ü*;

.•¿stia*^•-,:•• ' ' - S i . ^ í

La política de los cuerpos: entre procreación y continencia en Roma
Aliñe Rousselle

La visión de la génesis del mundo que transmiten los mitos griegos es la de un mundo sin mujeres, anterior a la creación de los seres humanos tal como son en el presente. Sin mujeres y sin trabajo: así era la edad de oro 1 . Los mitos babilónicos y la Biblia presentan paralelamente un mundo anterior a la creación de la primera mujer, pero este mundo sólo cuenta con un hombre. En el siglo II de la era cristiana, un escritor griego de Asia, Luciano de Samosata (125-195?) inventó un mundo sin mujer, descubierto durante un breve paso por la luna, donde viven los selenitas. No deben su nacimiento a mujeres, sino a varones; pues los matrimonios sólo tienen lugar entre varones y desconocen por completo hasta el nombre mujer. Allí, hasta los veinticinco años, uno es desposado, y a partir de esta edad, uno desposa a su vez activamente. No llevan a los hijos en el vientre, sino en la pantorrilla. Cuando ésta ha concebido, la pierna se preña; llegado el momento, se practican una incisión y extraen de ella un hijo muerto al que insuflan la vida exponiéndolo con la boca abierta al viento.... Hay entre ellos una raza de hombres llamados dendritas. He aquí cómo nace. Se corta el testículo derecho de un hombre, se planta en tierra y de él nace un gran árbol de chait, semejante a un falo. Tiene ramas y hojas. Sus frutos son glandes de un codo de largo. Cuando han madurado se los recoge y de ellos se desgrana a los hombres. Pero sus partes sexuales son postizas: algunos las tienen de marfil; los pobres, de madera. Y con eso cubren y preñan a quienes han desposado2. La hinchazón de la pantorrilla (gastér) sustituye a la hinchazón del útero {gastér también ella) en una reproducción entre hombres. La diferencia sexual es reemplazada por la diferencia de edad, pero se mantiene la institución del matrimonio. En el Marruecos de nuestros días se ha recogido un relato de la creación que presenta una conc e p c i ó n semejante del nacimiento de los ángeles. El jefe de los
Estela funeraria de la difunta Umma, enmarcada en una estructura arquitectónica con dos columnas dóricas y un frontón decorado con una flor en el tímpano. Es una mujer de Aquilea (norte de Italia) que lleva un ancho sombrero acabado en dos puntas y el vestido típico de las mujeres indígenas, de influjo celta. Según las leyes romanas, la mujer debe volver a estar casada al año de enviudar y a los seis meses del divorcio; también ha de tener tres hijos (lo que ocurre normalmente entre los catorce y veinte años), si quiere que su esposo reciba la herencia o legados que le pertenecen La falta de hijos, permite el paso de la herencia a los parientes que sean padres de familia, o al Estado- Ante esto, el temor a la esterilidad lleva a la mujer a utilizar remedios que son tan peligrosos como los abortivos. Siglo l d. C. Roma. Museo de la Civilización Romana.

318

RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES

LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN .

319

ángeles rebeldes, Iblis, fecundó su pantorrilla izquierda con un pene situado en la pantorrilla derecha, y así se formaron huevos que incubó, y de donde surgieron los otros ángeles cuya reproducción será bisexuada3. Con su falso candor, el magnífico texto de Luciano dice que los selenitas desconocen hasta el nombre mujer: sin nombre, no hay existencia. Pero la función de reproducción queda asegurada de inmediato por la naturaleza que dota de medios adecuados a los individuos «machos». Había pasado un siglo desde la predicación del apóstol Pablo que anunciaba un mundo futuro en el cual ya no se encontrarían hombres ni mujeres (Gáfateos, 3, 28). Pero este nuevo mundo sin mujeres • será un mundo sin reproducción: pues la reproducción es el destino de las mujeres. En el mundo romano, lo mismo que en las otras sociedades, la sumisión del destino femenino a las condiciones de la mortalidad y de la fecundidad y a las condiciones de las habilidades de la obstetricia, no presenta un cuadro uniforme y absoluto de las vidas individuales. La sociedad imprime su figura particular a las vidas femé- :• ninas, incluso en lo que concierne más de cerca a la ecología. Por j tanto, se examinarán en primer lugar los datos ecológicos, que no; son compulsivos en absoluto; luego, las formas de una distribución! social de los riesgos de la procreación, y, por último, las modificaciones de la disposición social que, a finales de la Antigüedad,' produjeron los caracteres nuevos de la vida de las mujeres.

El destino biológico de las mujeres: los datos ecológicos generales
LOS RIESGOS DE MORTALIDAD PERINATAL DE LAS MUJERES

La máxima proximidad a la Colocadas por propia definición sexual ante la responsabilidad de ecología: la mortalidad la reproducción del grupo, las mujeres del mundo romano al que se dirigía san Pablo, como todas las de las ¿pocas anteriores a los progresos de la obstetricia y de la profilaxis neonatal, tenían un destino fijado por la maternidad. La demoecología —el estudio de las poblaciones en su medio—, puede, sobre la base del estudio de los esqueletos, reconstruir el destino medio de esas mujeres: cuántos hijos y cuál era su esperanza de vida, comparable, durante los primeros años, con la de los varones, a no ser por el matrimonio y la maternidad. En el Imperio Romano, cuya superficie en 117 de la era cristiana llegaba a los 5,18 millones de kilómetros cuadrados—luego reducido a 4,144 millones—, la población pudo haber sido de unos 60 millones de habitantes. AI nacer, la esperanza de vida estaba entre los 20 y los 30 años4. La mortalidad infantil debía de acercarse a los 200 por 1.000 (un quinto), lo mismo que en las sociedades preindustriales, esto es, hasta el siglo XIX. En las sociedades con tasa de mortalidad muy elevada, las diferencias de fragilidad entre las clases sociales casi no cuentan. Y por lo que toca a las mujeres, los

riesgos de los partos son semejantes si la alimentación ha sido semejante, lo que no es seguro (estrechez de la pelvis, osamenta). Es difícil ofrecer una estructura por edad de la población femenina del Imperio, más difícil aún que evaluar la de los hombres. Los niños están infrarrepresentados en la única documentación utilizable, la de las inscripciones, que concierne casi únicamente a las ciudades y a las clases alta y media. A menudo, cuando el marido había muerto antes que ellas, las mujeres no eran objeto de inscripción funeraria. Las inscripciones realizadas en África romana en memoria de mujeres muy ancianas son enormemente excepcionales. En realidad, cualquiera que fuera su posición en la familia, las mujeres no eran unidades a tener en cuenta. El censo romano de la República sólo contaba a las que, en calidad de herederas, debían suministrar prestaciones a los ejércitos. A finales del siglo ni de la era cristiana, cuando Diocleciano hizo censar a toda la población del Imperio a fin de percibir el impuesto de capitación, mandó contar también a las mujeres, aunque de manera desigual: en Tracia, por ejemplo, en los dominios rurales, dos mujeres valían lo mismo que un hombre. Pero antes de esto, las mujeres no se contaban en ninguna parte. Por tanto, hay una ecología, datos inmediatos de la vida femenina, y en el mundo romano la primera certeza es la del riesgo mortal que entrañaban los partos en todas las clases sociales. Se puede' pensar que en la sociedad romana, lo mismo que en la de los tiempos modernos, entre el cinco y el diez por ciento de las mujeres que daban a luz morían, bien en el parto, bien como consecuencia del mismo5. En el siglo I antes de la era cristiana, el gramático Varrón creía que las diosas Prorsa y Antvorta (Atrás y Adelante) —que son algo así como las dos caras de una misma diosa de los partos, Carmenta— debían sus nombres a las posiciones del niño en el nacimiento. El 11 y el 15 de enero, las matronas cuyos antepasados habían dedicado el templo de Carmenta festejaban entre ellas a la diosa en las pendientes del Capitolio. Cinco siglos después, Agustín de Hipona, lector de Varrón, dice que la diosa Carmenta revela el destino de los recién nacidos6. Se ha relacionado el culto de las diosas Antvorta y Prorsa con la luna, alternativamente delgada y gruesa, lo que se compadece bien con los partos. Pero siempre, desde la época de Varrón, los nombres de las diosas se relacionaban con las posiciones del niño. Agustín se rebeló vivamente contra la invocación a las diosas romanas, pero no podía impedir la invocación a la divinidad en esos momentos de peligro. Sugería que se invocara a Virtud y a Felicidad7. Por otra parte, se daba el caso de que la mártir Felicidad había muerto en el anfiteatro de Cartago, junto a su dueña Perpetua, apresada con ella precisamente después de haber parido. La hagiografía de finales de la Antigüedad muestra que en las fiebres puerperales se invocaba a los santos8. Las comadronas y los médicos jamás estaban seguros de llevar el parto a buen término. Tal vez para liberarlos de su responsabilidad, se inventó un supuesto peligro mortal en los partos que se producían a los ocho meses de embarazo, mortal para la madre y para el hijo, mientras que al niño de siete meses se lo consideraba viable y de nacimiento fácil9. «Si la 1 l^sposa es buena y dulce, y en este caso se trata de un bicho raro (rara

Estela tipo hornacina, de piedra, conocida como del niño minero. Este niño, que probablemente falleció como consecuencia de los trabajos de la mina, lleva en una mano un pico y en la otra posiblemente la lámpara para alumbrarse. Debajo de él se conserva parte de la inscripción. En ella se lee: «Quinto Artulus. De cuatro años. Séate [la tierra leve].» En todas las civilizaciones del Imperio, la mujer y su esposo se dirigen a las divinidades para obtener la seguridad sobre el feto, el recién nacido y el infante. Para reconocer los derechos de herencia de un matrimonio se tiene en cuenta el número de hijos habidos en el mismo. Las niñas se cuentan si han vivido hasta los doce años, y los niños hasta los catorce. Pero la elevada mortalidad infantil obliga a numerosos ajustes. Época romana. Aparecida en Baños, Vilches (Jaén). Madrid, Museo Arqueológico Nacional.

debido al embarazo». La muerte castigaba a las mujeres en todas las capas sociales. en razón de su debilidad constitutiva. Para consolar a una amiga que había perdido un hijo. La seriedad de su preocupación quedan de manifiesto en los exvotos: todos esos bebés envueltos. el recién nacido y el infante. lo que más obsesionaba a las mujeres era la esterilidad. como el «¡Matriz. Los médicos antiguos consagraron estudios a la amenorrea. los cabellos revueltos. Se sabía que la amplitud de la pelvis condiciona los partos. ya en los primeros años. Hay boles mándeos de la región del Eufrates que llevan . El segundo riesgo de pura ecología era el de ver morir a los hijos. tallados en piedra y en madera. Antes de los relatos cristianos de milagros. «la hembra. La nodriza o la madre apretaban el vendaje a los hombros y alrededor del pecho. A pesar de los peligros de los partos. VER MORIR A LOS HIJOS Escultura en bronce del siglo 1 d C . nos lamentamos con ella cuando da a luz. ya en el nacimiento. los médicos aconsejaban formar el cuerpo de la niña. Durante todo este tiempo. apenas disponemos de información acerca de los partos en los medios populares. en un amuleto egipcio en forma de útero cerrado con una cerradura19.320 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES avis). Museo de la Historia de la ciudad de Barcelona. nos es bien conocida la apelación a los dioses15. Las mujeres del mundo romano se dirigían a lo divino para tener hijos. tanto en partos como por infecciones perinatales. las mujeres y sus esposos se dirigieron a las divinidades para obtener seguridad sobre el feto. que se encuentran en Etruria17 o en Galia18. ciérrate!» colocado debajo del dibujo de una mujer que se oprime el vientre. que se deseaba estrecho. hija de Cicerón. En todas las civilizaciones del Imperio. como en el momento del parto. pues utilizó las referencias a las consolaciones literarias para la muerte de los hijos varones. los varones están en mejores condiciones físicas. se conocía mejor la impotencia masculina producida por hambruna que la amenorrea producida por la misma causa y que es su paralelo. conocida como Venus de Barcelona. tanto en época pagana como en tiempos cristianos. Según los textos antiguos. mientras que la mayor parte de las mujeres no gozan de buena salud. morían aristócratas. según Aristóteles. En las familias ricas. Cicerón amaba a Tulia como a un hijo. y también en la enorme cantidad de encantamientos y plegarias inscriptas en papiros o en diversos materiales. pero es seguro que. alcanza rápidamente la edad adulta y la vejez. Séneca le enumeraba los grandes hombres que habían conocido esa desgracia16. Pero. Con el cuerpo estropeado y los problemas de postparto mal solucionados.. Todas las clases sociales estaban expuestas y acostumbradas a ello. y particularmente a finales del siglo IV. «A las mujeres les fastidia el amor». trajo al mundo un niño después de su divorcio y murió un mes después del nacimiento12. la mujer prefiere prescindir de las relaciones. Escogió una de sus propiedades cerca de Roma para construir allí un templete en memoria de su hija divinizada. dejando libres las caderas para lograr una pelvis grande (mientras que en los varones se comprimía las caderas)11. con ayuda de vendajes que envolvían por completo al niño durante los dos primeros meses. tanto por textos e inscripciones como por los relatos de milagros cristianos. dice Séneca en un libro sobre el matrimonio10. que es uno de los síntomas de afecciones uterinas causantes de esterilidad secundaria13.. nos torturamos si está en peligro». ya durante el embarazo. Tulia. tanto los hombres como las mujeres perdían la capacidad de procrear14. como el del varón. Durante las tan numerosas escaseces que conoció el Imperio.

succionarle la sangre y la médula de los huesos y devorarle la carne»20. o el canto en los coros. aconseja regímenes que consisten en no alimentar demasiado a las niñas y dejarlas descansar con el fin de adelantar las primeras reglas y poder casarlas muy jóvenes y púberes. demonios femeninos que matan a los niños en el útero de su madre. Pero todas abrigaban la certeza de que esa alma tenía dificultades para fijarse en la materia. como en este caso.LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. llama la atención sobre la pubertad precoz de las niñas que no hacen ejercicio y sobre todo de las que no trabajan Otro médico del siglo n. en primer plano. a la izquierda. 321 inscripciones contra las Lüits. para luego regresar. voy a la casa de la parturienta que sufre la angustia de la muerte. La pintura de Pompeya muestra. Hasta el momento de la certidumbre final. dejaba muerto por un instante al niño. a Agiae e Ilearia jugando a la taba arrodilladas en el suelo. para darle el sueño de la muerte y para coger al hijo que lleva en sus entrañas. Iba y venía. otros. . sobre lienzo. por ello un médico de finales del siglo i. No habia decisión tomada acerca del momento preciso en que el alma entraba en el cuerpo del niño. Museo Nacional. los Retrato femenino perteneciente al famoso conjunto de retratos romanos hallados en El Fayum. indecisa. . si bien abarcaron toda la época imperial romana. Con su presencia. Siglo i d. dato común a todas estas sociedades. Febe se acerca presurosa para reconciliarlas. frente al clasicismo y orden griegos o el hieratismo egipcio. C Ñapóles. fulana hija de zutana. un collar y unos pendientes. Latona. La Lilit encuentra ai profeta Elias y le dice: «Señor Elias. según se deduce de lo cuidadoso del peinado y los adornos que lleva. el mismo que envolvía a la momia. La importancia de estos retratos reside en el realismo de su ejecución —acorde con el naturalismo del arte romano— y su estilo impresionista. aún enfadada. En un segundo plano. se esperaba la resurrección del niño. como el juego de la pelota. Sin embargo. en este retrato confluyen influencias de estas tres culturas. El profeta Elias protege de esos ataques a las mujeres. La mayor parte de estos retratos se realizan en el siglo iv de nuestra era. retrasan la pubertad y entorpecen el ciclo menstrual de las jóvenes. Muestra a una mujer de rango social elevado. la mano de Niobe. acoge fríamente. Egipto Algunos fueron pintados sobre madera. La práctica del ejercicio físico. Rufo.

por las largas noches de plegaria junto a las tumbas sagradas. en los grandes puertos. En la alta sociedad. que había visto morir diez de sus doce hijos antes de que le asesinaran a los dos sobrevivientes. 323 hombres santos decidían a las almas a que habitaran los cuerpecitos. breve resurrección que se concedía a los recién nacidos sin vida21. En los contratos celebrados entre el padre de la novia y el marido no aparecía el asentimiento de ella . A finales del siglo iv. y era capaz de volver inmortal al bebé. como tan crudamente lo expresaba Séneca —«lloran aunque no hayan perdido a nadie. fue muy restringida. en la medida. en 18 antes de la era cristiana. de su mortalidad.RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES L A POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. En esta intervención humana se coloca a las mujeres en el centro de las manipulaciones sociales de la reproducción. Pero la mortalidad infantil era tal. Se contaba un niño que hubiera vivido hasta los doce años en el caso de una hembra. un nuevo matrimonio. por tanto. sino en la experiencia de la muerte de los hijos. están a veces agrupados. y hasta los catorce en el de un varón. convenció a su marido de diecisiete años de que la siguiera por ese camino. quien se había ofrecido como nodriza del hijo del rey de Eleusis. los niños morían a pesar de los enormes cuidados que se les dedicaban. como Deméter exigía la presencia de su hija Perséfone. Los niños de la aristocracia romana durante el Alto Imperio no siempre eran amamantados por sus madres. su biógrafo escogió una visita a una «mujer en peligro» cuyo útero retenía el niño muerto23.' cia. a veces en cantidad excesiva para el total de tumbas. Estaban influidas por las historias míticas de madres en busca de su hija raptada y llevada a los infiernos. donde se las vigilaba. que se concedió el beneficio de la plena capacidad de padre y madre de un niño si podían contarse dos hijos muertos con más de tres años y tres bebés que hubieran vivido más de tres días22. hasta el 85 por ciento) de las inscripciones ofrecidas a Isis en Italia hayan sido obra de orientales inmigrados la otra mitad está formada por fíeles occidentales28. Séneca recuerda los ejemplos de mujeres que habían visto morir a sus hijos. que bien se puede delirar una vez al año»29—. pues se han disuelto en la tierra. Las mujeres se interesaban por la resurrección del hijo.' las mujeres estaban destinadas al matrimonio y a la maternidad. Es imposible pensar que el amamantamiento por nodriza matara a los niños en la Antigüedad como los mataba en el siglo XVIII en la Europa de la Ilustración25. A partir del momento en que los hombres actúan socialmente para regular la reproducción. exigían que los herederos estuviesen casados y fueran padres o madres. Tampoco se puede contar estos pequeños muertos. como ocurre con los animales . Las mujeres de todo el Imperio se sintieron llevadas por Isis en su busca de Osiris. regalo de un santo varón. ni en una falta de buen sentido. Las mujeres tampoco elegían a qué edad se casaban. y no siempre en los cementerios que se utilizaban para el resto de los difuntos. Cuando los cementerios antiguos nos los ofrecen. en un aborto provocado. incluso en las clases altas a las que la ley afectaba. Los coroplastas sirios han representado los reencuentros de la madre y la hija tiernamente atraídas una a la otra. en que la sociedad regula las condiciones del destino biológico de las mujeres y. Ya se ve que jamás hay una demoecología pura. no siempre escoge. en caso de viudedad. Aun cuando por lo menos la mitad (y. antes del cristianismo son muy escasos los testimonios de mujeres que quedaban solteras. Cuando la riquísima Melania. y sobre la herencia. En sus consolaciones a las mujeres. no escoge el matrimonio. Amaban a Deméter. ya que extiende sobre el vientre de la parturienta su cinturón desatado. y el mismo sentido tenía la intervención de Melania. EDAD EN EL MOMENTO DE CONTRAER MATRIMONIO La sociedad y la ecología En la Antigüedad griega y romana. pero las nodrizas se elegían cuidadosamente bajo con- sejo de los médicos y residían en la casa de los padres. es imposible hablar de ecodemografía31 ni de demoecología. esposo e hijo descuartizado al que lloraban con la diosa todos los 28 de octubre. no se los sepultó con los mismos cuidados que a los adultos. Las condiciones ecobiológicas de la vida femenina están muy marcadas por la organización social y en el mundo mediterráneo antiguo no hay posibilidad de elección: una mujer no escoge el celibato. También ellos quisieron antes asegurar su descenden. lo sepultaron cerca de un santo y renunciaron a la procreación24. Su hijita murió antes de cumplir los dos años y luego perdió el varoncito que llevaba en sus entrañas. por cierto muy importante. la madre de los Graco. cuando se instauró la práctica medieval de la tregua. Para mostrar el interés de esta mujer por el prójimo. sin duda. aceptó esperar el nacimiento de dos hijos. que existió. los esposos cristianos de la alta sociedad decidían dedicarse a la continencia perfecta después de haber cumplido ante su familia con el deber de procreación. Esta compenetración entre las mujeres del Imperio e Isis no se basaba únicamente en un masoquismo femenino. casada por sus padres a los catorce años. la exigencia de consentimiento formal de la niña a la que su padre daba en matrimonio era un exceso. . el parto se realizaba siempre con todas las ataduras religiosamente desanudadas. en 9 de la era cristiana. Los paganos conocieron esto tanto como los cristianos. mujer o varón. . y sobre todo el de Cornelia. según el modelo del abrazo de Eros y Psique26. o'tros dos aristócratas decidieron consagrarse a Dios: Paulino de Ñola y su mujer Terasia. hasta la edad nubil oficial. En el mundo mediterráneo antiguo. lo que tiene como efecto inmediato la expulsión del niño. Pero cuando murió el primer hijo. Para la cultura romana. y las madres pudieron esperar el regreso del alma de su hijo. en esa muerte leyeron un signo de Dios. Las cristianas lo esperaban al menos para que fuera posible un bautismo rápido. Aun cuando la práctica del infanticidio de niñas. y no necesariamente para salvar la reproducción global de la sociedad. A finales del siglo IV. Lo que puede decirse proviene del conocimiento de otras épocas y de las inquietudes que madres y padres angustiados manifestaban en los santuarios. lo mismo que entre los judíos. Los cómputos no serían más elocuentes. En las inscripciones funerarias a sus hijos muertos asociaban a Isis a su dolor27. Las leyes de Augusto sobre el matrimonio de los senadores y los caballeros. Lo que se da siempre es una sociodemoecología. es decir.

