Textos en línea

EL LIBRO DEL TAO
I El principio. El Tao que puede nombrarse no es el Tao eterno. El nombre que puede nombrarse no es el nombre inmutable. La no existencia es el principio del cielo y de la tierra. La existencia es la madre de todo lo que hay. Desde la eterna no existencia contemplamos en calma el misterioso principio del Universo. Desde la eterna existencia vemos con claridad las distinciones superficiales. No existencia y existencia son uno y lo mismo en su origen; sólo se separan cuando se manifiestan. Esta unidad se denomina profundidad. La infinita profundidad es la fuente de donde se origina todo lo que hay en el Universo. II Asimilación. Cuando conocemos que lo bello es bello, también conocemos la fealdad que existe en el mundo. Cuando conocemos que el bien es el bien, entonces conocemos el mal que existe en el mundo. De este modo, la existencia sugiere la no existencia. Lo fácil promueve lo difícil. Lo más corto surge de lo largo por simple comparación. Lo alto y lo bajo se diferencian por el lugar que ocupan. La voz y el tono se armonizan uno a otro. “Después” sigue el recorrido de “antes”. Por ésto el hombre sabio actúa sin acción y enseña callando. No se queda en la obra cumplida. III Apaciguar al pueblo. No alabes al sabio, verás que el vulgo no rivalizará con él. No valores las cosas difíciles de obtener, verás que nadie se entregará a la codicia. No mires lo que provoca tu deseo, verás que tu mente no padecerá confusión. Por éso, cuando el sabio gobierna, vacía la mente de los hombres y llena sus vientres. Debilita su ambición y fortalece sus huesos.

El pueblo queda limpio: no conoce lo que es malo ni desea lo que es bueno. Así se impide el triunfo del astuto. El sabio gobierna sin acción; luego, nada queda sin gobierno. IV El vacío de origen. El Tao es un recipiente hueco, difícil de colmar. Lo usas y nunca se llena. Tan profundo e insondable es que parece anterior a todas las cosas. Redondea los ángulos, desenreda las marañas, suaviza el resplandor, se adapta al polvo. Tan hondo parece, y sin embargo siempre está presente. No se sabe de quién es hijo. Parece anterior a los dioses. V Realizar el vacío. Ni el cielo ni a tierra muestran benevolencia; tratan a las cosas del mundo como si fueran perros de paja. Tampoco el sabio es benevolente; trata a las personas como si fueran perros de paja. El espacio entre cielo y tierra es como un fuelle: exhala vacío sin cesar. Cuanto más se lo mueva, tanto más exhalará. h	ás se habla de él y menos se lo alcanza. Es mejor mantenerse en el centro.

VI Realizar la imagen. El valle y el espíritu del valle nunca mueren. [Valle espíritu del valle = yin yang] Ambos forman la madre secreta. La puerta de la madre secreta es la raíz del cielo y de la tierra. Sutil, ininterrumpidamente, permanece, perdura. Se usa pero nunca se consume. VII Ocultar el Resplandor. El cielo dura eternamente, la tierra permanece. Eternos y permanentes porque no buscan en sí mismos la razón de su

existencia. Por éso perduran. Es así que el hombre sabio se coloca en el último lugar y sin embargo es el primero. Porque no piensa en sí mismo, por éso sobrevive. Es a causa de su desinterés que su propio interés se realiza. VIII La Naturaleza espontánea. Ls suprema bondad procede como el agua. El agua llega a todas las cosas y las favorece, porque no busca el poder. El agua permanece en los lugares que otros desdeñan. Esto hace que se parezca al Tao. Viviendo halla la alegría de vivir. Sintiendo encuentra el sentimiento. Siendo amigo de todos encuentra la armonía. Ama la veracidad en sus palabras. Ama el orden y la justicia en el gobierno. Actúa con justa medida y es oportuno en la acción. Así, al no haber lucha, no se impone, no existe el daño. IX El uso de la nada. Abandonemos las cosas a sí mismas, no las llevemos hasta su último extremo. Una hoja permanentemente afilada pierde su filo. ¿Quién puede vigilar una habitación llena de oro y piedras preciosas? Riquezas, honores y orgullo conducen a la destrucción cuando el poderoso se vuelve altanero. Acabada la obra y enaltecido el nombre, es bueno retirarse. Ese es el Tao del cielo. X Lo que es posible hacer. Que tu cuerpo y tu alma vital estén unidos en un abrazo sin separación. Que el aliento vital te vuelva tierno y fresco como tierno y fresco es un niño recién nacido. Purifícate alejando de tí las visiones demasiado profundas, para no gastarte inútilmente. Amando a los demás, gobernando a tu pueblo, aprende la sabiduría de la no acción. ¿Puedes abrir y cerrar las puertas del cielo como una mujer?

