Sube tensión entre Venezuela y El Salvador antes de elecciones

Funes pidió investigar lo denunciado por Maduro. DPA La tensión entre Venezuela y El Salvador aumentó en los últimos días como consecuencia de las recientes denuncias y presentación de supuestas pruebas por parte del gobierno de Nicolás Maduro sobre un complot terrorista contra los comicios en el país y que estaría encabezado por un diputado conservador salvadoreño. Maduro publicó presuntas pruebas telefónicas y fotográficas contra el diputado salvadoreño Roberto d'Aubuisson, mientras que el mandatario de la nación centroamericana, Mauricio Funes, ordenó a la policía local investigar el caso. "Han enviado unos sicarios para asesinarme", llegó a denunciar Maduro en un mitin, detallando que en la confabulación estarían implicados presuntamente los ex funcionarios estadounidenses Roger Noriega y Otto Reich; en contubernio con miembros de la derecha salvadoreña, entre ellos el diputado D'Aubuisson (hijo) y el ex coronel David Koch Arana. "No tenemos ningún informe oficial emanado del gobierno de Venezuela; yo le di instrucciones al canciller Hugo Martínez para que tomara contacto con el canciller venezolano y le solicitara, a la brevedad posible, la información que dispone la inteligencia venezolana y que le llevó al presidente Maduro a acusar al diputado

d'Aubuisson, en una serie de acciones desestabilizadoras del próximo evento electoral", apuntó por su parte Funes. Pese a que existen pruebas antecedentes de acciones terroristas de parte de salvadoreños, por ejemplo, en contra de Cuba, nunca se ha probado que salvadoreños estuvieran confabulando contra el gobierno de Venezuela. Tres salvadoreños están presos en La Habana--dos de ellos condenados a muerte-por haber detonado explosivos en hoteles de la capital cubana en 1977. Los salvadoreños actuaron bajo las órdenes del anticastrista cubano-americano Luis Posada Carrilles, quien también operó desde El Salvador en un intento de asesinar al líder cubano, Fidel Castro. En esta ocasión Funes aseguró que consultó con sus órganos de inteligencia, pero que por el momento "no existe información sobre esta estructura, ni tampoco sobre el supuesto entrometimiento del diputado d'Aubuisson". D'Aubuisson el lunes negó cualquier involucramiento con lo denunciado por Maduro y hasta ironizó acerca del estado mental de presidente venezolano. El partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), al que pertenece d'Aubuisson (hijo del fundador de dicha agrupación política), recalcó que dichas acusaciones revelaban la "desesperación oficialista venezolana" ante el avance del candidato opositor Henrique Capriles. No obstante, el presidente Funes consideró que "tomando en cuenta que es una denuncia que proviene de un jefe de Estado" lo menos que puede hacerse "es investigar esa denuncia" y por eso dio "instrucciones a la Policía Nacional Civil para que actúe de oficio". "Si hay suficientes elementos de juicio, porque a juicio de los investigadores policiales los hay, y si se le da certeza a esa información, que no les quepa ninguna duda que inmediatamente la policía irá a la Fiscalía General de la República para judicializar esa investigación", agregó el mandatario salvadoreño. Funes habló de los antecedentes: "Se demostró que el señor Posada Carriles, siendo cubano-americano, portaba una cédula de identidad salvadoreña y portaba pasaporte salvadoreño. Son especies fiscales dadas por quienes entonces eran autoridades de nuestro país", al referirse al hecho de que Posada Carriles fue descubierto en Panamá en un intento de atentar contra el entonces presidente cubano, Fidel Castro. El Salvador dice esperar el informe oficial para actuar. Mientras, Venezuela asegura que en breve le entregará a Funes los documentos con que se sustenta la acusación contra d'Aubuisson y contra un grupo de salvadoreños que estarían infiltrados en Caracas para sabotear el proceso electoral del próximo 14 de abril en Venezuela.