You are on page 1of 2

Entrevista al Lic. Hugo R.

Martin, Responsable de la nueva Puesta en Marcha del Reactor Nuclear RA-0 en el año 1987

Lic. en Física egresado de FaMAF, 1975

Un egresado de la UNC trabajando para la ciencia y la tecnología nuclear
Con motivo de la realización de Cuatrociencia, mantuvimos una entrevista con un egresado de la Facultad de Matemáticas, Astronomía y Física de la UNC que trabaja en el sector nuclear nacional. ¿Cuales el principal uso de un Reactor Nuclear como el RA-0? El Reactor Nuclear RA-0 es en realidad lo que se conoce como una facilidad crítica en la jerga especializada, ya que permite modificaciones en la configuración de sus componentes para realizar distintas experiencias. En virtud de esta característica, sus principales aplicaciones están relacionadas con la investigación básica, la capacitación y formación de grado y posgrado en temas de física e ingeniería. También se utiliza para el desarrollo de aplicaciones informáticas, de instrumentación, medición y control y hasta en técnicas mecánicas de precisión. ¿Cuales fueron las principales tareas para su puesta en marcha? Tres fueron los ejes fundamentales de trabajo para la nueva puesta en marcha del RA 0 iniciada en 1987. En primer lugar, la reimportación de los elementos combustibles originales que habían sido cedidos en préstamo a Perú. Dado que el uranio enriquecido era de origen estadounidense, para su transferencia este país había exigido la celebración de un Acuerdo con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y otro cuatripartito entre los gobiernos de Argentina, Perú, EEUU y el OIEA. Estos condicionamientos requirieron de prolongadas negociaciones técnicas y diplomáticas. Por otro lado, no se podía dejar a los peruanos sin combustible en su Reactor RP-0 y por lo tanto, en forma paralela, debieron realizarse los trámites para obtener el uranio enriquecido necesario para fabricar la reposición de los que regresaban a Córdoba, que finalmente fueron fabricados a partir de uranio argentino enriquecido en la ex Unión Soviética. El segundo desafío consistió en la formación de los recursos humanos necesarios para su operación posterior. Mediante tres convocatorias dirigidas a jóvenes becarios, se dictaron los cursos de Física de Reactores Nucleares y Seguridad Radiológica exigidos por la normativa

regulatoria. Estos se tradujeron un año y medio después, en la obtención de las autorizaciones por parte de la Autoridad Regulatoria Nuclear para proceder a la puesta en marcha. La revisión y actualización de los componentes, realizada simultáneamente con el reacondicionamiento edilicio y la confección de la documentación licenciante, constituyeron el tercer eje de trabajo. En este caso se recibió el decisivo apoyo de otros departamentos de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y de otras facultades de la UNC, de sectores especializados de la CNEA y de otros organismos como el Servicio Meteorológico Nacional y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial. ¿Cual es la importancia de tener esta herramienta en la universidad? Su importancia radica en el hecho indiscutible de que el conocimiento tiene hoy en día un papel importantísimo en la sociedad, ya sea para la formación de una perspectiva crítica en la ciudadanía respeto de las tecnologías que se utilizan cotidianamente, como para permitir el desarrollo de oportunidades que mejoren su calidad de vida. En este sentido cabe destacar que en la comunidad científica cordobesa existe la firme convicción de que la producción del conocimiento en todas sus etapas debe ser accesible a la población, y esto es tanto mas cierto en el caso de tecnologías controvertidas como es la nuclear. La ciencia y la tecnología, en tanto forman parte de la cultura de los pueblos, son bienes públicos y por lo tanto su producción y distribución deben ser democratizadas.