Espacio, Tiempo y Forma, Serie III, H." Medieval, t. 6, 1993, págs.

573-586

El Atlántico en la historia y la leyenda
ANTONIO ANTELO IGLESIAS *

1.

EL MUNDO ANTIGUO

Desde la Edad de Bronce, en Europa (III y II milenios a. Ch.), las costas atlánticas del Continente fueron visitadas por audaces navegantes, ya meridionales, de la Península Ibérica y acaso egeos, ya nórdicos, de las Islas Británicas tanto como de Escandinavia \ Merced a los emprendedores púnicos, que desde la batalla de Alalia (535 a. de J.C.) habían cerrado el estrecho de Gibraitar al comercio helénico, reservándose el monopolio de las rutas oceánicas al N y al S (estaño, ámbar, púrpura, bancos pesqueros, etc.), el mundo mediterráneo entró así —representado por una potencia semítica— en contacto con el Atlántico. Los fenicios y, antes de la hegemonía cartaginesa, los griegos focenses desde el siglo vii, estaban familiarizados con el SO de la península (Tartesos) y el NO africano; los primeros, incluso circunnavegaron África en tiempo del faraón Nekao (609593 a. de J.C), mientras que los segundos (Periplo Massaliota, del siglo VI a. de J.C.) conocían el tráfico de Tartessos con las islas del estaño y parecían asimismo informados sobre algunos archipiélagos atlánticos^. El opulento reino de Ofir o Tierra de Oro atraía también a los marinos fenicios: su búsqueda originó expediciones diversas porque se ubicaba en distintos países, ya de Asia (SO de Arabia, reino de Saba), ya del África Sudoriental (Zimbadwe) u Occidental (Benin, Costa de Oro,...) ^.

* Profesor Emérito de Historia Medieval. UNED. ' Cf. GORDON CHILDE, V., The Prehistory of European Society. Harmondsworth 1958, págs. 116-23, 144-49 y 162-73 (A penguin Book, A415). CLARK, G.-PIGGOTT, S., Prehistoric Societies. Nueva York 1968, págs. 288-96, 301-2 y 309-13. ^ Los textos clásicos, comentados, se hallan en: GARCÍA Y BELLIDO, A., La Península Ibérica en los comienzos de su historia, n. ed. Madrid 1985, caps. IV-VI. Reproducción facsimilar de la ed. de 1953, con una semblanza del autor por BLANCO FREIJEIRO, A. (Págs. 05-10). ^ Para las referencias a Hiram y Salomón, cf. I Reyes, IX, 26, 28 y X, 11-12 y 22. Vid. también THÉVENIN, R., Les pays légendalres devant la sclence, 2e éd. París 1949, págs. 24-40.

573

casi 2000 años más tarde.ANTONIO ANTELO IGLESIAS Acerca de tales exploraciones antiguas son importantes los periplos de Hannón e Himilcón. Francia y. asimismo CONTENAU. desde allí. cuando las Columnas de Hércules se tornaron infranqueables para los griegos. contorneó la Península Ibérica. Tartessos (2. 198199 (trad. Trad. Cerne. y. págs. Landstróm—.. III. mercader y astrónomo. y éstos. págs. París 1949. el pasaje de Plinio no significa que Hannón hubiese alcanzado el S del continente. 148-49). de J. verdadera ferra incógnita para el hombre antiguo. en la segunda mitad del siglo iv.a España en e/s/Sf/o/c/enuesfra Era (Según P. Himilcón. y el famoso viaje —permitido inexplicablemente por los púnicos— del marsellés Pytheas. liasta el descubrimiento del Cabo de Buena Esperanza en 1485. las Islas Británicas. 116 (Colee. Nem. 12-19. Austral. 744). Les grande explorateurs. descubriéndoselas a los helenos: desde ellas. Del primero existe una transcripción bizantina (siglo x.. dando por escrito la historia de esta navegación. 574 . que relata su llegada al Camerún y a la bahía de Biafra. II. ed. cuyos terrores agobiarían al Occidente hasta el siglo xv''. rev. que se aventuró hasta el mar del norte. No obstante. española.. al cabo de seis días. «en tiempos del florecimiento de la potencia de Carthago.. 1945). propagaría interesadamente noticias falsas o exageradas sobre los tremendos peligros que acechaban allí a los navegantes. Buenos Aires. desembarcó en la misteriosa Thule (¿Islandia? ¿la costa central de Noruega?./. con los pasajes de las fuentes clásicas. quizá hasta el Báltico o. Plinio). y GRIAULE. París 1948. G. en las tierras del estaño.. Fue entonces. pág. cf. Codex Heidelbergensis 398). PLINIO. 23) trazarían siniestros cuadros del Océano proceloso. II. de J . con " Historia Natural. cuya localización es muy imprecisa. La expedición de Pytheas.. pág. verosímilmente. exploró una extensión costera que los navegantes portugueses. prosiguiendo su viaje a lo largo del litoral de Alemania.° ed. ref. la península arábiga. Historia de los descubrimientos y exploraciones realizados desde la expedición al Pais de Punt. ^ En busca de las Indias. La civilisation phénicienne.. 132-35. 231-33. Nat. " Cf. págs. En el mismo tiempo Himilco fue comisionado para reconocer las partes externas de Europa»". A. 500-450 a. desde donde regresó por falta de vituallas. 44. 169: trad. Barcelona 1971. de GARCÍAY BELLIDO. emplearían 56 años en descubrir» ^ A su vez. Madrid. comenzando por Píndaro (01. —dice bien B. 2e éd. cit. Hanno navegó desde Gades (Cádiz) hasta los confines de Arabia. «En algunos meses estivales de un año próximo al 525 a. págs. Vid. n. en 1493 antes de Jesucristo. Mela y C. En todo caso. ambos cartagineses (ca. C. Según Plinio «el Viejo». Hist. Sobre Cerne. M. fundó una colonia o enclave. 1947. VI. contribuyendo de este modo al surgimiento de un Mare Tenebrosum. en rigor. C ) . éd.. ScHULTEN. A.. 26.

además del placer de dar rienda suelta a la fantasía y del placer estético que pudieran procurar. 33 y sgs. Pytiieas reveló. Una especie de consentimiento universal hace del Poniente. rev. En la poesía griega estas representaciones emergen una y otra vez^. ' Estrabón no dio crédito a Pytheas: vid.. Kappler. " Monstruos. en aves. etc. W . en orden a la geografía. Olímpicas. según las circunstancias. págs.El Atlántico en la historia y la leyenda cierta probabilidad hasta la desembocadura del Elba. 4. 36-37. 151-52 y 194-95. el "pulmón marino" (¿Países Bajos?). trad. viajeros y naturalistas del Imperio romano como Fortunatae Insulae. IV. Solitarias o agrupadas en archipiélago. noches de dos o tres horas. E. 5. demonios y maravillas a fines de la Edad Media. añade: «Es probable que. H. 2. en las riberas oceánicas..WARMINGTON. la configuración de nuestra Península e hizo observaciones sobre las mareas del Atlántico. española. Austral. A. LAS ISLAS REALES E IMAGINARIAS DEL OCÉANO Como afirma C. Odisea. pero. Baltimore 1963. BABCOCK. 34 y sgs. vid.. España y los españoles hace dos mil años. y II. p. con bibliografía adicional. cit. esas navegaciones por el Mar Exterior. A. Trabajos y dias. (Hay ed.. en: GARCÍA Y BELLIDO. las islas fuesen un expediente cómodo para imaginarse y situar. la ruta escogida tuvo que ser la del ámbar (Rin-Mosela-Ródano)'. Sí.. H.. págs. según la «Geografía» de Strábon (Buenos Aires 1945). «Penguin Books»). Si no regresó por mar. Madrid 1986. tanto el confín de los Bienaventurados o de la eterna primavera.. Londres 1932. además. canoras. sin atormentar el espíritu. SCHULTEN. por naturaleza. I. abundosas en prados y fuentes. 242 y 254-56 (Colee. la Antigüedad legó algunos mitos y leyendas sobre los archipiélagos del Atlántico que. ' HOMERO... M. seducen asimismo a los geógrafos. II. 70-75. como el vasto reino de los muertos. págs. 4. 560-69. tierras desconocidas y esparcidas por el espacio marítimo»''. págs. págs. Sin embargo. The Ancient Explorers. HESÍODO. 2. Hiparco. las islas que más impresionaron en la Antigüedad fueron las de clima subtropical. ob. sobre todo. 515). PÍNDARO. en cambio. «la isla es. 1922. etc. Eratóstenes y Posidonio: cf.. a efectos de las ideas. sin mayor esfuerzo. 168-173 a. Las Makárón Nésoi o Islas de los Bienaventurados. habían de coartar o estimular. merced a la generosa Naturaleza. y cuyos habitantes vivían felices. unidos a otros ya cristianos. En general. ej. etc. Y. CARY. Nueva York. experiencias y supersticiones medievales en torno al Océano. 575 . un lugar en donde lo maravilloso existe por sí mismo fuera de las leyes naturales y bajo un régimen que les es propicio: es el lugar de lo arbitrario». Legendary Isiands of the Atiantic.

