You are on page 1of 24

ANEP - Formación Docente - Uruguay Educa Comunicación Visual - Diseño - 2009

EL CUADRO PERSPECTIVO
Prof. Juan Carlos SPALVIER

Introducción
Este trabajo pretende revalorar la importancia del cuadro en la expresión de imágenes perspectivas. Con la práctica casi excluyente de construcciones perspectivas con métodos proyectivos, el cuadro pasó a ser un elemento móvil, con una concepción más de “encuadre”, definiéndose al final después de tener todo el modelo ya construido. Muchas veces, especialmente cuando se trata de modelos cerrados, el cuadro ni siquiera se expresa. La carencia conceptual del mismo y prescindir de él de manera sistemática, hace que cuando se desea incorporar modelos en entornos o espacios tridimensionales, se comentan errores que molestan la percepción correcta de la espacialidad. Considerando que en estos tiempos, las imágenes perspectivas se pueden obtener con diversos métodos informáticos, que se agregan a la captación directa de la realidad visual por medios fotográficos, el abordaje del tema, pone énfasis en la restitución de las imágenes ya mediatizadas. La idea que subyace, es dejar bases claras para que una nueva actividad como es la conjunción de imágenes perspectivas, se realice con fundamentos científicos que permitan obtener perspectivas coherentes. La conjunción de imágenes perspectivas, modelos dibujados o creados con software 3D, o fotografiados, sobre entornos también dibujados, generados con software o fotografiados ya es una realidad de constante uso. No se puede seguir desconociéndola. Así entonces, la restitución de imágenes perspectivas es una tarea que adquiere nueva relevancia. A su vez, es necesario adaptar los conocimientos perspectivos en procedimientos de ida y vuelta. Para la conjunción coherente, aparecen nuevas necesidades en la manipulación de las imágenes ya mediatizadas, como por ejemplo manejar con fluidez el método directo, y relacionar los elementos perspectivos expresados en el campo. El abordaje elegido, es relacionar el cuadro con los diversos elementos perspectivos conocidos: con el plano del cuadro, con el horizonte, y con el cono de visión. Para su comprensión, el lector ya debe tener los conceptos elementales de la perspectiva real. Por último, es conveniente aclarar que no se tratan aquí, las prerrogativas necesarias para la conjunción de imágenes perspectivas ya construidas. Ello es una aspiración de futuros emprendimientos.

2

El cuadro queda definido como los límites establecidos por la intersección de la pirámide visual con el plano de proyección cónica. El plano del cuadro es el plano donde se encuentra el cuadro. Sobre él se realiza la proyección cónica. La perspectiva trazada debe expresarse hasta el cuadro. Lo expresado en la superficie interior del cuadro se denomina “campo” La recta de fuga principal, es hacia donde fuga cualquier recta paralela al plano vertical que contiene a la visual principal.

Cuadro y plano del cuadro
En algunos entornos, es común referirse al “cuadro” y “plano del cuadro” como si fuera lo mismo. Aunque parezca obvio, debe insistirse que son cosas distintas. El cuadro es una “ventana” en el plano del cuadro. En las prácticas educativas, es muy común prescindir de él, puesto que en muchos casos, los modelos se representan sin entorno. Sin embargo, cuando hay un campo representado, el cuadro debería aparecer. No utilizarlo de manera casi constante, conllevó a olvidar su presencia necesaria. En consecuencia, la expresión del campo se expande mucho más de lo conveniente, induciendo errores de representación y percepción, por la exageración del ángulo visual, pero más que por ello, por la incongruencia del ángulo del modelo respecto al entorno. La forma cuadrada o rectangular del cuadro, es la más utilizada. Surge de manera natural, por la verticalidad humana -como ser erguido-, y la horizontalidad por el sentido del equilibrio sobre el plano geometral. El cuadro, es la intersección de la pirámide visual con el plano del cuadro. La “verticalidad” queda definida por la posición del plano principal. La “horizontalidad”, por el plano perpendicular al principal, que pasa por los ojos del observador, generalmente denominado plano del horizonte. PP – Punto principal. Es la intersección de la visual principal (vp) con el plano del cuadro (PC). Como se sabe, la vp será siempre perpendicular al PC. LS – Línea sagital. Es la intersección del plano principal con el plano del cuadro. Representa la verticalidad relativa del observador. Puede coincidir con denominada recta de fuga principal (RFP), en aquellos casos que el cuadro esté en posición ortogonal, a pesar de que el plano del cuadro esté inclinado. LHV – Línea horizonte virtual. Es la intersección del plano de los ojos perpendicular al plano principal- con el plano del cuadro. En un sistema perspectivo de PC vertical, el plano de los ojos coincide con el plano del horizonte, y por ende la LH –proyección del horizonte natural sobre el PC- coincide con la LHV, línea de horizonte virtual. Quienes se limiten exclusivamente a dicho sistema, seguramente no necesitarán utilizar el concepto de LHV.

3

Cuadro inclinado y plano del cuadro inclinado son cosas distintas.

Cuando se inclina la visual principal, hacia arriba o hacia abajo, el plano del cuadro se inclina, el PP deja de estar en el horizonte, y el horizonte virtual se desdobla del horizonte natural. Al levantar o bajar la visual principal, los bordes superior e inferior de un cuadro rectangular, siguen en posición paralela a la línea de horizonte, y los bordes laterales, siguen paralelos a la RFP. El cuadro mantiene su posición ortogonal. Plano principal vertical, Visual principal ascendente PC inclinado, C paralelo Plano principal vertical, Visual principal ascendente PC inclinado, C paralelo

El Cuadro, ortogonal o inclinado
Indicador de actitud. Instrumento para la navegación aérea. Muestra el horizonte natural y el horizonte artificial. Existe otro caso de desdoblamiento que no depende de la dirección de la visual principal, sino de la posición relativa del observador. Se trata de la inclinación del plano principal respecto al geometral. El observador no sólo mueve la cabeza en sentido vertical; también lo hace hacia los lados. El plano principal deja de ser perpendicular al plano geometral. Así, el horizonte virtual se inclina respecto al horizonte natural. El cuadro, abandona su posición ortogonal, con sus bordes superior e inferior paralelos al horizonte natural. Nace así el cuadro inclinado. No debe confundirse con el plano del cuadro inclinado. En el pilotaje de una motocicleta, o de una nave aérea se ve con mayor frecuencia los cuadros inclinados. Para la navegación sin visibilidad, los aviadores cuentan con un instrumento denominado “Indicador de actitud”, el cual representa la elevación y el alabeo del avión mostrando el horizonte natural y el horizonte artificial (horizonte virtual).

En un cuadro inclinado, la recta de fuga principal no coincide con la línea sagital.

Sistema perspectivo de plano del cuadro vertical y cuadro inclinado.

4

El cuadro inclinado, no sólo está presente en la realidad de los aviadores y motociclistas. En diferentes circunstancias lo aplican todas las personas. Los niños y adolescentes manejan sin dificultad videojuegos con escenas de plano inclinado y cuadro inclinado. También está presente en áreas de la expresión gráfica, en el cine cuando se utilizan las denominadas “cámaras subjetivas”, y en la fotografía artística. Tal es así, que algunas nuevas cámaras digitales, como el modelo D3 de Nikon, incorporan un dispositivo que le muestra al fotógrafo cuál es la inclinación de la cámara hacia los lados. En definitiva marca el ángulo que forma el horizonte virtual con el horizonte natural. El cuadro inclinado es utilizado en muchos ámbitos de la comunicación visual: fotografía, cine, historieta, publicidad.

Afiche publicitario del film ¡Sí, Señor! La inclinación del cuadro hace más espectacular la caída del personaje.

Fotografía de Juan Rulfo. El horizonte inclinado marca una clara intención compositiva, al lograr la “verticalidad” de la escultura.

5

El cuadro, entero o recortado
Para la Perspectiva Real, cuadro y encuadre no siempre coinciden. El cuadro depende de la visual principal y del ángulo visual. Está en el ámbito de espacio real. El encuadre depende de aspectos compositivos de la imagen. Está en el ámbito del espacio bidimensional.
La distinción entre cuadro entero y recortado, es necesaria cuando se quiere realizar correctamente restituciones perspectivas de imágenes. El centro geométrico del cuadro (CG), es un punto que corresponde a la imagen en su geometría “externa”, como elemento en un soporte plano, independiente de lo que representa. El CG, siempre está en la intersección de las diagonales del cuadro. El punto principal (PP), pertenece al campo, a la geometría “interna” de lo que la imagen representa. El PP como intersección de la visual principal en el plano del cuadro, está en el centro geométrico del mismo, pero con una condición ineludible: que se tome el cuadro entero. - El punto principal (PP), y el centro geométrico del cuadro (CG)
En una fotografía, cuyo cuadro coincide con la extensión total del área tomada, el PP coincide con el CG del cuadro. Esto es así porque la cámara está calibrada para que la visual principal ubicada en el eje de la lente, siempre esté perpendicular a la superficie en donde se proyecta la imagen.

Ejemplo con la visual principal apenas descendente.

Ejemplo con la visual principal ascendente

Se puede afirmar que el PP está coincidiendo con el centro geométrico solamente porque se sabe que la fotografía está en toda su extensión. Por eso se les llama imágenes de cuadro completo o entero. Si la reproducción fotográfica estuviera recortada, el centro geométrico estaría obviamente en la intersección de las diagonales del rectángulo que la enmarca. Es un punto que pertenece a la imagen. Pero el PP, no se desplazaría, pues pertenece a la realidad ya capturada en el momento de la toma fotográfica. Así pues, ambos puntos dejan de coincidir cuando se realiza un encuadre de la imagen, y obviamente deja de ser una imagen de cuadro completo.

6

- El encuadre
El encuadre es la elección de los límites de la imagen. Existe un encuadre ineludible que se realiza en el momento de la toma fotográfica. Una vez obtenida la fotografía es posible realizar un segundo encuadre, esta vez de la imagen ya mediatizada. El encuadre en el momento de la captura fotográfica, o de la toma cinematográfica, es un recorte de la imagen visual. En tal caso el cuadro coincide con el encuadre. En el segundo caso, el encuadre de una fotografía, es un recorte de la misma. Así, el encuadre ya no coincide con el cuadro. El cuadro mantendrá sus elementos en las mismas posiciones, como el punto principal, el horizonte, la distancia del observador, el ángulo visual, pero el CG (centro geométrico del encuadre) se desplaza y no coincidirá con el PP. En el dibujo o la pintura, ya sea de manera consciente o inconsciente, el encuadre puede ir más allá de lo que alcanzaría el cuadro. He aquí uno de los temas principales de discusión: ¿hasta qué límites se puede correr el encuadre, alejando el CG del PP? ¿Cómo se implementa el concepto del ángulo de visión normal?

En términos pictóricos, el cuadro es el rectángulo que marca los límites de la pintura. (El izquierdo de los esquemas). Técnicamente, en un sistema perspectivo, el cuadro es la base de la pirámide visual recta, por lo que se centro del mismo está en el PP. El marco de la pintura es el encuadre. Ver el esquema de la derecha.
El lector podrá encontrar muchos ejemplos similares al anterior como también otros donde el PP coincide con el centro geométrico del encuadre.

- Cuadro y encuadre en obras pictóricas

Nicolás Poussin. La Familia Santa. El análisis perspectivo de los elementos arquitectónicos, muestra una perspectiva central, con un encuadre no coincidente con el cuadro perspectivo.

El esquema muestra el cuadro completo 1 de la perspectiva, y el encuadre realizado por el artista. Si elevara el PP para hacerlo coincidir con el centro geométrico del encuadre, la solución perspectiva cambiaría; sería de plano del cuadro inclinado.

1

El rectángulo ABCD es el “cuadro completo”. Está inscripto en la circunferencia con centro en PP que señala el cono de visión en la perspectiva.

7

- Cuadro y encuadre en fotografías

Si no se conoce de qué manera fue tomada la fotografía, es imposible asegurar si se trata de un cuadro entero o un recorte.

La fotografía en su totalidad. Se muestra el cuadro entero y realzado el encuadre o recorte de la imagen anterior.

A la izquierda se aprecia una toma de cuadro entero. Su encuadre coincide con el cuadro, por lo tanto el PP coincide con el CG del cuadro. Es interesante observar, como esta fotografía de cuadro completo que se realizó de tal manera que coincida con el encuadre de la toma mostrada más arriba, tiene diferencias en la distorsión perspectiva. Los ángulos de las líneas de fuga no coinciden, porque no coincide el PP ni la distancia del observador al objeto.

