¿Cuál es el futuro del libro de papel?

El cambio ha llegado más lentamente a los libros que a la música o la correspondencia comercial, pero por ahora parece inevitable. La era digital está sobre nosotros. En muchos sentidos, esta es una buena noticia. El Hipertexto, el vídeo incorporado, y otras inimaginables tecnologías darán lugar a nuevas posibilidades y formas de aprendizaje. Sin embargo una cultura que se ha definido a sí misma a través de los libros de papel por siglos seguramente sentirá la pérdida a medida que pasa el tiempo. En los últimos años, todos hemos oído a algún conocido llorar la muerte de la palabra impresa. El sentimiento es familiar: me encantan el olor de un libro muy gastado, el peso del papel en mis manos, todos los libros favoritos que he descubierto a través de préstamos de un amigo, necesito verlo en mi estantería después lo he leído (y no me importa si otros lo ven también), y lo que es un clásico, el libro que me veo obligado a redescubrir cada x tiempo. Los nostálgicos pueden consolarse con la persistencia de los discos de vinilo, postales y películas fotográficas. El libro de papel también va a sobrevivir, pero su lugar en la cultura va a cambiar significativamente. A medida que pierde su valor tradicional como un soporte eficiente para mostrar el texto, y su papel en la historia de la literatura a sus posibilidades de diseño inimitable de su potencial de belleza física, adquieren más importancia. El futuro está aún por escribirse, pero pocas posibilidades tiene el libro de papel de seguir en las estanterías. Estamos advertidos desde muy temprana edad a no dejarnos engañar por los aspectos sensuales del diseño de un libro de papel, como su portada. Sin embargo, el efecto visual de un libro bien hecho, incluso un libro de bolsillo de bajo costo, sin duda, da forma a nuestra interpretación y apreciación del texto. Ahora, a medida que nos adentramos en la era digital, la copia bien hecha ha llegado a ocupar un terreno familiar, media casi nostálgico entre el aura del original y la calidad espectral de un archivo informático. Un libro de papel producido en masa, aunque más voluminoso y más caro, puede seguir siendo más deseable, ya que lleva consigo esta presencia material. La reproducción mecánica de textos literarios es una muy vieja historia más de 500 años de antigüedad. Libros impresos eran un primer experimento en la producción en masa de arte. De esa empresa de éxito, entre otros avances literarios, la novela nació. Escritores como Cervantes reconoció y dio cuenta del potencial del libro impreso, ese dispositivo ingenioso para la entrega de historias e ideas a un lector provincial inactivo.

Esta pregunta apunta a un posible segundo modo de supervivencia para el libro de papel en la era digital. Los puristas dirán que algunos textos importantes deben ser leídos en su forma original. Esto puede ser especialmente convincente cuando se trata de la novela, un género literario tan ligada a la historia del libro impreso y, por muchas razones, mucho más allá de su edad de oro cuando la transición digital comienza. Se trata de un futuro para el libro de papel en la era de la tecnología digital proliferación de un grupo selecto de autores preocupados por el diseño seguirá ocupándose de sus creaciones específicamente al medio impreso. Sus temas, es probable que giran en torno a la historia y la práctica de escribir libros, pero eso no es nada fuera de lo común, uno de los grandes temas de la literatura siempre has sido ese. ¿Quién va a comprar estos nuevos y bien hechos los libros de papel? Un resultado probable de la transición hacia los libros electrónicos es que la cultura del libro de papel se mueve más lejos del alcance de los que no tienen ingresos disponibles. Estudiantes universitarios, autodidactas, y la masa de todos los días de los cazadores de gangas encontrarán mejores ofertas en el lado digital de la línea divisoria. Como los libros de papel serán cada vez más raros, algunos continuarán comprándolos como objetos de colección, otros por la superior experiencia sensorial que pagar. Hay razones para pensar que esto ya está sucediendo: Carl Jung Libro Rojo , una edición facsímil con pintado a mano el texto y las ilustraciones, que se vendió bien en Estados Unidos en 2010, a pesar de su precio de $ 195. Cuando los lectores creen que un libro es especial en sí mismo, como un objeto, pueden ser persuadidos a pagar más. La próxima generación de libros de papel probablemente rivalizaran con el arte que cuelga al lado de ellos en las paredes de la belleza, consumo, y "aura", para bien o para mal.