You are on page 1of 16

Nicolai Hartmann (20/02/1882 - 09/10/1950

)

Nicolai Hartmann Filósofo alemán

Nació el 20 de febrero de 1882 en Riga, Lituania. Cursó estudios en San Petersburgo, Dorpat (en Estonia) y Marburgo. Fue profesor en Marburgo, Berlín, Colonia y Göttingen. Entre sus obras destacan: Plato's Logik des Seins (La lógica del ser de Platón, 1909), Ética (1926), Nuevos caminos de ontología (1943), y Asthetik (1953). Se interesó por las teorías de Platón sobre la realidad, más tarde, reacciona contra la opinión neo-kantiana de que la mente construye la realidad a través de las formas inherentes del pensamiento. Sostenía que la realidad es anterior al proceso reflexivo. Concebía la historia de la filosofía como una acumulación siempre cambiante de ideas relacionadas. Afirmó que el conocimiento no constituye por entero la naturaleza del ser, pero en sí mismo es sólo una parte de la realidad. Nicolai Hartmann falleció el 9 de octubre de 1950 en Göttingen, Alemania.

Humberto Piñera Llera

Nicolás Hartmann y su crítica del formalismo ético de Kant
Como se sabe, hasta Kant exclusive, la ética había venido siendo empirista o de bienes. Ejemplos de la primera forma los hallamos en el anarquismo y el escepticismo. De la segunda en el eudemonismo, en el idealismo ético y el hedonismo. Puesto que fundan la interpretación de la conducta humana en el hecho o los hechos que la constituyen en cada caso particular (como lo hace la ética empirista) o en el fin último a alcanzar (como lo lleva a cabo la ética de los bienes o fines), ambas formas de conducta ética parten siempre de un supuesto de naturaleza real, concreto, que es siempre e inevitablemente su fundamento. La ética de Kant se opone resueltamente a esta manera de concebir la ética y denomina empirismo ético a toda teoría que pretende derivar de los hechos las normas a las cuales deberán los hombres ajustar su conducta moral. Para el filósofo de Koenisberg el valor ético de una acción no depende ni de las consecuencias más o menos placenteras de la misma, ni tampoco de la relación que mantenga con un fin determinado, no importa lo

Tres son. iniciándose con él la ética de la intencionalidad. Pero ¿materiales en qué sentido? Para estas y algunas otras cuestiones igualmente importantes. para Kant. A partir de Kant –dice Hartmann– en la consideración de la esencia del bien se ha venido arrancando del fenómeno de la voluntad. lo define como «la necesidad de una acción por respeto a la ley». sometido a un determinismo. 1. con lo cual establece Kant una precisa distinción entre la moralidad de la conducta. sin embargo. la universalidad. y sí atendiendo sólo a la forma de la misma (para utilizar la terminología del autor). de ser así. Ley moral que rige objetivamente la conducta del sujeto. que. sin tener absolutamente en cuenta su contenido. en la . Esta dualidad de una voluntad subjetiva y una ley objetiva ha dado oportunidad a Nicolás Hartmann para llevar a cabo un extenso y profundo análisis de la doctrina ética de Kant. No así en el segundo. Aquella depende de la concordancia interna de la acción con la norma que la rige. pero no la determina necesariamente. pues el valor de la conducta humana depende.valioso que éste pueda ser. fundada en los principios de la autonomía y la universalidad. el deber ser y la ley moral. que proviene o de la razón o de la naturaleza». tampoco fuera del mundo. respecto de su conducta moral. sino además por deber». cedemos aquí la palabra al autor de la Ethik. señalar lo que debe ser. ni tampoco en sus manifestaciones externas. indispensables en toda auténtica manifestación de conducta ética. tiene que ser. para comprobar si en efecto todo imperativo categórico es. como afirma Kant. hasta Kant. como para Scheler. Es indiscutible el acierto kantiano en proclamar que la calidad de un acto moral jamás reside en sus consecuencias.{2} en el cual aparecen cuestiones tan agudas y revolucionarias como la indicación de que sería mejor expresar que «la ley moral es a priori o a posteriori. El origen subjetivo del deber según Kant. «la buena voluntad es la que obra no sólo conforme al deber. la interioridad y la autonomía son determinaciones materiales. Pues si la acción se realiza exclusivamente por respeto al deber. Ya hemos hecho referencia a lo que Kant entiende por buena voluntad. por una parte. con indudable acierto. no pueden. y no. Y de aquí el formalismo que preside la ética kantiana. estamos entonces de lleno dentro del concepto de una legítima acción moral. los conceptos básicos de la ética formal de Kant: la buena voluntad. es decir. en que aparece una dualidad subjetiva. Lo cual comprueba la justeza de la tesis kantiana que dice: «Ni en el mundo. ni en general. legislador y legislado son uno y el mismo sujeto. quedaría el hombre. exclusivamente. a no ser tan sólo una buena voluntad». su materia. pues. pues. Así pues. la ética en su totalidad ha sido una del éxito. y por otra su legalidad. Por esto ha podido afirmar Max Scheler. es posible pensar nada bueno sin restricción.{1} Pues. una ley exclusivamente formal. Pero ¿y cuándo obedece a causas exteriores? Porque entonces. brilla en todo su esplendor la autonomía de la voluntad. de la rectitud de los propósitos. Además. cuando el sujeto obedece a la máxima dictada por sí mismo. sino en la tendencia interna. esta ley moral no puede fundarse en la experiencia. También la que alude al aspecto formalista de la conducta. en el primer caso. pues para Hartmann. exactamente como en el orden físico. Respecto de su noción del deber. puesto que si los hechos son capaces de decirnos lo que es. mientras que la legalidad descansa en la simple concordancia externa.

La concepción kantiana del deber ofrece la misma tónica de su filosofía en general: la subjetividad absoluta de los principios –el espacio. En un caso (el del eudemonismo) como tendencia instintiva natural. es algo subordinado. son sólo conceptos normativos que rigen a dicha voluntad. y no al contrario. a lo que es denominable fin. ya que esto sería «heteronomía». el subjetivismo kantiano. en el cual se asienta la dirección interna de la voluntad. tras lo objetivo. siendo esta la que establece la norma a seguir. de suerte que (como en el eudemonismo) el principio explicativo es una tendencia interna del sujeto. la expresión de su más auténtica e íntima tendencia. [14] De donde hay necesariamente que concluir que solamente a una buena voluntad es aplicable el predicado de «moralmente bueno». es sólo expresión de la ley y una objetivación de la voluntad pura.manifestación de la voluntad. Según Hartmann. Pero. la voluntad es libre de actuar en contra de aquella.. La razón práctica ha de darse su propia ley. todo cuanto se relaciona con el bien. pero es el caso que la ley no es posible considerarla como ajena a la voluntad. puesto que en dicha legislación reside la esencia metafísica de la voluntad. «ya que no puede haber dudas en . determina lo que debe ser. a la unidad constituida por el fin último». Si Kant puede. con lo que –apunta Hartmann– «se nos vuelve la ética una de fines y como es esta una cuestión referida a la unidad de la vida moral. la ley moral. pero ambas ponen. que a su vez. como en efecto lo hace. ya que no es el deber el que determina a la voluntad. en tanto que el contenido y la estructura categorial del deber refieren. Por el contrario. La voluntad es lo que hace válido el mandamiento. Sin embargo. por lo que la buena voluntad se «determina» por la ley. sino al revés. tiene que correr la misma suerte del idealismo trascendental en general. sería una ley más de la naturaleza. lo que debe ser. por modo absoluto. en el campo de la ética. tocante a la ley. Ahora bien. Kant afirma que la ley moral tiene que ser una peculiar a la voluntad misma. se le sustituye por algo que. Pero como la razón práctica no es otra que la pura voluntad en sí misma. afirmar que es el sujeto quien establece la ley. el deber se halla necesariamente determinado por ella. 2. de donde viene a resultar que el énfasis recae completamente sobre el propósito.– Siempre. las categorías. en última instancia. El deber. porque si lo derivara del mundo objetivo. de otra parte. la unidad del objeto. el subjetivismo se nos presenta de un modo algo distinto. Ab initio. débese a que el campo de la determinación reside en dicho sujeto. que la voluntad crea los valores. Pero. el tiempo. algo subjetivo. recibiendo de fuera el mandamiento. dependencia del objeto respecto del sujeto. siendo de valor (algo que se ordena) se «interpreta» por medio de algo que no es en sí mismo un valor. O sea. esto constituye una inversión. debemos saltar más allá del fin singular y variable al sistema de fines y. a la cual se dirige. el problema de la voluntad no incluye. teóricamente considerado.. en el otro como tendencia metafísica racional. Subjetivismo trascendental y libertad de la voluntad. en cuanto realidad objetiva. La voluntad «legisla».{3} Pero ¿cómo se relacionan la voluntad y el valor? Este formula el mandamiento. este parece ser el modo como presenta Kant dicha cuestión. Con lo cual refiérese la esencia del valor a algo que le es esencialmente ajeno.

para lo que fue precisamente introducido. La alternativa kantiana. ¿por qué?. no a las consecuencias. dependiendo todo de la concepción que de ésta se tenga. Si del primero. El principio a que se acaba de hacer referencia ¿no puede originarse más que en la naturaleza o en la razón? Cuestión esta que transferida al reino de los valores. Pero esto conduce a dos dificultades: la primera.{4} A este respecto nos dice Kant taxativamente: 1) que el subjetivismo pertenece fundamentalmente a la ética. 3. esta exigencia kantiana al caso de los valores. Esta es la segunda de las dos dificultades mencionadas [15] y se refiere. sino a los supuestos en que se asienta la tesis kantiana. acaso. Entonces. y no sólo no puede ser un requisito de la doctrina de la libertad. sólo de la ley moral. puesto que esta debe ser inferida. La inferencia falsa del apriorismo kantiano. pero no a la libertad. ¿cómo se justifica el presupuesto de una autodeterminación que no se puede determinar por la libertad de la voluntad. Y si lo hace. sino que se opone a ésta de modo directo.cuanto a la determinación del objeto por el sujeto. sujeta al principio y a otros determinantes. 2) que su cometido principal es el que hace referencia a la libertad de la voluntad. es un imperativo categórico. Aun admitiendo como justificable el fundamentar la libertad de la voluntad en la subjetividad trascendental del deber. suponiendo que se admita tal postulación. 4. sería postular dos voluntades: una pura (de la que emana el principio) y otra empírica. hallar dicha exigencia recurriendo al subjetivismo trascendental del principio? Ya que si la voluntad se da su propia ley ¿por qué luego la transgrede? Si no puede transgredirla. ya que la alternativa entre el relativismo empírico y el apriorismo trascendental reaparece en cada uno de los valores. entonces es un simple imperativo hipotético. si de la segunda. puesto que se halla supeditada al principio autónomo de su esencia. ¡la libre es la empírica! Y de esta suerte. si el principio forma parte de la esencia de dicha voluntad. ¿es posible. equivale a preguntar: ¿los valores se deducen de las cosas (de las inclinaciones naturales) o proceden de un sujeto volitivo? . en la ética. que la solución del problema de la libertad es la suprema exigencia de la ética. y 3) que ésta es libre sólo cuando lleva en sí sus propias determinaciones. a la libertad de la voluntad. Cosa esta que nos sitúa en el centro de la cuestión fundamental de la esencia de los valores. exactamente como la naturaleza obedece a las leyes que la rigen. mutatis mutandis. ya que esta no es un fenómeno dado en la experiencia. hay dos posibilidades: o el principio emana del mundo empírico o emana de la razón. no sería libre. la voluntad pura posee autonomía (legislación propia) pero no libertad en el recto sentido del vocablo. sino justamente el problema a resolver? Kant cree resolverlo de este modo: es posible señalar hacia la ley moral como un hecho inteligible. De donde se concluye que el subjetivismo trascendental no conduce. La admisión –como recurso explicativo– de impulsos antimorales ajenos. Ahora bien. lo que nos hace aparecer al subjetivismo más cerca del hecho de lo que lo está en el dominio de lo teórico». Entonces –arguye Hartmann– ¿qué es lo que justifica el supuesto de un origen subjetivo de la ley moral? Para Kant. Y –concluye Hartmann– es posible transferir. sin duda.

diferenciador» que posibilita toda realización de valor. su objeto momentáneo». en efecto. no se sigue que dicha exigencia tenga que ser una función de la razón por modo exclusivo. pero la exclusión de un miembro de la disyunción no supone la afirmación del otro. «la intuición apriorística subsiste. siendo su contenido una relación objetiva ideal. ya que «hasta la determinación cualitativa más general debe siempre ser concreta. discernible como objeto. como principio supremo –idéntico al sumo bien platónico– en Plotino. por esta causa. la filosofía kantiana representa la alianza de las doctrinas del subjetivismo y el formalismo. como idea innata en Descartes.{8} Pero. son conceptos antitéticos. la presuposición sería válida. De donde viene a concluirse en dos cosas. ya que un imperativo carente de algo que viene a ser su mandato. como estima Hartmann. sin embargo. Prejuicio histórico en favor de la forma. «Sin duda –señala Hartmann– que las relaciones geométricas no pueden ser derivadas de las cosas. la forma pura «es el principio determinador. dejen de ser algo puramente objetivo. respecto de lo que se acaba de decir. sin que al espíritu sea dado ninguno de los objetos reales e individuales de la percepción. oscuro asiento del Ser». precisamente por ser tal. el imperativo categórico es una ley concreta por modo absoluto. pues aunque no fue dable a Kant imaginar un a priori extra-subjetivo. y sin que. con lo cual se excluiría una tercera posibilidad.{6} Justamente de la tesis kantiana de la aprioridad deriva el prejuicio consistente en creer que lo empírico es lo único objetivo. Lo «formal» en el imperativo categórico. no puede caber la menor duda acerca de que. Dicha legislación «es también algo puramente objetivo. como el universal en la Escolástica. cabe preguntarse si lo añadido es creación del sujeto. que. si la alternativa se establece sólo a base de un a priori y un a posteriori.Según Hartmann. 6. como la mónada en Leibniz. aparece ante la conciencia moral. y en esto justamente reside su aprioridad».{7} 5. [16] . constructivo. eso sí. Esta forma ha sido concebida de múltiples maneras: como entelequia o fin (Aristóteles). pues el concepto de lo apriorístico no coincide con el de razón. aun cuando no determine la «materia» de la voluntad. así como si el contenido de lo discernido a priori por el sujeto no es exactamente tan objetivo como lo que recibe a posteriori. tanto en las cosas como en las figuras hallan dichas relaciones geométricas una impar expresión. Es este prejuicio –señala Hartmann– uno que permea la filosofía desde los tiempos de Aristóteles. Lo que no resulta claro es que el imperativo que determina la constitución de la buena voluntad debe ser formal. que nada tiene que ver con las operaciones de la conciencia». todo auténtico mandamiento moral es formal. que Hartmann califica de eternamente válidas: a) el rechazo radical de todo empirismo en la ética y b) el rechazo de toda casuística. puesto que la concordancia de la voluntad empírica con la ideal constituye una determinación concreta. ni siquiera de las figuras a que estas hacen referencia y. en tanto que es heterónoma cualquiera determinación material de la voluntad. materia y forma. de acuerdo con esto. es un imperativo vacío. En general.{5} Pues. Y. independiente del grado de su actualización en la vida real». es decir. Según el criterio tradicional. pero del hecho de que la absoluta armonía de lo ideal con la voluntad individual no pueda hallarse en una voluntad empírica. razón por la cual no podría ser imperativo. pues en tanto que «la materia es la indeterminación.

sensibilidad. llegan el espacio y el tiempo a tomar un carácter puramente formal. de donde la identificación de la aprioridad y el carácter formal. de manera que. si dentro de un grupo de proposiciones geométricas. frente a la alternativa pensamiento vs. ley y relación. pues aunque lo a priori es universalmente válido en todo momento. puede. igualmente. dependientes de sí mismos. una materia específica puede considerarse formado por elementos materiales de inferior formación». por ejemplo. Además. empíricamente. y la conciencia valorante ha de ser apriorística. en tanto que no lo es lo aposteriorístico. en tanto que el entendimiento. «todo lo que constituye. apareciendo tras este la oposición sujeto-objeto. dejara expedita la vía al primero. la razón. quiere decir que los mismos pueden ser formales o materiales. si tenemos en cuenta que entre sus categorías se hallan principios evidentemente concretos. adviértese cuan moderado es el intelectualismo de Kant. Y es aun más sorprendente cómo. si se advierte cuan relativo es el contraste entre materia y forma. por modo exclusivo. los principios son las formas puras a priori. tales como sustancia. al extremo de identificar dicha alternativa con la mencionada de lo a priori vs. si se le compara con el de sus predecesores. De lo anteriormente expuesto se desprende que las bipolaridades «formal-material» y «a priori-a posteriori» nada tienen que ver entre sí. 8. Y es tanto más fácil de probar la confusión en que incurre Kant al postular una absoluta «formalidad» de las categorías. causalidad y acción recíproca. a posteriori. por su origen. hay que reconocer que ni lo a priori es formal ni lo a posteriori material. en la ética un principio puede tener «materia» sin que ello resulte contrario a su aprioridad. no obstante no ser idéntico a este. Este es otro prejuicio kantiano. lo es de conocimiento apriorístico. que se relaciona con el formalismo. Kant postula que la objetividad intuitiva es un modo de conocimiento aposteriorístico. Lo cual no impide que. ésta es material respecto de aquella. o. que a su vez resulta formal con relación a esa más específica. excluidos riqueza de contenido y rango de universalidad. De un modo semejante. lo cual no quiere decir que todas no sean apriorísticas. . Formalismo y apriorismo. eso sí. sino que puede tener una objetividad puramente apriorística y ser. Y esto. considerarse como materia para una formación más elevada». En la geometría – señala Hartmann– encontramos unas leyes de mayor validez respecto de otras. pero. Intelectualismo y apriorismo. Así. lo que resulta en sumo grado sorprendente. 7. perfectamente autónomo. pues en estos el sustrato de las leyes y relaciones se manifiesta con mayor relieve». «pues toda cosa formada. mientras los sentidos proveen la «materia». de donde viene a resultar que una voluntad materialmente determinada no tiene que serlo. por otra parte. con él. Y el contraste entre materia y forma hace el papel de mediador. se compara la más general con la más específica. de suerte que Kant no admitiría «que las categorías contuviesen algo material. especialmente Leibniz. referido a los valores.En la filosofía kantiana señorea indiscutida la forma.{9} Empero corresponde a la doctrina de las categorías el demostrar cómo los elementos esenciales que contienen a esas categorías no admiten una reducción a esquemas de forma. ya que el impulso puede registrar una procedencia que no sea precisamente del mundo empírico.

está complementada con estructuras categoriales –he ahí justamente su aprioridad–. En esto Kant vio claro. pero es lo cierto que en la percepción sensorial no es posible hallar la más ligera huella del pensamiento o del juicio. puede decirse que la comprensión natural del mundo de las cosas está permeada ab initio con elementos a priori y. la concepción total de la vida y confiere a todo cuanto cae dentro del ámbito de nuestra visión la marca de un valor o de un contravalor». ni hay pensamiento consciente o inconsciente que nos dé noticia de él. Es precisamente por esto que la selección de valores en que consiste siempre la conducta humana resulta tan «empírica» como puedan serlo los elementos categoriales en el sector de la experiencia.{11} Así la vida moral íntegra –bienes. ha de ser completamente independiente de la lógica. sino de sentimientos. la de valoraciones. tan racional como el teórico. exigencias de una decisión personal– adquiere siempre. por lo que todo lo apriorístico de la experiencia descansa en una función del juicio. La fórmula de este es la expresión científica de lo que cada quien reconoce tácita y vagamente. por lo mismo. Pensamiento. en la propia Razón Práctica. una especie de subsunción de la función del juicio. El a priori ético ha de ser. Pero la intromisión de la concepción intelectualista es lo que torna ambigua esta hazaña. Aunque no son la misma cosa percepción sensorial y determinación aposteriorística sí cabe la coincidencia entre pensamiento e intuición a priori. lo que equivale a afirmar que la vida moral está regida por una función intelectual de orden práctico. pues quiere que el imperativo categórico sea una ley de la razón. &c. no se infiere. sino que se aprehende inmediata e intuitivamente. Son –como dice Hartmann– estados de tensión de pro y contra. puesto que. en consonancia con el sentimiento. pues Kant no cree que la conciencia moral posea explícitamente la fórmula del imperativo categórico. Para Kant. penetra la conciencia de lo práctico. en contraste con las leyes del instinto. hallamos una actitud de conferir a dicha razón un carácter moral. sino emocionales. entendimiento y aprioridad. actos de aprehensión de valores– no son de conocimientos. en cierto modo. pues. exactamente como el lado que se ve de primera intención». preferencias. El apriorismo emocional del sentimiento del valor. como toda comprensión. en una función intelectual específica. Logicismo que Kant no lleva a sus últimas consecuencias. se da de manera inmediata y está siempre contenida en la aprehensión de una circunstancia dada (ya sea una situación o un proceso completo de conducta) sin aguardar el juicio previo del entendimiento».9. de los deseos. no intelectuales. Por consiguiente –dice Hartmann– hay que aceptar la previa actividad del pensamiento en toda elaboración compleja. relaciones humanas. Ahora bien. claro está. . Consecuentemente.{12} Según Scheler. [17] 10. como forma de expresión. es indiscutible el intelectualismo de lo apriorístico. se impone la admisión de un a priori valorativo puro «que directa e intuitivamente. En la vida moral concreta hay. tales actos –que son. rechazos.{10} En resumen. este a priori emocional corresponde a un innato y apriorístico ordre du coeur o logique du coeur. «Toda preferencia moral es intuitiva. que. sin que por ello tengan que ser juicios. como la hay en lo teórico. «El lado que una cosa vista en perspectiva oculta a la mirada.

Pero la transformación interna. a la que toca la tarea lógica de hacer explícito este factor apriorístico implícitamente dado y transformarlo en «conceptos y fórmulas». de acuerdo con lo que se acaba de exponer. de otro lado. cuya única tarea sería la de «extraer del fenómeno emocional en su totalidad el contenido apriorístico que ya se encontraba en aquél. respecto de la ética. autónomo y «trascendental» en su autoridad como el lógico y categorial del dominio de la teoría».{16} Pues hasta la misma ley moral de Kant es. podría describírsela como una conciencia de la forma. al mismo tiempo. y lo fundamental. de un contenido no idéntico en los casos respectivos de aprobación o desaprobación en un mismo sentimiento de valor. [18] de algo concreto. ni se refiere al placer o dolor que los mismos producen. no quiere decir que. sólo siéndolo. según Hartmann. «sino que. el cambio de concepción humana de la vida. es el método filosófico especial aplicable a cada una. ya que. en tanto que la conciencia primaria del valor no es sino el sentimiento o intuición emocional que de dicho valor es capaz de tener el sujeto. La conciencia del valor y del deber es tan cierta como la teórica. el sentimiento original del valor lo es. Dice Hartmann que para superar tanto el formalismo como el subjetivismo es menester erradicar definitivamente el intelectualismo. sea «una conciencia de la ley original y explícitamente presente». para así descubrir sus leyes y contenidos respectivos. Sólo en él se da implícita y originalmente un «conocimiento moral». La expresión primera del a priori valorativo es el sentimiento del valor con que se permea nuestra interpretación de la realidad y nuestra actitud hacia la vida. decisión y actitud de la voluntad. original. es el sentimiento el que imprime tal sello de valor». ya que el valor no deriva de las cosas o los sucesos. Empero hase demostrado ya que «en la conciencia del valor es exactamente la conciencia de la ley la que es secundaria y sin duda que de manera universal en la esencia del valor la estructura de la ley es simplemente una impresión posterior que se realiza sobre aquél». . además. sería posible considerarla en lo esencial de la misma como función del sujeto. tendría que ser uno basado en el sentimiento primario del valor. la expresión desde un punto de vista lógico secundario de un valor sentido y discernido primeramente por medio de un a priori emocional. con lo que. por ejemplo.{15} Ahora bien. el elemento de valor a priori insito en cada moral predominante. 11. la voz de la conciencia. el proceso del desarrollo moral. cuya expresión es precisamente el mandamiento». «el reconocimiento primario de un mandamiento es el sentimiento de lo que debe ser incondicionalmente. Y es a la ética. y así. respecto de los mismos. La idea de una «ética de los valores».Para Hartmann el apriorismo teorético va acompañado del apriorismo ético. en cuanto ciencia de la moral. algún conocimiento propiamente dicho del bien y del mal. siempre. por el contrario. estrictamente. la aprioridad del sentimiento no se relaciona en lo absoluto con lo empírico. deben referirse a una extensión allende el sentimiento primario del valor».{17} Y. es uno que corresponde por entero al factum de la realidad ética de que se trate. aunque –según Hartmann– el método se torna en cierto modo secundario si se advierte que. Y el fenómeno de la moral predominante consiste en la presencia de dicho sentimiento en toda preferencia humana. La conciencia primaria del valor no es una conciencia explícita de la ley. las ininterrumpidas revaloración y transvaloración de la vida.{13} Por otra parte. como. «El apriorismo de los actos emocionales es tan «puro».{14} Lo cual.

Resultaría obvio expresar que hemos procurado seguir lo más fielmente posible su pensamiento al respecto. IV. Seite II. Seite 94. {9} Op. {2} En lo que subsigue.. {10} Op. Seite 88. Abschnitt: Die kantische Ethik.. Walter de Gruyter & Co.De esto se desprende –dice Hartmann– la indudable materialidad y objetividad de la conciencia valorante. 11. {5} Op. Leipzig. hacemos una presentación esquemática de la crítica que hace Nicolás Hartmann del formalismo ético de Kant. cit. a) Der Sinn des «Formalen» im kategorischen Imperativ. a) Kants Lehre von «subjektiven» Ursprung des Sollens.. tanto como determinar el contenido de las leyes que deben regir la vida moral presente. {12} Ibid. eludiendo casi completamente toda intervención de nuestra parte. «sino que son concretos. —— {1} I. {8} Op. Berlin und Leipzig. Y es precisamente esta naturaleza del valor la que le permite realizarse como tal en un sentido absoluto. .. «Pues toda realización o exigencia tiene que referirse a algo concreto y nunca a formas vacías. cit.. 6ª edición al cuidado de Karl Vorlander. {7} Ibid. la razón de ser de la ética material de los valores. c) Denken. 1925. según aparece en la Sección Cuarta. Y es esta precisamente. Seite 103. {6} Ibid. aun cuando no tengan una existencia arquetípica real». Emotionaler Apriorismus der Wertgefühls. Der Fehlschlutz im kantischen Apriorismus. {4} N. cit. Hartmann: Op. cit. Verstand und Apriorität. 1935. Kant: Grundlegung zur Metaphysik der Sitten. {11} Op. Das geschichtliche Vorurteil zu Gunsten der Form. Schelers Kritik der Formalismus. Seite 97-97. Felix Meiner. cit. Seite 105. Kapitel: Der subjektivismus der praktischen Vernunft. Seite 95. cit. {13} Ibid. Seite 104. a juicio de Hartmann. {3} Nikolai Hartmann: Ethik. Transzendentale Subjektivismus und Willens Freiheit. Erster Teil.. Zweite Auflage.. a abstracciones».... {14} Ibid. Seite 104-5. materiales y objetivos. lo cual no quiere decir que los valores carezcan del carácter de leyes y mandamientos. Capítulo IV de su notable Ethik. Seite 105. Seite 91. Seite 97. Schelers Kritik des Intellectualismus.

