Responsabilidad por la falta de reconocimiento voluntario Díaz, Rodolfo Publicado en: LLGran Cuyo 2009 (marzo), 111 Sumario: SUMARIO

: I. Introducción. - II. Responsabilidad Civil y Derecho de Familia. - III. Presupuestos de la responsabilidad. - IV. La legitimación activa. - V. La prueba del daño. - VI. La legitimación del resarcimiento y una imprescindible mirada al autor del daño. Voces I. Introducción En las siguientes líneas se propone analizar los aspectos más sobresalientes acerca de un tema que ha preocupado a la doctrina y jurisprudencia más autorizada: la procedencia de las acciones por daños y perjuicios entre los miembros de una misma familia, y en su caso los requisitos de admisibilidad y las características y peculiaridades que puede asumir. En el tópico nos encontramos con diversas situaciones: la acción por indemnización por los daños causados por la falta de reconocimiento paterno; la dirigida a la madre que se niega a brindar los datos para identificar al padre de su hijo, negándole con tal actitud el ejercicio del derecho a la identidad; aquella acción de que resulta pasible quien por alguna complacencia reconoce a una persona como su hijo sabiendo que no lo es; etc. A todas las domina la misma idea: es que como dice el escritor inglés "nunca es igual saber la verdad sobre uno mismo que tener que escucharla por otro" (Aldous Huxley). Por ahora, nos detendremos en el estudio de la primera situación, ello por razones de orden metodológico, sin perjuicio de que las ideas vertidas sobre la discusión relativa a la procedencia o no de la acción, resulten de aplicación a todos los supuestos de acciones por daños y perjuicios en la filiación como asimismo a las que pudieran intentarse dentro del derecho de familia. Con ese alcance, y en primer término se analiza los aspectos histórico-culturales en los que se inserta el tema para continuar con el estudio de los presupuestos de la acción, las particularidades del daño en la materia y las cuestiones referentes a la legitimación activa. Se dedica además, un apartado especial al estudio la prueba del daño, cuestión que merece un análisis cuidadoso por la importancia que reviste para la procedencia de la acción sin dejar de mirar al autor del daño, en tanto y en cuanto miembro de la misma familia que integra la víctima, y en la creencia de haber aportado una visión en un campo tan espinoso como lo es el suelo en que se libra la batalla entre padre e hijo, en sus roles de dañador y víctima. II. Responsabilidad Civil y Derecho de Familia 1. La cultura de la reparación del daño en materia de familia Pensar en la responsabilidad civil cuando dañador y dañado pertenecen al mismo grupo familiar es propio de las sociedades de la "tercera ola" en la terminología usada por Toffler (1) citado por Aída Kemelmajer (2). En efecto, en las sociedades eminentemente agrícolas, prevaleció la idea de una familia autosuficiente, un núcleo, centro de producción, asentado en la idea de autoridad; los daños que el esposo causaba a la mujer o el padre a los hijos no son sino el efecto de la autoridad marital o paterna. Es el principio de la inmunidad, asentado en la vieja noción de la identity del common law; el padre -capo- no responde por los daños que causa a la esposa porque existe identidad jurídica entre ellos y no hay responsabilidad por los daños que se causa a sí mismo; esa jefatura e identidad también explica que el trabajo de los hijos no sea remunerado, cualquiera que sea el modo y el tiempo que en él se preste. La familia de nuestros días, en cambio, no es centro de producción sino de consumo; si se trabaja comunitariamente, se organiza en forma de empresa. El principio de autoridad ha sido reemplazado, en la órbita de las relaciones conyugales, por el de igualdad; los "derechos" de la patria potestad han sido sustituidos por los deberes-potestades de la llamada "autoridad de los padres". En este marco ya nos parece "pensable" que un padre pueda responder no sólo penal sino también civilmente frente al hijo por el abandono, la violación, el incumplimiento de los deberes de asistencia familiar, las lesiones causadas por el exceso en la facultad de corrección (art. 278 del C. Civil), el secuestro (cuando la tenencia fue otorgada al otro progenitor o a un tercero), haberlo concebido defectuoso en razón de padecer enfermedades venéreas que conocía o por recurrir a técnicas de reproducción asistida cuando

27 inc. Desde el momento de su primer grito. a través del Poder Judicial. derecho a su nombre y a una nacionalidad. tiene que asegurar el cumplimiento de estas disposiciones y. todo ello en respeto de su propia personalidad. es decir. que facilita las acciones de reconocimiento auxiliando a la mujer (art. la carga de un daño. . él ya posee antecedentes. XLV-D. las lesiones causadas por la negativa en función de razones religiosas a que se le practiquen métodos curativos que hubiesen evitado el agravamiento. al ser infundada. El acceso a la vida jurídica debe traducir esa identificación. que presume la paternidad del concubino de la madre (art. de la persona que lo ha sufrido directamente. La responsabilidad es hoy "… una técnica jurídica que consiste esencialmente en transferir. una herencia original. las condiciones de vida que sean necesarias para el desarrollo del niño (art. "Los Estados partes adoptarán todas las medidas apropiadas para asegurar el pago de la pensión alimenticia por parte de los padres u otras personas que tengan la responsabilidad financiera por el niño" (art. antes que pariente es una persona. "A los padres u otras personas encargadas del niño les incumbe la responsabilidad primordial de proporcionar. etc. a otra persona que la ley considera debe soportarlo por existir una relación digna de jugar el rol de fundamento de la responsabilidad"(4). la Convención Internacional de los Derechos del Niño dispone: "Los Estados partes pondrán el máximo empeño en garantizar el conocimiento del principio de que ambos padres tienen obligaciones comunes en lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niño. debe promover la solución que mejor se adecue a la obligación que asumió internacionalmente a través de la ratificación de la Convención (6). puede ser un agravante de las consecuencias a cargo del responsable. etc. en todo caso. 3581) acentúa claramente el derecho al conocimiento de la realidad biológica. la personalidad jurídica. un sujeto del ordenamiento que no sufre limitaciones en sus prorrogativas fundamentales por el hecho de enfrentarse a otros miembros de la familia. familiar. y donde el incumplimiento se convierte en un hecho generador de responsabilidad. entre las que se destacan como derechos de los hijos. pasado.264 (Adla. basta mencionar que estatuye sólo una presunción iuris tantum para los plazos de la concepción (art. al contrario. 2. en la materia. a veces necesita ser protegido de sus padres (3). 242). a un estado civil que testimonie su integración en el seno de una familia. 18 inc 1). por ello se presume el daño moral cuando ha habido una lesión a un derecho personalísimo derivado del incumplimiento de la obligación legal que se origina en el derecho que tiene el hijo de ser reconocido por su progenitor. Aunque afortunadamente la regla es que el niño es protegido por sus padres. 4). 2). psicológicas o sociales. o en su caso. genera efectos jurígenos"(9). la negativa de los padres a reconocer a sus hijos como tales. desde su nacimiento. LXV-E. El Estado. que permite establecer la maternidad aun sin reconocimiento expreso (art.existía un riesgo significativo de la tara física. Los padres tienen un conjunto de obligaciones para con sus hijos. Sobre estas bases se puede afirmar enfáticamente que el niño tiene un verdadero derecho subjetivo a ser reconocido por su progenitor biológico y que "aun partiendo de los pliegues y repliegues del derecho de familia en cuanto a la aceptación de la responsabilidad por daños y su correspondiente resarcimiento cuando tales daños se generan dentro de ese ámbito. La ley 23. por una intervención voluntaria que modifica el curso brutal de los acontecimientos. El derecho a la inserción en una familia y al conocimiento del origen biológico Bien se ha dicho: "… aunque el niño nace desnudo. niños y adolescentes N° 26. El status familiae no tiene por qué modificar radicalmente el sistema de la responsabilidad. 255). a los representantes legales la responsabilidad primordial de la crianza y el desarrollo del niño. Es con esta visión que en nuestros días no estamos dispuestos a soportar ciertos daños que sólo hace algunas décadas considerábamos fruto de la fatalidad. 27 inc. 4635) (7). pues. en virtud de leyes físicas. el derecho al nombre.061 (Adla. ejerce la nueva ley de protección integral de lo derechos de las niñas. Por otro lado. social y cultural que lo distingue de otros"(5). Incumbirá a los padres. Su preocupación fundamental será el interés superior del niño (art. dentro de sus posibilidades y medios económicos. o el derecho a conocer su identidad. de un país. 77) y de la paternidad legítima (art. es no obstante. Más concretamente y en relación a las responsabilidades paternas frente a sus hijos. biológicas. la falta de padre provoca dolor (8). no puede desconocerse la influencia que. un ser diferente. Por lo expuesto hasta aquí y según se confirmará a lo largo del presente. esta exigencia está consagrada en la Declaración de los Derechos del Niño proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 2 de Noviembre de 1959 al confirmar que el niño tiene. confundido en el tiempo y en el espacio con otros recién nacidos que se le parecen. En suma: el integrante de la familia. se puede afirmar que la evolución de la responsabilidad civil ha sido tan copernicana como la de la familia: de una noción punitiva se ha pasado a una noción distributiva. historia. 243). aún en la duda. 257).

En otros términos. por el contrario. 1101 del C. Evidentemente con la partida de nacimiento. que el Derecho debe alentar y de ningún modo clausurar. bastará con la partida de nacimiento. "La acción de reclamación de la filiación extramatrimonial es típicamente una acción declarativa. sin perjuicio de los derechos que le asisten para impugnar o negar su paternidad (art. ya que no existe una voluntad anticipada sin una unión matrimonial. no existe impedimento para iniciar una demanda por daños. Civil). sino que hay que distinguir si se trata de un hijo matrimonial o extramatrimonial. el asunto se complica. El no reconocimiento no se trata de un hecho irreversible. Graciela Medina (12) propone realizar un cuadro comparativo de los motivos esgrimidos por quienes admiten la posibilidad de otorgar indemnizaciones por daños extrapatrimonial por la falta de reconocimiento del hijo y quienes no lo hacen. pero si es hijo matrimonial debe corroborarlo con el acta de casamiento de sus padres. Sin embargo. Otra cuestión básica inicial es cómo se acredita la calidad de hijo. En cambio. a. por ejemplo.C. La falta de reconocimiento ya tiene sanción en la pérdida del derecho de usufructo de los bienes del hijo y en la indignidad. por aplicación de un principio de indiferencia. puede llegar a establecerse un vínculo perdurable con respecto a su hijo. la ley supone la voluntad tácita anticipada del marido de aceptar como propios los hijos que la esposa tenga durante el matrimonio. ya que volviendo el progenitor sobre su actitud. En este marco. y ofrecer como prueba el expediente a través del cual se ejerce la acción de filiación. Aquí no se puede considerar a los efectos de establecer si se produce o no alguna obligación a partir de los dispuesto por el art. paralizarse sólo al momento del dictado de la sentencia a fin de tener claramente establecida la legitimación"(11). mediante las acciones de estado se prueba que se es hijo de tal persona o de tal matrimonio. que ésta se limita a declarar. no obligatorio. deben cargar con los deberes y obligaciones ineludibles resultantes del nacimiento de la criatura. se juzgan existentes los presupuestos del vínculo familiar reclamado. reconoce presupuestos sustanciales que preexisten a la sentencia. esto es. independientemente de la voluntad que hombre y mujer hayan tenido para concebir o no un hijo al momento de realizar el acto sexual.3. Si no lo hacen. En relación al tipo de acción que se intenta. se prueba cuando se tiene el título. Cualquier persona puede acreditar que es hijo de alguien. y una vez que el juez declare la existencia de la filiación. como en el caso del art. esto significa que aunque la sentencia constituye el título de estado. Existe específica regulación del Derecho de Familia. después. trayéndolo al proceso luego de haber obtenido sentencia. porque existe un defecto de técnica legal en tanto no se discrimina entre los vocablos acreditar y probar. En cambio.. La aplicación de las normas de la responsabilidad civil podría dar origen a una catarata de juicios. de modo que en este caso juega una suerte de responsabilidad procreacional donde. la sentencia inscripta en el Registro Civil será la forma de acreditar su estado filial. 4. 900 C. se les aplicarán las sanciones previstas por la ley. . cabe recordar que puede iniciarse junto con la demanda de filiación o bien. utilizando todos los medios posibles. Civil (10). Con respecto a los hijos extramatrimoniales. 243 a 245 y 258 a 260 del C. teniendo en cuenta el interés familiar como el del propio menor. Tesis Negativa: El reconocimiento es una cato voluntario. del mismo modo que se acredita que se es dueño de una casa con el título de propiedad. no es así de sencillo. En el primer caso. el proceso por daños y perjuicios puede tramitarse y. si se trata de un hijo extramatrimonial. Fundamentos de la obligación de reparar el daño producido por la falta de reconocimiento La cuestión radica en determinar cuál es el hecho o conducta antijurídica que obligue a reparar por el no reconocimiento el hijo. La falta de reconocimiento como generadora de responsabilidad por daños El presupuesto psicológico no funciona en la filiación como en los hechos o actos jurídicos comunes. y su no ejercicio no puede generar obligación de reparar. al momento de la concepción. la sentencia que se dicta en esta acción de estado no crea un estado de familia ex novo. según la ley. dicho de otro modo. con su partida de nacimiento. reconoce o declara un situación preexistente y por eso tiene efectos retroactivos al momento o época en que.

. librado al señorío de la autonomía de una voluntad del progenitor. 250 C. que justifica el resarcimiento cuando ha provocado daño. de naturaleza ilícita. obliga a reparar (17). y se trata de una responsabilidad extracontractual. M. de allí que se requiere indispensablemente el reconocimiento del progenitor para hacer realidad el derecho constitucional del niño a conocer su realidad biológica y a tener una filiación. por lo tanto. no estaba obligado a reparar. que la Constitución Nacional establece como límite concreto de las conductas privadas individuales. A. c.. M. derecho a la indemnización del daño moral a favor del menor afectado. Se puede. III. LLONA. la madre por sí sola no puede atribuirle la paternidad a su hijo (art. En otros términos.b. Civil). 2006-1193) .D. por lo que deben concurrir para su configuración la antijuridicidad.16/06/2006 . cuando el progenitor ha incumplido su deber de reconocer voluntariamente al hijo. no es un acto facultativo. El niño tiene un derecho constitucional y supranacional a tener una filiación. La especialidad en materia de familia no crea una tercera rama del Derecho ni impide la aplicación de los principios generales del Derecho. no porque exija culpa en el acto de la gestación. y la respuesta es sin dudas afirmativa. La omisión del reconocimiento espontáneo de un hijo configura un hecho ilícito que genera responsabilidad civil y. En efecto. D. afirmar que la acción por responsabilidad contra el padre no reconociente nace desde que el progenitor biológico conoce el embarazo o parto de la mujer y niega su paternidad o el sometimiento a las pruebas científicas para su determinación. y para tenerla debe ser reconocido. ante tal argumentación cabe preguntarse si existe una obligación jurídica o un deber jurídico de reconocer a los hijos. la madre y el hijo no reconocido. La indemnización tiene una función reparadora que no se logra con la pérdida del derecho al usufructo de los bienes de los hijos menores (generalmente inexistentes) ni con la indignidad. Ahora bien. En la filiación extramatrimonial. que priva al niño de utilizar su apellido paterno y contar con la asistencia económica que el padre le podría haber brindado (16). no puede ser realizado arbitrariamente. si bien es un acto discrecional. El primer precedente jurisprudencial dictado en el país (14). El reconocimiento de un hijo extramatrimonial. si causa daño al hijo. (Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de 2a Nominación de Santiago del Estero . que no procede de oficio. si un hombre tiene relaciones sexuales con una mujer pero desconoce que de ellas ha nacido un hijo. M. el nexo causal y el daño"(13). en consecuencia. no podrá ser condenado a pagar daños y perjuicios. configura un hecho ilícito que puede generar responsabilidad por ese daño con arreglo a las normas generales que la regulan en el ámbito extracontractual (15). el cual puede ser de índole material o moral. de darse todos los presupuestos de la responsabilidad civil. El reconocimiento de la paternidad constituye un deber jurídico del progenitor.. No existe interés del niño a ser dañado ni existe familia alguna entre el no reconociente. Los precedentes son pocos. Antijuridicidad Como se dijo. surge prístina la responsabilidad civil de aquél por haberle negado una filiación cierta. sino que debe conciliarse con el derecho del hijo a obtener su emplazamiento en el estado que le corresponde y la omisión de reconocerlo espontáneamente implica un acto contrario al derecho. la defensa del padre no reconociente consistió en afirmar que su parte no había violado ningún deber jurídico y que. el factor de atribución. y su incumplimiento. Tesis Positiva: El reconocimiento. creemos que se trata de una responsabilidad subjetiva. dado que esa conducta antijurídica causa un daño que se concreta en la falta del debido emplazamiento. sino en la negativa al reconocimiento. 1. la cuestión radica en determinar cuál es el hecho o conducta antijurídica que obligue a reparar por el no reconocimiento del hijo. Y de allí deducimos que el negarse a establecer la filiación constituye una conducta antijurídica que. por ende. encontrando sustento la procedencia del reclamo en el principio general de no dañar a otro. Presupuestos de la responsabilidad Con razón se ha sostenido que: "Frente al derecho incontrovertible de conocer la identidad de origen. requiere petición de parte y puede ser purgada por el transcurso de tres años.

La carencia de un vínculo jurídico con el padre acarrea una situación anómala dentro del emplazamiento familiar lo que coloca a esa persona en una posición desventajosa desde el punto de vista individual y social que afectará los lógicos sentimientos de una persona provocándole molestias e inconvenientes propios de esa situación. en cuanto vulnera un derecho patrimonial en la persona física y en las cosas que. si el único de los progenitores que lo reconoció tiene pocos recursos económicos y el niño se ve obligado a vivir en la pobreza cuando cuenta con un padre biológico económicamente poderoso que. no existe acuerdo acerca de la indemnización por los daños materiales que tal falta puede haberle ocasionado (22). Resulta indudable que la inacción debe surgir de una conducta deliberada de la persona que se encontraba en condiciones de producir el emplazamiento (18). daños patrimoniales y extrapatrimoniales. el daño deviene de la falta de emplazamiento familiar.2. específicamente configurado por la falta de derecho de uso del nombre y por la falta de ubicación en una familia determinada. es el daño que deriva de la falta de emplazamiento en el estado de familia y ausencia de emplazamiento en el estado de hijo por no haber mediado reconocimiento voluntario. cual es la indebida falta de reconocimiento de un hijo genera. pues no se trata de una responsabilidad objetiva (20). mayores vinculaciones sociales. y en este caso el estado de hijo. el perjuicio que deriva de la falta de emplazamiento en el estado filial que le corresponde a una persona es indudable. A esta altura. podrían pertenecerle… señaló que generalmente un acto ilícito. Consecuentemente. concretamente una violación del derecho a la identidad personal. por ejemplo. Se puede decir que "el daño moral surgirá generalmente in re ipsa pues el menor sin nombre sufre un verdadera lesión en sus afecciones legítimas"(21). mayor será el daño causado por la falta de emplazamiento familiar. Por el contrario. Esto significa que el padre debe haber actuado con dolo o cuando menos con culpa. Éstas pueden o no producirse. Daño La necesaria conexidad entre daños y bien jurídico protegido nos lleva a determinar cuál es el bien o derecho que se vulnera con la falta de reconocimiento. Por lo tanto lo que se debe resarcir. No hay que olvidar que ese perjuicio se incrementará con el paso del tiempo porque a mayor edad. Dicho en otras palabras. de haberlo reconocido. y como consecuencia de ello. Conducta imputable al padre o madre Otro de los requisitos para la procedencia de la responsabilidad por los daños y perjuicios ocasionados es la imputación de ese comportamiento omisivo a una persona determinada. . por su parte. 3. El daño material. Ese daño puede revestir el carácter de moral o material: en el primer caso. Polak en un caso de filiación que abrió el debate. se producirán. por lo que no puede excluirse la posibilidad de resarcir el de tipo material (23). cabe acotar que si bien hay unanimidad doctrinaria y jurisprudencial en el sentido de aceptar el resarcimiento del perjuicio moral que sufre el hijo ante la infundada negativa al reconocimiento de su filiación por parte del padre. Se trata de una vulneración a los derechos de la personalidad. específicamente. para poder efectuar el reconocimiento es necesario conocer la existencia del hijo que debe ser emplazado en ese estado por lo que si no se tiene información alguna al respecto no es posible atribuirle responsabilidad (19). a la vez. de la negativa o falta del derecho a la identidad. al negarse el estado civil. específicamente el estado de familia. abarca el orden material. cuando no existe conocimiento de la situación de hecho que se le pretende atribuir no podría haber responsabilidad por la falta de reconocimiento voluntario. aunque puede ocurrir que afecte sólo uno u otro de tales daños. sobre la base de tal reconocimiento. esta dado por las carencias materiales que le produjo la falta de padre. le hubiera permitido el acceso a una buena educación o le hubiera ahorrado los padecimientos materiales. Dijo en esa oportunidad el camarista que el daño ocasionado al vástago por el no reconocimiento paterno. merece destacarse el voto en disidencia parcial emitido por el Dr. En definitiva.

y la Cámara de Apelaciones redujo el monto de condena por daño moral y rechazó el daño material. debe guardar una relación de adecuada causalidad la falta de reconocimiento espontáneo y el daño reclamado (25). En el caso. tanto madre como hijo. en general se producirá cuando se ignore la paternidad. o directamente en las cosas de su dominio o posesión. por falta de reconocimiento de la paternidad. En definitiva. afirmamos que la noción de interés se extiende al interés simple no legítimo (27). por la reparación del daño infringido al descendiente. La falta de culpa. declarado tal judicialmente al momento del inicio de esta acción y reclamó los rubros daño moral y daño patrimonial. El Alto Tribunal mendocino admitió el recurso extraordinario condenando al demandado por daño moral y por daño material con carácter de pérdida de "chance". gracias al esfuerzo materno. 1068 y 1079 de nuestro código civil. una vida sujeta a menos restricciones y un mayor desarrollo en todos sus aspectos (24). La experiencia jurisprudencial indica que en la mayoría de los casos es la madre en representación del hijo menor quien acciona persiguiendo el reconocimiento de éste. Cabe preguntarse si la oposición paterna para que un menor de edad reconozca a un hijo extramatrimonial es una eximente de la responsabilidad del menor porque éste está facultado para reconocer a partir de los 14 años de conformidad con el art. mientras el segundo establece que: "La obligación de reparar el daño causado por un delito existe.En este sentido se destaca el voto de la Dra. en carácter de "chance". en tanto y en cuanto las dos especies de daños requieren ilicitud. en nombre propio. es necesario recalcar que está legitimado para promover una acción indemnizatoria quien sufre un daño. IV. 4. La sentencia de Cámara es recurrida ante la Corte. Es decir. el aporte paterno le hubiese dado la "chance" cierta de lograr una mejor asistencia. en representación de su hijo menor. Relación de causalidad Necesariamente el daño debe ser el producto de una relación de causalidad adecuada con el hecho generador del ilícito. Pero hay otros casos en los que la madre. 286 del C. aptitud para reclamar la indemnización y con respecto a qué clases de daños. Las eximentes de la responsabilidad De acuerdo con los principios que se han deslizado hasta ahora podemos concluir que el progenitor se eximirá de responsabilidad acreditando la falta de culpa o la culpa de tercero o el caso fortuito o la fuerza mayor. Es decir que la cuestión radica en determinar en qué casos tienen. desde que si bien el menor. Civil. es la aptitud para demandar por reconocimiento y por indemnización de perjuicios (26). La legitimación activa La legitimación para reclamar por indemnización por falta de reconocimiento paterno en la filiación extramatrimonial. entendiendo por tal la lesión a un interés patrimonial o extrapatrimonial. Para comenzar. la acción de indemnización puede ser intentada iure propio por todos aquellos que acrediten la lesión a un interés de hecho no legítimo. es quien acciona para obtener indemnización y no siempre se la considera legitimada. dado que no hay diferencias sustanciales en los supuestos de procedencia resarcitoria. o indirectamente por el mal hecho a su persona o a sus derechos o facultades". daño y nexo causal. Aída Kemelmajer de Carlucci en un fallo de la Suprema Corte de Mendoza que dispuso una indemnización en concepto de daño material. ha tenido cubiertas sus necesidades mínimas. o en el caso fortuito. en ambos casos. la actora. cuando se encuentre imposibilitado de reconocer por razón de la distancia. a raíz del cual se determina un menoscabo patrimonial o extrapatrimonial. Contra el decisorio el demandado interpuso recurso de apelación. que de todas formas puede darse en lugares enfrentados en conflicto bélico. el objetivo debe ser la integralidad. dedujo demanda de daños reclamando una indemnización por los perjuicios sufridos a causa de la falta de reconocimiento de la paternidad por parte de su progenitor. El primero afirma que: "Habrá daño siempre que se causare a otro algún perjuicio susceptible de apreciación pecuniaria. La demanda fue acogida en primera instancia. Esta postura debe ser considerada ante las características de cada caso concreto ya que. no sólo respecto de aquel a quien el delito ha damnificado . 5. Basta en tal sentido recordar las disposiciones de los arts. Siguiendo a la doctrina más moderna. aunque los avances en materia de comunicaciones tornan hoy difícilmente producible la hipótesis.

En un caso resuelto por la sala III de la Cám. Es él quien puede exigir tanto el reconocimiento como la reparación del daño que sufrió a causa de la omisión paterna. de Buenos Aires entendió que el daño moral futuro y cierto provocado a un niño de tres años. en modo alguno pueden ser tomados en consideración para excluir su existencia. actúa representado por su madre. Además. en el caso. en igual medida que un mayor de edad o un cuerdo. En el caso. el dolor. la sentencia no eximió al padre de su obligación por la circunstancia mencionada. la negativa a someterse a las pruebas biológicas y la falta de apellido paterno (31). porque el consentimiento para la disposición de los derechos de la personalidad por intermedio de representantes es admitido cuando no sea contrario a la moral y a las buenas costumbres o a la ley (28). y que la sufre el menor de escasa edad y el demente. 175-473. deberá analizar cuidadosamente la posibilidad de accionar en representación del menor de edad. pues el interés jurídicamente protegido es el emplazamiento en el estado de hijo. se proyecta sobre su espiritualidad quebrantando su incolumidad y cercenando. Y como la reclamación del perjuicio sufrido no constituye un acto inmoral ni contrario a la ley ni a las buenas costumbres. Hijos mayores de edad: En este caso también existe legitimación del hijo. b. y por lo tanto no se debe reparar el dolor de quien no puede sentirlo. tramitar la designación de tutor ad litem para proveer de una más eficaz defensa de los intereses del niño (29). la pena. se presumía a partir del desconocimiento del padre. sino como resarcimiento objetivo a un bien jurídico que también se atribuye a los incapaces (30). mas no hacen a su esencia. tiene legitimación para reclamar el daño moral. Su legitimación es indudable para reclamar. por lo tanto. publicado en ED. Civil y Comercial de Entre Ríos en 1996 se reconoció el derecho a reclamar por los daños y perjuicios a tres personas mayores de edad que habían reclamado la filiación después que dos de ellas habían alcanzado la mayoría. El resarcimiento en estos casos. que por él hubiese sufrido. sino respecto de toda persona. Al respecto. El disvalor subjetivo que se produce en la persona está más allá de los que siente. . sus posibilidades intelectuales. Legitimación del hijo: a. Hijos menores de edad o incapaces: No cabe duda alguna que el hijo se encuentra legitimado para actuar. la Cámara e Apelaciones de Junín. A pesar de ser la acción para accionar personalísima. c. En el caso de ser menor. frecuentemente. es indiscutible que la madre puede accionar en representación de su hijo. pudiendo. ii) Tesis Positiva: el incapaz es titular de derechos o intereses extrapatrimoniales y la violación de este interés debe ser reparada. la falta de comprensión del dolor propio y de su origen. Prov. la situación puede ser denunciada al representante del Ministerio Pupilar quien. la angustia. porque es él quien sufre el daño. El hijo es el damnificado directo y. por tener poca edad o por tener una deficiencia mental o estar en estado vegetativo. sin importar la edad. aunque sea de una manera indirecta".directamente. Zannoni explica que la indemnización del daño moral es satisfactiva de un interés extrapatrimonial que ha sufrido afrenta. 1. puede ser ejercida por intermedio de representantes. pasible de daño moral y material. se han sostenido dos tesis en nuestro país: i) Tesis Negativa: las personas sin discernimiento carecen de legitimación para reclamar el daño moral porque no pueden sentir dolor ni aflicción. con la intervención necesaria del Ministerio Público Pupilar. ni su carácter lógicamente negativo. no debe considerarse como un modo de sentir el agravio. en ejercicio de la representación promiscua que le cabe. no son sino formas posibles en que el daño moral puede exteriorizar. por ejemplo. Cuando por algún motivo la madre faltare o existiere algún conflicto de intereses entre aquélla y el menor. pues es el titular del bien jurídico protegido. Hijos sin discernimiento: La cuestión radica en determinar si el hijo que carece de discernimiento. La jurisprudencia ha seguido la tesis amplia y ha admitido la legitimidad para reclamar el daño moral aún en supuestos de menores de muy corta edad así.

se admite la reparación a quien padeció por reflejo el perjuicio sufrido por el damnificado directo. toda vez que desde el ángulo del que lo sufre. La sala. 1079 del C. de cuyos pesares no se duda. sino una especie del uno o del otro. ya que el sufrimiento de los hijos ocasiona un daño cuya entidad y fuente de obligaciones merece ser tratado. el art. b. Sin dudas. El interés tutelado por el Derecho es el emplazamiento del hijo en el estado que le corresponde. ii) Como legitimada por el daño psicológico El daño psicológico no constituye en sí mismo un capítulo independiente del daño material o moral. si del hecho hubiese resultado la muerte de la víctima. pues se trataría de resarcir un daño indirecto (32). 1079 del C. así quienes sostienen que el daño psicológico es un daño independiente del daño moral. Como legitimada directa i) Para reclamar el daño material Por lo expuesto en el apartado anterior. "la calificación no es meramente académica porque según si estos daños son considerados formando o no parte del daño moral. justamente por su simpleza. pero cuando el daño implicado es el daño moral. El hijo que reclama su filiación está legitimado para reclamar por el daño moral que la abstención de su progenitor le ha causado. En el precedente analizado. La acción pertinente sólo puede ser ejercida por él (art. Hay. como . la madre. Civil. Como legitimada indirecta para reclamar el daño moral: Con respecto al daño moral. Pero no es esta la situación de la madre. pero que resulta ubicada como damnificada indirecta"(33). 1078 en punto al daño moral. Legitimación de la madre: a. tanto como la tendría cualquier tercero que se hubiere hecho cargo de estos gastos (34). En materia de daño psicológico. tanto puede traducirse en un perjuicio material (por la repercusión que puede tener sobre el patrimonio) cuanto en un daño no patrimonial o moral (por los sufrimientos que sea susceptible de producir) (35). por lo tanto. únicamente tendrán acción los herederos forzosos". confirma la acción de filiación. por aplicación del art. 1078 del C. En nuestro derecho y por imperio del art. en los últimos tiempos se viene produciendo una revisión de la idea que consagra el art. siendo una acción personalísima… Sólo quien se encuentra facultad para exigir una determinada conducta jurídica puede reclamar por el daño moral que su violación le ha causado. no es de aplicación la limitación contenida en el art. por ejemplo. Civil"(37). Es decir que la posibilidad de que la madre accione por daño moral está expresamente vedada por la ley. Puede concluirse que la madre puede reclamar los gastos de tratamiento psicológico que la falta de reconocimiento paterno de su hijo le haya producido. Civil. hace lugar al reintegro del 50% de los gastos derivados del parto y rechaza la pretensión reparatoria del daño moral solicitada por la madre con los argumentos transcriptos ut supra. se trataba de dos personas católicas que mantenían una relación extramatrimonial en la que concibieron un hijo. puede decirse que la madre actúa como legitimada directa cuando reclama el daño material como. puede reclamar el daño material que. Y así lo entendió la Sala L de la Cámara Nac. el fallo plantea una cuestión que si bien aparecía clara en la época de su dictado. En tanto daño patrimonial.2. como legitimada directa puede reclamar su propio perjuicio psicológico. En este caso su legitimación es indudable. Es que la presencia de una persona lesionada es una fuente de lesiones para terceros. ya que no se trata de un daño moral (36) y. las opiniones no son unívocas ni unánimes. los gastos de parto y embarazo. Civil de Apelaciones que se pronunció de la siguiente forma: "Ante la falta de reconocimiento de parte del progenitor. 1078 dispone que "… la acción por indemnización del daño moral sólo competerá al damnificado directo. A partir de la concepción el padre abandona a su pareja y no reconoce al hijo. es decir. dice Méndez Costa que no corresponde a la madre el reclamo de este rubro por el no reconocimiento de su descendiente. que debieron ser soportados tanto por el padre como por la madre. en voto dividido. 1078 del mismo cuerpo legal. La madre acciona por el hijo en procura del reconocimiento y a título personal reclama el reembolso de los gastos del embarazo y del parto. 259 C. el hijo no reconocido es el damnificado directo. y el daño moral. les será aplicable la limitación que en su legitimación activa establece el art. Civil).

pues es obvio que la falta del padre provoca dolor. 1078 del C. pues su existencia se presume cuando ha habido una lesión al derecho personalísimo a ser reconocido por sus progenitores.. El daño moral por la falta de reconocimiento oportuno de un hijo es un daño que no requiere prueba. por la limitación impuesta por el art. La Cámara de Apelaciones de Mar del Plata. Señaló la magnitud del daño que ello provoca. resolvió en este sentido la necesidad de contar con esos elementos de prueba.legitimada indirecta. c. Tener presente la diferencia entre ambos nos ayudará a seleccionar el arsenal probatorio a utilizar en el proceso de reclamación de la filiación.. En principio debemos advertir que cualquier medio de prueba es admisible para acreditar los daños materiales y morales que devienen de la falta de reconocimiento voluntario de la filiación de una persona. Este sería cuantificado in re ipsa. conceptualiza el rubro con apoyo jurisprudencial se detuvo en destacar los trastornos. El Daño reconoce dos grandes rubros: el material y el moral. la actora apeló el monto establecido en primera instancia en concepto de daño moral. Dicho daño se presume y no requiere prueba al haber lesionado un derecho personalísimo. El daño moral por la falta de reconocimiento oportuno de un hijo es un daño que no requiere prueba. aunque éste pueda ser de distinta intensidad según la circunstancias del caso"(43). sin ninguna duda. cifra menor a la reclamada. Lo expuesto tiene importancia por cuanto la Jurisprudencia tiene establecido que: "El daño moral no requiere prueba pues se demuestra con la verificación de la titularidad del derecho lesionado en cabeza del reclamante y la omisión antijurídica del demandado"(39). Entendemos que la intransmisibilidad del daño moral es relativa ya que el heredero forzoso puede continuar la acción intentada por la víctima: es decir que la muerte del damnificado directo no extingue la acción de daño moral cuando éste la hubiese iniciado en vida. fundándose en las consecuencias que genera en un niño el desconocimiento del padre. ya que es obvio que la falta de padre provoca un dolor aunque pueda ser de distinta intensidad según las circunstancias del caso (41). ya que es obvio que la falta de padre provoca un dolor aunque pueda ser de distinta intensidad según las circunstancias del caso (42). solicitó el sustancial aumento de la cantidad asignada en la otra instancia Frente a este reclamo la Cámara resolvió que ". le produce la negativa paterna a reconocer al hijo. temores y alteraciones que padeció y padecerá la menor accionante. La prueba del daño El daño es. El Daño moral derivará por aflicciones y padecimientos que dicha conducta provoca en el ignorado. atento a que conforme lo demuestran los distintos precedentes jurisprudenciales el daño moral se puede probar incluso a través de presunciones pero no así el quantum del mismo. La Suprema Corte de Mendoza ha dicho. no son un verdadero medio probatorio aunque tienen efectos probatorios. $30. uno de los presupuestos de la responsabilidad que obliga a reparar. y en base a todo ello. para establecer el quantum debeatur deben evaluarse las circunstancias particulares de la causa. y al respecto debo señalar que no hay en ella probanzas idóneas que acrediten las consecuencias psicológicas y morales que esgrime la accionante en la pieza fundante de su recurso para solicitar la elevación de la . pudiendo en consecuencia proseguirla el heredero (38). en este sentido que: "La falta de reconocimiento de la paternidad extramatrimonial da derecho al menor a ser indemnizado por el daño moral causado. Civil. de acuerdo con los efectos sobre una persona común y si se pretende en exceso debería acreditarse (40). Sin embargo es importante que los asesores técnico jurídicos de las partes acrediten acabadamente las circunstancias de hecho que permitan la cuantificación del mismo. ya que en general se ha considerado probado este tipo de daño por presunciones y en este punto no debemos olvidar que las presunciones son una forma de razonamiento del legislador o del juez. V. pero no puede reclamar la parte moral del daño psicológico propio. Como heredera para reclamar el daño moral sufrido por el hijo ¿Puede la madre continuar con las acciones por daño moral intentada por el hijo en su carácter de heredera forzosa?. derivado del incumplimiento de una obligación legal que se origina en el derecho que tiene el hijo de ser reconocido por su progenitor. En el caso. Sin olvidar al respecto que un Juez puede no tener por probado el daño moral (44).000 con más sus intereses. pero del estudio de precedentes jurisprudenciales se avizora que en cuanto al daño moral en pocos casos se ha hecho uso de la prueba pericial psicológica para demostrarlo. pues su existencia se presume cuando ha habido una lesión al derecho personalísimo a ser reconocido por sus progenitores.

Arianna y Levy. La Rocca. puede tratarse de un daño actual o de un daño futuro que ineludiblemente se producirá" (Azpiri. pág. Derecho de Daños. probándoselo debidamente" (Méndez Costa. En efecto. y la consiguiente vinculación entre la falta de reconocimiento voluntario y el perjuicio material sufrido". no sólo con los bienes de los hijos. As. resulta esclarecedor el panorama trazado por la Dra."(45) concluyendo que la cantidad fijada en la primera instancia resulta razonable y prudente conforme las constancias arrimadas y las peculiaridades de la situación. El art. Con mayor detalle. ed. Daños derivados de la falta de reconocimiento del hijo. éstos han sido cubiertos por el otro progenitor y. resumiendo la jurisprudencia sobre el particular. "Es preciso remarcar que debe ser cierto. por lo que debe ser cierto. por otra parte. Carlos. al referirse a cosas. el progenitor que no reconoció al hijo es una persona de regular fortuna y el otro progenitor de escasos recursos. es decir. es decir. Lo resarcible en la "chance" es la falta de una posibilidad razonable de obtener una ganancia o evitar una pérdida. 437). María J. en nuestro caso... el derecho alimentario. El nexo de causalidad entre el hecho dañoso y el daño moral es directo y no merece ser acreditado. ed. el mismo se configura por la omisión de asumir deberes asistenciales de contenido patrimonial y no siempre se configura. en determinadas circunstancias. Aída Kemelmajer de Carlucci en el citado fallo de la Sala I de la Suprema Corte de Mendoza (47) y que a continuación se transcribe en su parte pertinente: "Más concretamente. el hijo pudo haber sufrido perjuicio que un emplazamiento espontáneo pudo haber evitado.. La cuantificación del daño moral se hará teniendo en cuenta las circunstancias del caso y la reparación consistirá en la entrega de una suma de dinero que tenderá a resarcir el dolor y los padecimientos sufridos por la víctima del obrar ilícito y en el caso que nos ocupa. El supuesto encuadre en el que se ha denominado pérdida de una "chance". Mas ello no impide que.. para los cuales deberá investigarse en cada caso la relación de causalidad adecuada (Bíscaro Beatriz. Jorge Azpiri dice: "También puede existir un daño material que deberá ser demostrado en cada caso particular. Yungano. pues mal o bien. En cuanto al daño material. La filiación y su falta de reconocimiento como generadora de responsabilidad por daños. Rubinzal. en obra colectiva. En tal sentido. La dificultad quizás se deba a que. Pero conviene advertir que la indemnización no es el resultado de beneficio dejado de percibir por el acreedor. sino con los suyos propios. 1997. El daño moral implica un padecimiento en los sentimientos de una persona mientras que el daño material requiere una afectación de índole patrimonial y como consecuencia de esta diferencia también cabe hacer la distinción respecto de las maneras de cuantificarlos. As. no se derivará la existencia del daño material. Lexis Nexis. la apreciación del perjuicio es incierto mientras que en el daño material. según sea la naturaleza patrimonial o extramatrimonial del derecho avasallado. Pensemos en la carencia de una formación educativa. dado que no hay diferencias sustanciales en los supuestos de procedencia resarcitoria. los efectos de la sentencia del juicio de alimentos se remiten a la fecha de interposición de la demanda. Cuarta Parte (A). 33 y 37). Méndez Costa. en una intervención quirúrgica o un tratamiento médico que no pudo llevarse a cabo y como consecuencia de ello el hijo sufra una minusvalía etc. Beatriz Bíscaro dice: La vulneración de los deberes y derechos familiares es susceptible de originar daños patrimoniales y morales. al prestar apoyo a un voto de un camarista capitalino dice: "En ambos casos (se refiere al daño moral y al material) el objetivo debe ser la integralidad. Carlos A. nexo causal y factor de atribución legal de la responsabilidad" (Yungano. es obvio que durante todo ese tiempo se vio privado de ejercer los derechos subjetivos familiares que dependen del previo emplazamiento. verificación del perjuicio.condena. aquél no surge "in re ipsa". Aquí es muy importante los medios probatorios que se empleen para dicho fin. En la medida en que se pueda acreditar la efectividad de dicho daño material. la apreciación es precisa. Derecho de Familia. conceptualizada por la doctrina como la posibilidad de ganancias que resulta frustrada a raíz del incumplimiento de la obligación o el hecho ilícito. 176). una suerte de alimentos retroactivos. ed. a diferencia del daño moral. pág. en lo que aquí nos interesa. Si por hipótesis. no sucediendo lo mismo con los daños materiales. Si la acción de reclamación de la filiación se plantea cuando el hijo tiene una edad avanzada. pág. que verificada la falta de reconocimiento y su imputación a título de dolo o culpa. . 178). Perrot. Jorge. Bs. que se debe probar en forma efectiva y concreta y no tratarse de una mera eventualidad o de un daño en abstracto. dice: "El daño material es indemnizable si se invocan concretamente los perjuicio de la especie sufridos por el hijo como consecuencia de no haber sido reconocido y se presenta como un daño cierto actual o futuro.. en obra colectiva dirigida por Ghersi. y nada puede ser dejado a la deducción del Juez. Concretamente. Daños y Perjuicios en la filiación. ed. pág. 1999. 2002. al quedar afectadas las personas en el aspecto moral.. 2000. Arturo. Buenos Aires. n° 20. en Rev. Daños en el derecho de familia. Bs. Derecho de daños. su reparación resulte procedente. Visión jurisprudencial de la filiación. A. por la falta de reconocimiento (46). Por su parte. 265 del Código Civil impone el deber a los padres de alimentar y educar a sus hijos de acuerdo con su condición y fortuna. es decir que se debe probar en forma efectiva y concreta y no tratarse de una mera eventualidad o de un daño en abstracto.. Lea afirman: "La cuestión del daño material ha sido escasamente planteada en juicio de filiación. en tanto y en cuanto las dos especies de daños requieren ilicitud.

a la privación de todo bien para satisfacer a su familia (50). que no en vano el primer decisorio en que se reconoce sin ambages el derecho al resarcimiento de los perjuicios en el ámbito de la familia. no debe perderse de vista al dañador. ed. Tanto es así. se producirán. sobre si cabe. de acuerdo con las particularidades del caso. produce un perjuicio a éste. en tanto consideraba que en el derecho de familia son aplicables los principios generales sobre responsabilidad. ni de dejar de ponderar la existencia de ciertas conductas que. El mismo se origina NO por la procreación en sí. que aún de haberlo reconocido. por su naturaleza o por las condiciones en que se ejercen. No cabe duda que el Derecho de la responsabilidad civil tiene como centro a la víctima. 447). es en el leading case a cargo de un juez de 1ª Instancia en lo Civil y Comercial de San Isidro en 1988 (48) y que está referido a la filiación. En el escenario de la responsabilidad civil desvinculada del fenómeno familiar. en cuanto las costumbres actuales no la condenan socialmente como antaño. Daño moral y patrimonial derivado de la falta de reconocimiento. por naturaleza. Por la misma época. por eso se nota mucho más su injusticia. Estas pueden o no producirse. Puede también que el perjuicio material no se produzca. no se puede desconocer la existencia de cargas familiares preexistentes ni conducirlo a la quiebra. En Derecho de Familia. la determinación de que la responsabilidad por daño moral más que una pena para el autor del daño. para lograr un sistema socialmente eficaz. según el caso" (Arianna. manifestó con su habitual elocuencia que "no hay razón para hacer del matrimonio un coto impenetrable para el derecho de daños"(49). resulta indiscutible que hay que condenar al padre que se niega maliciosamente a reconocer a un hijo. y por ende persigue la reparación del daño que ella ha sufrido. Derecho de Daños. si el único de los progenitores que lo reconoció tiene pocos recursos económicos y el niño se ve obligado a vivir en la pobreza cuando cuenta con un padre biológico económicamente poderoso que de haberlo reconocido le hubiera permitido el acceso a una buena educación. merecen un tratamiento más benevolente por parte del ordenamiento: el padre que no reconoce voluntariamente a su hijo y que exige una prueba anticipada de ADN no puede tener igual condena que aquel que no sólo se niega a reconocerlo. y se puede caer en condenas que provoquen más daño que aquel que se ha querido reparar. pág. pero esta solución no se da en los daños producidos en el Derecho de Familia donde. por ej. A. o bien ambos a la vez. Por su parte. La pérdida de una "chance" es un daño cierto y resarcible.. El juicio de reproche tiene una recepción limitada en cuanto la conducta gravemente desaprensiva autoriza la pérdida de la limitación de la responsabilidad y la imposición de la multa civil. Lea. ningún auxilio material le hubiera proporcionado. JA 1998-III-1171). La legitimación del resarcimiento y una imprescindible mirada al autor del daño La evolución trazada está indicando un logro trascendente en un tema tan importante como es la filiación del ser humano. o le hubiera ahorrado los padecimientos materiales. Bs. como por ej. ante el infundado desconocimiento de la paternidad. sino que si niega a la realización de las pruebas que descartarían su paternidad. . así. Carlos A..quedando al prudente arbitrio judicial la fijación de la suma. sino por la inequívoca manifestación de desentendimiento paterno filial posterior a la concepción. al mismo tiempo." VI. pues ello puede importar un severo daño social. y Levy. 1999. Mosset Iturraspe en oportunidad de comentar un fallo. Bien sabido es que el régimen de la responsabilidad civil individual no deja de ser un mero proceso de transferencia del daño de un sujeto (la víctima) a otro (el dañador). y ello evidencia el acrecentamiento de la equidad como factor de atribución y. As. como se dijo en las primeras líneas. No se trata de llevar al causante del daño a la indigencia. en obra colectiva dirigida por Ghersi. más allá de las discrepancias que pudieren existir en el campo doctrinario y/o jurisprudencial. Carlos. está destinado a la protección y a la contención. constituye una reparación para la víctima. el daño moral o el material. familiar y aun a la insatisfacción de la víctima. Reseña jurisprudencial a los diez años del dictado del primer precedente. cobra especialísima importancia que el daño se produce en el ámbito que. Pero ello no importa que el Derecho deba prescindir absolutamente de echar una mirada sobre el dañador. Graciela Medina dice: "El daño material está dado por las carencias materiales que le produjo la falta de padre. por aquello de que los alimentos se fijan de acuerdo a las necesidades del alimentado y la capacidad económica del alimentante" (Responsabilidad civil por falta o nulidad del reconocimiento del hijo. Perrot. Lo cierto es que. que es la familia.. la efectividad de la reparación depende del grado de posibilidad de obtener una ganancia o evitar la pérdida. ninguna duda cabe de que el padre que desconoce a un hijo. en el caso de que quien lo reconoce fuera un progenitor rico y el no reconociente un menesteroso. ello se palia por la utilización del seguro.

(Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de 2a Nominación de Santiago del Estero . 1980. Claire. 900 del C. 665 (10) Recordemos que el art. no producen por sí obligación alguna". Como concluye Alfredo Orgaz. 3693). a menudo. niño y adolescente la máxima satisfacción. "La protection de la personne de l´enfant contre ses parents". en tanto este ha visto lesionado su derecho al nombre.D. y el art. La Roca. 1984. en Derecho de daños. niños y adolescentes el disfrute pleno y el efectivo ejercicio de sus derechos y garantías. 2006-1193) (7) Entre las normas de la ley 26. (11) Suprema Corte de Justicia de Mendoza. (5) NIERINCK. P. que inspirándose en los códigos de fines del siglo pasado que introdujeron importantes rectificaciones a la doctrina tradicional.. Plaza y Jones. cit n° 59. localización u obtención de información. "Responsabilidad civil por la falta de reconocimiento de la paternidad extramatrimonial" en Derecho de daños. Aída. 1ª Parte. "La tercera ola". precisamente tomando en cuenta la situación patrimonial de los interesados y su recepción por la ley 17.. Las niñas... . El padre y la madre tienen responsabilidades y obligaciones comunes e iguales en lo que respecta al cuidado. de allí que haya debido darse a los jueces un poder de apreciación equitativo y forzosamente algo arbitrario en la aplicación de una serie de limitaciones. París. pues. la actitud renuente del progenitor ha producido un daño a su hijo. p. Pichon. al conocimiento de quiénes son sus padres. (2) KEMELMAJER. (6) En los juicios de filiación es procedente el reclamo por daño moral. XXVIII-B. fs.16/06/2006 . M. Ed.F. resultará muchas veces idónea para conducir a injusticias mayores que las que se busca borrar"(51). 1ª Parte.31/07/2007 . "La protection de la personne de l´enfant contre ses parents". Sala I del 26/07/2004. c. a) Su condición de sujeto de derecho. (1) TOFFLER. D. (4) HUSSON. Los Organismos del Estado deben asegurar políticas. Tienen derecho a conocer a sus padres biológicos. Bernard. intención y libertad. se destacan el art. Buenos Aires. Bien se ha señalado que "también en el área de los actos ilícitos se ha considerado que una reparación integral siempre y en todos los casos que pueda darse. L-D. 1810) fue motivo de elogiosos comentarios. Pichon. integral y simultánea de los derechos y garantías reconocidos en esta ley. programas y asistencia apropiados para que la familia pueda asumir adecuadamente esta responsabilidad..711 (Adla. Buenos Aires 1991. a conocer su identidad y a su personalidad. a la cultura de su lugar de origen y a preservar su identidad e idiosincrasia. París.. 329. 11 (Derecho a la Identidad). c. "Les transformations de la responsabilité". París. 1991 (3) TEYSSIE. 1984. La Roca. 7° (Responsabilidad Familiar) La familia es responsable en forma prioritaria de asegurar a las niñas.A.Esto no implica favorecer al dañador ni preferirlo en contra de la víctima sino de restablecer un cierto equilibrio.061 vinculadas a estos aspectos.D. Alvin. 2007-1279 (9) KEMELMAJER. Comercial y Minería de General Roca . y para que los padres asuman. niños y adolescentes facilitándoles el encuentro o reencuentro familiar. A.M. M. Civil reformado en 1968. Trad. Ed. Aída. Los Organismos del Estado deben facilitar y colaborar en la búsqueda. págs. Estude sur la pensée juridique. A los efectos de la presente ley se entiende por interés superior de la niña. niños y adolescentes tienen derecho a un nombre. el art. Civil establece: "Los hechos que fueran ejecutados sin discernimiento.. de los padres u otros familiares de las niñas. LLPatagonia. León. desarrollo y educación integral de sus hijos. LLONA. El reflejo legislativo de lo expuesto está en la norma contenida en el art. 3° (Interes Superior). a su lengua de origen. (8) Cámara de Apelaciones en lo Civil. salvo la excepción prevista en los artículos 327 y 328 del Código Civil. 2ª edición. y que en materia de familia es. en igualdad de condiciones. la justicia misma (52).. Adolfo Martín. 1069 del C. a la preservación de sus relaciones familiares de conformidad con la ley. a una nacionalidad.. "Responsabilidad civil por la falta de reconocimiento de la paternidad extramatrimonial".A. Prólogo a la obra de Nierinck. 1947. 246. consagrados en la "Convención sobre los Derechos del Niño" (Adla. Autos N° 76113 en LS 338. Claire. Buenos Aires. M. Debiéndose respetar: inc. se ha visto claramente que la composición es también un elemento de la justicia. sus responsabilidades y obligaciones.

que se encuentra amparado por el art. así como el supuesto "acuerdo" celebrado con la madre de aquél en torno a postergar el reconocimiento filial por "algunos" años.A. B. estos términos: "Habrá una omisión de la madre que no hace posible obtener la filiación paterna y ésta es la conducta antijurídica. Juan Manuel. RCyS. con el consiguiente perjuicio moral. aunque finalmente la acción pueda ser promovida. 2002. pues se ha vulnerado la propia identidad de la accionante y su dignidad personal al ser menoscabada en la consideración social que la persona merece." (Cámara 2a de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Paraná. c. que se tradujo en un menoscabo tras impedirle el ejercicio y goce de los derechos inherentes al estado de familia que le corresponden.. pág. en su carácter de representante legal del hijo. Z. Graciela. éste no se encontrará en condiciones de efectuar el reconocimiento y la actitud reticente de ella traerá el perjuicio para el hijo. LA LEY 2007-C.. Cuando la madre no comparece ante el defensor de menores o no brinda información para que este funcionario cite al posible padre y procure obtener el reconocimiento. y otro c. M. 569. 19 de la CN. LA LEY 2007-E..09/03/2007 . que el demandado habría brindado a su hijo reclamante. Santa Fe. LLBA. 757. Finalmente. Sara B.. con nota de Néstor E. DJ. como dice la norma y es evidente el perjuicio para el hijo que resultaría si no promoviera o facilitara la acción de emplazamiento. Román O. (17) "La asistencia económica.B.. C. N. Buenos Aires. le está provocando un perjuicio y aunque finalmente la inicie. sala II . al no revelar con quién ha mantenido relaciones sexuales. para que el defensor de menores inicie la acción de reclamación de la paternidad en nombre del menor. CCom. ED. A. lo reconoció luego de veintitrés años-y con ello le causó enormes padecimientos morales" (Cámara 1a de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Bahía Blanca. L. F. Cuando la madre. 2006-433. pues la falta de reconocimiento por parte de su padre constituye una conducta antijurídica. sala G . F. Rubinzal Culzoni. Revista Interdisciplinaria de Derecho de Familia. sala II . (18) En relación a la posibilidad de reclamar por los daños sufrido a la progenitora se ha sostenido que: "Deben indemnizarse los daños provocados por la conducta de la encartada que omitió reconocer espontáneamente a su hija cuando se produjo el alumbramiento de ésta. 223. con nota de Jorge Adolfo Mazzinghi). sala I . está provocando que su hijo quede sin emplazamiento paterno. c. (15) Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. 2006264.DJ. y otro c. 2007-II. A.06/02/2007 Gallo. 25-3-88. 2007-922. en incumplimiento de los deberes que le impone el ordenamiento. y también afectiva. 2007-1161) "Cabe hacer lugar a la indemnización en concepto de daño moral a favor de un menor de edad... LA LEY.13/09/2007 . Lexis Nexis. se mantiene incólume en tanto esas acciones privadas no "perjudiquen a un tercero". dado que no se le reprocha que no haya brindado tal asistencia sino que no reconoció en tiempo oportuno a su hijo -en el caso. demora la promoción de la demanda de reclamación de la paternidad matrimonial. sostiene que en determinados supuestos puede caber cierta responsabilidad a la madre por la falta del reconocimiento paterno. El derecho a resguardar su intimidad. mas no puede otorgarse un resarcimiento por las carencias afectivas o el desamor en sí. R. Gerez. (13) Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. Ello es así. con nota de Jorge Adolfo Mazzinghi. Jorge. puede la madre negar la conformidad exigida por el art. LLONA. 121.. 562 . E.25/04/2006 . 255 del CCiv. (16) Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de 1a Nominación de Santiago del Estero 15/12/2005 .. W. No empece a esta conclusión la corriente doctrinaria que entiende que esta exigencia puede ser tachada de inconstitucional a la luz de lo dispuesto con relación al derecho a la identidad del hijo amparado por la Convención sobre los Derechos del Niño. L. ese derecho a la . Cuando la madre no informa al padre del embarazo o del nacimiento. es posible que el menor se haya tenido que desenvolver en su vida sin la paternidad a la que tenía derecho.(12) MEDINA. c. M. También en este caso está provocando la imposibilidad o bien la demora en que se produzca el emplazamiento paterno.E. (14) J 1ª Inst. M. con nota de Eduardo A. M. no lo exime de abonarle una indemnización de daños y perjuicios. ya que se vio privada de integrarse en el seno de su propia familia y es sabido que el estado de familia es un atributo de la personalidad (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. L. 674. con el consiguiente perjuicio para el hijo. DJ 2007II.. 999. 128-333." Y que: "Es procedente la acción de daños y perjuicios que la actora interpuso contra su madre porque ésta se resistió a reconocerla espontáneamente cuando se produjo su alumbramiento.. Ed. en forma injustificada. Solari. ya que el derecho no actúa en el plano espiritual de las relaciones de familia. N° 9 de San Isidro. A. (19) AZPIRI... "Daños en el derecho de familia". T° 2002-20-31. 2007-D.Alvarez. R.. 2007-786). sala B 20/02/2007. Sambrizzi. Por otra parte. c. María S. LLLitoral. porque lo que genera la responsabilidad es la actitud obstruccionista de la madre. Méndez. "Daños y perjuicios en la filiación".

Comercial y Minería de San Juan. L. sin tener que requerir el consentimiento del padre en los casos del art. M. la identidad y el nombre. es decir. Mientras no hubiera un hijo nadie podría investigar qué hace una mujer con su vida privada. S. M. circunstancia no acreditada en el proceso". su hijo tenía 23 años-. c. 558 contempla un procedimiento similar al del actual art. María Cristina c. máxime cuando no basta el no reconocimiento para generar responsabilidad. menos lo podrá hacer en cuestiones personales o de resentimiento respecto del padre o en el propósito de ejercer la patria potestad en forma exclusiva. DJ 2008-I. M.17/04/2007.18/12/2007 García. Aída Kemelmajer de Carlucci en Suprema Corte de Justicia de Mendoza Sala I. C. 2006-410). Víctor José). 2004-884. por su hijo menor c. durante 12 años-. lo cierto es que la intimidad de la madre ha trascendido en un hijo. O. siguiendo con este razonamiento. P.S. 2004-IV. G. Oscar Norberto s/filiación e indemnización. en su art. V.ni siquiera existiría de haber mediado un reconocimiento espontáneo del padre" (Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Mercedes. existe un proceder deliberado. es el daño que se deriva de la falta de emplazamiento en el estado de hijo por no haber mediado reconocimiento voluntario -en el caso.A. obstaculizar o demorar el emplazamiento de su hijo respecto del padre. pero cuando ella ha concebido ha dado origen a un nuevo ser que tiene derechos relacionados con su personalidad que no pueden ser infringidos con su comportamiento omisivo. sino que la omisión debe ser dolosa o culposa. c. reside en que se consagra como principio general "La responsabilidad por los daños causados producidos en el ámbito de las relaciones de familia si se ha obrado con culpa grave o dolo" cerrando así el debate doctrinario y Jurisprudencial que en su momento se entabló a si correspondía o no su procedencia. Ed. 2008-430). M. Y si no puede justificarse la omisión la madre en el derecho a su privacidad.. L. La Roca.. sala II . sala L. pues dada la corta edad del menor al momento del pronunciamiento -dos años-. La importancia que deviene de esta modificación. Clavero. Considerando que la . por lo que la incorporación a una obra social. Por lo tanto. En contrario se ha sostenido recientemente que: "El padre que se negó a reconocer infundadamente a su hija debe indemnizar el daño moral por ella padecido. A. 674. (25) En relación con este aspecto cabe recordar el proyecto de reforma del Código Civil de 1998 cuyo art. sino al moral que ocasiona al no reconocer un derecho personalísimo como la dignidad personal. L. DJ. en los casos que se están analizando se presentan los requisitos para que se genere la responsabilidad de la madre por impedir. Polak (en disidencia parcial) Cám... sala I . ya que éste no reconoció al actor al nacer pese a estar plenamente conciente de su concepción. LLBA. Mariel Edith c. dicha falta de reconocimiento de la paternidad autoriza a reclamar todos los daños materiales y morales provenientes de la conducta pasiva" (Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Mercedes. sin que resulte relevante el largo tiempo que la madre demoró en iniciar la acción de determinación de la paternidad. M. 7° y 8° de la Convención ya citada. Civil Sala L 14/4/94.13/09/2007 . 2004-520 y JA. la cuota alimentaria ofrecida o el participar de la vida con la familia de su padre no le quita entidad a esa falta de reconocimiento oportuno" (Cámara de Apelaciones en lo Civil. Si bien no hay rangos o jerarquías entre derechos constitucionales para que uno tenga prevalencia sobre el otro.27/09/2005 .. Ello es así porque hay una omisión que constituye una conducta antijurídica.. (22) "Dado que el hijo cuenta con un interés jurídicamente tutelado y que dicho interés no se refiere solamente al daño material.. "Resulta responsable el padre demandado por daños y perjuicios causados por el reconocimiento tardío del vínculo filiatorio -en el caso. 551 incorpora la posibilidad de "reclamar por daños en el caso de falta de reconocimiento espontáneo del hijo" y remite al art. c. se ha hecho pública con el nacimiento. 1161.. 2007-1022) (21) KEMELMAJER. y no las carencias afectivas que el niño puede hallar frente a su progenitor. RCyS. Debe remarcarse que. 01/11/2007. la falta de reconocimiento oportuno no pudo haber repercutido en forma desfavorable en aquél. 264 quater del CCiv. sala II . en LLGran Cuyo. sala II . en una acción de filiación. "F. Moro. dado que el sufrimiento de la niña -hoy mayor de edad. pág.". LLGran Cuyo. M. 1996-1-608. el proyecto de Código Civil del año 1995. "Responsabilidad civil por la falta de reconocimiento de la paternidad extramatrimonial". la protección de la integridad moral. hay relación de causalidad entre el proceder y el daño y no existen eximentes de responsabilidad que pueda exculpar su comportamiento". Aída. con nota de Carlos Ignacio Viramonte). Nac. 1ª Parte. (24) Del voto de la Dra. En contrario se ha sostenido que: "Lo que se resarce en concepto de daño moral. del 28/05/2004.A. (23) Voto del Dr. Buenos Aires 1991. 255 pero permite que el defensor de menores promueva la acción de reclamación sin requerir la conformidad de la madre. D. (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. 1686 del Proyecto. (20) "Resulta improcedente la indemnización en concepto de daño moral por el reconocimiento tardío del hijo extramatrimonial. 623. siendo además que el reconocimiento oportuno del hijo es un deber que fue incumplido a sabiendas" (Cámara 1a de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Bahía Blanca.G.privacidad se enfrenta en este caso con los arts. media un perjuicio. Rivas. negándole así el derecho al nombre y en buena medida a la identidad.. LLBA. en Derecho de daños.

(32) MENDEZ COSTA. 101) dispone. 25 de la ley N° 24. no puede ser ejercitado por un representante sino únicamente por el propio interesado.A. Esta doctrina tuvo profunda influencia en la jurisprudencia francesa y también en la doctrina argentina. Abeledo Perrot. (29) El Art. 1997. del resarcimiento por las carencias afectivas que pudo hallar en estos años frente a su progenitor.. vol. En este orden de ideas se entiende que. Hammurabi. pág. Buenos Aires 1950. Sin embargo.". párrafo final. (30) ZANNONI. con más sus intereses. en tanto ella carecía de derecho subjetivo. que ella debió reemplazar. Santa Fe. por tanto. "Visión jurisprudencial de la filiación". en cuanto al contenido de la acción resarcitoria. pero atento a que los menores adultos tienen capacidad de discernir conforme a nuestra ley (art. Y que en principio. 407. Pero respecto del punto. (28) La idea es conforme el pensamiento vertido por RIVERA. cuando expresó que la acción que se otorga al hijo para accionar por daños y perjuicios es personalísima. sólo se reconocía un daño cuando existía un derecho subjetivo violado: así no se le concedía legitimación para reclamar a la concubina. supuestamente antifuncional. parientes o personas que los tuvieren a su cargo.C. La Ley. Tal la idea de la chance (LEVY. la doctrina entiende que cabe interpretar la admisión del resarcimiento por daño moral y material. También se establece que el factor de atribución de responsabilidad es subjetivo ya que no se sanciona el mero hecho de la falta de reconocimiento en sí misma. "El daño en la responsabilidad civil". o hubiere que controlar la gestión de estos últimos.946 (Adla. (33) Cám. los mismos podrían.B. Josefina. Atilio. 110. N° 6. Rubinzal Culzoni.. (27) Recordemos que en la doctrina clásica. en Revista de Derecho de Familia N° 18. 1ª edición. 1994. I. pero en la actualidad se puede considerar superada tanto doctrinaria como jurisprudencialmente. en "Actos de disposición de los derechos de la personalidad" en Revista de Derecho Privado y Comunitario.relación de familia no puede implicar un valladar inexorable para los reclamos indemnizatorios de quienes. 172. la acción no podrá ejercitarse hasta haber ingresado el hijo en su mayoría de edad. C. corresponde traer a colación la interesante opinión de Pettigiani plasmada en el fallo de la S. T. Julio C. Pero correlativamente. El daño material se configura por la pérdida de una chance. Civil) comparecer en juicio como actores promoviendo demanda por indemnización de daños y perjuicios contra el padre. Civil Sala L 14/4/94. As. Civil). Compartiendo . conceptualizada por la doctrina como la posibilidad de ganancias que resulta frustrada a raíz del incumplimiento de la obligación o el hecho ilícito. (31) Cám. i) Promover o intervenir en cualesquiera causas o asuntos y requerir todas las medidas conducentes a la protección de la persona y bienes de los menores. págs. LVIII-A. Bs. porque el acto de dirigirse contra el progenitor formulándole un reclamo patrimonial por su conducta. el 10/11/98. "Derecho de Obligaciones". 282 y 285 del C. Civil y Com Junín 22/9/95. II. 1995-C. "La Filiación en el Proyecto de Reforma del C. y dada la inmadurez que la ley presume en los menores -sean impúberes o adultos-. 365/66. Y con ello cabe recordar que la jurisprudencia de nuestros tribunales es prácticamente unánime en admitir que el hijo tiene legitimación siendo menor y que en tal caso ha de ser representado por su madre. fuere necesario suplir la inacción de sus asistentes y representantes legales. ya que ello pertenece al aspecto espiritual de las relaciones de familiar. 305. 1995. deberán jugar pautas jurídicas condicionantes de la solución justa para cada situación particular. N° 424. d) Promover la acción civil en los casos previstos por la ley. sino que debe establecerse el nexo causal entre la conducta culpable o dolosa y el daño causado. la madre está legitimada para reclamar en nombre propio al padre que no pagó al menor la cuota alimentaria los daños materiales ciertos que ella hubiera sufrido con motivo de esa falta de pago. los cuales. 1982. reviste también dicho carácter y. No se trata de que la indemnización cubra lo no percibido sino que lo que se debe resarcir es la falta de una posibilidad razonable de obtener una ganancia o evitar una pérdida. Buenos Aires. con autorización judicial (arts. en cambio. entre las Funciones del Ministerio Público: inc. Eduardo. en la generalidad de los casos. Louis.J. antes bien que integrantes de ella son personas. de conformidad con las leyes respectivas. cuando carecieren de asistencia o representación legal. Aunque el proyecto no especifica el tipo de daño que es objeto de la acción. inc. "Derecho Civil". pág. también se ha sostenido que "no se trata. excepcionalmente. incapaces e inhabilitados. 48). 264 quáter. 921 C. (26) ALTERINI. sobre el cual el derecho no actúa. que surge con JOSSERAND. pág. ya sea con dinero propio o de un préstamo. (34) En cambio. Nac. pág. se debe evaluar el daño que el niño pudo sufrir por la falta de reconocimiento. están constituidos por el monto de las cuotas no abonadas. pág. 240. Lea Mónica.

el cual perturba a la víctima en el goce de su derecho a conocer su origen.esta tendencia se ha declarado improponible el reclamo por el detrimento sufrido por quien a falta de ayuda del padre debió sustentarse sólo con el apoyo materno.A. A.R. C. en pleno.D... Ed. 1-7). Del voto de la Dra. DJ 2008-I. sala F. sala II. c. debe valorarse la edad del menor. 2004-IV-623. 17/07/2006. C. Vda. R. R. sala F. ibídem.S. (42) Del voto en disidencia de la doctora Pérez Pardo. Roberto. (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. (41) Del voto en disidencia de la doctora Pérez Pardo. 2007-1001).10/09/2007 . en LLGran Cuyo. Autos N° 66703 "D. sala L . Filiación Inconstitucionalidad" del 24-07-2001. Resulta ilustrativo el fallo de la Cámara de Apelaciones de San Juan que entendió: "La falta de emplazamiento en el estado de hijo por medio del reconocimiento voluntario causa un daño moral que no requiere especial prueba. debiendo entender que sus hipotéticos sufrimientos y la angustia experimentada por la omisión del padre la colocarían. (46) AZPIRI.. Se argumenta que si bien el derecho a alimentos se asienta en el emplazamiento de estado del hijo. L. de P. Alberto y VAZQUEZ FERREYA. E. LLGranCuyo. Jorge. Derecho de Familia N° 20. "El daño a la persona".. el daño psicológico producido. Depalma.P.07/06/2007 . sala C . 1078 del Cód. A. D.R. M.G.. S. A.).01/11/2007. p. el plazo transcurrido en la negativa paterna. O. 2004-884 – RCyS. 2004-884. M. I. L. Eduardo. Solari). la actitud del progenitor en el proceso. F. M. R. Fs. con nota de Néstor E. como damnificada indirecta. 520. 1990-A. 21/10/1997. (48) El texto íntegro se encuentra publicado en ED. c. M. C. LS302. RCyS. S. (39) AZPIRI. N° 1 Daños a la Persona. y S. La Ley.M. R. si el vínculo aparecía verosímil (Cám. 17/07/2006.. N.D. ya que en el caso. EN J: D. M. RCyS. el 2 de noviembre de 1989 (La Ley. F. con nota de Carlos Ignacio Viramonte. T.. a tener un nombre y a tener un padre (Cámara de Apelaciones en lo Civil.. pág. (37) BUERES. A. P. en Revista de Derecho Privado y Comunitario. 1995. LLGran Cuyo. Aída Kemelmajer de Carlucci en Suprema Corte de Justicia de Mendoza Sala I. (36) Resulta improcedente otorgar una indemnización en concepto de daño moral a favor de la madre del menor no reconocido por su padre. ya que ésta no sufre un daño moral propio. B. 188-95. 302. Aída Kemelmajer de Carlucci en Suprema Corte de Justicia de Mendoza Sala I. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. pág. (40) GREGORINI CLUSELLAS. por su hijo menor c. 1978. c.. . R. José Luis. C. (44) Sobre el particular se puede consultar el fallo emitido por la CNCom. Buenos Aires. sala II 25/10/2005. A.. careciendo de legitimación para formular tal reclamo de conformidad con lo previsto en el art. Por otro lado se ha dicho que: "Los gastos efectuados por la madre del menor no reconocido por su padre a fin de atender al cuidado del mismo no resultan indemnizables. 2004-520 y JA. 2006-146. 1995-C. H. 2004. c. S. (47) Del voto de la Dra. (45) Cámara de Apelaciones CC Mar del Plata.. ED. la demora en iniciar la acción de filiación y la asistencia a la escuela (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. M. Jurisprudencialmente se ha dicho que: "A los fines de determinar la indemnización por el daño moral derivado de la conducta omisiva del padre en el reconocimiento de su hijo. "F. c... "FA por su hijo menor c/ CS" del 28/05/2004. 1161. pudo haberlos requerido de su progenitor con carácter provisional aún antes de interpuesta la demanda de filiación. "Derecho de Sucesiones".. N. (43) Suprema Corte de Justicia de Mendoza.B. 2006-928. "Daños y Perjuicios en la Filiación". 128-330 con nota G. (38) PEREZ LASALA. 188. R. 302. Jorge. en sentido amplio. y VAZQUEZ FERREYRA. A. en LLGran Cuyo. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.cit. G. dado que se trata de un daño in re ipsa.)." del 28/05/2004. CC Morón. Rev. M." (Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. M.. ob. y otro c. LL. ésta percibe una cuota dineraria con imputación a alimentos provisorios con destino a satisfacer esos gastos que integran. 021. (35) BUERES. 16/12/1999. sala II. Civil. 417. Comercial y Minería de San Juan. sala L . Bidart Campos. LLBA. P. 1998-399). la prestación asistencial.

pag. (52) ORGAZ. pag. 1980. 403. 2ª edición. Alfredo. "Los derechos de los acreedores en los concursos. 1983-C. Jorge.. Ed. Santa Fe. (50) RIVERA. 348. (51) MOSSET ITURRASPE. "El daño resarcible" Córdoba. T° 1. Julio C.(49) La Ley. . ED 182-1691. 185. "Responsabilidad por daños". Allí señala que la dignidad reconocida a toda persona exige la preservación de un mínimo de bienes que permitan al deudor conservar lo necesario para vivir dignamente él y su familia. Rubinzal Culzoni. Parte general. Ése es el fundamento del catálogo de bienes excluidos del desapoderamiento propio de la quiebra y de la agresión de los acreedores en la ejecución individual. 1998.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful