 1579, 1663, 1826, 1856
13 Acatenango 14 30 02 90 52 32 3,976 2,500 Chimaltenango / Sacatepéquez 1924-1926, 1972
14 Fuego 14 28 54 90 52 54 3,763 2,400 Sacatepéquez / Escuintla 1524-1531, 1542-1551, 1581-1587, 1614-1629, 1686, 1699-1717,
1730 (?), 1737, 1799, 1826 (?),1829, 1855 (?),1860, 1880, 1896,
1932, 1944 (?), 1977, 1987, 1999, 2003
15 Agua 14 27 52 90 44 33 3,766 2,400 Sacatepéquez / Escuintla
16 Pacaya 14 22 50 90 36 00 2,552 1,000 Escuintla / Guatemala 1565, 1623, 1651 (?), 1699, 1775, 1805, 1846, 1885, 1961-2003
17 La Gabia 14 11 55 90 30 00 1,860 850 Santa Rosa
18 Tecuamburro 14 09 45 90 25 15 1,840 700 Santa Rosa
19 Jumaytepeque 14 20 20 90 16 15 1,815 800 Santa Rosa
20 Moyuta 14 01 40 90 05 40 1,662 500 Jutiapa
21 Amayo ó Las Flores 14 18 20 89 59 32 1,544 600 Jutiapa
22 Jumay 14 39 25 89 59 35 2,176 600 Jalapa
23 Tahual 14 26 5 89 54 15 1,716 500 Jalapa - Jutiapa
24 Culma 14 17 50 89 52 40 1,027 130 Jutiapa
25 Suchitán 14 23 50 89 46 45 2,042 1,200 Jutiapa
26 Las Víboras 14 14 45 89 43 35 1,100 500 Jutiapa
27 Chingo 14 07 00 89 43 35 1,775 900 Jutiapa, Guate./El Salvador
28 Ixtepeque 14 25 25 89 41 00 1,292 500 Jutiapa
29 Ipala 14 33 25 89 38 25 1,650 800 Chiquimula / Jutiapa

Ubicación de los
principales
volcanes de
Guatemala
Principales erupciones volcánicas en Guatemala durante
el Siglo XX
 TACANA. Con erupciones freáticas que lanzaron ceniza y una gran emisión de gases en 1900-1903, 1949-1950
y en mayo de 1986, esta última produjo un pequeño cráter a 3,600 msnm en el flanco Noroeste del volcán, en te-
rritorio mexicano.
 SANTA MARIA. Erupción tipo pliniana en octubre de 1902, la columna de ceniza alcanzó una altura de 27 a 29
kilómetros; produjo un cráter de 1,000 metros de largo por 700 metros de ancho en la ladera Suroeste del Volcán.
3
Se estima que el volumen de material expulsado, piroclastos, fue del orden de 10 Km y cubrió un área de
2
150 Km con más de un metro de ceniza. Murieron aproximadamente 6,000 personas y el sonido de la explosión
se escuchó hasta Costa Rica. Está catalogada como una de las más violentas del siglo XX a nivel mundial.
 SANTIAGUITO. Complejo de cuatro domos de lava: Caliente, La Mitad, El Monje y El Brujo, que actualmente
llamamos Santiaguito. Empezó a formarse en 1922 dentro del cráter dejado por la erupción de 1902 del Volcán
Santa María. Desde entonces ha seguido creciendo, en volumen principalmente, producto de ríos de lava, nubes
ardientes y columnas de ceniza que han alcanzado varios miles de metros de altura. La erupción Ctipo peleanaC
más grande ocurrió en 1929, la cual mató a aproximadamente 2,500 personas. Mucho del material expulsado es
arrastrado por las lluvias produciendo lahares que siguen el cauce de los ríos que nacen en sus faldas. Este tipo
de peligro obligó al traslado de la población de El Palmar.
 FUEGO. Es unos de los volcanes más activos de Guatemala, con más de 60 erupciones desde 1524. Las erup-
ciones tipo vulcaniano más violentas de este siglo ocurrieron en 1932, 1971, 1974 y el 21 de mayo de 1999.
Elevaron columnas de ceniza de 5 a 10 kilómetros de altura, dejando depósitos de 40 cm de espesor en las
proximidades y de 2 cm a varios cientos de kilómetros de distancia. Entre el 6 y el 9 de enero y el 21 de abril del
año 2003, se produjeron la más reciente activación del volcán, a través de erupciones tipo estrombolianas
 ACATENANANGO. Con pequeñas erupciones freáticas que lanzaron cenizas y gases en los años 1924 a 1927 y
en 1972.
 PACAYA. También con muchos registros de erupción desde 1565. El último ciclo de actividad dió inicio en 1961
después de aproximadamente 76 años de reposo. Las principales erupciones Ctipo estrombolianasC que levanta-
ron columnas de ceniza de 1 a 8 kilómetros de altura sobre el cráter ocurrieron en 1987, el 20 de mayo y el 18 de
septiembre de 1998 y las del 16 de enero y 29 de febrero del 2000. La de mayo de 1998 lanzó gran cantidad de
arena y ceniza sobre la Ciudad Capital obligando al cierre del aeropuerto internacional por tres días.

Datos interesantes de los volcanes de Guatemala


 El de mayor volumen: el de Agua, entre los departamentos de Sacatepéquez y Escuintla, con un diámetro en su
base de aproximadamente 15 kilómetros, 3766 metros sobre el nivel del mar y con un volumen aproximado de 40
kilómetros cúbicos de roca densa.
 El más alto: El Tajumulco en el departamento de San Marcos, con 4,220 msnm
 El más frecuentemente activo: El Santiaguito en el departamento de Quetzaltenango, que se ha mantenido
activo desde que empezó a formarse en el año 1922, dentro del cráter dejado por la explosión del Volcán Santa
María en el año 1902.
 El más violento: El Santiaguito, debido a sus constantes erupciones peleanas
 El que ha lanzado la columna de erupción más grande: El de Fuego, entre los departamentos de Sacatepé-
quez y Escuintla, que durante la erupción de 1932, lanzó una columna de casi 29,000 metros de altura
 El que ha generado el flujo piroclástico más destructor: El Santiaguito, que en el año 1929, produjo un flujo
piroclástico que mató casi 2,500 personas.
 El que ha generado el flujo de lodo y escombros más destructor: El Santiaguito, en el cuál entre los años
1983 y 1984, y dentro del cauce del Río Nimá II, corrieron gran cantidad de lodo y escombros que destruyó la po-
blación de El Palmar, generando pérdidas de casi 4 millones de dólares norteamericanos.
Grandes erupciones a nivel mundial
Las erupciones históricas más famosas son sin duda las que han ocasionado mayores catástrofes. La siguiente es
una relación no exhaustiva de estas erupciones:

 Santorín (Grecia, Siglo XV A.C.) Destruyó la cultura minoica (?)


 Vesubio (Italia, Año 79). Sepultó Pompeya y Herculano.
 Etna (Italia, 122). Alcanzó la ciudad de Catania, capital de Sicilia.
 Heckla (Islandia, 1783). Los gases y los piroclastos destruyeron el país, a cuyo empobrecimiento se achacan
unas 10,000 víctimas (el 20% de la población).
 Tambora (Indonesia, 1812). Las explosiones causaron 12,000 víctimas directas.
 Mayon (Filipinas, 1814). Los lahares provocaron 1,200 víctimas.
 Krakatoa (Indonesia, 1833). Originó un maremoto que causó 35,000 víctimas.
 Santa Maria (Guatemala, 1902). Las oleadas piroclásticas causaron 6,000 víctimas.
 Mont Pelé (Martinica, 1902). Arrasó la ciudad de Saint Pierre. 28,000 víctimas.
 Soufriere (Saint Vicent, 1902). Las nubes ardientes causaron 1,500 víctimas.
 Taal (Filipinas, 1911) Las explosiones causaron 1,400 víctimas.
 Kelut (Indonesia, 1911). Desbordó el lago del cráter. 1,000 víctimas directas.
 Santiaguito (Guatemala, 1929). Flujos piroclásticos en la ladera sur del volcán deja 2,500 víctimas
 Merapi (Indonesia, 1931). Los lahares provocaron más de 1,000 víctimas.
 Mont Lamington (Nueva Guinea, 1951). Una oleada piroclástica causó instantáneamente más de 3,000 víctimas.
 Agung (Indonesia, 1963). Mil víctimas que no quisieron abandonar la zona de peligro.
 Soufriere (Guadalupe, 1976). Una falsa alarma eruptiva precipitó la evacuación durante meses de 70,000 perso-
nas.
 Saint Helens (EE.UU, 1980). Provocó pérdidas valoradas en casi mil millones de dólares.
 Chichón (México, 1982). Desaparecieron miles de personas.
 Galunggung (Indonesia, 1981). Tuvieron que ser evacuadas 40,000 personas.
 Nevado del Ruiz (Colombia, 1985). Los lahares provocaron más de 20,000 víctimas.
 Lago Nyos (Camerún, 1986). Nubes de gas letal causaron más de 1,700 víctimas.
 Pinatubo (Filipinas, 1991). 300 personas muertas, la mayoría por colapso de techos
GLOSARIO TÉCNICO
Andesita: Roca volcánica de coloración grisácea a obscura con un 52 a 63% de sílice. Estas rocas pueden contener plagioclasas, piroxenos y
algo de hornblenda. Comúnmente son eruptadas por estrato volcanes en forma de espesos flujos de lava y pueden generar fuertes erupciones
explosivas que forman flujos piroclásticos y enormes columnas de gas y ceniza. La temperatura de la andesita eruptada, varía entre 900 y 1100º C.

Basalto: Roca volcánica de color negro con menos de 52% de sílice (SiO2). La lava basáltica es poco viscosa y puede fluir rápida y fácilmente
hasta distancias de más de 20 kilómetros desde la fuente. En este tipo de lava, los gases volcánicos se escapan sin generar columnas de erup-
ción, pero sus fuentes, pueden alcanzar cientos de metros de altura. Los minerales comunes en el basalto incluye olivino, piroxeno y plagioclasa.
El basalto es eruptado a temperaturas entre 1100 y 1250 º C.

Complejo volcánico: Serie de centros eruptivos que tienen alguna relación en su génesis.

Cráter: Apertura en la corteza terrestre desde la cuál la roca fundida y gases volcánicos se escapan a la superficie o a la atmósfera.

Escoria: Lava cristalina vesicular de composición basáltica a andesítica lanzada por un cráter durante una erupción explosiva. La naturaleza
vesicular de la escoria, se debe al escape de gases volcánicos durante la erupción. La escoria es típicamente de color gris oscuro a negro, debido
a su contenido de hierro.

Estrato volcán: Volcán construido de capas alternas de lava y de depósitos piroclásticos y que puede presentar abundantes diques. Las lavas
ácidas y fluidas, pueden fluir desde un conducto central desde los cuáles los piroclásticos son lanzados.

Flujo de lava: Masa de roca fundida que sale sobre la superficie terrestre durante una erupción efusiva. Debido a la variación en la viscosidad
de la lava, la descarga de lava durante las erupciones y las características de la erupción y topografía, los flujos de lava pueden tener una gran
variedad de formas y tamaños.

Flujo de lodo y escombros: Mezcla de escombros de roca y agua que fluye rápidamente y que se origina en las laderas de un volcán.
Estos flujos se forman en una variedad de maneras, principalmente por intensas lluvias sobre depósitos de rocas volcánicas poco consolidados,
rompimiento de un lago represado por depósitos volcánicos y como consecuencia de avalanchas de escombros. También recibe el nombre de
lahar.
Flujo piroclástico: Inmensa avalancha de ceniza, pómez, fragmentos de roca y gas calientes, de origen volcánicos que avanza ladera debajo
de un volcán, a velocidades tan grandes como 100 kms / hr o más. La temperatura dentro del flujo, puede alcanzar 500º C, suficiente para quemar
y carbonizar la madera.

Fumarola: Pequeña abertura por la que escapan los gases volcánicos dentro de la atmósfera. Estas aberturas pueden permanecer por grandes
períodos de tiempo, dependiendo del aporte de calor de la corteza terrestre.

Lahar: Palabra de origen indonesio para referirse a los flujos de lodo y escombros.

Magma: Roca fundida o parcialmente fundida que se encuentra por debajo de la superficie terrestre. Cuando el magma es eruptado sobre la
superficie terrestre, recibe el nombre de lava. El magma típicamente consiste de una porción líquida, una porción sólida, gases disueltos y fragmen-
tos de roca sólida de las paredes de los conductos por donde pasa el magma.

Pómez: roca volcánica liviana y porosa formada durante las erupciones explosivas. Su estructura consiste en una red de burbujas de gas conge-
ladas compuestas de frágiles fragmentos de minerales y vidrio volcánico (similar a una esponja). Todos los tipos de magma, pueden formar pómez.

Tefra: Termino general usado para los fragmentos de rocas volcánicas y lava con variedad de tamaño que son arrojados al aire por explosiones o
son acarreadas hacia arriba dentro de la atmósfera por gases en columnas de erupción ó fuentes de lava. La tefra incluye grandes bloques y
bombas densos, así como pequeños escombros de rocas livianas (escoria, pómez y ceniza).

Para más información:


Departamento de Investigación y Servicios Geológicos - INSIVUMEH
7ª. Avenida 14-57 zona 13, Ciudad de Guatemala Tel: 3314967, 3314986 ext. 210, 211

o consulte nuestra página Web: www.insivumeh.gob.gt


Correo Electrónico : insivumeh@insivumeh.gob.gt