I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. pp:95-107. Florianópolis.

Brasil. 2007.

BLOQUES DE DISTINTAS PROCEDENCIAS ALOJADOS EN LA TUMBA DE NEFERHOTEP (TT49), EL-KHOKHA (TEBAS OCCIDENTAL, EGIPTO) Liliana M. Manzi (CONICET-IMHICIHU-DIPA) Julián A. Sánchez (Universidad de Buenos Aires - UBA)

RESUMEN Introducción La reutilización de bloques de piedra provenientes de monumentos funerarios privados ha sido generalizada en la necrópolis tebana y constituye una práctica reiterada a través de los siglos. Algunos corresponden a bloques desprendidos de estructuras, mientras que otros pudieron haber sido parte del equipamiento funerario; habiendo sido con frecuencia aprovechados en la construcción. En la Tumba de Nefehotep (TT49), el-Khokha (Tebas occidental), se constata una acumulación en el interior de la misma, la cual puede ser en parte atribuida a los investigadores que se desempeñaron en la necrópolis y a la intervención del Estado egipcio; recolectando y almacenando elementos de relevancia histórica y arqueológica en museos, magazines y tumbas. Objetivo Esta propuesta tiene por meta dar cuenta de la distribución de bloques preparados, de distintos tamaños y características, que en el transcurso del tiempo fueron depositados en la tumba de Neferhotep (TT49). Algunos presentan inscripciones e iconografía ejecutadas en relieve y con decoración policroma y otros tan sólo una preparación de la superficie. Teniendo en cuenta dicha información interesa estudiar la procedencia de los mismos e identificar los posibles criterios de distribución espacial. Metodología Mediante el uso de sistemas de información geográfica (SIG) se pretende (a) ubicar los lugares de procedencia reconocibles, a través de las materias primas y de los atributos de manufactura, estilo artístico y escritura de los bloques e (b) interpretar posibles modos de dispersión y posterior acumulación en TT49. Para ello se hará uso de cartografía digitalizada y de imágenes satelitales georeferenciadas, ubicando distintas localizaciones que resultan de interés para proponer relaciones con lsus fuentes y/o construcciones de la que formaban parte y su acumulación en otra estructuras. Resultados y conclusiones Entendemos que mediante la ubicación de la procedencia de las distintas clases de bloques es posible dar cuenta de algunas de las relaciones espaciales a las que responden. Puesto que las materias primas, las dimensiones y la talla y terminación de las superficies de los bloques son diferentes, se propone la existencia de criterios de selección efectuados por los diferentes agentes culturales que interactuaron con ellos a lo largo de los siglos. Asimismo, en su elección pudieron haber sido consideradas sus potencialidades de reutilización en base a la disponibilidad de bloques sueltos, la facilidad de transporte, entre otras situaciones posibles.

INTRODUCCIÓN En el transcurso de los siglos es posible observar la práctica humana de desmantelar y remodelar diferentes clases construcciones, ya sea cuando están siendo utilizadas como cuando entran en desuso y son abandonas. Ese es el momento en que pasan a ser parte del patrimonio histórico y/o arqueológico del lugar, pero en general, no son percibidas como tales por los actores sociales que interactúan directamente con ellas. Uno de los posibles destinos que les fueron otorgados a los bloques de piedra desprendidos de monumentos funerarios y lugares de residencia ha sido su reutilización como material para la construcción de partes de estructuras arquitectónicas (Trigger 1992). En el Antiguo Egipto, a lo largo de las distintas dinastías y hasta tiempos relativamente recientes -ca. 1913, cuando el Servicio de Antigüedades implementa medidas para la conservación de los monumentos de la antigüedad- la práctica de remoción y transporte de fragmentos de estructuras de piedra estuvo presente. En ciertas ocasiones, parte de ellas resultaron total o parcialmente destruidas

95

En la Tumba de Neferhotep (TT49). Encyclopedia of the Archaeology of Ancient Egypt 1999) se propuso analizar los 14 bloques alojados en el interior de la tumba de Neferhotep (TT49 -sectores I. tomando en consideración las canteras de las que podrían haber sido extraídos los distintos tipos de rocas y las construcciones o sectores del espacio construido de los que pudieron haber sido parte. Otro factor que genera desmoronamientos y fracturas de estructuras arquitectónicas es la actividad sísmica. la apertura de caminos a inicios y mediados del siglo pasado. mientras que el resto se lo preservó en otras clases de depósitos. las dimensiones máximas y el peso de cada entidad. David 1995. tamaños. que permita reconocer un rango temporal. tales como almacenes especialmente construidos en lugares próximos a los sitios arqueológicos e interiores de tumbas. y que es objeto de estudio desde 1999 a la fecha por parte de la Misión Argentina en Luxor. siendo los de mayor valoración artística. pp:95-107. clases de representaciones e inscripciones. 2006). II y V).de los bloques depositados en esta estructura funeraria. 2007. siendo consignada su localización y el posible agente de depositación al que podría ser atribuida la ubicación en que fueron encontrados por los miembros de la Misión Argentina en Luxor -campañas 1999 y 2000-. Tebas occidental. además. religiosos o políticos. será posible obtener aproximaciones acerca del proceso de ocupación de ese espacio. lo cual se suma a la fragilidad propia de las rocas usadas en construcción. localizada en el-Khokha. Se realizó un registro detallado -descriptivo. se propone realizar el análisis de los mismos intentando dar cuenta de los posibles lugares o áreas de procedencia. 2006). METODOLOGÍA A partir de la observación directa y de las diversas menciones bibliográficas acerca de la remoción de bloques que formaron parte de estructuras arquitectónicas y de fragmentos de estatuas (Baines y Malek 1993. han producido graves daños en los monumentos y generado. Es decir: que dichos sistemas fueron utilizados haciendo uso de sus posibilidades para la 96 .I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. mientras que otros lo habrían sido del equipo mortuorio. Florianópolis. asimismo que esa información contribuya a generar una cronología de base. Entre los muchos ejemplos que pueden citarse consta el desmantelamiento ocurrido durante el Imperio Medio de pirámides construidas en épocas anteriores para incorporar esos materiales en las estructuras de otros templos (David 1995) y en tiempos del Imperio Nuevo de la destrucción parcial del templo de millones de años de Amenhotep III y de Tutmosis III para utilizar sus bloques como canteras de roca para nuevas construcciones (The Oxford Encyclopedia de Ancient Egypt 2000: 367). la posibilidad de trasladar rocas de una localización a otra con fines diversos. Se espera. la identificación macroscópica de materias primas. entre otras características. Una muestra de ello son las fracturas estructurales que presenta la caliza en la fue excavada la Tumba de Neferhotep (Pereyra et al. Description de l’Egypt 1997. Esto podría estar relacionado con la disponibilidad de materiales de construcción de características particulares. se hizo evidente a través de la recolección y almacenamiento de elementos de relevancia histórica y/o arqueológica. particularmente de los que atraviesan parte de estructuras funerarias tales como el Templo de Tutmosis II. cultural o con potencial de tráfico reubicados en museos. inscripciones e iconografía ejecutadas mediante pinturas policromas o grabados en bajo relieve. Los análisis efectuados comprendieron la descripción morfológica. observándose en esos casos la rotura o “borrado” de partes de escenas y nombres de personajes y dioses (Baines y Malek 1993. Pereyra et al. Brasil. a causa de cambios ideológicos. Por otra parte. se procedió a construir una base de datos espacial con potencialidades de ser gestionada en entornos GIS/SIG (Geographical Information Systems / Sistemas de Información Geográfica). que produjo y produce en la actualidad desprendimientos y derrumbes naturales. técnicas de ejecución de grabados y pinturas. fue registrado en su interior el almacenamiento de bloques de distintas materias primas. en dibujo y fotográfico. señalando el momento a partir del cual podrían extraerse partes de estructuras pasibles de ser reutilizadas y retransportadas. que permitirían identificar patrones espaciales de distribución y circulación bloques en relación a ciertas clases de estructuras y a la factibilidad de transporte. En tiempos recientes la intervención del Estado egipcio en la necrópolis tebana. A partir de su hallazgo. Algunos de ellos pudieron corresponder a fragmentos de estructuras funerarias. En tanto. privilegiando la elaboración y superposición de diversos mapas temáticos. Una expectativa es que. pero que en este caso ha sido utilizada para efectuar inspecciones visuales de los distintos atributos analizados. enmarcando el proceso de producción de bloques y las técnicas constructivas de las diferentes clases de estructuras funerarias registradas en la necrópolis tebana. hoy prácticamente desaparecido.

Brasil. y las de tipo residencial. georeferenciadas en UTM 1983. dedicados al mantenimiento de la memoria del difunto. Florianópolis. escalas 1:240 y 1:1600 respectivamente. los palacios asociados a ellos y las tumbas-.a partir de los planos publicados por Davies (1933). David 1995). zona 36. dirigidas a contener la momia real y las pertenencias necesaria para su garantizar su vida eterna una vez transfigurado. principalmente. El epigrafista de la expedición norteamericana Davies (1933) realizó un exhaustivo relevamiento del registro epigráfico de la Tumba de Nefehotep y también produjo un relevamiento planimétrico de la superestructura funeraria identificando cada una de las salas. Para el presente estudio esta planta fue complementada con mediciones realizadas en el campo.GoogleEarth. ni de ninguna de las demás estructuras funerarias debido a la escasa resolución que sustentan. en Nubia.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. trazados de caminos y sistemas de canales de control de las crecidas del Nilo. previos a las modificaciones introducidas por la construcción de la represa de Aswan. identificándose palacios y asentamientos / poblados de trabajadores. corredores y cámaras funerarias. Las construcciones realizadas comprendieron a las relacionadas con el culto a los muertos y la adoración a los dioses -entre las que se encuentran los templos de millones de años. como el caso de Amenhotep hijo de Hapu en la necrópolis de Tebas (Badawi 1968:362-364) y de las tumbastemplo de Saqqara. Con la información contendida en esas dos clases de registros fue diseñado un plano en CAD. La calidad de la imagen obtenida es comparable a la de las fotografías aéreas. sobre la margen occidental del río Nilo. pp:95-107. hecha en CAD -Computer Aided Design. La carta geográfica de el-Qurna corresponde a un relevamiento histórico. Ésta comprendió la geo-referenciación a partir de sus coordenadas geográficas de un mosaico construido con decenas de imágenes satelitales color artificial Google Earth http://www. CONSTRUCCIONES REALIZADAS DURANTE LA DINASTÍA XVIII La dinastía XVIII (1550 . 2007. por lo cual es posible identificar las plantas de algunas de las estructuras funerarias tebanas. En el caso de los funcionarios.) luego de la expulsión de los gobernantes hicsos del territorio de Egipto (1532 a.mrsid-. momento en que la necrópolis real se establece en Tebas occidental. al sur (David 1995). Se trata. proporcionando. y hasta la segunda catarata del Nilo. realizado en el año 1922.1307 a. distinguiéndose las tumbas reales de los tempos de culto funerario (Clarke y Engelbach 1990). En tiempos previos a la dinastía XVIII un mismo monumento mortuorio cumplía con todas las funciones relacionadas con el culto de los muertos. de un período en que Egipto se instaura como potencia produciendo cambios simbólicos y estandarizando ciertos rasgos culturales. Las estructuras funerarias son las que en mayor número se conservaron en Egipto hasta la actualidad y se encuentran localizadas. que fue exportado al entorno GIS/SIG y geo-referenciado utilizando el mosaico de imágenes satelitales Google Earth. al norte. De este modo pudo obtenerse la cobertura de la TT49. -http://zulu. de fines de la dinastía y de época ramésida (van Dijk 1988). y las tumbas propiamente dichas (Baines y Malek 1993. además información sobre los distintos niveles en que cada uno de esos rasgos se ubica.C. Entre los edificios levantados para cumplir funciones mortuorias se encuentran los templos de millones de años. a unos 600 km al sur de El Cairo (Strudwick 1999). el-Qurna. 97 . tales como niveles topográficos. Sobre ambas clases de imágenes satelitales se procedió a la geo-referenciación de la carta geográfica del Egyptian Survey Authority. construcción de nueva cartografía mediante la selección y vinculación de aquellos rasgos que resultaron de interés para los fines de este trabajo. En este momento.com-. y contribuye a la identificación de estructuras arquitectónicas y de rasgos geográficos contextuales. sobre la cual fueron ubicados los bloques allí alojados. LANDSAT 30m. también se registra un aumento en la cantidad de tumbas privadas que fueron otorgadas por el faraón a funcionarios de diferentes rangos. escala 1:10. Las imágenes satelitales color artificial. constando en la tabla las determinaciones realizadas para cada uno de ellos. Éstas no pudieron ser utilizadas para ubicar la planta de la TT49. obteniendo dos imágenes de referencia. C.nasa. esta separación entre el lugar de enterramiento y el de culto funerario es excepcional. comienza la expansión hacia Palestina. motivo por el cual no resisten la aproximación requerida en escalas grandes. sirvieron de apoyatura para la calibración de la correcta geo-referenciación de las imágenes precedentes.000 y de la planta de la superestructura TT49.gov. pero a partir de ésta se produce una escisión de las estructuras involucradas para dichas ceremonias.).ssc.

MATERIALES Y TÉCNICAS DE CONSTRUCCIÓN DE TEMPLOS Y TUMBAS EN EL IMPERIO NUEVO Las rocas utilizadas en la construcción en el Antiguo Egipto fueron areniscas y calizas. Finalmente. En el-Khokha se encuentra emplazada la Tumba de Neferhotep. Pero. Las tumbas reales y privadas tebanas se agrupan conformando necrópolis. En la dinastía XX. mientras que los espacios dedicados a las funciones propias del culto eran de piedra. pp:95-107. se produjo el traslado de la capital y la reubicación de los lugares de culto funerario en Tell el-Amarna. habiendo sido excavadas cientos de tumbas en la caliza de sus colinas. Las calizas de diferentes calidades. que macroscópicamente pueden distinguirse son las de grano fino. en particular en el área de el-Khokha. solo las 4 últimas son presentadas en el mapa de referencia). su disponibilidad es estrictamente local. Las plantas de tumbas privadas mantuvieron. puede indicarse que en el transcurso de la dinastía XVIII es cuando se registró un aumento en su construcción. en tiempos Ptolemaicos. Florianópolis. Las tumbas privadas existen desde la dinastía IV. cuando funcionarios reales -escribas. además de areniscas y calizas. codificada por el Servicio de Antigüedades Egipcio como tumba tebana 49 -TT49. las cuales conforman el sustrato del paisaje observado en la región. y numerosas tumbas fueron utilizadas como tales (The Oxford Encyclopedia de Ancient Egypt 2000). miembros del clero y oficiales de alto rango. en esencia. sólo unas pocas tumbas fueron construidas dando inicio al proceso de reutilización de tumbas -usurpación. de norte a sur. y las privadas. alabastro. cuya meta era alojar las momias de los difuntos.para. En consecuencia.eran sepultados en las inmediaciones de los complejos funerarios de los faraones. en las dinastías XXV y XXVI registrarse la última etapa de construcción de monumentos funerarios privados. Sin embargo. en el acortamiento del corredor. Las tumbas. las construcciones funerarias quedaron distribuidas de forma más o menos uniforme en las diferentes partes de la necrópolis (The Oxford Encyclopedia de Ancient Egypt 2000).C. No obstante. a pesar de la variedad de manufacturas líticas producidas.. sus rasgos arquitectónicos desde la dinastía XI. siendo una porción de sus descartes recuperados para la mezcla de morteros y enlucidos (Arnold 1991).(Pereyra et al. 2) Dra' Abu el-Naga. 1913). En general. Los palacios de los templos de millones de años fueron construidos con ladrillos de adobe. en tiempos ramésidas la necrópolis tebana vuelve a ser reocupada. Las más temprana ocupación del área es ubicada bajo la dinastía VI. mientras que en joyería se usaron piedras preciosas. y continuaron siendo otorgadas y reasignadas a nuevos propietarios -usurpadoreshasta el Período Grecorromano. 2007. pero vuelve a adquirirla durante la dinastía XVII. Las tumbas típicas tienen forma de T invertida (Kampp 1996). basaltos. 3) el-Asasif y el valle de Deir el-Bahari. Después del breve del período Amarna. Las tumbas y los templos fueron en parte recortadas en la roca de base y en parte levantadas con bloques de rocas. Se trata de una tumba privada. intermedio y grueso. con el incremento de tumbas registrado. sus plantas arquitectónicas exhiben en escala reducida los principales rasgos que sustentaban los palacios reales (Arnold 1991. otorgadas por el poder real a distintos funcionarios del Estado egipcio. provienen de las formaciones geológicas Tebas y Esna. 2006). Posteriormente. más allá de que en ocasiones algunos bloques fueran transportados desde otra 98 . comenzando dicho proceso por la región de Qurnet Murai (The Oxford Encyclopedia de Ancient Egypt 2000). la necrópolis tebana pierde importancia y luego varios monasterios fueron construidos en distintas partes de la necrópolis. cuyas denominaciones modernas. A inicios de la dinastía XVIII hubieron algunos cambios en las formas de los pilares del pórtico. 4) el-Khokha y 5) Sheikh Abd el-Qurna y 6) Quirnet Murai (Figura 1. En el área tebana esta clase de estructura funeraria se ubica en el sector denominado Valle de los Nobles. en la dinastía XII su importancia política decrece. Brasil. pueden ser clasificadas como reales. son: 1) el-Tarif.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. En la dinastía XVIII. concedida a un funcionario del templo de Amón.(Gardiner et al. en el-Khokha. en la talla de esculturas el granito. en la ampliación de la capilla y la profundización de un foso vertical. vinculadas con la figura del faraón y de su familia directa. The Oxford Encyclopedia de Ancient Egypt 2000). decorada durante el breve reinado de Ay 1327-1323 a. en este trabajo sólo es considerada la explotación y talla en las canteras de piedras destinadas a la construcción. en vez de la rampa descendente (The Oxford Encyclopedia de Ancient Egypt 2000).

2007. pudiendo ser blancas. es una roca que no se encuentra en el área tebana sino que forma parte de importantes depósitos localizados en Gebel el-Silsila y Aswan -ca. No obstante. localización en donde el material presentaba características específicas y que no estuvieran directamente vinculadas con la propia excavación del monumento funerario. Estas sustancias causan variaciones en los depósitos en cuanto a su textura y dureza. pp:95-107. debiendo. Es en todo los casos una materia prima blanda que permite el canteado y el esculpido con instrumentos de cobre. La calizas de grano grueso fueron preferentemente usadas como piedras angulares de las estructuras. eligiendo para ello las variedades de grano más fino. Figura 1 Se trata de una roca sedimentaria compuesta por carbonatos de calcio. estatuas de diferentes tamaños y estelas votivas. Estas canteras fueron explotadas desde la dinastía XVIII hasta el período grecorromano (Baines y Malek 1993). o con roca más duras como granitos. Una discordancia geológica la separa de la formación Esna. The Oxford Encyclopedia de Ancient Egypt 2000). 99 . 130 / 250 km al sur-. en consecuencia. principalmente en el Egipto medio.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. Florianópolis. Wüst y Schlüchter 2000). que se dispone por debajo de la primera y está compuesta por depósitos laminares de calizas -pizarra en el original-. particularmente las de durezas 3 y 4. que puede variar entre 3 y 5 en la escala de Mohs.(Klein 1989). basaltos o cuarcitas. a la vez que las variedades más blandas y de granos más finos fueron elegidas para terminaciones y enlucidos (Arnold 1991. La arenisca. que permiten obtener detalles más delicados en la escritura jeroglífica y las escenas representadas. grises. frecuentemente combinada con carbonatos de magnesio. En las cercanías de Luxor y Deir el-Bahari la formación Tebas está compuesta por depósitos de calizas marinas y margas que superan los 350 m de espesor. Clarke y Engelbach 1990. Se trata de una roca sedimentaria que adquiere su coloración a partir de los granos de cuarzo que la componen. también fueron talladas en caliza. en cambio. Ambas formaciones ponen en evidencia propiedades geofísicas homogéneas y similitud litológica en las rocas que se encuentran en un mismo nivel estratigráfico (Wüst y Schlüchter 2000) (Figura 1). marrones o amarillas. ser transportada hasta aquella región. cuyo espesor aproximado es de unos 60 m (Fronabarger 2002. las de mayor dureza -escala 5 de Mohs. dolomitas y otros minerales. Brasil. Es una materia prima fácilmente canteable y su uso en grandes construcciones se observa en los templos del Nuevo Imperio.

En el sector V de la tumba -capilla del ka-. incluso de aquellos que tuvieron en algún momento significación religiosa o política (Arnold 1991. bloqueando el acceso a la escalera que conduce a la rampa que lleva al sepulcro principal -sector VII. y la Tumba de Neferhotep. snm. Esta forma de trabajo podía haber hecho uso de rocas removidas durante el mismo proceso de construcción bajo la forma de bloques para fachadas y patios. En general los bloques de piedra eran cortados y ensamblados en el lugar de la construcción. en parte. mientras que las subaéreas fueron excavadas en distintas profundidades abriendo galerías. 2007. mientras que otras sucedieron en momentos culturalmente distintos -por ejemplo su uso como vivienda y corral de una familia árabe y la acción de las misiones científicas extranjeras-.fueran recurrentemente elegidos como lugares de emplazamiento de tumbas y templos. Brasil. Lugares de depositación Durante los trabajos de campo fueron revisados en busca de rastros de manufactura o de uso todos aquellos fragmentos de rocas encontrados en relación a la superestructura funeraria. y luego de la usurpación atribuida a Rud. distante unos 0. las calizas de las fachadas y recintos de ambas estructuras son diferentes.90 km en línea recta del anterior. pueden observarse construcciones abiertas en diferentes estratos de calizas de la formación Tebas o Esna. por ejemplo. snm. registrándose un total de 14 bloques. el templo de Hatshepsut. Demanda que se podría solventar. desde su construcción hasta su abandono. previendo: que era más sencillo reutilizar bloques ya canteados. Algunas de las modificaciones introducidas ocurrieron dentro del mismo sistema cultural del Egipto faraónico.fueron encontrados 6 bloques canteados y/o decorados.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. se produjeron una serie de procesos de alteración tanto antrópica como natural en el interior de la estructura. algunas de sus partes estructurales fueron horadadas en la roca viva. BLOQUES ALOJADOS EN LA TT49 En la tumba de Neferhotep (TT49). las primeras unidades pudieron haber sido talladas o ensambladas a cielo abierto a partir de bloques extraídos del interior. En el Valle de los Reyes. con el desmantelamiento de estructuras pre-existentes. en el-Khokha y localizada en la cota de 100 m. atravesando la subunidad I de la Formación Esna (Wüst y Schlüchter 2000) (Figura 1). Pero. reduciendo de este modo el tiempo insumido en su estandarización y traslado. una vez que ciertos espacios –por ejemplo la necrópolis tebana. Así. probablemente a causa de la selección y transporte de materias primas de mejores calidades para el canteado y el grabado de inscripciones y escenas. Particularmente. como de otros transportados desde localizaciones vecinas (calizas de diferentes texturas y durezas) o más alejadas (areniscas). Clarke y Engelbach 1990. pp:95-107. En Tebas los monumentos funerarios presentan partes estructurales excavadas en la roca madre al nivel de la entrada y partes subterráneas que lo fueron en niveles inferiores. Encyclopedia of the Archaeology of Ancient Egypt 1999). Florianópolis. que en la actualidad se encuentran alojados en el interior de la TT49 (Figura 2). en Deir el Bahari. En este sentido se podría especular en la necesidad creciente de materias primas debido a un incremento de las construcciones tanto reales como privadas y en el aumento de las dimensiones alcanzadas por algunos templos de culto funerario en tiempos del Imperio Nuevo. se encuentra un estrato de caliza particularmente fino. por ejemplo. En síntesis. Al mismo tiempo que bloques irregulares y partes de estatuas. a partir de su relación con un fragmento de diario en donde puede leerse el año 1929. dependiendo de la ubicación topográfica de la construcción y de la profundización alcanzada por las cámaras y pasajes de la estructura y subterráneos. 100 . en dónde las tumbas podían ser talladas con mucha precisión técnica y artística. En consecuencia. emplazado entre los 120 y 140 m. Esta acumulación puede ser atribuida a Davies. sería posible encontrar variaciones en el depósito de calizas. Asimismo. ventaja a la que se agregaría el tratarse de un lugar naturalmente mejor protegido. debido a un acceso limitado por estar rodeado por farallones escarpados y grandes colinas. que las nuevas construcciones podrían ser profundizadas hasta cierto un punto que no pusiera en riesgo la estabilidad de la estructura y que la existencia de cámaras y pasajes subterráneos pre-existentes podrían haber impuesto alguna clase de limites a la extensión y profundización de la obra. que habrían introducido importantes cambios en la preservación de la arquitectura y de la decoración. y localizado a aproximadamente 1 km al norte de los templos mortuorios (Encyclopedia of the Archaeology of Ancient Egypt 1999:829-30).

M. en vistas de la precaria situación de conservación en que se encontraba y redepositado. dejando evidencia de esa intervención mediante la introducción de monedas u otros elementos que den la datación de ese evento o que manifiesten algún tipo de contrasentido cronológico con el registro material que conforma el depósito (Hole y Heizer 1977:130). formando parte del umbral de la puerta de hierro que en la actualidad cierra la tumba. es probable que estén dando cuenta de los contextos en los que originalmente participaron. 2007. arenisca gris (2).fueron identificados durante la realización de una revisión pormenorizada. Figura 2 Descripción morfo-tecnológica Las materias primas de los bloques analizados están comprendidas por calizas (10). 2006). cuando se reiniciaron los trabajos de investigación bajo la dirección de la Dra. Otros 5 bloques fueron encontrados en el vestíbulo de la tumba -sector III-. al momento de ser removidos de otras localizaciones y trasladados a la TT49. dado que las posibilidades técnicas de talla y el acabado de superficies podría haber sido uno de los elementos considerados en su elección. y que fuera colocada en el año 1913 por el Servicio de Antigüedades de Egipto (Mackay 1914. para dar comienzo a la excavación de la escalera y rampa. Pereyra et al. En el primer caso. Florianópolis.y en el ingreso al sector II -primer pasaje. Las características morfo-tecnológicas de los bloques es la siguiente: 101 . entidad que los habría reunido en ese espacio con el fin de ponerlos a resguardo de la intemperie y del saqueo. cuya depositación es atribuida al Servicio de Antigüedades Egipcio (Strudwick 1999). se encontraba dispuesto entre los muy variados elementos de descarte que conformaban el sedimento de relleno del patio o bien formado parte de las piedras utilizadas por los guardias para bloquear el acceso al monumento en el momento de su cierre oficial hace poco más de una década.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. también en el interior de la TT49 -sector VII-. Violeta Pereyra esos bloques fueron removidos de aquella localización. pp:95-107. El segundo está adosado a la estructura con cemento. M. arenisca amarilla (1) y adobe (1). en Medinet Habu. En 1999. Las diferencias observadas. Un último bloque fue recuperado por la Dra. Violeta Pereyra en la carretera que atraviesa el Templo Funerario de Tutmosis II. siendo relocalizados en la cámara anexa -sector VIII-. Fueron removidos para realizar distintos registros de interés y redepositados en sector VII. Brasil. de señalar las acumulaciones o depósitos secundarios generados por la propia investigación arqueológica. Los 2 bloques encontrados en el sector I -patio. Es probable que este hallazgo corresponda a una de las prácticas recomendadas por la escuela norteamericana.

Davies. que tal vez dé referencias al momento en que se produjo esta acumulación. con decoración policroma -rojo. Sector V. Caliza de grano fino. Dimensiones máximas 32x18x13 cm. Forma rectangular.de un hombre refrescando bebidas. Davies. posiblemente a causa de su separación de la pared de la que formaba parte. 05. Peso 9 kg. Caliza de grano fino. Sobre el borde derecho tiene inscripción en árabe (sábado – tumba / 49. Arenisca gris. Davies. 08/01/1942). Caliza de grano fino.5x13. Davies. 11. con decoración policroma de un par de piernas y del pie derecho de un hombre parado sobre una franja de color marrón. Dimensiones máximas estimadas 20x20x14 cm. Inscripción jeroglífica en bajo relieve de una línea en posición vertical -parte de la fórmula de ofrenda y título-. Pintado. Peso 30 kg. El frente está cuidadosamente pulido aunque guarda evidencia de piqueteado. Arenisca gris. probablemente efectuado con cincel dentado.5x23 cm. Peso 48 kg. Grabado y pintado. Esta característica sumada al estilo artístico permiten adscribirlo al templo de Deir el-Bahari. puntiagudos y dentados y remoción de pátina en algunos de sus bordes.de un perfil humano. Mesa de ofrendas. En algunos surcos de las inscripciones se conservan restos de pintura celeste. Presenta rastros de cinceles planos. Caliza de grano intermedio. Caliza de grano grueso.5x29x14 cm. Caliza de grano grueso. Dimensiones máximas 24x29x21 cm. Forma rectangular. en donde el color de la pátina es diferente. Dimensiones máximas 30. Peso 29 kg. Pintado. pp:95-107. Dimensiones máximas 29x24x22 cm. Peso 25 kg. Peso 20 kg. En la parte inferior presenta un surco perfectamente formatizado de 1cm de profundidad. En todas las caras presenta lascados postdepositacionales. Peso estimado 12 kg.5 cm. Sector V. Dimensiones máximas 26x32. en dónde se observa además el desprendimiento de parte de la roca. Depositación atribuida a Norman de G. Ingreso al Sector II.5 cm. Davies. Jamba. Forma irregular. Peso 15 kg. Inscripción jeroglífica en bajo relieve en tres líneas horizontales. Sector III. el cual ha sido trabajado con un cincel plano. Inscripción jeroglífica en bajo relieve. Forma irregular. Davies. Sector III. Almacenado por el Servicio de Antigüedades Egipcio. inferior y el frente de cincel con punta. Presenta evidencia de termoalteración causando el ennegrecimiento de las superficies superior y posterior. Esta característica. Caliza de grano grueso. amarillo. 01. 12. En el borde superior presenta marcas de un cincel plano. Pintado policromo -blanco. Caliza de grano fino. Almacenado por el Servicio de Antigüedades Egipcio. En el interior de los jeroglíficos presenta restos de color amarillo. Depositación atribuida a Norman de G. Almacenado por el Servicio de Antigüedades Egipcio. Sobre el frente decorado en posición superior se observa una fractura en charnela y en posición inferior una fractura angular o aserrada. Los lados superior e izquierdo están quebrados. 102 .5x33 cm. superior y derecho conservan la forma original del bloque. sobre la cual también se observa un raspado.de una mujer con incensario. siendo la inferior prácticamente invisible. Almacenado por el Servicio de Antigüedades Egipcio. en la parte superior. Sector V. Depositación atribuida a Norman de G. semejante a un ladrillo con restos de mortero en una de sus caras laterales. Los bordes inferior y superior muestran evidencia de haber sido trabajado con cincel plano. marrón claro y blanco. Forma cuadrangular. observables a través de diferentes coloraciones en la pátina. Sobre el borde derecho muestra rastros de cincel plano. rojo y negro. La superficie ha sido suavizada mediante el pulido con una roca más dura -arenisca-. Jamba. Almacenado por el Servicio de Antigüedades Egipcio. Dimensiones máximas 31x27. Sector III. Forma rectangular. 08. Caliza de grano intermedio. Amurado al umbral sobre el que apoya la puerta de hierro que cierra la TT49. Peso 9 kg.5x8 cm. 09. Presenta fracturas post-depositacionales. Dimensiones máximas 34x54x22 cm. Dimensiones máximas 25x23. Por debajo y a unos 2 cm de distancia se observa otra franja de color rojo de unos 4 cm de ancho. Forma cuadrangular. Dimensiones máximas 27x25x13. Procedente de las inmediaciones de TT49. Caliza de grano grueso. Forma rectangular. El contorno está quebrado. Forma rectangular. 10. 07. con representación polícroma -blanco y rojo. Los bordes inferior. Depositación atribuida a Norman de G. Sector III. quedando la inscripción hacia adentro. Peso 21 kg. sumada al estilo artístico permiten adscribirlo al templo de Deir el-Bahari. Sector V. Almacenado por el Servicio de Antigüedades Egipcio. Actualmente alojado en el Sector III. Forma rectangular. Forma cuadrangular. 2007. En las aristas de unión entre las caras se observa un lascado marginal. probablemente por termoalteración. Depositación atribuida a Norman de G. 04. Brasil. Sector V. Muy patinado sobre el frente y lados superior e izquierdo. Depositación atribuida a Norman de G. 06. Sector III. Inscripción jeroglífica en bajo relieve. Florianópolis. La superficie de la cara posterior está ennegrecida. 02. en el derecho. Forma cuadrangular. Bloque altamente formatizado.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. Sector V. Se trata de una estela funeraria. 03. probablemente post-depositacional. Presenta rastros de trabajo con cincel plano sobre los bordes. Peso 17 kg. Inscripción copta en bajo relieve. Dimensiones máximas 47x32.

pp:95-107. por la Dra. Los cinceles planos podrían haber intervenido en el desprendimiento de materiales de los depósitos geológicos. Un ejemplo altamente ilustrativo es la gran formatización de presenta el bloque 07. Forma rectangular. V. Dimensiones estimadas 34x16x12 cm. Redepositado al costado de la carretera y transportado desde la zona aledaña a Medinet Habu por Dra. 05 y 08). probablemente a causa de haber sido desprendidas de las construcciones que las sostenían.y desarrollo de prácticas simbólicas relacionadas con ritos mortuorios quema de incienso-. Esto sería aplicable a aquellos bloques de espesores de unos 20 cm o superiores. en su parte inferior. Ladrillo de adobe. la mesa de ofrendas (bloque 06 ) y estela funeraria (bloque 02) corresponden a partes de estructuras funerarias. 09. en cuanto a los planos y rastros de fractura. pudiendo corresponder a distintos procedimientos tecnológicos. Ciertos bloques muestran perturbaciones post-depositaciones. Interpretación sobre las posibles elecciones de formas y tamaños Las formas de los bloques oscilan entre cuadrangulares y rectangulares. son fragmentos de escenas. 14. Florianópolis. lo cual indica por lo menos dos golpes claros que podrían estar relacionados con la intención de desprender ese fragmento de la representación de la escena de la que formaba parte. a pesar de sus espesores variables. Las marcas de cinceles son diferentes. Algunos son muy espesos y otros no. Inscripción jeroglífica en bajo relieve -cartela de Tutmosis II. 04. El picado superficial. Las representaciones realizadas con pinturas policromas. 10. Sector VII. Violeta Pereyra. en lo que se refiere al canteado de los tamaños requeridos sin estandarización de formas y a las técnicas de ensamble. no se mantienen definidas en estos fragmentos. 11. son aquellos cuyas figuras representadas conservan en alguna medida su integridad escénica (bloques 03. pero no estarían relacionados con el levantamiento de muros. 05 y 08) e inscripciones jeroglíficas (bloques 01. Mientras que. rastros que parece haber ocurrido una vez que se encontraron separados de las estructuras (bloques 03 y 09). semejante a un ladrillo y que aún conserva restos del mortero adheridos. Pereyra. Al mismo tiempo. el proceso de canteado (bloques 03 y 04) y el desprendimiento de los muros de las construcciones (bloque 02. 13. 12 y 13) los que cumplieron funciones específicas como las jambas (bloques 09 y 11) y la estela funeraria copta (bloque 02). La remoción de la pátina de las superficies puede ser atribuida a los golpes de cincel para extraerlos de la estructura de la que era parte (bloque 06) y rastros de lascado marginal sobre las aristas (bloque 08) probablemente ocasionados por un rodamiento ocasionado por su transporte. Entre ellas. lo cual remite a diversas situaciones posibles. Un ladrillo de adobe (bloque 14). Actualmente depositado en el interior de la TT49. Formaba parte de los descartes depositados en el patio. Brasil. pero también relacionados con la misma intención de remoción de fragmentos de paneles con decoración policroma. puesto que los de dimensiones menores podrían responder a otro proceso de formatización -semejante a ladrillos o estelas-. Dimensiones máximas estimadas 20x30x10 cm. Algunos presentan signos de termoalteración. sino con la terminación de aberturas y con el desarrollo de rituales. Forma rectangular. M. combinando bloques de diferentes espesores (Arnold 1991). pudiendo ser atribuidos a momentos posteriores a las dinastías XVIII y XIX y probablemente traído desde otras localizaciones. Inscripción jeroglífica incisa -cartela ilegible-. actividades desarrolladas en vida del difunto como funcionario real -hombre. Sector I. en su parte superior. M. 12 y 13). Sector III (Figura 2). 2007. fragmentos tales como las jambas (bloques 09 y 11).I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. lo cual podría remitir a las variaciones existentes en la construcción. Arenisca amarilla. Por la materia prima en la que está confeccionado y al contar con una inscripción permite pensar en que habrían sido utilizados en la construcción de ciertas partes de los templos funerarios. y angular. las técnicas de canteado de bloques para la construcción que habrían estado dirigidas a la obtención de formas cúbicas. causando el ennegrecimiento de algunas de sus superficies junto a la producción de las fracturas características de este proceso. 10. El bloque 04 muestra una fractura en charnela. que permiten observar sirvientes -refrescando bebidas-. En todos los casos los bloques presentan al menos una de sus superficies alisadas. Peso estimado 8 kg. Peso estimado 7 kg. 103 . Actualmente alojado en el interior de la TT49. también resulta interesante por tratarse de un ejemplar atípico en la muestra. Menos sugerentes. entre las inscripciones que sustentan pueden distinguirse aquellas que podrían haber sido parte de las escrituras que acompañan escenas o cartelas (01. podría haber sido una forma de preparación previa al alisamiento de las superficies por pulido (bloque 09). mientras que las marcas de cinceles dentados parecen haber sido producidas durante el adelgazamiento de las formas (bloques 02 y 07).

localizado a unos 1. en algún sector del amplio espacio que comprende la necrópolis tebana de ser utilizado en alguna instancia posterior. 09 y 13). pp:95-107. reduciendo los costos del proceso de manufactura (Figura 3). su distribución relacionada con canteras reconocidas pero alejadas y. 2007. Mientras que las areniscas. abundancia y distribución de los depósitos geológicos en el área de estudio. se desempeñaron como localizaciones secundarias. sea por su dureza. ya sea con la intención de bloquear el acceso a ciertos sectores de la TT49 como para contribuir a su preservación. necesitaron de reparaciones en su interior y de la obtención de superficies internas o externas más esmeradamente elaboradas. por tratarse de una materia prima de disponibilidad local. excavados en casi su totalidad en la roca del sustrato. fueron igualmente empleadas en la construcción de las llamadas tumbas-templo de el-Asasif. habrían estado disponibles de forma ubicua dentro del espacio que abarca la necrópolis tebana. en cambio. a veces como material de los morteros. todos terminaron siendo acumulados y redepositados persiguiendo fines específicos en tiempos recientes -siglo XX y XXI-. ser escasa en el área. No obstante. formas y decoración. estuvieran en relación con el trabajo de las superficies. las calizas. a la vez que 2 presentan inscripción jeroglífica en bajo relieve (bloques 01 y 13). Estas últimas. sin contarse en ese momento con un uso claramente planificado. textura o coloración. resulta evidente que las dimensiones y pesos de los bloques han influido en las posibilidades de transporte y que el potencial destino que les fuera programado por los agentes que los removieron de los lugares en donde se encontraban adosados o simplemente desprendidos. en las inmediaciones o que se encontraban ya canteadas. Una de ellas relacionada con las posibles canteras de aprovisionamiento en depósitos geológicos y otra a partir de los monumentos mortuorios de los que formaron parte en el Antiguo Egipto. El único bloque de arenisca al cual puede atribuírsele una clara procedencia es el que proviene del Templo de Tutmosis II (bloque 13). dependiendo del estrato. dado que para su obtención debió implementarse un transporte por vía fluvial de toneladas de bloques canteados (Encyclopedia of the Archaeology of Ancient Egypt 1999).90 km aproximadamente. por tratarse de una roca no disponible en la región tebana. el pulido de superficies aptas para contener inscripciones o la talla de elementos móviles como estelas y mesas de ofrendas. Incluso. abundante y ubicua en el área de estudio. vinculado con ciertas construcciones o partes de las mismas. Las areniscas. Las calizas de menor dureza y mayor calidad para la talla habrían sido usadas. El trabajo de la piedra para la construcción también podría estar dando cuenta de algún criterio de selección de rocas de acuerdo con la disponibilidad. A pesar de que sustentan diferentes calidades para la talla. Florianópolis. 104 . operando tanto de manera conjunta como aislada. preferentemente. Cualquiera haya sido el plan previsto por los diversos agentes culturales del pasado. Brasil. decoración o inscripción. tratándose probablemente de monumentos reales (bloque 14). Los depósitos geológicos de calizas permiten un aprovisionamiento eminentemente local. Los bloques 04 y 05 por tratarse de calizas de grano fino y por el estilo artístico de las representaciones que sustentan han sido relacionados con el Templo de Hatshepsut.o de algún usurpador -sea Rud en la dinastía XIX u otro posterior. haya incidido en su desplazamiento hacia otras localizaciones. habrían dado origen a bloques con formas menos estandarizadas (excepción dada por el bloque 07). En la reutilización prevista para cada uno de los bloques podrían haber sido evaluados criterios de selección de tamaños. existe evidencia de un mayor trabajo de sus superficies. los hipogeos.70 km de distancia lineal. Si bien. en Deir elBahari. preferentemente de aquellas rocas que resultaban escasas pero requeridas.y haber sido originalmente depositado en la TT49. por ese motivo.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. RELACIONES ENTRE LOS BLOQUES ALOJADOS EN LA TT49 Y EL ESPACIO CIRCUNDANTE Las procedencias de las materias primas de los bloques analizados remiten a dos posibilidades. Sin embargo. Así. sea alisado. Sin embargo. a 0. 300 km-. Sin embargo. El bloque 06. los bloques presentes en la necrópolis sustentan una manufactura más elaborada (bloques 01. mientras que las de inferior calidad habrían sido dispuestas en el interior de las construcciones. a pesar de no conservar su posición original. en su carácter de materias primas alóctonas provenientes de lugares lejanos -ca. quizás formara parte del equipo funerario de Neferhotep -dinastía XVIII. en las inmediaciones de Medinet Habu. en terminaciones y fachadas. debieron tener un uso planificado. las diferentes texturas y durezas habrían intervenido en su elección para el canteado de bloques. esta cualidad no es exclusiva de los bloques cortados en este tipo de roca. es posible que la oportunidad que brindaba su mera presencia.

transportables con mayor dificultad y los muy difíciles de transportar. alcanzando algunas precisiones sobre procedencias y proceso de manufactura. En la Figura 3. entre los 26 y 48 kg -bloques 05. fueron también considerados criterios tales como decoración e inscripciones y dimensiones -tamaño/peso-. dadas las características topográficas del paisaje y de la localización de la TT49 en una colina.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. 04 y 09. Las observaciones sobre el particular permitieron distinguir sólo procedencias geológicas y con respecto a otras estructuras. La relación tamaños y pesos muestra una correlación positiva entre ambas clases de atributos. por tratarse de materias primas locales podría pensarse que proceden de los alrededores. La información utilizada proviene de mapeos realizados sobre la carta geográfica histórica el-Qurna 1922) y de los datos publicados en la página http://www. mientras que los de módulos mayores podrían provenir de las inmediaciones y para su traslado podría contemplarse el uso de caminos y senderos tradicionales.20 km. privilegiando en este caso las clases de materias primas sobre las que fueron formatizados. Piccione\GIS Theban Necropolis\3bviewer.Peter A.que podrían ser transportados a mano con escasa dificultad. 13 y 14. dichas estructuras arquitectónicas. 105 . si su traslado desde una localización a otra hubiera sido sólo a mano. la gravedad y la actividad sísmica. 06. Brasil. no obstante. tal vez necesitando algún tipo de organización grupal o medio de movilidad de tracción a sangre o mecánico. para unos pocos bloques. 03. afectadas por desprendimientos ocasionados por el deterioro fisicoquímico de la roca. Además de las ocupaciones registradas en el interior de las tumbas es posible señalar la existencia de un cementerio copto en el-Qurna. La estela funeraria copta (bloque 02). No obstante.htm. pp:95-107. Florianópolis. dada la alta densidad de templos y tumbas existentes y de las grandes posibilidades que estos proporcionan para la extracción de fragmentos con herramientas sencillas y por ser. inducen a señalar que los bloques de menores módulos podrían ser removidos desde mayores distancias. es presentado un panorama general y simplificado del espacio construido. Los lineamientos utilizados comprendieron el análisis individual de los bloques recuperados. RESULTADOS Y CONCLUSIONES A lo largo del análisis se trató de elaborar un marco interpretativo que a través de diferentes clases de relaciones contextuales permitiera reconocer alguna clase de vinculación distribucional de esta evidencia material de carácter intrusivo. para luego identificar relaciones espaciales. entre los 16 y 25 kg -bloques 01. La comparación tamaño-peso y distancias. evidenciando que existe un conjunto de bloques que pueden ser agrupados entre los 7 y 15 kg bloques 02. a unos 3. Figura 3 Los restantes pueden provenir de un sin número de localizaciones posibles. 08. 07. 10 y 11-. 2007. por ejemplo. es una evidencia que puede ser relacionada con la reocupación de tumbas para ser destinadas a funciones de templos o de viviendas.

pero debido a que el interés aquí estuvo dirigido a reconocer patrones distribucionales. Germany: Dover editorial. dadas las similitudes que presentan los depósitos de calizas en el área. ENGELBACH. 106 . Se asume que aquellos habrían intervenido. DESCRIPTION DE L’EGYPT. 3500 / 3000 años AP-. London: Bernard Quaritch. 1993. México: Fondo de Cultura Económica. South Carolina: Serapis Research Institute and University Of Charleston. por lo que el trabajo en las canteras habría sido proporcionalmente más importante en el momento en que se habría configurado el espacio construido. Luego de su temporal abandono durante el período de Amarna y su rehabilitación posterior hasta el Período Grecorromano. A partir de allí la circulación y recirculación de materiales debió retroalimentarse. si bien ha sido documentado el desmantelamiento de construcciones pre-existentes. templos y Faraones. Weigall. CLARKE.. London: Routledge. J. una selección evidente parece haber sido la presencia de inscripciones. BIBLIOGRAFÍA ARNOLD. las precisiones alcanzadas únicamente se expresan en referencia a los que intervinieron en el último siglo. 2007.Peter A. acerca de los agentes que extrajeron los bloques de los monumentos de los que eran parte no poseemos datos. 1968. Los Reinos Egipcios. R. (Ed). Florianópolis.. J. Lamentablemente. si se parte del hecho que la necrópolis tebana registró un importante incremento arquitectónico dentro del rango temporal que comprenden las dinastías XVIII y XIX -unos 450 años-. DAVID. Entre los agentes que fueron identificados como responsables de su acumulación en el interior de TT49. desde Davies hasta la Misión Argentina. BADAWY. Ancient Egyptian Construction and Architecture. Piccione\2002report. 1997. Preliminary Report on the Geology and Structural Stability of three Theban Tombs. 1. Die Thebanische Nekropole zum wandel des Grabgedankens von der XVIII.html GARDINER. ENCYCLOPEDIA OF THE ARCHAEOLOGY OF ANCIENT EGYPT. A. A. identificar un criterio claro de selección posible en función de tamaños y pesos. Köln: Taschen. Introducción a la arqueología prehistórica. R. Mainz an Rhein: Phillip von Zabern. 1995. Entonces. Barcelona: Ediciones Folio. New York. P. K. Berkeley . Theben 13. 1996. Lo cual deja planteado el interrogante de si no habrían existido junto con estos. generando mezclas sucesivas o redepositaciones de elementos de esas cronologías en el transcurso de tiempos subsiguientes y hasta nuestros días -últimos. los monumentos construidos en dinastías anteriores habrían actuado como posibles “canteras secundaria” para la extracción de bloques trabajados. Por último. 1990. bis zur XX. K. BAINES. N. en el transcurso de los últimos 3000 años AP.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos.. se privilegió la exploración de aquellas vías que se creyeron que eran más conducentes en esa dirección. D. Conservation Report 2001. E.. A. DAVIES. 1913. 2 vols. otros bloques que por no sustentar rastros de actividad humana reconocibles siguen siendo parte de las acumulaciones de piedras no consideradas. The Tomb of Nefer-hotep at Thebes. F. 1977 KAMPP. las materias primas removibles no habrían sido suficientes para la dimensión del auge constructivo. A Topographical Catalogue of the Private Tombs of Thebes. con excepción de los dos que procederían de Deir el-Bahari. Metropolitan Museum of Art. pp:95-107. 1991. Vol. No pudiendo. Al considerar la existencia de construcciones pasibles de haber sido depredadas en el transcurso del tiempo o que hubieran resultado afectadas por desprendimientos naturales. Vol. The Theban Tombs Publication. En cambio. las cronologías de los monumentos y las técnicas constructivas implementadas. Brasil. 2. Oxford: Oxford University Press. 2002. HOLE. HEIZER. fue de interés esbozar un lineamiento inicial para una cronología de base. por lo que se está soslayando la posibilidad de identificar criterios azarosos o caprichosos de selección y transporte. D. 2 vols. que habrían sido transportados por autoridades egipcias e investigadores de la necrópolis a principios del siglo XX. MALEK. Egipto. Publiée par les ordres de Napoleón Bonaparte. R. Dioses. FRONABARGER. A. TT121. de G. A. probablemente muy activamente. 1999.. Dynastie. Disponible en: http://www. Bard. F. Building in Egypt. tampoco. and MMA 850. se tiene que en toda la necrópolis tebana hubieron altas posibilidades de obtener bloques. A History of the Egyptian Architecture.Los Ángeles. S. 1933. TT72. Barcelona: Ediciones Folio. a partir del transporte y relocalización de los mismos. LITT. decoraciones o marcas de cinceles.

Thebes in Egypt. ZINGARELLI. 2000. (Ed. MACKAY. Journal of Archaeological Science.1161–1172.). Memphis et ses nécropoles au Nouvel Empire. WÜST. Esq. . 9 au 11 octobre 1986. Inc. N. Brasil. Florianópolis. England. 1999. M. Ch.. Minerals and Rocks: Exercises in Crystallography. A. New York: John Wiley & Sons. Imágenes a preservar en la tumba de Neferhotep (TT49).. C. Mineralogy. Paris: CNRS. . Annales du Service des Antiquités de l’Égypte. BRINKMANN.88-96. The development of the Memphite necropolis in the post-Amarna Period ZIVIE. v. New York: v. Egypt: The Damage Potential to Ancient Egyptian Wall Art. p. S. .37-46. VERA. 1992 VAN DIJK.. p. STRUDWICK. 1988. A. Historia del pensamiento arqueológico. THE OXFORD ENCYCLOPEDIA DE ANCIENT EGYPT.. FANTECHI. Actes du Colloque International CNRS Paris. 107 . Oxford: Oxford University Press. During the Year Beginning on March 9th 1913. KLEIN. PEREYRA. Donald Redford (Editor in Chief). GRAUE.. pp:95-107. . Cairo. 2006. Sevenoaks. VERBEEK. S. B. Barcelona: Editorial Crítica. XIV. Proyecto de conservación de la tumba de Neferhotep (TT49). . ALSOGARAY. of Combe Bank. 2000. R. Report of the Excavations and Other Work Carried Out In the Necropolis of Thebes for the Department of Antiquities by Robert Mond. Kent. TRIGGER. 27. S. Estudios 1. V.E. A Guide to the Tombs and Temples of Ancient Luxor. London: British Museum Press. and Hand Specimen Petrology.I Congresso Internacional da Sociedade de Arqueología Brasileira / XIV Congresso da SAB III Encontro do IPHAN e Arqueólogos. M. J. SCHLÜCHTER. Tucumán: Universidad Nacional de Tucumán. CH. 2007. 1914. N. 1989. B.-P. p. The Origin of Soluble Salts in Rocks of the Thebes Mountains.