You are on page 1of 10

CANCER DE ESOFAGO El cáncer de esófago es uno de los cánceres en todo el mundo por lo menos estudiados y más mortal.

Durante las últimas tres décadas, han producido cambios importantes en los patrones epidemiológicos asociados con esta enfermedad. Los recientes avances en el diagnóstico, estadificación y tratamiento de esta enfermedad neoplásica han dado lugar a mejoras pequeñas pero significativas en la supervivencia. Estas nuevas observaciones servir como foco de esta revisión. INCIDENCIA Los cánceres que surgen desde el esófago, incluyendo la unión gastroesofágica, son relativamente poco comunes en los Estados Unidos, con 13.900 nuevos casos y 13.000 muertes previstas en 2003. El riesgo de este tipo de cáncer es del 0,8 por ciento para los hombres y 0,3 por ciento para las mujeres. El riesgo aumenta con la edad, con una edad media al diagnóstico de 67 años. El cáncer esofágico es la séptima causa principal de muerte por cáncer entre los hombres estadounidenses, particularmente los hombres negros, que tienen una mayor incidencia de esta enfermedad (13 casos por cada 100.000 personas) que los hombres de otros grupos raciales o étnicos. A nivel mundial, el cáncer de esófago es la sexta causa principal de muerte por cáncer. PATOGENESIS Más del 90 por ciento de los cánceres esofágicos son o bien de células escamosas o adenocarcinomas carcinomas. En raras ocasiones, otros carcinomas, melanomas, leiomiosarcomas, carcinoides y los linfomas se pueden desarrollar en el esófago. Aproximadamente tres cuartas partes de todos los adenocarcinomas se encuentran en el esófago distal, mientras que los carcinomas células escamosas se distribuye más uniformemente entre el medio y tercio inferior. El esófago cervical es un sitio poco común de la enfermedad. La patogénesis del cáncer de esófago sigue siendo poco clara. Los datos de estudios en animales sugieren que el daño oxidativo de factores tales como el reflujo gastroesofágico o fumar, que causan inflamación, la esofagitis y la renovación celular aumentada, puede iniciar el proceso carcinogénico. una vez que el cáncer se desarrolle, puede extenderse rápidamente, 14 a 21 por ciento de los cánceres de la submucosa (T1 lesiones) y 38 a 60 por ciento de los cánceres que invaden el músculo (lesiones T2) se asocian con diseminación a los ganglios linfáticos. En el momento del diagnóstico de cáncer de esófago, más de 50 por ciento de los pacientes tienen tumores no resecables ya sea o metástasis radiográficamente visibles. ETIOLOGIA Fumar está asociado con un mayor riesgo de ambos carcinoma de células escamosas y adenocarcinoma del esófago. La ingestión de tabaco condensados se piensa para traer los carcinógenos del tabaco, particularmente nitrosaminas, en contacto con la mucosa esofágica. El riesgo de cáncer de esófago se correlaciona directamente con la cantidad de cigarrillos fumados por día y la duración del tabaquismo. Una historia de la radioterapia de mediastino, tal como para el tratamiento de cáncer de mama, el linfoma y otras neoplasias, también predispone a los pacientes a ambos tipos histológicos de cáncer

que se caracteriza por disfagia. de hecho. el consumo frecuente de bebidas extremadamente calientes parece aumentar la incidencia de carcinoma de células escamosas. úlcera esofágica. confiere un riesgo de hasta el 95 por ciento de carcinoma de células escamosas del esófago a la edad de 70 años. Estos cánceres se desarrollan típicamente 10 o más años después de la exposición a la radiación. Se caracteriza por hiperqueratosis de las palmas y plantas. Otras asociaciones Carcinoma de células escamosas (pero no adenocarcinoma) está claramente relacionado con un nivel socioeconómico bajo. así como por el engrosamiento de la mucosa oral. como el síndrome de Plummer-Vinson. Síndromes asociados con este tipo de cáncer.de esófago. y el uso frecuente de antiácidos o bloqueadores de histamina- . ADENOCARCINOMA Enfermedad por reflujo gastroesofágico Las personas con síntomas recurrentes de reflujo tienen un aumento de ocho veces en el riesgo de adenocarcinoma de esófago. y puede representar más del 90 por ciento de todos los casos de carcinoma de células escamosas del esófago en el mundo desarrollado. se están convirtiendo cada vez más rara en el mundo desarrollado