1

PROBLEMAS DE LA ANORMALIDAD INFANTIL EN LA PSICOLOGÍA Y LA PSICOTERAPIA.1 Marcela Borinsky y Ana María Talak

Proyecto UBACyT: “La psicología y el psicoanálisis en la Argentina: disciplina, tramas intelectuales, representaciones sociales y prácticas”, dirigido por Hugo M. Vezzetti, Código P042. Instituto de Investigaciones, Facultad de Psicología, UBA. Trabajo provisorio para su discusión en el Ateneo del 13 de septiembre de 2005. En la Argentina la anormalidad infantil ha sido abordada desde diferentes disciplinas de saber y prácticas profesionales. En el siglo XIX, la psiquiatría y la educación fueron las primeras en ocuparse de niños con distintos tipos de anormalidades, y luego en el siglo XX, se sumaron la criminología, la psicología y el psicoanálisis. En este trabajo, nos interesa indagar más específicamente los planteos en torno a la anormalidad infantil privilegiando los cruces disciplinares entre educación, psicología y clínica. Tomaremos como base los problemas en torno a la anormalidad infantil planteados a partir de dificultades de aprendizaje, que demandaron abordajes desde la psicología y la clínica psicoterapéutica o psicoanalítica. A fines del siglo XIX y principios del siglo XX no estaba aún establecida una especificidad en la patología psíquica de la infancia, diferente a la del adulto. Por un lado, encontramos en la segunda mitad del siglo XIX las primeras instituciones que se ocuparon de la educación de discapacitados sensoriales (visuales y auditivos). En 1857 se abrió la primera escuela para sordos, la “Sociedad Filantrópica Regeneración”, por iniciativa del maestro alemán Carlos Keil. En la década de 1880, se creó el Instituto Nacional de Sordomudos, y en 1887, el pedagogo español Juan Lorenzo y González comenzó a educar a un grupo de niños ciegos del Asilo de Huérfanos. Por otro lado, las tesis sobre anormalidad infantil presentadas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires en este período fueron pocas y se referían a la locura en la infancia utilizando las mismas categorías desde las que se pensaba la psicopatología de los adultos2. En las primeras décadas del siglo XX en Argentina, comenzaron a abordarse más explícitamente dos tipos de problemas en relación a la anormalidad infantil: los problemas de aprendizaje y los problemas de indisciplina. Los problemas de aprendizaje se vinculaban fundamentalmente a cuestiones de orden intelectual. Las figuras de los

2

niños idiotas, retardados y débiles se asociaban a los déficit intelectuales. Comenzó a plantearse la necesidad de diseñar e implementar un diagnóstico adecuado para decidir las condiciones diferenciales de “educabilidad”. El estudio de estas intervenciones se relaciona con el desarrollo de la psicometría y la historia de los tests mentales, por un lado, y con la historia de la educación, por el otro. Los problemas de indisciplina, en cambio, se asociaron a patologías diferentes, que afectaban el carácter y los afectos. La delincuencia infantil y juvenil eran vistas como producto de este mismo tipo de patología. Así, el niño indisciplinado y el niño delincuente eran vistos como portadores de patologías porque sus conductas se desviaban de la norma de adaptación, en el ambiente escolar uno, y en el ámbito social y de las leyes jurídicas el otro. El estudio histórico de estos problemas se vincula, como veremos, tanto con la historia de la educación y la historia de la delincuencia y la criminología, como con la historia de las psicoterapias y el psicoanálisis en la Argentina. Consideramos que en el cruce de ambos dominios, el de los problemas de aprendizaje y el de la delincuencia, y en el cruce de dos disciplinas que se venían desarrollando previamente, la neuropsiquiatría y la psicología, se conformó la psiquiatría infantil, la cual definió un nuevo objeto de intervención, la enfermedad psíquica infantil. Los problemas en torno a la anormalidad infantil se plantearon ante todo como problemas de carácter práctico: requerían y promovían la producción de conocimiento específico para la identificación de sus causas pero también, y fundamentalmente, para intervenir adecuadamente, según los criterios de normalización presentes en la sociedad. Consideramos que, durante la primera mitad del siglo XX, se desarrollaron dos grandes líneas de abordaje de estos problemas: 1) una línea, que llamaremos "intervención psicopedagógica", articuló los aportes de la psicología al campo educativo; 2) otra línea, que llamaremos "intervención clínica", articuló la psicología con otras formas de intervención "psi", tales como la psiquiatría, la psicoterapia y el psicoanálisis. Si bien sus orientaciones fueron diferentes y suponen cruces disciplinares específicos, nos interesa mostrar cómo se vincularon ambos abordajes. En la primera mitad del siglo XX, hemos detectado, a grandes rasgos, dos formas básicas de articulación de las conceptualizaciones y las intervenciones en los problemas de anormalidad infantil. 1) Un primer modelo, que fue el más tempranamente desarrollado, tomó como punto de partida, la lógica del déficit en base al supuesto de un “retardo del desarrollo”. Se postulaba que había diferentes grados de

Esta tecnología de examen y clasificación psicológica supuso una interrelación entre prácticas y saberes que se condicionaron mutuamente. surgieron en diferentes momentos. hubo períodos de convivencia de modelos.. en algunos casos. a la vez que se planteaba qué intervenciones educativas alternativas podían idearse para educar a estos niños 3. Sin embargo. falsos anormales. y en función de esos grados se definía el tipo de intervención que. Psicología y educación: la "intervención psicopedagógica". ponía la noción de conflicto afectivo en primer lugar. Estos dos modelos. Los llamados "tests psicopedagógicos" y los "tests mentales" (especialmente los de inteligencia). ya no en la esfera intelectual ni en el de la conducta sino en un terreno más “profundo” que determinaba tanto el aprendizaje como el comportamiento. que logró reconocimiento y legitimación dentro de la división del trabajo intelectual académico. etc. los tests psicológicos y psiquiátricos ocuparon el lugar principal. niños débiles. los tests psicofisiológicos (basados en los desarrollos de la psicología experimental) y los tests psiquiátricos (exámenes clínicos fundados en teorías de la psiquiatría infantil) conformaron tecnologías específicas que definieron niños normales y anormales.3 retardo. 2) Un segundo modelo. no se dieron necesariamente uno después del otro. en Europa y en Estados Unidos. comenzaron a implementarse diversos dispositivos para identificar niños que no podían responder a las exigencias de las escuelas públicas. ya que la aparición de un nuevo modo de abordaje no fue simultáneo a la desaparición del anterior. a la vez que . A fines del siglo XIX y en los comienzos del siglo XX. y en otros casos era médico-pedagógica y se desarrollaba en el hospicio o en ámbitos específicos asociados al dispositivo asilar. veremos que históricamente. que involucraron tanto saberes como formas de intervención sobre los niños. estableciendo así un reordenamiento de las variables en juego. Los problemas de aprendizaje y los de indisciplina dejaron de ser problemas en sí mismos para convertirse en “síntomas” de un desorden que se ubicaba en otro lugar. el idiota y el débil. a la vez que contribuyó a la definición de un campo de especialización de saberes y roles del "experto". El anormal leve. pero también en un público social más amplio. en el que el psicoanálisis llegó a ocupar un lugar decisivo. era psicopedagógica y se llevaba a cabo en la escuela o instituciones educativas especiales. Dentro de estos dispositivos de examen y clasificación.

y por consiguiente. para aprovechar los métodos ordinarios de instrucción y educación usuales en las escuelas públicas”5 . en sus grados mayores. y haremos presente desde ahora que es la escuela la piedra de toque para distinguirlos”. imbécil. una cuestión fundamental residía en diferenciar dentro de la categoría misma de anormalidad. En las primeras décadas del siglo XX.. aquellos cuya inteligencia es inferior a la de los niños de su edad. debemos considerarle en relación con los de su edad. o bien anulando la posibilidad de prácticas modificadoras.. pasible de educación. respetuoso y disciplinado. idiota. o es simplemente un débil. asiduo en sus deberes.4 participaron en el desarrollo de la subjetividad de estos mismos niños al fundar prácticas de intervención preventivas. Aun esto es difícil: no podemos tomarle aislado. cómo el siglo XIX colocó los cimientos de la pediatría y de la naturalización de la psicología pero hubo que esperar hasta el siglo XX para que el crecimiento del niño se . que se tomaba como parámetro del desarrollo del ser humano. nutrido y sin estigmas notables. por razones de organización física e intelectual. “El normal ocupará como la virtud el justo medio: no será el lujo que ostentará un maestro poco pedagogo sin darse cuenta de la mayoría. Por esta misma razón. de la anormalidad severa. En la escuela.. la búsqueda del parámetro del niño normal en la escuela pública era acorde con la concepción de la misma como un “laboratorio de psicología experimental”.6 ¿A qué se llama niño anormal? Antes debiéramos precisar cual es el tipo medio normal. el término “anormal” se refería fundamentalmente “a todo lo que se separa manifiestamente de la cifra media para constituir una anomalía”4. "no mejorable". para una psicología evolutiva y una psicopedagogía. señala en la introducción de su clásico tratado de Psiquiatría Infantil. La media estadística definía la “normalidad”. pasible de ser usado en el control y modificación de variables8. El psiquiatra austríaco Leo Kanner9. un retardado7. la anormalidad leve.. pero sí será un niño suficientemente despierto para su edad. un ciego o sordomudo.. sin tocar el gigantismo. respecto de los niños anormales. el anormal es un demente.. . En este contexto. que veían como neutral el ambiente escolar. correctoras o regeneradoras. En cambio. los escritos sobre psicología de los niños anormales se interesaban en general por la situación de los anormales leves. ya que los anormales más graves sólo podían recibir un tratamiento médico. Así el ambiente escolar aparecía como un ámbito natural. dicen Binet y Simon. aquellos cuyo rasgo común es la incapacidad. Del punto de vista físico: bien desarrollado. Y la media estadística era determinada en la escuela. “y yo añadiré que son aquellos de los que ordinariamente se dice que “no son como los demás”.

los cuales se ocuparon de la reeducación de las deficiencias sensoriales y el atraso mental. que eran los clasificados como "idiotas" que habían sido trasladados del Hospicio de las Mercedes.11. en donde ya desde 1899 se había implementado también una forma de intervención pedagógica con un grupo pequeño de los internados (menos del 10 %)12. Sin embargo. fueron el educador Seguin y el psiquiatra Esquirol quienes conformaron el “primer equipo médico psicopedagógico” y ubica recién con Bourneville la creación del primer centro médico-pedagógico reservado exclusivamente para retrasados mentales. la Escuela para Niños Retardados y la Clínica de Neuropsiquiatría con un servicio de . discipulo de Sante de Santis. en ningún sentido como psiquiatra de la niñez”. “Al despuntar el siglo XX no había –ni podía haberlo.5 convirtiera en uno de los campos más fructíferos del progreso del conocimiento. para los cuales hasta el momento no había un lugar específico ni en las instituciones académicas ni en el ámbito asilar.nadie que pudiera ser considerado. En Argentina. de espacios para la internación y tratamiento de los “anormales graves”. Desde su perspectiva. encontramos el primer antecedente de estas características en El Asilo Colonia Regional Mixto de Torres que fue inaugurado en 1915 y a partir de 1916 comenzó a darse un "tratamiento médico pedagógico" a casi el 30% de los asilados. según las distintas fuentes consultadas. fue la llegada al país del psiquiatra italiano Lanfranco Ciampi la que dio un fuerte impulso al desarrollo de la disciplina al crear la “primera cátedra de Psiquiatría Infantil del mundo” 13 y al mismo tiempo. El psiquiatra español Julián de Ajuriaguerra en su Manual de Psiquiatría Infantil coincide con las apreciaciones de Kanner y señala como los precursores de los psiquiatras infantiles a los educadores y pedagogos.10 Kanner introduce una breve presentación histórica acerca de la psiquiatría infantil en la que destaca cuatro momentos claramente diferenciados que se corresponden con las primeras décadas del siglo XX con un proceso que iría desde la “preocupación teórica” por los niños en el primer decenio hasta el trabajo “en unión con los niños” que se llevaría a cabo en la década del ’40. En 1922. Lanfranco Ciampi. fue contratado por Agudo Avila para crear y dirigir una escuela para niños “retardados” en la ciudad de Rosario Lanfranco Ciampi organizó la cátedra de Neuropsiquiatría Infantil en la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario en 1922.

En este sentido. Se trató más bien de un intento de articulación entre dos instituciones de saber con características muy diferentes: el hospicio y la escuela. actividades de laborterapia (encuadernación. siguió la enseñanza de su maestro Sante de Sanctis. más preocupado por la prevención que por la enfermedad. la nueva psiquiatría dinámica en oposición a la . constituyó uno de las primeros intentos de individualizar estados psicóticos específicos de la infancia15. El niño tiene su personalidad particular y por ende una psiquiatría específica”16 Sin embargo. estableció un modelo de abordaje médicopedagógico. la demencia precocísima.18 Ciampi se presentaba a sí mismo como un reformador de la “vieja psiquiatría asilar” centrada en el individuo. Por otro lado. y se identificaba con el rol del psiquiatra como agente de intervención social. Por eso la Escuela para niños retardados ocupó un lugar central en el dispositivo terapéutico organizado por Ciampi y el personal que se ocupaba de la atención de estos niños eran médicos y maestras especialmente preparados para tal fin17 La terapéutica implementada era pensada como una “ortopedia mental” o una “psicopedagogía enmendativa” y los procedimientos utilizados iban desde la ortofonía o reeducación del lenguaje hasta el logro de la templanza del carácter y de la voluntad por medio del trabajo físico. organizada alrededor de la categoría de idiocia. tejido. ya el modelo de tratamiento aplicado por Ciampi fue notoriamente influido por el abordaje médico-pedagógico establecido por la psiquiatría asilar francesa durante el siglo XIX. La Escuela se trasladó en 1925 al Hospicio de Alienados. Sobre esta base. quien había descripto un diagnóstico para la psicosis infantil. Si bien fue una categoría luego discutida y poco utilizada por sus contemporáneos. según su opinión. etc) sumados al influjo moral de la autoridad del médico sobre el “enfermito”.6 semi-internación o internación diurna. En 1927 Ciampi fue nombrado director del Hospicio y en 1930 fundó la filial rosarina de la Liga de Higiene Mental14. citando a De Santis sostenía que “el niño no es un adulto pequeño y por consiguiente su psiquiatría no puede ser una psiquiatría pequeña. La propuesta de Ciampi se enmarcó por un lado. análoga a la demencia precoz de Kraepelin. en la tradición clásica de la psiquiatría infantil. En este sentido. el elemento que definía. creado en Rosario el año anterior. cestería. estas ideas no se vieron claramente en las prácticas. Para Ciampi las enfermedades mentales que se desarrollan en la edad evolutiva tienen su especifidad clínica diferente a la de los adultos.

que en muchos casos llevaban a la delincuencia. se crearon las Child Guidance Clinics. Borda”). clínica y educación: la "intervención clínica". Telma Reca y la higiene mental infantil En la primeras décadas del siglo XX se desarrolló en Estados Unidos una nueva modalidad de intervención institucional para niños con dificultades.19 Sin embargo. El propósito que orientaba a estas clínicas era la convicción de que la conducta antisocial podía ser abordada por medios psiquiátricopsicológicos22. y a diferencia de lo que sucedía contemporáneamente en Estados Unidos donde la higiene mental había asumido una posición crítica contra la institución asilar. caracterizado por la novedad de que se comenzó a trabajar con “los problemas cotidianos del niño común”. estas clínicas privilegiaban la prevención y el abordaje de la delincuencia desde un modelo de tratamiento que integraba de manera novedosa a la psiquiatría. En la búsqueda de alternativas para tratar los problemas de la conducta antisocial en los niños. las cuales rápidamente recibieron un apoyo económico importante por parte de fundaciones privadas. El propósito que animó el desarrollo de . Como prueban investigaciones sobre el movimiento de la higiene mental en Argentina 20. la psicología y la asistencia social. esta defensa de la “nueva psiquiatría” en Argentina se realizaba desde las mismas prácticas de la psiquiatría asilar. La Liga abrió consultorios externos tanto en su sede social como en el hospicio mismo. Aunque su surgimiento es anterior. Psicología. Fundador y director de la Liga Argentina de Higiene Mental21. Gonzalo Bosch era al mismo tiempo Director del Hospicio Nacional (hoy “Hospital José T. A diferencia de los Servicios para Niños Idiotas en los Hospicios durante el siglo XIX. Las clínicas de orientación infantil surgen en Estados Unidos en el contexto de los debates sobre la psiquiatría asilar promovidos por el movimiento de la higiene mental. consideramos que la historia de estas clínicas se entronca con el tercer período descripto por Kanner en su historia de la psiquiatría infantil (ubicado en la década de 1930). y ya no sólo con los del niño enfermo. Gonzalo Bosch en Buenos Aires compartía estas ideas de Ciampi.7 psiquiatría del viejo manicomio era la higiene mental porque se “propone luchar contra todos los factores exógenos de las enfermedades mentales”.

24 El proceso que se dio en la Argentina tuvo características diferentes porque. De este modo.. éstas no llegaron a establecerse al tiempo que. Este proyecto se sostenía en la confianza en que ciencia –y la medicina. trabajadores sociales y cientistas sociales más que médicos. fueron los médicos y en particular.23 Por esta vía. las clínicas nacen de una alianza precaria entre la ideología reformista de quienes hacen posible su existencia y una interpretación psicodinámica de la conducta que. Su tesis de Doctorado en Medicina presentada en 1932 fue precisamente sobre este tema y en ella expone los resultados de su viaje de estudios en el Vassar College de New York. Por eso en la historia contemporánea de la psiquiatría infantil norteamericana se propone el comienzo de la disciplina en ese país con el establecimiento en 1899 de la Primera Corte Juvenil en Chicago. y en . becada por el Instituto Cultural Argentino Norteamericano. más allá de la voluntad de algunos impulsores de las Clínicas de Orientación Infantil. la Dra. entonces. como leit motiv general. Un grupo de mujeres comprometidas con el problema y preocupadas por entender el origen. la prevención y el tratamiento de la delincuencia crearon en 1909 el Instituto Psicopático Juvenil y contrataron al médico neurólogo Willian Healy para que lo dirigiera. Nerio Rojas. la psiquiatría infantil en Estados Unidos estableció sus raíces primero en la comunidad antes que en las facultades de medicina y sus principales impulsores fueron más bien maestros. los “niños comunes” comienzan a ser objeto de intervención psiquiátrica en el contexto de una especialización jurídica y social que buscaba metodologías propias para intervenir sobre la criminalidad infantil. basado en la creencia de que el diagnóstico precoz ayudaría a resolver problemas sociales críticos como el de la delincuencia. en la confianza en la capacidad de cambio de los niños apoyada en una lectura ambientalista de la conducta infantil. Su padrino de tesis fue el Dr.anima la tarea de quienes trabajan en ellas. Telma Reca también fue la delincuencia infantil.fue la detección temprana de signos de inadaptación en los niños. jueces. en aquel entonces Prof. De este modo. Telma Reca quienes apostaron al desarrollo de un modelo de abordaje de los trastornos infantiles de niños que ponía el acento en la prevención y en el tratamiento de los factores externos –familia.contaban con herramientas para intervenir positivamente sobre el curso de los problemas sociales así como también. El interés original de la Dra. Titular de la Cátedra de Medicina Legal.8 estas clínicas –que se extendieron con rapidez a lo largo de todo el país en la década del ’30. escuela y medio ambiente en general.

surge como una especialización de la pediatría y no de la psiquiatría. La mayoría de los enfermos dirigidos al consultorio en su comienzo fueron casos de neuropsiquiatría: idiotas. se limitaba a las indicaciones de orden médico. 25 En 1934 comenzó a trabajar en un consultorio que se llamó de Higiene Mental en el Hospital de Clínicas dependiente de la Cátedra de Pediatría del Prof. Paralelamente en Buenos Aires. Un análisis comparativo entre la Argentina y Estados Unidos revela diferencias significativas En el año 1934 ya funcionaban en Norteamérica. Según refiere. retrospectivamente.. imbéciles. Clínicas de Orientación Infantil en más de quince estados coordinadas por una dirección especializada que a su vez. y no ampliamente difundidos los procedimientos propios de la clínica psiquiátrica infantil y los alcances e indicaciones de la psicoterapia. Garraham –Profesor Titular de la Cátedra de Pediatría. Mamerto Acuña. El apoyo económico y financiero de organizaciones filantrópicas no gubernamentales –entre ellas la más importante fue la Commonwealth Fund. con el apoyo del Dr. cuando esto era necesario sobre todo en el caso de los niños “débiles”. conjuntamente con una interpretación crítica de estos temas y un esbozo de un plan de trabajo para el tratamiento y prevención de la delincuencia en la Argentina.jugó un rol crucial en la expansión y desarrollo de este programa.28 A principios de la década del ’40. la Dra Reca para dar cuenta de este momento fundador: “Mal deslindados estaban todavía en nuestro ambiente los problemas de psicopatología de la infancia. Telma Reca no dejaba de ser una iniciativa de carácter más bien personal que contaba con el apoyo de algunos colegas médicos y una dependencia formal de la Cátedra de Pediatría. en general el tratamiento. Vale la pena destacar como este modesto consultorio. el escenario se modificó y. símbolo del proceso de modernización de la asistencia psiquiátrica de la infancia en la Argentina. promovía la fundación de clínicas en otros estados a través de la transmisión de conocimiento experto y colaborando en la selección de los profesionales más idóneos 26. el proyecto de la Dra. graves enfermos neurológicos”27 Durante los primeros años de existencia del consultorio no se realizaba psicoterapia y. y a los consejos relativos a la educación y a la organización de la vida del niño.se llevaron a cabo mejoras en el espacio físico y se consiguieron nuevos recursos.9 la tesis están presentes muchas de las ideas en aquel momento en boga en los Estados Unidos sobre la delincuencia infantil. El consultorio cambió su nombre por el de Centro de Psiquiatría y Psicología .

la “deficiencia mental” y el “retardo en la maduración nerviosa”. entre las variables utilizadas encontramos junto a Condiciones Psíquicas y Ambiente Familiar. en la descripción de los casos. que podía estar dirigido al niño. ella cuestionaba la idea de un criterio absoluto de normalidad al ponerlo en relación con los “estándares” del grupo social en el que el niño está inserto haciendo depender la normalidad de las normas y de las valoraciones sociales. en lo referido a la cuestión de la anormalidad infantil. De este modo. Si bien. “tratamientos sociales” (propuestas de cambios en las condiciones de vida) consejos a los padres y en algunos casos “tratamiento psiquiátrico directo”. Reca volvió a viajar a Estados Unidos para retomar la vinculación con las Clínicas de Orientación Infantil e interiorizarse en las modalidades de enseñanza de la psiquiatría infantil en ese país. los trastornos que afectan la esfera de la conducta y de las relaciones sociales y los trastornos en el estado de salud (física y psíquica) Con respecto a las causas. el rubro Factores Hereditarios en general no se completa. en su análisis de las dificultades infantiles su perspectiva está todavía influida por las nociones clásicas de retardo y deficit. etc). Por un lado. este pasaje de la higiene mental infantil a la psicología y psiquiatría da cuenta también de un cambio de orientación en los tratamientos que va de los “consejos a padres” a la psicoterapia. a su madre o a ambos. la Dra Telma Reca fue una de las primeras introductoras del tratamiento psicoterapéutico en niños basada en una lectura norteamericana del freudismo. Indicaciones sobre alimentación. es decir psicoterapia. vemos como. La normalidad se transforma entonces en un . propuestas de cambio. y al mismo tiempo. “tratamiento escolar” (intervenciones en la escuela. los Factores Hereditarios y el Estado Físico. diferenciaba entre condiciones del medio social y/o del medio escolar y los factores individuales “intrínsecos” En este rubro incluía las nociones clásicas de “debilidad” fisica. las intervenciones abarcaban desde “tratamiento físico” (por ej. odontólogo. en 1942 la Dra. Telma Reca distinguía en 1944 tres tipos de niño “problema” en función de tres grupos de síntomas: los trastornos y variaciones en el rendimiento escolar. A su vez.10 Infantil y. consulta a un especialista en garganta. Telma Reca desde la fundación del Consultorio de Higiene Mental en 1934 hasta la década del ’50. Sin embargo. El análisis de los casos clínicos descriptos por la Dra. etc). nos muestran con claridad el proceso de transición entre los dos modelos de abordaje de la patología psíquica infantil descriptos anteriormente.

. tiene afectos a compañeros y maestros. los trastornos en la esfera de la conducta y del rendimiento escolar eran los más precoupantes. Telma Reca discutía la noción de “anormalidad de carácter” porque presuponía una causalidad “endógena” y por lo tanto inmodificable. no es total o excesivamente dependiente del cuidado o la atención de padres y maestros. Por lo tanto. Si para la escuela y los maestros. “distracción excesiva”.11 problema de adaptación del niño a su medio y las condiciones que definen esta adaptación son variables. en cambio la noción de “personalidad” y de “desviaciones de la personalidad” con el objeto de correr el eje de análisis de los factores internos a los factores externos que determinan la patología infantil y entendiendo a la conducta del niño como “reaccional” a su ambiente. ni padece enfermedad cuando ellas se presentan o superan a su fuerza y aptitudes para vencerlas. Telma Reca planteaba una oposición entre el criterio escolar y el criterio psicobiológico. tiene iniciativa. si sufre un contraste. pero sabe repeler una agresión. se rehace y responde en forma constructiva a estímulos adecuados. no pretende eludirlas. los síntomas que agrupaba en la esfera de los desórdenes de la relación físico-psíquica eran considerados como los más graves. etc) o la respuesta interpretada como “huida” frente a la realidad (síntomas del sistema nervioso vegetativo: diarreas. pero es capaz de ajustarla a las condiciones y exigencias de la realidad. hace fente a las dificultades. el social y el “psicobiológico”. la ensoñación y ‘distracción’ excesivas” Desde este punto de vista. el humor deprimido. goza en general de buena salud. aislamiento. Reca desarrollaba tres criterios de normalidad: el escolástico (apreciación de la escuela y los maestros). en cambio para los “psicólogos y psiquiatras”. “es normal el niño que. entre otros) . vómitos recurrentes. la indiferencia. amén de tener una situación escolar y social aceptables. la falta de contacto con el grupo infantil. es alegre y activo. Estos síntomas incluían “la tendencia al aislamiento. la Dra. se destaca la capacidad para responder autónoma y positivamente a las “exigencias de la realidad”. Proponía. no emplea subterfugios para evitarlas. Desde esta perspectiva. si es víctima de ella” 29 Siguiendo este criterio de normalidad. . el síntoma que se revelaba como más preocupante en un niño era la ausencia de respuesta (retraimiento. Volviendo a la distinción entre los tres criterios de normalidad.

la tarea de estas clínicas era psicológica en términos de diagnóstico y tratamiento (psicoterapia) pero también era claramente educativa porque se proponía formar a padres y maestros en pos de un mejoramiento de la salud mental de la población. de ejercer en el medio social una acción educativa de tal tipo que aumente la capacidad de los padres para comprender y educar a sus hijos. en la línea de una intervención de carácter “clínico” sostenía el modelo de las Clínicas de Orientación Infantil norteamericanas donde trabajaban de manera conjunta psiquiatras. Podemos ver entonces. por razones de “origen exógeno”. . Por otro lado. Desde su punto de vista. cuando sus trastornos son muy leves. sostiene la necesidad de contar con Consejeros Escolares en cada escuela para realizar el diagnóstico y seguimiento de los niños que evidenciaban problemas de conducta y/o aprendizaje y asesorar a los padres y educadores acerca del mejor abordaje de estos niños. y. la Dra. conjunto que abarcaba a los niños con deficit de la inteligencia. los que padecían anormalidad sensoriales o de la palabra y aquellos niños que. podían convertirse en un obstáculo importante para el normal funcionamiento del aula darían cuenta de una actividad por parte del niño que no se encontraría en las “desviaciones de la personalidad” más profundas. como en la década del ’40. Telma Reca combinaba los dos tipos de modelos de abordaje de la patología psíquica infantil que habíamos mencionado.12 De este modo. Por un lado. y haga conocer a autoridades e instituciones las necesidades de desarrollo y salud del niño”31 Los psicoanalistas argentinos y los niños: de las intervenciones educativas “ambientalistas” al conflicto neurótico. los trastornos de conducta o “antisociales” son leídos como un intento de “solución positiva de los problemas del sujeto” y si bien. el modelo psicopedagógico y el modelo clínico. “Es su manifiesto propósito (de las Child Guidance Clinics) de atraer a sus pacientes lo más temprano posible. psicológos y asistentes sociales. promueve el desarrollo de estrategias que iban desde la creación de establecimientos educativos especiales hasta la existencia de “clases diferenciales” en la misma escuela para atender los requerimientos de “los niños con particularidades anormales”. se hallaban en “condiciones de inferioridad”30 Al mismo tiempo. todavía más.

Pichón Riviére –otro de los fundadores de la Asociación Psicoanalítica Argentina. En esta misma línea de pensamiento. La preocupación de Pichón Riviére. la escuela y la sociedad en su conjunto. estos psicoanalistas estaban claramente influenciados por el psicoanálisis norteamericano pero. según él mismo lo relata. los intereses de este grupo eran más modestos y se concentraban en la familia de los pacientes -sobre todo en las madresa partir de la influencia de la Escuela de Chicago y su enfoque de las enfermedades psicosomáticas. lugar natural del trabajo del pediatra como en el caso de Rascovsky y en el hospicio. los primeros psicoanalistas argentinos que en la década del ’40 se ocuparon de la infancia lo hicieron desde los Consultorios de La Liga de Higiene Mental pero fundamentalmente en el ámbito hospitalario. era el de iluminar una zona obscura que unificaba todos los . Ya veremos luego como esta temprana relación con la medicina y la inserción en la práctica hospitalaria permiten delimitar un espacio diferente de trabajo. nos interesa destacar como a partir de las emociones y los afectos comienza a definirse una nueva modalidad de lectura de la patología infantil que se mostraría más permeable al abordaje psicológico en contraposición al determinismo de la teorías constitucionales de la enfermedad. para el caso del psiquiatra Pichón Riviére.13 Paralelamente al desarrollo del Centro de Psicología y Psiquiatría de la Dra. No disponemos de espacio aquí para entrar en el detalle de las investigaciones llevadas a cabo por el Dr. Rascovsky –uno de los miembros fundadores de la Asociación Psicoanalítica Argentina. Ambos grupos partían del supuesto común de que podían influir sobre la familia de los niños. sino que se abría a la familia. en contraste con los objetivos higienistas en sentido amplio que guiaban la acción de Reca porque para ella su ámbito de acción no se circunscribía al consultorio.y su equipo en el Hospital de Niños de la Ciudad de Buenos Aires sobre niños epilépticos y adiposos genitales.proponía una nueva categoría diagnóstica para los trastornos mentales en la infancia: la oligotomía. Sin embargo. Telma Reca. Si hacemos un análisis de las primeras investigaciones clínicas que llevaron adelante los fundadores de la APA con respecto a la infancia. el de la medicina psicosomática que funcionará como un terreno sumamente fértil para la implementación y desarrollo futuro del psicoanálisis local. De un modo parecido al de Telma Reca. modificar conductas y actitudes para mejorar la vida de los pequeños y prevenir patologías futuras. nos encontramos con una convicción similar a la que sostenía contemporáneamente Telma Reca.

consitucionalidad e incurabilidad. Vemos entonces como el problema que intentaban resolver. Definía a la oligotimia como una debilidad afectiva en oposición a la oligofrenia. este tipo de intervenciones . el de los “sordomudos. En los primeros trabajos de Arminda Aberastury. estaría motivado por trastornos del desarrollo a diferencia de la debilidad que obedecía a causas estructurales y de este modo. difícilmente modificables. por lo tanto. Tal como aparece descripto en el primer artículo que publicó en la Revista de Psicoanálisis. considerada como la fundadora del psicoanálisis de niños en la Argentina. Siguiendo las teorizaciones del psiquiatra norteamericano Leo Kanner sobre el “autismo precoz infantil” y las investigaciones del psicoanalista vienés radicado en Estados Unidos. era el mismo y que podríamos resumir en la siguiente pregunta: cómo redefinir el campo de la patología infantil que se presenta indiferenciado y fuertemente concentrado alrededor de la noción de deficit. Pichon Riviere discriminaba la oligotimia o pseudodebilidad de la oligofrenia. pensar una clínica específica que fuera más allá del diagnóstico y la custodia de estos niños. que seguiría genéticamente al autismo de Kanner. debilidad de carácter estructural y congénita. . Este nuevo sindrome. mudos y oligofrénicos”. tanto Pichon Riviére en el Hospicio como Telma Reca desde el Centro de Psiquiatría y Psicología Infantil. resultaba muy difícil desde un postulado que combinaba herencia. (estos niños) “estancados en su desarrollo psicosexual reaccionan favorablemente a una psicoterapia de orientación analítica combinada con modificaciones ambientales logradas en nuestras conversaciones con los padres”32 Sin embargo.14 trastornos infantiles en un mismo grupo. El problema que se planteaba era el de la intervención terapéutica con este tipo de pacientes ya que la noción de deficit estaba asociada a la de irreversibilidad y. en el relato que construyó Arminda Aberastury para dar cuenta de la historia de su práctica.con intervenciones terapéuticas “ambientalistas” en familias de niños “oligotímicos” atendidos por ella en los Consultorios de la Liga de Higiene Mental. acerca de las privaciones afectivas y su impacto negativo sobre el desarrollo normal del niño. René Spitz. encontramos del mismo modo que en Telma Reca la combinación de técnicas psicoterapéuticas –aunque en el caso de Aberastury infuenciada por los aportes de la escuela inglesa de psicoanálisis.

Si bien este relato sobre los orígenes pone el acento. lo que le permitirá poner en juego una mirada diametralmente diferente acerca del tratamiento de este tipo de niños. Seguramente. retrospectivamente. 1962: 62). una niña esperaba a su madre mientras ésta era atendida por el Dr.La ignorancia con respecto a la correlación entre los factores psíquicos y la expresión somática. es por la vía de las enfermedades psicosomáticas que la psicoterapia puede ser planteada como un abordaje que opera en un nivel diferente a los métodos hasta el momento conocidos... (Aberastury. más allá de las causas concretas que motivarían las consultas terapéuticas. Fue el encuentro fortuito entre un niña diagnosticada como oligofrénica y su propia intuición clínica. “Corría el año 1937 y en los pasillos del Hospicio de las Mercedes. hacen que todavía sea raro que un padre decida analizar a su hijo por un síntoma como el asma. “Muchas veces un niño es aparentemente normal y el análisis revela una situación neurótica profunda. Mientras la acompaña y trata de enseñarle lengua y mtemáticas. el problema de los trastornos psicosomáticos podía funcionar como un operador teórico que permitía desplazar el enfoque de la relación entre el niño y su medio al . Enrique Pichón Rivière. el eczema. las crisis epilépticas. Arminda Aberastury encontró la noción de conflicto y a partir de allí. evitando una neurosis grave en el futuro. estaba siguiendo una lógica similar a la que proponía Arminda Aberastury cuando distinguía también en oposición.15 “ambientalistas” y educativas fueron dejadas de lado.. que sólo con el tratamiento puede ser resuelta. en el pasaje de un enfoque pedagógico a otro psicoanalítico. el criterio de normalidad de los padres del de los psicoanalistas. Arminda Aberastury descubre que la niña era capaz de aprender pero no lo hacía porque “su mente se había paralizado” a partir del conflicto entre el deseo de saber y el dolor que le despertaba saber acerca de la enfermedad de su madre” 33. En el lugar del deficit. laa predisposicón a los resfríos. desde una preocupación centrada en la capacidad de aprendizaje a una interpretación del conflicto psíquico. cuando Telma Reca planteaba la necesidad de “invertir los criterios de gravedad” en la interpretación de la patología psíquica debido a la oposición entre el criterio de los maestros por un lado y el de los psicólogos y psiquiatras por el otro en sus respectivas valoraciones de los problemas infantiles..”34 Por lo tanto podemos observar cómo. las prioridades se reorganizaban y el deficit comenzó a ser leído como una consecuencia del conflicto.

Podemos ver con claridad esta nueva aproximación en las palabras de otra de las figuras destacadas de este movimiento. Tiene que luchar para vivir porque dentro de él hay una pulsión muy fuerte en destruir. desde una perspectiva diferente a la de los factores constitucionales y endógenos asociados al carácter. los padres quedan afuera del consultorio y el problema a abordar no es la conducta del niño sino su mundo interno.. para investigar acerca de la vida del niño y confirmarles a los padres que el paciente era su hijo y no ellos. . Que el niño es un ser valiente que desde el comienzo de la vida lucha por vivir.16 interés por el mundo interno del niño.. en el proceso de organización de un primer grupo de psicoanalistas de niños alrededor del liderazgo de Aberastury que ella sitúa en 1948. estos debían comprometerse a llevar al niño a la consulta del psicoanalista y a pagar sus honorarios mientras durara el tratamiento.Podemos pensar que el psiquismo de ese pequeño ser es un campo de batalla con tropas de vida y tropas de muerte enfrentadas”36 En este nuevo terreno. ya no hay lugar para intervenciones de tipo ambientalistas o educativas. ¿cómo el niño elabora estas influencias?”35 Sin embargo. En esta dirección Arminda Aberastury sistematizó en la década del ’50 una técnica psicoterapéutica focalizada en el niño y esta indicación fue casi un sello distintivo de su obra. el resto corría por cuenta del terapeuta y del niño. La intervención de los padres era solicitada al principio. Con respecto a los padres. es la lectura kleiniana del psicoanálisis la que iría a tomar el relevo de la psicosomática para entender el psiquismo infantil y proponer una modalidad clínica de intervención centrada en el niño. Telma Reca ya había constatado este desplazamiento propuesto por el psicoanálisis hacia el mundo interno del niño en uno de los primeros artículos en los que se refería específicamente a la psicoterapia: “Hoy el punto de vista freudiano ha trasladado de fuera a dentro el estudio de la motivación de la conducta humana. La pregunta ¿qué influencias obran sobre el niño? ha sido sustituida por. Betty Goode de Garma: “¿Qué me dio Klein? Poco a poco me fue llevando a conocer que es un niño. en una serie de entrevistas iniciales. al menos en el plano teórico. claramente pautadas.

Las causas del problema se trasladaron desde la superficie a las profundidades del psiquismo. la necesidad de trabajar en la orientación a los padres para favorecer el desarrollo de un entorno más permeable a las necesidades del niño y como una herramienta poderosa para la profilaxis de las neurosis de sus hijos. los problemas de aprendizaje eran pensados con categorías conceptuales diferentes a la de los problemas de indisciplina y abordados con técnicas y recursos también diferentes. de la mano de este desplazamiento de objetos que fomentó el psicoanálisis argentino –influenciado fuertemente por las ideas de Melanie Klein. El psicoanálisis de niños. Podemos ver entonces. al menos en su versión oficial en la Argentina. ilustra con claridad el modo en que el psicoanálisis se apropió de un objeto –en este caso el de los deficits de la inteligencia. podemos observar cómo hacia mediados del siglo. se articularon de un modo novedoso los problemas de aprendizaje y los de indisciplina infantil. Esta idea estaba en la base de su propuesta de los grupos de orientación a padres que introdujo a fines de la década del ’50.y cómo al reinterpretarlo lo transformó en algo distinto de lo que era.17 No obstante. desde la conducta al mundo interno del niño.y la dimensión del conflicto adquirió un lugar central . El caso clínico elegido retrospectivamente por Arminda Aberastury para dar cuenta de los comienzos de su práctica. el resultado de este encuentro fue claramente otro.había sido diagnosticada como oligofrénica. unificó estos dos problemas proponiendo una única explicación causal para ambas dificultades.en la década del ’50. Si bien tal como Aberatury lo relata. este primer acercamiento a su mente fue pedagógico. cómo en el desarrollo del psicoanálisis infantil en la Argentina se superpusieron y alternaron sin articularse dos propuestas terapéuticas diferentes en las que podemos observar la presencia de una tradición de orientación a padres sostenida en la ilusión de la prevención que no dejaba de tener también componentes educativos. Al mismo tiempo. el escenario de los problemas infantiles se había modificado y la línea que demarcaba con claridad ambos territorios se desdibujaba paulatinamente. Esta primer paciente de Aberastury – atendida de manera un poco sui géneris en la sala de espera del hospicio y muchos años antes de que esta maestra se definiera a sí misma como psicoanalista. Si a comienzos del siglo XX. Esta niña no podía aprender porque su mente se había paralizado debido a conflictos internos. Aberastury sostuvo desde el principio de su obra hasta el final.

18 desplazando a las teorías del deficit. . A partir de aquí toda una serie de trabajos provenientes del psicoanálisis de niños intentaron demostrar de qué modo los problemas de aprendizaje ya no pertenecían al dominio tradicional de la pedagogía sino que pertenecían por derecho propio al terreno del psicoanálisis de niños.

Leo (1972) Psiquiatría Infantil. 9 Leo Kanner (1894. Los procedimientos experimentales para el estudio de la psicología de los niños anormales. . publicó Piccolo mondo primitivo. Véase un análisis de estas tesis. Douzième année. cada dos años se realizaba un pequeño congreso sobre los niños anormales (Konferenz für das Idiotenwesen). incluía artículos sobre los anormales. Facultad de Psicología. 6. Martin) . Ponencia presentada en las VIII Jornadas de Investigación en Psicología . En Suiza. Philippe et Paul Boncout (1905). ob. Paris. “Educación de los niños retardados”. Facultad de Psicología. Argentina. 6. s. 1905). Paris. p. Archivos de psiquiatría. 6 Eugenio Cuello Calón (1911). También en Italia. 30 y 31 de agosto de 2001. p. Fue reconocido por el descubrimiento de una nueva patología psiquiátrica en los niños: el autismo infantil (Autistics Disturbances of Affective Contact . p.514-515.70-74. 7 José S. 10 Kanner. (Bologna. “La locura en los niños hacia finales del siglo XIX en Buenos Aires”. de la Psicología y del Psicoanálisis . 70. de Psicología. la Rivista di psicologia applicata alla Pedagogia ed alla Psicopatologia . publicada en Bolonia.. en relación a una historia de las ideas psiquiátricas en este período. Anales de la Junta para la ampliación de estudios e investigaciones científicas. Revista Temas de Historia de la Psiquiatría Argentina. p. Buenos Aires. 5 Tomado de Binet et Simon (1907). y (2001). En Italia. "La psicología evolutiva en los primeros desarrollos de la psicología en la Argentina". Paris. Universidad de Buenos Aires. se publicó del Dr. fue presentada por Martín Torino en 1890. Véase también en el Bulletin de la Société libre pour l´étude psychologique de l´enfant . p. juillet à sept..1981). "La recepción de corrientes de pensamiento extranjero en los primeros desarrollos de psicología evolutiva en la Argentina (1900-1920)".1 Una primera versión de este trabajo ha sido discutida en el V Encuentro Argentino de Historia de la Psiquiatría. (Primera edición 1935) 11 En 1879 organizó un servicio para niños “idiotas y epilépticos” en el Hospicio de Bicétre. nª 17. p. Awiamento all´educazione e istruzione dei deficienti . La segunda. Ley (1904). Paris. pp. en París (en las escuelas de la rue de Belzunce y de la rue des Ecluses St. s. en Gustavo Rossi (2003). y (2003).. México. cuarta edición. UBA.n. 8 Véase de Ana María Talak (2000). Penazza. Memoria 6ta. ob. Ponencia presentada en las VII Jornadas de Investigación en Psicología. citado por Eugenio Cuello Calón (1911). 4 Eugenio Cuello Calón (1911). 27 y 28 de noviembre de 2004. L´arrieration mentale. Les anomalies mentales chez les écoliers . 330. tomo III. 662. t. Buenos Aires: Ediciones Siglo XX. director del Instituto médico pedagógico de Bolonia. 330. cit. psiquiatra austríaco radicado en Estados Unidos en 1924. 1905. Les enfants anormaux. Montesano (1905). p. Bruxelles. 1908. Universidad de Buenos Aires. criminología y ciencias afines. Les enfants anormaux. 3 Véase Binet et Simon (1907). Memorias de las X Jornadas de Investigación. Jacques Postel y Claude Quétel (1987) Historia de la Psiquiatría. Fac.l. y dirigida por Ferrari. 2003. en las tesis del siglo XIX presentadas ante la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires”. 1 al 24 y 25 de agosto de 2000. Fondo de Cultura Económica. cit. 174. Picado (197). conocidos como “Ortopedia mental”. Roma. “Emociones depresivas en la infancia”. los procedimientos de educación de la atención y de la voluntad empleados en las clases de anormales. Tomo III. fue seleccionado en 1930 para dirigir el primer Servicio de Psiquiatría establecido en un Hospital Pediátrico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins. 1906. 330.. p.. 1943) La primera edición de su manual de psiquiatría infantil fue en 1935 y rápidamente se convirtió en un clásico con sucesivas reediciones en distintos países. Y Sante de Santis publicó un trabajo sobre “los tipos y grados de la insuficiencia mental” en L´année psychologique. “Infancia y patología mental. 2 La primera tesis “Estudio sobre la locura en los niños” fue presentada por Leónidas Carreño en 1888.

34 Arminda Aberastury (1947) “Indicaciones para el tratamiento analítico de niños. vol. 50. 5. Psychological Bulletin.aapi. p. conjuntamente con Augusta F. El movimiento de la Higiene Mental en Argentina. Vol. 277-288. 20 Hugo Klappenbach ( 1989). Philadelphia: Temple University Press.ar 14 Antonio Gentile (1998). Issue 9. p. Tomo IV. México. nª2. Schowalter (2003) “A History of Child and Adolescent Psychiatry in the United States” Psychiatric Times.12 Arturo Ameghino (1924). p. año IV. 32 Arminda Aberastury (1947) “Psicoanálisis de niños ”. p. Margo (1989) Before It’s Too Late. . Rosario. p. 115. Buenos Aires: El Ateneo. p.. "La educación de anormales en la República Argentina. 2002. Hector Bonoli Cipolletti “Antecedentes históricos de la Psiquiatría Infanto-Juvenil en la República Argetnina”. 33 Arminda Aberastury (1962) Teoría y Técnica de Psicoanálisis de niños . September. “La psiquiatría en Rosario”. ibdem. ibidem. 17 Lanfranco Ciampi (1935) Desarrollo y Actividades del Instituto de Psiquiatría de Rosario desde Octubre de 1927 hasta 1934. 24 John E. 27 Telma Reca (1951) Psicoterapia en la Infancia. p. Buenos Aires: El Ateneo. Telma (1932) Tesis de Dcctorado: Delincuencia Infantil en los Estados Unidos y en la Argentina. p. Child Guidance and the Limits of Psychiatric Authority . Kathleen W. 28. 5. n° 3. Rosario. Robert Watson (1953) “A Brief History of Clinical Psychology”. 1922-1945. 18 Gentile Antonio (1998): “La psiquiatría en Rosario” en Temas de Historia de la Psiquiatría Argentina. William Healy. La Semana Médica 1924. 3-12. Fondo de Cultura Económica. UBA. ibidem. . 19 Lanfranco Ciampi (1935) Desarrollo y Actividades del Instituto de Psiquiatría de Rosario desde Octubre de 1927 hasta 1934.. (2002) Taming the troublesome Child. 13 Manasé Euredjian (1959) “La psiquiatría infantil en nuestro país” Acta Neuropsiquiátrica Argentina. en el marco del proyecto de investigación a su cargo. The Juvenile Psychopathic Institute y luego en 1917 creo en Boston. 11. 30 Telma Reca. septiembre. Buenos Aires: Paidós. Revista Argentina de Psicoanálisis. XX. p. 21 La Liga Argentina de Higiene Mental fue fundada en 1931 según la “Memoria” de la Liga de 1940 y en 1929 según otras fuentes. The Child Guidance Movement in the United States. American Families. 25 Reca. Temas de Historia de la Psiquiatra Argentinaa. Reseña crítica". http://www. 153. 3-12.com. 29 Telma Reca (1944) La inadaptación escolar. 163. 6. 15 Jacques Postel y Claude Quétel (1987) Historia de la Psiquiatría. como parte de un estudio más amplio. n° 5. n° 1. 22 En 1909. vol 5. Facultad de Psicología.740. 16 Sante de Sanctis citado por Lanfranco Ciampi (1929) “La organización de la enseñanza psiquiátrica en la Facultad de Ciencias Médicas de Rosario” Boletín del Instituto Psiquiátrico. p. abril-mayo-junio. “Higiene Mental en las primeras décadas del siglo” Anuario de Investigaciones. 28 Telma Reca. fundó en Chicago la primera de estas clínicas. citado al comienzo del trabajo. Bronner The Judge Baker Fundation que luego se transformará en Judge Baker Guidance Center En 1914 ya había en Estados Unidos 20 Clínicas de Orientación Infantil. 328-329. n° 3. 31 Telma Reca. fue analizado y discutido a partir de ideas expuestas por Vezzetti. Facultad de Medicina: Talleres Gráficos de la Penitenciaría Nacional 26 Horn. Un caso práctico” Revista Argentina de Psicoanálisis. Second printing. 23 Jones. Cambridge Massachusetts: Harvard University Press. año 1. I.

VII. 36 Betty Garma (1992) Niños en análisis. 483. Revista de Psiquiatría y Criminología . Buenos Aires: Ediciones Kargieman. p. .35 Telma Reca (1942) “Psicoterapia en la Infancia”.