Mama quiero un perro!!!

¿Cuantas veces hemos oído a nuestro hijo decirnos que quiere un perro, un gato, o un hámster? Pero un animal no es un juguete, hay que cuidarlo y estar pendiente de él y, aunque sabemos que al principio le gustará hacerlo, sospechamos que acabará cansándose y seremos nosotros los que nos tendremos que ocupar del animal. Pero tenemos que saber que si nuestro hijo es responsable, el hecho de tener una mascota le comportará grandes beneficios y, en el caso de no serlo, o no haberlo demostrado hasta el momento, podrá ayudarle a desarrollar un comportamiento adecuado. Tener un animal puede favorecer en tantos aspectos el desarrollo de nuestro hijo que es importante, si lo pide, que lo tengamos en cuenta. El orden de preferencia de los niños suele empezar por el perro y acabar en el pez, y se debe a la demanda afectiva que tiene cada animal y a las posibilidades de relación que ofrece cada uno. Es importante llegar a un acuerdo sobre qué animal será el más indicado. Si el que prefiere el niño no puede ser, debemos explicarle el porqué y encontrar alguna alternativa. Y si no podemos hacernos cargo de una mascota, no debemos perder de vista la necesidad que tiene el niño de estar en contacto con los animales y ofrecerle alternativas. Una vez decidido el animal que adoptemos, tendremos que repartir las tareas que hará cada miembro de la familia. Este reparto debe tener en cuenta las posibilidades de cada uno y, por supuesto, la edad del niño. Nuestro hijo debe responsabilizarse de las tareas que haya escogido. Si al cabo de un tiempo deja de hacerse cargo del animal, tendremos que hablarlo con él para conocer la causa y saber cómo proceder. En el caso de que la mascota muera, es importante aceptar la tristeza de nuestro hijo, entenderla y ayudarle a expresarse. No conviene quitarle importancia; quizá es la primera muerte que experimenta y puede costarle un tiempo asimilarlo. A veces, puede ir bien hacer alguna ceremonia para despedirnos del animal.
Consejos prácticos

Los perros y gatos dan una enorme cantidad de cariño ellos aceptan a su amo tal cual es, disculpan sus errores, le prestan atención aunque cuente siempre lo mismo, dan alegría y hasta perciben nuestros estados de animo. Ambos mestizo y de raza requieren las mismas vacunas y los mismos cuidados básicos, pueden sufrir las mismas enfermedades parasitarias virales y bacterianas Antes de adquirir un animal es importante que nos informemos sobre éste: necesidades, alimentación, espacio, vacunas, higiene, comportamiento, etc. Antes de dejarse llevar por algo que parece una buena idea vale la pena pensar en lo siguiente : - ¿Para que quiere usted un perro o un gato para compañía guardián , porque esta de moda? - El cuidado de una mascota incluye alimentación vacunas agua siempre fresca un hogar limpio y seco y protegido de las inclemencias del clima para dormir, preocuparse ante cualquier eventual enfermedad esta Ud. seguro de poder dquirir estas responsabilidades