hacia los confines del Occidente» ^°. de Reparaz (hijo) la resume y concluye: «No queda más hipótesis verosímil que la de " Geografía.. MONTENEGRO. págs. no muy distantes del Atlas: son las Canarias o Madeira. Para este arqueólogo. ampliada. Basándose en R. cit. dedicada por los púnicos a su diosa Tanit y que los romanos asimilaban a Juno^^. las llevó a Madrid. vid. En consecuencia. España Perromana. 19.120 d) es Tartessos: «Platón —dice— ha descrito la capital de la Atlántida y su comarca con arreglo a Tartessos.. Salamanca 1975. " Corografía (o De sítu Orbís). 1. M. 108 e . Se ha identificado a Madeira con las Purpurariae Insulae y con la lunonis ínsula. tuvo a bien obsequiárselas al erudito sueco Johan Podolyn.. págs. debe ser también mencionado: en la isla de Corvo. y al mismo tiempo ha proporcionado una imagen poética de la rica y próspera Tartessos. que a ellas arribase.. en 1761. los etruscos trataron de colonizarla. Madrid 1972. años más tardes. '" Cf. que crecen sin cesar y sirven de alimento a sus tranquilos habitantes. más dichosos que los que viven en suntuosas ciudades.. A. C ) . y Critias. VI. I. 322-24). X. ignorado en la Antigüedad clásica —mas no por los Cartagineses.. Sobre las investigaciones posteriores. Nat. SHULTEN. las Fortunatae Insulae.) ^^ Al parecer. 5 (trad.. 41). pág. «hállanse delante de la Maurousía (Marruecos). de J... II!. cap. según Plinio «el Viejo». "• PLINIO. págs. 576 . se hallaron monedas púbicas y cJrenaicas. Debe completarse con BLÁZQUEZ. porque las islas Azores eran desconocidas. Marruecos). en 1749. Respecto a Madeira. los fenicios la descubrieron sin proponérselo. en la nota 4. 21 e . 150-51). 150-52). " Cf. cit. Tartessos y los orígenes de la colonización fenicia en Occidente. cuyo suelo produce espontáneamente una gran cantidad de frutos.ANTONIO ANTELO IGLESIAS Para Estrabón. Nat. la Atlántida de Platón {Tímeo. seguramente desviados de su ruta por vientos o corrientes adversos—. G. 248-60 y 268-300.. por su aridez. quien publicó un artículo sobre las mismas. y las de Cabo Verde no podían cautivar a ningún marino. " Hist. cit. pero los cartagineses se lo vedaron tras la batalla de Alalia (535 a. J . arrastrados por la corriente o una tempestad cuando bordeaban la costa de «Libia» (es decir. de J. DioDORO. V. Enrique FIórez adquirió en Lisboa y.27 c. Estas islas. 593-600. VI. 2a ed. de allí. El archipiélago de los Azores. 177-78).. Henning. I. C. 202-203 (trad. págs. cit. págs. 102 (trad. Sobre la fabulosa Atlántida. no vamos a datemos aquí ^^. poco después de haber fundado Gades o Cádiz (1100 a. A. Tartessoss. 1-5. Hist. autor de una monografía acerca de los cartagineses en las Azores. Edad Antigua. están «a la izquierda de la Mauretania en la hora octava del sol» '^. situada en la desembocadura del Guadalquivir» (págs. insular o continental.»". Pomponio Mela también las sitúa allí: «Frente a él (Atlas). Historia de España. 202 (trad. quizás. que el P. más la bibliografía. los textos clásicos apuntan siempre a las Canarias.

Madrid 1852). se reforzaría con vestigios y tradiciones que los autores romanos consignan. y que una tempestad había arrojado a las costas de Germanía.. Teopompo. T. Mételo Celer y el rey de los suevos. de Reparez (hijo) consideraba bastante normales los hechos anotados. a Q. XXII. esquimales o indígenas del Labrador. haciéndoles suponer la existencia de tierras habitadas allende el Atlántico. Y tales viajes. E. Metellus Celer. se refiere a su vez al episodio de Q. 67). y que a ellas hubiese abordado [la vasija con dichas monedas] fortuitamente hacia 330 a. arribados a Escocia. H. " Ob. la conciencia o premonición antiguas de que más allá de esas islas oceánicas había tierras aún incógnitas (Platón. pues. sobre los «indios» que el rey de los suevos donó. entre ellos. pág. Cf... ¿Eran. KIMBLE. como ya Francisco López de Gomara sospechaba? ^^. Séneca. llegaron también a Europa embarcaciones del tipo kayak con supervivientes. Nat.. El cardenal Eneas Silvio Piccolomini (Pío II). algunos de esos kayaks. mientras que en la parte Norte del Océano corrientes y vientos ayudan la deriva hacia las costas británicas o europeas. 577 . al llegar (como vemos que llegaron) a conocimiento de navegantes o de cronistas. 38. como el de Ruán. ed. El eminente geógrafo español G. de nuevas tierras en el '" La época de los grandes Descubrimientos españoles y portugueses.). ex Oriente. pág. Plinio «el Viejo» (Hist. ca también dicen cómo en tiempos del emperador Federico Barbarroja aportaron a Lubec ciertos indios en una canoa. Barcelona 1931. «Si ya no fuesen de tierra del Labrador y los tuviesen por indianos.El Atlántico en la historia y la leyenda una expedición de cartagineses. se conservan en los museos de Aberdeen y Edimburgo. G. Manilio. Londres 1938. " Historia General de las Indias (Zaragoza 1552). de Vedia (vol. Geogralphy in the Middie Ages. 213..». Por otra parte. fuesen o no las Indias» ^^. al Sur del Estrecho de Gibraltar. en 1509. cit. pero en relación con el Océano índico. como es lógico ejercieron la natural influencia en el concepto que los antiguos o los medievales se forjaban del mundo. etc. que no constancia manifiesta. 165. por el juego de vientos y corrientes: «Las condiciones físicas del Atlántico favorecen —advierte—. Estos importantes factores físicos se han de tener muy en cuenta para el estudio de la posibilidad de los viajes involuntarios en una y otra dirección. II. de J. Estrabón.. Esa intuición. pág. pág. A mediados del siglo XII y a comienzos del xvi. no ex Occidente.. como esclavos. muy probablemente amerindios. arrastrada contra su voluntad por algún temporal hasta aquellas lejanas tierras. 29.. en su Historia rerum ubique gestarum (o Cosmographia). así como al de Lubeck según Otón de Freising.» ^'^. en la «Biblioteca de Autores Españoles». la navegación hacia América. C.

núm. Tal prevención contra sus asechanzas mortales ocasionó un largo retraso pragmática y científicamente. La rica tradición espiritual del mundo céltico tiene en las «navegaciones» un peculiar género literario («Llanura de la Alegría». el monje irlandés. del siglo x.). Perthes. 152-56 (1977). y PATCH. págs. salvo en el caso excepcional de los vikingos y su asentamiento en Islandia a fines del siglo ix. una de las más bellas leyendas medievales ^V " La de San Brandan aparece. págs. Xl-XXXVIll y 1-60. El viaje de San Brandan. son. española. cuando las expediciones normandas abrieron perspectivas reales a la Geografía. LIDA DE MALKIEL. 769-97. a comienzos del siglo xii.. heredada de la Antigüedad. también SEVERIN. en National Geographic. sobre el Atlántico Norte y la Europa Septentrional a partir del siglo ix. y aún más tarde.. sin embargo. 578 . El otro mundo en la literatura medieval.. H. págs. revistió en la Edad Media formas poético-religiosas y legendarias a tenor de la fe cristiana. que figuran en las cartas y planisferios hasta bien entrada la Edad Moderna ^^. no exentas. 72-101. K..» por M. París 1946. ya debidamente contrastadas por la experiencia. la isla del Brasil y la de Antiiia o de las Siete Ciudades. F. (Golha. por última vez. Es lo que sucede con la leyenda de San Brandan. R. acaso —con las visiones—. J. BAR. México 1956. «TheVoyage of Brendan». «País de la Juventud». Les routes de l'autre monde. Islas de los Bienaventurados) y negativa (Tenebrosum mare). los imrama.. cuya acción se desarrolla en el Océano o a sus orillas. Seguido de un "Apéndice": «La visión de trasmundo en las literaturas hispánicas. cuando no de la vida sobrenatural. Vid. Descentes aux Enfers et voyages dans l'audelá. es decir. IVIadrid 1983. ™ Vid. en el más aliá^".. R. 1867). oníricos.ANTONIO ANTELO IGLESIAS Océano situadas hacia el poniente. temas célticos por excelencia. etc. «Tierra de Promisión». evocando siempre aventuras y escenarios maravillosos. antes y después que ésta registrase las noticias. Marie-José. Así la Navigatio Sancti Brendanni Abbatis. La memoria colectiva se reflejó en la cartografía. positiva (Campos Elíseos. 38-67. prevaleció la imagen de un Océano intimidatorio e inaccesible. en la Alta y Plena Edad Media (siglos ix-xiii). por las tradicionales marineras del mundo Antiguo en su doble vertiente. trad. 2a ed. de encanto poético o de místico fervor. Durante la llamada «Edad Oscura». pero condicionadas también. el Purgatorio de San Patricio. constituye en la versión que de la misma ofrece el arzobispo anglonormando Benedeit. Los viajes a islas remotas y fantasmagóricas. en parte al menos. favoreciendo así toda la suerte de fábulas y consejas.T. en el Atlas de STIELER. desde las inversiones germánicas a Carlomagno. " Una excelente presentación y traducción es la de LEMARCHAND. en orden a los Descubrimientos.