como mejora la nutrición en general. anemia por deficiencia de hierro y membranas esofágicas. En varios países. y en el que los alimentos se conservan y descompuestos por bacterias. La predisposición genética Aunque conglomerados familiares de cáncer de esófago se han reportado en varios países. como una hernia de hiato. CARCINOMA DE CELULAS ESCAMOSAS Irritación crónica Cualquier factor que causa la irritación y la inflamación crónica de la mucosa del esófago parece aumentar la incidencia de carcinoma de células escamosas del esófago. un raro trastorno autosómico dominante definida por una anomalía genética en 17q25 del cromosoma. Otros marcadores de la enfermedad de reflujo gastroesofágico. especialmente en combinación con el tabaquismo. Otras causas de irritación esofágica crónica incluyen acalasia divertículos del esófago. Sustancial el consumo de alcohol. liberando varios irritantes químicos. el carcinoma de células escamosas clínicamente insospechado del esófago se descubren accidentalmente en aproximadamente 1 a 2 por ciento de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello. aumenta en gran medida el riesgo de carcinoma de células escamosas (pero no adenocarcinoma). La combinación del consumo de tabaco y alcohol se asocia con un riesgo aumentado de cáncer similar cabeza y el cuello y. y en las familias afectadas. es el síndrome sólo se reconocen familiar que predispone a los pacientes a carcinoma de células escamosas de la esófago. Las personas que han ingerido lejía u otros líquidos cáusticos deben ser monitoreados cuidadosamente para el desarrollo de este cáncer. nonepidermolytic queratodermia palmoplantar (tilosis).

p16. El análisis genético de estos cánceres revela frecuentes pérdidas cromosómicas (4q. Las mutaciones pueden desarrollar dentro de este tejido metaplásico. erb-b2. y beta-bloqueantes. aminophyllines. Bcl-2. una catenina. y 18q). Hallazgos genéticos Los cambios genéticos y moleculares que subyacen al desarrollo de adenocarcinoma de esófago de Barrett siguen siendo poco conocidos. la aglomeración de los núcleos celulares.8 casos por cada 100. p53. e-cadherina. Cambio Hallazgos histológicos La incidencia global de cáncer de esófago en los Estados Unidos (4. factor de crecimiento epidérmico (y su receptor). y hipercromatismo. con una tasa anual de la transformación neoplásica de aproximadamente 0.5 por ciento. tales como agentes anticolinérgicos.4 muertes por cada 100. con el tiempo la transformación del epitelio columnar en áreas de displasia. proteína de retinoblastoma. Microscópicamente. 8. 5q. esta hipótesis aún no probada. La displasia se caracteriza por una distorsión de la arquitectura glandular. ciclina D1. Obesidad La creciente prevalencia de la obesidad en el mundo occidental se piensa que añadir a la creciente incidencia de adenocarcinoma de esófago.000 personas) reflejan aumentos del 15 al 20 por ciento en las últimas tres décadas. Los esfuerzos para que coincida con determinadas alteraciones cromosómicas con genes particulares han tenido diversos grados de éxito. proporcionando así protección contra el desarrollo de adenocarcinoma de esófago. epitelio columnar especializado más típicamente en el estómago o el intestino. p27. El esófago de Barrett (Hallazgos patológicos) El esófago de Barrett (caracteriza por anomalías en "lenguas" de color salmón mucosa se extiende proximalmente desde la unión gastroesofágica a la normal de la mucosa esofágica pálido) presenta en aproximadamente 5 a 8 por ciento de los pacientes con enfermedad de reflujo gastroesofágico. tiempo durante el cual el patrón histológico de la enfermedad ha cambiado de manera significativa. pero no parecen ser factores de riesgo independientes.H. el esófago de Barrett se define como la sustitución del epitelio escamoso normal estratificado del esófago distal con viliformes. y 17q). también están asociados con un mayor riesgo. pueden contribuir al desarrollo de hasta un 10 por ciento de estos cánceres. En fecha tan reciente como 1975. Los genes (y sus productos proteicos) que pueden tener un papel central en el desarrollo de este cáncer incluyen la ciclooxigenasa 2. Se ha postulado que Helycobacter pylori (en particular cepas que son positivas para la proteína CagA) puede reducir el riesgo de enfermedad grave reflujo gastroesofágico. y otro encontraron esta hipótesis es verdadera sólo en las mujeres. Se ha postulado que la obesidad aumenta la presión intraabdominal y el reflujo gastroesofágico. Los pacientes con esófago de Barrett están en alto riesgo de adenocarcinoma esofágico.000 personas) y la tasa de mortalidad asociada (4. Fármacos que relajan el esfínter gastroesofágico y aumentar el reflujo. El esófago de Barrett puede también suelen presentarse en pacientes sin síntomas de reflujo crónico. 9p. alrededor del 75 por ciento de los casos de cáncer de esófago diagnosticados en los Estados Unidos . ganancias cromosómicas (8q. aunque un estudio reciente dado resultados contradictorios. y b-catenina. 17q y 20q) y amplificaciones de genes ocasionales (7.

Los pacientes que se encuentran que tienen esófago de Barrett. El tratamiento con inhibidores de la bomba de protones mejora los síntomas de la enfermedad de reflujo gastroesofágico y conduce a la completa curación de la esofagitis erosiva en la mayoría de los pacientes. Tendencias en el tabaquismo y la obesidad. hay casos probablemente más nuevos de adenocarcinoma que de carcinoma de células escamosas en los Estados Unidos y en otros lugares. en combinación con inhibidores de la bomba de protones. PREVENCION. incluso 30 años después de dejar de fumar. sin embargo. Durante los últimos 20 años. ya que la incidencia de displasia de bajo grado. la ausencia de los primeros síntomas. el cáncer invasivo informes. así como los cambios en la nutrición y el uso de medicamentos puede dar cuenta de algunos de estos cambios. y la rareza de una forma hereditaria de la enfermedad hacen cribado poblacional insostenible. puede provocar una reversión a la mucosa escamosa normal en algunos pacientes con esófago de Barrett. se desarrolla dentro de tres años en la mitad de los pacientes con displasia de alto grado DIAGNOSTICO . Los pacientes que se consideran malos candidatos quirúrgicos pueden sufrir ablación endoscópica de la mucosa. Las encuestas realizadas por el Colegio Americano de Cirujanos indican que la incidencia relativa de carcinoma de células escamosas en comparación con el de adenocarcinoma se redujo de 2:1 en 1988 a 1.eran carcinomas de células escamosas y el restante 25 por ciento eran adenocarcinomas. entre tales pacientes. 1 por ciento y 0. La identificación de la displasia de alto grado (es decir. El que tal estrategia de gestión para el esófago de Barrett en realidad se reduce el riesgo de cáncer es desconocido. En contraste.2:1 en 1994. neoplasia intestinal persiste por debajo de la mucosa escamosa nuevo. el carcinoma in situ) se ha considerado una indicación para una esofagectomía. alimentos contaminados con alta salinidad nitrosaminas cancerígenas o toxinas microbianas y fúngicas pueden reducir el riesgo de cáncer de esófago hasta en la mitad. salvo en ciertas zonas de alto riesgo del mundo. respectivamente. pueden ser candidatos para la vigilancia endoscópica periódica. ya que el cáncer invasor oculto ha sido frecuentemente identificado en el momento de la resección. el riesgo de adenocarcinoma del esófago no cambia apreciablemente. por razones que aún no explicadas. La incidencia relativamente baja de cáncer de esófago. VIGILANCIA Y DETECCION Para dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol son pasos importantes para reducir el riesgo de carcinoma de células escamosas del esófago. Ablación endoscópica del epitelio esofágico anormal con el uso de un láser u otros métodos. displasia de alto grado y el cáncer es de aproximadamente 4 por ciento. Sustituyendo las frutas y verduras frescas para mal conservados. El riesgo de este cáncer disminuye sustancialmente una década después de dejar de fumar. Actualmente. la incidencia de carcinomas de células escamosas se ha reducido tanto en la población negro y los blancos (especialmente los hombres).5 por ciento por año. Algunos expertos han recomendado que la endoscopia se realiza cada tres a cinco años en pacientes con esófago de Barrett en ausencia de displasia epitelial y con mayor frecuencia si se encuentra que tienen displasia de bajo grado. Sin tratamiento. Ocasionalmente. mientras que la tasa de adenocarcinoma ha aumentado en un 450 por ciento entre los hombres blancos y el 50 por ciento entre los hombres negros.

la espalda o abdominal superior derecha) se producen con menos frecuencia. pero puede reflejar la presencia de enfermedad extensa. estándar marcadores tumorales. tales como el antígeno carcinoembrionario. Una tomografía computarizada (TC) de tórax. La endoscopia superior (Fig. Linfadenopatía. abdomen y pelvis con contraste intravenoso se debe obtener para detectar enfermedad metastásica. Aunque la estadificación toracoscópica o laparoscópica es muy precisa (más de 90 por ciento). tienen una baja sensibilidad y especificidad en el cáncer de esófago y por lo tanto se piensa que es de poco valor para el cribado. 2A) se observa una friable. Estadificación y el pronóstico . estos procedimientos son invasivos y se han sustituido en muchas instituciones en los escaneos PET con fludesoxiglucosa F 18. Los pacientes con cáncer de esófago que se cree que está restringida al esófago puede beneficiarse de una evaluación adicional con el uso de la ultrasonografía endoscópica (Fig. no resecable. hepatomegalia y un derrame pleural son indicadores comunes de la enfermedad metastásica. 3). masa ulcerada. 2B). 1) es por lo general el diagnóstico inicial obtenida y por lo general muestra una estenosis o ulceración del esófago. o la predicción de la respuesta a la terapia o la probabilidad de supervivencia. ronquera y dolor (retroesternal. Esta técnica se puede utilizar para predecir la profundidad de la invasión tumoral (el estadio del tumor) en el 80 al 90 por ciento de los pacientes y el grado de implicación de los ganglios linfáticos por la enfermedad metastásica (la etapa de nodos) en el 70 al 80 por ciento de los pacientes. Aunque la enfermedad de reflujo gastroesofágico de larga data no es poco común en este grupo de pacientes (diagnosticada en el 21 por ciento). La disnea. y la gran mayoría de estas personas nunca tendrá cáncer de esófago. la detección de recurrencias. antígeno de cáncer (CA) 19-9. sobre todo en la fosa supraclavicular izquierda (ganglio de Virchow). ecografía guiada aspiración con aguja fina. Estudios de diagnóstico Un esofagograma (es decir. que están mejor tratados con cirugía sola. tos. y CA 125. La capacidad para detectar ganglios linfáticos regionales. y 17 por ciento informe odinofagia (dolor al tragar alimentos y los líquidos) en el momento del diagnóstico. se puede mejorar más por el uso de endoscopia. 14 por ciento de los estadounidenses tienen síntomas idénticos. Tomografía por emisión de positrones (PET) con fludesoxiglucosa F 18 se utiliza cada vez más para identificar la enfermedad que se ha propagado a los ganglios linfáticos regionales oa sitios que no son detectables por tomografía computarizada o ultrasonografía endoscópica (Fig.Presentación clínica La mayoría de los pacientes con cáncer de esófago (74 por ciento) tienen disfagia. En contraste. La ecografía endoscópica es útil para determinar la etapa correcta (pronóstico) y la identificación precisa de las lesiones superficiales. que tiene una precisión de más del 90 por ciento en muchos centros. La exploración física suele ser anodina. Estudios recientes han sugerido que la exploración PET con fludesoxiglucosa F 18 puede detectar enfermedad metastásica en el 15 por ciento de los pacientes que se pensaba sobre la base de las técnicas diagnósticas convencionales a tener cáncer de esófago localizado. La pérdida de peso es también común (incidencia de 57 por ciento de los pacientes) y es un indicador independiente de un mal pronóstico si hay una pérdida de más del 10 por ciento de la masa corporal. un examen con bario golondrina) (Fig.

Entre los pacientes que se someten a cirugía primaria. La tasa de supervivencia global a los cinco años es pobre. 7 a 16 por ciento la enfermedad en estadio IIB. metástasis ganglionares regionales y metástasis a distancia. y la supervivencia es corta. pero se ha incrementado de 4 por ciento en 1970 al 14 por ciento actual. MANEJO DE LA ENFERMEDAD AVANZADA (ESTADIO IV) Tanto carcinoma de células escamosas y adenocarcinoma del esófago son sensibles a la quimioterapia. y micrometástasis linfáticos (identificado por análisis inmunohistoquímico) son predictores independientes de mal pronóstico. rara vez superior a un año. Además de la etapa TNM. Después de la eliminación quirúrgica completa del tumor. análisis multivariados sugieren que una pérdida de peso de más de 10 por ciento de la masa corporal. Los pacientes con metastásico (etapa IV) enfermedades que son tratados con quimioterapia paliativa tienen una mediana de supervivencia de menos de un año. del 13 al 20 por ciento tiene enfermedad en estadio I. El enfoque transtorácica derecho combina una laparotomía y toracotomía del lado derecho. del 10 al 30 por ciento para la enfermedad en estadio IIB. la edad avanzada. tumores de gran tamaño. o irinotecán. que tiene en cuenta las características del tumor primario. Respuestas similares se han reportado en 35 a 55 por ciento de los pacientes que reciben cisplatino en combinación con estos agentes. dando lugar a una anastomosis esofagogástrica ya sea en la parte superior del pecho (la técnica de Ivor-Lewis) o en el cuello (la técnica de los tres campo).El cáncer de esófago se clasifica de acuerdo a la 2002 American Joint Committee on Cancer tumornódulo-metástasis sistema de clasificación (TNM) (Tabla 2). En general. La etapa en la presentación parece ser relativamente similar para los adenocarcinomas y los carcinomas de células escamosas. y de 10 a 15 por ciento para la enfermedad en estadio III. la tasa de supervivencia de cinco años superior al 95 por ciento para el estadio 0 enfermedad. El enfoque transhiatal utiliza una laparotomía con disección roma del esófago torácico y coloca la anastomosis en el cuello. la respuesta a la quimioterapia por lo general no dura más de unos pocos meses. Aunque la quimioterapia de combinación-los regímenes tienden a resultar en una mayor probabilidad de reducción del tumor que se puede conseguir con un solo fármaco regímenes. Aunque una resección transtorácica permite una mejor visualización del . Aunque la quimioterapia puede aliviar los síntomas en muchos pacientes. Encogimiento del tumor por lo menos 50 por ciento puede ocurrir en el 15 a 30 por ciento de los pacientes que son tratados con fluorouracilo. con el subtipo de células escamosas siendo quizás ligeramente más sensible. 14 a 27 por ciento de la enfermedad en estadio IIA. del 30 al 40 por ciento para la enfermedad en estadio IIA. más del 50 por ciento de los pacientes tienen enfermedad irresecable o metastásica en el momento de la presentación. un taxano (paclitaxel o docetaxel). El tratamiento con fármacos únicos o regímenes de quimioterapia de combinación-parece dar lugar a resultados similares para los adenocarcinomas y carcinomas de células escamosas. disfagia. el beneficio terapéutico de un tratamiento más intensivo debe ser equilibrado contra su mayor potencial de efectos tóxicos. y es de 50 a 80 por ciento para el estadio I de la enfermedad. MANEJO DEL CANCER LOCALIZADO Cirugía Cáncer de esófago localizado es más comúnmente resecado con el uso de cualquiera de una transtorácica derecho o un enfoque transhiatal. y 40 a 54 por ciento la enfermedad en estadio III.

Los recientes ensayos aleatorios multiinstitucional han documentado tasas de resecabilidad del 54 al 69 por ciento. y las tasas de complicaciones perioperatorias (complicaciones cardiopulmonares.tumor y una disección más completa de linfáticos adyacentes. 5000 a 6800 cGy) sugirió la misma probabilidad de supervivencia en cinco años a la proyectada en el momento de la cirugía. radioterapia preoperatoria. Los pacientes sometidos a cirugía como único tratamiento tuvieron una supervivencia media que van desde 13 a 19 meses. La ventaja más importante de la radioterapia primaria es la prevención de la morbilidad y mortalidad perioperatorias. la toracotomía aumenta el riesgo de complicaciones cardiopulmonares y. Esta preocupación ha sido abordada a través del desarrollo de mejores técnicas quirúrgicas y un mejor cuidado postoperatorio. Sin embargo. 2 años las tasas de supervivencia entre 35 y 42 por ciento. la radioterapia primaria probablemente no es tan eficaz como una maniobra paliativos cirugía en el alivio fiable y prolongado de la disfagia y la odinofagia y parece estar asociada con una mayor probabilidad de tales complicaciones catastróficos regionales y locales como fístulas esophagotracheal. La mayoría de los pacientes en estos ensayos tenían carcinomas de células escamosas. y 5 años las tasas de supervivencia de 15 a 24 por ciento. si la técnica de Ivor-Lewis se utiliza. La dosis total de radiación en estos estudios ha oscilado 2000 a 4000 cGy. pone al paciente en riesgo de una fuga anastomótica en el pecho . han comparado la radioterapia preoperatoria con cirugía inmediata. los resultados de un ensayo indican que el enfoque transhiatal tiene una menor tasa de complicaciones perioperatorias (menos complicaciones pulmonares y una menor incidencia de fuga quilosa). radioterapia El uso de la radioterapia primaria como una alternativa a la cirugía se evaluó inicialmente en pacientes con carcinomas de células escamosas del esófago cuya condición médica general. terapia de combinación Dados los decepcionantes resultados de la cirugía o la radioterapia sola y la actividad demostrada de la quimioterapia en pacientes con enfermedad avanzada. Quimioterapia preoperatoria . existía la preocupación de que la morbilidad y mortalidad asociada con la resección primaria de un carcinoma de esófago podrían ser mayores que la probabilidad de un beneficio a largo plazo. Al menos cinco ensayos aleatorios con 100 o más pacientes. Ninguno de los estudios demostró una ventaja de supervivencia con el uso de la radioterapia preoperatoria. los hizo malos candidatos quirúrgicos. principalmente infecciones y fugas anastomóticas) de 26 a 41 por ciento. estrategias que combinan estos tres enfoques de tratamiento se han investigado como un medio de mejorar el control local y la mejora de la supervivencia de los pacientes con cáncer de esófago localizado. Una revisión de serie no controlada de estos pacientes tratados con radioterapia primaria (dosis total. Hasta hace relativamente poco. las tasas de mortalidad operatoria del 4 al 10 por ciento. Aunque ni juicios retrospectivos ni ensayos prospectivos han demostrado diferencias significativas en la supervivencia o la mortalidad operatoria entre estos dos tipos de cirugía.

101 descrito anteriormente. se cerró prematuramente después de menos de 75 pacientes se habían registrado en 2.El valor de la quimioterapia preoperatoria (formado por cisplatino y fluorouracilo) se ha evaluado en dos ensayos multicéntrico de gran tamaño. que en ese pequeño ensayo. Sólo dos estudios incluyeron un número suficiente de pacientes para proporcionar resultados estadísticamente significativos. Interpretación definitiva de los resultados se ve empañado. El intento de los Estados Unidos para realizar un ensayo con poder estadístico adecuado. esta aparente aceptación de la quimioterapia y la radioterapia preoperatoria ha sido recientemente cuestionada por los datos preliminares de un ensayo aleatorizado en Australia incluían 256 . El estudio norteamericano exige clasificación CT. si la quimioterapia preoperatoria consiste en cisplatino y fluorouracilo es beneficioso para el cáncer de esófago. por Walsh y sus colegas. que no exigía la estadificación preoperatoria CT o estipular la técnica quirúrgica. prescribe la técnica quirúrgica. puede haber dado lugar a un desequilibrio pronóstico entre las dos cohortes. y los resultados son contradictorios.98-100 de los seis ensayos aleatorios que evaluaban el valor de la quimioterapia y la radioterapia preoperatoria reportado hasta ahora no han podido demostrar ningún beneficio de supervivencia.47. Sin embargo. lo que retrasa la cirugía definitiva. los autores informaron que las estimaciones de supervivencia a 3 años favorecieron la quimioterapia preoperatoria y radioterapia. Mostró un beneficio de la quimioterapia y la radioterapia en 113 pacientes con adenocarcinoma de esófago que. en comparación con el 37 por ciento de los pacientes en el grupo de cirugía sola. por el pequeño número de pacientes. comparando cisplatino y fluorouracilo preoperatoria combinada con 5040 cGy de radioterapia con cirugía inmediata en 620 pacientes. y tampoco informó de un beneficio de la quimioterapia preoperatoria y radioterapia. Un estudio aparentemente similar con 802 pacientes británicos sugiere que un programa de tratamiento comparable aumentó la tasa de supervivencia a los dos años de un 34 por ciento después de la cirugía sola con el 43 por ciento después de la quimioterapia preoperatoria. Es difícil reconciliar las diferencias en las prestaciones de supervivencia entre estos dos ensayos. que es muy inferior a la estimación del 26 por ciento de supervivencia a los tres años entre 629 pacientes que fueron asignados al azar para someterse a la cirugía sola en multiinstitucional aleatorizado trials. A pesar del hecho de que cinco 83. o bien se sometieron a cirugía inmediata o recibieron cisplatino y fluorouracilo preoperatoria combinada con 4000 cGy de radiation. Aunque el estudio incluyó a pacientes británicos casi el doble. parecen haber influido cirujanos y oncólogos torácicos (al menos en América del Norte) sustancialmente. Un estudio aleatorizado que involucró a 440 pacientes norteamericanos no mostró ningún beneficio. sin embargo.5 años. los resultados positivos del sexto estudio. En cualquier caso. quimioterapia y radioterapia preoperatoria Al menos ocho ensayos aleatorios han llevado a cabo para hacer frente a los posibles beneficios de la quimioterapia preoperatoria más radioterapia en pacientes con cáncer de esófago (Tabla 3). Un ensayo aleatorizado en una única institución. y utilizó un curso más prolongado e intensivo de quimioterapia.. un beneficio es pequeño. con el 35 por ciento de los pacientes del grupo de cirugía chemotherapyplus vivo después de dos años. reportado por Walsh et al.5 años). que representan en gran parte por las diferencias en los resultados.94. 95 Además. la corta duración del seguimiento y el resultado inusualmente pobres entre los pacientes asignados a cirugía inmediata (una probabilidad del 6 por ciento de supervivencia a los tres años).101 Después un período relativamente corto de seguimiento (1. la TC preoperatoria no se requiere.

stenting comparando.patients. Después de cinco años de seguimiento. la tasa de supervivencia global fue de 26 por ciento en el grupo con terapia combinada. No hay evidencia documentada que la quimioterapia o la radioterapia postoperatoria es beneficioso en la ausencia de enfermedad residual. 113 pacientes con disfagia pueden tener alivio inmediato de los síntomas después de la dilatación con balón. a pesar de la generalizada el uso de la quimioterapia y la radioterapia preoperatoria. 111. 96 la combinación de radioterapia y quimioterapia concomitante con cisplatino y fluorouracilo ha llevado a supervivencia a largo plazo en aproximadamente el 25 por ciento de los pacientes . ablación láser.88. tratamiento postoperatorio Quimioterapia postoperatoria y radioterapia concurrente se ofrece a menudo a pacientes cuyas células tumorales se extienden hasta el margen quirúrgico (como resultado de la resección incompleta). o fotodinámica therapy.114-116 Los resultados de los ensayos aleatorios pequeños. pero que el stent puede causar reflujo ácido severo si se extiende más allá de la unión gastroesofágica esofágico de la vía aérea fístula .48 En consecuencia. Los intentos para mejorar este efecto beneficioso al aumentar la dosis de radiación a 6480 cGy han resultado infructuosos CONTROL DE SINTOMAS disfagia y obstrucción La cirugía ofrece la paliación más inmediato ya largo plazo mejor para la disfagia en pacientes con esófago localizados cancer. 61 pacientes fueron asignados aleatoriamente para recibir cisplatino y fluorouracilo en combinación con 5000 cGy de radiación.110 Los pacientes que se someten a cirugía de implantación de un stent esofágico o requerir dilatación después de la finalización del tratamiento con menor frecuencia que aquellos tratados con quimioterapia y radioterapia.88. ablación con láser. y 62 fueron tratados con 6400 cGy de radiación sola. en comparación con el 0 por ciento en el grupo tratado con radioterapia sola. Para los pacientes con enfermedad no resecable. quimioterapia y radioterapia sin cirugía Considerando que la radioterapia sola rara vez cura el cáncer de esófago.48 Este ensayo también incapaz de demostrar ninguna ventaja de supervivencia con el uso preoperatorio de treatment.112 mejora o resolución de la disfagia puede esperar en el 70 al 90 por ciento de los pacientes al cabo de dos a seis semanas de chemotherapy. la terapia fotodinámica y sugieren que la colocación de stents ofrece grados similares de alivio de la disfagia y con menor coste. no queda ninguna prueba de principio de que esta estrategia es efectiva en pacientes con cáncer de esófago. quimioterapia basada en cisplatino parece ser tan eficaz como la radioterapia para la paliación de la disfagia y también puede ser eficaz para el tratamiento de la enfermedad en el momento distante sites. la colocación de un stent recubierto de metal expandible. En un ensayo que implicaba a 123 pacientes con carcinoma de células escamosas o adenocarcinoma del esófago.un resultado similar a la asociada con la cirugía sola o cirugía después de la terapia preoperatoria.

con una baja probabilidad de cura. Una serie de ensayos controlados cuidadosamente diseñados. la mejora sustancial de los pacientes la calidad de vida. aleatorios muy probable que sea necesario para hacer frente a estas importantes cuestiones. EL FUTURO El cáncer de esófago es una enfermedad maligna poco frecuente. un antagonista del receptor del factor de crecimiento epidérmico o un inhibidor de la ciclooxigenasa-2) exploración mérito. basadas en datos recomendaciones sobre el valor de la vigilancia endoscópica en pacientes con esófago de Barrett también son necesarios. Para reducir la incidencia de este cáncer. Históricamente. los stents expandibles de metal ha revolucionado el cuidado de este problema. los pacientes con fístulas esófago-las vías respiratorias se han tratado con radioterapia o bypass. irinotecan. Casi todas las fístulas malignas se pueden sellar con éxito con estos stents. como alternativa. .117 Más de la mitad de las FB comprometer la tráquea. con frecuencia culminando en pneumonia.El desarrollo de una fístula esófago-vía respiratoria es una complicación potencialmente mortal de cáncer de esófago. debemos determinar la causa del rápido aumento de la proporción de casos de adenocarcinoma y el esófago de Barrett. y fiebre (en 25 por ciento). Los síntomas iniciales más a menudo incluyen una tos (en 56 por ciento de los pacientes). no proporcionar pruebas convincentes de un beneficio. Más precisas. aspiración (en 37 por ciento). o una forma específica de tratamiento (por ejemplo.117 esofágico El desarrollo de recubrimiento. una conexión con el bronquio principal izquierdo o derecho puede ser formada. Las formas alternativas de tratamiento sistémico que incorporan un taxano. Los ensayos clínicos que evalúan el uso de quimioterapia preoperatoria o la quimioterapia preoperatoria y radioterapia se han centrado en la quimioterapia con fluorouracilo y cisplatino y con frecuencia han tenido defectos de diseño o han sido estadísticamente poca potencia.