Domingo: el primer día de la semana. “Y dijo Dios: sea la luz y fue la luz”.

Dios creó el primer día de la semana. La luz iluminó a la tierra, que “estaba desordenada y vacía”, dominada por las tinieblas. La presencia del Creador iluminó la Tierra.” Cierra tus ojos por un instante; ¡qué oscuridad! Sin Cristo nuestra vida está en tinieblas, porque Jesús es la luz del mundo. Lunes: El segundo día de la semana. “Y dijo Dios: haya expansión en medio de las aguas”. En el segundo día de la semana Dios separó las aguas: unas formaron ríos, mares y lagos; otras subieron para formar parte de la atmósfera creando la expansión, los cielos. Sin agua moriríamos de sed. Sin Cristo, nuestra vida espiritual desfallece. Martes: El tercer día de la semana. “Y dijo Dios: produzca la tierra hierba verde”. En el tercer día de la semana Dios creó las plantas: grandes árboles, hermosas flores, deliciosos frutos, bosques y praderas se llenaron de plantas y aromas. Sin vegetación, la Tierra seria un arenal. Sin Cristo, nuestra vida es un desierto.

Miércoles: El cuarto día de la semana. “Y dijo Dios: sean las lumbreras en la expansión de los cielos”. El cuarto día Dios creó la Luna, para alumbrar de noche. Luego creó el sol, que nos calienta durante el día. Si no existiera el Sol, sería imposible toda forma de vida. Sin Cristo, el Sol de justicia, no hay crecimiento espiritual. Jueves: El quinto día de la semana. “Y dijo Dios: produzcan las aguas… seres vivientes y aves”. Durante el quinto día, Dios hizo que las aguas se llenaran de: peces, delfines, ballenas, focas y aves de todos colores y tamaños poblaron los cielos. ¡Que grande y maravilloso es nuestro Creador! Viernes: El sexto día de la semana. “Y dijo Dios: produzca la tierra seres vivientes”. En el sexto día de la semana Dios creó miles de animales: los grandes elefantes, los caballos, los leones, los camellos y los conejos, un sin fin de especies terrestres. Estos seres son un regalo de Dios para enriquecer nuestra vida. ¡Que seria de nosotros sin Cristo, quien dio su vida para salvarnos!

Dios creo al hombre a su imagen. “Y dijo Dios, hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y señoree en los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias y en toda la tierra y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra”… “Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre”. Sábado: El séptimo día de la semana. “Y acabo Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho. Y bendijo Dios al día séptimo y lo santificó, porque en él, reposó de toda su obra que había creado y hecho”.