You are on page 1of 38

José Antonio Pagola: nota de Doctrina de la Fe de la CEE

viernes, 27 de junio de 2008 Nota de clarificación sobre el libro de José Antonio Pagola, Jesús. Aproximación histórica (PPC, Madrid 2007, 544 pp.) PRESENTACIÓN 1. En octubre de 2007 se publicó la primera edición de la obra del Rvdo. Sr. D. José Antonio Pagola, Jesús. Aproximación histórica, PPC, Madrid 2007, 544pp. En apenas seis meses conoció ocho ediciones, con decenas de miles de ejemplares vendidos. A su creciente difusión ha acompañado una reacción de preocupación entre muchos lectores, confundidos ante planteamientos y conclusiones no siempre compatibles con la imagen de Jesús que presentan los evangelios, y que ha sido custodiada y transmitida con fidelidad por la Iglesia desde la época apostólica hasta nuestros días. La confusión provocada por tales planteamientos hace necesaria la presente Nota de clarificación. 2. Con esta Nota no se pretende juzgar las intenciones subjetivas del Autor y menos aún su trayectoria sacerdotal. La revisión del libro que el Autor ha aceptado emprender no excluye la clarificación sobre las razones que la han hecho necesaria. De este modo respondemos a nuestra obligación de ayudar a los miles de lectores de la primera versión a hacerse un juicio de la misma conforme con la doctrina católica. Esta clarificación se centrará en algunas cuestiones de tipo metodológico y doctrinal[01]. 3. Desde el punto de vista metodológico, tres son las deficiencias principales de la obra Jesús. Aproximación histórica: a) la ruptura que, de hecho, se establece entre la fe y la historia; b) la desconfianza respecto a la historicidad de los evangelios; y, c) la lectura de la historia de Jesús desde unos presupuestos que acaban tergiversándola. Las deficiencias doctrinales pueden resumirse en seis: a) presentación reduccionista de Jesús como un mero profeta; b) negación de su conciencia filial divina; c) negación del sentido redentor dado por Jesús a su muerte; d) oscurecimiento de la realidad del pecado y del sentido del perdón; e) negación de la intención de Jesús de fundar la Iglesia como comunidad jerárquica; y, f) confusión sobre el carácter histórico, real y trascendente de la resurrección de Jesús. 1. CUESTIONES METODOLÓGICAS a) Ruptura entre fe e investigación histórica 4. Los escritos del Nuevo Testamento son, ciertamente, documentos de fe, pero «no [por ello] son menos atendibles, en el conjunto de sus relatos, como testimonios históricos»[02]. Los autores sagrados no se han limitado a poner por escrito sus experiencias subjetivas en torno a Jesús, ni tampoco han recreado a la luz de la Pascua una figura diferente de la que aconteció en la historia. La verdad del relato evangélico se fundamenta tanto en la asistencia del Espíritu Santo (inspiración) como en el testimonio histórico directo: Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos (1 Jn 1, 3). Por eso la Iglesia no ha dejado nunca de confiar en la historicidad de los relatos evangélicos: «La Santa Madre Iglesia firme y constantemente ha creído y cree que los cuatro referidos Evangelios, cuya historicidad afirma sin vacilar, comunican fielmente lo que Jesús Hijo de Dios, viviendo entre los hombres, hizo y enseñó realmente para la salvación de ellos, hasta el día que fue levantado al cielo»[03]. La historicidad del testimonio evangélico no queda alterada porque se haya realizado con «aquella crecida inteligencia»[04] nacida de la Pascua, pues los autores sagrados, aún dejando su propia impronta, «siempre nos comunicaban la verdad sincera acerca de Jesús»[05]. 5. En la obra que nos ocupa: — se asume acríticamente una ruptura entre la investigación histórica sobre Jesús y la fe en Él, entre el llamado "Jesús histórico" y el "Cristo de la fe", dando la impresión de que la fe carece de un fundamento histórico sólido. Ahora bien, si la fe de la Iglesia no tiene su fundamento en la historia, entonces el cristianismo deriva en ideología[06];

— parece sugerirse que para reconstruir la figura histórica de Jesús haya que prescindir de la fe, bien porque la lectura creyente de la historia sea simplemente una más entre otras posibles, bien porque se piense que la fe conduce a una deformación de la historia[07]. 6. Sorprende también comprobar cómo en esta obra se citan con igual autoridad escritos canónicos y apócrifos (cf. p. ej. pp. 92-95). La consecuencia inevitable es la confusión sobre el valor histórico de las fuentes empleadas, así como la asunción acrítica del prejuicio liberal que considera la fe y su formulación (el dogma) como una adulteración del auténtico dato histórico. No podemos olvidar que la fijación del Canon tuvo como objetivo custodiar el testimonio auténtico sobre Jesús preservándolo de posteriores interpretaciones adulteradas. La fe apostólica no inventó la historia de Jesús, sino que la custodió, convirtiéndose en la garantía de su autenticidad. El criterio para discernir, custodiar y transmitir la autenticidad de lo atestiguado fue su conformidad con la predicación de los apóstoles. Por eso, quien prescinde de la fe apostólica se cierra a una auténtica aproximación histórica a Jesús. b) Desconfianza en la historicidad de los Evangelios 7. También son frecuentes en el libro las referencias al carácter no histórico de muchas de las escenas evangélicas (cf. p.ej. pp. 39, n.2; 206; 215, n. 12; 336-337; 349, n. 42; 363-364; 368; 377; 379; 429; 432) o a la dificultad para determinar si describen acontecimientos reales o invenciones de los evangelistas (cf. pp. 372373). Se podría decir que, para el Autor, la desconfianza frente al dato de los evangelios es una condición para proceder con rigor en la investigación histórica. Esta desconfianza es consecuencia de la ruptura que se establece entre Jesús mismo (su vida y enseñanza) y el testimonio que sus seguidores dieron de Él (cf. p. 118, n.9). c) Aproximación a la historia desde presupuestos ideológicos 8. La reconstrucción histórica realizada por el Autor alterna datos supuestamente históricos con recreaciones literarias inspiradas en la mentalidad actual[08], adoptando, además, el análisis propio de la lucha de clases para describir el entorno familiar, social, económico, político y religioso. El objetivo de esta descripción es situar la actividad de Jesús y su predicación del Reino en un horizonte preferentemente terreno[09]. Así, al uso selectivo de los estudios utilizados en la redacción del libro le corresponde una utilización igualmente selectiva de las fuentes. Los relatos evangélicos son adaptaciones posteriores cuando desmienten la propia tesis; son históricos cuando concuerdan con ella. 2. CUESTIONES DOCTRINALES 9. El objetivo del libro Jesús. Aproximación histórica es aproximarse a la figura de Jesús desde el punto de vista histórico. El Autor desea responder a la pregunta «¿Quién fue Jesús?» (p. 5), para «saber quién está en el origen de mi fe cristiana» (p. 5). a) ¿Quién es Jesús de Nazaret? 10. Para el Autor, el Jesús que realmente aconteció en la historia, es, ante todo, un profeta. Los capítulos 3º ("Buscador de Dios") y 11º ("Creyente fiel") son muy esclarecedores. Ciertamente, la obra comienza afirmando que «Jesús es la encarnación de Dios», el «hombre en el que Dios se ha encarnado» (p. 7). Esas afirmaciones aparecen también al exponer lo que los seguidores de Jesús, una vez resucitado, predican sobre Jesús. Pero conviene advertir que para el Autor todos estos modos de hablar de Jesús pertenecen a los discípulos, quienes, después de la Pascua, han buscado el nombre para Jesús acudiendo, unas veces, a la tradición judía, y, otras, a la terminología presente en el mundo pagano[10]. b) La conciencia filial de Jesús de Nazaret 11. Tan importante como determinar la autenticidad histórica del testimonio es determinar si el Jesucristo de la profesión de fe, realizada bajo la acción del Espíritu Santo, es conforme a la pretensión del Jesús que vivió en un determinado momento histórico. Si Jesús no se presentó a sí mismo como Dios y como Hijo de Dios, ni reclamó para sí la fe que reclamó para el Padre, la posterior confesión de fe de los apóstoles no fue más que una interpretación exagerada y, en cuanto tal, deformadora de su maestro, formulada a partir de una Pascua que ya no se sabe lo que es. La conciencia que Jesús tenía de sí y de su misión es inseparable de la verdad histórica contenida en la profesión de fe. Sin la verdad histórica, la profesión de fe se convierte en mito. Pues bien, el

Autor escribe a este respecto: «En ningún momento [Jesús] manifiesta pretensión alguna de ser Dios... Tampoco se le condena por su pretensión de ser el "Mesías" esperado... al parecer, Jesús nunca se pronunció abiertamente sobre su persona» (p. 379). Esta afirmación contradice el dato histórico recogido en el testimonio evangélico, custodiado y transmitido por la Iglesia apostólica. Jesús, en efecto, es Dios, sabe que es Dios y habla continuamente de ello[11]. 12. Para el Autor, que Jesús sea Hijo de Dios es una afirmación «de carácter confesional» (p. 303) que no tiene su origen en el Jesús de la historia. La respuesta a la pregunta "¿Quién es Jesús?" «solo puede ser personal» (p. 463). Presentado Jesús principalmente como un profeta, no extraña el silencio sobre su concepción virginal, la afirmación sobre los "hermanos" de Jesús en sentido propio y real (cf. p. 43, n.11), la negación de su conciencia filial y mesiánica, la explicación meramente natural de los milagros (curaciones y exorcismos), o el vaciamiento de contenido salvífico del lenguaje sobre la muerte y la resurrección. c) El valor redentor de la muerte de Jesús 13. El Autor afirma que el empeño fundamental de Jesús habría sido «despertar la fe en la cercanía de Dios luchando contra el sufrimiento» (p. 175). El rasgo principal de Dios mostrado por Jesús ha sido la compasión. Aunque se habla extensamente de este rasgo, en el libro la compasión no pasa de ser un sentimiento noble hacia los más desfavorecidos, pero no es, en sentido estricto, un padecer con ellos y por ellos, en favor y en lugar de ellos. Y es que, para el Autor, Jesús no dió ni a su vida ni a su muerte un sentido sacrificial y redentor (cf. pp. 350351). Si Jesús no ha dado a su vida y a su muerte un sentido redentor, entonces también la compasión se vacía de su contenido originario[12]. 14. En esta misma línea, la última cena se presenta como una solemne cena de despedida, con gestos simbólicos, cuya finalidad es que sus seguidores le recuerden en el futuro. Con el pan y con el vino realizó unos gestos proféticos, «compartidos por todos», convirtiendo «aquella cena de despedida en una gran acción sacramental, la más importante de su vida, la que mejor resume su servicio al reino de Dios... Quiere que sigan vinculados a él y que alimenten en él su esperanza. Que lo recuerden siempre entregado a su servicio» (p. 367). Las palabras Haced esto en memoria mía (1 Cor 11, 24; Lc 22, 21) «no pertenecen a la tradición más antigua. Probablemente provienen de la liturgia cristiana posterior, pero sin duda ese fue el deseo de Jesús» (p. 367, n. 85)[13]. La cena es para que sus seguidores recuerden siempre a Jesús. «Repitiendo aquella cena podrán alimentarse de su recuerdo y su presencia» (p. 367). d) La redención como liberación del pecado 15. La concepción reduccionista de la obra redentora de Jesucristo se descubre también en el silencio sobre la realidad del pecado. La razón de este silencio está en la contraposición establecida entre Juan el Bautista y Jesús: la misión del primero «está pensada y organizada en función del pecado... Por el contrario, la preocupación primera de Jesús es el sufrimiento de los más desgraciados» (p. 174). Eso explica que para el Autor, Satán sea un símbolo del mal (p. 98), «la personificación de ese mundo hostil que trabaja contra Dios y contra el ser humano» (p. 98). Para el Autor, hablar de "Satán" es una forma mítica de simbolizar toda forma de mal[14]. 16. De ello se deduce también el modo en que el Autor entiende el perdón. «A estos pecadores que se sientan a su mesa, Jesús les ofrece el perdón envuelto en acogida amistosa. No hay ninguna declaración; no les absuelve de sus pecados; sencillamente los acoge como amigos» (p. 205). La conversión es irrelevante (porque "el perdón es gratuito") y las "declaraciones" de perdón de los pecados por parte de Jesús, no se consideran auténticas, porque en esas fórmulas «Dios aparece como un "juez"» (p. 206), y no es eso lo que Jesús revela con su "perdónacogida". Jesús habría practicado un "perdón-acogida", pero no un "perdón-absolución". Por más que se hable de acogida, al final el Autor se aproxima más a una "acogida impuesta", que hace irrelevante la respuesta libre del hombre[15]. e) Jesús y la Iglesia 17. Según el Autor, Jesús no tuvo intención de crear un grupo organizado y jerárquico, sino que quiso poner en marcha un movimiento de hombres y mujeres, salidos del pueblo y unidos a él, «para que ayuden a los demás a tomar conciencia de la cercanía salvadora de Dios» (p. 269). Jesús ve a todos sus seguidores como una familia (cf. p. 290). Nadie ejercerá en su grupo un poder dominante. Tampoco hay diferencias jerárquicas entre varones y mujeres (cf. pp. 291-292)[16].

junto a los aspectos deficientes señalados. 5. 21. no sea su intención. 8-9). ciertamente. como por sus conclusiones. y la interpretación de la Sagrada Escritura al margen de la Tradición viva de la Iglesia. se puede afirmar que el Autor parece sugerir indirectamente que algunas propuestas fundamentales de la doctrina católica carecen de fundamento histórico en Jesús. y reiterar con el autor de la Carta a los Hebreos: Ayer como hoy. de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe [= CEDF] (20. 20.A. El fin de esta Nota no es otro que despejar la confusión y las dudas.2006). Sin embargo.de enraizamiento real en Jesús y en la historia. J. Constitución dogmática Dei Verbum [= DV]. con el pasar del tiempo. Los resultados a los que llega son la derivación lógica de su punto de partida[20]. . la fluidez literaria causa confusión y siembra dudas. cuando la apariencia de rigor oculta deficiencias metodológicas y doctrinales. Nota de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe publicada con la autorización de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española en su CCIX reunión (Madrid. sino sobre todo –dado que el libro quiere ser una "aproximación histórica". sin que se explique qué quiere decir con eso[18]. 22-35. El Autor parece dar a entender que.f) La resurrección de Jesús 18. El problema no está sólo en pensar que se debe prescindir de la fe para saber históricamente quién fue Jesús (éste es un prejuicio erróneo mantenido también por numerosos exegetas que se dicen católicos)[19]. sino porque la "historia" que se propone es una historia falseada. En una presentación histórica sobre la figura de Jesús es deseable que se armonice el rigor científico con el lenguaje sencillo y divulgativo. a un Jesús diferente del que aconteció. Este modo de proceder es dañino. el Autor. Mejor es fortalecer el corazón con la gracia que con alimentos que nada aprovecharon a los que siguieron ese camino (Hb 13.2.en reconstruir una historia. [02] CEDF. Si el "Jesús histórico" que muestra el Autor es incompatible con el Jesús de la Iglesia. No os dejéis seducir por doctrinas varias y extrañas. interpreta esta historicidad en un sentido que no es conforme con la enseñanza de la Iglesia. se niega la referencia a su cuerpo real y se explica como la convicción de los discípulos de que "Dios le ha llenado de vida". que resulta incompatible con la fe. 19. y el resucitado (cf. Jesús. de hecho. [03] Concilio Vaticano II. 3. aunque afirma que es un hecho histórico y real. tanto por sus presupuestos metodológicos (asumidos acríticamente). CONCLUSIÓN 19. La rápida difusión de la obra Jesús. se muestra infundada. Al presentar la resurrección de Jesús.2. El Autor se sirve en esta obra de investigaciones que mayoritariamente se encuentran fuera de la Tradición. aunque ésa. En el libro no se quiere negar esa enseñanza pero. En el origen de las cuestiones señaladas se encuentran dos presupuestos que condicionan negativamente la obra: la ruptura entre la investigación histórica de Jesús y la fe en Él. Teniendo en cuenta cuanto se lleva dicho. pues acaba deslegitimando la enseñanza de la Iglesia al carecer –según el Autor. no es porque ésta haya inventado. 18 de junio de 2008) [01] En el documento Cristo presente en la Iglesia.1992). Aproximación histórica demuestra que. [04] DV 19. para mostrar la historia se debe dejar de lado la fe. Tampoco es conforme con la fe de la Iglesia su modo de entender la resurrección del cuerpo de Jesús y su explicación de la continuidad entre el cuerpo crucificado y muerto. El efecto secularizador de estas deficiencias ha sido recodado por los obispos españoles en la Instrucción Pastoral Teología y secularización en España. Jesucristo es el mismo y lo será siempre. logrando como resultado una historia que es incompatible con la fe. Aunque afirma que la resurrección es algo que le pasa a Jesús.3. Pagola. Cristo presente en la Iglesia (20. 433). a partir de un uso arbitrario de los evangelios. Aproximación histórica. A los cuarenta años de la clausura del Concilio Vaticano II (30. p. pues la entiende como algo que acontece en el corazón de los discípulos[17]. ya se señalaron muchas de las deficiencias que se encuentran en el libro del Rvdo. posee otros positivos que hacen agradable su lectura.1992).

14). 179). tribunales que «pocas veces apoyaban a los campesinos» (p. riqueza y ostentación en las élites urbanas. Nota Anexa I. enriquecimiento progresivo de los grandes terratenientes. Vadillo. para que el mundo sea reconciliado con Dios y renovado. 23). Sobre ese panorama la predicación del Reino aparece. p. La conciencia que Jesús tenía de sí mismo y de su misión (1985). el reino de Dios consiste «en la instauración de una sociedad liberada de toda aflicción» (p. Madrid 2008. C. [10] «Pronto circularán por las comunidades cristianas diversos títulos y nombres tomados del mundo cultural judío o de ámbitos más helenizados»: p. A. el Autor habla de la consideración que merecían los niños en la época y de la educación común que recibían: «A los ocho años. pérdida de tierras de los campesinos pobres» (p. Schillebeeckx: «el teólogo. cuyo reino está «construido sobre la fuerza y la opresión de los más débiles» (p. 1 (ed. 2.12. que «estaba en el principio con Dios». una sola persona e inseparable: no se puede separar a Jesús de Cristo. en este sentido. [12] También sobre este punto. pero no indica las fuentes que le llevan a tal consideración. de ser. Pozo. que son las del "servidor" perfecto. el documento de la Comisión Teológica Internacional. Schillebeeckx (20. «aldeas enteras que viven bajo la opresión de las élites urbanas. el comienzo de la actividad pública de Jesús se justifica por el deseo que tiene de anunciar a las pobres gentes que «Dios viene ya a liberar a su pueblo de tanto sufrimiento y opresión» (p. 25). al describir el entorno familiar en el que Jesús niño creció. La conciencia que Jesús tenía de sí mismo y de su misión (1985). donde se les enseñaba a afirmar su masculinidad cultivando el valor. tributos para costear «los elevados gastos del funcionamiento del templo y para mantener la aristocracia sacerdotal de Jerusalén» (p. 16). implican una autoridad que supera la de los antiguos profetas y que corresponde sólo a Dios. sus actos y sus palabras. la agresión sexual y la sagacidad» (p. 227]). «lujosos edificios en las ciudades. Dios»: Comisión Teológica Internacional. E. 30). etc. 45). formula bien la enseñanza de la Iglesia: «Jesús conocía el fin de su misión: anunciar el Reino de Dios y hacerlo presente en su persona. Pozo. 43. BAC. Carta Encíclica Redemptoris missio (7. 24)»: Comisión Teológica Internacional. Cristo no es sino Jesús de Nazaret. C. 98]. 450. cuando se dedica a una investigación exegética o histórica. 83). 181). él mismo. Todo el capítulo séptimo ("Defensor de los últimos") recoge claramente esta tendencia. el rey Herodes. [06] «Es contrario a la fe cristiana introducir cualquier separación entre el Verbo y Jesucristo. Su comportamiento y sus palabras. Proposición 2ª (ed. o qué son los exorcismos y el perdón de los pecados). la obligación de los campesinos hacia la élite (cf. los niños varones eran introducidos sin apenas preparación en el mundo autoritario de los hombres.1990). el documento de la Comisión Teológica Internacional. 587. [07] Importa recordar lo afirmado por la Congregación para la Doctrina de la Fe a propósito de algunos escritos de E. sufriendo el desprecio y la humillación» (p. no se refiere al pecado ni al dominio del Maligno (se indicará después qué entiende el Autor por Satán [símbolo del mal: cf.11. La Iglesia conoce y confiesa a Jesús como «el Cristo. 29). La conciencia que Jesús tenía de sí mismo y de su misión (1985). desde una perspectiva horizontal. como liberación de la opresión social: «la actividad de Jesús en medio de las aldeas de Galilea y su mensaje del "reino de Dios" representaban una fuerte crítica a aquel estado de cosas» (p. BAC. San Juan afirma claramente que el Verbo. 103). p. [08] Así. E. El Autor viene a decir que en tiempos de Jesús a los niños se les educaba para ejercer "la agresión sexual". el Hijo de Dios vivo» (Mt 16. ed. BAC. fuerte presión de los impuestos. [11] Aun sin ser magisterial. 24). Tenía conciencia de ser el Hijo único de Dios y. 587. es el mismo que «se hizo carne» (Jn 1.Vadillo Romero. 24 [= Congregación para la Doctrina de la Fe. deudas y hambre entre las gentes del campo. Jesús es el Verbo encarnado. . Importa advertir que el Autor.[05] DV 19. por ejemplo. como por ejemplo. E. 175). se sabía enviado por el Padre para servir y para dar su vida "por la muchedumbre" (Mc 14. formula de manera precisa la enseñanza de la Iglesia. que sería distinto del «Cristo de la fe». a quien él llama "mi Padre". Documentos 1966-2007. La conciencia que Jesús tenía de sí mismo y de su misión (1985). Jesús tomaba esta autoridad incomparable de su relación singular a Dios. y éste es el Verbo de Dios hecho hombre para la salvación de todos»: Juan Pablo II. ni hablar de un «Jesús de la historia». no puede pretender sinceramente que haya que abandonar las afirmaciones de fe de la Iglesia Católica»: Carta al P. [09] La sociedad de la época de Jesús es descrita con expresiones como las siguientes: desigualdad «entre la gran mayoría de población campesina y la pequeña élite que vivía en las ciudades» (p. tal como aparece en los Evangelios: «La vida de Jesús testifica la conciencia de su relación filial al Padre. 6. Ha aceptado libremente la voluntad del Padre: dar su vida para la salvación de todos los hombres. al hablar de sufrimiento y opresión. 382). Proposición 1ª (ed. sino a la injusticia y al poder opresor de los poderosos de este mundo.1980). miseria en las aldeas. 384).

y misteriosamente trascendente en cuanto entrada de la humanidad de Cristo en la gloria de Dios» (CCE 656). no significa manipulación de la Escritura por medio de enseñanzas y de costumbres sucesivas. sin embargo. según el cual las apariciones del Resucitado y el sepulcro vacío son el fundamento de la fe de los discípulos en la resurrección de Cristo y no viceversa»: cf. E. Lietzmann (Messe und Herrenmahl. Su opción contra Dios es definitiva. Dr. [19] Cf. 104. 22].11. la Iglesia enseña que Satán es un ser real de naturaleza angélica y no una mitificación del mal: «Satán o el diablo y los otros demonios son ángeles caídos por haber rechazado libremente servir a Dios y a su designio. Está elaborada sobre presupuestos equivocados y no sobre los testimonios del Nuevo Testamento. Dr. Schillebeeckx (20. E. representa la garantía para que la palabra de la Escritura pueda conservar su pretensión»: Congregación para la Doctrina de la Fe. ha conocido posteriores formulaciones dentro de los seguidores de una reduccionista exégesis histórico crítica. Vadillo.11. Cristo fundó al mismo tiempo el ministerio de la sucesión apostólica»: Congregación para la Doctrina de la Fe. Notificación sobre la obra «Jesus symbol of God» del P. Vadillo. 1926). [18] El juicio de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el modo de explicar el P.2000). . 6].2000).11.A. 24).12. en su sentido definido por la Iglesia. Vadillo. según la fe de la Iglesia. 1 (ed. además de no encontrar justificación en los textos evangélicos. 5-7). 92.11. según la cual la institución de la Eucaristía no puede atribuirse históricamente a Jesús. Nota Anexa I. A. [14] Contrariamente a lo que afirma el Autor. 43. Vadillo. Roger Haight la resurrección de Jesucristo bien puede aplicarse a la exposición de J. [16] Contrariamente a lo expuesto por el Autor. Intr. E.2004). Viceversa. [17] La Iglesia.2000). 92. CCE 1489-1490. [15] Tal presentación.[13] La conocida tesis de H. que requiere la respuesta personal: cf.1980). Reinhard Messner (30. Reinhard Messner (30. 24]. Sobre estos planteamientos equivocados. al contrario. Congregación para la Doctrina de la Fe. Carta al P. Pagola: «La interpretación del Autor lleva a una posición incompatible con la doctrina de la Iglesia. Reinhard Messner: «Las hipótesis sobre el origen de los textos paralizan la palabra bíblica como tal. Roger Haight. 92. Dr. cf. (13. Reinhard Messner (30. enseña que la resurrección de Jesucristo es un acontecimiento histórico y trascendente: «La fe en la Resurrección tiene por objeto un acontecimiento a la vez históricamente atestiguado por los discípulos que se encontraron realmente con el Resucitado. V [ed. Pagola cuadran bien las palabras de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre algunas publicaciones del Prof. la Iglesia enseña que «el Señor Jesús dotó a su comunidad de una estructura que permanecerá hasta la plena consumación del Reino» (CCE 765) y que «en la vocación y en la misión de los doce Apóstoles. Vadillo.j. resulta evidente que la Tradición. Notificación sobre algunas publicaciones del Prof. 13 [ed. Dr. se opone a la enseñanza de la Iglesia sobre la justificación del hombre y el perdón de los pecados.A. Notificación sobre algunas publicaciones del Prof. Intentan asociar al hombre en su rebelión contra Dios» (CCE 414). [20] A la obra de J. Notificación sobre algunas publicaciones del Prof. E. 13 [ed. E. s. (ed.

en quien me he complacido. Comienza aquí el misterio profético de Jesús en la línea del Siervo de . allí fue donde tuvo la experiencia de Dios que marcaría su predicación. El texto de Marcos habla de esa experiencia extraña que tuvo Jesús: los cielos se abrieron y vio que el Espíritu de Dios descendía sobre él «como una paloma» y escuchó una voz que decía desde el cielo: «tú eres mi Hijo amado» (Mc 1. 9-10). aproximación histórica (PPC) José Antonio Pagola Decía J.. Jesús puede ser muy divinizado. Jesús era un profeta itinerante que atrae por la fuerza de su persona y la originalidad de su mensaje. económico y religioso de la época de Jesús. Dios viene como Padre a dar una vida digna a todos los hombres. que se acerca a los últimos. Pagola en una entrevista concedida al Diario Vasco (16-10-07) que a él le interesa Jesús porque es el hombre compasivo. que en otra Teofanía (la de la Transfiguración) hay testigos de la misma voz del Padre. en ti me complazco» (Mt 1. pero entonces se nos queda muy lejos». Pero Pagola lo reduce todo a una "experiencia". 7). El Bautista. olvidando que aquí tiene lugar una Teofanía que proclama la identidad de Jesús y su misión. seguiremos la búsqueda de Pagola preguntándonos qué piensa de Jesús: ¿es un profeta itinerante que nos habla de Dios como Padre o el Hijo de Dios en persona? Y lo haremos entrando en los temas decisivos de su teología y dialogando con él. 1: se pide al Dios del cielo que se rasguen los cielos y baje. no es el Dios del juicio.El bautismo de Jesús Cuando Jesús sale de su entorno de Nazaret va a al encuentro de Juan Bautista que había comenzado un movimiento de conversión y penitencia en el desierto. 16 – 18). por consiguiente. Todo el pueblo ha de convertirse a Dios. A. Y así trata de recuperar a Jesús en su atractivo personal. sobre Cristo el Espíritu que va a enviarlo a su misión de redención. Estos elementos indudablemente pueden ser literarios. Pedro recuerda que «nosotros mismos escuchamos la voz venida del cielo. Ese es el Reino de Dios que ha llegado. 11) que es eco fiel de aquella frase sobre el sie rvo de Yahvé: «He aquí mi Siervo… mi elegido. el único que a él le interesa. sino el Dios de la salvación. Ahora desciende. intenta convertir a su pueblo del pecado y de la rebeldía contra Dios. Dice Pagola que indudablemente en este texto encontramos elementos literarios en la narración de esta escena (305). en él he puesto mi Espíritu». en la literatura rabínica. que. Pero fue en ese momento cuando experimentó un giro total en su vida. Es una escena que en su conjunto presenta la identidad de Jesús como Hijo y su misión de redención. Su lenguaje es directo y sugerente. que busca la dignidad de la mujer. que se trata de una obra ambiciosa. Quizá sea esta voz el elemento nuclearmente histórico de la Teofanía si tenemos en cuenta. La paloma por su parte nos recuerda al Espíritu que aleteaba sobre las aguas de la primera creación (Gn 1. dada la imagen de Dios como juez que posee. 4-11). «Los rasgos más importantes de su perfil retratan a un hombre compasivo. estando con él (con Jesús) en el monte santo» (2 Pe 1. Esta es la búsqueda que hace Pagola de Jesús. le llevará a confesar que «en ningún momento manifiesta Jesús pretensión alguna de ser Dios: ni Jesús ni sus seguidores en vida de él utilizaron el título de "Hijo de Dios" para confesar su condición divina» (379). El abrirse de los cielos parece inspirarse en Is 64.Jesús. ha cargado en sus espaldas nuestros crímenes y que por su sufrimiento obtendrá el perdón para los muchos (todos) (Is 53. Las palabras de la Teofanía presentan a Jesús como el verdadero Siervo enviado por Dios. Así pues. El núcleo histórico es la voz del Padre (bat quol: el eco de la voz) que. impide llegar hasta el Jesús concreto. Esta interpretación la desarrolla todavía más Juan al presentar a Cristo como «el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo» (Jn 1. Efectivamente leyendo el texto encontramos ciertos elementos literarios. 1. por analogía. A la verdad. llamándole al volver a la Alianza. Dice en la misma entrevista mencionada que «una predicación que subraye lo doctrinal de una manera fría y encierre a Jesús en una doctrina muy sublime pero muy abstracta.36). La condición de Jesús como siervo que carga con los pecados de los hombres es algo que también aparece en la Teofanía: «tú eres mi Hijo amado. que se interesó sobre todo por la salud de la gente (algunos dicen que fue un terapeuta religioso). inocente. 29. Y en ese ambiente espera un personaje que ha de venir y que bautizará con fuego (Mc 1. y que frente a una visión legalista introduce la compasión como criterio de actuación». Su método le lleva a rehacer la experiencia de aquel mundo en el que vivía Jesús y a comunicarnos la experiencia misma que Jesús vivió. se consideraba como la fórmula de manifestación de la voluntad divina en tiempos en los que Dios ya no enviaba profetas. No se puede negar que el autor en este sentido posee una enrome erudición. un defensor de los últimos. Y esta búsqueda del Jesús real. 2) apareciendo aquí en el preludio de la nueva creación. Experimentó la irrupción definitiva de Dios en la historia. La escena de Cristo solidario con los pecadores que van a bautizarse evoca la imagen del Siervo de Yahvé. que conoce a la perfección el ambiente cultural. Jesús acudió allí y se hizo bautizar por el Bautista.

los cojos andan. los pobres son evangelizados» (Lc 7. el castigo del infierno es para aquellos que desprecian el amor del Padre renunciando a la conversión y a la gracia que se les da (Mt 11.La llegada del Reino Nadie discute hoy en día que Jesucristo predicó como argumento central la llegada del Reino de Dios. 29. Y esto entra en contraposición con la idea que tienen los fariseos que pensaban que la justicia (salvación-santidad) la lograban ellos con el cumplimiento exacto de la ley y excluían de la salvación a los que no la cumplían como ellos. Mt 19. Eso es el Reino (101). . 5. Pero aquí el Reino no aparece de forma espectacular. sacar del abatimiento. Se condenan aquellos que se cierran obstinadamente a la invitación misericordiosa de Dios (Jn 3. pero no proclamando la identidad del enviado en estos términos: «Tú eres mi Hijo amado». el Reino es una fuerza liberadora que trata de curar el sufrimiento.. Y el Reino tiene dos dimensiones (como la gracia): por un lado nos hace hijos en Cristo y. Hijo único ya que es el único heredero. Jesús tiene conciencia de que ha llegado el acontecimiento preparado por Dios en la historia de Israel: «el tiempo se ha cumplido». Y las cosas tienen que cambiar. los leprosos son curados. Za 12. Mc 10. 20-29) porque los que se obstinan en no creer. morirán en su pecado (Jn 8. Pues bien. 12.10). un texto que hablaba de la llegada del Reino. ha recibido el Reino. Cristo en persona es la salvación. 2.Yahvé pero Dios no llama a ningún profeta Hijo querido. sino que por su lógica interna ha de suprimir la injusticia y ha de preocuparse por la salud social de los hombres. En toda misión puramente profética aparece Dios enviando: «Yo te envío». E implica una nueva noción de Dios: Dios es Padre. del sufrimiento y de la muerte. 1-2. quien se convierte a él. Se trata de su método que irá reduciendo siempre todo lo trascendente a una pura experiencia interior desde una interpretación de la Escritura que no deja de ser sesgada y tendenciosa. También se salvan los recaudadores de impuestos (decían los fariseos que ni Dios mismo los podría salvar). entre seguir a Cristo o aceptar el Reino (Lc 18. Sin embargo. 16-21. si tenemos en cuenta que el mismo Marcos habla del Hijo «amado» que el Padre envía a su viña (Mc 12. predicación y milagros ha llegado definitivamente el Reino: «decid a Juan: los ciegos ven. Jesús proclama la salvación de Dios curando. «El Reino de Dios ha llegado.12. sanar la religión. 24) y no quieren cambiar de vida. 21). el término de amado (agápetos) en la traducción de los LXX aparece siete veces con el sentido de Hijo único (Gn 22. 22-23. Jr 6. Hay una idea en Orígenes que expresa esto con exactitud: Cristo es la autobasileia es decir. Lo dijo en su pueblo comentando a Is 61. Mt 11. Comienza así el ministerio profético de Jesús. La escena proclama por tanto la identidad de Jesús y manifiesta su consagración por el Espíritu y su misión redentora en la línea del Siervo. Viene Cristo y en la parábola del hijo pródigo nos habla del Padre que goza perdonando y que escandaliza al hermano mayor que representa al fariseo. la enfermedad y la pobreza. Dios es amigo de la vida y quiere generar una sociedad más saludable: curar. El Padre ama independientemente de los méritos que uno tenga. lo cual tiene un sentido trascendente como Hijo único. En la parábola del fariseo y del publicano. 29. Éste es el Padre de Cristo. Hay una equivalencia constante entre entregarlo todo por Cristo o por causa del Reino. Ahora bien. convertíos» (Mc 1. Quien le acoge a él. 29). El Reino de Dios se identifica personalmente con el mismo Jesús. El enemigo a combatir es el mal que reina en el mundo. 5). Creo que habría que decir en consecuencia que el primer mandamiento es dejarse amar por Dios. el publicano no podía presentar méritos como el fariseo. Al Reino se entra por tanto por la conversión y la fe. Dios ama a las personas independientemente de sus méritos. 6). él mismo es el Reino en persona. nos libera del pecado. los que se burlan de ese amor misericordioso de Dios. Pagola se rebela contra los que hacen del Reino de Dios algo privado y espiritual que se produce en lo íntimo de la persona cuando se abre al amor de Dios (95). Y lógicamente. a los pecadores. En el mundo judío se esperaba un Reino que tendría como fin el sometimiento de todos los pueblos a la voluntad de Yahvé (el reinado de Dios). 9-14) y por ello salió justificado del templo. pero pide perdón (Lc 18. Am 5. Y anotó: «esta Escritura que acabáis de oír se ha cumplido hoy» (Lc 4. para que los hombres recuperen su dignidad. Pero Jesús tiene conciencia de que con él ha llegado el Reino. y al mismo tiempo el triunfo de Israel. el Reino se reduce exclusivamente a última dimensión. El Reino se manifiesta en su predicación y en sus milagros. en esta primera escena que comenta Pagola todo queda reducido a una "experiencia". Con su llegada. 15). Aquí se habla del Hijo y del Hijo amado. 10.21-24). recaudadores de impuestos y prostitutas. Dios viene para suprimir la miseria. No. 7). el Reino no puede limitarse a la dimensión interior de la gracia. 26. por otro. liberar del mal. Pero ha quedado rota la lógica del fariseo. porque es un Dios que goza perdonando: «hay más alegría en el cielo por un pecador arrepentido que por noventa y nueve que no necesitan de arrepentimiento» (Lc 15. Dios no tolera el sufrimiento de los pobres.16. Lo hacía en el campo y en las sinagogas. Dios goza perdonando. los muertos resucitan. para Pagola. 2. Por otro lado.

Y dice Pagola que el padre interrumpió la confesión de su hijo (130) cuando en realidad esa confesión de arrepentimiento el hijo la había dicho cuando estaba todavía lejos de casa. Su actuación terapéutica no sigue los caminos de la ley: definir la culpa. . Recuerda Pagola que Dios acoge a publicanos y pecadores sin condición ninguna (199). la tergiversa al olvidar que el hijo vuelve arrepentido: «Padre. pero a un hijo que ha vuelto arrepentido. Pero es también cierto que a la adúltera le perdona Jesús y le dice: «vete y no peques más» (Jn 8. Por lo tanto cabe acogerse a su misericordia sin un compromiso de cambio.46). que su misericordia ha irrumpido ya en la vida.Como vemos. Olvida Pagola que el Reino se identifica con la persona de Cristo. Pero al meditar sobre la parábola del hijo pródigo (127 y ss. Sólo se condena el que no se acoge a su misericordia.El perdón de Dios Pagola sigue explicando que Dios es bueno. regala el perdón de Dios y confía en su misericordia. Cristo vendrá «en su gloria acompañado de todos sus ángeles… Serán congregadas delante de él todas las naciones. aunque entregue todos mis bienes a los demás. Hablando del Reino. sencillamente los acoge como amigo. Dios es un amigo que ofrece su amistad. Y olvida también que el Reino nace en nosotros por la conversión a la persona de Cristo. pero que el Reino se pueda reducir a eso es algo que nadie puede aceptar. Se tergiversa el Evangelio cuando se dice que Dios perdona sin conversión. Jesús acoge a los pecadores tal como son. porque de admitirlo sería confesar la divinidad de Cristo. 3. Se acerca. y así poco a poco se despierta en el pecador el sentido de su dignidad. nunca habla de la gracia. Jesús comparte mesa con ellos y se sienten acogidos por Dios y así se va despertando en ellos el sentido de su propia dignidad. En la parábola hay conversión. llamar al arrepentimiento. sería un autoengaño. pecadores y justos.32. Pero eso no se lo dice al otro ladrón que no le pide perdón. 21). he pecado contra el cielo y contra ti. Padre!» (Rom 8. y los que hayan hecho el mal. lograr el cambio y ofrecer un perdón condicionado a una respuesta posterior positiva. 31. Y no podemos olvidar que Jesús aparece en los Evangelios como juez. Jesús plantea todo de manera diferente: a todos se les ofrece el Reino de Dios. que sabrá recuperar a sus hijos e hijas perdidos. A todos se les ofrece el Reino. como el pastor separa a las ovejas de las cabras. Es cierto que Jesús come con los pecadores y que les lleva el anuncio de que Dios Padre les sana. Pero ¿cómo Cristo puede divinizarnos si no es Dios? Pagola olvida en consecuencia la dimensión sobrenatural del Reino. Trátame como a uno de tus jornaleros» (Lc 15. sino como un padre que busca recuperar a sus hijos perdidos. Cristo ha dado su vida para que recibamos la filiación adoptiva (Gal 4. pero no se da ninguna declaración. El publicano salió justificado porque pidió perdón. Ahí está tambi én la parábola del fariseo y el publicano. Pondrá a las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda… E irán estos al castigo eterno y los justos a una vida eterna» (Mt 25. Solo así el padre puede hacer fiesta.. Nadie ha realizado en esta tierra un signo más cargado de esperanza. Pagola quiere decir que Dios perdona sin condiciones. Desde la compasión de Dios. que su bondad lo llena todo. sin el compromiso de una respuesta posterior positiva. no les absuelve de sus pecados. Pagola reduce el Reino a su dimensión social (que la tiene) pero olvida que cuando San Pablo dice que. Pagola escatima siempre la existencia del infierno y así olvida la parábola en la que uno de los últimos invitados fue echado fuera a las tinieblas porque no llevaba el traje de boda (la gracia) (Mt 23. Ya no hay justos con derechos frente a pecadores sin derechos. 19). Los pecadores pueden abrirse al perdón de Dios y cambiar. Si no. Jesús sigue los caminos del Reino: ofrece acogida y amistad. Al buen ladrón le perdona porque ha pedido perdón y le dice: «hoy estarás conmigo en el paraíso» (Lc 23.7). Hablando de la última hora dice Jesús: «ha llegado la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz y los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida. un signo más gratuito y más absoluto del perdón de Dios. Dios perdona sí. para la condenación» (Jn 5. ante el abismo insondable del perdón de Dios. y él separará a los unos de lo s otros. otra cosa es decir que el Padre goza perdonando: «hay más alegría en el cielo por un pecador arrepentido que por noventa y nueve que no necesitan de arrepentimiento» (Lc 15. Jesús sitúa a todos. Para hacer una revolución que busque la dignidad del hombre no es preciso ser cristiano. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo. Que el Reino tiene que cambiar la sociedad es algo de lo que nadie puede dudar. Si uno se preocupa por curar el mal de la sociedad y vive en pecado no pertenece al Reino. 13). pecadores. les acoge e inicia con ellos un camino hacia Dios que solo se sostiene en su compasión infinita. 3). Entonces. Pero ¿qué arrepentimiento es ese? ¿Cómo se puede acoger la misericordia de Dios sin arrepentirse y hacer el propósito de cambiar de vida? ¿Hay aquí un cierto sabor luterano? El hijo pródigo no volverá a hacer lo que hizo. 28-29). Si no entiendo mal. En el Antiguo Testamento se perdona a los que previamente se han arrepentido.). Jesús no exige un arrepentimiento previo. Él dice que no se produce el Reino por una adhesión explícita a Jesús sino por ayudar a los necesitados (193). si no tengo caridad de nada me sirve (1 Cor 13. 15). 5). Sería traicionar la esencia del cristianismo. de modo que no habla de la filiación adoptiva que produce el Espíritu en nosotros que nos hace exclamar: «¡Abba. basta con los principios de la Ilustración. sólo quedan excluidos quienes no se acogen a su misericordia» (208). Se trata de un perdón no condicionado al arrepentimiento: «Este perdón que ofrece Jesús no tiene condiciones. 11). Jesús enseña que Dios sale hacia el pecador no como juez que dicta sentencia.

etc. 4. mantenía que los milagros de la naturaleza (multiplicación de los panes. Él no habla de milagros. si en Sodoma y en Gomorra se hubieran hecho los milagros que yo he realizado ante vosotras. el que me ha curado viene de Dios» (Jn 9. arranca a los enfermos del aislamiento y de la desesperanza y es esa confianza en Dios que Jesús transmite la que cura (167). como en el caso de los leprosos. La fe pertenece. pero apostilla Pagola que no es esta la actitud de acogida que Jesús tuvo con los pecadores (206) para terminar diciendo que no se puede asegurar la historicidad de este relato. 37-38). 24).Los milagros de Cristo Pagola no utiliza nunca el término de milagros al hablar de las curaciones de Jesús. 32-33). ¿en qué consisten sus curaciones? Cristo. por lo tanto. ay de ti Betsaida. con ellas. ¿cómo resucitar a la hija de Jairo o a Lázaro. La verdad es que el texto todavía dice más. infundiéndoles confianza? Pero. sino para curar a los hombres librándolos de su sufrimiento (174-175). Ahora bien. Y Nicodemo dice a Jesús: «Maestro. la explicación de Pagola resulta ridícula.. . Cristo destroza (y en esto tiene razón Pagola) todos los tabúes. lo que he encontrado han sido prejuicios que en último término vienen del protestantismo. Por lo demás. Cuando en un enfermo se despierta la confianza. pero ahora las han visto y nos odian a mí y a mi Padre» (Jn 15. 5) y dice que Jesús aquí otorga en nombre de Dios el perdón-absolución. Aquellas gentes creían en la posesión diabólica. 23). ya que solo Dios puede perdonar los pecados. Es la fe la que despierta las posibilidades desconocidas. Personalmente nunca he encontrado una razón para dudar de la historicidad y del valor apologético de los milagros. En realidad lo que Cristo hace es curar por la fuerza de su palabra y los gestos de sus manos: toca y transmite confianza (166) y así Cristo suscita la confianza en Dios.Por fin hay un comentario de Pagola a un texto importante en el que Jesús perdona los pecados de un paralítico (Mc 2. recurriré a mi Biblia (hace tiempo que pienso que poseo una Biblia diferente) y en la cual Jesús dice: «si no me creéis a mí por lo que yo os digo. Y lógicamente el Reino de Dios tiene que curar el mal que se manifiesta de este mundo. sabemos que vienes de Dios porque nadie puede hacer las obras que tú haces» (Jn 3. «Su poder para despertar energías desconocidas en el ser humano creaba las condiciones que hacían posible la recuperación de la salud» (165). Jesús realiza también exorcismos. Jesús perdona al paralítico en su nombre. prefiere hablar de curaciones. Pagola responde diciendo que probablemente no es auténtico. el cual no sabe integrar la razón en el marco de la fe. en todo caso. pero «la posesión era una compleja estrategia utilizada de manera enfermiza por personas oprimidas para defenderse de una situación insoportable» (170). Ya en su primera obra de cristología (Jesús de Nazaret. como lo está en el sentido común del ciego de nacimiento: «jamás se ha oído decir que nadie le haya dado la vista a un ciego de nacimiento. También otros profetas como Eliseo y Elías las habían hecho. por tanto. ¿Cómo pudo infundir confianza a la hija de la cananea a la que no vio y que se encontraba a muchos kilómetros? O. en el que se acusa a Jesús de blasfemo. al mismo proceso de curación. caminar sobre las aguas. se realiza la conversión.) tenían pocas garantías de historicidad (274-275). si me permite Pagola. no en nombre de Dios. y Jesús las hace como signo de la llegada del Reino de Dios. que llevaba cuatro días muerto y olía. Lo que a Dios le preocupa es el sufrimiento de la gente y así Jesús proclama el Reino de Dios curando. Y es que vuelve a cercenar todo aquello que no encaja en su visión apriórica de Cristo. hace tiempo que se habrían convertido» (Mt 11. la enfermedad suponía una exclusión de la sociedad. no tendrían pecado. «Si yo no hubiera hecho obras que no ha hecho ningún otro. Además. no lo podría inventar la comunidad primitiva (criterio de discontinuidad). Se la suponía como un castigo de Dios por pecado o infidelidad. Cuando un texto habla claramente de su divinidad. lo cual implica su divinidad. lo que no se puede afirmar es lo que dice Pagola al afirmar que Jesús no iba por los caminos de Galilea para convertir a los pecadores. no son pruebas del poder de Dios. En esta obra silencia totalmente dichos milagros. Pero el hecho es que este relato. apareciendo así como juez. Era una forma enfermiza de rebelarse contra el sometimiento romano y el dominio de los poderosos (170). Jesús busca con sus milagros justamente la conversión: «ay de ti Corazoaín. Pues bien. quiere mostrar el amor compasivo del Padre. San Sebastián 1981). Ahí está la divinidad de Cristo. 2). algo que calla Pagola. Los milagros. Ahí está por tanto el sentido apologético de los milagros. en todo caso. La dimensión salvífica y la apologética van siempre unidas en los milagros de Cristo. creedme al menos por las obras que yo hago y sabréis que yo estoy en el Padre y el Padre en mí» (Jn 10. Jesús trabajaba en el corazón de los enfermos para que confiaran en Dios (167).

siendo hombre. mejor se realiza el Reino de Dios» (324). En Mc 12. En vano se acudirá a Heb 12. ¿Cómo pudo hacer eso la Iglesia cuando nunca utilizó ni entendió este título? Nunca la Iglesia primitiva le llamó a Jesús Hijo del Hombre. del sábado y del templo. no encontrará ni un solo texto en el que se diga que Cristo creía en Dios. que no ha quitado de ella ningún precepto. En ella Jesús se presenta como el Hijo único en Jerusalén y pocos días antes de su muerte.28. 2 que dice que Cristo «inicia y consuma la fe». 18. El Dios de Jesucristo es el Dios de Israel que ahora ha descubierto como Padre compasivo a partir de la experiencia del bautismo. Guardini. Dios está en el centro de su vida (303) y así Pagola pone como título del capítulo once «Creyente fiel». Tiene incluso la pretensión de perdonar los pecados en su propio nombre. 46). Moisés. cuando uno busca en la Biblia. Esta parábola la proclamó Jesucristo para hacer comprender la magnitud del crimen que iban a cometer matándole a él: matándole a él no matan a un profeta más (los siervos) sino al Hijo único. de forma implícita. Cuando se pone como centro de la fe y la salvación en logia como: «el que busque su vida la perderá. 11: «nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto. Cristo. 9-14) que presenta al Hijo del Hombre como Mesías (tiene la misión de reunir a los hijos del Altísimo) pero como un Mesías trascendente que no viene del mar como los Reinos humanos sino del cielo. se salvará» (Mt 10. Jesús.58). Y fue acusado de blasfemo. «Cuanto mejor vive la gente. Neusner que cuenta a otro rabino que Jesús mantiene la ley.5. Jesucristo se presentó también como Hijo de Dios en un sentido divino. Colmad también vosotros la medida de vuestros padres».La identidad de Cristo Ya al principio hemos traído las palabras de Pagola en las que dice que Jesús nunca tuvo la pretensión de ser Dios. etc. en La esencia del cristianismo (Madrid 1984) ha hecho una reflexión profunda sobre todos estos logia destacando que Jesucristo hace lo que ningún otro fundador de religión se atrevió a hacer: ponerse como centro de la vida religiosa y pedir para sí mismo la misma fe que solo Dios puede pedir. Son numerosos los textos en los que Cristo dice. El P. Reza la Shemá dos veces al día como hacía todo judío. «Si no creéis que yo soy. En efecto. pero que se ha colocado como centro. por encima de la ley. Jesucristo se muestra como Dios cuando afirma de sí mismo que es el Hijo del Hombre que viene sobre las nubes del cielo (Mt 26. Ratzinger en su reciente libro Jesús de Nazaret. Pero es el caso que. 30 donde Jesús dice a los fariseos: «vosotros decís que. al buscar ejemplos de fe en Abrahán. Jesús se identifica con el Reino como ya hemos visto: la salvación está en su persona. El caso es que. que no dedica un capítulo a estudiar este título y al que dedica un pequeño párrafo. Ahora Cristo ha descubierto al Padre en su bondad. «Y seréis aborrecidos todos por causa de mi nombre. La prueba de que en esta carta Cristo no tiene fe es que su autor. Nada de esto ha sido analizado a fondo por Pagola que incluso olvida textos en los que Cristo es acusado como blasfemo por pretender el nombre de Dios: «Yo soy» (Jn 8. se presenta como Dios constantemente. Son muchos los textos que podríamos presentar aquí y que hemos estudiado en nuestra obra Señor y Cristo (Palabra. no era algo central. tiene exigencias para mí que solo Dios las puede tener. En el Nuevo Testamento el modelo de fe es María.. fue utilizado por Cristo de forma exclusiva. dice. te haces a ti mismo Dios» (Jn 10. es preexistente y comparte el poder del Anciano de días (Dios). 39). La perspectiva del Evangelio de Juan es esta: solo Cristo ve al Padre y da testimonio de lo que ve (Jn 1. si hubierais vivido en el tiempo de vuestros padres no habríais matado a los profetas. 64) asumiendo la visión de Daniel (7. pretenda que lo que ha ocurrido es que Jesús entendió Hijo del Hombre en un sentido vulgar (un hombre) y que la Iglesia lo transformó en título divino a la luz de Dn 7. 9-14 (452-453). Iglesias en su Nuevo Testamento. 33). el que persevere hasta el final. recuerda la historia del rabino J. Este título que Jesús usa unas ochenta veces y que aparece en todas las fuentes que componen los Evangelios. 18-22). recuerda que Cristo es el iniciador y perfeccionador de nuestra fe porque de principio a fin nuestra fe depende de él. . Esto es lo que me impide ser cristiano. Madrid 2005). idea repetida en toda la carta. para él. como en Jn 3. ¿Cómo puede tener fe alguien que pide una fe divina hacia su propia persona? He aquí de nuevo la divinidad de Jesucristo. 24). Jesús es un hombre que ha tenido una experiencia singular de Dios como Padre. con lo cual estáis atestiguando que sois hijos de los que mataron a los profetas. Por ello resulta cómico que Pagola. Juan en que los judíos le dicen: «no queremos apedrearte por ninguna obra humana sino por una blasfemia y porque tú. Me limito a citar uno. moriréis en vuestros pecados» (Jn 8. Hay un texto en el evangelio de S. no Cristo. al mismo tiempo. Hoy en día se suele hablar mucho de la fe de Cristo. pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio». Pagola no utiliza un método que hoy en día se ha mostrado muy eficaz a la hora de estudiar la divinidad de Cristo: la cristología implícita. Le llama Abba (Papá). no pone a Cristo como modelo de fe. Y si se coloca sistemáticamente por encima de la ley. creed también en mí» (Jn 14. es porque tiene conciencia de ser Dios. Lo vemos también en Mt 23. Pero la denominación como Padre que existía en el Antiguo Testamento respecto de Israel y del rey. J. el que la pierda por mí la encontrará» (Mt 10. Esto es el Reino de Dios. Aun hoy en día no tenemos en la liturgia ni una sola oración que se dirija a Cristo como Hijo del Hombre. son incontables los textos en los que Cristo pide para su persona la misma fe que para el Padre: «creéis en Dios. 6. Él es bueno con todos y perdona a todos. Y nadie queda excluido del Reino. 24. 1). 1-9 tenemos la parábola de los viñadores.

como bien nota el P. el Hijo de Dios en un sentido único. es el verdadero Templo presente ahora en la Eucaristía. . dado que un judío puede entender que el Mesías sea Hijo de Dios en un sentido adoptivo. Y efectivamente Jesús es el Hijo. Y así Pagola que busca olvidar la condena de Jesús como blasfemo. Y en este sentido Pagola olvida algo de suma trascendencia en el Evangelio de Juan: que Cristo predijo la destrucción del templo y dijo que lo levantaría en tres días. La actuación de Jesús fue. aún siendo de condición divina. No podemos ver el pecado como una ofensa a Dios sino en la gente que está muriendo de hambre. en este caso. porque supondría que habría afirmado su divinidad. 27 leemos: «Padre. tuvo lugar en el edificio del tribunal. Y afirma que Jesús es verdadero hombre y verdadero Dios. La Misná prohibía en efecto las reuniones del Sanedrín por la noche. No se trata. eres enemigo del César» (Jn 19. que dijo ser mayor que el templo. Y Pilato condenó a Cristo por cobardía. Ahora bien. 6-8 que Cristo.. La Shekinah Yahvé ya no está en Jerusalén. Era un desafío para la aristocracia del templo. 36). Me parece todo ello muy acertado. 160) Mateo unifica dos reuniones: la nocturna ante Anás (Jn 18. Pues bien. Dios ha mostrado que estaba con el Crucificado. 12). El Padre no busca la muerte ignominiosa de su Hijo. Lo que no dice Pagola es que Jesús sea Dios. El Padre no exige una reparación. 21) que. Sólo citaré tres textos de los muchos que aparecen. lo más querido de Dios. Pero el título de Hijo del Hombre en boca de Jesús no puede provenir de la comunidad primitiva porque nunca designaba así a Jesús. En todo caso. Y por eso la condena de Caifás: «ha blasfemado». se rebajó obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. sino a entregarse totalmente por el Reino de Dios (350). fue condenado por blasfemo. Pagola dirá que la denominación de Dios como Padre en el Antiguo Testamento se daba en un sentido adoptivo. Y responde Jesús: «sí. son sinónimos. 39). tiene una razón de peso para quitarse a Jesús de encima. No le quería condenar y buscó la baza de Barrabás que no le salió bien. episodio de una significación primordial para la clase sacerdotal. sino una expresión de la fe de la Iglesia (376). Lucas especifica que se reunieron en el Sanedrín «en cuanto se hizo de día». dice Pagola que Dios está presente en Jesús. por tanto. Y anota la Biblia de Jerusalén que. El Padre y el Hijo en la crucifixión están unidos enfrentándose juntos al mal hasta las últimas consecuencias. Pagola olvida también que Jesucristo. Pues bien. Jesús murió como vivió. Son muchos más los textos que podríamos haber citado. pues. pero mi Reino no es de este mundo» (Jn 18. Ahora todo está claro para Caifás. 6.En el Evangelio de Juan el título de Hijo de Dios en un sentido divino aparece también constantemente. en la Resurrección. Cristo pide al Padre en el huerto que le aparte el cáliz de la Pasión y añade: «pero no se haga mi voluntad sino la tuya» (Mt 26. nos viene a explicar que la reunión del Sanedrín no tuvo lugar (377). acomodada y privilegiada que vivía del templo y lo hacía en connivencia con Roma. Leemos también en Flp 2. está en cualquier sagrario de nuestras iglesias. Si nos damos cuenta. Pagola continúa diciendo que Jesús termina en la cruz no por voluntad del Padre ni por realizar un sacrificio de expiación. Pero los judíos le llevan a Jesús a Pilato porque «se tiene por Hijo de Dios» (Jn 19. Lo que sí ocurrió fue una reunión informal y privada en la casa de Anás. 66). de esta forma desaparece todo el misterio de la redención de Cristo. pero también estaba presente en el profeta por medio de su acción y su palabra. cuando Jesús le dijo que es el Hijo del Hombre que viene sobre la nube. pero para esto he llegado». Jesús.La Pasión Antes de hablar de la Pasión. Ahí le tocaron la fibra: se jugaba su carrera. porque en él está presente el verdadero Dios (460). líbrame de esta hora. A Pilato en la Pasión se le ve dubitativo: «¿pero tú eres rey?». Y menos la condena por parte de Pilato. Él no vino a reparar a un Dios ofendido por el pecado. como sabemos. pero los fariseos que conocían bien a Pilato le dijeron: «si sueltas a ese. Hijo de Dios e Hijo del Hombre no es histórica. ni Jesús ofrece su sangre al Padre sabiendo que le será agradable (440-441). Todo se explica de forma natural. Pero no convence la explicación de la condena de Jesús simplemente por la purificación del templo. un desafío al templo. habría que responder que la combinación de Mesías e Hijo de Dios en la boca de Caifás es lógica. cerca del Templo. además. 13) y la que tuvo lugar de madrugada en el Sanedrín (Lc 22. Esa es la razón de la condena de los judíos: la blasfemia. Mesías e Hijo de Dios. sin duda. Pero el caso es que la Escritura nos dice constantemente que fue voluntad del Padre que Cristo fuera a la cruz. 7). como decía Pagola en la entrevista que ya hemos citado. Y añade Juan: «se refería a su cuerpo resucitado» (Jn 2. le pregunta a Jesús que no tenía apariencia alguna de serlo. Y en la explanada ya no se puede levantar el templo porque está ocupada por dos mezquitas. Iglesias (Nuevo Testamento. que había subvertido el orden social y religioso. El Padre no quiere que maten a su Hijo querido y lo que hace es acompañarlo hasta la cruz. Pagola explica el episodio de la purificación del templo. En Jn 12. está presente en la Eucaristía. de modo que. Nada de sacrificio de expiación. Como vemos. No le queda otro argumento a Pagola que decir que la combinación en el juicio de Jesús de estos tres títulos: Mesías. de un Dios justiciero que no perdona si no se le devuelve el honor ofendido.

La reparación. 615). termina amándole más. que la viste de seda y de joyas y se casa con ella. El lavatorio de los pies se . no tenemos vida en nosotros (Jn 6. Pablo a propósito de la presencia real: que la copa es comunión con la sangre de Cristo y que el pan es comunión con su cuerpo (1 Cor 10. Nuestro Dios no es un Dios abuelo que condesciende con todos los caprichos de sus nietos. era el día de la preparación de la pascua. Pero según el evangelio de Juan (Jn 13. 12). expiación y satisfacción» (n. 397). 1. La datación de Juan pesa lo suyo. Zolli a la fe cristiana.. es corresponder al amor incorrespondido de Dios. es significativo que el mismo Juan Pablo II haya enseñado que el pecado afecta personalmente al Padre aun cuando no le destruya en su ser perfectísimo. 15). Un Dios insensible al pecado no es el Dios cristiano. cena de despedida El tratamiento que hace Pagola del tema de la Eucaristía es verdaderamente decepcionante. 616). Veremos más adelante cómo Cristo hace suyo este sacrificio del Siervo de Yahvé. Una «ruptura de la comunión con Dios» (n. el pecado es ante todo una ofensa a ese Dios amigo y Padre. Por lo tanto muere la tarde del viernes 14. es porque nos ama d e verdad. Tiene un valor de «reparación.¿Que el pecado no es ofensa personal a Dios? Ya en el Antiguo Testamento hay un término para hablar del pecado como zanah (la infidelidad conyugal). Otra página de las más bellas del Antiguo Testamento es la figura del siervo de Yahvé (Is.): el comportamiento de una muchacha abandonada en el campo. como ofensa a Dios. De este personaje se dice que realizó la expiación de los pecados de los muchos (todos). 16) hasta el punto de afirmar que el come el pan o bebe la copa del Señor indignamente se hace reo del cuerpo y de la sangre del Señor (1 Cor 11. como signo de liberación. porque busca nuestra correspondencia. 28. maravillados por la grandeza de su amor. Es la página que convirtió al rabino de Roma E.140. Se trata por tanto de un recuerdo y de una evocación. Ese pan y ese vino les recordará la entrega total de Jesús hasta la muerte y evocará la fiesta final del Reino (367). desnuda y repugnante. como bien dice Jeremías. Así no se hace Teología. Palabra) todas las interpretaciones a las que ha dado lugar este adelantamiento de Juan. También olvida las palabras de Cristo en el evangelio de Juan. Se trata de una cena que hace pensar en el banquete final del Reino. Así dice él que se menciona que la última cena tuvo lugar en Jerusalén. Pero Pagola empieza diciendo que la cena del Señor no fue una cena pascual. cuando afirma que si no comemos la carne del Hijo y no bebemos su sangre. 27). por lo tanto. 1 y ss. Aparece en muchos textos pero sobre todo en una de las páginas más bellas del Antiguo Testamento (Ez 16. 13-15) según la costumbre judía de ceder gratuitamente a los peregrinos ciertos locales. La Comisión Teológica Internacional también se hace eco de que la piedad popular cristiana siempre ha rechazado la idea de un Dios insensible y ha reconocido en él la compasión. Ahora bien. 1. se entregó después a la prostitución. 9. No dice nada de su sentido sacrificial. El Catecismo de la Iglesia presenta el sacrificio de Cristo en la cruz como el sacrificio del Siervo de Yahvé que «se dio a sí mismo en expiación» y por el que satisface al Padre por nuestros pecados (n. una rebelión contra Dios. pues los sinópticos ponen la cena del 14 al 15 de Nisán. 431. cuando los corderos eran inmolados en el templo. Tiene lugar al atardecer. En este sentido. citamos al Nuevo Catecismo. Y en este caso suele ocurrir que cuando se explica a nuestra gente desde la Teología cómo el pecado ofende a Dios.12. 614). Hemos detallado en nuestra obra El misterio eucarístico (Ed. lo decisivo es que Jesús realizó su cena en el marco pascual de la celebración judía. Dada la concepción que tiene de un Dios personal que ha hecho alianza con su pueblo. Es verdad que hay un problema cronológico. pagada de su belleza.17-18. 18. Lo que tiene que hacer un teólogo es comprender. el misterio que en ellos se revela. En ella quiso significar Jesús que su muerte no iba a destruir la muerte de nadie. lo que quiere dar a entender Jesús es que hay que verle en los trozos de ese pan entregado hasta el final.La Eucaristía. 53). ¿Cómo lo va a decir si no admite que la muerte de Cristo lo tuviera? Ni dice nada de lo que afirma S. 397). por consiguiente fue una cena pascual judía y todos los acontecimientos de la Pasión tuvieron lugar del 14 al 15. el Nuevo Catecismo habla también del pecado como de una ofensa personal a Dios (nn. Dice que se trató simplemente de una cena de despedida. 1. de la que se enamora un transeúnte (Dios). 14) Jesús murió el día 14 pues ese día. como anota él. Se utiliza un local prestado (Mc 14. Y es que el pueblo judío no sólo tiene una concepción del pecado en un sentido ético. que su muerte no iba a impedir la llegada del Reino. Y en el momento de partir el pan. sino en un sentido religioso. Por consiguiente Jesús tuvo que adelantar la cena 24 horas.C. pero en todo caso. 7. y sabemos que la fiesta de pascua desde el año 621 a. había dejado de ser una fiesta doméstica para convertirse en una fiesta de peregrinación a Jerusalén. Pero ella.440). 53-54). una desobediencia a Dios y una falta de confianza en su bondad (n. 1. No puede menos de citar en nota las indicaciones de los evangelios que identifican la cena con la pascua judía (Mc 14. recostados y no sentados (así se hacía en la cena pascual. que habla de la expiación por los pecados realizada por un hombre inocente carente de pecado y que no abre la boca para quejarse de su situación. Lc 22. Se trata de un sacrificio por el que se repara nuestra desobediencia (n.29. De momento y como resumen de la fe de la Iglesia sobre este punto. 1. Sobre esto hemos hablado en nuestra cristología (Señor y Cristo).850. reparando nuestra desobediencia. lo que tiene que hacer un teólogo no es eliminar los datos de la Escritura y la Tradición. de modo que Cristo respondió por nosotros. al ocaso del sol (Mc 14. Es el Padre que precisamente sufre porque ama. en la medida de lo posible. algo que se dirige contra el amor de Dios hacia nosotros. Si Dios es sensible al pecado. Por su parte.

Pero puesto que Pagola no quiere reconocer que la Resurrección de Cristo es al mismo tiempo trascendente e histórica. Jn 20. La cena pascual se hacía en memorial de la liberación de Egipto. Por tanto. El verbo que se emplea para hablar de que Jesús se apareció es ophthé. Es también el término que se usa en el famoso logion del rescate: «el Hijo del hombre no ha venido a ser servido. Lo que hizo Cristo en la Eucaristía fue instituir el sacrificio de la nueva y eterna alianza que se iba a sellar con su sangre en la cruz para dejarlo a su Iglesia como memorial de su muerte y Resurrección: «hacedlo en memoria mía pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa. Ahora Cristo nos entrega la Eucaristía como memorial que hace presente la pascua realizada en él por su muerte y Resurrección. Las mismas preposiciones que se emplean en la institución de la Eucaristía üper y peri (a favor de) son características de los sacrificios expiatorios. sino a servir y a dar la vida en rescate de los muchos» (Mt 20. Palabra). La Resurrección de Cristo es trascendente porque con su cuerpo glorioso ha vencido definitivamente a la muerte. Pero se usan también otros verbos como faino y faneroo que significan aparición visible. Todavía hay más: la carta a los Hebreos presenta el sacrificio de Cristo como el verdadero. 28). 26. El vino rojo era el propio de la cena pascual. se ve obligado a explicar que lo que ocurrió fue que los apóstoles tuvieron una "experiencia" de fe de que Jesús vivía.. ¿Por qué? Porque él entiende que todo se reduce a una "experiencia" de fe (así interpreta las apariciones) y lo del sepulcro es una realidad de la que en el fondo se puede prescindir. no puede alcanzar la maravilla de lo que ha hecho en la Eucaristía. 1-14). ¿Por qué en todas partes y sin excepción alguna dejan los cristianos de origen judío de celebrar la pascua judía y se celebra la Eucaristía? Negar el carácter pascual de la Eucaristía porque no se habla de las yerbas amargas como hace Pagola es no tener en cuenta que este relato fundado en Jesús tiene una configuración litúrgica dentro de la cual ya no caben elementos que no han adquirido una significación sacramental. Eso es lo que dicen los textos. Olvida también Pagola el tema de la nueva alianza que justamente hace referencia a la antigua alianza realizada por Moisés en el Antiguo Testamento (Ex 24. negar el sacrificio expiatorio de Cristo es negar toda la carta a los Hebreos. 36. aorísto pasivo que se traduce por «se dejó ver». no ha tenido lugar en la historia. Habría que añadir también el tema del memorial («haced esto en memoria mía») que pertenecía al ambiente de la celebración pascual. Después de cenar no vuelve Jesús a Betania como en las noches anteriores sino que se encamina al huerto de los olivos (era preceptivo pasar esa noche en Jerusalén: Dt 16.explica desde la práctica exigida para poder comer la cena pascual). indicando a favor de quién se hace la expiación. 8. Y así mismo verbos como éste en meso autón: se puso en medio de ellos (Lc 24. El himno que se canta (Mc 14. Se usa este verbo porque es el que usa la traducción Vulgata al hablar de las apariciones de Dios en el Antiguo Testamento. Con ello vemos que Cristo asume la figura y la función del Siervo de Yahvé que se dio a si mismo en expiación por los pecados de la humanidad (Is 53. por el contrario. recurriendo a su fe . 1-8) que se hace justamente con la sangre de animales asperjada sobre una piedra central que es Dios y doce piedras en círculo que recuerdan a las doce tribus de Israel. Y Jesús manda hacer el memorial suyo (zikaron). pero manda la extensión fijada para este trabajo. 19-26). El hecho de que Jesús parta el pan en el curso de la cena («mientras comían»: Mc 14. 7). 18-22) es significativo. porque es una realidad que la trasciende (418). La pascua judía actualizaba el rito de la liberación realizada por Dios en el éxodo (Ex 12. El hecho de haber vino no era habitual y se reservaba para las ocasiones solemnes. Mt 26. 26-29). y después hablan de las apariciones. único y definitivo sacrificio de expiación que ha eliminado a los sacrificios expiatorios que se ofrecían en la fiesta del Yom kippur. Pero se comprende que quien no cree en la divinidad de Jesucristo. Los evangelios presentan en primer lugar el hallazgo del sepulcro vacío que provoca perplejidad y miedo en las mujeres. anunciáis la muerte del Señor hasta que venga» (1 Cor 11. 22-25. Estamos de acuerdo en que no se trata de una Resurrección como la de Lázaro que retorna a la vida terrena y a la muerte. «Los muchos» es el mismo término que usa Cristo en la institución de la Eucaristía (Mc 14. parte de las apariciones para hablar después del sepulcro vacío. Así pues. Y no podemos admitir lo que dice Pagola de que lo del memorial no es aquí histórico porque sin el mandato de la reiteración por parte de Jesús.La Resurrección Me veo obligado a sintetizar más de lo deseado el tema de la Resurrección de la que he hablado con detalle en mi obra Señor y Cristo (Ed. Pero ha dejado huellas en la historia: sepulcro vacío y apariciones. Pagola. Pagola mantiene que la Resurrección es real pero no histórica. el día del perdón. es decir. Mt 26. Se trata de una anticipación sacramental de lo que va a ocurrir de forma cruenta en el misterio de su cruz y su Resurrección. habría sido imposible el desarrollo ulterior de la liturgia eucarística. que tanto interés tiene por la fidelidad histórica. pues una comida ordinaria comenzaba siempre por la fracción misma. la Eucaristía vuelve a ser ahora memorial de la muerte y Resurrección de Cristo. Hemos hablado ya del significado que tiene el texto del Siervo de Yahvé en Is 53 en el que se dice que llevó el pecado de «los muchos» (rabim). Jesús anuncia durante la cena su pasión inminente. 30) era el himno Hallel que se recitaba en la cena pascual. Se habla también de la sangre entregada (didomenon). En la institución de la Eucaristía Cristo se entrega a los suyos ya de forma real por medio de su cuerpo y su sangre. 26). se ve que cambia totalmente el orden histórico de los acontecimientos relativos a la Resurrección. que les confirman en la Resurrección. y sabemos que la explicación de los elementos especiales de la comida era parte integrante del rito pascual. Lo primero que llama la atención cuando se lee a Pagola. 10).

¿Es que acaso Cristo resucitado. no le podía ver aquél que quería. no tiene poder para manifestarse de forma visible? ¿Quiénes somos nosotros para decirle a Dios lo que puede hacer o no? No se puede desligar la Resurrección de la dimensión histórica. echadas. Lo que importa fue que los discípulos de Jesús lo experimentaron como vivo desde la fe. como dice S. ha sido resucitado por Dios» (432). aunque confirmó después su fe por las apariciones. pues los apóstoles no habrían vuelto a la fe sin el encuentro sensible con Jesús (n. lo cual demuestra que junto a la experiencia de fe había una manifestación visible que ahora desaparece. la fe ya empezó con el sepulcro vacío. Ellos estaban escondidos para volver de nuevo a la pesca del Tiberíades. pero se falsifica la Resurrección cuando se la quiere desligar de la historia. Ellos conocían la doctrina de la Resurrección de los cuerpos que aparece en Dn 12. El cristianismo no es una ideología ni una "experiencia" interior. El cristianismo se basa en la historia: en el ver y en el tocar al Verbo de la vida. yacentes. Además una Resurrección. porque comprendió que. Pero. es decir. lo que les dio la fe fueron las apariciones. pero el texto dice que. el crucificado. Dice con toda claridad: «en ningún momento manifestó Jesús pretensión alguna de ser Dios: ni Jesús ni sus seguidores en vida utilizaron el título de "Hijo de Dios" para confesar su condición divina» (379). Por tanto. Hablando Pagola sobre el sepulcro vacío dice: «no sabemos si (Jesús) terminó en una fosa común como tantos de los ajusticiados o si José de Arimatea pudo hacer algo para enterrarlo en un sepulcro de los alrededores» (431). acudir al argumento de que Pablo no habla del sepulcro vacío. 14). era absolutamente inimaginable para los judíos. Por eso dice Juan de si mismo que «vio y creyó» (Jn 20. ¿Que al principio los de Emaús no le reconocieron? No olvidemos que el único que dispone de estas apariciones es Jesús. Es un profeta itinerante que creía en el Dios del Antiguo Testamento y que descubrió su rostro de Padre compasivo. Los mártires macabeos esperaban la Resurrección. Y Jesús fue juzgado legítimamente por el Sanedrín y condenado como blasfemo. para Juan. que acuden corriendo al sepulcro tras el aviso de Magdalena que lo ha encontrado vacío. 25). Pablo se excusa siempre cuando habla de sus "visiones" y no lo hace nunca cuando habla del encuentro con Cristo que le hizo apóstol. cuando murió como mueren todos los crucificados. éste responde diciendo que. Él oyó una voz en la que Cristo se identificaba y le decía lo que tenía que hacer. 643). aunque fuera la del Mesías en medio de la historia. no cree (Jn 21. Por ello dice el Nuevo Catecismo que afirmar que la fe en la Resurrección había surgido de la fe no tiene consistencia alguna (n. 13) que el que muere en el madero es maldito de Dios. Por cierto. pero lo menciona de forma implícita cuando recuerda que fue el sepultado el que resucitó (1 Cor 15. por otro lado. pero para el final de la historia. puesto que seguían atadas pero vacías. como explica el P. No somos los hombres los que disponemos de las apariciones de Cristo. Nadie niega por tanto que la Resurrección de Cristo sea trascendente (no fue como la de Lázaro). 9-23). Si se me permite. Para Pagola Jesús no es Dios. 35). podemos recordar las apariciones de Lourdes: solo Bernardette ve a la Virgen. Y tampoco se puede decir que lo de Pablo fuera una "experiencia". Lo decisivo no es su hallazgo sino la revelación que se hace sobre él: «Jesús de Nazaret. 10). Pero el texto en griego no habla de las vendas en el suelo. 1). 8). no es la llegada de la salvación de Dios que coincide con la persona de Cristo y que nos trae la . mientras que los que la acompañaban no la veían. responden diciendo que no pueden dejar de hablar de lo que han visto y creído (Hech 4. Cuando le dicen a Tomás que lo han visto. esta no es la fe de la Iglesia ni la fe de la Escritura. 20). si se hubiera querido hablar de una "experiencia" de fe.en la fidelidad de Dios (420). 644). Cuando Juan y Pedro se sienten conminados a no hablar de Jesús. Pero el hallazgo del sepulcro vacío no es lo decisivo. Un pequeño detalle: los discípulos de Emaús. Para los discípulos. En todo caso. el teólogo más trascendente y el más realista de los cuatro. refiriéndose ante todo a la Resurrección (Hech 4. sin el relieve del cadáver. el cadáver no había sido robado. S. si no pone sus manos en las llagas. Jesús se hizo invisible ante ellos (afantos egeneto). 1-2 y quizás habían oído hablar de los siete mártires torturados por Antíoco Epifanes (2 Mac 7. Sólo Dios les podía haber revelado algo tan grande e inesperado. Y sin embargo no lo emplean ni una sola vez. El Reino de Dios. ¿Qué "experiencia" de fe podían tener los apóstoles tras la muerte de Jesús. reconocieron a Jesús sólo desde una "experiencia" de fe. dice que le habló en hebreo (Hech 26. Y ellos atribuyeron esa "experiencia" a Dios. Si no habla de él es porque no tuvo la experiencia de su hallazgo. Juan (1 Jn 1. ¿será que la teología moderna vuelve de nuevo al gnosticismo? Conclusión Trataremos de enunciar de forma clara y escueta la conclusión a la que hemos llegado sobre el libro de Pagola: sencillamente. sino aquél que Jesús quería. leeremos que llegó primero Juan y vio las vendas en el suelo y lo mismo le ocurrió a Pedro. los discípulos tenían un término en griego horama (visión interior sobre todo) que podrían haber utilizado para ello. como dicen algunos teólogos. había una aparición visible que no se puede confundir con la "experiencia" de fe. en medio de esa "experiencia". Un pequeño detalle: si nos vamos al hallazgo del sepulcro vacío por parte de Pedro y Juan. Es ridículo. en consecuencia. que es Dios. Él solo dispone de estas apariciones y se aparece a quien quiere. Detengámonos un poco a meditar sobre todo esto. Iglesias en su Nuevo Testamento. como maldito de Dios? Pues dice la Escritura (Gal 3. lo cual les ayudó a interpretar su "experiencia" de Jesús como vivo y resucitado. sino de las vendas que estaban keimena. cuando quiere y como quiere. como en el caso de Lázaro.

La categoría que domina en esta jesuología (que no cristología) es la de una "experiencia" inmanentista sin capacidad de confesar que el Verbo. «No sabemos si (Jesús) terminó en una fosa común como tantos de los ajusticiados o si José de Arimatea pudo hacer algo para enterrarlo en un sepulcro de los alrededores» (431). El hallazgo del sepulcro vacío no es lo decisivo. en la medida en que se abren a su misericordia. como hemos visto. El cristianismo no tendría otra originalidad que habernos descubierto el rostro de Dios como Padre bueno y compasivo por medio de un profeta itinerante llamado Jesús. no van más allá de curaciones que se deben al hecho de que Jesús suscitaba en los hombres el surgir de la fe que despierta capacidades escondidas. El poder de perdonar los pecados no es propio de Cristo sino de Dios. el Reino de Dios es solamente esta dimensión humana y social como liberación del dolor y de la injusticia. Para él. es sencillamente el rechazo que Jesús tuvo por anunciar la bondad misericordiosa de Dios. ha sido resucitado por Dios» (431). un curandero religioso. Jesús anuncia con su cercanía a los pecadores el perdón de Dios. el crucificado. la Resurrección no tiene ninguna dimensión histórica. pero sin la condición y el compromiso de cambiar de vida. segunda persona de la Trinidad. Las curaciones de Cristo (a las que nunca llama milagros) no son tampoco obras que trasciendan la capacidad humana y que puedan probar la divinidad de Jesús. José Antonio Sayés . Todo se reduce a una "experiencia" de fe (así interpreta las apariciones) por la que llegaron los discípulos a creer que Jesús seguía vivo. La Eucaristía es simplemente una cena de despedida en la que se recordará la llegada del Reino y la muerte de Cristo y se evocará la victoria final del Reino.filiación divina y el perdón de los pecados. Nada más. Lo decisivo no es eso sino la revelación que se hace: «Jesús de Nazaret. Y. un Reino que obviamente tiene que luchar también contra el mal y la injusticia. Es un recuerdo y una evocación. En la Pasión de Cristo tampoco ve un misterio de salvación querido por el Padre que envía a su Hijo para que ofrezca su vida para la redención de nuestros pecados. ha entrado verdaderamente en la historia para divinizarnos en Cristo y liberarnos de la esclavitud del pecado y de la muerte de la que no nos podíamos liberar.

han aparecido publicados en la página web de la diócesis de Tarazona diversos escritos contra mi libro « Jesús. a mis seres queridos. Algo que estoy trabajando mucho dentro de mí estos días son los sentimientos hacia quienes me condenan. todo esto me está haciendo bien. Mientras tanto. más que con mis escritos. si quiere sobrevivir entre nosotros.En los primeros días de este nuevo año de 2008. las actitudes y el espíritu de ese querido Jesús en el que se ha encarnado y revelado.‘UNA PALABRA DE ALIENTO’ Comunicado de José Antonio Pagola sobre los escritos contra su libro “Jesús. seguiré empeñado en esta tarea. A algunos los veo desconcertados y apenados. pase de mí este cáliz. Siento que algunos sectores de la Iglesia quieren acallar mi voz y apagarla. 6. pero no deja de ser una aportación modesta dentro de la ingente tarea de conversión que le espera a la Iglesia en los próximos años. constructivas y esperanzadoras. claras. Lo hago con nombres y apellidos. Sufro al vivir en estos momentos una experiencia extraña que nunca antes había conocido. Me purifica. ECLESALIA. estos días voy preparando mi espíritu para responder a tanto ataque y condena. sin saber exactamente cómo caminar hacia un futuro más fiel al Evangelio. escuchando a quienes me ayuden a vivir de manera más evangélica y aportando. Jesús me está llevando a amar cada vez más a la Iglesia. se interesan por mí y sufren conmigo les quiero decir una palabra de aliento. Pocas veces había celebrado la eucaristía tan identificado con ese Jesús «entregado» por los demás. Son cinco firmas diferentes. Pienso de verdad que. Tú sabes que te quiero». Quiero escucharlos sinceramente para ver si me ayudan a ajustar mejor mi mensaje al espíritu del evangelio de Jesús. si es posible. en buena parte. mi imagen o mi prestigio personal. todo esto no me desalienta sino que me estimula. indicando su procedencia). Es fruto muy querido de muchos años de reflexión y meditación. 5. Por fin. Pero no se haga lo que yo quiero. por mi parte. Si acierto a vivirlo desde Jesús. 3. 07/01/08. Quiero encontrar el tono evangélico adecuado y palabras buenas. en el fondo. estoy sufriendo. Perdonad». de cordura humana y de sensatez evangélica en este tipo de conflictos que. Pienso también en lo que pueden sufrir pronto el obispo de Tarazona y quienes me condenan. prejuicios o sentimientos que nunca saldrían del corazón de Jesús. Pocas veces había orado con tanta verdad ciertos salmos. al menos si leen y escuchan lo que se está diciendo contra ellos. ¿Qué importa que me consideren hereje y arriano? Sólo Dios. la gran oportunidad de entregarme totalmente a él y seguirle fielmente hasta donde sea necesario. no estamos caminando hacia la conversión que necesitamos en la Iglesia. mi pequeño «grano de mostaza». el único que puede salvar a nuestra Iglesia. conoce lo que hay en mi corazón. Por ahora. Durante el día. «Padre. Me esforzaré por mostrar mi verdad humana. a mis amigas y amigos. Estoy tratando de vivir todo este proceso desde dentro. Es normal. en estos momentos. Se me parte el alma. A todos los que. Aproximación histórica” JOSÉ ANTONIO PAGOLA SAN SEBASTIÁN (GUIPUZCOA). 7. Creo que. creo que nuestro problema principal no es la precisión teológica en la formulación de la doctrina de la Iglesia. José Antonio Pagola Fiesta de la Epifanía del Señor . «Te seguiré adonde vayas». no saben lo que están haciendo. No quiero dejar entrar en mi corazón reacciones. me obliga a agarrarme a Jesús y me está llevando a identificarme un poco más con él. 4. 2. «Padre. Yo lo quiero vivir tratando de humanizarlo y orientarlo hacia la búsqueda de una Iglesia más fiel al evangelio. alimentando entre nosotros la mutua descalificación y condena. cristiana y teológica con mi vida.. Jesús me está dando fuerzas para amar más a la Iglesia que a mi propia tranquilidad. sino lo que quieres tú»… En fin. en el fondo. 1. Estoy repitiendo mucho el salmo 86: en estos momentos me parece escrito especialmente para mí. al ver sufrir a las hermanas con las que vivo. sospechas. ¿Es necesario este tipo de sufrimiento? ¿Es el sufrimiento exigido por nuestra conversión a Jesús? No lo sé. Lo primero es despertar y potenciar nuestra conversión a Dios. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos. repito esas invocaciones breves que aparecen en los evangelios y que me ayudan a vivir unido a Jesús. esto puede ser una gracia grande para mí. Estoy escuchando desde dentro las palabras de Jesús a sus seguidores: «No juzg uéis a nadie… No condenéis a nadie. cómo lo estoy viviendo y qué está sucediendo. Quiero vivir todo esto desde una actitud de conversión a Dios. siguiendo de cerca los pasos. En Jesús encuentro fuerza y paz. «Señor. Lo importante para mí no es defender mi libro. Lo que busco es que no seamos los teólogos ni los obispos los que cerremos a la gente sencilla las puertas para encontrarse con Jesucristo. a tus manos encomiendo mi espíritu». Por eso. pero repiten al unísono la misma condena utilizando incluso las mismas frases y expresiones. tú lo sabes todo. Con ser muy importante. son muchos los que me preguntan cómo estoy. no me contento con una Iglesia cualquiera. Naturalmente. más llena de su Espíritu. sobre todo. hace daño a la Iglesia. La quiero ver cada día más fiel a Jesús. Por eso rezo por los que me rechazan. Por eso. Sufro. ni cómo explicarles lo que está sucediendo. Aproximación histórica» y contra mi persona. ese Dios encarnado en Jesús. no sé que decirles. Le pido a él que me ayude a poner un poco de luz. hago lo que puedo. Según ellos. Conozco bien los sentimientos de Jesús. A veces. Lo primero que quiero expresaros es que. Como es natural. brotan a causa de la profunda crisis que estamos sufriendo todos.

Lo que busco es que no seamos los teólogos ni la jerarquía los que cerremos a la gente sencilla las puertas para un encuentro vital y renovador con Jesús y con su Evangelio. a quiénes se acerca. A. que había aparecido ya en un espacio de Internet en noviembre de 2007. Vicario de la ciudad de Valladolid. al menos. Perdonad » (Lucas 6. · Preguntas: ¿Por qué omite Sayés a sus lectores mi verdadera motivación? ¿Es ése el camino más adecuado para ayudarles a comprender mi libro? ¿Puede ser éste el mejor punto de partida para intentar un análisis objetivo de mi libro? Ausencia de la benevolencia inicial pedida por el Papa · En el prólogo de su obra teológica (no magisterial) «Jesús de Nazaret». las cuestiones más importantes y decisivas. En cualquier caso. Aunque se trata de cinco textos firmados por autores diferentes. un defensor de los últimos. Esta recomendación del Papa no se .LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES José Antonio Pagola En los primeros días de enero de 2008 en la página web de la diócesis de Tarazona han hecho su aparición diversos textos comentando y juzgando mi libro «Jesús. Al fin y al cabo. PUNTO DE PARTIDA Me parece importante constatar tres hechos que nos permitan aproximarnos al punto de arranque y a la orientación de estos estudios. que busca la dignidad de la mujer. J. Argüello. una breve nota de Luis J. No quiero juzgar a los autores de estos escritos ni a quienes se afanan por difundirlos. «Los rasgos más importantes de su perfil retratan a un hombre compasivo. que se acerca a los últimos. titulada «A propósito del Jesús de Pagola». que busca la dignidad de la mujer». Me limitaré a constatar algunos hechos y a plantear algunas preguntas. 37 – 38). sin la cual no hay comprensión posible» (p. Sólo quiero ayudar a la gente a conocer. estoy descubriendo lo que es el Dios encarnado. sino que se utilizan en diversas ocasiones las mismas expresiones y frases de manera casi literal. que se acerca a los últimos. cómo desenmascara una determinada religión. es un hecho menor e insignificante en la historia de nuestra Iglesia. 1.20). Aproximación histórica» y un extenso trabajo del teólogo José Antonio Sayés. Sayés su trabajo de esta manera: «Decía J. mi disposición ahora y en el futuro va a ser la de estar dispuesto a mejorar mi libro teniendo en cuenta las críticas y sugerencias que se me puedan hacer. Si Jesús es un hombre compasivo. Ratzinger pide con una humildad admirable «a los lectores y lectoras esa benevolencia inicial. frente a una visión legalista introduce la compasión como principio de actuación. Me interesa el hombre en el que Dios se ha encarnado. Este es mi propósito en este escrito. « Un Jesús irreconocible». Pagola en una entrevista concedida al Diario Vasco (16-10-07) que a él le interesa Jesús porque es el hombre compasivo. aproximación histórica» de José Antonio Pagola. Este hecho permite estudiar de manera conjunta su posición. considerando. « Jesús. que se interesó sobre todo por la salud de la gente y que. un escrito de José Rico Pavés. Madrid 2007. En realidad. cómo trata a la mujer. qué critica. No sólo el enfoque y el tratamiento de las diversas cuestiones es prácticamente idéntico. Se trata en concreto de una Carta de Monseñor Demetrio Fernández que lleva como título: «El libro de Pagola hará daño». El obispo de Tarazona los presenta como un conjunto de textos con cuyo contenido se identifica. Omisión de la verdadera intención Pagola · Comienza J. Sayés oculta a sus lectores lo que yo respondo al entrevistador cuando me hace la primera pregunta precisamente sobre qué es lo que me ha impulsado a escribir el libro. las palabras de Sayés son una utilización de lo que yo respondo al entrevistador cuando me hace la tercera pregunta: «¿Cómo era Jesús?». Ésta es la búsqueda que hace Pagola de Jesús». Aproximación histórica». Esto es lo que respondo literalmente: «Lo hice por una exigencia de mi fe en un Dios encarnado. Quiero escuchar en estos momentos la llamada firme de Jesús a sus seguidores: « No juzguéis a nadie… No condenéis a nadie. Lo importante para mí no es defender mi libro. · Lo que dice Pagola. amar y seguir más fielmente a Jesucristo. perfectamente definida dentro del pluralismo teológico actual. lo aprueba y lo recomienda a sus fieles. Me sorprende que haya entre algunos cristianos un deseo muy grande de afirmar la divinidad de Jesús y que luego no se preocupen en absoluto de cómo se ha encarnado». cómo es. Es la única forma que tengo de conocer a Dios. PPC. A. una recensión del teólogo José María Iraburu que titula «Pagola. en realidad en todos ellos resuena una voz análoga y han sido presentados por la diócesis de Tarazona formando un bloque. director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (CEE) con el título.

p. Más tarde añade que «el Jesús de Pagola está lleno de prejuicios modernos. en conferencias. recurriré a mi Biblia (hace tiempo que pienso que poseo una Biblia diferente)». «resulta cómico que Pagola…».47-57. que Pagola «sabe acudir a expresiones que evocan propuestas fundamentales de la doctrina católica para sugerir solapadamente que carecen de fundamento histórico». aclara que se trata de una « aproximación histórica» a Jesús. etc. Pero hemos de agradecer de manera especial las precisiones llevadas a cabo por John. Hijo de Dios hecho hombre por nuestra salvación (cristología). empleado por Sayés. se deba prescindir de la fe). Iraburu dice que Pagola «no cree en la Iglesia».respeta en estos escritos. · Pregunta: ¿Tiene todo esto algo que ver con esa «benevolencia inicial» sin la cual. Siguiendo sobre todo a Meier. precisamente cuando está condenando públicamente lo que él considera graves errores doctrinales de un hermano teólogo: «Por lo demás. «el hombre en e l que Dios se ha encarnado»… Pero son tantas las páginas en las que niega Pagola los fundamentos bíblicos e históricos en los que se apoya la enseñanza de la Iglesia sobre la divinidad de Jesucristo que esas pocas frases no logran hacernos creer que su presentación de Jesús sea conforme con la genuina fe católica. (Evidentemente nunca digo yo que. Iraburu dice: «Tengamos claro desde el principio que Pagola. pide a Dios y a todos los Obispos que «liberen al pueblo cristiano de las tinieblas del error». a través de esta aproximación histórica a Jesús. Por su parte. Meier. Jesús es un hombre». el más eminente investigador católico sobre el Jesús histórico en su obra « Un judío marginal: nueva visión del Jesús histórico». Verbo Divino. LA VERDADERA NATURALEZA DE UN ESTUDIO HISTÓRICO DE JESÚS ¿Cómo se explica que estos autores atribuyan a un libro que. p. a Monseñor Fernández lo que le preocupa es «alertar de los peligros que pueden acechar» a los lectore s y «anima a otros pastores y teólogos. sobre todo a los más sencillo». la explicación de Pagola resulta ridícula». denuncia que «la peligrosidad mayor de las doctrinas de Pagola está en sus frecuentes artículos en diarios y revistas. Este esfuerzo clarificador de Meier ha sido aceptado de manera muy positiva por la mayoría de los exégetas católicos (aunque con algunas matizaciones) y su obra ha sido considerada por Benedicto XVI como «modelo de exégesis histórico-crítica en la que se ponen de manifiesto tanto la importancia como los límites de esta disciplina» (Jesús de Nazaret. Jesús no es Dios». Por eso. Argüello dice: «se debe prescindir de la fe para reconstruir la figura histórica de Jesús. Estella (1998-2003). en varias páginas de Internet. pero tiene el deber de llamar la atención acerca de ciertas proposiciones que no están en conformidad con la doctrina de la Iglesia». a que examinen con atención este libro… que tanto daño puede hacer a nuestros fieles. no hay comprensión posible? El juicio a la persona del autor · La congregación romana para la Doctrina de la Fe suele pronunciarse sobre las proposiciones de un autor. todo un conjunto de doctrinas contrarias a la Iglesia e incluso de herejías? A mi parecer. Cualquier lector medianamente espabilado… sabe distinguir lo que dice un autor y lo que quiere decir». según el Papa. las cosas comienzan a aclararse cuando analizamos en qué consiste la verdadera naturaleza de la investigación histórica sobre Jesús. · Desgraciadamente. Así aparece también en la última Notificación sobre las obras de Jon Sobrino: «La Congregación no pretende juzgar las intenciones subjetivas del Autor. que manifiesta querer escribir desde la Iglesia católica». Es también significativo el lenguaje irónico. Así Rico Pavés afirma que Pagola «se propone solapadamente una revisión integral de la fe». todo el libro es «una presentación de la ideología de Pagola sobre nuestro Señor Jesucristo. que ha fundamentado en el libre examen de las Escrituras y que son inconciliables con la fe católica. De esta manera. Es sencillamente estremecedor sentirse juzgado públicamente así por un teólogo como Iraburu que dice literalmente: «Es cierto que en algunas páginas Pagola dice que «Jesús es la encarnación de Dios». ya no es el libro de Pagola el que hará daño como teme el obispo Fernández. Por eso. desde su mismo título. P. no es esta actitud respetuosa y lúcida de la Congregación Romana la que aparece en estos textos que no diferencian el juicio sobre una proposición determinada y el juicio sobre el autor. sin más pruebas ni argumentos. Pagola «inventa» las verdaderas causas de la condenación a muerte de Jesús. viene a decirnos el autor. sobre la Iglesia y el cristianismo» (Iraburu). para aproximarnos a la figura histórica de Jesús. «si me lo permite Pagola. Así Sayés afirma que «para Pagola. 144). Estos autores no distinguen entre «investigación histórica» y «cristología» Siempre ha buscado la teología católica diferenciar bien el estudio de la dimensión humana de Jesús (jesuología) y el estudio de la fe cristiana en Jesucristo. los investigadores católicos distinguen . Lo iremos comprobando». Es frecuente también ver que se juzgan las supuestas «intenciones subjetivas» de Pagola. «para Pagola. · Pregunta: ¿Es éste el lenguaje y la actitud que hemos de promover en la Iglesia para crear comunión y diálogo en el seguimiento fiel a Jesús? 2. Es Pagola el que resulta «dañino». difunde innumerables doctrinas de teología dogmática y moral. nunca sobre su fe o sus intenciones subjetivas. Por esta vía principalmente es como llega a difundir sus errores a muchísimas personas». sociales y eclesiales». Iraburu.

sin embargo. la encarnación del Verbo. la teología sacramental de la eucaristía… y. seguiremos la búsqueda de Pagola preguntándonos qué piensa de Jesús: ¿es un profeta itinerante que nos habla de Dios como Padre o el Hijo de Dios en persona? Y lo trataremos entrando en los temas decisivos de su teología». Sígueme. me permito citarlos sobre algunas cuestiones: · Sobre la concepción virginal de Jesús: «Por sí sola. partiendo de la base histórico-crítica. es muy importante lo que dice el Papa Juan Pablo II en la presentación del Documento: «La exégesis católica no tiene un método de interpretación propio y exclusivo sino que. en la medida de lo posible. Jesús el profeta de Galilea . tal vez. no sólo no condenados por Roma sino elogiados por el Papa. Nueva visión del Jesús histórico . Salamanca. llevado a cabo según los criterios propuestos por la Pontificia Comisión Bíblica (La interpretación de la Biblia en la Iglesia) en 1993. 2) Gnilka Joachim. Este autor. afirma: «lo que tiene que hacer un teólogo no es eliminar los datos de la Escritura y la Tradición. aprovecha todos los métodos actuales. negación de la Encarnación del Verbo. Sayés plantea su estudio de esta manera: «Así pues. Esta confusión. Recientemente fallecido. Secretariado Trinitario. Trato sencillamente de articular una aproximación histórica a Jesús teniendo en cuenta los criterios emanados de la Pontificia Comisión Bíblica. el valor salvífico de la muerte de Cristo. Verbo Divino. junto a otros muchos. Un judío marginal. buscando en cada uno de ellos la semilla del Verbo» (p. el misterio que en ellos se revela». autor de una producción bíblica de gran calidad. me atribuyen todas las herejías y errores doctrinales que no son expuestos por mí en mi libro de investigación histórica: negación de la divinidad de Jesús. Arrastrados. 3) Schlosser Jacques. Voy a poner cuatro ejemplos de investigadores católicos eminentes cuyas obras se pueden leer en su traducción española y que. en un momento de su estudio. es profesor de exégesis del Nuevo Testamento en la Universidad Católica de Munich. me han servido de referente en mi trabajo: Meier J. al presentar los principios del método histórico-crítico. así como por el . Por una parte. Más tarde. Por otra parte. Así. Salamanca. La aceptación o el rechazo de la doctrina estarán condicionados por las ideas filosóficas y teológicas de que se parta. la investigación histórico-crítica carece simplemente de las fuentes y los medios necesarios para llegar a una conclusión definitiva sobre la historicidad de la concepción virginal como la narran Mateo y Lucas. Esta distinción elemental no es tenida en cuenta por este grupo de autores que exigen de un estudio de «aproximación histórica» a Jesús lo que sólo se ha de pedir a la «cristología». a nadie se le ha ocurrido condenarlos. y la « cristología» que es el tratado de teología dogmática que estudia y expone el contenido de la fe en Jesucristo tal como es confesada por la Iglesia católica. Para que los lectores españoles conozcan la naturaleza de la investigación de estos exégetas católicos eminentes. no opera con la fe cristiana como instrumento de investigación. Este documento. Herder. afirma que «es un método crítico que opera con la ayuda de criterios científicos tan objetivos como sea posible en cada uno de sus pasos» (p. particularmente en los siete concilios ecuménicos de la Iglesia indivisa a lo largo del primer milenio». 4) Barbaglio Giuseppe. Es profesor en la Universidad Católica de Estrasburgo y uno de los más renombrados especialistas en Jesús y en Nuevo Testamento. la Tradición y el Magisterio apostólico han enseñado sobre Jesús hasta hoy». prescindiendo en ella por sistema de todo lo que el Antiguo Testamento.36). Estella. Investigación histórica . Este biblista de fama internacional. Rico Pavés. Barcelona. Jesús de Nazaret. Mensaje e historia .36). Así Iraburu llega a decir como conclusión de su trabajo que «Pagola intenta una aproximación histórica a Jesús. El Papa considera su obra como una de «las más importantes y recientes» sobre Jesús. Lo que dice Pagola En mi libro no pretendo. sin presupuestos filosóficos u otros contrarios a la verdad de nuestra fe. por este error de Sayés. Lo que tiene que hacer un teólogo es comprender. al iniciar su análisis dice: «Mediante el recurso a la investigación histórica. es decir. abril 2001). 2001-2003. 2003. el Nuevo Testamento. Sólo señalo dos. ha sido un eminente especialista italiano.. Jesús hebreo de Galilea. el resto de autores analizan mi libro de investigación histórica como si fuera un tratado de cristología. Madrid.16). Así no se hace Teología. negación del carácter sobrenatural de los milagros. exponer una cristología. negación del carácter redentor de la muerte de Jesús… y otras «innumerables doctrinas de teolog ía dogmática y moral… que son inconciliables con la fe católica» ( Iraburu).hoy claramente entre un «estudio histórico sobre Jesús». Esto explica que nadie haya condenado o atribuido a importantes investigadores católicos de Jesús errores doctrinales o herejías. 2005. Se añade que «es un método analítico que estudia el texto bíblico del mismo modo que todo otro texto de la antigüedad y lo comenta como lenguaje humano» (p. profesor de Nuevo Testamento en la Universidad Católica de Washington ha sido presidente de la Asociación Bíblica Católica norteamericana y es el investigador católico más elogiado por el Papa Benedicto XVI. como es natural. difícil de calificar en un teólogo. Por eso.P. Ninguno de estos autores estudia la divinidad de Jesús. llevando su desconocimiento de lo que es un estudio histórico sobre Jesús hasta extremos sorprendentes. me recrimina que en mi libro «hay un silencio total sobre la reflexión que a lo largo de la historia ha realizado la Iglesia. La interpretación de la Biblia en la Iglesia (PPC. eliminación de la concepción virginal de Jesús. el carácter sobrenatural de los milagros. 1993. Monseñor Fernández. lleva a estos autores a consecuencias increíbles. el autor traza un programa integral de revisión de la enseñanza de la Iglesia sobre Jesús».

peso que se conceda a la enseñanza de la Iglesia» (John P.B. Dice así: «Pagola. puede suceder con la . pues una "aproximación histórica" a Jesús. ¿cómo se explica una condena pública tan rotunda. condenar públicamente un libro. a tres meses de su aparición. sin por ello querer ni poder en modo alguno renunciar a la seriedad histórica» (p. hablando de su libro dice: «Este libro no está escrito en contra de la exégesis moderna . Por último.c. Schlosser.C. La fe cristiana «no puede surgir del mero método histórico». Gnilka. G.11). puede tener graves consecuencias de orden pastoral que los teólogos deberíamos evitar. intenta.247). más allá de la interpretación meramente histórico-crítica. no es deducible históricamente» ( Gnilka. pero tiene sus límites. El acercamiento sociológico (p. No sé si se da cuenta de que lo que él llama «métodos complementarios». Barbaglio. 236). Meier. «La historia de lo fáctico forma parte esencial de la fe cristiana. o. empleando únicamente el método histórico-crítico. haya intentado legitimarse de este modo como profeta o enviado divino» ( Barbaglio. afirmando que «no se atiene a la fe de la Iglesia» y que asoma sobre él «la tentación arriana»? ¿Es éste el camino mejor para orientar evangélicamente a los creyentes? 3. Es lo que. Meier. Nos ha proporcionado una gran cantidad de material y conocimientos a través de los cuáles la figura de Jesús se nos puede hacer presente con una vivacidad y profundidad que hace unas décadas no podíamos ni siquiera imaginar» (p. «La autoridad de la misión de Jesús. que exigen la fe. ésta debe afrontar el método histórico. o.C. Acercamiento por la antropología cultural (57 – 58).33-39). Por eso. entonces. de Roma sobre la exégesis histórica y su valoración. Ratzinger explica humildemente su trabajo. o. con estas palabras: «Yo sólo he intentado. simplemente. algunas claves de la teología de la liberación y del feminismo».. 322). en contraposición a mi libro. Las palabras del Papa son éstas: «El método histórico… es y sigue siendo una dimensión del trabajo exegético a la que no se puede renunciar» (p. lo que más sorprende en la crítica de estos autores es que. en su carácter singularísimo y único. sin escuchar al autor y sin debatirlo entre teólogos? ¿No resulta particularmente insólita la intervención de un obispo? ¿Es pastoralmente adecuado que el obispo de una Iglesia diocesana prescinda de la Conferencia episcopal y del obispo del autor.11).. · Sobre el carácter sobrenatural de los milagros. p.605). «Decir que Jesús fue o no concebido de manera virginal es algo que está fuera del campo de la investigación histórica» ( Barbaglio.B. son precisamente algunos de los que la P.. Confundir una «investigación histórico-crítica» con una «cristología» y no tener en cuenta los principios y criterios de la P. a veinte siglos de distancia. llevada a cabo por autores católicos y que pueda ser presentada como aplicación correcta de los principios de la P. tampoco indican ninguna obra de investigación histórica de Jesús.C.19-20). 126). después de una lectura individual. con otros métodos complementarios – el acercamiento sociológico. Estos autores no tienen en cuenta la enseñanza de la Pontificia Comisión Bíblica Al no tener en cuenta el carácter histórico-crítico de mi libro.B. I. La misma fe lo exige» (p. la antropología cultural. Naturalmente. unánime y segura. estos autores lo analizan ignorando los criterios de la P. II/2. según me dicen.20). para analizar mi libro. que está más allá del campo específico del historiador o del exegeta» (Meier. nada fácil pero sin duda necesario. J. J. Acercamiento feminista (61-66). Acercamiento liberacionista (61-64). he de decir que no encuentro en estos autores la valoración enormemente positiva y agradecida que Benedicto XVI hace del método histórico-crítico para acercarnos a la figura de Jesús. OLVIDO DE LA ENSEÑANZA DE LA PONTIFICIA COMISIÓN BÍBLICA DE ROMA SOBRE EL METODO HISTÓRICO – CRÍTICO Tal vez. J. «De los testimonios analizados no se deduce que el sanador de Nazaret. no acuden en ningún momento a los principios y criterios emanados de Roma precisamente para orientar a los exégetas católicos en su investigación.. ¿Es que mi libro se distancia de estos trabajos olvidando la enseñanza de Roma? Por último. No entiendo muy bien por qué estos autores condenan mi trabajo y no hacen lo mismo con las obras de John P. a mi juicio. para. Por otra parte.B. Iraburu adopta incluso una actitud recelosa y peyorativa. ofrece y valora para que los exégetas católicos los utilicemos de forma correcta: Método histórico-crítico (p. aplicar nuevos criterios metodológicos que nos permiten hacer una interpretación propiamente teológica de la Biblia.55-57). o. «¿Actuó Dios directamente en el ministerio de Jesús para que se produjeran los milagros? No digo que esta pregunta sea ilícita sino. Preguntas ¿Cómo se ha de explicar un error tan grave en el análisis y la condena de mi libro por parte de este grupo de autores? ¿Se debe a que...C. sino con sumo agradecimiento por lo mucho que nos ha aportado y nos aporta.c.c. el Papa como buen teólogo dice que el método histórico-crítico es «indispensable». p. ninguno de ellos es exegeta ni biblista? ¿Se debe a un planteamiento precipitado? Pero.c. a diferencia una vez más de Elías.

considera como verdad revelada aún los aspectos de la expresiones humanas». Esta acusación es posible cuando se le pide al estudio histórico que sobrepase sus límites y llegue a establecer y fundamentar la fe cristiana. teólogo avezado y nada sospechoso de frivolidades. por su parte. desde el principio me preocupé de estudiar el documento romano de la P. hoy añadiría lo que el documento romano dice en el apartado « Exégesis y teología dogmática». Tan diversos libros no se perjudican entre sí. teológicamente mal fundamentada. pues cada uno llena un ámbito peculiar…. alertándolos de los peligros que pueden acechar su fe». después de leer las fuentes de su vida. Sin embargo.C.carta de Monseñor Fernández. una explicitación de la fe dogmática. 3-9 noviembre de 2007. Creo que. surge la convicción de que la mejor interpretación de su figura es la creyente: Jesús. en primer lugar. Por la misma razón. Tal vez. mi elogiosa recomendación del libro de J. del Jesús histórico. el Cristo. Más aún.B. « La interpretación de la Biblia en la Iglesia » para ajustar mi trabajo a sus directrices. es muy clarificadora. pensé que debía ofrecer a mis lectores. Creo que la posición de Jose María Rovira Belloso. suele entregar a los que fijan su mirada en él. por gracia añadida. Ratzinger no entorpece mi nuevamente elogiosa recomendación del libro de José Antonio Pagola» (Vida Nueva. estos criterios generales de interpretación católica. y por otra el fundamentalismo. «para interpretar la Escritura con exactitud científica y precisión. no lo digo por decir. Escribe porque considera que «muchos de los lectores no tendrán elementos de juicio» para leer correctamente mi libro. el secreto de su misterio más divino. que separa completamente una verdad doctrinal de su expresión lingüística. antes incluso que los criterios técnicos de historicidad (ANEXO 5). en el ANEXO 2. Lo que dice Pagola Cuando en el prólogo de mi libro advierto que «escribo este libro desde la Iglesia católica». siguiendo al único Jesús. Su manera de reflexionar parece presuponer que la fe cristiana ha brotado directa e inmediatamente de la predicación y la actuación de Jesús. el dualismo. es decir. A continuación se añade «Los exégetas pueden ayudar a los teólogos a evitar dos extremos: por una parte. Argüello. que confundiendo lo humano y lo divino. ¿RUPTURA ENTRE EL JESÚS HISTÓRICO Y EL CRISTO DE LA FE? Lo que dicen los autores Dos de estos autores me acusan de forma genérica y contundente de que introduzco en mi obra una ruptura entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe. pienso que los puede confundir. cuando presenta mi libro. Habla después de libros escritos por autores a «los que les ha movido el deseo de presentar con rigor los elementos históricos fiables que permiten contemplar los elementos "biográficos" de Jesús. Rico Pavés dice: «La gran dificultad que ofrece la aproximación de Pagola estriba en la ruptura señalada entre el Jesús de la historia y el Cristo de la fe». Por una parte. pues una sola es la persona del Jesús histórico y del Cristo de la fe. considerada como no importante. de libros sobre Jesús que «han nacido de la necesidad del creyente y teólogo de expresar su fe en Jesús porque. pues los orienta a leer como «cristología» un libro que sólo es una «aproximación histórica» a Jesús. precipitada. el mejor camino para hacer verdad en un clima de diálogo y comunión? 4. Pero en su carta no ofrece a sus fieles ningún «elemento de juicio» sino que los pone en guardia. Por eso.46). los exégetas deben orientar sus investigaciones de tal modo que el estudio de la Sagrada Escritura pueda efectivamente ser como «el alma de la teología». en ningún momento de su discurso recuerdan que la resurrección de Cristo es un hecho fundamental y decisivo en el origen de la fe cristiana. es un grave error cristológico . Unos y otros van de la historia a la fe. los teólogos tienen necesidad del trabajo de los exégetas. Habla Rovira Belloso. y lo presenta como una obra escrita «según la técnica de la desmitologización promovida por Bultman» Hoy se distingue perfectamente en la teología actual la «exégesis desmitologizadora de Bultmann» de un trabajo de «aproximación histórica» a la dimensión humana de Jesús en el que los cristianos descubrimos y confesamos al Hijo de Dios encarnado. Así. Lo que dice Pagola En el discurso de estos autores hay algo preocupante. quien. afirma: «Como ya recoge el título. Por su parte. p. se trata de una aproximación histórica y para realizarla el autor establece una ruptura entre la investigación histórica y la fe». Nº 2587. además. Preguntas ¿Es legítima una investigación histórica sobre Jesús que respeta y se mantiene en sus propios límites o hay que exigirle. propia de un tratado de cristología? ¿Se puede condenar públicamente una «aproximación histórica» a Jesús sin acudir en absoluto a las directrices de Roma? ¿Desde qué otros criterios? ¿Por qué se condena mi libro y no otras obras de exégetas católicos que circulan entre nosotros? ¿Es esta condena pública. sin necesidad de recurrir al hecho de la Resurrección y de la experiencia pascual consiguiente. sin notificación alguna a su autor. Hijo de Dios».

¿Por qué me pide Rico Pavés elaborar mi trabajo histórico-crítico sobre Jesús extrayendo ya afirmaciones cristológicas antes de la resurrección? ¿Por qué me pide actuar en contra de la exégesis católica y del pensamiento del Papa? ¿Cómo no se valora mi esfuerzo pedagógico por añadir los capítulos 14 y 15 precisamente para relacionar al Jesús de la historia con el Cristo de la fe? 5. yo no he querido terminar mi libro en el Calvario. ante Jesús tal como fue vivido por sus seguidores después de la experiencia pascual. pero señala que esas afirmaciones aparecen «al exponer lo que los seguidores de Jesús. y sin Él no se hizo nada de cuanto ha sido hecho. asoma en el conjunto de la obra. ése nos lo ha dado a conocer». Ése es su sitio. el Hijo de Dios en un sentido único». Dios unigénito. que ha recorrido la historia del cristianismo reduciendo a Jesucristo a un hombre excepcional. la mayoría de los investigadores de Jesús terminan sus libros con el capítulo de la crucifixión. 15). exponen sobre Jesús»? Efectivamente lo hago así. NATURALEZA DIVINA DE JESÚS Lo que dicen los autores En sus conclusiones. Así.280).389). A pesar de todo esto. 3) qué consecuencias fueron extrayendo a partir de la resurrección sobre la persona de Jesús que habían conocido en Galilea. expongo la cristología que emerge en los evangelios y también en los títulos cristológicos que se le atribuyen a Jesús en las comunidades cristianas. que está en el seno del Padre. quien dice así: «el acontecimiento de la resurrección. de las manos del historiador (p. no podrá divinizarnos y la salvación que nos aporta queda diluida simplemente en un buen ejemplo». «Para Pagola Jesús no es Dios». Iraburu por su parte. He añadido otros dos capítulos que desbordan la historia terrena de Jesús: el capítulo 14 sobre Jesús resucitado y el capítulo 15 sobre los primeros nombres y título que se le comienza a atribuir a Jesús. pero que no es Dios consustancial al Padre. para acercarnos a tres cuestiones: 1) qué quieren decir los primeros seguidores cuando empiezan a hablar de la resurrección de Jesús. un estudio de la historia de Jesús ha de acabar cuando acaba la historia de Jesús: en la ejecución del Calvario el año 30. por tanto. Me resulta sorprendente ver que Rico Pavés admite que yo afirmo que «Jesús es la encarnación de Dios» o que Jesús es «el hombre en el que Dios se ha encarnado». muy perfectamente unido a Dios por el amor y la fidelidad. todos los más altos textos del Nuevo Testamento sobre la majestad divina de Cristo. Iraburu repite la misma afirmación: «En su aproximación histórica. Naturalmente. Sólo después de hablar de la resurrección de Jesús y de estudiar la experiencia pascual. merece ser llamado metahistórico o transhistórico. Preguntas ¿Ignoran estos autores que toda la investigación católica afirma lo mismo que J.fundamentar la fe cristológica sólo en el Jesús pre-pascual. El capítulo 14 no es una teología sobre la resurrección de Jesús. No antes de la resurrección. Así el católico Gnilka. dice: «Ignora. sino ante Jesucristo. sino una brevísima exposición que permita a los lectores conocer algo sobre cómo comenzó a gestarse la fe en Jesucristo partiendo del Jesús que habían conocido en Galilea y del Señor vivo que habían experimentado en la Pascua. igualmente. pero un hombre». Ratzinger ha declarado con precisión de teólogo enterado: «la hermenéutica cristológica… presupone una decisión de fe y no puede surgir del mero método histórico -crítico» (p. es decir. Monseñor Fernández se expresa así: «La tentación arriana. Tampoco el capítulo 15 es una cristología sistemática. para no introducir una ruptura entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe. Pagola. una vez resucitado. Ni siquiera en estos capítulos abandono la perspectiva histórica. Y no lo puedo hacer de otra manera. después de estudiar la ejecución de Jesús. Lo hago por razones pedagógicas. que nadie pretenda encontrar aquí una cristología sistemática. Él estaba desde el principio en Dios. no alcanza Pagola a discernir en Jesús la divinidad que confiesa la fe católica… Para Pagola es un hombre. y para invitar a cristianos y no cristianos a adoptar una postura. 2) qué podemos decir históricamente del proceso que los llevó a creer en Jesús resucitado. Sayés hace esta rotunda afirmación. Hemos visto la gloria del Unigénito del Padre. Ignora por ejemplo el prólogo de San Juan: El Verbo era Dios. . Por eso. Lo mismo hace Schlosser. Para probar que en mi libro se niega la divinidad de Jesús se añaden otras afirmaciones más concretas. desde que lo presentan las fuentes como algo totalmente distinto de un retorno a la vida anterior. sino una aproximación histórica. En realidad. Se escapa. Sayés me recrimina: «Lo que no dice Pagola es que Jesús sea Dios. pero si Jesús no es Dios como su Padre. Ése es el momento. termina su investigación con un breve epílogo donde dice sencillamente que «la historia de la resurrección del Crucificado de entre los muertos no pertenece ya a la historia terrena de Jesús de Nazaret» (p. no simplemente ante el Jesús que vivió en Galilea. en su sentido más estricto.

437). En concreto. después de la resurrección. Hijo de Dios. «Mateo se atreve a decir mucho más… A Jesús se le puede llamar Emmanuel».436-437). Lucas invita a descubrir que ese mismo Espíritu lo ha estado animando siempre. pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo. en sus palabras escuchamos la Palabra de Dios. llega a una profundidad teológica nunca antes expresada con tanta hondura. lo ha conducido en el desierto. pero ahora que Jesús vive resucitado por el Espíritu de Dios. Hijo de Dios. me sirven ahora como testigos de la fe pascual. para captar en ellos la confesión de Jesús. Más aún. Jesús ha sido concebido virginalmente por la fuerza del Espíritu. por su parte. oprimidos y desgraciados la Buena Noticia de su liberación… Jesús de Nazaret fue un hombre que. Dios se ha mostrado tan identificado con Jesús que ahora es posible decir que Jesús es Dios con nosotros. Según Juan « Jesús no es sólo el gran Profeta de Dios». nos lo ha dado a conocer». 438). Jesús es Dios hablándonos desde la vida concreta de este hombre. según Marcos. Juan. que es su Hijo y viene del seno del Padre. ungido con el Espíritu Santo y con poder. En sus palabras. es posible ahondar mejor en su misterio… Ahora es posible seguir a Jesús sabiendo que es el Mesías e Hijo de Dios quien va delante de nosotros» (p. Lo hago de dos maneras. «El Padre y yo somos uno». yo afirmo la condición divina de Jesús. sólo lo puedo hacer a la luz de la resurrección de Jesús. Dios está compartiendo su vida con nosotros. Señalaré los dos títulos más importantes para afirmar la divinidad de Jesús. en sus gestos podemos captar su amor salvador (p. «Dios con nosotros». Hijo de Dios Los evangelios que. Sólo escuchando una «voz del cielo» hubieran podido descubrir que era el «Hijo querido» de Dios. en Jesús. hecha vida humana. · Los evangelios.439). «el pueblo no lo ha podido captar plenamente en Galilea.Lo que dice Pagola En contra de lo que dicen estos autores. sino para salvarlo»… A la luz de la resurrección todo cobra u na profundidad grandiosa que no podían sospechar cuando lo seguían por Galilea. En la resurrección. me han servido para aproximarme históricamente a Jesús. sino que tenga vida eterna. Dios se ha manifestado tan identificado con Jesús que el evangelista se atreve a poner en su boca estas misteriosas palabras. Según Lucas. Es «la Palabra de Dios hecha carne». «el Padre está en mí y yo en el Padre »… Nadie ha visto a Dios. Este Espíritu ha trabajado sobre él mientras hacía oración después del bautismo.458-459). sus gestos y su vida entera nos estamos encontrando con Dios… Jesús es Dios hablándonos desde la vida frágil y vulnerable de este ser humano» (p. lo ha guiado con su fuerza por los caminos de Galilea. En el capítulo 14 estudiando brevemente a los evangelistas como testigos de la fe pascual en Jesús. «Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que todo el que crea en él no perezca. que va emergiendo a partir del Jesús histórico interpretado por sus seguidores a la luz de la experiencia pascual. que ha resucitado a Jesús. Ahora podemos captar la Palabra de Dios hecha carne en este Profeta de Galilea llamado Jesús… Dios ha tomado carne en él. abrazar y bendecir es el gran regalo que Dios ha hecho al mundo para que todos encuentren en él la salvación» (p. Indico que los evangelios no han sido escritos «para redactar la biografía de un gran personaje ya muerto. estudio brevemente algunos nombres y títulos que se le van atribuyendo a Jesús. · A pesar de que Iraburu dice que ignoro el Prólogo de San Juan.436). ha vivido anunciando a todos los pobres. testigos de la fe en Jesús. A partir de esta observación. y en el capítulo 15 estudiando la génesis de la cristología que se encierra en los nombres y títulos que comienzan a atribuírsele a Jesús a partir de la resurrección. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenarlo.450). es decir. lo cierto es que le dedico página y media y digo literalmente: «La Palabra de Dios se ha hecho carne y ha habitado entre nosotros. Impregnado por ese Espíritu de Dios. naturalmente. . porque Dios estaba con él» (p. en la resurrección. interpretados críticamente. perdonar. ni para trazar su retrato histórico o psicológico… Lo que quieren es desvelar la presencia salvadora de Dios. Ahora. «la persona de Jesús encierra un misterio que la gente no ha podido captar del todo en Galilea. pero. Aquel Jesús al que han visto curar. pero Jesús. acoger. · Los nombres atribuidos a Jesús La resurrección les obliga a pensar a los seguidores de Jesús «con quién se han encontrado realmente en Galilea… ¿Qué misteri o se encierra en este hombre al que la muerte no ha podido vencer? ¿Cuál es la verdadera identidad de este crucificado al que Dios ha resucitado infundiéndole su propia vida? ¿Cómo lo tienen que llamar? ¿Cómo lo han de anunciar? » (p. tal como lo hicieron los seguidores de Jesús. pero que estaba ya actuando en su vida terrena» (p.

