You are on page 1of 12

_nnmuuuumunmununmmunuummmunununmmmumnmuuwuumunuumnnnmwwmunuunnnnun^

-

MfNISTERIO DE AGRICULTURA =_
SL'CCION DE PUBLICACIONES, PRl3NSA Y PROPAGANDA =_ uuu muunmmnnummm nnnnmm^mumnnunuummnnnmm^nummwnunmxunmmmnmmmunumnmmnnmm^ ^mmnmmnnnnsn

HOJAS DIVUL^ADORASAÑO XXXIV M A Y O, 1 9 4 2 2.° SERIE, N.• 20 =_
^iIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIfMt11^_41IIIIIiIIiIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIiIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIINI^'

EL.

PERAL
POl' tiLI:JANDRO V ÁZQURZ. _ InQeniero Agrbnomo. -

Botánicamente, es Ia especie aawvw^,^:a,vzis del género PYRUS de = la Iamilia de las Po^rrá.cc^as del orden Rósi^dns, segím Lázaro e=

^

Ibiza, o de la familia de las I^osá.c^eas, se^ún Caballero, earact^e- __ rizándose esta espeeie linneana por tener : cinco esti- _ ]a; libres ; las hojas lampiñas, cuando adultas, con el = \ pecíolo al>ro^imadamente ^ de ignal longitud qce el =

Ú;;lumuuulummuuuuminunnnnumuwluunmml minuunmlummmuuummmmuummm^°
Estas Ho.rns se remiten gratis a quien l^s pida a la Sección de PúLlicaciones, Prenea y P^opaganda, del Ministerio de Agricul[ura.

^^

=

^ Las ye^nz.a.e^r son penetrantes. la corteza. término medio. primero. formando un ángulo agudo. se compone de un a^mazón leñoso.s son de forma cónico-alargada. al cíesarrollarse. va cambiando hacia el gris violáceo hasta 1legar al parduzco. el color del tallo es diverso. pero longevo. es decir. La madera que produce es fi^a. que. y]a inflorescencia en umbelas de 6 a ia flores blancas. acuminada. como todos los árboles. dura y pesada. Para el adecuado cultivo. en la estación invernal. con la edad. EZ tallo es de color agrisado. alrededor de los 45°. por lo que vamos a indicarlos a continua. abonado. llega a al^canzar alturas de 8 y ro metros. dos están en la misma gen•eratriz. Es un árbol que. con el tiempo. frágiles y poco pelosas. en los que a su vez se insertan los secu^rud^rios.ción. se hiende y se hace rugosa. el manzano. que. . El peral. o a lo más ligeramente pruinosas. constituído por el tronco del cual parten las rumas o bv-azas frrincip^aGes. con la corteza agrietada. distantes de las ramas. ramis. llamadas fructíferas. con la copa. lisa . es indispensable conocer con algún detalle los disDá^ do tintos órganos vegetativos. las plantas. en buenas tierras y clima apropiado. las ramas son espinosas. sólo madera.. con la principal o central muy desarrollada.-alimbo. caracteres diferenciales con la especie próxima. Las yemas son cíe cíos clases : unas que producen. como ésta. a lo que es debido la forma más o menos oval que la copa adquiere . viviendo. según variedades. cuando jóvenes. con escamas. unos sesenta y cinco años. poda. luego inermes. así como las exigencias de la planta. las ru^ih^os se van insertando unas sobre las otras. Las raíc. ete. En este árbol. desprendiéndose fácilmente en placas. que tan patente se hace al quedar sin hojas. siendo estimada en carpintería por ser fácilmente pulimentable. y siendo las variedades de frutos pequeños las que más viven. por lo que se utiliza en muchas para ^caracterizarlas. Es de vegetación más bien lenta. y otras que darán flor•'es y frutos. cada cinco. de hoja caduca. llevando cada una otra latente en la base y dispuestas sobre las ramas dt tal modo que. y así sucesivamente hasta constituir ese esqueleto. sin pelos. va transformándose en oval. redondeada. al principio verde.

se manifiestan en ]as axilas dc las hojas. tnembrillero y accrolo. y con veinte o más estauibres con receptáculo grueso. y. y ert ^el tercero.: en el pri^ucro. pro^ducic. dos artos. característica qtte incluye a este árbol como prototipó del gruho ^de frutales ^ ]lam^dos de pepita.ía por el cáliz. glabras o tnuy rara vez con algo de tomento o pelusa . están en nmbelas. con cinco pétalos y cinco sépalos. éste soportado por tma especie de cojinete y con dos estipulas bien desarrolladas en la b^se. principalm^ente. que s<^n. con dos óvulos en cada tm^ de los cinco carpelos. alternas. con mesocarpio grucso y suculento. además dcl peral. es decir. donde están las sc^^ sillas o pc^itas. de olor tnás bien desagradable . enteras o fina^nentc dentadas. las cinco cavidadcs. recubiertas por un endocarpio pergaminoso. es cuando dan-]a f'or. en el segunclo. presentando el inrt^^ en eti opuesto una dcpresión ]lamada ojo. coriáceas. hermafroditas. acuminacias. general y dominatrtemente blancas. cl manzano. y en él van encerradas. s^e rodea la base de una roseta de hojas pequefias. que se presentan en nuestros campos desde abril. alguna vez rosadas. largamente pecioladas. Algunas variedades. con 6 a i2. apro^imadanrente iguales el limbo y el peciolo. l.-3- Las yemas de maclera. Las yema^ fructíferas tardan normalmente tres años en constituirse. Los frtcios son ^7OiFit^OS. clasificada^^ por 'ello como tuuy precc^ces. ^en nuestros chmas. que ^on <le color negro mate. brillantes por el haz . no necesitan más quc dos vegetaciones. hara toda esta evolución. estilos libres. activas y latentes. Las J:ojas son cadtua^. precediendo a la caída de la hoja. por su vegetación. segím las variedades. como hemos dicho. Suelen desarrollarse hacia mecíiados de noviembre. son regulares en su constitución. ovales. de distintas formas y tonos dc color. que es la parte comestible cle la pera. cotuo se sabc. por su posición. htstrosas. que van en ovario ínfero. parte de tm extrenio. pueden ser terminales o de prolongación y laterales. Las florres. `^ 1 .as peras vau sujetas por un peclúnculo o ra- ^^ BO^Sa hillo que. pentámeras.

trausforrnándose. Compréndese. presenta arrugas circulares. producir frutos. proclucienclo siete u ocho hojls.-Es un abultatniento carnoso. Dc las bolsa^s nacen clarctós.-A1 evolucionar una yema.^s. No sólo la yema tertninal.l o frt^tcnl. estar bien aireado e ilutninado.-Esta denominación se aplica.r. acompañado de tres o cuatro hojas . en ramos de madera. debido a la acumulación de tnateriales de rescrva en la base'de lo. por el contrario. lo que hace que su alimentación en savia sea moderada. }. fructificaciones. ya que. de forma puntiaguda o espinosa.-4- VeamoU ahora con algún detalle. a excepción de la del extremo.e. botó. transformado ya en una proclucción fructífera. por ello.AS. LnntBLxD. por lo que deUen conservarse y tnejorar con la pocla. o casi recto.lleva de cuatro a seis hojas. aunque hay varieclacles con tencíencia a fructificar norma'mente eii cstas producciones. los distintos órJ^auws frurtíferos del peral y cuanto posible sea su bio'ogía. si recibe mucha savia. en el segunclo año o vegetación se alarga un poco. se inserta en la rama. flexib'. recibir ^ 1>oca savia bruta y 1a suficiente cantidad cíe elaUorada. florral lleva dos yemas de madera. redondéase en la vegetación siguiente. puede producir un ramo delgado.sA. Se encuentran bastante en pies poco vigorosos. con yema^s pequeñas. Bor. Puede decirse. Ilamada botó^rt flara. o bardascas.r. también. la afluencia de savia es pequ^eiia y el desarrollo más lento. puede procíucir sólo madera. El dardo su^ele tener hasta unos siete centímctros de longitud. pero rara vez. pero generalmente se llaman así a las que están cons- . por lo tanto. snxvas^ns o rrxrNnir. pedtínculos de los frutos. y alguna. puecíe praducir e7z su primera vegetación un l^rote liso. que cl cíardo es un estado intermedio y en transfortnación entre la y^ettit^a y el b^otáza flo^aZ.os.-A1 brotar la yema.at rlc flor. poco salientes. que cs i^^tT. CIrnr3nsc. pueden. Se distingue fácilmente el botón de la yema de madera por su forma más redondeada y su mayor tamaiio. de r5 a 3o centímetros de lóngitud. En este motuento el dardo está en un estaclo intermedio. formando con ella un áugulo obtuso. y necesita. y si. Dnxvo. para Ilegar a botó^n flora^l. ya que de ello se deducirán los fundamentos de la poda apropiada a cada uno para favorecer la producción de frutos. la gran importancia que estas formaciones tienen para posteriore. notándosc las mucscas o puutos de donde pendían los ya recolectados. además cíe las flores. sino también las ]aterales. que se ^convertirán cn botones de flor. según ]os autores5 a cíistintas formaciones . el botó^r^.

que se suele iniciar cuando ]a temperatur^t ambiente es de unos 7° C son lós Chabasea tnás delicados en cuanto al clima.-Veamos ahora ]as esigencias en cuanto al medio: Cli^rna: puede decirse que es ttn árbol más propio de climas fríos. que son las-que nacen en pttntos de gran afluencia de savia. ^. chabascas y bolsas. las rantas pueden ser.zoo metros de altitucí. por saportar mvs las b^jas que las altas tetnperaturas. como lo prueba el que stt cultivo pueda extenderse hasta los ^ 5° de latitud y elevarse hasta los z. h^y muchas variedades que se pueden cultivar en países meridionales. verticales. sobre todo si se ponen en sitios bien aireados y en bttenas condiciones de vegetación. ^ Los momentos de la floración. al desarrollarse. ' De la caída de 1^ hoja a la maduración de frutos. Sin embargo. o provocada.carias o formadoras del armazón del árbol . Por todo ello. ya que le son muy perjudiciales la humedad y el rocío. por ser próducidls por yemas latentes que entran en vegetación no espontáneatnente.rpanas.-Las yemas. son : De la caída cíe la hoja a la floración siguiente. para producir frutos selectos y de buen aspecto. con yemas de leño y fruto. que pueden malograrla por completo. Según las proclucciones que llevan.3o4° C. chr. infértiles .ia^t^as. sino por alguna causa naturai.r. con yem^ta exclusivamente de fruto. los dan de madera. estas últimas muy poco frecuentes en los frutales de 1>epita. sino que muchas vece. 5. climas templados algo húmedos. .oz4° C. no siempre prodttcen brotes fructíferos. Las constantes térmicas. segtín otros autores. y las llamadas cnn-ticip^r.a'^tr. dc frutqs. por lo que son muy vigorosas. pero que prefiere. y^rrt.DIO. de cstas clases : O^dirUrnrr^as ^c Ieiic^. erguidas. MI.-5- tituídas por ramificaciones en l^ts que ^ólo hay botones cle flor. podemos resumir cliciendo que no es muy exigente en cuanto al clima. resistiendo temperattu•as hasta de 40° lrajo cero.p^o^n^s. o. t. ORCnxos vt: htnn^xn. al conjunto de dardos. siempre que se elijan bien ]as variedades para cada uno. según el profesor Tamaro. por lo tanto. produciendo ram^:s que se clasifican así : ar^livz.h^u. que constittryen el ésqueleto ciel árbol .

y especialmente bajo la fortna de yeso. Por eso todos los autores afirtnan que es un árbol exigexlte en cuanto a terreno. también es exigente.-Dado que el p^eral reacciona de muy distinto modo. las variedades precoces necesitan. Se recomienda. Un buen suelo para trigo. e] árbol carece de vigor y es. ciento cuarenta y siete. y sobre tocío su longevidad. se deduce ]a importancia que este factor tiene para el peral. par lo tanto. En aquellos que presentan un Iea•c^e'sa ^de c^l. las arenas con arcilla que contengan además hierro. y especialm^ente la principal. son siempre escasos y desabridos. es decir. es también un buen suelo para el peral. los terrenos areno. que habrá que estudiar cuidadosaulente en cada caso si se quiere llegar a conseguir buenas produociones en calidad y cantidad. y que igualmente dependerá de él el patrón que haya que elegir para hacer la plantación de ]os porta-injertos. Le son niuy indicados. para evitar que el agua se estanque en él. arcilla y cal en partes sensiblemente iguales y que además sea profundo y fresco. cien díaU. pero los frutos no adquieren buen color. por lo tanto. por no llegar a macíurar. y del desarrollo de ella ^ dependerá en gran parte el del árbol. dado que en algunos es imposible obtener . Ante todo. lo que se ^expresa corrientemente diciendo que prefiere terrenos frescos. según et suelo sobre cl que vegeta. se suele decir.asos se desarrolla bien y rápido. En cuanto a la humedad retenida por el suelo. 6. En los terrenos dominanteuiente ^nire+n. las raíces. Según el mismo autor. pero la vida del árbol es muy carta.788° C. término medio. Veremos también la importancia <lecisiva que el terreno tiene para ia elección de porta-injerto. y en general. gen®ralmente quedan siempre de color verde. fríos y compactos. y las variedades tardí^s.^ sos donde clomine la materia orgánica sobre la cal }' con el subsuelo permeable. ya que teme tauto a]as mtry secos como a los excesivatnente húmedos. En las preferentemente a^rciGGosos y. desde la floración a la maduración. por lo tanto. es muy importante la profundidad del suelo. dado que. cotno hemos dicho. los arcillo-silíceos . con vegetación vigarosa. La fruta. es muy sabrosa y adquiere coloracione^ muy solicitadas por los consumidores. de tonos amarillentos. mes y medio más. por el contrario. teniendo la debida proporción de materia orgánica para que sea fértil •y rico en materias nutritivas. de vida corta. la brotación es vigorosa. en consecuencia. no siendo raro que se sequen las extremidades de las ramas. es muy penetrante. Terre^zxo. ttn terreno en el que entren la sílice.-6- " De la caída de la hoja a la caída de la hoja.

-Este árbol. como todos . tales como el peral silvestre y el espino albar. etc. pero que va debilitándose rucesivamente. por lo tanto. y las de verano. no calizos. sie^ndo el patrón más recomendable. siempre^ que el terreno ]o adiiiita. pero dentro de la zona v^erdadera de cultivo los empleados r. y aun para suelo^ muy calizos y secos el Pyrrrs salicrfolia. produciendo fruta voluminosa y sabros^. como ocurre en los rnuy calizos. 5uelos de profundidad media. La clase de injerto que más se emplea es "a ojo durmiendo". Sobre franco se obtietaen árboles de gran lonaevidad y desarrollo. es decir.on los indicados anteriormente. Es el terreno el que también impone uno u otro. fi•escos. Podríamos decir que el peral obtenido injertando sobre membrillero tiene las características contrarias. pero i^o híunedos. y son las variedades de fruto pequeño para cocer. membrillero. o secos. Y las variedades de otoño e invierno las más indicadas para injertos. es árbol que tiene mucho vigor en ]os primeros años.^ utilizadas con^o injertos.-Prácticamente el peral sólo se multiplica por injerto. o calizos. como no se dirponga de pies a él apropiados. siendo. las má^. ^frrltipliccncic}^i. Po^dcr. generalmente ^e emplea sobre este patrón el injerto cíe cachado. por lo que no es de vida muy larga. pudiendo resurnir del modo siguiente las condiciones que cleterminan ]os dos patrones más usados : cl f rance o de semilla y e] membrillero : Suelos profundos. Se citan otros patrones para terreuos y condiciones muy excepcinnales. pero que tardan nnicho en fnrctificar. franco.-7- plantaciones. el problema a resolver el buscar en cada caso el patrón más indicado para obtener buenas plantaciones.

La poda de fructificación. del cual es autor el insigne fruticultor D. y especialmente ]e son indicadas entre las libres o aisladas. para abrirse al tercero. y mayor la vida del árboL Esta poda comienza en el vivero en cttanto está formado ^el p'. Icaza. por lo extensa que se haría esta HoJA. sin que entremos en el detalle de todas ellas. como en el melocotonero. y al cual remitimos al lector que le interese el asunta detenicíamente estudiado. según la forma que se vaya a dar al futtn-o ^ árbol. por tanto. tiene por principal objeto el aumentar y regularizar la producción de frutos. de acuercío con la vegetación del mismo y las condiciones de medio. antes citado. conocida con el nombre de "pocía trigema". cou varia altura y desarrollo. haga más segura y abundante la fructificación en su cíía. J. Algo parecido sucede con las yemas que nacen en las bolsas. etc. la de cordón." . el segtmdo año . propuesta y propagada por Mr. sobre todo e^l botón terminal cie ]as ramas tiene esa tendencia. El peral admite bien casi todas. tanto más cuanto que existe publicado un notab'e folleto s^obre el tema. y ya el tercero. las de a todo o a medio viento. debe ser sometido a podas distintas. Poda d^e fructificación. en las que no es raro ver en los brotes del año elaboración de botones de flor. para fructifi ^ar el tercero. como ya se sabe. Poda de conservación y rejuvenecimiento. y entre las apoyadas o planas. vertical. "el que sobre los frutales de pepita la evolución de la flor^tción es más lenta que sobre los de hueso". Y también a la manera de ^rav^ailletcs rt. tiene por finalicíad el darle al árbol aquella forma qué. que se abren.e oo^^nyo. da fruto.antón. La de formación. como su nombre indica. por ej^emplo. la de pirámidé y la de huso . En los de pepita la yema se transforma en el segttndo año en dardo . céle^bre fruticultor francés. El fundamento de esta poda es. al segundo año el botón de flor. José de Icaza. las Decanas y la Duquesa.. la evo'ución de la yema en botón de flor tiene lugar en dos años. horizontal simple. dan fruto. las que al s^egundo año toman el cár^. al siguiente. En el peral se recomienda la de invierno. de ]os frutas de hueso fórmase ^en el peral. en botón cíe flor. y el manzano. o sea el cuarto año. Courtois.cter de botones de flor. Estas reglas tienen sus excepciones sobre ciertas variedades muy floríferas. y al subsiguiente. tomado del folleto del Sr. que se agrupan ei^ todos así : Poda de formación del árbol. En éstos.-g_ los cultivados. palmetas simples y doble.

Sus operacione^^ más iiuportantes son el de^shrote. o^e llegue a cortar ramas gruesas del arnlazón. que es lo que del7emos atender. Courtois. frustando la for^nación o h•ansformación de esos dardos eu botones de flor. a partir cle la base.ores. que vamos a e^poner : "Fuera cle las etcelxiones. y. que. ]as talas y clesinoches. y debía ser tma práctica inás general . cotno ^en las talas. iuicntra^s que los botones florales de los frutales de hueso no contiemen más que una flor.cs en gcueral.rp^at^nte. Estas operaciones muchas veces son impu^esta^ por el ataque de en- . sobre todo. y nos eiupeñamos en desptmtar corto. La harte tenue que se ha inclinado se roiupe neta con^o un cristal". ya vemos que el botón floral cle los frutales cle pepita tarcla más en formarse que el• rnismo órgano en ]ós de hueso . que "eonsiste ^en cascar la parte herbácea de los brotes con los dedos. o de :^lgún otro punto cleterminado ^de él. "Crecmos que la nc^cesidad del despunte ^en m^as o iuenos hojas.. y convenientes las operaciones clc pocía en el verano. seremo^s más hrudentes y despuntareinos clejando en los brotes de seis a ocho hojas. cou^o en los ^iesmoches. del^e sup^editarse al e^atado de clesarrollo ^de los ojos o elementos de fructificación que se encttentren en la parte inferior del hrote que s^e quicre despuutlr. lo que podrá hacerse teniendo el Urote entre lo^s cledos índice y ineclio y dob?arlo con el pulgar hasta que se rompa el l^rote. NIr. etc. tiene por objeto mantener la forma ahrohiada que se le dió al Principio al árbol o rejuv^necer ran^as _y árbd. aunque no tan aplicada." ) n cuanto a la supresión de que hay que hacer en los brotes dtn-ante el invierno. desPuntaremos a cuatro y hasta menor níunero de hojas.uto que clebe ]levarse a cabo a TI^1?S ojos ^o TRFS botones. y no más ni n^^enos qu^^: a ese níuTiero. ^nal colocados o dirigidoc. Si se ve que^ ^estos ojos no tienen apenas clesarrollo. a veces consiste eu cortar el tronco cerca cle la hase. se poden las extremidades cle^ las ran^ls del ^ esqucleto d^el árbol. . es muy interesante. y especialmente el ^d^e. Si adv^ertimc^^ que esos ojos se hallan bastante abultados. como su nombre indica. pero el botón cle flor cíe las pri^neras especies se al^re. según se suPriinan brotes excesivos. danclo paso a varias f'. Son t<^mbién niuy^ importanter. Courtois establece coino principio abso'. Se comprenderá que si eu la base cíel br^r te tenemos uuo o más dardos. que en cierto modo son preparatorias de las de invierno.-9- Otra observación hace notar M. si se han transforinado en dardos. clice. pttes de ellos obtenemas los frutos. la savia acuclirá excesivamente a esas prodtuciones fruteras y l^es o^bligaremus a brotar mad^era." ^ La poda de couseivación y rejuvenecimieuto.

ante todo en este aspecto. mejor que en mesetas. es clecir. a peras q. por tanto. y más bien resguardados de iluminaciones muy grandes. o. si bien muchos países lo han resue'lto por sí solos. o son distintas. ^ Hay que distinguir.IO - fermedacíes. la clasific^ació^n^ po^^naolóqica. hay que elegir sitios más bien frescos y ventilados..e. Este ini„mo prob'. dañas nteteorológicos.. revisado últimlmente en b2ichigán en dicietnbre de r93^}. otras análogas en cuanto re relaciona con los frutos.evitar competencias ilícitas. debiendo^ citar especialmente el "Código de nomenclatura pomológica". sino dentro de la misma zona o pueblo. por el contrario. y va diseminado en huertas. o viceversa.ue. deberá ser ]a for^na en que pueda ser cultivado el frutal.ema se venía presentando en las hortalizas y legumJ^res. etc. tanto más cuanto que no es necesaria una i?uminación muy fuerte para dar color a los frutos. etc.ados para su maduración satisfactoria. lo que se busca es una orientación y situación• convenieirtes. cultivándóse preferen • temente variedades tempranas. El peral en nuestro país no suele constituir p'antaciones regulares. que suele ser la de valles resguardados. Según los climas. En efecto. revisadas y confirmlclas posteriormenbe en el de París de z93^^ No exister. según la plantación. con exposición Norte o próximas. o para c^mbiar la variedad procediendo a la reinjertación... aprobadas por el Congreso Internacional de Londres de i93o. y defendidos de vientos calientes y secos. no temiendo a los días nub'. Podemos decir. ete. son idénticas.-Es este un gran problema científico y práctico. para acreditar marcas y nombres y para. Vc^^i. y probablemente vuelto a revisar pa^teriormentc. atendiendo a caraLteres botánicos. hoy se da tm nombre cualquiera y vario de un punto a otro. bordes de caminos. la agrupación. lindes. autique lo ignoramos.-Según la forn^a que el árbol tenga deberá ser la forma de plantación. etc. insectors. y de acuerdo con las exigencias que ya hemos indicado.. Yl^nntaciáya. a excepción de las formas planas o apoyadas. al que debiera dársele toda la importancia que en realidad tiene y se ha concedido en otros países cíesde el punto de vista comercial. En lo^ climas cálidos. y a terminarlo vino las "Reglas de nomenclatura hartícola". salvo eh ]a pequeña extensión. demasiacío abiertas a los vientos. que luego veremos.daid^es. que domina la plantación irregular en formas a todo viento o casi natural. también escasas. de la Ca- . de la Sociedad Ani^cricana de Pomalogía. debido todo ello a la falta de base práctica y científica para esa nomenclatura. no ya dentro de Espatia.

oo 52. importantes debidos a autores españoles .. etcéte:a..eu-c^l ^de Zos f^rutos.535 . 1934 . `- Valor cosecha . con frutos inferiores.. como fácilmente se comprende.. Guadalajara. De todas estas provincias citadas.ción de los mismos.IO5 2. aunque. Toledo. Toledo. donde este frutal tieue menos importancia. Avila.. ` 2....66 52..--- Número total á rboles -- Precio medio Q . Es en Ciudad Real...... Numerosos intentos técnicos existen de una y otra.....lo.. les permitirían valorizar los productos selectos. Segovia.. marcas j^rapias. con más de 2i3... Huelva. las plantaciones regulares son de escasísima importancia...66 34•48z^413 38. Alicante... y actualmente en todas las provincias.. Gerona. solamente pasan de les ioo hectáreas en plantación regular Barcelona. Baleares.. sólo en algunas en plantaciones regulares... Dfae..266 2... Córdoba. creando mencados para e'. Oviedo...183 2.II - ta. Los datos del quinquenio 1931-35 son: AÑOS Regular hect8reas . según los últimos clatos estadísticos.29LOI2 2... Murcia. Guadalajara. seguida de Barcelona.. y Avila... Santander y Pontevedra..^ación ^crnn..03 46.323. Castellón. Navarra... Vizcaya.. .2oI 47^33 5z.-- 1931 .966 38. eliminar competencias basadas en calidades inferiores. Cultivado desde tiempo antiquísimo en nuestro país. que tiene más de i. Tarragona y Zaragoza . con un total de pies que no Ilega al medio millón de los más de dos millones y medio de perales que posee España.. Vizcaya y• Zaragoza. ocupa el primer lugar Zaragoza.402. Burgos... Valencia... 1933 .. como ocurre en casi todos lbs frutales..... fundándose en la utiíización y aplica. Las Palmas.. Sevilla.. Tarragona. etc. que los propios fruticultores debían_ iniciar en la Asociación o Sindicato.. Vtas. León..216...136 2..Soo hectáreas.969 2.ooo...052..5oI. camo no es este el sitio de entrar en detalles sobre ^ellos. Ovi^edo.. en las demás. ya que son los más intererados y serían los más berreficiados con llegar a unos nombres oficiales de sus frutos escogidos y selectos que. e incluso perseguir judicialmente a los detentadores de mala fe de nombres de variedades de calidad... M . en ]as que se cultiva en mayor o menor extensión: Al1va. pues el total cíe hectáreas cultivadas es de unas 2. Alba^cete.. Teniencío en ^cuenta el número total de árbales cultivados en la provincia..412 2..ooo. sólo diremos que debe irse rápidamente a una acción oficial sobre estos interesantes puntos.. 1935 . Huesca.72I 2.. Guipúzcoa 1Iuelva. siendo en las siguientes.. Cácerc^. constituyendo n-ornáres p^rote^irtos.. en cuanto al número de árboles plantados.365 2..... Barcelona.. Tarragona.253•598 39.860 34. Almería. 1932 .442. etc. Valladolid.los.... Madrid...... Oviedo Santa Cruz de Tenerife.879.

con 6o y 53 kilogramos por pie. ebc.66 pesetas quintal hacen más de TREINTA Y CUATRO MILLONES de pes^etas. Para dar una idea de la importancia que su. Guadalajara. ÍrMADEID . y terminar con el odio que hoy hay contra ellos en tantas zonas de nuertro país. Barcelona. en general descuidado. debe incrementarse y mejorar cuanto posible es el cultivo de este y de otros tantos frutales. que casi s^e duplicarían al llegar a manos del consumidor directo. son las provincias de la Cuenca del Ebro y Norte donde el cultivo tiene más importancia y donde se realiza d^edicándose'. cultivo tiene en la economía agrícola española. par lo que. bajando ya a 4o en Albacete. hasta las mínimas de g en Santa Cruz de Temerife y 7 kilogramos en Palencia. ^ Estos valores hoy han sufrido un aumento considerable por las especiales circtm!^tancias actuales. para ahora. sin poder delimitar una zoina d^el peral.I2 - V^emos que.e más aten^ción y cuidados. y pensando en el porvenir de nuestra agricultura.. y partiendo de las pralucciones medias de1 año 1935^ cuya máxima corresponde a Zaragoza y después Naval•ra.paña reúne excepcionales condiciones productivas. para los que Er. por los datos ya dichos. y su explotación es mucho más remuneradora que lo que siempre fi^é. Soria y Valencia. ^ ay que amar al árbol y en especial al frutal.. que al precio medio de 46. Alicante. con una media para toda España de 3o kilogramos por árbol.7r? quintales métricos. citaremos los datos del año 1935^ que son los siguientes: Una producción total de 72c^. habiendo alcanzado en Madrid. precios superiores a 6o y 65 pesetas el quintal métrico. GfiAFICAS UCUINArMELENDEZ VALDES.