Las Eras (Albacete). por su moral y su suavidad40. que había llegado de Éfeso. Sorano consentía en administrar un régimen destinado a adelantar las primeras reglas. que deseaba evitar la aparición precoz de las menstruaciones. Por cuenta del marido. donde. pese a que el padre la había j. los maridos quisieron legislar acerca del adulterio de las niñas dadas antes de esa edad. como los paseos en coche o los masajes39. se casaba demasiado jóvenes a las niñas. En el medio romano.324 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUIERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. jsntregado como virgen (Dt. Se observaba. 13-21). si las casadas impúberes. hubo que aceptarlo. Antes de examinar la incidencia que ejercía sobre su vida de las jóvenes la edad que tenían en el momento de casarse. Pero es evidente que si son madres a los trece años. no son las inscripciones funerarias las que podrían decirnos si las casadas a los diez años. y sobre todo de las que no trabajaban. En otras civilizaciones del Imperio no existían tales matrimonios precoces. Fueron los emperadores Severos los que. A las muchachas de la zona griega se las casaba después de la pubertad. por ejemplo. que el exceso de ejercicio podía interrumpir el crecimiento de los varones34. a fin de casar a las muchachas a la vez muy jóvenes y púberes. A MENUDO PREPUBERALES Marcel Durry. Lo mismo que en el derecho romano. el aspecto general del cuerpo. por lo demás. tan preocupado por la calidad de la enseñanza. El matrimonio prepuberal de las niñas se extendió en el Imperio Romano. el flujo de las primeras menstruaciones. hecha de marfil y ámbar Su peinado y calzado son característicos de la moda del siglo IV a.. hoy la discusión recae sobre la extensión de tal prácti- ca. Pertenece a un ajuar funerario que contenía diversos juguetes. ni femenino43. Pero pensaban. a la inversa del de Rufo. al menos antes de que la influencia romana dejara en ellas su marca distintiva. Pero ¿se consumaba el matrimonio? Otros textos más precisos dan a conocer madres de trece años. Albacete. Las mujeres comprobaban que el ejercicio del canto y de la danza en los coros retrasaban la pubertad y entorpecían el ciclo menstrual. gracias a una relación sexual precoz. Pero estos emperadores eran originarios de África y de Siria. Sin embargo. si el derecho romano influyó en el derecho rabínico o si fue a la inversa. nos impiden la pretensión de atribuir a la pubertad una edad media distinta de la que esos mismos médicos nos indican: los catorce años. como la joven esposa del gran profesor de retórica Quintiliano. y como el matrimonio no adquiría naturaleza legal antes de que la esposa cumpliera los doce años. a los doce ya eran púberes. inscripciones funerarias de niñas casadas a los diez u once años. aceptaron que el Estado sancionara a esta clase de adúlteras45. al mismo tiempo que hacerles hacer ejercicios suaves y más bien pasivos. puesto que los estudios recientes han mostrado que la práctica regular del deporte retrasa en tres años la pubertad38. Procedente de Ontur. Este mismo médico.. practicaban a la futura esposa exámenes de fecundidad que tenían por base el colorido del rostro. han dejado que los hombres de Italia ignorasen la conformación de la vagina. MATRIMONIOS PRECOCES. La necesidad de casar a las hijas antes de la pubertad se imponía en el medio romano por una razón científica: para facilitar. que no reconocía la validez definitiva de un vínculo matrimonial antes de que la esposa tuviera los doce años cumplidos. 325 Los romanos fijaron por derecho a qué edad una muchacha a la que su padre daba a un marido se convertía oficialmente en matrona. aconsejaba el ejercicio físico a las jovencitas: el juego de la pelota y el canto en los coros36. Hay muchísimos textos que dan testimonio de matrimonios muy precoces. Pero no se opusieron en absoluto a los matrimonios precocísimos que ellas mismas habían vivido en el mundo romano. Pese a que el descubrimiento repugnó a los eruditos. que no debía ser ni demasiado fofo. como. a su juicio. se creía a pie juntillas que las niñas tienen una vagina obturada42. Un papiro que permite reconstituir la vida de una madre egipcia de la época romana. releyó los textos griegos y latinos del Imperio Romano para descubrir en ellos prácticas idénticas. la amplitud de la pelvis. establezcamos claramente los criterios sobre la pubertad y sobre su índole social. y. No se equivocaba Rufo cuando prescribía el ejercicio físico. Esta creencia muestra que los matrimonios prepuberales debían ser lo bastante numerosos como para que perdurara la idea de qué era menester desflorar a las niñas antes de sus primeras menstruaciones. En el medio romano para el que escribía el médico Sorano. Este régimen. al descubrir la práctica del matrimonio prepuberal de las muchachas de Marruecos. . entre los dieciséis y los dieciocho años. La clave del problema no se halla en las estadísticas de las inscripciones. Las mujeres en general. Museo Arqueológico. aceptó la pretensión de los maridos deseosos de acusar de adulterio a sus esposas menores de doce años. la muestra también madre a los trece años4*. con razón. Sus reglas desaparecían durante el período de esfuerzo de los concursos de canto . Por tanto. El derecho romano. por último. y al enterarse de que esos matrimonios se consumaban de inmediato. la esposa debía ser fiel. PUBERTAD Los médicos de la Antigüedad dicen que las muchachas son púberes hacia los catorce años . y en particular esos diccionarios de ginecología que eran las comadronas. C. a cuyo discurso otorgaba seguridad la múltiple experiencia de su atención a niñas y a mujeres.. Estos dos regímenes nos prueban que los antiguos habían observado el efecto de los deportes o del trabajo físico sobre la pubertad de las niñas. con todos los efectos del derecho del matrimonio: los doce años. El Deuteronomio abordaba la situación de un marido que pretendía haber recibido su novia no virgen. prescribía no alimentar demasiado a las niñas y dejarlas descansar. a comienzos del siglo III. que es posible actuar sobre la edad de la pubertad femenina. desde el ocasional himen al cuello del útero. Un médico de finales del siglo i llamaba la atención sobre la pubertad precoz de las niñas que no hacían ejercicio. Entonces el padre estaba Muñeca romana. tenían relaciones sexuales con sus esposos. Sugería casarlas muy pronto y recomendaba prudencia debido a la inmadurez de un útero demasiado joven para soportar la gravidez35. Aunque es difícil decir si se trataba de una pura evolución del derecho romano. También a las judías las casaban a los doce años . sino en la exposición de los médicos antiguos acerca de lo que se creía una necesidad natural para las niñas. 22. en esposa honorable.

En 1773. Perenio Tigrano. que era precisamente la descripción que daba Sorano de la vulva de la mujer. En cierto modo. las mujeres saben perfectamente que a menudo la desfloración tiene lugar sin sangre. y las niñas producían antiguas testificaciones. puesto que Julio Africano pasaba por realizar . haciendo testimoniar que un día la niña se había caído de un camello. lo que no era el caso en el contexto del Deuteronomio. Barcelona. Segunda mitad del siglo i a. también condenadas por el médico Sorano en el siglo II. se habían encontrado disposiciones adecuadas. Carston Niebuhr transcribía los datos que había obtenido sobre la cuestión de la virginidad de las muchachas. C. Si estos métodos fallaban. Uno de los métodos que conoce la mujer romana para evitar la concepción es el coitos intemiptiu. 327 fPJW Dos copas de térra sigillata aretina decoradas con escenas eróticas de estilo clásico. si la sábana manchada constituía la prueba. Cerámica de taller de M. El primero en los atletas. La diversidad de conductas demuestra claramente que.326 RITUALES COLECTIVOS Y PRACTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN . Sí es considerado un buen método anticonceptivo el incorporarse rápidamente después del acto y lavarse. Este texto del Deuteronomio precisa bien que la prueba de la virginidad de la hija. sin embargo. Sin embargo. En el Yemen también se empleaba la química: el zumo del limón hacía que la sangre de las vírgenes se volviera verde. Pero la cuestión a reglamentar guardaba un perfecto paralelismo respecto de las cuestiones de los romanos: el adulterio de una hija dada antes de la edad y todavía no oficialmente casada. mientras que la de las mujeres desfloradas se ennegrecía. la falta de la muchacha que se le había entregado como virgen'17. El padre de la joven esposa tomaba precauciones. sino únicamente una vulva cerrada. para los casos difíciles de anatomía no probatoria. En ciertas familias se decía que la virginidad se perdía sin efusión^de sangre. por una parte. se disponía de la prueba irrefutable que era la sábana. bastaba con la sábana. Niebhur afirmaba que había aprendido de los mahometanos que la conformación física de ciertas niñas no produce prueba alguna de su virginidad y que mitigaban esa ausencia con imitaciones o contaban que habían perdido la marca en forma accidental. Y. que se conservaban en la casa. se buscaban medios de restitución. obligado a suministrar como prueba de la virginidad de su hija la ropa manchada con la desfloración cuando fue entregada al marido. prueba que aportaban los padres. La verificación manual que horrorizaba a san Ambrosio a finales del siglo IV era sin duda una invención romana. Para los judíos. virginidad exigida por los maridos en el Yemen1'8. y que. El Deuteronomio juzgaba la ausencia de virginidad como una situación de prostitución de la muchacha mientras estaba en la casa de su padre. Esta verificación cristiana no hacía más que adscribirse a los procedimientos de control que las comadronas realizaban acerca de las buenas disposiciones de la muchacha para la fecundidad. Los rabinos de los primeros siglos del Imperio Romano reconsideraron esta cuestión en un nuevo marco. Puesto que los hombres judíos del mundo grecorromano —en Palestina ya desde el siglo H antes de la era cristiana— habían perfeccionado una cirugía restitutiva de los prepucios a fin de poder presentarse en los gimnasios griegos. los médicos lo desaconsejan por considerarlo perjudicial para los ríñones y la vejiga. el último en los animales. era la sábana de la desfloración de bodas. la forma de limitar los partos era ingiriendo pociones abortivas. no se exigía a estas mujeres la «marca» de la virginidad. También la vasectomia. es posible que también existiera una cirugía de restitución del himen. que debía prevenir la situación del marido que descubría. pero éste no es eficaz y. en su Descripción de Arabia. el diafragma y la esterilización son métodos conocidos y empleados. En todo caso. todas las niñas debían estar en condiciones de sangrar. Este texto fue utilizado por los rabinos del Imperio para determinar las sanciones para el adulterio de la novia46. Musco Arqueológico. Por tanto. por otro lado. tras la ceremonia. así como el temor a la revelación que constituía la ausencia de mácula.

En consecuencia. según la ley de . para explicar los embarazos. pero un documento muestra que la promesa no se cumplió y que la joven fue definitivamente mutilada por relaciones demasiado precoces. pero la detallada y completa indagación de Niebuhr muestra acabadamente que la rigidez de la prueba anatómica se veía muy moderada por otros sistemas. como Flavio Josefo en el siglo i59. y en las mismas proporciones. o «antes de la aparición del vello de la pubertad». según el modelo del abrazo de Eras y Psique. Tácito. bajo el Imperio. aun cuando. Se admitía tanto la exposición de los varones como la de las niñas: en términos de aceptabilidad. al estilo romano. Tanta importancia se atribuía a la virginidad de la joven esposa. cuyo derecho se había extendido al conjunto del Imperio. En su testamento podía precisar que debía exponerse a un hijo por nacer. no hay diferencia entre estas dos cosas. se interesan por la resurrección del hijo. con los vestidos y los muebles52. En todos los casos. el marido disponía del hijo. imaginaban en este caso una desfloración manual previa30. Por el derecho nos enteramos también de que los herederos tendían a eliminar un hijo futuro que pudiera tener pretensiones a la herencia63.328 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN ¿POR LA ELIMINACIÓN DE LOS HIJOS? 329 Las mujeres. pero cuya llegada a término se ha esperado. sino sólo con sólidas presunciones. pues. se trataba de la decisión del padre libre y romano sobre sus hijos legítimos. En este caso. que para los romanos paganos de finales de la Antigüedad constituía un elemento esencial31. en que la sangre de la desfloración ponía de manifiesto la virginidad de la esposa. en su afán de disuadir de un nuevo matrimonio a las viudas jóvenes. En el año 315. En todo caso. A veces. los riesgos se multiplicaban considerablemente debido a la cantidad de embarazos posibles en un mundo que casaba demasiado jóvenes a las niñas. ya lo he dicho: por celos. También en el mundo griego se adelantó la edad del matrimonio de las muchachas. práctica aparentemente frecuente en Egipto. a finales del siglo IV. nunca era fecunda. Por ejemplo. Hasta finales de la Antigüedad. El testamento podía precisar que. la ausencia de pater impedía recurrir a la exposición. prohibido por las nuevas leyes62. con éxito tal operación49. £1 deseo de tomar una esposa virgen aparece hasta en los tratados de los grandes predicadores cristianos. Grupo en mármol de la casa de Amor (Eros) y Psique. Pero el pater seguía siendo dueño de su descendencia aun después de su propia muerte. se lo desheredara y se dejara a la madre la responsabilidad de abandonarlo. Época tardorromana. en caso de malformaciones. Sin embargo. Y también se asombraba de que los egipcios conservaran todos sus hijos58. los pobres abandonaron o vendieron a sus hijos61. Museo de Ostia. podían tener embarazos desde los trece a los cincuenta años. luego. Los judíos del Imperio Romano pensaban que la primera relación sexual. La madre romana. ésta impedía que el niño quedara con vida). no contamos con medios ciertos para establecer una igualdad. la madre recibiría alimento para la criatura. en Ostia. Los documentos no son muchos. La edad de la pubertad es la de los comienzos de la fecundidad. y se casaba a la muchacha antes de la pubertad o apenas después. Pero en términos de realidad práctica. No podemos saber si eran muchas las exposiciones de criaturas. Si se piensa que en la época moderna una mujer casada a los veinticuatro años debía traer al mundo siete u ocho hijos en caso de que amamantara y de diez a quince si no amamantaba . Juan Crisóstomo. Las mujeres expresan que fueron casadas a los once años. si nacía un varón. En una pareja romana casada en nupcias legítimas. niño o niña. pues. apela a acentos muy personales: «Así estamos hechos los hombres. La historia de la virginidad de María y. Los textos judiciales bizantinos conservaron huella de eso. También señalaba la condena que los judíos hacían del infanticidio y calificaba de lujuriosos a estos hombres porque hacían demasiados hijos a sus esposas57.familiar? ¿Ypara quién? pación romana56. amamos sobre todo aquello de lo cual ninguna otra persona ha podido disponer y aprovechar antes que nosotros y de lo que somos los primeros y únicos dueños. Al menos hay algo claro: si el niño no era deseado (puesto que. el emperador Constantino decidió que se daría a los pobres con qué alimentar y vestir a sus hijos para evitarles el infanticidio. Los judíos del Imperio expresaban su diferencia respecto de los romanos precisamente en este punto relativo a la conservación de todos los hijos. las leyes de Augusto podían incitar a conservar los primeros tres hijos. Si la madre estaba casada con arreglo al derecho romano. las leyes de Augusto contaban tanto para las niñas como para los varones. En la situación del mundo romano. se infiltraron en un mundo griego y romano en el que no se había planteado dicha cuestión. en el momento del nacimiento. En el caso de que naciera una mujer. que se calcó de la de las romanas. a las que se casaba muy jóvenes. finales del Imperio. varón o mujer. al recordar que los germanos consideraban vergonzoso ¿Había una planificación limitar el tamaño de las familias. establecidas por la comadrona incluso antes de la aceptación del padre.» A comparar. Lo máximo que podemos asegurar es que los niños que se recogían en esa situación eran tantos como para que el derecho romano se preocupara y mencionara el hecho en las inscripciones60. Del siglo I de la era cristiana al XVIII hay una gran distancia. uno de cada cinco hijos mataba a la madre. la de la instauración de una creencia en la virginidad probada. indicaba que esa era una preocu. como lo ha mostrado Evelyne Patlagean. podía morir de muerte precoz? Si se tiene en cuenta que. a menos que otros medios sociales permitieran a los hombres tener esposas muy jóvenes —lo que manifiestamente deseaban con fervor— y no matarlas. por amor a la vanagloria o no sé por qué otra razón. ni cuál era exactamente la distribución en las diversas clases sociales. pero los comentarios de los juristas antiguos parecen indicar que no se trataba de una práctica infrecuente54. los coroplastas sirios. el principal medio para la interrupción definitiva y total del acrecentamiento de la familia. había exámenes de virginidad. ¿cuál podía ser la suerte normal de una muchacha romana casada a los doce años. estaba prohibido recogerlos y luego adoptarlos. En la misma Roma. siempre que el pater decidiera conservarla64. puesto que la virginidad de la muchacha esclava aumentaba su precio53. tal como informan los estudios realizados sobre la época moderna. Los padres romanos se aseguraban contra los riesgos de otra naturaleza: la creación de una nueva situación patrimonial. El aborto no era. la decisión le correspondía al padre. las mujeres. influidas por las historias míticas de la madre en busca de su hija raptada y llevada a los infiernos como Oeméter y su hija Perséfone. fabrican figurillas o relieves de barro que representan este encuentro de la madre y la hija atraídas la una a la otra. el matrimonio se realizaba a condición de que no se consumara. de modo que parecía elegante casar una hija a los doce años o menos. lo era ya desde la concepción misma. A este respecto.

y de todos modos recaía íntegramente en el marido. Las mujeres del mundo romano tenían la idea de que se puede evitar la concepción. en perfecto conocimiento del riesgo mortal que entrañaba. en particular en las cerdas66. y no provoca esterilidad secundaria. Por ejemplo. Era también perfectamente sabido —lo mismo que en el caso del eléboro. Museo Arqueológico. cuyo peligro se reconocía abiertamente. También. Lo que sabemos al respecto se lo debemos. el propietario de esclavos. incorporarse rápidamente después del acto y. sobre todo. a pesar de que se sabía cómo practicarla en hembras de animales. Los médicos desaconsejaban a los hombres que retuvieran la eyaculación al final del coito. Por otra parte. Se consideraba la matriz como una viscera más. que. se convierte en dueño de sus bienes. y que la inversa era igualmente cierta. emenagogos eficaces que provocaban hemorragias. que se trataba con purgantes eméticos: se la hacía vomitar. pues lo consideraban muy pernicioso para los ríñones y la vejiga65. eventualmente. Ñapóles. no pueden tener un esclavo griego o romano. El eléboro. es decir. En este mundo mediterráneo no se temía el empleo generalizado de purgantes y eméticos violentos en la medicina de los hombres. Para ella se habían descubierto eméticos violentos. Sabemos muy bien que tanto los diafragmas como las irrigaciones tienen una eficacia muy limitada. ingerían pociones cuya composición se asemejaba a la de los abortivos. Las mujeres bereberes del Atlas marroquí emplearon incluso en el siglo XX pociones a base de artemisa (ajenjo) que protegía de concepciones no deseadas a las muchachas no casadas. y en particular de médicos68. controla incluso los nacimientos de su familia de esclavos y les prohibe casarse con esclavos o esclavas de otro amo. Pero si bien la artemisa entra en la composición de pociones antiguas70. se imaginaban que si el esperma masculino era absorbido íntegramente por la matriz. no se intentó la esterilización quirúrgica. cuya eficacia era escasa. Como ciudadanos griegos o romanos. lavarse. casi no se empleaba. En consecuencia. y aunque hasta se practicaban vasectomías en los atletas de los grandes centros deportivos. se convierte en esclava. La poción actúa eficazmente. por haber sustraído a su marido el producto (partum) engendrado. evidentemente. a escritos de hombres. parecía un buen método anticonceptivo. Fresco que representa a una esclava arrodillada atando el calzado a su amo. una mujer libre que se une a un esclavo sin el consentimiento del amo. por otra parte. Pero. . Bastaba alternar un medio eficaz y un medio de alto riesgo para eliminar la seguridad. Las mujeres empleaban también diafragmas.330 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN 331 las XII Tablas (siglo V antes de la era cristiana) podía ser repudiada por sustracción de parte. En Grecia y en Roma. quien en el mismo texto describe la esterilización de cerdas en Capadocia67. ¿DISPONÍAN LAS MUJERES DE MEDIOS ANTICONCEPTIVOS DE CONFIANZA? ¿Con qué medios contaban las mujeres para evitar los nacimientos no deseados por el padre y no correr el riesgo de exposición ni de infanticidio? La práctica del coitus interruptus. tal como nos informa Galeno. no había duda de que la mujer concebiría. no es el único producto y no podemos decir si realmente se prefería las pociones eficaces a las otras. 117 Las esclavas tienen dos funciones: servir para el placer de sus amos o para la reproducción. se administraba en casos difíciles. se utilizaba en pésanos eméticos de la matriz—® que se trataba de productos peligrosos.

La que mataba a una amiga ayudándole a abortar corría el riesgo de ser repudiada. estaba condicionado por el modo de vida adulto de las niñas. En realidad. pues corrían el riesgo de ser objeto de una sanción penal idéntica a la de los amantes. la reproducción l jigl material humano sobre el cual descansaba la civilización. quien administraba el veneno. la poción se transformaba en mal veneno y se convertía en tema de derecho. de su destino materno. en caso "de que la paciente muriera. Pero no era ésta la razón que impedía a los médicos participar en él: un aborto podía ocultar un adulterio al que no debían contribuir. sino la muerte de una mujer. Pero en el caso particular de los abortivos. los textos jurídicos que condenaban a las personas que administraran la poción. los médicos recomendaban incluso el aborto. se suponía el envenenamiento. al igual que a los varones. filtros de amor y drogas74. en efecto. La vida biológica de las mujeres estaba inextricablemente entretejida con el modo social de reproducción de la comunidad humana de las sociedades mediterráneas. han de haber recurrido a los abortivos. en las altas. se las iniciaba en el ejercicio físico. Las condiciones generales de la vida biológica de las mujeres. La poción. Según los términos de la ley. el delito era de envenenamiento. por ejemplo. quien hubiera preparado la poción abortiva —hombre o mujer— era acusado de envenenamiento o de magia maléfica. era. Los romanos no distinguían correctamente entre venenos. si la mujer moría. lo mismo ocurría en el caso de los afrodisíacos76. eran tales que los riesgos mortales de los embarazos múltiples o de los abortos constituían el horizonte normal de la vida femenina. más adelante se verá por qué. La decisión de presentar demanda ante un tribunal pertenecía al marido: él era quien decidía si su esposa había sido víctima de injuria17. el de la herida de un útero todavía inmaduro. había que obtener la confesión del envenenador. a no ser que el útero de una mujer demasiado joven corriera peligro de desgarramientos definitivos. Si a la ingestión de la poción seguía la muerte. la natalidad resultaba imposible de calcular. Si. debido a la juventud de las esposas romanas: en este caso. en el caso de muerte incomprensible. Indicio suficiente de la gravedad de los riesgos que encerraba el aborto. Una disposición social ha modulado este riesgo en todo el Imperio en función de las clases sociales. y menos aún la fecundidad. Si la mujer moría. sondas metálicas73. pues. lo que constituía el objeto de la represión no era el aborto. los tratados literarios y médicos. El primer peligro era. y hasta los medios quirúrgicos (sondas)72. La pubertad misma. EL ABORTO Y SUS PELIGROS Por los abortos espontáneos se sabía muy bien que el aborto podía ser mortal71. se conocía a la persona que había administrado la poción y podía iniciarse proceso en forma inmediata. bueno o malo. perder su dote y sufrir una condena penal. era generalmente una mujer78. Lo que se pedía a las mujeres. tanto en las ciudades como en las etnias de tipo no cívico. ni siquiera la eliminación de un niño cuya vida pertenecía al padre. que podría aparecer como un hecho ecobiológico puro. Únicamente la persona que la administra puede haber hecho de ella una bebida maléfica y por tanto ser sometida a la justicia75. Un «veneno» era bueno mientras no matara. «Conocemos la práctica del aborto en el mundo romano gracias a dos tipos de fuentes: por una parte. Con la mortalidad como único valor constante. para las mujeres de condición inferior. 333 Si las mujeres deseaban limitar los partos.. a las que muy pronto. actúa sin la responsabilidad de la paciente.332 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN . El médico Sorano no aceptaba provocar un aborto. . como. cuyos efectos son imprevisibles. por otra parte. El fracaso de una intervención abortiva quirúrgica se calificaba de asesinato si los medios habían sido mecánicos. y. en las clases bajas. Por otra parte. se las ponía a trabajar. que aseguraran algo más —distinto— que la reproducción global de la población: la transmisión de estatus privilegiados. cuyas recetas son harto abundantes. Por tanto. y.

y finalmente jerarquizadas como normas éticas. vivían pueblos cuyas costumbres o cuyos derechos escritos entrañaban notables diferencias en materia familiar. ni los infanticidios. En el vasto mundo mediterráneo que se originó como consecuencia de la conquista romana. el infanticidio. y luego los cristianos. ni la eliminación preferencial de hijas. pero siempre ignoraremos en qué proporciones. Las mujeres escla. que son los ciudadanos o los miembros de una etnia consciente de su definición (como la de los judíos). Allí se podía aprender que una gestión Reproducción y estatus Todas las sociedades fundaban las diferencias sociales sobre el i estatus de las personas. Cada una de estas sociedades velaba para que sus miembros no cayesen en la esclavitud. El propietario de esclavos. ni un griego una griega. Para las sociedades del Mediterráneo antiguo. Así como un romano no puede tener una esclava romana. En la medida en que la sociedad reconocía la supremacía romana.3 3 4 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJ ERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN LA REPRODUCCIÓN DE LOS ESCLAVOS 335 La distribución de las tareas: la protección de las mujeres de rango superior Entre las sociedades con elevada tasa de mortalidad. las definiciones del incesto). y luego en las reglas establecidas por la Iglesia cristiana (reglas no totalmente integradas en el derecho de los reinos occidentales o del Imperio Bizantino). el hombre libre o la mujer libre que se convertía en dueña de sus bienes propios. Esto era igual en el mundo griego —con los ejemplos que proporciona el Egipto romano8"— que en el mundo occidental romano. como todas las que preceden a la nuestra. se vieron confrontadas. Una mujer violada en cautiverio conservaba en Roma su estatus de mujer honrada79. constituyeron prácticas reales. Tenemos la certeza de que la anticoncepción. y esto en todas las sociedades del Imperio. pura y simplemente. las diferencias de organización de las poblaciones proviene de la disposición social que define la función de las mujeres. Las mujeres se integraban en esta jerarquía J / de estatus y las mujeres libres y propietarias de esclavos se preocu-1 paban por la reproducción de sus bienes serviles. hasta el momento en que los judíos. transformó la vida de las mujeres de la zona que contribuyó a la formación de la civilización occidental. los que deseaban entrar en la comunidad de los vencedores se vieron llevados a adoptar sus leyes. las leyes de transmisión de la cualidad cívica o la étnica y la posición de las mujeres en esta transmisión. . aun cuando en todas partes se habían admitido esas diferencias como normas étnicas. se las atribuyeron a los paganos para reprochárselas. Y el que falten datos respecto de todo esto se debe. En este mundo de muchachas casadas muy jóvenes. comparadas. un judío no puede tener una esclava judía. excepto el de que la mortalidad oscilaba alrededor del 40 por mil: ni la cantidad de hijos concebidos. el aborto. controlaba los nacimientos en el mundo de sus esclavos. libro de éxito del cual se había escrito un resumen en el círculo que rodeaba a Aristóteles.En las sociedades antiguas se puede distinguir la selección de mujeres destinadas a la reproducción de las personas valorizadas. Un corte separaba libres y esclavos. Las prohibiciones de parentesco para la conclusión de las alianzas matrimoniales (es decir. Cicerón había traducido El Económico de Jenofonte. y restituía sus derechos a los que recuperaban el estatus de libertad. ni la cantidad de abortos. la eliminación de las hijas.j vas reproducían la masa servil. no hay otros datos ciertos. todas estas cosas. es menester examinar cómo se pudo limitar la cantidad global de nacimientos actuando sobre su distribución (pues en realidad no se puede limitar la fecundidad de las mujeres que tienen relaciones sexuales. La unificación de los pueblos del Mediterráneo romano en el derecho romano a comienzos del siglo III. a que los antiguos hablaban de estas prácticas con absoluta tranquilidad. ni ia mortalidad infantil). de la misma manera que un ciudadano recuperaba su plena capacidad jurídica.

tener desnuda en los brazos a la que el amo apenas podía ver vestida85. A los esclavos se les impedía unirse a los esclavos o esclavas de otro amo. o incluso de transmitir los estatus gracias al acuerdo de matrimonios legítimos entre dos pueblos. los eunucos guapos se vendían más caros que los otros hombres). en este caso. ración era obligatoria antes de la venta. En este caso. siglo VI de la era cristiana. En el mundo romano. el de ellas y el de los demás. aun cuando diseminadas en el conjunto mediterráneo. una pieza cómica de teatro. la venta de una cerda estéril. en todas partes. la de una mujer. En todas partes. las guerras. pero no si era congénita. y cada vez que daban el derecho latino a una ciudad o a un pueblo. La libertad sexual de los esclavos. el razonamiento perduró por largo tiempo. puesto que no tenían ni derecho griego. En la misma situación se encontraban las esclavas: algunas. Se concluyó que la venta quedaba sin efecto si la esterilidad provenía de una enfermedad. también podían admitir matrimonios con no judíos.336 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN . castrada. dos pg^adanos o dos miembros de la etnia traían al mundo hijos a . MUJERES LIBRES Y TRANSMISIÓN DEL VALOR CÍVICO O ÉTNICO sana del capital servil exigía la separación de hombres y mujeres. había cerdas destinadas al placer gustativo. En Roma. se castraba a las cerdas porque así tenían la carne más dulce y comestible. En el siglo IV. otras. era en el mundo antiguo un cliché. exactamente como los amos. que beneficiaba esencialmente a los varones. la reproducción. cuando lo que las amas querían era que reprodujeran el cuerpo servil83. cuya devolución el vendedor estaba obligado por ley a aceptar en caso de no haber informado lealmente al comprador82. amas cristianas de Alejandría. a finales del siglo II. por tanto. que podía ser devuelto al vendedor como un enfermo no declarado (sin embargo. Los romanos habían concluido acuerdos con los pueblos italianos desde las primeras conquistas. entre ciudadanos y no ciudadanos. a partir del 52 de la era cristiana. Aun admitiendo que en esa época la afluencia de esclavos ya no se obtenía por Hasta el año 212 —en principio— otro corte atravesaba la organización mediterránea de las ciudades. y su importancia era vital. asignaban a sus mujeres lugares diferentes en la transmisión del estatus cívico o étnico. Las cuestiones de ciudadanía. Y así fue hasta el. aunque fuesen griegos. dos esclavos tenían hijos esclavos. en Siria. a imitación deUenguaje del matrimonio de los libres. una mujer libre que se unía a un esclavo sin el consentimiento del amo se convertía también ella en esclava81. cuyo régimen no era el de la ciudadanía. esto es. las amas actuaban como propietarias de otras mujeres. hacía enunciar las alegrías de la esclavitud a un personaje: ir al baño por la noche con las sirvientas. por un procedimiento no no físico. Las ciudades griegas eran más remisas a la concesión del derecho de ciudadanía a extranjeros.. para. en Mérida (Badajoz). en Palestina o en Egipto—. sin pensarlo. sino más bien por la reproducción. Por tanto. El obispo Cesáreo de Arles preguntaba si las mujeres libres que ingerían drogas abortivas soportarían que sus esclavas domésticas o las mujeres de estatus colonial (agricultoras fijadas a la explotación rural) hicieran lo propio. y que su unión se autorizaba oportunamente como recompensa. Dejando aparte a las reproductoras. este derecho implicaba la posibilidad de matrimonio romano legítimo. con medios para integrar a los extranjeros en el estatus cívico. Siglo i d C Museo Romano de Mérida. Se comparaba también el eunuco. por el estudio y la circuncisión. dado que se trataba de matrimonio y de transmisión de estatus cívico o étnico. como amas de cuerpos inferiores. en la medida en que se cumplía la integración en la comunidad: la de un hombre. Completa promiscuidad que se ve desmentida por las inscripciones de esclavos. Las ciudades griegas de Egipto no reconocían los matrimonios de griegos con egipcias. no se planteaba esta cuestión. Los judíos. El término de comparación de los jurisconsultos era. estaban presentes por doquier. pero dependientes ligados a su tierra. Ahora bien. Se comprueba que el interés por la reproducción de los esclavos cambió de signo cuando éstos dejaron paso a los colonos. Una gran parte de las poblaciones del Oriente griego. la venta de una esclava estéril fue objeto de muy serias discusiones jurídicas. 337 Cuenco y jarro romanos de bronce. escrita en Galia. los sentimientos se gobernaban ante todo por el estatus. se hacían lavar por sus esclavos masculinos: no los veían como hombres84. ni derecho romano —por ejemplo. encontrados en la Villa Augusta Emérita. Estas uniones no eran «matrimonios mixtos». que eran mayoritarias. campesinos libres. para el placer de sus amos. al llegar a Occidente se encontraron en situación de extranjeros sin derecho de matrimonio con las poblaciones de derecho latino. estas sociedades. y cerdas destinadas a la reproducción: la decía-. Es instructiva la comparación de la mujer esclava con la cerda. Incluso. En los casos de matrimonios entre esposos del mismo estatus. Para las mujeres distinguidas de todo el Imperio.

la mujer valorizada por el estatus daba a luz hijos que. a veces tenían el derecho a matrimonio con los romanos. Las ciudadanas griegas jamás transmitieron su estatus a sus hijos ilegítimos87. y por tanto los matrimonios legítimos de este tipo estaban tan protegidos como los matrimonios romanos. las leyes de Augusto sobre el adulterio ya eran aplicables. la pérdida del estatus de honorabilidad. había hecho entrar en el derecho las uniones entre libres de nacimiento y libertos. la entrada de éstos en su etnia. aun cuando fuera bastardo y de rango inferior. Las aventuras de Querea y Callirroe. Estimulaba a contraer uniones legítimas y mandaba que el Estado se hiciera cargo del control de la fidelidad de las esposas matronas. Pero. hijo de zutana (matronimia del muchacho)86. en cambio. Cuando Horacio escribió su segunda sátira. la complicidad de la sirvienta que acecha la llegada del marido—. admitiendo perfectamente la furia del marido. a los que les quebraban las piernas. peinados. de acuerdo con el modelo ateniense. La fidelidad de las mujeres en el matrimonio era una exigencia de todas las civilizaciones del Imperio de las que tenemos testimonios. y ya no era matrona. La transmisión de estatus por la madre estaba marcada por la filiación materna indicada a veces por los hombres en sus inscripciones: fulano. Cuando los judíos integraban a los no judíos como prosélitos. nada más que el rostro: Si quieres saborear un placer prohibido y. mil obstáculos se levantan ante ti: guardias. C. el cual. en todos los casos. parásitos. Mediante tres leyes. por otra parte. Entrar en el derecho romano era acceder a la posibilidad de uniones en un mundo muy vasto. comienza con un matrimonio por amor que un calumniador trata de deshacer. El emperador Augusto. decía Horacio (68-8 a. a un extranjero. exigía la ciudadanía de ambos padres.338 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN . es el atuendo de la mujer honorable. con plenos efectos de derecho). En Mileto. por último. esto sólo tenía lugar en el caso de hijos de un ciudadano y una extranjera. daba a su hijo al estatus cívico romano. Admitían también en ella esclavos paganos manumisos y autorizaban los matrimonios entre personas de rangos desiguales. se decidió —en situación de oligantropía— a conceder el derecho de ciudadanía a los bastardos. las otras comunidades. Hombres y mujeres estaban de acuerdo: el hombre engañado experimenta una furia justa. Ella todavía lo ama y lo reencontrará con felicidad tras una serie de aventuras picarescas. el primer interés de las sociedades era el que sus ciudadanos nacieran de matrimonios legítimos. o bien. una mujer que traía un hijo al mundo estaba en alguno de los siguientes casos: o bien estaba casada en bodas justas (legítimas. Lo que sí se describe. no precisan la clase social de la mujer. admitían la transmisión de estatus cívico o étnico mediante uniones no legítimas. En derecho romano. matrona. túnica que cae hasta los talones. por tanto. Augusto había revolucionado el derecho de la familia romana. mientras que de la mujer honorable sólo se ve el rostro90. es la definición del adulterio) —sorpresa y temor al primer ruido. La sociedad romana y la sociedad judía. Pero no es ésta la situación en el derecho romano ni en el derecho étnico de los judíos. como los romanos. las mujeres casadas transmitían el estatus valorizado. un ciudadano y una extranjera dan a luz un bastardo. para un hombre. Se puede decir que la transmisión descansa fundamentalmente en el padre. sin duda. Siempre que fuera matrona. Querea. LA PREVENCIÓN DEL ADULTERIO: EL ATUENDO PROTEGE A LA MATRONA Los hombres temían exponerse a las penalidades de los adulterios y querían saber con qué mujer tener relaciones. y la pérdida de la dote para la esposa infiel91. La cortesana muestra su mercancía. por la ley Julia. ya al nacer. so pena de sufrir una condena por . Entre los riesgos de los amores adúlteros. o bien era concubina. y era matrona. entra en su casa como un loco y da a Callirroe una patada tan violenta en el estómago que ella cae. viudas o divorciadas. dice el poeta. la de todas las romanas esposas legítimas. Obligaba a las capas superiores de la sociedad al matrimonio y a la fecundidad. tenían el estatus de la madre. en 18 y 17 antes de Cristo y en 9 de la era cristiana. Horacio enumeraba la tortura para los esclavos. Las otras etnias. a la vez que instaba a la familia y a los vecinos a denunciar los adulterios. que. y sancionaba su resistencia con incapacidades para heredar. admitían. literas. contrariamente a las de los griegos. Entre los romanos y los judíos. grandes capas que todo lo ocultan. en el siglo I de la era cristiana. vestimenta que permite ver sólo el rostro. reglas que indicaban la posición de la mujer en la transmisión. un extranjero y una ciudadana. Las que seguían su propio derecho protegían también las uniones legítimas contra el adulterio: se encuentra aquí una comunidad completa de sociedades mediterráneas antiguas. evoca las cuestio12f s ^ e d ' n e r o a n t e s de pasar al sexo.) al final de su vida. en una época que conoce a la vez el período de mayor libertad de costumbres en Roma y las rigurosas leyes de Augusto contra el adulterio. con la única excepción de los hombres y las mujeres de familias senatoriales88. Pero eran diferentes las reglas relativas a los hijos de uniones ilegítimas. LA FIDELIDAD DE LAS ESPOSAS proxenetismo y.. falsamente informado de la infidelidad de su mujer. por así decir. La ley judía daba la condición de judío a todo niño nacido de una judía. Cuando la ciudad. defendido como plaza fuerte (que es justamente lo que te hace perder la cabeza). Al pasar revista a las maneras de cultivar con buena conciencia los contrarios. Cuando los autores satíricos evocan los dramáticos inconvenientes de las relaciones con mujeres casadas (que. La extensa novela de amor de Caritón. se Las mujeres honorables: las verdaderas esposas En todas las civilizaciones. la toman por muerta y sólo recobra la conciencia después de haber sido sepultada en una tumba89. 339 quienes la comunidad reconocía como sus miembros. tuviera o no el niño un padre legítimo. escrita. estaba sometida a la acusación de estupro o de adulterio.

TEMOR A LA ESTERILIDAD La fórmula jurídica del matrimonio romano definía éste por su finalidad: la procreación. debían estar casadas y tener por lo menos un hijo a los veinte años. 341 relaciona en última instancia con el dinero. lo que. En Roma. la castidad en la mujer como primera virtud. En plena época cristiana. Así como los esclavos varones podían permitirse llevar la toga o el palio. Siglo iv a. Lo esencial era haber contado un hijo.. al año de viudedad y a los seis meses de un divorcio. Uno busca las esposas de los ciudadanos. y para tener la certeza de ello era necesario haber traído al mundo tres que hubieran vivido más de tres días. evidentemente. de descubrimiento o desvelación. Elogian. es decir. probablemente un liberto que se casaba con el consentimiento del patrón. Las mujeres honorables evitaban atraer las miradas. Las dos mujeres conversarían con un tercer personaje que se ha perdido. en su mayor parte. y de la degradación moral de las mujeres. debajo de esa ropa. esperaba. Cerdeña. quienes se beneficiaban entonces de circunstancias atenuantes97. su voluptuosidad está siempre intranquila. Lleva un capo en la cabeza con una diadema y un moño alto. Las mujeres. Cuando los cristianos pidieron a todas sus mujeres que se cubrieran Ja cabeza (Pablo. de reserva sexual. es de orden sexual: infames son aquellas que pertenecen a los ambientes de teatro. Las leyes de Augusto habían prohibido recibir legados a los hombres no casados entre los veinte y los sesenta años y a las mujeres célibes (aunque fueran viudas o divorciadas) entre los dieciocho y los cincuenta años. con ropas de sirvienta. salían muy poco. el desear sexualmente a un hombre que no sea el marido. que representa a dos mujeres jóvenes. Por otra parte. ser fustigados a muerte. además. como los nombres. así también las mujeres cristianas de todas las condiciones sociales adoptaron el velo. las mujeres honorables engañaban acerca de la mercancía: se inquietaba sobre todo por saber si. I Cor. es la causa de los otros males. El velo o el manto sobre la cabeza constituían una advertencia: he aquí una mujer honorable. e incluso ser castrados. Los padres estériles se dirigían a los dioses en los santuarios: el modelo era la pareja de los padres de Pitágoras. cuatro para la manumisa. al salir veladas. según la fórmula del derecho romano. lo que les valia una dispensa de tutela: tres hijos para la nacida libre. para comprar la vestimenta se enviaba a mujeres de edad o muchachitas muy jóvenes93. pero también signo de honor. Su compañera también lleva el mismo peinado. tanto en Roma como en el Oriente griego. e incluso casadas en segundas nupcias. las estatuas de culto de la diosa Pudicitia estaban cubiertas por un velo96. . aun cuando no viviera. circo o prostitución. Por ejemplo. «CASARSE PARA HACER HIJOS» «•lili agregarlos asi a los de su marido. y. La que está sentada. de dominio de sí mismas. C. los perfumes y los peinados. Signo de sujeción. legados que. Se consideraba que estas mujeres honorables tampoco seducían a sus maridos mediante los artificios de los afeites. Las mujeres consumían contra la esterilidad remedios tan 122>eligrosos como los abortivos. Las esposas romanas debían hacer tres o cuatro hijos. Museo Arqueológico Nacional de Cagliarí. En Roma. se preocupaban si el hijo tardaba en llegar. a la que no hay que acercarse so pena de graves sanciones. la mujer pudo contar sus hijos ilegítimos. a la luz de sus respectivos derechos. que las mujeres dieran los tres hijos que la ley exigía a fin de que su esposo pudiera recibir las herencias y los legados que le llegaban. los hombres podían divorciarse si su esposa salía con la cabeza descubierta94. a los parientes que fueran padres de familia o al Estado. de mujeres honorables. el criterio de división entre las personas honorables y las personas infames. Fragmento de estela sepulcral de CoraUs. Las inscripciones votivas de los santuarios de Esculapio agradecían a veces la obtención de un nacimiento . no contaba con la protección de la ley romana contra los agresores. tanto la de ellas como la de sus maridos. a falta de hijos. La mujer que salía sin su velo. «con un oído ávido. Casadas «para hacer hijos». vestimenta de los hombres libres. 11. otro sólo se interesa por las prostitutas. Plinio se complacía de que su mujer fuera a escucharle leer sus obras. Horacio suponía que. por tanto. detrás de una cortina»95. vestidas hasta Jos pies. levanta el velo con la mano. Ellas debían estar casadas. Durante la República. Y aclara: los adúlteros viven en el temor. y los hombres a los veinticinco. la empera- Para las mujeres pitagóricas. probablemente de su patrón. en un gesto de anakálysis. los que había tenido en la época en que era concubina. había nalgas92. tanto para las matronas como para las cristianas de rango inferior. y en el brazo un brazalete. y La familia. aunque no la vestimenta de las matronas. Salían con la cabeza cubierta por un velo o por un manto. no todas eran en realidad.340 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. iban a parar. 10) les dieron a todas el aspecto de mujeres intocables. al igual que toda la sociedad. Bajo Adriano.. Temen caer del tejado donde se han refugiado.

Los matrimonios estables no tienen historia. Entre los catorce y los veinte años. pero también bajo el reinado serio de Nerva. y pedían consejos a los médicos. a condición de que la esposa les diera de mamar. En 130. Además. Los divorcios romanos pertenecían a la crónica sensacionalista. pese a los deseos de los médicos. asumiendo los riesgos de su dote. cabe imaginar los siguientes esquemas: exposición de hijos una vez conseguidos los tres indispensables. los chismorreos de los historiadores romanos. observamos que las grandes familias se extinguían. pero entonces la cantidad de hijos sería mayor para el hombre.'Desde el momento en que una mujer libre y honorable solicitaba la colaboración de un médico para abortar. Pero sólo se trata de una crónica escandalosa. lo que es difícil de creer y supondría la exposición de diez bebés por cada mujer. una mujer había dado sus tres hijos legales. tanto más cuanto que las mujeres romanas de la clase superior no amamantaban a sus hijos. Las mujeres se dirigieron primero a los santos. En realidad. no de la norma. y si el marido moría a los cuarenta y cinco. y para proteger al hijo lactante. ¿Qué pasaba después? Ante todo. La prosecución de las relaciones sexuales —con la condición de que el marido las deseara y no se contentara con las uniones procreadoras— exigía el empleo de ciertos recursos. en la clase alta. sólo quedaba la mitad de las familias senatoriales que había en 65. Si las familias de la clase alta se extinguían. como se decía. C. Las romanas que se hacían judías estaban condenadas a perder ese derecho. iniciativa de la que no disponían las mujeres judías. A mi criterio. ella. excluían las relaciones sexuales durante el amamantamiento101. los médicos preconizaban la abstinencia sexual durante el embarazo. murió a causa de una droga contra la esterilidad. Para proteger al niño en gestación. hacia el año 100. cambio de mujer por divorcio.342 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN 343 triz Eusebia. que había provocado la muerte del hijo de Helena (esposa del futuro emperador Juliano) y que finalmente había hecho ingerir un remedio mortal a Helena . en particular de niñas de menos de diez años. Se piensa que las mujeres de las que hablan Juvenal (hacia 65 de la era cristiana-hacia 140) y Marcial (hacia 40-hacia 104) después de la época de mojigatería de los Fiavios. hijos para el censo. que multiplican sus amantes y abortan en caso de necesidad. Eran grandes las probabilidades de que la esposa también muriera antes de haber tenido esos siete hijos. para que éste tuviera una esposa fértil100. por lo que los hijos. en quince años la pareja podía dar a luz siete hijos. v NO MÁS DE TRES HIJOS: LIMITACIÓN DE LOS EMBARAZOS PROTECCIÓN DE LOS HIJOS Y CONTINENCIA FEMENINA Las mujeres y su medio temían los abortos. . Las judías que se hacían romanas. luego a las reliquias. lo que se suponía era que quería hacer desaparecer un hijo producto de un adulterio. seguramente. uno se pregunta cuándo tenían lugar las relaciones sexuales entre los esposos. La esposa modelo de la que poseemos un largo elogio. los mencionaban los medios de comunicación. esposa de Constancio II. que vivían sometidas a dos derechos. podía nacer una quincena. Como Aristóteles decía que una mujer deja de tener leche en el momento de volver a quedar encinta. y durante un período de tiempo lo más corto posible. Hemos dicho que la anticoncepción no era eficaz. El aborto sólo . sólo restaba una sola de las cuarenta y cinco familias patricias restauradas por Julio César en 45 a. esposa sin hijo. los documentos médicos que aconsejan a los maridos prever la fecha y la condiciones del acto sexual fecundante prueban que a menudo las relaciones conyugales de las parejas más ricas se limitaban a los momentos necesarios para la concepción de los hijos indispensables ¿Cuántos hijos traían al mundo las romanas que se casaban a los La continencia de las esposas doce años y que. bajo-la tiranía de Domiciano. entre los pobres. no los amamantaban? Si un hombre y la ordenación social de treinta años se casaba con una muchacha de quince. a los proxenetas del siglo vi 103 . había propuesto la separación a su marido. no podían repudiar a su marido104.probablemente tendrían entre sí muy poca diferencia de edad. Nunca tuvo nadie interés en divorciarse: más valía un arreglo. si los cónyuges vivían. son mujeres de la alta sociedad. las mujeres romanas podían tomar la iniciativa de la separación. exposición y venta. Bajo Nerva. es decir.

en razón de su debilidad constitutiva. que se manifestaba en la prohibición de llevar puesto el manto de las matronas. Las únicas alusiones de la Antigüedad se refieren a los partos de muchachas muy jóvenes. la ciudad que más severamente controló la legitimidad de sus ciudadanos. en un estatus inferior. alcanza más rápidamente la edad adulta y la vejez. hombres y mujeres. así como con las concubinas adúlteras o las libertas esposas de su patrón que se separaban de éste sin su consentimiento. la hembra. En Roma era fama que los germanos de Tácito aceptaban a todos sus hijos. pero cabe pensar que en las grandes ciudades. para examinar cómo se compartían los peligros (ecología) y cómo se los repartía (sociedad). A no ser que se admita el empleo generalizado del aborto -—y una consecuente mortalidad femenina. LAS CONCUBINAS Las concubinas infames y esclavas. Únicamente llegaban a manos del juez los abortosenvenenamientos de mujeres casadas legítimas. Otro tanto ocurría con las esposas adúlteras. No hay idea alguna de limitación. e incluso cuando ésta hubiera conservado la apariencia. En lugar de pensar en términos de planificación familiar. cuya esperanza de vida se situaba entre los veinte y los treinta años y de las que una quinta o una cuarta parte (quizá más) moría entre el nacimiento y los cinco años. no hay razones para imaginar otro recurso que la abstinencia para limitar los nacimientos en estas familias aristocráticas.344 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. Pero entonces la situación era muy diferente. podían ser objeto de relaciones ocasionales'? pero a menudo las mujeres se convertían en concubinas habituales' de un amante libre. También iba a diversificar sus placeres amorosos con prostitutas. mediante datos de diversa índole. sino en fijar el límite inferior o en establecer obligaciones a los matrimonios legítimos a fin de asegurar la cantidad de ciudadanos nacidos de matrimonios legítimos. Más bien que esforzarnos en elaborar. examinemos cuáles era las mujeres del Imperio que soportaban la vida sexual de los maridos ciudadanos. Las otras sociedades del Imperio o del exterior también tenían sus prácticas para limitar los nacimientos. si la joven sobrevivía— una mala presentación del feto podía siempre tornar dramático un nacimiento posterior. En la ciudad ateniense clásica.. El joven aprendía a mirar con concupiscencia a las muchachas esclavas de la casa. sino su aspecto singular. los varones están en mejores condiciones físicas. Las ciudadanas romanas que se prostituían caían. o dicho de otro modo. Con el cuerpo estropeado y la vagina mal repuesta de los partos. que rechazó los hijos de sus ciudadanas no casadas con ciudadanos. que nunca concedió la ciudadanía a un liberto. La infamia privaba definitivamente del derecho de matrimonio legítimo y de la transmisión de la plena capacidad cívica: aunque menos extendida en nuestras fuentes. Durante todo ese tiempo. debido al embarazo». la cuestión de su reticencia a relaciones que a veces se habían vuelto penosas o imposibles106. Consideremos ante todo que. que sería general en las clases altas—. que podían contar con vivir hasta alrededor de los cuarenta años. Toda una población de hombres y de mujeres se ofrecía a los ciudadanos para satisfacer los deseos que los médicos aconsejaban no reprimir: todos los que eran esclavos y todos los que no eran honorables108. una estadística de la mortalidad femenina en el mundo romano. No se educaba a los hombres en la idea de que tendrían que contenerse. el 124Ptodadano debía evitar el dar hijos a una extranjera o a una manu- . Lo esencial no es el aspecto individual de estos comportamientos. que ilustra un ordenamiento social general. Lo cierto es que los romanos jamás se molestaban en pensar en la limitación de la cantidad de hijos (esto era una práctica). . «Fuera de la madre. LA CONTINENCIA DE LAS ESPOSAS LEGÍTIMAS Las mujeres de todo el Imperio. tomemos como punto de partida los riesgos ciertos de la vida de las mujeres para examinar cómo se ordenaba la sociedad a fin de distribuir esos riesgos. el circo y la prostitución. Partamos de la diferenciación social por estatus. y generalmente antes de los dieciocho).. pero también se los despreciaba porque practicaban la sodomía1*. eran las mujeres las que deseaban un alivio y preferían prescindir de las relaciones sexuales. pues. Estos individuos. en términos de «limitación de la mortalidad femenina». Aun cuando el primer nacimiento mostrara que la conformación de la pelvis era favorable —es decir. o. mientras que la mayor parte de las mujeres no gozan de buena salud. Las sobrevivientes. podemos tratar de pensar en términos de salvaguarda de las mujeres de la clase alta. pues la sociedad operaba de tal manera que no había lugar a que el problema se planteara. Entre los infames se incluían todos aquellos que pertenecían a los ambientes de teatro. sabían perfectamente que el parto encerraba el riesgo de muerte. «a las mujeres les fastidia el amor». El criterio de tal división era fundamentalmente de orden sexual: todos los ambientes en que la libertad de costumbres era a la vez notoria y condenada. según Aristóteles105. dicho de otra manera. eran casadas hacia los doce años (a veces antes. Un corte muy neto diferenciaba las personas honorables y las personas —hombres y mujeresinfames. Lo hacemos porque sabemos que buena cantidad de mujeres de hoy en día con sesenta años y que sufren de prolapso se regocijan de tener un pretexto médico para rehusar las relaciones sexuales con su marido. donde la gente del pueblo tenía las piernas arqueadas. 345 interesaba al derecho cuando afectaba a la esposa adúltera que ocultaba su embarazo justamente porque no había tenido relaciones con su marido. Aquí hay que abordar claramente la cuestión de la atracción sexual de la esposa. Se admiraba y se aprobaba a las mujeres casadas que vivían en la continencia: eso se sabía107. ¿Por qué? Porque se sabía muy bien cómo limitar: mediante la continencia de la mujer legítima en la clase alta. Siempre las había allí muy jóvenes'' para ser utilizadas para su placer. una vez madres de tres hijos. sin duda a causa de su falta de exposición al sol y de una lactancia abreviada. Consideremos también que envejecen más rápidamente que los hombres. era frecuente que las mujeres tuvieran caderas demasiado angostas. Pero no se puede razonar con tanta crudeza. puesto que era el marido quien iniciaba la acción.

es un sistema típicamente romano. al cubrirse el cuerpo y la cabeza ponían de manifiesto su pertenencia a un ciudadano. Los romanos habían partido de otro modelo de protección de las mujeres ciudadanas y de satisfacción de sus maridos: el amor con esclavas o con manumisas. si el amo no quería verlas encinta o si ellas mismas se negaban a estarlo. nacidos de sus relaciones con esclavas y concubinas. Las mujeres extranjeras compradas en un mercado. a menudo eficazmente abortivas —como la artemisa—. o incluso a una ciudadana no casada. doce años. que proporciona muchachas vírgenes a Augusto. desde la República.. Eran las manumisas concubinas las que soportaban la carga de los embarazos múltiples y del envejecimiento precoz. descansaba entonces el peso de los riesgos perinatales que se evitaba a las esposas oficiales protegidas por el ordenamiento social. Sobre estas mujeres. son una pequeña minoría— ni a las mujeres egoístas que quieren preservar su belleza.346 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. Por doquier. Lo mismo que los hombres libertos. Únicamente puntualizan que no se la administrarán a mujeres que quieran ocultar un adulterio —que. ya que la esclava carecía por completo de dicha iniciativa. quien se complace en desflorarlas. El concubinato. . las primeras esposas vigila- 125 Significa «no estás ni siquiera en el principio». La situación actual en Kenya. en un sistema perfectamente localizado en el tiempo y en el espacio. los de la esclava.. muestra que las condiciones antiguas que aquí se exponen no son imposibles. en cambio. se les hacía imaginar la desgraciada condición de esos hijos despreciados114. no precisan a qué mujer manda el señor administrar la poción. restringía la posibilidad de separación a la iniciativa de una manumisa. Italia. En cuanto al sufrimiento de los abortos. Ahora poco te duele»115. o las niñas nacidas en la casa del amo. El gesto del emperador muestra la apoteosis del mismo La corona de hojas de Augusto y la de su mujer. no es agradable para un hombre tener multitud de bastardos. Los maridos romanos importaron ese sistema. además. Vestidas como las esposas legítimas. en Epicteto o en Filón. Roma había creado un derecho de concubinato regulador de las obligaciones de esas mujeres. ¡N. en esta sociedad. se trata de la atracción incontrolada por las pequeñas esclavas111. podían integrarse entre las romanas honorables y dar nacimiento a ciudadanos. para disuadirlos de ello. por manumisión113—. las mujeres manumisas adquirían la ciudadanía y podían transmitirla a los hijos que nacían libres. que imitaba al pie de la letra el de las esposas —se requería la misma edad para un vínculo oficial. absolutamente único de la civilización griega. Las esposas de la alta sociedad romana no ven inconvenientes en las relaciones de sus maridos con esclavas o concubinas. como por ejemplo Livia. de nacimiento. Ellas eran las que aguantaban el peso de los abortos. seguido del abandono de su ya arruinado cuerpo a un liberto o a un esclavo. Sin embargo. un proverbio antiguo es muy elocuente: «Pues no estás aún ni en el perejil ni en la ruda*.. Museo Nacional de Revena. 347 misa. Es evidente que los médicos. donde los padres rurales y pobres entregan sus hijas pequeñas como domésticas de casas urbanas. pero jamás en los términos exactos de su utilización ateniense110. Esos hombres preferían crear lazos amorosos con muchachitos. y sobre todo el provocado por pociones de ruda. cuyos hijos podían ser ciudadanos —los de la manumisa ciudadana.J Allorrelieve de Augusto y su mujer Livia. Con anterioridad a una evolución reciente y en determinadas comunidades polígamas. En territorio griego. del T. son ellas mismas quienes eligen tales socias. Las concubinas matronas. y fidelidad obligatoria de la mujer concubina112— y que. que nos han transmitido tantas recetas pretendidamente anticonceptivas. hablan del rango al que pertenecen. AI contrarío.

y en malas condiciones11 . No era tan fácil mantener la continencia a los veinte o veinticinco años. Tácito los despreciaba: amaban procrear. En Roma ellas tenían gran interés en producir tres hijos para. A un hombre que hacía a su mujer más de los tres hijos necesarios (entre las libres de nacimiento) se le llamaba «uxorioso». las esposas se consagraban al servicio de la terrible Ceres africana. será rechazada. En estos términos se dirige Séneca a su madre: «Jamás has tenido vergüenza de estar encinta cuando habías pasado la edad. ellas mismas elegían tales socias. Y si el marido dejaba de lado a su mujer. con la cabeza velada al estilo romano. aun cogidas antes de la pubertad. Esta práctica estaba bastante extendida como para que los hombres manumisos realizaran inscripciones funerarias para sí mismos y para sus dos o tres mujeres a las que se denominaba indiferentemente esposa (tal vez según la ley) o compañera (esclava). en este sentido y en oposición al pasado. nacida en el año 14 antes de la era cristiana. Su madre había sido condenada al exilio. Esto lo ponía en el mismo plano que los bienes afectados a su mujer: era posesión de ella. Ahora. la mujer adquiere ahora el reconocimiento de ser de la misma naturaleza que el hombre: está dotada de razón. sólo tuvieran relaciones sexuales con el marido una vez pasada esta edad. 12©esterrada por Tiberio en el 29. (a los diecinueve años). como era típico que ocurriera. y no has eliminado de tus visceras las esperanzas del hijo una vez concebido»124. Había ofrecido a la ciudad el espectáculo de un habitante de Fiésole que subía al Capitolio con sus ocho hijos. impone a los matrimonios legítimos de los nobles —y si es posible también al conjunto de los ciudadanos— el nacimiento relativamente numeroso de hijos. legítima. la práctica de la continencia de la clase alta se Las dificultades había convertido en signo de su distinción.348 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN 349 Para terminar. a quien siguió a Germania y a Oriente130. concubina. Entre ellos se identifica. Tuvo nueve hijos de Germánico129. viuda por primera vez a los dieciocho años. la hija de Augusto. tras la muerte del padre. César y su mujer Julia. pues a ésta la tenían para el placer123. a quien Augusto quería verdaderamente. Julia. cuenta Séneca que fue indulgente para con los amantes de Julia al darles salvoconductos para el exilio en lugar de hacerlos ejecutar128. que algunas arrastraban la terrible carga de las maternidades múltiples. El hombre que tuviere una concubina. Por ejemplo. pondrá fin a esa situación y tomará mujer según la ley: si se negare. es decir. Livia. Como expresa Teodorote de Ciro. oirá (la palabra): en caso contrario. pero yo vería dos mujeres simultáneas: una. Vipsania Agripina (Agripina la antigua). a la que manumitió tras la muerte de Escipión y la casó con uno de sus libertos117. Las esposas de la alta sociedad romana no veían inconveniente en las relaciones de su marido con esclavas o concubinas. no hay que minimizar la tentación del adulterio. verse libres de toda tutela sobre sus bienes. Por el Talmud se sabe que los judíos polígamos hacían hijos a la primera esposa y obligaban a la segunda a tomar la «poción».. Un embarazo tardío —¿a de la continencia los veinticinco años?— ponía de manifiesto que no habían sabido dominar su deseo. que tal vez hubieran renunciado a la poligamia pero no se habían adaptado lo suficiente como para tener concubinas. La solución empleada por los judíos era paralela a la romana. se abstenían de relaciones sexuales y proporcionaban concubinas a sus maridos119. C. desapareció (quizá se suicidara) . La castidad pagana consistía en «no desear ser deseada»120. a Agripa. es capaz de comprender y por ello puede ser útil y buena consejera para el hombre. un día. Augusto hizo que Tiberio se divorciara y se casara con ella. El término se empleaba para calificar a Tlber enamorado de Ilia. Su padre había muerto dos años después de su nacimiento. Las reglas de admisión de los candidatos al cristianismo nos confirman que son las concubinas las que abortan o se desprenden de los hijos: «La concubina de alguien. A menudo. Su padre sabía bien cuál era la situación. ban que las esposas siguientes. si ha criado a sus hijos y sólo a él ha amado. Las mujeres bien educadas tenían oportunidades de que sus esposos las visitaran para hacerles hijos. Como ejemplo de su clemencia. desde la República. El relieve es un retrato colectivo de los miembros de la familia del emperador. también con un velo sobre la cabeza. Julia. Esto había causado gran impresión. se considera más importante incluso que la protección de la vida. que había conocido el amor con Agripa. adquiere un nuevo valor ético. Se ha pensado que la inscripción conmemoraba a dos esposas sucesivas. hija de Julia y de Agripa. En África romana. la madre de Rómulo y de Remo125. con quien tuvo cinco hijos en nueve años de matrimonio. Le sigue Julio Antonio y las sobrinas de Augusto con sus respectivas familias. se casó con Germánico en 5 d. proporcionaba al emperador las pequeñas vírgenes a las que éste se complacía en desflorar118. de acuerdo entre ellas122. se había casado nuevamente a los veinte con Agripa.. Augusto. se paseaban con sus familias numerosas. pero no todas tenían la suerte de que su marido se distrajera con una esclava o una concubina manumisa. Y esto. EL AMOR SEXUAL EN EL MATRIMONIO Con el nuevo orden cristiano. que conocía a la amante de su marido. sus veintisiete nietos y sus dieciocho biznietos127. Los judíos de Roma. A menudo abortan. acompañado por su hijo L. la otra. la iglesia otorga la santidad a un matrimonio legítimo Como fundamento social. lo que era una crítica. La misma crítica apuntaba al apego de Eneas por Dido126. Jamás has disimulado tus embarazos como una carga indecente. no pudo prescindir de ello y engañó a Tiberio. Augusto llegaba a exhibir las parejas modestas que podían presentar una familia muy numerosa. si es su esclava. la mujer de Escipión el Africano. será rechazado»121. los amos emplean a las muchachitas tomadas como domésticas y las devuelven cuando quedan embarazadas. Representación de la familia imperial en el Ara Pacis (altar de la Paz) de Augusto. Pero Tiberio seguía enamorado de su mujer repudiada. a la izquierda. Un marido amante era una catástrofe. aun después de haber tenido tres o cuatro hijos.

La sociedad romana pagana de los dos primeros siglos del Imperio debe imaginarse más o menos así. por otro. viudas y casadas nuevamente con un hombre que no las atendía. son educadas para la continencia sexual en el futuro —tras haber dado tres hijos— haciéndolas ignorar su cuerpo y su propio placer. moderada en la mirada. o vivían en pareja con no ciudadanos. con su esposo. que se casaban con ciudadanos de clase modesta. la desfloración precoz producía mujeres coléricas. tanto en las inscripciones de las que habían nacido libres como en las de las manumisas135. era la causa de todos los otros males y de la degradación moral de las mujeres133. Sin embargo. Una vez regulada la cuestión de la función sexual de reproducción. el deseo sexual por un hombre. 351 durante su exilio en 33. LA EDUCACIÓN PARA EL AUTODOMINIO : * & ' Las mujeres de la alta sociedad eran educadas para ser continentes en el futuro. Marco Aurelio hizo trece hijos a su mujer: «de una obediencia perfecta». en sustitución de las relaciones heterosexuales. es el otro campo en que la esposa aplicará la prudencia. se habla de los hijos. habían sido manumisas por un amo que quería reservárselas como concubinas. entre las diferentes clases de la sociedad. han conocido en ciertas clases los acoplamientos sexuales necesarios para la procreación de tres o cuatro hijos. unida a la conciencia de su propio valor. La educación de los hijos. Pero hay más aún. ecónoma y buena administradora de su casa. escribe el filósofo en sus Pensamientos131. Las esposas a quienes el marido visitaba demasiado a menudo tomaban gusto al amor. pero también las que. retenía y. y. aun regulando las condiciones de la unión legítima por un derecho común al grupo. EL AMOR ENTRE MUJERES Una sátira de Juvenal muestra dos mujeres que van por la noche al altar de Pudicitia para mantener un encuentro amoroso. Para las mujeres pitagóricas de las que disponemos de fragmentos —algunos pueden ser apócrifos—. por definición. esto es.. era menester formarlas en la reserva. de una manera firme y duradera: eran las esclavas. así como de la parte que toca a las mujeres en el reparto de los riesgos del alumbramiento. una vez que éste se cansaba de ellas. que eran raras aquellas a las que el placer atraía. La obscenidad de la pieza oculta tal vez la realidad de amores femeninos a los que. pero también los ejemplos contrarios: la literatura y la historia se mleresa ante todo por ellas. Critican a las mujeres que alejan de su esposa a los hombres. Dos cartas de mujeres a otra mujer tienen la misión de aconsejar paciencia ante un marido atraído por otra mujer que su esposa. La edad de las muchachas al casarse. casadas muy pronto. Por doquier se elogiaba la castidad de las mujeres como su principal virtud. Como consecuencia de ello. No debe educarlos en la pereza: en la carta de Teano —esposa de Pitágoras— a una amiga. Se trata de los mismos consejos que daba Plutarco a las mujeres jóve- Detalle de pintura al fresco con escena de gineceo. según el consejo de Plutarco. en un conjunto cada vez más significativo del carácter eminentemente social de la reproducción humana. una concubina o una sirvienta. aunque fuera el marido. alimentación estricta. la judía y la romana. tanto de varones como de mujeres. y quizá también las de las capas relativamente favorecidas. j menos estrictas en su ideal y su práctica de la fidelidad que las' esposas de los aristócratas. tras dar con éxito a las hijas una educación que las hiciera ignorar su cuerpo a tal punto que ignoraran el placer—lo que nosotros denominamos frigidez—. En Roma. indistintamente. Las mujeres de la alta sociedad. Había también una cantidad de ciudadanas. no consultaban ellas a los médicos ni rogaban a los dioses para liberarse de ello. de ningún tipo. mientras que es posible seguir organizando las prácticas sociales relativas a la fecundidad y a la reproducción del grupo humano. Es decir. sabían qué pedir a un amante. Se puede pensar que las muchachas de las clases modestas eran severamente educadas. Por tanto. arrastraba a aventuras que podían conducirlas a la ostensible condena social. estaban protegidas contra los embarazos múltiples por su educación para la moderación. la voluntad de castigar las manifestaciones de deseo en las esposas. elemento que habría tenido una incidencia demográfica si éstas hubiesen mantenido relaciones sexuales a lo largo de su vida de mujeres fecundas. Todo eso podía combinarse si los maridos sólo mantenían con ellas las relaciones estrictamente necesarias para la procreación. una parte de éstas encontraba un liberto con quien casarse con el acuerdo del amo convertido en patrón. por tanto. El ideal de las mujeres que se sentían capaces de amar la prudencia era el de la vida de esposa casta. pero frígidas. Esta práctica de la continencia de la clase alta acaba por convertirse en signo de su distinción. Nada nosj dice que las niñas y esposas de las clases bajas fueran. carece en cambio de todo interés demográfico si se admite que esas niñas. la demografía es y continuará siendo un misterio. donde muy a menudo vivía con éste desde antes de los doce años. Todas las que vivían con soldados quedaban excluidas del matrimonio legítimo por la reglamentación militar. prohibición del vino. Y si. Pintura de estilo neoclásico. Me parece que se puede creer en una reserva tan íntima. Villa de Herculano Ñapóles. severidad de la educación que recibía en la casa de su marido. Las mujeres de las capas favorecidas y las de la alta sociedad. nes134: la esposa debe soportar que el marido se acueste con una hetaira. y. Los libertos agradecían incluso la castidad de la mujer a su patrón. Moderada en gestos y en palabras. por un lado. daba lugar la voluntad de limitar la mortalidad en los partos132. Entre estas últimas se dan los escándalos. por azar.350 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. han arreglado las cosas. preparadas para que se convirtieran en matronas serias y para tener hijos que fueran ciudadanos legítimos. Ellas eran las que estaban en peligro de adulterio y las que. . que se ocupaba sobre todo del hilado. La sociedad griega. y ningún otro. educación en la que participa. He aquí por qué no hay que enseñar el amor a las esposas. las mujeres libres de origen. Museo Arqueológico Nacional. una vez conocido. Una buena parte de las mujeres no tenía esperanza alguna de ser legítimamente casada. había que considerar tal cosa como una bendición. la vida de las mujeres a las que incumben las tareas así distribuidas. esclavas de origen. Hay una contradicción entre la voluntad de hacer producir muchos hijos legítimos y realzar el valor del matrimonio en la procreación. si no eran «uxoriosos». pero también enuncian la certeza de que la esposa termina siempre por reencontrar a su marido si sabe esperarlo. de tal modo que protegen el destino biológico de las muchachas de la clase alta. ha habido una distribución social de la función sexual de placer. quien les había entregado una liberta virgen.

«Se atacaba los actos. Se recordaba a Alcestis. Tenía una hija. Tácito dice que «la muerte natural es rara entre los aristócratas»139. Pero en el primer siglo del Imperio había que saber dónde estaba el deber: del lado de la libertad o en la obediencia al príncipe. Así circularon clandestinamente vidas como las de Catón. bajo Vespasiano. después de la derrota y el suicidio de su marido. que para animar a su marido condenado por el emperador Claudio. dos mujeres y dos varones. Ambos imitaban en esto a Catón. Las mujeres se consagraron a este trabajo de piedad familiar y filosófica: hacer escribir vidas. Clelia estaba siempre presente en Roma. se mató primero al tiempo que decía: «(Mira. los emperadores les autorizaban adelantarse a la ejecución mediante el suicidio141. copiar. no hubo órdenes imperiales que obligaran a los nobles a suicidarse. Los romanos griegos paganos de finales de la Antigüedad presentan mujeres que son horaínas conyugales. algunas mujeres se quitaron la vida para acompañar al padre o al marido. A estas mujeres. Los epicúreos habían manifestado su oposición a César. que en esos mismos términos se dirige Marc Bloch a un joven que sería fusilado con él. Pero un siglo más tarde. Después de la hambruna de 6-8 de la era cristiana. el estoico. unas horquillas. Pero a partir del reinado de Tiberio (14-17). En esa pieza demasiado convencional. Helvidio Prisco. una pulsera. fue un crimen. conservar. La hija de Catón se suicidó en el año 42 antes de la era cristiana. permitió la sobrevivencia de los libelos injuriosos». Algunas mujeres fueron condenadas al suicidio por la autoridad imperial. que se apuñaló para no sobrevivir a la desgracia de una violación143. a Arria la joven en 66. El historiador Cremucio Cordo. Tiberio repetía a menudo que «en un Estado libre. este procedimiento se empleó con bastante frecuencia: la esposa de Sejano. en lugar de arrojarla a la hoguera como ordenaba el juicio. «Se ha hecho de Clelia casi un hombre». las palabras quedaban impunes. Peto. gracias a su estatua ecuestre en el foro: era evidente que sus cualidades eran viriles144. En virtud de esta lev. a los conspiradores o a los condenados por razón de sus dichos o de sus escritos. Tanta es la fuerza de las palabras de Arria como evidencia de interés por el otro. Augusto mandó quemar libros. cuyos autores conocieron el mismo peligro y a veces hasta la ejecución. Séneca recordaba que Marcia. bajo Augusto. que hubiesen querido morir. LOS MODELOS DE HEROÍSMO FEMENINO Los dos modelos romanos de heroísmo femenino eran Lucrecia. mujer de coraje. Paxea. pero los antiguos nos cuentan que algunos maridos las disuadían. Trasea. escrita en Ütiles de belleza empleados por la mujer en la antigüedad: un espejo de bronce con el reverso decorado. tras la muerte de sus hijos. ya por extensión de la pena infligida a sus maridos. y luego la obra entera de los escritores condenados . Los modelos griegos se presentaban en más estrecha conexión con el lazo que unía las mujeres al marido. Sextia. Marcia. Más allá de las críticas verbales. escapaba a la «debilidad del alma femenina». que liberó a las mujeres cogidas como rehenes por el enemigo cruzando a nado el Tíber bajo las flechas. El coraje de las mujeres en el choque entre los nobles i romanos y los emperadores en el siglo i ha impreso un cambio en las : relaciones entre hombres y mujeres. Pero otras mujeres decidieron no sobrevivir a un marido cuya resistencia habían apoyado. Séneca le dirigió una Consolación. y Clelia.352 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN La modificación de la ordenación social en el Imperio Romano Un pensamiento diferente El enfrentamiento a la ordenación social que se acaba de describir debe situarse en el contexto de la resistencia aristocrática al poder imperial. A partir de ese momento. para luego volver. y Fannia sobrevivió a Helvidio en 72. Cuando perdió a sus dos hijos. La más famosa de las mujeres fue Arria la antigua. la palabra y el pensamiento debían ser libres»138. dice Tácito"'. La cantidad de procesos se acrecentó bajo Tiberio (entre 63 y 100) y la represión ya no cesó. Asumieron el peligro de transmitir el recuerdo escrito de estos aristócratas filósofos. Bruto. se había dejado morir de hambre para adelantarse a la pena capital. Pero fueron los estoicos quienes. Incluso la novela José y Asenet. y como consecuencia de muchos incendios. Estas dos mujeres daban ejemplo de coraje político: hay tanta virtud cívica eñ~ia protección dé lá~pure2á"dé"la descendencia de un ciudadano como en salvar a la juventud de la ciudad. se las convenció de que vivieran para sus hijos y para el recuerdo de sus esposos. y pudo hacer publicar los libros bajo Calígula. C. Séneca disuadió a Paulina en 65. todas ellas se quitaron la vida cuando no corrían ningún peligro. no hace daño!»142. Trasea. los panfletos se multiplicaron y Augusto comenzó a reprimir. la esposa de Pomponio Labeo. Ella conservó una copia de las obras de su padre. ante la admiración de ambos campos. Según Suetonio. unas pinzas y ¿un brazalete? Siglo i d. o hacer escribir su vida. difundirla. Poseer sus libros. que había tenido a su vez cuatro hijos. animaron la resistencia al nuevo régimen. mujer de Escauro. ya fuera por faltas personales. quien no había querido deber la vida a César. . Bajo Augusto. A veces. perseguido bajo Tiberio por su admiración por los asesinos de César. algunos intentaron acciones y fueron descubiertos. en busca de los jóvenes romanos retenidos como rehenes. que había aceptado morir en lugar de Admeto146. dice Séneca145. LA FILOSOFÍA DE LAS MUJERES: MORIR CON LOS HOMBRES FILÓSOFOS ' Augusto había comenzado por admitir la libertad de expresión136. Un profesor de retórica fue acusado de lesa majestad por haber discutido las leyes sobre el matrimonio.

en una proporción variable y controlable. como los hombres podían perder sus caracteres masculinos por la castración154. en caso contrario. La fisiognomía. ron las vírgenes y esposas cristianas que afrontaron el martirio. muestra a la madre que anima a sus hijos a morir antes que violar la Ley y que luego marcha al suplicio después de haber visto ejecutar a todos. pudiera . argumentos y silogismos —esto es. El tema era que la filosofía. No sabemos cuál era el juicio que los romanos podían emitir acerca de la muerte de mujeres judías con ocasión del suicidio colectivo de Masada.. pues. Se sobrentendía que la «natu-1 raleza femenina» era débil. pero que los hombres y las mujeres estaban hechos de dos naturalezas. El libro IV de los Macabeos. ya que la filosofía intelectual tampoco exime de la aplicación de técnicas de vida en las ocupaciones normales (fragmento 3). Musonio afirmaba que las mujeres recibían de los dioses la misma razón que los hombres y la misma disposición natural para la virtud.. pero que constituía el horizonte normal de las mujeres honorables del mundo griego. femenina y masculina. tenía por finalidad deducir. en el cual las mujeres de la alta sociedad estaban más disponibles. mientras que las mujeres de aspecto viril buscan a los hombres. Inmediatamente precisa que existe lo masculino en la mujer y lo femenino en el hombre. Partamos de las indicaciones de los fisiognomistas sobre los caracteres femeninos. La revolución llegó por la vía de una nueva reflexión acerca de la naturaleza de la mujer y su capacidad de coraje. si el primero que se le acercara. pueden hacerlo al igual que los hombres. Si las mujeres quieren ocuparse de filosofía intelectual. a su destino de madres y a los peligros de los partos lo que ha producido las mujeres heroicas. Con su justicia. fue exiliado por Nerón en 65. enseñarles la justicia. de dominio de sí mismo. o que el amor de una madre judía por sus hijos . tomaba el ejemplo de las cerdas a las que se castraba para suavizar su carne. las mujeres demasiado femeninas pasan por hacer el amor con mujeres (§85). sea imponiéndole duros trabajos. La mujer temperante administrará mejor su casa. Nada se oponía intelectualmente ! a la teorización del coraje femenino. se mostró muchos menos tajante en lo relativo a las capacidades de las mujeres. ayudará a vivir en armonía al marido y a los hijos. de los que se decía qae eran los hermanos Macabeos. También fueron objeto de narración su valor en la derrota y sus suicidios151. | Musonio Rufo aprecia a las mujeres. Un tratado latino anónimo. lo mismo que una hembra animal. Fue el maestro de Epicteto cuando este último era esclavo de un liberto imperial. Los judíos propusieron también un modelo de mujer que se resistió al poder. de que las mujeres producen semen en el coito. La mujer viril era la que no cedía a las debilidades femeninas. ¡ Todo el sistema social se estremeció cuando las mujeres mostraron sus capacidades filosóficas. de lo que se trata es en realidad de filosofía. La mayor ' parte de las observaciones sobre el tipo femenino se presentan en el texto para describir rasgos afeminados en el hombre. luego romana. Forzaron a sus esposos a dar otra dimensión a la relación conyugal. técnica de pensamiento y no tan sólo técnica de vida—. para los estudios y para una reflexión filosófica. esposa gala que vivió con su marido en una gruta después de la rebelión. y resulta evidente | que toda educación debe estimular los caracteres viriles. Pues es menester que la mujer también actúe vinlmente y que no sólo sea excelente. completamente despreciable. en cuyas cartas encontramos todo lo que podía asemejarse a un lavado de cerebro de parte de los maridos. Por tanto. que una mujer. Tras las esposas romanas y las madres judías vinie. estaba antes que todo. a través de sus signos físicos. y lo ocultó luego durante nueve años . ¿cómo podría mantener la templanza. signos de un carácter blando. exalta de modo semejante el sacrificio de una esposa147. e incluso de coraje. Por tanto. Los antiguos también admiraban el heroísmo femenino en sus enemigos: por ejemplo. LA TEORÍA DEL CORAJE FEMENINO Naturaleza femenina y coraje. los hom-1 bres demasiado viriles son inquietantes y sospechosos de amar demasiado a los muchachos. de manera que no se deje abatir por el esfuerzo ni por el temor. sea atemorizándola. la templanza y el coraje. es decir. pero continuó preconizando el dominio sexual en los jóvenes. Del coraje podría tal vez decirse que sólo conviene a los varones. el carácter de los hombres y de las mujeres. el de una madre de siete hijos. Sabrá amar a sus hijos más que a su propia vida y no temerá la muerte en caso de que se le exija una acción vergonzosa. escrito a comienzos del siglo II de la era cristiana. Encontrará mil ocasiones para dominar la cólera y la pena. discusiones. filósofo estoico que pertenecía a la orden de los caballeros. que también fue exiliado. En la colina trajana se hizo representar a las mujeres dacias participando en la guerra contra Roma y sometiendo a suplicio prisioneros romanos . Musonio Rufo. Al leer a Musonio se tiene la sensación de que este filósofo se hacía una idea más elevada de las mujeres que la que tenían las «mujeres pitagóricas». que emplea tratados griegos. antes incluso que el amor a la vida. No es la sumisión a la biología. pero no cabe duda de que era de una admiración semejante a la que experimentaban respecto de las mujeres bárbaras del Norte. tenía que perder los caracteres correspondientes a la feminidad. pero yo no comparto esta opinión. Se admiraba a las mujeres galas que habían matado a maridos e hijos tras una derrota . Aunque el pasaje en cuestión da ejemplos femeninos relativos a las tareas domésticas que normalmente realizan las esposas. Pero lo más sorprendente es que si los hombres afeminados son despreciables. su valor en un mundo peligroso. mal conducida y sin continuación—. Y paralelamente. era menester cultivar en la niñita —la de las familias atentas a la educación— las marcas físicas de un carácter viril. volvió a Roma en 68. sino también que esté libre de cobardía.354 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. Epicteto. Galeno. Musonio escribía en un medio latino. Decía.. sino la fidelidad a una filosofía. es posible y necesario educar a las niñas igual que a los varones. fue nuevamente exiliado por Vespasiano y regresó otra vez bajo Tito155. 355 Egipto en el siglo H en un medio judío. Eponina. a causa de su inhibición sexual. en su demostración —por otra parte. ciencia griega. comienza por dar indicaciones generales sobre los tipos masculino y femenino"3. representada aquí por la Ley.

una vez que un muchachito anunciara que dos hombres profetizaban. Al final del Imperio Romano. ello se debe a que se integra en el medio filosófico pagano. reconoce que a veces los hombres tendrían interés en hilar la lana y dejar que las mujeres realizaran ocasionalmente los trabajos que requieren fuerza. no tendrían las mujeres necesidad de coraje? Y que además hayan participado en la lucha armada ha quedado probado por la raza de las Amazonas. 357 Fresco que representa una lección de música: imagen mítica de Orfeo y una mujer tocando la lira A la derecha. en el muro. antes de que el cristianismo generalizara las obligaciones. Los hombres judíos. un emperador decidió otorgar la ciudadanía romana a todos los libres j 3Qdel Imperio. los contempla. LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN . tenga o no tenga marido? Un hombre que se acuesta con una esclava da prueba de su falta de dominio de sí mismo. hombres o mujeres. la impugnación filosófica del primer ordenamiento social alcanzó toda la extensión que podía darle el cristianismo. pendientes. Entre los judíos. En el Imperio Romano comienza a pensarse que el hombre casado puede conseguir la continencia sexual si se entrega a la filosofía. hacen el amor para tener hijos. pues. y sobre todo las esclavas. Si ambos esposos limitan las relaciones sexuales al matrimonio —como ocurre siempre con las mujeres—. los judíos contaban que las esposas de los profetas se quejaban de no ser atendidas . se debe más a la falta de ejercicio que al hecho de no estar naturalmente dotadas de coraje. Pero todo partía de la observación de que las mujeres podían pensar. Londres. negación del aborto y del infanticidio. El derecho en la época cristiana. Si no es influencia cristiana. que ahora hay que enfrentar dentro de la pareja conyugal. una ventana. no tienen conciencia de que las las concubinas. no quieren parecer inferiores a las gallinas y a otras aves hembras que luchan por sus pequeñuelos contra bestias mucho más grandes que ellas. pues lesiona los derechos de la esposa sobre su marido. Las dos llevan anillos. Musonio. los hombres también. Ya no se considera honorable. familias numerosas. a partir de Constantino. Es una victoria del amor exclusivo y una derrota de la protección de las mujeres de rango superior. si el hombre se rige por el máximo dominio de sí mismo. Se decía que Sébora. fidelidad masculina. Si la mujer puede pensar y seguir los preceptos de la filosofía. El hombre que hace muchos hijos a su mujer pone de manifiesto al mismo tiempo su capacidad de fidelidad y su deseo de ella. El cambio más importante en la vida de las mujeres del Imperio. Y en este caso se plantea la cuestión de la planificación familiar. Por tanto. autores de esta historia. LAS OBSESIONES DE PUREZA DESDE FINALES DEL SIGLO III: UNIONES PROHIBIDAS La modificación del ordenamiento social O^b Las prohibiciones de casamiento. quiere que los hombres pongan de manifiesto las mismas virtudes. exclamó: «¡Infelices sus esposas!» He aquí. brazaletes y collares Detrás de las figuras. reñir y pegar. fue la idea de que los hombres podían practicar en la vida conyugal idéntico dominio de sí mismos que las mujeres y mostrarse fieles a las esposas inteligentes. que bajo el Imperio Romano. todo deriva de las capacidades que se reconocen a las mujeres. por el hecho de que su bella hermana Sébora dejó de ponerse joyas. esta vez en el interior del matrimonio y en las clases superiores. A comienzos del siglo m. les ahorran los riesgos de los partos continuos y les sirven de alivio de las tareas de criar. que ha abatido muchas naciones por medio de las armas: de suerte que si hay en las mujeres alguna carencia en esto. Pintura de Herculano. sostenían que las esposas se quejaban de ello. Todo se encadena: capacidades para pensar por las mujeres. Eso suponía una armonización de todas las leyes que . una mujer de pie apoyada sobre un pedestal. EL ENFRENTAMIENTO CON EL ORDEN SOCIAL ESTABLECIDO Una vez que Musonio ha reconocido las capacidades de las mujeres en templanza. ante la costumbre del aborto y del infanticidio. educadas para el mantenimiento demográfico. Niega a los hombres las facilidades que se ofrecen a la esclavitud (el amo con un esclavo o una esclava): ¿qué pensar de una mujer que se acuesta con un esclavo. Si ellas pueden dominarse. Para Musonio. adivinó que Moisés ya no la tocaba. pues.356 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES forzarla a admitir algo vergonzoso? También es necesario que las mujeres estén dispuestas a defenderse si. tras haber admitido que las mujeres son más débiles que los hombres y deben realizar los trabajos menos penosos. entonces se encuentran ante la cuestión de la multiplicidad de los embarazos. British Museum Y aun para la división de las tareas. Estas mujeres. una columna toscana. que es precisamente la definición romana del matrimonio. ¿Cómo. prohibe al marido tener concubinas. control sexual y coraje. que valorizaba la continencia como dominio de las pasiones. por Zeus. no hay nada más hermoso que una familia numerosa. renuncia del hombre a las relaciones con las manumisas y los esclavos. el Midrash cuenta que Myriam.

Las personas que el derecho romano clasificaba como infames pudieron entrar en la comunión cristiana. El cristianismo y las interdicciones sexuales. Es decir que lo que hasta ese momento había constituido simplemente una imposibilidad de matrimonio legítimo y daba lugar a uniones en concubinato. Paradójicamente. en caso de poligamia. A la mujer libre que se unía a su e s c l a v o . pero. bajo los emperadores cristianos. un filósofo estoico del siglo i. Ciudad del Vaticano. de prestar y de recibir juramentos158. nos perdiéramos por un goce diabólico»1". se preocupó. A finales del siglo III. En el siglo IV. y a los que se unían con bárbaros163. en la aplicación. el obispo Cesáreo de Arles recomendaba en un sermón: «que nadie se atreva a tomar por mujer a su tía materna. una sobrina o una cuñada. sentado. Destaca en este altorrelieve. del pensamiento intelectual y las discusiones. expresa en un escrito su idea elevada sobre las mujeres. a quienes se dirigía la ley. lo que quiere decir que. les esperaba la muerte en la hoguera o a garrotazos. de manera vitalicia y hereditaria. por ejemplo. que multiplicaba las prohibiciones. apoyada en un pilar. Diocleciano. conservaran sus costumbres. a pesar de la medida impuesta por el emperador Claudio. hasta ese momento se aplicaban a los que habían quedado fuera de la ciudad romana. por otra parte. pues sería impío que causa de tan vil lujuria. pues esta actividad no la impide realizar otros trabajos. Museo Gregoriano Profano. en ese momento. Arcadio. la degradación de los parientes a la condición de infames. promulga leyes para fijar una serie de prohibiciones. Esto era cierto para . que. el cristianismo. el último emperador pagano —si se deja aparte a Juliano. o a la inversa. y. También ella lleva el capítulo Un tercer personaje barbado asiste a la conversación. Las prohibiciones de parentesco para las uniones legítimas eran variadas: incluso el derecho romano había vacilado en admitir la unión de un tío con su sobrina. se agravaron las sanciones. Lo mismo ocurría con los judíos. a condición de abandonar el ejercicio de la actividad infamante. C. se convertía en algo susceptible de sanciones penales. se dirige a su compañera con un ademán de la mano y en la otra lleva el rollo La mujer. desde el siglo II. y afirma que éstas reciben de los dioses la misma razón que los hombres y la misma disposición natural para la virtud. la adopción de la ciudadanía romana no había impedido que los fenicios. El cristianismo tenía sus propias reglas de admisión y de exclusión en la «ciudad cristiana»: reglas de adquisición'. en fijar reglas de pureza de las uniones. también a los esclavos. en Asia. de las prohibiciones originariamente dictadas para los romanos libres. en adelante incapaces. le escucha atentamente llevándose la mano al mentón.358 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN 359 Fragmento de sarcófago en donde se representa a un hombre y una mujer en una conversación filosófica El hombre. La sanción prevista por Diocleciano era la ilegitimidad de los hijos157. pues cada uno encontraba los medios necesarios para acumular las ventajas de ambos derechos. el derecho del siglo IV establece prohibiciones de uniones fundadas nuevamente en el estatus. y Teodosio había iniciado acción en Occidente contra los que se casaran con su prima hermana161. Esas mismas leyes impedían a los judíos casarse según su costumbre159. En el siglo V. pues se castigó con la muerte el matrimonio entre tío y sobrina160. al cristiano que se unía a una judía. Paralelamente a un interés por la impureza del incesto. introdujo en su derecho. a su prima o a la hermana de su mujer. su derecho de origen y el derecho romano. se manifestaba desde el siglo I d. la reconciliación que negaba el derecho romano. Recordó también que estaba prohibida la poligamia. por su lado. Si bien la Iglesia cristiana no provocó explícitamente ese deslizamiento hacia sanciones penales. de conservación y de transmisión de un estatus cristiano. el uso del trépano en la barba. puede hacerlo igual que los hombres. tanto griegos como egipcios o judíos Esta armonización no se hizo sino en parte. nos informa que había sido promulgada. en el siglo IV—. que se oponía a la misma pena para quien se casara con una prima. Explica que si la mujer desea ocuparse de la filosofía. y declararlas comunes a todo el Imperio. el cabello y en las manos. Con respecto a la figura de la mujer culta. distinto del estatus cívico.

361 todos los oficios del espectáculo. el padre que lo cometía se arriesgaba a la pena capital169. el concilio de Iliberis. De ahí las observaciones y condenas de los autores cristianos. Los envenenadores quedaban excluidos de las medidas de amnistía171. en el siglo IV se consideró que la exposición era un infanticidio indirecto. Las condenas por envenenamiento y las que recaían sobre las mujeres que ayudaban a otras a abortar. Era una victoria del amor exclusivo y una j derrota de la protección de las mujeres de rango superior. 70). Del mismo modo que el derecho romano clásico y los médicos antiguos. el primero de Occidente. se rechazaba en cambio a la prostituta o al prostituta1 . los maridos se veían obligados a tener relaciones muy pasajeras (lo que no constituía concubinato). asesinato. También prohibía las liberalidades a las concubinas y a sus hijos167. El infanticidio estaba prohibido por la ley romana desde el siglo i. El derecho de la época cristiana permitía legitimar los hijos nacidos de una concubina. envenenamiento y maleficios170. jamás podían ser reconciliadas (can. pues a partir de Constantino se prohibía al marido tener concubina. tanto en las homilías como en los tratados. ' EL FIN DEL CONCUBINATO Y SUS CONSECUENCIAS Los emperadores y los concubinos. y lo mismo ocurría con los contratos egipcios de la época romana que impedían al marido mantener relación con una mujer que no fuera su esposa. la esposa no podía ser reconciliada (can. No era ya el caso único de las concubinas. una mujer podía ser repudiada por su marido y perder la dote. según la nueva definición. ni en el hogar ni fuera del mismo. El derecho del Imperio no hizo otra cosa que confirmar la idea de que ese tipo de concubinato no era honorable. 68). Los cristianos. Y aun cuando el marido estuviera al tanto del adulterio. En 374. El cristianismo velaba por la pureza de las mujeres y admitía el derecho matrimonial romano. Convicta de envenenamiento. prohibían a sus miembros el infanticidio y la exposición del hijo. trata prioritariamente de las cuestiones sexuales. 63). Constantino prohibió arrogarse el hijo de una concubina sin autorización. . pero seguramente todavía se practicaba. La mujer adúltera podía volver a su marido. Las razones válidas de repudio de las esposas se limitaron a los crímenes de adulterio. Había leyes que lo prohibían y lo penalizaban. 81). Las esposas que «matan» al hijo concebido en adulterio durante una ausencia del marido. Constantino lo incluye en la ley sobre el asesinato168. Pero la situación era particularmente novedosa para las esposas. y se interesaron por las recetas anticonceptivas y abortivas. sobre todo. fueron reafirmadas por los emperadores cristianos a partir de Constantino (306-337). Se reprimieron los medios que las concubinas utilizaban para no conservar a sus hijos. En consecuencia. conocieron los problemas que hasta ese momento estaban reservados a las concubinas. Pero si bien se aceptaba al regente de una casa de prostitución. lo que antes se hacía mediante un rescripto del príncipe. sobre todo a las esclavas. así como el marido adúltero. a las que se les había dicho que conservaran a sus hijos172. lo mismo que los judíos. o bien a tener relaciones más frecuentes con sus esposas. jamás sería bautizada (can.360 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN . Pero. pues lesionaba los derechos de una esposa sobre su marido. La que todavía no estaba bautizada y abortaba tras un adulterio. pero siempre bajo la condición de que el padre no fuera un hombre casado. El último canon del concilio intentaba incluso proteger del adulterio al prohibir a las mujeres recibir la correspondencia directamente o dirigirla sin some13^erla previamente a su marido (can. Los hombres debían despachar a su concubina y tomar una esposa legítima. Al estimular exclusivamente las relaciones sexuales conyugales. podía volver a su esposa166. la Iglesia suponía que el aborto realizado por una esposa legítima era la conclusión de un adulterio. Se admitía a las concubinas con la condición de no haber tenido más que un hombre y de haber conservado todos los hijos. Ante la multiplicación de sus embarazos. anterior incluso a la oficialización del cristianismo por Constantino. Las esposas conocían los embarazos múltiples. lo que hacía imposible la ordenación social que permitía la protección de las esposas legítimas. el cristianismo ponía a las esposas de la clase alta en una situación difícil. A comienzos del siglo rv.

derecho a utilizarlas para satisfacer a sus maridos.sometida infinitamente a suplicio. Lo mismo ocurría con una mujer abandonada por su marido (can. sometidas a un largo calendario de días prohibidos. En realidad. Las mujeres de la alta sociedad eran educadas para la reproducción de su clase y en absoluto para el mantenimiento demográfico de la ciudad. ya se tratara de la exigencia de nacimientos relativamente numerosos que Augusto imponía a los matrimonios legítimos de los nobles. Teodoreto de Ciro. recibían los consejos de filósofos. Las mujeres acceden a la responsabilidad. lo que está en juego es la elevada idea que la Iglesia cristiana. Los penitenciales reprimieron más duramente las infracciones al matrimonio que la violación de las sirvientas173. Estos coros. a las que su continencia les otorgaba derechos sobre las inferiores. que vivía en un fundo alejado de la gran ciudad. Siempre las había mal educadas. que el adulterio o el aborto —signo éste de aquél— eran más graves que los asesinatos. Es interesante comparar las exigencias de la Igíesia en los casos de asesinato y en los de adulterio o aborto. . pegar. el médico de Pérgamo. Y entre estos consejos se hallaba el de moderar los efectos de la cólera: contenerla y contener el brazo. 5). la mujer está dotada de razón. y que tenía la costumbre de morder a sus sirvientes y a sus servidores. El más allá judío de los apocalipsis no describía suplicios. cantos de matrimonio o poemas que evocan las bodas. poetisa del siglo vil a. reñir. Junto a poetas y a historiadores castigados por sus mentiras. como la madre de Galeno. En este retrato se ha querido ver a Safo. como el hombre. por lo menos. sólo había hombres que sufrían176. siempre que ese nuevo matrimonio tuviera lugar después del bautismo (can. es capaz de comprender y es consciente de su deber. como. al igual que la ley romana. por ejemplo. Tan extendido se hallaba esto por todo el Imperio. a las que un marido podía exigir satisfacciones compensatorias. Los hombres de la clase alta. 12). Tan elevada era su idea del matrimonio. a veces ocurre que juzga mejor que el hombre lo que puede ser útil y es buena consejera» . te a su sirvienta que ésta hubiera muerto en el término de tres días (para una muerte más lenta. C. Los obispos decidieron que si el ama había tenido intención de matar. Esta santidad del matrimonio legítimo era mucho más importante que la virginidad de las sirvientas no casadas. No tenían conciencia alguna del hecho de que las otras mujeres les ahorraban los riesgos de las multíparas. se concedía al ama el beneficio de la duda). como lo ha mostrado JeanLouis Flandrin. incluso cristiana. tienen una función «pedagógica»: en los epitalamios. derecho de exigirles servicios corporales que incluían el alivio de las tareas de criar. es claro que de las mujeres en tanto mujeres. Basta comparar esa pena con la del aborto. y. que organizaba en Lesbos coros compuestos por adolescentes de buena familia. «De la misma manera que el hombre. en el derecho romano. en los que se enseñan juegos y danzas. vive en un mundo jerarquizado. sabe qué es lo que debe evitar y qué es lo que debe buscar. adúlteros amantes de la esposa de otro. Las mujeres pasaban por ser incapaces de esta conducta moderada. era más importante que la protección de la vida. AI comienzo del siglo III. las convertía en hombres capaces de tal dominio. si era posible. y durante cinco si no había previsto la muerte. Los cristianos abrigaron la certeza de que no hay sino un solo género humano. Es instructivo comparar en qué medida una sociedad. tenían conciencia de ser mujeres especialmente valiosas. En el infierno pagano no había mujer que fuera. 8). O. Una mujer que tomaba la iniciativa del divorcio y volvía a casarse no podía recibir la comunión ni siquiera in articulo mortis (can. o la de las mujeres casadas en segundas nupcias tras una separación (admitida por la ley del Estado tanto en 306 como después de Constantino). Está claro que el asesinato era menos grave que la mancha sexual de la mujer por el adulterio y por el casamiento en segundas nupcias en vida del marido. En todo caso. 9). único para la esposa. pues desde el momento en que la educación había ejercido sobre ellas su buena influencia. hubieran azotado tan ferozmenRetrato de iva mujer elegantemente ataviada Lleva en sus manos las tablillas de madera y una plumilla para escribir. en un rapto de cólera.362 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES UNA ELEVADA IDEA DEL MATRIMONIO LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN 363 Aborto y asesinato. lo preponderante era el valor ético del matrimonio legítimo y. para quien la mujer es de la misma naturaleza que el hombre y debe seguir las mismas leyes hechas por Dios para los seres humanos. que el concilio de Iliberis regulaba el castigo de las mujeres que. Musonio ejerció una gran influencia en los escritores cristianos. se la privaría de la comunión durante siete años. tal como otrora. se las exigía a las concubinas. Se las ponía en la misma categoría que las prostitutas. al conjunto de los ciudadanos. de ser posible. se había hecho de un matrimonio legítimo: como fundamento social. ya del criterio de la Iglesia para medir las penas aplicables al asesinato y al adulterio. En caso de enfermedad de la arrepentida podía concedérsele la comunión (can. Ñapóles Museo Arqueológico. cuando eran bien educados. A la vista de los raros seres humanos que penetraban en el mundo infernal. El infierno y la igualdad. la poetisa acentúa las cualidades de la gracia y la belleza que cultivan las adolescentes que llegan a la edad que precede al matrimonio Pintura de Pompeya. Y ese matrimonio se conservaba a la luz divina por la regularidad y la castidad de las uniones sexuales. Clemente de Alejandría aseguraba que las mujeres podían estudiar al igual que los hombres174.

1974. Ann Arbor. de 1941/42).1962. Sorano. 4 Keith Hopkins. 89 y pl XX. había otra vez hombres y mujeres: se mordían los labios y se les aplicaba un hierro al rojo vivo en los ojos: eran los blasfemadores y los que se habían burlado del camino de la justicia. 1950. en una sima llena de gusanos. 23. Midecine et assistance au Moyen Age. Consolation. ap. Por otro lado. 1983. las atormentaban ángeles. 1967 (art. Maspéro. coll des Sources Chrétiennes (citadas más abajo SC). 13-41. Campbell Bonner. «The Eight month's child and the etiquette oí birth: obsit ornen!. Le Seuil.. 4-5. Paleóntologiegeneral. 28. Collection medícale. pág. Le paganisme dans l'Empire romain. 1987. París. los usureros y otros ladrones. I. págs. por ej. pág. Hommages á André Dupont. 29 Séneca. se les hacia girar sobre el fuego y se asaban. En Occidente. 6. Sharon Kelly Heyob. 1967: Sterilité. 3-11. 20. Mireille Laget. X de Essays on Ihe History of Religions. Jacques Gélis. Presses Univérsitaires de France. PUF. Por encima de la pez ardiente. Belles Lettres. 28 Ramsay Mac Mullen. 673-691. Acles du UOi Congres National des Sociétés savants. Leiden.1951-52. " Simone Deyts. F Haase Teubner. Se habían manchado al proponerse como mujeres. Correspondente. las adúlteras. otros ardían. Études preliminares aux Religions Orientales. 1980. Belles Lettres. art. 23-41. pág.364 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES El Apocalipsis de Pedro. El castigo de las manifestaciones de deseo de las esposas se contradice con la inducción a concebir numerosos hijos legítimos. Paris. LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN 8 André Adnés y Pierre Canivet. «On the probable age structure of the Román population». págs. Había mujeres sentadas. ' Jean-Pierre Vernant. Vi muy cerca otra sima. Masson. págs 49-63 y pl. Les enfanls d'Alhena. tenían fuego en la boca. Leo S. 1851. «Guérisons miraculeuses et exorcísme dans l'Hisloire Philothée de Théodoret de Cyr. la cabeza hundida en la pez. 31. ¡Habían abandonado el camino de Dios!177. 18. Amales ESC. Gregorio de Tours. Belles Lettres. 239-254. Porneia De la maitrise du corps á laprivation sensorielle. University of Michigan Press. Lucienne Rousselle. 1. Dialogues. comp. 17. Leiden. Virtudes Martini. «La Paléodémécologie: une ouverture nouvelle vers la compréhension des phénoménes d'interaction entre les organismos fossíles et leurs environnements». págs. 1923. col. Idees alhénnienes sur la citoyenneté el la división dessexes. 4. Fédération Historique du Languedoc méditerranéen et du Roussillon. Ante ellas. ed. Revue de l'Hisloire des Religions. Otros hombres y mujeres eran precipitados desde un enorme y escarpado peñasco. 2 Luciano. las mujeres de ese grupo habían yacido juntas. «Observation féminine et idéologie masculine: le corps de la femme d'aprés les médecins grecs». 1984.. 678-697. págs 84-85 y 275-77. L'arbre el lefruil. 13 Para Oriente. Paris.1967-1968. 51. 331-348. cit 1987. 131-137 y pág. André Adnés Pierre Canivet. «Abstinence et Continence dans les monastéres de Gaule méridionale á la fin de l'antiquité et au debut du Moyen-Áge. TX. Le corps des femmes. págs. . 481 365 Notas Las mujeres bien educadas conciben a sus hijos durante las visitas de sus esposos. 1969. págs. Journal of Warburg and Courtauld Inslilutes. lo que las induciría al adulterio. cap. 589-602 10 Séneca... I. du Comité des Travaux Hístoriques et Scientifiques. La femme et la médecine dans la Rome antíque. París. Brill. 9 Ann Ellis Hanson. págs. 21 págs. 5 y 6. Paris. XII. 14 Aliñe Rousselle. 1967. «Carmenta».21. 1970. Los hombres que habian cometido la misma falta con ellas colgaban por los pies. 1953. 1947. ed. Keith R. en Beryl Rawson. Paris. citado por Agustín. l'accouchemenl et l'attilude envers l'enfant mort-née á la fin du moyen age d'aprés les récits de miracles». en Mylhe el pemeée chez tes Grecs. ed. 1987. Latomus. 3 Benjamín Kilborne. Habían perseguido y denunciado a hombres justos. 10. t. Historia verdadera. París. París. cit. XIV-XVII. núm. *Diva Matrix». carta DXCII. 1984 (1982). págs. en Opera Suppl. A Marcia. Y yo vi. 61. 6 Raffaele Pettazoni. Cornell Univ. XV. Bulletin de l'Inslitiut Géologique du bassin d'Aquitaine. págs. «Science de la Terre». pl XII. en Samé. De superstitione. 1973. 1989). «L'Hisloire immobile». 20 Edwin M Yamauchi. 42 (libro I. «Terres cuites de Kharayeb». 5 Edward Shorter. 1985. Population Sludies. en Séneca. i Atlicus. Les bois sculptés des Sources de la Seine. Olschki. págs. 12 Cicerón. págs 53-82 y 149-179. p. VIII. atormentados por la mala conciencia y roídos interna e incesantemente por gusanos.. XIV. XLIIé Supplément á Gallia. 140 y 147. 1962. págs. págs. Berytus. D Oourévitch. " Ann Ellis Hanson. XVI-XIXsiécles. 1984. tal como un hombre con una mujer. pág 1089-1115.. Regulae. 31 Emmanuel Le Roy Ladurie. Bulletín du Musée de Beyrouih. Eran las que habían concebido fuera del matrimonio y habían practicado el aborto. Otros hombres y otras mujeres estaban hundidos a medias en las llamas. 33 Emiel Eyben. ESC. Había también un gran estanque de pez ardiente para las personas que habian cometido injusticia. CUF. 23 Vie de Sainte Milanie. introd pág. en forma de lago. 61.. Gli ex-volo poliviscerali etruschi e romani. 32 Claude Vatin. Le mal d'ítre femme. eran los testigos falsos En otro sitio había guijarros puntiagudos como una espada o un venablo. 1986. otros hombres y otras mujeres que también se mordían los labios. la sangre les subía hasta el cuello. ed P.1972. CUF. págs. por ello Plutarco desaconseja la enseñanza del amor a las esposas. 25 Danielle Gourévitch. Inlerprétations de réves au Mame. acogido en Roma entre los textos canónicos cristianos del siglo II y luego excluido del canon. Emmanuel Le Roy Ladurie. 4. Roger. I. 23. Le Seuil. Emir Maurice Chehab. 71. París. 1983. Burguiére. 233-259. 1975. «Antiquily's Viewof Puberty». Pocket Library of «Studies» in Art. Paris. y trad J Beaujeu.. 16. De Boccard. 34 Galeno. niños nacidos prematuramente y que lloraban. Maspéro. 31-33. Civitas dei. describe los suplicios del infierno que marcarán el pensamiento y el arte de Occidente: Habla allí gente colgada por la lengua: eran los blasfemadores del camino de la verdad. Bradley. pág 160. art. t I. Recherches sur le mariage et la condilion de la femme mariie á l'ipoque hellénistique. En otro estanque de pus y sangre se hundían hasta las rodillas hombres y mujeres.11. Chiefly Greco-Egyplian. Oribasio. París. Florencia. «L'aménorrhée de famine XVIl'"XVIII r siécle)». 28-34. Alphon A Barb. págs. París. La Pensée Sauvage. 90. 17 Mario Tabanelli. si éstos no diluyen su actividad sexual con concubinas y esclavas deben soportar la carga de los embarazos continuos. Debajo de ellos ardía un fuego que los hacia sufrir. Etude d'un régime alimenlaire et de sa fonction». 145-163. Paris. Paris. 15. Grenoble. Montpelliei. 16 Séneca. 249. Paulin de Note et l'amitié chrétienne. Denys Gorce. 1982. 1978. págs. 201-229. pág 157-159 Picrre-André Sigal. 1902. The Family in Ancient Rome: New Perspeclives. Press. Gynécologie. Y Malinas. particularmente núm. París. 1. ed.. si el marido es excesivamente solicito pueden aficionarse a los placeres amorosos. 24 Pierre Fabre. 171.10. 1974. págs 245-264. 1965. pág 156 y partos. 183. a los asesinos y su cómplices. y ardientes Hombres y mujeres en andrajos caminaban para su sufrimiento sobre esos guijarros: los ricos de antes habian confiado en su dinero y no habían tomado piadosamente bajo su protección a viuda ni huérfano alguno y habían despreciado la ley de Dios. Bussemaker y | 3 ^ h Daremberg. 22 Ulpiano.1966. 2? .. pág. art. París. Rene Waltz. 1977. Paris. Cerca. «La grossesse. Fayard. pág. mujeres colgadas por los cabellos. 12-16. «Wet Nursing at Rome: a Study in Social Relations». 31. Naissances L'accouchemenl avant l'lge de la clinique. donde corría la sangre y las deyecciones de los que eran castigados. París. págs 39-40. 1. ed y trad. 1985. 1987. E. París. Véase también Nicole Loraux. 1981. t III. 1974. De allí emanaban rayos de fuego que herían los ojos de las mujeres. Montpellier. pág. «A Mandaeic Magic Bowl from the Yale Babylonian Collection». fig 3. Frente a ellos. La naissance dans l'Occidentmodeme. 7 San Agustín. Aúnales ESC. arrojados en un sitio tenebroso. CUF. " Aliñe Rousselle.. 13 Aliñe Rousselle. y trad. 1983. y trad. cit. 21 Pierre-André Sigal. Brill. pl. 6. De Matrimonio. Studies in magical Amuléis. The Culi of ¡sis among Women in the Greco-Román World. Ithaca-Nueva York. pág 214 y n. CXXVa. «Le mylhe hésiodique des races Essai d'analyse structurale». 30 J.. II. retomado en Le Territoire de ¡'Historien. Ciudad de Dios. 34. ed. Bulletín of the History of Medccine. 78.

y trad Georges Moliné. Charles Munier. art cit . t. Anne-Marie Guillernin. S. Avorlement et conlraception dans la médecine gréco-latine. 120. op. CUF.5. París. págs. «Betulah A girl of marriageable age». 81 P. IV. 2-3. «Román Shrínes of female chastity from the last struggle to the papacy of Innocent I». Oribasio. 46. miércoles 24 de febrero de 1988. 1974. III. t II. 2.2. XXII. Aufstieg und Niedergang der romischen Well. París. 6 95 Plinio el Joven. 63-64 87 Claude Vatin. Porneia. 97 Digesto. y trad. 33.209. 569 68 Keith Hopkins. 1. Noclies Áticas. Daremberg. 130. 539. págs. págs. 31. ed y trad. Véase también el sermón 19 84 Clemente de Alejandría. pág. 42 Sorano. 1980. «Fertility in Jewist Tradition». 1980. Mélanges Pierre Lévéque. citado C. págs. 5. 69 Diocles y Rufo. 47. Ginecología. 218 65 Rufo de Éfcso. 626-628. Ilzchaky. 60 Beryl Rawson. ed. Galeno. 323. I. 290 34 Évelyne Patlagean. Colloque des 20-21 sept. pág. 7. Perugia. Cahiers méridionaux de psychanalyse. 5. 1989. ed. 147-162. 1963. finales del siglo l de la era cristiana. 39). «Die Abortiva in der romischen Kaiserzeit».10-12. ^6 Tácito. III. 15. 100 Éloge fúnebre d'une matrone romaine. págs. págs. Marcel Morabito. Wenham. 22.. Oribasio. 41. 22. Plauto. texto y trad de Jean-René Vieillefond. pág. en pág. L'alimenlalion et la cuisine a Rome. págs. 233-252. Claudianum». cil. Lecorps virginal. págs 278-339. Le Cerf. 1982. v 131. pág. Bibliolhéque archéologique et historique. 9. en La femme dans le monde midilerranéen. 38 Jean-Ives Ñau. t. Les réalités de l'esclavage d'aprés le Diesle. T. 1970. IV. 79 Digesto. de Denis Hollier. Bruselas. ^' Aristóteles. 7-8 (Ulpiano) 80 Iza Biezunska-Malowist. Corps maternel. 20* y 24'). 19 57 Tácito. Porneia. KJinksieck. núm 12. Comparalive Studíes in Society andHistory. Procreation. Plutarco. 10.14. 5. 44 (Paulo) Leo Ferrero Raditsa. págs. París. París. 1950. A. 70 E. Love Afíairs and Adullery». 1980. Descriplion de l'Arabie. SC. 131. 18. Classical review. en Mi-Dit. ntim 88. 273. ap. 50 S. t. Havet. 14. Raccolta diScrittiin memoria di Raffaele Moschella. ed y trad. 8. R.1. 92. I. pág. Contra Apión. Sátiras. 17 A Rousselle. 1822. 817 ss. pág. 1965. 1972. comp . 56. ed. 38. col Latomus. Copenhague. 60. págs 263-270 en las págs. 3 72 Aliñe Rousselle. M. Anuales ESC. 51 Francoise Dunand. 1987. l e í «Cestes» de Jtdius Africanus Elude sur l'ensemble des [ragments avec édilion. Travaux de la Maison de l'Orient. 2-3.1968. en la pág 171. II. Digeslo. Delage. Vrin. Iraduclion el commenlaires. Hatra. según las observaciones £ investigaciones realizadas sobre el terreno por M. 1945. 1989. 75 Darío Sabbatucci. II. págs. Yitzhaki. 1962. l. París. 1972. 15. en Beryl Rawson. 1089-1115 44 Gordon J. 83 Sorano. cit. 79-102. pág. I. ap. 2. 1971. Licurgo. 1977 A. pág. M.1. observaciones de Forskal y de Niebuhr. 209 ^ Yan Thomas. CUF. 25. 85 Querolo. III. 19. 82-83 Rulo.1-2 (en adelante. 26. 136-139 y 143. ed. Ginecología. VI. 93. 1969. Porneia. 266-267.34. Daremberg. 1965. 1-2. 77. 541.) 63 Olivia Robinson. 39 (Trifonino). cit . 288-297. art. 64 Yan Thomas. Baltimore. I. II. París. 91-96. 128. de los Laboratorios Scarle. CUF.-T. Mercalor.8 (Ulpiano). París. 84 J. pág. Index. 48. «Le "venlre". 1989. ed y trad. núm. pág. IV.1. Daremberg. 10. 1973. Lyon. 82 Aulo Gelio. vol. 190. 1983. ad uxorem. «Conlraception in the Román Empire». pág 234. Milán. 14 Jean Gagé. pág. 38. Rousselle. junio 1984. II Kühn. Studi Classicl. Sex Laws and Customs in Judaism. vv. 49 Pselo. 137-139. 46 y 56. 2. Daremberg. pág. París. para los judíos. Belles Lettres. Historias. 1961. en Le Genre humain. A Collection and Inlerpretalion of ihe Testimonies. C. Tyr) et des thíases sémltiqucs á l'époque romaine. págs. págs. 145. págs. 22-23. SC. 14. 1981. en la pág. pág 41 43 A Rousselle art. Cerf. Universitá degli Sludi di Perugia. 1.1986. droit palernel». incerti. págs. 1986. pág. «Images du féminin dans le román grec». Michna. III. ap Oribasio. Le mal d'etre femme. Le Monde. y trad.«Enfants á louer ou á vendré. Renard. pág. y Aristóteles. págs. 138. en Historíate de l'enfance el de la jeunesse. págs. Geuthner. 189-204 (ep. pág 331. Nardi. 170-200. Procurato aborto nel mondo áulico. hrg v Schmitz R . 48. Ginecología. 5 (Paulo). Matronalia Essai sur les dévotions et les organisations culturelles des femmes dans l'ancienne Rome. Palmer. págs 31-35. «Gaius I. 82. VII. FlorenciaParís. 1978. Marie-Thérése Fon36 37 35 LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN (anille. «The Age of Román Girls at Marriage». 77 Yan Thomas. «Biographie de la femme sous l'Ancienl Régime». págs 21 y 23 39 Sorano. en la pág. Chaíreos et Callirhoé. incerti.426. «L'Eunuque et la poule: la logique de la reproduction». págs. «La valeur». Cerf. 48. «Children in the Román Family». Belles Lettres. 1976. «Magia ingiusta e nefasta». Roma.309 ss. Des esperma. Daremberg. IV. 199-201. págs. París. Daremberg. y Danielle Oourévilch. 48. 62 59 Flavio Josefo. París. 38. art cit. «The Age of Román Girls at Marriage: Some Reconsiderations». págs. Emmanuel Le Roy Ladurie. 10. Sorano. Velus Tesiamentum. 173-182. 1986. Bd. 88 Digeslo.1985. Kotlek. 1986. 58-59. 1773. Hommages á M. t. 539. 5. 62. 1981. 5. págs. n. XXII. Milik. 89 Caritón. París. III. año 33. en (¡titilen und Studien zur Geschichte des Pharmazie. Comparalive Siudies in Society and Historia. 7. 1980. 99 Amiano Marcelino. 5. pág. pág 194. 1961. 1858. Études Augustiniennes. 1964. 48. Bibliolhéque des Hautes Eludes. 1983. «Divorce of Jews in the Román Empire». 83 Sermón 44. pág. Salina.2. 19. pág. 40 Kcith Hopkins. 140 y n. 1987 48 Carston Niebuhr. ed. III. págs. 11. 57-65. II. 1988. 113-159. 2. 254 (Centre de recherches d'Histoires anciennes. París.19. Epslein. Galeno llega a prolongar esta abstinencia durante el amamantamiento: ap. C. Rousselle. 2. Principal.1988. h. págs 30-46 41 Keith Hokpins.8. y «Les esclaves nés dans la maison du maitre et le travail des esclaves en Egypte romaine». 96 Robert E. ap Oribasio. 95. París-Besancon. 165-183. Gemianía. 309-327. on Medicine in Bible and Talmud. I. Quaderni camerli di Sludi romanistici. Ginecología. 7. t III. en la pág.9. 93 Paul-Louis Gatier. págs 303-354. Annales Littéraires de l'Univcrsité de Besancon. 98 Ethel y L.18. 84 and the S. 1979. 1989. 211-236. XVI. 1880. Weaver. Collection Medícale. "" A. II. t.17. 61 Sean Hubeaux. 1. 124-151. 10. 42. «Women and the criminal Law». Koroth. 206-207 47 GiuliaSissa. págs. 66 Jacqucs André. Bruselas. pág. 17. «L'esclavage el la vie sexuelle des hommes libres á Rome». Lettres. 52 Juan Crisóstomo. 6. ed Sansoni Antiquariato-Librairie Marcel Didier. Journal of Román Siudies. «Brother-Sisler Marriage in Román Egypt». 275. 5. bajo la dir. núm. Niebhur. 77ie lewish LawAnnual. Nueva York. 67 A.14 44 Louis M. Recherches sur le mariage el la conditíon de la femme mame a l'époque hellénislique. 32: Columela. Véase Oribase. Latomus. Edelstein. ap Oribasio. 1948.. Bernard Grille!. De Boccard. Oribasio. 224 78 Olivia Robinson. a Código Teodosiano. «Augustus' Legislation Concerning Marriage.-J. pág. Dédicaces faites par des dieux (Palmyre. frag. 6. Durry. 80-108 91 Horacio. Aleñas. t II. 39. SC. t. en Sludi di storia in memoria di Raffaela Garosi. 243. en la pág 237 » Olivia Robinson. 1985. Keller. Rivisla Slorica dell'Anlichitá. cil. 57 90 Horacio. y Sátiras. 211-236. Augustin et l'autorité parentale». en Panorama des Sciences Humaines. i8 Estrabón. Ketoubot. pág. incert. 23. 94 Alfredo Mordechai Rabello.t. v. 1. 191 53 Jerzy Kolendo. El pedagogo. pág. Sur le mariage unique. en Les lettres d'Augustin découvertespar Divjak. art. International Survey of Román Law. a la pág. pág 539. pág. 3. Plinio. 8. w 46-71 92 Horacio. 6-13. «Aspects de la vie religieuse des femmes dans l'Orient paléochrétien: ascétisme et monachisme». Population Studies. 1981. 6-10. 2-3. págs. II. 51. Valerio Máximo. Recherches d'épigraphie proche-orieniale. apurf Oribasio. L. págs. Instituí Francais d'Archéologie de Beyrouth. 1970. Brent Shaw. IV. Tertuliano. Asclepius. «La puberlé programmée». 8. «L'enirée dans l'áge adulie á Byzance aux XUle-XIVé siécle. págs. págs 326-348 45 Digesto. París. 22. incert. M. 367 135 .366 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES Rulo. 3. «Les enfants-eselaves á la lumiére des papyrus». Sátiras. 12. 62. en Proceedings of ihe Second International Symposium.

Reme des Eludes Latines. comp. «Justinien et le concubinat». da las referencias a los Padres de la Iglesia. SC. 25.13 143 Séneca. op. Tradilion apostolique. 12. vol. 38. págs.. Milán. De Boccard. 138 Código Justiniano. B. y notas 9-10. Mélissa. 58. Banquete. 1. 7. 38. Journal oflhe Hisiory of Ideas. cit. 109-125. Lille.22. 103 Évelyne Palatgean. M C. 1980. Mac Dowell. 1968. «Prigioneri romani suppliziati da donne dacie sul rilievo della colonna traiana». pág. Predications. 135 Teles y Musonio. ed. 1986. t. Isidore Lévy. 1. 25. «The Status of Children in Mixed Marriages». «Les Juifs et le droit hellénistique». Nueva York. págs. págs. 148 Plutarco. Véase J. 72-73. pág. pág 113. núms. trad. 1287-1303. A. '" Epicteto. 489. 139. 75-84.. cit. «Le renouvellcmenl du Sénat romain». Rodríguez Adrados. págs. Granl. 1968. trad. C. de 342. 173 V. SC. Digesto. 1978. «On Divorce among Common People of Rome». Consolación a Helvia. 6. «Sur la limilalion de la fécondilé dans la haule époque byzanlinc». 1987. 3. págs. 58. 2. Durry. 15. Véase C. págs. Aux origines de la morale occidental. 144 Tito Livio. Tomulescu. IV. SC. 127 Plinto.139-142. págs. trad Bernard Grillel. Fragmentsfor a Hisiory oflhe Human Body. Périctioni. Le Monde. 1937. Bernard Botte.1 (318). 132 Juvenal. art. S C . 1. 1981. París. pág. 480 (La cita y la aclaración de la nota a pie de página han sido tomadas de la ed. Musonius Rufus. 119 Tertuliano. H. 172 K Hopkins. Collection des Universités de France. Henry Chadwick. págs. 569. en la pág. pág. Paris. loe. 133 Femmes pythagoriciennes. '" A. 1937. 120 Tertuliano. Jean Gaudemet. pág 175. 7. Porneia. 107 Juan Crisóstomo.. París.18. 1974. comp . 174 Clemente de Alejandría. Classical Quarterly. Digeslo. Cerf. Cambridge University Press.1 (314 o 315). 1969. Zonc. 40. De la clémence. págs 151-157 ™ Tácito. en William R. «L'esclavage et la vie sexualle des hommes libres a Rome». de Editora Nacional. 146 Platón. VI. Cerf. 10. pág. 26. 16. Constantino. Anales. 1989. 11 bis. C. 1968. Francois Préchac. 1983.) 116 Catherine Simón. 14 (13). C.. Revue Internationale des Droits de l'Antiquité. Y Francpis Jacques. Du Cerf. 13. 306-313. Brill. 1969. cit. París. 15. R. págs. Studi in Honore di Gaetano Scherillo. 12. 1948. tesis. cf. Gaudemet. 1974. año 3. París. XXV. Historia natural. 57 130 Dion Casio. Traite de Physiognomie. de 1971). 1 (322) y 11. 84 162 C T. 164 Sermón 19. 135 Georges Fabres.7. págs. y 9. 81-82. 99-113. 130. Index Quaderni cameni di Studi romanislici International Survey of Román Law. págs 294-295. art cit. París. Early Chrislian Lileralure and the Classical Tradilion in Honour of R.9. pág. Cerdic Publications. . Monlréal). 133 Anónimo latino. 1941. T. 5. pág 95. La tradilion apostolique. Yitzhaki. 131 Marco Aurelio.7 Valerio Máximo. ™ Galeno. Continulty and Change in Román religión. 1-2. A M Rabello.. 770D-771C 149 Plutarco. 2. 78. 1. Fragmenls el lettres de Théano. St. 48. 36. Sátiras. ibid.1971. Madeleine Petit. 14. 123 Horacio.2.3 P. II. 163 Hipólito.1. ed y trad. Epstein. París. La légende de Pylhagore de Gréce en Palestine. 3 140 Frederick H.1939. «Bastards as Athenian Citizens». Marie Turcan. «Fertility in Jewish Tradilion». 30. 15. págs 1353-1369.19 126 Virgilio. Beauchesne. Cerf. Cerf. Rivista slorica dell'Anlichiti. Á unejeuñe veuve. 143 Tito Livio. Wilcken. 3. «Méres au berceau». en Proceedings of the Second International Symposium on Medicine in Bible and Talmud.1. introducción y trad A Dupont-Sommer. X. en Beryl Rawson. vv 24-63 Jerzy Kolendo. Y Juan Crisóstomo. 143. Rousselle. Théologie Historique.. págs.1945. 53.6. pág 83. Les Apocryphes du Nouveau Testamenl. Sa réception sporadique dans le droit byzantin». Oxford. II. 3. notas 1-2.1 (374). Aliñe Rousselle.6. 71. «The Relativity of Moral Codes: Rome and Persia in Late Antiquity». 9 130 Radu Vulpe. Sociétés el mariage.4. Vrin. págs. 16. III. Le Suicide dans la Rome antique. Weaver. SC. ed y trad. 403-436 (art. 19. 1.. pág 167 112 Doce años. 31. 77 Trad. cit. III.2. Clarendon Press.6. Bernard Botte. de 326. Part Three. "° Aliñe Rousselle. 1.1 (314 o 315). págs. 9. 3. París. 1981. 3-147 156 Antoine Guillaumont. Sátira6. 142 Plinio el Joven. 6. 47 bis. págs. cast. Robert E. 28. ed y trad. W G. Leiden. «Personal Status and Sexual practice in the Rqman Empire». 55-57. Van De Wiel. 75 122 Iro Kajanto. T. martes 21 de noviembre de 1989. 1. 9. 274.. 137 Collatio. 1947. 1983. 135-153. preparada por F. Gaudemet. 299-326. próximo a aparecer).1973. y trad. 6. y trad Marc Philonenko. pág. Mélanges M.4. M. 138 Suetonio. Odas. París. Paris. col Spiritualité oriéntale. «Justum matrimonium». Guy Trédaniel. 4.3.1. La toilette des femmes (de culm feminarum). 1937. 110-112. Libertus. págs. Mireille Laget. 133. cit. 108 Horacio. 14. Kühn. París.36. Annales ESC. París. 2 vols . y Arm LA POLÍTICA DE LOS CUERPOS ENTRE PROCREACIÓN. Pensamientos. 138. 1980.368 RITUALES COLECTIVOS Y PRÁCTICAS DE MUJERES Keith Hopkins. the Román Sócrates. I. lineas 80-81. 73. Dealh and Renewal Sociological Sludies in Román Hisiory. 5. 28. Plinio. «La liberta di parola nel mondo antico». Entreliens. 2. «Epicureans in revolt». 1967 pág 28. 138. op cit. 161 J.4. Vida de Mario. 171 Clémence Dupont. Sur le mariage unique. sección VIH 161 C. el mismo vol. Col. ad uxotem. págs. pág. 139 Chadwick. 123 S Itzchaky. 2¿me ed. 147. Paris. 1.1979. 129 Plinto. 9. Sources Chrétiennes 11 bis. Historia romana. 140 B. 1980. 179 b-d.8. 1972. I. 1360 104 Joseph Méléze-Modrzejewski.1979. Roma. 1979. luego Teodosio y Valenliniano. 1982 (habrá que ver el libro de Jean-Louis Voisin. pág.29 y 38.1985. 3' ed. pág. Un temps pour embrasser. Du sperme. 1980.. 9. Abadía de Bellefontaine. "' Suetonio. año 33. 775a. y notas de Mario Meunier.15. 6. 163 C T. I.* serie.1. págs. 26. 1. ed y trad. Filón de Alejandría. págs 145-169. 300-333. Tiberio. Belles Lettres (Bellarinin. págs. 6. 7 CT. Journal of Román Sludies. pág.. págs 288-297. 6. Liebeschuetz. 9. 106 Para la época moderna. I. Carlas. Opus. 31-200. 132 L. 16. ed. «La légitimation par mariage subséquent de Constantin á Justinien. op. 113 Aristófanes. 167 C. 4. IURA. ed. Anales. S.. Augusto. 9. J. 1. Les constimtions de Constantin et le droit privé au debut du ¡Vé siécle. 9. 132 Le Quairiéme Livre des Maccabées. Bibliothéque des Hautes Études. 244-245. Del amor. E. núm. 145. pág. 7. 125. 307-350. 1927.. 1976. 105 La generación de los animales. Oeuvres. Phinlys.16. 157-196 '" Yolande Grisé. 266. 169 Código Justiniano. 1978. Consolación a Matcia. Annales ESC. 3. Constancio. pág. por Jacques André. 128 Séneca. fidelidad. Historia Natural. 60. Schoede! y R L. art. SC 273. 121 Hipólito de Roma. pág. M. pág 169. Koroth. 1961. 5. cit. «Bookburning and censorship in Ancient Rome». Palmer. «Concubinat et adultere». Cerf. 2. Eneida. París. 11. 34.21-23 y 4. ed. en la pág. Las avispas. 1984. Quod omnis Probus.16. El pedagogo. 88-91. Aux origines du monachisme chrétien. 139 Tácito.1. 192-193 136 Arnaldo Momigliano. 114 D. 134 Consejos a marido y mujer. 4. Lutz.T. 1982. Charles Munier.1 (322). Sesto Contributo alia Sloria degli Studi classici. 151 Dion Casio. 8. T. págs 85-86. naldo Momigliano. Bauer. ed de la Maisnie. Clémence Dupont. Jean-Louis Flandrin. 170 C. 1. de 336. texto establecido. Se* Lam and Customs in Judaism. Historia Natural. 1968. w. 71-72. «Contraception». 1. Le Seuil. trad y coment. 9. Reclierches sur les rapports patron-afranchi á la fin de la République romaine. et Mya. 1981. 175. Cramer. 124 Séneca. Kottek. CUF. Clément Dupont op. IV. André-Jean Festugiére. M. 147 Joseph elAséneth. 1981. Yale Classical Studies. págs. 236 y 246-247.29. 369 13^ . Estrasburgo..

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful