You are on page 1of 27

REPARACIÓN DIRECTA/Culpa exclusiva de la víctima/ Muerte por vehículo recolector de basura.

“De esta manera, la causa determinante del daño es atribuible de manera exclusiva a la víctima quien de manera negligente se expuso al riesgo, puesto que no previó que el automotor causante del accidente podía continuar la marcha sin que se percatara de su presencia, desconociendo el deber de cuidado que le correspondía. En otras palabras, la causa eficiente del daño es la conducta negligente adoptada por la misma víctima, puesto que de manera irresponsable decidió guarecerse del sol debajo del vehículo recolector de basuras, hecho que resulta ilógico e imposible de prever por el conductor del camión y sus compañeros de labor quienes no podían siquiera inferir la conducta del afectado, en consecuencia se revocará la sentencia objeto de apelación por cuanto se configuró la culpa exclusiva de la víctima como causal eximente de responsabilidad”

REPUBLICA DE COLOMBIA RAMA JUDICIAL DEL PODER PÚBLICO TRIBUNAL CONTENCIOSO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL CAUCA

Popayán, diez (10) 10) de noviembre noviembre de dos mil once (2.011) Magistrado Ponente: MOISÉS RODRÍGUEZ PÉREZ Expediente Actor Demandado Acción 1900119001-2323-0000-000000-20042004-0224402244-01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y EMPIENDAMO EMPIENDAMO REPARACIÓN DIRECTA

SENTENCIA No.

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

I. OBJETO A DECIDIR Decide la Sala el recurso de apelación formulado por la parte demandante y EMPIENDAMO, contra la sentencia de 23 de noviembre de 2.010, proferida por el Juzgado Primero Administrativo del Circuito de Popayán, mediante la cual se accedió de manera parcial a las pretensiones de la demanda y en consecuencia se declaró responsable de manera concurrente a EMPEINDAMO y a la víctima por su deceso. II. DEMANDANTES La presente acción fue instaurada a través de apoderado judicial por MARIA NEDIA LUNA ORTIZ identificada con cédula de ciudadanía número 48.572.890 de Piendamo (Cauca) quien concurre en nombre propios y de sus hijos menores WILLIAM ANIBAL, PAULA EMILSEN Y AIDA MIREYA MUELAS LUNA. III. III. DEMANDADO La acción está dirigida contra el MUNICIPIO DE PEINDAMO y la EMPRESA MUNICIPAL DE PIENDAMO, de ahora en adelante EMPIENDAMO. IV. ANTECEDENTES 4.1.1 4.1.1. .1. La demanda Los demandantes a través de apoderado judicial, en ejercicio de la acción de reparación directa, formularon demanda contra, las entidades antes referidas, para que se hagan las siguientes declaraciones y condenas:
"PRIMERA. Declárese a LA NACIÓN, MUNICPIO DE PIENDAMÓ Y A LA EMPRESA MUNICIPAL DE PIENDAMÓ EMPIEDAMO E.S.P., administrativamente y civilmente responsable de todos los daños y perjuicios, tanto morales como materiales y por daño a la vida de relación ocasionados a la señora MARÍA NEIDA LUNA ORTIZ, y sus menores hijos

2

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

WILLIAN ANÍBAL MUELAS LUNA, PAULA EMILSEN MUELAS LUNA, AYDA MIREYA MUELAS LUNA con motivo de la trágica muerte de que fue víctima el señor JAIME ANÍBAL MUELAS MUELAS, quien fuera esposo de la primera y padre de los demás anotados, en hechos ocurridos el 18 de marzo de 2.004 en la Población de Piendamo Cauca, como consecuencia de un accidente causado por el vehículo recolector de basura en el que trabajaba. SEGUNDA. Como consecuencia de la anterior declaración condenase a LA NACIÓN, AL MUNICIPIO DE PIENDAMÓ Y A LA EMPRESA MUNICIPAL DE PIENDAMÓ EMPIEDAMO E.S.P., a pagar todos los daños y perjuicios solicitados a los aquí demandantes, por intermedio de su apoderado, conforme a la siguiente liquidación o la que se demostrare en el proceso, así: PERJUCIOSO MORALES a. Páguese a MARÍA NEIDA LUNA ORTIZ, esposa y los hijos WILIAN ANIBBAL MUELAS LUNA, PAULA EMILSEN MUELAS LUNA, AYDA MIREYA MUELAS LUNA, el equivalente a un cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes a la fecha de ejecutoria de la sentencia, para cada uno de los actores. PERJUICIOS MATERIALES b. Por perjuicios materiales en su modalidad de daño emergente páguese a MARÍA NEIDA LUNA ORTIZ, Y WILIAN ANÍBAL MUELAS LUNA, PAULA EMILSEN MUELAS LUNA, AYDA MIREYA MUELAS LUNA, por concepto de gastos hospitalarios, farmacéuticos, gastos funerarios, honorarios de abogado y demás en que se ha incurrido, por la muerte del señor JAIME ANÍBAL MUELAS MUELAS, que se estiman en la suma de cuatro millones de pesos ($4.000.000). c. Por Perjuicios materiales en la modalidad de lucro cesante, se deberán pagar las siguientes sumas. -Para la señora MARÍA NEIDA LUNA ORTIZ, la suma de OCHENTA Y UN MILLONES DE PESOS M/CTE ( $81.000.000.oo). -Para el menor WILLIAM ANIBAL MUELAS LUNA la suma de CATORCE MILLONES DE PESOS M/CTE ( $ 14.000.000.oo ). -Para la menor PAULA EMILSE MUELAS LUNA la suma de TRECE MILLONES DE PESOS M/CTE ( $ 13.000.000.oo ).

3

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

-Para la menor AYDA MIREYA MUELAS LUNA la suma de DOCE MILLONES DE PESOS M/CTE ( $ 12.000.000.oo ). Conceptos en los cuales deberá tenerse en cuenta el lucro cesante en su modalidad de consolidado y futuro dada la dependencia económica tenida por este grupo familiar del señor JAIME ANÍBAL MUELAS MUELAS; esto desde la fecha de ocurrencia de los hechos hasta la fecha probable de vida que de acuerdo con las tablas de mortalidad expedidas por la Superintencia Bancaria corresponda al señor JAIME ANÍBAL MUELAS MUELAS siendo que para la fecha de su muerte tenia (Sic)47 años mientras su esposa tenia (Sic)30 años por lo cual el tiempo de vida probable para el señor MUELAS MUELAS es menor que el de su cónyuge supérstite (Sic), en consecuencia será ese el tenido en cuenta para calcular la indemnización futura de ella. Respecto a los menores hijos del señor JAIME ANÍBAL MUELAS MUELAS, en la modalidad de lucro cesante consolidado se partirá desde el día del deceso del señor MUELAS MUELAS, hasta la presentación de la demanda; y para el lucro cesante futuro será hasta cuando cada uno de los menores hijos de este llegue a su mayoría de edad por cuanto hasta ese entonces se entiende la dependencia económica respecto de su señor padre ya fallecido. PERJUICIO POR DAÑO A LA VIDA DE RELACIÓN d. El equivalente a 100 salarios mínimos legales mensuales vigentes al momento del reconocimiento, a favor de cada uno de los demandantes, por concepto de daño a la vida de relación, al haber quedado gravemente afectada su familia (esposa e hijos) con la trágica muerte de su esposo y padre, presentándose un alto grado de traumatismo dado que no podrán disfrutar de su ayuda, compañía y consejos. Los anteriores valores serán reconocidos por concepto de lucro cesante en su modalidad de consolidado y futuro consistentes en las sumas que dejo de percibir la señora MARÍA NEIDA LUNA ORTIZ y sus menores hijos de su esposo y padre JAIME ANÍBAL MUELAS MUELAS q.e.p.d., por cuanto ellos dependían económicamente de él, esto en consideración a la edad de los reclamantes al momento de la muerte del señor MUELAS MUELAS, el promedio de expectativa de vida tenido al momento del fallecimiento y los ingresos económicos mensuales obtenidos por este y el monto de ayuda económica que aquel destinaba para el sostenimiento del hogar y la actualización de la renta mediante la utilización del índice de precios al consumidor, sumas que serán incrementadas en un 30% por concepto de prestaciones sociales.

4

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

TERCERA. Se ordenará la actualización de las anteriores sumas conforme a la variación del índice de precios al consumidor entre las fechas de causación del daño y la de ejecutoria de la sentencia y su reajuste conforme al interés técnico del seis (6%) por ciento anual, que se liquidará en el mismo periodo. CUARTA. Las sumas reconocidas en las condenas anteriores devengarán los intereses señalados en el Art. 177 del C.C.A.., desde la fecha de ejecutoria del fallo. QUINTA. LA NACIÓN COLOMBIANA, EL MUNICIPIO DE PIENDAMÓ Y LA EMPRESA MUNICIPAL DE PIENDAMÓ-EMPIENDAMO E.S.P.- dará cumplimiento a la sentencia dentro de los 30 días siguientes a su ejecutoria. Para lo cual se expedirán las copias de la sentencia que preste mérito ejecutivo con destino al interesado por conducto de su apoderado que ha llevado la representación dentro del presente proceso. SEXTA. Solicito me sea reconocida personera adjetiva como apoderado de los aquí accionantes según poder que se anexa, para que conforme a esta en todos los oficios o despachos que se libren dentro de este proceso se acredite mi calidad de apoderado la parte activa, con la finalidad de intervenir en un pronto diligenciamiento advirtiendo que estoy facultado para sustituir."

4.1. 4.1.2 Hechos Los fundamentos fácticos de la presente acción se sintetizan de la siguiente manera: El señor ANIBAL MUELAS MUELAS (Q.E.P.D.) laboraba como recolector de basuras siendo la entidad empleadora EMPIENDAMO E.S.P; el día 18 de marzo de 2.004 durante la jornada laboral , aproximadamente a las 10:30 a.m, fue arrollado por el vehículo recolector de basura, causándole heridas que a la postre ocasionaron su muerte. El fallecimiento del Señor ANIBAL MUELAS MUELAS, ha causado grande impacto emocional a todos sus familiares. 4.2 Recuento Recuento procesal
5

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

La demanda fue presentada el 1 de octubre de 2.0041 , se admitió mediante auto de 3 de noviembre del mismo año2, el proceso se abrió a pruebas por medio de auto de 7 de marzo de de 2.0073 y vencida la etapa probatoria se corrió traslado para que las partes alegaran de conclusión4. 4.3 La contestación de la demanda 4.3.1 EMPIENDAMO E.S.P. Contestó la demanda oponiéndose a todas y cada una de las pretensiones de la demanda, basó su defensa en las excepciones de inepta demanda, la cual sustenta en el hecho de que no se realizó la debida designación de la parte demandada y la excepción de falta de jurisdicción, toda vez que la demanda debió impetrarse ante la jurisdicción ordinaria, ya que por mandato legal, a las empresas de servicios públicos domiciliarios, se rigen eminentemente por el derecho privado.5 4.3.2 MUNICIPIO DE PIENDAMO Esta entidad consto la demanda oponiéndose a las pretensiones de la demanda, baso su defensa en tres argumentos básicamente, a saber : la falta de jurisdicción y la falta de legitimación en la causa por pasiva por cuanto el vehículo que ocasionó el accidente pertenecía a EMPIENDAMO E.S.P., E.S.P. que al ser una empresa de servicios públicos domiciliarios se rige por el derecho privado por mandato expreso de la ley, y la inepta demanda, toda vez que el actor no precisa la parte demandada y sus representantes conforme lo estipula el C.C.A.6 V. LA PROVIDENCIA APELADA

1 2 3 4 5

Folio 56 C Ppal 1 Folio 58 C Ppal 1 Folio 177 C Ppal 1 Folio 192 C Ppal 1

Folios 68 a 79 del C. Ppal 1. 132 a 146 del C. Ppal 1.

6Folios

6

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

El Juzgado Primero Administrativo del Circuito de Popayán, por medio de sentencia de 23 de noviembre de 2.010, resolvió:
“1. Declarar administrativamente responsable de manera concurrente a la EMPRESA MUNICIPAL DE SERVICIOS PÚBLICOS DE PIENDAMÓ (EMPIENDAMÓ ESP) y al Señor JAIME ANÍBAL MUELAS MUELAS respecto de los daños y perjuicios originados por el fallecimiento de este último, en hechos ocurridos el 18 de Marzo de 2004, en el Municipio de Piendamó mientras realizaba la labor como recolector de basura por las razones expuestas en la presente providencia. 2. No declarar responsables a la Nación, ni al Municipio de Piendamó por las razones expuestas en la presente providencia. 3. Declarar como no probadas las excepciones propuestas por la parte demandada, por las razones expuestas en la parte motiva de la presente providencia. 4. Condenar la EMPRESA MUNICIPAL DE SERVICIOS PÚBLICOS DE PIENDAMÓ (EMPIENDAMÓ ESP) a pagar a las personas que a continuación se relacionan las siguientes sumas de dinero, por perjuicios morales. El valor ordenado responde al hecho de la concurrencia de culpas definido por este Despacho: -A la Señora MARÍA NEIDA LUNA ORTÍZ en su calidad de esposa y AYDA MIREYA MUELAS LUNA, PAULA EMILSEN MUELAS LUNA y a WILLIAM ANÍBAL MUELAS LUNA, en su calidad de hijos: cincuenta (50) salarios mínimos legales mensuales vigentes, a cada una de las anteriores personas. 5. No se ordenan los demás pagos pretendidos por las razones expuestas en la parte considerativa de la presente sentencia. 6. Sin costas por no haber constancia de haberse causado. 7. Dése cumplimiento a los dispuesto en los artículos 176 y 177 del Código Contencioso Administrativo.

