1

HOMENAJE A DARWIN: VIDA Y OBRA IV Olimpiada de Biología. I.E.S. Puerta de la Serena Marifé Gutiérrez Calderón y José M. Vega Piqueres
El día 12 de febrero de 1809 nace Charles Robert Darwin, en Shewshury (Inglaterra), por lo que se cumplen 200 años de tal efeméride. Por este motivo nos decidimos a escribir este artículo, como recuerdo y homenaje a este gran naturista que revolucionó la Biología, con su teoría sobre el origen de las especies. BIOGRAFÍA Darwin fue hijo de un acomodado médico de la época y su solvencia económica le permitió llevar siempre una vida desahogada y dedicada al estudio científico. Con 15 años ingresa, influido por su padre, en la Universidad de Edimburgo para estudiar Medicina, carrera que no logra terminar porque a los 18 años se va a Cambridge a estudiar teología con la idea de convertirse en ministro de la iglesia anglicana. El reverendo John Henslow, profesor de botánica, influyó decisivamente para despertar la vocación naturista de Darwin, que al graduarse embarcó en el Beagle, que se disponía a realizar una travesía de 5 años alrededor del mundo, con la idea de hacer cartas de navegación para la armada británica. Darwin (Fig. 1) embarcó, como naturista, sin sueldo, y se dedicó a estudiar especies de animales y plantas en los distintos sitios que el barco paraba. Fig.1. Darwin en 1837. La figura 2 muestra el viaje que realizó el Beagle, que estuvo 2 meses en las islas Galápagos, 965 Km al oeste de Ecuador, donde Darwin estudió las especies de aves y plantas de las distintas islas, que le suministraron datos claves para su teoría sobre el origen de las especies.
Fig. 2. Viaje del Beagle alrededor del mundo.

En 1836 vuelve a Inglaterra, y Darwin se dedica a procesar toda la información acumulada en su viaje, y en 1859 publica su libro “El origen de las especies”, que provoca reacciones en todo el mundo. Doce años más tarde, en 1871, publica su libro “El origen del hombre”. Darwin muere, reconocido mundialmente como un científico de talla excepcional, a los 73 años, el 19 de Abril de 1882, en Kent (Inglaterra).

2 LA EVOLUCIÓN BIOLÓGICA Aunque a Darwin se le relaciona con la evolución, las teorías y estudios de la misma se remonta a época mucho mas anteriores. Aristóteles (384-322 a.c.) ya reflexionó acerca de la complejidad y jerarquía de los seres vivos y concluyó que los organismos son imperfectos, pero cambian y tienden a la perfección. El naturista francés Jean Baptiste de Lamarck (1744-1829) fue el primer científico en proponer que los organismos cambian con el tiempo, debido a un fenómeno natural mas que a una influencia divina. Lamarck también pensaba que los seres vivos están dotados de una fuerza vital que los empuja a cambiar con el tiempo, hacia una mayor complejidad y perfección. Darwin se llevó al viaje el libro “Principios de geología” publicado en 1830 por Charles Lyell y de su meditada lectura sacó la idea de que la Tierra era muy antigua y que pudieron darse en ella procesos biológicos extremadamente lentos. Otro indicio importante que consideró Darwin fue el de la “selección artificial” que realizaban, a lo largo de varias generaciones, los criadores de animales y granjeros, para conseguir que algunos individuos tuvieran las características deseadas. Por selección artificial también se han conseguido numerosas variedades de plantas, como por ejemplo la col, brócoli, coliflor, colza, colinabo, todas ellas de la especie Brassica oleracea. Las ideas de Thomas Malthus, clérigo y economista inglés, de que hay un importante control del crecimiento de las poblaciones humanas influyeron profundamente en Darwin, ya que los años de observación de los hábitos de animales y plantas le llevó a ver por si mismo la lucha de los seres vivos por la supervivencia que describía Malthus. En esta lucha, pensó Darwin, las variaciones heredadas favorables para la supervivencia se preservarían, mientras que las desfavorables se perderían.

Pinzón de cactus. Se alimenta Pinzón terrestre. Pico Pinzón picamaderos. Extrae de la parte blanda de la planta. robusto, adaptado para insectos de las grietas de la partir semillas. madera. Fig. 3. Pinzones estudiados por Darwin en las Galápagos. (Tomado de Solomon, Berg y Martin. 2008).

