ANTECEDENTES

Para finales del siglo XIX, el intercambio internacional de bienes, servicios y obras de producción científica, artística y literaria se encontró ante un complejo sistema de legislaciones locales que hacía difícil el acceso a una adecuada protección jurídica. La necesidad de una amplia protección de las creaciones intelectuales, efectiva más allá de las fronteras nacionales de los inventores y creadores, creó el marco propicio para el nacimiento de un incipiente derecho internacional de la propiedad industrial y los derechos de autor. Ciento veinte años después de la irrupción en el escenario internacional de la propiedad intelectual, esta materia ha venido a constituir una de las ramas del derecho con un desarrollo progresivo sin precedentes, en el que se fundan expectativas nacionales de desarrollo económico, cultural y artístico y, desde su creación, la OMPI ha sido el motor del desarrollo del Derecho Internacional de la Propiedad Intelectual.

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) es un organismo especializado de las Naciones Unidas, cuyo mandato es fomentar la protección de la propiedad intelectual en todo el mundo mediante la cooperación internacional. Las funciones de la OMPI se pueden sintetizar en cinco áreas fundamentales: 1) el fomento del respeto a la propiedad internacional mediante la promoción de los instrumentos jurídicos que administra y la armonización de legislaciones nacionales sobre la materia; 2) la asistencia técnico-jurídica a los Estados miembros y la coordinación con otros orgamismos internacionales en asuntos relacionados con la propiedad intelectual; 3) la conducción de estudios e investigaciones y la difusión de información sobre la propiedad intelectual; 4) la prestación de servicios de registro internacional y la publicación de sus datos; y 5) la administración de las diversas “uniones” y de los acuerdos internacionales sobre la materia.
JANNETH TOAZA

L a organización mundial de la propiedad intelectual (OMPI), creada en 1970, se dedica a promover la protección y la utilización de los derechos de propiedad intelectual en todo el mundo, en beneficio de todos. La OMPI, cuya sede se encuentra en Ginebra, cuenta con un personal internacional de unas 700 personas y 175 Estados miembros –más del 90% de los países del mundo. En 1974, la organización se convirtió en un organismo especializado de las Naciones Unidas. La propiedad intelectual se divide en dos categorías:  La propiedad industrial, que incluye invenciones, dibujos y modelos industriales, circuitos integrados, marcas e indicaciones geográficas.  El derecho de autor, que incluye obras literarias, como novelas, poemas y obras de teatro, películas, obras musicales, obras artísticas, como dibujos, pinturas, fotografías y esculturas y diseños arquitectónicos.

Los derechos conexos al derecho de autor, incluyen los derechos de los artistas intérpretes o ejecutantes en el marco de su interpretación o ejecución de los productores de fonogramas y de los organismos de radiodifusión en sus programas de radio y televisión ¿EN QUE CONSISTEN LOS DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL? Los derechos de propiedad intelectual se asemejan a cualquier otro derecho de propiedad –permiten al creador o al titular de una patente, marca o derecho de autor, beneficiarse de su obra o inversión. Estos derechos figuran en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, donde se expone el derecho a beneficiarse de la protección de intereses morales y materiales resultantes de la paternidad (o autoría) de toda producción científica, literaria o artística. ¿POR QUÉ DEBE PROMOVERSE Y PROTEGERSE LA PROPIEDAD INTELECTUAL? Existen varias razones imperativas. En primer lugar, el progreso y bienestar de la humanidad reside en su capacidad de lograr nuevas creaciones en las esferas de la tecnología y la cultura. En segundo lugar, la protección jurídica de estas nuevas creaciones alienta la inversión de recursos adicionales que, a su vez, inducen a seguir innovando.
JANNETH TOAZA

¿CÓMO BENEFICIA LA PROPIEDAD INTELECTUAL AL CIUDADANO MEDIO? Los derechos de propiedad intelectual recompensan la creatividad y los esfuerzos humanos, que estimulan el progreso de la humanidad. Algunos ejemplos: ciertos estudios han estimado que casi dos tercios de todos los medicamentos modernos no podrían haber sido creados sin la garantía de la protección de las patentes, que permiten que se utilicen las rentas futuras para financiar la investigación; las multimillonarias industrias del cine, la grabación, la edición y la informática, que entretienen a millones de personas en todo el mundo, no existirán sin la protección del derecho de autor; y los consumidores. ¿CÓMO PROMUEVE LA OMPI LA PROTECCIÓN DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL? En tanto que parte de las naciones unidas, la OMPI constituye un foro para que sus estados miembros elaboren y armonicen normas y prácticas destinadas a proteger los derechos de propiedad intelectual. La mayoría de las naciones industrializadas cuentan con sistemas de protección de varios siglos de antigüedad. No obstante, numerosos países nuevos y en desarrollo están creando actualmente sus sistemas y leyes de patentes, marcas y derecho de autor. ¿CÓMO SE FINANCIA LA OMPI? La OMPI genera acerca del 85% de su presupuesto anual mediante sus actividades de registro y publicación, utilizadas en todo el mundo. El resto proviene de las contribuciones de los Estados miembros. El presupuesto anual de la OMPI se eleva aproximadamente a unos 200 millones de francos suizos

Creative Commons (CC) es una corporación sin fines de lucro orientada a darle al autor el poder de decidir los límites de uso y explotación de su trabajo en Internet. Fundada por James Boyle, Michael Carroll y Lawrence Lessig, Creative Commons nació en el 2002 en Estados Unidos, como un proyecto de licencias para trabajos artísticos que no limitara por completo el uso o reproducción de la obra. En poco tiempo se convirtió en un proyecto internacional, llegando a España en el 2003 de la mano de la Universidad de Barcelona, que ofició en la adaptación de las licencias al Estado Español (en castellano y catalán). A partir de Octubre de 2004, se pusieron a disposición del público las licencias de CC adaptadas a la legislación sobre propiedad intelectual del Estado Español.
JANNETH TOAZA

Algo importante a destacar, es que las licencias de CC no van contra el copyright, sino que buscan una forma de adaptarlo a los intereses del autor, basándose en el concepto de propiedad intelectual. Todas las obras creativas quedan automáticamente bajo la protección de los derechos de copia, y mucha gente prefiere una alternativa que le permita que su obra esté disponible para usos creativos y un beneficio simbiótico con la comunidad. Las licencias de CC ayudan a mantener el derecho de autor de una obra, a la vez que permiten ciertas excepciones bajo ciertas condiciones. En resumen, estas licencias buscan promocionar la ciencia y las artes aplicadas ayudando a los autores a ajustar sus derechos de forma precisa para que se adapte a sus preferencia. ¿Por qué es necesario buscar alternativas al Copyright?. La idea del copyright se generó para medios físicos, de modo que era posible distinguir el acto privado de usar una obra, y el público de explotarla. Los derechos nos impedían distribuir un libro, pero no leerlo en la casa de un familiar o amigo. Los medios digitales, en cambio, no pueden definirse con la misma claridad. El uso y la reproducción de un archivo pueden ser la misma cosa, la infracción y lo legal son cuestionables, y una obra digital demasiado protegida, termina siendo perjudicada. Una licencia CC autoriza el uso de una obra digital sin dejar de protegerla. Las licencias de CC se basan en 4 condiciones que pueden combinarse en 6 tipos de licencias diferentes. Estas son: Reconocimiento (Attribution), No comercial (Non commercial), Sin Obra Derivada (No derivate Works) y Compartir Igual (Share alike). Las combinaciones posibles de Licencias CC son las siguientes: Reconocimiento: El material creado por un artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. Reconocimiento - Sin obra derivada: El material creado por un artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se pueden realizar obras derivadas. Reconocimiento - Sin obra derivada - No comercial: El material creado por un artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial. No se pueden realizar obras derivadas. Reconocimiento - No comercial: El material creado por un artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial.

Reconocimiento - No comercial - Compartir igual: El material creado por un artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial y las obras derivadas tienen que estar bajo los mismos términos de licencia que el trabajo original. Reconocimiento - Compartir igual: El material creado por un artista puede ser
JANNETH TOAZA

distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. Las obras derivadas tienen que estar bajo los mismos términos de licencia que el trabajo original. ICONOS DE LAS LICENCIAS

El autor simplemente elige la licencia que desea adoptar, y al publicarla en Internet, la identifica con el símbolo otorgado por CC y adjunta la licencia. La licencia estará expresada en tres formas: Common Deeds: es la explicación escrita e iconográfica de la licencia a nivel “humano” Legal Code: también a nivel humano, es la lectura jurídica de la licencia (código legal) Digital Code: es el código a nivel tecnológico que pueden leer el ordenador y los buscadores, pudiendo identificar que la obra está licenciada y sus condiciones de uso. Una vez que eliges tu licencia, tienes que incluir el botón Creative Commons “algunos

JANNETH TOAZA

derechos reservados” en tu sitio. Los pasos para establecer tu Licencia son muy sencillos. Ingresando a la página Escoger Licencia: 1 - Eliges la licencia. Es más fácil de lo que crees. Cuando pinchas sobre “escoger una licencia” eres llevado a una página donde se te hacen dos sencillas preguntas: A – ¿Permitir un uso comercial de la obra? Si / No B - ¿Permitir modificaciones de su obra? Si / Si con misma licencia / No Y eso es todo, con esas respuestas ya determinas la licencia que deseas. 2 - Copias el código: En la página que sigue a tu elección de la licencia tienes el código que deberás pegar en tu sitio. 3 - Pegas el código de CC dentro del código de tu sitio (Si usas Dreamweaver o Frontpage u otro editor, deberás ir a la solapa de vista en código y pegarlo al final del código, antes de los tags </body></html>) El código pondrá un botón de CC que enlaza con el Common Deeds, de forma que todos puedan estar informados de las condiciones de tu licencia. Si la misma es violada, ahora tienes las bases para defender tus derechos.

JANNETH TOAZA