A la atención de la Presidencia del Gobierno de España, Desde la distancia forzada vemos con una preocupación creciente como día

a día ustedes vienen aplicando unas políticas antisociales que criminalizan y castigan, no solo a quienes protestan diariamente en las calles, sino al conjunto de la sociedad. Mientras los políticos corruptos que han robado sobres con miles de dinero de los contribuyentes no rinden cuentas ni antes sus partidos, ni ante los ciudadanos, ni ante la justicia. Son muchas nuestras preocupaciones, pero tal vez las siguientes que les apuntamos sean las más sangrantes por ser las que sufrimos nosotros y/o nuestros familiares en piel propia. En cierta manera, directa e indirectamente, son éstas las que nos han obligado a ser emigrantes forzados a abandonar la realización de nuestros sueños cerca de nuestras familias y amistades: -Las políticas de privatización de la sanidad, que lejos de facilitar una asistencia sanitaria universal y de calidad prioriza los beneficios de una pequeña élite a costa de la salud de todas. -Los recortes en la educación, que dejan en un limbo laboral a miles de maestros y montones de aulas llenas de estudiantes, dificultando el aprendizaje mientras se prioriza e incentiva la educación privada y elitista únicamente accesible para el que se la pueda pagar. - La desaparición del apoyo a las actividades artísticas, aplicando el IVA como si comprarse un bolso fuera culturalmente comparable con ir al teatro, al cine, al circo, a un concierto,... , dejando a miles de trabajadores parados y adoctrinando a los ciudadanos a base de fútbol y toros. -Los desahucios ilegales de más de cien mil personas, entre ellos familiares y amigos a los que se les ha negado, debido a sus políticas y alianzas con la gran banca, una segunda oportunidad para poder rehacer sus vidas. -Las reformas laborales que dejan en la precariedad total a los trabajadores y sin esperanza a los parados, condenándonos al exilio económico o a la pobreza extrema como en la que ya se encuentran más de tres millones de compatriotas. Sin que quepa duda alguna, estamos convencidos de que sus políticas hipotecan nuestras vidas por varias generaciones y vacían un país de su mayor valor, su gente. Estamos en el extranjero pero eso no impide que veamos desde la distancia, que ustedes lo que realmente están haciendo es un expolio. Nos hacen sentir vergüenza ajena y por supuesto, no nos representan.

La marca España que tanto le preocupa al Ministro de Exteriores, el Sr. Garcia-Margallo, es hoy la de la pobreza, la de los desahucios, la de los suicidios, la de las mareas blanca y verde en las calles un día si y otro también, es la de los ciudadanos enfrentados a un Gobierno que no les escucha, es la de los jóvenes saliendo en masa desde todos los aeropuertos del país hacia Brasil, Alemania, EE.UU., Canadá, Uruguay o cualquier otro destino en donde puedan ser acogidos y valorados por sus cualidades profesionales o humanas. Personas formadas en su mayoría en la educación pública que hoy ustedes han despreciado, personas que se han visto obligados a aportar valor en otros países. Ya lo dijo la Sra. Angela Merkel, "abrimos los brazos a los españoles en nuestro país, nosotros si los queremos y aquí tienen un lugar en el que aportar sus conocimientos". Nuestro sentimiento también es de rabia. Lejos de buscar soluciones reales para nosotros, los ciudadanos, portavoces del Gobierno y del Partido Popular hicieron mofa de la situación que ellos mismos y el resto de partidos cómplices de la crisis-estafa crearon. Nos enviaron a Laponia e hicieron referencia a nuestro “instinto aventurero” para invitarnos a emigrar, lo que supone una gran falta de respeto y un desconocimiento absoluto de las consecuencias de sus políticas en la realidad social del país. Algunos nos hemos ido, no donde ustedes nos mandaron sino donde nosotros elegimos porque no nos quedaba más remedio, pero ello no indica en ningún momento una aceptación de sus políticas o el olvido de dónde venimos. Estamos aquí, en la calle protestando contra ustedes y sus políticas porque a ustedes la soberanía popular les dio el poder de "gestionar" el país pero nunca de "venderlo" y mucho menos de desmantelarlo. Desde Montreal, donde un nutrido grupo de jóvenes emigrantes nos encontramos, le hacemos llegar nuestras preocupaciones y reclamaciones a través de la delegación consular y le exigimos su dimisión inmediata y la convocatoria de elecciones generales anticipadas. Ni cumplieron su programa electoral ni tienen el beneplácito de la mayoría de la sociedad para aplicar sus políticas. Creemos firmemente que la situación que atraviesa el país requiere de un referendo en las urnas que ustedes, demócratas de toda la vida, no pueden ni obviar ni negar. Con mucho más que decirle pero sin más tiempo para dedicarle nos despedimos, avisándole de que el día 7 de abril estaremos cientos de miles de personas en las calles de más de cien ciudades de España y del extranjero, reclamándoles una vez más que sean ustedes quien se vayan.
 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful