You are on page 1of 8

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN

SEGUNDO PARCIAL DOMICILIARIO SEMINARIO DE DISEÑO GRÁFICO Y PUBLICIDAD CÁTEDRA: X DOCENTE: X ESTUDIANTES: - DELPRATO, Marina - RIVERA, María Jimena D.N.I. 30.397.767 D.N.I. 33.895.763

2° CUATRIMESTRE 2010
1

y el cuestionamiento al sistema educativo en su conjunto. los estudiantes. y teniendo como base lo conjuntista identitario que establecía una forma determinada de evaluación que consistía mas en una comprobación de lectura que una apropiación de los textos. aprendizaje y evaluación. dentro de este sistema. Poniéndonos de acuerdo en que forma y contenido no son escindibles. Más allá del conflicto. entendiendo que al determinar una nueva forma estábamos también determinando un nuevo contenido. por ejemplo. en algunos casos con el apoyo de los docentes. decidimos retomar este debate para abordarlo desde la bibliografía propuesta por la cátedra. en la cual el docente es considerado como poseedor de un saber absoluto. De lo dicho anteriormente. esta situación abrió la posibilidad de comenzar un debate no sólo sobre las condiciones de cursada (principal argumento de la lucha) sino también acerca de la relación que se establece entre docentes y alumnos. lo que ocasionó. y por ende un contenido también 2 . es decir. que es tomado como una mera hoja en blanco. el cual debe ser incorporado por el alumno. como así también la implementación de una nueva forma de enseñanza. que a partir de la imaginación radical de la que somos poseedores como sujetos instituidos e instituyentes de sentido. podemos plantear que esta determinación está presente en la relación que se entabla entre los docentes y los estudiantes. en nuestra facultad se llevó adelante un proceso de lucha que implicó la toma de sus tres sedes. con la esperanza de que en algún momento estas nuevas significaciones que hoy emergen puedan ser condensadas dentro de la dimensión conjuntista identitaria. se autoaliena. Siguiendo la línea de pensamiento de Castoriadis. fuimos capaces de crear un nuevo eidos en la manera de apropiarnos de los conocimientos.Durante el transcurso de este cuatrimestre. es posible decir que no hemos creado en la nada sino de la nada. Sobre la base de lo conjuntista identitario logramos hacer presente la dimensión magmática. que algunos estudiantes autogestionaran sus propios cursos. este sistema al estar inserto dentro de una sociedad que no se reconoce como instituyente de los histórico social. A partir de la situación vivida. Consideramos que el sistema educativo puede ser entendido en términos de una institución que integra la sociedad desde el punto de vista de Cornelius Castoriadis. que es la que permitiría la integración y la comunicación en la sociedad. entendiendo que el sentido ya está determinado de manera extrasocial. Dentro de este marco. negando la posibilidad de que a partir de la dimensión conjuntista identitario pueda emerger la dimensión magmática.

es decir que el sujeto es su obrar. los cuales se distribuyen espacialmente frente a él y con una casi nula posibilidad de interacción entre pares (en una suerte de panóptico foucaultiano). pudiendo crear un nuevo eidos de evaluación e interacción. el cuerpo propio.determinado. que es la manera de volver 3 . quien además posee el sentido instituido socialmente de fijar una calificación que traduzca el contenido en una forma numérica. A partir de los hechos vividos durante este cuatrimestre. que este autor plantea que en nuestro obrar en el mundo y con los objetos del mundo no existe una reflexión intelectual. donde el estudiante tiene un escaso tiempo para desarrollar aquellos contenidos que el docente pretende escuchar o leer. sino que nuestras prácticas están regidas por un saber que nuestro cuerpo. alejándonos de aquel automatismo con el que obrábamos. ni como la dualidad cartesiana mente-cuerpo. En Merleau-Ponty. el cuerpo es entendido como una unidad espaciotemporal que se consigue a partir de lo que el autor denomina estructura de horizonte. donde nos constituimos como un sujeto con un cuerpo propio distinto desde un contacto con el otro (docente) que ha sido modificado y por consiguiente también su significación. un mundo previo a la reflexión y al momento en que actúa el intelecto. basándonos en las experiencias vividas por cada uno de nosotros. como el lugar donde se instituye el sentido de lo que somos capaces de percibir. Remitiéndonos a nuestra propuesta de análisis. ambos instituyentes de sentido. Merleau-Ponty habla de un mundo preobjetivo. que es revelado a través de la práctica. tiene sobre los objetos a partir de sus experiencias y de la familiaridad que establece con éstos. y donde también se instituye el sujeto. cuya finalidad es transmitir ese conocimiento a los estudiantes. vemos lo planteado por Merleau-Ponty en la distribución de los cuerpos durante la cursada: el docente parado al frente del aula (a veces sobre una tarima) como cuerpo significante instituido poseedor de ese supuesto saber único y absoluto. Es decir. El cuerpo propio del que habla Merleau-Ponty es entendido como una unidad que se constituye en el tiempo y en el espacio en relación con los objetos del mundo y con los otros. La misma situación de tensión del cuerpo propio se puede observar a la hora de rendir tanto los exámenes parciales como los finales. y por ende una nueva intersubjetividad. y no como una yuxtaposición de partes. Es decir que lo que nos hace permanentemente sujetos es la relación que entablamos con el otro como poseedor de un cuerpo semejante al nuestro. Por otro lado. estableciendo un nuevo sentido de la relación docente – estudiante. logramos desnaturalizar las condiciones de cursada. hemos tomado conciencia de que no existe lo determinado si no lo determinable.

y que nos acompaña en el presente. reconociendo que su institución no fue extrasocial sino que hemos sido los propios sujetos sus creadores. no refiere a un ejercicio de memoria. Y este carácter significativo del cuerpo propio o del esquema corporal se vuelve doble. sino que nuestro cuerpo es aquello que fue y que será. que nos 4 . y en oposición de lo que sucede con el resto de los animales. que corresponde a una institución social y cultural. porque por un lado tenemos el sentido que posee el objeto. que es el sentido que instituye mi intencionalidad. porque hemos interiorizado un habitus. en términos de Bourdieu. ya que obramos en función de éste último. desarrollada anteriormente. en nuestro caso. la cual está gobernada por el sentido del objeto. entendemos que la educación no sólo debiera estar orientada a la memorización de conceptos.presente tanto el pasado como el futuro en un mismo instante. pudiendo percibirlo ahora de manera distinta. como grupo de estudiantes que somos. Caemos en cuenta que existe otra forma de educación. De esta manera. por esto. consideramos que nos es difícil romper con ese sentido determinado sobre ese objeto cuando el resto de los cuerpos actúan de una misma manera. alguna otra que podamos otorgarle en relación a nuestra finalidad. no sólo ve satisfechas sus pulsiones a través de objetos canónicos sino que también las dirige hacia representaciones que son determinables de infinitas maneras. como poseedor de la capacidad de imaginación. Retomando a Castoriadis. y por el otro encontramos la finalidad de nuestro obrar. sino que su objetivo principal debería ser la aprehensión de éstos para poder crear nuevas significaciones a partir de ellos. al haber sido educados durante la década de los '90 donde la educación pública sufrió un gran desprestigio no sólo en términos edilicios sino también intelectuales. A partir de lo planteado por este autor. Transitamos dentro del campo académico de esta manera mecánica. E instituimos un nuevo sentido social a ese objeto. Asimismo. el ser humano. en la cual se nos garantiza nuestra participación de manera mucho más activa y real. y entendemos que de eso se trata la “normalidad”. Pero en otros momentos somos capaces de darnos cuenta que ese sentido que creíamos estático es el que podemos instituir nosotros también. ese pasado se hace presente en nuestro cuerpo propio naturalizando aquellas condiciones con un sentido instituido socialmente que hoy intentamos cambiar. y ese objeto puede ser significado de otra forma. donde hay una retención del pasado y una protención del futuro a la manera de una expectativa. comprendemos que. podríamos decir que estamos buscando romper con esa alienación que caracteriza a una sociedad heterónoma con miras a una más autónoma a partir del cuestionamiento de aquellas significaciones instituidas.

como la magmática. que remite al reconocimiento y a la legitimidad que pueden alcanzar los agentes a partir del resto de los capitales. Con esto lo que se quiere remarcar es que lo que realmente se hace es un uso identitario del sentido. entendido como estructura estructurada y. es posible de ser investida por un nuevo sentido a partir de la puesta en funcionamiento de la imaginación por parte de los sujetos instituyentes. el cual es utilizado por los agentes para satisfacer sus pulsiones. Pero esto comienza a ser cuestionado en épocas de crisis. Este habitus se gesta en el seno familiar. Generalmente. tal como sucedió durante la toma que se llevó a cabo durante este cuatrimestre. también llamadas condiciones sociales objetivas de existencia) en los agentes. Haciendo referencia a esto. practicas y todo aquello a lo que los actores sociales están sometidos en su cotidianeidad. es de índole inconsciente. reúne tanto dicha dimensión.antecede. cuyo ser es la autodeterminación. Dicho habitus. es posible plantear que dentro de la sociedad. sino que son infinitamente determinables. Tal como sucede en la 5 . ajustadas y propias que son subjetivas. Es decir. es el resultado de la interiorización del mundo objetivo (instituciones. que sería la dimensión magmática puesta en acto de significación. que el lenguaje de una sociedad es tanto el código como la lengua. sino sólo una referencia identitaria del mismo. para crear nuevas significaciones a partir de lo ya establecido. a la vez que producto y construcción social. al mismo tiempo. y que determina el lugar que se ocupa en dicho campo. encontramos el capital simbólico. con lo cual creemos que el sentido que hoy tiene para la mayoría de los estudiantes la frase sistema educativo. y como dicho habitus abre un campo de posibles que los agentes vivencian como posibles o imposibles. encontramos al lenguaje. En el lenguaje no existe un sentido propio. y estos últimos son esgrimidos por el campo para satisfacer su propia lógica. dentro de nuestro habitus comprendemos que los docentes son portadores de este capital simbólico. Volviendo sobre Castoriadis. con lo cual puede ser asimilado a lo histórico-social. como en nuestro caso. donde se vivenciaron clases autogestionadas por los estudiantes y. Estamos de acuerdo con el autor en que las significaciones de la lengua no son determinadas. cuando en realidad. estructurante. quienes lo convierten en disposiciones duraderas. Son estas disposiciones las que permiten obrar a los agentes y reproducir el sentido de aquellas condiciones sociales de existencia. Dentro de los capitales que se ponen en juego en el campo académico. a éste se lo subsume a lo conjuntista identitario. y luego se adapta a las disposiciones requeridas por el campo. la posibilidad de generar una nueva forma de evaluación fundando nuevos contenidos. los estudiantes entendemos que no es viable cuestionar los contenidos y las formas propuestas por los docentes.

para ser investidas por un nuevo sentido. haciendo que la sociedad misma se instale en la clausura. Por este motivo es que quedan excluidos todos aquellos cuestionamientos que pongan en jaque las instituciones y significaciones sociales: el cuestionamiento de los axiomas sociales está totalmente vedado. sucede lo mismo. dice Castoriadis. Lo incuestionable dio paso a que muy pocas cosas se dieran por ciertas y muchas palabras abandonaron sus oxidadas significaciones. Los estudiantes nos mostramos como sujetos instituyentes de sentido y abrimos el juego a la reflexión: se le dio un nuevo sentido a las asambleas estudiantiles. desde la más tierna infancia. cualquier pregunta que se quiera hacer. el pensamiento se volvió hacia sí mismo y se volvió su propio objeto de análisis. y en materia del lenguaje. en la medida en que de ella puedan emerger nuevas significaciones o distintos aspectos de ellas. Por lo tanto. ya que las relaciones entre los términos son inagotables. De igual manera. y de hacerlo. pero de ningún modo. con capacidad para participar en el decir/hacer social. debe poder ser respondida desde el magma de significaciones imaginarias de esa misma sociedad. Las significaciones no son lo que los sujetos se representan ni lo que piensan. Pero a partir de la situación de lucha que se llevó a cabo en las tres sedes de la Facultad. se enseña a través del lenguaje. sino que. una lengua sólo es tal. Hoy. cómo uno ha de pensar. porque son mucho más. el lenguaje es creación del imaginario histórico-social porque el hombre es un ser de lenguaje. sino que son aquello por medio de lo cual son formados como individuos sociales. es menester decir que una lengua nunca es lengua muerta. porque es ella la que mantiene unida a la sociedad. se puede reconstruirlos a través de la mera sumatoria de éstos. Por medio de las significaciones determinadas socialmente.propia sociedad. actuar y razonar. Como parte de lo instituido socialmente. tal como plantea Bourdieu. se abrieron en algunas comisiones los debates sobre temas que nos afectan a todos. es decir. dado que éste es una institución de la misma. se lo destruiría. En ambos temas aparece la idea de saber que dentro de él pueden encontrarse elementos pertenecientes a la lógica conjuntista identitaria. Pero éste lo condicionará para que piense sólo aquello que está dentro de los parámetros del código aceptado socialmente. en muchos casos pudimos darle un nuevo sentido a la palabra parcial: ya no tiene por qué ser igual a una situación de tensión en la que uno debe responder al pie de la letra lo que el docente está expectante por oír. se pudo llevar adelante una reflexión. la masa estudiantil dejó de ser esa muchedumbre homogénea y hasta amorfa que va en fila o se queda deslumbrada ante la ponencia de un docente que lo único que hace es repetir conceptos. presentar 6 . para muchos de nosotros. esperando si no la bajada de pulgar. la dimensión conjuntista identitaria no puede ni debe ser aislada: en el primer caso.

Para poder salir de la autoalienación impuesta desde el interior de la sociedad. sino como una unidad en la que cada concepto está en estrecha ligazón con otros tantos. los estudiantes pudimos entender que si la ley del sistema educativo se basa en la pauperización de las condiciones edilicias e intelectuales de cursada de la carrera. Para Merleau-Ponty. el pensamiento mantiene una relación en la cual uno está envuelto con el otro. entiende que depende de él que la situación se modifique. que no puede ser de otra manera que lingüístico. al momento en que destruye el código. los autores. Merleau-Ponty distingue entre palabra hablada. que remite a la posibilidad de creación sin estar mediada por la representación. nosotros tenemos la capacidad de cambiarlo desde adentro. Tal como plantea Umberto Eco. es necesario que dejemos todos los axiomas que hemos incorporado en stand by para poder reflexionar sobre ellos.un parcial comenzó a significar algo diferente: es poder aprehender los textos. y a partir del entendimiento. Si bien el gesto expresa la totalidad del sujeto con una intención significante. habita en las cosas y lleva a cabo el pensamiento. por consiguiente se ve un cambio paralelo en la forma del contenido. Cada palabra posee un sentido y la denominación de los objetos no se produce luego del reconocimiento. Es imposible el sentido por fuera de la materialidad. ya que depende de la motricidad del cuerpo. tenemos las plenas facultades para quebrarlo y crear uno nuevo que se condiga con las expectativas. Tal como le pasó a Adán con la lengua edénica. lo comprende y descubre que él es su dueño. Siempre hablamos desde un lenguaje que nos es conocido. El acto del habla es el que hace aparecer las cosas tal como las percibimos. las sedimentaciones del lenguaje que posee nuestro cuerpo propio. y poner constantemente en cuestión la tradición heredada. que al conocer la ley generadora del código comprendió que él podía proponer una distinta. y al igual que los estudiantes. no en su parcialidad. y con él. por fragmentos. el cual es entendido como potencialidad abierta a diversas posibilidades de sentidos. que siempre emerge en el momento del habla. la palabra deja de estar entendida como un mero signo de los objetos y de sus significaciones. Y como vivimos en 7 . Adán. el lenguaje es intención significativa que tiene como fuente al cuerpo propio. consumando el pensamiento. y la palabra hablante. Si el código no satisface nuestras necesidades. sino que es éste mismo. Ve lo arbitrario en él. que son las disponibilidades. y que puede ser comunicado porque se da una co-institución de un mundo común de sentido a partir de otro cuerpo propio. De hecho. En nuestras manos está creer y crear. estamos siendo capaces de poner en funcionamiento la capacidad creadora que nos concede la imaginación. cuando uno modifica la forma de la expresión. Desde esta perspectiva.

gracias al propio accionar social. de que todas las palabras que nos rodean y sus sentidos. han sido en principio creaciones de la imaginación radical. Como nosotros hemos podido quitarle la envoltura mágica a más de una palabra. y con esto. y hoy las creemos naturales. pueda quitarse el velo y tomar las riendas de su destino. cuyo ser es la autoalteración. Hagamos como Adán: ¡¡Rompamos el código e inventemos uno nuevo del cual nosotros seamos los creadores!! 8 . que de una palabra puedan emerger nuevos sentidos hasta ese momento impensados. que la lengua es lengua en tanto permita que se cree sobre lo creado.un mundo en que la palabra está ya instituida. se lograría romper con la autoalienación que nos imponemos desde el seno de la sociedad. retomando a Castoriadis. es posible que la sociedad. es menester bramar. y ya no decir solamente. que luego se han establecido en la dimensión conjuntista identitaria. sin darnos cuenta.