8

El cuadro y la altura del horizonte
Conocida es la relación entre la altura del observador y la altura del horizonte. En las prácticas educativas de la Perspectiva Real, basadas estrictamente en la geometría descriptiva, dicho concepto se fortalece, puesto que tomando un plano del cuadro vertical, surge claramente la relación de igualdad entre la altura del horizonte y la altura del observador. Se dice: “la altura de la línea del horizonte representa la altura del observador”. Esto se ve confirmado desde la propia experiencia, por ejemplo subir en algún ascensor panorámico, desde el cual se observe de continuo el horizonte natural. En tal experiencia visual, parecería que el horizonte subiese junto con el observador. Es cierto pues, que para observar al horizonte, la visual principal será horizontal, sin llegar a alturas muy grandes que se aprecie la curvatura de la Tierra. Sin embargo, en las imágenes que representan la realidad visual, no se puede dejar de considerar el cuadro. Allí nace la necesidad de relacionar el concepto de altura del horizonte, con los límites del cuadro. Son tres las posibilidades: horizonte medio, bajo o alto, representados en los esquemas inferiores.

En términos pictóricos, o de imagen, la altura de la línea de horizonte se referencia en relación al cuadro.

En relación al cuadro, el horizonte puede ser medio, bajo o alto.

La altura del horizonte respecto al cuadro, puede dar un dato certero sobre el sistema perspectivo para reconocer la posición del plano de cuadro, como vertical o inclinado, sólo si se trata de imágenes de cuadro entero.

Si los gráficos representan tomas fotográficas completas, es decir sin recortar, el PP coincide con el centro geométrico del cuadro. Con dicha salvedad, solamente en la toma 1 tiene una visual principal en dirección horizontal. La toma 2 tiene un PP más arriba del horizonte por lo que la visual principal es ascendente, y en la toma 3, el PP está por debajo del horizonte, por lo que la visual principal es descendente. La toma 1 es la única con una perspectiva de PC vertical. Insistiendo en este concepto, obsérvese las imágenes siguientes. El punto principal siempre coincide con el centro geométrico del cuadro. Esto es porque se trata de fotografías sin recortar, es decir fotografías de cuadro entero. En la toma de la izquierda, la línea del horizonte, pasa por el PP. Se trata de un sistema perspectivo de PC vertical. Obsérvese también como las verticales son paralelas y perpendiculares al horizonte natural.

9

Visual principal horizontal Las verticales, reconocidas como tales en las imágenes, se toman como referencia para interpretar si se trata de perspectivas con plano de cuadro vertical o inclinado.

Visual principal ascendente

Visual principal descendente

En la toma central, la línea del horizonte queda por debajo del PP. El fotógrafo, seguramente estaba de pie en la misma superficie horizontal donde se encuentran los peatones de la imagen, porque el horizonte coincide con la altura de los ojos de las personas. La visual principal es ascendente. El sistema perspectivo es de plano del cuadro inclinado. Así las verticales ya no se proyectan paralelas, sino que fugan hacia en cenit. En la toma sobre la derecha, la línea del horizonte se encuentra por encima del PP. La visual principal es descendente por lo que se trata de un sistema perspectivo de plano del cuadro inclinado en donde las verticales fugan hacia el nadir. Los tres ejemplos anteriores tienen un cuadro entero. El PP coincide con el CG del cuadro. Pero si en la imagen ya mediatizada, se realiza un encuadre, se puede tener un horizonte en relación al cuadro, que no coincide con la deformación perspectiva. Por ejemplo, la obra de Poussin mostrada más arriba, considerando todo el cono de visión, se trata de una perspectiva de plano del cuadro vertical, con un horizonte medio. La perspectiva corresponde a un horizonte medio, pero queda “bajo” por el encuadre que realiza. - La altura del observador Por último, debe distinguirse la diferencia entre altura de la línea del horizonte respecto al cuadro y altura del observador. Se puede tener un horizonte alto pero un observador relativamente bajo, o un horizonte medio, pero con una altura del observador relativamente alta. Si bien hay otras posibilidades, estas dos se ejemplifican gráficamente.

10

< Plaza de la Ciudad de Minas.

Roma >

Línea de horizonte alta en relación a la imagen. Sin embargo la altura del observador es baja. El punto de vista está a escasos centímetros por encima del asiento.

Las ruinas están tomadas desde un punto de vista relativamente alto, pero en la imagen tienen un horizonte medio.

El cuadro y el ángulo del cono de visión
Si el modelo se encuentra en un entorno, el ángulo del cono de visión, debe considerarse para todo el entorno, y no exclusivamente para el modelo. En los ejercicios liceales de perspectiva real, se considera de forma especial, el máximo ángulo visual para el modelo. Sin embargo, cuando ese modelo se lo incluye en un entorno, muchas veces, no se considera que también debe estar en relación con la distorsión perspectiva. El error clásico es, extender es espacio-fondo hacia los costados del modelo, casi hasta los límites de la hoja, sin considerar en absoluto los anchos o las alturas, que permiten las distancias del sistema perspectivo. En otros términos, se confunde el plano del cuadro con el cuadro. Se olvida la existencia de un cuadro, cuyos límites, están fijando la abertura del cono de visión de la imagen. - El cuadro en relación al campo del cono de visión Para estudiar la relación entre el ángulo del cono de visión y el cuadro, primero hay que definir de qué manera se considera el cono. La intersección de la superficie cónica con el plano del cuadro es una circunferencia. El círculo es el campo de visión. El cuadro puede considerarse inscripto o circunscripto en dicha circunferencia. Los esquemas siguientes muestran ambas posibilidades de un mismo cuadro entero, expresado con línea discontinua.

11

El centro de la circunferencia debe estar en el PP (coincide con el CG, por ser un cuadro entero) En el primer caso, el diámetro de la circunferencia es la diagonal del cuadro. Se expresa sobre el horizonte en el segmento, I-D. En el segundo caso, el diámetro I-D, coincide con ancho del propio cuadro.
Cuadro inscripto. Para hallar el campo del cono de visión, se toma como radio el segmento PP-A Cuadro circunscripto. Para hallar el campo del cono de visión, se toma como radio el segmento PP-M.

En este trabajo, se toma el cuadro inscripto. Así es como lo hace la cámara fotográfica. De la otra manera se estaría dejando afuera del cono de visión las zonas próximas a las esquinas del cuadro. Cuando la forma del cuadro es rectangular, no hay mayores diferencias para determinar el campo del cono de visión. Siempre que se trate de cuadros completos, se inscribe el rectángulo en una circunferencia. Este sistema corresponde al utilizado comercialmente para hacer referencia a las pantallas de televisores. Como tienen diferentes proporciones entre el ancho y largo, el tamaño se mide sobre la diagonal.

12

- El ángulo del cono de visión La delimitación de la base del cono de visión del cuadro entero, en el plano del cuadro, no es suficiente para hallar el ángulo de visión. Hace falta obtener la distancia del observador al plano del cuadro. Como puede apreciarse en el esquema, tanto en el sistema A, como en el sistema B, el círculo que representa el campo del cono de visión, es del mismo tamaño. Sin embargo en el sistema A, el observador está más lejos del plano del cuadro, con un ángulo de visión menor, que en el sistema B, donde el observador se encuentra más cerca y con un ángulo de visión mayor. En una imagen perspectiva ya mediatizada, la única manera de hallar la distancia del observador al plano del cuadro es analizando la estructura perspectiva en el campo de la propia imagen. Los sistemas A y B muestran un cuadro del mismo tamaño, pero con ángulos del cono de visión diferentes.

- El cuadro en relación a puntos de fuga conjugados Los puntos de fuga conjugados son indispensables para saber la distancia del observador al plano del cuadro en una imagen ya mediatizada. Teniendo la distancia del observador al PC, se puede hallar el cono de visión del cuadro. Dos puntos de fuga son conjugados cuando hacia ellos fugan dos haces de rectas perpendiculares entre sí. En el siguiente esquema las aristas horizontales del cubo que se alejan hacia la izquierda, fugan hacia PFI, y las aristas horizontales que se alejan hacia la derecha fugan hacia PFD.

13

Los puntos de fuga PFI, y PFD son conjugados porque las direcciones de fuga hacia la izquierda y hacia la derecha son perpendiculares. Obsérvese ahora las dos imágenes siguientes. Para cada una se encuentran representados los puntos de fuga conjugados.

Las perspectivas con ángulos marcados, acusan puntos de fugas conjugados más próximos. Ello indica un ángulo del cono de visión más amplio. En ambos casos el modelo ocupa un área similar del cuadro, de igual tamaño y proporción. Sin embargo los PF conjugados, están sensiblemente más próximos en el esquema inferior. Ello indica que el fotógrafo en este segundo caso estaba mucho más cerca, y contaba con una lente “gran angular”. El cono de visión tiene un ángulo mayor.

14

Para encontrar el ángulo de visión del cuadro, hay que representarlo y relacionarlo con las distancias a los PF conjugados. Si bien los PF conjugados pueden tomarse de 30º y 60º, 15º y 75º, o cualquier par de ángulos complementarios, para comenzar el análisis se tomará 45º y 45º, por ser además los puntos de distancia. Contando con los PF45, se tiene la distancia del observador al PC, representada por el segmento O’PP, o también por PF45-PP (ya sea PF45 i o d). El ángulo del cono queda representado con las visuales extremas en el diámetro horizontal I-D. Puede apreciarse como el ángulo IO’D es menor cuando la separación entre los PF conjugados es mayor respecto al cuadro. Ambos esquemas tienen el mismo cuadro. Cambian la distancia del observador al plano del cuadro, y el ángulo del cono de visión. También puede hallarse el ángulo del cono de visión del cuadro, si se cuenta con el PF45, puesto que es el punto de distancia. Como se dijo, el segmento PF45-PP representa la distancia del observador al PC. Entonces la recta PD-A (visual hacia A), es la generatriz más alta del cono de visión, y PD-B, la generatriz más baja, por lo que el ángulo A-PD-B representa en ángulo del cono de visión. El lector puede apreciar, la relación de distancias entre PD, (el punto de distancia) y el diámetro de la base del cono, y cómo de ello depende el ángulo de visión. El ángulo del cono de visión del cuadro, puede hallarse, usando el punto de distancia (PD)

15

Restitución del cono de visión contando con el PD. Un clásico ejemplo, pero que vale la pena recrear: la perspectiva central en “La última cena” de Leonardo.

La perspectiva “central” admite ángulos bastante amplios para el cono de visión. Más aún, cuando el CG del encuadre coincide con el PP.

El cono de visión utilizado en “La última cena”, alcanza más de 50º de abertura. El rostro de Jesús, está ubicado exactamente en el CG del cuadro. Además coincide allí el PP de la perspectiva. Puede comprobarse prolongando las principales líneas de fuga. El horizonte, que puede verse a través de los vanos contiene al PP, y está exactamente al medio de la altura total. Puede afirmarse que se trata de un cuadro entero. La circunferencia de centro en el PP, expresa el campo del cono de visión utilizado. Para saber a qué ángulo corresponde, debe reconocerse – según lo explicado – algún elemento perspectivo de la imagen. Es muy probable que el techo artesonado que representara Leonardo, sea de forma cuadrada. Tomando esta consideración, el primer paso es reconstruir el cuadrado completo ABCD, pues claramente el límite superior del

16

cuadro lo deja cortado. Para ello, se toman los puntos de distancia reducida, DRi y DRd, sobre el horizonte y en los bordes del cuadro. Era costumbre de la época ubicar puntos de fuga en esa posición concreta. La recta que fuga desde DRi y pasa por M, punto medio de DC, determina el vértice B. Este procedimiento asegura que la distancia BC en profundidad, representa la misma distancia DC, frontal, por ser MC la mitad de DC, y ser DRi el PF de distancia reducida. De igual manera se obtiene A. Una vez reconstruido el cuadrado del techo, trazando las diagonales BD y AC, se obtienen en la intersección con el horizonte, los PF45, que son además los puntos de distancia (PD) o de “distancia entera”. Desde el PD, que en definitiva es el abatimiento del punto de vista, se trazan las visuales superior e inferior, hacia los puntos S e I respectivamente, quedando graficado el ángulo del cono de la perspectiva utilizada por el artista. Según este análisis, puede afirmarse que el ángulo del cono de visión de la obra, llega casi a los 60º de abertura. Si no se cuenta con los PF45, pero se tiene el PP y dos PF conjugados, también es posible averiguar el ángulo del cono de visión de un cuadro. El procedimiento que utiliza los puntos de fugas conjugados, PFI y PFD, abatiendo sobre LH al observador, sólo es correcto en un sistema perspectivo de PC vertical. Procedimiento de restitución del ángulo. 1. Se hallan los PF conjugados, PFI y PFD prolongando las principales aristas horizontales. Ambos puntos se unen para obtener LH, la línea del horizonte. Debe comprobarse que LH pase por el CG de la imagen, que coincidirá con el PP si se trata de un cuadro entero. 2. Se traza el campo del cono de visión, circunferencia de centro en el PP y diámetro igual a la diagonal del cuadro. En la intersección con LH están los puntos I y D. 3. Se halla O’, punto de vista abatido. Con centro en C, punto medio de PFIPFD, se traza el arco de circunferencia de diámetro PFI-PFD. En la intersección del arco, con la perpendicular al horizonte (LH), trazada desde PP, se encuentra O’. La distancia del observador al PC es O’-PP. Las visuales extremas hacia I y D, definen v, (IO’D) el ángulo del cono de visión del cuadro.

Restitución del ángulo del cono de visión de una imagen

17

- El ángulo de cono de visión del cuadro, en sistemas perspectivos de plano del cuadro inclinado Trabajando con métodos proyectivos, en los cuales se cuenta con el PCi y el observador proyectados de perfil, el ángulo del cono de visión surge de manera inmediata. En el método directo, o en la restitución de imágenes perspectivas, el procedimiento es el que se explica a continuación.

Restitución en un sistema perspectivo con plano del cuadro inclinado. Los pasos son hallar: 1. el campo del cono de visión, 2. los PF conjugados, 3. punto de vista abatido.

18

Campo del cono de visión. Por tratarse de un cuadro entero, el CG coincide con el PP. Se traza la circunferencia con centro en PP y diámetro igual a la diagonal del cuadro. Puntos de fuga conjugados. Se prolongan las principales aristas, hasta que en sus intersecciones se hallen PFI, PFD, y PFV. En el detalle del esquema anterior, no se muestran PFI ni PFV. Puede pasar, como en este caso, que la unión de PFD con PFI, que determina la LH, no quede paralela al borde superior del cuadro. Ello indica que se trata de un cuadro inclinado y no ortogonal. Debe comprobarse que la RFP (recta de fuga principal), que une PP con PFV, quede perpendicular a LH, en el PF90. Véase el siguiente esquema. En los sistemas de PCi, es conveniente realizar el abatimiento del observador hacia un perfil. Para ello se consideran los PF conjugados PF90 y PFV, sobre la recta de fuga principal, en lugar de PFI y PFD sobre LH. Punto de vista abatido. Al abatir el punto de vista, se obtiene la distancia del observador al PC y enseguida el ángulo del cono de visión. Para hallar la distancia O-PP, se abate el triángulo PF90-PFV-O (antes de abatir, véase que O coincide con PP). Como dicho triángulo tiene ángulo recto en O, se sabe que en el abatimiento, O’’’ (punto de vista abatido) estará en algún punto de la circunferencia de centro C y diámetro PF90-PFV. O’’’ se halla en la intersección de la perpendicular a RFP que pasa por PP, con la circunferencia de centro C. Las visuales extremas, hacia S e I, trazadas desde O’’’, expresan en v el ángulo del cono de visión de la imagen fotográfica del ejemplo.

El ángulo del cono de visión en un sistema de plano del cuadro inclinado

19

- Capacidad de adaptación visual a diferentes ángulos del cono de visión en imágenes mediatizadas Es difícil encontrar argumentos para mantener las limitaciones en el ángulo de abertura del cono de visión. Obsérvese la siguiente imagen fotográfica. Sería bueno preguntar al lector, qué apreciación tiene a primera vista, o qué de extraño puede percibir. Ya atento por la propia interrogante, podrá descubrir “algo”, pero no antes. Haciendo una lectura un poco más precisa de la imagen, puede afirmarse que se trata de una perspectiva de plano del cuadro vertical, pues las verticales se ven paralelas. Pero el análisis puede concluir en afirmaciones erróneas al no saber si se trata de un cuadro entero o, recortado, o si la toma fue realizada con un teleobjetivo o una lente normal. La realidad de esta imagen es que sufrió un procedimiento que comúnmente se denomina “corrección de verticales”. Se trata de una toma que inicialmente se realizó con una visual principal ascendente. Su perspectiva de plano del cuadro inclinado, provoca la fuga de las verticales hacia el cenit. La manipulación con medios informáticos de la imagen, produce el resultado visto.

20

Es insospechable, la cantidad de imágenes perspectivas de cuadro inclinado, con corrección de verticales, que llegan a las personas por diversos medios impresos, como revistas de decoración y arquitectura, o en folletos y avisos publicitarios.

Imagen original

Imagen retocada

A la izquierda, la toma original con las verticales que fugan hacia el cenit. A la derecha la imagen retocada, con la mal denominada “corrección de verticales”, pues para una visual principal ascendente, lo correcto es que las verticales fuguen. Esta manipulación de la imagen trae como consecuencia, una apertura aún mayor del ángulo de cono de visión. La consecuencia técnica del procedimiento es que el PP se separa del CG, desplazándose hacia abajo, hasta quedar a la altura del horizonte. El encuadre de desfasa del cuadro, y en consecuencia el cuadro es más grande. Como la distancia del observador casi no cambia, o incluso el procedimiento hace que la misma se achique en una pequeña proporción, el resultado en la imagen retocada es que el ángulo del cono de visión es mayor, como se muestra en el esquema siguiente.

21

Haciendo restituciones de las perspectivas de imágenes fotográficas, se pueden descubrir conos de visión con ángulos mayores a 90º. Su frecuencia es tal, que se aceptan sin ningún esfuerzo perceptivo. Con esta realidad, el docente de perspectivas reales debería preguntarse si es relevante seguir enseñando que los modelos deben estar dentro de los 28º o 30º de abertura del cono de visión. La “corrección de verticales” implica un cambio de sistema perspectivo: el PC pasa a ser vertical, y aumenta el ángulo del cono de visión. Es más importante, dedicar esfuerzos a la coherencia perspectiva dentro de la misma imagen, a la expresión de las soluciones, y a una nueva necesidad que sobreviene a las construcciones: la conjunción de imágenes perspectivas.

22

Resumen
Para culminar, se expresan aquí de manera sintética, algunos conceptos que a nuestro juicio deben enfatizarse en las prácticas educativas, en vistas a una modernización de los contenidos relativos a la enseñanza de la perspectiva real. Los puntos, están referidos al tema tratado: el cuadro perspectivo. Lejos de pretender su utilización sistemática, sí creemos en su necesaria incorporación, como uno de los tantos elementos a considerar en una revisión general de lo que se considere “útil” para la comunicación visual del espacio en la era digital. • • • • En modelos cerrados, el cuadro es prescindible. En modelos insertos en entornos, el cuadro es necesario. La conjunción de imágenes perspectivas ya mediatizadas, es una actividad cada vez más utilizada. Desde ámbitos educativos debería comenzarse a prestar atención. El cuadro inclinado, es un recurso muy utilizado en publicidad y fotografía. No debe quedar fuera de las discusiones, posibilidades expresivas, ni construcciones técnicas. El plano del cuadro vertical, ha sido el sistema perspectivo único en las prácticas educativas con instrumental. La manipulación de imágenes con perspectivas de plano del cuadro inclinado por medios fotográficos y con software 3D, hacen necesario la enseñanza de sistemas perspectivos de plano del cuadro inclinado. Considerar los parámetros del cuadro y del cono de visión, es de utilidad para realizar conjunción de imágenes perspectivas. No debe confundirse el cuadro con el plano del cuadro. La utilización de hojas grandes en proporción al tamaño del modelo -para ubicar los puntos de fugas-, y prescindir del cuadro, conducen a la expresión de entornos extralimitados, llevando el cuadro equivocadamente hasta los límites de la hoja. El cono de visión, no debe considerarse exclusivamente para los modelos, independiente de los entornos. El espacio representado en el campo forma parte de la imagen y como tal, debe ser coherente con la perspectiva del modelo. El cono de visión de las imágenes, puede alcanzar aberturas muy variadas, y son aceptadas sin ninguna dificultad perceptiva. Por consiguiente no debería limitarse a aberturas pequeñas como de 28º o 30º.

• •

23

Bibliografía
Monestier, Enrique et al.: Sistema Perspectivo Central, Montevideo, UDELAR, 1987 Romero, Ernesto: Tratado de Dibujo Técnico - Perspectiva Real, Montevideo, IUDEP, 1989 Pernín, Marcelo y Spalvier, Carlos: Diseño 2 - Perspectiva Real, Montevideo, CEIPA, 2008 Veru, Radu: El modo de entender la perspectiva, México, Ed. G.Gili, 1981

24