You are on page 1of 2

SEMANA SANTA EN CAJAMARCA

La Semana Santa en Cajamarca se desarrolla en Porcón donde se celebra la procesión de las cruces, asimismo en Contumazá, Cajabamba y Hualgayoc. En Contumazá se realizan interpretaciones en las calles el jueves santo y simulan ser penitentes blancos y negros, los cuales salen en la madrugada del Viernes Santo. Después van al cementerio y se saludan para continuar. La fiesta de las cruces de Porcón(14km. de la ciudad de Cajamarca), los ferigreses se reúnen al medio de la plaza. Son emblemas construidas de madera y carrizos de 2 a 3 metros de altura, con flores y otros adornos llamativos. Al mediodía los cargadores llevan la cruz escenificando a Cristo, mientras los fieles lo van siguiendo paso a paso hasta llegar a la capilla. La gente va tomando chicha y al final hay una degustación de platos típicos de Cajamarca. Semana Santa en Contumaza. Comienza el Domingo de Ramos y concluye el Viernes Santo. En Contumazá no hay Domingo de Resurrección. Juan ha estirado los brazos y cada uno de ellos ha sido atado a una tabla. Las sogas deben ser resistentes, pues cuando termine el jueves santo y las imágenes de turno regresen al templo, él deberá salir a recorrer las calles, con los brazos estirados sobre la tabla (que pesa e incomoda) y con unas barretas ruidosas que serán anudadas a los tobillos y jalará cada vez que se desplace. Ese es el sacrificio. Cuenta la historia en Contumazá (Cajamarca) que como la costumbre de la Semana Santa se arraigó tanto, los sacerdotes hacían cumplir las penitencias al detalle. Así que había pecadores que se acercaban al párroco y pedían anotarse para ser penitentes, para realizar este sacrificio en solitario y ser perdonados. Los penitentes blancos suelen salir la madrugada del Viernes Santo y los penitentes negros la madrugada del Sábado de Gloria. Enfundados en túnicas y con el cucurucho que les cubre la cara caminan lentamente y en la soledad de las calles se escucha el rechinar macabro de las barretas cuando se arrastran sobre el suelo. Llegan hasta el cementerio y cuando se cruzan tendrán que saludarse y continuar. La Fiesta de Las Cruces de Porcón, es una festividad religiosa celebrada el Domingo de Ramos; por lo que tiene gran importancia en las celebraciones por Semana Santa. Se inicia, cuando Jesús ingresa al pueblo montado sobre un asno, acompañado con fieles cargando coloridas cruces de madera, adornadas con flores y ramas de romero. Cada una mide más de 2 metros de altura y contiene pequeños espejos, que representan el alma de los devotos y campanillas de metal, para anunciar su llegada.