You are on page 1of 37

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA Resumen La rama humoral del sistema inmune específico está diseñada para

eliminar a patógenos extracelulares y evitar la diseminación de los intracelulares aprovechando que estos últimos se transmiten de célula a célula a través de los fluidos extracelulares. Ello se consigue mediante la producción de grandes cantidades de anticuerpos específicos frente a cada agente foráneo. 1. Los anticuerpos, por sí mismos no suelen eliminar más que a ciertos virus o inactivar toxinas bacterianas. 2. En la mayor parte de los casos, la eliminación efectiva del patógeno suele deberse a la inducción de las funciones efectoras de los anticuerpos, que dependen de la porción constante de las cadenas pesadas: a. activación del complemento por la ruta clásica, que puede conducir a  lisis del patógeno  QUIMIOTAXIS de fagocitos  opsonización de fagocitos b. Opsonización de fagocitos por inmunocomplejos (Ag-Ac) c. Citotoxicidad celular dependiente de anticuerpos (ADCC): el anticuerpo se une a receptores para Fc en la superficie de células NK y macrófagos. Podemos resumir el proceso en tres apartados interconectados: 1. el linfocito TH virgen reconoce a su péptido antigénico (procesado) enclavado en el surco de MHC-II, en la superficie de una célula presentadora de antígeno (APC). Ello provoca la activación y proliferación clonal de los linfocitos TH. 2. Por otro lado (paralelamente), la célula B reconoce al antígeno nativo por medio de su BCR (con mIg), lo que desencadena la endocitosis y procesamiento endosómico de dicho antígeno. Algunos de los péptidos resultantes se "exportan" y se muestran en el surco de moléculas MHC-II del propio linfocito B. 3. El TH activado (resultante de la fase #1) interacciona ahora mediante su TCR con el complejo {epitopo-MHC-II} del linfocito B. En este contacto entre
1 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA ambas células tiene lugar un intercambio de señales químicas que conduce a la activación, proliferación clonal y diferenciación de las células B en dos subclones hermanos: uno de células plasmáticas secretoras de anticuerpos, y otro de células B cebadas de memoria.

RESPUESTA PRIMARIA Y RESPUESTA SECUNDARIA Fases de la respuesta: 1. fase lag (de retardo): es el tiempo que se tarda en la selección de un clon específico de células B y en la producción de células plasmáticas secretoras de Ac y de células B de memoria 2. aumento exponencial (hasta un pico máximo) 3. meseta 4. declive En total la respuesta puede durar desde unos días a varias semanas, dependiendo de la persistencia del antígeno. En la respuesta primaria primero se produce IgM, y luego IgG, siendo en ella la contribución global de la IgM más importante. En cambio, en la respuesta secundaria se produce mucha mayor cantidad de IgG que de IgM. Las células B de memoria quedan en reposo (G0) durante muchos años (incluso persisten durante toda la vida). La respuesta secundaria posee una serie de importantes diferencias cualitativas y cuantitativas con respecto a la respuesta primaria: Diferencias cuantitativas:  se inicia más rápidamente (menor fase lag)  alcanza más intensidad (100 o 1000 veces mayor)  dura más tiempo, como se comprueba por la fase de meseta más prolongada y su declive más lento

2

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA Diferencias cualitativas:  ocurre cambio de clase, produciéndose preferentemente IgG, aunque también IgA e IgE  Tiene lugar la maduración de afinidad por hipermutación somática y selección "darwiniana" de los linfocitos con receptores de mayor afinidad.

FASES DE LA INDUCCIÓN DE LA RESPUESTA HUMORAL

1. Un linfocito TH virgen o de memoria entra en contacto con una APC, que le presenta un péptido antigénico enclavado en su MHC-II; ello provoca la activación y proliferación clonal del linfocito TH. 2. Por otro lado, la célula B (virgen o de memoria) reconoce al antígeno nativo, pero interaccionando con otro epitopo diferente al que reconoció el TH. Acto seguido internaliza este Ag y lo procesa, presentando algunos de los péptidos resultantes en sus moléculas MHC-II. 3. El linfocito TH cebado del paso #1 reconoce por su TCR a la combinación específica péptido-MHC-II en la superficie del linfocito B del paso #2, formándose el llamado conjugado T H:B. En dicho conjugado, el linfocito coadyuvante suministra dos tipos de señales químicas al linfocito B:  el TH expresa en su membrana la molécula CD40L (=CD154)  secreta citoquinas. 4. Estas señales son transducidas ("reemitidas") al interior del linfocito B, lo que provoca cambios en el patrón de expresión génica. Las proteínas producidas por estos genes inducidos provocan la proliferación clonal del linfocito, y finalmente la diferenciación hasta células plasmáticas secretoras de anticuerpos y células B de memoria. (La célula B que no reciba estas señales del TH quedará anérgica). Fase 1ª: activación y proliferación del linfocito TH

3

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA

El antígeno nativo puede viajar por sí solo a un órgano linfoide secundario, o bien puede ser transportado (y eventualmente procesado) por una célula presentadora profesional (APC):  células de Langerhans de la piel captan el antígeno, viajan por los vasos linfáticos como células "a vela", y al llegar al ganglio se convierten en células dendríticas interdigitantes.  células dendríticas intersticiales de los tejidos  macrófagos/monocitos.

En el órgano linfoide secundario la APC presenta algún epitopo a un linfocito TH en reposo, interaccionando ambas células de la forma estudiada en el tema anterior:  señal #1: unión del TCR al epitopo enclavado en MHC-II de la APC  señal #2 (coestimulatoria): unión del CD28 del TH a la B7 de la APC.  Además, la APC secreta citoquinas como la IL-1 y la IL-6.

Todo ello provoca la activación y proliferación de T H, por el mecanismo autocrino dependiente de la IL-2 que el propio linfocito secreta. De esta forma se producen grandes cantidades de células TH, lo cual va a permitir que algunas de ellas tengan posibilidades de interaccionar luego con células B que presenten el mismo epitopo enclavado en el mismo tipo de MHC-II. Fase 2ª: El linfocito B reconoce específicamente al antígeno nativo NOTA: la célula B es una magnífica presentadora de antígeno, que a diferencia del macrófago posee la capacidad de internalizar y procesar solamente el antígeno específico para el cual está preparada por su mIg. De hecho es capaz de procesar antígeno a concentraciones de 100 a 10.000 veces menores de las requeridas por el macrófago.

4

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA Como sabemos, la célula B en reposo posee moléculas de mIgM y mIgD asociadas con cadenas Iga e Igb , constituyendo el complejo receptor específico BCR. Aunque la célula B no es una célula fagocítica, puede internalizar antígenos tan grandes como del tamaño de ciertos virus. Ello se produce por endocitosis mediada por receptor (siendo el receptor el BCR). El antígeno entra a la ruta endocítica, donde se degrada hasta péptidos, algunos de los cuales pueden ser colocados en el surco de sus moléculas MHC-II. (Mientras tanto, la célula B está renovando continuamente sus receptores BCR, lo que le permite seguir captando específicamente más moléculas o partículas antigénicas). Pero al mismo tiempo, el hecho de que se esté produciendo unión del antígeno con BCR (con entrecruzamiento de dos complejos BCR por una misma molécula antigénica) supone el inicio de una ruta de transducción intracelular de señal: las colas citoplásmicas de las cadenas Iga /Igb inician una cascada de fosforilaciones y desfosforilaciones, donde están implicadas varias proteíntirosínquinas (PTK) como Lyn, Fyn y Blk. Al cabo de unos 30 segundos se han fosforilado muchas proteínas celulares (por rutas en buena parte aún desconocidas), que finalmente conducen a la activación de la fosfolipasa C (PLC). A partir de aquí se activan las rutas ya estudiadas del inositol-trifosfato (IP3) y del diacilglicerol (DAG); la primera conduce a la

calcineurina/calmodulina, y la segunda a la activación de la proteínquinasa C (PKC). Ambas colaboran en la activación de una serie de genes tempranos que codifican factores de transcripción (como el AP1, c-Myc, etc). En la fase siguiente, los productos de estos genes van a tener un papel destacado. 12.3.4 Fase 3ª: Formación del conjugado TH:B e intercambio de señales La célula TH cebada específica reconoce ahora, por medio de su TCR, la configuración peculiar del péptido específico enclavado en el MHC-II, en la superficie del linfocito B; es decir, el linfocito B está actuando como célula presentadora para el TH. Tras este contacto inicial se forma el conjugado T H:B en el que ambas células
5 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA dejan entre sí un estrecho espacio intercelular. En esta fase se producen importantes cambios en el linfocito TH:  reorganiza el aparato de Golgi y el centro organizador microtubular, de modo que aparecen microtúbulos del citoesqueleto orientados hacia el lado que mira a la célula B. Ambas características tienen que ver con el hecho de que se van a secretar citoquinas en esa dirección.  Las moléculas de membrana de la célula T se concentran en la zona de contacto intercelular:

TCR+CD3+CD4 van a participar en contactos con MHC-II+péptido de B LFA-1 hará contacto con ICAM-1 de B CD28 se ligará con la B7 del linfocito B (pero esto no es imprescindible si el linfocito TH está ya "armado").  Esta reorientación implicará una mayor avidez en la unión entra ambas células, permitiendo que este contacto dure más tiempo, lo cual facilitará las señales que necesita el linfocito B: CD40L y citoquinas, como veremos a continuación. Fase 4ª: Efecto de las señales del linfocito TH sobre la célula B Los dos tipos de señales del linfocito T H (CD40L y citoquinas) van a provocar que el linfocito B sufra una serie de notables cambios. Algunas de estas moléculas químicas provocan que el linfocito B salga de reposo y entre a ciclo celular (señales de competencia); otras moléculas hacen que el linfocito B progrese a lo largo del ciclo celular (señales de progresión) y/o que se diferencie. Las moléculas CD40L que el linfocito TH expresa en su superficie se unen a las de CD40 del linfocito B (que ya estaban preformadas). Esto provoca una señal para que el linfocito B sintetice y ensamble en membrana receptores para diversas citoquinas (lo cual ocurre a las 12 horas del contacto inicial del Ag con
6 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA la mIg). Entonces, el linfocito B, que hasta este momento estaba en reposo (G0), puede entrar por fin en el ciclo celular (G1). Estamos pues, ante una señal de competencia, que participa en la activación del linfocito B. Las citoquinas secretadas direccionalmente por el linfocito T H se concentran en bolsas distribuidas en la zona de estrecho contacto intercelular. Cada citoquina va a unirse a su receptor correspondiente situado en la superficie de la célula B, provocando una serie de respuestas en dicha célula:  La IL-4 (junto con la IL-1 secretada por macrófagos) actúan como señales de competencia (favorecen la transición G0 à G1).  Posteriormente, la misma IL-4 sirve ya como señal de progresión (que favorece el avance del ciclo celular: G1 à S à M), con lo que empieza laproliferación clonal. Otras citoquinas que colaboran en la proliferación son la IL-2 y la IL-5 (esta última en ratón, pero no en humanos).  La diferenciación requiere IL-6, así como de nuevo IL-4, IL-5, IL-10 e IFN-g . En esta diferenciación se producen dos subclones: uno de células plasmáticas secretoras de anticuerpos, y otro de células B de memoria.

Esta respuesta de los linfocitos B frente a antígenos timo-dependientes se caracteriza por:  tener memoria inmunológica,  poseer maduración de la afinidad conforme pasa el tiempo,  experimentar cambio de isotipo.

Respecto de este último punto, se sabe que diferentes citoquinas o combinaciones de citoquinas tienden a inducir preferencialmente ciertos cambios de isotipo. Veamos algunos ejemplos en el ratón:

7

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA  la IL-4 tiende a provocar cambio a IgG1, y luego a IgE;  el factor de crecimiento tumoral beta (TGF-b ) provoca cambio a IgG2b y a IgA;  El interferón gamma (IFN-g ) induce cambio a las subclases IgG2a e IgG3.

Parece ser que la base de esta inducción de cambios de clase estriba en que las correspondientes citoquinas inducen de alguna forma un cambio en la estructura de la cromatina de las regiones S (de switch, cambio de clase) situadas en el lado 5’ de cada gen CH concreto, promoviendo la recombinación específica que ya estudiamos en el tema 7 (Genética de los anticuerpos).

12.4 RESPUESTA HUMORAL IN VIVO La respuesta humoral se desencadena en distintos órganos dependiendo de la vía de entrada del antígeno:  si el antígeno entra por la sangre, va a parar al bazo;  si entra por tejidos, es captado por algún ganglio linfático regional;  si se introduce por los epitelios internos, suele ir a parar a tejido linfoide asociado a mucosas (MALT).

En este apartado vamos a describir cómo se sucede la respuesta humoral en una de estas localizaciones: el ganglio. Recordemos que el ganglio está diseñado para atrapar y retener antígenos que llegan por alguno de los vasos linfáticos aferentes. El antígeno puede llegar solo, en forma soluble, o bien transportado por células "a vela" (que como se recordará es la forma que adoptan las células de Langerhans de la piel al pasar a la circulación linfática), o por células dendríticas intersticiales de los tejidos, o por macrófagos. Por su lado, los linfocitos pueden acceder al ganglio por dos rutas distintas: por los linfáticos aferentes, o desde la sangre, por extravasación pasando a través
8 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA de las vénulas de endotelio alto (HEV) postcapilares. 12.4.1 Respuesta primaria: Interacciones iniciales: tienen lugar en la paracorteza.  Las células dendríticas interdigitantes, con sus largos procesos de membrana, interaccionan simultáneamente cada una con unos 200 linfocitos TH, presentándoles péptidos procesados en el surco del MHCII, con lo que se provoca una gran activación y proliferación clonal de esos linfocitos.  Por su parte, los linfocitos B en reposo internalizan antígeno específico, y lo procesan.  Las células TH activadas interaccionan con las células B, induciendo en éstas las primeras fases de la activación.  Algunas de estas células B de la paracorteza siguen su activación, proliferación y diferenciación hasta células plasmáticas secretoras de IgM e IgG, con lo que se suministra una primera descarga de anticuerpos circulantes. Luego migran a la médula ósea.  Pero otras células B se quedan a mitad de su activación, y emigran a la corteza, a los folículos primarios, donde van a seguir una ruta especial que da origen a los centros germinales de los folículos secundarios. Eventos en el folículo secundario: El folículo secundario suministra un microambiente especial en el que las interacciones entre células B y células dendríticas foliculares van a conducir a la generación de grandes cantidades de células B y células plasmáticas con anticuerpos de alta afinidad (por maduración de afinidad tras hipermutación somática). Veamos los acontecimientos:  Cuando la célula B "a medio activar"(procedente de la paracorteza) entra en el folículo primario comienza a dividirse activamente: estas células B en rápida proliferación se denominan centroblastos, y son
9 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA ellas las que dan lugar al centro germinal del folículo, que ahora se llama folículo secundario. Los centroblastos se caracterizan por su rápida división (una vez cada 6 horas) y porque carecen de inmunoglobulinas de membrana (mIg).  La zona basal oscura del centro germinal está llena de centroblastos, todos ellos descendientes de un solo linfocito B (o unos pocos). Es decir, se están produciendo grandes cantidades de centroblastos todos descendientes de una célula B, por lo tanto todos tienen la misma especificidad antigénica que el linfocito B "fundador" que originalmente internalizó el Ag que ha dado origen a la respuesta. Es en esta fase de centroblastos donde ocurre la hipermutación somática de las

porciones variables de los genes reordenados de cadenas pesadas y ligeras.(Véase tema 7).  Al cabo de unos 4 días los centroblastos dan origen a los centrocitos, células más pequeñas que no se dividen, y que vuelven a tener mIg en sus membranas Estos centrocitos ocupan la zona basal clara del centro germinal. Debido a la previa hipermutación somática, cada centrocito, aunque miembro del mismo clon, tendrá una variante aleatoria distinta de la inmunoglobulina original. Lógicamente, dentro de esta población habrá centrocitos con mIg dotada de mayor afinidad hacia el Ag original y centrocitos con mIg de menor afinidad.  Es ahora cuando tiene lugar el proceso de selección darwiniana de esa población de centrocitos: aquellos que tengan mIg de mayor afinidad serán seleccionados para sobrevivir en base a su capacidad de interaccionar con mayor afinidad con el antígeno nativo dispuesto en la superficie de las células dendríticas foliculares:

Parece que las dendríticas foliculares retienen antígeno nativo (solo o formando parte de inmunocomplejos) en las "perlas" (engrosamientos) de sus largos procesos de membrana. Ello lo hacen a través de sus moléculas CD23 (repasar en el capítulo 2 los rasgos de estas notables células). Ello permite que varios centrocitos interaccionen simultáneamente con una misma
10 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA célula dendrítica. En principio ("por defecto", diría un informático) los centrocitos están programados para morir por apoptosis al cabo de unos pocos días, a menos que sean rescatados por el hecho de que su mIg interaccione con el antígeno retenido en la superficie de las células dendríticas foliculares. Los centrocitos con receptores (mIg) de baja afinidad tienen que competir en desventaja con sus "hermanos" de mayor afinidad e incluso con anticuerpos libres de alta afinidad: estos centrocitos con mIg de baja afinidad pueden encontrarse con el hecho de que los determinantes del antígeno estén ya ocupados por receptores de centrocitos de alta afinidad o por anticuerpos. De hecho, conforme pasa el tiempo, la situación es cada vez peor para estos centrocitos: en una respuesta primaria, el nivel de Ac circulantes al principio es bajo, pero conforme pasan los días sube esta concentración, de modo que cada vez hay más anticuerpos que se pueden unir al antígeno desplegado en las membranas de las células dendríticas. Esto significa que el "listón" para que un centrocito se una al antígeno se pone cada vez "más alto": sólo lo lograrán los que en la "lotería" de la hipermutación somática hayan resultado "agraciados" con mIg de mayor afinidad. El resultado es que todo centrocito que al cabo de unos días no se haya unido por su mIg al Ag en la superfice de la célula dendrítica folicular, al no recibir la señal "rescatadora", muere por apoptosis, y sus restos son destruidos por los macrófagos de cuerpos tingibles. Este es el destino de la inmensa mayoría de los centrocitos (90%). ¿Cuál es la señal que rescata a los afortunados de la apoptosis y cuya carencia precipita a la mayoría a la muerte pogramada?  Los centrocitos que tienen mIg de alta afinidad que logran unirse a la célula dendrítica, reciben una señal que induce en ellos la expresión del gen bcl-2, y es esto lo que les salva de la apoptosis. Parece que en este rescate también interviene la unión del CD23 de la célula dendrítica
11 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA folicular con el CD21 del complejo correceptor del centrocito).  Los centrocitos con mIg de baja afinidad, al no unirse con la célula dendrítica, siguen su programación a la muerte, ya que al no inducirse el gen bcl-2 no producen la señal que interrumpa dicha programación letal.  Tras la selección darwiniana, los centrocitos Bcl-2+ se diferencian en la zona apical clara en dos suclones celulares: células B de memoria y plasmablastos.  Los plasmablastos abandonan el centro germinal y pasan a médula, donde terminan su diferenciación hasta células plasmáticas secretoras de anticuerpos. Las células plasmáticas carecen de inmunoglobulinas de membrana, y son células a término, que mueren a las dos semanas. (El hecho de que tengan una vida limitada es un factor que contribuye a que la respuesta inmune esté autolimitada). Secretan grandes cantidades de anticuerpos que tienen la misma especificidad que el centrocito correspondiente del que proceden. Los anticuerpos salen por los linfáticos eferentes y entran luego en circulación sanguínea, de donde son distribuidos a todo el organismo. Se cree igualmente que la diferenciación a células plasmáticas rquiere la interacción del CD23 de la célula dendrítica folicular con el correceptor de la célula B (formado po CD19, CD21 y CD81).  Las células B de memoria son células en reposo (G0), pero no son iguales que las B vírgenes: expresan más isotipos en sus membranas (mIgM, mIgG, mIgA, mIgE), que además son de mayor afinidad que la mIg original; esto implica que ante una segunda entrada del Ag se van a activar a menores dosis, y la respuesta secundaria será más rápida. Algunas de ellas se quedan en el folículo, formando parte del manto que rodea al centro germinal; otras abandonan el ganglio por el único linfático eferente, y recirculan. Poseen una gran esperanza de vida (incluso más de 40 años), aunque se desconoce la base de esta notable longevidad. (Existen indicios de que la diferenciación a células de memoria también necesita nuevos contactos entre el CD40 del linfocito

12

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA B y el CD40L de la célula TH). Respuesta secundaria La respuesta secundaria tiene lugar in vivo de una forma parecida a lo que acabamos de ver, pero existen algunas diferencias que pasamos a comentar:  Cuando entra el antígeno por 2ª vez (o ulterior) parte de las moléculas pueden unirse a anticuerpos persistentes procedentes de la respuesta primaria, de modo que se forman complejos Ag-Ac.  Cuando los inmunocomplejos entran a ganglio, se unen a las células dendríticas foliculares. Estas células "empaquetan" parte de los complejos Ag-Ac en vesículas membranosas denominadas iccosomas, que se van desprendiendo por gemación a partir de los engrosamientos ("perlas") de los largos procesos de membrana.  Las células B de memoria generadas durante la respuesta primaria que tengan mIg de alta afinidad compiten eficazmente con los anticuerpos circulantes para unirse con el Ag que forma parte de los

inmunocomplejos de los iccosomas: se unen a estos iccosomas, los engullen enteros, procesan el antígeno y se lo presentan (en surco de MHC-II) a linfocitos TH específicos. Se forma el conjugado TH:B, con lo que la célula B se activa y prolifera (como centroblastos) en el centro germinal, hasta que al 4º o 5º día se diferencia a células plasmáticas secretoras de anticuerpos.  Al igual que en la respuesta primaria, la proliferación de centroblastos va acompañada de hipermutación somática seguida de selección

darwiniana sobre los centrocitos resultantes en base a su capacidad de unión al antígeno atrapado en las células dendríticas.

Como se puede ver, el centro germinal durante la respuesta secundaria difiere en dos aspectos importantes del de la respuesta primaria: 1. La previa disponibilidad de anticuerpo circulante incrementa la eficacia
13 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA de las células dendríticas foliculares para atrapar antígeno, lo cual supone una amplificación de la señal a las células B. 2. El anticuerpo preexistente compite con los centrocitos para unirse con el antígeno en la superficie de las células dendríticas. Ello asegura que en la respuesta secundaria sólo van a contribuir a la producción de anticuerpos células plasmáticas procedentes de células B dotadas de receptores de mayor afinidad que los de la respuesta primaria. Conforme avanza la respuesta, aumenta la concentración de anticuerpos al tiempo que disminuye la de antígeno, por lo que se seleccionan centrocitos con afinidades cada vez más altas, capaces de funcionar con

concentraciones de antígeno cada vez más bajas. Algunas aplicaciones En las vacunaciones se suele recurrir a la administración de varias dosis del antígeno inmunizante. Con ello se logra no sólo una mejor respuesta secundaria por el hecho de aumentar las células B de memoria, sino que se provoca que las células B de memoria se diferencien a plasmáticas secretoras de anticuerpos de alta afinidad. Si esta estrategia se aplica en inmunizaciones experimentales de animales de laboratorio, de ellos se pueden extraer antisueros de gran avidez, que se usan en ensayos in vitro para pruebas que requieren gran sensibilidad. ANTIGENO Antígeno (Ag). Molécula de procedencia exógena o endógena que resulta extraña al organismo. Puede ser específicamente unida por un anticuerpo (Ac) o por un receptor de célula T (TCR), pero no necesariamente genera una respuesta inmune. Para aquellas moléculas que inducen una respuesta inmune, se ha propuesto el término de inmunógeno (cabe señalar, que el conocimiento de estas diferencias, no ha evitado que ambos términos continúen utilizándose como sinónimos). Algunas moléculas pequeñas, pueden unirse específicamente a los anticuerpos pero no activan a las células B o T (son antígenos, pero no inmunógenos). Sin
14 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA embargo, moléculas con bajo peso molecular, por lo general inferior a 4,000 Da, llamadas haptenos, pueden unirse covalentemente con una proteína propia de mayor peso (acarreadora o transportadora) y formar un inmunógeno. Este mecanismo está presente cuando algunos fármacos, originalmente carentes de inmunogenicidad, ingresan al organismo y la adquieren al unirse a proteínas autólogas. Algo similar sucede en el mecanismo involucrado en la dermatitis por contacto: Moléculas como el pentadecatecol de la hiedra venenosa o iones metálicos como el cromo o el níquel presentes en aretes u otros accesorios, son haptenos, lo que les permite penetrar fácilmente la piel; estos haptenos se unen con proteínas propias y se crean complejos hapteno- acarreador, que funcionan como inmunógenos. Los inmunógenos son capturados por las células de Langerhans y presentados a células T en los ganglios más cercanos, lo que origina, en individuos hipersensibles, una potente respuesta que se manifiesta como una reacción severa en piel. Superantígeno Sustancia de origen viral o bacteriano, que tiene la propiedadde unir por fuera tanto moléculas de MHC II, como de TCR (en individuos que tienen una particular familia de genes de cadena variable beta). Actúan como una unión entre las dos y activan alrededor de 30% de los linfocitos, en tanto un antígeno convencional procesado únicamente activa 0.001% de estas células. De lo anterior se deriva, que la exposición a un superantígeno puede conducir a la liberación masiva de citocinas, lo que puede causar un síndrome clínico similar al shock séptico. Epítopo o determinante antigénico. Es el sitio o porción inmunodominante de un antígeno, a través del cual se une con un anticuerpo o con un receptor del linfocito T. La valencia de un antígeno, corresponde al número de epítopos que contiene. Así, un mismo antígeno puede tener epítopos para unirse con anticuerpos o con el receptor de la célula T. Los anticuerpos reconocen a la estructura expuesta, primaria o terciaria, del antígeno nativo y los receptores de
15 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA T principalmente a la primaria (proveniente de antígenos, principalmente proteínicos, procesados), lo que implica la existencia de dos tipos de epítopos: • Lineal. Formado por secuencias de aminoácidos continuos y contiguos. • Conformacional. Constituido por secuencias de aminoácidos continuos o discontinuos y distantes, que se aproximan entre sí debido al plegamiento o conformación tridimensional del antígeno. Inmunogenicidad. Es la potencia o capacidad que tiene una molécula para generar una respuesta inmune y depende tanto de su naturaleza, como de la inherente al individuo en el que actúa (receptor). Naturaleza fisicoquímica de la molécula Composición. Las proteínas son las que originan una mejor respuesta, ya que son potentes estimuladoras de las células T. A su vez los polisacáridos, lípidos y ácidos nucleicos casi no se unen a MHC, lo que disminuye su potencia. Peso molecular. Es importante el tamaño (superior a 80 KDa), polisacáridos de alto peso molecular frecuentemente resultan inmunogénicos; sin embargo, existen moléculas grandes poco complejas y consecuentemente menos potentes. Por el contrario, otras de menor tamaño pero con una gran complejidad estructural (heteropolímeros o proteínas con inclusión de aminoácidos diferentes o aromáticos p.ej. tirosina) son más efectivas; los lípidos y ácidos nucleicos tienen una menor complejidad que las proteínas y los carbohidratos. Una molécula procesada por el fagocito es más inmunogénica que en su estado nativo. A su vez, la desnaturalización de la molécula puede originar tanto pérdida como formación o exposición de nuevos epítopos, lo que modifica su inmunogenicidad.

