Literatura australiana

Literatura australiana, literatura escrita por los habitantes angloparlantes de Australia. La literatura australiana ha desarrollado ciertas cualidades bien definidas: el amor por un país enorme y vacío, por su flora y fauna únicas, el sentido del valor de la gente normal y corriente, y la libertad ante las limitaciones de las tradiciones europeas. Aunque la lengua inglesa no ha sufrido transformaciones radicales en Australia, ha quedado sometida a cambios de estilo con préstamos léxicos llenos de color; cambios sobre los que los australianos se avergonzaron hace tiempo pero que ahora consideran algo dinámico y valioso. De hecho, han aparecido varios estudios sobre las transformaciones del inglés en Australia. POESÍA Entre los primeros poemas publicados en Australia figura Primeros frutos de la poesía australiana (1819), de Barron Field, un inglés emigrado. Cuatro años después el fundador del autogobierno colonial australiano William Charles Wentworth, nativo de Australia, publicó Australasia, una oda, que se cita invariablemente como la primera expresión poética del espíritu nacional. Sin embargo, hasta la época de Henry Clarence Kendall, nacido en Australia, y Alan Lindsay Gordon, un inmigrante inglés, la poesía australiana no tuvo un significado auténtico. Kendall, llamado a menudo el poeta nacional, desarrolló un lenguaje personal que pretendía ocuparse de los asuntos australianos, como demuestra en Canciones de las montañas (1880). Posteriormente destacaron Bernard O'Dowd, cuyos poemas son didácticos y retóricos. Junto a él estaba Christopher Brennan con una obra dentro de la tradición simbolista, y Shaw Nelson, considerado por algunos críticos como el mejor poeta de esta época de principios de siglo. El periodista y abogado Andrew Barton Paterson dio impulso a baladas muy populares recogidas en El hombre del río de la nieve (1917). La obra de Kenneth Slessor, escrita entre 1919 y 1939, incluye poemas esteticistas junto a divertidas escenas realistas. Otros distinguidos poetas modernos son Judith Wright, que consiguió reputación internacional, y David Malouf, que también escribió narrativa. NARRATIVA Las primeras narraciones cuya acción tiene lugar en Australia se publicaron a mediados del siglo XIX, como Geoffrey Hamlym (1859), de

en 1874. Marcus Andrew Hislop Clarke publicó. aunque su trilogía La vida y fortuna de Richard Mahony (1917. con el seudónimo de Nino Culotta. Henry Lawson destaca como escritor de relatos muy breves en los que se identificaba con la clase trabajadora. Por su parte. Novelas suyas. Eleanor Dark escribió excelentes novelas históricas. es la más conocida de sus obras posteriores. John Cleary. escrita en 1957. supuso un gran logro. obtuvo un éxito considerable. seudónimo de una mujer cuya novela más notable fue El invitado de Maurice (1908). La mejor novela de Stead fue una descripción amarga de un fracaso matrimonial. Tierra ignota. Otra de las escritoras australianas del siglo XX que disfruta de fama fuera de su país es Kylie Tennant. una saga familiar. cuya primera novela. Katharine Susannah Prichard interpreta la vida en Australia en términos de lucha de clases. que originó la novela de la vida de los pastores australianos. conocido básicamente por sus relatos sobre animales. otro de sus poderosos estudios de personajes.Henry Kingsley. también alcanzaron el favor de los lectores fuera de Australia. una novela que trata de las mujeres trabajadoras de los barrios bajos de Sydney. autor de Atardeceres (1952). es una novela sobre un explorador alemán que trata inútilmente de alcanzar el remoto interior del continente. Otra novela de gran éxito internacional fue El pájaro espino (1977). que trata del descubrimiento de Australia. Miles Franklin es conocida por su novela feminista Mi brillante carrera (1901). El hombre . La figura más importante entre los novelistas australianos fue Patrick White. en especial La tierra sin tiempo (1941). la dignidad y la soledad esencial de las personas que viven en las granjas aisladas. Su El árbol del hombre (1954). Tiburón (1935). El escritor australiano de esta época más conocido en el exterior fue Henry Handel Richardson. 1925 y 1929) es su obra más apreciada. es un intento ambicioso de describir el coraje. John O'Grady. escribió Son un grupo extraño (1957). de Colleen McCullough. como Las esferas del Mandala (1966) y El foco de la tempestad (1973). Entre los autores que escribieron en las primeras décadas del siglo XX. una novela sobre la época de los presidiarios enviados a la colonia dentro del estilo realista de Charles Dickens. situada en la espesura australiana. el primer australiano que ganó el Premio Nobel de Literatura (1973). Uno de los más distinguidos estilistas dentro de la narrativa australiana fue Frank Dalby Davison. Fama mundial obtuvieron Christine Stead y Morris West. una novela cómica que fue una de las más vendidas de toda la literatura australiana. La condenada feliz (1953). como Novilla blanca (1934).

de Una vida imaginaria (1978). . se dio a conocer en el mundo entero como ensayista. El escritor A. Otros importantes novelistas recientes son Elizabeth Jolley. pero muchos otros. lo mismo que ocurrió con David Malouf autor. considerada una de las diez mejores novelas australianas de todos los tiempos. West escribió varias obras de gran éxito internacional. y con Peter Carey. de Ray Lawler. Thomas Keneally. se han representado obras de autores nativos en los escenarios australianos. los dramaturgos que se puedan comparar en alcance y dominio a los narradores y poetas han sido escasos. Stephens tuvo fama como crítico literario. En 1954. su obra Con raíces tuvo mucho éxito en 1972. OTROS GÉNEROS Aunque el teatro floreció en Australia desde los primeros tiempos y los actores australianos tuvieron carreras brillantes en los escenarios de su país. Walter Murdoch. han contribuido también a crear una tradición teatral. con auténticos diálogos de carácter local. escritor muy traducido entre cuyas novelas destacan especialmente Bendito Harry (1981) y Oscar y Lucinda (1988). entre ellas El abogado del diablo (1959) y Las sandalias del pescador (1963). A partir de la II Guerra Mundial. antes y después de él. un drama sobre los trabajadores en una plantación de caña de azúcar. y El arca de Schindler (1982). cuya La herencia de la señorita Peabody (1984) suscitó interés fuera de Australia. El verano del diecisiete.que quería a los niños (1940). entre otras obras. Louis Esson se cita habitualmente como el escritor australiano que se dedicó de modo más consistente al teatro. consiguió un éxito notable. y el educador y antólogo de origen escocés. G. este creciente interés por el teatro va en paralelo con la importancia de las producciones cinematográficas australianas que se iniciaron en la década de 1970. recibió gran atención por El canto de Jimmie Blacksmith (1972). la historia de una venganza aborigen. Un joven dramaturgo prometedor es Alexander Buzo. en los de Nueva York y en los de Londres. La opinión literaria actual cuenta con importantes publicaciones y la literatura australiana hoy es reconocida como objeto de estudio en las instituciones académicas.