^ Ahora bien. es una isla completamente llana. trad.El Atlántico en la historia y la leyenda El abad de Conflert. es aquí el del tiempo mítico: cf. de cuero. según las cuales duró la aventura cuarenta días o siete años. tras cuarenta días de navegación: es el Jardín de las Delicias protegido por un alto muro y sobre un monte de gemas y metales preciosos.. suplicio de Judas. rojo follaje y albos pájaros. con hambre y sed. capillas de oro y zafiro. las horas canónicas. alimentación providencialmente suministrada y hasta cirios que se encienden o apagan solos. ésta embriagante. El cómputo. con opulenta abadía y cuyos monjes gozan de bienandanzas tales como plena salud. El mensajero divino que los acoge. piadoso. La escala siguiente corresponde a la isla de Albea.. ahora viscosa y terrible. «iniciático» por su inspiración y su contenido. Los monjes contemplan desde lejos tan arrebatador espectáculo. o son. arbitrarias. y con víveres para cuarenta días. en todo caso. de otras literaturas. por fin. De nuevo se hacen a la mar. adolecen en general de premisas falsas. al cual llegan. solicitado por la abadía. Tras ciertas incidencias. la árabe (Sindbad el Marino) parece figurar entre las más probables. encuentro con el Infierno conjurado por el signo de la Cruz. Madrid 1967. al respecto ELIADE. de t o d o s . Como prueba para los incrédulos. págs. Brandan. Uno de ios monjes. M. les bendice. Enfilan hacia otra isla monástica habitada por niños. Al cabo de tres meses retornan a Irlanda y narran su prodigioso viaje atlántico. sobre la que se ciernen deslumbradoras nubes. y celebran la Pascua sobre un «islote» que se aleja bruscamente (era una ballena). Verdad " Hay múltiples versiones. ¿qué sentido tiene este imram insólito? Las interpretaciones «geográficas» e «históricas» que se han propuesto. Olvídase que se trata de un tema literario. mientras la música celestial inunda suavísimamente sus oídos. mágico-religioso. El viaje continúa en medio de sorpresas y azares: uvas como manzanas. isla escarpada del santo ermitaño Pol o Pablo que les augure el Paraíso. donde visitan su castillo de mármol y cristal. milagros diversos. Arriban a una isla muy abrupta. recalan en otra isla poblada por enormes ovejas. en medio del júbilo. 70-113. españ. 579 ... pero inesperadamente sopla un viento bonancible que impulsa el curragh hasta una tierra que les provee de comida y bebida. Llegan después a una tierra donde se alza un gigantesco árbol de tronco blanco. pero sin perder el barco. quédase allí. LO sagrado y lo profano. Presencian la lucha entre dos monstruos. Brandan parte con un cáliz. En cuanto a las influencias que se tian observado. uno de los cuales revela a Brandan que son ángeles caídos. al reembarcarse Brandan con sus monjes. en coro. se embarca con catorce monjes —instruido previamente por los ángeles— en un curragh irlandés. jóvenes y ancianos que salmodian y celebran. peces descomunales.

cit. a bordo del cual podía haber llegado a Canarias o. figura todavía en el planisferio de Mercator (1595). Sin embargo. THÉVENIN. Cf. cit. de. L. Introdugáo á Historia dos Descobrimentos portugueses. pág. Madeira. desde el siglo xiii (planisferio de Hereford) consideraban. nota 3). ob. 580 . Se consigna por vez primera en la carta de Dulcert (1339) y. ALBUQUERQUE. Los cartógrafos. la isla Jan Mayen en el momento de la erupción. ya «la isla» del valeroso abad.. el «palo brasil» o rojo. depuis les origines jusqu'á la de Christoplie Colomb. nota 139. como en el globo aludido y.. '^ ^^ " Cf. 62. ya —de forma circular— al O de Irlanda.ANTONIO ANTELO IGLESIAS es que en el globo de Martin Behalm se ¡lustra la isla con una sumaria referencia a un hecho supuestamente «real»: «En el año 565 de J. R. transcurridos siete años. Les pays iégendaires devant la science [cf. San Brandan arribó con su nave a esta isla. en 1500. Histoire de la Découverte de l'Amérique. y que descubrió. —leemos—. 154-55. casi con seguridad. en todo caso. ibidem. que a fines del siglo xvi un hijo de Sebastián Cabot aceptaba su existencia sin discusión^''. Por lo demás. L. por lo común. según R. nombre que sustituiría al de Santa Cruz. C. ALBUQUERQUE. donde vio muchas maravillas y. en el Atlántico Norte. Ya se la situaba entre las Azores. 210. ^^ morte ^* 1962. no fue un incentivo poderoso en la génesis del Descubrimiento de América. a Madeira ^'^. tras las invasiones germánicas del siglo v. GAFFAREL. pág. ob. regresó a su país»^^. de. I. Thévenin «el encuentro con algún gigantesco cetáceo polar» prueba que «San Brandan se adentró mucho en los mares del Norte. o en ambos puntos a la vez. P. quien menciona una planta con ese nombre.. vol. los datos sobre el tipo de embarcación coinciden con los del gran umiak esquimal. El origen de la boga que alcanzó la supuesta isla se ha explicado a partir de Marco Polo. De lo que no cabe duda es de la popularidad que rodeó a esta leyenda desde la emigración céltica al Continente europeo. págs. ya «las islas» o archipiélagos de San Brandan (Cenarías. 154. incluso. casi dos siglos y medio después. bastante más allá del círculo ártico. cultivada en Sumatra. La descripción que nos ha dejado corresponde a la realidad» ^^ En cuanto a su segundo viaje. dado por Pedro Alvares Cabral al territorio occidental del Atlántico Sur (actual Estado de Bahía). de Bristol cuatro naves en busca de tal isla y de la de las «Siete Ciudades» o «Antilia». hasta los grados 72 ó 73. Coimbra pág. quizá también las Azores). tanto. pero también de una isla encantada y paradisiaca. Paris 1892. Otra isla legendaria era «Brasil». así denominada en lengua céltica ^^ A fines del siglo XV zarparon.