{17} Op. Este conocimiento se utiliza para influir retroactivamente sobre el mundo objetivo con vistas a su transformación práctica (cfr. Esencia y fenómeno). Diccionario soviético de filosofía Ediciones Pueblos Unidos. . {16} Ibid.. El concepto de «esencia» es muy importante para todo sistema filosófico. Hegel). cit. para distinguir los sistemas filosóficos desde el punto de vista de la solución que se da al problema de cómo la esencia se relaciona con el ser y de cómo la esencia de las cosas está relacionada con la conciencia. como su principal propiedad general. el ser... En este caso. El único punto de vista acertado consiste en reconocer la realidad de la esencia objetiva de las cosas y de su reflejo en la conciencia. Die Idee der «materialen Wertethik». que engendra todas las cosas y las rige (Platón. las esencias de las cosas forman una realidad ideal peculiar. como su ley. aquello que la cosa es en sí misma. sino en ellas y a través de ellas. Seite 106. Realidad. [148] Esencia y Fenómeno Categorías filosóficas que reflejan facetas necesariamente inherentes a cada objeto de la realidad. a diferencia de todas las demás y de los estados variables de la cosa al experimentar el influjo de tales o cuales circunstancias. Seite 106. con el pensar. cada vez ahonda más en él. Para las tendencias idealistas subjetivas. El conocimiento humano va asimilando gradualmente la esencia del mundo objetivo. Montevideo 1965 páginas 147-148 Esencia Sentido de la cosa dada. La esencia no existe fuera de las cosas. Seite 105. entendida como algo independiente. que proyecta fuera de sí la esencia y la representa bajo el aspecto de cosas. la esencia es una creación del sujeto. lo Real. inmutable y absoluto. la realidad y la existencia se encuentran en dependencia de la esencia de las cosas.{15} Ibid. Para el idealismo objetivo.

pág. En oposición a la metafísica. 249). finalmente. hallar el fundamento de por qué la esencia se manifiesta de una manera y no de otra. la práctica. «La esencia aparece. la esencia se halla oculta. inmediatamente accesibles a los sentidos y representa el modo como la esencia se manifiesta.La esencia constituye el conjunto de las propiedades y relaciones del objeto más profundas y estables. el tránsito del conocimiento del fenómeno al conocimiento de la esencia adquiere el aspecto específico de paso del experimento (la observación) a la explicación a través de la descripción. se revela. o declaran subjetiva la diferenciación misma de esencia y fenómeno en el objeto (Dewey. Los idealistas interpretan torcidamente dichas categorías. sino. la unidad de esencia y fenómeno es internamente contradictoria. parte II. Fenomenalismo). Lenin. el materialismo dialéctico reconoce la mutabilidad de la esencia. toda ciencia sería superflua» (C. nos convence de que las cosas y los procesos que se producen en el mundo tienen dos aspectos: el interno. XXXVIII. ellos mismos son aspectos de una contradicción. aunque se manifiesta en una multiplicidad de fenómenos. tal es el fin del conocimiento. ¿Qué Es El Materialismo DialéCtico? 197 Esencia y fenómeno Qué son la esencia y el fenómeno p La ciencia. El fenómeno es esencial» (V. sólo la relación externa que existe entre ellas. móviles. asimismo. suponiendo o bien que la esencia es ideal («ideas». el hombre entra en conocimiento de las cosas que figuran en la superficie. el fenómeno es más rico que la esencia. determinante de su origen. En la ciencia. dentro de la esencia misma. el fenómeno se da de manera inmediata. Así. el fenómeno. t. o bien. Engels. si la forma de manifestarse y la esencia de las cosas coincidieran directamente. y viceversa. Sin embargo. Agnosticismo). Esencia y fenómeno constituyen una unidad: así como no puede haber esencias «puras». carácter y dirección del desarrollo. que podemos percibir. cuyo desarrollo global determinan. El fenómeno constituye un conjunto de propiedades y relaciones del objeto diversas. externas. La unidad de esencia y fenómeno se revela. La esencia aparece como lo determinante. en cambio. conocemos lo que se encuentra en la superficie de los fenómenos. El conocimiento de la esencia se logra gracias al pensamiento abstracto. 384). de manera inadecuada (Apariencia).. y estas contradicciones son las fundamentales del objeto. Por medio de la contemplación inmediata. además. la esencia en un objeto es siempre una. Lewis). Cuando conocemos las cosas con ayuda de los órganos de los sentidos. pág. «idea absoluta» de Hegel) o bien que el fenómeno es subjetivo y la esencia objetiva e incognoscible (Kant. Marx y F. Lo que en cierto tiempo (o relación) es esencia. y el externo. niegan por completo la esencia e identifican el fenómeno con la sensación (Mach. XXV. oculto de nosotros. 198 . el fenómeno puede expresar la esencia tergiversadamente.. al principio percibimos únicamente algunos fenómenos aislados de las cosas en cuestión. descubrir la esencia de las cosas tras los fenómenos externos. de Platón. tampoco hay fenómenos carentes de esencia. la contradicción existe no sólo entre esencia y fenómeno. entra en conocimiento de los fenómenos. Profundizar sin límites desde el fenómeno hacia la esencia. pero ésta es más profunda que el fenómeno. t. en cuanto a los rasgos. en otro tiempo (o relación) puede convertirse en fenómeno. lo que más salta a la vista: únicamente su nexo externo. como lo determinado. « . Dicho con otras palabras: al principio aparece ante nosotros el mundo de los fenómenos. en el hecho de que se transforman una en otro y recíprocamente. I. que no aparezcan. La contradicción entre esencia y fenómeno condiciona el carácter complejo y contradictorio del proceso del conocimiento. un mismo fenómeno puede ser manifestación de esencias variadas e incluso contrarias. el fenómeno es más móvil que la esencia. Sin embargo.

sino. del mundo. la esencia. "en una determinación suya. es la base de la variedad de los fenómenos. de los fenómenos. p Tras la variedad de los fenómenos se descubre su esencia. como decía Lenin. no coinciden con los fenómenos. su nexo interno. en las leyes de su desarrollo. Por eso señalaba Lenin. en las acciones. en lo que constituye lo fundamental. los aspectos internos y fundamentales. el nexo orgánico interno entre los fenómenos. en lo que es más peculiar de toda una clase de fenómenos. su base. La gran atención que dedica el Partido Comunista a las condiciones de vida y la salud de los trabajadores no agota toda la esencia del régimen . del mismo grado. La esencia y el fenómeno reflejan aspectos distintos de una misma realidad: la esencia. en ellos. su nexo interno. Por eso se dice: "Al hombre se le juzga por sus actos”. su dependencia causal. sujeto a leyes. p Los siguientes ejemplos les ayudarán a aclarar esta cuestión. Su misión es descubrir las leyes esenciales. De ahí que la esencia no sea algo que existe antes que los fenómenos e independientemente de ellos. Lo mismo puede decirse de los actos de unos u otros grupos sociales clases y partidos. en uno de sus momentos" [199•2 . las leyes de los procesos. las leyes que rigen su desarrollo.p Pero ni la ciencia ni la práctica humana en su conjunto pueden limitarse a la simple percepción y descripción de los distintos fenómenos. la esencia es la expresión del nexo interno del mundo objetivo. el fenómeno. de los procesos significa conocer su naturaleza interna. es decir. ante lodo. Pero tienen una base común. El fenómeno es esencia”. lo principal. p La expresión "profundizar en la esencia" significa precisamente la necesidad de comprender la base de los objetos. penetrar en lo que funde en un todo único los distintos fenómenos. que represenlan una unidad irrompihle. Todos son diferentes. que "ley y esencia son conceptos análogos (del mismo orden) o. más exactamente. El fenómeno es la revelación de la esencia. algo que los une. estables. la forma externa en que ésta se manifiesta. por ejemplo.. calar hondo en lo que hay de común. No hay. En ellos precisamente se manifiesta el contenido interno. Como ven. hechos y acontecimientos. en uno de sus aspectos. etc. desde los protozoos hasta el hombre. pero no por completo. los aspectos externos e inmediatos. p En el mundo existe multitud de organismos vivos. Descubrir el desarrollo. una línea divisoria infranqueable entre el contenido interno del individuo y su manifestación externa en el comportamiento. "La esencia se manifiesta. indica Lenin [199•1 . por el hombre" [198•1 . p En cada fenómeno se descubre la esencia. Engels definió esta esencia diciendo que todos ellos son formas distintas de existencia de los cuerpos albuminosos. 199 Nexo y contradicción entre la esencia y el fenómeno p ¿Qué relación existe entre la esencia y el fenómeno? Advirtamos. Las leyes de la naturaleza y de la sociedad no se perciben directamente. que expresan el ahondamiento de) conocimiento de los fenómenos. es decir.

socialista. en cuya puerta hay un cartel que dice: "No admittance excepl onbusiness”. en la sociedad capitalista se concentran en un polo la miseria de las masas populares. El Capital de Marx es un ejemplo magnífico de penetración en la esencia más profunda del modo capilíü’KUi de producción. incluso la tergiversen. Y se nos revelará definitivamente el secreto de la producción de la plusvalía” [200•1 . "Toda ciencia estaría de más —indicaba Marx— si la forma de manifestarse las cosas y la esencia de éstas coincidiesen directamente" [199•3 . la riqueza y el lujo de los parásitos capitalistas. de los sermones de las sectas. siguiendo los pasos del poseedor del dinero y de la fuerza de trabajo. "Sed dóciles como la paloma y venenosos como la serpiente”. que se apropia el capitalista.biz/es/1980/QEMD256/20060224/256. para trasladarnos. p Marx demostró que el capitalista no paga todo el trabajo del obrero asalariado. Mas no es así: para descubrir la esencia es imprescindible una grande y compleja labor de los científicos. Y al oírles. consistente en que el obrero trabaja y el capitalista le paga íntegramente su trabaj. Está también oculta. el aspecto externo de los acontecimientos. reaccionarias. directamente. En esc caso. p Nos parece. enseñan a los creyentes los predicadores de las sectas religiosas.-podrían descubrirse de golpe y directamente las leyes que rigen el desarrollo de la naturaleza y de la sociedad.tx" con la esencia. Mas esta apariencia está en contradicción 200 Emacs-File-stamp: "/home/ysverdlov/leninist. todo estaría en la superficie de los fenómenos y. sino sólo una parte de él. las fuerzas caducas. penetren en su esencia si no quieren verse engañados!" p O tomemos la explotación de la clase obrera en el capitalismo. por ejemplo. encubierta. veremos no sólo cómo produce el capital. al taller oculto de la producción. las relaciones entre el obrero y el capitalista aparecen como relaciones de poseedores de mercancías libres e iguales en derechos. p En la vida social. Por eso. lejos de coincidir con la esencia. Aquí. en este taller. La parte de trabajo no pagada constituye la plusvalía. Puede creerse incluso que entre el obrero y el capitalista se efectúa una simple operación de compra y venta. Su experiencia personal puede convencerles de ello. situada en la superficie y a la vista de todos. El descubrimiento de la esencia requiere un análisis científico sobre la base de la práctica. El burgués explota al obrero. aparente. descubierta por el famoso científico polaco Nicolás Copérnico. sino también cómo se produce él mismo. el hambre y el paro forzoso. se sienten deseos de decir: "¡No crean en el aspecto externo.’». 201 . sino que la caracteriza en un aspecto: el de la solicitud del ’Partido Comunista por el hombre p La unidad de la esencia y del fenómeno no debe ser comprendida como si coincidieran. p Sólo el genio de Marx descubrió la esencia de la explotación. En la superficie de los fenómenos. el capital. adulteran y encubren intencionadamente la esencia a cada paso. la base de las relaciones entre el proletario y el burgués. agrónomos y millones de trabajadores. Es muy frecuente que el fenómeno. ingenieros. que el Sol gira alrededor de la Tierra inmóvil. Marx decía con frase gráfica: "Por eso ahora hemos de abandonar esta ruidosa escena. y en el otro.

