Tº:64 Fº: 219  Nº: 364  

Rosario,     11   de Marzo de 2013.­

Y   VISTOS:   Los   presentes   caratulados   “EDICIONES   de   la   FLOR  S.R.L. contra FONTANARROSA, Franco sobre ACCION MERE DECLARATIVA”, Expte  Nº 1420/08, de los que resulta que: A   fs.   5/10   la   actora,   por   apoderado,   promueve   ACCION   MERE  DECLARATIVA   contra   FRANCO   FONTANARROSA   a   fin   de   que   cese   el   estado   de  incertidumbre sobre la existencia y alcance de la relación jurídica del contrato de edición  suscripto entre la accionante y la Sra. Gabriela María Mahy (administradora de la sucesión de  Roberto Alfredo Fontanarrosa) y ­en especial­ superar el estado de lesión y perjuicio que  produce no disponer otro medio legal para poner fin y término inmediato a la cuestión. Señala que la Sra. Mahy concedió a Ediciones de la Flor S.R.L. ­como  editorial­ la facultad de publicar, vender o difundir en forma de libro la obra “Negar Todo y  Otros Cuentos”. La  convención   aludida   ­de  fecha   27.02.2008­  faculta  a   la  actora   a  efectuar hasta un máximo de 5.000 ejemplares, autorizando a reeditarla todas las veces que  considere necesarias, sin límite de números. Indica  que  la administradora  provisoria,  al   ceder  los   derechos   a  la  editorial, manifiesta expresamente que tales derechos no se encuentran limitados, declarando  a   su   vez   que   la   obra   es   original   y   pertenece   con   exclusividad   al   Sr.   Roberto   Alfredo  Fontanarrosa, obligándose por cualquier daño o perjuicio que deviniere por violación de la  garantía expresada. Precisa que se pactaron los derechos fijados en un 12% del precio de  venta al público de cada ejemplar efectivamente vendido, con liquidaciones semestrales; que  la duración sería de cinco años con renovación automática por plazos iguales, entre otras  consideraciones (vid. copia del contrato a fs. 4). Expresa que el 31.07.2008 se iba a producir el lanzamiento de la obra  en la Galería Imago de la Fundación OSDE en Buenos Aires, donde está una exposición de  dibujos e historietas del causante.

Agrega   que,   por   dilatado   período,   el   Sr.   Roberto   A.   Fontanarrosa  privilegió a la actora con la edición de sus obras en forma exclusiva y excluyente. Relata que a raíz de los conflictos entre los herederos del causante, su  parte toma conocimiento de la designación como administradora provisoria de la Sra. Mahy  (cónyuge supérstite). El   29.02.2008,   el   Sr.   Franco   Fontanarrosa   (coheredero   e   hijo   del  causante), mediante actuación notarial, acompaña documentación a la editorial esgrimiendo  derechos que dice le corresponden, con distintas peticiones. Manifiesta, la accionante, que hizo saber a las partes herederas que sus  obligaciones  ­pago  de  los  derechos  de autor­ se consignarían  judicialmente  en  tiempo y  forma en el sucesorio. Puntualiza   que   en   pleno   proceso   de   elaboración   de   la   obra   de  referencia,   reciben   carta   documento   suscripta   por   el   Sr.   Franco   Fontanarrosa   en   la   cual  solicita se le haga saber ­ante la proximidad de la edición­ qué  contrato se suscribió, quien  entregó   el  original  de la obra,  inclusive peticionó  que no se proceda a la reproducción,  difusión y venta hasta tanto le permitieren verificar la validez del derecho de edición y,  asimismo, la legitimidad de la autoría. Refiere que el 09.06.2008 contestan la misiva, haciendo saber que está  en poder de la actora la versión de los últimos cuentos escritos al dictado del Sr. Roberto A.  Fontanarrosa;   celebrándose un contrato de edición con la administradora  de la sucesión,  haciéndole saber que al momento de contestación no existía fecha prevista de publicación,  pero que cuando ello ocurra, se le haría saber. Expone que el 01.07.2008, quien dijo ser apoderado del Sr. Franco  Fontanarrosa ­Dr. Gabriel Salcedo­, les hace saber su parecer en aparente cuestionamiento de  las facultades conferidas a la administradora provisoria, la prohibición por parte de aquel de  editar el libro y que desconocía el contrato de edición. Remarca   que   Ediciones   de   la   Flor   S.R.L.   ­a   fines   de   evitar   ser  comprometida en reclamos judiciales­ decide no publicar el libro de cuentos póstumo “Negar  Todo   y   Otros   Cuentos”   hasta   tanto   se   pronuncie   la   justicia   respecto   a   las   subsistentes 

obligaciones   y   derechos   a   cargo   de   la   editorial   en   relación   a   dicha   obra;   asimismo,   le  manifiesta que de las dilaciones que se originen ­perjuicios que se produzcan­ será objeto el  Sr. Franco Fontanarrosa de oportuno reclamo. Aclara   que   su   parte   se   encuentra   ante   una   incertidumbre   sobre   la  existencia y alcance de una relación jurídica, es decir, contrato de edición suscripto por la  Sra. Mahy ­administradora judicial de la sucesión­ y que se cuestiona por el coheredero, el  Sr. Franco Fontanarrosa; no disponiendo de otro medio legal para poner término inmediato a  ese cuestionamiento. Afirma pretender un pronunciamiento que elimine la falta de certeza  para satisfacer el interés jurídico. Ofrece prueba.  Citada   y   emplazada   a   comparecer   a   estar   a   derecho   la   parte  demandada, a fs. 68 comparece por apoderado, contestando la demanda a fs. 71/82. En   su   escrito   de   responde,   niega   todos   y   cada   uno   de   los   hechos  invocados en la demanda, con excepción de los que no reconoce expresamente, procediendo  seguidamente a realizar una negativa expresa de cada hecho expuesto por el actor en la  demanda;   negando   (por   no   constarle)   la   existencia   de   obras   inéditas   del   Sr.   Roberto  Fontanarrosa, y en caso de existir tales obras, que las mismas sean las que la Editorial dice  tener en su poder, y en su caso, que las mismas estén concluidas y en condiciones de ser  publicadas. Menciona   que   de   existir   tales   obras,   deben   ser   ­en   todo   caso­  posteriores al matrimonio del Sr. Roberto Fontanarrosa con Gabriela Mahy. Remarca que por no tratarse de un documento emanado del Sr. Franco  Fontanarrosa   o   que   sea   atribuido   al   mismo,   no   puede   dar   por   cierto   que   el   mismo   sea  auténtico y firmado por las dos partes que figuran en el instrumento enunciado. Entiende   que   no   surge   ni   del   expediente   en   que   se   tramita   la  declaratoria de herederos ni de incidente alguno del mismo, que la administradora provisoria  ­Sra. Gabriela Mahy­ haya requerido autorización judicial para realizar un acto jurídico para  el   cual   la   ley   no   la   autoriza   y   que   no   existe   constancia   alguna   de   que   el   Sr.   Franco 

Fontanarrosa haya convenido con la administradora o autorizado a la misma a ceder derechos  del acervo hereditario. Expone que tal como son relatados los hechos en la demanda, dan la  apariencia que la editorial accionante y la Sra. Mahy intentaron hacer negocios ocultándolos  al Sr. Franco Fontanarrosa. Interpreta   que   la   supuesta   obra   en   cuestión   habría   sido   escrita   al  dictado del Sr. Roberto Fontanarrosa, pero resalta que no se desprende prueba alguna, ni se  ofrece probar semejante extremo. Afirma que es deber del Sr. Franco Fontanarrosa velar por  la obra y nombre de su padre, y debe impedir que se atribuyan a la autoría de aquel, obras  que puedan eventualmente ser de terceros, por el sólo hecho de vender y ganar dinero tras el  exitoso nombre de un autor prestigioso. Considera que los únicos hechos comprobados son dos pares de cartas  documento y las confesiones de la editorial actora; y que la administradora provisoria de la  sucesión no tiene facultades para ejercer derechos de disposición sobre obras del acervo  hereditario,   atento   que   toda   administración   sucesoria   es   provisoria   y   sólo   encaminada   a  preservar los bienes de la herencia.  Hace notar que si bien no existen en el C.P.C.C.S.F. normas generales  que fijen con claridad qué  tipos de actos puede o no puede realizar el administrador de una  sucesión,   existen disposiciones procesales que marcan los límites ­citando el art. 620­ y  mencionando que si el administrador no puede arrendar inmuebles, mucho menos puede  ceder derechos de edición; no sólo porque la propia cesión implica un acto de disposición y  no de administración, sino que esta disposición es justamente la del acto de explotación  natural de la obra.  Continúa haciendo referencia a los arts. 622 y 624 del código de rito,  manifestando que el primero establece los supuestos excepcionales en que se pueden vender  bienes de la herencia mientras dure el juicio sucesorio y cita jurisprudencia. Con relación al  segundo articulado, considera que de ser cierto que el contrato es real, se debió  buscar el  acuerdo del Sr. Franco Fontanarrosa y, en su defecto, las justificaciones que hicieran viable  una venia judicial.

Postula dos interrogantes: si la Sra. Mahy contrató  a título personal,  ¿por qué  no se demanda a ella en este juicio en lugar del Sr. Franco Fontanarrosa?, y si lo  hizo en representación de la sucesión, ¿por qué  no demanda a la sucesión en lugar del hijo  del causante? Asevera que el acto de ceder derechos de edición no es un acto de  administración de los autorizados, sino, un acto de administración de los que requieren venia  judicial o un acto de disposición. Solicita que la Sra. Gabriela Mahy sea citada como tercero necesario,  toda vez que la controversia en cuestión está  originada en un acto que le es atribuido a la  misma y sin cuya intervención no podrá resolverse. Reserva caso federal. A   fs.   88   comparece,   por   apoderado,   la   Sra.   Gabriela   Mahy,  contestando el traslado a fs. 203/210. Reconoce ella haber celebrado ­en carácter de administradora de la  sucesión­ contrato de edición con la actora el 27.02.2008 sobre la obra inédita “Negar Todo y  Otros Cuentos”, creada durante el año 2007 y de autoría de su difunto esposo.  Manifiesta   que   la   suscripción   del   mencionado   contrato   implicó   el  legítimo ejercicio de sus facultades como administradora de la sucesión, por constituir un  acto de administración y no de disposición; y que la oposición del Sr. Franco Fontanarrosa a  la publicación de la obra, obligó  a la editorial actora a promover las presentes actuaciones  tendientes a obtener la certeza sobre la legitimidad del contrato suscripto, y a modificar el  estado de lesión y perjuicio que le produce esta conducta. Entiende que para que el acto jurisdiccional sea eficaz, más allá  de  expedirse sobre la legitimidad del contrato, deberá  abordar si el ejercicio de los derechos  morales que realizó  el Sr. Franco Fontanarrosa para impedir la divulgación de la obra, es  abusivo; atento que resolver sobre la validez de la contratación es totalmente insuficiente ya  que no resolverá el problema de fondo. Precisa   que   la   obra   sobre   la   cual   recayeron   los   actos   jurídicos  cuestionados,   estaba   en   condiciones   de   ser   publicada.   Declara   que   la   misma   nuclea   los 

últimos 24 cuentos creados por el Sr. Roberto Alfredo Fontanarrosa habiendo sido inscripta y  depositada en custodia bajo el N°: 759.475 ante la Dirección Nacional de Derecho de Autor. Destaca que en el marco de la relación que unió  al Sr. Fontanarrosa  con Ediciones de la Flor por más de 30 años, estaba acordada la publicación de todas las  obras del autor, y que cuando éste tenía la cantidad de cuentos que a su criterio ameritaban la  publicación, se los enviaba a la editorial donde su editor y amigo, el Sr. Daniel Divinsky  ­Socio Gerente de la firma editora­, los titulaba, corregía y diagramaba con total libertad. Ilustra que el humorista no discutía los términos de la negociación ni  las condiciones del contrato, por estar implícitamente acordado en esa relación de tantos años  y basado en la absoluta confianza, no sólo comercial, sino técnica, que se tenían las partes.  Afirma que tan grande era esa confianza que se trasladaba al  ámbito  personal,   siendo   el   propio   Sr.   Divinsky   quien   ­a   pedido   del   Sr.   Roberto   Fontanarrosa­  garantizó el contrato de locación del inmueble en el que habitó su hijo cuando se radicó en la  ciudad de Buenos Aires. En relación al cuestionamiento de las facultades de la Sra. Mahy como  administradora,   considera   que   su   función   no   es   producir   ganancias,   sino   lograr   el  mantenimiento adecuado de la herencia conforme a la naturaleza de los bienes en particular y  hasta que llegue el momento de la partición. Remarcar  que en el caso de marras,  el  patrimonio administrado se  encuentra compuesto por las obras del autor, siendo la difusión de las mismas a través de  contratos de edición, la forma ordinaria de producir sus frutos. Puntualiza que la administradora de la sucesión suscribió  un contrato  idéntico a los que ordinariamente celebró  el autor en vida, es decir, el editor histórico del  causante Sr. Roberto Fontanarrosa. Agrega que el contrato de referencia es idéntico al celebrado por el  causante y la actora sobre la obra “Inodoro Pereyra 32”, presentada en la Feria del Libro el  02.05.2008 y ninguna objeción mereció tal instrumento por parte del Sr. Franco Fontanarrosa  cuando se solicitó orden de pago por las sumas provenientes de la explotación de dicha obra  en el expediente de la sucesión.

Resalta   que   el   contrato   se   nominó   “Contrato   de   Edición”   y  expresamente   se   alude   a   “conceder”   ciertas   facultades   respecto   de   la   obra,   y   que   la  demandada al cuestionar el accionar de la administradora, utiliza el vocablo “cesión”. Aclara  que en este tipo de operaciones, lo transferido sale del patrimonio del cedente para entrar en  el patrimonio del cesionario, quien lo ejerce en nombre propio; mientras por el contrario, en  el   ámbito del  derecho   de autor ­compuesto  por  facultades   morales   y patrimoniales­   aún  cuando   se   hablara   de   contrato   de   cesión,   el   mal   llamado   “cesionario”   nunca   sustituiría  totalmente   al   autor.   Indica   que   lo   que   se   transmite   es   el   ejercicio   de   ciertas   facultades  patrimoniales, lo cual los ubica frente a una licencia, es decir, autorización de uso. Postula que si bien el Sr. Franco Fontanarrosa alega que la Sra. Mahy  ha dispuesto de la obra integrante del acervo, se pregunta ¿como es entonces que aquel pueda  recuperar las facultades sobre dichas obras al vencimiento de los contratos celebrados con el  sello editorial en idénticos términos que el cuestiona? Acompaña documental. Como medida para mejor proveer se designa audiencia, la cual luce  agregada a fs. 224/225. Abierta la causa a prueba a fs. 227, a fs. 230/232 la ofrece el actor; a  fs. 234/311 la Sra. Mahy ­ampliando a fs. 331­ y denunciando nuevo hecho y ofreciendo  prueba a fs. 486/487;y a fs. 316/321 la demandada; agregándose la producida. Clausurado el período probatorio a fs. 471 y corrido que fuera el traslado  para alegar, a fs. 473 alega el actor, a fs. 496 la administradora y a fs. 489 la demandada,  incorporándose  ­respectivamente­ dichos alegatos. Llamados   los   Autos   para   Sentencia   a   fs.   531,   así   como   el  nombramiento del nuevo Juez titular a cargo del Juzgado actuante, todo lo que se encuentra  consentido y firme, éstos obrados han quedado en estado de dictar resolución definitiva. Y CONSIDERANDO: 1.­ Legitimación: 1.1.­  De   actora   y   demandado:   Las   partes   de   autos   se   encuentran  legitimadas activa y pasivamente, atento a que la actora es quien dice tener la incertidumbre en  cuanto a la existencia o no de los derechos y obligaciones que emanan del contrato celebrado 

con la administradora de la sucesión, derivado esto de que es el demandado quien se opone a la  validez del acto por estar firmado por la administradora de la Sucesión de Roberto Fontanarrosa  ­considerando no tener facultades para ello­, además de invocar sus derechos patrimoniales y  morales de autor ­como hijo y coheredero­ sobre la obra objeto de dicho contrato. 1.2.­ En relación a la tercera citada: Fue legitimada como tal, atento la  citación efectuada en el escrito de contestación de demanda del accionado, quien a fs. 80 vta. y  81 entendió que la Señora Mahy ­tercera­ tiene probabilidad de cuestiones litigiosas pendientes  y acciones revérsicas contra cualquiera de las partes primogénitas ­dependiendo de las resultas  de estos autos­ y fue llamada como “tercera necesaria”. Siguiendo al Dr. Adolfo Alvarado Velloso,   subsumiendo el caso en  estudio a su doctrina jurídica, cuando hablamos de terceros, el elemento diferenciador que  sobresale es “el interés”, que en mayor o menor medida será afectado actual o potencialmente  por el resultado del litigio, convirtiéndose ­en rigor de verdad­ en una parte procesal sucesiva  con mayores o menores facultades de actuación en orden al grado de afectación que surge. Según la clasificación expuesta por este prestigioso jurista rosarino, la  actuación   de   la   tercera   ­Sra.   Mahy­   es   provocada,   necesaria,   inmediata,   directa,   con  incompatibilidad de las diversas relaciones sustanciales y coadyuvante. Es provocada porque una de las partes originarias del pleito fue quien la  citó (de acuerdo a su consideración y conveniencia); necesaria por existir una relación jurídica  material inescindible (entre citante y citado), cuales son los derechos hereditarios sobre las obras  de autoría del causante Roberto Fontanarrosa, habiendo una legitimación imprescindible para  lograr una heterocomposición  últil del litigio;  inmediata  por presentarse cuando la pretensión  demandada produce un gravamen jurídico que ­por ser real o potencial­ admite que la afectación  al tercero es  directa  o actual, ya que es sujeto de una relación jurídica que, respecto de la  pretensión ya litigiosa, se halla en una incompatibilidad de las diversas relaciones sustanciales    por pretender titularidad de un mismo derecho de propiedad (para el caso los derechos morales  de autor); por último es coadyuvante o adhesiva autónoma por ingresar al proceso pendiente con  el objeto de hacer valer un derecho propio frente a una de las partes originarias, adhiriendo  simultáneamente a la calidad de la actora. Sobre este  último carácter he de disentir con la 

postura esgrimida por la accionada, quien aduce que quien fue citada como tercera debía ser  codemandada en igualdad de condiciones con su representado, pero esta posición no hace a mi  convencimiento, pues no puede demandarse a quien no ejerce oposición alguna al cumplimiento  del contrato establecido. Es   importante   destacar   que   el   fin   mediato   de   toda   intervención   de  terceros es hacerle valer los efectos de la sentencia 2.­ Traba de litis: Debo distinguir que, en virtud del carácter dispositivo  que tiene el proceso civil, las partes ­por proposición de la tercera citada­ han ampliado las  pretensiones   originarias   de   autos,   existiendo   ­de   base­   la   consistente   en   la   acción   mere  declarativa, para luego ampliarla a la consideración de los derechos patrimoniales y morales de  autor ejercidos por el accionado y que la tercera los rotula como abusivos. 2.1.­  Acción   Mere   Declarativa:  La   relación   jurídica   objeto   de   esta  acción es el contrato referido y suscripto en fecha 27.02.2008 por la Editorial actora y la Sra.  Gabriela María Mahy, administradora de la sucesión del Sr. Roberto Fontanarrosa, que fuera  atacado   por   el   coheredero   Franco   Fontanarrosa   (hijo   del   causante)   invocando   falta   de  autorización judicial para tales fines o no haber sido consultado como coheredero para otorgarla  conjuntamente con la administradora ­por ser considerados actos que la requieren dentro del  ejercicio patrimonial­, además de invocar para sí el ejercicio de derechos morales sobre la obra  de su padre. Ediciones de la Flor S.R.L. es quien entabla la acción y la dirige frente a  quien ejerció la oposición (el hijo y coheredero de Roberto Fontanarrosa). 2.2.­  Entre partes (a propuesta de la tercera citada): Citada como  tercera la restante coheredera del causante ­su cónyuge supérstite, Señora Gabriela Mahy­ en los  términos de los Arts. 302, 305 y 309 del C.P.C.C.S.F., en su escrito de fs. 203/210, expone el  necesario análisis del ejercicio de los derechos de los herederos y ­preponderantemente­ el  ejercicio abusivo de éstos por parte del Señor Franco Fontanarrosa, poniendo a disposición de  éste la obra objeto del contrato firmado por la tercera y la editorial Ediciones de la Flor S.R.L. a  los fines de que éste ejerza el correcto derecho aludido. Frente a ello, si bien el accionado se defendió ­prima facie­ en su escrito 

de contestación de fs. 218/219 oponiéndose a aquella pretensión, en el punto 1.3. del mismo  responde   manifestó:  “Sin   perjuicio   de   lo   precedentemente   expuesto,   y   a   efectos   de   ­nuevamente­   evidenciar   nuestra   buena   fe,   quedamos   a   disposición   de   V.S.   Si   entiende   conveniente la realización de una convocatoria a las partes para dialogar sobre el tema en   debate” (sic), a lo que el Juzgado ­considerando el principio dispositivo procesal­ citó, a fs. 221,  a una audiencia de partes del Art. 19 del C.P.C.C.S.F. y como medida de mejor proveer.  Llevada a cabo dicha audiencia el día 10/12/2009, según constancia de  acta obrante a fs. 224, el demandado ­Señor Franco Fontanarrosa­ dijo:  “a los fines de evaluar   su postura dentro de la causa accederá  al documento original que se encuentra en el disco   rígido el cual se halla en el domicilio de la Sra. Mahy Gabriela ...” (sic), referido éste a la obra  inédita de autoría de su padre: “Negar todo y otros cuentos”, a lo que accedieron la tercera y la  actora, sin oposición alguna. Aun cuando en la continuación de aquella audiencia, habiendo sido ésta  tomada el día 22/02/2010 ­según acta que luce a fs. 225­, la accionada manifiesta mantener la  posición sustentada en el escrito de contestación de demanda (o sea, restringir el objeto de  marras a la mere declarativa), su actuación procesal no fue congruente con esta postura, pues a  fs. 320 ofrece pruebas ­cuando había postulado que la controversia procesal debía ser entendida  de   puro   derecho   para   el   caso   de   reconocimiento   de   parte   de   la   tercera   respecto   a   la  documentación que le fuera atribuída, cosa que así  ocurrió­, a fs 235 luce carta documento  (copia certificada) por la que el apoderado del demandado notifica a la tercera que el día  15/02/2010 se presentarán en su domicilio, conjuntamente con un técnico informático y un  escribano, a efectos de la extracción de la copia correspondiente al archivo original de la obra, a  fs. 238 luce acta de constatación (copia certificada) de la escribana pública Nora Tamagno del  acto de extracción antes referido, entregándose la copia al Dr. Sanchez Almeyda (Escribano  propuesto por el demandado), a fs. 454/456 obran Escrituras Públicas por las que se constató  que   el   técnico   en   informática   designado   por   la   demandada   y   el   mismo   Señor   Franco  Fontanarrosa extrajo y obtuvo (vía DVD) la copia correspondiente al archivo original de la obra  que   se   dice   llamada  “Negar   todo   y   otros   cuentos”,   en   fechas   15/02/2010   y   20/02/2010,  respectivamente, o sea previamente a la continuación de la audiencia antes mencionada del día 

22/02/2010, y a fs. 439 vta. ­constando la absolución de posiciones del accionado­ preguntado  que fue en la 2° posición de la confesional de la tercera citada si a esa fecha (15/10/2010) leyó la  obra “Negar todo”, responde: “Si, es cierto, la leí”. De todo ello deduzco que se cumplió  con lo opuesto a aquello que el  representante legal del demandado propuso como negativa, cuando dijo a fs. 218:  “... con   relación   a   lo   decretado   en   el   punto   6.2.)   de   la   referida   providencia   glosada   a   fs.   211,   expresamos nuestra negativa a la pretendida puesta a disposición de dicha obra, atento que   ello significaría un adelantamiento ­procesalmente inaceptable­ de la resolución que debe   dictarse en estos autos, en los cuales ­vale recordarlo­ la actora y la administradora provisoria   suscribieron un contrato de edición sin el consentimiento de mi representado y sin que  éste   tuviera acceso a dicha obra, en su calidad de coheredero … Respecto a lo decretado en el   parágrafo 6.3.) del proveído referido, NOS OPONEMOS A LA PRETENSIÓN DEL TERCERO,  puesto que valen las mismas consideraciones formuladas en el apartado anterior, es decir que   de hacerse lugar a lo requerido por el mismo se estarían violando las formas sustanciales para   la decisión del presente litigio, esto es una resolución anticipatoria, cercana a una medida   autosatisfactiva, sin cumplir con el procedimiento ordinario estatuido para la resolución de   este proceso” (sic). Hasta lo aquí expuesto he de anticipar mi postura en considerar ampliada  la   pretensión   de   autos   y  definir   que   la   traba   de   litis   fue   configurada   desde   dos   frentes  argumentativos: a) La acción mere declarativa propiamente dicha y b) El necesario análisis del  ejercicio de los derechos patrimoniales y morales de los herederos y ­preponderantemente­ el  endilgado ejercicio abusivo de  éstos por parte del  Señor  Franco  Fontanarrosa,   poniendo  a  disposición de éste la obra objeto del contrato firmado por la tercera y la editorial Ediciones de  la Flor S.R.L. a los fines de que ejerza el correcto derecho aludido. Ahonda   esta   posición   lo   dicho   por   doctrinarios   de   fuste.   Cuando   la  ciencia procesal comenzó  a constituirse como tal y, por tanto, los autores fueron dejando de  concretar sus explicaciones a los puros pasos procedimentales sin ilación lógica y sistemática, se  advirtió que todo ordenamiento positivo debía partir de cuatro premisas básicas: a) por obvias   razones que hacen a la convivencia pacífica y armoniosa de los integrantes de una comunidad  

dada es imprescindible que una vez resuelta por la autoridad una pretensión litigiosa, su   decisión sea definitiva, debiéndose impedir a todo trance la reapertura útil de la discusión que   la originó; b) del mismo modo, no resulta bueno para el mantenimiento de la paz social la   coexistencia de dos demandas con base en la misma y exacta pretensión, pues podría ocurrir   eventualmente  que  éstas obtuvieren sendas decisiones contradictorias, con  la consiguiente   creación de un verdadero caos jurídico que debe ser evitado a toda costa; c) por similares   razones, siempre que una misma causa petendi sea el sustento de dos o más pretensiones   (concurrentes   o   antagónicas),   éstas   deben   ser   necesariamente   tramitadas   en   un   solo   procedimiento y resueltas en una misma sentencia; d) para finalizar, desde siempre ha parecido   políticamente   conveniente   tratar   en   un   mismo   y   único   procedimiento   varios   procesos   originados por pretensiones que se hallan estrechamente vinculadas entre sí. (Academia virtual  Iberoamericana de Derecho y de Altos Estudios Judiciales – Teoría General del Proceso). Las tres primeras premisas son el fundamento de un principio legislativo  superior y metaprocesal: la seguridad jurídica. La última, en cambio, constituye el basamento de  otros principios relativos al proceso y que generan las reglas de economía y de celeridad en los  trámites. A partir de la aceptación de estas premisas básicas para un sistema, se ha  advertido la necesidad de que la ley autorizara la intervención de un tercero en un proceso  pendiente, siempre que la eventual afectación de su propio interés pueda derivar de la extensión  subjetiva de los efectos del caso juzgado, de tal forma que el instituto supone una acumulación  de pretensiones por vía de inserción procesal: el tercero se inserta en el proceso ya pendiente  entre las partes originarias, estando fundada dicha intervención en el  principio de seguridad  jurídica o en las reglas de la economía y la celeridad. Obvio es decir que esta acumulación de pretensiones en un mismo y  único proceso ha de proceder atento a que fue presentada en el momento procesal oportuno y se  aplican los mismos e idénticos trámites procesales, para el caso el juicio ordinario, con la mayor  amplitud probatoria, y ­si bien­ el tercero no es considerado parte propiamente dicha, a él se le  harán extensivos los efectos de la sentencia. Admito procedente la postura plasmada por la tercera en su escrito a fs. 

203 vta. punto 1, último párrafo, cuando expone: “A riesgo de ser redundantes, si siguiendo la   postura   del   demandado,   cercenáramos   el   objeto   de   debate   a   la   legitimación   de   la   administradora   para   celebrar   el   contrato,   y   habida   cuenta   que   el   heredero   Franco   Fontanarrosa ya adelantó que se mantendrá en su negativa a la divulgación de la obra ­por   causas no expresadas­, será  necesario un nuevo pronunciamiento en un proceso posterior   ­entre las mismas partes, en idéntica jurisdicción y por el mismo trámite. Un absurdo” (sic). 3.­ Trabada la litis en los términos expuestos corresponde analizar los  hechos y el derecho aplicable en la especie. 3.1.­  Mere   Declarativa:  La   pretensión   esgrimida   por   el   actor  interponiendo esta acción, es dirigida a los fines de que cese el estado de incertidumbre sobre la  existencia y alcance de la relación jurídica ­contrato de edición­ objeto del presente juicio y  superar el estado de lesión y perjuicio que se estaría produciendo a la Editorial actora. Es de resaltar que la acción mere declarativa apunta a esclarecer estados  de incertidumbre, que por vía de principio, son proclives a generar  inseguridad  jurídica  e  imprevisión   sobre   efectos   no   pensados   al   tiempo   de   contratar.   Estos   estados   pueden   ser  considerados desde dos puntos de vistas: a) positivo: cuando busca declarar la existencia de un  derecho   propio   de   quien   la   promueve   o   de   alguna   de   sus   modalidades,   trayendo  consecuentemente  un  efecto   jurídico  favorable   al   promotor   y b)  negativo:   persiguiendo   lo  contrario, o sea la inexistencia de un derecho ajeno, tratando ­así­ de obtener la negación de un  efecto jurídico favorable al demandado. Prima facie ­de la lectura de los escritos mediante los  cuales fue trabada la litis­ pareciera encuadrarse dentro del segundo punto de vista (negativo) y  que se traduce en el más común de la práctica forense. Así las cosas, corresponde afirmar que son presupuestos de admisión que  exista incertidumbre sobre la existencia, modalidad o interpretación de una relación jurídica, un  claro perjuicio o lesión al actor, y que éste no tuviera otro medio legal para remediarlo. La   Excma.   Corte   Suprema   de   Justicia   de   la   Nación,   sistematiza   los  requisitos de procedencia del instituto1: a) estado de incertidumbre sobre la existencia, alcance y  modalidad de una relación jurídica; b) interés jurídico suficiente en el accionante, en el sentido 
1

 CSJN “Gomer S.A. C/ Provincia de Córdoba” (Fallos, 310:142)

de que la falta de certeza pudiera producirle un perjuicio o lesión actual; y c) interés específico  en el uso de la vía declarativa, es decir, que el actor no dispusiere de otro medio legal para  ponerle término inmediatamente.  No son requisitos aislados, sino reunidos para trabajar en conjunto, y  valen para solicitar que se resuelva tanto la falta de certeza como para pretender que se declare  la inconstitucionalidad (si así lo hubiera postulado alguna de las partes).  Por estos motivos, la acción de pura certeza, para que sea admisible  como tal, requiere un examen previo sobre el contenido normal, jurídicamente obligado, de la  eventual sentencia y no puede ser otro que una declaración que en lo sustancial exprese que el  derecho existe o no; es decir, se trata de evaluar si están dados los presupuestos y, en su caso, si  el tipo de proceso de conocimiento pedido por el actor (ordinario, sumarísimo, amparo, etc.) se  corresponde con la complejidad de la causa.  En relación a lo expuesto, es de destacar que el fundamento normal de  toda demanda es la incertidumbre; alguien que cree de buena fe estar asistido de un derecho que  motiva adecuadamente con el fin de lograr un resultado que, obviamente, no está asegurado ni  es previsible. La falta de certeza supone “duda”, que abarca la existencia del derecho,  el modo de cumplir con sus mandatos y el alcance objetivo y subjetivo del mismo. Pero esa  simple vacilación que produce inseguridad en la actuación, no es suficiente, siendo necesario un  acto, e inclusive, un hecho exterior objetivo que sea la causa productora de la incertidumbre. No  basta la mención del interesado sobre las dudas propias, en la medida que la fluctuación pueda  resultar evidente para toda persona que aprecie; es decir, ha de estar en la relación jurídica o en  el derecho aplicable, de forma tal que se dude sobre la existencia, alcance o modadilidades de  ejecución. De   lo   expuesto   se   deduce   que   no   se   debe   buscar   en   la   sentencia  declarativa una solución condenatoria contra el contradictor, porqué justamente son resoluciones  destinadas   a   dar   certidumbre,   que   por   tanto,   suelen   también   denominarse   de   “mero  acertamento”. Su finalidad consiste en interpretar y esclarecer el contenido de una relación  jurídica existente, determinando su objeto y las modalidades como debe ser cumplida.

En definitiva, no constituyen un estado jurídico ni generan  novación  alguna en la situación de derecho; solamente prestan seguridad al declarar sobre los alcances y  contenidos de una relación jurídica. De allí  que la sentencia de declaración de mera certeza se contraponga,  por un lado a la sentencia de condena, porque la acción de declaración de certeza no hace valer  un derecho a la prestación del demandado, ni en particular al reconocimiento del derecho por  parte de  éste; y por otro, a la sentencia constitutiva, porque se limita a declarar la certeza sin  modificar las relaciones jurídicas preexistentes. El Dr. Peyrano sostiene que  “... En una acción mere declarativa de   certeza   no   existen   márgenes   restitutivos,   dativos   o   reparadores,   como   en   una   condena   tradicional,   sino   que   se   limita   a   declarar   un   derecho   en   los   términos   del   art.   1°   del   C.P.C.C.S.F. cuando la incertidumbre respecto de una relación jurídica, de sus modalidades o   de su interpretación cause un perjuicio a quien tenga interés legítimo en hacerla cesar.”2 3.1.1.­ En el sub­lite, el acto u hecho exterior objetivo considerado la  causa productora de la incertidumbre, se circunscribe a las dos (2) cartas documentos (fs. 18 y  21) enviadas por el Señor Franco Fontanarrosa y su representante legal a Ediciones de la Flor  S.R.L. ­identificadas y certificadas como originales mediante escribano público interviniente­  por las que los “intima a no proceder a la reproducción, difusión y venta de la obra, hasta tanto   le permitan verificar la validez de su derecho de edición, legitimidad de la supuesta autoría de   su padre, así como ejercer los derechos vinculados a las condiciones de impresión tales como   integridad y  fidelidad  del  texto,  e incluso  correcciones  de imprenta. Asimismo  prohibe  la   edición y cualquier otra forma de divulgación de obras póstumas de su padre, expresando  ejercer los derechos morales de autor, además de recordar que la administradora provisoria de   la sucesión carece de toda facultad para ejercer derechos patrimoniales de disposición de   obras del acervo hereditario, tal como el contrato de edición que se afirma haber firmado”. El ataque tiene como objetivo el contrato de edición firmado entre la  actora y la tercera citada ­ésta última en su carácter de administradora provisoria de la sucesión  de Roberto Fontanarrosa­, cuyo objeto es la publicación, venta y difusión en forma de libro de la 
2

 Peyrano, Jorge W. “Análisis doctrinarios y jurisprudencial del CPCC” T­I­ p.1 a 6 y sus citas.

mencionada obra “Negar Todo y Otros Cuentos”. Éstos tipos de contratos caracterizados por la adhesión a condiciones  generales son una categoría contractual; la interpretación de los mismos debe hacerse mediante  un análisis  de las estipulaciones que contiene, y de acuerdo a los principios generales del  derecho, de la equidad, de la buena fe, ya que la circunstancia de que el contrato sea por  adhesión no justifica su apartamiento. Así, el art. 1.197 del Código Civil establece que  "Las convenciones   hechas en los contratos forman para las partes una regla a la cual deben someterse como a la   ley misma". Si bien los jueces tienen facultad de revisar y/o modificar las estipulaciones en caso  de ejercicio irregular de los derechos (art. 1.071 C.C.), o cuando exista lesión (art. 954 C.C.), o  imprevisión (art. 1.198 C.C), en el sub­lite no se ha demostrado que la cuestión se encuentre  inmersa en alguno de los vicios contemplados. Solo se debe establecer a través de la presente resolución cual es la  certeza o no del acto producido, proporcionando clarificación a través de la interpretación de  derechos, deberes o situaciones, previo a consumarse ninguna violación, además de decidirse la  conducta a seguir, saber cuales son los derechos o el comportamiento sin arriesgarse a una  eventual ruptura de una relación con la consiguiente gravitante lesión. A entender de este judicante, está  demostrado en autos que el contrato  referido es de similares (o casi idénticas) características y contenido que todos los contratos de  edición de igual tenor que fueron firmados entre el causante Señor Roberto Fontanarrosa (en  vida) y Ediciones La Flor S.R.L. durante la larguísima relación comercial y de confianza que  existió entre ellos, véase la copia del instrumento atacado obrante a fs. 4 y 350/351/352 y las  demás correspondientes a otras obras ya publicadas que lucen a fs. 34, 37, 41, 46, 51, 56,  135/136, 137/138, 139/140, 142, 144 a 158, 160 a 162, 164, 166, 168, 170 a 173, 175, 177/179,  181, 183, 185, 187, 189 a 196, 198, 199, 201,202 y 432/435 de autos, corroborado ello con el  oficio   diligenciado  a   la   Dirección   Nacional   del   Derecho   de  Autor   (Ministerio  de  Justicia,  Seguridad y Derechos Humanos) y contestado a fs. 347 a 427 por el cual se acerta que las obras  objeto de dichos contratos fueron inscriptas a nombre del autor y publicadas por Ediciones de la  Flor S.R.L..

3.1.2.­ La veta primordial para dilucidar la certeza de los derechos y  obligaciones   que   emergen   del   contrato   de   edición   base   referido,   es   determinar   si   éste  instrumento, como acto jurídico, se encuentra dentro de la órbita de los actos de administración  a  los   que  está   autorizada   ejercer   la  administradora   provisoria   de   la   sucesión   del   causante  Roberto Fontanarrosa. Vale   recordar   que,   habiendo   sido   ofrecidos   como   prueba   los   autos  conexos caratulados “FONTANARROSA, Roberto s/DECLARATORIA de HEREDEROS”  Expte.   N°:   112/2008   y   “FONTANARROSA,   Roberto   s/NOMBRAMIENTO   de  ADMINISTRADOR PROVISORIO” Expte. N°: 1169/08, de éstos se desprende que los únicos  herederos universales declarados son el accionado y la tercera citada, siendo ésta última sobre  quien recayó  el nombramiento de administradora provisoria, según Resolución N°: 2167 del  13/08/2007.   El   carácter   provisional   (teóricamente)   ha   de   ser   mantenido   hasta   el  nombramiento de administrador definitivo, situación en la que se está en condiciones una vez  instituída la correspondiente declaratoria de herederos, ya ocurrida en el caso en estudio, pero  sin que se modificara el nombramiento de administradora provisoria realizado, continuando en  cabeza de la cónyuge supérstite atento no haberse modificado dicho status jurídico. Primariamente debemos determinar si el acto en discusión se vincula con  los llamados actos de disposición (posición tomada por el demandado Franco Fontanarrosa en  su escrito de responde de fs. 78 y 78 vta.). Entiende esta parte que ceder derechos de edición es un acto dispositivo,  no solo porque la propia cesión así lo implica, sino que tal disposición es justamente el acto de  explotación natural de la obra. No   resulta   sencillo   delimitar   con   precisión   los   conceptos   de   actos  administrativos y dispositivos. La doctrina es poco precisa y la ley positiva no contribuye a  poner claridad en las ideas. La administración de bienes hereditarios recae sobre quien fue nombrado  administrador provisorio o definitivo de los bienes que componen el acervo hereditario, en el  caso, la tercera Señora Gabriela Mahy.

La   ley   de   fondo   ha   sido   muy   escasa   en   cuanto   al   tratamiento  normológico de esta materia, existiendo solo el Art. 3451 del C.C. que prescribe: “Ninguno de   los herederos tiene el poder de administrar los intereses de la sucesión. La decisión y los actos   del mayor número, no obligan a los otros coherederos que no han prestado su consentimiento.   En tales casos, el juez debe decidir las diferencias entre los herederos sobre la administración   de la sucesión”. Este es el artículo “bisagra” para poder ­a partir de aquí­ encaminar el  litigio planteado. Existiendo en toda sucesión, desde el punto de vista patrimonial, una  masa indivisa que conforma una comunidad hereditaria forzosa y esencialmente transitoria, el  poder del juez responde al principio de la participación de todos los herederos en cuanto a la  gestión   total   del   patrimonio   hereditario   (en   la   que   concurren   los   intereses   de   ellos   como  sucesores universales del causante y los eventuales de los terceros). Se trata del “ius prohibendi”  que surge como consecuencia de la igualdad de derechos, se da como manifestación negativa  del   derecho   de   cada   uno   y   se   explica   porque   la   comunidad   en   la   sucesión   es   un   estado  puramente pasivo y accidental, en que los propietarios no están unidos sino por la cosa misma y  no por su voluntad (según señala Vélez en la nota respectiva al compararla con la sociedad). Es así  que el juez, al tomar decisiones sobre la administración de una  cosa comprendida en la indivisión hereditaria, debe velar por los intereses “ut singuli” de todos  los herederos y no puede imponerle a uno de ellos la posición del otro, siempre que medie  razonabilidad de parte de quien ejerce la oposición. Pero tal prohibición no alcanza al juez que ante las desinteligencias entre  ellos debe zanjar la cuestión, procurando que los bienes no sean improductivos y cuidando de  tutelar armónicamente todos los intereses individuales. La mayor reglamentación, aunque no abundante ­por cierto­, la otorgan  los códigos  de  procedimientos referentes  a los juicios sucesorios. Nuestro C.P.C.C.S.F.,  la  regula en sus artículos 617, ss. y cc.. Frecuentemente, la ley permite a determinadas personas realizar actos de  administración, pero no los de disposición. La distinción tiene importancia respecto de una 

persona que obra en interés de otra. Debemos comprender que, en el caso de marras, los bienes  del   acervo   hereditario   poseen   una   relevante   especificidad:   son   los   derechos   de   autor  pertenecientes a una vasta y popular obra artística del Señor Roberto Fontanarrosa. Doctrinariamente,   se   entiende   por   actos   de   administración   sucesoria  aquellos relativos a la conservación y mantenimiento de los bienes, siendo dable incluir en tal  precepto ciertas funciones de gestión ordinaria conforme a la naturaleza y estado de los bienes  quedados al fallecimiento del causante. El criterio para distinguir los actos de administración de los actos de  disposición no lo da la ley, ni puedo darlo de un modo preciso y riguroso como intérprete de  ella.   A   lo   sumo   puedo   decir   que   no   deben   confundirse   los   actos   que   exceden   de   la  administración con los actos de enajenación; éstos último ­ciertamente­, en la mayor parte de los  casos, exceden de la administración, pero no siempre, ya que la enajenación de frutos destinados  a la venta no es posible dejar de considerarla un acto de buena administración. Este congruente modo de entendimiento, hace reflexionar que más que a  la   naturaleza   jurídica   del   acto,   se   debe   mirar   su   función   económica,   y   reputar   actos   de  disposición los que conciernen al valor capital del patrimonio, los que importan ­por lo mismo­  pérdida o disminución de él, y actos de administración los que tienden a su conservación y no  tocan más que a los productos, aún cuando consistan en una enajenación. Por analogía, el contrato de edición base de este diferendo encuadra y  ­así  lo determino­ en el postulado recientemente descripto, entendiendo ­en concordancia a la  razón   que   le   asiste   a   la   tercera   citada­   que   el   patrimonio   administrado   por   la   nombrada  administradora provisoria se encuentra compuesto por las obras del autor, siendo la difusión de  las mismas a través de contratos de edición, la forma ordinaria de producir sus frutos. Véase, además, como fundamento complementario, que el Señor Franco  Fontanarrosa a actuado en diferentes actos respecto a la misma obra perteneciente al autor,  desde dos frentes diferentes: a) El mismo día 27/02/2008, idénticas partes actuantes en el Contrato de  Edición base de esta demanda, o sea la administradora provisoria de la Sucesión de Roberto  Fontanarrosa y Ediciones de la Flor S.R.L., firman otro contrato de edición por la obra ­autoría 

también de Roberto Fontanarrosa­ “Inodoro Pereyra 32”, con similares formas y cláusulas que  el hoy atacado (fs. 33/35), pero sin ninguna oposición expuesta por el co­heredero Franco  Fontanarrosa. A fs. 513 luce contestación de oficio judicial diligenciado ante el Ministerio de  Justicia  y  Derechos  Humanos de la Nación (Dirección Nacional del Derecho de Autor) y  confirman que posteriormente al fallecimiento del autor Roberto Fontanarrosa se registraron 3  contratos correspondientes a obras de autoría del Señor Roberto Fontanarrosa: “Inodora Pereyra  31”, “Inodoro Pereyra 32” y “Negar Todo y Otros Cuentos”. De hecho, la actitud del co­ heredero (hijo) fue opuesta a la ejercida para estos autos, pues consta en los obrados conexos a  esta   causa,   individualizados   como   “FONTANARROSA,   Roberto   s/DECLARATORIA   de  HEREDEROS” Expte. N°: 112/08, a fs. 346, que el Señor Franco Fontanarrosa solicitó orden de  pago por las sumas provenientes de la explotación de la obra “Inodoro Pereyra 32”; por ende, en  inteligencia y apoyatura a la teoría de los actos propios, no es congruente aceptar obrar de  determinada forma y/o manera para una obra que para otra, cuando ambas fueron contratadas  para su edición en idéntica forma, circunstancia y modalidad de tiempo y lugar. A su vez, por las razones recientemente esgrimidas, la administradora  provisoria ha actuado bajo las premisas del llamado “mandato tácito” otorgado por parte del  coheredero hijo, pues al haber permitido que la Señora Mahy (en el carácter de apoderada y  administradora provisoria) haya efectivizado los contratos de edición de las obras “Inodoro  Pereyra 31” e “Inodoro Pereyra 32” en tiempos previo y posterior al fallecimiento del causante,  respectivamente, sin que interpusiera oposición alguna, cuando ya se había firmado por escritura  pública la cesión de derechos denunciada en fecha 27/11/2006 (fs. 27/28), sino que ­por el  contrario­   se   presentó   a   solicitar   orden   de   pago   de   las   regalías   pertinentes,   habilitó   la  prosecución de la actuación de la cónyuge supérstite, encuadrando  ésta dentro de la teoría  mencionada.  b) Existiendo ­a fs. 30/31­ constancia de denuncia de dejar sin efecto y  valor alguno la renovación automática de los contratos vigentes con Ediciones de la Flor S.R.L.  al   momento   de   la   constatación   notarial   efectuada   (29/02/2008),   alegando   el   Señor   Franco  Fontanarrosa el carácter de cesionario definitivo de la propiedad intelectual sobre todas las obras  literarias y artísticas de autoría del causante Roberto Fontanarrosa, registradas y publicadas, 

todo conforme documento fechado el 22/11/2006 e inscripto  éste en la Dirección Nacional de  Derecho de Autor bajo el Registro N°. de Expte. 536354/2006, el coheredero (hijo) ha realizado  contratos   de   edición   con   otras   editoriales   (cuyas   constancias   obran   en   los  conexos   sobre  Sucesión), cuando existen obrados caratulados “MAHY, Gabriela María c/FONTANARROSA,  Franco   s/DEMANDA   ORDINARIA”   Expte.   N°:   1.174/2008,   donde   se   está   litigando   (sin  resolución   aún)   sobre   la   validez   o  invalidez   del   acto   aludido   por   dicho   coheredero   en   la  constatación   supra   mencionada,   sin   que   la   otra   coheredera   interpusiera   oposición   alguna;  consecuencia de ello es el entendimiento de que el Señor Franco Fontanarrosa no está velando ­ en igualdad de condiciones con la Señora Gabriela Mahy­ los derechos sucedidos de su padre.    3.2.­  Ampliación   de   pretensión   (a   propuesta   de   la   tercera):  Indefectiblemente, en este punto, he de tratar el ejercicio de los derechos de los herederos sobre  el especial patrimonio heredado, cual es la obra literaria y artística cuya autoría pertenece al  Señor Roberto Fontanarrosa, y que ­en el sub­lite­ ha sido considerado abusivo de parte de la  aquí tercera respecto al demandado. Sobre mi convicción  para el tratamiento de la pretensión ampliada de  autos, he expuesto los fundamentos en el punto 2.2. de estos considerandos, de modo tal que  sobre aquella base argumentaré sobre el ejercicio de estos derechos por parte de los herederos  declarados. Marcado esto como uno de los items de la traba de litis en base a los  hechos expuestos por las partes y la tercera necesaria comparecida en autos, debo adentrarme  (en honor al principio de congruencia procesal) en la aceptación del hecho nuevo denunciado  por la coheredera Sra. Mahy (cónyuge supérstite) y considerarlo para este tratamiento. 3.2.1.­   La   propiedad   intelectual,   junto   a   la   libertad   de   prensa,   fue  consagrada ­desde la Revolución de Mayo de 1810­ en las constituciones políticas de 1819 y  1826. En la Constitución Nacional de 1853, fue reconocida expresamente en su  artículo   17:  “Todo   autos   o   inventor   es   propietario   exclusivo   de   su   obra,   invento   o   descubrimiento, por el término que le acuerde la ley”.

La reforma constitucional de 1994 no ha alterado esta disposición. Por el  contrario,  el nuevo Art. 75 inc. 22, al reconocer jerarquía constitucional a un conjunto de  tratados y pactos internacionales sobre derechos humanos ­entre los cuales se incluyen los  derechos culturales en general y el derecho de autor en particular­ no ha hecho sino afirmar  institucionalmente el reconocimiento del derecho de autor en nuestra nación. En el año 1933 se sancionó  la Ley Nacional N°: 11.723 (hoy vigente)  que rige el régimen a aplicarse en la materia, complementariamente con otras que regulan el  funcionamiento de determinadas sociedad autorales y el régimen de regalías ­entre ellas la Ley  N°: 20.115 sobre Argentores). Toda obra científica, literaria y artística debe ser inscripta en el Registro  Nacional de Derecho de Autor (dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de  la Nación), lo cual fue cumplido para la obra “Negar Todo y Otros Cuentos”, según constancia  de fs. 100/101, 458/459 y 462/468 de autos. La ley protege dos tipos de derechos de autor: a) Patrimoniales y b)  Morales. Los patrimoniales refieren a la facultad de disponer de la obra, publicarla, ejecutarla,  representarla y exponerla en público, enajenarla, traducirla, adaptarla o autorizar su traducción y  reproducirla en cualquier forma, además de considerar los ineludibles permisos del titular de los  derechos. Los morales refieren a que, aun enajenada una obra, el autor conserva sobre ella el  derecho a exigir la fidelidad de su texto y su título, en las impresiones, copias o reproducciones,  como asimismo la mención de su nombre o seudónimo como autor, resguardando el derecho del  adquirente a su aprovechamiento económico pero sin poder alterar su título, forma y contenido. En el punto 3.1. de estos considerandos ya me he referido a la actuación  debida  de  quien   es   la administradora   provisoria  de  la  sucesión,  determinando  el   encuadre  pertinente del ejercicio de los derechos patrimoniales dentro de sus facultades como tal. 3.2.2.­ A partir de ahora trataré  el ejercicio de los derechos morales de  los coherederos. Adujo el Señor Franco Fontanarrosa, en sus cartas documentos cuyas  copias obran a fs. 18 y 21, que se le permitiera verificar la legitimidad de la supuesta autoría de  su padre y las condiciones de impresión tales como la integridad y fidelidad del texto e incluso 

las correcciones de imprenta, como también puso en duda la conclusión y/o condición artística  de ser divulgada, todo respecto a la obra “Negar Todo y Otros Cuentos”. La obra en cuestión abarca 24 cuentos cuya autoría se pone en cabeza del  causante Señor Roberto Fontanarrosa, entre los cuales integra la lista el denominado “La Picada.  ¿Una   creación   rosarina?”   que   fuera   escrito   para   publicitar   a   la   Empresa   FRIGORIFICO  PALADINI   S.A.   y   cuya   originalidad   se   encuentra   probada   por   documental   obrante   a   fs.  239/245, 305/307 y testimonial prestada por el testigo Señor Osvaldo Roberto Paladini que a fs.  503 responde las posiciones:  A la Primera: Uno de sus primos trabajó  en el contrato que se  celebró  con Roberto Fontanarrosa para que escribiera sobre la picada;  A la Segunda:   Sí, su  empresa negoció  con el autor el texto sobre la picada;  A la Tercera: Lo hizo en Octubre de  2005;  A la Cuarta: Reconoce en contenido y firma la documental obrante a fs. 305 (texto  original del cuento);  A la Ampliaciones: Reconoce las firmas del contrato celebrado con la  Señor Mahy en carácter de administradora de la sucesión. Sobre el resto de la obra “Negar Todo y Otros Cuentos”, la parte actora y  la tercera citada han aportado las correspondientes pruebas producidas y que hacen a la plena  convicción de este sentenciante que se trata de la legitimidad de la autoría, integridad y fidelidad  del texto, como asimismo, la conclusión y/o condición artística de ser divulgada. En cuanto a la legitimidad de la autoría, a fs. 236/238 obran escrituras  públicas donde consta que el técnico informático propuesto por el demandado se presenta en el  domicilio de la tercera y se procede (en presencia y manejo de la computadora donde obra el  archivo por parte del técnico informático aportado por ésta) a verificar que la computadora está   en   fecha   y   hora   correctas,   manifestando   que   las   fajas   de   seguridad/garantía   están   rotas,  recibiendo un DVD que lo deja en custodia del escribano actuante y otras dos copias en DVD  que se entregan a las apoderadas de la Señora Mahy y la escribana actuante a su pedido. En el  mismo acto la Señora Mahy manifiesta que sobre las fajas de seguridad han podido ser rotas  atento alguna reparación, ampliación y/o actualización efectuada sobre la máquina, por ser del  año 2003. A fs. 238 obra acta notarial referida al mismo acto, pero efectuada por la escribana  autorizante a requerimiento de la Señora Mahy. A fs. 456 existe constancia de escritura pública  por la cual el Señor Franco Fontanarrosa (coheredero hijo del causante) recibe la copia del DVD 

extraída   de   la   computadora   perteneciente   a   su   padre,   según   se   relató   en   las   escrituras  recientemente aludidas, estando probado (tal como ya se ha fundado en esta sentencia) que el  documento continente de la obra original extraída ha sido leído por su persona ­así lo refirió en  la contestación a la absolución N°: 2 de su confesional obrante a fs. 439 vta­ sin haber opuesto  objeción expresa alguna. A fs. 328/329 luce escritura pública por la que se deja constancia del  contenido de la copia de respaldo del disco rígido instalado en la computadora que pertenecía al  Señor Roberto Fontanarrosa y puesto en la CPU de la escribana. Se constata que en la carpeta  “Cuentos” existen archivos con 25 nombres y cuyas  últimas fechas de modificación ­de cada  uno de ellos­ son anteriores al fallecimiento del causante. Todo es congruente con la testimonial del técnico informático Germán  Corominas que depuso a fs. 447, quien en su respuesta 5°  advierte que no había ninguna  irregularidad en la computadora constatada. Así   efectuada   la   prueba,   he   de   entender   debidamente   controlada   la  misma por la parte interesada y la tercera actuantes, por lo que ­no habiendo oposición ejercida  ni duda sobre la legalidad de las copias y/o extractos extraídos, y por lo tanto queda acertada la  legitimidad de la autoría. En referencia a la integridad y fidelidad del texto, de la documental  aportada como reportajes periodísticos reconocidos en su contenido por quien fue el reportero  (fs. 445), ha quedado demostrado que la relación de confianza, tanto comercial como personal,  entre el causante (Roberto Fontanarrosa) y el gerente de Ediciones de la Flor S.R.L. (Señor  Divinsky),     ha   sido   estrecha,   quedando   probado   que   le   estaba   permitido   al   editor   hacer  correcciones gramaticales (fs. 129 vta.), párrafos y adjetivación (fs. 131 vta.) y hasta Divinsky  fue garante del departamento habitado por en Buenos Aires por Franco Fontanarrosa (fs. 290). Asimismo, queda acertado que el propio editor armaba los volúmenes de  cuentos (fs. 132). Consecuentmente ha quedado afirmad la integridad y fidelidad del texto  de la obra objeto del contrato de edición atacado.  3.2.3.­ Ahonda mi postura favorable a la aceptación de la demanda y su 

ampliación ­atento el especial carácter que posee el conflicto social en estudio, derivado en un  litigio que tiene como objeto la vasta y amplia obra literaria de un artista popular como lo fue el  Señor Roberto Fontanarrosa­, la aplicación y consideración de normas internacionales, entre las  cuales destaco: el Pacto de San José de Costa Rica y el Pacto de Derechos Económicos, Sociales  y Culturales. El   derecho   de   propiedad   garantizado   en   el   Art.   17   de   nuestra  Constitución Nacional integra el catálogo de derechos fundamentales dentro de nuestro orden  constitucional. La consagración de derechos sociales y económicos ha variado la concepción  originaria   de   este   derecho   y   permite,   atento   el   carácter   aludido   en   el   párrafo   anterior,   la  imposición de restricciones que armonicen el derecho de propiedad con el interés social. El Pacto de San José  de Costa Rica, en su Art. 21 y bajo el rótulo de  “derecho a la propiedad privada”, en su inc. 1) establece que “toda persona tiene el derecho al   uso y goce de sus bienes. La ley puede subordinar tal uso y goce al interés social”. Dicha  norma, que adquirió  jerarquía constitucional con la reforma de 1994, consagra la teoría de la  función social de la propiedad, la cual sostiene la necesidad de que el ejercicio de este derecho  redunde también en beneficio de la sociedad y no sólo en el de su titular.  Ha   dicho   la   Jurisprudencia:  “El   concepto   de   propiedad   en   sentido   constitucional es más amplio y extenso que el derecho de dominio consagrado en el derecho   civil, ya que como ha sostenido la Corte Suprema de Justicia de la Nación alcanza a todos los   intereses apreciables que el hombre puede poseer fuera de sí mismo, fuera de su vida y de su   libertad” (Fallos, 145.327, caso Bourdieu). Esta restricción es concordante con lo establecido por el inc. 1) del Art.  15 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptado por la  Asamblea General de Naciones Unidas el 16/12/1966, que dice:  “Los Estados Parte en el   presente Pacto reconocen el derecho a toda persona a: 1) participar en la vida cultural ...” ,  garantizando así el interés social frente al derecho particular. 3.2.3.1.­  Hecho Nuevo: Es aquí donde merece ser considerado y tratado  el incidente generado a fs. 486 con el escrito de denuncia de hecho nuevo, efectuado por la  tercera citada, que fue contestado por el demandado a fs. 499/501, ello a la luz de los preceptos 

enraizados en este bloque de tratados internacionales de jerarquía constitucional. Expone   la   tercera   citada   que   el   Señor   Franco   Fontanarrosa,   con   su  administración de hecho de la obra literaria de su padre, sin autorizar la edición y publicación de  la misma, lo hace en detrimento no solamente de su cliente, sino ­y fundamentalmente­ de toda  la comunidad de lectores y de la cultura en general, entendiendo que es sabido que la tensión  entre autor y comunidad toma recepción en el derecho de autor a través de distintos institutos,  intentando equilibrar tanto el derecho de autor propiamente dicho (intentando decidir el destino  de la obra y vivir de la misma) como el de la comunidad en general de acceder a los productos  culturales.  La defensa expuesta por el apoderado del Señor Franco Fontanarrosa, en  su   escrito   de   fs.   498/501,   ha   devenido   incongruente   con   la   posición   ya   adoptada   en   los  considerandos anteriores  de esta sentencia, ya que he admitido y fundado la ampliación de la  pretensión base de este litigio y ­por ende­ es procedente tratar el hecho nuevo denunciado  cuando éste puede ser conducente para el esclarecimiento de la verdad jurídica.  Así lo ha entendido la doctrina, entre ellos Falcón en “Código Procesal  Civil y Comercial de la Nación, Tomo III, pág. 130 y siguientes”, cuando dice que “se debe   tener presente que el objetivo primario de la institución consiste en que la controversia esté los   más actualizada posible al momento de dictar sentencia. En este sentido, la ley contempla   ­además de aquellos hechos constitutivos, modificatorios o extintivos, producidos durante la   sustanciación del juicio (Art. 163, inc. 6 del C.P. de la Nación)­, al conjunto de sucesos que,   ligados inescindiblemente al planteo introductorio y siendo conducentes, llegan a conocimiento   de las partes con posterioridad a dicho planteo”.  Este razonamiento fue admitido jurisprudencialmente por la Sala 1 de la  Cámara Nacional cde Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal de Capital Federal, integrada  por los Dres. Martín Diego Farrell y María Susana Najurieta, en autos “Tubito S.R.L. c/Molinos  y   Establecimientos   Harineros   Bruning   S.A.   s/Cese   de   Oposición   al   Registro   de   Marca”,  Sentencia del 10/05/2012. Las publicaciones acompañadas están fechadas en los meses de Enero y  Febrero de 2011 (fs. 482/485) y las informativas están fechadas en Agosto de 2011 (fs.  528, 

532/533 y 536/541), donde todas ellas coinciden en afirmar que luego del fallecimiento del  Señor Roberto Fontanarrosa, el stock disminuyó y sus obras no pudieron reponerse por falta de  publicación,   aludiendo  la  editorial   que  la   razón   de   ello   era   el   litigio   sobre   las   cuestiones  sucesorias. Exponen una gran desilusión de parte de los lectores al no encontrar la obra a  disposición y considerar a éstos como los de mayor perjuicio ante la falta de disponibilidad. Le asiste razón a la denunciante del hecho nuevo cuando argumenta la  tensión entre los derechos del autor (en el caso representado por los derechohabientes) y los  derechos de la comunidad, que a mi convicción y conciencia ya he definido la puja a favor de la  comunidad, según lo expuesto en el punto 3.2.3. de estos considerandos. 3.2.4.­   Por   ello,   como   corolario   de   este   considerando   tratado  íntegramente en el punto 3, he de considerar abusivo el ejercicio de los derechos esgrimidos por  el demandado de autos.   4.­  Medios Probatorios: A los fines de haber cumplido con el debido  fundamento jurídico de esta sentencia, he considerado aquellos medios probatorios de suficiente  entidad para llevarme a la plena convicción de la decisión aquí tomada. Un apartado especial merecen dos pruebas ofrecidas y producidas: a)   La   confesional   del   demandado   Señor   Franco   Fontanarrosa,   quien  fuera del reconocimiento de documental realizado, ha efectuado una consecuente cadena de  respuestas   manifiestamente   renuentes   e   intencionales,   por   lo   que   he   de   considerarlas  presunciones en su contra, por conjugar los Arts. 161 y 226 del C.P.C.C.S.F.. b)   La   testimonial   del   Señor   Divinsky,   en   su   carácter   de   gerente   de  Ediciones de la Flor S.R.L., tachada por el apoderado del demandado a fs. 449, asistiéndole  razón a los apoderados de la tercera citada cuando esgrimieron su postura en favor de la toma de  la testimonial, sin perjuicio de ser considerada en la sentencia (Art. 220 del C.P.C.C.S.F.).  Siendo   ésta   la   etapa   procesal   oportuna,   he   de   entender   que   su   declaración   no   ha   de   ser  considerada más allá de aquellas preguntas donde sus respuestas son avaladas por otros medios  probatorios ofrecidos y producidos en autos, trayendo como consecuencia la imposición de  costas por su orden atento estar comprendido dentro de las generales de la ley, aún cuando le  asistió razón procesal al fundamento dado por apoderados incidentados.

5.­ Costas: Han de ser impuestas en consideración de lo prescripto por el  Art. 251, parte general, del C.P.C.C.S.F., o sea a cargo del vencido. Por ello, de la normativa legal, doctrina y jurisprudencia citadas, las  pruebas arrimadas y producidas en los presentes, y demás fundamentos; FALLO: I) Hacer lugar  a la Mere Declarativa impetrada, declarando la legitimidad ­en todos sus alcances­ del Contrato  de Edición base de la acción y referido a la obra denominada “Negar Todo y Otros Cuentos”; II)  Admitir la ampliación de pretensión propuesta por la tercera citada y consentida por las partes  de autos; III) Considerar abusivo el ejercicio de los derechos patrimoniales y morales por parte  del coheredero Señor Franco Fontanarrosa; IV) Autorizar la divulgación de  la obra “Negar  Todos y Otros Cuentos”; V) Costas al demandado Señor Franco Fontanarrosa (Art. 251, parte  general,   del   C.P.C.C.S.F.;   VI)   Rechazar   el   incidente   de   tacha   de   testigo   incoado   por   el  demandado a fs. 449, con costas por su orden; VII) Diferir la regulación de honorarios hasta  tanto se practique la liquidación respectiva. (art. 8 primer párrafo ley 6767). VIII) Insértese,  agréguese   y   hágase   saber.   (Autos:  “EDICIONES   DE   LA   FLOR   S.A.   contra  FONTANARROSA   FRANCO   sobre   ACCION   MERE   DECLARATIVA”,   Expte   Nº:  1420/08).­  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful