You are on page 1of 3

Working Paper

7 de abril de 2013

Políticas Anti-Crisis

NORTE Y SUR
Anti-crisis Policy Krisiaren Aurkako Politikak

NORTH AND SOUTH

IPARRA ETA HEGOA

As a Working Paper, it does not reflect any institutional position or opinion neither of EKAI Center, nor of its sponsors or supporting entities. EKAI Center seeks to do business with companies or governments covered in its reports. Readers should be aware that we may have a conflict of interest that could affect the objectivity of this report. Investors should consider this report as only a single factor in making their investment decision.
GARAIA INNOVATION CENTER, GOIRU 1,A2 MONDRAGON TEL: 943250104 VITORIA-GASTEIZ 639641457 LEKEITIO 675701785 DURANGO 688819520 E-MAIL: info@ekaicenter.eu facebook.com/EKAICentre scribd.com/EKAICenter

Políticas Anti-Crisis NORTE Y SUR

1.

No es la primera vez que nos ocupamos de este tema ni, probablemente, será la última. El detonante, en este caso, ha sido un artículo de Vicenç Navarro en el diario PUBLICO, de 4 de abril, con el título “La relación imperial del establishment alemán” que, de alguna forma, da continuidad al que fugazmente apareció en la edición digital de EL PAIS de Andalucía firmado por Juan Torres con el título “Alemania contra Europa”.

5.

Es cierto, evidentemente, que la estrategia de impulso de las políticas de austeridad en los países periféricos por parte de Alemania y otros países avanzados europeos es criticable. Pero, en cualquier caso, lo es en mucha menor medida que las posiciones de los responsables políticos de los países periféricos que están imponiendo estas políticas sobre sus propios ciudadanos.

6.

2.

Nuestro criterio es que este tipo de análisis, que se vienen repitiendo en los países del sur de Europa, hay que asimilarlos a los que, en el Norte, atribuyen todos los problemas de la crisis a la incapacidad, pereza, corrupción o falta de eficiencia de los países del Sur. En ambos casos, se trata de análisis incorrectamente enfocados y de un alto riesgo. No es inhabitual que el análisis de los problemas estructurales de las crisis económicas tienda con facilidad a desviarse hacia conflictos entre países. Es un producto atractivo, que engancha fácilmente al lector y que personaliza las críticas en un enemigo lo suficientemente lejano. Pero ello no quiere decir que estos análisis sean correctos.

Análisis como el de Vicenç Navarro o Juan Torres no parecen tener en cuenta que el posicionamiento de lo que denominan el “establishment” alemán no puede ser analizado sin tener en cuenta la profunda y esencial contradicción de intereses que, en relación con la gestión de las políticas anti-crisis, está abierta en Alemania y en el conjunto de Europa entre el sector productivo/industrial y el sector financiero o, más correctamente, la gran banca.

7.

A partir de esta diferenciación, la propia utilización de la expresión “establishment alemán” carece de sentido si no explicamos en cada caso a qué nos estamos refiriendo.

8.

3.

Algo similar puede decirse con respecto al tradicional “antiamericanismo” de ciertas izquierdas europeas. Es un recurso fácil para simplificar posicionamientos y despertar emociones, pero supone olvidar que la política internacional belicista desarrollada por USA durante los últimos años tiene poco que ver con los intereses objetivos de este país. O que las estrategias financieras de Wall Street no se ponen en marcha para defender los intereses de Estados Unidos frente a otros países.

Los intereses de la gran banca alemana (Deutsche Bank, Commerzbank) son, en buena medida, equivalentes a los del conjunto de la gran banca occidental. Y contradictorios con los sectores más dinámicos de la economía productiva, tanto de la alemana como de la del conjunto de Europa.

9.

4.

Algo similar está sucediendo ahora con este tipo de dialéctica que tiende a distorsionar el análisis de la crisis en base a una fácil caricaturización de las posiciones de los países del Norte y de los países del Sur.

La realidad es que la economía productiva alemana ha sido uno de los sectores económicos más castigados por la introducción del euro y el masivo desvío de capitales desde los países industriales avanzados –con necesidades de capital para inversiones productivas- hacia inversiones especulativas en los países periféricos. Si la industria alemana aceptó la implantación del Euro, ello se debió a imposiciones geo-estratégicas y no a intereses económicos.

10.

Análisis como los de Navarro y Torres no tienen en cuenta tampoco que fue precisamente el

As a Working Paper, it does not reflect any institutional position or opinion neither of EKAI Center, nor of its sponsors or supporting entities. EKAI Center seeks to do business with companies or governments covered in its reports. Readers should be aware that we may have a conflict of interest that could affect the objectivity of this report. Investors should consider this report as only a single factor in making their investment decision.
GARAIA INNOVATION CENTER, GOIRU 1,A2 MONDRAGON TEL: 943250104 VITORIA-GASTEIZ 639641457 LEKEITIO 675701785 DURANGO 688819520 E-MAIL: info@ekaicenter.eu facebook.com/EKAICentre scribd.com/EKAICenter

Políticas Anti-Crisis NORTE Y SUR

gobierno alemán el único gobierno que, durante 2008 y 2009, intentó sin éxito enfocar las políticas anti-crisis en la dirección correcta y que fueron – entre otros- los responsables políticos de los países periféricos, con una dependencia notablemente mayor de los poderes financieros, quienes, alarmados, impidieron el desarrollo de aquellas políticas, que hubieran permitido repercutir el coste de la crisis sobre el propio sector financiero.

13.

11.

Esta es también la razón de que Alemania y los países avanzados hayan sido los primeros –y casi únicos- proponentes de las estrategias de imputar al sector financiero parte de los costes de las operaciones de rescate, a través de impagos parciales, ante la feroz resistencia del sector financiero y de los responsables políticos de los estados periféricos, más preocupados por defender a los inversores que a sus propios ciudadanos.

Desconocer las contradicciones de intereses a las que hemos hecho referencia supone también, necesariamente, no entender prácticamente nada de la esencial contradicción de posicionamientos, en el seno de la Unión Europea, entre los países industriales avanzados por un lado y el Banco Central Europeo por el otro. O los constantes enfrentamientos entre el gobierno alemán y la gran banca alemana. O desconocer que Alemania tiene una importantísima influencia en la Comisión Europea o en las políticas de la Eurozona, pero exclusivamente en la medida en que se le pide –o se le exige- que realice nuevas aportaciones de recursos a las políticas de rescate. Y que, sin embargo, tanto el Banco Central Europeo como una buena parte de las instituciones europeas responden a una lógica de intereses políticos y económicos sustancialmente distinta.

12.

Estos análisis tampoco tienen en cuenta que el posicionamiento del gobierno alemán en estas políticas –posicionamiento que, como es sabido, no compartimos- es un posicionamiento meramente defensivo, cuyo objetivo es evitar la destrucción del tejido productivo de los países industriales avanzados. El conjunto de la comunidad política occidental impidió en 2008 y 2009 que las políticas correctas se aplicaran y la interpretación que, a partir de dicho momento, realizó el gobierno alemán fue muy clara. Si –por razones geoestratégicas- no era posible imponer al sector financiero la lógica asunción de los costes de la crisis, entonces dichos costes sólo podían repartirse entre los países avanzados y los países periféricos. Las políticas de austeridad son, fundamentalmente, un instrumento para el reparto de estos costes y su finalidad es la que hemos mencionado: evitar que una excesiva repercusión de los costes de la crisis sobre los países avanzados destruya su tejido productivo.

14.

La situación en la que en este momento se encuentran las políticas anti-crisis en Europa es una consecuencia de que ni los dirigentes del Norte ni los dirigentes del Sur han sido –hasta ahoracapaces de defender los intereses de sus ciudadanos y de su tejido productivo frente al sector financiero central. Pero al menos Alemania lo intentó, mientras gobiernos autodenominados “progresistas” de los países periféricos se escandalizaban, a la vez que entregaban sus países atados de pies y manos al sector financiero.

15.

De cualquier forma, la oportunidad de desviar la atención de los problemas y las contradicciones de fondo, por muy injusta que sea, es tan atractiva que hay que dar por seguro que este tipo de interpretaciones continuará y seguiremos escuchando disparates sin sentido contra la pereza e ineptitud del Sur y la arrogancia o imperialismo del Norte.

As a Working Paper, it does not reflect any institutional position or opinion neither of EKAI Center, nor of its sponsors or supporting entities. EKAI Center seeks to do business with companies or governments covered in its reports. Readers should be aware that we may have a conflict of interest that could affect the objectivity of this report. Investors should consider this report as only a single factor in making their investment decision.
GARAIA INNOVATION CENTER, GOIRU 1,A2 MONDRAGON TEL: 943250104 VITORIA-GASTEIZ 639641457 LEKEITIO 675701785 DURANGO 688819520 E-MAIL: info@ekaicenter.eu facebook.com/EKAICentre scribd.com/EKAICenter