John Boswel

Cristianismo, tolerancia social y homosexualidad

1

Definiciones

S

i bien la palabra «gay», tanto en inglés como en muchas otras lenguas modernas[1] se utiliza hoy para designar a una persona que prefiere el contacto erótico con otra de su mismo sexo, los círculos académicos se han resistido hasta ahora a emplearla. Los motivos de esta oposición no están claros. Después de todo, el término «homosexual» no parece una alternativa satisfactoria. Macarrónicamente compuesto por un prefijo griego y una raíz latina, su significado más evidente es «de un solo sexo» (como «homogéneo» significa «de una sola clase»). Esta definición es bastante adecuada si se refiere a una relación o acto sexual: una relación sexual que implica a dos personas «del mismo sexo» es, en realidad, una relación homosexual. Pero, ¿qué es una persona «homosexual»? ¿Es alguien «de un solo sexo»? Por extensión, se supone, una persona «homosexual» es una persona dada a actos «homosexuales». Pero con más precisión, ¿cuántos actos de ese tipo debe permitirse alguien antes de convertirse en «homosexual»: uno, dos, diez, cuatrocientos? ¿Y qué decir de la persona que sueña con realizar el acto, pero nunca hace realidad su sueño? ¿Esta persona, hombre o mujer, es «homosexual»? Alfred Kinsey postuló una escala de siete grados[2] en la cual una persona con experiencia exclusivamente heterosexual representaría el 0; una persona con experiencia exclusivamente homosexual, el 6; una persona con la misma experiencia en ambos tipos de sexualidad, el 3, etc. Aunque Kinsey, además del comportamiento, trató de explicar también la fantasía, esta escala no resulta útil para caracterizar a los seres humanos para los que no se dispone de un historial clínico bien documentado. Es imposible concebir un modo de cuantificar la experiencia homosexual en contraposición a la heterosexual de la mayoría de los personajes históricos; y aun cuando fuera posible, el análisis no indicaría gran cosa. Por ejemplo, si Alejandro Magno tuvo relaciones sexuales con centenares de mujeres y únicamente con dos hombres, pero uno de estos (Bagoas) fue indiscutiblemente el centro erótico de su vida, la estadística nos ofrecería un cuadro enormemente engañoso. Que Tiberio invitara más hombres que mujeres a sus orgías en Capri no constituye suficiente fundamento para sostener que su interés homosexual era mayor que el heterosexual. Los factores sociales pueden desempeñar un papel decisivo en la experiencia sexual, como lo demuestra el hecho de que una gran cantidad de personas gays en culturas muy represivas no exprese jamás sus sentimientos sexuales. [3] Dadas estas dificultades –muchas de las cuales son muy inquietantes para los investigadores de este campo–, parece probable que la reticencia de los estudiosos en emplear la palabra «gay» no se deba tanto al entusiasmo por el término «homosexual», como a la repugnancia general que sienten los medios académicos por el empleo de neologismos populares. Por justificable que esta tendencia pueda ser en términos generales, en el caso particular que nos ocupa resulta engañosa. Pese a su aire de antigüedad, la palabra «homosexual» fue acuñada a finales del siglo XIX por psicólogos alemanes. Se introdujo en Inglaterra no antes del comienzo del siglo XX[4] y chocó durante décadas con una vehemente oposición precisamente debido a su origen bastardo y a la vaguedad de sus connotaciones. [5] Por el contrario, probablemente la palabra gay (en el sentido en que aquí nos interesa) antecede en varios siglos a «homosexual»[6] y, en general, se la ha empleado con mucha más
47

precisión: la mayor parte de los hablantes se refieren con ella a personas conscientes de su preferencia erótica por personas de su propio sexo. Esto deja de lado el defecto más acuciante del término «homosexual» (a saber, el de establecer quién lo es y quién no lo es), al convertir la categoría en una categoría principalmente autoasignada. Por ejemplo, en una prisión puede haber muchas personas implicadas en actos o incluso en relaciones homosexuales sin que por ello piensen que son gays. Más de un tercio de la población adulta masculina ha participado alguna vez en un acto homosexual[7] pero probablemente este grupo de hombres no se describiría a sí mismo como gay.[8] Por tanto, en este estudio la palabra «homosexual» –que se utiliza solamente como adjetivo– aparece ya sea en su sentido originario de «de un solo sexo» (como en «un matrimonio homosexual») ya sea elípticamente para referirse al «interés erótico predominantemente homosexual» («una persona homosexual»). «Homosexualidad» alude al fenómeno general del erotismo del mismo sexo y, en consecuencia, es la más amplia de las categorías empleadas; comprende todos los fenómenos sexuales entre personas del mismo sexo, ya sean resultado de preferencia consciente, deseo subliminal o necesidad circunstancial. Por el contrario, «gay» alude a personas conscientes de su inclinación erótica hacia su propio sexo en tanto característica distintiva o, en un sentido más amplio, a cosas relacionadas con esas personas, como en «poesía gay». La expresión «sexualidad gay» se refiere únicamente al erotismo asociado a una preferencia consciente. Este libro se ocupa de los gays y de su sexualidad, pero se ve compelido a tratar extensamente otras formas de homosexualidad, pues a menudo resulta imposible realizar claras distinciones en esta materia y porque muchas sociedades desconocieron en absoluto cualquier distinción al respecto. Lo contrario de «homosexualidad» es «heterosexualidad», y se usa siempre como su inversa: la «heterosexualidad» comprende todos los fenómenos sexuales entre personas de diferente sexo, se trate de actos preferenciales, circunstanciales o subliminales. En el habla común, lo contrario de gay es «normal» (straight). [9] Esta palabra es menos defendible que gay desde prácticamente todo punto de vista: carece de historia demostrable, sus connotaciones son menos específicas aún que las de «heterosexual» (puesto que puede referirse a personas que en general son anticuadas, o que no consumen drogas, etc.), y parece implicar connotaciones negativas en su contrario. [10] En consecuencia, en este estudio se ha contrapuesto «gay» a «no-gay», expresión que puede sorprender a algunos lectores pero que no es menos justificable que las de «no-judío», «no-católico», «no-alemán» o «no-» cualquier cosa que constituya el foco de atención. Esta terminología tiene más ventajas que la pura precisión semántica. La palabra «homosexual» sugiere implícitamente que la característica distintiva primaria de los gays es su sexualidad. No parece haber ninguna prueba de que los gays tengan una sexualidad más o menos marcada que los demás, y desde el punto de vista histórico tal sugerencia –incluso tácita– carece de fundamento. El término «gay» permite al lector extraer sus propias conclusiones acerca de la importancia relativa del amor, el afecto, la devoción, el romanticismo, el erotismo o la abierta sexualidad en la vida de las personas así llamadas. El interés y la expresión sexuales varían enormemente en la población humana, y el interés sexual de una persona puede ser débil sin que ello impida advertir su atracción por personas del mismo sexo y, por tanto, lo que en cierto sentido la distingue de la mayoría. Además, el término «homosexual» ha llegado a asociarse más con varones que con mujeres. La frase «lesbianas y homosexuales» se ve hoy con frecuencia en la prensa, y el empleo de «gays» en este estudio es a todas luces más amplio. (En este contexto, habría que observar
48

también que no es del todo cierto que los menores no tengan preferencias eróticas definidas. pero en realidad tal distinción carece prácticamente de justificación a priori. la noción popular de que la antigua Grecia expresaba claramente categorías discretas de emoción bajo los términos Φζθία. ninguna distinción entre «amistad» y «amor» puede evitar el ser extremadamente arbitraria. que se ha acuñado y popularizado en el contexto de la patología. si un personaje particular de las fuentes latinas o griegas «quería» a otra persona o «estaba perdidamente enamorado» de ella. no se puede complacer a todo el mundo. Nunca se ha propuesto una diferenciación científica. que lo han elegido para aplicárselo a sí mismos con preferencia al de «homosexual». No hay más razón para conservar una denominación que no goza del favor de los propios gays que para seguir refiriéndose a los negros con el despectivo apelativo inglés negro una vez que los propios afectados (los blacks) lo han declarado inaceptable. parece probable que «amistad» y «amor» no fueran otra cosa que diferentes grados de una escala que mide una constelación de respuestas psicológicas y fisiológicas a otros seres humanos. en realidad el empleo de todos ellos implicaba una considerable superposición y ambigüedad. las sociedades antiguas reconocían menos límites que las modernas entre «amistad» y «amor romántico» y es en general anacrónico e inapropiado que el investigador sugiera la 49 . El verbo Φζθές puede referirse igualmente a un amor desapasionado o a un beso ardiente. Desde un punto de vista fenomenológico. La intuición personal o las actitudes predominantes predisponen a menudo a los traductores a traducir amica. es la que presenta la supuesta dicotomía entre «amistad» y «amor». ni es fácil concebir un experimento que determine si el amor de una persona por otra es amistoso o erótico. la práctica concreta de semejante división resulta desesperanzadora puesto que la confusión y la duda no sólo reinan en el propio marco de referencia del historiador. Por supuesto. En latín. puede asemejarse más a la acepción moderna de «romance» que a la de «amistad». como «amigo» o «compañero». Por tanto. a menudo es imposible discernir. Sólo el contexto y un razonamiento juicioso pueden sugerir qué es lo que se quiere decir en cada caso particular.) Habría que observar que los gays también parecen preferir el término «gay». Probablemente esta confusión no sea accidental. por «novia» o «amada» y amicus. es una noción errónea. desde el punto de vista académico. Desde el punto de vista histórico.[11] Una dificultad semántica similar. En realidad. Especialmente entre los escritores latinos influidos por los ideales griegos. pero una razonable concesión en el lenguaje parece un esfuerzo que los estudiosos podrían realizar sin mayores consecuencias para ellos. cuando aparece en un contexto heterosexual. pero. Amicus (amigo) y amans (amante) derivan del mismo verbo –amo (amar) – y son ampliamente intercambiables. En una tradición intelectual que se caracteriza por el predominio de categorías lógicas polarizadas y mutuamente excluyentes. pero es imposible determinar genéricamente en qué sentido preciso y cuál es su relación con la idea moderna de «amistad» en oposición a «amor». y el término «gays» se aproxima más al reconocimiento de esta última circunstancia que la voz «homosexuales». Por ejemplo. la ambigüedad es más simple y más extrema. cuando aparece en un contexto homosexual. la ausencia de clara distinción entre estas zonas de la emoción humana puede parecer muy grave. sino también en el de las fuentes que utiliza. ένςξ y αβάπδ. sobre la única base de las palabras. aunque menos específica. que en general evoca imágenes mentales de adultos. [12] El término amicitia («amistad») se refiere sin duda a una categoría en cierto sentido distinta de amor («amor»).

50 . como para permitir el juicio personal e independiente del lector. más bien. Estas yuxtaposiciones no se proponen sugerir que los primeros eran «homosexuales en potencia». En la literatura ática clásica no era necesario especificar el contenido erótico de una relación intensa entre dos varones: se suponía que era una relación de amor. sino. Después de la desaparición de esta tradición en Occidente. «porque pensaba que la intensidad de su afecto sería evidente para las personas cultas de su público» [ Contra Timarco. y tras el auge de la hostilidad hacia el erotismo entre personas del mismo sexo. que ni el propio Alcibíades hubiera podido predecir. también debió de haberlo sido la primera. es menester considerar probable que muchos autores imperiales alentaran la creencia de que las descripciones de amor intenso entre varones se interpretaran como indicaciones de algo más que simple amistad. sino. Por tanto. La insistencia en que. que bien podrían ser manifestaciones hiperbólicas de amistades decididamente no eróticas o incluso de simple caridad.) A la inversa. por lo que es menester considerar decisivas las respuestas anticipadas de los contemporáneos a la expresión o las representaciones del amor. la ausencia de erotismo habría causado sorpresa. a lo largo de este ensayo se ha hecho todo lo posible por someter los casos dudosos al juicio del lector. muchos lectores no consiguen comprender el relato de Alcibíades en El banquete (216c-219) cuando cuenta que pasó la noche con Sócrates «como si la hubiera pasado con su padre o su hermano mayor». Siempre que fue posible se citaron las palabras con que el propio sujeto describía sus sentimientos. quienes no describirían en esos términos su amistad con hombres. se han trazado paralelismos entre la efusión literaria romántica de autores que probablemente no se consideraran gays y personas que probablemente sí se consideraban tales. a pesar de su paralelismo literario. no hay semejanza entre ambas relaciones. (Esquines observa que Homero evitaba especificar la naturaleza erótica de la amistad entre Aquiles y Patroclo. que concebían su amor recíproco en términos muy semejantes a los empleados para describir la pasión entre los dos reyes. 142]. sería una distorsión tan grande como la de apresurarse a considerar las semejanzas como prueba de algún tipo de equivalencia entre ambas. más bien. La prueba exterior de la naturaleza erótica de las relaciones varía enormemente con la cultura y la época. Es evidente que el comportamiento de Sócrates no correspondía en absoluto a lo que esperaban sus oyentes y que los dejaba azorados por su extraordinaria contención. habrían reaccionado ante los sentimientos homosexuales de distinta manera que los clérigos modernos. puesto que la última parece haber sido una relación gay. Puesto que la tradición griega influyó poderosamente en la literatura romana. sin embargo. puesto que Juan y Adriano eran clérigos. la comparación entre las descripciones literarias de los sentimientos de Juan de Salisbury respecto al papa Adriano IV y el amor de Ricardo Corazón de León por Felipe de Francia no se propone insinuar que. En algunos casos. hay que tener mucho cuidado a la hora de valorar las expresiones de efusión romántica entre personas de estas características. esclarecer el marco emocional de referencia en el que deberían juzgarse los sentimientos homosexuales de los últimos. Por ejemplo.existencia de una clara dicotomía entre estas categorías o que remita una relación particular a un término de dicha dicotomía. se ha proporcionado el contexto y la descripción suficientes de la relación en cuestión. Las conclusiones acerca de relaciones a cuyo respecto sobreviven escasos datos concretos. es decir. sugerir que Juan y Adriano. se han extraído atendiendo mucho más al contexto histórico que a las expectativas modernas.

Si se tiene en cuenta que muchas veces los propios individuos involucrados no están completamente seguros acerca de la índole erótica o no de sus relaciones. es esencial no perder de vista las limitaciones del investigador consciente. pese a lo cual describía el deseo homosexual como una «necesidad natural».[16] Siglos más tarde. pero el clima de la opinión que rodea hoy este tema ha obstaculizado de tal manera la investigación objetiva al respecto que. Puesto que en el mundo antiguo eran muy pocos los que consideraban rara o anormal la conducta homosexual. y en algunos de ellos la heterosexualidad aparece como una preferencia en cierto modo inferior. Filostrato se queja de que un joven que no responde a su afecto. quizá los historiadores extraigan más provecho de los datos históricos. los comentarios sobre su etiología son muy escasos. que ridiculizó todos los aspectos de la conducta humana.. Jenofonte expresaba la opinión de la mayoría de los griegos de su época. a nadie se le ocurriría llamar inmorales a esas personas en mayor medida que a las mujeres. es injusto exigir más de estados emocionales que ni siquiera la ciencia moderna puede medir o discriminar. En lo concerniente a la etiología. Aristófanes.] Y el que un 51 . aparentemente. se burlaba a menudo de prominentes gays de Atenas. No se puede esperar de las fuentes históricas. el comer. en calidad de preparación para el material histórico del que hablaremos a continuación. o bien es deficiente o bien tan discutible que termina por resultar inútil. ni tampoco exigirles.[14] Cuando comentaba que la homosexualidad era una parte de la «naturaleza humana».. una «prueba» de estados emocionales. Efectivamente. porque en el coito éstas son más bien pasivas que activas [. de la misma manera que el deseo heterosexual. en ninguna obra de la literatura clásica se encuentran explicaciones del deseo homosexual que. [18] parece ser que Aristóteles consideraba perfectamente «natural» la disposición homosexual: Esta disposición se da naturalmente [Φύζεζ] en ciertas personas [. como el deseo heterosexual o el uso de la mano derecha.[15] Todos los análisis platónicos del amor dan por supuesta la ubicuidad de la atracción homosexual.Además. puesto que es probable que los registros originarios de las sociedades antiguas más tolerantes proporcionen un cuadro más preciso de la sexualidad gay –aunque menos detallado– que los pertenecientes a culturas modernas enormemente opresivas.] Cuando la naturaleza es responsable. En verdad. la fenomenología y la extensión de la sexualidad gay en las poblaciones actuales.. debería observarse que las «causas» de la homosexualidad sólo constituyen un problema importante para las sociedades que consideran a los gays como individuos extraños y anómalos. todo el mundo consideraba extendido por doquier y completamente normal. sólo se buscan «causas» de atributos personales que se suponen al margen de los patrones ordinarios de vida.. el beber y el reír. Sería útil añadir a estas consideraciones semánticas preliminares un análisis de la etiología. se comprende que no es realista esperar que los registros antiguos y medievales nos ofrezcan un medio seguro para distinguir entre amigos y amantes. desde este punto de vista. «se opone al mandato de la naturaleza». Hasta en torno a cuestiones urgentes y cuantificables como la población de las ciudades antiguas deben los historiadores contentarse con groseras aproximaciones. [13] La mayoría de la gente no se pregunta por las «causas» de las características estadísticamente ordinarias. la mayor parte de los datos tácticos que podría incluirse en la mentada introducción.[17] A pesar de cierta incoherencia en lo que respecta a este tema.

Nuestros propios tiranos aprendieron esta lección a través de una amarga experiencia. y llamaban la atención sobre el significado de esto. cuando no imposible. En El banquete. siempre que se ha proclamado que verse envuelto en relaciones homosexuales [literalmente. Los jonios y muchos otros bajo dominación extranjera consideran una deshonra tal cosa.individuo con esta disposición la venza o ceda a ella no es un problema moral propiamente dicho. ni que mantengan amistades o uniones físicas vigorosas. cuando el amor entre Aristogitón y Harmodio se hizo tan fuerte que destruyó su poder. se ha debido a la maldad de los legisladores. prescindiendo por completo de los detalles fisiológicos [.[22] Los autores antiguos estaban mucho mejor dotados para comentar la homosexualidad en tanto fenómeno público que en tanto práctica privada. en el pensamiento aristotélico. De esto no se desprende con claridad que Platón considere que la aceptación democrática de la conducta homosexual que se da en Atenas sea más «normal» que la intolerancia despótica. lejos de suponer que varones y mujeres son tan diferentes en materia de amor como lo son en sus vestimentas.. al despotismo de los gobernantes y a la cobardía de los gobernados. mantendrá una actitud imparcial e igualmente bien dispuesta ante uno y otro sexo. También lo es para los bárbaros debido al despotismo de su gobierno. sino que en muchos pasajes la hace explícita: El noble amante de la belleza se enamora toda vez que contempla la excelencia y el esplendor de las dotes naturales.. «gratificar a los amantes». [23] Sin embargo. Reconocían que sus manifestaciones públicas variaban enormemente según la época y el lugar. πανίγεζεαζ εναζηαζξ] es una deshonra.[19] Incluso los aspectos de la conducta homosexual que Aristóteles consideraba más inusuales y menos «normales» (por ejemplo. puesto que. No es sorprendente que en Atenas se la considerara como cuestión política. pero en Las Leyes sugiere que sería extremadamente difícil. del mismo modo que lo son la filosofía y los ejercicios atléticos.[21] Plutarco no sólo insinúa en todos sus escritos su convicción de que los seres humanos son atraídos por los dos sexos.] El amante de la belleza humana. la pasividad en los varones) [20] le parecían «naturales». que es lo que el amor tiende particularmente a produ cir. Platón equipara específicamente aceptación de la homosexualidad y democracia. la «naturaleza» era la creadora tanto de lo estadísticamente ordinario como de lo menos común. prohibir 52 . 182b-d. pues es evidente que a estos gobernantes no les interesa que sus súbditos conciban elevados pensamientos.

tenía como consecuencia la reducción del apego a la riqueza (2. o bien era una enfermedad heredada. se pensó que los cruzados habían vuelto a traer de Medio Oriente la homosexualidad a Europa. que terminó por ser la preferida en su género. 751). Giraldo de Cambray pensaba que los ingleses la cogían de los normandos. Los Problemas.[31] y Filón opinaba que una pasividad del varón. y considera que el «honor público» que se acordaba a la sexualidad gay entre los bárbaros.[26] Estas ideas persistieron durante la Edad Media. 760c) da a entender que también en otras ciudades el tiranicidio fue resultado de la interferencia en el amor.[33] 53 . 26) sostenía que el incremento en la conducta homosexual era consecuencia de una excesiva producción de alimento. [24] opinión que los atenienses conocían todavía setecientos años después. podría terminar en esterilidad y volverse una «enfermedad femenina» incurable. quienes a su vez la habían llevado de Francia. [32] Celio Aureliano. se pensaba que ciertas relaciones de Venus y Marte en el momento del nacimiento producían heterosexualidad. Plutarco –probablemente en broma– hace sostener a uno de los personajes de su Erotikós que el desnudo en los gimnasios popularizó la homosexualidad (Moralia.5).4). C. atribuidos a Aristóteles. médico romano del siglo V. Ningún escritor antiguo parece haber considerado patológica la atracción homosexual. 2. y Plutarco ( Moralia. Heródoto afirmaba que los persas aprendían la conducta homosexual de los griegos. mientras que Teodoreto de Ciro pensaba que la homosexualidad era en general una «costumbre» que algunos hombres convertían en «modo de vida permanente» por razones que no enuncia. reunía pasividad e identificación con el sexo opuesto bajo la categoría de perturbación mental. [25] pero en la que al parecer no creía Quinto Curcio Rufo (siglo I d. la conducta homosexual se «aprendía» de los contactos transculturales. Filón ( De Abrahamo. Consideraba «ridículas» (άημπμξ.los actos homosexuales en cualquier sociedad.[28] Se mencionan las variedades de comportamiento homosexual –por ejemplo. pero algunos tenían por «enfermiza» la conducta sexual pasiva en los varones adultos. posiblemente debido a sus actitudes respecto de la sexualidad femenina. particularmente los celtas.7. C. 2. la prostitución masculina –. la pederastia (aparentemente en sentido técnico). la pasividad. en tanto medio para regular la población ( Política.[30] y no son pocos los «diferentes» que las sociedades tildan de «enfermos». Expuso dos teorías sobre etiología: o bien era resultado de un defecto congénito (la mezcla inadecuada de esperma y huevo). Aristóteles presenta la estimulación de la homosexualidad como meta de libertad de los legisladores cretenses. aunque a comienzo fuera voluntaria. aunque observaba que las personas que padecían esta «enfermedad» no sufrían «menoscabo» de sus facultades mentales. Ya en el siglo V a.). Sin embargo. [27] La astrología de finales de la Antigüedad presentó diversas teorías acerca de constelaciones zodiacales que producirían una u otra proclividad sexual. Gualterio de Châtillon sostenía que los jóvenes la adquirían en las ciudades. especulaban sobre la causa de esta condición.6).4) las sugerencias de su maestro Platón acerca de la prohibición o el desaliento de la conducta homosexual (2.. quien sostenía que las relaciones homosexuales eran desconocidas entre los persas. la herejía era una «enfermedad». pero no aparece ninguna palabra que pudiera significar gay u «homosexual» en sentido genérico.[29] La conducta que se desaprobaba o que se consideraba particularmente individual suele despreciarse bajo la calificación general de «enfermedad»: a finales de la Edad Media.6. Según una noción muy extendida.

o bien contradice esto. Aristófanes parece sugerir que los hombres y las mujeres gays representan una proporción aproximadamente igual a la de los no-gays. pero sí parece indicar la existencia de una familiaridad pública mucho mayor con los gays y su sexualidad que la existente en los países modernos. o bien arroja luz sobre la gran variación existente entre una población y otra: el hecho de que. 54 . [38] lo que. para Alberto Magno la homosexualidad era una enfermedad contagiosa. 5). ni siquiera en Estados Unidos. de Platón.[37] En gran parte de la literatura clásica se yuxtaponen como opciones igualmente probables los deseos y las acciones gays y las no-gays: no se trata de concluir que. literatura. sus contemporáneos se dividieran por partes iguales en esta materia. Filostrato escribe que ese desinterés por la sexualidad gay es indudable señal de que no procede ni de Esparta. implica que los sentimientos homosexuales eran universales en los estados civilizados ( Epístolas. A un joven que no responde a sus requerimientos. En contraste con estas escasas indicaciones de ideas antiguas relativas a los orígenes de la homosexualidad. inscripciones en vasos. La mayoría se limitó a observaciones fenomenológicas o al comentario moral. Además. ni de Atenas. pintura. y sumamente difícil de curar.Muy rara vez los autores patrísticos y medievales que se ocuparon de este tema especularon acerca del origen de los sentimientos homosexuales. el grueso de la estadística de Kinsey se elaboró durante un período de gran dificultad para los gays y puede no representar condiciones típicas. sin duda exageradamente. [36] En el mito sobre los orígenes del amor de El banquete (189-93). sobre todo entre los ricos. Esta afirmación no se presenta en un tono polémico. terminología. El gran volumen de la parafernalia cultural homoerótica de Atenas –escultura. y a ninguno de los presentes le parece cuestionable. No obstante. implicaría que las relaciones de tipo gay involucraban a una mayoría de la población masculina. es imposible saber si estos datos representan constantes históricas. cerca del 40 por ciento de la población masculina y del 20 por ciento de la femenina ha tenido alguna experiencia homosexual abierta tras la pubertad. Sin embargo. Santo Tomás de Aquino. etc. sino de alguna tierra bárbara. derecho. ni de Creta. no hay prácticamente datos sobre la cantidad de gays en el pasado. La experiencia psicológica pone de manifiesto que muchas personas no son conscientes de su sexualidad. ni de Tesalia. cuando no casi la totalidad.[35] Habida cuenta del estado actual de los conocimientos. ni de Jonia. los varones que no estaban «casados» con otros varones sufrieran ciertas desventajas sociales. Aparentemente. buena parte de los datos del mundo antiguo. y los fenómenos que los gays conocen como «salir del armario» o «destaparse» suelen ocurrir bastante tarde en la vida. graffiti. la consideraba un defecto genético.[34] Hoy son bien conocidos los resultados de esta investigación (que dirigió Kinsey a finales de los años cuarenta): cerca del 13 por ciento de la población masculina adulta y el 7 por ciento de la población femenina adulta es primordial o exclusivamente homosexual durante al menos parte de su vida. la población de Estados Unidos es la única que ha sido objeto de estudio con el fin de determinar la cantidad de gays.[39] mientras que el aspecto elitista de la banda sagrada de Tebas parece implicar que las relaciones de tipo gay constituían una preferencia minoritaria. estaba involucrada en relaciones y sentimientos homosexuales. para los autores.– hace pensar que la mayoría de la población masculina adulta. tras la huella de la opinión aristotélica acerca de la pasividad. en Creta. ni si se trata de datos fiables para su época.

Es evidente que había personas que orientaban afectos y deseos primordialmente a su propio sexo. había muchos sitios en donde los gays parecen haber sido muy pocos.[41] La mayor parte de los tabúes sexuales. pero siempre se aplicaban a ambos sexos o a cualquier combinación de los mismos. sino únicamente con la resistencia a los tabúes referentes a actividades específicas o al desprecio de tales tabúes. son más pronunciados entre las personas de estatus socioeconómico bajo y educación limitada. en ningún caso tenían un significado especial con referencia a la conducta homosexual. porque los miembros de esta clase tienen menos motivos para temer la censura o el castigo y porque sus actividades llaman más la atención que las de las masas. Desde el punto de vista demográfico. Algunos autores han afirmado o sugerido que. 55 . En las ciudades mediterráneas de la Antigüedad se conocían poderosos prejuicios sobre actos específicos (especialmente el coito oral). en el mundo antiguo. ya que las categorías «homosexual» y «heterosexual» son prácticamente inexistentes en la literatura latina. la gente los reconocía como tales cuando se encontraba con ellos–. Los observadores externos de las costumbres romanas transmiten la impresión de que la homosexualidad era extremadamente común en todos los niveles de la sociedad. esa resistencia diferencial a la presión resultaría despreciable. imaginaban que su difusión podía llegar a ser directamente devastadora. los sentimientos gays no parecen haber constituido algo más que una parte relativamente reducida de la vida erótica de la población. aparentemente. En el siglo XIV. A fines del siglo XII los escritores los comparaban con «las arenas de la costa». y en otras épocas los autores heterosexuales expresaron su preocupación de que los gays llegaran a dominar el mundo. en las clases superiores. pero su contemporáneo occidental. los gays están en mejores condiciones para resistir o ignorar las sanciones sociales al tipo de conducta al que se sienten inclinados. Lo único que sugieren los datos es que.En Roma. por lo cual exige un comentario. en las sociedades donde no haya tabúes en lo concerniente al comportamiento homosexual. la homosexualidad se limitaba a las clases superiores. puesto que había más de tres mil». No obstante. y veían a Europa «inundada» de ellos. la riqueza y el nivel educativo. esta cifra representaba más de la mitad de la población de la ciudad y. pensaba que había personas a las que les «costaba creer» que pudiera haber hombres pasivos en el coito. aunque no cabe duda de que se trata de una exageración extrema. En general. «tendría bastante que hacer. no se ha mostrado que estas diferencias se relacionen con el interés o el deseo eróticos. cualquier forma de comportamiento no convencional es más visible en una clase privilegiada. Esto quiere decir que no es evidente que el deseo homosexual varíe de acuerdo con la clase social. como Filón. es señal de la existencia de una población gay bastante amplia. pero no está claro en absoluto cuántos lo hacían. sobre todo en lo concerniente a aspectos de la sexualidad que guardan más relación con el placer que con la procreación. Arnaldo de Vernhola aseguraba solemnemente al inquisidor Jacques Fournier que si se proponía coger a todas las personas involucradas en actividades homosexuales en Pamiers. algunos. San Juan Crisóstomo sugiere con vigor que en la Antioquía del siglo IV las personas heterosexuales eran una ínfima minoría. Celio Aureliano. Sin embargo. La relación de este supuesto con la realidad es muy remota: Kinsey y otros investigadores descubrieron auténticas diferencias en el comportamiento sexual de acuerdo con la clase social. Hay una consideración demográfica en relación con los gays que a menudo ha dado origen a engañosas especulaciones. [40] Seguramente. a tal extremo que producían asombro –aunque. En la Edad Media.

esto es. en Roma. En la literatura romana no parece que la conciencia de clases interfiera el interés erótico: los emperadores duermen con actores. A veces. el bando gay sostenía que la sexualidad gay es un aspecto de las costumbres aristocráticas.[45] los reyes. [44] Tampoco los relatos literarios aguantan. [43] o garabateadas en paredes de templos y edificios desde Atenas hasta Pompeya.Hay que mantener la prudencia ante los datos procedentes de ésta y de otras sociedades y que tienden a concluir que la homosexualidad fue una prerrogativa exclusiva de las clases superiores. No es más probable el hecho de que en la Francia del siglo XII únicamente los clérigos cultos experimentaran sentimientos homosexuales.[42] pero no hay razón para suponer que esto también sea cierto respecto de las inscripciones del amor de un hombre por otro que se encuentran en todo el Mediterráneo y en objetos tan cotidianos como piedras para hondas o tejas. Ninguna de estas dos afirmaciones parece verdadera. en general. La prohibición de Solón de relaciones amorosas entre esclavos y jóvenes libres habría carecido de sentido si la homosexualidad hubiera sido algo desconocido entre las clases bajas. implicaba un insulto. solamente se conocía la amistad en el nivel social propio de Cicerón. mucho mayor que el que nos ha llegado acerca de los pobres y los socialmente desdeñables. los senadores. los sentimientos religiosos. que estos grupos dejaban testimonio de sus sentimientos. A menudo estas indicaciones son resultado de registros sesgados por el prejuicio. prácticamente a todos los aspectos de la vida sobre los cuales los registros tienden a ser personales y literarios. con esclavos. Muchos registros de pasión homosexual no son particularmente cultos. Filostrato ( Epístolas. mientras que los grupos de las capas inferiores no lo hacían. el volumen de datos de que se dispone acerca de los ricos y los poderosos en las sociedades antiguas es. esto no fue otra cosa que el resultado de la mayor atención que se prestaba a los puntos débiles de los poderosos. Tácito recuerda un caso de asesinato del prefecto de la ciudad por su esclavo como consecuencia de su rivalidad en el amor del mismo prostituto. Deben rechazarse los argumentos que sostienen la inexistencia de tales fenómenos entre las clases inferiores sobre la única base del silencio de las fuentes al respecto. La mayoría de los «amantes» de la literatura antigua (pero no todos) son aristocráticos. con frecuencia de esclavo y de liberto. Además. Las pinturas de vasos que representan escenas eróticas pueden haber sido realizadas para placer de los ricos. que para creer que. a veces. Se trataba de respuestas a la acusación heterosexual según la cual la homosexualidad es desconocida entre los animales. desde todo punto de vista. 7) escribe largamente a un muchacho acerca de las ventajas de aceptar como amante a un hombre que no sea rico ni poderoso. incluso en la literatura de las clases altas. la crianza de los hijos. con soldados. la educación o las finanzas personales. el bando gay sostenía que las pasiones homosexuales surgen únicamente entre las clases acomodadas que disponen del ocio necesario para explorar distintos refinamientos de los impulsos biológicos más bajos. muchas veces los objetos de afecto tienen estatus social más bajo. la idea de exclusividad en esta materia. que el hecho de que sólo los clérigos cultos sintieran placer ante la llegada de la primavera. Sin embargo. por lo cual no hay más razón para aceptar una que otra. Incluso debe dejarse de lado datos más directos. Una cantidad de comentaristas antiguos y medievales de la sexualidad gay afirman específicamente que ésta es característica de las clases altas. La única diferencia es. hay gran cantidad de material histórico que sugiere que la homosexualidad se conocía en todas las clases. En ocasiones era puro esnobismo: en diversos debates sobre los méritos relativos de la homosexualidad y de la heterosexualidad. sencillamente. [46] 56 . No hay más razón para creer que en Atenas la homosexualidad se limitara a personas de la clase social de Platón. Y esto se aplica tanto a la heterosexualidad como a la amistad.

la crítica porcina a la conducta humana observa que «hay una buena dosis de homosexualidad entre los más brillantes y los mejores de vosotros. moralmente tan perturbadora. «incesto». místicas o teológicas. esto es. Se concebía a las personas como «castas» o «no castas». Es evidente que la mayoría de los residentes del mundo antiguo era inconsciente de este tipo de categorías. ¿Cómo una dicotomía tan evidente para la sociedad moderna. ha podido no tener siquiera existencia para la conciencia de sociedades en que la conducta homosexual era incluso más familiar que hoy en día? No es que la indiferencia en materia sexual haya producido una escasez general de distinciones acerca de los intereses eróticos. En realidad. en todos los niveles de la sociedad y en una parte considerablemente extensa de la población. incluso cuando extraen la conclusión de que únicamente el noble de nacimiento o de carácter será capaz de relaciones verdaderamente ideales. que no había en uso dicotomía alguna para expresar esta distinción. La conciencia de los fundamentos de la distinción parece desembocar en el deseo de distinguir. escatológicas u orientadas al presente)? En otras palabras. Los zurdos pueden ser estadísticamente una minoría allí donde la preferencia manual adquiere significado social y la gente hace suya la tarea de clasificar a sus compatriotas sobre esta base. y las 57 . «narcisismo».La literatura de ficción de la época (por ej. son mucho menos rígidas en culturas a las que no les interesa categorizar a las personas por el color de la piel. monoteístas o politeístas. por no hablar de los más comunes». «románticas» o «no románticas». que no se le hubiera ocurrido prácticamente a nadie que no tuviera un gran conocimiento de los clásicos. El problema estriba en determinar si la dicotomía que sugieren los términos «homosexual» y «heterosexual» corresponde a alguna realidad.[49] La respuesta a esta pregunta parece tener menos relación con la realidad de la homosexualidad que con su percepción.[47] En el diálogo de Plutarco titulado «Los animales son racionales».. En la literatura antigua es extremadamente raro que aparezcan estas categorías. la familiaridad con la literatura de la Antigüedad plantea al estudioso un problema verdaderamente asombroso. pese a que contiene abundantes descripciones y relatos de actividades homosexuales y heterosexuales. etc.[48] Pocos estudiosos de la época clásica dudaron de que la homosexualidad ocupara una posición prominente y respetada en la mayoría de las ciudades griegas y romanas. en caso de existir. describe gays de toda condición. El Satiricón). fellatio. «casadas» o «célibes». pero a nadie se le ocurría que la distinción de género por sí sola fuera útil o importante. y los análisis más serios de la sexualidad y sus manifestaciones nunca afirman diferencia alguna de clase en la incidencia del deseo o la conducta homosexuales. tales diferenciaciones. Esta circunstancia es inquietante. la división cristiana de las religiones del mundo entre cristiana y no cristiana ha de parecerles absurda y tonta: ¿por qué no clasificar las religiones sobre la base de otros criterios (por ejemplo. En el mundo antiguo era tan poca la gente que se ocupaba de clasificar a sus contemporáneos sobre la base del sexo al que se sentían eróticamente atraídos. En efecto. las mayorías crean las minorías en un sentido muy real. «de color» o «mulato» sólo preocupa a las sociedades dominadas por el prejuicio racial. A los no cristianos.). incluso como «activas» o «pasivas». El problema de quien es «negro». otros muchos términos referidos a actos o predilecciones sexuales se basan en distinciones que griegos y romanos reconocían perfectamente y designaban con términos específicos («paidofilia». mediante la decisión de clasificarlas. tan acuciante en la vida de muchos individuos.

un 2. [1] Hoy en día. un significado específicamente sexual. pero más que incidentalmente homosexual.categorías de «homosexual» y «heterosexual» lisa y llanamente no existían en la conciencia de la mayor parte de los griegos ni – como veremos– de los romanos. estas categorías subsumen de acuerdo con un aspecto arbitrariamente escogido de las acciones sexuales –el sexo de los elementos implicados– . El estudio que se leerá a continuación se propone aportar una modesta contribución en esta dirección. y seguramente ésa sería la respuesta de la mayoría de las voces autorizadas de la Antigüedad. Sexual Behavior in the Human Male . muy pocas lenguas tienen siquiera un equivalente a «homosexual». Los árabes emplean lūtī (¿seguidor de Lot?. Muy pocas lenguas tienen un término equivalente. Se está comenzando a usar en alemán y entre las clases altas de habla inglesa de las áreas cosmopolitas en muchos otros países. pero no el equivalente exacto de «gay». n. y no necesariamente homosexual. la preferencia sexual u otras características personales. sin alcance emocional. La Alta Edad Media. sueco y catalán con el mismo sentido que en inglés. pero sólo 58 . no está claro que en la mayoría de los seres humanos sea el sexo del otro lo que haga deseable o no el acto sexual: al parecer. Estas objeciones son convincentes. estimulación oral.) que por las personas implicadas. Además. Un Kinsey 1 es «predominantemente heterosexual y sólo incidentalmente homosexual». Probablemente el castellano «entendido» sea el que más se aproxime a una designación no oprobiosa que puedan emplear los propios gays. El hebreo mishchav zachur. véase cap. El griego moderno „μιμθοθόθζθμξ. acuñada a imitación de «homosexual». mucha gente es más estimulada por el acto mismo (penetración. Por qué hay sociedades que realizan distinciones ofensivas sobre la base de la raza. etc. aunque se emplea con el significado de «homosexual». 4 y 5 son la inversa. esto es. un marido y una esposa pueden cometer «sodomía». desde el fetichismo al amor entre los Browning. la creencia religiosa. es una palabra nueva. y hay quienes responden sólo a compañeros sexuales rubios o con ojos azules. holandés. El alemán Warmbruder o schwul es menos despectivo que el francés tante o comme ça. 95) pero esta palabra sólo tiene las connotaciones del inglés sodomite (castellano: «sodomita»). japonés. desde el punto de vista etimológico dista mucho de las implicaciones psicológicas de este último término. y sociedades en las que esas distinciones no tienen existencia: he aquí un problema complejo que todavía espera aclaración. y desconocida en el griego clásico o patrístico. «gay» (o «gai»). [3] Bien podría sostenerse que la dicotomía homosexual/heterosexual no es una dicotomía real. variedades del comportamiento sexual que pueden tener más diferencias que semejanzas. En el mejor de los casos.. pp. se usa ampliamente en francés. es predominantemente heterosexual. La «heterosexualidad» recorre toda la gama desde las febriles orgías del marqués de Sade a la reprimida reina Victoria. Debido a que la idea de una dicotomía homosexual/heterosexual es relativamente insólita. [2] Kinsey et al. 638-641. danés.

concepto ampliamente desconocido en el momento de su acuñación. sobre todo con el de los albigenses. y persiste en catalán –el pariente vivo más cercano del provenzal– para designar el «arte de la poesía» (gai saber). s. véase OED. Cuando. corresponde a tipos de acciones y de sentimientos que pueden distinguirse gracias a este criterio. etc. entre los varones gays o entre quienes simpatizaban con ellos se hicieron populares los términos uranian y urning. seis antes de que apareciera la primera alusión citada en el OED. 248-285. 59 . un «amante» (gaiol) y una persona abiertamente homosexual. y se desligaba de toda responsabilidad por ese término. por mi parte. La palabra provenzal gai se usaba en los siglos XIII y XIV en referencia al amor cortés y a su literatura. El primero derivaba del discurso de Fedro en El banquete de Platón. términos ambos usados en referencia a las prostitutas o los hombres cuyo estilo de vida se asemeja al de éstas (para el uso inglés. el término no haya sido tomado del inglés. I. Leipzig. en un momento anterior. pero observaba que se trataba de un «barbarismo híbrido». en este último sentido. «sexo intermedio» «tercer sexo». y yo. Antes de que el término homosexuality (homosexualidad) resultara aceptable en inglés y reemplazara toda la terminología previa. fuera de las áreas familiares. y a menudo oscurece más que clarifica.v. 1878. se usaban expresiones inglesas con el significado de «inversión». [4] Probablemente por obra de John Addington Symonds. pero semejante contaminación no constituye prueba alguna de que. A finales del siglo XIX. quien se refería a los «instintos homosexuales» en A Problem in Modem Ethics en el año 1891. muchas lenguas europeas emplean «gay» o sus parientes con referencia a la relajación sexual. Antes. zona conocida por la sexualidad gay. p. en donde se describe el amor gay como «celestial» ( μονάκζμξ) y las pasiones heterosexuales como «vulgares». gähe. y el hecho de que también se los pueda ordenar de otra manera no socava la validez limitada de la división. The Queen‟s Vernacular.a. cuya historia se ve aún más complicada por la perturbadora abundancia de opiniones. todavía no se conocía suficientemente la palabra «homosexual» como para incluirla.v. no he encontrado ninguna.2. pero más claros son los paralelismos entre el castellano «gaya» y el inglés antiguo gay. gai también adquiriera connotaciones homosexuales con todo el alcance del erotismo trovadoresco. Havelock Ellis empleó «homosexualidad» ( Studies in the Psychology of Sex. Es posible que. pero. [5] En 1897. pero no ofrece mayor prueba. gai no significara «homosexual». A. Bruce Rodgers. pero esta palabra no sugiere preferencia erótica. da «irracional» o «imprudente». Donde el culto del amor cortés alcanzó más popularidad fue en el sur de Francia. 1972. [6] No se ha realizado hasta ahora trabajo erudito alguno acerca del origen de la palabra «gay» en el sentido en que aquí se emplea. s. San Francisco. Su primera aparición tuvo lugar en el suplemento (p. (4). de quienes internacionalmente se sospechaba que fomentaban la homosexualidad. s. no obstante. «gay». 1). la lengua inglesa había empleado la voz sodomite («sodomita») para describir a quienes se involucran en actos homosexuales. tanto la poesía trovadoresca como el amor cortés guardaban estrecha relación con los movimientos heréticos de la Francia meridional. Deutsches Wörterbuch . se publicó el volumen «Hod-Horizontal» del OED. en marzo de 1899. y cierta poesía trovadoresca era explícitamente homosexual. Sin embargo. lo que ocurrió hacia la década de 1930. No está en absoluto claro que. reminiscencia de la aplicación medieval de ‟αθμβεοζάιεκμζ («irracional») a los gays. Este ensayo se resume en Reade.b).v.sirven para demostrar la inevitable debilidad de los ordenamientos taxonómicos de la conducta humana: la dicotomía heterosexual/homosexual es burda e imprecisa. opina que esta palabra deriva del «francés del siglo XVI gaie = hombre homosexual». Además. 407) publicado unos cuarenta años después. Grimm. pp. «amor homogéneo». gay.

424-428. en Journal of Clinical Endocrinology . y se invita además al lector a que consulte. ( Nota adaptada por el T. «Incidence of Overt Homosexuality in the United States and Western Europe». 60 . 22-30. Que muchas personas no se puedan clasificar ni como estrictamente rubias ni como estrictamente morenas no demuestra que no haya «rubios» y «morenos». En todo acontecimiento sería fácil imaginar una transferencia de la idea de relajación sexual de la prostitución a la inmoralidad que se atribuye a las personas homosexuales en los medios hostiles a la homosexualidad.) [10] Más bien en el sentido en que «no convencional» implica un escarnio deliberado de los valores que sostienen las personas «convencionales». 72-9116. Desgraciadamente. [9] Es traducción de la palabra inglesa straight. Desde este punto de vista. pp. Si este enfoque es correcto. DHEW Publication. 1939. Government Printing Office. sino los puntos extremos de una escala que cubre una extensa gama desde la heterosexualidad exclusiva a la homosexualidad exclusiva. 21. en National Institut of Mental Health Task Force on Homosexuality: Final Report and Background Papers . 1969. Paúl Gebhard. núm. en Medical Aspects of Human Sexuality . exclama haberse «vuelto gay». donde Cary Grant. su primer empleo público en Estados Unidos fuera de la literatura pornográfica de ficción tuvo lugar en el filme Bringing up Baby. núm. Washington. su «Homosexuality: A Criteria for a Hormonal Explanation of the Homosexual». el término «gay» era común en la subcultura homosexual inglesa en tanto suerte de contraseña o código. 1955. en Sexology. [8] No cabe ninguna duda de que muchas personas no sabrían con seguridad si son gays o no gays y que negarían tanto una cosa como la otra. 3. 24-30).Aunque la asociación popular de prostitución y homosexualidad carece de fundamento (véase. [7] Las mejores estadísticas disponibles sobre la incidencia de la conducta homosexual siguen siendo las publicadas en los estudios pioneros de Kinsey et al. A comienzos del siglo XX. Sexual Behavior in the Human Female ). esta expresión sugiere adhesión a valores convencionales. por ejemplo. los gays son los que se acercan lo suficiente al extremo homosexual de la escala de Kinsey como para concebirse a sí mismos predominantemente homosexuales. los capítulos tilulados «Homosexual Outlet». «Misconceptions about Female Prostitutes». 1972. Kinsey (como Freud) creía que los seres humanos nacen con una capacidad de respuesta erótica a ambos sexos. Casi siempre me he apoyado en los totales. las personas homosexuales y las heterosexuales no representan distintos tipos. Esto no elimina las ventajas de la dicotomía. ( Sexual Behavior in the Human Male. es más frecuente citar estos estudios que leerlos: para entenderlas correctamente. por ejemplo. que en el de preferencia sexual involuntaria. pp. pp. de la que el autor. 9. 3. I. comenta que presumiblemente deriva de straight arrow y además aclara que. 558562). que llevaba puesto un vestido de mujer. y que los factores sociales inclinan a la mayoría a preferir uno al otro (véase. o «The Causes of Homosexuality: A Symposium». núm. Al parecer. que se ofrecen en Paul Gebhard. núm. Simplemente confirma la necesidad de aceptar prudentemente la imperfección de toda clasificación de series vivos. en slang. las estadísticas deben consultarse en su contexto original. DC. en nota a pie de página. es antigua y persistente. 1941: pp. mientras la mayoría de los seres humanos ocupan puntos intermedios y son capaces de responder a uno u otro sexo (pero a menudo reprimidas por las circunstancias al extremo de limitar sus respuestas a un solo compañero durante gran parte de su vida). 5. ligeramente reinterpretados. en cada volumen.

y que se emplea para designar un miedo irracional por los gays y por su sexualidad. [15] Hierón. [14] Las nubes. pero incluso esta expresión es sospechosa. [17] Epístolas. 8. sin embargo. Πάνεζι‟ εκηεοεεκ εξ ηαξ ηδξ θύζεςξ ακαβηαξ. en griego. Se puede encontrar material más reciente si se consulta la bibliografía que publica cuatrimestralmente Joumal of Homosexuality . ημηηάαςκ. Pero la relación entre estos dos significados es ambigua. Probablemente. deriva precisamente del griego. 61 . donde la homosexualidad se halla desperdigada. Es impertinente la debatida cuestión relativa a las simpatías del autor en este pasaje: las acciones a las que alude con εκηεοεεκ (παίδςκ. Homosexuality: An Annotated Bibliography. lo que resulta muy desproporcionado al volumen de conocimiento que sustenta esa producción. ηζπθζζιώκ) son tan universales que apenas es posible que Aristófanes tuviera la intención de que esto fuera un tema de discusión.). si hubiera querido que la alusión se tomase irónicamente. 1075. puesto que connota tanto el miedo al contacto sexual con personas del mismo sexo como el miedo a los que favorecen dicho contacto. [16] Por ejemplo. Nueva York. no «miedo de la homosexualidad» (que sería más bien «homosexofobia». I.3 ss. el comer. por analogía con tantas otras palabras. 64: ακηίπαθμκ ηςκ θύζεςξ επζηαβιάηςκ. que goza de tanta difusión. (7. no hay sugerencia alguna de que no se encuentre por doquier (de algo ubicuo). incluyera la heterosexualidad. del vocablo «homofobia». a pesar de que muy difícilmente esto último pueda justificar términos como «enfermizo» o «no saludable». el beber y el reír.1-2). emplea el vocablo εδνζώδεζξ para describir las relaciones homosexuales. de acuerdo con el modo de derivación y la evidente relación de sus partes. βοκαζηςκ. que se traduce por «compañero». que podría entenderse tan sólo en referencia a los deseos pasivos en varones más que a la homosexualidad en sí misma.[11] Los lectores familiarizados con la terminología gay moderna pueden sorprenderse ante la ausencia. A lo sumo debería utilizarse «mal hábito». όρςκ. El banquete. y mucho menos un error. 191e-192. [18] En la Ética a Nicómaco . debería significar «miedo de lo que es semejante». psiquiátrico y médico de la homosexualidad. pero tales traducciones van descaminadas: en la misma categoría se incluye el morderse las uñas de la mano. 33: Δβώ βάν δή ενς ιέκ Γασθόπμο ςκπεν ίζςξ ακαβηάλεζ δ θύζζξ ακενώπςκ δεζζεαζ πανά ηςη ηαθςκ. pues en otros pasajes de la misma obra Aristóteles representa la homosexualidad como algo completamente normal y saludable (por ejemplo. aquí «peculiaridad» o «idiosincrasia» den más adecuadamente cuenta del sentido. 1972. el masculino εηαζνμξ. Incluso en Las Leyes. Este material (hasta 1968) ha sido convenientemente ordenado y resumido en Martín Weinberg y Alan Bell.5. [13] Muchísimo se ha escrito en las dos últimas décadas sobre los aspectos psicológico. mientras que el femenino εηαίνα es una cortesana o una prostituta. [12] Obsérvese. «Homofobia». El primer significado no es ajeno al uso corriente de «homofobia». y esta palabra se ha traducido a veces como «propensiones enfermizas» o «pasiones no saludables».4. 181b. en un libro que versa sobre el prejuicio contra los gays. πόηςκ. a diferencia de «homosexual». y la resonancia general de «homofobia» parece basarse en su semejanza superficial con «homosexual». No parece probable que. suponiendo la consagración de tan macarrónica voz).

pero provocó la admiración de las generaciones posteriores de griegos. Plutarco. El complot fracasó. muchos de los cuales atribuyeron equivocadamente a ese intento la fundación de la democracia. [21] Problemas. ni siquiera en un comentario sobre la moral de la conducta homosexual. desde el punto de vista científico. ya sea con un objeto. los términos «activo» y «pasivo» pueden ser causa de gran confusión. no debe entenderse «pasivo» como «desinteresado». Dado que. Cf. empleo estos términos con el supuesto de que «activo» se refiere al individuo que. p. [25] 12. Sin la elaboración de circunloquios es prácticamente imposible traducir palabras como irrumo. [23] Aristogitón y Harmodio se confabularon para asesinar al tirano Hipías..3-5. ni de los actos involucrados (por ejemplo. ceveo. ing.5. A veces. ya sea con una parte de su cuerpo. paedico. «coercionado». Moralia. Cambridge. 62 . esta dicotomía aparece en documentos históricos y en referencia a mujeres (gays o no) y en tales casos debería entenderse en un sentido análogo a su aplicación a los hombres: una mujer que adopta el papel «activo» penetra a su compañera. Dialogue on Love (Amatorius) .26.[19] Ibíd. 1961. 415 (= Moralia 767). cap. cap. 7. 4. Cambio intelectual. el análisis de la influencia de Aristóteles en Tomás de Aquino. Obsérvese que se trata de un buen ejemplo del sentido «realista» originario de «naturaleza» en griego. de W. (Hay comentarios sobre las mujeres que parecen más bien una proyección de los sentimientos sexuales masculinos que fruto de la observación de los femeninos.). a veces resulta difícil captar o mostrar sutiles matices de sentido en relación con palabras que aluden a actos sexuales. 760c. Mass. Helmhold. aunque con menos frecuencia. del siglo VI. Definiciones. de designaciones antiguas comparables y de estereotipos sexuales persistentes en muchos aspectos a lo largo de la historia. 880a: Τά ιέκημζ πμθθά ηαί ηό έεμξ ώζπεν πεθοηόζζ βίκεηαζ. etc. cuando éste intentó interferir entre ellos.) [22] Plutarco.. en una relación homosexual.135: απ‟ „Δθθήκςκ ιαεόκηεξ παζζί ιίζβμκηαζ . y que «pasivo» se refiere al individuo que es así penetrado.. C. ya sea por vía oral. No es mi intención sugerir nada acerca de los aspectos psicológicos. trad. [24] 1.603a: Πέναξ δέ παν „Δθθήκςκ θδμζκ „Ζνόδμημξ ιαεεζκ ηό παζζίκ πνδζεαζ . ni de la relación: una persona muy agresiva y socialmente dominante puede preferir lo que –a falta de mejores términos– se llama aquí conducta sexual pasiva. «afeminado» etc. mucho menos precisas. pero distan mucho de ser satisfactorios. Este pasaje influyó en muchos enfoques posteriores del tema: véase más adelante. inserta el pene en su compañero. la terminología sexual está mucho menos estudiada que la mayor parte de los campos léxicos. ya por vía anal. [20] En el contexto de la conducta homosexual. Una prueba apabullante de la diferencia de actitudes culturales respecto de la sexualidad es que la lengua inglesa no puede ni siquiera nombrar actos que en la literatura latina son moneda corriente. (Probablemente no se trate de una obra auténtica. Sobre la base del uso informal moderno. «renuente». razón por la cual es menester intentar subsumir tales distinciones bajo las dicotomías inglesas. el compañero/a «pasivo/a» es penetrado/a.) Toda esta área del discurso es torpe y embarazosa. entre conducta sexual «activa» y conducta sexual «pasiva». pero sin duda las ideas que se manifiestan en este pasaje tienen paralelo en las obras genuinamente aristotélicas: véase más adelante. estos esfuerzos de clarificación son lo máximo que puedo ofrecer. sin una sola idealización.

pp. 194-199). pp.4. Lovaina. pp. 1898. ed. Louvain. Nueva York. 194-230. algunos países europeos cuentan con pequeños muestreos. [33] Tardarum passionum . 1950. [31] Si el paso normal a través del pene sufriera un bloqueo congénito. presidente de la Universidad de Princeton. por ejemplo. p. I. Tune viri spontaneo furoris ardore muliebra patiuntur. p. La mayor parte de la información se encontrará en griego en la serie Catalogus codicum astrologorum Graecorum. en Opera. comparó esas cifras con «inscripciones de retrete». Jahrbuch für sexuelle Zwischenstufen .16. trad. De specialibus legibus. mujeres con obsesión anal. Matheseos libri VIII. 198: ‟Αθνμδίηδ επίηεκηνμξ ηα εκ εδθοης λςδίς οπό ‟´Ανεςξ εεςνμοιέκδ δίπα „Δνιμο θζθμβοκαίμοξ πμζεζ. 1904. 8. 1873. 8. 1908.[26] 10. pero no hay ninguno cuyos datos puedan compararse con los estudios de Kinsey. 4. Moore. The Homosexual Matrix. eunucos. May 13-16. 1. Hirschfeld. mujeres incontinentes. [27] De vita Galfridi archiepiscopi Eboracensis . hombres que prefieren el sexo «sucio» (?). Alexander Olivieri. 1921.1. Londres. Chicago. 1976. 2. 115253). 1973 (Medievalia Lovaniensia. ed. cf. y ed. [32] Θδθεία κόζμξ: De Abrahamo. Fierre Boudreaux y Franz Cumont.68. [34] Se dispone de ciertos datos relativos a períodos anteriores para Alemania (véase M. S. pero se realizó pensando en Bagoas. 63 . Stuttgart. Esto puede ser un esfuerzo para explicar el papel de la próstata en el coito anal con varones. 109-178).7. omne vitium inpudicae inpuritatis indicitur. hombres pasivos. Es casi seguro que esto no responde a la verdad.26: nec moris esse Persis mares ducere qui stupro effeminarentur. Brewer. Kroll y F. 1898. tunc inpura facinora ardore vitiosae libidinis exequuntur. transexuales. 1975. 140-173. el fiel compañero de toda la vida de Alejandro. etc. Teorizaba también que puede haber hombres sólo con un defecto parcial y gozar con ambos papeles. 900-905. Kutsch. pero habituarse al papel pasivo: Problemas. ni en metodología ni en magnitud. Studia IV). hombres dados a la prostitución. 7. [28] Véase.4. sugiere. Harold Dodds. [30] Para uno de los muchos estudios dedicados a este tema. ed. ιάθζμηα δέ εζπένζμξ. I. En varios capítulos (8.9. el semen intentaría salir por el ano. pp. J. 144: Si vero sine testimonio Iovis Venus fuerit cum his inventa. se propone toda una diversidad de causas astrológicas de la aparición de pederastas. en The Concept of Heresy in the Middie Ages (11th-13th Centuries): Proceedings of the International Conference. 4. pp. 26.30. «Heresy as Disease». del siglo VI (vol. Bruselas. [35] La conmoción que produjeron las cifras de Kinsey con ocasión de su publicación ha pasado luego al olvido. 1967. 6. pp. 6. pp. pero se encuentra bien resumida en C. Francis Boll. 66-68. 4: 423. hombres incontinentes con la lengua. véase el artículo reciente de R. Este comentario parecería aplicarse literalmente sólo a los varones promiscuos y pasivos. ed. otros pueden ser genéticamente normales. «Das Ergebnis der statistischen Untersuchungen über den Prozentsatz der Homosexuellen». hermafroditas. Son particularmente útiles los extractos publicados de la obra de Retorio Egipcio. S. Series I. Drabkin. 3. y el varón desearía tener relación sexual por el orificio anal.24-26. Tripp. W. A. [29] Retorio Egipcio. Julio Firmicio Materno. ed. E. 232-240.4.

y en realidad también en nuestro siglo. 1882. évêque de Pamiers . Jean Duvernoy. ed.[36] Por ejemplo. cap. Berlín. Véanse núm. [44] Estos objetos cubren un extensísimo abanico temporal y un amplísimo territorio de difusión. de modo que ésta resulta irreconocible. suppl. parte 1. que caracterizó la homosexualidad como πάκδδιμξ. [38] «Escitia». mientras que la rotulación –por reticencia o por ignorancia – dice «Atribuido al artista Príapo»). 2210). núm. Los vasos de este tipo no se limitaban a la Hélade: para un ejemplo etrusco. Toulouse. Inscriptiones parietariae Pompeianae. 2185. 3938. [43] Véase una lista de tales objetos en Robinson y Fluck. 1909) son casi todas elogios a las proezas sexuales de un hombre del lugar («Febo. [42] Klein (Die griechischen Vasen mit Lieblingsinschriften . 2247. p. No se ha publicado ningún estudio a fondo de los vasos con pinturas eróticas. 2192. quia ibi plures erant quam mille ter. [39] Un buen análisis sobre este tema se hallará en Meier/de Pogey-Castries. Idaho. Weinrich. 1975. 103. Las de Pompeya (véase Corpus inscriptionum Latinarum . 4818). núm. Karl Zangemeister. Robinson y Fluck perfeccionaron esta investigación y agregaron también vasos que no eran de origen ático.. Leipzig. 1965. 2254. 47. vol. p.. 2357. Kinsey et al. [41] Véase. Berlín. 126 ss. 1898). fuera del gimnasio. 2194. etc.). 42-46. etc. Le régistre d‟inquisition de Jacques Fournier. más allá del mar Negro. Inscriptiones Graecae insularum . La mayoría de los museos disfrazan sutilmente o bien no exhiben tal material (incluso en el Boston Museum se ha vuelto contra la pared un ungüentario con la forma de los genitales masculinos. Berlín. 4.). Sexual Behavior in the Human Male . [45] Un grupo menospreciado en la mayor parte del mundo antiguo. el fabricante de perfumes. núm. 2. Estados Unidos fue testigo de las investigaciones de la Comisión McCarthy y de los procesos de Boise. que llevaron a la ruina a muchos individuos sospechosos de homosexualidad. conocía mas de 550 vasos con inscripciones eróticas (algunas dirigidas a mujeres) en Grecia. 1898. 64 . pp. Eros in Pompeii. 2188. 2253 (en griego).. que se entiende en sentido homosexual en virtud del núm. véase más adelante. véase Michael Grant. ed. 4818. 12. «Social Level and Sexual Outlet». Friedrich Hiller von Gartringen. esto es. y los bosques asiáticos. ed.v. Las famosas inscripciones griegas de Thera (véase Corpus inscriptionum Graecarum. 2193. o referencias al coito efectuado cerca del lugar («Auto folló a Quintio aquí». [37] Ni siquiera Fedro. 1871. y que van desde discretas alabanzas a la belleza de otro hombre hasta la abierta aceptación del coito. folla maravillosamente». para un análisis más desarrollado. [40] Dicebat etiam quod satis haberet facere dictus dominus episcopus si omnes qui sunt in Appamiis infecti nunc de dicto crimine caperet. garabateadas sobre las rocas. Nueva York. Cristianos y cambio social. por ejemplo. 2176. 3. fasc. q. núm. pp. y Supplementum. La mejor colección de vasos griegos con pinturas de tema erótico homosexual que puede verse en Estados Unidos es la del Boston Museum of Fine Arts. en los diez años posteriores a la publicación de estos hallazgos. y Suppl. expresiones de deseo («Quiero follar a un hombre» [ Piidicarii volo]. 3:32. 2184..

una dicotomía que podía parecer paralela a la de homosexualidad-heterosexualidad. [49] Con la notable excepción del término «sadomasoquismo».[46] Anales. y allí donde los ricos y poderosos controlaban una gran proporción de las clases inferiores de manera directa (esclavos) o indirecta (clientes). las actitudes de los ricos influían en la formación de la opinión pública de un modo incomparablemente más determinante que en los estados modernos. en general. que la mayoría de la gente no se acomodaría a ninguna de esas categorías. Pero pocas personas se imaginan que todos sean o bien un sádico. que todos son o bien homosexuales. 990d: „´Οεεκ μύη‟ άννεκμξ πνόξ άννεκ μύηε εήθεμξ πνόξ εδθο ιζλζκ αζ ηςκ ζεικςκ ηαί αβαεςκ ες βάν ημύξ μοδεκόξ αλίμοξ. 65 . los únicos que regulaban las funciones religiosas. Moralia. Allí donde se suponía una cierta conexión entre estatus elevado y superioridad de carácter. «Bruta animalia». mientras que en Occidente moderno se supone. allí donde los ricos eran los únicos que recibían educación. Alternativamente –sugiere Tácito– puede haber sido porque el prefecto no permitiera que el esclavo comprara su libertad.42. o bien un masoquista. 14. o bien una combinación de ambas cosas. los únicos que sostenían y protegían a los pobres y a los necesitados. [48] Plutarco. como en el caso del sadomasoquismo. o bien heterosexuales. [47] Tampoco debería caerse en el error de imaginar que las clases más pobres del mundo antiguo tenían la misma visión de sus superiores sociales que la que los pobres de las modernas sociedades industriales tienen de los ricos. No se imagina. eran los únicos que podían votar.

332 . es evidente lo difícil que resulta establecer un consenso acerca de su significado preciso. A pesar de que el pasaje carece prácticamente de importancia doctrinaria. wohgebaute Hengste sind sie [Eran sementales carnosos y bien formados] NEB Like a well-fed and lusty stallion [Como un semental bien alimentado y lujurioso] NAB Lustful stallions they are [Caballos lujuriosos son] Cuando el término o el pasaje en cuestión es controvertido. «prostituta» se usa para referirse. Viene a agravar este problema el hecho de que a menudo haya la misma imprecisión en los lenguajes a los cuales se traduce el griego.La lexicografía y san Pablo Los angloparlantes de nuestros días que carezcan de buenos conocimientos de lenguas clásicas no advertirán. Algunas de las versiones son muy similares entre sí. a personas que venden su cuerpo por dinero. Traducciones de Jeremías. 5: 8 Texto masorético LXX Ιπποι θηλυμανεισ εγενήθηςαν[2] [Se volvieron caballos locos por las hembras][3] Vulgata Equi amatores et emissarii facti sunt [Se volvieron caballos enamorados y errantes] LB Wie die vollen müssigen Hengste [Como sementales locos e inútiles] RDV They are become as amorous horses and stallions [Se volvieron como caballos y sementales amorosos] KJV They were as fed horses in the morning [Eran como caballos alimentados por la mañana] RSV They were well-fed. que se observan en la teología moral. el significado exacto de palabras de lenguas correspondientes a culturas con experiencias y estilos de vida muy diferentes de los suyos. con imprecisión cada vez mayor. y a veces hasta oculta definitivamente. sobre todo en inglés. lujuriosos] JBG Feiste. y palabras tales como «prostituta» y «puta» son prácticamente indefinibles. pero difícilmente se podrían encontrar otras más divergentes que «locos por las hembras» (LXX) y «alimentados por la mañana» (KJV). y aquellas a quienes el hablante sólo se propone insultar. En este contexto llama la atención que el griego –el lenguaje de la teología cristiana primitiva– esté particularmente mal dotado para expresar las actitudes de la religión cristiana en materia de sexualidad. lusty stallions [Eran sementales bien alimentados. lusty stallions [Eran sementales bien alimentados. a personas que prestan a otros sus cuerpos con fines ceremoniales («prostitutas del templo»). a personas a quienes el hablante considera demasiado autoindulgentes en materia de conducta sexual. las dificultades se ven agravadas por ambigüedades a ambos lados de la barrera lingüística. sin duda.[1] Más adelante se reproduce una diversidad de traducciones de la misma frase de Jeremías. Las definiciones estrictas de palabras tales como «fornicación» y «adulterio». lujuriosos] JBF C’étaient des chevaux repus et bien membrés [Eran caballos bien alimentados y bien dotados] JBS Son caballos lustrosos y enteros JB They were well-fed. son considerablemente confusas en el uso común. Por ejemplo. que el paso de miles de años oscurece. pues en la Grecia clásica los delitos de naturaleza sexual se designaban en términos que no tenían ninguna relación con las consideraciones que en la ética cristiana hicieron reprehensibles ciertas prácticas sexuales.

«fornicador» o «varón inmoral». 1: 10 ’αρςενοκοίταισ los que abusan con varones aznes kynde los que se degradan con el sexo masculino 4KDV afeminados. hermana o sobrina solteras. para „άνπαβεξ. «salteadores». 1: 10 les parecen versiones precisas y concretas de términos griegos específicos. stuprum y otras palabras clásicas de delitos sexuales... Puesto que πόνκδ conserva el antiguo significado de «prost ituta».. completamente ajenas a la concepción cristiana de la castidad.[4] Esta es una voz lo suficientemente segura. las versiones inglesas dan significados tan variados como «codiciosos». no cabe ninguna duda de que serán «inmorales». hay acuerdo general en que ιμζπεία es el equivalente gri ego del término moderno «adulterio». Para el griego πθεμκέηηαζ. πμνκεία es un singular femenino y ya no se a plica a los prostíbulos masculinos. «usureros» y « tacaños» (NAB). todas las versiones inglesas concuerdan en hacer alguna referencia a la conducta homosexual. «los codiciosos» y los «quebrantadores de la ley». 6: 9 Griego οφτε μαλακοί οφτε ’αρςενοκοιται Wyclif lascivos u hombres que cometen pecado de sodomía Tyndale que se autocorrompen con el sexo masculino 1Tim. es evidente que πμνκεύςκ tiene el sentido de un varón que se prostituye (por ejemplo. En la versión LXX. Lo mismo que „οανίλεζκ. el πμνκζηόκ ηέθμξ. las interpretaciones van desde «extorsionadores» hasta «estafadores». originalmente ιμζπεία se asociaba con consideraciones relativas a la propiedad y al estatus. sino también de su madre viuda o su hija. «rateros». En griego ático. no cabe sorprenderse de que términos que sólo afectaban a pequeñas minorías se interpretaran en forma descuidada o imprecisa. Mat. que se han vertido en formas tan variadas como «alcahuete». lo que no es el caso en las mejores traducciones extranjeras. πμνκεία eran casas de prostitución masculinas. como en 1 Corintios. relativas a cuestiones graves para la mayoría de la población cristiana. en tanto pagaran el impuesto sobre prostitución.[6] y aunque los autores del Nuevo Testamento (por ej. en las que los πόνκμζ practicaban su comercio con total legalidad y no eran casi por ello objeto de estigma. Como las traducciones podían pasar por alto o tergiversar tales ambigüedades. pero en el koiné del Nuevo Testamento. Para ιαθαημί y ‟ανζεκμημζηαζ. sobre todo cuando ambas palabras aparecen vinculadas por el contexto. pero lo cierto es que reina una gran incertidumbre en torno al sentido de muchas de las palabras involucradas. mentirosos[9] con el sexo masculino los que se degradan con el sexo masculino KJV afeminados. A los no especialistas. que se autocorrompen con el sexo los que se degradan con el sexo masculino masculino RSV homosexuales sodomitas 333 . 6: 9 y de 1 Timoteo.[7] Traducciones de μαλακοί en las principales versiones ingle sas de la Biblia[8] 1 Cor. «avaros».Ejemplos notables de este tipo d e dificultad semántica son los términos griegos πμνκεία y ιμζπεία. las traducciones inglesas de las listas de pecadores de 1 Corintios. Deut. Pero no es tan claro a qué se aplica específicamente: muchos traductores ingleses se contentan con el término vago de «inmoralidad». no está justificado excluir de πμνκεία este sentido. pero señalar la naturaleza de la transición a asociaciones más recientes y el momento en que se produjo resulta más difícil de lo que muchas traducciones sugieren. aunque en Ática pudiera referirse no sólo a la seducción de la esposa de un ciudadano. 6. 23: 18). pues sean cuales fueren los otros significados de πμνκεία.[5] Πμνκεύςκ y πόνκμξ quedan completamente ambiguos debido a la incertidumbre que rodea a πμνκεία. Análogamente. 12: 39) lo empleen con connotaciones evidentemente más amplias que «adulterio» o en su sentido moderno. Pero el término tiene una generalidad engañosa.

La idea de que la asociación de la palabra ιαθαηόξ con «afeminamiento» liga la primera a la homosexualidad. van desde los «catamitas» (JB) a «afeminados» (KJV. vale la pena comentar aquí tres errores léxicos específicos que se han cometido en la literatura sobre este tema. a menos que. 1. la exclusión de los ‟ανζεκμημζηαζ del reino del cielo se refiere a los «homosexuales». 2. y dice que tenía por apodo ιαθαηόξ. Ni siquiera el primer significado se relaciona necesariamente con la homosexualidad. según la traducción que se consulte. Semejante disparidad estimula el escepticismo y el examen riguroso sugiere que las traducciones modernas de estos términos no son muy precisas. para otros a los «sodomitas» (C.). NEB. C) y a «maricas» (LB.C los afeminados. Dionisio explica muy específicamente lo que constituiría el «afeminamiento» en un joven. Los autores antiguos llamaban «afeminados» a muchos varones heterosexuales. Las fuentes patrísticas no usan en ningún caso ιαθαηόξ por «afeminado». además de ser gays. deberían bastar para que los traductores modernos no lo asociaran mentalmente con la homosexualidad. sodomitas NEB los culpables de perversión homosexual NAB sodomitas sodomitas los inmorales con muchachos o con hombres perversos perversos sexuales Es realmente amplio el abanico de significados que las diversas traducciones ofrecen de estas palabras: para algunas (RSV. para otros a los «abusadores de menores» (LB. [10] ακδνόβοκμξ[11] o ηςκ ακδνςκ μζ βοκαζηώδεζξ. y para otros. los ιαθαημί. Además. sodomitas JB calamitas. JBF). Es decisivo no perder de vista cuan diferentes eran las actitudes que sobre estos temas se dieron en las ciudades helenísticas durante los siglos inmediatamente anteriores y posteriores al nacimiento 334 . según algunos. A quienes estén predispuestos a creer que todas las culturas compartieron los prejuicios modernos puede parecerles obvio que de lo que Aristodemo «sufría» era del uso sexual de los hombres. ya porque era suave y calmo [ιαθαηόξ] por naturaleza. alude a los «perversos» (JBI).[12] pues ιαθαηόξ se asociaba a la masturbación o a la laxitud moral general. y esto no tiene nada que ver con la sexualidad (7. NAB. ni se deja entender. 9 ss. Dionisio de Halicarnaso describe a Aristodemo de Cumas como gobernante valiente. sino que para ello emplean más bien términos como Θδθύδνζμξ. finalmente. ya fuera porque había sido «afeminado» [Θδθύδνζαξ] en su niñez y había hecho cosas que se asocian a las mujeres.[13] Por el contrario. sobre todo en un contexto moral. junto con el significado más antiguo y más amplio aún que se le atribuye en contextos específicamente cristianos: el de masturbación. es una idea errónea. Muy difícilmente la segunda de estas descripciones podría tener relación alguna con la homosexualidad. El empleo regular que del mismo hacían en este sentido quienes estaban familiarizados con los escritos paulinos. y en la literatura antigua no hay conexión esencial entre un estilo de conducta inapropiado al sexo y la preferencia específica de objeto sexual. pero esto ni se afirma. atrevido y poderoso. así como su total ausencia de los textos civiles y eclesiásticos. JB). es muy discutible qué constituye el «afeminamiento». JBS). exhibieran características femeninas. según otros» (8. JBG). Ya se ha observado la inmensa variedad de significados que se asocia al término ιαθαηόξ en la literatura patrística. mientras que para otros. En el mundo antiguo no se veía a los hombres gays como «afeminados». 4). pero como evidentemente no ha sido éste el caso. en un capítulo posterior. JBG). y es inevitable la tentación de suponer que la propia incertidumbre de los contemporáneos acerca de las connotaciones del término debía haber impuesto cautela a los traductores modernos. a la «gente con hábitos infames» (LS.

En ausencia de esa prueba. de manera más convincente que la aplicación de la palabra «probo» a «inglés» demuestra que «probo» signifique «inglés». El segundo término implica un papel activo. si ha de admitirse el contexto como prueba. desde ningún punto de vista atendible. En Timoteo. Πόνκμζ aparece en los dos pasajes en los que se encuentra ανζεκμημζηαζ. o como παζδεναζηαί y παζδζηά respectivamente. en 1 Corintios. pero no hay más razón para entender ιαθαημί en su sentido pasivo que para afirmar que es el pasivo de la palabra anterior.[15] Filón. se aplique a veces a personas obviamente gays. realiza en varias ocasiones (y con distintas palabras) la distinción entre activo y pasivo que persiguen los partidarios de esta línea de pensamiento. las palabras ιαθαημί y ανζεκμημζηαζ representan respectivamente las partes pasiva y activa del coito homosexual es una fantasía no comprobada por la evidencia lexicográfica. no prueba que el término signifique realmente «gay» u «homosexual» (o incluso «sexualmente pasivo»). y en el otro. Mayores dificultades presenta la segunda palabra. Los conceptos de «afeminamiento» variaron tamo a lo largo del tiempo. El hecho de que ιαθαηόξ en la literatura clásica. Si se trata simplemente de escoger un contexto probable del que poder derivar el significado de ιαθαημί. un judío helenizado casi contemporáneo de Pablo. en un caso la prostitución heterosexual presumiblemente masculina. El argumento de que. En cambio. Tantos son los individuos a los que se denigra como ιαθαημί en la literatura antigua. pero. 2. mientras que la palabra πόνκμξ y sus derivados aparecen casi en treinta ocasiones. [16] Está claro que ιαθαηόξ no tenía necesaria ni particular relación con la homosexualidad en la literatura de la época de Pablo. describe el papel activo y el pasivo como δνςκηεξ y πάζπμκηεξ. no puede darse por supuesta ninguna conexión. el simple hecho de usar ropa de mujer o el de realizar tareas tradicionalmente reservadas a mujeres se consideraba irremisiblemente degradante. a diferencia de ιαθαημί. no cabe la menor duda de que a san Pablo le preocupaba más la prostitución que cualquier tipo de conducta homosexual: la exclusión de las palabras en cuestión es tan sólo una referencia aislada a actos homosexuales en los e scritos paulinos. En verdad. Hércules pudo verse envuelto en cualquier cantidad de relaciones homosexuales sin perder en absoluto por eso prestigio ni presentar la mínima señal de disminución de la virilidad. la yuxtaposición de ανζεκμημζηαζ y πόνκμζ en Timoteo sugiere con enorme fuerza que lo que aquí está en juego es la prostitución. y por tantas razones. la mejor candidata. que aun cuando la traducción de ιαθαηόξ por «afeminado» pudiera justificarse. sin conexión específica con la homosexualidad. en cambio.de Cristo.[17] Los autores de la 335 . Además. es evidente que prostitución (o lo que quiera ente nderse por πμνκεία) no es. la inferencia más sana es la de que ιαθαηόξ se refiere a la debilidad moral general. 1: 10 no aparece ιαθαημί. ανζεκμημζηαζ. ιμζπμί. y los que predominaban en la época de Pablo eran tan distintos de los que prevalecen en nuestros días. 3. que en este caso la carga de la prueba debe recaer en quienes deseen crear un vínculo con los gays. la homosexual (aunque podría sostenerse que la distinción implícita es la que va de prostituto a cliente).[14] No hay ninguna razón para suponer que a los gays se les eximiera de epíteto descalificador alguno y. a menos que se pueda mostrar que el baldón de marras tiene alguna relación intrínseca con la homosexualidad. 6: 9. aunque no necesariamente en el coito homosexual. y los dos términos no se dan así yuxtapuestos en ningún otro sitio de la literatura patrística que se refiera al coito homosexual. 3. no dejaría de ser una traducción absolutamente ambigua. pero no usa ninguna de las palabras de 1 Corintios. San Pablo parece haber sido el primer autor en emplearla. a unque a veces ιαθαηόξ se presenta de modo independiente en su sentido amplio de «moralmente débil». y después de él no se la encuentra con frecuencia. que sólo aparece en uno.

en las palabras que 336 . entonces ανζεκμημζηές debería desi gnar a quienes hacen tal cosa. pero este tipo de analogía fácil no resiste un análisis detallado. αννεκμβμκές. el énfasis indica si lady designa la víctima o el sexo del asesino. lo mismo que αννεκμβαιές. pero por escrito resulta imposible saber si se trata de «una dama que asesina» o de «una persona que asesina damas». en realidad. El prefijo ανζεκμ .mayor parte de los léxicos. Así. aparentemente análogas a ανζεκμημζηαζ. Otras frases griegas. lo cual constituye un elocuente ejemplo de la inadecuación de la inferencia lexicográfica que no cuente con el sostén de evidencias contextuales. es una palabra grosera que denota en general actividades sexuales deshonestas o licenciosas (véase Rom. por penetración. Su relación con la segunda parte del compuesto es ambigua: en inglés vulgar. una obsesión por los hombres.funciona como el objeto de la actividad descripta o implicada en la segunda parte del compuesto. αννεκμημηές. como αννεκμθακήξ. Esta tendencia puede observase en las listas anteriores y en otras muchas palabras. incluso todos los ingleses más comunes. y bastante alejado de los anteriores (esto es «lobo».(«novia»). ανζεκόεοιμξ. adopta el papel «activo» en el coito. lo mismo que en παζδόηνςημξ (de ηζηνώζης). La segunda parte del compuesto. como en ανζεκμβεκήξ. No cabe duda de que sería erróneo suponer que porque «piromanía» se refiere a una obsesión por el fuego. La misma ambigüedad lleva implícita la expresión inglesa lady killer en su forma escrita: en el habla.emplean ésta como adjetivo. La afirmación de que es «obvio» que esta palabra significa «homosexual» constituye un desafío a la evidencia lingüística y al sentido común.significa pura y simplemente «macho». sino que funciona simplemente como modificador. se han contentado con corroborar la inferencia de los traductores bíblicos a la hora de dar la definición de «sodomita». y παζδμθεμνές significa «corromper muchachos». el prefijo παζδμ. pues tanto puede significar «folladores de machos» como «folladores machos». que es en realidad el más común. ανζέκςια. La relación «obvia» entre las dos partes de este tipo de compuesto no es susceptible de formulación sin un cuidadoso análisis de los casos individuales. ‟Ανζεκόιμνθμξ no significa «formar un varón». como αννεκόπαζξ. y el prefijo nympho. las escasas excepciones suelen ser palabras en las que no puede presentarse confusión entre el adjetivo y el objeto. sin expresar ninguna relación verbal implícita. en παζδμπόνμξ no es ni lo uno ni lo otro.y que se haya usado en general en forma escrita. etc. αννεκμπμζόξ. pero en παζδμιαεήξ es el sujeto (de ιακεάκς). actúa como modificador de «manía» y no como su objeto. en general estos compuestos en los que aparece la forma αννεκμ. no se trata de un mero accidente histórico es lo que sugiere no sólo el que las dos formas existan simultáneamente durante largos períodos y que algunas palabras no hayan experimentado este cambio. En éstas y en muchas otras palabras. Por ejemplo. sino «con forma masculina» : el prefijo ανζεκμ. y tanto en éste como en otros compuestos corresponde a la palabra inglesa vulgar fucker. En ninguna palabra acuñada con el prefijo άνζεκμ. [18] Además. podría parecer que si παζδεναζηαί se refiere a «hombres que aman a muchachos». o «Don Juan»). puesto que esta expresión tiene también un tercer sentido.. si es que tenía alguna. etc. se puede demostrar que tenga aquél la función de objeto. en este caso. sino también la división semántica ya observada.[21] Que. describe lo contrario. Esto encierra una doble ironía –como hoy se reconoce en general–. puesto que los sodomitas no fueron castigados por homosexualidad. He aquí un paralelo particularmente revelador. pero que no puede deducirse de las partes que lo integran.funciona como adjetivo modificador de ιόνθμξ. aunque es un sustantivo. una persona que.es en realidad el objeto de θζθές. Algo semejante ocurre en el caso de los compuestos de ανζεκμ-.[19] o aquellas en las cuales el alcance semántico de la palabra sería independiente de la relación gramatical entre sus partes constit utivas. αννεκμ. esto es. pero esta expresión es ambigua. αννεκόμιαζ. «hacer hombres». el compuesto significa male fuckers. Pero en muchos otros compuestos de la palabra no ocurre lo mismo. pueden ser engañosas. y puesto que ανζεκμημζηαζ sólo tenía una relación tangencial con la homosexualidad. ημζηαζ. combina una segunda parte verbal con una primera parte objetiva. «ninfomanía» debe describir una obsesión por las novias.[20] No se ha examinado con atención el origen de esta distinción y su relación con el cambio ortográfico general del ático άννδκ al helenístico άνζδκ (ático antiguo). En παζδμθζθές. 13: 13).

El autor emplea expresiones como μ άννδκ ένςξ. que con este propósito se empleaban en ático y en el griego del Antiguo Testamento. aun cuando sólo fuera a través del Antiguo Testamento. que en la época de Pablo eran comunes en el mundo helenístico. δ άννεκμξ πνόξ αννεκ ιίλζξ–[28] sin mencionar siquiera ‟ανζεκμημζηαζ. aunque usó toda clase de expresiones para designar las relaciones homosexuales –δ πανά θύζζκ μιζθία πνόξ άννεκαξ. y ni siquiera «sodomía». Tanto Josefa como Filón eran judíos grecoparlantes que escribían en un griego muy próximo al de la época de Pablo. Heródoto se refirió a las predilecciones homosexuales con la frase παζζί ιίζβμκηαζ (1. [24] ‟Ανζεκμημζηαζ era el término más explícito de que disponía Pablo para un prostituto. 152). prostitutos activos. No es sorprendente que la prostitución activa le pareciera más reprehensible que la pasiva. ambos creían –de acuerdo con una tradición apócrifa judía de su época– que los sodomitas habían sido castigados por homosexualidad.[23] el correspondiente pasivo es πααημζηαζ. Ambos hablaron de Sodoma. es la que ofrece el inmenso volumen de documentos sobre el tema de la sexualidad homoerótica escritos en griego y en los que este término no aparece. y ambos tenían léxicos muy semejantes al de Pablo. 134-38. pero ninguno de los dos menciona la palabra ‟ανζεκμημζηαζ ni ninguna semejante.[26] pero no es necesario suponer que hubiera entendido el matiz preciso de ‟ανζεκμημζηαζ en términos de papeles sexuales. De Abrahamo. en la época de Pablo. Libanio. posiblemente porque representa tanto una variación regional como una variación temporal de costumbres más antiguas. no ανζεκμημζηία. pues las palabras πόνκμξ y πμνκεύςκ.[25] Es indudable que Pablo estaba familiarizado con la prostitución masculina. Sexto Empírico conocía y empleaba un término que se aproximaba más que ningún otro sustantivo clásico al significado de «homosexualidad». ηάξ άννεκαξ επζεοιίαξ.hay una superposición en pequeña escala. pero era αννεκμιζλία (1. ningún autor anterior o contemporáneo la hubiera empleado de una manera que implicara claramente esa conexión. sino incluso con el άζπήιςκ. ‟Ανζεκμημζηαζ es el equivalente griego de drauci. Se sabe bien que esa designación también existía en el latín de aquel momento: los drauci o exoleti eran. es decir. Plutarco trazó un paralelismo no sólo con el πανά θύζζκ de Romanos. ‟ανζεκμημζηαζ no connotaba «homosexual». pero nunca empleó el término ‟ανζεκμημζηαζ. Aristóteles debatió detenidamente y con detalles médicos las relaciones homosexuales.[27] Tal vez la prueba más amplia de que. En efecto. y en sus últimos años llegó a caracterizar las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo como πανά θύζζκ. 35). frase que emplea Pablo en Romanos. y ενώηςκ ημύξ άννεκαξ. Platón nunca empleó la palabra en cuestión. fue escrito mucho tiempo después de que el uso de esa palabra se hubiera extendido en el mundo helenístico y se asociara en gran medida al amor y a la conducta homosexuales. ‟Ανζεκμημζηαζ sin embargo.[22] Por tanto. un autor griego contemporáneo de san Juan Crisóstomo que deploraba la homosexualidad predominante entre sus pares. del Pseudo Luciano. muy bien puede haberlo entendido de manera general. no parece haber conocido 337 . (Filón llamaba a los sodomitas άκδνεξ όκηεξ άννεζζκ επζααίκμκηεξ. como ya se ha visto. para referirse a los hombres que recurrían a prostitutas o que cometían simplemente «fornicación» (como en el pasaje en cuestión).) Cosas del corazón. habían sido adoptadas en koiné. Es extremadamente difícil creer que si la palabra significaba realmente «homosexual» o «sodomita». παζδζηόξ ένςξ. prostitutos capaces de desempeñar el papel activo tanto con hombres como con mujeres. aun cuando en diversas obras distinguió específicamente entre hombres que aman a hombres y hombres que aman a mujeres.contienen άννεκμ. 26. la lengua griega en que escribió Pablo. 1: 27. αθνμδζζίςκ παζδζηςκ ημζκςκία. ‟Ανζεκμημζηαζ significa agentes sexuales masculinos. sino que llamó δ ηςκ αθνμδζζίςκ ημζξ άννεζζκ a esas relaciones. Filón era casi contemporáneo suyo. En sus muchos diálogos sobre el amor entre hombres. Puesto que en esta referencia alude inequívocamente a la prostitución masculina (en oposición al recurso masculino a la prostitución femenina). no se encuentra. y que la consideraba con el mismo horror que le inspiraba la prostitución femenina.

que es un vocablo extremadamente raro para las relaciones sexuales con animales. ηδ αεές ηαί αζεηεζ ηαί αηναηεζ ιίλεζ. «sodomita» y «sodomía». y sin embargo es inútil buscarla en las exposiciones sobre relaciones homosexuales. Más sorprendente todavía es que. Sus escritos están llenos de referencias al Nuevo Testamento y cita todas las epístolas paulinas con precisión y facilidad. Todo esto es bastante convincente. etc. 1: 10. La enseñanza de los doce apóstoles cita gran parte de la lista de pecadores de I Corintios 6: 9. entre las docenas de palabras y frases que emplea Crisóstomo para nombrar.[35] si tenemos en cuenta sus sentimientos sobre el tema. Génesis. en diversas ocasiones Crisóstomo copió la lista de pecados de Corintios y omitió en realidad la única palabra que se afirma que significa homosexual. Los Padres de la Iglesia que escribieron en latín también se interesaron por las relaciones homosexuales.[30] Clemente de Alejandría emplea al menos trece expresiones distintas para «homosexual».[32] Gregorio de Nisa conocía y empleó la palabra γςμθεμνία. Casi inmediatamente después de la prohibición de las actividades homosexuales. en sus comentarios sobre 1 Corintios. 2 Apología. no obstante lo cual no emplea la palabra que supuestamente significa «homosexual» en los escritos de Pablo. 6: 18. conocía perfectamente la palabra. Crisóstomo no dice una sola palabra acerca de la homosexualidad cuando se refiere precisamente a los pasajes en los que aparece ‟ανζεκμημζηαζ. En realidad. al analizar las supuestas actividades homosexuales del pueblo de Sodoma. Eusebio cita Romanos 1: 26-27 casi textualmente y censura las relaciones homosexuales en todas sus manifestaciones. Sin embargo. si bien cuando analiza las relaciones homosexuales tuvo que llamarles δ ηαηά ημύξ άννεκαξ θύζζδ (Epistula canonica.[29] Taciano emplea παζδεναζηία para describir las prácticas homoeróticas de Romanos (por ejemplo. 27. 4). pero les llama ηζκαζδία. Justino Mártir se pronuncia contra los abusos homosexuales. 5). Su lengua nativa era el griego patrístico de finales del Imperio. por ejemplo–. [33] Esta ausencia es particularmente notable en varios ejemplos en los que el uso de la palabra parecería casi inevitable en caso de estar realmente relacionada con la homosexualidad: por ejemplo. es virtualmente inconcebible que hubiera hecho tal cosa de haber entendido que el término se refería a lo que él mismo había llamado en otros sitios «el peor de los pecados». es notable la ausencia de las palabras ιαθαημί y ‟ανζεκμημζηαζ.[34] pero que no haga mención de esa única palabra que los traductores nos harían creer que se refiere específicamente a la homosexualidad. pero ninguna de ellas es ‟ανζεκμημζηαζ. San Juan Crisóstomo probablemente haya escrito más sobre el tema de la homosexualidad que ningún otro autor anterior a Freud. 6: 9 y 1 Timoteo. pero en el texto no se refiere al pasaje sólo nueve versículos antes. Adversus Graecos. en su comentario a Romanos. donde se supone que se nombra a la homosexualidad por su nombre (véase texto en Apéndice II). 19. 1: 26. En efecto. ένςηεξ ανζέκςκ.[31] Sin embargo. 1: 10 no hay ni una sola alusión a la actividad sexual entre personas del mismo sexo. donde. pero la prueba definitiva reside en el hecho de que tras haber escrito tan abundantemente sobre el tema de las relaciones homosexuales en todas las obras exegéticas en las que el texto hubiera podido sugerir una conexión –por ejemplo. ακδνμααηεζκ. la menciona o analiza en docenas de obras. 10). pues empleaba frases como δ πενί ημύξ άννεκαξ κόζμξ.[36] se podía haber esperado encontrar al menos mencionados los pasajes de Corintios y 338 . cita 1 Corintios. 6: 843]). describir o caracterizar las relaciones homosexuales. 6: 9 y 1 Timoteo. 53. que se ponen de manifiesto en muchas obras. cite directamente de la lista de pecados de 1 Corintios. 19 [PG. en una exposición sobre la conducta homosexual de los romanos. pues en varias obras suyas citó el pasaje de Corintios (aunque en otro contexto).. en sus escritos no se encuentra ‟ανζεκμημζηαζ ni ningún derivado.una palabra para «homosexual». fuertemente impregnado del koiné del Nuevo Testamento. Debido a la traducción algo engañosa de ‟ανζεκμημζηαζ como masculorum concubitores. 25. Por cierto que uno espera encontrarse con esta palabra en otros autores cristianos en lengua griega. para describir la homosexualidad (Oratio de festorum invitationibus. con excepción de Pedro Damián. 12. ni una sola vez emplea ‟ανζεκμημζηαζ (1 Apología. Romanos 1– e incluso algunos que no –Tito.

4. 1: 10. estaba prohibida para las clases superiores en la mayor parte del mundo helenístico. y menos que en ningún otro sitio en la nativa Atenas de Arístides. 19. Tito. Isaías. o bien los dioses eran criminales.[37] Lactancio analiza con cierta extensión «aquellos hombres que prostituyeron su cuerpo a la codicia y olvidan qué son de nacimiento. para Pablo y sus primeros lectores. sino que se limita a referencias a Sodoma o a circunloquios más generales (por ejemplo.[39] Todavía en el siglo XII. la palabra no connota homosexualidad. Colosenses). 26). muchos hombres y mujeres ricos eran 339 . en ninguna ciudad del Imperio Romano había leyes vigentes contra las relaciones homosexuales por sí mismas. ni tampoco lo hace el largo poema sobre los pecados de Sodoma cuya autoría le fue atribuida en un primer momento. Entre los crímenes que habían cometido los dioses se hallaba la ‟ανζεκμημζηία (9. a partir de allí. las Constituciones Apostólicas se refieren a δ Σμδόιςκ αιανηία). C..[38] Otros autores latinos –Ausonio. 6. Arnobio no los menciona en relación con el castigo a la conducta homosexual de dioses paganos (Adversus gentes. Algunas fuentes aproximadamente contemporáneas de Pablo (esto es.[41] Aun cuando la legislación eclesiástica no invoca la frase. 16) no los mencionan. 18 y 20. la violación. 6: 576]).Timoteo que guardan relación con la homosexualidad. Cuando san Basilio –que escribió en el siglo IV– estableció penitencias para las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo (epístola 217). sin proporcionar ningún contexto de las deficiencias de los ‟ανζεκμημζηαζ. Minucio Félix. encontró las que se aceptan hoy en día como tales –Génesis. [42] Arístides y Eusebio (y posiblemente Orígenes)[43] proporcionan cierta evidencia contextual. en su Apología (siglo II d. [PL. etc. exactamente en el mismo sitio se lee una larga cita de la lista de pecados de 1 Corintios. citó directamente de Romanos 1: 26 (ηήκ αζπδιμζύκδκ εκ ημζξ άννεζζκ) pero no usó las palabras de las epístolas posteriores. 6: 9. para competir en pasividad con las mujeres» (Institutiones divinae. por otro lado. etc. 6: 578 ss. 13). 9 [PL. Levítico. En ningún sitio cita la palabra de las epístolas paulinas ni usa ninguna otra voz semejante para las traducciones latinas de Corintios o Timoteo. Cipriano. cf. en la tradición de Esquines contra Timarco.[45] Que los dioses no necesitaban dinero.. y no hay duda de que esta es la acusación que Arístides lanza a los dioses. masculi in masculos nefanda libidine accensi . Ninguno invoca a Pablo como autoridad contra tales prácticas. estas apariciones ofrecen pruebas complementarias de que. Aunque Policarpo. Arístides. aun cuando para un latinoparlante la frase implicara claramente más bien actos de prostitución que inclinación sexual. 23). En el siglo II. Los análisis que Tertuliano desarrolla en Ad nationes (1. etc. En cambio. Sin embargo. 6: 9. aunque era legal para esclavos y libertos. pero excluye toda mención de una palabra para «homosexual» y no invoca el pasaje como autoridad apostólica contra las prácticas que él mismo condena (ibíd. Teófilo y Nilo sólo citen a partir de textos paulinos. además de muchas otras inferencias fantásticas (por ejemplo. era algo indiscutible: en el mundo antiguo. utiliza circunloquios como los ya mencionados: stupra in masculos. pero no cita 1 Corintios. sostiene que o bien las leyes de las naciones clásicas se equivocaron en prohibir el adulterio.[40] Ninguna ley que se aprobó contra la conducta sexual bajo la influencia cristiana designa el objeto de su proscripción como ‟ανζεκμημζηαζ. Judas–.]. Josué.) describe con mucho detalle la corrupción de los dioses paganos y. pues quebrantaban de manera habitual estas leyes. dentro de un período de dos o tres siglos) emplean la palabra ‟ανζεκμημζηαζ o derivados de ella (ανζεκμημζηές y ανζεκμημζηία. ateniense contemporáneo de Arístides. La prostitución. sobre todo Clemente de Alejandría. Agustín analiza la homosexualidad tanto en forma independiente como en relación con textos bíblicos. ni 1 Timoteo. immunditas. de Ezequiel. cuando el sentido originario de ‟ανζεκμημζηαζ se había perdido hacía mucho tiempo en Occidente.– analizan las relaciones homosexuales con considerable detalle y con extensos vocabularios. 5. Ninguno emplea frases como las de Jerónimo.[44] Los autores cristianos tenían una aguda conciencia de ello. Ninguno cita de Corintios ni de Timoteo. Pedro Cantor escudriñó en las Escrituras en busca de posibles referencias a la homosexualidad. no se los menciona. Romanos 1.

Por ejemplo.[50] Fue durante el siglo IV cuando la palabra ‟ανζεκμημζηαζ se volvió confusa y perdió su significado original. 61: 135]). ‟ανζεκμημζηία y la entrega a los placeres contra la naturaleza». Eusebio entendía que ανζεκμημζηεζκ se aplicaba a la prostitución de hombres dirigida a mujeres y no a otros hombres.[52] Es evidente que no 340 . En el caso de la traducción al latín. pero daban a la frase una gran variedad de significados. las distinciones teológicas entre Oriente y Occidente. la homosexualidad y el incesto. y muchísimos otros factores se combinaron para inclinar la cristiandad europea a confiar casi exclusivamente en el latín a partir del siglo IV. Fue en el siglo IV cuando las versiones latinas de la Biblia que circulaban en Occidente comenzaron a ser reemplazadas por la edición normalizada. y de aquí derivan necesariamente las conexiones homosexuales. Es de suponer que ésta es la distinción a la que apunta también Crisóstomo cuando. Incluso en Oriente se debilitó la precisión y el uso de términos relativos a actividades sexuales. por otro lado. por un lado. [48] aunque son posibles por lo menos otras dos dicotomías: entre prostitutos de clases altas y bajas (que se sugiere en la palabra δηαζνδηώξ. hubo autores griegos que la utilizaron como sinónimo de actividad homosexual. pocos de los autores cristianos más destacados de Occidente sabían griego. mientras que en Oriente el griego continuaba siendo el lenguaje eclesiástico. debido a la rapidez en el cambio de los patrones sociales y al aumento de la reticencia pública. en este caso. y puede que no nombraran a la segunda. quien distingue entre los ‟ανζεκμημζηαζ y los que cometen «pecados contra natura»: «Moisés prohibió el adulterio. whore [=«puta»: 1) mujer que ejerce el comercio de la prostitución. en su comentario sobre 1 Corintios (homilía 16 [PG. la palabra παζδμθεμνές significaba exclusivamente «abuso sexual de menores». en Occidente se perdió muy pronto el sentido preciso de palabras griegas no usuales. el intercambio de dinero no habría sido necesario para justificar la acusación. su fase latina. no puede aquí tratarse de homosexualidad. por las razones generalmente supuestas. La división entre el Imperio Oriental y el Occidental. δηαζνδηώξ implica más la pasividad. C. [46] En verdad. y 2) mujer sexualmente promiscua]. aparentemente por razones psicológicas.[49] El siglo IV marca una suerte de línea divisoria entre. puesto que la afirmación que le sigue inmediatamente pone en evidencia que toda la discusión versa sobre la actitud adecuada de los hombres cristianos respecto de las mujeres: «Sin embargo. y menos aún en el siglo VI.prostitutos/as.[51] En la medida en que tenían alguna preocupación por el griego. para un parlante ático. cada vez más concreta. distingue entre δηαζνδηώξ y ανζεκμημζημξ. De ambos términos. la pérdida de precisión se hizo más profunda. el período de orientación griega de la Iglesia occidental y. Además. yo haría que mis discípulos ni siquiera miraran a una mujer con deseo impuro». La palabra αθμβεοζάιεκμζ («que ha perdido la razón») se entendió en otro sentido bastante diferente del significado que tenía en el siglo IV. y se tradujo al latín como si se refiriera a pecados tan variados como la bestialidad. Como consecuencia de este cambio. los autores latinos aceptaban en general la traducción de Jerónimo como el mejor equivalente. Durante un milenio o más se persiguió a los cristianos por «sodomía» y bestialidad de acuerdo con cánones que probablemente ni siquiera mencionaran la primera. que san Jerónimo reunió y tradujo del hebreo y el griego (383-392). de manera que hacia el siglo VI se la utilizó para designar actividades tan diferentes como el abuso sexual de menores y el coito anal entre marido y mujer. la palabra puede haber tenido la doble connotación del inglés.[47] Aparentemente. pero hacia el siglo II d. el debilitamiento de la familiaridad con la lengua griega en la aristocracia occidental. aunque ambas palabras connotan la prostitución antes que la elección de objeto sexual. En el siglo V. pero en otros sitios Crisóstomo se abstiene por completo de tal distinción) o entre prostitución activa y pasiva. Que los ‟ανζεκμημζηαζ no se involucraran necesariamente en actividades homosexuales para cumplir con las obligaciones de su pecaminoso comercio queda claro en Eusebio.

e incluso parece haber entendido que la referencia de la Vulgata involucraba también la prostitución. LXX = Septuaginta. q. y sí en cambio muchísimas razones para suponer que. JBF = Bible de Jérusalem. Louis Segond. 1609. y lo hizo sobre todo en una obra destinada a los musulmanes de España. cosa que los escritores latinos de la mayor parte de la historia cristiana sabían. 131-133.influyó en el surgimiento del sentimiento antigay entre los cristianos de Occidente. El teólogo carolingio Hincmaro de Reims fue el primer moralista medieval que acudió a 1 Corintios. Naturalmente. NEB = New English Bible: Nuevo Testamento 1961. pp. LS = Sainte Bible. JBG = Bibel: Deutsche Ausgabe mit den Erläuterungen der Jerusalemer Bibel. En este apéndice se usan las siguientes abreviaturas de versiones de la Biblia: C = Confraternity Edition of the New Testament. Antiguo Testamento 1970. RSV = Revised Standard Versión: Nuevo Testamento 1946. 1967. Las Escrituras. y b) originariamente también significó prostitución. 1970. y 341 . Antiguo Testamento. la expresión en cuestión no siempre implica interés sexual: cf.[53] Santo Tomás de Aquino. 576. pero ésta es igualmente engañosa o más aún.. 1952. pero el historiador no debería dejarse arrastrar por la fantasía de que las mismas desempeñaron un papel en el desarrollo de las actitudes europeas respecto de la homosexualidad. 1941 (editada con el Antiguo Testamento de Reims-Douai. No hay ninguna razón para creer que en tiempos de Pablo. el uso de la palabra equivalente βοκαζημιακς en Aristófanes. por ej. la idea de los sementales «locos por las hembras» es corriente en la comedia sexual (véase. puesto que: a) el uso popular de esta palabra presenta considerables variaciones respecto de su significado técnico en teología moral. 1955. [4] La otra traducción común de la palabra es «fornicación». ningún teólogo importante volvió a citar el pasaje. previamente atribuida al conde de Rochester). KJV = King James o versión autorizada. NAB = New American Bible. 1966. »»» [1] Para el contexto de esta discusión. 1973. no ejercieron una influencia determinante en la opinión cristiana sobre la moralidad de los actos homosexuales. [2] El texto hebreo a partir del cual se realizó la LXX quizá no sea idéntico al texto masorético.[54] Los traductores modernos pueden escoger de qué manera verter las palabras en cuestión. v. JB = Jerusalem Bible. LB = Luther's Bible. JBI = Bibblia di Gerusalemme. GN = Good News for Modern Man. 1522-1545. 1611. RDV = Reims-Douai Version. trad. [3] Aunque el contexto sugiere que «loco por las mujeres» se refiere a la concupiscencia. ni en los siglos posteriores. 1966. fuera cual fuese el significado que estas palabras terminaran por adoptar. el prólogo a Sodoma. infra). 6: 9 a la hora de escribir sobre homosexualidad. la homosexualidad fuera connotada por ‟ανζεκμημζηαζ o por ιαθαημί. Por cuatro siglos. en el siglo XIII. JBS = Biblia de Jerusalén. fue el primer teólogo realmente influyente que utilizó el pasaje de 1 Corintios como fundamento escritural de la hostilidad a la conducta homosexual. Las tesmoforiazusas. véase cap. 1688.

1 Apología. 29. ni gens de moeurs infâmes» (1. 8: 536. Clemente.. 76. pero algunas ediciones traducen «sodomites». el original francés de la Biblia de Jerusalén seguía a Louis Segond en tanto partía de una tradición francesa anterior por la cual estas palabras se traducían como referencias a la homosexualidad (por ej. 41 (cf. véase también el análisis de esta pieza en Dover. es algo que nunca se analizó detenidamente. la traducción de Martin de 1728). Paedagogus. PG. 27. 2. Taciano. como la Biblia de Jerusalén inglesa. editado en 1955 con amplia aprobación de la crítica. con eí fin de evitar confusiones. por ej. [6] Véase. [7] No hay referencia directa a la homosexualidad en la traducción francesa de este pasaje que realizó Louis Segond ni en el original francés de la Biblia de Jerusalén.que. 53-55. 6-9) y «les gens de moeurs infâmes» (1 Tim. Greek Popular Morality. ya en forma activa– hubiera justificado un apodo particular por parte de Aristodemo. 1: 10).. ejerció una influencia que no se hace sentir en los lectores modernos. 6: 12-20. Pero la edición alemana de la Biblia de Jerusalén interpretó estas palabras como «mariquitas» y «abusadores de menores» (siguiendo a Lutero). liars» aparece en todas las ediciones con esta traducción. βοκίδαξ y ηεεδθοιιέκδ. 10. [9] La ortografía «effeminate. Paedagogus. aunque las dos últimas fueron preparadas en colaboración por los mismos investigadores. Adversus Graecos. [5] Unas pocas traducciones muy recientes han tomado conocimiento de esto: la NAB observa que en 1 Cor. 3. [8] Dado que algunas versiones inglesas traducen la negación μύηε y otras no.. se han omitido todas las negaciones de los pasajes en inglés. Adversus Graecos. Paedagogus. p. Cor. [12] Clemente. Proceso a Aristócrates. que en Roma formaba parte de la cultura pagana y como tal se la aceptaba». 3. 45). también ιαθεαηώηενμξ 3. 2. [13] Dadas las actitudes predominantes en las ciudades helenísticas.. Cf. 62. en su comprensión de las actitudes de Pablo. es prácticamente inconcebible que la mera participación de joven en actividades homosexuales – ya en forma pasiva. pero las versiones más antiguas parece que condenan toda clase de relaciones extramatrimoniales. 3. 3. Exactamente cuándo y con qué extensión la voz fornicatio dejó de significar simplemente «prostitución» y pasó a referirse al hecho de recurrir a prostitutas o a la sexualidad extramatrimonial en general. pero no cabe duda de que es importante en el contexto de la temprana comprensión cristiana de las enseñanzas sexuales de Pablo. ibíd. «probablemente la fornicación a la que se hace referencia es la de la prostitución religiosa. mientras que la Biblia de Jerusalén española las tradujo por «afeminados» y «homosexuales». [11] Justino Manir. Si este sobrenombre tenía alguna relación con la conducta sexual. 56. 29. se ha de haber pensado con 342 . Las traducciones de este pasaje son particularmente reveladoras de la enorme influencia de las actitudes culturales sobre las creencias religiosas. ignorantes de la etimología del término. [10] Taciano. y «Classical Greek Attitudes». Lulero interpretó ‟ανζεκμημζηαζ como Knabenschänder y ιαθαημί como Weichlinge.. Lo primero es una construcción imposible en griego. p. La última traduce los pasajes como «ni depraves. Clemente. Demóstenes. 209. que no acertaron en descubrir ninguna referencia claramente homosexual en la versión francesa. Como se ha observado.

es simplemente «débil de voluntad» o «incontrolado». El mero interés sexual no puede ser un problema. por ej. apenas disfrazada de pagana. Londres. 37).el objeto de ridiculizar la falta de contención o la adopción de alguna característica femenina en el cumplimiento de las acciones en cuestión. y un verso del lib. ακδνμ -. 79) opinan que la palabra aparece por primera vez «entre los poetas imperiales» y citan como autoridad una inscripción originaria de Ap y Theodor Nägeli. ακδνμθόκμζ. pero en cada caso el carácter objetivo de la raíz del nombre en función de prefijo se desprende con toda evidencia de la forma de la palabra (por ej. pero βοκαζηάκδν no significa «hombre de la esposa»). 2 de Oráculo Sybilina. p. [16] Véase De Vita contemplativa . La pasividad obsesiva puede formar parte de esa falta de control. [14] Luciano. pero la opinión erudita predominante piensa que se trata de una obra de origen judío o cristiano. cf. La dicotomía anterior ocurre con harta frecuencia en la literatura griega sobre el tema.. ιδηνμ-). pero hay una abrumadora preferen cia por el uso adjetival. Si quiere decir algo más que «que mana» o «enfermizo». Sólo el último. si su intención era estigmatizar a quienes no son más que sexualmente activos con hombres. como en βοκαζηόεοιμξ. βοκαζηόθςκμξ. 32: επάκ βοκαζηα ή παζδα). La preferencia de Pablo por tales formas en el caso objetivo puede justificar la hipótesis de que. habría empleado ακδνμημζηαζ (forma que usaron otros autores en koiné) y no el ambiguo ανζεκμημζηαζ.. [19] En tales casos. De legibus specialibus. H. [15] Es sorprendente que en los Problemas atribuidos a Aristóteles una larga discusión acerca de los orígenes de la pasividad homosexual emplee la palabra ιαθαηόξ únicamente en su sentido general de «incontrolado». 343 . una palabra muy semejante. pero difícilmente se pueda tomar esto como indicación de nada acerca de la sexualidad de los individuos en cuestión. Basilea. 46. puede considerarse «un poeta imperial». la objeción no puede agotarse en ello. βοκαζημηναζία. 7.. se encuentran tanto αννεκόεδθοξ como ανζεκόεδθοξ. Ambas citas son erróneas. [18] Los usos de la forma femenina correspondiente. Milligan ( The Vocabulary of the Greek Testament . βοκαζημ -.. puesto que en la misma obra se caracteriza tal cosa como típica de los seres humanos ( 33: ένςηαξ ακενςπίκμοξ ενα επί βοκαζηαξ ηα παζδαξ μζζηνμύιεκμξ. con gran esfuerzo de imaginación. pero no en contexto particularmente homosexual alguno (4. p. Su fecha es completamente incierta. presentan una variabilidad paralela a la del masculino (por ej. 1: 10 aparece una cantidad de compuestos de forma similar. En Tim. etc. 7. Nägeli cita esta misma inscripción. βοκαζηόιμνθμξ. παηνμ-. [17] J. La inscripción data del siglo VI d. C. 1904. sobre todo porque en el mismo texto. también la emplea el autor de los Problemas. 1952. y dista muchísimo de estar claro si el verso (que puede haber sido interpolado) o la obra en su totalidad preceden a Pablo. βοκαζηόροπμξ. Moulton y G. 26). βοκαζηάδεθθμξ significa «hermano de la esposa».. describe la sangre de ciertos sacerdotes de los que se mofa por su conducta homosexual pasiva llamándoles ιαθαηόξ (Lucio. pero puesto que se trata de sacerdotes que en todo momento buscan encuentros sexuales en grupo. 3. dos apologistas cristianos que escribieron mucho después que Pablo. Der Wortschatz des Apostels Paulus. se encuentra a tan sólo una palabra de distancia de ανζεκμημζηαζ. ambas formas son muy conocidas: por ej.

pues. 62) incluso en relaciones no mercenarias.. 12: 16. cualquiera sea la vía que se adopte. 1969.[20] Un ejemplo pertinente es ‟Αδεθθμημζηία. y tanto la condenación de la prostitución masculina en un contexto homosexual como en un contexto heterosexual requeriría ανζεκμημζηαζ. Sólo a comienzos de la era cristiana los hombres adultos serían lo suficientemente francos acerca de su deseo de pasividad.. tanto palabras comunes del ático para designar la prostitución masculina como. si la ambigüedad hubiera implicado el sujeto de la actividad–. πόνκμξ en 1 Cor. Pablo habría considerado con toda probabilidad que la prostitución pasiva era menos reprehensible que la activa. intenta descalificar a los prostitutos que sirven a mujeres: aunque el mundo antiguo conocía a mujeres que desempeñaban un papel activo con hombres.. al menos en teoría. por ej. de modo que uno se habría encontrado con algo así como μοη αννεκζημύξ αννεκμημίηαξ. p. La opinión talmúdica tendía a condenar más al elemento activo de una relación homosexual que al pasivo (véase. 5: 9 -11. 6: 1023). habría confirmado que pudiese haber una ανζεκμημζηαζ en femenino. naturalmente. 22:15. por ej. los cristianos cogieron Joel. 3.. Cf.. En αδεθθμηημκές. 6: 9. (La palabra es rarísima: no figura en el LSJ. 32. 9. [24] Véase. pero agrega una nueva distinción. el griego habría tenido que aclarar el sujeto con un adjetivo y no el objeto con un sustantivo. probablemente sea adjetivo. La palabra άννεκαξ. 5. o puta de sexo masculino). 3 344 . Al menos hacia el siglo IV. que muchos pueblos consideraban la prostitución pasiva más como una calamidad que como una debilidad moral. 5: 5. „δηαζνδηώξ (cortesano masculino o prostituto de mayor rango). pero Teófilo la emplea en Ad Autolycum. activo vs. donde lo normal es esperar concisión–. por ejemplo. αδεθθόξ es objeto. Esto. Medieval and Modern Greek . la inserción de άννεκαξ en este verso impide considerar αννεκμημζηαζ como una referencia a la homosexualidad masculina. p. 31. sólo tiene sentido a la luz de la burda ambigüedad antes descrita: la frase debe significar «varones folladores de hombres». μοη άννεκαξ αννεκμημίηαξ (AP. 5. en αδεθθμιζλία. Roben Browning. a menos que sea puramente pleonástica –lo cual sería extraño en una inscripción.. De haber sido otro el sentido – esto es. ‟Αδεθθόξ podría ser o bien el sujeto o el objeto de ημζηία y el significado sería el mismo en cualquiera de los dos casos.. El hecho de que se especifique el objeto de la actividad deja claro que no está contenido en la palabra misma. 6: 18. pues es evidente que no se puede suponer el género de las partes implicadas en ανζεκμημζηία... 1: 10. 21: 8. sean los que fueren. no hay registros de prostitutos pasivos que sirvieran a esas mujeres. 686). y tan común era en el mundo antiguo la explotación sexual de varones sometidos a esclavitud. PG. [25] Πμνκεύςκ se encuentra en 1 Cor. desconocida en las designaciones áticas de los personas que se dedicaban a la prostitución. como para que los prostitutos activos fueran tema de discusión. 9. En verdad. pasivo. [21] Cf. el irónico juego de palabras sobre la semejanza entre este término y πανάημζηζξ («esposa») en AP. Tim. [23] ‟Ανζεκμημζηαζ expresa. y que lo objetable de ανζεκμημζηία no reside en el género de las partes implicadas. [22] Hay pruebas contextuales de la cualidad adjetiva incluso de αννεκμ -. Incluso en un contexto puramente homosexual. Rev. y las palab ras relacionadas podrían abundar en cualquiera de las dos direcciones. Ef. Londres. Bailey. 7. 1. 13: 4. Diodoro de Sicilia. 207. Heb. [26] Sobre todo si. y πόνκμξ o πεπμνκεοιέκμξ (un prostituto ordinario. de este verso. Una inscripción dedicada a Basilio I en una puerta de Tesalónica especifica que el objeto de la actividad que realiza el αννεκμημζηαζ: Βάναανμκ μο ηνμιέεζξ. como parece probable.

ένςξ ηαζκόξ ηζξ ηαί πανάκμιμξ ( Adversus oppugnatores vitae monasticae 3. ακήν πεπμνκεύιεκμξ. „δηαζνδηώξ. άννεκεξ εκ άνζεζζκ ηήκ αζπδιμζύκδκ ηαηενβάγεζκ. 18. θίπκμξ πόνκμξ. en el mismo párrafo en que analiza los excesos homosexuales de los sodomitas: pero no emplea el término ανζεκμημζηαζ ni ninguna de sus formas para nombrar estos excesos. Paedagogus. 4.. Utiliza también una palabra relativa en un contexto distinto: véase infra.como referencia a la prostitución forzosa a la que los enemigos sometían a los jóvenes hebreos (Et posuerunt puerum in prostibulo). I-2: ιμζπείαζ. p. PG. fututor eras. la lista completa de pecados a partir de 1 Cor. 1. especialmente por dinero. ηήκ πανάκμιμκ πμκδνίακ. Obsérvese que en su comentario sobre Tito cita. 8: 660. Si se pudiera mostrar que ανεκμ. 6: 9. 8: 1212. Τά βοκαζηςκ μζ άκδνεξ πεπόκεαζζ. Muchos autores antiguos. tanto cristianos como paganos.… πμνκείαζ. βοκαζηςκ ηε πνόξ βοκαζηαξ. y se contenta en cambio con el circunloquio παζζίκ επειαίκμκημ. ‟απ‟ άννεκμξ ύανζξ. 4. ηίκαζδμξ. [34] De perfecta caritate . ακδν ςκ ιζλζξ άεζιμξ. 3. 11. 56: 290. επζθέβεζ. ηαί βοκαζηεξ ακδνίγμκηαζ πανά θύζζκ. Stromata. PG. 3.era objeto y no el género d e ημζηαζ. la LXX parece implicar que los muchachos eran entregados «a» prostitutos. Tardarum passionum. 3. ηθμπαί. 95. No es probable que el hecho de que palabras tan inusuales como πθεμκέηηαζ y άνπαβεξ. Clemente de Alejandría. 90. se refirieron desdeñosamente a las mujeres que desempeñaban un papel activo en el coito con hombres: por ej. 9 (Drabkin. 2 y 3. παζδεξ ανκεζζεαζ ηήκ θοζζκ δεδζδαβιέκμζ. [27] No es inconcebible que la palabra se aplicara también a mujeres que asumen un papel activo con hombres. (La expresión es ambigua en hebreo. παζζίκ επζιαίκεζεαζ (In Epistolam ad Titum. [29] 5. [31] Por ej. αεεζιμξ ιίλζξ. επζηζκαίδζζια. los prostitutos activos ( exoleti) eran el primer objeto de represión legal. Bassa. ηςκ „οανζγμιέκςκ παίδςκ. Καίέδςηακ ηά παζδάνζα πόνκαζξ. At tu. 373. De perfecta caritate 8 e In acta apostolorum 12. ηήκ θύζζκ παναδεζβιαηίγεζκ (In capitulum XIX Genesis. etc. παζδμθεμνία. cf. εζδςθμθαηνίαζ. 7. pro facinus. 990d. Pedicat pueros tribas Philaenis. pp. 4).. „δ ιίλζξ πανά θύζζκ ( In Epistolam ad Romanos. 21. πενί ηά παζδζηά εηιακςξ επημδιέκμζ. αζοιθοεζξ ακδνμβύκμοξ ημζκςκίαξ. etc.… ανπαβαί. Séneca. μπζζεμααηζηόκ. etc. 3. no habría duda de que se referiría a esta suerte de inversión sexual antes que a la homosexualidad en general. [30] Demonstratio evangelli. palabra por palabra. se den conjuntamente con ιμζπμί por simple coincidencia y no en virtud de una cita. [28] En el diálogo Bruta animalia se incluye también la homosexualidad: Ούη άννεκμξ πνόξ άννεκ μύηε εήθεμξ πνόξ εδθο ιζλζκ. ιζλζξ αθνμδζζίςκ ημζξ ςέμζξ. ακδνμβύκςκ ζοκμοζίαζξ. ημύξ ημζκμύξ ηδξ θύζεςξ ακαηνέρακηαξ κόιμοξ (Defato et providentia. 7. 8. en Paedagogus. [32] Paedagogus.. Marcial. ηαί αννέκςκ πνόξ άννεκαξ ιίλεζξ. 900-905). homilía 5). 4. μζ αημθάζημζ. Celio Aureliano. y no establece ninguna conexión entre las 345 . άκενςπμξ πεπμνκεύιεκμξ. παζδαξ εζθάγεζκ. ιίλζξ ηςκ ακδνςκ.. homilía 4). homilía 43). 67. passim: αννεκμιζλία. no a los prostitutos mismos. «Epístolas». (¿tal vez para que éstos los utilizaran?) En Roma. 8). ηά πανάκμια. y las leyes contra la prostitución pasiva estaban dirigidas a quienes organizaban y supervisaban el negocio. ηαηόπζκ εοκάξ. 70. PG. 10: Δζηα πάκηα απαβμνεύζαξ αεέιζημκ βάιμκ ηαί παζακ αζπήιμκα πναλζκ. [33] Algunas de las expresiones que emplea son παζδεναζηεζκ.

F. 9. Upsala. véase Gregorio. Octavio. un concubino varón pasivo. Lo mismo que otras frases sexuales. 9. PG. Fifty Years of Classical Scholarship . 1. 5. Más evidente sería la contrapartida activa del concubinus. 1934. creyó que 3b era muy posterior al resto de la obra y propuso el siglo X como fecha de redacción. 62: 693). Friburgo. 17. siguiendo las antiguas traducciones latinas. p. 10. pero no es probable que date del siglo X. pero sólo de un modo general. De natura et gratia. [37] Este poema. sine cunctatione subegisse potuerat. Evidentemente. «Briefe und Verse». 3b. [39] Véase Ausonio. Cipriano. Cf. p. 3. esto es. 54: 399-400. 373. [40] Verum abbreviatum. volcaba el griego ανζεκμημζηαζ en latín como masculorum concubitores. Pero cf. por ej. PL. Diálogos. Mencionó 1 Tim. Sería aburrido citar todas las breves referencias a este tema en el Corpus agustiniano. Un estatuto visigótico del siglo VII usaba este término para describir a todos los individuos que se involucraban en actos homosexuales: véase p. 30. 1881. 19. 148. PG. casi seguramente apócrifo. este texto no se puede añadir ni siquiera aproximativamente y no es necesariamente indicativo de la opinión común en la época de Jerónimo.. 24. y De civitate Dei. Epístolas. es posterior al grueso de las Declamationes. frase vaga que sugería múltiples interpretaciones. 37 y Moralia. 4. cf. como invocación contra el libertinaje. esp. que. [36] Jerónimo. No obstante. 214 sobre el lesbianismo. 317. epístola 211. 28. Ad Quintiliani quae feruntur Declamationes maiores adnotationes . 1: 26-27. 14. y no es improbable que la casta pluma de Jerónimo hubiera preferido el más clínico concubitor al más vulgar exoletus. 5. Dümmler. 10. las frases citadas han sido tomadas de Contra mendacium. [41] Una proscripción legal típica (de 533) es la que se dirige contra aquellos qui cum masculis nefandam libidinem exercere audent. y 42 sobre Mateo 3. PG. 20. Constantin Ritter (Die Quintilianischen Declamationen.. y S. Yngve Englund. [35] Por ej. 358. 61: 135. Bonner. homilías 16 y 37. aunque la legislación secular del siglo VII contra la homosexualidad en la Hispania visigótica empleara la frase masculorum concubitores.. 205: 333-335. la homilía 43 sobre el Génesis 3. Oxford. 1. Para un período posterior. Es interesante que. véase. 22. Entre otros autores que usan la frase se incluye el Pseudo Quintiliano. Cf. se refería a aquellos qui contra naturam masculi in masculos hanc turpitudinem operaverint. Epigramas. concubitor ganó un amplio abanico de connotaciones en la Edad Media. que la emplea en referencia a la prostitución que. o es pasiva o no especifica ([quem. Esto correspondería casi exactamente al griego. Cf. ha sido reimpreso en la edición de Migne (PL) de las obras de Tertuliano con el prudente comentario de que es «atribuido a Tertuliano». no se citan masculorum concubitores ni el vers.3: Quis enim inter tot milia bellatorum vel prostituentis obscenos vidit amplexus vel vocem audiit prostituti?). en cambio. 59. Sin embargo. 204. 57: 449. no lo hiciera la legislación eclesiástica aprobada en la misma época y en respuesta a aquella. 25). 346 . p. mantuvo el sentido de prostitución masculina hasta bien entrado el siglo XII. 7. Minucio Félix. infra. De mondado. PG. 3b.ανζεκμημζηαζ y los sodomitas (In epistolam ad Titum..] si quis masculorum erat concubitorum. 16. Declamationes maiores. 34. notas. [38] Obsérvese que la última frase es simplemente una proyección de Rom. 1954.

nada equitativas con respecto a la castidad en el matrimonio. 282. cosas que las leyes romanas. aunque algo ambigua. sugiere con gran fuerza una ecuación entre ανζεκμημζηαζ y βοκαζηεξ άηζιμζ. puesto que aquí. homilía.. 1923. 23: 18. 1. 14. prostitutas: Αθθ‟ εάκ ίδδ ηζκά εαοηόκ επζδζδόκηα ηαζξ δδμκαζξ εοεύξ ζοκακηα αοης ηό εζδμξ έπμοζα πμνκζηόκ. A esta categoría corresponden también las referencias de Cirilo de Alejandría (Homiliae diversas. véase Cesáreo de Nazianzo. 17: 181). (cf. Μή 347 . Epistularum libri quattour. su testimonio no apenaría una contribución apreciable. 213. Sin embargo. 6: 9. Orígenes. p. 1 Apología. Aunque no se trata de una cita de san Pablo ni proporciona ninguna otra evidencia contextual: el primero menciona simplemente a aquellos que ιή ενδκμοκηεξ δζά [ηό πέηαονμκ ηδξ ανζεκμημζηίαξ] (los corchetes pertenecen al texto publicado). 2. y la menciona en el versículo siguiente en una forma variada. 5. 14). αννεκμιακήξ = una mujer entregada al adulterio o a la fornicación. ιήηε θμκεύεζκ. ιμζπείαξ ηαί πμνκείαξ ηαί ηθμπδξ θαιαάκμοζζ θμβίζιμοξ· μζ δέ έλς ημύηςκ „νειαόιεκμζ. [48] Sic: un hapax legomenon. que en LXX fue traducido inadecuadamente. en consecuencia. ηαί άθθςκ ηζκςκ απαβμνεομιέκςκ πναβιάηςκ θακηαζίαξ θαιαάκμκηεξ· όνα δέ ιή ηαηδβόνδια εί δ ημοημ ηαί άβζςκ ακδνςκ· ηαί ηζξ ιή „δμοπάγςκ αθθά „νειαόιεκμξ. ιή ζοημθακηεσκ. ηάξ πανά θύζζκ „δδμκάξ ιεηένπμκηαζ. Es muy escasa la probabilidad de que este documento sea genuino. Lo más probable es que se trate de una obra posterior y. 12. ή πμζεζ ηάξ κέςκ ελίπηαζεαζ ηανδίαξ. 22: 65. prostitución. véase Eugéne de Faye. también respecto de mujeres). en todo caso. es decir. castigaban severamente. PG. Además. 2. y los Oracula Sybillina (2. para la violación de varones por varones. ανζεκμημζηεζκ επζγδημΰκηεξ. inútil a la hora de determinar el uso previo de la palabra. 139. París. Octavio. Teófilo. ningún léxico contiene esta variante. [45] Obsérvese que las otras acusaciones dirigidas a los dioses son claras violaciones del derecho romano: ακδνμααηήξ = stuprator.. como en otros sitios. Justino Martir. In epistolam ad Titum. ημζξ ηαηδβμνήιαζζ ημζκςκήζεζ ηδξ αηίιμο βοκαζηόξ ( PG. [43] La Expositio in Proverbia. esto es. 5 (Αζόξ δέ ηαί ηςκ άθθικ εεςκ ιζιδηαί βεκόιεκμζ εκ ης ακδνμααηεζκ). Οί ιέκ εκ ηαζξ πθαηείαζξ „νειαόιεκμζ. y el último ofrece la prohibición ιή ανζεκμημζηεζκ. violación y adulterio son las acusaciones típicas de los cristianos a la moral pagana: véase. [44] En su De legibus specialibus. Crisóstomo omite la palabra ανζεκμημζηαζ de su lugar en 1 Cor. Diálogos. culpable de violación a un ciudadano libre (a un menor de edad o impuesta con violencia). es razonablemente claro que δηαζνδηώξ y ανζεκμημζημξ son ampliaciones del ιαθαημί de la frase anterior (Καί μ παοθμξ εκηαοεα. 4. 28. y Crisóstomo. Eusebio no sabía hebreo. La referencia a Moisés podría aplicarse a ανζεκμημζηεζκ como alusión al Deut. Minucio Félix. [46] Demonstrations evangelicae .[42] Policarpo. Filón compara las prohibiciones mosaicas de actos homosexuales con su completa aceptación por parte de la sociedad helenística (3. 1. 13). A los filipenses. La autoría y la datación de ambas o bras son objeto de serias dudas y. 37). pero que la patrística emplea casi exclusivamente para mujeres–. para la prostitución. 2. para αννεκμιακία –palabra que en griego clásico se usó primordialmente con referencia a varones. el uso en LXX. [47] ‟Δβώ δέ ιδδ‟ ειαθέπεζκ βοκαζηα ιεη‟ επζεοιίαξ αημθάζημο ημύξ ειμύξ Βμύθμιαζ ιαεδηάξ. [49] El pasaje es reconocidamente extraño. Ad Autolycum. Nilo.

64. supra. en el mismo siglo. mientras que. E. puesto que la obra es apócrifa. Cyrilli opera. pp.. puesto que en el enunciado en que aparecen. que ha sido eliminada de la oración anterior («Esto lo da como ya condenado de antemano»). 88: 1895). 14. la homilía atribuida equivocadamente a Macario el Egipcio sea el primer ejemplo del uso de la palabra en otro contexto que la prostitución. Puesto que se vuelve a mencionar específicamente a los ιμζπμί. 1880. véase M. las palabras en cuestión tienen que ser una extensión de ιαθαημί. el sentido hace necesario repetir la misma lista con excepción de las palabras ιεεοζμζ y θμίδμνμζ –que son el tema en discusión– y πόνκμζ. al menos en lo que concierne al género de las partes implicadas: Τό ιέκημζ ηδξ ανζεκμημζηίαξ ιοζμξ πμθθμί ηαί ιεηά ηςκ βοκαζηςκ αοηςκ εηηεθμοζζκ (PG. Véase infra. μύηε ιμζπμί. II. μύηε ιαθαημί. [53] Pedro Damián.. Cambio intelectual. como ya se ha dicho. 145: 165) citaba 1 Tim. PG. cánones 15-17 del concilio de Ancira. cf. pero. p. 122. 4. 414). 348 . [52] Para una glosa grecolatina del siglo IX que incluye ανζεκμημίηδξ [ sic: aunque esta forma no aparece en el NT]. En el siglo VI la emplea Malalas en obras auténticas para describir las relaciones ilícitas de obispos con muchachos (PG. «Glosaire grec-latin de la Bibliothèque de Laon». Miller. quien cita a partir de 1 Cor. 596). Sin embargo. 29.en este ejemplo puede indicar que el autor confundió el término bíblico ανζεκμημζηαζ con el más común de αννεκμιζλία. 4 (PL. También Cirilo de Alejandría emplea esta forma en el sigl o V (pg. 5. 3. como erróneamente interpretaron muchos concilios latinos posteriores. εί βε ηόκ ιέεοζμκ ηαί θμίδμνμκ ιεηά ημο ιμζπμο ηαί ημο „δηαζνδηόημξ ηαί ημο ανζεκμημίημο ηίεδζζ. 82: 1169). Notices et extraits des manuscrits de la Bibliothèque nationale . 90 (p. μύηε θμίδμνμζ ααζζθείακ Θεμο ηθδνμκμιήζμοζζ). «Homiliae diversae». esta obra no ejerció casi influencia. n. 20. 558). o Aubert. 97: 644).. que proporciona un contexto más claro que cualquier otro texto antiguo. es imposible estar seguro de su origen ni de su datación (no anterior al siglo IV). usa la forma más antigua ανζεκμημζηαζ (Historia eeclesiastica. [50] Por ej. [51] Probablemente. en su Liber Gomorrhianus. Esto supone una conexión entre sodomía y αννεκμημζηία (4. μύηε ιέεκζμζ. 77: 981. Obsérvese que la insistencia en que ανζεκμημζηαζ significa «homosexual» culmina en una lectura totalmente absurda de este enunciado: «Y muchos incluso practican el vicio de la homosexualidad con sus esposas». 20. 1: 10. ςξ ζθόδνα ηναπέμξ.πθακαζεε· μύηε πόνκμζ [ηόκ ήδδ ηαηαδζηαζεέκηα πνςημκ ηίεδζζκ]. esto sólo permite comparar la gravedad del pecado de los ιμζημί y de los ιαθαημί con el de los ιέεοζμζ y los θμίδμνμζ: Πμθθμί ημύημο επεθάαμκημ ημο πςνίμο. núm. cap. 6: 9. y también aparece en una obra atribuida a Joannes Jejunator (m. [54] Summa contra gentiles. 389-390. 22). Teodoreto. 2. El cambio a αννεκμ . Ap.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful