Albus Severus Potter Weasley temblaba y no era para menos.

Estaba segurísimo de que era el siguiente y cuando escuchó su nombre quiso lanzarse un Desmaius el mismo: - ¡Potter, Albus! – Maldición, no quería ir a Slytherin. Aunque su padre le comentara que no le molestaba la idea, él sabía que su progenitor prefería mil veces comer babosas a que él fuera a la casa de la serpiente. Caminó valientemente hasta el taburete y se sentó. Temblaba notoriamente cuando el sombrero le cubrió los ojos. Divagó en su mente sin escuchar realmente lo que decía el raído sombrero. Él solo quería que le asignaran su casa. Oyó algunas palabras como “valentía”, “pero”, “astucia” y “verdadero”. Hasta que escuchó: - Pero realmente creo que tú corazón pertenece a… ¡Slytherin! – quiso poder desaparecer, o largarse a llorar e inclusive lanzarse un Avada Kedabra. Y lo consideró seriamente. Era oficialmente una serpiente, la primera de su familia. La única. Le quitaron el sombrero y escuchó un fuerte murmullo y vio que la mayoría de los ojos estaban puestos en él. No era menor, el hijo mediano de El Elegido había quedado en Slytherin. Aún aturdido, avanzó un poco hacia su mesa y a la primera persona a la que se le pasó por la mente observar fue a su hermano James, que estaba sentado en la mesa Gryffindor. Este le miró casi reprochándole que el sombrero lo hubiese puesto en esa casa, luego dirigió lentamente su mirada en dirección a su prima y mejor amiga Rose, casi al último de la fila de los nuevos, y recibió la misma incomprensiva mirada. Pero no había advertido, hasta pasado unos segundos, un par de ojos del color de la plata que seguían sus movimientos, estudiándolo como si de un conejillo de Indias se tratara. Se ubicó frente al platinado extraño. Porque sí, su nuevo “compañero de casa” era rubio, de un rubio imposible casi blanco, con iris de un extraño color plateado, tupidas y largas pestañas más finas y angulosas facciones que le traían aires de aristocracia antigua. Y con un olor bastante peculiar, a vainilla. El extraño le tendió una mano y dijo con una voz melodiosa: - Soy Scorpius, Scorpius Malfoy – y le sonrió encantadoramente, él le tendió una propia y contestó: - Soy Albus, Albus Potter – y le respondió la deslumbrante sonrisa a Scorpius En ese momento Albus supo que había hecho un gran amigo. De ese día ya habían pasado 5 años y un poco más. Albus y Scorpius eran inseparables. Estaban en sexto curso y como habían conseguido los mismos TIMO’s, cursaban las mismas asignaturas. Pero en ese instante, un raro Viernes de Octubre, disfrutaban de la calidez de la tarde en los míticos jardines de Hogwarts. Albus se encontraba recargado contra un frondoso árbol que les brindaba sombra a él y a Scorpius, cuya cabeza se encontraba sobre el regazo de su mejor amigo, quien le acariciaba los rubios cabellos distraídamente, cuyo olor ni con el tiempo cedía. Scorpius observó la pensativa cara de su amigo y dijo: - Al, ¿Qué ocurre? – preguntó enderezándose - Nada, solo recordaba el día que nos conocimos – le contestó el ojiverde - Como olvidarlo – resopló – aún no superabas el hecho de ser de los malvados Slytherin – haciendo énfasis en el nombre de la casa sonriendo – Créeme, nunca había visto a una persona tan traumada y con un grado de estado de shock tan alto – rió - Tú no comprendes Scorp, mi familia desde hace generaciones perteneció a Gryffindor, y fue extraño que yo fuera a parar a Slytherin. Creo que quedaré estigmatizado por y para siempre – le respondió apesumbradamente - No es para tanto cariño – le dijo el rubio mientras le acariciaba la mejilla. Amaba cuando Scorpius le decía así, o en general cuando le mostraba afecto, algo bastante atípico del blondo. Ya que su mejor amigo solía ser tan amoroso, expresivo y afectivo como una piedra. Excepto con él: - ¿Por qué no mejor nos vamos a nuestras habitaciones a dormir? – le propuso el platinado – Me encanta dormir cuando no tenemos deberes… - Scorp, a ti te encanta dormir cuando sea, sea mañana, mediodía, tarde o noche. Y donde sea, como en clases, en la biblioteca, la sala común… - No sabes cuanta gracia me hace, Al – le dijo arrugando el entrecejo - Me encanta cuando haces eso – dijo levantándose – pareces toda una chica – y diciendo esto se echó a correr. Scorpius se tomó un segundo y luego le siguió, obviamente, hacia las mazmorras. De vez en cuando divisaba un poco del negro cabello de Albus, o un poco de la ondeante capa que quedaba tras él, antes de que le aventajara de nuevo. Cuando llegó a la muralla de ladrillos, se detuvo en seco y dijo la contraseña: - Sangreal – la fría y húmeda pared mostró una puerta. Entró y sin pensarlo dos veces fue hacia su dormitorio, pero antes de abrir sacó su varita. Abrió la puerta y entró cautelosamente, para cerrarla tras él. Observó la habitación minuciosamente, estaba vacía. Hasta que cuando estaba cerca de su cama sintió todo un peso que se le iba encima y que lo inmovilizó sobre la misma sin la opción de tomar su varita que ahora reposaba a distancia de su dueño. - Es injusto – reclamó Scorpius mientras Albus aparecía sobre él - ¿Por qué? – dijo sonriendo inocentemente

Nada digno de mencionar – le mintió . ni hablan o ríen en el Gran Comedor – argumentó – Y cada vez que coinciden se ignoran Al. confundido por el comportamiento de su amigo. Albus encontró la lengua de Scorp y comenzó a frotarla suavemente.¿Qué ocurre entre Scorpius y tú? – Albus desvió la mirada de sus propias raíces de valeriana hacia los ojos de su prima .Perdóname. concretamente. Un simple roce de labios. tú prima con quien has compartido casi tanto como con Scorpius? . sintiéndose de pronto con un vacío. Cuando de pronto se vió interrumpido por la voz de Scorpius: . Y en lo cerca que estaban de los suyos. También se vistió.¿Por qué lo preguntas? – contestó poniéndose inmediatamente a la defensiva . En eso.Es que ya no los veo juntos. Pero este le detuvo y le volvió a besar con más pasión y desenvoltura. detente por favor – beso – Para – otro beso – te lo suplico – decía aceleradamente .Al. ¿Qué ocurrió? – cuestionó la chica . Casi no le dirigía la palabra a menos de que fuese estrictamente necesario. se acercó lentamente a Scorpius y le besó. El ojiverde comenzó a besarle el pálido cuello al platinado a la vez que intentaba quitarle la ropa. como tú nunca has sacado provecho de la dichosa capa… -No sabes cuánto te detesto.Vamos Al.Al. una semana y tres días después o diez días (como llevaba desesperadamente la cuenta el pelinegro). Potter – le dijo dedicándole una mirada de odio demasiado típica de su familia y de él mismo . delineándolo.Lo sé. ni tú te crees eso – le dijo levantando su tronco apoyándose en sus antebrazos. Pero Scorpius Hyperion Malfoy le conocía mejor que nadie en este mundo y no se rindió ahí .Porque tú tienes la capa de invisibilidad de su padre y siempre haces trampa – le respondió el rubio haciendo un puchero . se IGNORAN. ¿Qué ocurre? – preguntó confundido . pero realmente ya se estaba preocupando seriamente si su mejor amigo volvería a dirigirle la palabra alguna vez en la vida. ya que él creía que cuando el rubio estuviera listo volverían a hablar.Albus Severus Potter Weasley.Es solo una situación algo… incómoda – contestó el ojiverde -Pero. Ambos sentían sus cuerpos arder como si hubiesen tenido el Fuego Maldito en sus interiores. ¿puedo hacerte una pregunta? – dijo tímidamente ella mientras cortaba raíces de valeriana para su poción de muertos vivientes . ya que. no puedo hacerte esto – contestó casi atropellando sus palabras mientras se recomponía rápidamente la ropa – Perdóname por favor.. por lo general. sinceramente ¿Esperas que yo me crea eso. pidiendo permiso para entrar en la boca del otro.Por supuesto Rosie – le respondió relajadamente su primo . para luego. Albus intentaba no pensar en ello (aunque no le diera los resultados esperados). plata y esmeralda se encontraron y ahí Al supo que ese era el momento. salió de la habitación cerrando la puerta tras de sí. Malfoy. pero sé que son los mejores amigos y que no se comportan así normalmente – puntualizó – ¿Qué les ocurre? Si se puede mencionar claro está… . pero decidió que era mejor darle su tiempo y su espacio a Scorpius para que se recompusiera… Pero nunca esperó que ya. Comenzaron a moverse. En cierto instante. Tenía la impresión de que el rubio estaba muy apurado. Albus tuvo un escalofrío al sentir la cercanía del cuerpo de su amigo. Aunque después de lo ocurrido dudaba de seguir usando esa etiqueta. en alguna clase. aun besándose. no te preocupes – le mintió. abandonando sus labios. Puede ser que yo no me lleve de lo mejor con él. en lo bien que lucían luego de que él mismo pasara su rosada lengua humedeciéndolos al sentirlos secos. esto desencadenó un casi imperceptible gemido de placer de parte del heredero Malfoy que fue como música para los oídos de el varón menor de los Potter quien iniciaba un recorrido por las piernas de su compañero de casa. sentía las finas y blancas manos de este recorrer su firme torso desnudo de arriba abajo reiteradas veces antes de que él mismo lo hiciera una vez en su cuerpo.Nada.Scorp. dejando a un pobre Albus completamente sorprendido y sobre todo. proceder a quitarle la capa con el emblema de la serpiente. pero transmitía las mil y un emociones que los recorrían. Y una conversación con su prima Rose en clase de Pociones solo le hizo ver lo que quería evitar: .No puedo hacer esto.Al. Créeme que lo sé muy bien – en ese momento Albus reparó en lo delgados que eran los labios de Scorpius. hasta que el rubio quedó sentado sobre el pelinegro con una pierna a cada costado. Scorpius no pudiera sobrellevar eso. ¿Qué te ocurre? ¿Qué está pasando por tu cabeza? . Albus comenzaba a moverse de arriba de Scorpius. Le parecía que las manos del blondo eran mucho más rápidas y urgidas que las de él. lo lamento tanto – y sin decir más. escuchó la melodiosa voz de Scorpius que casi no cambiaba con el tiempo . porque de un momento a otro se encontró sin vestimenta alguna en la parte superior de su cuerpo. eso nunca había pasado entre ustedes. entonces el ojiverde tomó el siguiente paso y pasó su lengua por el labio inferior de Scorpius. Siguió aflojándole el nudo de la corbata y desabrochándole la camisa mientras Scorpius hacía lo debido con él.

En ese momento un sonriente Scorpius entró al Gran Comedor y se sentó frente a su nuevo amigo. pero supongo que algún día lo asimilaré de verdad. la persecución.Sí. créeme. la fuerte voz de su padre: . Vociferadores. este empalideció de forma notoria. amplificada por cien. Además conocí a una persona especial. me fascinan (Pociones y Defensa Contra Las Artes Oscuras). Rose no sabía si horrorizarse o largarse a reír porque. Pero Scorp no me habla y… . Le quitó el sobre rojo de la pata a esta sin hacer nada más. Bueno. espero tu respuesta… Albus Ahora pensaba seriamente que no había hecho lo correcto. su hermano James lo hubiese hecho y no quería que inventara talvezquecosa con tal de hacerle quedar peor. soy la primera serpiente en TODA la familia.¡ALBUS SEVERUS POTTER WEASLEY! ¡NO SÉ QUÉ HABRÁ PASADO POR TU CABEZA! ¡NO LO SÉ. Por algo es mi mejor amigo.Albus. arreglan sus problemas conversando y dejan que todo vuelva a ser como antes? – le propuso la castaña . le mencionó que por amigo tenía a cierto pelinegro de ojos verdes de nombre Albus Potter. Él. Ambos se miraron. le miró atentamente con sus ojos color plata y. no tenía nada de qué preocuparse.Ibas bien hasta que te pusiste dramática. su nombre es Scorpius Malfoy. Scorpius. gracias por tu apoyo y sobre todo tu seriedad – dijo Albus sarcásticamente cruzándose de brazos . No fue fácil para él tomar la determinación de hacerlo. que también estaba en su casa.Es que. en general. Partiendo en primer curso cuando apenas se habían conocido. como era tradición en su familia. veía aterrizar majestuosamente el halcón plomo de su padre. por su extraño comportamiento. lo sé. es extremadamente rubio y tiene un humor a veces peor que el de la Tía Hermione cuando tú o mi Tío Ron hacen algo peligroso en terreno con los Aurores. todo está bien.Suena muy fácil si lo dices así. Es bastante peculiar.fue interrumpido por la muchacha . Pero era otra la razón por la que decidí enviarte una carta tan pronto. los jardines.. por su parte. Fui sorteado para Slytherin y realmente muy en serio espero que no estés enfadado. también había enviado una carta a su propio progenitor. o lo era – terminó con pesar .. Yo mismo y James ya nos encargamos de que la conciencia me pese de sobremanera por esto. esas eran cosas que solo podían sucederle a su primo. por su lado. Cuando una lechuza blanca como la nieve se posó suavemente delante de Albus. sé que no puedo mentirte – asumió con pesar de un Slytherin – Pero no es algo fácil de relatar. Albus tomó el suyo y le abrió antes de que este explotara y se escuchó. presentía de una forma casi siniestra que ese mismo día llegaría la respuesta de su carta que citaba así: Papá: Quería escribirte esto antes de que James lo hiciera.Está bien. por supuesto. en fin. pero algún día debía enfrentarlo. . – y comenzó a desgranar la historia desde ese Viernes por la tarde. ¿lo recuerdas? *Flashback* Un nervioso Albus desayunaba (o lo intentaba) en la mesa Slytherin. Y. Él mismo que ahora parecía querer desmayarse al ver a las lechuzas entrar en Gran Comedor. es solo algo… ¿pasional? – sonrió ante la mención de la palabra – ¿Todo esto por un calentón hormonal? – y su prima no pudo seguir reteniendo la risa . Y lo sé papá. han pasado cosas peores que esta. Realmente deseo que no te enfades. He llegado bien a Hogwarts y por el momento todo va bien. PERO EN QUÉ MOMENTO PUDISTE LLEGAR A HACERTE AMIGO DEL HIJO DEL HURÓN! ¡NI SIQUIERA EL HECHO DE QUE ESTÉS EN SLYTHERIN ME MOLESTA EN COMPARACIÓN A ESTO! ¡SOLO TE DIRÉ QUE CUANDO ESTES EN CASA HABLAREMOS SERIAMENTE SOBRE ESTO! – y después de gritarle . En su carta no había algo extraordinario. Ya hace dos días le había enviado una lechuza a su padre y a su madre contándole que había sido seleccionado para Slytherin. sinceramente.O sea.¿Y no has pensado que tal vez Malfoy tenga vergüenza? ¿O pudor? ¿O un trauma? – dijo levantando una ceja . esos sobres rojos solo podían significar UNA cosa. todo. Le dijo cuales asignaturas le encantaban (Pociones) y cuáles de verdad le molestaban como Historia de la Magia. el primer beso. supuso que debía estar esperando la respuesta de su padre. ¿en serio? – rió un poco más – ¿Por qué no simplemente le vuelves a hablar.. diciéndole orgullosamente que había sido elegido para Slytherin. pero si no era él. solo algunas clases que me complican (ya sabes. Historia de la Magia puede ser muy aburrida) y otras que sinceramente. si Scorpius tuviera un trauma. yo lo sabría. también cargando un sobre rojo. No es tan malo como creí. Pero reitero.

Esquivó al guardián. ¿por qué lo hiciste? ¿Por qué me hablaste y te hiciste mi amigo? . Scorpius solo pudo reaccionar cuando el cuerpo de Albus toco tierra del lado izquierdo bajando precipitadamente hasta que tuvo los pies en suelo firme. y lográndolo desvió su escoba violentamente hacía donde revoloteaba la dorada pelotilla. medio segundo después veía como el pelinegro caía de su escoba. Solo observó cómo su mejor amigo se precipitaba al césped sin poder hacer nada. mucho más calmada que la del de Albus. En su travesía durante una milésima de segundo apenas. El primero dedicaba su tiempo a sobrevolar el campo buscando la famosa pelotita dorada a la vez que contemplaba a su mejor amigo. Ese maldito de Todd. Inclusive cuando este intentaba hacerle ver que no era así – Y el año pasado en quinto en ese partido de Quiddicht contra Ravenclaw donde te fracturaste una pierna. Ravenclaw y Slytherin.Cuestiones de sangre según mi padre – explicó Scorpius . . *Fin Flashback* .Sí – solo respondió el rubio . el azul y el verde surcando los cielos. mientras que al otro lado Scorpius se acercaba veloz y peligrosamente a los postes para marcar otro tanto. el frío iniciaba su labor junto al viento mientras toda la atmósfera se enfriaba de pronto.Curiosidad. También puedo mencionarte en cuarto curso cuando Scorpius y su madre enfermaron de gravedad y estuvo más de un mes internado en San Mungo – le dijo mirándole a las esmeraldas que llevaba su primo por ojos heredados de parte paterna – Casi no dormías.Si así fuera.¡Scorpius Hyperion Malfoy Greengrass! Primero quiero que sepas que yo y tu madre estamos orgullosos de que estés en Slytherin. Ambos se levantaron de sus asientos y salieron del lugar bajo la intensa mirada de todo el que estuviera ahí presente. que ya de por sí. perder a su madre le había hecho ver que a pesar de todo. el rubio era una persona con sentimientos e imperfecta. no estaría aquí hablando contigo Albus – replicó fríamente lanzándole una glacial mirada con aquellos ojos grises. se despedazó el mismo. Albus miró a Scorpius. resonó por todo el Gran Comedor: . habían ganado. pasabas todo el tiempo que podías a su lado esperando que despertara – él solo asintió. ¿Recuerdas la reacción de Scorpius? . Siguió rápidamente tras ella a la vez que el Ravenclaw. siguió volando a través de toda la extensión del campo con Todd a cuestas. el rubio cazador Scorpius Malfoy. volar velozmente de un lado a otro arrebatando y lanzando sin piedad la quaffle. se lo impidió. la voz de su padre. eran fríos. el de Todd. Comenzaba a caer la tarde.todo aquello. recordaba muy bien esa tarde… *Flashback* Corrían los primeros días de Marzo. en una cuenta 120 a 210 donde todo el público miraba ansiosamente en busca de la pequeña snitch dorada. Ryan Todd. miró directamente a los ojos de Scorpius que le seguían atentos a cualquier estupidez que se le ocurriese hacer. Slytherin iba 90 puntos sobre Ravenclaw. Ese recuerdo le pesaba tanto como a Scorpius.Albus sonrió. Ese mismo en el cual había caído hace escasos segundos el pelinegro. apenas comías. Estaba más pálido de lo que normalmente era. Vainilla.Entonces. corrió . esperando poder encontrar y atrapar pronto la snitch para poder ir a dormir en su reconfortante cama. en esto mismo estaban el pelinegro buscador de Slytherin. Se volteó sonriente para ver como Albus estiraba el brazo derecho y cogía la snitch.Así que no soy digno del pequeño Scorpius Malfoy – dijo duramente el ojiverde .¿Tu padre te prohibió estar con alguien de mi familia? – le preguntó mirándole fijamente .Fue cuando en vacaciones tu padre y el de Scorpius les prohibieron verse. Ensimismado en sus cavilaciones no advirtió en primeras instancias como un destello dorado se movía en perpendicular por el campo hacía el otro extremo. en un momento estuvo a punto de atrapar la escurridiza pelota pero un brazo ajeno. lanzó la quaffle y marcó otros diez puntos. le había asido del mango de su escoba y le asestó un golpe en el flanco derecho. Pero. simple y mera curiosidad – dijo Scorpius mientras dejaba la habitación elegantemente dejando una estela de un olor ya familiar para Albus. una espectacular primavera se avecinaba y en el campo de Quiddicht de Hogwarts dos equipos se disputaban la Copa de las Casas. Caminaron en silencio hasta que de pronto Albus empujó a Scorpius dentro de un aula y le encaró: . un brazo y un par de costillas. Albus Potter y el castaño Ravenclaw. fue ahí cuando el comportamiento de este cambió bastante durante un tiempo. Hasta que la vió y se lanzó en picada para despistar al buscador contrario. pero por otro lado ¡Te lo advertí! ¡Te dije que no debías relacionarte con gente que llevara por apellido Potter o Weasley! ¡Aún menos si ambos van juntos en una sola persona! ¡Cuando estés en casa no creas que no hablaremos de esto! – Después de que este vociferador se destruyera.¿Por qué? – le cuestionó el pelinegro . Scorpius se apresuró a abrir el suyo.

¿Por qué sino Todd no dormirá nunca más? – interrogó levantando las cejas. caminó rápidamente (aún con sus ropas de Quiddicht) hasta la Enfermería y entró sin tocar.Como lo dudaste – le respondió y luego agregó .Siempre Albus. . o como dirían los muggles “ha pasado mucha agua bajo el puente” como para que esto destruya una amistad de años en unos minutos. Albus.¿Cómo te sientes? . Pero ya era tarde. Ambos hicieron el típico saludo.Y eres un imbécil de Primera Clase Albus. Aunque confió que con Scorp será distinto – terminó y le sonrió a su primo favorito justo cuando la clase llegaba a su fin . ¿Está bien? – dijo el profesor a la vez que Albus y Scorpius se ubicaban – Comiencen. plata y esmeralda se reconocieron y por sus mentes .¿Te quedarás junto a mí? . suenas como mi madre – rió Albus – pero gracias por todo – y le besó la mejilla . Se miraron directamente a los ojos. Habla con Scorpius. al verle le sonrió como nada: . . tomó la pelota que le ofrecía su amigo y le acarició la frente acomodando un rebelde mechón de cabello oscuro: .. recostado sobre su costado derecho. Albus tomó las suyas e intentó alcanzar al rubio antes de su siguiente clase.dijo sintiendo como su sangre se concentraba en su cara .Como no...Eres un imbécil.¿Escuchaste eso? . poco dignos de un Malfoy – ¡Ya verás imbécil! ¡Si yo fuera tú comenzaría a dormir con un ojo abierto o simplemente no hacerlo.. por. medio adormilado pero bien.le preguntó el pelinegro acomodándose y rindiéndose ante el sueño sin oír lo que Scorp le decía: . mucho sueño – dijo bostezando y tomándole la mano izquierda con su derecha .¿Ya están todos? – preguntó – Silencio por favor – esperó un par de segundos y continuó – Se estarán preguntando el porqué de que la sala esté vacía – los alumnos se miraron interrogantemente.. la pierna y un par de costillas rotas. En ese momento el profesor Banes comenzó a hablar: . una pierna y tres costillas... se reprendió mentalmente entrando a la espaciosa sala que.hacia él pareciéndole que no llegaba nunca a su lado y cuando lo estuvo vió que Albus le sonreía cansadamente: . divisó a ese bastardo mal nacido de Todd y sin previo aviso le dio un certero puñetazo en la mandíbula haciéndole caer al piso. Caminó furiosamente hasta donde estaba el equipo de los Ravenclaws.. Albus miró a Scorpius. se dieron media vuelta y caminaron 10 pasos. – fue interrumpido .. Pero no me quejo. sin decir más y sin dejar de sostenerle la mano.. por algún curioso motivo.le contesto como si fuera algo muy obvio y notorio. pensó el pelinegro – Sé que ambos son muy buenos en esto – decía mientras ambos caminaban al frente – lo único que quiero es que no se asesinen. su rabia podía más con él. lograron calmar un poco al blondo que de la pura rabia estaba sonrojadísimo.Sabía que vendrías – le dijo sin perder su sonrisa .Pues duerme . Fraser ¡Suéltenme.Bynes.Maldición Rose. el profesor Banes ya había abierto el aula. Iba a lanzarse sobre ese desgraciado por haberse atrevido a siquiera tocar a su mejor amigo. Potter – le dijo seriamente pero con una sonrisa de orgullo mezclado con mucha ternura – Un gran imbécil con complejos de héroe de Quiddicht – en ese momento llegó la enfermera y con solo una mirada le dijo: .Bueno.Han pasado muchas cosas Al. – y Scorpius.La tengo Scorp.. se durmió a un lado de este. clarísimo – dijo el platinado – Así que no vuelvas a hacerlo. toda la vida.De nada. no podía haber elegido peor momento. – Scorpius no escuchó nada más. la Copa es nuestra – y le extendió la mano derecha con la dorada pelota de alas aun moviéndose – Tómala – el rubio se arrodilló a su lado. con algunos Slytherins tras él. ya bastante más calmado. ¿Por qué no dejaste la snitch y tomaste tu escoba? . y tal vez lo era. Se acercó y este.Lo tengo claro. ganamos la Copa y. ahora ve y alcánzale – le dijo mientras recogía sus cosas. pero un par de fuertes brazos se lo impidieron: . entonces profirió una sarta de insultos contra el otro. se encontraba vacía. porque por esto la pagarás muy caro! ¡Nadie toca a Albus menos a mí vista y paciencia! ¿¡ME OISTE!? – y tras todo un mar más de insultos y amenazas. volvieron a voltearse. un par de personas más allá – y es porque hoy practicaremos duelos para luego hacerlo sin hablar. Aunque antes que todo deseo que observen una muestra de un duelo – prosiguió sonriendo – ¡Potter! – Albus enfocó sus verdes ojos en el profesor – y.¿Y dejar que el estúpido de Todd la cogiera? Primero me rompo un brazo. maldita sea! – forcejeaba sin futuro el platinado contra los fuertes golpeadores. sé sincero y trata de no herirle ya que sé que a veces te sale todo ese Slytherin que llevas dentro y tiendes a ignorar los sentimientos de los demás. he estado mucho mejor.Tiene el brazo. ¡Malfoy! – Mierda. pero primero quiero que lo practiquen de la forma corriente. En una de las primeras camas estaba su mejor amigo. Un cálido color rosa se expandió por las mejillas de Scorpius . Scorp – le agregó bromeando .. *Fin Flashback* . Luego de un par de minutos. todo el castillo debió haberte oído – rió y se sintió de pronto cansado – Tengo sueño.

. Y sin mayor parsimonia. Aun así.por favor. El ojiverde se tentó a acercársele y quitarla.No lo dudo. solo sentían un débil pitido en sus oídos . Todas . chispas rojas saltaron al colisionar. El ojiverde veía que Scorpius estaba raro. Las cosas se veían feas. por favor – Ya no sabía que hacer.¡NO! Este es nuestro duelo – el asunto se volvía personal.. nunca había visto al otro así.durante un escaso segundo pasó el recuerdo de la última vez que habían coincidido. Parecía tan cansado...No lo haré – respondió tercamente – Perdóname – y antes de saber si Scorpius le perdonaría. Se liberaron y se pusieron de pie. y debía rescatarla. harto de todo y. Pero en el momento que se descuidó: . luchando contra el efecto de los hechizos. que le partía el corazón verle así. Al rubio se le cristalizaron los ojos e hizo levitar una mesa para luego lanzársela al pelinegro con furia. ya que no podían oír nada. por favor – decía mientras propinaba débiles golpes a los brazos del otro . yo te am. Él solo le había visto así una vez.¡Rictusempra! – pero Albus reaccionó a tiempo y gritó: . El profesor había levantado la varita cuando ambos mascullaron: . pasó un momento y Albus se recompuso. sino que por el profesor: . El aire estaba realmente tenso.Suéltame.¡Locomotor Mortis! – y ambos cayeron a la vez.No hasta que me digas que te sucede conmigo Scorp – contestó .. ninguno bajó la guardia. Albus por instinto defensivo pensó ¡Levicorpus! y el blondo quedó colgando por el tobillo intentando en vano hechizar a el otro para..No te atrevas a decirlo – le amenazó empuñando la varita – ¿Nunca te enseñaron que mentir es malo. Entonces. Se levantó majestuosamente (a pesar de que sus ojos aún estaban cristalizados) como solo un Malfoy puede hacer y se sacudió la túnica con obsesión.¡Expelliarmus! . Malfoy – dijo el otro pelinegro – se nos acabó el tiempo rapidísimo. salió cerrando la puerta tras él. Scorpius no esperó y contraatacó: . 50 puntos para Slytherin – ambos sonrieron falsamente.. Potter – hablaba mientras caminaba hacia la puerta – A propósito. segundos después. yo. si uno hablaba de un colapso emocional en Scorpius Malfoy. pero no por el rubio. como si estuviesen conectados mentalmente. Y de pronto. – paró un segundo – no sé qué decir – se acercó al rubio – Perdóname. se observaron y de pronto el rubio tuvo un ataque de nervios y sin aviso gritó: .¡Confringo! – la mesa estalló en mil pedazos – Scorpius.¿Qué te ocurre conmigo Scorpius? – todos en el aula permanecían en silencio.¿Por qué me dejaste ir ese día? ¿Por qué no saliste tras mí? ¿Por qué nunca me hablaste? ¿Por qué no me buscaste? No hiciste nada. debía ser gravísimo. disponerse a gritar: . Y pasó..¡Maldita sea. – y otra vez se vió interrumpido. – por tercera vez fue interrumpido . excelente duelo. ¿Qué diablos te ocurre? Muffliato – susurró este para que nadie les oyera. cuando se enteró que su madre había muerto... Porque él era un Malfoy y algo de dignidad le quedaba. Otra vez se detuvieron. nadie se atrevía por poco a respirar. no mientas – le contestó el otro mientras una lágrima rebelde caía por su mejilla izquierda.¡No te miento! – exclamó – ¿Por qué crees que lo hago? – preguntó exasperado . parecía que tendría un colapso emocional en cualquier momento. este le preguntó: . – pero se vió interrumpido por el otro . salimos en un momento – le sonrió al docente – no demoraremos . . este gritó: . Pero se abstuvo: .. Albus conjuró suavemente un Fermaportus. . Scorpius dijo: .¡Incarcerous! – pero erró por poco. triste. Potter? – preguntó sarcásticamente . ambos lanzaron hechizos a la vez: .¡Impedimenta! – Pero ninguno acertó. en cuarto curso..¡Bájame en este maldito instan. comenzó a llorar silenciosamente..¡Depulso! – y le dio certeramente al pelinegro..¿Cómo pretendes que haga eso? – respondió un poco irritado – Eres mi mejor amigo y la persona que más a. Cuando le escribiera a su padre debía agradecerle por enseñarle ese hechizo.¡Protego! – tampoco esperó – ¡Petrificus Totalus! – pero antes de que le alcanzara el hechizo. .Pero si es ciert.¡Desmaius! – dijeron a la vez.! – y entonces cayó al suelo con estrépito.¡Porque si me amaras como dices hacerlo te podrías haber esforzado un poco más en demostrármelo! ¡No andarías por la vida pavoneándote de que te tiraste a todas las chicas del castillo! – y sin poder seguir evitándolo.. ¿Por qué? – Albus no sabía como responderle eso.. La clase ya finalizó – para hablar Albus retiró el Muffliato y contestó: . inmovilizados.Scorpius.. Le intentó abrazar pero el otro opuso resistencia: . .Es cierto Scorp. otro Muffliato y miró a Scorpius: .Está bien..Potter..Nada – respondió bajando la cabeza – Solo déjame en paz. Potter! – se revolvió un poco – ¡Bájame ahora mismo! .

para su autoestima. Sin miramientos. Se friccionaron y gimieron.Vamos. en ese momento. Albus se separó de Scorpius antes de que se viniera en su boca. que necesitaba susurrárselo. disfrutando el contacto. lentamente. Ahora ambos estaban sobre el estrecho pupitre. mas alto gemía y mas se revolvía intentando que el ojiverde se moviera mas rápido. El ojiverde. se podría estar cayendo el mundo a trozos enormes y le daría exactamente lo mismo porque. le levantó y dejó sentado sobre la mesa del profesor.Hazlo – suplicó – quiero sentirte dentro mío – dijo tomándole el azabache cabello y acercándole mas a él – ahora – suspiró . Si es que eso era posible. yo y mi paciencia no tenemos todo el día – susurró – si no te apuras. no seas pudoroso. Se separó del otro apenas lo suficiente como para hablar: -Al. Arriba y abajo. no lo sé. el rubio sonrió. pero no pudo importarle menos.. Una. Tres.Yo también te amo Albus – dijo con el corazón en la mano. Volvió a sonreír e intentó a la vez quitar el último vestigio de ropa que le impedía tener la vista del cuerpo de Albus por completo. le besó. De pronto. se sentía entre las nubes. . A medida de que Al intensificaba los movimientos. Estaba bajo Scorp y no tenía idea de como había llegado ahí. Scorpius suspiró. con fervor y mucha. Y que. Pero ese pensamiento se esfumó para convertirse en adrenalina puro. Al. y se quitó la púnica prenda que le quedaba. casi lastimeramente. Por él fuera. al ver la reacción del platinado continuó. Deseo reprimido. Tal vez solo fui un estúpido. dejando a la vista. Este. Scorpius dudaba de que este soportara tanto peso. sé que no me harás daño – contestó con seguridad . Volvió a sonreír pero esta vez mucho mas sádica y macabramente. Logró quitárselos.. él y Albus estaban semi-desnudos y este le daba ligeros mordiscos en su blanco cuello. Ahora pasaba sus manos por la musculosa espalda del Potter (bendito Quiddicht) mientras el mencionado le quitaba la ropa que le quedaba. Para cuando terminó de pensar en todo eso. – y sin decir nada más. Albus gemía de manera descontrolada. le daría un toque mas especial al encuentro. Su deseo desde hace dos años. que él debía complacer. Se volteó y besó suavemente al ojiverde. él era completamente codiciado tanto por chicas como por chicos. relamió el labio inferior del rubio y este le susurró: . lo único que era capaz de sentir y de desear era la cálida piel de Albus acariciarle por todos los lugares descubiertos que encontraba mientras le besaba de una forma tan copiosa. tomó la erección del otro y comenzó a mover su mano reiteradas veces. se retorcía intentando arquearse pero la mano libre del rubio se lo impedía. Pero quiero aclararte algo aquí y ahora. haciéndole saborear un poco de su propio pre-semen. Ahí recordó donde estaban. Porque. Nunca pensó que quitarle la ropa interior a alguien sería tan malditamente complicado. y en vez de avergonzarle o algún sentimiento similar. casi por reflejo. en ese momento. Scorpius. El pelinegro sonrió y le habló en el oído: . inmediatamente. no lo duden. Besó a Scorpius. El pelinegro. en un claro signo de excitación. y ellos. tampoco la puso cuando Albus le quitó la capa y se subió junto a él. sobre la pequeña mesa. pero mucha pasión.Pero nada. solo pudo soltar gemiditos de placer comenzando a buscar a tientas con sus manos el inicio de los pantalones de su ahora amante. reveladora. le hacía sentirse como hipogrifo libre y con el autoestima mas alto aún. Tomó la punta del miebro de su amante con la boca y comenzó a metérselo mas rápidamente. disfrutando que al fin tenía lo que mas deseaba. ahora desnudos completamente. comenzó a descender dejando un rastro húmedo con sus besos a medida que bajaba. Miró a esos ojos del color de la plata y vió que estaban casi negros del deseo. no sin esfuerzo debido a la escasez de espacio de donde se encontraban. Scorp – decía mientras le besaba bajando por la línea de la columna hasta donde su espalda se fundía con una de las partes mas codiciadas del rubio. fuera el objeto de amor y deseo de su mejor amigo. Supongo que tengo esa insensibilidad Potter en estas cosas. de pronto. Una y otra vez. Hace bastante tiempo que quería decírselo. apretó los puños fuertemente. nunca había experimentado esas sensaciones.Te amo Scorpius – solo pudo decir. me veré en la obligación de cometer un crimen en contra de tu ropa interior – el pelinegro rió roncamente. decidió tomar el control de la situación y puso al otro bajo él. Scorpius técnicamente deliraba. haciendo un parecido a cuando se reventaba una pompa de jabón.No lo sé. Podían encontrarlos en cualquier momento en una posición bastante. cuando se dio cuenta que quería al pelinegro mas de lo que . como si llevara corriente eléctrica por todo su cuerpo.. perdiendo la cuenta inmediatamente. Deseaba tanto que Albus le dijera eso.. Dos.. Este no opuso resistencia alguna. Se besaron. tomó por la cintura al blondo. – intentó decir el pelinegro . La ropa de ambos estaba desperdigada por todo el piso. Por un momento se sintió expuesto y se volteó. dio una lamida a la punta de la erección del rubio. Y que lo haría. que creía que intentaba quitarle la laringe por la boca. sinceramente.esas preguntas del rubio le hacían plantearse a él mismo el porqué de no haber hecho alguna de esas cosas hasta que ya no fue posible vivir sin él..Pero. casi deseaba que los descubrieran. . su estrecha espalda y su apretado trasero.

Este se había sonrojado notoriamente y cuando el pelinegro llegó a su lado le dijo en voz baja: . Se abrazaron. Ambos llegaron al climax juntos. riendo y arrinconándose para besarse fugazmente hacía su clase de Herbología.. Jadeaban fuertemente. una danza de cuerpos tan impresionantemente perfecta. El ojiverde embistió de nuevo y el rubio volvió a hablar ..Malfoy.Ahora eres solo mío – y él otro le respondió: . Llegan tarde – se escuchó la voz del profesor .. ahora solo debemos recuperar el tiempo perdido – Scorpius se sonrojó violentamente Ambos se vistieron y salieron discretamente. – Vainilla – era mas fácil que decir que olía como Scorpius . dos años – dijo sinceramente .. Se besaron otra vez. que Albus le correspondiera el sentimiento lo llevaba a sentir que tocaba el cielo con las yemas de los dedos.. Albus comenzaba a retirarse cuando el platinado intervino: . Y de nadie mas.¡Por Dumbledore.. El rubio fue el primero en decir algo: . respirando entrecortadamente. Sin nada. con una sensación extraña de dolor y placer mezclados. Albus gemía. yo huelo a pasto de cancha de Quiddicht. se empaló en el miembro del pelinegro. Albus y Scorpius entraron y se sentaron juntos. el platinado le mordió fuertemente el cuello dejando una marca roja. El ojiverde se mantuvo unos instante quieto sintiendo la estrechez del interior de Scorpius apenas respirando.Exacto Señor Potter – dijo risueñamente – cada uno puede sentir un olor distinto. a escoba de carreras nueva y a. señor – respondió – es una poderosa. En un momento.. Un amor que había estado gestándose dentro de ellos hace tiempo. . Se recostó en la mesa suavemente y sus ojos liberaron un par de lágrimas de dolor.¿Y por qué no lo mencionaste? – le contestó acariciándole el cabello sintiendo un delicioso olor. ya que a todos no les atrae lo mismo. Scorpius enredó sus piernas en la cintura de Al.. Seguían moviéndose. Albus se puso a un lado de Scorp y le miró.Claro.. – dijo roncamente. A vainilla. que importaba. Técnicamente se deshacía en los brazos de su amante. en un arrebato de pasión. Se sonrieron mutuamente.¡No lo hagas! Solo. El profesor Slughorn llamó la atención de todos y comenzó la clase: . Sin preparación. Scorpius gemía. eso había sido inesperado. el día de hoy veremos algo bastante interesante – dijo sonriendo – en este caldero. sentía ese olor tan característico. Sonrió tan abiertamente. entrelazaron sus manos nuevamente. . Porque ahora era de él. como siempre habían estado. caminando por los desiertos pasillos tomados de la mano. el primero solo pudo ver como su prima Rose les miraba sonriendo. su primera clase era Pociones. ¿Albus? Me gustas y quisiera revolcarme contigo – le habló sarcásticamente – Suena lindo. . Tal vez demasiado. – se detuvo un instante. Albus.Es Amortentia.20 puntos menos para Slytherin – terminó. excepto uno que otro toque “accidental” de parte de cierto rubio a un pelinegro y viceversa. y al fin y al cabo. Morgana y todos los magos! Justo ahí – se revolvía sin cansancio. Entraron en silencio pero no pudieron evitar que el profesor se diera cuenta de su intromisión: .Lo sentimos Profesor Longbottom – contestaron a la vez . le dijo: ... Potter. Albus dio certeramente en un punto que hizo a Scorpius sobresaltarse: .¿Sabes? Soñé con este momento como. hay una poción.Siempre lo fui – Scorp se sintió morir. Mierda. Hasta que el de ojos plata comenzó a moverse bajo el otro.aparentaba bajo el eterno escudo del “mejor amigo” del hijo mediano de El Elegido.. Continuaron moviéndose y. Como nunca debieron dejar de estar.Da lo mismo. jurándose amor eterno entre suspiros y gemidos dentro de esas cuatro paredes. pero a su vez imperfecta.. y sin previo aviso.. Scorp se quedó estático.Bueno.¡Merlín! Hazlo otra vez.Poción del Amor – completó Albus. acompasadamente. .. Ahora era uno solo y sus mismas manos entrelazadas lo demostraban. dame un par de segundos. ¿Alguien puede decirme de cual se trata? – Scorpius y Rose levantaron la mano – Señor Malfoy – le cedió la palabra al rubio . Al día siguiente. Dos minutos después ambos se movían acompasadamente. – suspiro. ¿no crees? – él otro solo rió .Bueno alumnos. Al ver que iban atrasados iniciaron una carrera que frenaron bruscamente al verse en la puerta del invernadero número seis. pasa adelante y dinos que olores percibes – El aludido se levantó mientras Scorpius sonreía intentando evitar reírse. ehmm. La clase transcurrió con normalidad y finalizó sin ningún accidente. El rubio tenía sus manos en la espalda del otro para así mantenerlos lo mas unidos posible. Albus agradecía hacer puesto el hechizo silenciador o si no todo el castillo hubiese escuchado tanto alboroto que salía de la boca del rubio.

La clase era de teoría. contestó: .Fue incómodo – dijo el pelinegro . Seguían en lo suyo cuando de pronto se escuchó un estruendo. lo que no se esperaban era que el profesor los detuviera a la salida y les dijera unas cortas pero significativas frases: . no te preocupes – rió también Al...Como dudaste de ello – dijo cerrando la puerta y sellándola.Hazme callar – y el ojiverde le besó..Entonces. se levantó . disfrutaban de su hora libre en el vacío lugar. no creo que se dé cuenta – dijo imitando la voz de su mejoramigoamantenovio . le tomó por la cintura y enterró su nariz en el platinado cabello de este. El primero garabateando cosas sin sentido con su pluma y el segundo lamiendo con disimulo su pluma de azúcar de lujo (regalo de la persona sentada a su lado). descansando su cabeza en el hombro y cuello del otro.Eso pone las cosas mas interesantes – y dicho esto.Pensé que no vendrías .Podría hacerte muchas cosas aparte de esto. Olía delicioso.Espero que Banes no se de cuenta – rió Scorpius . – fue interrumpido por el profesor Banes. a salvo de todo y de todos. Recogió cada prenda y cuando entró a las dependencias de los de sexto divisó al rubio solo en ropa interior. Scorpius estaba acurrucado sobre Albus cómodamente.. Como el profesor aún no llegaba. Ambos sonrieron.Seños Potter. . El platinado se libró un par de centímetros y le susurró: .Poco mas de una hora . me da cosquillas – reía Scorp . si se podía. no me obliguen a informárselo a la Directora – y se retiró dejando a ambas serpientes de un intenso color granate Gryffindor. Hablaron banalidades de la vida hasta que finalizó la clase (con deberes para el día siguiente). Ya con la clase de vuelta. típica respuesta desconcertante del otro. . . 40 puntos menos para Slytherin – Ante las caras de ambos aclaró – Ustedes saben porqué.No sabes cuánto te detesto. Albus conjuró el Muffliato y se dispusieron a hablar: . El docente exclamó: . Potter – y. una hora – repitió mientras tiraba de la corbata del mas alto para levantarle .Cállate Scorp – contestó .le contestó extrañado ..¡No se preocupen! No sé que pasaría – decía mientras se limpiaba la túnica – Ayer cuando me fui estaba en perfectas condiciones – fue entonces cuando pelinegro y rubio se miraron y no pudieron contener la risa.y caminó elegantemente a la vea que se quitaba la corbata y se desabrochaba la camisa. Aprovechándose de esto. Para cuando Albus le siguió. se encaminaron a su clase diaria de Defensa Contra Las Artes Oscuras. ahora mismo si quisieras – Sintió acelerarse el corazón del otro – hay muchas aulas vacías alrededor.. Albus se puso tras Scorpius. Este le miró sobre su hombro: . había un camino de ropa hasta el cuarto.Muy incómodo – respondió – Pero no te preocupes. su escritorio. Ya en su sala común.¿Para qué? – preguntó confundido . Tenían una hora.¿Cuánto tiempo queda para Transformaciones? – preguntó de la nada . y ni Albus ni Scorpius prestaban atención. desarmando en el suelo. Malfoy – y el rubio le pegó en el brazo sonrojándose aún más. El profesor estaba en el piso y.Deja de hacer eso..No creo. no lo dudaban. y. Querían enterrarse ahí mismo.No sabes cuánto me encanta tu olor. Luego del almuerzo. Señor Malfoy. quien aún tenía la marca de los dientes del rubio: . Una hora que aprovecharían al máximo. que les hacía entrar al aula.Para lo que tú quieras – dijo quitándose la capa y arrojándola a los pies del otro – si me necesitas estaré en nuestra habitación . todo estaban en fila delante de la puerta.