la democracia y el socialismo. está vinculada indisolublemente a las guerras. se puede comprender la marcha ulterior. en el proceso de la investigación científica penetramos en lo interno. El mundo de las esencias —o. p Los idealistas separan la esencia y el fenómeno. Ejemplo típico de ello es la filosofía de Kant. cuando existe el sistema socialista mundial y los pueblos de las colonias se han alzado contra el 202 imperialismo. el carácter de nuestra época. a través del fenómeno. Importancia de las categorías de esencia y fenómeno p La doctrina materialista dialéctica de la esencia y el fenómeno tiene de la esencia y fenómeno tiene gran importancia teórica y practica. Mas para él. Sin embargo. a la lucha por nuevos repartos del mundo. Semejante enfoque idealista-religioso del problema de esencia y fenómeno deforma los verdaderos nexos exis lentes en el mundo. como indicara Lenin. Por ejemplo. la esencia no es el contenido interno del inundo objetivo. "la cosa en sí"— es inaccessible para nosotros: se encuentra al otro lado de los fenómenos. sólo descubriendo a fondo la esencia. a través de lo externo. Así resuelve la filosofía marxista el problema de la concatenación de la esencia y el fenómeno. Sólo quien sabe penetrar en la esencia de los fenómenos y acontecimientos que se producen puede estar a la altura de las tareas que tiene planteadas. cualquier ley. A esta solución se opone la concepción idealista. Hegel ve el nexo existente entre la esencia y el fenómeno. el conocimiento de la esencia del proceso histórico se convierte en guía para la actividad práctica. p Hegel resuelve de manera un tantp distinta el problema de la relación entre esencia y fenómeno. De esta forma. la esencia del imperialismo. en la esencia. sino la "idea absoluta”. priva a los hombres de la posibilidad de penetrar en la esencia de los acontecimientos y los hace impotentes ante ellos. pues la correlación de fuerzas es favorable a la paz y la democracia. manifestada en él. Esta capacidad nos es imprescindible en todo: en lo grande y en lo pequeño. quien divide la realidad en el mundo "de los fenómenos" y el mundo "de las esencias”. por el sojuzgamiento de los pueblos. cualquier esencia revelada es la voluntad de Dios en acción. la cual considera que todo lo existente tiene por base una esencia divina eterna e inmutable. p Hoy. Critica a Kant porque separa ambos con un abismo insuperable. Esta esencia no ha cambiado. la perspectiva del desarrollo. Para ellos.p Como ven. A través del fenómeno no se revela la esencia de la cosa sino la idea absoluta. p Al penetrar en la esencia de los fenómenos hay que tomar siempre en consideración las condiciones históricas concretas en que se manifiesta. los imperialistas ven considerablemente restringidas sus posibilidades de desencadenar una nueva guerra mundial. como él lo llama. y las cosas singulares son el reflejo de la esencia divina. en las condiciones actuales. p Los representantes actuales de la filosofía religioso idealista denominada neotomismo enfocan las categorías de esencia y fenómeno en consonancia con los dogmas de la religión. Al carácter de nuestra época están íntimamente ligadas la estrategia y la táctica de lucha de los comunistas por la paz. Y el Partido Comunista y el Gobierno de la Unión Soviética tienen en cuenta este hecho al .

Obras. Biz .aplicar la política de coexistencia pacífica de los dos sistemas. t. Marx. 182. pág. 141.. enfocándola de una manera abstracta. desvinculada de la realidad. Separa la esencia de las condiciones concretas en que se manifiesta.. El Capital. ed. relaciones y leyes.biz/es/1980/QEMD256/08. [199•1] V. 121. t. pág. El Capital. 38. como hacen los dogmáticos. < << Contenido y forma Charla novena -. pág.6-Esencia. cd. pág. en ruso. Mas de ello hablaremos en la charla siguiente. t. El dogmatismo causa un gran daño también en este terreno. [200•1] C. en ruso. Lenin. *** Notes [198•1] V.. Marx. [199•3] C. t. Por eso es imposible limitarse. 249.COMO CONOCEMOS EL MUNDO CIRCUNDANTE > >> Charla séptima -. Lenin. [199•2] Ibid. Hemos estudiado las leyes y categorías fundamentales de la dialéctica materialista.LEY DE LA <<< NEGACIÓN DE LA NEGACIÓN >>> http://leninist. a repetir fórmulas generales acerca de "la esencia del imperialismo" sin tomar en consideración las condiciones concretas en que se manifiesta dicha esencia.y. III. Surge ahora la cuestión de cómo conoce la ciencia estos nexos.Fenomeno leninistbiz Created: 2010 January 17 156 títulos in [ es/TAZ ] 45 e-books online ahora • Refreshed: 20:55:49 @At Leninist . FREE electronic books ! leninistbiz . 38. pág. Obras. 830. I.