60

School Story Capitulo 9: Stinky
El día paso y el siguiente día tal como lo había prometido la maestra se preparaba para cambiar de asiento a sus alumnos. Se veía de lo más divertida porque eso le causaba gran placer. Para ello había traído dos cajas de cartón donde había metido en una, los nombres de las chicas y en otra los nombres de los chicos. Iría sacando de uno a uno intercalando las cajas para que quedaran acomodados un chico y una chica en los asientos seguidos respectivamente, ya había el anuncio y los chicos no le habían tomado mucha importancia a diferencia de Reí y Mirelle. -¡Ah, no puede ser! –se quejaba para ella Mirelle- De esta manera la posibilidad es muy alta de que ese tonto me vuelva a tocar de junto. No vaya a ser que vuelva a pasar… -¡Demonios! –Reí hasta había contado las posibilidades de que le tocara a Mirelle al lado- A ver, hay 30 alumnos y de estos son 15 chicas, que me pueden tocar hasta cuatro junto… Las posibilidades de que me toque esa neurótica es muy alta. Esto ya no me está gustando… -¿No creen que será divertido? –decía la maestra en ese momento- Con este acomodo podrán conocerse mejor entre los chicos y las chicas. La juventud es muy interesante, será mejor que un aburrido acomodo al azar y de esta manera quizás se lleven un mejor amistad –su forma de expresarse dejaba ver su alegría. Algunos alumnos sentían fastidio, e incluso algunos pensaban: -Ni que esa forma de acomodar el grupo fueran una novedad. -De esta manera podrán hacerse de más amigos en vez de solo formar grupos de chicas y chicos. ¿No están contentos chicos? –dijo nuevamente la maestra. A Reí en ese momento se le ocurrió una idea que había dejado pasar. -¡Espera, es cierto! –pensó poniendo algo eufórico-… Tal vez hay muchas posibilidades de que esa chica me toque cerca, pero también hay más posibilidades de que no. No solo eso, si me toca un asiento central podría quedar en medio de cuatro chicas, y si por alguna razón ocupan algo de mi ayuda… ¡eso podría ser bueno! … Mirelle lo volteo a ver y vio la cara que estaba poniendo de eufórico. Ella sintió desagrado nada mas lo vio. -Y si a eso le sumamos que me podrían volver a tocar esas gemelas a mi lado –seguía Reí-… ¡Esto podría ser excelente! Y si por obra de una buena voluntad me tocara esa morena y esa rubia también junto a mí… ¡Eso podría estar genial! –se refirió a una morena que se sentaba casi cerca de la puerta y que en otra ocasión ya se había presentado como Yolanda. La rubia era la que se sentaba hasta el frente de la fila misma en la que Reí se sentaba. Reí, en sus gustos le habían parecido demasiado bonitas. En cambio la morena ni interesada estaba en el asunto, en ese momento jugaba con su celular y no escuchaba atentamente lo que decía la maestra. Mirelle lo estaba viendo todo el tiempo y pensó. -Ay, ni de loca quiero que ese tipo se vuelva a sentar a mi lado –se volvió al frente para el

60

61

School Story
seguimiento de el acomodo que la maestra iba a comenzar. -¡Tachan! –exclamó la maestra- Así le vamos a hacer. Voy a sacar un papel de la urna de los hombres y una de la de las mujeres y conforme lo vaya haciendo iré anotando los lugares que irán tocando desde el primer asiento de la puerta, luego de eso, seguiremos con la segunda fila y así le iremos haciendo hasta el final. Los chicos se veían tan emocionados a diferencia de la maestra que parecía que se dormirían en cualquier momento. Reí y Mirelle eran la excepción. La maestra metió la mano a la urna y saco el primer papel. -La primer suertuda es… -indico mientras desenvolvía el papel que hasta había hecho una especie de cuadrito con antelación, signo de que le daba mucha importancia a lo que estaba haciendo- Sonia… A ti te toca el primer asiento -la primera chica fue decidida- Ahora iremos con el primer chico… Y este es Julios … … –para sorpresa toco primero un amigo de Reí que pareció ni siquiera darle importancia- Entonces tu iras aquí –la maestra anoto los sitios en el pizarrón en un especie de área cuadrada que simulaba los asientos del salón –Después seguirá… –volvió a meter la mano en la urna- Ana ….. Tu estarás en el siguiente sitio –volvió a anotar en el pizarrón el acomodo- ¿No creen que es emocionante –pregunto la maestra emocionada después de eso-, saber quien les tocara cerca? -Sí –pensó Reí enseguida y se veía todavía emocionado. -Vamos, deprisa –pensó en su vez Mirelle que tenía prisa para saber que Reí estaría lejos de ella. Los demás alumnos estaban en blanco sin ganas de decir nada. -Seguro que no lo dicen –dijo la maestra-, pero se puede ver en sus expresiones que si lo están. Seguro ella estaba viendo algo imaginario, pensaron algunos alumnos, que esa maestra siempre andaba en su mundo de ilusiones. Unos papeles luego, y unos minutos más tarde, las primeras cuatro filas y otro asiento ya habían sido decididas, por desgracia para Reí las gemelas estarían en la segunda, la chica morena en la primera y la rubia en la tercera, para su mala su mala suerte de él y de Mirelle, ellos todavía no habían salido dejando a pensar lo siguiente a cada uno: -¡Demonios, solo dos filas mas quedan! –pensaba Reí entre frustrado y desilusionado- Y las chicas que quería ya ninguna esta cerca, y para el colmo las posibilidades que me toque esa chica junto ya son demasiado altas. ¿Qué hice para merecer esto? Cuando menos ojala si me llega a tocar que sea a la espalda, donde no tenga que verla si no quiero –se volvió a con las gemelas- Si tan solo esa dos chicas me hubieran tocado al lado –lloriqueaba. Mirelle en cambio estaba más calmada y pensaba. -Espera, cuantas mujeres van… 11 ya tienen lugar, entonces a mi me podría tocar en uno de esos sitios –se volvió a los lugares que serian para alguna mujer- Eso quiere decir que ese tonto podría estar en… -hizo cálculos de donde podría quedar Reí y ella- ¡Debes estar bromeando! – se enojo enseguida- ¡Es casi seguro que ese tonto me toque! ¿Cómo demonios las cosas se

