You are on page 1of 12

UNIDAD Nº3

La utilidad:  La utilidad es el sentimiento subjetivo de placer o satisfacción que una persona experimenta como consecuencia de consumir un bien o servicio. Los individuos tienden a elegir aquellos bienes y servicios que valoran más, es decir, aquellos que le reportan una mayor utilidad o satisfacción. Entonces, se va a suponer que los individuos maximizan su utilidad, lo que implica que eligen el conjunto de bienes de consumo que prefieren. Economía de Mochón y Becker  La utilidad es una propiedad común a todas las cosas que se desean. Es un concepto puramente subjetivo. Economía de Roger Miller La medición cardinal:  Desde una perspectiva histórica, el concepto de utilidad empleado era el de utilidad cardinal, es decir, el de utilidad como una magnitud medible. Si la utilidad se supone mesurable, se podrán hacer afirmaciones del siguiente orden, por ejemplo, la utilidad que obtengo al tomarme un helado de fresa es el doble que la que reporta un helado de coco. Economía de Mochón y Becker  La teoría de la utilidad fue desarrollada inicialmente en términos de una medida específica, usándose el término “útil” como la unidad de medida de la satisfacción o de la utilidad. Por ejemplo: la primera barra de chocolate consumida puede representar 4 útiles de utilidad, o el primer puñado de maní puede representar 6 útiles. Este análisis guiado por números tan específicos se le llamó análisis de la utilidad cardinal. Economía de Roger Miller La utilidad marginal:  La utilidad marginal de un bien es el aumento de la utilidad total que reporta el consumo de una unidad adicional para ese bien. Por ejemplo: cuando aumenta la cantidad consumida de leche en un litro obtenemos un aumento de utilidad total. El término marginal siempre significa algo adicional o extra. Economía de Mochón y Becker  La utilidad marginal es decreciente. Para describir una relación entre las cantidades consumidas de un bien y la utilidad que estas proporcionan se puede suponer que a medida que aumente la cantidad consumida de un bien aumenta la satisfacción o utilidad total proporcionada por dicha cantidad. Economía de Mochón y Becker  La curva de utilidad total si bien crece, lo hace a un ritmo de creciente. Economía de Mochón y Becker  La medida de la utilidad total se representa en útiles, puesto que estamos pensando en términos de utilidad cardinal. Cuando la utilidad marginal es igual a cero, el consumidor tiene todo lo que desea del bien en cuestión. Cuando es negativa, indica que el consumidor obtiene una desutilidad. La utilidad total es una curva creciente y positiva, La utilidad total: 

1

en cambio, la curva de la utilidad marginal es decreciente y negativa. Economía de Roger Miller

La utilidad marginal decreciente:  La utilidad total aumenta en una tasa continuamente decreciente. Cuando esto sucede, decimos que el individuo está experimentando una utilidad marginal decreciente en el consumo de un bien determinado. Economía de Roger Miller La ley de la utilidad marginal decreciente:  Establece que, a medida que aumenta la cantidad consumida de un bien, la utilidad marginal de ese bien tiende a disminuir. La mayor satisfacción la reporta la primera unidad consumida. Economía de Mochón y Becker El equilibrio del consumidor en el enfoque cardinal :  Analizando el proceso de maximización de la satisfacción o la utilidad del consumidor, en primer lugar, el consumidor cuenta con una renta limitada, que debe asignar entre el consumo de muchos bienes, y en segundo lugar, que la satisfacción que le reportan al consumidor los distintos bienes es diferente, ya que depende de sus gustos. El consumidor sólo se encontrará en equilibrio si cada bien se demanda hasta el punto en el que la utilidad marginal del último peso gastado en él sea exactamente igual a la utilidad marginal del último peso gastado en cualquier otro bien. El consumidor, aún en equilibrio, opera en la utilidad marginal decreciente. Economía de Mochón y Becker La igualdad de las utilidades marginales por peso gastado :  Establece que cada bien se demanda hasta el punto en que la utilidad marginal del último peso gastado en él es exactamente igual a la utilidad marginal del último peso gastado en cualquier otro bien. Las utilidades marginales por cada último peso, deben ser todas iguales con objeto de que el consumidor alcance una asignación óptima. De esta forma, la condición de equilibrio del consumidor puede expresarse como el cociente de las utilidades marginales (UM) de los bienes consumidos, que por ejemplo pueden ser dos, papas y naranjas, y los precios (P) de cada bien:

2

UMP PP

=

UMN PN

Donde con UMP y UMN denotamos las utilidades marginales de las papas y de las naranjas, respectivamente, y PP y PN representan los precios de las papas y las naranjas. Economía de Mochón y Becker La ley de las utilidades marginales ponderadas y la curva de demanda :  La ecuación anterior explica que a la ley de la igualdad de las utilidades marginales por peso gastado también se la conozca como ley de las utilidades marginales ponderadas, ya que los precios son los factores que “ponderan” las utilidades marginales y permiten su igualación. Sirve para justificar la pendiente negativa de la curva de la demanda. Suponiendo que la utilidad marginal de la renta permanece constante, resulta que si, por ejemplo, el precio de las papas aumenta y si la cantidad consumida no se altera, la razón UMp/Pp será inferior a las utilidades marginales ponderadas de los demás bienes. En consecuencia, el consumidor reajustara el consumo de papas. En particular reducirá su consumo, de forma que la UMp aumentara hasta que, al «nuevo» nivel de consumo, la «nueva» utilidad marginal del último peso gastado en papas sea otra vez igual ala utilidad marginal par peso gastado en los demás bienes. Cuando el precio de un bien aumenta, la cantidad óptima demandada por el consumidor se reducirá y, en consecuencia, la curva de demanda tendrá inclinación negativa. Economía de Mochón y Becker Utilidad marginal de la renta:  La utilidad marginal común por peso de todos los bienes en la situación de equilibrio del consumidor. Mide la utilidad adicional que obtendría el consumidor si disfrutase del consumo que permite un peso adicional de renta. Usando este concepto, la ecuación podemos generalizarla y expresarla como sigue: Economía de Mochón y Becker

UMP PP

=

UMN PN

= UM por peso de renta

Excedente del consumidor:  El excedente del consumidor de un bien es la diferencia entre la cantidad máxima que éste estaría dispuesto a pagar por el número de unidades del bien que demanda y la cantidad que realmente paga en el mercado.

3

La disminución del excedente del consumidor provocada por un incremento del precio es igual a la cantidad máxima que el consumidor estaría dispuesto a pagar para impedir que tuviera dicho aumento. Economía de Mochón y Becker

Un enfoque alternativo: la utilidad ordinal El enfoque ordinal sólo requiere que el consumidor sea capaz e ordenar las combinaciones o canastas de bienes de forma coherente, según su preferencia . Formulando afirmaciones del tipo “A es preferido a B” o “A es indiferente a B”. Economía de Mochón y Becker Por esto mismo, esta forma de medida viene acompañada de dos “axiomas”: *Axioma de la comparación: toda canasta de bienes es comparable con otra. *Axioma de la transitividad: dice que las preferencias se puedan ordenar de manera que A>B>C entonces A>C. Supuestos relacionados con las preferencias del consumidor: 1- Supuesto de integridad: el consumidor individual, cuando se enfrenta a una elección entre ciertas combinaciones de bienes, puede efectivamente decidir cual de ellas prefiere, o cuales combinaciones le son indiferentes. Existe una integridad en las preferencias. 2- Supuesto de consistencia: el consumidor es consistente al hacer escogencias entre diferentes combinaciones de bienes. las preferencias del consumidor, entonces, son transitivas o consistentes.

4

3- Supuesto de insaciabilidad: más es preferible a menos. Ningún individuo jamás se siente satisfecho con todos los bienes deseados, a pesar de que pueda saturarse del consumo de ciertos bienes. el consumidor es insaciable. Economía de Roger Miller Los instrumentos de análisis a utilizar son dos: la recta presupuestaria y las curvas de indiferencia. La restricción presupuestaria: especifica las combinaciones de bienes que puede comprar el consumidor. Las posibilidades de elección del individuo están restringidas por diversos factores como la disponibilidad limitada de recursos para el consumo, determinada en un principio por su renta y la existencia de unos precios que debe pagar para acceder al consumo de los distintos bienes. la restricción presupuestaria establece que la suma de las cantidades gastadas en cada bien (precio x cantidad de cada bien) es igual a la renta. En el caso de que sólo se comprenden dos bienes, carnes y leche, el gasto en leche + gasto en carne= renta (en pesos). Se puede analizar mediante la recta de balance. La recta de balance: muestra las combinaciones máximas de leche y carne que puede comprar el consumidor dada su renta y los precios de los bienes. Analíticamente, se puede escribir como: Y=PL . QL + PC . QC Donde Y es la renta del consumidor, P L el precio de la leche, Q L la cantidad consumida de leche, PC el precio de la carne y QC la cantidad consumida de leche. Economía de Mochón y Becker

La de

curva

indiferencia: muestra el conjunto de combinaciones ante las cuales el consumidor es indiferente, debido a que cada una de ellas le reporta el mismo nivel de utilidad. Economía de Mochón y Becker

5

Mapa de curvas de indiferencia : es el conjunto de curvas de indiferencia . Cuanto más alejado del origen se encuentra una curva de indiferencia, mayor es la preferencia del consumidor por las combinaciones de bienes que la forman ya que se incrementan las cantidades consumidas de ambos bienes alcanzando niveles cada vez más altos de utilidad.

Propiedades: 1- La curva de indiferencia tiene pendiente negativa, decreciente de derecha a izquierda. Esto significa que debe obtenerse una mayor cantidad de un bien para compensar la disminución en la cantidad del otro, si se desea que el consumidor permanezca indiferente o que obtenga un nivel constante de satisfacción, a partir de las combinaciones de los dos bienes que se representan en la curva de indiferencia. Si la curva tuviera pendiente positiva, implicaría que los consumidores aceptarán disponer de una menor cantidad de un bien x, y también a aceptar una menor cantidad de otro bien y.. pero ningún consumidor desearía sacrificar un mayor nivel de consumo para obtener a cambio un nivel inferior. 2- Existe un número infinito de curvas de indiferencia localizadas en el espacio de bienes. Son infinitamente densas. El consumidor está en capacidad dos bienes o dos conjuntos de bienes y de decidir por aquel que prefiera o si le son indiferentes. Entonces es posible construir una curva de indiferencia “alta” o “baja”. Las más altas, aquellas que representan mayores niveles de satisfacción, se ubicarán por encima y a la derecha. Las más bajas representan el menor nivel de satisfacción, están por debajo y a la izquierda,

6

3- No se pueden cortar. Para probarlo, suponemos lo contrario. Dadas dos curvas las cuales
se cruzan entre si, comparando los puntos B y C, situados ambos sobre la curva I. El consumidor es indiferente entre estas dos combinaciones diferentes de cines y conciertos, puesto que le proporcionan iguales niveles de satisfacción. Sin embargo, la curva II es igualmente válida, el consumidor también es indiferente entre la combinación B y H, pero por el supuesto de consistencia, si nuestro consumidor es indiferente entre B y C y también entre B y H, debe ser igualmente indiferente entre C y H. no obstante, obsérvese que el punto H representa tanto una mayor cantidad de cines por mes, como una mayor cantidad de conciertos por mes a las cantidades que de dicho bien se representan mediante el punto C. puesto que más es preferible a menos , el consumidor no puede manifestarse indiferente entre la combinación H y la combinación C. Lógicamente, es imposible que las curvas de indiferencia se crucen. 4- Convexidad. Todas las curvas de indiferencia son convexas. Existen dos formas de

verificar si una curva es convexa: 1- Si la curva está ubicada por encima de una tangente dibujada a cualesquiera de sus puntos es convexa 2- Si una línea recta (una cuerda) que conecta dos puntos cualesquiera sobre la curva se sitúa por encima de ésta, la curva es convexa. Economía de Roger Miller

7

La relación marginal de sustitución (RMS): entre un bien (leche) y otro (carne) se define como la cantidad máxima del segundo a que está dispuesto a renunciar un consumidor, sin reducir con ello su utilidad, para aumentar el consumo del primer bien en una unidad. La RMS viene representada gráficamente por la pendiente en un punto de la curva de indiferencia. Disminución (aumento) de la cantidad de un bien (carne)

La relación marginal de sustitución == (RMS) Aumento (disminución) de la cantidad de otro bien (leche)

El equilibrio del consumidor en el enfoque ordinal: se presenta con el concepto de la elección óptima de las cantidades consumidas por el consumidor. La elección óptima de las cantidades consumidas por el consumidor, se caracteriza por la igualación entre la relación marginal de sustitución entre bienes y la relación de precios de los mismos. Un procedimiento más intuitivo para determinar el equilibrio del consumidor es el que resulta de analizar conjuntamente los dos instrumentos presentados, la recta presupuestaria y la curva de indiferencia. Análisis conjunto de la recta de balance y las curvas de indiferencia El equilibrio se alcanza cuando la relación marginal de sustitución del consumidor (la pendiente en un punto de la curva de indiferencia) es igual a la pendiente de la recta de balance, esto es, a la relación entre el precio de los dos bienes.

Efecto sustitución: el efecto de sustitución de una variación de un precio es el ajuste de la cantidad demandada en respuesta únicamente a la variación del precio relativo. Para

8

determinarlo, debemos analizar cuál será la combinación elegida como consecuencia de un cambio en los procesos relativos, pero permaneciendo la renta real inalterable. Al sustituir en el consumo el bien que no se ha abaratado, los consumidores tratan de obtener el máximo de satisfacción a partir del consumo de los bienes de la forma más barata posible, dado que el nivel de renta permanece inalterado. Efecto renta: El efecto renta de la variación de un precio es la porción del ajuste de la cantidad demandada derivada de la variación de la renta real. Al disminuir el precio de un bien, sin variar los demás bienes, aumentan las combinaciones de bines alcanzables con una renta dada. La reducción del precio de un bien “libera” una cierta porción de renta, y con ella se pueden comprar artículos de consumo adicionales. Así pues, el efecto renta refleja el ajuste de la cantidad demandada ante la variación resultante del poder adquisitivo. En la medida que al reducirse el precio de un bien, el aumento de la renta real redunde en un incremento del consumo, se habla de un efecto renta de signo normal; es decir, una disminución del precio conduce a un incremento en la cantidad demandada del bien. Efecto total: El efecto total de una reducción del precio de un bien es el cambio total en la cantidad demandada y es la resultante del efecto sustitución (motivado por un cambio en el precio relativo del bien) y del efecto renta (derivado de la variación del poder adquisitivo).

Obtención de la demanda individual y la de mercado: es muy difícil analizar empíricamente la demanda de un bien por un individuo, y, además, es de poco interés. Es más útil estudiar la demanda de un bien por parte de una comunidad. En este caso se habla de la curva de demanda de mercado. Demanda individual: existen una serie de factores determinantes de las cantidades de cada bien por unidad de tiempo, tales como las preferencias, la renta y los precios (del bien en sí y de los otros bienes). Aplicando la condición de ceteris paribus (Término en latín usado en el análisis económico para variar un factor mientras que el resto de factores se mantienen constantes) se obtiene la demanda de un individuo o demanda individual. Sin embargo, es muy difícil analizar empíricamente la demanda de un bien por un individuo y además tiene poco interés. Demanda individual es aquello que como persona piensa razona para demandar bienes y servicios.

9

Variables determinantes: *Precio del bien o servicio. *Precio de los otros bienes. *Ingreso de las personas. La curva de demanda del mercado muestra la cantidad total que se demanda a cada uno de los precios, manteniéndose constantes todos los demás factores que influyen en la demanda. Se obtiene sumando horizontalmente las curvas de demanda individuales de todos los compradores.

La función de demanda del mercado muestra la cantidad total que se demanda a cada uno de los precios, manteniéndose constantes todos los demás factores que influyen en la demanda. Cuando decimos que la cantidad demandada (QA) es una función del precio (PA), la renta (Y), los gustos de los consumidores (G) y los precios relativos de los demás bienes (P B), nos estamos refiriendo a la función de demanda, se P puede expresar así: QA= Dque (PA, Y, B, G) Variables determinantes:  Precio del bien: si aumenta el precio del bien, la cantidad demandada disminuye, ocurre lo contrario cuando el precio del bien disminuye, entonces la cantidad demandada va a aumentar.  Precios de los otros bienes: las alteraciones en el precio de un bien no sólo incidirán en la cantidad demandada de ese bien, también pueden ocasionar desplazamientos en la curva de demanda de otros bienes. Por ejemplo: si aumenta el precio del petróleo, la curva de demanda de automóviles tenderá a desplazarse a la izquierda (ya que es un

10

producto complementario) y la curva de demanda del carbón se desplazará a la derecha (ya que es un producto sustituto).  Ingresos de las personas: cuando tienen lugar aumentos en el ingreso medio de los consumidores, estos pueden consumir más de todos los bienes, cualquiera sea el precio; en este caso la curva de demanda se desplazará hacia la derecha. Por el contrario, cuando el ingreso se reduce, cabe esperar que los individuos deseen demandar una cantidad menor para cada precio, lo que provocará que la curva se desplace hacia la izquierda.  Gustos y preferencias de las personas: si, como consecuencia de la alteración de los gustos, los consumidores demandan una mayor cantidad de un bien, se desplazará hacia la derecha la curva de demanda de dicho bien, mientras que si las preferencias cambian en sentido contrario, la curva de demanda se desplazará hacia la izquierda. Si el Bienes complementarios: Son aquellos que tienden a consumirse en forma conjunta con otro bien para que sea utilizable. Es aquel cuando al aumentar el precio de uno de ellos, se reduce la cantidad demandada del otro. Cuando el precio de un bien (X) desciende; este provoca el aumento de la demanda de otro bien (Z) decimos que los dos bienes (X y Z) son complementarios. Ejemplos: El automóvil. La gasolina. Bienes sustitutivos: Son aquellos que cuyo consumo tiende a ser se excluyente. Es aquel cuando al aumentar el precio de uno de ellos, la cantidad demandada del otro se incrementa, cualquiera que sea el precio. Cuando una disminución del precio de un bien A produce una disminución en la demanda de otro B decimos que dos bienes A y B son sustitutivos entre si. Ejemplo: Transporte aéreo, terrestre, bus particular. Bienes normales: son aquellos que, cuando al aumentar el ingreso de los consumidores, la cantidad demandada a cada uno de los precios se incrementa. Dentro de los bienes normales podemos encontrar los bienes de primera necesidad y los bienes de lujo. Bienes inferiores: son aquellos que, cuando al aumentar el ingreso de los consumidores, la cantidad demandada a cada uno de los precios se incrementa o aumenta el precio de un bien sustitutivo, la curva de demanda del helado se desplaza hacia la derecha. Así si disminuye pasa lo contrario. Si se reduce el precio del helado, el movimiento es a lo largo de la curva. ingreso

11

Preferencia revelada: Si tenemos dos bienes, A y B, y observamos que el individuo escoge A antes que B, eso significa que "revela" su preferencia por A. Ejemplo: Aunque por simplicidad suponemos con frecuencia que toda la gente tiene gustos y capacidades idénticas, sabemos que algunas personas tienen preferencias más marcadas por ciertas cosas que el resto de la gente. Por ejemplo, algunos individuos, llamémoslos del tipo A, tienen una clara preferencia por vivir en ciudades que gozan de buen clima, mientras que la gente tipo B no considera dicha preferencia de una manera tan marcada. El resultado será que la gente tipo A exigirá una prima adicional sobre su salario por vivir en una ciudad de c1ima inferior al que les gustaría, de tal manera que la gente de tipo B será la que domine el mercado de trabajo en esa ciudad; igualmente, la gente tipo A estaría dispuesta a recibir un salario inferior al de las personas de tipo B por trabajar en una ciudad con un buen clima. Es decir, la gente tipo A pagará una prima por vivir en una ciudad que goce de un clima agradable. Supongamos que la gente misma se clasifica en dos grupos: los que escogen vivir en la ciudad 1, la cual tiene un c1ima W1, peor si se compara con aquel de la ciudad 2, y los que prefieren vivir en la ciudad 2, que disfruta de un clima mejor, W2. Esta situación puede observarse en la Figura 3-23, en la cual se mide la calidad del clima en el eje horizontal y la tasa promedio de salario en el eje vertical. Esto nos indica que, manteniendo todos los demás factores constantes, esperaríamos encontrar salarios inferiores en la ciudad que goza de un mejor clima o, lo que es lo mismo, salarios superiores en la ciudad con un clima inferior. Esto sucedería aun en el caso que todos los individuos tuviesen las mismas preferencias (tipo A o tipo B); sin embargo, podemos apreciar como las diferencias se pueden acentuar ante preferencias distintas por parte de individuos diferentes.

12