You are on page 1of 14

NARRATIVAS DE LA MEMORIA EN CENTROAMÉRICA: ENTRE POLÍTICA, HISTORIA Y FICCIÓN

Werner Mackenbach
[Ejs más importante entender que recordar, aunque para entender sea preciso, también, recordar. Beatriz Sarlo, Tiempo pasado

( (>\\l fin de los conflictos armados y el inicio de un proceso de transición t|( gobiernos autoritarios-mili tares a formas civiles de gobernar en Centroaméi i i .1, la lucha contra el olvido y por el derecho a la memoria, su articulación, publicación y divulgación se han transformado en un requisito fundamental | u u poder pensar y construir un futuro de convivencia de las sociedades i rniroamericanas basado en respeto mutuo, diversidad, justicia y demoi i . i d a (ver Mackenbach, "La revolución" s.p.). Ante esta situación, las |n.ícticas narrativas están ocupando un lugar estratégico, porque es obvio i|iif una memoria colectiva, pública es imposible sin un relato, una narración li|.ula que pueda ser transmitida y comunicada. lín este contexto, el término "narración" es un concepto amplio que i ni'Joba prácticas culturales como la escritura, el cine, las artes gráficas, rii . Sin embargo, son las prácticas escritúrales propiamente dichas que en In-, procesos de construcción de una memoria han asumido un papel pri\, especialmente en el campo "oficial" de las comisiones déla verdad u esclarecimiento y en los discursos públicos, y las cuales han experimentado un ,iuge tremendo en las décadas pasadas en Centroamérica, también en nius prácticas narrativas-escriturales.'
i i mi esto, no niego la importancia de otras producciones como las audiovisuales y gráficas, >|Mi igualmente se han dedicado ampliamente a la construcción de la memoria, juegan un rol I M I | M i r l a n t e no solamente en el campo artístico, sino también en el político e igualmente lian l'ii.lilcrado en Centroamérica, especialmente después del fin de los conflictos armados. Di' (u i l n > , sus intersecciones con las prácticas escritúrales son múltiples y omnipresentes. U

231

sino h relación no armónica. En el campo del audiovisual destacan el dossier de la revista Istmo (número 13) coordinado por Beatriz Cortez y Alexandra Ortiz Wallner y La pantalla rota de María Lourdes Cortés.Así. los sentimientos con los que se articulan y en los que se expresan lo:. los criterios. En su estudio sobre las experiencias de las Comisiones de la Verdad < > Esclarecimiento en América Latina el psicólogo costarricense Ignacio Dobles Oropeza señala con referencia a Paul Ricoeur la estrecha y conflictiva vinculación entre la historia y la ficción. sino también por los textos a través de los cuales se construyen las narrativas de la memoria: estos textos mismos son campos de batalla. No son las opiniones.1 no siempre puede creerle a la memoria. las reconstrucciones.p.i jgiro subjetivo. 2. no solamente por los persistentes contextos conñictivos en los que se unprenden las políticas de la memoria. en la medida en que 'transmite un sentido del pasado que revive una vez más'. así corno los trabajos de Pablo Hernández "Las relaciones entre las palabras y las imágenes: Un campo de estudio para las culturas centroamericanas" y "La fotografía de Luis González Palma. Mapa urbano de líi cultura contemporánea en Guatemala de Rosina Cazali... accumule. Más de una década después de la formalización e institucionalización de los procesos de pacificación en Centroamérica esta metáfora mantiene toda su vigencia. . en contraste.. [. 'La historia.2 La autora continúa: A él se refieren. Este debate —que en Centroamérica apenas ha comenzado— ha resultado en un sinnúmero de estudios y publicaciones (ver para una vista panorámica el ensayo de Menjívar Ochoa). et la mémoire collective divise" (Nora 398-399).. [. "el dar cuenta de lo que fue" se realiza con recursos narrativos adoptando modalidades de construcciones ficticias. Una discusión publicado en 2005. y la memoria desconfía de una reunir. según Patrick Hutton. trucción que no ponga en su centro los derechos del recuerdo (derechos divida. Esta diferenciación es retomada por Pierre Nora que distingue entre "memoria histórica" y "memoria colectiva": "La mémoire collective est ce qui reste du passé dans le vécu des groupes. efface et recompose á son gré. porque la histoi 1. "Arte Centroamericano: 1980-2003. [.n i . ficción). ou ce que ees groupes font du passé. por supuesto. fácil entre estas perspectivas sobre el pasado es un deseo o un lugar común (9)- En estas citas la intelectual argentina alude a los elementos esenciales de lo que llama la conflictividad del pasado. crítica e intercambio de miradas en las artes visuales centroamericanas contemporáneas".] La mémoire historique filtre.). los relatos de un tiempo pasado desde un presente (aunque. Esta reconstruye el pasado desde una distancia critica y se esfuerza para transmitir el sentido de que sus conexiones con el presente están desprovistas de compromiso emocional" (Menjívar Ochoa 19). del istmo se ha constituido a partir de los años noventa del siglo XX MU vasto campo de narraciones que intentan fijar la memoria del pasado rccir 111 > contra el olvido —un "pasado [que] es siempre conflictivo" como e s c n l > < Beatriz Sarlo (9) al comienzo de su libro Tiempo pasado. Dobles llega a la conclusión de que la metáfora más apropiada para caracterizar los esfuerzos de construir "memorias sociales del dolor" (así el título de los primeros textos que compila posiciones relacionadas con esta temática en las artes es Tenia* centrales editado por Teor/éTica. la mémoire collective conserve un moment le souvenir d'une experience intransmissible. ver Mackenbach. de subjetividad). la edición del 2005 fue publicada por Siglo XXI Editores en Argentina. Elle est le fruit d'une tradition savante et 'scientifique'. en fonction des besoins du moment. recuerdos. Mediante la distinción entre historia y memoria.. de justicia. en el que no tenemos más una relación de experiencia 'orgánica''. Aix-Marseille I) sus valiosos comentarios y observaciones en el proceso de elaboración del presente ensayo y también a mis estudiantes en la Universitát l'otsdam por las discusiones enriquecedoras en el marco del seminario sobre el tema de este trabajo realizado en el semestre de verano de 2009. en competencia.] la mémoire historique unit. Posteriormente se publicaron Pasos a desnivel. se ha realizado un amplio trabajo de investigación -especialmente en el campo de las ciencias sociales y los estudios historiográficos en Europa y Norteamérica— acerca de la memoria y sus relaciones con la historia/historiografía. según apuntan Olick y Robbins. tocando las emociones. Cultura de la mew/i/r. establece las diferencias entre pasado y presente. elle est elle-méme la mémoire collective du groupe des historiens. Ultimas tendencias" de Dolores Torres. 3 í. la memoria y la historia. "La revolución" s. Cito aquí y a continuación de la primera edición mexicana publicada en 2006. Le agradezco a Julie Marchio (Université de Provence. su estudio) "no es la cíe una 'mesa de discusión' ni de las 'negociaciones'.] La mémoire historique est unitaire. Historia. y por el otro. particularmente por "los contextos 11 inflictivos en que se han dirimido versiones del pasado como las tratadas" (^06-307. MIIO la de las 'batallas de la memoria'". Agradezco a Alexandra Ortiz Wallner (Humboldt-Universitát zu Berlin) y Pablo Hernández (Universitát Potsdam) sus valiosos aportes a estas referencias. "estas construcciones ficticias tienen que [. Pensar que podría darse un entendiminih. conflictiva e incluso contradictoria de tres instancias: la memoria. la historia y la literatura (imaginación.. después de los acontecimientos traumáticos de la historia r e c n . El presente ensayo se dedica a estudiar las relaciones entre las tres instancias mencionadas que constituyen el terreno conflictivo en las narrativas contemporáneas de la memoria en Centroamérica. porque por un lado. El presente trabajo recurre a la iliferenciación entre historia y memoria propuesta por Maurice Halbwachs: "[Pjlameó.] hacer referencia a lo que 'ocurre en la vida'" (Dobles 169). des lois de l'imaginaire et du retour du refoulé. capitalise et transmet. influyen en esta conflictividad).. Halbwachs quiso 'subrayar las diferencias entre el tipo de pasado que cada uno restaura': la memoria confirmaría 'las similitudes entre pasado y presente'.. que 'la historia es memoria muerta. Desde hace varias décadas. una forma de preservar el pasado.

u« y cientos de asesinados en Honduras y Panamá. [. además de miles de desaparecidos.. políticas que si . | | las historias de la vida privada. los nuevos gobiernos civiles. I^n su libro ya citado.1 vivido un auge tremendo y un reconocimiento en los mass media al igual que en la academia «|iu. es decir. mientras que Panamá experimentó la invasión militar sarrollar políticas que permitieran superar las secuelas del pasado m. ( onvivencia pacífica (ver Oettler. que ha sido caracterizado como un "enamoramiento Al mismo tiempo se ha señalado que este proceso de creación de mu pasional en la historia" (Osterkamp Zz).r. Al mismo tiempo señala también un cambio en las fuentes de la historia: la historia oral 11.documentación y también los relatos de ficción (ver Oettler. Una de las tareas m.. [. Según cálculos cuidadosos se estima que durante los conflictos armados hubo al menos ¿un mil asesinados en Guatemala. troamérica contemporánea se inscriben en un contexto más amplio. Barahon. Al igual que en América Latina.m.8o-28i. embargo. aldeas potemkin y los theme-parks históricos. "Zwischen" 279-281.r. se confrontaron con la tarea de de una memoria social. Mackenbach. '' Si gún Sarlo éste se expresa en un proceso de "museificación. sino también por los intente i| de un "neohistoricismo" (i2). "/. conAguilar y González 69). pero también de las sociedades de p < > \a en general. es dei n . que tiene un impacto importante en la construcción < l > mía paradoja: mientras que en las últimas décadas las corrientes de pensaidentidades colectivas. se ha vivido también el auge de comisiones de la verdad o esclarecimiento.i. ide s o centroamericano. miles de asesinados en Nicaraj.i de violaciones de los derechos humanos— en la lucha por la pacificación y Nacional Guatemalteca) en diciembre de 1996. En las ciencias sociales se ha atribuido una doble función a csia-... 4. Nicaragua) para la construcción de las organizaciones de la sociedad civil.11.incluso le han atribuido un lugar privilegiado en la (re)construcción histórica/historiográfka {ver 12-13). 295. En el ( .r. Sieder 250). El Salvador y I liinduras por una prolongación e incluso un crecimiento de los actos de lación de los derechos humanos especialmente en las décadas de los scten violencia de los derechos humanos.. formas de ocuparse del pasado y de su interpretación emprendidas poi l. miento posestructuralistas y posmodernistas —que han dominado los disy que no solamente se caracteriza por la investigación institucionalizada d< rursos en las ciencias sociales en sentido amplio— han resultado en un las violaciones de los derechos humanos y los actos de violencia en el pasadi > pronunciado ahistoricismo y se dio la impresión "de que el imperio del que en muchos de los países latino y centroamericanos resultó en la creación pasado se debilitaba frente al 'instante'" (n). Mackenbach. Mackenbach. así como por la persistencia inalterada ta y ochenta. este debate sobre la política de la me Corola firma de los Acuerdos de Paz entre el gobierno guatemalteco y I"1. torturad) 11 y violadas en todos los países centroamericanos (con la excepción de Costa Rica y Belice) (vri Octtler.] el reciclado de estilos. como autobiografías. del hmtage. (. "Zwischen" 280.. las políticas y las narrativas de la memoria en la Censociedad civil (Ver Oettler.' de los organismos de represión y la particular relevancia de factores étnicos En ese contexto de transición. una fase de transición caracterizada por intentos de pacificación y di el perdón y la impunidad y los que han defendido la necesidad de la invesmocratización de las sociedades centroamericanas que sin duda hasta l i < > v tigación jurídica y la condena de los responsables como condición de la en día han resultado contradictorios e incipientes. Mackenbach. Mackenbach. Barahona. películas.i Al mismo tiempo.) la historia de los anticuarios" ( i i).wisdien" 295. y categórica. es un proceso que se desarrolla por varias décad. de Estados Unidos a finales de los ochenta (diciembre de 1989) con sus reciente. 70 mil asesinados en El Salvador. imcntal como global. la era de los conflictos l > < democratización ha estado marcado también en Centroamérica por la con lieos y de la insurrección armada en Centroamérica llegó a su fin y comen/c > ! rontación entre los que han optado por una política de tabula rasa.. vx ilaciones de los derechos humanos (ver Oettler.) el sorprendente renacer de la novela histórica. 5 En un artículo publicado bajo el título "Alies de construir y guardar la memoria y de transmitir experiencias individuales y sociales desembocando en una siempre mayor importancia de otras narra ciones de la memoria. cuyas víctimas principales han sido las poblaciones civiles. 296. del pasado-espectáculo. Sieder 250-258). el olvido. como memoria oficial. 1. fue la enfrentarse con el sin legado sangriento de la \> >ha sido agudizado por el hecho de que la transición estuvo marcada en Guatemala. otras formas de BATALLAS DE LA MEMORIA 1. Sarlo detecta memoria social. Es en este contexto en el que en Centroamérica se ocupan de confrontarse con el pasado en el proceso de transición hai u lia librado una verdadera batalla de la memoria por la supremacía interpretativa formas más democráticas de gobernar y como memoria social. "Zwischen" políticas de la memoria. nioria --sea en sus formas oficiales o no oficiales de enfrentarse a un legado representantes del movimiento guerrillero U R N G (Unidad Revolución. . "Zwischen" 282). pero también en algunos de los países (Guatemala. este proceso urgentes de los nuevos gobiernos. Aguilar y González 70).

la crítica Nelly Richard ha señalado un fenómeno que muy bien se ha observado hace unos años en América Latina y también en Centroamérica: el auge y el "creciente éxito editorial" de "biografías. que no hay novedad en el mundo.. del yo en el marco de un "neoindividualismo cap i t a l i s t a que comercializa la instantaneidad del fragmento mediante las i r < n i c a s periodísticas de captación de lo humano 'en vivo y en directo'" (. i h . II. el discurso se resiste a la discusión interpretativa (como lo señaló l'inochet. autobiografías y testimonios [. En Centroamérica. tendn .7 Pese al ataque frontal al humanismo.. Una versión más larga de su ensayo fue publicada en 2003 bajo el título "El mercado de las confesiones (lo privado y lo público en los Testimonios de MónicaMadariaga. el lugar estratégico del testimonio se basa en la "confianza en la inmediatez de la voz y el cuerpo" (23) del/de la tes^ limoniante. todo ficticio). porque el testimonio "soporta las pruebas de veredicción.. "Memoria" 23). porque la concicm 1... 6 Junto a la pretensión de autenticidad y la conciencia de ficcionalidad Osterkamp ve como tercer componente del consumo de la historia bajo rl signo de una conciencia neohistórica el hecho que la historia se presente como una alegoría del presente. citado en Burgos.refiere a acontecimientos que han ocurrido.ulo ha hablado de un "giro subjetivo" en la academia y en "el mercado Minbólico del capitalismo tardío" en general (17. l'histoire.i mente ofrece pocas sorpresas. el cine y la televisión (con i r l i rencia a algunos bestsellers a nivel internacional).1 utópica ha sufrido daños muy graves a partir de los años 1989 y 2001. 7. y por lo tanto. NARRATIVAS DE LA MEMORIA I :. En los años ochenta y noventa se volvió un lugar común hacer énfasis en una vinculación muy estrecha entre el testimonio y la historiografía.i representación medial de la realidad para dar lugar a una sensación de t u cionalidad—incluso de la representación más realista—..] (Zi). Ante esta situación..| i ) y que se vale de un voyeurismo social. ver 19-22). se inclinará a desarrollar un enamoramiento pasional en la historia. Como ha señalado Sarlo. la historia es el esp.authentisch. He aquí la paradoja del neohistoricismo: es por ese pasado que puede ser interpretado como espejo alegórico tk I presente y como confirmación de la máxima de que todo ya ha sucedido antes. el sujeto y sus representaciones 6. u i Ernst Osterkamp habla de la emergencia de una "conciencia neohistói i< . en sentido estricto. lín especial. Beatriz S. [.]. Para el caso de Chile. l'oubli incluso otorgó un papel estratégico al testimonio como puente entre memoria e historia: "[. En un comentario sobre el libro de Pilar Calveiro Poder y desaparición. porque el mundo está muy bien estudiado y sol. alies fiktiv!" (Todo auténtico. tienen existencia fuera del discurso" (Zavala 250-251). un tiempo que anhela la vitalidad permancnit . 12. La traducción de las citas del artículo de Osterkamp es mía. se refiere a las memorias de la ex ministra de Justicia del gobierno de ( h l r r a i ias) por p a r t e de los teóricos posestructuralistas. los campos de concentración en Argentina.u n > de la vitalidad eterna. sostiene: Si una detenida-desaparecida habla de su experiencia carcelaria en primera persona. . la reivindicación de autenticidad y la conciencia de ficcionalidad" (/ i ) Mientras que el presente pierde siempre más su fe en la autenticidad dr l. i algunas tendencias actuales en la literatura. Quien ya no espera del presente lo soi prendentemente diferente. En este ensayo se dedica particularmente a revisar las relaciones entre género y poder y a las representaciones de la mujer como figura pública. el pasado seconvici ir en una fuente inagotable de autenticidad e inmediatez vital: El presente es el tiempo de la decadencia acelerada.] el testimonio constituye la estructura fundamental de transición entre memoria e historia" (26. la tergiversación y la mentira: el testimonio en sus más diversas formas. El historiador francés Paul Ricoeur en su obra La mémoire. Mónica Madariaga. el estudioso literario a leí n. Gladys Marín.i" (Zi) cuya relación con la historia se basa en la "reconciliación estética c-nn. Por eso. Gladys Marín y Clara Szcaranski)". y mucho menos del futuro.1 a desarrollar una conciencia neohistórica [.] Autenticidad y vitalidad se convierten —cuanto más se despidan del p i r senté— en el privilegio de la historia. Nelly Richard ve un r e t o r n o del individuo. Se habló de su función de "rescate de la memoria colectiva y la comunicación de la historia oculta" (260) e incluso de "la oportunidad —repleta de privilegio y de responsabilidad— de escribir la verdadera historia de nuestro tiempo" (Randall 7).l testimonio. . la omisión y la supresión.. y de la actual presidenta del Partido Comunista de Chile.. en las últimas tres o cuatro décadas —al igual que en América Latina en general— ha sido especialmente una práctica ful tural-escritural la que ha ocupado un lugar privilegiado en la recuperación tlr la memoria y la reconstrucción de la historia contra el olvido y el silencio. en el que a n . entregando a la voracidad de su mercado de lectores múltiples retazos de las historias privadas de las figuras públicas" (41). se. Cito aquí de un artículo publicado en 2004 en la revista Humboldt llamado "El mercado dr las confesiones y el auge de la literatura ego". en la vida social.

"Zwischen" 522. oprimidos o por lo menos. ver también 47). En este ( a m p o p< ) l i i u i > m i l i u r l. Así por ejemplo.. grandes y valiosos aportes. 10. éstos no han sido (ver Mackenbach. la guerra de guerrillas. tiene un carácter indiscutible . 8 Han criticado la supuesta inmediatez del testimonio e insistido en su carácter mediato. donde se encuentran amplias referencias bibliográficas). Lo que aquí se recoge constituye una muestra pesquisada durante los días más duros 8. Rigoberta Menchú/Elizabeth Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala y el Instituto de Estudios Comparados en Burgos. mera 'ideología' o 'falsa conciencia'" como escribe Sarlo (22}. de algún modo. de Sct gio Ramírez. que se vale de recursos narrativos al igual que la "literatura". Al mismo tiempo se ha construido este sujeto-por la ejemplaridad de su testimonio—como la sinécdoque arquetípica de un colectivo (la clase.i a esa primera persona que narra su vida (privada. Testimonios <le aquella década de Danilo Guido y Algo más (¡He un recuerdo de Ernesto Castillo Guerrero—ambos textos un crítico ajuste de cuentas de lo experimentado en el Servicio Patriótico Militar establecido por el gobierno sandinista—. la Asociación Política de Mujeres Mayas. la relación simbiótica entre el testimonio y los proyectos revolucionarios se disuelve. su carácter extremo es una especie de blindaje que lo rodea c o t i v i t i u n dolo en algo que debe ser visto antes que analizado. presenta los testimonios de más de treinta mujeres guatemaltecas recopilados hisiórico-verídico. Sin embargo.. tanto por la inmediatez de la experiencia como por los principios morales que fueron violados (119-120. el pueblo). los afectados por el proceso revolucionario mismo.n Cabezas pasando por los diarios de cárcel escritos por militantes femenina'. Sin embargo. Miles de panameños involucrados de la noche a la mañana en sucesos que no provocaron son dueños absolutos. que fue. Esto es exactamente lo que ha caracterizado los testimonios centro americanos.9 Los grandes relatos "magistrales" del testimonio con su pretensión totalizadora de la verdad se vuelven obsoletos.. "/. h. cuestionada. entre ellas las de Miguel Barnet. dolores. los editores escriben: "Este es un material valioso. Pero el testimonio y la historia oral no han solamente "devuelto la confian/. en Nicaragua el ex funcionario sandinista Alejandro Bendaña publicó en el año 1991 el libro Una tragedia campesina: testimonios de la resistencia que reúne entrevistas con campesinos que militaron en las filas de la Contra. antropólogos. "Palabras finales". Así por ejemplo. En la "Introducción" se afirma: "En esta lucha por un país mejor.Kicceur). Roque Dalton. adecuadamente reconocidos y registrados por la historia [.u e décadas. Estudios críticos del testimonio han cuestionado exactamente esta ca racterización como "posliteratura" (Beverley) y "poshistoria" y la dictadura de la memoria sobre la historia y la literatura. En la práctica escritural testimonial y de manera creciente también en el discurso teórico sobre el testimonio se puede constatar un cambio de para digma. anti-canónico y and. En el epílogo del libro. la fragmentación. rabias e íntimos «ccretos. La memoria testimonial se ha transformado en una historia más verídica.respectivamente no literario/ficcional del testimonio por un grupo de mujeres noruegas y guatemaltecas para contribuir al desarrollo de la democracia y también han tomado en cuenta la literatura testimonial centroamericana más allá de la fijación y el Estado de Derecho. es decir: la historia verdadera. L.wischen" 519-520 y "O testemunho").. El Salvador. salvadoreñas hasta los testimonios tardíos como La marca del Zorro. Ornar Cabezas y Sergio Ramírez. sea como elemento narrativo (re) ficcionalizado en una serie de novelas centroamericanas (ver más abajo). afectiva. la caribeña y centroamericana. la escritura testimonial se ha vuelto en un texto más auténtico que la literatura tradicional (incluso la más "realista"). la individualización y la relativización se propagan. Nicaragua ile mujeres hemos dado múltiples. criticada por otras voces de otros sujetos/colectivos. en plural.] nos propusimos desde hace dos . pública. pero incompleto. Ver Mackenbach.is I u c r z a s contrarrevolucionarias (la Contra) a part i r de la g u e r r a no declarada de Estados Unidos contra Nicaragua —que a p u n t a al derrocamiento del gobierno sandinista— usurpan y utilizan para sus fines las formas "genuinas" de lucha de la izquierda revolucionaria centroamericana. desde los textos fundacionales de Rigoberta Menchú y Om. pero ya no en forma de textos que pretenden construir una o la memoria. Le siguen otros textos que cuentan de las experiencias de las generaciones jóvenes en el proceso revolucionario. así como Humo en la balanza. para dar a conocer su identidad e historia "olvidadas". también de Danilo Guido—un relato crítico de las experiencias en las brigadas de la cosecha del café organizadas por el Estado cuyas ganancias terminaron en cuentas privadas de altos funcionarios sandinistas (ver Mackenbach. 10 '). Algo similar sucede en el campo literario: el testimonio se convierte en un espacio textual que es ocupado por los marginados. que privilegia una voz que puede y debe ser complementada.1 la guerrilla y la revolución o el "triángulo revolucionario" Guatemala. y en su relatividad represen tativa. hoy. es decir. Estas investigaciones presentadas por historiadores. el recurso a técnicas testimoniales mantiene relevancia. Con esto "se ha restaurado la razón del sujeto. de razones. la etnia. miles . "Zwischen" 522.. sea para documentar las experiencias en los acontecimientos más recientes de la historia centroamericana en el marco de las políticas de la memoria. El apogeo del testimonio como práctica hegemónica en el campo literario llega a su fin ya a finales de los años ochenta/inicios de los noventa. como por ejemplo. Han cuestionado el supuesto carácto (Ciencias Penales..U texto en primera peí NO na ofrece un conocimiento que. paralelamente a los cambios en el discurso político-militar.]" (353). sino que relatan memorias colectivas y/o individuales. El libro depa-^ publicado en 2008 por tres organizaciones de la sociedad civil guatemalteca. El libro de la invasión de los panameños l'edro Rivera y Fernando Martínez publicado en 1998 reúne testimonios (basados en entrevistas) ilc afectados por la invasión estadounidense en Panamá en diciembre de 1989 y fotografías de los acontecimientos. el género. política)" (22). estudiosos literarios \s han realizado una re-periodo o nueva de lectura de algunas obras "clásicas" de Tejedoras la literatura testimonial del postinvasión [.

recuperar estas historias. como reivindican ya las primeras oraciones del libro: Toda incomprensión del presente. en otras palabras. por lo menos oficiosa en la interpretación ile la historia reciente no solamente de Nicaragua.de l < que se podrían llamar "memorias individuales". Sergio Ramírez. Ya no es un Yo que pretende ser el sujeto representativo de todo un colectivo. Al mismo tiempo la revolución es la consecuencia. Y el hecho de que estas memorias ya no pretenden dar voz a los sin voz. el eslabón cuasi natural de un desarrollo histórico pensado en ciclos históricos que irresistiblemente llegan al punto culminante de la revolución y la realización de la utopía político-social. esta producción textual -co mo lo muestran ejemplarmente las memorias de los nicaragüenses Violeta Barrios de Chamorro. si no oficial.i producción textual en verdaderos "anti-testimonios": La emergencia del testimonio. de sus inicios y raíces hasta el derrocamiento de la dictadura y el triunfo de la revolución.i El testimonio busca despertar una toma de conciencia solidaria en torno . 11 En su libro La epopeya de la insurrección Humberto Ortega. que ninguna de las recientes revoluciones centroamericanas fue peleada en nombre de los indígenas ni para restaurar los derechos de las comunidades indígenas. h i s t o n . el autor reclama una autoridad.i h egemonía de la escritura testimonial en el campo literario centroameru :i m • estamos viviendo otro cambio en las relaciones entre memoria. reunir nuestros aportes. con eso lleva también a un extremo la supuesta inmediatez de la memoria. Tercero. ex jefe del Ejército Popular Sandinista.Memorias individuales.ha llevado el llamado "giro subjetivo" a un extremo. resultando esta nucv. que privilegia \. i ción en Centroamérica —al igual que en América Latina en general. He aquí siempre un afán de reclamar una mayor autenticidad que la que caracteriza a la ficción literaria (un eco del concepto de "posliteratura" á la Beverley). con el "lanzar de estas pseudo-confesiones al relativista mercado del consumo" se contribuye "a disolver el peso ético de las contradicciones históricas dr la memoria política en los flujos amorales del consumo de novedades quísolo busca excitar la curiosidad en torno a los secretos femeninos de lo público y lo privado" (43).i negatividad residual de un traumático índice de realidad que había sido previ. sino son abierta y declaradamente ii-xtos de ex líderes —además de las clases medias y altas— permite que en un contexto en que la pretensión de hablar en lugar de los subalternos ha perdido su atractivo. mi historia tiene como objeto central mostrar su evolución en el tiempo (23). y no como me contaron que fue" (13).a la defur.i da -sobre todo en contextos de violencia y trauma históricos. sino que insiste en su individualidad. A partir de los años noventa se puede constatar cierta p r o l i l c t . Más bien.i l. que para construir una subjetividad heroica uno debe colocarse en el centro del espacio de la subjetividad y distanciarse de todos los demás. años. Al recorrer la vida de esta pequeña parte de la humanidad que todos nos hemos puesto de acuerdo en llamar Nicaragua.. Mi libro La Epopeya de la Insurrección. su pretendido carácter más auténtico que las versiones c a n o n i z a d a s de la memoria testimonial u oficial de "como me contaron que (Lie". 11. "Al analizar estos textos -escribe Beatriz Cortez— tres asuntos se hacen evidentes: primero. Sin embargo. Segundo. que en estas narrativas de varias décadas de violencia. Parece que con el fin de los conflictos armados v l. d e s t r u \ por completo los rasgos esenciales del testimonio. Sin embargo. De esta forma uno puede ocupar el espacio de la historiografía ¿•pica. Con esta concepción "progresista" y "desarrollista" de la historia. resaltando la individualidad de esas memorias.i mente negado por la Historia (42). surge de un desconocimiento del pasado. como escribió Sergio Ramíre/ en la introducción de Adiós muchachos. el espacio de la diferencia del sujeto indígena.\-~ figuras públicas que reafirman las versiones "oficiales" de su r e s p e c i i \ campo político (con las diferencias del caso que señala Richard). suele estar li}>. Radica en el origen humilde y proletario del protagonista y la tradición familiar de un activismo político en el contexto de un proceso de radicalización social y política en la Nicaragua de la dictadura somocista. como género confesional. Ernesto Cardenal y Humberto Ortega. Gioconda Belli. tanto durante la guerra. No por casualidad en la polémica que se desarrolló en Nicaragua en t o r n o a su libro El país bajo mi piel Gioconda Belli insistió en el carácter no novelístico de sus memorias. Según su criterio "aquí nada de esto ocurre" (42). el reclamo de representatividad colectiva de la memoria individual entre por la puerta trasera. al hurgar en el ayer procura dar elementos para entenderlo mejor y así juzgarlo sabia y justamente. Una memoria de la revolución sandinista: quería escribir sobre la revolución sandinista "[c]omo yo la viví. quiere presentar un gran relato del movimiento revolucionario. y ahora en la construcción de la democracia y el Estado de Derecho" (7). hay una ausencia obvia. como en i-l proceso de Paz. La revolución sandinista es construida como el resultado lógico de un proceso individual y colectivo. J . N c l l v Richard sostiene que esta producción textual y editorial. la de la práctica del duelo" (145-146). en el caso de Centroamérica. i v l i t e r a t u r a . Para el caso chileno.i ética de una verdad en primera persona generalmente hablada por la víctim.

Insiste en que el Informe "atiende todas las versiones y recoge lo que hemos oído. 13 Ignacio Dobles scn. "Zwischen" 282-29»)' En el caso de Brasil. vinculados con el enfrentamiento armado. las negociaciones sobre l..). 12 La memoria del escritor profesional y/o del ( c ' x ) l i < \< i político —ambas figuras dominantes de la sociedad letrada— ejerce l a m i n e n aquí su dominio sobre la historia y la literatura. Con eso.. Mackenbach. 12.cl< la portada el texto pretende una autoridad máxima en la interpretación de la historia recienn -e incluso la más remota. .i que en más de un cuarto de siglo de existencia las comisiones de la veril. Dejemos aparte la imposibilidad "técnica" de esta pretensión totalizante. 1993. Mientras que en el caso de Guatemala y Honduras el trabajo de las comisiones tenía repereusiones en la sociedad civil y en parte fue caracterizado por la participación social. conclusiones y recomendaciones— la pretensión de presentar la verdad de la historia reciente de Guatemala se basa en un trabajo minucioso ile recopilación del máximo número posible de testimonios y documentos reunidos en anexos donde "se incluyen una relación de los casos que ilustran los fenómenos del pasado.i Latina desde 1974.] para esclarecer la historia de lo acontecido durante más de tres décadas de guerra fratricida (CEH. En el caso de Nicaragua. Sin lugar a dml.de Nicaragua [. Paradigmáticamente. en El Salvador se limitó a negociaciones concertadas entre las élites de ambos campos políticos y la exclusión de la sociedad civil (ver Oettler..i-.]" (s. [. "miles de testimonios. Comisión para el Esclarecimiento Histórico. En su estudio Dobles indica que se han formado 21 comisiones de este tipo en Amciu.1 describir escenarios de represión y horror. oficiales en El Salvador. una breve descripción de todos y cada uno de los casos presentados a la Comisión y otros elementos que han sido utilizados en el cumplimiento del mandato" (li). las más recientes apuntan a ex plicar la violación de los derechos humanos. 13. ya di". equidad e imparcialidad las violaciones a los derechos humanos y los hechos de violencia que han causado sufrimientos a la población guatemalteca. Con esto.. sino el 'General Humberto Ortega Saavedra'. Aunque el informe contiene varias partes muy diferentes —como la descripción del mandato y el procedimiento de trabajo. la violencia y la represión v sus causas. 1998. Oettler. Con su informe pretende haber presentado "un capítulo auténtico de la historia de Guatemala" (3). Los informes de la verdad..lis otra ve/ el intelectual y líder quien ahora reclama su predominan* u y soberanía en la interpretación del pasado en el conflictivo campo d< I II negociaciones de la memoria.i transición política después de la derrota electoral del gobierno sandinista en febrero de 191111 no resultaron en la formación de una tal comisión.il.. la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (i !•:! 1) de Guatemala formuló como su tarea: [Ejsclarecer con toda objetividad. En Guatemala y en Honduras también se publicaron infornu-i no oficiales (Oficina de Derechos Humanos.nl o esclarecimiento y sus informes han experimentado muchos cambios cu su oficio y destaca que mientras las primeras comisiones se dedicaban . que de hecho ha sido objeto de crítica de personas M. Comisionada Nacional de Derechos Humanos.. 2002). Arzobispado de Guatemala. escritor o ciudadano Humberto Orte^H que se presenta como autor. visto y leído sobre tantas atrocidades y brutalidades". que entre otros puntos propone crear una "Comisión de la Verdad" para esclarecer las violaciones de los derechos humanos ocurridas entre 1964 y periodo en el que gobernó el último régimen militar (ver El País 21 de diciembre 2009). 1994). Ver Mackenbach ("La revolución"): "Ya el paratexto del título reclama en su evocación di la architextualidad literaria ('la epopeya') una autoridad de lo relatado que se pronuncia aún in. p. Comismn de la Verdad de Panamá. los informes de la verdad o esclarecimiento rompen con las premisas fundamentales del testimonio al igual que con las de la memoria individual: la exaltación del sujeto (sea como sinécdoque de todo un colectivo o en su singularidad) sirve para construirla "verdad histórica" por acumulación del mayor número de testimonios/memorias sin importar su representativiilad o particularidad. En este campo de las negociaciones de la mam después de los conflictos armados otra práctica escritura! ha ganado mu siempre mayor relevancia y un reconocimiento general.] fue instituida [.] miles de páginas de documentos" (3). Guatemala y Panamá que publicaron sus respectivos informes (Comisión déla Verdad de El Salvador. Mackenbach. por la reclamada autoría del texto: No es el hombre. sin que esto signifique que hayan sido más efectivos en relacn m n su impacto legal y/o social (222). Conclusiones 1-2). "Zwischen" 282-294). el presidente Luiz Inácio Lula da Silva presentó en diciembre de 2009 un p l a n nacional de derechos humanos.r. 14 Hace hincapié en la paradoja de ue m i e n t r a s el tema de la "verdad" y sus posibilidades perdía siempre más lrvaiicia en el discurso académico (especialmente en un contexto llama i i posmoderno). los informes de las comisiones de la verdad o esclarecimiento han jui-ad" un papel fundamental en el intento de lograr procesos mínimamente con I u bles y estables de transición política de los gobiernos dictatoriales-militarcí a formas de gobierno más civiles y democráticas. su importancia crecía en el campo legal y de cooperación rnacional "y se convertía en estímulo para las personas que sufrieron u-presión y violaciones de sus derechos o los de sus familiares" (201). un análisis interpretativo de las causas y orígenes del conflicto armado. ya a secas y sin el bombo discursivo de NI i la lengua de la tribu. La Comisión [.. 1999. más bien se aprobaron dos leyes de amnisila en marzo y mayo del mismo año (ver Dobles 206. En Centroaméricase establecieron comisione 1 . con sus respectivos informes..

historia y ficción son constituyentes y requieren cuestionar las clasificaciones tradicionalistas y algo esquemáticas. utilizados para denunciar la estrategia de la tierra arrasada. 1995). Invasiónyanqui en Panamá. es decir. una narración. lo que resulta en toda una "retórica de la verdad" (218). en este caso desde la perspectiva de un ex miembro de las fuerzas anti-terroristas salvadoreñas (a quién sus camaradas le llaman Robocop). ver 202. en mayor grado aún de los anales. es decir. Ver Mackenbach. Esta creación ficcional. Por el otro lado. "La historia".. Thomas Bernhard en San Salvador este autor había ya recurrido a técnicas testimoniales. Ver también mi análisis de las novelas publicadas en Nicaragua después del triunfo de la revolución sandinista que hacen referencia al proceso revolucionario. recurriendo ¡t la imaginación y contando la historia desde un nuevo sujeto central.. muchas veces los ha contado con propósitos alegóricos para el presente (en concordancia con los procedimientos neohistoricistas mencionados al inicio de este ensayo).. Sin embargo. es que brinda un cierre. Más recientemente. Para una crítica del concepto de novela histórica en el caso de las literaturas centroamericanas ver Mackenbach. de los esbirros del gobierno militar.que dieron sus testimonios ante la comisión pero no encontraron referen cias a sus situaciones y denuncias en el informe. La escritora nicaragüense-peruana María-Lourdes Palláis en su novela La carta utiliza técnicas de los diarios de cárcel escritos por mujeres -una forma testimonial muy importante en El Salvador y Nicaragua— para criticar las estructuras machistas y el actuar político de la guerrilla latinoamericana. 17 Un número significativo de novelas publicadas a partir de los años noventa ha recurrido a técnicas testimoniales en forma paródica. que brinda significado a los elementos contenidos por referencia a este todo integrado" (173). el exterminio de comunidades indígenas enteras para supuestamente luchar contra el terrorismo.]. La memoria construida con base en un sinnúmero de testimonios. La novela histórica -sea en su variante tradicional o "nueva". También cabe mencionar en este contexto el libro del panameño Cirios Francisco Changmarín Nochebuena mala. para denunciar y caricaturizar la situación política en El Salvador desde la perspectiva de un emigrante que regresa a su país. 15 La novela. En su novela Cenizas en la Memoria el hondureno Jorge Medina García recurre a elementos testimoniales en forma de tragedia. En la narración existiría un 'impulso moralizante' que no se encuentra en otro tipo de escritos [. Con pasión absoluta de la guatemalte ca Curol Zardetto y Limón Re¿gae de la costarricense Anacristina Rossi. especialmente la "Introducción" (5-12). También se encuentran elementos testimoniales en la novela política—escrita al estilo de una novela policíaca¡II hombre de Montserrat del guatemalteco Dante Liano. historia y literatura que nos interesa en este ensayo son de suma importancia dos aspectos que también fueron analizados por Dobles: por un lado. "La revolución"). también para estos textos las relaciones entre memoria. es decir. de un "recuerdo colectivo" en función de "proyectos en el presente" que apuntan hacia un "futuro compartido" (219. una conclusión o resolución. construyendo una memoria colectiva verosímil con recursos narrativos del acervo de la creación ficcional. es decir. un proceso de negociaciones políticas cuyo fin es la construcción del pasado.18 Entre ellas destaca la novela 16. el cuarto capítulo de la novela del escritor guatemalteco-nicaragüense Franz (¡alich Huracán corazón del cielo consiste del diario ficticio de un miembro de las tropas especiales anti-guerrilleras guatemaltecas. un relato. Ignacio Dobles se refiere en este contexto a la polémica que se ha desarrollado alrededor de los estudios cíe l l a v d c n W h i i e sobre los recursos ficcionales —los "tropos"— de cualquier forma de narración histórica. nos dirá este autor. h i s t o r i a contemporánea de Centroamérica -entre estas destacan Sombras /AV/V del nicaragüense Sergio Ramírez. una especie de relatos que oscilan entre el testimonio y el cuento literario. Es la memoria de un . "Zwischen" 527-532. es decir. Die unbewohnte Utopie 341-347. El salvadoreño Horacio Castellanos Moya utiliza un recurso similar: Su novela El arma en el hombre está escrita completamente al estilo de un testimonio. y oficializada por la institucionalidad de las Comisiones de la Verdad o Esclarecimiento le disputa el lugar a la Historia —sea en su versión oficial-estatal. 18. 16 (/. además. Obviamente. Mientras algunas han pretendido consi l u i r una verdad histórica "más auténtica" que la historiografía. 217-218. una noción de totalidad (Ricoeur. como lo señala Dobles para el caso de El Salvador (211).. Sierra y Zavala. otras han renunciado a toda centralidad y se han limitado a cuestionar las versiones oficiales y semi-oficiales de la historia insistiendo en la imposibilidad de construir una verdad histórica. 17. un número creciente de novelas se ha referido en sus construcciones de mundos ficcionales a la 15. Hay. estos textos se alejan de una definición estrecha de novela histórica. cualquier memoria exige para poder ser transmitida y entendida una "estructura de sentido" (306). diciembre de 1999. Escrito desde la perspectiva del "otro lado". que ha insistido en la distancia temporal entre la vida del autor y los acontecimientos históricos a los que hace referencia. Cuentos ífHH no son Cuentos. que sin embargo son recopilados siguiendo criterios de inclusión/exclusión negociados. la literatura en sentido estrecho. los Infor mes son el resultado final de un proceso complejo y conflictivo de institucio nalización de las Comisiones de la Verdad o Esclarecimiento. también se ha ocupado en las décadas recién pasadas de las más diversas formas del pasado de las sociedades centroamericanas. sin embargo. Parte fundamental de la narración. 308-309). Así por ejemplo. como ya he mencionado.ha privilegiado pasados remotos. 208. Para la relación entre memoria. En su novela El asco. en total unas cuarenta (Mackenbach. incluso la historiográfica: "Hayden White ha postulado lo que llama 'Modes of emplotmem' ('modalidades de tramado') que serían sistemas de producción de significado que le confieren forma narrativa a los acontecimientos [. que la distingue de las crónicas o.]. sea en su versión académica— valiéndose de la literatura. este testimonio sirve para denunciar la inhumanidad y el embrutecimiento bajo la dictadura militar. son productos de verdaderas "batallas de la memoria" (307).ibe resaltar la gran diversidad existente especialmente en cuanto a su relación con la Historia y la memoria. irónica y caricaturesca para dar voz a los excluidos por el mainstream del testimonio y de la memoria colectiva y negociada.

y acaso aun novelables. (re)conoce cu ellas la tragedia humana a través de las voces anónimas que han sobrevivid» > (y que son relatadas en los testimonios indígenas).] Por mi parte. ya que el narrador encuentra en ellas poesía. el 6 de julio de 2005. Los caracteres principies son. fue brutalmente asesinado en su casa. con sus apuntes durante y sobre sus experiencias contradictorias y conflictivas en sus estadías de investigación en este archivo. el así llamado "Archivo de La Isla". Cortez). la he distorsionado de acuerdo con los requerimientos de la ficción. la "verdad histórica" (357). aunque no quiera parecerlo. hasta que. más allá de la información que esperaba obtener en ese laberinto de millones de legajos policíacos acumulados durante más de un siglo y conservados por azar. 19. planteando asi en la novela un desafío a la historia oficial y al olvido colectivo por medio de la ficcionalización de la memoria de los sobrevivientes del genocidio y la recuperación de lo que la violencia y la muerte han hecho desaparece! (ver Mackenbach y Ortiz Wallner 92-93). Die unbewoknte Utopic i 18 150. que conforman el informe —"un pantanal de dolor" (81). pues.fnsensate%de Horacio Castellanos Moya.M. "Realidad".la presentación de fichas y expedientes del Archivo de la Policía Nacional de Guatemala. libretas y hojas sueltas con simples impresiones y observaciones. el autor se refiere a la historia de este archivo: "Posiblemente para la disolución de la Policía Nacional a partir de los acuerdos de paz firniados en 1996.] el Archivo del antiguo Palacio de la Policía y de otras comisarías departamentales. literatura que compara con versos de Vallejo y Quevedo. sólo condenación individual" (López Lazo 171). cuyo nombre permanece desconocido a los lectores.. "[Unjmóglichkeiten" y "Memoria". configurando así una dinámica de apropiación y reescrituu de dichas frases. después de aquella visita inicial las circunstancias y el ambiente del Archivo de La Isla habían comenzado a parecerme novelescos. y. ficticios. verdaderos perdedores de las revolucio nes frustradas.] así como muchas de las situaciones y personajes a los que se alude en ella. Debo aclarar que en este caso la historia ha serán repetidas como un leitmotiv a lo largo de toda sido puesta al servicio de la novela. es decir. . que recopila testimonios de los sobrevivientes de las masacres sufridas por los pueblos indígenas t-ii Guatemala. fue presentado oficialmente al público en Guatemala el 24 de abril de 1998 en una ceremonia presidida por Monseñor Juan Gerardi. esta es una obra de ficción" (9) y como epílogo: "Nota: Algunos personajes pidieron ser rebautizados" (181). Así que también el recurso a elementos lestimoniales en la literatura ficcional centroamericana corta los lazos entre revolución y literatura y abre nuevas posibilidades para su uso (ver Mackenbach. No se busque aquí. 19 A medida que el narrador lee los testimonie >•. El informe R E M H I puede •-(.. la escenografía histórica de la primera parte [. un monólogo a través clcl c u a l d narrador y protagonista. Una especie de microcaos cuya relación podría servir de coda para la singular danza macabra de nuestro último siglo (14). En la novela Tirana memoria Castellanos Moya intercala el relato de una rebelión contra un gobierno dictatorial y un golpe de Estado -que hace referencia a los acontecimientos históricos en El Salvador en 1944 y se sirve ilcl testimonio de un militar y de libros de análisis sociológico e histórico con un diario ficticio de la esposa de un periodista encarcelado por su crítica del régimen. comenta Rey Rosa en la "Introducción" y sigue: y según suelo hacer cuando no tengo nada que escribir..•i lomado para el caso de la novela Insensate^ como un intertexto/hipotexto casi ineludible ( v e r (¡rinberg Pía. El informe Guatemala: Nunca más. Es el trabajo de lectura/ escritura realizado por el protagonista que le da la posibilidad de acercarse a las experiencias de violencia y muerte vividas por otros. [. En la noche del 26 de abril de 1998. 20. ambos ex guerrilleros. alguien dio la orden de trasladar a este sitio [ubicado en una zona marginal en el extremo norte de la ciudad de Guatemala. ( ¡ e r a r d i . dos personajes marginales que desperdician su vida en la búsqueda del ideal truncado. durante esos días llené una serie de cuadernos. tienen su base en la historia de El Salvador en 1944. "Zwischen" 518-522. pues. de modo que los ochenta y tantos millones de documentos que se calcula que contiene actualmente el Archivo-con libros de actas que datan de la década de i89O-estuvieron ocultos desde entonces. la prensa local dio la noticia del inverosímil y afortunado hallazgo" (12). relata su experiencia como corrector de estilo de las mil cien cuartillas que conforman el documento arzobispal que testimonia el genocidio padecido por los pueblos indígenas en Guatemala durante las fases más crudas de represión de la guerra civil. No obstante. "O testemunho"). por otro lado. nada que decir en realidad. periodista y un albañil. Ya no se lucha. copia en una li brota aparte aquellas frases que más le impactan—. En la "Nota del autor" que sirve de epílogo al libro escribe: Éste es un libro de ficción. uno de ellos ex locutor de la Radio Venceremos de la guerrilla salvadoreña que terminan asesinados en la cárcel. Ya no hay salvación colectiva. hombres dejados "a su suerte trágica tras la caída de las burocracias seudo-mar xistas. El escritor guatemalteco Rodrigo Rey Rosa combina en su novela El material humano —que tiene como epígrafe: "Aunque no lo parezca. Obispo Auxiliar de Guatemala y coordinador de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala. Frases como "Yo no c\lu\ de la mente" (13) su narración. no se espera ese futuro promisorio que nos salve. Informe Proyecto Interdiocesano de Recuperación de la Memoria I lis/órica (REM HI) publicado por la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala.. W. que le fueron concedidas y después denegadas por las autoridades policíacas y políticas. En la "Introducción".20 "Comencé a frecuentar el Archivo como una especie de entretenimiento".

se convierte en alegoría de la sociedad chilena a finales del siglo XX e inicios del siglo XXI.23 De ahí la necesidad de una historiografía crítica que trascienda la inmediatez de la experiencia individual y colectiva y supere las exclusiones y marginaciones. pero resultando en narraciones metafóricas que logran imágenes verosímiles del pasado reciente. Un cronotopo (en sentido bajtiniano) que es también posible leer como una alegoría de las sociedades centroamericanas. sin embargo. Aguilar Fernández y González Enríquez sostienen: "Los informes oficiales pueden convertirse en relatos que oscurezcan y tornen marginales otras descripciones y narraciones de pasadas violaciones de derechos. diría que encontré en la literatura (tan hostil a que se establezcan sobre ella límites de verdad) las imágenes más precisas del horror del pasado reciente y de su textura de ideas y experiencias". "fichas post mórtem" o en las pro fesiones registradas en las fichas (ver especialmente 17-35. Al mismo tiempo hay que insistir en que estos informes oficiales se lian basado otra vez en la exclusión o marginación de otros relatos y memorias (ver Barahona. Acerca del concepto de literatura "friccional" ver Ette 312. Barahona de Brito.'"'' En la historia del reencuentro de dos mujeres. escribe Beatriz Sarlo en su libro ya varias veces citado (163) y continúa: La literatura. una fosa que. Acertadamente insiste en la necesidad de renuncia a una inmediatez de la experiencia y la necesidad de una distancia critica frente a esta experiencia. Estas críücas son especialmente válidas en sociedades fínicamente divididas" (57). Todas estas novelas utilizan la historia como pretexto/pre-texto para la literatura y se valen de la memoria como recurso ficcional estableciendo una nueva jerarquía en la que la literatura —como creación— ocupa el lugar dominante sin pretender sustituir a la Historia y la memoria. el Gabinete de Identificación. basada en la exclusión casi total de la población civil del proveen < de Estado-nación por las fuerzas represivas estatales: las ñchas consultadas (parcialmente reproducidas en la novela) en el departamento especial drn tro del Archivo. 51.as batallas de la memoria libradas en la Centroamérica de posguerra han resultado en la producción de un gran número de textos de diversa índole tjuc en sí mismos son campos de batalla por las relaciones conflictivas entre memoria. el autor logra una alegoría de la historia de la sociedad guatemalteca en i I siglo XX. "Si tuviera que hablar por mí. ni puede explicarlos. en la que aún se encuentran desaparecidos los muertos y donde cabe aniquilar cualquier posibilidad de recordar. Mackenbach. MEMORIA Y BATALLAS DE LA NARRATIVA I. que crecen en el Chile de la dictadura militar en una familia de descendencia alemana y cuyas vidas se distancian al llegar a ser adultas. a revalorizar e incluir a los que estaban excluidos y a construir nuevas identidades en las sociedades centroamericanas (ver Sieder 283284). "delitos comunes". La novela tiene un trasfondo autobiográfico en la vida de la autora que. Mientras estos textos se caracterizan por su oscilación particular éntrelo ficcional y lo diccional resultando en escrituras fricciónales. pero en ella un narrador siempre piensa desde afuera de la experiencia.Con este texto que —como reza el paratexto en la contrapoftada « K I libro—"se desarrolla en las arenas movedizas entre lo ficticio y lo historio >". Una fosa común ocultada y silenciada es traída al presente por parte de la más joven de las protagonistas. III. después de las guerras y guerras civiles. historia y ficción que les caracterizan. registran metonímicamenu y sinecdóticamente a casi toda la población en los diferentes rubros de "delitos políticos". 22. Muchas veces no se contempla la totalidad de \. como si los humanos pudieran apoderarse de la pesadilla y no sólo padecerla (166). del perdón y de la reconciliación. por supuesto. después de los desaparecidos y de las masacres. 21 otras no velas se han liberado de los parámetros del testimonio y de la memoria autobiográfica como es el caso de El corazón del silencio de Tatiana Lobo. Aguilar y González 66-67). Sin duda. las memorias "oficializadas" por las comisiones de la verdad o esclarecimiento institucionalizadas han podido contribuir a dar testimonio de las atrocidades cometidas. se retorna al recuerdo de las masacres cometidas por los militares y se apela a un no olvidar la propia historia —por más terrible que esta sea—. no disuelve todos los problemas planteados. 21. L . "Recordar"). y en el contexto del ocaso del régimen de Pinochet.\n ni de sus manifestaciones. no se explica en el texto (ver Grinberg Pía. El poder expresar estas experiencias se vuelve requisito para poder pensar en una sociedad que pueda llegar a fundarse en los actos del recuerdo. Die unbewobnle ütapie 148. 59-60). pero también ¿*>. ya vacía. un requisito fundamental para la generación de conocimiento sobre el pasado reciente. retomando así la diferenciación de Fierre Nora entre memoria colectiva y memoria histórica/historiografía.

Culturay tercer mundo. Ornar. [. ésa que ha sido etiquetada como 'hermanos lejanos'.\r una labor del duelo que permita la visibilización del sujeto excluido. El duelo. culturas e identidades y por la pérdida de los procesos culturales generado-. Madrid: Acento que se resisten a opacar. Caracas: Editorial Nueva Sociedad. 1983. Managua: Anamá Ediciones. Cambios en el saber académico.i Aires: Colihue. los proyectos culturales africaribeños. Elisabeth. Memorias de amory guerra. Bcverleyjohn. Centroamérica está apenas comenzando un necesario proceso de trabajo de memoria (Erinnerungsarbeit) y de dudo (Trauerarbeií)2^ que por el impacto del trauma de su historia reciente con sus profundas raíces en la historia remota tendrá una larga duración y gene rara nuevas y abundantes narrativas. pació conflictivo.. Buenos troamericana. Cabezas.. . Alexandra. La Habana: Academia de Ciencias de la literatura así entendida y que abarca las cuatro "modalidades" o práctica 1 . 1985. depuraciones. Ed. Vida perdida. incluyendo los movimientos indígenas. Barahona de Brito. historia y literatura. transmisión e imagen del cuerpo: variaciones y recreaciones en el relato de un escenario de guerra insurgente". 19-85 24. Barnet. También \e lo son sus relatos. Barcelona. los campos de concentración en Argentina. Guatemala: Consucultura. un ritual por la pérdida del componente indígena di nuestras naciones. marginar o excluir las memorias no oficiales. Cardenal. Beatriz Cortez había solicitado acertadamente en el primer tomo del proyecto "Hacia mu Historia de las Literaturas Centroamericanas": "[L]a escritura de la historia de las literatura 1 . 2a ed. 1991. Biografía de un cimarrón. sino también y principalmente por los conflictos que rigen las relacione••. Eds. Una de las pregunta 1 . Miguel. si Centroamérica para hacerlo deberá superar su estado melancólico pai . Ed. Editorial Nueva Nicaragua. 1999. Pero al mismo tiempo. escritúrales visitadas en este ensayo es un medio experiencial y experiment. Madrid: él. entre muchos otros". Cuba. Una tragedia campesina: testimonios de la resistencia. Centroamérica. Mario Roberto Morales. en sus término'. insiste Beatriz Sarlo. Alexandra Barahona de Brito. Me llamo RigobertaMenchúy así me nacióla conciencia. Poder y desaparición. "Introducción". Las políticas perdón y olvido en las nuevas democracias. Burgos. . Barrios de Chamorro. 29-70.] sigue sin ser inaugurado [. no solamente por las presiones exteriores que pesan s< >l > i « Paloma Aguilar Fernández y Carmen González Enríquez. E/país bajo mipiel. no podrá limitarse a ser un ritual por las pérdidas experimentadas durante la 1 . 1996. 137-166.. Beatriz González Stephan.. la invención de la memoria.. Stoll — Menchú. Alejandro. 2001. Sueños del corazón.. Anamá Ediciones. Managua: Plaza & Janes. Memorias Tomo I. Ernesto.]" (144-146). Managua: Edit-Arte/Centro de Estudios Internacionales. centroamericanas necesariamente debe enfrentarse a la desconstrucción de la identidad nacional. Ediciones Istmo.il ineludible para la convivencia después de los acontecimientos traumátu < i|. intratextuales entre memoria. 1 .a(j i Editorial. "Memoria. Bcndaña Rodríguez.] liste duelo [. por nuestra población desplazada. para poder dialogar. con los movimientos culturales e identitarios que forman también parte del panorama centro americano. Paloma Aguilar Fernández y Carmen Gonxále/ "El pasado es siempre conflictivo". Las narrativas de la memoria son un es hacia elpasado. 1996. Bclli. La Habana: Casa de las Américas. los procesos culturales de la diáspora ten Calveiro. memoria(s) son una fuente rica para la literatura y la literatura es una fuenu inagotable de la(s) memoria(s). Violeta. recientes guerras civiles.Juicios. sino también. "¿Postliteratura? Sujeto subalterno e impasse de las humanidades". 1996. Pilar. La montaña es algo más que una inmensa estepa verde. que surge entonces es. Managua: tal como la concibe el Estado moderno en Centroamérica. Enríqucz. pai. Memorias. Gioconda. 2002.la relevancia de una literatura (como ficción y práctica estética) que por IU OBRAS CITADAS carácter no oficial y potencialmente subversivo pueda llenar los "vacíoi" de la memoria institucionalizada. 1998.. 2001.

. Revista de estudios literarios y culturales centroamericanos^ (2006). . Beatriz. 1972. Guatemala: Magna Terra editores.htm> (2 diciembre 2009). 2003. 2004. 2004. Guatemala: F&G Editores. San José: Universidad de Costa Rica. Changmarín. Informe preliminar sobre los desaparecidos en Honduras lySo-iyyj. Comisionado Nacional de los Derechos Humanos. Managua: Anamá Ediciones.. Comisión de la Verdad de El Salvador. <http://collaborations. Cortez. diciembre de 1989. 1997. El arma en el hombre. Managua: Centro Nicaragüc 11 se de Editores. <http://books. eds. Lapantalla rota. 2008. s. 135-149. 1997. Managua: Anamá lidien > n i 2003.denison. 1995. Franz. 2004. I . Panamá: Fundación Ornar Torrijos Herrera. Guido.edu/istmo/ni3/ articulos/index. Managua: Annniá E d i c i o i u •. 2005. La guerra di 12 años en El Salvador. Los años de Granada. Guatemala memoria del silencio. . Comisión déla Verdad de Panamá.: Taurus. Danilo. ThomasBernharden San Salvador. Miguel Mármol. Beatriz.. Tejedoras depa%. "Producciones audiovisuales en Centroamérica". 2001. Guatemala: causasy orígenes del enfrentamiento armado interno. "Memoria. Managua: s. Revista virtual de estudios literarios y culturales centroamericanos 15 . Humo en la balanza. Ignacio. y Alexandra Ortiz Wallner. San Salvador: Editorial Arcon r. Cazali. Cuentos que no son Cuentos. Tesis doctoral.: Tusquets Edit< > i > .f. San José. Algo más que un recuerdo.A. Galich. Guatemala: UNOPS. . (Consorcio de Organizaciones (Asociación Política de Mujeres Mayas. La Revolución Perdida. 2001. 2000. Barcelona: Tusquets Editores.e. Huracán corazón del cielo. 1993. De la locura a la esperanza. 2008. Pasos a desnivel. 1999.aaas. Ed. Dobles Oropeza. Tegucigalpa: Guaymuras. S. Cien años de cine en Centroamérica.google. 12 tomos. Memorias Tomo //. 2a ed. Cortés María Lourdes. Istmo. D. Testimonios de mujeres en Guatemala. 2006. Elasco. Mapa urbano de la cultura contemporánea en Guatemala. México. Testimonios de aquella década. Memorias Tomo ///. 2002. Carlos Francisco. Intersecciones y transgresiones: Propuestaspara una historiografía literaria en Centroamérica. Informe de la Comisión de la Verdad lyyzSan José: Departamento Ecuménico de Investigaciones. .aHY2NtgirvvJn5Cw&sa=X&oi= : book_rcsult&rcsnum :::: l&ct :::: result> (22 de setiembre 2009). . Los hechos hablanpor si mismos.org/guatemala/ ceh/mds/spanish/> (22 de setiembre 2009). 1995. Guatemala: F&G Editores. Memorias sociales del dolor: las experiencias de las comisiones de la verdad en América Latina. <http://shr. Nochebuena mala. Roque. Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales). Cortez. Hacia una Historia de las Literaturas Centroamericanas—I. Ernesto. . Grinberg Pía. Guatemala memoria del silencio. Castillo Guerrero. Valeria. México.F. Panamá: Formularios Continuos. . Guatemala: La Curandería/Centro Cultural de España. Dalton. Managua: centro Nicaragüense de escritores. D. trauma y escritura en la posguerra centroamericana: Una lectura de Insensate^ de Horacio Castellanos Moya".as ínsulas extrañas". Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH). Testimonios de los cortes de café. 2002. . Castellanos Moya. Managua: Signo Editores. Guatemala: F&G Editores. Horacio. Costa Rica: EDUCA. D. La verdad os hará libres. Invasión Yanqui en Panamá. Tirana memoria. Conclusiones y recomendaciones.com/booksPid =Xln_OM-uLqAC&dq : = informe+preliminar+sobre+los+desaparec idos+en+honduras&printsec : =frontcover&source : =bl&ots=024 HfT' XwC2&sig=EUKjoAsdUw4oBGvHT6dHMdjfFa8&hl=de&ei=Lrm 9S/K.. Istmo. Insensate^ México. 2008. Rosina. 2002. Werner Mackenbach. Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala. "Mapas de melancolía: La literatura como medio para la homogeneización del sujeto nacional". F. R: Tusquets Editores..

Historia y memoria: perspectivas teóricas y metodológicas. Revista virtual de estudios literarios y culturales centroamericanos 2 (2001). Maurice. Iberoamericana. Medina García. Helmut Galle. Halbwachs. "La nueva novela histórica en Nicaragua y Centroamérica". <http://collaborations. Cenizas en ¿aMemoria. "(Un-)móglichkeiten der Erinnerung: der Geno/cid an den M . Desde la dolorosa cintura de América. entre histoire et politique". En imprenta. 2004. Tegucigalpa: Ediciones Subirana. Mackenbach. <http://collaboratioir. Historiay ficción en la novela centroamericana contemporánea. Karl Kohut y Werner Mackenbach. 2007. Revista Iberoamericana. Les Cahiersfranjan 303 (2001): s. .(2007). jorge Medina García. Kultur. 507-561. "La fotografía de Luis González Palma. Mackenbach. Werner Mackenbach. Liano. 2008. Anja Bandau. L i t c r a t u t e n <\< Bürgerkriegs. 91-103.edu/istmo/noi/articulos/novela. Dante. Mackenbach. Mauricio Menjívar Ochoa. "Realidad y ficción en el testimonio centroamericano". Neuere Tendenzen in den erzáhlenden Literaturen Zentralamerikas".com/articulo/ internacional/Lula/lanza/Comision/Verdad/esclarecer/crimenes/ dictadura/elpepunit/2OO9i22lelpepunit_ii/Tes> (28 diciembre 2009). historia e fic9áo. 2008. crítica e intercaml > i < < de miradas en las artes visuales centroamericanas contemporáneas" Ciherletras. "(De)formaciones: violencia y narrativa en Centroamérica". Editorial Aldus. E/Pa/s2i diciembre 2009. Tegucigalpa: Guaymuras. Sabine Kurtenbach. Adriana Kanzepolsky y Laura Zuntini Izarra.edu/ciberletras/v2O/hernandezhernandez. "Zwischen Politik.html> (2 d i c i c m l » < 2009). 2009. Dernicaraguanische Román deracht%igerundneun°$iger Jahre. "Lula lanza una Comisión de la Verdad para esclarecer los crímenes de la dio tadura". Werner. 2a ed. Mauricio. Eds. Literaturas centroamericanas hoy. Revista de esíiiilnn literariosj culturales centroamericanos 16 (2008). Revista virtual de estudios literarios y culturales centroamericanos i (2001). Eds. Rolando Sierra Fonseca y Magda Zavala. Frankfurt am Main: Vervuert. USP. Tegucigalpa: Guaymuras. Berlin: Trafo Verlag. "O testemunho na América Central: entre memoria.denison. 1999. Pablo. 2004. Yves. Ana Cecilia Olmos. I \ . Historia.p. "Cenizas en la Memoria: la sal de Fausto López. 1999. Tatiana. "La revolución como novela — ¿la novela de la revolución? Sobre la metaforización de la revolución sandinista en la narrativa nicaragüense". I m Horacio Castellanos Moyas Román Insensate^'. 2005.i vi m Treskow. . Politik. Menjívar Ochoa. Werner. Iberoamericana. Emprimeirapessoa: abordagens de urna teoría da autobiografía.html> (2 diciembre 2009). Frankfurt am Main. una sal que viene de lejos". denison. El corazón del silencio. San José: Ediciones Farben. <http://\v\v\ lehman. 1950. Lobo. José D. La mémoire collective. <http://www. Sao Paulo: Annablume editora/FAPESP/FFLCH. "Los estudios sobre la memoria y los usos del pasado: perspectivas teóricas y metodológicas". 169-173.denison. Eds. Léonard.edu/istmo/nO2/articulos/realidad. Geschichte und Fiktion. América I^atina — España . .denison. Ricardo . Cenizas en la Memoria. 179-200. "La mémoire.Portugal\\\\. Günther Maihold y Volker Wünderich. Madrid: Vervuert. Istmo. ed. Istmo. 209-223.}z (2008): 81-97. Frankfurt am Main: Vervuert. México. López Lazo. h t m l > (2 diciembre 2009). 1994. El hombre de Montserrat. 2 a ed.html> (8 de dicieni bre 2009). Istmo. París: Presses U n i v c r s i i : n n | de France. Eds. Die unbewohnte Uiopie. <http:// collaborations. Eds. Werner y Alexandra Ortiz Wallner. Revista de crítica literariaj de cultura 20 (2008). Zentralameríka heute.html> (2 diciembre 2009). "La historia como pretexto de literatura — la nueva novela histórica en Centroamérica".elpais. "Las relaciones éntrelas palabras y las imágenes: Un campn de estudio para las culturas centroamericanas". Hernández.edu/istmo/nl6/proyectos/hernandez. Wirtscbaft. <http://collaborations.edu/istmo/ni5/piovi < toi grinbcrg. Albrecht Buschmann c Isabell. Jorge. Avatares epistemológicos e históricos".

"El mercado de las confesiones y el auge de la literatura ego". "Políticas de guerra. Madrid: Ediciones Istmo. Politik. La mémoire. Sabine Kurtenbach. Rossi. Rachel. Guatemala Nunca Más. D. 1995. Sieder.Antonio Argucta y Edgar Solano Muñoz. Testimonios. Margaret.: Aguilar. Erinnerungsarbeit und Vergangenheitspolitik in Guatemala. Frankfurt am Main: Vervuert. Magda. México. 2002. D. . Últimas tendencias". Paul. 1999. La epopeya de la insurrección. D. Informe Proyecto Interdiocesano de Recuperación de la Memoria Histórica. __ . perdón y olvido en las nuevas democracias. San José: FLACSO. ___ . Humberto. Estudio de las tendencias más relevantes del género a la lu^ de die^ novelas del período 1970-1985. 2006. l'histoire. Managua: Lea Grupo Editorial. 1990. Sarlo. México. 2OO2. Paloma Aguilar Fernández y Carmen González Enríquez.pdf> (2 de diciembre 2009). Hayden. 2008.or. Ortega Saavedra. Tiempo pasado. "Mémoire collective". Fierre. _ . ' _ < > < > > . "Arte Centroamericano:i98o-2OO3. Günther Maihold y Volkcr Wünderich. Ndly. 2004. Revista de Historia 17 (2004): 5-33. Guatemala: Tercera Prensa. 298-401. México. paz y memoria en América Central". Sombras nada más. Temas Centrales: Primer Simposio Centroamericano de Prácticas Artísticas y Posibilidades Curatoriales Contemporáneas. K r v Kosa. La marca del Zorro. Dolores. Managua: Editorial Nueva Nicaragua.AC. Anacristina. ed. Barcelona: Ediciones Paidós. CUADERNO_l35. 279-298. Kultur. San José: Teor/éTica. Torres. CEPL. 2009. Cultura de la memoria y giro subjetivo. El libro de la invasión. Palláis. Con pasión absoluta. México. 2001. D. Las políticas hacia el pasado. . Tiempo y narración II. Beatriz. . Nora._ . San José: Centro de Estudios y Publicaciones Alforja. Sergio. 9-28. F. 2005. Rodrigo. F: Alfaguara. Configuración del tiempo en el relato histórico. Una memoria de la revolución sandinista. Wirtschaft. Hazañas contadas por el comandante Francisco Rivera Quintero a Sergio Ramíre^. Jacques LcGol'l. México. Ramírez.F: Fondo de Cultura Económica. l'oubli.flacso.cr/fileadmin/documcntos/l . El tiempo narrado. Limón Reggae.F: Siglo X X I . D. Anika. 1995. María-Lourdes. Oettler. Eds. Ed. 1998. Barcelona: Anagrama. Adiós muchachos. Configuración del tiempo en el relato de ficción. San José: Editorial Legado. /. Frank furt am Main: Vervuert. Werner Mackenbach. Tesis doctoral. eds. White. Guatemala: F&G Editores. Teor/éTica. D. La nouvelle histoire. 1998. ¡ ¡muboldt 140 (2004): 41-43. El texto histórico como artefacto literario. 2007. F. París: Éditions du Seuil. Eds. l. Kandall. Carol. Ku-d'ur. México.F: Siglo XXI Editores. _____ . 1978. Tiempo y narración I. Kidiard. La nueva novela centroamericana. Arzobispado de Guatemala. 247284. 1983. París: Éditions Retz. Oficina de Derechos Humanos. . Tiempo y narración III. 2003. 1996.: Universidad Nacional Autónoma de México. Louvain: Université Catholique de Louvain. México. <http://www.F: Siglo X X I . Osterkamp. Una discusión. 12 de julio 2008: Zi-Z2. Zentralamerika heute. D. Rivera. La carta. 2004.S( > . "Zwischen Vergangenheit und Zukunft: Vergangenheitspolitik m Zentralamerika". depuraciones. AlexandraBarahonadcBrito. Juicios. 1996. México. 2000. Ernst. Pedro y Fernando Martínez. /ardetto. D.F: Siglo X X I .avala. "Alies authentisch. El material humano. alies fíktiv!" Frankfurter AllgemeineZeitung.