. el Continente europeo (Normandía) y el Mediterráneo. las referencias dadas en ob. 3e éd. aunque A. THÉVENIN. ci. en el Atlántico Norte. El relato ha sido rechazado por la crítica histórica como puramente imaginario. 59-94. p. Más información suministra el vol. París 1977. 3. contando un viaje. 183204 y. cit. que inició el movimiento migratorio y depredador de esos pueblos nórdicos hasta la constitución de núcleos políticos estables en las estepas rusas. trad. POESÍA E HISTORIA DE LAS EMPRESAS ATLÁNTICAS NORMANDAS La gran expansión escandinava del siglo ix. a cierta isla "Frisland" en compañía de su hermano Nicoló. ^^ Vid. pág. sobre la provincia Naturaleza y el gozo de sus moradores. págs. el del Norte. la Groenlendinga Saga y la Eiríks Saga Rauda ^^. como rezan los textos rúnicos y cantas las «sagas») y la del E (í austrvegi) o de los varegos. Les Vikings. no faltaron los intentos de llegar a la isla de las Siete Ciudades: Alfonso V de Portugal le incluyó en la donación que hizo a Fernáo Teles (1475). La ruta del O puede seguirse.. sobre las fuentes y bibliografía. en sus diversos tramos y etapas. con el que navegó luego rumbo a "Estotiland". «antilia» preocupó ciertamente a los cartógrafos y navegantes: en el globo de Martín Behaim se da la fecha 741 y se menciona al arzobispo de Porto. Las Casas y Antonio Galváo difundirían la especie de que «Antilia» fue «redescubierta» por los portugueses en tiempo de D. E. Otros relatos sobre islas y viajes hacia el Poniente. el mar Báltico.. y Juan II en el plan expedicionario de Fernáo Dulmo (1846). Como en el caso de San Brandan. Las invasiones. R. notas 141-44. 21-79. Una clara y documentada síntesis es también la de DURAND. tuvo dos vías liberadoras: la del C (á vestrvegum í víkingu. en 1380. mise á jour. acudiendo a la tradición literaria fijada por escrito desde comienzos del siglo XII hasta fines del xiv: el Islendingabók. ^' Para la historia de las expediciones normandas. atribuyéndose al XIV: así. págs. sin duda. oriundos de Suecia.. L. Es más: el P. «sobre la ruta de Occidente en expedición vikinga». conseja totalmente fantástica^'*. ej. Barcelona 1968. Ei segundo asalto a /a Europa cristiana (Sigios vii-xi). cit.. xvi de los "Atti delle Settimane di Studio" de Spoleto: / Normanni 581 . según la leyenda fue poblada por siete obispos y sus respectivos fieles procedentes de la orla atlántica peninsular—que huían de la invasión musulmana—. págs. págs. que se localizaba al O del Atlántico Norte. MUSSET. F.El Atlántico en la historia y la leyenda Esta. 218-22 y 229-38. el Landnámabók. con centro en Kiev y relaciones bélico-mercantiles con Tsargrad (Constantinopla). 64-69. española. También aquí resuena el eco de los textos clásicos.. Pero. ob. 156. Nordenskióld se iniclinaba a aceptar su veracidad: cf. Enrique El Navegante. circularon durante el siglo xvi. hacia el año 734. en 1558 se hablaba de una epístola del veneciano Antonio Zeno.

La Groenlendinga Sega nos narra. págs. y en La Saga de los Groenlandeses y la Sala de Eirik el Rojo. unidos a la interrupción de las comunicaciones con la metrópoli. la antigua Thule había cambiado de nombre. El hecho se sitúa en 920. aceleraron su ruina. Un noruego arrastrado por vientos contrarios. Trad. siendo ahora Island o «Tierra del hielo». utensilios de piedra. 870) aquellos primeros cristianos se marcharon «porque no estaban dispuestos a vivir en compañía de paganos» y «dejaron tras sí libros. prólogo y notas de A. Los textos nórdicos más accesibles se encuentran en: JONES. «alegando que. 119205. Leif Eirksson. es decir. trad. quien fue en realidad su descubridor y quien la denominó Snaeland («País de la Nieve»). partió en el año 986 y la ocupó dándole el nombre de Groenlad («Tierra Verde»). desde la balsa primitiva hasta el submarino atómico. los hombres se sentirían inclinados a ir allí». Fue el hijo de Erik «el Rojo». factores adversos que.ANTONIO ANTELO IGLESIAS Según viejos relatos (DICUIL. y P. Trad. hijo de Thorvald. sino que. Groenlandia y América). 3. se mantuvo a un nivel relativamente cómodo hasta mediados del siglo xiv. con las notas. Convencido de que era necesario colonizarla. quien e la loro espanslone in Europa nell'Alto Medioevo. 50-55 y 61 -66. pusieron rumbo. B. 1 -31. Spoieto 1969. hacia nuevas tierras occidentales. 825). Casariego Córdoba. que proporcionó a los colonos abundate pesca y ganado. {ca. 582 . Quince años después. págs. Durante ese épico siglo x los vikingos de Groenlandia no se recluyeron en ella. restos de embarcaciones. en nórdico).). Encontró vestigios materiales que probaban estar ya habitada (viviendas. Entre tanto. 79-113). hacia el O. págs. la isla hallábase ya poblada y organizada políticamente como una federación. al llegar los noruegos. el jarl Erik «el Rojo». campanillas y báculos. Islandia fue descubierta {ca. £/ primer Descubrimiento de América (Establecimiento de los Vikingos en Islandia. cómo Bjarni Herjolfsson navegó durante varios días.. etc. cuando se recrudecieron el frío y los ataques de los skraelings o esquimales (?). El asentamiento nórdico en el SO de Groenlandia. Madrid 1986 (especialmente págs. Barceiona 1985. Historia del buque. en las que no desembarcaron. G. Barcelona 1983. pero. pero ya antes esa tierra había sido elogiada por el pirata Naddod." ed. impulsados por su marinero dinamismo y su ansia de aventuras. por los cuales se podía comprobar que eran irlandeses». avistando tierras bajas y boscosas.. En torno al año 930. al SO de Groenlandia. a bordo de aquellos veloces kenningar («corceles de las olas»). a fines del siglo xiv pero sobre la base de una fidedigna tradición oral y escrita. 785) por unos monjes irlandeses {papar. 5865. el rey Olaf Tryggvason introduciría el Cristianismo en Noruega e Islandia. si tenía un nombre atractivo. El buque. española. Sobre el /tnorr vikingo ilustra LANDSTRÓM.. vio unos arrecifes a los que dio su nombre: Gunnbjornarsker. española.

En cuanto a la vid silvestre. si se han invocado. Cuatro años después. Nueva Escocia e incluso la Nueva Inglaterra (¿Massachusetts?). Markiand («Tierra de Bosques») y Vinlad («Tierra de la Vid»). tres drakkars con una tripulación de 140 hombres se hizo a la mar bajo el mando de Trhobjarni. el más respetado de los tres. 583 . explícase... y partieron.. para aprovisionar mi nave con tales cosas". con Terranova. La investigación moderna ha identificado Helluland. quiza. con el extremo más oriental del Labrador. Actuaron según estas órdenes y se dice que llenaron de uvas (¿pasas?) el bote de remolque. por donde Thorfinn Karlsefni y sus guerreros flanquearon una isla «de las corrientes» (¿Anticosti. esquimales. que el día y la noche «tenían una extensión más próxima que en Groenlandia y en Islandia».. con Nueva Escocia. ya que no se da actualmente en esas latitudes. Aquí. importantes silos arqueológicos entre Godthaab y el cabo FareweII. sin embargo. Se consiguió un cargamento que llenaba la nave y a la primavera terminaron los preparativos. Zarparon de Vestribygdh. Leif dio al territorio un nombre de acuerdo con cuanto de bueno había visto.»^".. G. 22-26 y 61-73. en medio del golfo del río San Lorenzo? ¿La isla del cabo Bretón?).. ed.. que se han relacionado con la costa SE del Labrador. Se han hallado osamentas ^° Cf.. y en días alternos tenemos que recoger uvas o cortar cepos y talar madera. cit. cit. actual Godthaab. llamándolo Vinland. «Pernoctaron y luego.El Atlántico en la historia y la leyenda hacia el año 1000 descubrió un país donde crecían silvestres el trigo y la vid. se criaba un espléndido salmón. trátase de mixtificaciones. Leif había dado nombres a las tierras visitadas por él: Helluland («Tierra de las Rocas»). Groenlandia ofrece. que el ganado no necesitaría de pienso en ella para el invierno. las huellas de materiales faltan o. también La Saga de ios Groenlandeses. el País Rocoso y de los zorros azules. Refiere la saga que allí. que no heló ni se marchitó la hierba. por la mañana —prosigue el relato— Leif anunció a la tripulación: "Tenemos dos tareas que hacer ahora. por un optimun climático. -11. de los que aquellos vikingos nos han conservado algunos vocablos. El Viaje de Karlsefni a Vinlandia (parte del Hauksbók) nos ha transmitido el nombre de aquellos parajes: Furdustrandir o «Playas Maravillosas». pero en el que no permaneció. en Groenlandia. los indígenas (skraelings) parecen ser o algonquinos o. más probablemente. y Vinland. ob. en Vinland.. pág. No obstante. Snorri Thorbrandson y Thorfinn Karlsefni. con una diócesis —desde el año 1000— en Gardar. por el contrario. Markiand. págs. 168. JONES.

Enrique y al rey Alfonso V. aunque existe una copia del mismo en Nancy. J. cuya decadencia y oscuro final sobrevinieron en torno a 1400 ^\ Las expediciones normandas suscitaron desde muy temprano la curiosidad geográfica en el Occidente europeo. caballos. ^^ Cf. pues D. cit. Enrique «el Navegante» conoció su mapa de Escandinavia —seguramente diseñado en Venecia—. quien supo de Skiringssal. se ocupa de Ottar. un activo puerto comercial al SO de la actual Oslo y que se ha identificado con Kaupang. a través de Ottar el Normando y Wulfstan el Anglo. hacia el año 1470. acaso pensando en las Indias Orientales. The Beginnings of English Society. en inglés antiguo) le dio mucfia información sobre Escandinavia. Adam de Bremen {ca. Johannes Scoluus (Skolp). "^ MAGNUSSON. 130-32. Pudo haber animado a D. los países bálticos y la Europa septentrional. un resumen en «Arcfíivo Histórico de Marinha». 1070) supo también de las navegaciones vikingas. a tenor de la epístola toscanelliana y del mapa adjunto (1474) sobre el Océano que. de (fiijo). 72-93. N. Henrique.. en la nota 16). págs. págs. En este caso pudo tratarse de una sola expedición patrocinada por Alfon- '' Cf. JONES. Por su parte. Más tarde. 1580/91) afirma que fue Joáo Vaz Corte-Real quien llegó hasta la nueva tierra de Bacalhaos (Labrador). 57-59. WHITELOCK. A245). La época de los grandes descubrimientos españoles y portugueses (cit. el cartógrafo danés Claudius Clavus influiría en la génesis de los descubrimientos portugueses. separaba a Europa de Asia. ei noruego acogido a la corte de Alfredo de Wessex.. Ese mapa se perdió. Vikings! (Nueva York 1980). D. REPARAZ. el culto rey sajón Alfredo «el Grande» —que tradujo y revisó los Historiarum adversas paganos libri septem. 1933. a Guanahani—. Cuando Colón arribó al islote de Watling —tradicionalmente. Harmondsworth 1952. un piloto de incierta nacionalidad (danés. CORTESÁO. págs. hacia 1425. G. M. figura en los documentos y crónicas de los siglos xvi-xvii como descubridor del Labrador (1476).. págs. desarrolló el tema «A viagem de Diogo de Teive e Pero Vasquez de la Frontera ao Banco de Terranova em 1452». 59 y 123 (A Penguin Book.° 1. pero Gaspar Frutuoso [ca. en el curso 1932-33 de la Universidad de Sevilla: el primero era escudero del Infante D. Así. Vid. Ottar (Ofitliere. y el segundo un piloto andaluz. a fines del siglo ix tuvo conocimiento de Germania. como lo acredita su Historia del arzobispado de i-iamburgo. G. Pedro (1428). con el danés Cristian I para descubrir algún paso en el NO. entre otros incentivos. de Paulo Orosio—. 12-13. con ocasión del viaje de su hermano D. hacía unos ochenta años que ningún navegante abordaba a Groenlandia.. 584 . quienes habían llegado hasta Arkángeisk y el golfo de Gdánsk^^. a buscar «islas y tierra firme» en el Atlántico Occidental. según los cálculos de Marino de Tiro. ovejas y cabras. Vid. noruego o alemán) al servicio de Cristian I. ob. también acerca de este viajero y Wulfstan.ANTONIO ANTELO IGLESIAS de bueyes. El monarca portugués mantenía estrecho contacto.

Historia de la Geografía. 29). 3236 («Obras Completas».. cf. véanse especialmente las págs. Lisboa 1984.— Sobre Claudius Clavus. í. G. Barcelona 1930.El Atlántico en la historia y la leyenda so V (1472). 585 . útil debido a la intrínseca y sus observaciones en Teoría geral dos Descobrimentos portugueses. Madrid 1991. 52 y 201-3. es notable el ponderado libro de CÉSPEDES DEL CASTILLO. que no deparó información dificultad geográfica de la empresa ^^. A. española 2. trad. además de KRETSCHMER. K. Lisboa 1987. PINHEIRO IVIARQUÉS. 11-105. págs. págs.a exploración del Atlántico. Origem e desenvolvimento de Cartografía portuguesa na época dos Descobrimentos. 124.— Como síntesis más reciente sobre la historia del Océano Atlántico." ed. págs...

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful