Jeison Javier García Espinosa Código: 2152503 Seminario Tomas de Aquino frente a la Psicología moderna.

¿Quién manda a “recoger” en filosofía? Cada pensamiento generado a lo largo de la historia por parte de los filósofos encierra una riqueza única, que es marcada por el tiempo y las circunstancias que se vivían en el momento en que fueron desarrollados, para dar respuesta a diferentes fenómenos que de algún modo repercutían en los diferentes espacios donde se desenvolvían, y aun, no siendo escritos para otros tiempos han logrado trascender con el pasar de los años para continuar iluminando a otros pensadores, quienes han sustentado sus teorías y/o propuestas en pensamiento que superan muchos siglos, puesto que logran encontrar en estos ciertas veracidades que el tiempo no logra negar. Por tanto recoger los pensamientos sería cortar de algún modo, e incluso mutilar partes de la historia invaluables, que no permitirían que se pudiera seguir escribiendo sobre ella. Esto presenta ya de por sí, que en la filosofía no se puede mandar a recoger por más tiempo que carguen a cuesta los pensamientos filosóficos. ¿En la historia de la filosofía alguien ordena excluir? Decir que dentro de la historia de la filosofía alguien ordena excluir pensamientos, aportes, teorías, etc. Sería erradicar del ser humano la libertad de pensar propia de él. Cada hombre es libre de expresarse teniendo como base sus vivencias, tanto individuales como colectivas. Y lo hace en muchas ocasiones partiendo desde las diferentes exigencias que su entorno y su propia esencia humana le van presentando conllevándolo esto, a una meditación y a la postre a emitir un juicio personal. Excluir seria también de alguna manera irrespetar un elemento fundamental que nos permite distinguir a un hombre de otro, su forma de pensar.

A partir de esto podríamos negar que alguien ordene la exclusión dentro de la historia de la Filosofía. ¿Por qué los historiadores de la filosofía y la cultura NO lo “recogen” y lo callan? “Santo Tomás es el máximo representante de la Escolástica. Su filosofía es considerada como preambulum fidei, es decir, como preparación para la fe, pero por eso goza de autonomía. Además, la filosofía de Tomás tiene una función apologética, en cuanto permite discutir con quien no acepta la fe”1 Como nos dice la anterior cita, Santo Tomás propone una nueva manera de hacer filosofía, relacionada esta con la fe. Propone un pensamiento inclusivo, donde da cabida hasta aquellos que dudan de la existencia de Dios, teniendo en cuenta la gran convicción de fe que impulsaba su manera de pensar, algo que resultaba totalmente innovador en el curso de la historia de la filosofía. Además de esto, el Angélico rompía para ese momento con el idealismo que se venía presentando en su época, y que ya traía consigo un gran bagaje. Y se apunta con la teoría del realismo moderado, regresando a la fuente aristotélica, contraria a la platónica-agustiniana la cual era base del pensamiento medieval. Esta muestra de cambio, a mi juicio, supone la trascendencia que ha tenido este pensador a lo largo de la historia, impulsándose con el transcurrir del tiempo, adquiriendo seguidores que hacen que sus reflexiones evolucionen y sean vivas en nuestra actualidad. Esta fuerza hace que su filosofía no pueda ser omitida ni recogida en ningún caso. ¿Por qué la Iglesia Católica recomienda la filosofía de Tomás de Aquino? Juan Pablo II habla acerca de la Filosofía planteada por el Angélico en un discurso que data del 17 de noviembre de 1979 y dice los siguiente: “La filosofía de Santo Tomás merece un estudio atento y aceptación por parte de la juventud de nuestro tiempo, por su espíritu de apertura y de universalismo… apertura esta que es también una significativa nota distintiva de la fe cristiana
1

REALE, Giovanni – ANTÍSERI, Darío. Historia de la filosofía 2. Patrística y Escolástica. Sociedad de San Pablo. Bogotá. 2007. Pg. 321.

de la que es signo específico de catolicidad”. Con esta relación que el santo padre realiza del universalismo manejado por Santo Tomás y que a la par, se constituye en elemento primordial de la religión católica, se va denotando un principio base del estrecho lazo de unidad que se presenta entre estos dos. El papa León XIII habla de la filosofía de Tomás de Aquino y su importancia dentro de la iglesia católica en cuanto que es un nuevo camino que abre las sendas para una recuperación del uso de la filosofía conforme con la exigencias propuestas desde la fe. A esta relación razón – fe se une nuevamente Juan Pablo II con Fides et ratio, de ella tomo parte del numeral 44 “La prioridad reconocida a esta sabiduría no hace olvidar, sin embargo, al Doctor Angélico la presencia de otras dos formas de sabiduría

complementarias: la filosófica, basada en la capacidad del intelecto para indagar la realidad dentro de sus límites connaturales, y la teológica, fundamentada en la revelación y que examina los contenidos de la fe, al misterio mismo de Dios”. ¿Por qué el currículo de filosofía de la Orden de Predicadores retiene a Tomás de Aquino? Como se mencionaba en el punto anterior bajo la cita de Juan Pablo II, la apertura al dialogo propuesta por Santo Tomás, es característica esencial del catolicismo y por tanto de las ordenes, comunidades, y demás institutos que se hallan bajo esta; primera razón por la cual se hace presente la filosofía tomista bajo el pensum propuesto del Studium Generale. Mauricio Beuchot O.P, realiza un comentario bajo la Revista Studium, filosofía y teología. (Tomo VI, Fasc. XII) en la cual da a conocer la importancia del tomismo en la iglesia y en especial en la orden dominicana, llamada a la predicación “el tomismo tiene, pues, una misión que cumplir en la cultura actual. Está destinado a reconstruir el humanismo, a erigir un humanismo nuevo, en la línea del cristianismo (un humanismo cristiano, es decir, del hombre con Dios)…. Pero ahora es cuando más se necesita, y uno de signo cristiano, que pueda sacar al hombre actual del marasmo y sinsentido que cunde nuestro tiempo… Para realizar ese humanismo, el dominio y tomista tiene que rescatar la iconicidad de Dios que hay en el hombre. Tiene que

salvaguardar al hombre como icono de Dios, como análogo suyo, imagen y semejanza divinas…En eso tenemos un gran trabajo, que llenará nuestras existencias.” ¿Por qué muchos contemporáneos toman en serio a Tomás de Aquino? Sin duda, como ya se ha mencionado en respuestas anteriores, el principio de universalidad tomista compone uno de los más grandes factores bajo los cuales se desarrolla su filosofía. Nuestra actualidad reclama justamente el dialogo entre los diferentes movimientos, los cuales convergen en nuestro cotidiano vivir. Esta apertura tomista hace atrayente su modo de pensar tanto como necesario en nuestra actualidad, a mi modo de ver, esto hace que muchos pensadores que tratando de conciliar diferentes posturas filosóficas, tomen la filosofía tomista como punto de partida. Cito nuevamente a Beuchot para

mostrar otro elemento importante que lo hace ser tenido en cuenta por pensadores contemporáneos “…tiene el compromiso de adquirir una preparación más fuerte y de una participación más profunda en el ámbito de lo social a través de las ideas. Ir a la problemática de la sociedad, para obtener fuentes de reflexión, y volver a la sociedad, para hacer de esas ideas regresen a ella, de modo que la beneficien y la cambien”. Esto constituye un claro ejemplo actual de su propuesta del conocimiento, que demarca una fuerte postura en nuestros tiempos, saliendo de si y yendo a la cosa en sí, para lograr así una mayor perfección en cuanto a ello.