7

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

8. Expídanse las copias de que trata el artículo 115 del Código de Procedimiento Civil, y se entregarán a quien ha venido actuando como apoderado. En firme la presente providencia, procédase por secretaría al archivo del expediente.”

Como fundamento de su decisión el A quo señaló, en síntesis que: Existía responsabilidad concurrente entre EMPIENDAMO que era una entidad autónoma con personería jurídica y la víctima, por cuanto fue la administración a través de uno de sus agentes, quien en desarrollo de una actividad peligrosa, consistente en el manejo automotor de características no habituales quien causo el daño y porque la víctima al haberse ubicado en un lugar de alto riesgo, probablemente al lado del vehículo encendido, sentado cerca de la llanta, causó que el conductor no lo pudiera ver y produjo el resultado fatal. De otra parte, no se reconocieron los perjuicios materiales a título de lucro cesante debido a que a la accionante se le había otorgado la pensión de sobreviviente, hecho que es incompatible con este tipo de indemnización, ya que si se reconocieran causarían causaria un enriquecimiento en los demandantes.

VI. EL RECURSO DE APELACIÓN 6.1. 6.1. LA PARTE ACTORA Mediante escrito de 2 de diciembre de 2.010, esta entidad apeló el fallo en síntesis por las siguientes razones7: Que no existe concurrencia de culpas, entre EMPIENDAMO E.S.P. y la víctima ya que las normas en las que el A quo hizo referencia establecían comportamientos o prohibiciones a los peatones, lo cual desconoce que la víctima sufrió el accidente cuando desarrollaba una actividad laboral, esto es recolección de basuras, en la cual era

7

Folios s288 a 293 del C. Ppal 1

8

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

imperioso ubicarse

en la parte trasera del vehículo recolector

para

poder subir los desechos al mismo. Añadió que el accidente se produjo por la imprudencia del conductor que operaba el carro recolector de basuras, toda vez que este soltó el freno del automotor sin verificar que efectivamente el camino estuviera despejado. Que en el sub examine se deben reconocer la indemnización de perjuicios en la modalidad de lucro cesante por cuanto en el mismo se encuentra demostrado la responsabilidad administrativa de EMPIENDAMO E.S.P. , hecho que conlleva a que se repare de manera íntegra los perjuicios ocasionados a los demandantes. Aunado a lo anterior, explicó que la pensión de sobreviviente jamás se puede equiparar a la condena que se debe imponer a la administración cuando esta ha sido encontrada responsable, que en ese sentido el H. Consejo de Estado, determinó que la indemnización preestablecida o ad fort fait, es independiente de la indemnización que se impone como condena a la entidad. 6.2 EMPIENDAMO E.S.P.

Por su parte, esta entidad presentó el recurso de alzada mediante escrito de 16 de diciembre de 2.0108, en el que manifestó: Que de los distintos testimonios, así como la diligencia de indagatoria y la inspección judicial a cadáver obrantes en el expediente se demuestra que el conductor del vehículo que arrollo al señor Muelas Muelas actuó con la prudencia debida, atendiendo las indicaciones de los recolectores, verificando su posición antes de reanudar la marcha, por tanto, concluyó que la totalidad de la responsabilidad debe recaer sobre la víctima quien fue la responsable del accidente, por cuanto se colocó debajo del vehículo recolector, en una posición la cual imposibilitaba su detección
8

Folios 238 a 239 del C. Ppal 1

9

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

VII VII. CONSIDERACIONES DEL TRIBUNAL 7.1. La competencia Por la naturaleza del proceso, el lugar donde ocurrieron los hechos y la cuantía, el Tribunal, es competente para decidir el asunto en SEGUNDA INSTANCIA, INSTANCIA Artículo 133-1 del Código Contencioso Administrativo. 7.2. Probl Problemas roblemas jurídicos

¿En el caso objeto de analisis se estructura la culpa exclusiva de la
víctima, como causal eximente de responsabilidad estatal? 7.3. Consideraciones previas. Es necesario advertir que la Sala valorará el proceso penal que se adelantó contra el conductor del vehículo accidentado, Gerardo Antonio Urbano Meza, por el delito de homicidio culposo, pues se llevó a cabo con audiencia del contraparte, la Sala arriba a la anterior conclusión, toda vez, que esta prueba fue solicitada por la parte actora en la demanda9, y aun cuando las entidades demandada no coadyuvaron la solicitud, el Municipio de Piendamo manifestó que “no existe oposición a las pruebas presentadas por la demandante, por el contrario, las mismas has servido de todo lo expresado en la contestación de la demanda”10. Aunado a lo anterior, EMPIENDAMO E.S.P. a lo largo del proceso ha hecho alusión a las actuaciones adelantadas dentro el proceso penal, en especial cuando sustenta el recurso de apelación. En efecto el Consejo de Estado sobre el particular, ha manifestado:
“Verificados los anteriores requisitos, se advierte que las pruebas documental y testimonial, está en situación de valoración en lo que

9

Folio 7 del C. Ppal 1 Folio 139 del C. Ppal 1

10

10

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

respecta con el demandado Instituto Nacional de Vías, toda vez las primeras (sic) no fueron tachadas de falsedad en este juicio, dentro de la oportunidad legal, y las segundas si bien no se practicaron con audiencia o a solicitud de esta entidad, ésta acudió a ellas para dar solución al caso jurídico… (Consejo de Estado. Sentencia de 1 de marzo de 2006. Consejero Ponente. Maria Elena Giraldo Gomez. Exp 15284)”

Así las cosas, las afirmaciones anteriores, sumado al hecho de que el proceso penal fue aportado en copia auténtica son suficientes para valorar las pruebas recaudadas en el mismo. 7.4. Lo probado en el proceso. De los documentos obrantes en el plenario se encuentra

debidamente acreditado que: El señor Jaime Anibal Muelas Muelas murió el día 18 de marzo de 2.008, según consta en el registro civil de defunción11 y que la causa de la muerte según el protocolo de necropsia 1 de abril de 2.004, fue SCHOCK HIPOVOLEMICO Y SEPTICO SECUENDARIO A PERITONITIS Y HEMATOMA PELVICO POR RUPTURA DE ILEON ORIGINADOS EN TRAUMA TORACO – ABDOMINAL TRANSITO”12. Que Jaime Anibal Muelas Muelas laboraba en EMPIENDAMO E.S.P. como operario I con un contrato individual de trabajo a término indefinido desde el primero de febrero de 1.995.13 Que el vehículo recolector de basuras que produjo el accidente pertenece EMPIENDAMO E.S.P desde el 20 de febrero de 1.997.14 Sobre las circunstancias de tiempo modo y lugar en que se presentó el hecho existen cuatro declaraciones, tres de ellas correspondientes a los compañeros de trabajo de la víctima y la otra a una maestra de la CERRADO EN ACCIDENTE DE

11 12

Folios 15 C. Ppal. Folios 118 C. Pbas. Folios 67 C. Pbas. Folios olios 130 a 133 C. Pbas

13 14

11

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

institución educativa cercana al sitio en donde se produjo el accidente, las cuales fueron recepcionadas durante el proceso penal. El señor Gerardo Antonio Urbano Mesa quien se desempeñaba como conductor del vehículo recolector de basura en su declaración aseguró que tenía experiencia en el manejo de vehículos automotores, que había ejercido la profesión de conductor por aproximadamente un lapso de 27 años, que tenía licencia de conducción de quinta categoría y que para conducir dicho automotor había realizado una capacitación en el año de 1.996. Añadió que debido a las particularidades de diseño del automotor aunado al hecho de que los recolectores se ubican en la parte trasera del mismo, este debía ser conducido a una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora, que el día del accidente el plurimencionado vehículo no presentaba ningún desperfecto mecánico, más sin embargo tenía una llanta pinchada, añadió que entre los recolectores y él habían desarrollado un lenguaje de señas mediante el cual se comunicaban, que para continuar con la marcha habían acordado “ hacer sonar la caneca duro o me hacen señas” Sobre las precisas circunstancias en las que se sucedieron los hechos que llevaron a la muerte del señor Muelas Muelas dijo:
“Nosotros estábamos en la escuela el oasis, llegamos a la escuela a recoger la basura de ese sector, en la escuela sacaron la caneca de 55 galones de basura allí yo voltié (sic) y paré el carro porque ellos recogían esa basura, allí en el carro estaba parado y yo llamé a uno de los ayudantes de nombre ALDEMAR VALENCIA para que me abriera la puerta del lado derecho, porque por dentro no abre, me la tenía que abrir de afuera, él quedó parado teniendo la puerta y yo me puse a sacudir la cabina porque había mucho polvo, después de que termine de sacudir la cabina le dije al señor ALDEMAR VALENCIA que cerrara bien la puerta, yo me acomode y mire por los espejos retrovisores y no miré a ninguno de los ayudantes sino a ALDEMAR que iba por el lado derecho por la puerta de atrás, le solté el pie al freno y el carro siguió sin arrancar, cuando al momento escuche el grito de una persona, cuando voltié (sic) a mirar por el espejo vi al señor JAIME que estaba cojido (sic) por el con el primer troque del lado izquierdo y él me grito y me levantó las manos pero ya lo iba a agarando (sic) el segundo troque también y me tocó que acabar de pasar el carro y bajarme a auxiliarlo (…)

12

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

El señor ARBEY VELAZCO era el que estaba recogiendo la caneca y dijo que él (víctima) no le había colaborado no le ayudó a cargar la caneca , al finado le tocaba que ir a la casa de el (sic) freten a alzar un tarro de caucho de esas llantas y él tampoco fue a recoger el tarro , no se porque, sabiendo que a él le tocaba ese lado y no recogió esa basura, los compañeros dicen que él estaba cansado que en dos acasiones (sic) había tratado de pestañar y que ellos lo llamaba para que les colaborara en la recolección , otro compañero que hace el aseo acá en la estación en el para que la ha visto bajar para la casa más o menos a las 5 de la mañana se presume que él estaba trasnochado porque el papá de él estaba enfermo y les habían tocado llevarlos para el hospital.”

Añadió, que desconocía la razón por la cual la víctima se encontraba en la parte lateral izquierda del recolector de basuras, toda vez que es deber de los recolectores situarse en la parte trasera del mismo. Explicó que los compañeros de recolección manejan la hipótesis de que la víctima se metió debajo del camión a escamparse del sol y de pronto se quedó dormido. Finalmente aseguro que desde la posición del conductor no es posible visualizar la parte baja del camión. 15 Por su parte, el señor Jesús Aldemar Valencia quien era recolector de carro de basuras para el día del accidente señaló: “Ese día veníamos por el barrio el “oasis”, veníamos nosotros los tres, mi
persona ARVEY YJAIME y el que maneja el carro que se llama GERARDO, nosotros siempre donde hay canecas al carro para para (sic) ayudarnos unos a otros para subirla al carro, en ese momento cuando estábamos en el barrio “el oasis”, en la escuela yo (sic) con ARVEY estábamos bajando la caneca de la basura subiéndola al carro para vacearla (sic) y mientras ARVEY vaciaba la caneca, yo me paré a la parte de atrás lado derecho del carro, en ese momento llegó GERARDO y me llamó por el espejo, el carro estaba parado , me llamó a la cabina, en ese momento me llamó, me dijo ábrame la cabina, mientras yo abría la cabina, él me dijo tenga la puerta de la cabina, entonces en es momento mientras el sacaba un polvo de la cabina, del cojín, con un soplete que el tiene una manguera de limpiar el polvo, entonces yo tuve la puerta, mientras en eso ARVEY vaciba (sic) la caneca ya en ese momento como yo estaba con el chofer adelante cuando él soltó el carro del freno para seguir recolectando el ase, cuando oí fue que pego el grito el muchacho y ya fuimos a dar cuenta con ARVEY y cuando nos dimos cuanta ya había pasado el carro por encima de él.”

15

Folio Folios 164 a 166 del C. Pbas.

13

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

En cuanto al estado anímico de la víctima precisó que para el día del accidente se notaba un poco cansado pero que sin embargo se encontraba bien, añadió que desconocía la causa del accidente, así como, el motivo por el cual la víctima se encontraba en esa situación.16 Ahora el señor Arvey Jose Velazco Patiño quien era el otro recolector sobre estos mismos hechos dijo lo siguiente:
Cuando en eso ibamos (sic) llegando a la escuela, cargamos la que estaba (caneca) y seguimos hacia la otra puerta del lado de la escuela, en la otra puerta siempre hay otra caneca de dos vueltas, de las grandes, entonces en ese momento íbamos los tres por el mismo lado, entonces él finado JAIMES se me pasó para el lado izquierdo, entonces yo le dije a ALDEMAR veni (sic) ayúdame a alzar la caneca, que este otro guebon (sic) se pasó para allá para no ayudarme a alzar la caneca, entonces los dos con ALDEMAR levantamos la caneca, me que de ya vaciándola y GERARDO llamó a ALDEMAR para que le abriera la puerta de la cabina del lado derecho para sacudir el polvo, yo me quedé vaciando la caneca, el parro (sic) estaba parado, estaba frenado, el carro no estaba andando ni nada JAIME se nos perdió, se pasó para el lado izquierdo y se nos perdió, en eso de que ALDEMAR estaba teniendo la puerta y se estiró GERARDO a sacudir el polvo, en eso yo acabé de vaciar la caneca y la tiré al piso, cuando uno tira la caneca al piso, se oye el ruido lo que quiere decir que para el chofer que uno ya ha vaciado por eso se tira duro para que el chofer ya sepa, en eso LADEMAR soltó la puerta y la cerro y se vino de atrás, corrijo de delante de adelante hacia atrás, entonces GERARDO cuando oyo (sic) que yo tiré la caneca, él miro por los dos espejos porque yo lo vi, y no había nadie a ningún lado en ese momento el finado JAIME se nos perdió, él no estaba, en ese momento GERARDO le quitó el pie del freno al carro y el carro se fue llendo (sic) despacito, entonces cuando oi yo fue un grito pero yo pensé que alguna moto le hubiera pegado al lado izquierdo que era el lado donde le tocaba andar el lado izquierdo que era el lado donde le tocaba andar, cuando yo opí (sic) que se quejaban ay, ay, yo rápido me asomé cuando lo vide (sic) a él pata arriba debajo del carro, el camión tenía la llanta pinchada yo le dije JAIME GUEBON (sic) que te paso? Que te paso?, él me dijo el carro me paso por encima, entonces yo de verlo así le dije porque te metiste vos la (sic) debajo del carro , eso como estaba el solaso (sic) que quemaba y él trasnochado de pronto le pudo el sueño, él había estado con el papá lidiándole en la casa y a la madrugada había salido a dejarlo a la estación para despacharlo para Popayán .”

16

Folio Folios 172 a 174 del C. Pbas.

14

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

Ahora, en la inspección judicial sobre el homicidio culposo en la imagen número 8 se consigna que:
“desde el sitio del conductor, a través del espejo retrovisor del lado izquierdo, se observa la panorámica que alcanza a percibir el conductor del vehículo. A manera de ilustración se ubica una persona de pie en el sitio donde se encontraba el occiso. Se deja constancia que el conductor solo le es posible observar la persona de la cintura para abajo, como se aprecia en la fotografía. Se aclara además que la distancia de la cintura hasta el piso es de aproximadamente 90 cm, espacio que es imposible que el conductor pueda ver a través del espejo retrovisor.”17

De otra parte, la declaración de la señora Nelly Estella Martinez Peña tiene una versión diferente a los testigos antes mencionados puesto que ella afirma que:
“lo que recuerdo como ya hace tanto tiempo, yo transitaba por un pasillo del Colegio Oasis donde yo trabajo, entonces vi que el carro recolector de basura pasaba despacio como siempre va , y de pronto vi no se que (sic) el Señor se resbalo o no se que (sic) paso y cayo debajo de la llanta del carro, llanta trasera del lado izquierdo, como yo vi yo grite y el carro freno.”18

Mediante providencia de 9 de mayo de 2.007 la Fiscalía Delegada Ante Los Jueces Penales Del Circuito de Popayán Con Sede En Piendamo precluir la investigación en contra del señor GERARDO ANTONIO URBANO MEZA, toda vez que “el citado no cometió el hecho imprudente que
se le imputa. La prueba obrante nos demuestra que el actuar del procesado, no fue la causa eficiente que provoco la muerte del señor JAIME ALBERTO MUELAS MUELAS.”19

Los testimonios de los señores Gerardo Antonio Urbano Mesa, Jesús Aldemar Valencia fueron ratificados en el sub examine; ellos son concordantes con las declaraciones realizadas en el proceso penal en cuanto a las circunstancias de tiempo modo y lugar en la cuales se desarrolló el accidente, esto es que el día del accidente era soleado, que la víctima demostraba signos visibles de cansancio, la velocidad
17 18 19

Folio 784 C. Pbas. Folios 204 a 206 C. Pbas. Folios 213 a 220 C. Pbas.

15

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

del vehículo recolector era mínima, que ellos habían gestado un lenguaje similar al de señas para comunicarse con el conductor del camión, que el conductor de automotor se cercioró mirando por el retrovisor donde se encontraban los recolectores, además se añadieron detalles referentes a lo posición de la víctima después del accidente.20 El señor Jesús Aldemar Valencia sobre este último aspecto relató que

“los pies estaban hacia entro(sic)de la carretera y la cabeza hacia afuera, osea (sic)hacia entro (sic)del carro pero el carro ya le había pasado”21
Sobre este particular Gerardo Antonio Urbano Mesa dijo “él estaba de

los pies metido debajo del carro y la cabeza y el brazo derecho por fuera de las llantas del carro para la parte izquierda boca arriba.”22

7.6. .6. El daño Así las cosas, está plenamente acreditado en el sub examien que la muerte del el señor Jaime Anibal Muelas Muelas se produjo el día 18 de marzo de 2.008, según consta en el registro civil de defunción23 debido a PERITONITIS ORIGINADOS un “HOCK HIPOVOLEMICO Y SEPTICO SECUENDARIO A Y HEMATOMA PELVICO POR RUPTURA DE ILEON EN TRAUMA TORACO – ABDOMINAL CERRADO EN

ACCIDENTE DE TRANSITO” según consta en el protocolo de necropsia 1 de abril de 2.004,24 el cual se produjo con el vehículo recolector de basuras de EMPIENDAMO E.S.P.. Igualmente está acreditado que la muerte del señor Jaime Anibal Muelas Muelas causó daños a los demandantes, quienes demostraron el parentesco que tenían con la víctima, del cual puede inferirse el dolor moral que su muerte les produjo, así:

20 21 22 23 24

Folios 78 a 87 C. Pbas. Folios 80 C. Pbas. Folio 86 C. Pbas. Folios 15 C. Ppal. Folios Folios 118 c. Pbas..

