You are on page 1of 2

¿ES CONTRAPRODUCENTE LA APLICACIÓN DE LA RETROACTIVIDAD DE LA NORMAS EN EL DERECHO TRIBUTARIO COLOMBIANO?

Los principios generales del derecho tienen como fundamento inmediato la ley y son creados con el fin de que el juez dentro de su convicción y libre apreciación pueda utilizarlos para que puedan crear derecho, siendo un poco más abiertos a la hora de interpretar una norma, todo lo anterior dentro de unos límites legales. El principio de la irretroactividad consiste básicamente en que no se pueden sancionar o condenar conductas por normas que hayan sido dictados y entrado en vigencia después de haberse realizado dicho acto, es por ello que lo que se busca es la seguridad y estabilidad jurídica; ahora, si este es el objetivo, no solo de este principio y de la norma superior, ¿Qué sucede si el juez aplica la retroactividad y dentro de su autonomía y considera que este podría ser más beneficioso al contribuyente al momento de fallar?

“La retroactividad” Al analizar a profundidad la aplicación de la retroactividad en la ley, encontramos que este se ha convertido en un tema bastante controversial y en la mayoría de la veces con más opositores que partidarios de este mismo, sin embargo, su estudio no ha estado muy lejos de ser estudiado, pues a la hora de pasar de la teoría a la práctica, constituye una herramienta benéfica, pues lo que se busca con la norma es garantizar los derechos de la personas y en el caso del derecho tributario para los contribuyentes, así lo expresó la corte en sentencia C-878/2011 “La Corte Constitucional ha reconocido que el principio de irretroactividad de la ley tributaria tiene como justificación la defensa del contribuyente frente a la imposición repentina de nuevas o más gravosas cargas. Sin embargo, asume que su aplicación no puede ser absoluta cuando se trate de modificaciones que resulten benéficas al contribuyente acogiendo un carácter eminentemente garantista” De lo anterior se puede inferir que la imposición de una norma no puede ser taxativa y determinante, pues nada es absoluto, todo es relativo, es decir, no podemos ceñirnos a lo meramente objetivo, es necesario ver cada caso en concreto de manera especial e individual, pues el Estado no solo busca ser una autoridad que controla las actuaciones de los ciudadanos, sino que además debe resguardar y proteger sus derechos; el aumentar cargas que dificulten su situación correspondería a una problemática aun mayor, por ello los jueces al momento de interpretar una norma deben tener en cuenta el principio de favorabilidad, el cual consiste en que los ciudadanos, y en el caso que nos ocupa, los contribuyentes del impuesto sobre la

2

renta, podrán aplicar de manera preferencial las normas más favorables para sus intereses, aunque esta norma sea posterior a la restrictiva o desfavorable, la Corte constitucional en Sentencia C-527 de 1996, manifestó "Si una norma beneficia al contribuyente, evitando que se aumenten sus cargas, en forma general, por razones de justicia y equidad, si puede aplicarse en el mismo período sin quebrantar el artículo 338 de la Constitución. La prohibición contenida en esta norma está encaminada a impedir que se aumenten las cargas del contribuyente, modificando las regulaciones en relación con períodos vencidos o en curso. La razón de la prohibición es elemental: El que el Estado no pueda modificar la tributación con efectos retroactivos, con perjuicio de los contribuyentes de buena fe" En la misma sentencia la Corte Constitucional, ha dicho lo siguiente “Por otro lado, la Corte ha dicho que la restricción de retroactividad o vigencia para el período siguiente ‘está encaminada a impedir que se aumenten las cargas del contribuyente modificando las regulaciones en relación con períodos vencidos o en curso’, es decir es una prohibición de retroactividad en lo desfavorable al contribuyente, pero si la medida le es favorable, la Corte admite su vigencia inmediata”. La teoría clásica le ha dado gran importancia a la retroactividad, pues argumenta que cuando se da aplicación inmediata a la ley, esta puede en algunos casos afectar derechos adquiridos. Paul Roubier, exponente de la teoría moderna ha demostrado que las leyes deben ser divididas en tres grupos: leyes retroactivas, leyes de aplicación inmediata y leyes de aplicación diferida (hacia el futuro), esta división resulta interesante, pues nos damos cuenta, que cuando se da aplicación a una norma, ésta no puede ser vista desde una misma dirección, porque puede suceder que existan varias rutas pero que nos lleven a un mismo punto, así sucede cuando queremos dar solución a una problemática.

Publicado por Yajaira Esther Zúñiga Hernández

Bibliografía: http://www.corteconstitucional.gov.co/RELATORIA/2011/C-878-11.htm http://www.gerencie.com/principio-de-favorabilidad.html http://iusinvocatio.wordpress.com/2011/02/12/principio-de-irretroactividad/