460). Buscando pedagógicamente abrir esta primera búsqueda cristiana de nombres que expresen la identidad de Jesús. No es tampoco una manera de decir que de nuevo se ha despertado su fe en Jesús. sino en el corazón de los discípulos…». termino con estas palabras: «El esfuerzo por aproximarnos históricamente a Jesús nos invita a creyentes y no creyentes. LA RESURRECCIÓN DE JESÚS Lo que dicen estos autores En sus conclusiones. se niega la referenci a a su cuerpo real y se explica como la convicción de los discípulos de que "Dios lo ha llenado de vida». Preguntas ¿Han leído estos autores estas páginas? Si las han leído. pero su resurrección es un hecho anterior. ¿por qué no las recogen? y. que les permitía relacionar a Jesús con ese Padre que lo ha resucitado infundiéndole su propia vida» (p. a acercarnos con fe más viva y concreta al Misterio de Dios encarnado en la fragilidad de Jesús » (p. Aunque según Sayés.459). Su raíz última está en él. Iraburu repite la misma idea: «en cuanto a las apariciones del Resucitado. Dios es el Padre de Jesús de un modo distinto de cómo es nuestro Padre» (p. empezando siempre por los crucificados» (p. un hombre al que habían visto vivir en una actitud de obediencia. el Dios que sólo busca la vida y la dicha plena para todos sus hijos e hijas. el Dios de las víctimas y los crucificados. al mismo tiempo.459-460). que precede a todo lo que sus seguidores han podido vivir . a poco creyentes o malos creyentes. el Dios Amor. Sayés. no en la imaginación de sus seguidores. ya podemos prever que Pagola las reducirá a meras experiencias espirituales». Esta es la convicción de todos. preparando el lenguaje que se desarrollará más tarde en los grandes concilios cristológicos. termino mi estudio del título «Hijo de Dios». La resurrección es un hecho real. hablando de la Resurrección de Jesús. liberador. servidor de los últimos. «Aunque afirma que la resurrección es algo que le pasa a Jesús. digo que es un título muy antiguo. buscador del reino de Dios y su justicia… Es verdadero Dios: en él se hace presente el verdadero Dios. ¿cómo se atreven a juzgar mi libro y atribuirme algo tan grave y doloroso para mí como es la negación de la divinidad de Jesús? ¿Cómo puede decir Iraburu que ignoro el Prólogo de San Juan cuando le dedico página y media? ¿Cómo puede decir Sayés que no afirmo que Jesús es el Hijo de Dios en sentido único si lo afirmo y explico de diversas formas y con detalle? 6. Algo que se ha producido en el crucificado. La vinculación de Jesús con Dios no es como la nuestra. Lo que dice Pagola · En el capítulo 14 cuyo título habla de un acontecimiento y no de una experiencia ( Resucitado por Dios). «Pagola no dice que Jesús es el Hijo de Dios en un sentido único». Lo más querido de Dios. compasivo. esto es lo que afirmo literalmente: «Jesús no es un "hijo" más de Dios. sobre todo en Calcedonia: «Jesús es verdadero hombre: en él ha aparecido lo que es realmente el ser humano: solidario. Y. Jesús "viene de Dios". para él no ha dejado su huella en la historia. un título abierto al misterio inefable de Dios. Así interpreta las apariciones». no producto de su fantasía ni resultado de su reflexión.460). afirmo sobre el hecho de la resurrección lo que sigue: «La resurrección es algo que le ha sucedido a Jesús. Iraburu se expresa así: «La Iglesia católica enseña en su Catecismo que «el misterio de la resurrección de Cristo es un acontecimiento real que tuvo manifestaciones históricamente comprobadas. Ha sido el Padre quien lo "ha enviado" al mundo desde su propio seno . afirma: «Todo se reduce a una "experiencia" de fe (así interpreta las "apariciones" por las que llegaron los discípulos a creer que Jesús seguía vivo». negar el "carácter histórico" de la resurrección. «Prácticamente en todas las comunidades y desde muy pronto Jesús comenzó a ser llamado Hijo de Dios. Sobre mi tratamiento de las apariciones del resucitado. Es "el Hijo". Era un título arraigado seguramente en el recuerdo que se tenía de Jesús. Y para culminar mi esfuerzo de aproximación a Jesús. Por su parte Rico Pavés dice: «contradice la enseñanza de la Iglesia. Sayés dice que Pagola «entiende que todo se reduce a una experiencia de fe. si no las han leído.· Al hablar del título de Hijo de Dios. sin que se explique qué quiere decir con eso». elaborado en definitiva por un cristiano que cree en la encarnación de Dios. Es cierto que en el corazón de los discípulos ha brotado una fe nueva en Jesús. fidelidad y confianza íntima en un Dios al que llamaba Abba. como lo atestigua el Nuevo Testamento». Aunque Pagola admite que es un hecho "real".

más que mostrar su figura visible. No lo podemos representar adecuadamente con nada. sin llegar a ninguna conclusión segura y gozosa sobre el destino de Jesús». Kessler. vivencias de fe especialmente intensas. la muerte para Jesús es el momento supremo de la glorificación por parte del Padre.416).420). Sin su acción.423). Sólo él les puede estar revelando algo tan grande e inesperado.423). En algún momento caen en la cuenta de que Dios les está revelando al crucificado lleno de vida . LeónDufour. Es decir. Lo que se sugiere es que.después. introduciéndole toda su fuerza creadora» (p. iluminando sus preguntas. la resurrección de Jesús es una actuación de Dios que. ¿por qué se empeñan en decir que reduzco la resurrección a una experiencia de fe? ¿Por qué aseguran que reduzco las apariciones del resucitado a meras experiencias espirituales? ¿Es que su visión teológica les impide entender mi exposición? ¿Es que desconocen la reflexión teológica católica actual sobre la resurrección? ¿Es que ignoran la investigación y los análisis cada vez más profundos y matizados de los exégetas católicos sobre el proceso histórico que llevó a los discípulos a la fe en Cristo resucitado? 7. La resurrección no pertenece ya a este mundo que nosotros podemos observar. No sólo eso. La muerte no es un accidente en la historia de Jesús. Por decirlo de alguna manera. Se sustrae a cualquier experiencia que podamos tener en este mundo . Por eso. como tantos otros que suceden en el mundo y que podemos constatar y verificar. «En el corazón mismo de este proceso está Dios inspirando su búsqueda. importante y decisivo que ha ocurrido para la historia humana. el resucitado actúa en sus discípulos creando unas condiciones en las que éstos pueden percibir su presencia» (p. . Deneken…) afirmo: «Este len guaje por sí sólo no nos dice nada de cómo perciben los discípulos la presencia del resucitado. LA MUERTE REDENTORA DE JESÚS Lo que dicen los autores En su conclusión. Por su parte. Para los que creen en Jesús resucitado es el hecho más real. «¿Cómo entienden los discípulos lo que les está ocurriendo? La expresión más antigua es una fórmula acuñada muy pronto y que se repite de manera invariable: Jesús se deja ver» (ofthé).418-419). reflexiones.418). «Para los primeros cristianos. Lorenzen. el acontecimiento que los ha arrancado de su desconcierto y frustración. es sencillamente el rechazo que Jesús tuvo por anunciar la bondad misericordiosa de Dios». por encima de cualquier otra representación o esquema mental. ha vivido y ha caminado con plena libertad hacia el momento supremo de entregar la vida en rescate por todos los hombres. ellos se hubieran perdido en sus preguntas y cavilaciones. porque él entrega su vida para el perdón de los pecados». sin más argumentos ni explicaciones. me atribuye «la falta de sentido redentor y expiatorio de la muerte de Jesús». transformando de raíz su adhesión a Jesús» (p. Sobre las apariciones y el proceso que llevó a los seguidores de Jesús a la fe en Cristo resucitado digo lo siguiente: «En su proceso confluyen preguntas. Preguntas ¿Han leído estos autores estas páginas? Si las han leído. Así lo repiten una y otra vez las primeras confesiones cristianas y los primeros predicadores. precisamente. Dios acoge a Jesús en el interior mismo de la muerte. pues constituye su fundamento y su verdadera esperanza» (p. ningún evangelista se ha atrevido a narrar la resurrección de Jesús. pero es un "hecho real" que ha sucedido realmente. Nadie puede ser testigo de esa actuación trascendente de Dios. Rico Pavés. Siguiendo la posición más general de los expertos (Michielis. Ellos la atribuyen a Dios. desvaneciendo sus dudas y despertando su fe inicial a horizontes nuevos. aunque esta experiencia que viven de su presencia viva después de la muerte no es fruto exclusivo de su reflexión. acontecimientos inesperados. Por eso se puede decir que no es propiamente un "hecho histórico". Monseñor Fernández. lo rescata de la muerte para introducirlo en la plenitud de su propia vida . con su fuerza creadora. «Esta acción creadora de Dios acogiendo a Jesús en su misterio insondable es un acontecimiento que desborda el entramado de esta vida donde nosotros nos movemos. Todo ha ido contribuyendo a despertar en ellos una fe nueva en Jesús. Es. No lo habían podido captar así con anterioridad. contrapone a mi supuesta exposición en el libro esta afirmación: «Jesús ha tenido conciencia de su muerte redentora. Sayés afirma: «En la Pasión de Cristo no ve Pagola un misterio de salvación querido por el Padre que envía a su Hijo para que ofrezca su vida para la redención de nuestros pecados. (p. Pelletier. Es ahora cuando le están "viendo" realmente en toda su gloria de resucitado» (p. Esta es la convicción de los discípulos: Dios está haciendo presente a Jesús resucitado en sus corazones.

Jesús no elaboró ninguna teoría sobre su muerte. nota 45). «Jesús no interpretó su muerte desde una perspectiva sacrificial. Schürrmann. J. No era su lenguaje.352. el reino definitivo de Dios será para muchos. incapaces de volver a su amistad. Jesús quiso que se entendiera así toda su actuación: «Yo estoy en medio de vosotros como el que sirve».Barbaglio… y. G. bendiciendo. no hizo teología sobre su crucifixión. Ratzinger en diversos escritos. No la entendió como un sacrificio de expiación ofrecido al Padre. "para todos"… Estas palabras expresan lo que va a ser ahora su m uerte: se ha "desvivido" por ofrecer a todos. Jesús no piensa sólo en sus discípulos más cercanos. para dar sentido a su muerte. teólogo católico alemán. Preguntas ¿Han leído estos autores estas páginas? ¿Por qué no recogen mi exposición? ¿Conocen los matizados trabajos de la exégesis católica actual: X. Leon-Dufour. «En esa copa que Jesús va pasando y ofreciendo a todos.350). «ha acuñado el término "pro-existencia" para evocar esta actitud existencial de Jesús en su vida y en su muerte. Vivió su servicio curando.366-367). su actitud básica al afrontar su muerte» (p. No sólo proclamaba la vida y la salvación de Dios. he cuidado mi lenguaje esforzándome por ajustarlo a las observaciones hechas por la Congregación romana para la Doctrina de la Fe en su Notificatio sobre las obras de J. tan ampliamente aceptados en la teología católica contemporánea? ¿Cómo es posible que Rico Pavés atribuya a mi libro «la falta de sentido redentor y expiatorio de la muerte de Jesús». Schürmann… Al mismo tiempo. Mi muerte abrirá un futuro nuevo para vosotros y para todos". el horizonte de su mirada se hace universal: la Nueva Alianza. Jesús ve algo "nuevo" y peculiar que quiere explicar: "Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre . Lo hacía movido por su confianza en el amor increíble de Dios a todos. esperanza y perdón. en los estudios del teólogo alemán H. Esto es lo que digo: Actitud básica ante la muerte.Schlosser. «No hay ningún dicho cierto en que Jesús atribuya a su muerte un significado de sacrificio de expiación» (p. Habría sido extraño que. Sobrino? . ahora.351. Teología sobre la crucifixión.Grelot.Lo que dice Pagola Mi exposición sobre la actitud de Jesús ante su muerte está fundamentada en exégetas católicos de gran prestigio y. su máxima contribución a la salvación de todos» (p. elogiado por J. «Al parecer. En ese momento decisivo y crucial. Al mismo tiempo las ofrecía. Sobrino. H. curación. La vio como consecuencia lógica de su entrega incondicional al proyecto de Dios» (p. en especial H. regalando el "perdón" gratuito de Dios a pecadores y gentes perdidas. En el contexto de la última cena. en nombre de Dios. «Jesús entiende su muerte como ha entendido siempre su vida: un servicio al reino de Dios a favor de todos. Es el rasgo característico que le define desde el principio hasta el final. P. recurriera al final de su vida a categorías procedentes del mundo de la expiación» (p. Se ha desvivido día a día por los demás.350). sobre todo. La actitud de servicio que ha inspirado su vida será también la que inspirará su muerte. nunca había entendido su servicio al proyecto de Dios como sacrificio cultual. acogida. «¿Qué valor salvífico atribuyó Jesús a su muerte? ¿Pudo intuir qué aportaría al reino de Dios su muerte violenta y dolorosa? Había vivido ofreciendo "salvación" a quienes vivían sufriendo el mal y la enfermedad. Así estará también en la cruz. Ahora entrega su vida hasta la muerte ofreciendo a todos la salvación del Padre » (p. Valor salvífico de su muerte. Schürmann. probablemente. Nunca había vinculado el reino de Dios a las prácticas cultuales del templo. Esta es. Todo apunta a pensar que murió como había vivido. sobre todo. sin diferenciar el contenido redentor de la muerte de Jesús de la categoría teológica de «sacrificio de expiación» utilizada más tarde. por Pablo y la Carta a los Hebreos para presentar teológicamente la muerte de Jesús como un «sacrificio de expiación» por el pecado de la humanidad? ¿Cómo no ha captado Rico Pavés que mi lenguaje se ajusta rigurosamente a las directrices de la Notificatio de la Congregación Romana para la Doctrina de la Fe a J. Su muerte fue el servicio último y supremo al proyecto de Dios. acogiendo. nota 48). Al parecer. si es necesario morirá por los demás. previa a toda teología elaborada más tarde en las comunidades cristianas» (p.351-352). dando "acogida" a quienes eran excluidos por la sociedad y la religión. ofreciendo el perdón gratuito y la salvación de Dios. el que inspira y da sentido último a su vivir y su morir. "como el que sirve".351).

ni un sacrificio expiatorio para la remisión de los pecados del mundo. Jesús no piensa solo en sus discípulos más cercanos. Mi muerte abrirá un futuro nuevo para vosotros y para todos". la que mejor resume su servicio al reino de Dios. Seguirá siendo "el que sirve". la discusión tiene poca importancia. «discursos de despedida». etc. pensaba que captar bien lo que hizo Jesús nos puede ayudar a reavivar hoy nuestro modo de entender y celebrar la eucaristía.. Por otra parte. la más importante de su vida. El dato concreto de la fecha no predetermina en absoluto el carácter que Jesús le dio a esa cena. De manera germinal. las oprimidas. el que ha ofrecido su vida y su muerte por ellos. "Por vosotros": estas palabras resumen bien lo que ha sido su vida al servicio de los pobres. Él estará con los suyos sosteniendo su esperanza. mi «tratamiento del tema de la Eucaristía es verdaderamente decepcionante» pues pasé muchas horas para recoger bien las dimensiones y los matices que históricamente se pueden captar en esa cena con el fin de presentarlos luego de manera pedagógica. la que quiere dejar grabada para siempre en sus seguidores. el servidor de todos. En este momento decisivo y crucial el horizonte de su mirada se hace universal: la nueva Alianza. unidos todos por el amor a Jesús. 18) y. Dice que se trató simplemente de una despedida». sellada con su Sangre. Rico Pavés se suma a esta opinión y sin argumento ni justificación alguna dice que en mi libro «la última cena es entendida como una mera cena de despedida». había de ser actualizado siempre. ni la inauguración de una Alianza Nueva. CENA DEL SEÑOR Lo que dicen estos autores Sayés dice que «el tratamiento que hace Pagola del tema de la Eucaristía es verdaderamente decepcionante. Tal vez desconocen el problema que presentan las fuentes evangélicas: mientras los evangelios sinópticos dan suficientes indicaciones para que los lectores identifiquen esa cena con la cena pascual judía. en memoria suya. en el sacerdocio ministerial. según Pagola. Quiere que sigan vinculados a él y que alimenten en él su esperanza . Pablo) hablan del rito propio de la cena pascual (comida del cordero. ellos prolongarán y reproducirán su servicio al reino de Dios hasta el reencuentro final.). «la última cena de Jesús con su apóstoles no fue. de pie y con bastones.) niegan el carácter pascual de esa última cena o lo dejan bajo interrogante. Según él.. los pecadores. En realidad. en la Liturgia». Juan dice que Jesús fue crucificado la víspera de Pascua (18. Theissen. Rolof. Jesús está diseñando en su despedida las líneas maestras de su movimiento de seguidores: . a estos autores no les agrada que hable de una «despedida inolvidable». Al final de su estudio concluye: «La Eucaristía es simplemente una cena de despedida en la que se recordará la llegada del Reino y la muerte de Cristo y se evocará la victoria final del Reino. Por eso la mayoría de los exégetas (Shürmann. El pan y la copa de vino les evocará antes que nada la fiesta final del reino de Dios. por tanto. en anticipación figurativa del banquete del reino de los cielos». ninguna fuente (Sinópticos. etc. en cualquier caso. curación. Estos autores le dan mucha importancia al hecho de que yo me inclino a pensar que esta cena no se celebró la noche de Pascua sino antes de esa fiesta.8. la celebración de una Pascua renovada. aunque en el lenguaje tradicional se suele hablar de la «última cena». el reino definitivo de Dios será para muchos. Ahora entrega su vida hasta la muerte ofreciendo a todos la salvación del Padre . esperanza y perdón. se mantendrá hasta que un día beban todos juntos la copa de " vino nuevo" en el reino de Dios. pues. Juan. Lo que dice Pagola Al parecer. Iraburu concluye diciendo que «queda pues Pagola muy lejos de la fe católica en la Eucaristía. los enfermos. Con estos gestos proféticos de la entrega del pan y del vino. hasta la segunda venida al final de los tiempos». Que lo recuerden siempre entregado a su servicio. No sentirán el vacío de su ausencia: repitiendo aquella cena podrán alimentarse de su recuerdo y de su presencia. Es un recuerdo y una evocación. la entrega de ese pan a cada uno y la participación en la misma copa les traerá a la memoria la entrega total de Jesús. Jesús ve algo "nuevo" y peculiar que quiere explicar: "Esta copa es la nueva Alianza en mi sangre . Luego. todos los necesitados. Así está ahora en medio de ellos en aquella cena y así quiere que lo recuerden siempre. Iraburu es más explícito. para Sayés. ni la institución de un acto litúrgico que. Nada más». Así fue la despedida de Jesús que quedó grabada para siempre en las comunidades cristianas. Sus seguidores no quedarán huérfanos. en nombre de Dios. Scholosser. me interpela preguntándome «¿qué sentido tienen hoy para Pagola las misas que se celebran en millares de comunidades cristianas?» y él mismo responde que habremos de entender que se celebra en la misa «una cena de amigos». Me ha dado mucha pena ver que. "para todos". En el fondo. etc. Esto es lo que digo literalmente de esa cena de despedida: «En esa copa que va pasando y ofreciendo a todos. se trata de una cena solemne que se celebra en el ambiente de las fiestas de Pascua. los despreciados. Leon-Dufour. Estas palabras expresan lo que va a ser ahora su muerte: se ha "desvivido" por ofrecer a todos. acogida. compartidos por todos. como la Pascua judía. Jesús convierte aquella cena de despedida en una gran acción sacramental. la comunión con él no quedará rota por su muerte . la cena tuvo que celebrarse antes de la noche de Pascua.

seguramente. · Se confunde al Jesús histórico y al Cristo de la fe. Por ello se le exige a mi libro de investigación histórica lo que sólo se le puede pedir a la cristología. Cualquier biblista que sigue de cerca la investigación de Jesús detecta inmediatamente que estos autores desconocen la investigación actual sobre Jesús. · Precisamente por ello. Sólo Sayés. no presentan ningún estudio sobre Jesús. y de las que se nos marchan poco a poco personas que. frente a la amplia bibliografía que ofrezco en mi libro a los lectores. De hecho. cuando se trata de «conducir a buen término una tarea teológica de interpretación. con la esperanza puesta en el reencuentro de la fiesta final» (p. olvidando que la P. sino que desea completarlo». con la esperanza en el reencuentro de la fiesta final».B. ya no volverán? 9. ni conocen los trabajos concretos que se están publicando estos últimos veinte años. estudia un texto acudiendo a todo el conjunto de la Biblia católica. sin diferenciar la fe de los discípulos en Galilea y la fe nueva que se origina y se va gestando a partir del hecho de la resurrección de Jesús. Una visión teológica confusa Lo primero que se observa en el análisis de estos autores es una visión teológica confusa y desorientadora: · No se diferencia bien lo que es un estudio histórico de Jesús y lo que es un tratado de cristología. · Cena que les asegura a sus discípulos que «la comunión con él no quedará rota por su muerte». Preguntas Si han leído estas páginas. no utilizan los criterios de historicidad. De hecho. · «Gran acción sacramental. cuando en el capítulo 8 estudia «las imágenes del Evangelio de Juan (no las imágenes de Jesús). tan precipitada y contundente. inspirada por la fe.C. · Despedida en la que Jesús «diseña las líneas maestras de su movimiento de seguidores: una comunidad alimentada por él mismo. Incluso J. alimentada por él mismo y dedicada totalmente a abrir caminos al reino de Dios. que en varios aspectos resulta muy distinta de la que ofrecen los sinópticos» (p.366-368). Ratzinger que en su libro utiliza la «exégesis canónica» acudiendo a todos los textos del Nuevo Testamento. Argüello me pide que utilice la « exégesis canónica» en este trabajo histórico. BUSCANDO ALGUNA EXPLICACIÓN No es fácil encontrar una explicación razonable a esta condena pública. la que mejor resume el servicio de Jesús al reino de Dios». se confunde la exégesis histórico-crítica con la «exégesis canónica» que es la interpretación que. ¿las consideran una descripción de «una cena de amigos»? ¿No logran ver en mi trabajo un esfuerzo por recuperar las dimensiones más genuinas de la cena del Señor.261). sellada con la sangre de Jesús que «abrirá un futuro nuevo a todos»: el reino definitivo de Dios. . advierte que este acercamiento «no pretende sustituir al método histórico-crítico. Los lectores podrán comprobar algunos rasgos que subrayo en esta cena: · Cena en la que se comparte la copa de la Nueva Alianza. para fundamentar su posición acude en tres ocasiones a las notas del Padre Iglesias en su Nuevo Testamento. las que nos podrían ayudar a reavivar y renovar «esas misas que se celebran en millares de comunidades cristianas» (Iraburu). · Cena en la que «podrán alimentarse de su recuerdo y de su presencia». no muestran conocer la enseñanza y las directrices de Roma a los exégetas católicos. · Cena que permitirá a sus discípulos hacer memoria de él como alguien que «ha ofrecido su vida y su muerte por ellos»: su «entrega total». dice que va a centrar la atención «en la imagen que de Jesús nos da el cuarto evangelio. en una actitud de servicio humilde y fraterno. dedicada totalmente a abrir caminos al reino de Dios. en una actitud de servicio hum ilde y fraterno.una comunidad.

a pesar de nuestras diferencias razonables. A MODO DE CONCLUSIÓN · Un deseo. Lectura proclive al fundamentalismo En el fondo de la visión teológica de estos autores me parece descubrir una lectura que no evita los riesgos del fundamentalismo. al menos. Sólo una Iglesia sana puede anunciar de manera cordial y limpia el Evangelio de Jesús. ¿no hemos de estar más atentos a lo que captan los sencillos? Recordemos que. Me agradaría que obispos y teólogos. sobre todo.69) «El acercamiento fundamentalista es peligroso. No han aparecido todavía recensiones o estudios de mi libro en las revistas especializadas de teología o de exégesis bíblica. Afirman indistintamente que mi libro va contra «la doctrina de la Iglesia». el fundamentalismo no tiene en cuenta el crecimiento de la tradición evangélica. según Jesús. Así podré mejorar el libro y. biblistas y exégetas. tan rechazados por la Pontificia Comisión Bíblica de Roma. «rechazando el carácter histórico de la revelación bíblica. 15 de enero de 2008 . la lectura fundamentalista «se opone al empleo del método histórico-crítico. porque seduce a las personas que buscan respuestas bíblicas a sus problemas vitales. su propósito. que no lo hagan atacando o condenando a nadie. Esta lectura fundamentalista. nuestras actitudes y nuestro lenguaje tan poco evangélico muchas veces. al Padre le agrada esconder estas cosas a los sabios y entendidos y darlas a conocer a los sencillos. José Antonio Pagola San Sebastián. 10. Como es natural. Según este importante Documento romano. Lo importante es ayudarnos a conocer más a Jesús. estaré muy atento a la valoración que se haga de mi obra y. sino que confunde ingenuamente el estudio final de esta tradición (lo que los evangelistas han escrito) con el estudio inicial (las acciones y las palabras de Jesús de la historia» (p. Todos conoceremos mejor a Jesús si le seguimos cada día con más pasión y fidelidad. pero ilusorias… El fundamentalismo invita tácitamente a u na forma de suicidio del pensamiento» (p. Tratando de encontrar siempre lo que nos pueda llevar a un conocimiento y una adhesión más fiel a ese Jesús en el que el Misterio de Dios se ha encarnado y revelado. contra «el dogma». se vuelve incapaz de aceptar plenamente la verdad de la Encarnación misma» (p. en la aproximación a Jesús este importante criterio de la P. · Una disponibilidad. «enseñanza cierta de la Iglesia» e «interpretación teológica». · Un planteamiento. además. Puede engañarlas. Hemos de purificar nuestro talante. contra «la enseñanza de la Iglesia». ofreciéndoles interpretaciones piadosas. Se puede estar conmigo sin estar contra nadie.C. · Una llamada. sus virtudes y sus límites. una distinción precisa entre «doctrina dogmática».68) «En lo que concierne a los evangelios. Los que nos creemos sabios y entendidos. me estoy planteando la conveniencia tal vez de redactar en el prólogo de mi obra una NOTA PARA CRISTIANOS. contra «la fe católica».B. contra «el Catecismo de la Iglesia católica»… Se esperaría. tuviéramos en cuenta.· Por último. no cualifican con precisión su condena. a las críticas y sugerencias.67).69-70). así como de todo otro método científico para la interpretación de la Escritura» (p.: «El justo conocimiento del texto bíblico no es accesible sino a quien tiene una afinidad vivida con aquello de lo cual habla el texto». Pido a todos los que quieran defenderme. que explique y oriente a los creyentes sobre la naturaleza de mi libro. podrá ser sentido como más de todos. · Una pregunta.

particularmente. 488-490 y enseguida llama la atención una serie de detalles. En las primeras páginas se queja de que a veces hemos malinterpretado su intención o de que hacemos un juicio del autor. por lo tanto. Habla p. teniendo en cuenta la Tradición viva de toda la Iglesia y la analogía de la fe» (DV 12). En ella responde a la crítica que hemos hecho a su obra Jesús. Creo que sería mejor decir que tiene garantía de verdad aquello que encaja con el tema del Reino. Lo dice así el Conc. Me explico. McArthur. Hay por lo tanto una independencia de método. pero no una independencia de fe.21rs. de modo que la fe cristiana tiene que dar cuenta de ellos con un método histórico-crítico que justifique su historicidad. De ahí que están expuestos a la crítica histórica-crítica. P. I. Schürmann. Resalta que se basa en estudios acreditados como los de J. Leon Dufour. según el designio sapientísimo de Dios. El criterio de coherencia (llamado de conformidad para la mayoría de los autores) lo interpreta como aquello que encaja en una serie de datos ya establecida por otros criterios (489). L. Gnilka. No me interesa ahora entrar en estas consideraciones. Meier. Toda esta bibliografía la puede encontrar en la p. Pagola presenta los criterios de historicidad en las pp. Lührmann. Por mi parte. Por tanto no se puede desvincularla de la Tradición con la que está entrelazada y del Magisterio que posee la auténtica interpretación de la misma (DV 10). Argüello. Martini. McEleny. Trilling. 250 de mi obra. este es el título de una carta que Pagola ha publicado recientemente en la edición digital de la revista 21RS la revista cristiana de hoy (http://www. Vat. particularmente con los métodos histórico-críticos. por tanto. M. escogiendo algunas de las cosas que ya se transmitían de palabra o por escrito. como dice el concilio: «el oficio de interpretar auténticamente la Palabra de Dios. su obra es un estudio histórico-crítico y no una cristología. Rigaux. Un ejemplo: o Cristo instituyó la Eucaristía o no se entiende que se celebre en todas las comunidades (que son de origen judío) desde un principio y sin excepción en sustitución de la celebración pascual judía. J.php?to=contenido&id=532). están entrelazados y unidos de tal . Iraburu. oral o escrita. No se puede sacralizar a ningún autor. Por ello no se le puede acusar de no entrar en la doctrina de la Iglesia y. J. que todos los exegetas admiten como núcleo del mensaje de Cristo y que efectivamente está garantizado también por otros criterios.SOBRE LA CARTA DE PAGOLA A LOS OBISPOS José Antonio Sayés «La verdad os hará libres». Llama la atención que desconozca el criterio de explicación necesaria: tiene garantía de verdad aquello que aparece como explicación única de una serie de acontecimientos evangélicos. porque creo mucho más importante entrar en el meollo de la cuestión. La fe cristiana no es una ideología ni un mero reflejo de la experiencia del hombre. Dice también el concilio: «es evidente. que la Sagrada Tradición. ha sido encomendado únicamente al Magisterio de la Iglesia. hay que atender no menos diligentemente al contenido y a la unidad de toda la Sagrada Escritura.es/index. Barbaglio que según él desconocemos los que le hemos criticado y sobre todo no hemos tenido en cuenta el carácter histórico-crítico de su libro. II: «y como la Sagrada Escritura hay que leerla e interpretarla con el mismo espíritu con que se escribió para sacar el sentido exacto de los textos sagrados. Rico. ¿por qué? Porque la fe cristiana tiene la pretensión de basarse en la historia. sino la entrada del Verbo en la historia. ej. Esto es indiscutible y por ello tanto la PCB como el Papa han defendido la aplicación de esta metodología. sintetizando otras. J. Caba. Valencia 2000 ) y. La Escritura surgió de la predicación de los apóstoles. En una palabra. quisiera decir por mi parte que la utilización de los criterios de historicidad es necesaria en la teología católica. llegados aquí. Bien. He estudiado títulos cristológicos como Hijo del Hombre e Hijo de Dios con una bibliografía casi exhaustiva. su Resurrección. Pero quisiera también hacerle una breve observación sobre los cuatro autores que cita (de los cuales yo también cito algunos) para recordarle algo que es de sentido común: que un autor puede ser bueno en un aspecto y malo en otro. Lambiassi. La Iglesia y la Tradición existieron antes que ella y coexistieron con ella. Y este hecho de Cristo con su conciencia divina. de un criterio llamado “de dificultad” (la comunidad no puede inventar lo que es embarazoso para ella) que en el fondo co incide totalmente con el criterio que expone a continuación llamado criterio de discontinuidad (tiene garantía de ser verdadero lo que no puede derivarse de la mentalidad del judaísmo y de la Iglesia). sus milagros. creo que podemos hablar de tú a tú en este campo. Cito algunos autores: Mussner. Aproximación histórica J. o explicándolas atendiendo a la situación de las iglesias (DV 19). y continuaron después de ella de forma viva. y lo mismo he hecho con los milagros y la Resurrección de Jesucristo. Me he pasado mi vida estudiando filósofos alemanes que pensaban que el ser no estaba en las cosas sino en su cabeza. Latourelle. mientras se redactaba. en hechos históricos. Schlosser y G. Perrin. en los concilios cristológicos. el cual lo ejercita en nombre de Jesucristo» (DV 10). aparecen en las Escrituras como hechos históricos. La Escritura no constituye el único principio regulador de la vida de la fe y de la vida de la Iglesia. quisiera recordar que llevo enseñando Teología fundamental desde hace 32 años y que he usado siempre los métodos 3 histórico-críticos desde el principio como se puede ver en mi obra Teología fundamental (Edicep. de modo que sin ellos quedarían sin explicación alguna. la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia. Por mi parte podría decir también que yo he usado en mi obra una bibliografía extensísima en el desarrollo de mi método histórico-crítico. De la Poterie. He sido discípulo de este último en la Gregoriana que nos enseñaba a amar y utilizar los métodos histórico-críticos. La Escritura presupone por lo tanto la fe de la Iglesia y sólo dentro de la Iglesia se puede interpretar auténticamente. UN ESTUDIO HISTÓRICO DE JESÚS Defiende Pagola que su trabajo responde a una aproximación histórica de Jesús y que no trata de hacer cristología. Conzelmann. Letzen Deis. Él quiere basarse en la metodología expuesta por la Pontificia Comisión Bíblica La interpretación de la Biblia en la Iglesia (abril 2001) y que consagró el estudio de la Biblia con los métodos actuales. Demetrio Fernández (Obispo de Tarazona) y un servidor.

18. 24). El valor de la cristología implícita radica en que la divinidad de Cristo aparece frecuentemente en textos que aparentemente no tienen importancia y que por tanto nadie ha podido inventar. fue utilizado por Cristo de forma exclusiva. cuando uno busca en la Biblia. idea repetida en toda la carta. como «buscador de Dios». «Si no creéis que yo soy. como en Jn 3. 24. pero que se ha colocado como centro. se salvará» (Mt 10. «Y seréis aborrecidos todos por causa de mi nombre. contribuyen eficazmente a la salvación de las almas» (DV 10). etc. Por ello resulta extraño que Pagola.forma que no tienen consistencia el uno sin los otros. dado que en muchas ocasiones se deja llevar por prejuicios y aprioris. Aun hoy en día no tenemos en la liturgia ni una sola oración que se dirija a Cristo como Hijo del Hombre (criterio de discontinuidad). el que persevere hasta el final. bajo la acción del Espíritu Santo. Pero esto no significa que haya que deslegitimar el estudio históricocrítico de los Evangelios que sigue siendo siempre necesaria. moriréis en vuestros pecados» (Jn 8. La prueba de que en esta carta Cristo no tiene fe es que su autor. se presenta como Dios constantemente. Guardini. del sábado y del templo. J. Neusner que cuenta a otro rabino que Jesús mantiene la ley. ¿En qué criterio histórico-crítico fundamenta Pagola la fe de Cristo? Pero es el caso que. Y así llega a afirmar categóricamente: «en ningún momento manifiesta (Jesús) la pretensión de ser Dios: ni Jesús ni sus seguidores en vida de él utilizaron el título de Hijo de Dios para confesar su condición divina» (379). Cuando se pone como centro de la fe y la salvación en logia como: «el que busque su vida la perderá. 6. En el Nuevo Testamento el modelo de fe es María. no vemos que use los principios de historicidad que antes ha citado. siendo hombre. Señor. Ratzinger en su reciente libro Jesús de Nazaret. creed también en mí» (Jn 14. es decir. este estudio tiene independencia de método. porque a mis argumentos no ha respondido con argumentos y porque puede servir también al que accede por primera vez a esta lectura. se trata de los nombres que los primeros cristianos dieron a Jesús. Moisés. dado que ambas tienen un mismo origen y tienden a un mismo fin. que no dedica un capítulo a estudiar este título y al que dedica un pequeño párrafo. Como conclusión de este capítulo aceptamos que es legítimo el estudio histórico de los Evangelios. Y así lo que reprochamos a Pagola no es el estudio histórico-crítico de los Evangelios. En vano se acudirá a Heb 12. Y si se coloca sistemáticamente por encima de la ley. 1). 18-22). Jesú s. al buscar ejemplos de fe en Abrahán. 11. es porque tiene conciencia de ser Dios. Y esto lo justifica «por razones pedagógicas [dice en su última carta] para no introducir una ruptura entre el Jesús histórico y el Cristo de la fe. no Cristo. LA DIVINIDAD DE CRISTO Jesús aparece en el libro de Pagola. Este es el título del capítulo 11. Pero a esto me respondería Pagola diciendo que en el capítulo 15 habla de Jesús como Palabra encarnada. pretenda que lo que ha ocurrido es que Jesús entendió Hijo del Hombre en un sentido vulgar (un hombre) y que la Iglesia lo transformó en título divino a la luz de Dn 7. te haces a ti mismo Dios» (Jn 10. por encima de la ley. son incontables los textos en los que Cristo pide para su persona la misma fe que para el Padre: «creéis en Dios. Son numerosos los textos en los que Cristo dice. Hay un texto en el evangelio de S. Nada de esto ha sido analizado a fondo por Pagola que incluso olvida textos en los que Cristo es acusado como blasfemo por pretender el nombre de Dios: «Yo soy» (Jn 8. al mismo tiempo. en La esencia del cristianismo (Madrid 1984) ha hecho una reflexión profunda sobre todos estos logia destacando que Jesucristo hace lo que ningún otro fundador de religión se atrevió a hacer: ponerse como centro de la vida religiosa y pedir para sí mismo la misma fe que solo Dios puede pedir. tiene exigencias para mí que solo Dios las puede tener. desde su estudio histórico. aunque tenemos que sacar una clara conclusión: dado que la Escritura y la Tradición tienen ambas a Dios como autor (DV 9. ¿Cómo pudo hacer eso la Iglesia cuando nunca utilizó ni entendió este título? Nunca la Iglesia primitiva le llamó a Jesús Hijo del Hombre.28. La perspectiva del Evangelio de Juan es esta: solo Cristo ve al Padre y da testimonio de lo que ve (Jn 1. Tiene incluso la pretensión de perdonar los pecados en su propio nombre. Iglesias en su Nuevo Testamento.58). Cristo. sino la arbitrariedad con la que utiliza dicho método. Jesucristo se muestra como Dios cuando afirma de sí mismo que es el Hijo del Hombre que viene sobre las nubes del cielo (Mt 26. es preexistente y comparte el poder del Anciano de días (Dios). el que la pierda por mí la encontrará» (Mt 10. que no ha quitado de ella ningún precepto. Ya lo expusimos esto en la crítica que le hicimos anteriormente y lo volvemos a hacer ahora aunque más brevemente. simplemente por exigencias de brevedad. de forma implícita. como «creyente fiel». no puede haber contradicción entre la Escritura y la Tradición. recuerda que Cristo es el iniciador y perfeccionador de nuestra fe porque de principio a fin nuestra fe depende de él. no encontrará ni un solo texto en el que se diga que Cristo creía en Dios. Jesús se identifica con el Reino: la salvación está en su persona. 33). 11: «nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto. pero no independencia de fe. Este título que Jesús usa unas ochenta veces y que aparece en todas las fuentes que componen los Evangelios. y para invitar a cristianos y no cristianos . 46). Esta es la conclusión de su investigación histórico-crítica. 12). Juan en que los judíos le dicen: «no queremos apedrearte por ninguna obra humana sino por una blasfemia y porque tú. cada uno a su modo. Por ello nos vamos a limitar a la divinidad de Cristo y a la Resurrección. Pagola no utiliza un método que hoy en día se ha mostrado muy eficaz a la hora de estudiar la divinidad de Cristo: la cristología implícita. 9-14) que presenta al Hijo del Hombre como Mesías (tiene la misión de reunir a los hijos del Altísimo) pero como un Mesías trascendente que no viene del mar como los Reinos humanos sino del cielo. ¿Cómo puede tener fe alguien que pide una fe divina hacia su propia persona? He aquí de nuevo la divinidad de Jesucristo. y que juntos. El caso es que. Y fue acusado de blasfemo. 64) asumiendo la visión de Daniel (7. Es más. pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio». 2 que dice que Cristo «inicia y consuma la fe». II. El P. dice. 9-14 (452-453). 39). Por ello me veo obligado a repetir algunos párrafos de la crítica que hice anteriormente. no pone a Cristo como modelo de fe. recuerda la historia del rabino J. e Hijo de Dios. Esto es lo que me impide ser cristiano.

Kähler (Der sogennante historische Jesus und der geschichtliche. Por tanto. Detengámonos un poco a meditar sobre todo esto. Se usa este verbo porque es el que usa la traducción de los LXX al hablar de las apariciones de Dios en el Antiguo Testamento. La Resurrección de Cristo es trascendente porque con su cuerpo glorioso ha vencido definitivamente a la muerte. Y esta historicidad de los Evangelios es la que afirma el Conc. Y ellos atribuyeron esa “experiencia” a Dios. 25). Pero lo que no percibe Pagola es que. Ellos estaban escondidos para volver de nuevo a la pesca del Tiberíades. éste responde diciendo que. Por ello dice el Nuevo Catecismo que afirmar que la fe en la Resurrección había surgido de la fe no tiene consistencia alguna (n. Cuando le dicen a Tomás que lo han visto. La Iglesia se metió así en la confesión de la Trinidad. recurrie ndo a su fe en la fidelidad de Dios (420). ¿Qué “experiencia” de fe podían tener los apóstoles tras la muerte de Jesús. de estudio. aorísto pasivo que se traduce por «se dejó ver». Eso es lo que dicen los textos. 644). si no pone sus manos en las llagas. no simplemente ante el Jesús que vivió en Galilea. es decir. Y de este modo pienso que Pagola nos conduce a la tesis de M. Pero. ha creído y cree que los cuatro referidos Evangelios. Ellos conocían la doctrina de la Resurrección de los cuerpos que aparece en Dn 12. Sólo Dios les podía haber revelado algo tan grande e inesperado. 1-2 y quizás habían oído hablar de los siete mártires torturados por Antíoco Epifanes (2 Mac 7. Estamos de acuerdo en que no se trata de una Resurrección como la de Lázaro que retorna a la vida terrena y a la muerte. que tanto interés tiene por la fidelidad histórica. El cristianismo no es una ideología ni una pura experiencia religiosa sino que es el hecho histórico de la encarnación del Verbo. comunican fielmente lo que Jesús Hijo de Dios. viviendo entre los hombres. El verbo que se emplea para hablar de que Jesús se apareció es ophthé. Jesús se hizo invisible ante ellos ( afantos egeneto). Sin una base histórica no hay cristianismo. Sencillamente el cristianismo es una religión que no puede surgir de ninguna experiencia humana. LA RESURRECCIÓN En el tema de la Resurrección Pagola mantiene también su antigua tesis: la Resurrección es un hecho real pero no histórico. de concilios. cuya historicidad afirma sin vacilar. Rico dice en su informe que lo que hace Pagola es introducir una ruptura entre el Jesús de la historia y el Cristo de la fe. que les confirman en la Resurrección. hizo y enseñó realmente para la salvación de ellos hasta el día en que fue levantado al cielo» (DV 19). parte de las apariciones para hablar después del sepulcro vacío. Pero puesto que Pagola no quiere reconocer que la Resurrección de Cristo es al mismo tiempo trascendente e histórica. Un pequeño detalle: los discípulos de Emaús. Lo primero que llama la atención cuando se lee a Pagola. Esto llevó a la Iglesia siglos de luchas. pero sigue negando la referencia a su cuerpo real en la medida en que no quiere oír hablar de apariciones y afirma que todo partió de la convicción que tenían los discípulos de que Jesús seguía vivo. lo cual les ayudó a interpretar su “experiencia” de Jesús como vivo y resucitado. sino ante Jesucristo. y después hablan de las apariciones. Pagola mantiene que la Resurrección es real pero no histórica. 36. los discípulos tenían un término en griego horama (visión interior sobre todo) que podrían haber utilizado para . 643) (criterio de explicación necesaria). Los evangelios presentan en primer lugar el hallazgo del sepulcro vacío que provoca perplejidad y miedo en las mujeres. Por ello J. me veo obligado a repetirla. II basándose en la fe y en los estudios históricos de los Evangelios: «la Santa Madre Iglesia. lo cual demuestra que junto a la experiencia de fe había una manifestación visible que ahora desaparece. como dicen algunos teólogos. al tiempo que se habla de tres sujetos que lo son. un misterio que nadie se podría inventar porque se confiesa que hay un solo Dios. uno percibe inmediatamente que confesar sin justificación histórica la divinidad de Jesús es absolutamente incomprensible en una mentalidad judía. 9-23). Y este es el avance que nos propone Pagola en su investigación. biblische Christus ) que fue publicada en 1892. III. si se hubiera querido hablar de una “experiencia” de fe. Pero se usan también otros verbos como faino y faneroo que significan aparición visible. Pagola. En todo caso. pues los apóstoles no habrían vuelto a la fe sin el encuentro sensible con Jesús (n. ¿Por qué? Porque él entiende que todo se reduce a una “experiencia” de fe (así interpreta las apariciones) y lo del sepulcro es una realid ad de la que en el fondo se puede prescindir. 13) que el que muere en el madero es maldito de Dios. Y Jesús fue juzgado legítimamente por el Sanedrín y condenado como blasfemo. reconocieron a Jesús sólo desde una “experiencia” de fe. como maldito de Dios? Pues dice la Escritura (Gal 3. Usando el criterio de explicación necesaria. dado que no ha respondido tampoco a mi argumentación. se ve que cambia totalmente el orden histórico de los acontecimientos relativos a la Resurrección. se ve obligado a explicar que lo que ocurrió fue que los apóstoles tuvieron una “experiencia” de fe de que Jesús vivía. cuando murió como mueren todos los crucificados. Y así mismo verbos como éste en meso autón: se puso en medio de ellos (Lc 24. es decir. Jn 20. porque es una realidad que la trasciende (418). firme y constantemente. pero el texto dice que. Pero ha dejado huellas en la historia: sepulcro vacío y apariciones. por el contrario. afirma que la Resurrección es algo que le pasó a Jesús. Vat. 19-26). Uno sería el Jesús de la historia que nunca tuvo conciencia de ser Dios y otro el Cristo de la fe. deshistoriza el cristianismo. Tuvieron una experiencia de que Jesús seguía vivo y atribuyeron a Dios.a adoptar una postura. Si salió adelante fue porque a pesar de todo tenían claro que Jesús había afirmado que era Dios y que ello había sido refrendado por la Resurrección. en medio de esa “experiencia”. de oración. no cree (Jn 21. de esta forma. había una aparición visible que no se puede confundir con la “experiencia” de fe. ante Jesús tal como fue vivido por sus seguidores después de la experiencia pascual». Pero esta pretendida pedagogía quiere ocultar que se da un salto inmenso entre un Jesús que históricamente no pasa de ser un profeta itinerante y un Cristo confesado como Dios por la comunidad primitiva que vivía en el más absoluto monoteísmo del Antiguo Testamento. no ha tenido lugar en la historia.

¿Que al principio los de Emaús no le reconocieron? No olvidemos que el único que dispone de estas apariciones es Jesús. pero para el final de la historia. A. Hablando Pagola sobre el sepulcro vacío dice: «no sabemos si (Jesús) terminó en una fosa común como tantos de los ajusticiados o si José de Arimatea pudo hacer algo para enterrarlo en un sepulcro de los alrededores» (431). aunque fuera la del Mesías en medio de la historia. pues pide para sí mismo la fe que pide para el Padre (Jn 14. que acuden corriendo al sepulcro tras el aviso de Magdalena que lo ha encontrado vacío. lo que les dio la fe fueron las apariciones. ha sido resucitado por Dios» (432). Iglesias en su Nuevo Testamento. la fe ya empezó con el sepulcro vacío. porque una fe en Cristo que no se basa en la historia es una fe que se hunde. es decir. Siempre he tratado también de fundamentar la fe de los sencillos. puesto que Pagola defiende que todo se debe a una experiencia de fe. Pero el texto en griego no habla de las vendas en el suelo. el cadáver no había sido robado. leeremos que llegó primero Juan y vio las vendas en el suelo y lo mismo le ocurrió a Pedro. 8). aunque confirmó después su fe por las apariciones. «Que creen en mí». era absolutamente inimaginable para los judíos. Un pequeño detalle: si nos vamos al hallazgo del sepulcro vacío por parte de Pedro y Juan.ello. sino aquél que Jesús quería. mientras que los que la acompañaban no la veían. Los mártires macabeos esperaban la Resurrección. Por eso dice Juan de si mismo que «vio y creyó» (Jn 20. Para los discípulos. CONCLUSIÓN La conclusión que hacemos después de este breve trabajo es que Pagola ha defendido legítimamente la metodología históricocrítica pero la ha usado de forma arbitraria. Además una Resurrección. de modo que con ello defiende un cristianismo que no se apoya en la historia y se cierra así en una experiencia inmanentista. Teología fundamental. en cuanto que dejó huellas en la historia. 6). Por ello no comprendo que me trate de fundamentalista cuando yo siempre he usado los métodos histórico-críticos y tengo obras que llevan como títulos Dios y la razón. algo que Pagola defiende con interés. no le podía ver aquél que quería. porque comprendió que. Y los fideístas siempre han sido los fundamentalistas. Si se me permite. ya que no es lo decisivo. Siempre he fundamentado la fe en la razón. yacentes. Lo que importa fue que los discípulos de Jesús lo experimentaron como vivo desde la fe. cuando quiere y como quiere. más le valiera que le colgaran al cuello una piedra de molino que mueven los asnos y lo hundieran en lo profundo del mar» (Mt 18. en su divinidad. Pero pienso que realmente al presentar un cristianismo sin historia cae en un fideísmo que no se justifica de ninguna manera por la razón. Él solo dispone de estas apariciones y se aparece a quien quiere. sin el relieve del cadáver. sino de las vendas que estaban keimena. Ha llegado así a la división entre el Jesús de la historia y el Cristo de la fe. Por ello pienso que Pagola debiera preguntarse si de hecho salva bien la fe de los sencillos o la destruye. puesto que seguían atadas pero vacías. Es algo de lo que se puede prescindir. sin las que los apóstoles nunca habrían llegado a creer en ella. Sayés . No somos los hombres los que disponemos de las apariciones de Cristo. Y sin embargo no lo emplean ni una sola vez. el crucificado. Pero el hallazgo del sepulcro vacío no es lo decisivo. para Juan. podemos recordar las apariciones de Lourdes: sólo Bernardette ve a la Virgen. como en el caso de Lázaro. J. echadas. Razones para creer. 1). le sobra el hallazgo del sepulcro vacío. es decir. Pero no puedo dejar de recordar aquellas palabras de Cristo: «al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí. Nadie niega por tanto que la Resurrección de Cristo sea trascendente (no fue como la de Lázaro) pero no se puede negar tampoco que tuvo una dimensión histórica. El caso es que. Lo decisivo no es su hallazgo sino la revelación que se hace sobre él: «Jesús de Nazaret. como explica el P.

Pero en este momento se oye una voz del cielo: «tú eres mi Hijo amado». la enfermedad y la pobreza. nos trae el mismo contenido. El enemigo a combatir es el mal que reina en el mundo. Con el Reino Dios está en medio de nosotros como Padre que ama. pues el Reino de Dios consiste en liberar a todos de aquello que les impide vivir de manera digna y dichosa (108). no pertenece a la vida de Jesús. En realidad el nuevo libro aporta sólo una presentación más larga.. Juan predicaba un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. sino 9 . Es más. Por mi parte me interesa verificar si ha cambiado Pagola su idea sobre Jesús o sigue manteniendo la misma. «Con Jesús nos empezamos a encontrar cuando comenzamos a confiar en Dios como confiaba él. Se pone a favor de los que sufren y en contra del mal.34). Y ocurre también. en una aparición análoga. este estudio histórico-crítico tendría que terminar en la muerte de Jesús. que perdona. El Jesús de la historia no es el Cristo de la fe. Para Pagola. liberar del mal. aunque no la niega. que salva. Se trata de un Dios que goza perdonando y que con su amor y su perdón rompe la lógica de los fariseos. aproximación histórica. el mismo testigo cualificado de otras realidades en el prólogo (Jn 1.18). la predicación de Jesús según todos los exegetas es la llegada del Reino de Dios. Pagola se rebela contra los que hacen del Reino de Dios algo privado y espiritual que se produce en lo íntimo de la persona cuando se abre al amor de Dios (105). Uriarte y que presenta unas correcciones respecto del primero. En la presentación nos habla el autor del método que ha seguido.15. A partir de aquí. Con todo. san Pedro (2 P 1. Las correcciones las ha hecho para responder a las críticas que había recibido a la primera edición.. que lleva el nihil obstat del Obispo de San Sebastián J. en relación a la objetividad de la revelación. Dios no tolera el sufrimiento de los pobres. No. Jesús hará su propio proyecto presentando a Dios no como juez. desde ella. el Reino se reduce exclusivamente a la justicia social. Eso es el Reino (108). cuando creemos en el amor como creía él. Tenemos que volver a Jesús de una forma directa y crítica.» (20). de modo que él viene a ser «el más fuerte» del que hablaba el Bautista (84). Jesús en ese momento no tenía un proyecto propio.30. «Jesús invita a seguir su experiencia de un Dios Padre más humano y más grande que todas nuestras teorías: un Dios salvador y amigo» (16). M. la fe puede influir para que la investigación se haga mejor. el Reino es una fuerza liberadora que trata de curar el sufrimiento. El bautismo de Jesús Si comenzamos con la vida pública de Jesús. «símbolo del mal». En este contexto. sacar del abatimiento. para que los hombres recuperen su dignidad. Se trata de la misma postura que tenía. 2. Los obispos todavía no se han pronunciado sobre él. Pero Pagola olvida.9-10). La investigación histórica no puede. cuando se abrieron los cielos y vio que el Espíritu descendía sobre él en forma de paloma (Mc 1. Ahora bien. A. Y es indudable que Jesús fue bautizado por Juan.LA EDICIÓN RENOVADA DEL LIBRO DE PAGOLA SOBRE JESÚS (PPC 2008 ) Nos encontramos ante la edición renovada del libro de J. salvo alguna excepción que señalaremos. Por lo tanto. porque es pasar a la vida de Dios (17). Y el método histórico-crítico resulta necesario e imprescindible si queremos conocer realmente lo que fue Jesús. «algo» sucedió y que es difícil de explicar: una experiencia que tenían los apóstoles de que Jesús seguía vivo después de la muerte (17) y. que es el histórico-crítico. La resurrección. sino que hace suyo el proyecto de Juan: todo el pueblo ha de confesar sus pecados y ha de convertirse radicalmente a Dios. según Pagola. dice. Jesús habla del demonio. aunque no permite conocer su realidad total. nos encontramos con la escena del bautismo a orillas del Jordán de manos de Juan Bautista. sino que lo que pretende Marcos es compensar el hecho de que Jesús haya sido bautizado por Juan con una indicación de que Jesús vivió una experiencia religiosa extraña con esas palabras. Ahora bien. sino que Jesús vive una experiencia religiosa (84). esto no es una revelación de Dios que exprese la identidad de Jesús y su consagración para la misión. 1. no se trata de una revelación objetiva. la del monte de la Transfiguración. Pagola Jesús. Dios es amigo de la vida y quiere generar una sociedad más saludable: curar. Dios viene para suprimir la miseria. Jesús proclama la salvación de Dios curando. sino como Padre. despertar la fe en Jesús (8). los apóstoles interpretaron la vida de Jesús con diversos nombres o títulos. Este método es autónomo y prescinde de la fe. por sí sola. sanar la religión. El Reino de Dios En efecto. lo demás del texto. que tenemos un testigo de la voz que vino del cielo. «No es su religión ni la adhesión explícita a Jesús lo que conduce al Reino de Dios. Y las cosas tienen que cambiar. En Pagola no aparece que el Reino se identifique con la persona de Cristo. que libera a los pobres y oprimidos.32). que en san Juan aparece un testigo de la voz que es Juan Bautista (Jn 1.

Estas son sus palabras: «Este perdón que ofrece Jesús no tiene condiciones. Era una forma enfermiza de rebelarse contra el sometimiento romano y el dominio de los poderosos (180). No habla tampoco de la realidad del arrepentimiento para entrar en el Reino. Ahora bien. Y lógicamente el Reino de Dios tiene que curar el mal que se manifiesta de este mundo. Jesús sigue los caminos del Reino: ofrece acogida y amistad. ante el abismo insondable del perdón de Dios.4. cabe acogerse a su misericordia sin un compromiso de cambio. al hablar del Reino. 4. como vemos en la parábola del hijo pródigo: «¡Padre. quiere mostrar el amor compasivo del Padre. ¿qué arrepentimiento es ese? ¿Cómo se puede acoger la misericordia de Dios sin arrepentirse y hacer el propósito de cambiar de vida? 3. Sencillamente son temas que quedan fuera del campo de la investigación histórica» (313. Y tampoco advierte. «Su poder para despertar energías desconocidas en el ser humano creaba las condiciones que hacían posible la recuperación de la salud» (175). La fe pertenece. Pero.22-29. Jesús «no pretende en ningún momento sustituir la doctrina tradicional de Dios con otra nueva. Pagola quiere decir que Dios perdona sin condiciones. pero «la posesión era una compleja estrategia utilizada de manera enfermiza por personas oprimidas para defenderse de una situación insoportable» (180). La identidad de Jesús Pagola dedica el capítulo 11 a la identidad de Jesús. Tampoco habla de la gracia.16-21). sin el compromiso de una respuesta posterior positiva. Trátame como a uno de tus jornaleros» (Lc 15. se realiza la curación. un signo más gratuito y más absoluto del perdón de Dios. Es la fe la que despierta las posibilidades desconocidas. arranca a los enfermos del aislamiento y de la desesperanza y es esa confianza en Dios que Jesús transmite la que cura (177). «es que Jesús acoge a los pecadores sin exigirles previamente el arrepimiento» (217). ¿en qué consisten sus curaciones? Cristo. Por lo tanto. no son pruebas del poder de Dios. Jn 8. les acoge e inicia con ellos un camino hacia Dios que solo se sostiene en su compasión infinita. Los milagros. Jesús plantea todo de manera diferente: a todos se les ofrece el Reino de Dios. 3. al mismo proceso de curación. dice nuestro autor. Jesús trabajaba en el corazón de los enfermos para que confiaran en Dios (173). Sólo se condena el que no se acoge a su misericordia. Su Dios es el Dios de Israel: el único Dios.21). llamar al arrepentimiento. Aquellas gentes creían en la posesión diabólica. regala el perdón de Dios y confía en su misericordia. n. sólo quedan excluidos quienes no se acogen a su misericordia» (218). Y así. el salvador del pueblo querido. Cuando en un enfermo se despierta la confianza. ni sobre la relación peculiar que el Hijo de Dios encarnado vive con su Padre en una singularidad irrepetible. Y añade a continuación: «naturalmente. de la posibilidad de la condenación para aquellos que lo rechazan (Mt 11. en todo caso. 1). Y de él dice que es «un creyente fiel» (313). A todos se les ofrece el Reino. Si no entiendo mal. por tanto. Algo que vemos también en la parábola del fariseo y el publicano: el publicano salió justificado porque pidió perdón (Lc 18. ni sobre la legitimidad o no legitimidad de la atribución de la fe a Jesucristo y en qué sentido. Al buen ladrón le perdona porque ha pedido perdón (Lc 23. También otros profetas como Eliseo y Elías las habían hecho. Dicho de otra forma.9-14). que sabrá recuperar a sus hijos e hijas perdidos. Desde la compasión de Dios. el creador de los cielos y de la tierra. Pero en la nueva edición trae dos notas en las que afirma: «Jesús actuó movido por su experiencia de Dios e invitó a las gentes y a sus seguidores a creer y a acoger a Dios con la misma confianza con que él lo hacía. con ellas. Nadie ha realizado en esta tierra un signo más cargado de esperanza. Milagros y exorcismos Pagola no habla de milagros. he pecado contra el cielo y contra ti! Ya no merezco ser llamado hijo tuyo. Ya no hay justos con derechos frente a pecadores sin derechos. Jesús realiza también exorcismos. Su actuación terapéutica no sigue los caminos de la ley: definir la culpa. Se acerca. A este Dios lo experimenta como Padre (Abba) y Jesús lo convierte en el centro de su vida. el Dios cercano de la alianza en el que creen los israelitas» (314). ya que si Cristo no es Dios (como veremos) no nos puede divinizar. En realidad lo que Cristo hace es curar por la fuerza de su palabra y los gestos de sus manos: toca y transmite confianza (176) y así Cristo suscita la confianza en Dios. y Jesús las hace como signo de la llegada del Reino de Dios. Jesús vive abandonándose a Dios (321). pensamos que cuando los . Así pues. prefiere hablar de curaciones. nuestro trabajo de aproximación histórica a Jesús no prejuzga en absoluto lo que la doctrina de la Iglesia afirma o la cristología estudia sobre la conciencia filial y mesiánica de Jesús. n. la investigación histórica ha de dejar el estudio de la conciencia divina de Jesús para la dogmática. «Lo sorprendente». 2).su ayuda a los necesitados» (203). pecadores y justos.19). no está condicionado a una respuesta posterior positiva. desde el punto de vista histórico-crítico. La relación de Jesús con Dios causó una profunda impresión» (313. La primera dimensión del Reino se reduce a curar y a luchar contra la injusticia: «Dios defiende a los que nadie defiende» (133). lograr el cambio y ofrecer un perdón condicionado a una respuesta posterior positiva. La vida entera de Jesús transpira esta confianza. El perdón de Dios es incondicional. Jesús sitúa a todos.

de esta forma desaparece todo el misterio de la redención de Cristo. la ley y su superioridad sobre el Templo y su pretensión de perdonar los pecados en su nombre (la cristología implícita. El Padre no exige una reparación. Y en el momento de partir el pan. Cristo pide al Padre en el huerto que le aparte el cáliz de la Pasión y añade: «pero no se haga mi voluntad sino la tuya» (Mt 26. En esta reducción. También olvida las palabras de Cristo en el evangelio de Juan. Ese pan y ese vino les recordará la entrega total de Jesús hasta la muerte y evocará la fiesta final del Reino (379).27). no ha tenido lugar en la historia.58.5-10 en que Jesús habla del perdón de los pecados (216. Pagola consagra así la distinción radical entre el Jesús de la historia y el Cristo de la fe. 8. Él no vino a reparar a un Dios ofendido por el pecado. 19. En Jn 12. Curiosamente. Pero el caso es que la Escritura nos dice constantemente que fue voluntad del Padre que Cristo fuera a la cruz. ya que en ella Cristo adelantó sacramentalmente el sacrificio de la cruz para dejar a la Iglesia el memorial de su muerte y resurrección. El Padre y el Hijo en la crucifixión están unidos enfrentándose juntos al mal hasta las últimas consecuencias.39). pero que «algo» había sucedido a los apóstoles: habían tenido una experiencia de que seguía vivo. ¿Cómo lo va a decir si no admite que la muerte de Cristo lo tuviera? Ni dice nada de lo que afirma S. En el contexto de la Pasión. Pagola viene a decir que Jesús termina en la cruz no por voluntad del Padre ni por realizar un sacrificio de expiación. Nada de sacrificio de expiación. de un Dios justiciero que no perdona si no se le devuelve el honor ofendido. Palabra encarnada. 10. en la Resurrección. El Padre no busca la muerte ignominiosa de su Hijo. No dice nada de su sentido sacrificial. por el contrario.18. Jesús murió como vivió. Señor. 6. n. Son muchos más los textos que podríamos haber citado. Jesús no pasa de ser un creyente fiel. tenemos que hablar de la Eucaristía. Y. el uso del título de Hijo del hombre (que no lo inventan los evangelistas) y su condición de Hijo único. No se trata. Hijo de Dios (cap. Pero ha dejado huellas en la historia: sepulcro vacío y apariciones. pues reduce la Eucaristía a una cena de despedida.27 leemos: «Padre.16) hasta el punto de afirmar que el que come el pan o bebe la copa del Señor indignamente se hace reo del cuerpo y de la sangre del Señor (1Cor 11. es decir. se rebajó obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. Sólo citaré tres textos de los muchos que aparecen. 65). no tenemos vida en nosotros (Jn 6. pero para esto he llegado». La Resurrección de Cristo es trascendente porque con su cuerpo glorioso ha vencido definitivamente a la muerte.53-54). Creemos. Como vemos. de la que no habla Pagola). asimismo. cuando en la edición anterior había negado su historicidad (lo cual nos da la idea de la arbitrariedad con la que Pagola usa el método histórico-crítico).7). Pagola mantiene que la Resurrección es real pero no histórica. . Pagola afirma incluso que el marco de la celebración eucarística no fue el de la cena pascual judía.33.evangelistas llaman a Jesús Hijo del hombre. como en otras muchas ocasiones (Jn 5. pues. Se trata por tanto de un recuerdo y de una evocación. líbrame de esta hora. Asimismo. ni Jesús ofrece su sangre al Padre sabiendo que le será agradable (446-447). La comunidad primitiva no habría inventado estas acusaciones si no le constara la confesión por Jesús de su divinidad (criterio de discontinuidad). aunque se hayan eliminado las palabras anteriores de la primera edición (379) en las que se dice que Jesús nunca había afirmado de sí mismo que era Dios en sentido trascendente. sino a entregarse totalmente por el Reino de Dios (362). que la divinidad de Cristo se puede probar desde el punto de vista histórico-crítico. porque había entrado en la vida de Dios. estudiando los logia en los que se coloca como centro de la religión y clave de la salvación. lo que quiere dar a entender Jesús es que hay que verle en los trozos de ese pan entregado hasta el final. Leemos también en Flp 2. que hace pensar en el banquete final del Reino. La Resurrección Ya había dicho Pagola en el prólogo que la Resurrección no pertenece a la vida de Jesús. Estamos de acuerdo en que no se trata de una Resurrección como la de Lázaro que retorna a la vida terrena y a la muerte. cuando afirma que si no comemos la carne del Hijo y no bebemos su sangre. Pablo a propósito de la presencia real: que la copa es comunión con la sangre de Cristo y que el pan es comunión con su cuerpo (1Cor 10. ahí está su señorío sobre el sábado. Pero sigue olvidando que a Jesús por ello le acusan de blasfemo. Todo se explica de forma natural. que su muerte no iba a impedir la llegada del Reino. 15) confiesan algo que no tiene apoyo en la historia de Jesús. La Pasión En todo caso. Dios ha mostrado que estaba con el Crucificado.6-8 que Cristo. Este es un punto decepcionante en Pagola. aún siendo de condición divina. No podemos ver el pecado como una ofensa a Dios. En ella quiso significar Jesús que su muerte no iba a destruir la muerte de nadie. de modo que. El Padre no quiere que maten a su Hijo querido y lo que hace es acompañarlo hasta la cruz. 5. en esta nueva edición sostiene como posiblemente histórico la escena de Mc 2. porque es una realidad que la trasciende (430).

se puede llegar a la confesión de la divinidad por parte de Jesús. Se sienten perdonados y aceptados por el Padre. cuando la comunidad primitiva nunca llamó a Jesús Hijo del hombre en ninguna de sus confesiones (criterio de discontinuidad). Todo hace pensar que no fue su sepulcro vacío lo que generó la fe en Cristo resucitado. según muchos investigadores. Hijo de Dios trascendente. Dios no exige el sufrimiento de su Hijo para poder perdonar. Jesús cargó con el sufrimiento que le infligieron injustamente los hombres y el Padre cargó con el sufrimiento que padeció su Hijo querido (450). empleado sin prejuicios. José Antonio Sayés . Conclusión El Jesús de Pagola fue un creyente fiel en Dios Padre en el que depositó y abandonó su vida. Pero Dios Padre no podía pedir la sangre de su Hijo para perdonar los pecados. No se trata de un sacrificio de expiación y en la muerte no está sufriendo ningún castigo de Dios. el crucificado. y su divinidad pertenece a la confesión primera de los evangelistas.Pagola parte de las apariciones para hablar después del sepulcro vacío.3). lo que significa que fue la Iglesia la que inventó la divinidad de Cristo. detrás de su dolor estaba la fuerza salvadora de Dios. Como un ejemplo más de la arbitrariedad de su utilización del método histórico-crítico viene a decir que la comunidad primitiva. Desde la investigación histórica no se puede concluir que tuviera conciencia de ser Dios. Su Dios es el Dios de Israel que experimenta como Padre. El primer credo cristiano acuñó estas palabras: «Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras» (1Cor 15. estaba con Jesús. Palabra encarnada. Habrían sido los evangelistas los que le confesaron como Señor. ni podemos pensar en un sacrificio de expiación. Hablando Pagola sobre éste. lo que encontramos en estos relatos es predicación de los primeros cristianos sobre la resurrección de Jesús. que lo experimentaron lleno de vida después de la muerte» (444). Aquello era «una gracia de Dios» (438). sino que les ha abierto a una experiencia nueva e inesperada de su presencia entre ellos» (432). Y vayamos al sepulcro vacío. Lo que importa fue que los discípulos de Jesús lo experimentaron como vivo desde la fe. Hijo del Hombre. etc. Con el método histórico-crítico. sino el "encuentro" que vivieron sus seguidores. (457 y ss. y frecuentemente arbitraria.). El método histórico-crítico lo emplea de una forma reductiva. ha sido resucitado por Dios» (444). soslayando todo aquello que pueda manifestar en la historia de Jesús la confesión de su trascendencia divina. Lo decisivo no es su hallazgo sino la revelación que se hace sobre él: «Jesús de Nazaret. con la visión de Hijo del hombre (que de modo trascendente aparece en Dn) (476-477). ¿Por qué? Porque él entiende que todo se reduce a una "experiencia" de fe (así interpreta las apariciones) y lo del sepulcro es una realidad de la que en el fondo se puede prescindir. Jesús murió confiando en el Padre y el Padre lo acogió en su vida insondable. Establece así una ruptura radical entre el Jesús de la historia y el Cristo de la fe. dice: «no sabemos si (Jesús) terminó en una fosa común como tantos de los ajusticiados o si José de Arimatea pudo hacer algo para enterrarlo en un sepulcro de los alrededores» (443). «Algo» ha ocurrido a los apóstoles (432): «han vivido un proceso que no sólo ha reavivado la fe que tenían en Jesús. dice Pagola: «más que información histórica. Hablando de todos estos relatos. superó la confesión de Jesús como hijo de hombre (que no significaba más que era un ser humano). Lo que hizo Dios Padre fue acompañar a Cristo en su dolor (447). Pero el hallazgo del sepulcro vacío no es lo decisivo.