16

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

I. II.

La señora MARIA NEDIA LUNA ORTIZ demostró ser la esposa de la víctima a través del registro civil de matrimonio25 WILLIAM ANIBAL, PAULA EMILSEN Y AIDA MIREYA MUELAS LUNA demostraron ser hijos del occiso según sus registros civiles de nacimiento26

7.5 La imputación del daño al Estado. El consejo de Estados ha aplicado la falla en el servicio como título de imputación, cuando en la realización de una actividad peligrosa, la persona que sufre el daño es quien la ejecutaba, es decir el operador que desarrollaba la obra en beneficio de la administración, como el sub examine, así:
“Tratándose de la ejecución de obras públicas la jurisprudencia ha manejado distintos regímenes de responsabilidad según sea la calidad de la víctima que sufre el daño, el operador, es decir la persona que ejecuta la obra, el usuario o el tercero, bajo el entendido que si se trata del operador que ejecuta una obra pública en beneficio de la administración, el régimen aplicable sería el de la responsabilidad subjetiva bajo el título de imputación de la falla del servicio. . En cambio, por regla general, un tratamiento distinto operó si la víctima del daño era el usuario o el tercero, porque en estos casos el régimen adecuado sería el de la responsabilidad objetiva, y en este escenario, en algunas oportunidades privilegió el título de imputación del riesgo creado y en otros casos habló del daño especial por el rompimiento del principio de igualdad antes las cargas públicas. La Sala en sentencia de 8 de noviembre de 2007, sostuvo que la calificación de una actividad como “peligrosa” “peligrosa” tiene incidencia para establecer el criterio de imputación aplicable en relación con los daños que se deriven de la misma, distinguiendo entre quienes ejercen la actividad y los terceros ajenos a ésta. En el primer caso, cuando quien ejerce una actividad actividad peligrosa sufre un daño originado en ésta, la decisión sobre el derecho a ser indemnizado debe gobernarse en desarrollo de la tesis de la falla del servicio prestado. En la misma sentencia se sostuvo que aunque en la construcción de obras públicas dado dado el carácter peligroso que encierra su ejecución, proveniente de los instrumentos que se utilizan en ella y de la intervención que con ocasión de las mismas se hace en la naturaleza, como sucede cuando la construcción amerita la remoción de tierra, desvío del cauce de aguas, tala de árboles etc. el trabajador que se vincula a dicha

25 26

Folios 12 C Ppal Folios 9 a 11 C. Ppal

17

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

actividad asume voluntariamente el riesgo que ella involucra y tiene sobre sí la obligación de extremar las medidas de seguridad para evitar lesionarse. Bajo ésta orientación frente frente a los daños que sufre quien ejerce una actividad peligrosa, originados en el evento, impacto o consecuencia adversa propia del mismo riesgo, el asunto deberá gobernarse bajo el régimen de la falla probada del servicio y no del régimen de responsabilidad responsabilidad objetiva por riesgo excepcional. La construcción de obras que requiera como ésta la remoción de tierra, origina un riesgo de naturaleza anormal y, el trabajador que ejerce dicha actividad, participa en la creación del riesgo que ella supone. supone De conformidad con las anteriores imputaciones se procederá a analizar el acervo probatorio para establecer si el daño sufrido por los demandantes es o no atribuible a las entidades demandadas a título de falla del servicio.”(Negrillas fuera del original)27

De la culpa culpa exclusiva de la víctima. Cuando el daño es ocasionado por acción u omisión de quien sufre el daño resulta forzosa la exoneración de la administración, los tres elementos que deben concurrir para configurar esta causal eximente de responsabilidad son: la irresistibilidad, imprevisibilidad y exterioridad respecto del demandado, el Consejo de Estado ha definido a cada uno de la siguiente manera:
“El hecho de la víctima y/o de un tercero como eximentes de responsabilidad o causal excluyente de imputación28. Las tradicionalmente denominadas causales eximentes de responsabilidad fuerza mayor, caso fortuito, hecho exclusivo y determinante de un tercero o de la víctima constituyen diversos eventos que dan lugar a que devenga imposible imputar, desde el punto de vista jurídico, la responsabilidad por los daños cuya causación da lugar a la iniciación del litigio, a la persona o entidad que obra como demandada dentro del mismo. En relación con todas ellas, tres son los elementos cuya concurrencia tradicionalmente se ha señalado como necesaria para que sea procedente admitir su configuración: (i) su irresistibilidad; (ii) su imprevisibilidad y (iii) su exterioridad respecto del demandado, extremos en

27 Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativa, Sección Tercera, Consejera Ponente: Myriam
Guerrero De Escobar, sentencia de 29 de Enero de 2009, Radicación Número: 66001-23-31-000-1997-0372801(16689)
28

Al respecto consultar, Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia proferida el 11 de febrero de 2009, Exp. 17.145.

18

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

relación con los cuales la jurisprudencia de esta Sección ha sostenido lo siguiente: “En cuanto tiene que ver con (i) la irresistibilidad como elemento de la causa extraña, la misma consiste en la imposibilidad del obligado a determinado comportamiento o actividad para desplegarlo o para llevarla a cabo; en otros términos, el daño debe resultar inevitable para que pueda sostenerse la ocurrencia de una causa extraña, teniendo en cuenta que lo irresistible o inevitable deben ser los efectos del fenómeno y no el fenómeno mismo pues el demandado podría, en determinadas circunstancias, llegar a evitar o impedir los efectos dañinos del fenómeno, aunque este sea, en sí mismo, irresistible, caso de un terremoto o de un huracán (artículo 64 del Código Civil) algunos de cuyos efectos nocivos, en ciertos supuestos o bajo determinadas condiciones, podrían ser evitados. Por lo demás, si bien la mera dificultad no puede constituirse en verdadera imposibilidad, ello tampoco debe conducir al entendimiento de acuerdo con el cual la imposibilidad siempre debe revestir un carácter sobrehumano; basta con que la misma, de acuerdo con la valoración que de ella efectúe el juez en el caso concreto, aparezca razonable, como lo indica la doctrina: «La imposibilidad de ejecución debe interpretarse de una manera humana y teniendo en cuenta todas las circunstancias: basta que la imposibilidad sea normalmente insuperable teniendo en cuenta las condiciones de la vida»29. En lo referente a (ii) la imprevisibilidad, suele entenderse por tal aquella circunstancia respecto de la cual "no sea posible contemplar por anticipado su ocurrencia" 30, toda vez que “[P]rever, en el lenguaje usual, significa ver con anticipación"31, entendimiento de acuerdo con el cual el agente causante del daño sólo podría invocar la configuración de la causa extraña cuando el hecho alegado no resulte imaginable antes de su ocurrencia, cuestión de suyo improbable si se tiene en cuenta que el demandado podría prefigurarse, aunque fuese de manera completamente eventual, la gran mayoría de eventos catalogables como causa extraña antes de su ocurrencia, más allá de que se sostenga que la imposibilidad de imaginar el hecho aluda a que

29

Nota original en la sentencia Citada: ROBERT, André, Les responsabilites, Bruselas, 1981, p. 1039, citado por TAMAYO JARAMILLO, Javier, Tratado de responsabilidad civil, cit., p. 19. Nota original en la sentencia Citada: Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, sentencia del 20 noviembre de 1989, Jurisprudencia y Doctrina, tomo XIX, Bogotá, Legis, p. 8.

30

31

Nota original en la sentencia Citada: Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, sentencia del 26 mayo de 1936, Gaceta Judicial, tomo XLIII, p. 581.

19

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

el mismo jamás hubiera podido pasar por la mente del demandado o a que éste deba prever la ocurrencia de las circunstancias que resulten de más o menos probable configuración o a que se entienda que lo imprevisible está relacionado con el conocimiento previo de un hecho de acaecimiento cierto. Sin embargo, el carácter imprevisible de la causa extraña también puede ser entendido como la condición de “imprevisto” de la misma, esto es, de acontecimiento súbito o repentino, tal y como lo expresan tanto el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, como el artículo 64 del Código Civil32 y la, jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, de acuerdo con la cual “[I]mprevisible será cuando se trate de un acontecimiento súbito, sorpresivo, excepcional, de rara ocurrencia”33. La recién referida acepción del vocablo “imprevisible” evita la consecuencia a la cual conduce el entendimiento del mismo en el sentido de que se trata de aquello que no es imaginable con anticipación a su ocurrencia, toda vez que esta última comprensión conllevaría a que la causa extraña en realidad nunca operase, si se tiene en cuenta que prácticamente todos los sucesos que ocurren a diario ya han sido imaginados por el hombre. No está de más señalar, en cualquier caso, que la catalogación de un determinado fenómeno como imprevisible excluye, de suyo, la posibilidad de que en el supuesto concreto concurra la culpa del demandado, pues si éste se encontraba en la obligación de prever la ocurrencia del acontecimiento al cual se pretende atribuir eficacia liberatoria de responsabilidad y además disponía de la posibilidad real y razonable de hacerlo, entonces los efectos dañinos del fenómeno correspondiente resultarán atribuibles a su comportamiento culposo y no al advenimiento del anotado suceso. Culpa e imprevisibilidad, por tanto, en un mismo supuesto fáctico, se excluyen tajantemente. Así pues, resulta mucho más razonable entender por imprevisible aquello que, pese a que pueda haber sido imaginado con anticipación, resulta súbito o repentino o aquello que no obstante la diligencia y cuidado que se tuvo para evitarlo, de todas maneras acaeció, con independencia de que hubiese sido mentalmente figurado, o no, previamente a su ocurrencia. En la dirección señalada marcha, por lo demás, la reciente jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, la cual ha matizado la rigurosidad de las exigencias que, en punto a
Nota original en la sentencia Citada: Cuyo tenor literal es el siguiente: “Se llama fuerza mayor o caso fortuito, el imprevisto a que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los autos de autoridad ejercidos por un funcionario público, etc”.
32 33

Nota original en la sentencia Citada: Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil, sentencia de 26 de enero de 1.982, Gaceta Judicial, tomo CLXV, p. 21.

20

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

lo “inimaginable” de la causa extraña, había formulado en otras ocasiones: (...) Y, por otra parte, en lo relacionado con (iii) la exterioridad de la causa extraña, si bien se ha señalado que dicho rasgo característico se contrae a determinar que aquella no puede ser imputable a la culpa del agente que causa el daño o que el evento correspondiente ha de ser externo o exterior a su actividad, quizás sea lo más acertado sostener que la referida exterioridad se concreta en que el acontecimiento y circunstancia que el demandado invoca como causa extraña debe resultarle ajeno jurídicamente, pues más allá de sostener que la causa extraña no debe poder imputarse a la culpa del agente resulta, hasta cierto punto, tautológico en la medida en que si hay culpa del citado agente mal podría predicarse la configuración al menos con efecto liberatorio pleno de causal de exoneración alguna, tampoco puede perderse de vista que existen supuestos en los cuales, a pesar de no existir culpa por parte del agente o del ente estatal demandado, tal consideración no es suficiente para eximirle de responsabilidad, como ocurre en los casos en los cuales el régimen de responsabilidad aplicable es de naturaleza objetiva, razón por la cual la exterioridad que se exige de la causa del daño para que pueda ser considerada extraña a la entidad demandada es una exterioridad jurídica, en el sentido de que ha de tratarse de un suceso o acaecimiento por el cual no tenga el deber jurídico de responder la accionada”34. Por otra parte, a efectos de que operen los mencionados eximentes de responsabilidad (hecho de la víctima o de un tercero), es necesario aclarar, en cada caso concreto, si el proceder activo u omisivo de aquellos tuvo, o no, injerencia y en qué medida, en la producción del daño. En ese orden de ideas, resulta dable concluir que para que dichas causales eximentes de responsabilidad puedan tener plenos efectos liberadores respecto de la responsabilidad estatal, resulta necesario que la conducta desplegada por la víctima o por un tercero sea tanto causa del daño, como la raíz determinante del mismo, es decir, que se trate de la causa adecuada o determinante, pues en el evento de resultar catalogable como una concausa en la producción del daño no eximirá al demandado de su responsabilidad y, por ende, del deber de indemnizar, aunque, eso sí,

34

Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, sentencia del 26 de marzo de

2008, Expediente No. 16.530.

21

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

habrá lugar a rebajar su reparación en proporción a la participación de la víctima.35”

En conclusión, cuando se ha producido un daño, se debe establecer si la actividad de la administración fue causa exclusiva y determinante de su producción, o si esa actividad fue la causa eficiente pero en concurso con la actuación de la víctima, o si por el contrario el hecho de la administración no fue más que una causa pasiva en la producción del daño, toda vez que la causa exclusiva y determínate del mismo fue la actuación de la propia víctima.

7.6 Sub examine La entidad demandada adujo que el daño era imputable a la víctima, quien de manera negligente se había expuesto al riesgo, toda vez que se conformó un nexo causal entre la acción de la víctima, colocarse debajo del vehículo recolector de basuras, en posición de cabeza hacía la vía, y el daño sufrido Así las cosas, pasa la Sala a referirse al argumento de apelación referente a la Culpa exclusiva de la víctima, es decir del señor Jaime Anibal Muelas Muelas, en la producción del accidente que finalmente le ocasionó la muerte. Según la jurisprudencia la culpa exclusiva de la víctima, entendida como la violación por parte de ésta de las obligaciones a las cuales están sujetos los administrados, puede conducir a la exoneración total o parcial de la responsabilidad administrativa, dependiendo de la trascendencia y grado de participación de los afectados en la producción del daño.

En la anotada dirección, ha sostenido la Sala: “El hecho de la víctima, al decir de los hermanos Mazeaud, sólo lleva “consigo la absolución completa” cuando “el presunto responsable pruebe la imprevisibilidad y la irresistibilidad del hecho de la víctima. Si no se realiza esa prueba, el hecho de la víctima, cuando sea culposo y posea un vínculo de causalidad con el daño, produce una simple exoneración parcial: división de responsabilidad que se efectúa teniendo en cuenta la gravedad de la culpa de la víctima. Henri y León Mazeaud, Jean Mazeaud. Lecciones de Derecho Civil. Parte Segunda. Ediciones Jurídicas Europa América. Buenos Aires. 1960, pags. 332 y 333”. Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera, sentencia de mayo dos (02) de
35

dos mil siete (2007); Expediente número: 190012331000199800031 01; Radicación: 24.972.

22

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

Al respecto el Consejo de Estado advierte que “no toda conducta

asumida por la víctima constituye factor que destruya el nexo de causalidad existente entre el hecho y el daño, toda vez que para que la culpa de la víctima releve de responsabilidad a la administración, aquella debe cumplir con los siguientes requisitos: -Una relación de causalidad entre el hecho de la víctima y el daño. Si el hecho del afectado es la causa única, exclusiva o determinante del daño, la exoneración es total. Por el contrario, si ese hecho no tuvo incidencia en la producción del daño, debe declararse la responsabilidad estatal”. (Consejo de Estado. Sección Tercera. Cons Ponente Germán Rodríguez Villamizar. Sentencia de 2 de mayo de 2002. Exp 13262)
Con las pruebas obrantes en el plenario, así como del contexto fáctico en el cual tuvieron ocurrencia los hechos objeto de la demanda que aquí se examina, la Sala concluye que se el accidente se encuentra de inequívocamente EMPEINDAMO ligado a la actividad de la Administración, como quiera que el camión recolector de basuras de propiedad E.S.P estaba cumpliendo labores atinentes al servicio oficial, por lo tanto el vehículo utilizado para tal efecto, así como la conducción del mismo, se encontraban bajo la guarda de la entidad demandada. Resulta, que debido a las características de diseño y funcionalidad del vehículo, aunado al hecho de que el día del accidente llevaba una llanta pinchada, el desplazamiento del mismo se daba con una velocidad muy baja, por tanto se desprende que en ningún momento el conductor del mismo excedió los límites de velocidad. Además, se tiene establecido que los recolectores, así como el conductor del vehículo recolector de basura se comunicaba mediante un lenguaje de señas, dentro del cual el ruido que producía una caneca de la basura al impactar el piso indicaba que el camión podía continuar con la marcha.

23

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

Así también, tenemos que desde la posición de conducción del vehículo recolector es imposible visualizar la parte izquierda inferior del mismo por los espejos retrovisores, así también que momentos antes de que ocurriera el accidente el señor Gerardo Antonio Urbano Mesa se cercioró de que sus compañeros de trabajo se encontraran en la parte trasera del automotor, donde acostumbraban y debían ir. Por tanto, conforme a las anteriores consideraciones resulta forzoso concluir que el conductor del plurimencionado vehículo realizó de manera prudente la actividad que desempeñaba, sin que sea posible exigirle otro comportamiento por cuanto una persona cuidadosa adoptaría las mismas previsiones. De otra parte, resulta inconcebible y absurdo pensar que la víctima se encontrara debajo del carro recolector puesto que ella conocía debido a los años de experiencia en el desempeño de la misma labor el lugar donde debía permanecer y el comportamiento que debía adoptar, además de la peligrosidad que reviste la actividad que desarrollaba, es así como no resulta viable sostener que el señor Gerardo Antonio Urbano Mesa haya contribuido en alguna manera en la producción del accidente. Claro lo anterior, tenemos que el señor Jaime Anibal Muelas Muelas el día del accidente presentaba síntomas visibles de cansancio los cuales fueron intensificados por las condiciones climáticas, intenso calor, que llevaron a que decidiera resguardarse del sol, acostándose en la parte izquierda, debajo del vehículo recolector de basuras, hipótesis que fue sostenida por los testigos y que resulta razonable inferir debido a la posición en la cual se encontraba la víctima en el lugar del accidente, esto es boca arriba con los miembros inferiores dentro de la parte baja izquierda del camión aprisionado por las llantas del mismo. Ahora, en cuanto al testimonio al rendido por la señora Nelly Estella Martinez consistente en que la víctima supuestamente se cayó debajo del camión recolector de basuras, la Sala encuentra que el mismo resulta aislado e incierto y por demás exagerado, aunado a que la
24

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

señora no fue testigo presencial de los hechos, puesto que observó después de ocurrido el accidente, en consecuencia lo desestima. De esta manera, la causa determinante del daño es atribuible de manera exclusiva a la víctima quien de manera negligente se expuso al riesgo, puesto que no previó que el automotor causante del accidente podía continuar la marcha sin que se percatara de su presencia, desconociendo el deber de cuidado que le correspondía. En otras palabras, la causa eficiente del daño es la conducta negligente adoptada por la misma víctima, puesto que de manera irresponsable decidió guarecerse del sol debajo del vehículo recolector de basuras, hecho que resulta ilógico e imposible de prever por el conductor del camión y sus compañeros de labor quienes no podían siquiera inferir la conducta del afectado, en consecuencia se revocará la sentencia objeto de apelación por cuanto se configuró la culpa exclusiva de la víctima como causal eximente de responsabilidad. En suma, las pruebas obrantes en el proceso demuestran de manera fehaciente que la muerte del señor Jaime Anibal Muelas Muelas no es imputable a la administración, toda vez que el proceder asumido por el hoy occiso reúne los elementos necesarios para entender configurada la eximente de responsabilidad consistente en el hecho exclusivo y determinante de la víctima, la cual excluye la imputabilidad del daño a la entidad demandada, en relación con la cual pueden entenderse configurados los tres elementos necesarios para establecer la la ocurrencia de la la aludida eximente y de la responsabilidad: imprevisibilidad, irresistibilidad

exterioridad jurídica del hecho dañoso para la autoridad accionada. VII. CONCLUSIÓN CONCLUSIÓN La solución al problema jurídico se concreta en que si bien la muerte del señor fue consecuencia de la actividad de la administración, pues fue arrollado por un vehículo oficial conducido por un trabajador oficial en ejercicio de sus funciones, este daño no era imputable a
25

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

ella, pues se configura en este caso la causal eximente de responsabilidad denominada culpa exclusiva de la víctima, por cuanto la víctima de manera negligente decidió resguardarse del sol debajo del automotor. VIII. VIII. DECISIÓN En mérito de lo expuesto, el TRIBUNAL CONTENCIOSO

ADMINISTRATIVO DEL CAUCA, CAUCA administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, RESUELVE: PRIMERO: REVOCAR la sentencia de 23 de noviembre de 2.010, proferida por el Juzgado Primero Administrativo del Circuito de Popayán,. SEGUNDO: NEGAR las pretensiones de la demanda. TERCERO: DEVUÉLVASE al Juzgado de origen, previas las anotaciones de rigor

CÓPIESE, NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE Se hace constar que el proyecto de esta providencia fue considerado y aprobado por el Tribunal en sesión de la fecha según Acta No.

Los Magistrados,

MOISÉS RODRÍGUEZ PÉREZ

26

Expediente Actor Demandado Acción

2004-02244- 01 MARIA NEIDA LUNA ORTIZ Y OTROS MUNICIPIO DE PIENDAMO Y OTRO. REPARACIÓN DIRECTA

CARMEN AMPARO PONCE DELGADO

HILDA CALVACHE ROJAS

27