You are on page 1of 12

Página 1 de 12

LA DOCTRINA DE DIOS PARTE V

LOS ATRIBUTOS DE DIOS Y LA TRINIDAD


1Jo 5:7 Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el
Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.

TRINIDAD Coexistencia del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo en la unidad


de la Divinidad (divina naturaleza o esencia). La doctrina de la Trinidad
expresa que dentro del ser y las actividades del único Dios hay tres personas
distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Aunque la palabra Trinidad no aparece
en la Biblia, la «fórmula trinitaria» se menciona en la Gran Comisión (Mt
28.19 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos
en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”) y en la bendición
de la segunda carta de Pablo a los corintios (2 Co 13.14 “La gracia del Señor
Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con
todos vosotros. Amén.”).1

Con respecto a los atributos de Dios y la trinidad, podemos ver por la


escritura que cada una de las tres personas de la trinidad tiene los atributos
de Dios, veamos cada uno de los atributos y examinemos la Palabra con
respecto al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo:

ATRIBUTO DE SANTIDAD: Con respecto al atributo divino de santidad,


sabemos que solamente Dios puede ser santo: es decir, completamente
separado del pecado y positivamente puro y perfecto.

Dios el Padre es Santo. La santidad del Padre, en la escritura, es por


demás evidente.
Mat 5:48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en
los cielos es perfecto.

Dios el Hijo es Santo. La santidad del Hijo, al igual que el Padre, la


hallamos en muchos versículos:
1Jn 3:5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay
pecado en él.
He 7:26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin
mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

Dios el Espíritu es Santo. La santidad de la tercera persona es todavía más


evidente justamente por su mismo nombre. Muchas veces en la Biblia es
llamado el Espíritu Santo:
Mt 1:18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su
madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del
Espíritu Santo
1
Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia, (Nashville, TN:
Editorial Caribe) 2000, c1998.
Página 2 de 12
Mat 3:11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el
que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso
que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
Mat 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

ATRIBUTO DE ETERNIDAD
Solamente Dios es eterno. Quiere decir que no tuvo principio, ni tendrá fin.

Dios el Padre es eterno. La eternidad del Padre es clara desde el primer


libro de la escritura:
Gen 21:33 Y plantó Abraham un árbol tamarisco en Beerseba, e invocó allí
el nombre de Jehová Dios eterno.

Dios el Espíritu es Eterno Con respecto a la eternidad de Dios, en los


siguientes versículos vemos que el Espíritu Santo también es eterno
Heb 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu
eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras
conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

Dios el Hijo es eterno La Biblia es clara al afirmar que nuestrop Señor


Jesucristo Es el Hijo de Dios Padre desde la eternidad.

Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias
de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son
desde el principio, desde los días de la eternidad.

Jn 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era
Dios.

Col 1:17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él


subsisten;

La eternidad del Hijo presenta una gran importancia porque es confirmatoria


de su divinidad, a este respecto uno de los cuatro grandes pasajes
cristológicos lo encontramos en el libro a los hebreos y amerita un examen
más cuidadoso.

Heb 1:1-2 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en


otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha
hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien
asimismo hizo el universo;

En todo el libro a los hebreos se describe el hecho de que la mayor de todas


las revelaciones nos es dada ahora en el Hijo de Dios, quien es mayor que
los ángeles y quien, habiendo terminado la redención, esta entronizado a la
diestra de Dios. En el Hijo es Dios mismo quien nos habla
Página 3 de 12
Por He 1:2, vemos que el Hijo disfruta de la relación filial desde toda la
eternidad, no empezó a ser el Hijo al momento de nacer en Belén, ya lo
vimos en el texto de Miqueas.
Miqueas 5:2 Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias
de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son
desde el principio, desde los días de la eternidad.

Vemos entonces que la relación que le une con el Padre siempre ha existido.
Fue por el Hijo que Dios creo el universo, y si el universo es obra del Hijo cae
por su peso que el Hijo haya comenzado a existir en algún tiempo
determinado, porque en las palabras de miqueas: “sus salidas son desde el
principio, desde los días de la eternidad”

Para mirar con más detalle la eternidad del Hijo miremos el capítulo 1 de
hebreos y especialmente el verso 5 que no es más que una cita del salmo 2
en su verso siete que dice:
Sal 2:7 Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te
engendré hoy.

Y hebreos 1:5 lo cita de la siguiente manera:


Heb 1:5 Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo
te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí
hijo?

La frase original es un tanto especial, porque en griego se habría esperado


un pretérito: “yo te engendré hoy”; pero de hecho encontramos un perfecto:
“yo te he engendrado hoy”. Sugieren, pues, que debemos ver aquí un
contraste deliberado entre el perfecto del verbo (engendrado) y el presente
del adverbio (hoy)2. “Yo te he engendrado” es un acto cumplido y perfecto,
mientras “hoy” nos remite al presente, a “ahora”. Según nuestra mentalidad
temporal, hay un aparente contrasentido aquí: Dios hace “hoy” lo que ha
hecho en el pasado. Pero debemos intentar entender la frase en su
dimensión eterna. La relación entre el Padre y el Hijo es una relación
completa y perfecta. Puesto que el Padre sólo es Padre por cuanto el Hijo es
Hijo, Padre e Hijo coexisten desde toda la eternidad. El Hijo “era en el
principio con Dios” (Jn 1:2).

Por otro lado la relación del Padre y del Hijo es una relación dinámica. El Hijo
siempre emana del Padre. Siempre le refleja. “yo te he engendrado”, indica
el carácter completo de la relación; “hoy” indica su dinámica perpetua. David
F. Burt. Comentario ampliado del Nuevo Testamento 129. CLIE. 1993.

Al decir te he engendrado (citando el Sal 2:7), el hebreo expresa, por medio


del perfecto, una acción completa: el Hijo está perfectamente engendrado
desde la eternidad. Al decir “hoy”, se expresa la continuidad eterna del acto
2
Adverbio: El adverbio es la parte de la oración que modifica el significado del verbo o de otras
palabras, Hay adverbios de tiempo (hoy, ahora, ayer), de lugar (aquí, allá, fuera), etc
Página 4 de 12
generativo en el eterno presente que es exclusivo de Dios, pues lo temporal
es esencialmente fluido con un presente ficticio que no se deja atrapar.
“Francisco Lacueva. Un Dios en tres personas, p 154”

¿ES JESUCRISTO EL ARCANGEL MIGUEL?


Algunas corrientes doctrinales se atreven a afirmar que Cristo es el arcángel
miguel. Ante esta afirmación hay que tener presente las siguientes
consideraciones:
1. La Biblia es la infalible e inspirada Palabra de Dios y para debatir
cualquier asunto, la Biblia debe ser el crisol donde se prueben todas
las doctrinas. Cualquier afirmación fuera de la Palabra, es
especulativa y por lo tanto no es autoritativa.
2. De acuerdo a la Palabra en 2 P 1:19 afirma: “Tenemos también la
palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos
como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día
esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”. Por
lo tanto cualquier afirmación supuestamente profética que contradiga
la Palabra, se die, no es de Dios.
3. Con respecto al asunto de si Jesús es el arcángel Miguel, algunos
grupos utilizan el texto de Judas 9, que dice:

Judas 9: “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo,


disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de
maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda”

Sabemos por la Palabra que Cristo tiene el poder para reprender al


adversario. En la tentaciones en el desierto leemos en dos de los evangelios
Lucas 4:8 Vete de mi Satanás! Y en Mateo 4:10 Vete Satanás! Y Satanás le
obedeció. Cristo es Dios y tiene el poder para reprender a quien el desee

Judas no identifica al arcángel Miguel con Cristo. Pero, ¿qué es un arcángel?

Según el Diccionario de Strong, 743: “archanggelos”

Arcángel significa ángel principal. Por lo tanto, Miguel es un ángel principal.


Jesús no es un ángel principal, o un ser creado. El es Señor de Señores y
Rey de Reyes.

Miguel le dijo al diablo: “El Señor te reprenda.” Si Miguel era Cristo, ¿por qué
no dijo Miguel: “Yo te reprendo”? Como arcángel (ángel principal), un ser
creado, Miguel no tiene autoridad para reprender al diablo, así que invoca el
nombre del Señor.

Otro texto que se adultera para argumentar que Cristo es el arcángel Miguel
es Dan. 10:13 donde leemos:
Página 5 de 12
Dan. 10:13 “Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún
días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para
ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia.”

La Biblia identifica a Miguel como el que vino en ayuda de Gabriel. Miguel “es
uno” de los principales príncipes, lo cual lo coloca en un grupo con los otros
príncipes principales. No se nos dice de qué tamaño era ese grupo. Miguel
es uno en un grupo de iguales. Miguel no podría haber sido Cristo, porque a
Cristo no se lo describe como uno entre iguales. A Cristo se lo describe en
Juan 3:16 como “Hijo unigénito.” La palabra griega equivalente a “unigénito”
es “monogenes,” único en su clase. Resumiendo podemos afirmar:

1. ¡La Biblia no llama a Cristo el arcángel Miguel!


2. Llamar Cristo el arcángel Miguel, un ángel creado, es levantar falso
testimonio contra la divinidad de Cristo como Dios.
3. Al llamar a Cristo Miguel, se le esta añadiendo a la Biblia. Añadirle a
las escrituras es tan ofensivo a Dios como quitar de ella. A este
respecto podemos leer las siguientes citas:

Pro 30:6 No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, Y seas


hallado mentiroso.
Ap 22:18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de
este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas
que están escritas en este libro.
Ap 22:19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios
quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que
están escritas en este libro.

Con respecto a Jesucristo y los ángeles es importante aclarar, con la


Palabra, cuáles son las diferencias que existen, para ello nada mejor que leer
y entender los versículos 4 y 5 del primer capítulo del libro a los hebreos:
Heb 1:4 hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más
excelente nombre que ellos.
Heb 1:5 Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo
te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?

“hecho tanto superior a los ángeles” es una referencia sorprendente a la


superioridad de Jesucristo sobre los ángeles. Sorprendente, porque en
principio ningún Cristiano lo dudaría, lo cual hace pensar que el autor está
contestando a un error que circulaba entre sus lectores. La claridad la
encontramos en el hecho de que para los judíos el mayor de los profetas era
Moisés. Según la tradición de los Judíos, la Ley de Dios que Moisés recibió
le fue dada por mediación de los ángeles, esto lo vemos en Dt 33:2
Dt 33:2 Dijo: Jehová vino de Sinaí, Y de Seir les esclareció; Resplandeció
desde el monte de Parán, Y vino de entre diez millares de santos, Con la
ley de fuego a su mano derecha.
Página 6 de 12
La expresión “Y vino de entre diez millares de santos” se refiere a los
ángeles, es a esto a lo que se refiere el autor de hebreos cuando hebreos 2:2
se refiere a la Palabra dicha por medio de los ángeles.

Para el autor de los hebreos, el tema de los ángeles era de especial


importancia por el lugar que ocupaba en la mente de los judíos de su tiempo,
ellos sabían que la Ley fue dada por medio de los ángeles, y así entendían
que los ángeles ocupaban un rango muy importante en la jerarquía universal
y en la relación entre Dios y los hombres. Esto se ve mucho en el Antiguo
Testamente en muchos relatos sobre: Abraham, Lot, Agar, Jacob, entre otros.

Esta exaltación de los ángeles en la tradición Judía atentaba contra el


carácter único de nuestro Señor Jesucristo como mediador entre Dios y los
hombres y hacía que los creyentes Judíos no apreciaran debidamente la
autoridad suprema de la revelación de Dios en la persona de su Hijo.

Este error era bastante común en la época que se escribe el libro a los
hebreos, puesto que entonces se conocían el helenismo y el
protognosticismo, con sus filosofías de las siete esferas, cada una con sus
principados y potestades, estas doctrinas antiguas también enseñaban que
el hombre para acercarse a Dio, primero tenía que encontrarse con otras
autoridades espirituales. Esta era una enseñanza que perturbaba a los
colosenses y a los hebreos, por esto es que no es ninguna casualidad que
las epístolas a los colosenses y a los hebreos, ensalcen al Señor Jesucristo y
nos hablen extensamente de su dignidad divina. De tal manera que estos
intentos, hoy en día, de rebajar la divinidad de Jesús y reducirlo a una
condición angélica, no es nueva, es simplemente un resurgimiento de errores
y herejías antiguas que una y otra vez intentan resurgir para trastornar los
caminos del Señor. Recordemos aquí como le dijera el apóstol Pablo al falso
profeta judío llamado Barjesús cuando en Hch 13:10, le dice:
Hch 13:10 dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del
diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos
rectos del Señor?

ATRIBUTO DE OMNIPOTENCIA
Solamente Dios es omnipotente y puede tener todo poder.

Dios el padre es todopoderoso


Exo 6:2 Habló todavía Dios a Moisés, y le dijo: Yo soy JEHOVÁ.
Exo 6:3 Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente,
mas en mi nombre JEHOVÁ no me di a conocer a ellos.

Dios el Hijo es todopoderoso


Mat 28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es
dada en el cielo y en la tierra.
Ap 1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y
que era y que ha de venir, el Todopoderoso.
Página 7 de 12

Vemos claramente que la revelación de Dios el Padre como el Dios


todopoderoso, El Shadai, se completa en el nuevo testamento en la persona
de nuestro Señor Jesucristo como el todopoderoso.

Dios el Espíritu es todopoderoso. El poder del Altísimo es el poder del


Espíritu Santo.
Lc 1:35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo
Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Este pasaje trinitario enfatiza que el niño nacería por intervención divina. El
Espíritu Santo tiene preeminencia en la concepción y nacimiento milagroso
de Cristo.

ATRIBUTO DE OMNIPRESENCIA
La omnipresencia significa que Dios está presente en todas partes al mismo
tiempo.

Dios el Padre es omnipresente


Jer 23:24 ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo
vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?

Dios el Hijo es omnipresente


Joh 3:13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del
Hombre, que está en el cielo.
Mat 18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí
estoy yo en medio de ellos.
Col 1:27 a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de
este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de
gloria,

Aún cuando estaba en cuerpo en la tierra, estaba también en el cielo, esto es


omnipresencia, esto sólo es posible para Dios, lo que implica que Jesús es
omnipresente es Dios

Dios el Espíritu es omnipresente


Sal 139:7-13 ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu
presencia?

ATRIBUTO DE OMNISCIENCIA
La omnisciencia quiere decir que sabe todo, del pasado, del presente, y del
futuro.

Dios el Padre es omnisciente


Sal 139:1 Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi
sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos.
Página 8 de 12
Sal 139:11-16 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche
resplandecerá alrededor de mí. Aun las tinieblas no encubren de ti, Y la noche
resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz. Porque tú
formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré;
porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi
alma lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui
formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra. Mi embrión vieron tus ojos, Y
en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin
faltar una de ellas.

Dios el Hijo es omnisciente


Joh 2:24 Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos,
Joh 2:25 y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre,
pues él sabía lo que había en el hombre.
Col 2:2-3 para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta
alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el
misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos
los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.

Dios el Espíritu es omnisciente Vemos que el Espíritu conoce las cosas de


Dios y puede enseñar todas las cosas.
1Co 2:10-11 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el
Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los
hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en
él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
Jn 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en
mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os
he dicho.
Jn 16:12-13 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las
podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a
toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará
todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

Cada una de la personas de la trinidad ejecuta las obras de Dios

La Creación – Solamente Dios puede crear.

Dios el Padre es creador


Gen 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
Gen 2:4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron
creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos,

Dios el Hijo es creador


Joh 1:1-3 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo
era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron
hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
Página 9 de 12
Heb 1:1-2 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en
otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha
hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien
asimismo hizo el universo;
Col 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los
cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean
dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio
de él y para él.
El Hijo como heredero es también el agente intermediario (di’ hou=por medio
del cual)

Dios el Espíritu es creador


Gen 1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban
sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las
aguas.
Job 33:4 El espíritu de Dios me hizo, Y el soplo del Omnipotente me dio
vida.
Sal 104:30 Envías tu Espíritu, son creados, Y renuevas la faz de la tierra.

Con respecto a la Salvación


Sabemos que solamente Dios puede salvar.

Dios el Padre amó al mundo y envió el Salvador. Fue provisto por Él.
Joh 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo
unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida
eterna.

Dios el Hijo es el Salvador. Pagó el precio de la salvación con su sacrificio


en la cruz.
1Jo 4:14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al
Hijo, el Salvador del mundo.

Dios el Espíritu regenera a los que creen en Cristo.


Por su naturaleza, la regeneración es una obra de Dios
Jn 3:5-7 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no
naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que
es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.
No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento
sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni
a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Las tres personas de la trinidad están involucradas en la regeneración del


creyente.
1. El Padre esta involucrado con la regeneración del creyente en Stg 1:17-
18 “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces,
en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. El, de su voluntad, nos hizo
nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”
Página 10 de 12
2. Al Señor Jesucristo se lo revela frecuentemente en la regeneración de los
creyentes en Jn 5:21 “Porque como el Padre levanta a los muertos, y les
da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida”
3. Y de manera especial la Biblia presenta al Espíritu Santo como el
regenerador, como se declara en Jn 3:5 “Respondió Jesús: De cierto, de
cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede
entrar en el reino de Dios” y en Tito 3:5 “nos salvó, no por obras de
justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el
lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”

LA MANIFESTACION O REVELACION DE DIOS AL HOMBRE

Todos los textos que hemos examinado, no solamente nos demuestran que
Dios se ha revelado al hombre como su Dios trino, sino que más importante
aún que nuestro Dios se nos revela al hombre con un propósito concreto de
salvación

En el Antiguo Testamento, Dios se reveló a sus siervos y profetas como


Jehová. Siempre que Dios se apareció visualmente a los hombres en el AT, lo
hizo tomando forma de hombre (una epifanía), pero solo por momentos
cortos y a personas especificas. Dios se revela en el antiguo testamento
como:

1. El Creador de todo – Gn 1:1; 3-25


2. El Creador del hombre – Gn 1:27
3. El Salvador – Sal 23
4. El libertador – 2 Samuel 22:2; Sal 18:2; Sal 146:7
5. El redentor – Salmo 19:14; Jeremías 50:.34
6. El Pastor – Salmo 23

En el Nuevo Testamento, Dios se reveló a toda la humanidad como


Jesucristo. Fue a través de Jesús el hombre, el medio que escogió Dios
para darse a conocer a la humanidad, ya que a Dios, tal y como el es,
Espíritu, nadie le ha visto jamás.
Juan 1:18. “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno
del Padre, él le ha dado a conocer”

Esta revelación final de nuestro Dios trino, se demuestra en el nuevo


testamento en la persona de nuestro Señor Jesucristo, el cual le
encontramos referenciado como:

1. El Creador de todo: Juan 1:3 “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin
él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”
2. El Salvador Lc 2:11 “que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un
Salvador, que es CRISTO el Señor”
3. El libertador Heb 10:19 Así que, hermanos, teniendo libertad para
entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo.
Página 11 de 12
Gá 5:1 “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y
no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud”
4. El redentor Gá 3:13 “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho
por nosotros maldición”
5. El Pastor Jn 10:11 “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da
por las ovejas”

En la dispensación de la Gracia (La era de la Iglesia), y después de


finalizado el ministerio y la aparición de Jesucristo en la tierra, Dios se
manifiesta y relaciona con el hombre en la persona del Espíritu Santo:

1. El consolador Jn 14:26 “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien


el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os
recordará todo lo que yo os he dicho”
2. El sello Eph 1:13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de
verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él,
fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa
3. El guiador Ro 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de
Dios, éstos son hijos de Dios. Gal 5:18 Pero si sois guiados por el
Espíritu, no estáis bajo la ley

CONCLUSION: EL PROPÓSITO DE LA REVELACION DE DIOS ES


NUESTRA REGENERACION Y SALVACION

Cuando un creyente recibe a Cristo por la fe, es nacido de nuevo y en el acto


del nuevo nacimiento recibe una nueva naturaleza. Esto es a lo que la Biblia
hace referencia como el “nuevo hombre” como lo expresa Ef 4:24

Ef 4:24 “y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de
la verdad”

Esta exhortación a que nos vistamos del nuevo hombre, se refiere a que
deberíamos aprovecharnos de la provisión que Dios nos da a nuestra nueva
personalidad. A causa de la nueva naturaleza, un creyente en Cristo debe
experimentar un cambio drástico en su vida, un cambio grande en su actitud
hacia Dios y en sus relaciones con los demás, es decir, la nueva naturaleza
le proporciona al creyente poder y capacidad contra el pecado, es decir,
poder y capacidad para vencer los vicios y comportamientos dañinos que
antes le tenían cautivo. Esto es posible debido a que la nueva naturaleza del
creyente surgida como consecuencia de haber puesto su fe en la persona y
la obra de nuestro Señor Jesucristo, esta modelada en conformidad con la
naturaleza de Dios mismo y es importante que el creyente tenga plena
certidumbre de fe que esta nueva naturaleza es diferente a la naturaleza
humana pecadora. La nueva naturaleza tiene cualidades divinas,
representadas en la persona del Espíritu Santo que entra a habitar en
nosotros, el amor de Dios que es derramado en nuestros corazones por el
Espíritu Santo que nos es dado y la mente de Cristo y su Palabra, esta nueva
Página 12 de 12
naturaleza, por sus cualidades divinas produce en nosotros que tengamos un
anhelo por las cosas de Dios. Estos acontecimientos nos dan una nueva
dirección a nuestra vida y una nueva aspiración para alcanzar la voluntad de
Dios.

Si tu sientes que esta condición es lo que haz estado necesitando, te


invitamos a que invites a Jesucristo a tu vida, para que Él la transforme
dándote esta provisión maravillosa mediante la cual saldrás de cualquier
servidumbre de pecado que te haya estado sojuzgando. Te invitamos a que
repitas conmigo esta oración para invitar a Jesucristo como tu señor y
suficiente salvador.

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR

1. ¿Qué pasajes Bíblicos nos demuestran que las tres personas de la


divinidad poseen los mismos atributos de eternidad?
2. ¿Afirma la Biblia que Jesucristo es el arcángel Miguel y cuál es la
diferencia entre un arcángel y Cristo?
3. ¿Cómo se adquiere y en qué consiste la nueva naturaleza del
creyente?