You are on page 1of 460

CURSO DE INTRODUCCIÓN A LA PSICOTERAPIA DINÁMICA Y HUMANÍSTICA

5

TEMA INTRODUCTORIO

Consideraciones preliminares y actitudes Fundamentales para validar el presente curso de formación de psicoterapeutas.

1º-La carrera de psicología no se

orienta,

per

se,

a

la formación de

psicoterapeutas. Con distinción escolástica diríamos que proporciona la

preparación remota, pero no la preparación próxima.

Ser Psicoterapeuta requiere una

preparación

especializada, con un

entrenamiento específico y continuado, además de una actitud

fundamental y un talante peculiar y

determinado.

(De

la misma manera

podríamos decir que la

carrera de Filosofía

no prepara, de por sí, para

ser

filósofo,

ni

la

carrera

de

Arte prepara para ser artista

...

Los

Psicoterapeutas

son,

de

algún modo, los artistas y los

filósofos

de

la

Psicología y de la Psiquiatría).

2º- Hay un pensamiento de Carl Rogers, expuesto en su libro El proceso de convertirse en persona, que expresa la disposición básica que puede hacer eficaz este curso de formación en cuanto situación de aprendizaje.

Viene a decir Carl Rogers que está persuadido de que nadie jamás le ha enseñado nada a nadie. Pero que todo aquel que esté motivado auténticamente para aprender algo llegará a aprenderlo. La función, pues,

del

profesor

es

motivar,

contagiar

su

entusiasmo

a

los alumnos,

convencerlos de cuán apasionante y valioso es aquello que se dispone a

aprender.

 

6

3º- Conviene

tener

presente

desde

el

principio

que

el

instrumento de acción psicoterapéutica no es la técnica sino la persona que se compromete a ejercer esta función. Nosotros vamos a ejercitarnos en técnicas con relación a métodos y a orientaciones psicológicas específicas. Pero no se trata de hacer que Freud, o Rogers o Perls actúe a través de nosotros. Cada uno va a ser el instrumento singular de acción terapéutica, siendo auténticamente él mismo, aunque enriquecido con las aportaciones y experiencias del Psicoanálisis, o del Análisis Transaccional o de cualquier otro sistema que pueda sernos válido para nuestro objetivo y orientación.

COMENTARIO DE TEXTOS:

7

“Lo

que

quiero

decir con

esto

es que

no

es

posible

aplicar con los

pacientes una técnica estereotipada: solo es posible

ser con el paciente,

para con él, una persona real. Estoy convencido de que esta es la razón

por la cual se pone tanto empeño en descubrir técnicas científicas, o píldoras, o lo que fuere, que modifiquen de alguna manera el estado del paciente y este acepte el cambio como una cura. Ser una persona real para

otro ser humano que necesita liberarse y sentirse al fin también él un self real requiere un esfuerzo mucho mayor. A lo largo de nuestra relación con el paciente, debemos hacer uso de todo cuanto hemos aprendido en nuestro análisis individual, en libros de texto y otras publicaciones, pero solo en la forma en que todos esos conocimientos hayan pasado a

integrar nuestra

propia

estructura psíquica, para transformarnos en la

persona capaz de ser lo que el paciente necesita cuando nos dice: “No puedo acercarme a usted. Si usted no consigue acercarse a mí, estoy perdido”. Porque esto es lo que, de una manera u otra, nos dicen constantemente nuestros pacientes más esquizoides. “No puedo comunicarme con nadie porque no existo (o porque no poseo un self real). Para comunicarme con usted necesito que usted me busque y me encuentre”. De ese encuentro depende, entonces, que el paciente realmente esquizoide sea rescatado de su profunda soledad interior, que tenga la sensación de pertenencia y participación, esa misma sensación que despierta una madre solícita y amante en el bebé que acaba de ser lanzado a este ancho y desierto mundo, y que crea para él la todavía muy imprecisa pero decisiva experiencia de relación.”

El

self

en

la

psicoanalíticas” (Harry Guatrip)

teoría

y

la

terapia

4º- Vamos a describir al instrumento terapéutico personal tal como lo interpreta, en una concepción quizás utópica, el profesor Aniceto

Aramoni en su libro ¿Nuevo Psicoanálisis? (Editorial Siglo Veintiuno) “Se precisa que sea un individuo muy crítico y objetivo, que

tenga una buena erudición, una amplitud de conocimientos en muchos sectores del pensar y del quehacer humanos.

8

Lo que parecía contingente hace algunos años, motivo de

halago para el profesional, ahora parece convertirse en una obligación:

debe saber lo mismo literatura que arte, política que filosofía, lo relacionado

con la economía elemental, la cultura y la antropología, acercarse al problema

fundamental de las máquinas ordenadoras y computadoras, y a sus

resultados esperados y ya visibles algunos.

(

...

)

Hace

falta

que

tenga

raíces

firmes

para

que permanezca en

contacto con las fuerzas mismas de la naturaleza: tiene que ser en cierto

modo intuitivo y capaz de penetrar en forma directa las verdades y los

estados emocionales; tiene que sacudir el estatismo y mantenerse en

contacto con todo lo que está vivo dentro del ser humano y de la sociedad.

Al mismo tiempo tiene que evitar danzar al son que la moda determine,

porque sí y nada más.

Puede suponerse inmediatamente la dificultad de tal labor, la necesidad

de una preparación estricta, la urgencia de una revisión personal de los

problemas propios, de un modo exhaustivo y penetrante.

(

...

)

Nuestro universo necesita gente que sepa pensar, que sea capaz de

rechazar el canto de las Sirenas, sin hacerse amarrar del palo mayor y sin

ponerse tapones en los oídos, como Odiseo y sus marineros.

Personas que si no pueden cambiar al mundo no permitan que este a su

vez los cambie a ellos.

Individuos que se asombren ante los hechos, como Platón quería. Seres

que piensen que “una vida sin examen no vale la pena vivirse”.

Hombres que, siendo revolucionarios, sean enemigos de la destrucción

y del estatismo por igual. Escépticos llenos de fe.

Tolerantes

como

el

acero,

que

permite

ser

doblado

hasta

convertirse en círculo sin que sus partículas se separe.

Investigadores insatisfechos de la verdad. Videntes como Calcas

y Tiresias. Humanos sin enajenación. Fuertes sin autoritarismo. Capaces

de amar y decir que no. Poetas y científicos que sepan reír. Los

psicoanalistas deberían ser así.”

9

Por supuesto, esta afirmación se

psicoterapeutas.

puede

hacer

extensiva

a todos los

Es interesante un texto también aplicable a todos los Psicoterapeutas

tomado de una carta de Ana Freud a Lou Andrea Salomé:

“El

otro día estábamos hablando con papá y convenimos en que el

psicoanálisis no es asunto para simples humanos sino que hace falta ser

algo mucho mejor

...

¡quién sabe qué! Lo que es tan difícil no es el trabajo

analítico en sí -ya que se lo puede hacer con una dosis de razón humana-

sino el hecho de estar permanentemente manejando los destinos de los

hombres”.

COMENTARIO DE TEXTOS:

10

“Freud

quiso

mantener

el

análisis

fuera

del

dominio

estrictamente médico. Los conocimientos y la experiencia necesarios

para la práctica analítica no se limitan a la anatomía, la fisiología o la

psicopatología de las enfermedades mentales. Neurosis, psicosis y

perversiones son “enfermedades de

la civilización”. Para saber escuchar

bien al paciente, el terapeuta debe tener conocimientos que no pertenecen

sólo

a

la

biología. Necesita la antropología, la lingüística, la historia, el

estudio de folklore y de los mitos, la sensibilidad hacia las diversas

manifestaciones del arte (literatura, pintura, escultura,

etc).

Esto no excluye

la fisiología del cuerpo.

Para

el psicoanálisis, el hombre (mente y cuerpo)

nace, evoluciona y alcanza su pleno desarrollo en un mundo social que

influye

sobre él durante todo el proceso. A

lo

largo

de

esta

evolución,

el

cuerpo y la psique pueden torcer su desarrollo y desviarse hacia cualquier

forma de patología. El interlocutor del psicoanálisis es el hombre “en

situación”, un individuo pensante y sensible. El

sufrimiento

que

lo lleva

al

analista no es más que un síntoma objetivo en el que se traducen todas las

modificaciones de la subjetividad humana ligada su vida biológica y a su

inmersión en un mundo sociocultural. Para poder se analista, es necesario

llegar a tener conocimientos sobre todas las ciencias humanas. También

es esencial haber tenido la experiencia de enfrentarse con la enfermedad,

con

la

realidad del

cuerpo, con

la

ineludible presencia de la muerte en el

centro de la vida del hombre. En general los médicos están más

preparados en esto que los psicólogos, filósofos, o literatos. Pero, en

cambio, la excesiva importancia que inevitablemente conceden a la

tecnología, así como la hiperespecialización en medicina a menudo los alejan

de las ciencias humanas y les crean ciertas dificultades

interpersonales.

en

las relaciones

11

Es

cierto que se puede acusar

a

los

estudios de

medicina

de haber

alejado a los médicos de los conocimientos psicológicos esenciales, pero

también se puede criticar la enseñanza de la psicología en las

universidades. El trabajo del

analista no

se aprende en los libros

y

no

se

adquiere

con

diplomas.

No

es solamente cuestión de principios teóricos.

Los psicólogos ya no quieren ser sólo “los que hacen tests”, y el

aumento de la cantidad de estos profesionales plantea el problema de

una formación universitaria que no desemboca en una tarea práctica.

En lo que respecta exclusivamente

a

la

formación

de

los analistas,

debemos detallar algunos elementos importantes.

No se puede ser analista si no se pasó por la experiencia de una terapia

personalmente. Así se adquiere no sólo un mejor conocimiento de uno

mismo, sino también una personalidad más flexible, con menos

resistencias para poder percibir el inconsciente de los demás. El

análisis del futuro terapeuta se complementa con los “controles”. Este

término es desagradable. Y no digo únicamente con criterio libertario. Se

trata de un problema real y cotidiano. Incluso durante un primer

tratamiento, el joven profesional se encuentra solo frente a su paciente. Por

supuesto, el “superviso r” le puede aportar su experiencia clínica, pero

las hipótesis que se formulen a partir del informe (hecho de elementos

reales y fantásticos) del principiante no podrán ser más que indicaciones,

consejos empíricos relacionados con experiencias análogas. Solo con su

paciente, debe elegir su modo de intervención, que depende siempre de

sus vivencias y de personalidad.”

Pierre David

“La Sesión de Psicoanálisis”

12

Konstantínos Kaváfis.

ÍTACA.

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

debes rogar que el viaje sea largo,

lleno de peripecias, lleno de experiencias.

No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,

ni la cólera del airado Posidón.

Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta

si tu pensamiento es elevado, si una exquisita

emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.

Los lestrigones y los cíclopes

y el feroz Posidón no podrán encontrarte

si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,

si tu alma no los conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo,

que sean muchos los días de verano;

que te vean arribar con gozo, alegremente,

a puertos que tú antes ignorabas.

Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,

y comprar unas bellas mercancías:

madreperlas, coral, ébano, y ámbar,

y perfumes placenteros de mil clases.

Acude a muchas ciudades del Egipto

para aprender, y aprender de quienes saben.

Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:

llegar allí, he aquí tu destino.

Mas no hagas con prisas tu camino;

mejor será que dure muchos años,

y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,

13

rico de cuanto habrás ganado en el camino.

No has de esperar que Ítaca te enriquezca:

Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.

Sin ellas, jamás habrías partido;

mas no tiene otra cosa que ofrecerte.

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.

Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,

sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

El poema de Kaváfis es siempre sobrecogedor, sugerente, aleccionador,

fascinante ...

Y, de algún modo, se resume en dos versos de Juan Ramón: "No

corras, ve despacio

...

,

que adonde tienes que llegar es a tí solo".

Porque Ítaca eres siempre tú mismo, y el encuentro lo realizas en el camino;

que la libertad, como nos enseñó Luthero King, (y la liberación interior) es el

camino,

y

la

felicidad

también,

y

la

alegría,

y

la

paz,

y

el

amor ...

14

DEFINICIÓN Y CONCEPTO DE PSICOTERAPIA

La definición que reclamamos tendría que dar respuesta

siguientes cuestiones fundamentales:

válida a las

1. ¿Qué es exactamente la Psicoterapia en cuanto específica actividad

psicológica?

2. ¿En qué consiste someterse

a

un

tratamiento

de psicoterapia?

3.

¿Qué es lo que hace realmente el

tratamiento?

Psicoterapeuta

durante el

La respuesta común y vulgar que frecuentemente se da a estas tres

cuestiones puede reducirse a un lexema elemental: CHARLAR: con todas

las limitaciones, las desorientaciones y los posibles desenfoques que esta

simplificación comporta. Aunque no podemos olvidar la definición de

"Talking cure" dada por "Ana O" a su experiencia realizada con el Dr.

Breuer, en el famoso caso que está considerado como semilla germinal de

todo este complejísimo sistema de investigación y tratamiento terapéutico que

conocemos por el nombre de Psicoanálisis.

Carl JASPER: Se denomina Psicoterapia al "conjunto de los métodos

de tratamiento que intenta influir en el cuerpo (soma) y en el alma (psique), a

través del alma". (Esencia y crítica de la Psicoterapia).

Es una nítida definición cartesiana, que introduce una clave de distinción

esencial entre la actividad psicoterapéutica y la Psiquiatría: en cuanto que la

Psiquiatría supondría ser el conjunto de los métodos de tratamiento que

intentan influir en el cuerpo y en el alma, a través del cuerpo. Lo que resulta

útil para delimitar, por diferenciaciones, el campo específico de la Psicoterapia.

15

EJERCICIO:

Proponemos una serie de

definiciones

elaboradas

por

los

autores

más relevantes que han investigado y escrito sobre el tema de la

Psicoterapia, en

cuanto

modalidad

específica

de

tratamiento y

asesoramiento psicológico personal.

El Ejercicio consiste en que cada participante elija aquella

definición

que, según su criterio y experiencia, mejor integra los elementos esenciales

que constituyen lo que él entiende por Psicoterapia y considera más

aptos para enfrentar terapéuticamente conflictos personales y complejos 1 .

1.- "Toda relación en la que al

menos

una

de

las

partes

intenta

promover en el otro el crecimiento, el desarrollo, la

maduración y la

capacidad de funcionar mejor y de enfrentar la

vida de manera más adecuada". (Carl Rogers)

2.- "Una relación en la que una persona se esfuerza

por

ayudar a

otra a comprender y resolver

sus

problemas

de adaptación". (English)

1 Para comprender el alcance y la significación del término "cliente" utilizado en alguna de estas definiciones, citaremos textualmente a Carl Rogers: "¿Qué término usaremos para indicar a la persona con la cual trata el terapeuta? Se han empleado términos como "sujeto", "paciente", "aconsejado", "analizado",. Hemos utilizado cada vez más el término "CLIENTE", hasta el punto que lo hemos incluido en el título "Psicoterapia centrada en el cliente". Ha sido elegido porque, a pesar de las imperfecciones de su significado, según el diccionario, y de sus derivaciones, parece ser el más útil para transmitir la imagen de esta persona tal como la vemos. El cliente, tal como lo indica el significado del término, es quien acude activa y voluntariamente a buscar ayuda para resolver un problema, pero sin ninguna intención de renunciar a su propia responsabilidad en la situación. Es por esta significación del término por lo que lo han elegido, puesto que evita la connotación de que está enfermo, de que es objeto de un experimento etc. El término "cliente" tiene ciertas connotaciones legales que son desafortunadas y, si aparece un término mejor, lo usaremos. En el presente sin embargo, parece el más adecuado para designar nuestro concepto de la persona que viene a pedir ayuda".)

16

3.- "Aquella relación en la que uno de los participantes intenta hacer

surgir, en una o ambas partes, una mejor apreciación y expresión de los

recursos latentes del individuo y un uso más funcional de éstos". (Rogers)

4.- "Proceso mediante el cual el asesor ayuda al asesorado a interpretar

hechos relacionados con una elección, un plan o ciertos ajustes que

necesita hacer". (G.H. Smith)

5.- "Proceso que tiene lugar en una relación de persona a persona,

entre un individuo perturbado por problemas que no puede manejar solo, y un

profesional cuya formación y experiencia lo califican para ayudar a otros a

alcanzar soluciones para los diversos tipos de dificultades personales".

(Hahn y Mac Lean)

6.- "Proceso mediante el cual la estructura del yo se relaja

en el medio

seguro de la relación con el terapéuta y se perciben experiencias

previamente negadas que se integran entonces en

un

yo

modificado".

(Rogers)

7.- "La interacción que:

a) se produce entre dos individuos llamados asesor y

cliente,

b) tiene lugar en un contexto profesional, y

c) se inicia y se mantiene como medio para facilitar que se produzcan

ciertos cambios en la conducta del cliente". (H.

Pepinsky)

8.- "Proceso que implica relaciones interpersonales entre un terapeuta

y uno o más clientes: el primero emplea métodos psicológicos basados

en el conocimiento sistemático de la personalidad humana, para tratar de

mejorar la salud mental de los segundos". (Patterson)

9.- "Entrevista realizada en privado, en la que el asesor

escucha y

trata de comprender al asesorado, y en la que se espera que se producirá un

cambio en su conducta, de algún modo que

éste

elija o decida. Finalmente

otras dos características para

que

17

pueda aplicarse el nombre de

asesoramiento a una relación son: que el asesorado tenga un problema

psicológico y que el asesor sea alguien experto para tratar con personas

que tengan problemas psicológicos". (Patterson)

10.- "Proceso de interacción que facilita una comprensión significativa

del yo y del medio, y da como resultado el establecimiento y/o

esclarecimiento de las metas y los valores con miras a la conducta futura". (D.

H. Blocher)

11.- "Método de relación interpersonal y análisis psicológico cuya

finalidad es provocar un conocimiento de sí mismo y una autonomía suficiente

para asumir y desarrollar libremente la

propia existencia". (Villegas)

12.- "Sistema de tratamiento mediante el que una persona preparada

ideológica y técnicamente colabora profesionalmente con otra a enfrentar,

clarificar y superar sus propios problemas psicológicos". (Etchegoyen)

Al final

del análisis de los textos se

vuelve a

proponer la siguiente

cuestión: ¿Cuáles de estas definiciones responden mejor al concepto que tu

tienes de Psicoterapia y cuales las que coinciden y se diferencian de lo que tú

entiendes por Psicoanálisis?

PRÁCTICA 2ª

SOBRE LA PSICOTERAPIA COMO SISTEMA DE ESTIMULOS

La actuación del Psicoterapia va consistir en ir creando tácticamente un

campo de estímulos sistematizados, dentro del cual el paciente irá

produciendo,

progresivamente e integrativamente, las respuestas

autoreconstructivas.

18

En este sentido,

la

Psicoterapia

se

inserta,

como

toda

situación

comportamental, en el sistema E-----R, constituyéndose en un proceso

sistemático de aprendizaje.

Las consecuciones más

reaprendizaje) serían:

inmediatas

de

este

aprendizaje

(o

1º Estar, y sentirse, mejor en la vida (“I am Ok” en la formulación

del Análisis Transaccional)

Hay quienes están MAL y se sienten MAL;

quienes están MAL y se sienten BIEN;

quienes están BIEN y se sienten MAL;

y quienes están BIEN y se sientan BIEN

Son estas las cuatro Posiciones existanciales del Análisis

Transaccional

constructivo.

2º Hacer frente a

los propios problemas de un modo más

3º Acceder a un mayor grado de libertad

limitaciones y las de los demás.

frente

a

las propias

Definición FENOMENOLOGICA:

La definición que proponemos es esencial y existencial, y

descriptiva del proceso terapéutico tal como puede ser vivenciado

subjetivamente por el Psicoterapéuta o por el paciente. Esto es lo

que quiere decir que es una definición Fenomenológica.

Sistema de estímulos,

verbales y no-verbales

19

que operan estratégicamente en la

persona,

en situación relacional,

proporcionando una experiencia

y desencadenando un proceso

de autoliberación,

autoclarificación

autoreconciliación,

y autosuperación.

CONSIDERACIONES SOBRE LOS ESTIMULOS PSICOLOGICOS

El organismo psicobiológico necesita, para estar en forma un nivel

determinado de estimulación.

Cuando no alcanza el nivel requerido, languidece y enferma.

Cuando lo sobrepasa, se descompensa y autodestruye (stress).

Cada persona especializa los estímulos más adecuados a sus propios

mecanismos de reacción:

  • - la música,

  • - el sexo

  • - el deporte

  • - la competitividad

  • - la comida

  • - la droga y el alcohol

-el juego

-etc., etc.,

20

Algunos de estos estímulos son, para una persona en concreta vivos,

intensos.

Otros son, para la misma persona, o para otras, pálidos, débiles, poco

duraderos.

La depresión puede interpretarse desde la carencia de estímulos

adecuados (pérdida de objeto de complacencia, déficit afectivo, falta de

significados vivenciales en la existencia ) ...

La

angustia, y

el

stress-depresión

consecuente,

como

supersaturación de estímulos inadecuados.

 

La esperanza, la

ilusión,

el

amor,

la

alegría

...

son

fuentes de

estímulos adecuados a cualquier organismo.

Los niños pequeños provocan a sus padres, y a sus hermanos, amigos o

profesores, para mantener un nivel suficiente de estimulación (caricias

negativas).

El aburrimiento puede interpretarse como carencia prolongada

estimulaciones inmediatas.

de

El hastío, como saturación de estímulos repetitivos.

Las cinco emociones fundamentales del organismo animal son: la alegría,

la pena, el afecto, el miedo y la rabia.

Suele decirse que "no mandamos en los sentimientos". Y es verdad en

cuanto que los estímulos que los provocan son múltiples, complejos, y no

podemos siempre controlarlos. Pero sí podemos

organizar estímulos que provoquen los sentimientos deseables.

La inteligencia supone un estado de vigilancia mental, una capacidad

estimulada que necesita también mantener un nivel determinado.

21

El aprendizaje puede entenderse como la respuesta

estímulos organizados y reforzados.

a un sistema de

LA PSICOTERAPIA es también un sistema de estímulos.

22

EJERCICIO PRACTICO:

En

Análisis Transaccional los estímulos que recibimos

de

nuestras

relaciones con las demás personas se llaman "caricias".

Estas "caricias" pueden ser positivas o negativas

y

provocan

en

nosotros reacciones endovivenciales y comportamentales

correspondientes. Las caricias negativas disminuyen la autoestima de las

personas. Mientras más intensas sean,

más

hieren, y por más tiempo

son recordadas. Las caricias positivas colaboran al "estar bien" en la

existencia y provocan reacciones

positivas

y

benéficamente estimulativas

hacia sí mismo y hacía los demás.

 

Las

reacciones

que

corresponden

a

las

caricias

significativas,

sean

positivas

o

negativas,

recibidas

en

los niños, se

van

configurando

como estereotipos comportamentales

dentro

de

la

persona y

llegan

a

constituir como parte de su identidad.

EJERCICIO:

A.- Trata de recordar dos situaciones, en la

última

semana, que te

provocaron algún sentimiento negativo.

¿Cuál fue la situación?

¿Quién estaba implicado en ella?

¿Qué sentimiento provocó?

¿Cuál fue tu reacción?

¿Todavía sientes resentimientos por

alguna

o

por ambas

situaciones?

23

¿Podrías haber manejado la situación de manera diferente?

¿Qué sentimiento te hubiera dejado?

¿Cuál habría sido la reacción de la otra persona?

B.- Trata

de

recordar

dos

situaciones

durante

las

dos

últimas

semanas, en las cuales hayas recibido caricias positivas.

¿Cuál fue la situación?

¿Quién estaba implicado?

¿Cómo te sentiste?

¿Cuál fue tu comportamiento?

¿Cómo reaccionó la otra persona?

C.- Haz una lista de cuatro personas cercanas a ti?

¿Qué caricias negativas das a cada una de ellas?

¿Qué caricias negativas recibes de cada una ellas?

24

¿Qué caricias positivas das a cada una de ellas?

¿Qué caricias positivas recibes de cada una ellas?

COMENTARIO DE TEXTOS

TEXTO 1

"Como todos saben, gran parte de la actividad de la psicoterapia

se relaciona con la reiterada corrección de determinadas modalidades de

reacción (conducta) que conducen a la producción del "síntoma". A veces

aludimos a esto con términos bastante pomposos que no están

esclarecidos; hablamos de fortalecer, ampliar o reforzar al ego, de hacerlo

más elástico y más capaz de manejar las inevitables tensiones de las

variables experiencias de la vida. Esto comprende cosas como reiteradas

aclaraciones de propósito, señalando la autodestructividad no reconocida,

recordando consideraciones inadvertidas, liberándose a sí mismo para

actividades constructivas y para una planificación más eficiente del futuro.

Pero, insistimos, el proceso de hacer esto puede resumirse en un

intercambio y estimulación continuo, progresivo y mutuo. El paciente presenta

al médico un hecho, una queja, digamos; el terapeuta obtiene así una

determinada orientación parcial y está en condiciones de formularle una

pregunta más concreta. Esto orienta la atención y el pensamiento del

paciente hacia una autoexploración adicional, que al comunicarla ofrece al

terapeuta la oportunidad de hacer otro comentario. Este comentario arroja

nueva luz sobre algo al paciente, y le permite añadir más material, que

entonces ilustra todavía mejor al médico, quien podrá ayudar más al

paciente con objetividad para que se valore a sí mismo, y así sucesivamente.

Esto difiere del diálogo ordinario de la conversación, en que el médico

y

el

paciente

poseen

un

propósito

25

definido

e idéntico, el propósito de

modificar las ideas, las reacciones emocionales, la conducta o todas estas

cosas del paciente, de modo que se atenúe el sufrimiento de éste. En esto, el

terapeuta tiene la responsabilidad de vigilar la brújula y guiar la orientación

del proceso. En todo momento el terapeuta está "a cargo" de la situación

general; el modo en que dirija esta relación, inclusive el intercambio verbal,

difiere de manera muy notable en el psicoanálisis porque la inactividad

relativa del terapeuta es mucho mayor."

“ Teoría de la técnica psico-analítica”

Karl A. Menninger

Philip S. Holzman

TEXTO 2

"La sesión es un momento entre paréntesis

de

la

vida

del

individuo,

momento de duración y horario fijos que se repite a intervalos regulares. Se

sitúa al margen de las preocupaciones cotidianas. El retorno de este espacio

y de este tiempo llegan a tener un lugar de privilegio y se convierte en una

referencia constante. Todo lo que se elimina conscientemente de la vida sirve

de base y allí se reencuentra. Por lo tanto el análisis es en primera

instancia un lugar para hablar y un tiempo para vivir algo fuera del ritmo de lo

cotidiano."

Pierre David

“La Sesión de Psicoanálisis”

26

PSICOTERAPIA Y PSICOANÁLISIS

Para poder establecer didácticamente un criterio diferencial, neto

y preciso, que deslinde el campo de la Psicoterapia Dinámica y del

Psicoanálisis, como metodología específica de tratamiento psicológico, del de

otros procedimientos psicoterapéuticos, lo más esclarecedor sería partir, como

punto de angulación inicial, del concepto básico y primordial de entrevista.

La Entrevista, en cuanto situación de encuentro

interpersonal de diálogo o de intercambio comunicativo, debe quedar

concretizada desde tres variables definitorias que son:

1º El Objetivo de la entrevista.

2º La Persona que realiza la entrevista.

3º La Técnica empleada, como medio para conseguir el objetivo de la

entrevista.

1º- Los objetivos intencionales de las entrevistas pueden ser variados casi

hasta el infinito (pedagógico, religioso, social, político, policial, de selección, de

orientación, de consejo, de información, de venta, de investigación, de

terapia

....

y

de psicoterapia).

2º- La persona que la realiza puede ser un periodista, un vendedor, el jefe de

empresa, el confesor, el amigo, el médico, el psiquiatra, el psicólogo, el

psicoanalista (que también se diferencian por su formación, su orientación, sus

habilidades, sus recursos)

3º-Las técnicas también son variadas en función de cada objetivo, de los

requerimientos de cada entrevistado o de las intenciones y habilidades de cada

entrevistador: encuesta, persuasión, mayéutica, sugestión, hipnosis, consejo

(directivo, no-directivo, espiritual, sexual, matrimonial, escolar

 

),

abordaje al

cuerpo, o a los recuerdos, o a las fantasías, el análisis (freudiano,

postfreudiano, de corta duración, de larga, duración, intensivo

...

)

27

Aplicando estos criterios al esclarecimiento del concepto de

Psicoanálisis, en cuanto procedimiento de actuación psicoterapéutica, lo

definiríamos a través de tres delimitaciones clasificatorias que, según el método

escolástico de definición, irán aumentando progresivamente la “la

comprehensión” del concepto, para ir limitando, circunscribiendo y fijando

definitivamente su “extensión”

PRIMERA DELIMITACION:

- La Entrevista Psicoanalítica o Dinámica tiene un objetivo terapéutico

(entendiendo la palabra terapia ampliamente en relación a conflictos mentales,

psicosomáticos o emocionales, así como al esclarecimiento del “sí-mismo”, y al

progreso madurativo de la personalidad)

*En esta primera delimitación, el Psicoanálisis coincide y se alinea con todos

los demás procedimientos psicoterapéuticos.

SEGUNDA DELIMITACION:

-La persona que realiza el Psicoanálisis es un Psicoanalista.

Esta cualificación supone la formación en los principios freudianos a partir de un

insustituible análisis didáctico personal. (Independientemente de que el

terapeuta pertenezca, o no, a alguna de las múltiples asociaciones

psicoanalíticas, y de que se haya formado, o no, según los variados criterios que

cada una de estas escuelas establece para la formación de sus asociados)

*Esta delimitación del concepto no constituye la esencia del Psicoanálisis, pero

sí es una condición necesaria para que el tratamiento impartido pueda ser

reconocido o como Psicoterapia Psicoanalítica o como Psicoanálisis, frente a

los otros, variadísimos, géneros o especies de psicoterapia.

28

TERCERA DELIMITACION:

- La técnica genuina y propia del Psicoanálisis -”el oro puro del análisis”- tiene

que integrar esencialmente e ineludiblemente:

a) Un encuadre específico, organizado con reglas precisas para que

pueda emerger, sin contaminaciones, la transferencia.

b) La TRANSFERENCIA, fenómeno esencial y axial del Psicoanálisis,

c) y la interpretación, en referencia a ella, de las asociaciones libres del

paciente y de sus comportamientos en la situación terapéutica.

*Si se prescinde en el tratamiento de alguno de estos tres integrantes técnicos

esenciales -encuadre, transferencia e interpretación-, podrá haber Psicoterapia

Psicoanalítica, pero no se dará ese proceso específico, genuino y único que

constituye a una Psicoterapia en auténtico Psicoanálisis.

29

REFLEXIÓN:

Cada vez estoy más convencido de que mi compromiso como psicoterapeuta

es con la realidad que se me presenta cada día, y no con ninguna

interpretación de esa realidad, ni política, ni filosófica, ni psicológica, ni

psicoanalítica. Mi compromiso diario es con ese niño que es mustia como una

flor, con la familia que se desmorona, con la mujer o el hombre humillados, con

el amor desvanecido, con las noches de insomnio, con la congoja, con la

angustia, con el pánico

...

Con

esa realidad de mi cada día y de mi cada hora o

minuto del día, comprometo mi vida, mi esfuerzo, mi amor y todas mis

respuestas. Pero no con las interpretaciones que de algún modo manipulan esa

realidad para ajustarla a las ideologías institucionalizadas y a los estatutos de

poder.

Esta relativización de las ideologías, de los dogmas, de las filosofías y de las

instituciones, y el compromiso eficiente con las demandas singulares de lo

concreto, es uno de los matices más genuinos de lo que se está viniendo a

llamar el “pensamiento postmoderno” dentro de esta nueva corriente histórica y

cultural de la postmodernidad

30

CONCEPTOS FUNDAMENTALES DE LA PSICOTERAPIA DINÁMICA

En el primero de sus escritos técnicos, Freud cita un pasaje de Hamlet

donde se dice que “el instrumento anímico no es fácil de tañer”.

“El instrumento anímico no es nada fácil de tañer. En estos casos

recuerdo siempre las palabras de un neurótico famoso en todo el mundo, pero

que jamás fue tratado por ningún médico, pues sólo vivió en la imaginación de

un poeta. Me refiero al príncipe Hamlet de Dinamarca

..

El rey ha enviado junto

a él a dos cortesanos para sondearle y arrancarle el secreto de su melancolía.

Hamlet los rechaza. En este punto traen a escena unas flautas. Hamlet toma

una y se la tiende a uno de los inoportunos cortesanos, invitándole a tañerla. El

cortesano se excusa, alegando su completa ignorancia en ese arte, y Hamlet

exclama: Pues mira en qué opinión más baja me tienes. Tu me quieres tocar,

pretendes extraer de mi lo más íntimo de mis secretos, quieres hacer que

suene desde el más grave al más agudo de mis tonos

...

y

está aquí este

pequeño instrumento, capaz de excelentes sonidos y armonías, que tú no

puedes hacer sonar. ¿Es que juzgas que se me tañe a mi con más facilidad

que a una flauta?” (S. Freud, “Sobre Psicoterapia”)

Para hacer frente a los problemas anímicos, a los conflictos o

perturbaciones del psiquismo y de la mente individuales, nuestra civilización ha

organizado dos profesiones: la del psiquiatra y la del psicólogo (junto a ellas

perviven residuos y representantes de las concepciones mágicas de otras

etapas de la evolución de la Humanidad: curanderos, magos, astrólogos,

quiromantes, brujos ) ...

El psiquiatra profesional enfrenta los problemas mentales -o mejor, sus

síntomas- desde las bases fisiológicas del cerebro y de todo el sistema

nervioso (a esta actuación se pueden asimilar los profesionales que operan

desde la llamada “medicina blanda”, cada vez más vigente como alternativa a

los efectos nocivos de la avasallante medicación farmacológica)

31

El psicólogo enfrenta estos mismos problemas desde sus fondos

subterráneos y sus raíces experienciales, y/o desde sus manifestaciones en el

comportamiento, en la adaptación vivencial al entorno, en los procesos del

pensamiento y de las emociones, en la configuración de la propia personalidad.

El psiquiatra es el técnico de los desajustes de la mente.

El psicólogo -sobretodo desde el modelo de intervención dinámica y

humanística- tendría que llegar a ser algo así como un artista de la

remodelación del psiquismo y de la personalidad individual. O quizás más bien

el inspirador de la capacidad creativa y autoremodelativa que cada ente

humano lleva oculta dentro de sí mismo. Freud lo comparaba con la labor del

arqueólogo que va descubriendo y revivificando los restos de una ciudad

enterrada.

Me gusta citar a este propósito la sentencia de aquel maestro oriental:

"Yo no he podido evitar en mi vida que los pájaros negros de la angustia y de

la melancolía vuelen bajo el cielo sobre mi cabeza. Pero sí he podido evitar

que hagan su nido dentro de ella".

Este es nuestro oficio: impedir que los pájaros negros hagan su nido

de tormentos en

la psique humana,

o ir extrayendo,

una

a una, todas

sus

punzantes ramitas.

El término “Psicoanálisis” adquiere significación dentro de tres campos

semánticos diferentes:

1.- En el campo de la actuación práctica, la palabra Psicoanálisis recubre

un conjunto específico de técnicas y de actitudes terapéuticas, aplicadas al

descubrimiento de los contenidos del psiquismo y a sus perturbaciones.

2.-

En

el

campo de

la

investigación, Psicoanálisis es un método de

análisis del Inconsciente individual y de sus manifestaciones en la conducta

32

personal, así como en las producciones artísticas, culturales, económicas,

políticas, religiosas, etc.

3.- En el campo de las ideas y conceptos, constituye todo un sistema de

pensamiento y enfoque psicológico, una epistemología.

33

El

Psicoanálisis

como

sistema

teórico

constituye

un

modelo

epistemológico que tiene un planteamiento triple:

a.- Es determinista. Porque considera que la conducta humana está

determinada por motivaciones internas.

b.- Es energeticista, porque piensa que esos móviles internos son de

orden energético: están sujetos a un sistema de energías

estancan.

que fluyen y se

c.- Es instintivista, por considerar que esas fuerzas son de origen

innato e instintivo y que están al servicio de la afirmación del ser en la

existencia y a la conservación de la vida

34

A.- Freud presenta al Psicoanálisis como una actuación sistemática que tiene

un objetivo educativo o reeducativo.

B.-Su sistema de psicoterapia analítica viene a ser como una segunda

educación.

C.-Tiene como finalidad “desarrollar y robustecer la personalidad del paciente

en lugar de imponerle las directrices de la nuestra propia”.

D.- Sostiene que es razonable esperar del Psicoanalista,

-además de un cierto grado de normalidad y de salud mental,

-que posea también una cierta superioridad, de modo que en

determinadas situaciones pueda actuar

*como modelo para sus pacientes, y en otras

*como maestro.

35

“Cada uno de nosotros, los hijos del siglo XX,

tendría una forma de pensar y de entender distinta si él no hubiera

existido. Cada uno de nosotros pensaría, juzgaría, sentiría con más

estrechez si él no hubiera pensado antes que nosotros, si no nos

hubiera empujado hacia el interior. Y siempre que tratemos de

adentrarnos en el laberinto del corazón humano, su luz espiritual

alumbrará nuestro camino. Todo cuanto Sigmund Freud creó, exploró y

preinterpretó como descubridor y guía nos acompañará siempre en

nuestro caminar por la vida

...

(Stephan Zweig, sacado del discurso

fúnebre que él pronunció en el entierro de Freud)

Oscar Pfister, sacerdote protestante y discípulo de Freud, que había afirmado

que el deseo de su maestro era que el Psicoanálisis llegase a ser una

profesión de ‘curadores legos del alma’, que no tuviesen que ser

necesariamente ni médicos ni sacerdotes”.

“Freud ha ideado un ’microscopio del alma’, que permite

observar y comprender las raíces de las funciones mentales, y su desarrollo

y dinamismo”.

36

EJERCICIO: diez textos de distintos autores y les propondré a los participantes

del curso que los lean individualmente, en privado, y les pongan un orden de

valoración según el interés que les ha despertado su lectura. Después irá cada

participante leyendo en voz alta el texto más valorado, el que le haya resultado

más esclarecedor ...

“Hemos llegado a un estado de cosas en que es

evidente que el problema fundamental de la persona no es ya el de

comprender y el de dominar las fuerzas físicas del universo, sino el de

comprenderse a sí mismo y el de encontrar los medios para ayudarse a sí

mismo y ayudar a los demás a lograr una auténtica realización personal”.

(Harry Guntrip, “El self en la teoría y la terapia psicoanalíticas”)

“Te diré algo trivial: somos afectivamente

analfabetos

...

Nos

han enseñado todo lo material, la agricultura de Madagascar

y la raíz cuadrada de pi (o como quiera que se llame esa maldita cosa), pero

no nos enseñaron nada sobre el alma. Somos abismalmente ignorantes, tanto

respecto a nosotros mismos como sobre los demás. Hoy se habla mucho de

que los niños deben ser educados en la hermandad, la solidaridad, la

coexistencia, la igualdad

....

Pero

a nadie se le ocurre que debemos a aprender

primero algo sobre nosotros mismos y sobre nuestros sentimientos: nuestro

propio miedo, soledad e ira. No nos dan esa oportunidad y permanecemos

ignorantes, y culpabilizados, entre las ruinas de nuestras ambiciones ¿Cómo ...

vamos a comprender alguna vez a otras personas si no conoces nada acerca

de ti mismo?

...

(Igmar Bergman, “Escenas de un matrimonio”)

“El instrumento anímico no es nada fácil de tañer. En

estos casos recuerdo siempre las palabras de un neurótico famoso en todo el

mundo, pero que jamás fue tratado por ningún médico, pues sólo vivió en la

imaginación de un poeta. Me refiero al príncipe Hamlet de Dinamarca

..

El rey

37

ha enviado junto a él a dos cortesanos para sondearle y arrancarle el secreto

de su melancolía. Hamlet los rechaza. En este punto traen a escena unas

flautas. Hamlet toma una y se la tiende a uno de los inoportunos cortesanos,

invitándole a tañerla. El cortesano se excusa, alegando su completa ignorancia

en ese arte, y Hamlet exclama: Pues mira en qué opinión más baja me tienes.

Tu me quieres tocar, pretendes extraer de mi lo más íntimo de mis secretos,

quieres hacer que suene desde el más grave al más agudo de mis tonos y ...

está aquí este pequeño instrumento, capaz de excelentes sonidos y armonías,

que tú no puedes hacer sonar. ¿Es que juzgas que se me tañe a mi con más

facilidad que a una flauta?” (S. Freud, “Sobre Psicoterapia”)

“El alma del hombre es un país lejano al que no es

posible aproximarse y que no podemos explorar”. (Heráclito)

“La mayoría de las personas ha aprendido a ‘entenderse’

con los demás: tienen para ello los instrumentos lingüísticos necesarios,

incluso hay quien se entiende con personas de otros idiomas; han aprendido

francés, inglés, japonés, etc. Pero ¿han aprendido también a entenderse

consigo mismo, en la lengua de la propia subjetividad?” (F. Richaudeau, “Los

secretos de la comunicación”)

“El propio ser es algo que a uno mismo se le oculta: de

todos los tesoros ocultos, el de sí mismo es el último en ser desenterrado”

(Nietzche)

“Hoy la gente está muy ilusionada por llegar a la Luna: se

puede llegar mucho más lejos, sin salir del fondo de uno mismo” (Anäis Nin,

“Diario”)

“El primer problema para mí soy yo mismo” (San Agustín)

“Recuerde que siempre nos ignoramos, que el consejo de

Sócrates es absurdo, que uno no puede llegar a conocerse a si mismo.

38

Nuestra alma es como el agua de un río; algunas veces el viento lanza al revés

las aguas de la superficie: el que lo cruza debe desconfiar de las apariencias,

ya que las aguas profundas siguen su curso, río abajo, imperturbablemente. La

incoherencia de nuestros actos quedaría explicada si, bajo la capa fina de la

superficie, pudiéramos ver las profundidades

....

Pero

no las veremos nunca”.

(Van der Meersh, “Porque no saben lo que se hacen”)

“No corras, ve despacio / que adonde tienes que llegar/

es a ti sólo” (Juan Ramón Jiménez)

Después de un comentario-debate sobre el interés de

cada texto elegido por los participantes, se hace ver que en ellos se encierran,

de algún modo, los objetivos que pretendemos alcanzar en este curso.

“Como experiencia terapéutica, el psicoanálisis bien podría recomendarse a los

médicos, psicólogos, sociólogos, educadores, profesores, trabajadores

sociales, antropólogos, historiadores, abogados, científicos, políticos, artistas

creativos, clérigos y a todos los que de algún modo se ocupan de la mente

humana”. (Menniger y de Holzman)

“No hay momento ni límite de edad para el placer y el provecho que uno saca

de mirarse a sí mismo y a los demás de esta manera. Hasta ahora es lo único

que conozco que puede volver fácil esta vida tan complicada”.(Anna Freud)

39

LECTURAS:

TEXTO 1.- Se dice que el Psicoanálisis no es ciencia en cuanto que los

conocimientos que abarca no son sistematizables ni han sido sistematizados

según los modelos de validación de las ciencias físico-matemáticas. Bajo esta

concepción se agazapa una doble trampa lingüística, basada en la relación

equívoca entre los componentes sausserianos de la palabra: el significante y el

significado. El primer equívoco es reductor: se reduce el significado de la

palabra significante “ciencia” al modelo de investigación cuantitativa, nacida de

las ciencias naturales. Por supuesto que con este solo modelo de ciencia no es

posible verificar la esencia integral del ser humano, la complejidad de la

realidad vivencial que no es extensa ni materializable, y cuánto menos las

representaciones psíquicas inconscientes en las que se ocupa

metodológicamente el Psicoanálisis. Esta es la trampa que denuncia, entre

otros, A.F. Chalners, discípulo de K. Popper, en su obra ¿Qué es esa cosa

llamada ciencia? (SigloXXI editores, 1983) analizando los equívocos y engaños

de lo que él denomina “concepción inductivista e ingenua de la ciencia” que

reduce el contenido de los conocimientos científicos a los datos sensoriales

medidos y clasificados. Hoy ya se considera superado, como único modelo

válido de investigación científica, el método clásico de operaciones y

mediciones cuantitativas, cuyo instrumento operacional es el laboratorio en el

que (como afirma M.H. Erdelyi, en Psicoanálisis. La psicología cognitiva de

Freud (1987) , sólo se puede experimentar con lo simple, lo extenso, lo

manejable, lo controlable. Lo otro, lo vivencial, inmaterial, inextenso, subjetivo,

es lo que (dice este autor) se reinstala y se reproduce en la “situación

analítica” que constituye, de manera análoga, su laboratorio científico. Y es que

hoy se proponen otros modelos de análisis sistemático que operan por la

interpretación, la hermenéutica, la función teórico-crítica, cuya técnica operativa

principal es la dialógica, la cual incluye las ventajas del método fenomenológico

y comprehensivo. Y, por supuesto, se abarca como significado genuino de la

palabra ciencia a todos los sistemas epistemológicos cuyos conocimientos,

hipótesis y principios han estado sometidos experiencialmente a

comprobaciones y validaciones rigurosas.

40

La segunda trampa lingüística de los que, pertrechados

tras la concepción reductivista de ciencia, denuncian al Psicoanálisis

despectivamente de “no científico”, es lo que Stevenson y Kambartel, de la

universidad de Constanza, han denominado empleo táctico-persuasivo del

lenguaje. Se trata de una sutil manipulación semántica, muy usual sobre todo

en la política, que consiste en imprimirle al significante un contenido adicional

no definido, subliminalmente transmitido, muy galvanizado de corriente

emocional. La intención de la palabra deja de ser descriptiva y pasa a ser

táctica, dirigida a crear una actitud o una reacción a favor o en contra. Un

ejemplo muy evidente en política es el de etiquetar a las personas como de

derechas o de izquierdas.

En este sentido la palabra “ científico” recubre el

significado maximalista de ser lo único válido y eficaz, a lo que se le puede

prestar una confianza incondicional, absoluta. Y por el contrario, a cualquier

conocimiento, resultado o sistema de pensamiento al que se le niegue esta

denominación, no merece fiabilidad ni adhesión intelectual. Y al aplicarse a lo

científico la concepción reductora y exclusivista de “validado por los sistemas

de medición y cuantificación de las ciencias naturales”, se despreciarían o

menospreciarían los resultados de la actividad razonadora de la mente, la

actividad genuinamente intelectual, como es la Filosofía que representa la

lumen mentis, compendiadora de la sabiduría de la humanidad. Se relativizaría

el valor del arte, elevador del espíritu y transformador de la naturaleza, así

también como el Derecho regulador de la convivencia. Es por lo que yo mismo

he llegado a escribir en mi libro A corazón abierto, actualmente en prensa,

refiriéndome naturalmente a ese concepto reductor y manipulador de la palabra

“ciencia”: Reconozco que hoy lo intelectual no está de moda, ensombrecido por

la gigantesca sobrevaloración de lo científico. Pero pienso que el científico, si

no es también un intelectual o está asesorado por intelectuales, no dejará de

ser un contable, con toda la dignidad que esta función merece, y con toda la

necesidad y la utilidad práctica que reporta. El intelectual se mueve en otra

órbita no materializable: la del pensamiento intangible, que inspira todo el

sentido de la existencia, incluso el que reporta las contabilizadas adquisiciones

científicas y tecnológicas.

41

TEXTO II: “Sabina criticó los métodos de la nueva ciencia: la

mayor parte de los psicoanalistas y psiquiatras consideraban las

ciencia, naturales como modelo para su propia ciencia. Por eso

basaban sus teoría en experiencias y experimentos, lo cual estaba bien,

claro, pero se olvidaban de lo más importante.

-¿Y qué es lo más importante? -? -exclamó Frallz Riklin, que solía

subrayar que era empirista.

-Para mí, lo más importante es la intuición y la filosofía -respondió

Sabina-; jamás debemos ignorar los conocimientos que nos

proporcionan el pensamiento de conjunto y nuestra propia mente. Si lo

hiciéramos nos castraríamos a nosotros mismos.

-Al menos, no debemos minimizar la perspectiva humanística de

nuestra ciencia- admitió Ludwig Binswanger.

-¿Verdad que no? -gritó Sabina-. Sobre todo, en una época en la

que vamos a dar la vuelta a los valores, y a intentar comprender al ser

humano en conjunto, tenemos que buscar unas formas de

conocimiento distintas a las que han hecho del ser humano algo

mecánico, autómata y aburrido.”

La verdadera historia de Sabina Spilrein.

KARSTEN ALNAES (Ed. Siruela)

-¡Vaya, es usted una verdadera soñadora! -exclamó Riklill.

42

DOCUMENTO: EL MÉTODO CIENTÍFICO

La definición más simple y entendible del método científico es la que lo

determina como un conjunto de reglas que señalan el procedimiento de una

investigación aplicando un método y partiendo de una base.

Los primeros conocimientos científicos fueron el resultado de un análisis

cuidadoso y disciplinado de la experiencia diaria, donde cada pregunta tenia

una respuesta y cada fenómeno una explicación, ambas sujetas a

comprobación. El método científico, que en sus formas mas refinadas pudiera

considerarse muy complejo, "en esencia es de una notable sencillez, pues

consiste en observar aquellos hechos que permitan al observador descubrir las

leyes generales que lo rigen. La observación y la deducción de una ley son los

pasos fundamentales del método, y cada uno de ellos esta sujeto a un

afinamiento indefinido".

Desde Galileo hasta nuestros días, el método científico sigue en esencia dos

pasos fundamentales: observación de hechos particulares y establecimiento de

leyes cuantitativas rigurosas, por medio de las cuales los hechos particulares

podrán ser predichos: constatamos que el valor de predicción es algo que

difícilmente se puede confrontar con otros tipos de manifestaciones del hombre

(artísticos, religiosos) ya que para explicar el método científico se debe partir de

tres etapas ineludibles: a) Observar hechos significativos; b) Plantear hipótesis

que de ser verdad, expliquen los hechos; e) Deducir de estas hipótesis

consecuencias que puedan ser puestas a prueba por observación. En caso de

que las consecuencias sean verificadas, se acepta provisionalmente la

hipótesis, entendiendo que al surgir descubrimientos posteriores, éstas

invariablemente tendrían que ser desplazadas.

43

El “saber psicoanalítico” está constituido por

-un

cuerpo

“Metapsicología”,

teórico

específico,

que

se

puede

etiquetar

como

-y con una constante supervisión práctica en la llamada “situación

analítica”, que viene a ser como el laboratorio donde se instrumentaliza la

mediación entre los fenómenos psíquicos observados y su teorización.

Lo cual, como afirma J. Ladrière, implica un modelo de funcionamiento

basado, tal como lo exige la investigación científica, en una estrecha

contribución entre el componente teórico y el componente de la experiencia.

Por lo que se concluye que el saber psicoanalítico constituye una

ciencia, es decir: un conjunto de conocimientos sistematizados,

sometidos a constante experimentación y comprobación, cuyo objeto

específico es la conducta significante inconscientemente sobredeterminada.

44

Primer DESCUBRIMIENTO: existen síntomas físicos que no se deben

a lesiones orgánicas o a otras causas físico-orgánicas, sino a actividades de

la mente.

Segundo DESCUBRIMIENTO de Freud, el del Inconsciente, como

dimensión profunda del psiquismo, que en algún momento denominó como

los continentes sumergidos de la mente”

EL INCONSCIENTE: Un sector del psiquismo o de la mente (o realidad

psíquica, o función psíquica)

constituido por un conjunto de representaciones mentales reprimidas ,

fuera del campo de la consciencia,

que tienen una gran influencia en nuestro comportamiento,

como determinante esencial de nuestra vida psíquica.

45

PSICOANÁLISIS:

Teoría completa de la Psique y de la Personalidad.

Método de investigación del psiquismo, sobretodo en su dimensión

inconsciente, aplicable desde la medicina, la pedagogía, la historia, la

religión, el arte ...

3º Conjunto sistemático y táctico de técnicas psicoterapéuticas.

46

TEXTO 4.- A partir de 1915, Freud empieza a redactar una serie de artículos y

de textos que recogen los resultados de sus investigaciones y reflexiones bajo

el título genérico de Metapsicología. Diré que este término lo había empleado

por primera vez en 1896, en carta a su amigo Fliess.

Hay una referencia implícita a la Metafísica, como estudio de las causas

primeras del ser, lo que está más allá de lo físico; y una analogía con la

Fisiología, estudio funcional del organismo físico, que es lo que Menniger

entiende, analógicamente, por Personología: estudio del funcionamiento psico-

personal.

El núcleo, pues, de la Metapsicología es el estudio de la estructura y el

funcionamiento de lo que Freud denomina, usando, por supuesto, un término

metafórico, El Aparato Psíquico. Se trata de un modelo teórico adoptado por

Freud, quizás, desde la influencia mecanicista y materialista propia de la línea

de desarrollo científico de su época. Le llama Aparato, consciente de hacer

una ficción mental, para designar un conjunto de elementos, de partes y de

funciones organizadas y articuladas con una finalidad específica. La finalidad

funcional del Aparato Psíquico es doble: Por una parte, trasmitir y transformar

la energía psíquica. La excesiva acumulación energética produce displacer y la

descarga produce placer. Por ejemplo, el hambre supone acumulación

energética instintual encaminada a buscar su satisfacción, igual que en la

excitación de energía sexual. Añadiré que la acumulación de excitación sin una

representación referencial, como vía de escape, produce la angustia; el

bloqueo de la vía de escape sería la frustración.

La segunda finalidad funcional del Aparato Psíquico será mantener lo

que se llama el Principio de la constancia: conseguir que la cantidad de

excitación intracerebral se mantenga constante o a un nivel suficiente. Lo

contrario daña o altera el equilibrio psico-físico. Este principio de constancia se

conoció más tarde con el nombre de homeostasis.

Tengo que señalar que Freud adopta los conceptos físicos de energía, o

los conceptos termodinámicos de carga y descarga, que son, como ya he

dicho, los propios de las concepciones científicas de su época.

47

La descripción de la estructura y el funcionamiento del Aparato Psíquico nos

servirá para:

-comprender los conceptos fundamentales que componen el sistema

psicoanalítico

-y para perfilar la imagen de la personalidad y de sus perturbaciones

según la teoría psicoanalítica.

Freud va haciendo esta descripción, progresivamente, desde tres

puntos de vista, que él denomina: Tópico, Dinámico y Económico.

48

SISTEMA TÓPICO

A la esfera pequeña, que queda arriba, le pondré por nombre CONSCIENTE,

a la esfera grande, que se sitúa por debajo, le llamo INCONSCIENTE, y al

pequeño sector de intersección entre ambas esferas le llamaré

PRECONSCIENTE. Y estos son los tres campos del psiquismo, o las tres

piezas que integran el engranaje del Aparato Psíquico

SISTEMA TÓPICO A la esfera pequeña, que queda arriba, le pondré por nombre CONSCIENTE, a la

El CONSCIENTE freudiano es el órgano con el que

acogemos y procesamos las experiencias (lo que percibimos, lo que vemos,

lo que sentimos, lo que pensamos, lo que recordamos, lo que imaginamos, lo

que nos dicen, lo que nos hacen ) ...

49

para nuestro enfrentamiento interactivo con la existencia.

Es como un archivo de experiencias con las que podemos contar para

nuestro autoreconocimiento: sé quién soy, donde estoy, cómo me llamo, de

donde vengo, lo que me gusta, lo que me alegra, lo que me apena etc., etc ....

porque tengo una pieza de mi aparato mental que se llama

Consciente.

50

Para Jung las funciones del Consciente son fundamentalmente cuatro:

-Sentir (recibir sensaciones visuales, auditivas, táctiles ), ...

-Percibir (configurar las sensaciones),

-Afectarme (sentimientos y emociones que me producen estas

experiencias)

-y Pensar (explicación, interpretación o comprensión de lo que

experimento).

Es como decir que las ventanas del Consciente, con las que

experimento mi-estar-en-la-existencia,

son estas cuatro facultades que denominamos Sensación, Percepción,

Sentimiento y Pensamiento.

51

El Preconsciente abarca todo lo que no está

inmediatamente dentro del campo iluminado de la consciencia psicológica,

pero que puede ser evocado y reconocido con algún esfuerzo.

Como datos que están extraviados dentro de un fichero del Consciente

y que sólo es cuestión de buscarlos, porque sabemos que están allí.

El INCONSCIENTE es el depósito de todo lo que ha quedado

desplazado del campo de la consciencia y de la preconsciencia,

como

el

archivo

(“papelera

de

reciclaje”)

de

todas

las

experiencias olvidadas o reprimidas,

 

incluso de

las experiencias del proceso de

evolución de la

humanidad y transmitidas genéticamente en las células germinales.

52

Primer enfoque del Psicoanálisis como Terapia:

terapéutica en

Consiste

la

acción

-entrar en la esfera custodiada del Inconsciente,

-desenterrar las energías ocultas, las necesidades

reprimidas, los recuerdos (olvidos) perturbadores,

-y organizarlos a nivel consciente del modo que sea

*adaptativo con la realidad,

*equilibrado para el psiquismo emocional

*conveniente para la persona.

53

SISTEMA DINÁMICO

Las tres instancias dinámicas de la Psique: el YO, el ELLO y el

SUPER-YO.

A este nuevo plano de la mente le llama Freud su Segunda Tópica.

Tres sistemas de fuerzas en tensión permanente, que él denomina

instancias (de instar, ejercer presión).

-Una instancia impulsora que es el ELLO,

-una instancia represora que es el SUPER-YO, y

-una instancia reguladora que es el YO.

54

1ª.- Una primera consideración es que nuestra realidad psíquica es mucho

mayor, mucho más extensa, que nuestro YO.

2ª consideración: El YO viene a ser ese conjunto de datos sobre uno mismo

que identificamos como propios y que enfrentamos a la realidad exterior.

3ª consideración: La imagen del YO se va perfilando a través de experiencias

de percepción de la realidad objetiva.

Objetivo psicopedagógico: No

dar

por

cerrada

la

imagen

de

mi

YO:

completarla y enriquecerla puede ser una función y un objetivo

psicopedagógico durante toda la vida de la persona.

4ª consideración: El YO se construye en el presente.

55

LECTURA: ¿QUIÉN SOY YO?

Os confieso haber sido testigo, muchas veces, de una reiterada

respuesta reivindicativa y autojustificativa, formulada con el “es que yo soy así”,

que se erige por delante de muchas personas, como un muro tras el que se

atrincheran todas sus resistencias y negaciones a un posible progreso, a un

cambio provechoso, a la adaptación a unas circunstancias concretas, o a una

avenencia necesaria

..

Entonces pienso, por contraste, que eso que llamamos

Yo no es tanto un ser como un quehacer. Nadie es un “así soy” definitivo, sino

un “voy siendo” evolutivo; no es algo que se tiene de una vez, sino algo que se

va haciendo progresivamente, como el “panta rei” (todo fluye) del viejo

Heráclito de Éfeso, o como las coplas doloridas de Jorge Manrique, recordatorias

de nuestro permanente pasar: somos como ese río fluyente, que no podemos

apresarlo ni abarcarlo en un momento concreto de su trayectoria siempre

inacabada. Así es la dinámica de ese Yo con el que nos definimos.

Yaveh Dios se define, en la Biblia, como "el que es", definitivamente,

como el mar, con su presencia completa, total e inmutable en su propio

movimiento de vida en plenitud. En contraposición, el yo humano personal se

tendrá que definir, esencialmente, como el que no es, sino que va siendo,

evolutivamente, progresivamente, acumulativamente, como los ríos, “que van a

dar a la mar / que es el morir...”

Y llego a la convicción de que más importante que decir y creer “yo soy

así”, o que preguntarse “cómo soy yo”, es pensar y saber cómo quiero ser.

Que el verdadero rostro de nuestro yo, como leí en una antigua novela de

adolescencia, es el de nuestro ensueño. Hoy diría que nuestro verdadero rostro

no es otro que ese Ideal del Yo, proyecto ilusionado de mí mismo, espejo en el

que me miro, con el que me comparo, ideal para el que voy pastoreando mis

días y mis horas, y con el que intento conformar constantemente mi propia

identidad.

La vida de cada uno es la historia de un proceso hacia su plenitud:

hacia esa potenciación de las auténticas posibilidades de uno mismo que se

llama autorealización, la consecución, aunque sea parcial y paulatina de ese

Ideal del Yo, al que nos invita Juan Ramón J. con unos versos de sabiduría

56

concisa y sentenciosa como de proverbio oriental: “No corras, ve despacio /

que adónde tienes que llegar / es a ti solo”. Ese Ideal humano que nos define,

con el que diseñamos nuestra identidad, espejo en el que nos miramos, con el

que nos comparamos

...

,

y que a veces nos descorazona al constatar que no lo

hemos alcanzar todavía, pero que siempre nos alienta y nos vocaciona a seguir

buscándolo incansablemente.

Así es como el Yo de cada uno va creciendo lo mismo que el río, va

superando los escollos, los remolinos y revueltas, las crecidas y decrecidas de

su caudal. Siempre es el mismo, aunque en continuo cambio. Pero si, desde

una actitud consciente y autorresponsable, no conseguimos dirigir su crecida

hacia nuestra autorrealización plenificante y fecunda, las aguas de ese río que

somos se verterán infértiles y desaprovecharán su potencial.

Me he acordado de los versos de Gerardo Diego al Río Duero, que

resaltan poéticamente la dialéctica entre la identidad y el inevitable cambio:

“Quién pudiera como tú, / a la vez quieto y en marcha, / cantar siempre el

mismo verso / aunque con distinta agua.”

57

TEXTO 5.- A propósito de los sueños de angustia, o de la angustia que con

frecuencia asedia al YO personal, quiero citar un pensamiento de Freud, de su

obra de 1926, Inhibición, síntoma y angustia. Dice allí que la angustia es

necesaria para la supervivencia del YO. Que sin la angustia el YO se sentiría

indefenso frente a las amenazas externas o internas. La angustia, que

fisiológicamente es una operación hormonal (supone la producción de adrenalina

por las glándulas suprarrenales y la absorción de esta adrenalina por la función

beta, para fortalecer el corazón, acrecentar el nivel de vigilancia y preparar la

acción ante la percepción sensorial de un peligro) es imprescindible para la

supervivencia del organismo humano. Sin ella, afirma Freud, “los seres humanos

serían menos que humanos”. La angustia anticipa vivencialmente un peligro, un

riesgo, frente al que el YO no tiene todos los recursos de control. Le sirve para

prever la medida del riesgo y decidir qué debe enfrentar, qué hay que evitar,

hasta qué punto debe temer . Freud asegura que la educación nos tiene que

enseñar a saber dosificar el miedo y nuestros recursos ante el riesgo (incluida la

decisión de tomar algún fármaco “betabloqueante”). Este riesgo para el hombre

primitivo pudo ser el asalto rugiente de un león o la presencia sibilina de una

serpiente, mientras iba de caza por la selva. Para el ser humano de hoy puede

ser una entrevista de trabajo, un debate político, pasar un examen médico o viajar

en avión.

58

EJERCICIO Se trata de intentar identificar y definir al Yo personal

de cada participante a partir de unas caricaturas de personas, en diversas

actitudes y expresiones, frente a las que ellos van hacer elecciones y rechazos.

La teoría sobre la que fundamento el ejercicio es que la imagen de mi Yo, la

consciencia de mí mismo, se va construyendo evolutivamente, a través de los

años, a partir de experiencias personales e interpersonales. Esa consciencia

integra, primero, las informaciones de sí mismo almacenada en el genoma

original. Es lo que se puede llamar el Self. Con esta imagen se amasa la del Ideal

del Yo. Eso que deseamos ser y que opera en nuestro comportamiento

dirigiéndolo o corrigiéndolo. Es la imagen con la que nos comparamos, a partir de

modelos referenciales, de valores social y culturalmente aceptados, de gustos

personales y de exigencias y expectativas familiares. Está además el Yo del

grupo, que funda nuestra pertenencia: el factor de propia identidad que nos

proporciona pertenecer a una raza, a una familia, a una religión, a una

profesión

...

Hay

que

añadir el

Yo

del Rol,

el

papel que

nos corresponde

representar , con pautas de conductas muy determinadas, en nuestra función de

padre o de hijo, o de esposo o esposa, de hombre o mujer, de director o

subordinado, de médico o de taxista, etc. Y por último está la imagen de Yo que

resulta de lo que Lersch llama el sí mismo del espejo. Es la imagen que se

refleja, como en un espejo, en lo que los demás ven en nosotros, en sus

actitudes, sus reacciones, sus expectativas, sus comportamientos, de aceptación

o rechazo.

59

TEXTO 6.- “Partimos de la hipótesis de que la función primordial y perentoria

del organismo psicobiológico es una función adaptativa al medio. Este es un

principio indispensable para sobrevivir en él y para mejorarlo. En el

enfrentamiento con el medio, con sus demandas y con sus agresiones, el

organismo vital humano moviliza reacciones adaptativas y defensivas que

condicionarán el equilibrio psicobiológico y la consciencia de armonía o

disarmonía existencial. Lo cual se reflejará en el cuerpo y en la mente, como

salud y bienestar, si el proceso de adaptación ha sido positivo, o, de lo

contrario, con síntomas patológicos. Los síntomas psicopatológicos, angustia,

depresión, fobias, deformaciones cognitivas

...

son el resultado de la disarmonía

interior como consecuencia de reacciones negativas, autodefensivas y

desadaptativas frente al medio o frente a las circunstancias biosociales de

cada persona. Las circunstancias singulares de cada uno, vivir con carencias o

en abundancia, en paz o en guerra, en soltería o en matrimonio, con hijos o sin

ellos, ser hijo único o con varios o muchos hermanos, en la ciudad o en el

campo ...

representan situaciones diversas, peculiares de cada individuo, ante

las que cada cual moviliza su personal función adaptativa. Si esta adaptación

se realiza, el individuo podrá desarrollarse, como una planta en su medio

natural, madurar dentro de ese medio, crecer en él y florecer, e incluso

modificarlo y mejorarlo. La recta adaptación al medio social es condición del

crecimiento individual, el camino adecuado por donde canalizar las energías

psicobiológicas hacia la propia superación, y para la realización de las

potencialidades del individuo. Es lo que Jung describe como el desarrollo del

yo hacia el Sí-mismo. El desarrollo normal y positivo, que supone un recto

proceso adaptativo, requiere un equilibrio ajustado entre las respuestas

emocionales y las respuestas reflexivas frente a los estímulos del medio

socionatural. En la medida en que predominen y se impongan las

reacciones emocionales, cargadas por los complejos sobresensibilizados, el

individuo queda indiferenciado del estímulo y amalgamado sentimentalmente

con las circunstancias que le rodean, o en actitud de autodefensa instintiva

frente a sus demandas, sus agresiones, sus frustraciones”.

60

EL ELLO.- Es la instancia impulsora del Aparato Psíquico, si lo consideramos

desde el punto de vista dinámico.

Y la reserva energética, si lo vemos desde la perspectiva económica.

1º El ELLO está formado

-por todo lo congénitamente establecido y heredado en el

ADN de las células germinales,

-por todos los elementos de la realidad experimentada

que han sido disociados de la Consciencia,

o que nunca se han asociado a ella por intervención represora de la

censura.

2º Ninguna experiencia vivida o sentida se pierde. Aunque disociadas

de la conciencia, de alguna manera todas dejan su huella y quedan re-

presentadas en el ELLO.

3º teoría de la Represión “es la pieza clave para la comprensión de las

neurosis”.

4º El ELLO es también el sedimento de todas las experiencias de la

humanidad.

5º Es atemporal, irracional, agresivo, asocial.

61

TEXTO 7.- Al dinamismo impetuoso de todas esas energías del ELLO que

buscan expresión, expansión y satisfacción, Freud -igual que el descubridor de

tierras inexploradas que va nominando y etiquetando todos sus hallazgos- le

puso por nombre Libido. Y después intenta explicarlo, echando mano de las

nociones científicas de su época, según un principio de economía energética:

La mecánica libidinal opera siguiendo un proceso termodinámico de carga y

descarga. Cuando una sensación interior orgánica (una necesidad que puede

ser, por ejemplo, hambre o apetito sexual), o una estimulación exterior

asociada representativamente a contenidos del ELLO (por ejemplo, una

percepción de peligro inminente), cargan de excitación al Aparato Psíquico, se

desencadena una alarma interior en forma de Displacer. Inmediatamente, en

virtud del Principio de la constancia, que exige mantener la excitación a un nivel

mínimo y uniforme, se pone en marcha el movimiento de descarga, que origina

el Placer. Y aquí está la clave de esa relación casi antonomásica entre Libido y

Placer.

La acumulación displacentera de excitación, sin un

estímulo representativo que sirva de vía de escape, es lo que origina la

angustia. A veces se acumula más energía de la que se requiere para dar

respuesta al estímulo excitante, y es entonces cuando se experimenta lo que

entendemos por ansiedad. La ansiedad es, pues, una búsqueda de placer

libidinal sin puerta de salida. Cuando la vía de escape, la puerta de salida de la

respuesta normal al estímulo, se experimenta bloqueada, es cuando se

produce la frustración, que frecuentemente da origen a la agresión, como

exteriorización desorganizada de las energías libidinales acumuladas.

62

La libido sexual es tensional y es placentera, en cuanto que su objetivo

funcional es el de eliminar el displacer de la carga,

lo que produce el placer de la descarga.

La Libido, o energía libidinal, es el sustrato biológico del amor,

lo mismo que la adrenalina lo es de la excitación ansiosa,

y el fluido neuronal lo es del pensamiento.

El estímulo interior, intraorgánico, es directo: acrecienta inmediatamente la

excitación libidinal hasta hacerla displacentera.

El

estímulo

exterior

actúa

indirectamente

a

través

de

los

órganos

sensoriales.

 

63

TEXTO 8.- Hemos dicho que el dinamismo de todas las energías reprimidas del

ELLO, las energías libidinales, buscan expresión, expansión y satisfacción. Y

que la expresión, expansión y satisfacción de la Libido es a lo que se denomina

Placer. Dijimos también que esa energía vital que, en los orígenes filogenéticos

de la vida, se invertían primordialmente en la reproducción, a través de órganos

sexuales, a medida que el organismo se va perfeccionando y complicando

evolutivamente, se pone al servicio del YO para su autorrealización en la

existencia. Así se va diversificando la inversión libidinal, al servicio de los

intereses peculiares de cada YO singular, en lo sexual, por supuesto, pero

también en lo intelectual, lo creativo, lo artístico, lo político, lo laboral, lo

económico

......

De

ahí que cada YO construye su propia realidad, su propio

campo de estímulos de interés, en el que invierte sus energía libidinales y del

que recibe gratificaciones libidinales (eso que llamamos placer), sea para unos

en el campo del arte, para otros en el de la política, o en el de la religión, o en

el del pensamiento, o en el de las relaciones interpersonales, etc.

Insistiré, en consecuencia, en que no existe una potencia

sexual y una potencia intelectual, o laboral o artística. Sino que existe una

energía vital indiferenciada -Libido la llama Freud- que cada YO personal la

canaliza dosificadamente, en mayor o menor proporción, hacia lo sexual, lo

intelectual, lo artístico, lo laboral

...

según

la proporción de sus propios y

singulares intereses vitales. Con lo que cada uno, cada persona, cada YO,

hace de la realidad total, su propia y singular realidad.

EJERCICIO.- test sobre los seis tipos de Spranger -el homo theoréticus, el

homo religiosus, el homo socialis, el homo aesthéticus, el homo políticus y el

homo aeconomicus- a los que otro autor añadió el homo edonísticus, orientado

éste fundamentalmente a responder a los estímulos que proporcionan el placer

de los sentidos corporales. Les propondré a los participantes que elaboren, con

los resultados del test, su propio “diagrama libidinal”, en el que se destaque la

proporción en que participa de cada una de las siete fuentes de estímulos

libidinales, y cuáles son sus propios campos perceptivos y motivacionales. Es

64

decir, cómo cada uno recortamos de la realidad total, nuestra propia realidad

singular.

65

TEXTO 9.- Para Freud, en su primera formulación, el sistema psíquico,

impulsado hacia el mundo exterior de los objetos por esa energía elemental y

primitiva, la libido, busca un doble objetivo: el del placer, mediante la

satisfacción de las necesidades, y el de la conservación biológica del

organismo. Y quiero insistir en que ambos objetivos los abarca en la relación

con el primer “objeto” de satisfacción libidinal, que es la Madre. En el encuentro

con la Madre, primaria fuente de placer y garantía de conservación biológica, el

ser vivo humano establece la primera experiencia de relación objetal, molde y

modelo de todas las relaciones objetales posteriores a lo largo de la vida,

prototipo sin parangón, según Freud, de todas las demás relaciones

amorosas, para ambos sexos”.

La importancia que esta primera relación objetal tiene

para todo el desarrollo posterior del psiquismo individual, es una de las bases

para comprender otra de las concepciones originales y fundamentales del

Psicoanálisis que es el Complejo de Edipo, del que hablaremos en otra lección

de este curso.

Sólo quiero añadir que, a esta primaria relación de un

organismo apenas diferenciado con el “objeto” madre, Lacán la denomina como

fase del espejo, porque en el espejo de la madre se va definiendo, perfilando,

reconociendo a su YO personal progresivamente diferenciado. Y a partir de ese

experiencia, este YO embrionario va orientando dinámicamente su libido, por

identificaciones, experiencias de refuerzo o de evitación y representaciones de

satisfacción, en un proceso adaptativo a las distintas fases del propio desarrollo

psicobiológico y de la circunstancias cambiantes en el entorno. Inicialmente

buscará el pecho de la madre, como el tropismo de los girasoles, para

alimentarse, como respuesta a su necesidad de hambre impulsada desde el

instinto de supervivencia. Pero la presencia de la madre le comporta compañía

y amparo, con lo que se crea una nueva necesidad, una nueva orientación al

dinamismo de su energía libidinal y una nueva experiencia de satisfacción y de

placer: ya no deseará a la madre solamente para alimentarse, sino para

experimentar su compañía y su amparo. Así el placer biológico inicial se va

especificando en Felicidad, por la consecución de los objetivos vitales de su YO

66

(así definiré la felicidad), y el primitivo instinto de autoconservación devendrá

en afianzamiento del propio YO en la existencia, afirmación y

perfeccionamiento de sí mismo, que alguien ha denominado instinto de

superación, hasta la transcendencia del YO.

67

Primero, *la libertad, que definimos como la capacidad de realizar los

propios deseos según la propia jerarquía de valores.

En toda orientación hacia valores jerarquizados se tiene que ejercer

una función contracatéctica de regulación o autocontrol,

que lleva a renunciar o a posponer la consecución de objetivos

valorativos secundarios para acceder a la consecución de valores superiores.

Esto es lo que denomina Freud Principio de la Realidad, que le da

consistencia y madurez psicológica al comportamiento de YO personal,

frente a los que actúan guiados por el Principio del Placer, por las

catexias libidinales del ELLO, en un proceso primario del funcionamiento

mental, propio de los niños y de las personas desequilibradas y no

maduradas psíquicamente ni existencialmente autorrealizadas.

La segunda condición es la *honestidad, como actitud fundamental,

contraria al engaño o al autoengaño

Y la tercera condición es la *responsabilidad

frente a uno mismo y

frente a aquellos con quienes se convive.

68

LA LIBIDO es sexual porque originariamente tenía como finalidad

primordial la transmisión de la vida,

y porque encuentra en la experiencia sexual su expresión prototípica.

Tiene un doble objetivo original:

-la autoconservación del organismo vital, y

-el placer (satisfacción de apetencias instintuales) por la descarga de

la tensión acumulada.

69

TEXTO COMENTADO: En 1920, con la publicación de Más allá del Principio

del Placer, Freud presenta un nuevo hallazgo, fruto de su reflexión,

investigación, intuición y elaboración, a partir del cual hablará de dos pulsiones

contrapuestas a las que, rebuscando los nombres en la cultura clásica, como

tanto le gustaba, denominará Eros y Tánatos.

Observando la dinámica del ELLO, Freud

intuye, y después analiza, un nuevo principio de funcionamiento del Aparato

Psíquico, al que denomina Compulsión de Repetición. Según este nuevo

principio, todo sistema psíquico obedece a una “tendencia que le lleva a repetir

convulsivamente un estado anterior, o experiencias anteriores”. Y es de este

principio del que ve derivarse dos tendencias contrapuestas, denominadas por

él Eros y Tánatos.

Diré siguiendo el pensamiento de Freud que la

intencionalidad pulsional del sistema orgánico es de retornar al estado inicial

inorgánico, de donde se originó: es decir, a su muerte. Y a esta tendencia, o

intencionalidad pulsional la llamó Tánatos. Nos viene a

decir Freud que vivimos por instinto y morimos por instinto. La muerte no puede

ser

un

mal

si

instintivamente tendemos a ella. Lo que vive quiere morir;

originado en el polvo necesita volver al polvo.

Pero por otra parte, el sistema viviente posee una

tendencia innata a recorrer todo el camino evolutivo por el que ha pasado la

humanidad hasta llegar a lo que ahora es. Utiliza la fórmula “la ontogénesis

repite la filogénesis” para afirmar que el ser vivo humano tiene que transitar el

camino de la vida, guiado por una tendencia instintiva, repitiendo paso a paso

el proceso de integración progresiva de la humanidad hasta llegar al nivel

óptimo de desarrollo evolutivo. Y a esta, que él llama Pulsión de Vida, frente a

la otra Pulsión de Muerte, le puso el nombre de la diosa del amor, Eros, que

abarca las pulsiones sexuales y las de la autoconservación (de las que el

hambre es su prototipo) y la tendencia constante a la Felicidad como plenitud

armónica de desarrollo personal.

  • 1.- De la contraposición conflictiva, en el interior de cada

individuo, de las dos pulsiones, vida y muerte, Eros y Tánatos, Freud deduce

70

una conclusión importantísima: Que para que la Pulsión de vida pueda

completar su función, es necesario que la Pulsión de muerte sea desalojada

hacia afuera del sistema psíquico y proyectada contra objetivos exteriores. Y de

aquí surge esa manifestación de la tendencia tanática que es la agresividad o

la destructividad humanas.

  • 2.- Es interesante concebir que la agresividad humana

consigue que la Pulsión de muerte, el Tánatos, se ponga al servicio de la vida.

Y esto tanto a nivel de la autoconservación, como defensa de la propia

individualidad, cuanto en el sexo, cuya función elemental y primaria es la

conservación de la vida en la especie. En el propio organismo somático, las

glándulas endocrinas segregan unas hormonas, las catecolaminas, que

impulsan lo mismo la acción agresiva y destructiva que la acometida sexual.

3.- Cuando estudiemos más adelante el Complejo de

Edipo, veremos que, en el universo primario que enfrenta el niño, el objeto

primordial de Eros está representado por la madre, imago materna, mientras

que el objeto del Tánatos está representado por la imago paterna.

  • 4.- Cuando el Eros, el instinto de Vida, no está

suficientemente satisfecho, el Tánatos queda descompensado y se expresa en

toda su destructividad (así se explican muchas acciones de psicópatas

destructivos y violentos, como incendios, violaciones, crímenes

...

incluso con

acciones agresivas dirigidas al propio YO, tales como suicidio, autolesiones ...

  • 5.- S. Nacht, en su libro Guérir avec Freud, afirma que

el hombre, la persona humana, está enferma de la falta de amor, que se ha

vuelto inepta, en nuestra cultura actual, para darlo y también para recibirlo.

“Las fuerzas del amor, Eros, que siguen actuando en el mundo, se baten en

retirada ante las del Tánatos, su eterno destructor. Freud en su libro El

malestar de la cultura, alerta de ese próximo enfrentamiento, pero sin

pronunciarse sobre los resultados del combate. Pero Nacht añade: “ Nuestra

tarea de psicoanalistas consiste en intentar curar, cambiar al individuo, única

forma de cambiar también la constelación maléfica que pesa sobre el mundo.

Las sociedades las hace el hombre y se vuelven enfermas porque,

previamente, el hombre se ha vuelto enfermo. Y concluye diciendo que si existe

una lucha entre el Eros y el Tánatos, esta lucha se produce primariamente en

71

el interior del individuo “y el Psicoanálisis debe ser en este caso un aliado del

Eros, el amor creador. Digamos en términos más modestos, que ese amor,

que es lo único que puede salvar al individuo, debe encontrar en el analista su

aliado más seguro”. Ese aliado tiene que serlo ante todo, antes incluso que el

terapeuta, el Educador. Porque esta es la doble fuerza que impulsa en todo

momento, permanentemente, al corazón humano, el Eros y el Tánatos. Por

eso en el corazón de cada persona se alberga potencialmente un héroe o un

malvado.

72

HÉROES Y MALVADOS

Os confieso, junto a las hogueras todavía humeantes de la terrible y

volcánica erupción terrorista, y con los corazones sangrantes de desgarros, os

confieso haber experimentado una vez más, y comprobado de modo fehaciente

y dolorosísimo, que una de las expresiones más nefastas y depravadas de la

dimensión sombría de la naturaleza humana es el Fanatismo narcisista: lo mío

es lo único, lo único bueno, lo absoluto, lo máximo, “Yo, el Supremo”, como la

novela paraguaya de A. Roa Bastos. El fanatismo, al que tan proclive es, en tan

diferentes grados, la naturaleza humana, cierra la inteligencia, obnubila la

cognición, secuestra a la razón, emborrona la verdad y justifica la fuerza

arrasadora, destructora, despiadada, feroz, de ese animal cautivo y hambriento

que todos llevamos dentro. Toda la perversidad humana dimana, como la

podredumbre de una llaga, de ese deseo de absoluto, enfurecido y

desesperado, que es todo fanatismo alimentado por un narcisismo

autoengrandecedor.

Todo lo que no sea la consciencia de la propia grandeza suprema, nacional,

regional, religiosa, sectaria

...

,

identificada con el “Yo” personal desde un

sentimiento de Pertenencia reforzado por el narcisismo patológico, carece de

interés, de valor, incluso de derechos a existir. Cualquier acción (incluso la

acción terrorista más ignominiosa y destructora) que aniquile o castigue a

quienes se opongan al reconocimiento de la propia grandeza, identificada con

la del grupo de Pertenencia (nación, región, religión, partido político, o equipo

de futbol

)

estará fanáticamente justificada, incluso premiada eternamente con

la “imperecedera gloria” nacionalista, o con el Paraíso de los fundamentalistas

islámicos ...

Yo propongo, como aportación ciudadana a la solución de este cáncer

social del terrorismo fanático, una actuación quirúrgica decidida y tajante:

extirparlo de nuestro lenguaje, ningunearlo, olvidarlo, no volver a pronunciar su

nombre ni sus siglas en ningún medio de comunicación: la ignorancia total es el

mayor castigo a la megalomanía del narcisismo. Lo contrario es inflarla,

73

reforzarla y afirmar su presencia y la eficacia de su actuación: con nuestro

miedo, nuestra indignación, nuestras manifestaciones multitudinarias

propagando su nombre.

Según las conocidas teorías de Freud, el corazón humano está

permanentemente impulsado y azuzado por una doble fuerza, el Eros y el

Tánatos, la fuerza del Amor y la fuerza de la Muerte destructura. Por eso, en el

corazón de cada persona se alberga potencialmente un héroe o un malvado. Y

en cualquier momento, según imprevisibles circunstancias, el corazón se

volcará, con todo su potencial energético, hacia el egoísmo, el odio, la

agresividad cainita, la destrucción tanática, el Mal, la Muerte

..

,

como hemos

tan desgarradoramente comprobado, o podrá movilizar todo su potencial hacia

la superación, la creatividad, la solidaridad, puestas en servicio del Amor y de

la Vida

...

De

ahí resultarán entonces esos ocultos e inesperados héroes, de los

que hemos sido también testigos maravillados y enorgullecidos, en medio de

tan dolorosos desgarros.

74

El Super-YO es la instancia censora, la autoagresiva, la represora del

psiquismo. Sus funciones son

-censurar los contenidos del Consciente,

-reprimir al ELLO y restringir sus satisfacciones,

-castigar al YO y

-ofrecerle modelos ideales de comparación.

Es como un sedimento

del

largo periodo infantil en el que cada

persona vive dependiendo de sus padres, una especie de perpetua influencia

parental.

75

El YO “ padece una triple servidumbre, y en consecuencia padece bajo

la amenaza de un triple peligro: el mundo exterior, la libido del ELLO y la

severidad del Super-YO”.

Hay tres clases de angustia, o la angustia se origina en el organismo

desde tres fuentes, que Freud denomina

angustia instintiva,

angustia objetiva y

angustia de conciencia:

-la que procede de la avalancha de los impulsos del ELLO, que el YO

tiene que confrontar con sus deseos adaptándolos a las normas de la

sociedad;

-la que procede de la percepción de los peligros y riesgos objetivos de

la realidad exterior;

-y la que procede de la amenaza constante del Super-YO.

76

TEXTO 10.- Ontogenéticamente, el Super-YO se constituye en la psique

personal, según la doctrina del Psicoanálisis, como una herencia del Complejo

de Edipo, en cuanto situación triangular del universo infantil, donde él niño

aprende a armonizar sus deseos y sus temores, y a vehicularlos en la línea de

su propia autonomía y de su proceso de crecimiento personal. Primero, por

interiorización de la autoridad paterna, que regula su deseo de posesión

exclusiva de la madre. Esta función autoritaria del padre (a la que la madre

también colabora en nuestra cultura) es fundamentalmente represiva y se

ejerce mediante la reprensión, la culpabilización y la amenaza. Diré como nota

al margen que Jung elaboró el concepto de Complejo de Padre, integrado por

los sentimientos subyacentes de hostilidad, desconfianza y miedo, ante

cualquier función o representación de la autoridad. Sin embargo, esta imagen

del progenitor introyectado, es la que hace posible la conformidad con el grupo,

primero con el grupo familiar y después con el grupo social, como garantía de

la supervivencia de la sociedad y de la civilización.

Hay un segundo proceso, después del de interiorización

de la autoridad parental, que es el de identificación con la imagen idealizada de

los padres. Ellos representan el poder, la sabiduría, la belleza, la verdad

....

y

así

el niño va incorporando sus actitudes, normas, mandatos y prohibiciones, con

lo que el Super-YO se convierte en el “vehículo de la tradición, de los valores

resistentes al tiempo, que de este modo se propagan a través de las

generaciones”.

Hay un tercer proceso en la formación del Super-YO

que es el de asimilación al ideal. Son tres procesos: de interiorización, de

identificación y de asimilación.

77

Dentro del Super-YO de cada individuo se constituye el Yo Ideal.

Es el modelo indiscutible de lo que “tendrías que ser”, configurado por

-identificaciones con modelos sociales idealizados

(héroes, santos, ascendientes ilustres, triunfadores sociales

...

),

-impuestos por la autoridad de los padres,

representantes de las normas, las actitudes, los modos y los valores de los

grupos de pertenencia en los que el individuo nace inserto, o en los que se va

incluyendo en sus etapas evolutivas.

Frente a este Yo ideal, impositivo y severo, inserto en la esfera del

Super-YO, existe el Ideal del Yo, al servicio del YO personal para la

realización de sus objetivos existenciales, que es estimulante, motivador,

gratificante, por el que cada persona va creciendo y dándole un sentido a su

vida.

78

EJERCICIO.- Como ejercicio de autorreflexión, les propondré a los

participantes que elaboren una lista de frases que comiencen todas por “yo

debería”. Después les haré ver que cada debería entraña una insatisfacción del

YO y un conflicto con el Super-YO, su reproche permanente. La única solución

es que el YO tome la iniciativa y cambie todos los debería por “yo estoy

dispuesto a”, “he decidido”, “lo que deseo es”. En definitiva, como comentaba

yo ayer con una paciente atormentada por un Super-YO implacable, lo

importante es tener un Yo íntimo en quien creer y descansar.

79

TEXTO 11.- Freud nos ofrece unas claves, naturalmente hipotéticas, en su

obra El malestar de la cultura. Allí sugiere que el proceso cultural comienza

cuando el homínido adopta la posición erecta. Al sostenerse sobre sus pies,

erguir el cuerpo y dejar libre las manos, se producen una serie de

consecuencias encadenadas: La primera es que renuncia al olfato como

órgano principal de orientación y lo sustituye por la vista, con la que amplía su

dominio sobre el entorno. Al mismo tiempo la excitación sexual se hace

permanente, al depender preferentemente de estímulos visuales. Cuando

dependía de estímulos olfativos, la excitación sexual era cíclica, en relación con

los ciclos menstruales

..

De aquí se deduce otra consecuencia que es la

necesidad de reprimir la tendencia sexual, permanentemente excitada por

estímulos. Por lo que -siguiente consecuencia- cubre sus genitales, para

defenderlos, dada la posición erecta, de cualquier agresión; para obstaculizar

su reacción espontánea (no cabe duda de que el ropaje es aliado de la

represión); y para reducir y evitar su constante provocación desde las

sensaciones visuales y olfativas que emitirían de estar al descubierto. La última

consecuencia de este proceso sería la formación del Super-YO, al interiorizar el

instinto agresivo animal, dándole una nueva orientación intrapunitiva,

vivenciada por el YO como culpabilidad: la vuelta contra el YO, el

autorreproche, el sí mismo dividido, origen de todas las patologías humanas,

depresivas, neuróticas y hasta esquizofrénicas. Es esa culpabilidad radical, el

delito de haber nacido de Calderón, El Proceso hostigante sobre una culpa

indescifrada de Kafka, o el pecado original de la doctrina cristiana.

80

El tipo Obsesional, está dominado por un Super-YO severo,

desmesurado, sofocante, que reprime o castiga la emergencia espontánea de

los impulsos normales del ELLO, dejando al YO aplastado, tenso,

desvitalizado, atemorizado, encogido, reprimido, permanente insatisfecho,

hostigado por un enjambre de normas, deberes, obligaciones, exigencias y

amenazas.

El tipo libidinal o erótico: persona desequilibrada impulsiva, con un

Super-YO ausente o insuficientemente conformado, y un YO arrasado por el

torrente de la energías del ELLO.

Un

tercer tipo

es

el

narcisista, aquel en el que predomina un YO

inflado, que maneja los sistemas interiores y la realidad exterior en su único y

propio beneficio. Rechaza todo lo que no es ego-sintónico, lo que no

sintoniza con su Yo Ideal con el que se identifica sin asomo de autocrítica:

soy el mejor, me lo merezco todo, los demás están a mi servicio ..

El tipo equilibrado normal, con las tres instancias de su Aparato

Psíquico bien ajustadas; el que integra los impulsos del ELLO con las

normales exigencias del Super-YO para hacer frente adaptativamente y

solidariamente a las demandas de la realidad. Todo canalizado y moderado a

nivel consciente por el YO, en un proceso de maduración progresiva.

EJERCICIO.- intentaré hacer reflexionar a mis oyentes en que también hay

tipos de profesores superyóicos, dogmáticos, impositivos, represores,

constantemente reprensores, severos e inflexibles, que parece que no

entienden la educación más que como un refuerzo y prolongación del Super-

YO intrapsíquico.

También los hay libidinales, impulsivos, crueles,

imprevisibles en sus reacciones, vengativo en las calificaciones y castigos ...

81

Existen asimismo los yóicos, los del YO inflado, los

narcisistas, arbitrarios, caprichosos, susceptibles y egoístas, a quienes no les

importa más que su propia ventaja.

82

Un axioma del Psicoanálisis enuncia

que la base fundamental equilibrio psíquico consiste en la capacidad de

integrar y armonizar, en el interior del propio YO, la experiencia Padre-Madre.

En

el

universo

infantil estas dos

figuras primordiales de su experiencia vital, orientan

representativa del Principio del Placer,

el instinto Eros hacia la madre,

y

el

instinto

Tánatos

hacia

el

padre, representante experiencial del Principio de la Realidad.

83

Principio del Placer, o necesidad de descargar inmediatamente la tensión

originada por necesidades insatisfechas. El proceso biológico que va desde

la movilización de la necesidad interior hacia su satisfacción inmediata, se

denomina en Psicoanálisis Proceso Primario. Es totalmente irracional, o

pre-racional, y automáticamente impulsivo.

Principio de la Realidad, que consiste en la capacidad de renunciar o

posponer, aplazar o sustituir, las satisfacciones inmediatas, para lograr

satisfacciones duraderas. Y a este proceso, que pasa por la autonomía del

YO en la regulación de sus reacciones, se le conoce por Proceso

Secundario. Es un proceso racional, que integra las funciones de

*cognición valorativa,

*libertad de elección y

*voluntad de consecución.

EJERCICIO: Test de Rozenweigh

84

El objetivo del Principio de la Realidad es exactamente el mismo que el del

Principio del Placer: la satisfacción del deseo,

-aunque dentro de un marco más amplio y completo

de

autorrealización personal (no sólo de liberación de tensiones intraorgánicas),

-y mediante la actuación autónoma de un YO en libertad, capaz de

satisfacer sus deseos dentro de una estructura valorativa jerarquizada,

-que posibilita la renuncia a valores inferiores para lograr objetivos

valorativos superiores

“Con nuestro tratamiento, nosotros liberamos la sexualidad, pero no con el fin

de que en lo sucesivo el ser humano sea dominado por ella, sino con el fin de

hacer posible la supresión de este dominio: la supresión del dominio de los

instintos bajo la guía de un agente superior”.

85

El YO consciente adquiere su autonomía, su equilibrio y su madurez

funcional, integrando en su funcionamiento el Proceso Secundario, con el que

el YO asume su actividad autorreguladora frente a la realidad.

De

la

pérdida de esta

función

de

parte del YO,

deriva toda la

patología mental: La Psicosis, la Psicopatía y la Neurosis.

86

La cura psicoanalítica consiste en

-fortalecer y desarrollar al YO,

-integrando el Proceso Secundario en su funcionamiento,

-guiado por el Principio de la Realidad.

Es afirmar la autonomía del YO frente a los impulsos del ELLO y frente a las

coacciones opresivas del Super-YO.

Y en la actuación sobre la realidad, es aplicar la lógica, la razón, y la voluntad

adaptativa y constructiva.

Es aprender a no confundir sinceridad con descaro; confianza con impudor;

autocrítica con culpabilidad; interés con intromisión; diligencia con

precipitación; autoestima con narcisismo; actividad con nerviosismo; firmeza

con agresividad; confrontación con polémica; tolerancia con

claudicación...Son

pares comportamentales cuya diferencia consiste en estar

movilizados en Proceso Secundario o Primario, según el Principio de la

Realidad o del Placer.

87

A la fase que corresponde al primer año de vida, Freud la denominó

Fase oral-canibalística. El interés del organismo en evolución se centra en

succionar, tragar, engullir, morder

...

El

paso por esa fase deja residuos en la

persona adulta con manifestaciones caracteriológicas o con manifestaciones

psicopatológicas.

La fase llamada por Freud Anal-sádica se presenta entre el segundo

y tercer año y medio de vida, cuando las funciones defecatorias intestinales,

las retentivas y las expansivas, van requiriendo un control progresivo y

centran el interés y la experiencia vital del niño.

Entre los 3 a los 6 años se sitúa la fase denominada Fálico-edípica