61

62

School Story
están volviendo así? –se volvió a con Reí que en ese momento parecía también frustrado, eso le alivio de alguna forma- Cuando menos ese tipo parece sentir lo mismo- de repente vio como cambio esa cara y saco una sonrisita, le volvió a dar desagrado como pareció cambiar de humor repentinamente- ¡Ah, ese tipo es extraño! –pensó molesta, luego se volvió a con las gemelas- Cuando menos Elisa y Alisa están ya lejos de él. Lo que había pensando Reí cuando Mirelle lo vio sonreír: -Este es una mala broma, ja ja. ¿Dios, por qué me haces esto? Era una sonrisa de frustración. -Y seguimos con la marcha –decía en ese momento la maestra con su todavía acomodo de lugares. Saco un nuevo papel –El siguiente chico será: -Que diga ese tonto -pensó Mirelle. -¡Ah…! –Reí seguía frustrado porque sus planes no le salieron como él quería. -Ashton … tu estarás en este sitio –la maestra anuncio ese chico y apunto su nombre en el pizarrón en el lugar que le correspondía- Y se acaban los lugares, no les parece emocionante. -¡No! Por primera vez era generalizada la negativa. -Ahora una chica –siguió la maestra- Le toca a –volvió a meter la mano a la urna- Mirelle, tu estarás en ese sitio –la maestra anoto a Mirelle en su lugar. Mirelle no sabía si estar contenta o enojada, por donde le había tocado, pero sí que era un lugar que no le hubiera parecido tan malo en otro tiempo cuando Reí no estaba presente. Ahora veía donde podrían estar los chicos y veía que Reí ya era más probable que le tocara en otro lado que no fuera junto a ella. Eso le calmaba un poco. Reí seguía fastidiado pensando y lloriqueando: -Si tan solo me hubiera tocado una gemela junto a mí, es que son tan bonitas… ¿Por qué la vida es tan mala? Los acomodos siguieron y se decidieron los lugares hasta llegar al lado de Mirelle. Ella ya estaba satisfecha que a Reí solo le quedaba un sitio para estar junto a ella, lo malo que ya era un 50 por ciento que fuera así, eso la hacía que se fuera la poca felicidad que había sentido. Dejando en un empate su estado de ánimo. Reí sí que estaba frustrado. -¿Por qué, esto llego a ser así? –casi lloraba por dentro- Una sola gemela, una sola gemela, no pedía más, que estuviera junto a mi… Pero… Se volvió a con Mirelle, que seguía inmersa en sus pensamientos. -Esa loca podría tocarme al lado, si esto no es mala suerte, entonces no sé que es. -Muy bien, vamos a decidir el siguiente lugar –indicó la maestra mientras se preparaba a meter la mano a la caja de los chicos. -¡Que no sea yo, que no se yo, que no sea…! –repetía Reí sin cesar, para si. -¡Que no sea ese tonto, que no sea ese tonto, que no sea ese tonto…! –en su vez decía Mirelle. -¡Reí…! –dijo la maestra contenta.

62

63

School Story
En ese momento Reí sintió como si la suerte estuviera en su contra y se puso cabizbajo; en cambio Mirelle estaba enojada y casi rompía el lápiz que tenía en la mano desde hacía un rato. -Jo, jo, jo, jo –reía la maestra- Ya solo faltan dos asientos- ¿Qué les depara el destino? –se preparaba a tomar el siguiente papel. -¡Pero ¿qué?! –Mirelle seguía más que molesta- ¿En serio nos va a tocar juntos? –se volvió a con Reí que estaba cabizbajo todavía- ¡Tu di algo! -ella pensaba que también él estaba en desacuerdo por la expresión que tenia. Mas parecía resignado. -Bien, el siguiente será –dijo la maestra cuando fue interrumpida por Mirelle que levanto la mano- ¿Si? –pregunto la tutora extrañada. -¿Podría asignarme otro lugar? –preguntó Mirelle incomoda a lo que la maestra se confundioLa verdad no me quiero sentar junto a este. Reí dejo de voltear hacia abajo para voltear a con Mirelle y ver como ella lo señalaba con la mano. La maestra después de un pequeño silencio menciono: -No, los lugares fueron elegidos justamente, ya no se pueden cambiar, no sé porque no te quieras sentar junto a él, pero ya no se puede hacer nada, está decidido. Mirelle sintió más enfado, luego se volvió a con Reí que seguía viendo a con ella. -¡Di algo! –le dirigió la vista a Reí como si quisiera que le leyera el pensamiento, este no es que le agradara la forma que lo vio, pero sí que intuyo a que se refería, levanto la mano. -¿Sí? –la maestra pregunto algo confundida. -La verdad maestra yo también le quería pedir lo mismo, que no nos sentara juntos. Mirelle se alegro de que entendiera. -Escuchen chicos –dijo la maestra seria- Realmente no sé porque ustedes no se quieren sentar cerca, pero si no me dan una buena razón de porque no debo hacerlo, no puedo hacer nada y tendrán que soportarlo. Mirelle estaba más que frustrada. Reí en cambio se dio por vencido y se volvió a la pose de cabizbajo que tenia. En cambio Mirelle no se sentaba y se notaba tensa. Aun así la maestra continuó. -Bien, sigamos con… -Maestra –la interrumpió Mirelle nuevamente- La verdad yo si tengo una razón importante de porque no me quiero sentar junto a él. -Te escucho. -La verdad, maestra… –Mirelle aflojo el tono, mientras Reí la veía atentamente- Es que el huele muy feo, creo que ni se baña. -¿¡Que!? –Reí enseguida se paro furioso. -Esa es la razón maestra –añadió Mirelle. -¡Eso no es cierto! –Reí se defendió furioso- ¡No se de que estás hablando, yo me baño todos

63

64

School Story
los días! -Entonces no te pones desodorante, porque apestas a diablos –respondió Mirelle tapándose la nariz. -¡Si me pongo, y para que sepas hasta dos veces al día, para tu mayor información! -Pues no se te nota, deberías de comprar uno de mejor calidad, porque ese parece que te está fallando. -Tiene buena calidad el que uso, hasta lo anuncian en la tele ax%&/&%U para tu mayor información. -Te estafaron entonces y no es cierto que sirva. La maestra ya había tenido suficiente de eso. -Chicos… -¡No me estafaron, eres tú la que tienes la nariz estropeada! -¡Claro que no, es más, apestas tanto que desde ahora te voy a llamar Stinky! -¿¡Que has dicho!? -¡Que te voy a llamar Stinky! - ¡Ni se te ocurra llamarme así! -¡Te llamo como quiera! Stinky -Chicos… -¡No me llame así! -¿Cómo? Stinky, stinky, Stinky… -¡Te lo advierto! -¡Chicos…! –gritó la maestra. Después de que tuvo la atención de ambos se calmo- Escuchen chicos. Los asientos ya están decididos y amenos que alguien quiera cambiar con ustedes no los pienso cambiar –dijo más que nada para Reí y Mirelle se resignaran. De repente desde la fila de atrás a la del lado derecho de Mirelle un alumno levanto la mano. -La verdad yo iba a pedir que me cambiaran de asiento, pues me toco en la parte de atrás y me causa problemas por mi vista, creo que un asiento más adelante me vendría mejor. -Pues ya esta –dijo la maestra resignándose- Ese será tu asiento –le dijo a Reí, era el ultimo asiento de la tercera fila- Espero que con esto ya estén más satisfechos. -Claro –dijo Mirelle contenta y se sentó. Reí por su parte seguía furioso. La maestra se volvió a con estos de nuevo y pensó algo perturbada: -Ni loca siento a esos dos juntos. Luego siguió con lo que estaba. Llego la hora del almuerzo y ya la mayoría había salido a tomar su desayuno, ya todos gozaban de sus nuevos asientos y Reí estaba estancado en el suyo aun molesto. Al cabo de un momento llego Julios y Ron, y julios adivinando lo que pensaba Reí le dijo para consolarlo:

64

65

School Story
-Ya vamos –lo invito a almorzar-, olvida lo que dijo Mirelle, seguro que ella no estaba hablando en serio, no te debes de tomar todo a pecho. Reí se volvió a con él. -¿Apesto? –pregunto. -Sabía que dirías eso –pensó Julios- Claro que no -dijo-, ya te dije que Mirelle seguro bromeaba, no te lo tomes en cuenta. -¡Pero es que esa chica…! –se quejó Reí. -Stinky, je je –dijo Ron entre burla pues le daba gracia ese nombre. Tanto Julios y Reí se volvieron a con él. -¿Qué? ¿No les da gracia ese nombre? Yo creo que es gracioso. Stinky, ja ja – se volvió a burlar Ron. -Olvida a este idiota –instó Julios-, mejor ya vamos a la cafetería. Reí hizo caso a regañadientes y los acompaño. -Y olvídalo, déjalo en el pasado –añadió Julios. Mirelle iba con las gemelas por el pasillo y se sentía contenta porque no le hubiera tocado el asiento junto a Reí, no así se veían las gemelas que parecían decepcionadas. -¿Qué les pasa? –les preguntó Mirelle cuando vio sus caras. -Dijiste que ya no te meterías con ese chico –se quejó Alisa -¿Eso? –respondió Mirelle como pensando en una evasiva-… Es que solo lo hice hoy para que no nos sentaran juntos. ¿Ustedes vieron como lo que dije fue por eso? … Y ese tonto se lo tomo mal y hasta se enojo, vaya tarado. -La verdad hasta yo me hubiera sentido mal –insto Elisa en lo bajo. -¿Que dijiste? –preguntó Mirelle. -Que espero que no esté enojado, ese chico. -Claro que no… -insto Mirelle relajada- Y si lo está pues la verdad me importa poco, si no entendió porque dije lo que dije, entonces no vale la pena preocuparse. Las gemelas no quedaron muy convencidas de lo que dijo Mirelle. Reí en su asiento ya en la cafetería no dejaba de ver a con Mirelle furioso, no le apartaba la vista y comía mientras sus ojos seguían cada movimiento de ella. Julios y Ron lo observaban intranquilos, habían notado ya como hasta las gemelas allá en la mesa de Mirelle se habían dado cuenta de eso. -Vamos, tranquilo, que no es para tanto –le volvió a decir Julios a Reí para calmarlo. -¡Ah, pero es que ve a esa chica tan tranquila, como si nada hubiera pasado! –se quejó ReíMientras mi reputación seguro se fue por los suelos. -¿Cual reputación? –pensó Julios. En efecto, Mirelle se veía de lo más relajada.

65

66

School Story
-Es porque no siente que haya sido para tanto –dijo Julios- Y no lo es. Por eso que no se ve alterada en lo más mínimo. Déjalo pasar. -Stinky, ja ja –volvió a decir Ron. Reí y Julios se le quedaron viendo a Ron, Julios sombrío y Reí enojado. -Escucha –Reí se animo a decirle- Por favor, no quiero que me llames así, no quiero tener a más gente llamándome por ese apodo, y menos cuando por supuesto no apesto. -Stinky, ja ja. No te preocupes, no lo pienso hacer, es solo que me parece gracioso ese nombre. Reí y Julios ya mejor optaron por no decir nada más. Mirelle seguía contenta y comía por lo mismo con dicho ánimo. Nathaly llego levantando la mano. -¡Yahoo! –saludo con su saludo característico antes de sentarse. Empezó a comer lo que traía que era ensalada con pollo frito y vio como Mirelle comía de lo más relajada unos emparedados. Eso le dio gracia y quiso saber al respecto -¿Por qué esa cara de felicidad? Las gemelas se volvieron con ella no con el mismo sentimiento. -Porque puse en su lugar a ese tipo –dijo Mirelle. Nathaly se volvió a con las gemelas interesada a que le aclararan más las cosas. -Se volvió a meter con ese chico –indicó Alisa. -Oh, así que no pudo aguantarse –dijo Nathaly- Tal como lo había predicho. Ese comentario causo molestia en Mirelle. -¿Qué habías predicho? Si no me he metido con él, solo tuve que poner unas cuantas cosas claras para que no la tuviera tan creído. Nathaly se volvió a con las gemelas de nuevo. -Lo llamo, stinky –añadió Elisa con voz llorosa, como cuando haces enojar a un niño. -Ja ja. Stinky, y eso ¿por qué? –pregunto Nathaly con gracia. -Por nada –dijo Mirelle-, fue algo que solo se me ocurrió, nada que valga la pena comentar. -Por eso ese chico desde entonces nos está mirando con mucha molestia –añadió todavía Elisa. Nathaly se volvió a con los chicos y en efecto Reí sí que seguía viendo hacia con ellas enojado. -Pues si se ve bastante molesto –dijo Nathaly. -Bah, ni le hagan caso –instó Mirelle con molestia-, si está enojado por algo tan simple, es que es un tonto que no merece nuestra atención. -Es que hasta yo me enojaría si me llaman apestosa y en realidad no apesto –observó Alisa-

66

67

School Story
Bueno, de todos modos me enojaría si sí lo hago, pero ese chico no apesta, por eso entiendo como se debe de sentir. -Pero ya les dije que no lo llame así por eso, solo para que no nos sentaran juntos, y no entiendo como ese tonto no captó la idea y se enojó tanto, a pesar de que lo hice por los dos y así es como paga, no puedo creer lo mal agradecido. Las gemelas se quedaron sombrías. -Ja ja –Nathaly dejo de voltear hacia con los chicos- Pues si está enojado, eso sí, ja ja. -Bah, ni que me interesara –indicó Mirelle perdiendo un poco el buen ánimo por comer. -¡Esa chica…! –Reí aun se quejaba en su mesa. -Ya, deja eso –lo seguía calmando Julios. -¡Pero es que llamarme Stinky sobre todas las cosas! ¡Stinky, stinky…! -¡Stinky! –Ron le hizo coro. Reí se volvió sombrío a con él. -Escucha, deja de llamarme así, que no me gusta. -Je je. Si no lo estoy haciendo –se disculpo Ron- Es solo que me parece graciosa esa palabra. Reí mejor lo dejo a un lado. -Y mira que llamarme stinky frente a esa dos preciosas gemelas. ¿Qué va a ser de mí si ellas piensan que apesto? -Ya sabía que había algo más que solo le hecho de que lo llamaron stinky –pensó julios- No te preocupes, Alisa y Elisa no son del tipo de chicas que se dejarían llevar por esa clase de cometarios –después dijo. -¿Y tu se ve que las conoces mucho? Eso me ha dado curiosidad desde hace tiempo–Reí no bajo su mal humor y no solo eso, lo tomo con Julios por haber dicho lo que dijo- Dime si hubo algo más entre tú y ellas. -No es algo de lo que valga la pena contarse, no hay necesidad de aclararlo –replico Julios- Ya te dije que solo somos amigos, solo que a diferencia de ti, yo las conozco mas. -Je je je. Y aparte este estaba loquito por Elisa –se metió Ron. -¡Cállate! –por primera vez Julios perdió la compostura- ¡No hables de tonterías que eso ya es cosa del pasado! Rei pareció interesarse y pareció perder el mal humor. -Oye, eso sí es interesante, y que sucedió entonces, ¿lograste algo? Julios parecía demasiado incomodo, pero al cabo de un momento para no tener así a Reí contestó: -No, nada que comentar te digo, no resulto nada, nada más que terminar en buenos amigos. De hecho fue por esa razón que conocimos a ellas, Nathaly y Mirelle. -Lo único que hizo este fue hacer el ridículo –Se metió Ron burlandose. -Escucha, ya no digas mas o lo vas a pagar –se volvió a quejar Julios.

67

68

School Story
-Y te digo como pasó –instó Ron. Julios se enojo bastante, pero como ya era característico de Ron ser muy terco y Julios ya lo conocía se limito a decir: -Bah, pero que conste que lo que este diga está lejos de la realidad, casi todo es mentira. Por ello Ron comenzó el relato. -Empezó cuando estábamos en la secundaria, en el segundo año Mirelle y las gemelas, que siempre les ha tocado en el mismo salón les toco en el nuestro. Y déjame decirte que este tiene manía por las trigueñas y enseguida se fijo en Elisa y Alisa nada mas las vio. Pero esas chicas le huían y hasta lo ignoraban –dijo Ron aun dándole más gracia- Siempre se escondían detrás de Mirelle que parecía que siempre las cuidaba. Apenas Julios se acercaba, Mirelle le echaba una mirada, que hacia retroceder a cualquiera… -En eso si estoy de acuerdo –intervino Reí-, esa chica puede dar miedo. Julios solo escuchaba callado. -Como Julios es un cobarde –Ron siguió con su relato-, pues en vez de encarar a Mirelle se le ocurrió la grandísima idea de verlas cuando ella no estuviera cerca. Pero ¡oh sorpresa! Mirelle nunca se separaba de ellas, ja ja. Así que a este se le ocurrió otra grandísima idea, ir a verlas hasta su casa, las espero fuera varios días, y nada mas lo veían, se metían a su casa corriendo sin darle tiempo de hablar nada, y en una desesperada de este, que ya lo estaba bastante, se lo ocurrió subirse por el muro que rodea la casa de Elisa y Alisa para ver si las veía. Y cuando estuvo ahí arriba el muy tonto se tropezó y cayó dentro del jardín. En eso el papa se dio cuenta enseguida y fue a llamar a la policía. ¡En un rato mas ya lo tenían detenido en la comandancia porque pensaban que era un ladrón que se había metido a hurtar algo, y para el colmo de la mala suerte estaba ahí una reportera que lo capto en cámara y todo! Ja ja ja… -¿Tienes que ser tan especifico en todo? –intervino ahora si Julios para aclarar algo- En si es cierto que paso todo eso, pero cuando salí en la televisión las cosas ya se habían aclarado y por supuesto no salí en ella como ladrón, si no como alguien que se… -Como un tonto que se metió a la casa de la chica que le gusta porque era un acosador, ja ja – se volvió a meter Ron- Fue muy cómico verlo en la tv. Julios se sonrojo un poco y siguió molesto. -Nada de acosador, solo pensaron eso por las veces que Elisa y Alisa me vieron fuera los días pasados, pero eso se aclaro después. -Cuando pregonaste que te gustaban, y al padre le dio lastima sabiendo de que iba la cosa y te dejaron ir con cierta advertencia “que dejaras de molestar a sus hijas” ja ja. -De cualquier modo –Julios se tomo más calma- las cosas se aclararon, no resulto nada con Elisa, pero quedamos como buenos amigos, al final no fue tan malo. Reí lo observaba y la verdad no lo podía creer, para el tiempo que había conocido a Julios le parecía un tipo de lo más serio. Julios se volvió a con él y le molesto esa mirada que Reí tenia de admiración.

68

69

School Story
-Y déjame decirte a ti para aclarar bien las cosas, si bien no resulto nada entre ella y yo, eso también para ti es algo muy malo, pues la verdadera razón por la que no paso nada no fue que no les agradara, sino que su padre es muy estricto y no las dejara tener novio hasta los 17 años. Con eso sabes a lo que me refiero ¿no? -¿¡Que!? ¿¡Hasta los 17años!? –en efecto Reí captó lo que dijo y se desilusionó- ¡Eso no puede ser…! –se volvió a con las gemelas- Eso quiere decir que… Julios lo miro fijamente. -Lo sabía que este tipo por ahí iba –pensó. -Pensé que había sido porque esa entrometida de esa chica –dijo Reí refiriéndose a Mirellehabía tenido algo que ver. -No -dijo Julios- Si en efecto ella las cuida por lo forma de ser tan tímidas, ella no se mete con nadie. Te lo dije, que eso solo te lo hace a ti, que es buena chica. -Eso no te lo puedo creer… -dijo Reí volteando a con Mirelle todavía molesto. -Stinky, ja ja –Ron le recordó algo que Reí había olvidado por un momento. Este se volvió a con Ron enojado. En la mesa de Mirelle las chicas seguían con su desayuno, y Mirelle mencionó algo que a Nathaly dejó pensativa. -Y esos siguen con su afán de andar con ese tonto –se refirió a Reí- No sé qué provecho le hayan… A menos que lo quieran para lo mismo que le hacían a ese chico gordito de antes. Nathaly que comía despreocupada se volvió a con Reí. -Hmm… ¿Tú crees? –preguntó. -Si, si no porque habrían de estar cerca a ese idiota. Nathaly siguió pensativa un momento más. -Pues ahora que lo mencionas, puede ser, no creo que esos dos sean del tipo que se forman amistades así de fácil. -Ya lo ves, te dije que algo andaba mal con ellos –indicó Mirelle. -Pero si eso están haciendo muy su problema, mejor que los dejemos en paz. -Claro que va a ser su problema, porque a mí se me hace que se van a desilusionar. Las gemelas veían a con sus amigas extrañadas, pues no sabían de que iba el tema. Mirelle se dio cuenta, y les dijo para que no se sintieran fuera de lugar: -Luego les digo, no es muy importante que digamos. Aun así ellas no quedaron muy conformes. En eso venían 4 chicos con su comida por el pasillo de junto al asiento de Mirelle, y entre ellos venia el chico del club de baloncesto que metió la primera canasta en el entrenamiento del día pasado. Este se le quedo viendo fijamente a Mirelle y ella se extrañó.

69

70

School Story
-Hola Brandon –Nathaly lo saludó. -Hola –le respondió el chico y siguió su camino. Detrás de él, los otros 3 venían riendo de algo. Mirelle seguía extrañada de cómo se le quedo viendo, y Nathaly le dijo: -El es Brandon del club de baloncesto, ¿a que es guapo? -Un poco –observo Mirelle y siguió con su comida. Los chicos iba a llegar a su salón para el seguimiento de las clases y Reí ya estaba harto de que Ron siguiera diciendo una y otra vez “Stinky” y creyó pertinente volver a advertirle que no le siguiera llamando así, a lo que Ron respondió: -No te preocupes, si no lo hago, ya te dije que solo lo pronuncio porque me da gracia. -Está bien que te de gracia, pero después no quiero a alguien más llamándome así, por eso mejor que no lo hagas –se quejó Rei. -Y no lo hare, es solo que me hace mucha gracia. Stinky, ja ja, me pregunto que significara… Reí y Julios se detuvieron de repente y miraron a Ron fúnebres, no podían creer lo que acababan de oír. -¿No sabes qué significa, ¡Idiota!? –le dijo Julios- Y todo el tiempo lo has traído en la boca. ¿Acaso no oíste lo que dijo Mirelle de cómo se refiero a Reí de apestoso…? Quiere decir eso, tarado, apestoso. Ron se quedo pensativo un momento antes de entender de que iban. -¡Oh! ¡Stinky quiere decir apestoso! ¡Ahora entiendo porque Mirelle se tapaba la nariz todo el tiempo! Entonces te decía apestoso, ja ja, Stinky, ja ja. Apestoso, ja ja… Julios y Rei seguían fúnebres por la inteligencia de su amigo. -Este tipo es un bobo –pensó Reí- De todos modos –dijo, ya que Ron seguía pronunciando el apodo-, deja de llamarme así que no quiero que se riegue. -No hay problema, apestoso, ja ja. A Reí como que le seguía sin caer muy bien Ron. -Ya no te preocupes, no pasara –le dijo Julios para tranquilizarlo- Deja a este idiota que se divierta un rato con el nombre ese en la boca y se le bajara, solo es cuestión de que se canse. -Pero es que si alguien más empieza también –se quejó Reí. -No pasara, te digo. En ese momento un chico de su mismo salón pasó corriendo, pues ya se le hacía tarde por llegar al salón y de paso, sin querer le dio un pequeño empujón a Reí, por lo que se volvió y dijo: -Perdón Stinky, fue sin querer. Y siguió su paso.

70

71

School Story
Reí se enojo al instante, Ron dijo para rematar su enojo. -¡Stinky! Ja ja. Digan lo que digan, ese nombre me mata, ja ja. -Ya, no te lo tomes tan en serio –dijo Julios para relajar a Reí, pero estaba algo sombrío. Este no fue como que se calmo, pero mejor siguió a su salón para no atrasarse a la clase. Cuando entro, se le quedo viendo a con Mirelle enojado y ella lo veía de la misma forma, por lo que le volteo la cara con un gemido después de eso. -¡Hmph! -¡Esa chica…! –pensó Reí furioso aun así no detuvo su paso y se sentó en su nuevo lugar pensativo.

71