Exposición

16

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA La cantidad del inmunógeno que interacciona con el individuo, es de vital importancia, ya que dosis pequeñas o muy elevadas inducen tolerancia o respuestas alteradas. Influye también en su efectividad la frecuencia de exposición a las moléculas; se ha visto que es más efectivo administrar al inmunógeno en forma intermitente, con lapsos que permitan la sensibilización, así como la adquisición y el incremento posterior de la memoria inmunológica. Los intervalos dependerán de la naturaleza del inmunógeno y de la vía de administración. Hay que recordar que un mayor número de inmunizaciones no necesariamente se traduce en un aumento en la cantidad de anticuerpos, ya que una de las características de la respuesta inmune adaptativa es la autolimitación. Vía de administración Las vías subcutánea e intradérmica, son las más potentes.Por el contrario, la vía oral es la ruta de ingreso al organismo enla que hay una menor respuesta a las moléculas extrañas, lo quepodría atribuirse, principalmente, a la actividad que realizanlos linfocitos TH3 ubicados en el aparato digestivo. Estas célulassecretan TGF beta, citocina que además de ejercer un

efectoantiinflamatorio, induce tolerancia y estimula la producciónde IgA. Su participación es vital, ya que interviene en el mecanismode tolerancia a los alimentos y simultáneamente, proveeal aparato digestivo de un anticuerpo protector. Naturaleza del individuo Factores como la especie, raza, herencia, sexo y edad, inciden

importantemente en la inmunogenicidad de una molécula. Moléculas con bajo poder inmunogénico se verán potencializadas, si el individuo se encuentra enfermo, desnutrido, sujeto a tratamiento con medicamentos o procedimientos inmunosupresores o bien, sometido a estrés físico, emocional y/o a contaminantes ambientales. Por el contrario, los efectos de un elemento agresor se minimizan en un organismo con integridad bio-psico-social.

17

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA

LOS ANTICUERPOS Los anticuerpos o inmunoglobulinas (Ig) son un tipo de proteínas denominadas glicoproteínas3. Funcionan como la parte específica del denominado complejo receptor de células B (BCR) reconociendo al antígeno a nivel de la membrana del linfocito B, y como moléculas circulantes secretadas por las células plasmáticas procedentes de la activación, proliferación y diferenciación de células B. Estructuralmente están formados por dos cadenas polipeptídicas pesadas H (del término anglosajón “Heavy” pesado) y dos cadenas ligeras L (del término anglosajón “Light” ligero) unidas entre sí mediante enlaces covalentes. Las cadenas ligeras consisten en una región variable (VL) y una constante (CL) mientras que las pesadas presentan una región variable (VH) y tres constantes (CH1, CH2, CH3). Funcionalmente podemos distinguir dos porciones en los anticuerpos: una de ellas implicada en el reconocimiento y unión al antígeno denominada región Fab (antigenbindingFragment) y otra implicada en las funciones de los anticuerpos y en su vida media en sangre, llamada región Fc (crystallizableFragment).

18

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA

Estructura de un anticuerpo.

19

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA

Existen cinco clases diferentes de anticuerpos, que se diferencian entre sí por una serie de cambios estructurales que les confieren diferentes funciones en el organismo. Los cinco tipos de anticuerpos se denominan: Ig G, Ig M, Ig E, Ig A e Ig D.

Tipos de inmunoglobulinas y sus principales características. Mecanismo de acciónde los Anticuerpos La principal función biológica de los anticuerpos es unirse a cualquier sustancia extraña o antígeno, que haya entrado al organismo, con el fin de facilitar su eliminación. Las regiones de un antígeno que son reconocidas específicamente por los anticuerpos se denominan determinantes antigénicos o epítopos.Un antígeno puede presentar diferentes epítopos y por tanto provocará la producción de una amplia gama de anticuerpos por parte de diferentes linfocitos B. Las regiones concretas donde se produce el reconocimiento por parte de un anticuerpo hacia un epítopo concreto, se llaman regiones CDR

(ComplementaryDeterminingRegions). Hay tres regiones CDR (regiones determinantes de complementariedad o hipervariables) denominadas CDR1,
20 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA CDR2 y CDR3 y se localizan todas ellas en las regiones o dominios variables de cada cadena (ligera y pesada) del anticuerpo. Las regiones CDR confieren a las inmunoglobulinas una enorme especificidad y diversidad.

Regiones CDR de un anticuerpo responsables del reconocimiento de antígenos Los anticuerpos realizan una doble función dentro de la respuesta inmune del organismo cuanto lo invade un agente externo. Por un lado, se unen específicamente a una amplia variedad de antígenosy, por otro lado, se unen a un número limitado de moléculas y células efectoras del Sistema Inmune.

21

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA

En el mecanismo de eliminación de agentes extraños al organismo, los anticuerpos tienencomo función el reconocimiento específico de losantígenos, provocando la respuesta inmune(etapa 3), y el reclutamiento de diferentes célulasy moléculas del organismo que serán capaces dedestruir y eliminar al antígeno Un solo antígeno puede presentar diferentesepítopos en su superficie, es decir, puede estimularla producción de diferentes anticuerpos, cada unode los cuales es específico para un epítopoconcreto. Una sustancia extraña que

contengadiferentes epítopos al entrar en el organismoprovocará la producción de anticuerpos procedentesde diferentes clones10 de linfocitos B. Este tipo deanticuerpos con diferente capacidad de reconocer yunirse al antígeno se denominan anticuerpospoliclonales. Mientras que los

anticuerposmonoclonales son específicos para un solo epítopoy están producidos por un único clon celular. Gracias a los avances que han experimentadodisciplinas como la Proteómica y la Genómica, hasido posible identificar y caracterizar nuevasmoléculas que desempeñan funciones importantesen el desarrollo de ciertas

enfermedadesautoinmunes, víricas e incluso el cáncer. Lascaracterísticas de los anticuerposmonoclonales hacen de ellos unos agentesterapéuticos potentes y prometedores. Anticuerpos Monoclonales Hasta el desarrollo de los anticuerpos monoclonales en el año 1975, el uso de los anticuerpos en diagnóstico y/o terapia se centraba únicamente en la utilización de sueros inmunes convencionales. Estos sueros son obtenidos a partir de distintas especies animales y contienen, entre otros muchos
22 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA compuestos,una mezcla de anticuerpos producidos por distintos clones de linfocitos B, por lo que se denominan anticuerpos policlonales. Estos anticuerpos reconocen en mayor o menor medida el antígeno pero con distinta especificidad y afinidad cada uno de ellos. En cambio, los anticuerpos específicos para un solo epítopo y producidos por único linfocito B y sus clones, se denominan anticuerpos monoclonales. Un anticuerpo monoclonal es aquel que reconoce específicamente una parte del antígeno, es decir un epítopo concreto, y que es producido por un clon de linfocitos B. Por todas las propiedades que poseen los anticuerpos, han sido empleados en terapia desde que la FDA11 en 1986 aprobó el primer anticuerpo monoclonal para el tratamiento del rechazo del transplante de riñón12. Los anticuerpos monoclonales, por tanto, son empleados en terapia para el tratamiento de diversas enfermedades formando la familia de fármacos denominados anticuerpos monoclonalesterapéuticos. Debido a la especificidad de unión que poseen los anticuerpos, son empleados en la localización y eliminación de patógenos infecciosos como el virus respiratorio sincitial (VRS). También se utilizan como terapia en la detección de células concretas del organismo como por ejemplo células tumorales, incluso en la inhibición de procesos inflamatorios. Los anticuerpos monoclonales terapéuticos actualmente comercializados junto con sus aplicaciones

terapéuticas, tecnologías de producción y mejora de su efectividad terapéutica, serán presentados a continuación. Principales tecnologías de producción y mejora de Anticuerpos

Monoclonales El progreso que se ha conseguido en la investigación sobre el tratamiento de enfermedades como el cáncer y las enfermedades autoinmunes mediante el empleo de anticuerpos monoclonales, se debe principalmente a dos avances importantes en la investigación científica.

23

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA El primero de ellos hace referencia a la mejora de las tecnologías de producción de los anticuerpos y fragmentos de anticuerpos. Sin la consolidación de estas tecnologías de producción a gran escala, no habría sido posible la producción de estas moléculas como productos farmacéuticos biotecnológicos. El segundo gran hito destacable se refiere a los avances en la Biología Molecular que identifican nuevas dianas específicas hacia las cuales dirigir la terapia con anticuerpos monoclonales. Actualmente existe una importante batería de anticuerpos monoclonales terapéuticos en diferentes fases de desarrollo e investigación, algunos de los cuales pueden ser consultados en el Anexo IV del presente Informe. A continuación se presentan las estrategias actuales más relevantes, para la producción y mejora de los anticuerpos monoclonales como agentes terapéuticos. Tecnologías de producción de Anticuerpos Monoclonales Los anticuerpos son producidos por los linfocitos B en el organismo como respuesta a la entrada de un patógeno o sustancia extraña a él. Del mismo modo que ocurre en los seres humanos, los animales también combaten agentes externos produciendo anticuerpos en su sistema inmune. Por esta razón tradicionalmente es posible obtener anticuerpos contra un antígeno conocido empleando modelos animales. Las razones por las cuales se utilizan animales y no personas son evidentes. Para producir anticuerpos clásicamente en animales, como el conejo o el caballo (sueros con anticuerpos policlonales), el primer paso consiste en inyectar al animal la sustancia frente a la cual se desea obtener las inmunoglobulinas. Posteriormente es posible extraer y aislar los anticuerpos del suero. Este procedimiento por el cual al cabo de unos días se aislan del suero de los animales los anticuerpos, se denomina inmunización. La producción de anticuerpos a partir de un único clon de células B, es decir monoclonales, no ha sido posible hasta el año 1975, año en el que se desarrolló la técnica de generación de hibridomas. Las estrategias para la producción de anticuerpos monoclonales pasan inevitablemente por la
24 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA selección de dianas de interés. Un aspecto importante a tener en cuenta en este paso del proceso, es la dificultad que entraña la selección de nuevas dianas terapéuticas ya que a menudo las rutas bioquímicas implicadas en la génesis y progresión de muchas patologías no se conocen, y sin esta información es muy difícil o imposible el diseño del anticuerpo terapéutico

Dianas terapéuticas reconocidas por los anticuerpos monoclonales terapéuticos comercializados actualmente • Virus. • Células tumorales. • Citoquinas15. • Factores de crecimiento. • Otros anticuerpos

Uno de los grandes retos para el desarrollo de anticuerpos monoclonales terapéuticos se centra en la búsqueda y selección de nuevas dianas específicas de las células implicadas en el desarrollo de la enfermedad. Por ejemplo, en el tratamiento de ciertos tipos de tumores, el escenario ideal sería conocer moléculas o marcadores que se expresen de forma específica en las células tumorales y no en las células sanas. Si se dispone de dianas perfectamente caracterizadas, el anticuerpo monoclonal producido ejercería su acción terapéutica en aquellas células del organismo seleccionadas. Las diferentes tecnologías para la producción de anticuerpos monoclonales se presentan a continuación.

SISTEMA DEL COMPLEMENTO

El sistema de complemento está constituido por moléculas implicadas principalmente en ladefensa frente a infecciones y células tumorales. Parte de los factores del complemento
25 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA potencian la inflamación y la fagocitosis y actúan produciendo la lisis de células y microorganismos. El complemento es especialmente importante frente a gérmenes gram negativosque pueden ser directamente lisados por anticuerpos y complemento.

La mayor parte de los factores del complemento son proteínas plasmáticas y una pequeña proporción de ellos son proteínas de membrana (Tabla 13.1). Muchos de los componentes del complemento (C2, C3, C4, C6, C7, C8, Factor B y Factor I) son polimórficos, es decir que existen diferentes formas alélicas que se expresan con distintas frecuencias en poblaciones o razas. El hepatocito es el principal productor de factores del complemento. No obstante, por ejemplo los componentes de C1 son sintetizados por las células epiteliales del intestino y del sistema genito-urinario y los adipocitos sintetizan factor D. Se ha observado que los macrófagos activados producen algunos factores del complemento; sin embargo, esto solo tiene importancia, en el foco inflamatorio. Las citocinas inflamatorias (IL1, IL6 y TNF) e IFN-gamma incrementan la síntesis de algunos factores del complemento en el hígado.}

ACTIVACION DEL COMPLEMENTO En la activación del complemento se pone en marcha una serie de reacciones consecutivas en cascada, de tal forma que a partir de cada una de ellas se genera un producto activo que además de determinar que la reacción consecutiva prosiga, puede tener diferentes acciones biológicas importantes en la defensa del organismo. Se puede ver este conjunto de reacciones en cascada en la figura 13.1. Algunos de los factores del complemento son enzimas con carácter proteolítico, de tal formaque durante el proceso de activación, algunas moléculas son rotas en fragmentos a los quepara identificarlos se les añade letras minúsculas (Ej. C3a, C3b). Estos fragmentos poseenimportanes funciones biológicas y son mediadores de la inflamación.

La activación del Complemento por la vía clásica

26

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA 1.Cuando el Complemento se activa, independientemente de la vía

implicada, se desarrollan tres etapas: 1.1.- Formación de la convertasa de C3: Es una de las etapas de mayor importancia en la activación del Comlemento, ya que constituye el evento central de la actividad del mismo: la fragmentación de Complemento3. Las convertasas de Complemento 3 tienen estructuras diferentes en función de la vía por la cual se activa el sistema. Para el caso de la vía clásica, la convertasa de Complemento 3 está formada por un dímero denominado C4b2a. 1.2.- Formación de la convertasa de Complemento5: Se produce después que las convertasas de Complemento3 actúan y generan los fragmentos Complemento3a y Complemento3b. El fragmento Complemento3b formado se une a la convertasa de Complemento3 para formar la convertasa de Complemento5, es decir, Complemento4b2a3b. 1.3.- Formación del Complejo de Ataque a la Membrana (CAM): Constituye la etapa final del fenómeno. Se inicia con la formación de Complemento5b por acción de su convertasa. Una vez formado Complemto5b se inicia la incorporación progresiva de los componentes finales del sistema, que son Complento6, Complemento7, Complemento8 y Complemento9. El CAM final, ya formado, se designa como Complemento5b-9. El proceso de activación de la vía clásica se inicia con Complemento1, la cual es un complejo trimolecular compuesto por las subunidades denominadas Complemento1q ó unidad de reconocimiento, Complemento1r y

Complemento1s ó unidades catalíticas. Complemento1q se une al complejo inmunológico (antígeno-anticuerpo) y sufre un cambio conformacional que da lugar a la activación enzimática del Complemento1r asociado, este escinde y activa a Complemento1s. El Complemento1s activado escinde la siguiente proteína de la cascada, Complemento4, originándose los fragmentos Complemento4a y Complemento4b. Este último permanece adherido a la membrana celular. Es importante destacar, que una sola molécula de C1s puede generar multiples moléculas de C4 activado. C1s también actúa sobre C2, el cual, es degradado en dos componentes denominados C2a y C2b. El primero de ellos permanece unido a C4b para formar la convertasa de C3 (C4b2a). Por acción de esta convertasa, C3 sufre una ruptura proteolítica generando dos fragmentos, uno
27 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA corto llamado C3a y uno largo ó C3b. La gran mayoría de las moléculas C3b se unen, por enlaces covalentes, a las membranas celulares, en sitios muy cercanos a la convertasa de C3 y forman un nuevo complejo multimolecular denominado convertasa de C5 ó C4b2a3b (1,3). La acción de esta convertasa de C5, escinde este compuesto en sus derivados C5a y C5b. El segundo fragmento permanece adherido a la membrana celular donde da inicio a la etapa final de la activación del C, la formación del CAM (1,3,5). El siguiente gráfico esquematiza la activación del C a través de la vía clásica:

Esquema de la activación de la vía clásica del Complemento.

2.- Componentes de la vía clásica del Complemento: Con la finalidad de establecer la relación estructura-función de los componentes del C, dedicaremos las siguientes líneas para describir, de manera breve, los distintos elementos que constituyen la cascada de esta vía de activación del C. 2.1.- C1: Este componente es una proteasa multimolecular con capacidad para unirse a microorganismos patógenos y convertir una señal de reconocimiento en eventos proteolíticos altamente específicos. Tradicionalmente se acepta que el reconocimiento entre C1 y el microorganismo requiere la presencia de anticuerpos de la clase IgGóIgM fijados al patógeno (10). Sin embargo, algunos invasores, como las bacterias gram negativas y los virus, pueden ser reconocidos por C1, en ausencia de anticuerpos específicos (11-13). La unidad
28 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA de reconocimiento o C1q sufre, tras la unión con el anticuerpo (a través del fragmento Fc), un cambio conformacional que activa las subunidades catalíticas, dependientes de calcio, que estan acopladas a C1q y forman el tetrámero C1s-C1r-C1r-C1s, las cuales tienen actividad de proteasas. El proceso involucra dos pasos, el primero que consiste en la autoactivación lítica de la proenzima C1r. Este una vez activado convierte a la proenzima C1s en una proteasa activa, responsable de fragmentar las dos siguientes proenzimas del C, a saber, C2 y C4 (3,14,15). La molécula C1q humana consta de tres cadenas diferentes, compuesta de 18 polipéptidos, denominados 6A, 6B, 6C, que tienen similitud en su longitud, así como en la secuencia de sus aminoácidos (16). En el extremo amino-terminal (N-terminal) se forman uniones disulfuro entre las cadenas A-B y C-C. Esta región es seguida por una secuencia parecida a la del colágeno y desde ella emergen seis estructuras parecidas a una helice con tres aspas muy próximas entre si. Las helices se unen a un tallo y todo el conjunto adopta la forma de 6 brazos (algunos la llaman en “forma de bouquet”). Cada brazo terminando en una hélice de tres aspas es denominado “modulo C1q” y seis modulos juntos forman una molécula de C1q (Unidad de reconocimiento). Esta región constituye el sitio de unión al fragmento cristalizable (Fc) de las

inmunoglobulinas (1,17-19). Los otros dos constituyentes de C1, C1r y C1s, son serina-proteasas con una organización estructural muy parecidas. En la forma de proenzima, C1r y C1s son glicoproteínas de una sola cadena compuestas por 688 y 673 aminoácidos (a.a), respectivamente (4,20). La forma activada se genera cuando un enlace entre una arginina y una isoleucina es cortado (Unidad catalitica). Las interacciones entre C1r y C1s son dependientes de calcio y en el modelo estudiado por microscopia electrónica las unidades se ensamblan formando un tetrámero (C1s-C1r-C1r-C1s). En el tetrámero, las regiones catalíticas carboxiterminal de ambos C1r se ubican en el centro y las de C1s en los extremos (21,22). Esta disposición espacial permite el contacto entre las regiones catalíticas de C1r y C1s y de esta manera el último puede ser escindido cuando el primero se activa.

29

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA 2.2.- C4: Es un complejo formado por tres cadenas polipeptídicas, llamadas α, β y γ. La estructura de su cadena α se asemeja a la del C3, por la presencia de un enlancetioéster. Este componente es codificado en el brazo corto del cromosoma 6 y forma parte de las moléculas clase III del complejo mayor de histocompatibilidad. Es el primer componente sobre el cual ejerce su acción C1s activado fragmentandolo, a nivel de la cadena α, dando orígen a una porción pequeña ó C4a y un fragmento grande ó C4b. Esta proteólisis descubre un sitio para la unión con C2, localizado en C4b (23). 2.3.- C2: Esta molécula contiene la subunidad catalítica de la llamada “convertasa de C3” de la vía clásica de activación del C. Esta formada por una cadena polipeptídica de 732 a.a y al igual que el C4 es una molécula clase III del complejo mayor de histocompatibilidad (24,25). Los estudios realizados con microscopia electrónica han revelado que C2 presenta tres dominios globulares. Cada uno de esos dominios tiene propiedades funcionales relacionadas con su estructura. Asi encontramos que el dominio N-terminal contiene el principal sitio de unión a la proteína C4b y está formada por tres secuencias cortas que se repiten (SCRs). El dominio medio presenta un sitio adicional para la unión de esta molécula, completa o fragmentada, a C4b. El último dominio, el carboxiterminal, representa la porción catalítica de la molécula, que actua rompiendo a C3. Este dominio tiene homología estructural con la familia de las proteasas serina (24-26). La molécula C2 es escindida en dos fragmentos, C2a y C2b. El primero permanece unido a la superficie celular, muy cerca de C1 y el segundo queda en la fase fluida .

3.- La activación del Complemento por la vía alterna:

La vía alterna es evolutivamente más antigua que la vía clásica, ya que esta presente en organismos inferiores como el erizo de mar. Esta forma alterna de activación del complemento no requiere de la presencia de complejos antígenoanticuerpo en la superficie del patógeno. El C3, en la fase fluida, sufre una hidrólisis basal y espontánea en presencia del agua formando un intermediario inestable llamado C3i ó C3H20, el cual tiene una vida media muy corta a menos
30 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA que sea estabilizado mediante la unión con el factor B, formando el C3iB. Un nuevo elemento, el factor D, actúa sobre este complejo C3iB, específicamente sobre el factor B, degradándolo en Bb y Ba. El Bb sigue unido a C3i (C3iBb) en tanto que Ba es liberado al intersticio. El complejo C3iBb, aún en la fase fluida, actúa como una convertasa inicial sobre nuevas moléculas de C3, las cuales son escindidas en los componentes C3a y C3b. El C3b se une a las membranas de los patógenos y atrae nuevas moléculas de factor B y factor D; estas dos últimas interactúan y generan más componentes Bb, el cual se une de manera estable al C3b recién formado, originando C3bBb. Algunos C3bBb, unidos a la membrana, se asocian con el factor P o properdina transformándose en la convertasa de C3 de la vía alterna (C3bBbP) en la fase sólida. Esta nueva convertasa genera más fragmentos C3a y C3b. En este sistema de recambio, transformación y expansión algunas de las moléculas de C3b se unen a algunos dimeros de C3bBb y forman el complejo C3bBb3b, que actúa como convertasa de C5. La acción de esta convertasa genera los fragmentos C5a y C5b; este último inicia la secuencia de eventos de la formación del complejo de ataque a la membrana. La acción de cualquiera de las convertasa de C5, escinde este compuesto en sus derivados C5a y C5b. El segundo fragmento permanece adherido a la membrana celular donde da inicio a la etapa final de la activación del complemento, la formación del CAM. El C5a tieneunafunción similar al C3a.

31

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA

Esquema de la activación de la vía alterna del Complemento

4.- La vía de las lectinas de unión a manosa en la activación del complemento: Esta forma de activación del complemento es parecida a la vía alterna en que no necesita la presencia de anticuerpos, de la clase IgGóIgM, pero ocurre por un mecanismo parecido a la vía clásica, a través de la escisión de C4 y C2, para luego formar la convertasa de C3. La lectina de unión a la manosa (MBL) pertenece a la familia de las colectinas; esta MBL es capaz de unirse a una gran variedad de hidratos de carbono como manosa, N-acetil glucosamina, L-lactosa, entre otros; presentes en la superficie de muchos microorganismos, principalmente: Bifidobacterium, Candidaalbicans, Staphylococcusaureus, Streptococcusβ-hemolitico grupo A, Propionibacteriumacnes, Neisseria, Salmonella, Listeria,

Criptococcusneoformans, entre otros. La interacción entre MBL y el patógeno induce la unión y la activación de enzimas con actividad proteasa-serina, denominadas serina-proteasas

asociadas a MBL ó MASP-1 y MASP-2. Al activarse MASP-2 escinde a los componentes C4 y C2, lo que origina la formación de la convertasa para C3. El
32 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA resto de la activación se corresponde con lo descrito para la vía clásica, como lo señala este esquema:

33

EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA

Los anticuerpos monoclonales constituyen una alternativa prometedora para el tratamiento de enfermedades que afectan a una parte importante de la población mundial y que hoy en día no poseen cura. En la actualidad existen comercializados veinte anticuerpos terapéuticos en el tratamiento de algunos tipos de enfermedades autoinmunes, cardiovasculares, tratamiento del rechazo de órganos transplantados, enfermedades pulmonares, infecciosas,

degeneración macular y ciertos tipos de cáncer. Se trata, por otra parte, de un campo en el que la investigación científica es muy activa ya que continúan este tipo de líneas de desarrollo, destacando principalmente la generación de anticuerpos relacionados con la investigación en enfermedades decreciente Incidencia en la población como son el cáncer, SIDA, enfermedades degenerativas e inflamatorias. La gran esperanza que sustentan los anticuerpos terapéuticos para el tratamiento de estas patologías se basa en la combinación de estos agentes con otros fármacos o estrategias terapéuticas. Este es el caso de la investigación para tratamiento de algunos tipos de tumores, en los que se combinan los anticuerpos con agentes como radioisótopos y toxinas. En estos casos, los anticuerpos demuestran ser un potente vehículo transportador de otros fármacos directa y específicamente hacia la localización deseada.
34 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA El gran avance y las enormes posibilidades que hoy muestran los anticuerpos monoclonales como agentes terapéuticos se sustenta en el

crecientedesarrollo de las tecnologías de producción ymejora de los mismos. Sin la consolidación de estas tecnologías a gran escala no habría sido posible la producción de estas moléculas como productos farmacéuticos biotecnológicos.Ligado a este punto, se encuentra una de las carencias existentes en la actualidad que presenta la investigación en anticuerpos terapéuticos como es el elevado coste de producción asociado a la manufactura de anticuerpos humanos. En este sentido, el desarrollo de nuevos sistemas de expresión de los anticuerpos en bacterias o plantas, representa una gran oportunidad de superación de esta barrera. Finalmente, el desarrollo de anticuerpos terapéuticos debe ir de la mano de la investigación básica de enfermedades susceptibles de ser tratadas mediante ellos así como de la necesaria investigación de dianas específicas de dichas enfermedades. Normalmente, el tratamiento de enfermedades como el cáncer, enfermedades autoinmunes, infecciosas, etc., es inespecífico, ya que su administración no va dirigida a un tejido concreto, al órgano dañado o a las moléculas implicadas en su proceso desencadenante. Gracias al avance de la Biología Molecular, entre otras disciplinas, es posible aumentar el conocimiento y caracterización de nuevas dianas específicas de determinados procesos biológicos. Los anticuerpos monoclonales son vehículos terapéuticos altamente específicos, que pueden actuar simultáneamente como agentes de detección, transporte y terapia, al dirigirse específica y únicamente mediante dianas únicas caracterizadas, a aquellas células implicadas en el proceso patológico y no hacia las sanas. En este sentido, el gran reto y futuro de la terapia mediante anticuerpos monoclonales será conseguir un trabajo conjunto entre empresas del sector, grupos de investigación de OPIS, universidades y hospitales.

Referencias
35 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA 1. Ferreira A, Afani S, Lanza B, Aguillón J, Sepúlveda C. Inmunología básica y clínica. Ed. Mediterráneo, Santiago, Chile. 2005. 2. Fainboim L, Geffner J. Introducción a la inmunología humana. 5a edición. Editorial Panamericana, Argentina. 2006. 3. Chapman HA. Endosomal proteases in antigen presentation. CurrOpin Immunology 2006; 18: 78-84. 4. Abbas AK, Lichtman AH, Pillai S. Cellular and molecular immunology. 6th ed. Philadelphia, USA, Saunders Elsevier, 2007. 5. Rosenbaum J, Ronick M, Song X, Choi D, Planck S. T-cell-antigen presenting cell interactions visualized in vivo in a model of antigen-specific inflammation. ClinImmunol 2008; 126: 270-276. 6. Mori L, De Libero G. Presentation of lipid antigens to T cells. ImmunologyLetters 2008; 117: 1-8. 7 .Brekke, O. and Sandlie, I. (2003).Therapeutic antibodies for human diseases at the dawn of the twenty-first century. Nature Reviews, Drug Discovery 2:5262. 8. Colvin, R. B. and Preffer, F. I. (1991). Laboratory monitoring of therapy with OKT3 and other murine monoclonal antibodies.Clin. Lab. Med. 11 (3):693-714. 9. Cortez-Retamozo, V. et al. (2004). Efficient Cancer Therpy with a NanobodyBased Conjugate. Cancer Research 64:2853-2857.
36 EAPMH – CICLO IV

RESPUESTA INMUNE HUMORAL MICROBIOLOGIA MEDICA 10.Cox, K.M. et al. (2006). Glycan optimisation of a human monoclonal antibody in the aquatic plant Lemna minor. Nature Biotechnology 24 (12):1591-7. 11. Datamonitor: Monoclonal Antobody Therapies: Sector Analysis Tool. 18 April 2005. 12. European ComissionC(2007)560of26.02.07. Work programme 2007

Cooperation Theme 1: Health. 13. Fox, L. J. (2006). Turning plant into protein factories. Nature Biotechnology 24 (10):1191-3. 14. Fundación COTEC para la innovación tecnológica. (2006). Biotecnología en la medicina del futuro.

37

EAPMH – CICLO IV