El diario de Anna Frank

El diario de Anna Frank es el auténtico diario de una chica judía de 12 años, cuando comenzó a escribirlo y de 15 cuando murió víctima del Tifus en un campo de concentración alemán. En él relata cómo es su vida encerrada en una casa junto a los miembros de su familia, los de la familia Van Daan y, más tarde, con el dentista Dussel, con quienes tendrá un sin fin de encontronazos. Eran ocho personas y un gato que contaban con la ayuda de dos amigos que podían vivir en el exterior, los cuales les llevaban alimentos y daban noticias de la situación de su ciudad (Amsterdam) mientras era ocupada por las tropas alemanas. Al final, ellos también sufrirán la persecución y la muerte a manos de los invasores. También cuenta cómo viven con el miedo constante a los nazis, puesto que, por ser judíos, estaban condenados a estar recluidos o emigrar del país, en un primer momento, y a sufrir la tortura de un campo de concentración y la muerte después. Antes de adentrarse en la vida dentro de la casa que les sirve de reclusión y escondite, Ana viene a narrar cómo era su quehacer diario y la normalidad reinante fuera de esa casa. Su vida era la de una chica de 12 años totalmente normal, hasta que llegaron los alemanes para invadir su país y someterlo a sus crueles leyes. A partir de ese momento, Ana comienza a preguntarse cómo puede ocurrir aquello: No les permitían viajar en autobús, ni acudir con normalidad a cualquier heladería o tienda; podían salir de casa en determinados momentos del día, pero no podían ir más que en bicicleta, etc. Los alemanes llegarán, en un momento concreto, a recluir a todos los judíos en campos de concentración, con lo cual la familia Frank decide esconderse para no ser capturada. Cuando los nazis los encontraron en su escondrijo, los separaron y llevaron a campos de concentración diferentes, de los que sólo el padre de los Frank fue el único superviviente. Anna es una chica que refleja en su diario el calvario que está sufriendo a la vez que en sus escritos nos da a conocer su evolución hacia la madurez: comienza el diario siendo una niña muy dependiente de sus padres y termina siendo una adolescente que empieza a ver el mundo casi como los adultos, aunque tendrá muchos enfrentamientos con ellos. Además de ese calvario, Anna nos mostrará la increíble experiencia de sus sentimientos de amor hacia Peter, el hijo de los Van Daan.