Producir y cultivar, producir y no poseer, producir y no almacenar, aumentar y no dominar. Esta es la verdad secreta. Conociéndolo todo, procede como si nada supieras. XI La utilidad de la nada. Treinta rayos convergen hacia el centro de una rueda, pero es el vacío del centro el que hace útil a la rueda. Con arcilla se moldea un recipiente, pero es precisamente el espacio que no contiene arcilla el que utilizamos como recipiente. Abrimos puertas y ventanas en una casa, pero es por sus espacios vacíos que podemos utilizarla Así, de la existencia provienen las cosas y de la no existencia su utilidad. XII Represión del deseo. Los cinco colores ciegan la vista del hombre. Los cinco sonidos ensordecen el oído del hombre. Los cinco sabores dañan el paladar del hombre. La caza vuelve feroz la mente del hombre. Las cosas difíciles de obtener lo vuelven cruel. Luego el sabio alimenta su vida interior y no sus sentidos. Exluye lo uno y persiste en lo primero. XIII Evitar la vergüenza. La honra y la deshonra sos cosas que dan miedo. La gloria y la desgracia son como nuestro cuerpo. ¿ Qué significa ésto ? La honra es un privilegio, la deshonra un mal. Si se los alcanza hay que tener temor, si se los pierde hay que tener temor. De un modo u otro permanecemos en el temor. Luego, la honra y la deshonra son cosas que dan miedo. Además, al cuerpo debemos nuestra gloria y nuestra desgracia. Si no lo tuviéramos, ¿ cómo nos podrían sobrevenir ? Luego, aquel que considera las cosas del mundo como considera la gloria de su propio cuerpo, puede gobernarlas. Y sólo a quien ama el mundo como a su propio cuerpo se le puede confiar el mundo. XIV Alabanza del misterio.

Aquello que miramos y no podemos ver es lo simple. Lo que escuchamos sin poder oír, lo tenue. Lo que tocamos sin asir, lo mínimo. Lo simple, lo tenue y lo mínimo no pueden indagarse. Juntos se conjugan en lo uno. Revelado, no deslumbra. Oculto, no pierde su luz. Infinito, no puede ser definido. Se esfuma en la no existencia. Es la forma de lo que no tiene forma, es la imagen de la no existrencia. Es lo esquivo y misterioso. Lo puedes mirar de frente, pero no verás su rostro. Lo puedes seguir, pero no lograrás ver su espalda. Quien se apega con fuerza al Tao primordial, gobierna la existencia de cada día y puede adquirir la sabiduría primordial. Esta es la iniciación al Tao. XV Manifestación de la virtud. Antiguamente, el perfecto hombre de Tao era sutil, penetrante y tan profundo, que difícilmente podía ser comprendido. Por éso trataré de describirlo: Era prudente, como quien cruza un río en invierno. Cauto, como quien se sabe rodeado de peligros. Reservado, como quien se siente huésped. Desprendido, como el hielo mientras se derrite. Auténtico, como un trozo de madera no trabajado. Amplio como un valle. Oscuro como el agua turbia. ¿ Quién es capaz de aclarar lo oscuro, cuando ello deviene lentamente luz ? ¿ Quién es capaz de aquietar lo turbio, cuando ello se aclara con lentitud ? ¿ Quién es capaz de impulsar lo estancado, cuando ello progresa pausadamente ? Quien abraza el Tao no desea la plenitud. Precisamente porque no ha alcanzado la plenitud, al declinar se renueva. XVI Volver a la raíz. Sea tu meta el máximo de vacío. Conserva la firmeza de la paz. Nacen las cosas y entran en la existencia, pero desde allí la vemos regresar a

su reposo. Mira todas las flores que florecen: cada una vuelve a su raíz. Volver a la raíz es encontrar el descanso. Este descanso significa regresión al destino. Regresar al destino significa durar constantemente. Conocer lo constante es estar iluminado. Pero no conocer lo constante es caer en la ceguera y el desastre. Quien conoce lo constante, lo abarca todo. El que todo lo abarca es justo con todos. Lo universal es el ritmo del cielo. Y lo que está en ritmo con el cielo, lo está con el Tao. Y lo que está en ritmo con el Tao perdura eternamente. Aunque su cuerpo muera, nunca perecerá. XVII Costumbres puras. Acerca de los antiguos, todo lo que se sabe es que existían. Sus sucesores fueron amados y alabados, y los siguientes fueron temidos. Los que vinieron después, aborrecidos. Si no te tienes plena confianza, otros te serán infieles. Entonces las palabras rituales estaban medidas. El mérito de las obras tenía plenitud. Todo el mundo decía: “Estamos en armonía con nosotros mismos”. XVIII Decadencia de las costumbres. Al declinar el gran Tao, surgen la rectitud y la bondad. Cuando nacen el conocimiento y la astucia, aparecen los grandes hipócritas. Cuando las relaciones familiares no son armoniosas, aparecen la “piedad filial” y el “amor”. Cuando la confusión y el desorden reinan en los pueblos, se habla de patriotismo. Sólo donde está el Tao reina el equilibrio. Cuando el Tao se pierde, todo se vuelve falso. XIX Retorno a la espontaneidad. Renuncia al conocimiento y no sufrirás. Renuncia a la sabiduría y deja de lado la erudición, y el pueblo será largamente beneficiado. Renuncia a la benevolencia y rechaza la rectitud, y los hombres retornarán al deber filial y al amor paterno. Renuncia al engaño y arroja la ganancia, y no habrá más bandidos ni ladrones.

Sin embargo, estas normas son externas e insuficientes. Mejor es que el hombre actúe libremente. Muéstrate sencillo y guarda tu naturaleza primordial. Haz que tu “yo” sea más pequeño y limita tus deseos. XX Diferente de los demás. Entre el sí y el no, ¿ qué diferencia existe ? Entre el bien y el mal, ¿ qué diferencia existe ? ¿ Es verdaderamente temible éso que los hombres tanto temen ? Todo lo que puede verse e como un desierto sin límites. Los hombres están de fiesta como en los días de los grandes sacrificios. O cuando en primavera se asoman a las terrazas. Sólo yo permanezco tranquilo, sin tareas que cumplir, como un niño que todavía es incapaz de sonreir, siempre desamparado, como si no tuviese hogar. Los demás viven en la abundancia, sólo yo parezco pobre. Es posible que mi mente sea la de un loco, tan oscurecido y confuso me siento. La gente vulgar da la impresión de ser clara y brillante, sólo yo me muevo como una sombra. Ellos son agudos, seguros de sí mismos. Yo estoy decaído y me muevo como se mueve el océano. Voy a la deriva, sin asidero alguno. Todo el mundo parece tener algo que cumplir. Sólo yo soy torpe y estoy fuera de lugar. Soy diferente, yo encuentro paz y soporte en la madre que me nutre. XXI La mente vacía. La gran fuerza activa se manifiesta, pero sólo siguiendo al Tao. La naturaleza del Tao es a la vez invisible e intangible. Invisible e intangible, pero tiene formas en su seno. Invisible e intangible, pero no carente de sustancia. Y aunque la naturaleza del Tao es oscura y sutil, no carece de esencia. Esta esencia, siendo invariablemente veraz, es fiel a sí misma. A través de los tiempos ha mantenido su pureza y ha sido el origen de todo lo que existe. ¿ Cómo puedo saber que así fué lo primordial ? Por Tao.

XXII Fomentar la humildad. Si te doblas, te conservarás entero. Si eres flexible, te mantendrás recto. Si estás vacío, permanecerás lleno. Consúmete, y serás renovado. Al que menos tenga, más se le dará. Al que más tenga, más le será quitado. Por éso el sabio está consigo mismo y se vuelve arquetipo del mundo. No se exhibe, luego resplandece. No se celebra, luego es advertido. No se alaba, luego es alabado. No se vanagloria, luego es insigne. Y porque no lucha, nadie en el mundo puede luchar contra él. “Si eres humilde, te conservarás entero”, dice un antiguo proverbio. ¿ Quién es capaz de considerar vanas estas palabras ? En verdad, el humilde conserva su entereza. XXIII Identificación con el Tao. Ser parco de palabras es lo natural. Una tormenta no dura toda una mañana. Una lluvia torrencial no dura un día entero. ¿ De dónde provienen estas cosas ? Del cielo y de la tierra. Si el cielo y la tierra no pueden hacer que estos cambios duren eternamente, ¡ mucho menos el hombre ! Quien sigue el camino del Tao, se identifica con el Tao. Quien tiene la virtud, se identifica con la virtud. Quien se abandona, se identifica con el abandono. Por éso, quien se identifica con el Tao, recibe la bienvenida del Tao. Y quien se identifica con la virtud, recibe la bienvenida de la virtud. Y quien se identifica con el abandono, recibe la bienvenida del abandono. Que no pida fé a los demás quien no tiene fé. XXIV La complacencia nociva. El que está en puntas de pié, no está firme. El que camina a grandes zancadas no irá muy lejos. El que se exhibe no es luminoso. El que se celebra pasará inadvertido.

El que se exalta a sí mismo no es excelso. Estos, comparados con el Tao, son como “Exceso de alimento y desenfreno en la acción”, hechos que repugnan a todos. Por lo tanto, quién posee el Tao los ignora. XXV Representaciones del misterio. Hay un ser nebuloso nacido antes que el cielo y la tierra. Inmóvil, insondable, permanece sólo y jamás se modifica. Lo llena todo y jamás se extingue, girando perpétuamente, sin peligro, madre de todas las cosas. Desconozco su nombre, pero obligado a llamarlo de alguna manera, lo llamo Tao, el trascendente. Que trasciende significa que avanza; avanzar es llegar lejos; y el que llega lejos vuelve al lugar de origen. Luego el Tao es supremo, el cielo es supremo, la tierra es suprema y el rey es supremo. Hay cuatro cosas supremas en el Universo, y el hombre es una de ellas. El hombre acata las leyes de la tierra. La tierra acata las leyes del cielo. El cielo acata las leyes del Tao. Y Tao, las de su propia naturaleza. XXVI La virtud de la gravedad. Lo de más peso es soporte de lo de menos peso. Lo inmóvil es el poder que domina el movimiento. Por éso el sabio, aunque viaje todo el día, nunca se aleja de su punto de partida. Y aunque viva rodeado de homenajes, nunca pierde su apacible gravedad. ¿ Cómo puede entonces un señor dueño de diez mil carros de guerra comportarse con tanta ligereza ? Ser ligero es perder la base. Si se agita, perderá el trono. XXVII El empleo de la habilidad. Un buen caminante no deja huellas. Un buen orador nunca duda ni se equivoca. Un buen calculador no necesita instrumentos de cálculo. Un buen guardián no necesita rejas ni cerrojos, y, sin embargo, es imposible abrir lo que él cerró.

El que sabe atar no usa cuerdas ni nudos, y, sin embargo, nadie puede desatar lo que él ha unido. Aunque el hombre obrase mal, ¿ porqué rechazarlo ? Por éso el sabio elige ayudar a los hombres y no rechaza a ninguno. Prefiere salvar las cosas, no rechazar ninguna. A ésto llamamos doble entendimiento. Luego el hombre bueno es maestro del hombre no bueno, y el hombre no bueno es su buen material. Porque el buen maestro no tiene interés, y no tiene apego a su material, permanece oscuro a pesar de ser resplandeciente. Este es el secreto esencial del Tao. XXVIII Retorno a lo primordial. El que conoce el principio masculino, pero se atiene al principio femenino, es como un profundo cauce del mundo donde confluye todo bajo el cielo. Siendo el cauce del mundo, no deja la virtud constante, y regresa a lo primordial. Quien conoce lo luminoso, pero elige lo oscuro, se convierte en el eje del mundo. Siendo el eje del mundo, su poder es estable y no vacila. Y, sin moverse, vuelve al estado primordial. El que conoce su gloria y sigue siendo humilde, será el valle donde se erigirá el Universo. Siendo el valle donde se erige el Universo, posee la eterna virtud y regresa nuevamente a lo informal. Lo informal al dispersarse produce todas las formas. Es por éso que el sabio, siendo señor de los vasallos, preside el imperio en su conjunto y no se ocupa de detalles. XXIX El no hacer. Si un hombre quiere darle forma al mundo, modelarlo a su capricho, difícilmente lo conseguirá. El mundo es un jarro sagrado que no se puede manipular ni retocar. Quien trata de hacerlo, lo deforma. Quien lo aferra, lo pierde. Por éso el sabio no intenta modelarlo, luego no lo deforma. No lo aferra, luego no lo pierde. Hay quienes marchan adelante, hay quienes marchan atrás. Hay quienes permanecen callados, hay quienes hablan. Algunos son fuertes, otros débiles.

Algunos medran, otros perecen. Luego el sabio rechaza el exceso, la extravagancia y la propia complacencia. XXX Contra la guerra. El que está en el camino del Tao, no refuerza el imperio de las armas. Toda acción provoca reacciones. Sólo zarpas y espinos nacen en el lugar donde acampan los ejércitos. Después de la guerra, siguen años de hambre. El buen general vence, y allí se queda. No abusa de su poder, no se sobreestima. Vence y no se jacta, vence porque es su deber. Cuando las cosas alcanzan su extremo, comienzan a declinar. Eso es oponerse al Tao. Y lo que se opone al Tao camina rápidamente a su fin. XXXI Guardar las armas. Las armas más valiosas son objetos nefastos, no son instrumentos para el hombre de Tao. Las armas son instrumentos de desgracia, no son instrumentos para el rey. El hombre de Tao utiliza como sitio de honor, en su hogar, la izquierda, y para las armas, la derecha. Sólo en los casos inevitables hace uso de las armas. Luego, si vence, no celebra la victoria, no halla placer en ella. Si hallase placer en ella significaría que se complacía en la matanza de los seres humanos. Pero el que se complace en la matanza de los seres humanos no verá cumplida su voluntad. XXXII La sabia virtud. El Tao es eterno, es una noción sin nombre. Sólo cuando hubo necesidad de mencionarlo se le dió un nombre. El que sabe dar nombres debería saber que existe lo que no puede ser nombrado. Si conoce ésto, conoce lo que nunca muere.

XXXIII Discriminación. Quien conoce los hombres es hábil. Quien se conoce a sí mismo es sabio. Quien vence a los otros, es fuerte.

Quien se vence a sí mismo, es poderoso. Quien se conforma con lo que tiene, es rico. Quien mantiene su propósito, es firme. Quien permanece donde encontró su hogar, perdura largamente. Quien muere mas no perece, tendrá longevidad. XXXIV Confianza en la perfección. El gran Tao fluye por todas partes, hacia la izquierda y hacia la derecha. Todas las cosas existen por su mediación, y él no las rechaza. Al darse es generoso, y no exige ser retribuído. Ama y nutre todas las cosas, pero no se apropia de ellas. Como es siempre no existente, puede ser llamado pequeño. Todas las cosas regresan a él, per no las reclama como su dueño: por éso es grande. Porque no se considera grande, la grandeza está con él. XXXV La virtud benevolente. El que lleva en sí la Gran Forma, hallará la plenitud. Y vivirá en paz, sin sufrir daño, en armonía. El huésped de paso se detiene cuando alguien le ofrece música y manjares, pero el Tao es tan puro que parece insípido por su falta de sabor. Si se lo contempla, no se lo ve. Si se lo escucha, no se lo oye. Pero nunca se agota si bebemos de él. XXXVI La sabiduría sutil. Si quieres que algo se contraiga, antes debes permitir que se expanda. Si quieres que algo se debilite, antes debes hacerlo fuerte. Si quieres demoler un edificio, antes debes edificarlo. Para recibir, hay que dar primero. A ésto llamamos sabiduría sutil. Lo débil y lo tierno vencen lo duro y lo fuerte. Que nunca salga el pez de la profundidad del agua. Las armas del reino no se muestran al extrangero. XXXVII El ejercicio del gobierno.

El Tao nunca actúa, pero todo lo hace. Si príncipes y reyes pudieran retenerlo, todo se transformaría por sí mismo. Si surgen deseos, consérvalos bien adentro, en aquella simplicidad imposible de definir. Así, las cosas, liberadas de su deseo de actuar, hallarán la paz. Si no hay deseos, todo fluye en paz. Y el mundo se enmienda por sí mismo.
***** MÁXIMAS de SHAKESPEARE HOOD DAO de la Web

α.... Y cuando

todo parecía que peregrinaba por la oscuridad, siguiendo esa inexorable secuencia regresiva del ser esencial ... en ese preciso instante sucedió. Helo aquí.
β. α.

¿Saboreas el estado de plenitud y dicha profunda? ¿aquella que de deviene de la mirada nueva, fresca e incontaminada? Vivir cada instante abierto a todo lo que acontece con una mente amplia, con gran sensibilidad, presente en cada acción, es la fase inicial para sentirse realmente vivo. No hay rutina ni hábito cuando el corazón sabe que nada hay conocido y todo está por aprenderse. Como un turista en parajes nuevos. Como un ternerito que acaba de nacer. Como un nuevo día amanece para todos... Así es la experiencia de la conciencia despierta. No hay rutina ni hábito cuando el corazón sabe que nada hay conocido y todo está por conocerse. Como un forastero en tierras lejanas. Como un ternerito que acaba de nacer. Como un nuevo día. Así es la experiencia de la conciencia despierta. La rutina es el precio que se paga por vivir fuera del corazón ... Y cuando todo parece estar dicho, la última palabra no ha sido mencionada. Lo que es, será, y lo que fue volverá a ser. Puede que haya un punto de encuentro entre lo que es y no es, pues la esencia se mantiene inalterable. A veces, no es lo mucho que se piensa lo que hace al gran SABER, sino, aquello que se calla. Por eso cuando se entiende de verdad... se prefiere estar en silencio. Hubo un tiempo en el que pensaba de la misma manera... pero ahora ya no pienso igual que antes.

β. α.

β. α. β. α.

β. α.

β. α.

Puede que sea así, puede que no sea así, puede que tenga razón, puede que no la tenga, ¿quién lo sabe? ¿quién lo puede decir? Cada quien tiene su verdad, pero, y ¿cuál es la medida del éxito de dicha verdad? Ninguna. No hay medida. Puede no saberse nada, y aún así, es posible tener más sabiduría que quien acumula vastos conocimientos. Puede que tengas o no tengas nada, y aún así, ser más dichoso que aquel que lo tiene todo... ser o no ser ... ¿Será así, Shakespeare?
β. α.

"Aquello que es superior en los seres humanos, se encuentra en el Despertar y la Expansión de la Conciencia, conducente a sentir la totalidad de la Existencia en la profundidad del Corazón." ... no dejéis de comunicaros conmigo ... os he estado esperando por una eternidad. Cuando os digo que el momento ha llegado... no perdáis más el tiempo. Iniciemos juntos el viaje ¡ya!, y exploremos la dimensión última del Ser Esencial. Porque allí se encuentra Eso, que es la fuerza y alimento que nutre el alma para que la vida tenga un sentido superior. Así que no os descuidéis, que al fin y al cabo... el Universo es vuestro. Será o no Será... Esta NO es la cuestión, Shakespeare. ¿Qué importa lo que es o no es? Lo esencial pasa por Estar o no Estar, esta sí es la cuestión. Pues, se puede Estar sin ningún problema aun siendo o no siendo, pero nunca se puede no estar y al mismo tiempo ser o no ser. Porque a la Naturaleza no le importa Quién Es, ya que lo que fuera que sea no es más que una burbuja. A la Naturaleza sólo le interesa Qué Es, porque cuando el alma puede percatarse de que Es Energía Esencial, se puede vivenciar conscientemente la ilimitada Unidad de la Existencia. Esta es la Magia... ¡¿no?! ¡Vaya coraje éste! Ahora estamos a merced de lo que alguna vez fue, pero ¿podéis hacer algo para desviar el rumbo? Esta es la cuestión. Mas os digo que el destino es una fija, no por lo que se haga, sino por lo que tiene que ser. De ello nadie escapa, y hacia eso vamos con todo el universo... ¿qué creéis? Hay un camino que recorrer... y el destino de este trayecto se encuentra en la proyección visualizada del presente a conciencia, no obstante, la inspiración del recorrido ideal se forja a partir del claro recuerdo de lo vivido y experimentado en el pasado. Negar la triple temporalidad, es negarse la posibilidad de impulsar una nueva vida. Aquí y Ahora, presentes en lo que es el futuro del pasado...

β. α.

β. α.

β. α.

β. α.

β. α. β. χ.

Estar y no estar - ser y no ser ¡basta de ser o no ser! El camino está allí, y sin embargo no hay camino... la meta se encuentra allá, no obstante, no existe ninguna meta. El sentido es bien simple: "no tiene sentido".Todo está en su lugar y en su justa medida, y aún así, nada es real.Todo lo que existe, no existirá, y todo lo que es, no será. continuará ...

δ. α.

~ Filosofía de Tao ~ El espíritu del T´ai Chi Chuan (taijiquan) ~ La Bioenergía Psíquica del Chi Kung (Qigong) ~ ~ Meditación y Alquimia Interior Taoísta ~ Religión y Tao ~ La filosofía del Tao Te King de Lao Tse ~

Objetivos de las Cinco Fuerzas de la ALQUIMIA TAOÍSTA
1º) Vigorizar la Fuerza de la Bioenergía por el accionar del flujo y reflujo del Ch´i aumentado a partir de la conservación dinámica de la pulsación nerviosa, bioeléctrica y magnética que liberan una combinación armoniosa de químicos glandulares en una elevada tasa vibratoria, para lograr un cuerpo alquímico. 2º) Reajustar la Fuerza del Pensamiento al movimiento ascendente y descendente del Ch´i según la tendencia Yin Yang de los Canales horizontales y verticales, decrecientes o crecientes, conforme a la metodología taoísta, para lograr una mente alquímica. 3º) Armonizar la Fuerza de las Emociones a partir de la alineación progresiva de los Centros Energéticos y apaciguar todo exceso de actividad psico-orgánica mediante el entubamiento de los tres Calderos, para lograr un sentimiento alquímico. 4º) Centralizar la Fuerza del Psiquismo en la acción regeneradora de la Membrana Energética Microcósmica, restaurando Vasos y Meridianos, multiplicando la influencia de los Campos y Calderos (Hornos-Thin), para impulsar la Longevidad Saludable de los Tres Alquímicos. 5º) Unificar la Fuerza del Espíritu en la expansión de la Conciencia de la Esencia Inmortal, abriendo los portales cósmicos de la Verdadera Naturaleza interior a partir de lo cual deviene la fusión del Ser con la infinita Existencia trascendental del Universo.
1º Cuando se experimenta el balance, el equilibrio y la armonía que derivan de la práctica metodológica de la Alquimia Taoísta, y cuando a partir de estos tres tesoros se vivencia la plenitud del Ser y se saborea en grado sumo la satisfacción incomparable que nutre el alma con suprema dicha, por la que llega a percibirse una gran libertad, no sólo física, sino energética y espiritual, entonces el verdadero sentido y la importancia de la Alquimia se ponen de manifiesto

2º Cuando a partir de la nueva estructura psíquica desenvuelta por el entrenamiento alquímico se asimila una enorme paz trascendente, la cual no es alterada por suceso o circunstancia de ninguna índole debido a que la conciencia ha penetrado la más profunda esencia de todas las cosas, entonces el camino de la Alquimia se torna imperioso para la vida interna, porque en este estado se descubre su valor descomunal para ser expresado en todos los órdenes.

La Verdadera Naturaleza Esencial del alma humana, matriz que promueve la expansión de la conciencia y que motiva, a su vez, la proyección del espíritu hacia los infinitos planos de la existencia subliminal, se expresa integralmente sólo en ese nivel donde no llegan las distorsiones del ego, las limitaciones de la mente ni las numerosas afecciones de la personalidad. Por eso el silencio, la quietud y el vacío, son las tres llaves trascendentales que abren de par en par los portales de la auténtica unidad que expansiona la infinita dimensión interior. ~ aon ~ ~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~ de la Fundación Centro del Tao, presenta :

Vivir la Existencia a Conciencia
es vivir de verdad
Es razonable suponer que no es posible abarcar el trasfondo de Vivir la Existencia en una sola sección o página web., por lo que intentaremos avanzar en la definición y enfoque multidireccional de esta idea escurridiza de manera progresiva a través de variados apartados y configuraciones de lectura que el mismo lector diseñará. De este modo iremos incursionando en sucesivas notas y artículos interrelacionados intrínsecamente con el meollo de la propuesta en cuestión, hasta visualizar nítidamente una cierta delineación de pautas que pretenderán colmar con indicios y señales a quienes se consideren abocados sinceramente a establecer su centralidad en lo esencial. De hecho, no nos detendremos en este intento hasta acercarnos a conclusiones convincentes que respondan al interrogante: ¿qué es vivir la existencia?

Para comenzar cabe aclarar que la expresión: “Vivir la Existencia” no fue inventada en los tiempos modernos sino que ya ha sido acuñada subliminalmente en la antigüedad, es decir, indirectamente, y el sentido de dicha expresión puede ser detectado de forma metafórica en distintos textos del pasado, considerados libros de sabiduría y conocimiento ocultista o esotérico, que simplifican el misterio y hacen que se torne más cercano y familiar. Libros como el Tao Te King, el Dzyan, el Kybalion, el Maha Prajñá Paramitá Hrydaya Sutra, el Hua Hu Ching, el Dhammapada, el Wen Tzu, el YiQing (Iching), entre otros, a los que haremos referencias en las distintas secciones de esta exposición. Para recorrer algunos de los libros mencionados bastará con bajarlos gratuitamente desde la siguiente dirección: http://shakespearehood.googlepages.com/ en la sección: “La Nueva Biblioteca de Alejandría”. A partir de la lectura de tales libros puede llegarse a intuir las enormes implicancias de vivir la existencia y tener la noción de cuánto impulsa evolutivamente al alma el zambullirse a conciencia en esta corriente, sobre todo cuando no se espera encontrar en estos libros la respuesta de cómo vivir la existencia. Sí, así tal cual, no ha de esperarse leer literalmente cómo vivir la existencia aunque en estos libros los autores hablen paradójicamente acerca de ello, y la respuesta amanecerá de manera inevitable.

“... El verdadero sabio conociendo la naturaleza del universo, emplea la Ley contra las leyes: las superiores contra las inferiores, y por medio de la alquimia transmuta lo que no es deseable, en lo valioso...” “... La mente así como todos los metales y demás elementos, pueden ser transmutados, de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición, de polo a polo, de vibración en vibración. La verdadera transmutación hermética es una práctica, un método, un arte mental...” “... Más allá del Kosmos, del Tiempo, del Espacio, de todo cuanto se mueve y cambia, se encuentra la realidad Substancial...” El Kybalion de Hermes Trismegisto

乾 坤 共 合 成 : “El Universo sintetiza el Todo y en cada una de sus partes se convierte”. 內有坎離精: “El Sonido Primordial vibra a partir de la Esencia”. Palabras del Elixir de Oro de Zhang Boduan

“Sin apego, el sabio comprende que el cuerpo humano no es sino una fórmula mágica. Así obtiene la liberación de toda atadura. Como el inmaculado loto que crece en él cieno, el sabio alcanza la convicción por la práctica.” El Mahamudra de Milarepa

Es evidente que nuestros antepasados, sobre todo aquellos que consideramos ilustres o, al menos, autores de los libros que leemos como reliquias antiguas, fueron personas con una visión abarcadora de lo esencial de la existencia, que han sabido verificar en cada hecho, acto, circunstancia, modo, condición y formato de la vida, por lo que nada queda fuera del escenario de la conciencia. Uno puede leer estos libros y encontrarse con una dimensión bastante extraña para la época actual caracterizada por el macro desarrollo tecnológico, y, sin embargo, toda aquella sabiduría se aplica igual que entonces a la naturaleza íntima del alma humana, de la misma manera. Claro está, esas distintas visiones de nuestros ancestros acerca del Vivir la Existencia o “concientizar la esencia” se extienden hacia todos los órdenes realizables, ya sean sociales, políticos, espirituales, filosóficos, culturales, científicos y hasta artísticos, y además, todos aquellos posibles dentro de la órbita de la comprensión humana. De hecho, en las múltiples exposiciones nos encontraremos con las mismas premisas pero aplicadas de diferentes maneras según el camino o la corriente que las ha asimilado. Por ejemplo, para los aficionados al taoísmo, el umbral taoísta puede llegar a ser la plataforma lógica y más entendible para lanzarse a profundizar el vivir la existencia; para los ocultistas, lo conveniente será bucear a través del esoterismo o la metafísica; para aquellos más espirituales, lo más indicado conforme a sus propias inclinaciones será incursionar en estas pautas a través de alguna religión libre de fanatismo. No importa cómo sea o del modo que fuera, todos... absolutamente todos los seres estamos viviendo la existencia aunque haya muchos que prefieran mantenerse indiferentes a esta realidad; y estamos viviéndola sigamos o no un camino, estemos o no conscientes de estar viviéndola, queramos o no hacerlo... porque ésta es una situación inevitable.

~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~

Por la razón de que Vivir la Existencia es una realidad por demás independiente de toda filosofía, religión o camino de realización (aunque

probablemente su esencialidad sea más valorada en estos ámbitos que en otros), y por ser en sí mismo un hecho natural y propio de la conciencia despierta, trataremos de liberarnos de manera temporal de todo postulado relativo al pensamiento universal para que podamos entrar de lleno a replantearnos la posibilidad de que tenga algún mérito indagar en el significado de “vivir la existencia”, pero sin recurrir esta vez a las conclusiones que han aportado las doctrinas del pasado o a los libros considerados clásicos. Durante algunos años he estado escribiendo sobre la visión de vivir la existencia desde la óptica de la filosofía taoísta, con la cual he afinado y profundizado más que con otras, y le he dedicado numerosos libros para exponer gran parte de sus ramificaciones extendidas en las distintas artes y ciencias de la milenaria sabiduría china, sobre todo, en combinación con diferentes métodos y prácticas que he abordado durante décadas. Por eso mismo considero que ya es tiempo, aprovechando este espacio, para compendiar e intentar plasmar el contenido del paradigma taoísta de manera indirecta, es decir, sin mencionar puntualmente las fuentes o indicando de manera literal como en otras ocasiones, los principios de su vasta estructura basamentada en la paradoja de la contradicción complementaria. De este modo, al mantenernos libres de las corrientes configuradas a lo largo de la historia humana y alejados de toda teoría condicionante, de los prejuicios y de los esquemas prefijados (que por lo general desvían la atención de lo esencial a causa de que la información memorizada genera la falsa idea de que en sí misma es suficiente para conocer los secretos cósmicos y todos sus misterios), entonces sí, sin la presión del conocimiento aceptado por ser el más difundido, tal vez descubramos que lo esencial corresponde a un horizonte mucho más escurridizo e inexplicable, más inalcanzable para nuestras limitadas mentes, pero que sin duda alguna esta aceptación nos colocará frente a una verdad y una realidad mayor: la de conectarnos vivencialmente con la substancia de lo esencial. Por lo tanto, hacia esa dirección nos dirigiremos a partir de recorrer la paradójica introducción al tema que nos convoca en esta página web., y a medida que se avance en la lectura de la introducción a vivir la existencia, nuevas ventanas se abrirán hacia los diferentes enfoques que entretejen esta singular percepción de la conciencia. Entrar: Introducción

~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~º~

No resulta una cuestión menor preguntarse qué condiciones o circunstancias de la vida atentan contra la expansión de la conciencia, socavando toda posibilidad de conectarse con esa existencia trascendente y, al mismo tiempo, anulando el potencial latente destinado a proyectarse en lo

esencial. Y no es insignificante que el individuo se formule este interrogante ya que a partir del darse cuenta claramente de qué es lo que impide su autorrealización como ser existencial (que cada uno es), se experimenta una tremenda liberación interna que conlleva a un enorme crecimiento del alma y al conocimiento de sí mismo en toda su magnitud. Desde ya que si se desconoce que el autoconocimiento y la realización de si mismo es la mayor vivencia que nos llevamos de esta vida cuando nuestra efímera estadía terráquea llegue a su fin, será prácticamente imposible dar siquiera un paso en dirección de la sensibilidad verticalizada necesaria para percibir la sutilidad de la infinita existencia que pasa desapercibida detrás las formas transitorias que se expresan en el maravilloso universo. Pero lo más importante es que la plenitud y felicidad suprema son posibles a partir de una interdependiente interacción a conciencia con lo esencial... vivida sólo a conciencia. Claro que aquí la cuestión sería definir qué es lo esencial, porque no se trata de emprender un viaje hacia el país de las maravillas sin saber ni siquiera de lo que estamos hablando; por lo tanto, otro paso necesario en este sendero de Vivir la Existencia es comprender profundamente qué es lo esencial.