Darwin configura su teoría de la “evolución por selección natural” en la que los organismos mejor adaptados tienen mayor probabilidad de sobrevivir y convertirse en los progenitores de la generación siguiente. Con el tiempo se acumulan suficientes cambios en poblaciones geográficamente separadas para formar nuevas especies. Darwin observó que los pinzones de las Galápagos parecían haber evolucionado de esta manera. El caso de los Pinzones es bastante elocuente (Fig. 3) en el sentido que esta especie de ave sufrió modificaciones que perduraron en el tiempo por la ventaja que suponían. Sólo prosperaron las modificaciones que supusieron una mejora en la capacidad de sobrevivir y de adaptarse al medio.

3 La acumulación de modificaciones podía dar una especie nueva, y aquí esta la clave: LAS ESPECIES SURGIERON, A PARTIR DE OTRAS, POR SELECCIÓN NATURAL. Mientras Darwin reflexionaba sobre sus ideas, Alfred Russel Wallace (1823-1913), naturista inglés que estudió durante 8 años la flora y la fauna en el archipiélago malayo llegó a conclusiones similares al observar la diversidad de las especies y las peculiaridades de su distribución. Escribió un breve ensayo y se lo envió a Darwin, un reputado biólogo de la época, para conocer su opinión. Darwin vió su teoría reflejada en los datos de Wallace, y sus colegas le persuadieron de que presentara el trabajo de Wallace con un resumen de sus propias ideas, que había escrito y hecho circular entre sus amigos. Ambos documentos fueron presentados en Julio de 1858 en una sesión de la sociedad Linneana. El libro de Darwin sobre “El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida” fue publicado en 1859. En 1870 fue publicado el libro de Wallace, “Contribución a la teoría de la selección natural”, ocho años después de su regreso a Inglaterra. Darwin era consciente de lo que iba a ocurrir, y por eso se lo pensó mucho antes de publicar sus trabajos, pues sus ideas sobre la evolución de las especies de animales y plantas, contravenían la teoría del CREACIONISMO, ampliamente aceptada y defendida por la iglesia y los sectores más conservadores de la sociedad, que defendía la idea de que las diferentes especies fueron creadas directamente por Dios, sin que existiera entre ellas vínculo biológico alguno. En 1871, Darwin publicó otro libro polémico, “El origen del hombre” donde aborda la evolución humana, para concluir que seres humanos y simios comparten un ancestro común (Fig. 4).

Fig. 4. Evolución de los primates. (Tomado de Solomon, Berg y Martin. 2008).

4

Las reacciones no se hicieron esperar y desgraciadamente pasó lo que en otros tantos casos, y es que la sociedad de aquella época no admitió de buen grado que hombre y chimpancé tuviéramos un ancestro común y la teoría de Darwin se resumió jocosamente como que “el hombre desciende del mono” y entre las reacciones surgidas se le hicieron caricaturas poniéndole cuerpo de mono (Fig. 5) e incluso en España, un avispado comerciante lanzó al mercado el “Anís del Mono”, con caricatura incluída de Darwin en la etiqueta (Fig. 6).

Fig. 5. Caricatura de Darwin

Fig. 6. Etiqueta de Anís del Mono

Recientes avances de secuenciación de los genomas de distintas especies y la comparación de las secuencias características de la especie (Tabla 1) han demostrado que los genomas del chimpancé y el hombre son bastante más parecidos que los del hombre con otras especies de mamíferos, más alejadas, en términos evolutivos. Esto quiere decir que la prueba del ADN confirma, a nivel molecular la teoría de Darwin sobre el origen del hombre.
Tabla 1. Analogías de secuencias de nucleótidos, en DNA, específicas de humanos con otros primates Especie comparada Analogías con secuencias específicas de la especie (%) -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Chimpancé Gorila Orangután Mono rhesus Mono araña Tarsero Datos tomados de: Goodman M. y col. (1990).

98,3 98,2 96,7 95,7 93,0 75,4

BIBLIOGRAFIA 1. Biología. 8ª edición. E.P. Solomon, L.R. Berg, D.W. Martin McGraw-Hill. Interamericana. Mexico. 2008. ISBN: 13: 978-970-10-6376-7 2. Goodman M. y col. Primate evolution at the DNA level and a classification of hominoids. Journal of Molecular Evolution, Vol. 30. (1990).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful