69

School Story
69

Capitulo 10: Diferencias.
Pasaron algunos días y Rei todavía estaba rumiando ese coraje que le había hecho sentir Mirelle. A pesar de que no quería que lo llamaran así por ese apodo, varios compañeros de clase ya hasta lo saludaban con tal. Era el comienzo de clase y todavía no llegaba el maestro en turno, y junto a Julios y Ron esperaban. Julios había notado el coraje de Rei y quiso tranquilizarlo con unas palabras de consuelo: -Ya deberías olvidarlo, seguro ya nadie se acuerda de eso ahora, lo de los últimos días fue una coincidencia, ya verás que nadie te vuelve a llamar por ese nombre. Reí Solo seguía en silencio, pensando en Mirelle, que aun no llegaba, apretando los dientes por la rabia que le hacía sentir solo acordarse de ese apodo. De repente oyó como un chico lo saludaba nada más pasar junto a él: -Buen día Stinky, buen día chicos. También saludo a Julios y Ron, que enseguida se perturbaron por oír esas palabras; aunque Ron fue más bien gracia que le causo. Aun así no dijeron anda y permanecieron en silencio solo viendo a un Reí que parecía se había puesto más enojado de lo que estaba. -Stinky, un apodo que sin duda te queda –se oyó una voz desde la puerta, de Mirelle que venía llegando. Ella se le quedo observando a Reí mientras que este aun sin decir nada la veía enojado. A ella no le importo mucho y solo siguió a su asiento. Reí se le quedo viendo hasta el momento que esta se sentó, pero para extrañeza de Julios y Ron, se fue sonriendo a su lugar, al llegar ahí entrelazo las manos y como pensando con ellas en el rostro permaneció así hasta que llego el profesor. Llego la hora del almuerzo y de nuevo Julios y Ron se fueron con Reí a disfrutar de su comida. Estos primeros creyeron que Reí aun estaría enojado, pero para su sorpresa parecía sereno y hasta de buen ánimo. Había cambiado por completo desde la mañana. Julios no supo porque, pero se despidió de lo más tranquilo mientras él y Ron se iban a la barra. -Bueno, nos vemos en un momento. -Sí, yo los espero –respondió Rei ahora ya tranquilo. -¿A este que bicho le habrá picado? –pregunto Ron a Julios por el buen ánimo de Reí que se notaba sonriente, apenas se alejo de con este ultimo. -No lo sé, pero ya se tranquilizo, es bueno –añadió Julios. Apenas se alejaron un poco, Reí, en vez de irse al asiento que siempre tomaba, volteo a todos lados como buscando algo. Cuando dirigió la mirada a la mesa de Mirelle, que iba a comenzar a comer, sonrió un poco más de lo que lo venía haciendo. Enseguida, se dirigió a con ella y sus amigas. Mirelle estaba distraída y no notaba como Reí se había acercado, platicaba con las

69

70

School Story
70
gemelas campante cuando él sin que lo notara se sentó en la misma mesa en la que ella estaba. -Y cuando me dijo que no lo hiciera, fue cuando me enoje –eso es lo que estaba comentando Mirelle cuando Reí se sentó frente a ella. Las gemelas estaban a su lado. Paro la plática nada más se entero de lo que Reí había hecho, a su vez le dijo a este indignada: -¿Me puedes decir que estás haciendo? -¿No puedes ver? Voy a empezar a comer –respondió Reí de lo más tranquilo, mientras habría su lonchera. -Eso ya lo sé –replicó Mirelle-, pero te estoy preguntando ¿qué qué haces en este lugar si hay demasiados para que puedas ocupar? -No lo sé, solo se me ocurrió venir a este lugar a apestar un poco nada más, algo que se me apeteció hacer. Me nacieron unas ganas. -Está enojado –pensaron las gemelas de lo la vez anterior. Mirelle se enfureció. -¡No me interesa si te nacieron ganas o no, pero vete, que aquí fastidias si no te das cuenta! -Las mesas son libres, creo que yo me puedo sentar donde me plazca, no veo tu nombre grabado en esta. Mirelle estaba atónita, mientras las gemelas se sentían bastante nerviosas porque Reí, un hombre se haya sentado cerca. -¿Y que si las mesas son libres? –se siguió quejando Mirelle- Hay demasiadas como para que vengas a sentarte en esta, ¡lárgate a otro lado que aquí fastidias! -No lo voy a hacer –repuso Reí calmado. -¡Pero serás cínico…! Mirelle seguía sin concebir lo que hacía Rei. -Ja, pues haz lo que quieras, patán! Mejor lo dejo por la paz. -Pues eso hare. Empezaron a comer y conforme apenas iban pasando unos segundos Mirelle empezó a sentir como se le subía la sangre a la cabeza. -¡Lárgate! Se paro furiosa. -No –repuso Reí seco lo que hizo que Mirelle aumentara su rabia. -Además me puedes decir, ¿qué mosca te ha picado para que quieras venir a sentarte aquí, patán? Reí sonrió y repuso lo siguiente:

70

71

School Story
71
-¿No lo escuchaste? Por alguna razón me dieron ganas de venir a apestar este lugar, pero no sé porque, quizás por hacer enojar a cierta persona. Mirelle entendió y haciendo una rostro sombrío se sentó impávida. -Pues haz lo que quieras. -Si está molesto… –pensaron las gemelas que seguían nerviosas- lo sabía. No pasaron de nuevo ni 20 segundos cuando Mirelle de nuevo se paro. -¡Lárgate! -Que no. -¿¡Por qué demonios, no!? ¡Y no me importa de que tengas ganas, lárgate ya y no fastidies! -Está bien –asintió Reí- Pero con una condición. -No la acepto –dijo Mirelle. -Deja llamarme Stinky… -Reí paro su queja después de entender lo que acaba de decir Mirelle, se enojo un poco, más con tomando algo de calma siguió:-… Y pide perdón por haberlo hecho, que yo no apesto. Las gemelas cuando oyeron la petición de Reí se alegraron pues pensaron que era justa y se iba a resolver el conflicto. -No lo voy a dejar de hacer porque si apestas –replicó Mirelle- Como con esta actitud de ahora, por eso que te dije tal cosa. Reí se quedo en silencio, esa chica era de lo mas testadura. -Pues entonces no me voy –después dijo y siguió comiendo. -Haz lo que quieras. El ambiente se torno incomodo. Julios y Ron salieron de la barra y Ron cuando busco el lugar de siempre y no vio a Reí volvió la vista hacia con Mirelle, y al verlo ahí le dijo a Julios sonriendo: -Mira nada más donde se sentó ese tipo. -¿¡Pero qué!? Julios se llevo la mano a la frente. -Je je je –rió ron que le causo gracia. -Pero ¿qué piensa ese tipo? ¿Para qué demonios va y se sienta ahí sí sabe que va a tener una pelea segura? -Quizás le gusten los problemas. -Eso parece –repuso Julios y él y Ron siguieron a la mesa a donde ahora estaba Reí. -Deja de llamarme stinky. -No, porque ese apodo te queda taan perfeeecto…

71

72

School Story
72
-¿Estás loca? Por tu culpa la gente me comienza a llamar así. -Perfecto, porque te queda bien. -¡Solo pídeme una disculpa, deja de llamarme así y me voy! -Ni en tus sueños. -¡Ah, entonces creo que me vendré todos los días aquí a seguir comiendo, que no sé porque ahora me nacieron una ganas enormes! -¡Nada de que te nacieron unas ganas enormes, lárgate ahora mismo y ni se te ocurra volver a sentarte en este sitio! -¡Entonces deja de llamarme Stinky! -¡No lo voy a hacer! -Entonces no me voy. -¡Has lo que quieras, ni que me importara! -Perfecto, me quedo. -¡LARGATE! Las gemelas cada vez se tornaban más sombrías y se sumían en sus asientos. -Son igual de tercos –pensaron. Julios y Ron llegaron y se sentaron junto a Reí, Mirelle nada mas los vio se apresuro a decir. -perfecto, a ver si le dicen a su amigo que se vaya. -No me voy. -¡Vete patán! Mirelle se volvió a con Julios y Ron por una respuesta. -Yo solo me encargo de mis problemas –dijo Julios algo nervioso. -Je je je –Ron se rio. -Ah si… Mirelle entendió el punto de que no querían meterse y siguió comiendo. Desde ese momento nadie dijo nada, pero siguió un ambiente pesado, que hizo que Mirelle no aguantara mucho. -¡Vete! -No. -¡Eres un maleducado! -¡Deja de llamarme Stinky! -¡No porque apestas, con esa actitud! -¡Mira nada más quien lo dice, la reina de los simpáticos! -¡Cuando menos no soy un patán! -¡Pues yo no soy un pesado! -¡Ah, pues haz lo que quieras! -Eso voy a hacer, ¿qué esperabas…? Otro largo silencio.

72

73

School Story
73
Las gemelas cada vez estaban más nerviosas y comían despacio, Julios lo hacía como si nada, mientras Ron sonreía de oreja a oreja. -¿Han tenido un buen día, chicas? –Julios les pregunto a las gemelas para calmar el ambiente. -Más o menos –respondieron ellas. -Claro que no, con solo verle la cara a un tipo ya es suficiente para que el día se eche a perder –intervino Mirelle en la plática pensado que también le decían a ella. -Pues no me veas. -Pues lárgate. -Deja de llamarme Stinky. -Deja de portarte como un patán maleducado. -¡Pero si la maleducada eres tú! -¡Yo no me ando sentando donde no me quieren! -Pero sí que te la pasas molestando con apodos. -Eso es algo que te mereces por lo patán que te portas… Otro corto silencio. -¡Vete! -No me iré, por supuesto que no me iré, nunca me iré hasta que dejes de llamarme por ese apodo y te disculpes. -Eso no sucederá ni en tus sueños, yo disculparme. Ja, antes muerta. -Perfecto, seguiré disfrutando de mi comida… De nuevo iba a ser un largo silencio, mas en ese momento llego Nathaly con su característico saludo: -Yahooo!! –Se quedo un momento dubitativa por ver la escena y luego dijo:- Que sorpresa chicos, verlos aquí sentados –les dijo a Julios y el resto. -Es lo que hay –se limitó a decir Julios. -Ja ja ja –volvió a reír Ron. Reí al verla enseguida quedo algo petrificado. -Es ella… -¿Ahora son amigos? –preguntó Nathaly. -¿Te parece que este y yo podríamos ser amigos? -Se quejó Mirelle. -Este tiene su nombre –dijo Rey al mismo tiempo que Nathaly decía: -Creo que no, ja ja. -Claro, Stinky –instó Mirelle. -¡Que no me llames así! ¡Me llamo Rei, Rei, que se te grave bien! -Me importa poco, Stinky. Lárgate ya. -No lo hare, aquí me quedo. -Haz lo que quieras. -Pues me quedo –instó Reí para que Mirelle se tornara mas enojada. -Pues si que ustedes les gusta esto –dijo Nathaly medio en gracia mientras todavía sostenía su charola de comida parada.

73

74

School Story
74
-Claro que no –replicó Mirelle. Nathaly seguía parada pues las mesas eran de seis lugares y todos ya estaba ocupados por los chicos. Eso señalo cuando dijo: -¿Y ahora yo donde me siento? Reí no se había dado cuenta por estar distraído en la pelea y cuando se dio, se apresuro a decir avergonzado: -Oh, perdón, toma este lugar, de todos modos yo casi acabo –iba a recoger sus cosas cuando Mirelle le reprocho furiosa: -Te pedí un montón de veces que te fueras, te lo repetí varias veces, y ahora nada mas con que ella preguntara por un lugar ¿¡ya te estás yendo…!? -… Por supuesto, porque ella es simpática –indico Rei casi enseguida. -¡Lárgate! -Ya me voy de todos modos. -Ja ja ja –rio Nathaly y se acerco a Reí- No tienes porque irte, solo déjame un campito, solo recórrete un poco –se sentó junto a él e hizo que se jalara un poco hacia dentro. Reí quedo muy sorprendido. -Y tu Nathaly deja de ser amable con este tonto, o se puede creer algo. -¿Que me puedo creer? –preguntó Reí enojado. Mirelle se detuvo de hablar. -… Nada –siguió comiendo. Los chicos siguieron comiendo por un rato más, hasta que Nathaly pregunto curiosa: -¿Y ahora por qué ustedes dos están sentados juntos? –lo hizo volteando más que nada a con Reí y este que estaba tan cerca no pudo evitar sonrojarse. -Este tipo que le gusta fastidiar y hoy le apetecía hacerlo –respondió Mirelle. -No lo hice por eso. Tu sabes bien que me senté aquí para que dejaras de llamarme Stinky y me puedo ir en el momento que dejes de hacerlo. -No lo voy a dejar de hacer, ya te lo dije. -¿Pero que te cuesta dejar de hacerlo? -Mucho. -¡Oye! -Y así están las cosas –dijo Julios a Nathaly haciendo evidente cual era el problema. -Ja ja ja, para que se solucione esto va a estar difícil, Mirelle es muy terca –observo esta última. -Además –siguió Mirelle- ¿Acaso ya se te olvido que tu todavía me debes algo? -¿De qué estás hablando? -¡Del daño de mi auto, no te hagas el tonto! -¿¡Todavía sigues con eso!? -¡Y seguiré hasta que me pagues! -¡No lo hare! -¡Pues no esperes que te deje de llamar Stinky! -¡Entonces no esperes que me vaya!

74

75

School Story
75
-¡Lárgate!... -Tercos –pensaron al mismo tiempo las gemelas y Julios, mientras tanto alguien mas ya desde hace rato estaba observando la pelea y se notaba preocupada. Ella era la maestra del grupo de ellos que junto a otra profesora y un maestro algo calvo de nombre Charles los veían y hablaban al respecto: -Así que esos son los chicos de lo que estabas hablando –indico la otra maestra de cabello negro que tenía el nombre de Tania- Sí, a ese par ya también los he encontrado antes de mi clase peleando de igual manera. -¿Entonces qué crees que deberíamos de hacer? –preguntó Rocío. -Ahora nada, dejarlos y si las cosas pasan a mayores entonces si llamarles la atención. -Ja ja ja –se rió el maestro charles- Esos solo son un par de muchachos rebosantes de energía, solo bastara dejarlos solos y en un tiempo se calmaran ya que la hayan gastado toda. -¿Tú crees? –pregunto Rocío. -Claro, yo nunca me equivoco, solo olvídate de eso y veras como se soluciona todo solo con el tiempo. -Eso espero. Rocío no quedo muy convencida. Mirelle iba hacia el jardín por el pasillo y estaba de lo mas enojada y todavía se seguía quejando porque Reí se hubiera sentado en la misma mesa. Eso mismo le decía a Nathaly que la escucha muerta de gracia. -¿Pero que se cree ese tipo? Mira que venir a fastidiarme también a la hora de comer. -Tú tienes la culpa –indicó Nathaly- Quien te manda a decirle por ese apodo, era lógico que se iba a enojar. Nathaly ya estaba al tanto de todo. -Mas enojada estoy yo por lo grosero que siempre se porta, y no ando yendo a fastidiarlo a donde quiera que esta. -¿Me pregunto? –pensaron las gemelas dubitativas de el comentario de Mirelle. -Pero que va, tanto uno como el otro están igual, igual de tercos, ja ja –Nathaly se rio de su amiga. -¿Como osas compararme con ese idiota? -Es que son iguales. -¡Por supuesto que no! -Y si –interrumpió Alisa- ¿y si dejaras de llamarle por ese apodo? A lo mejor con eso se calmaría. -¡Eso nunca lo hare, ese tonto tiene lo que merece y tiene su justo castigo! Además no se de que se queja tanto si le queda perfecto. Stinky, Stinky, Stinky, hasta melodioso es. -¡Achu! –cerca de los baños Reí estornudo, y eso lo hizo ponerse más furioso- Alguien hablo algo bueno de mi, o ya hasta soy alérgico a esa chica. ¿Que se cree, la fastidiosa? -Tú tienes la culpa –le dijo Julios- No estarías tan molesto si no se te hubiera ocurrido ir y sentarte ahí. -Esa tonta, tuvo lo que merece, a ver si ahora se lo piensa mejor antes de lanzarme insultos.

75

76

School Story
76
-Lo dudo –pensó Julios. -Ja ja, a mi me divirtió –dijo Ron- A ver si vuelves a hacerlo –le paso la mano por el cuello a Reí. -Seguro que sí. ¡Pero no lo voy a hacer para darte gusto, que eso quede bien claro! -Fue divertido verlos así, no me había entretenido desde hace un rato de esta manera. -Lo hare y que quede claro que no lo hare para hacerte circo a ti –se siguió quejando Reí. -Mejor que ya no sigas –instó Julios. Justo en ese momento llegaron al baño. -lo hare hasta que esa chica me deje de llamar Stinky, se cree la muy dura, pero seguro en un poco más de tiempo se ablanda y por fin se calla esa gran boca. -Eso no va a pasar –pensó Julios, pero ya no lo dijo por no seguir. -Je je je, tu sí que me diviertes -dijo Ron. -Hey, ya quítame las manos de encima –se quejó Reí. En ese momento en otra parte de la escuela, en un pasillo tres chicos hablaban. Uno era Brandon y con él había otros dos, uno de aspecto fornido de cabello negro y piel blanca y otro también fornido, aunque más delgado, algo pecoso y pelirrojo. -¿Que paso? –preguntó el pelirrojo a Brandon- Creí que hoy sería el día que le hablarías a ella, pero creo que se te adelantaron, je, je. -¡No estés hablando estupideces! –se quejó Brandon- Esos tipos no se han adelantado ni nada, parece que se conocen desde hace tiempo –lo dijo Por Julios y Ron que Brandon ya había visto que saludaban a Mirelle- El único que parecía sospechoso era ese tipo con quien discutía. ¿Quién demonios será y de que discutían tanto? -No lo sé, pero sí que es temperamental tu chica. -Cállate, y no me estés fastidiando –dijo Brandon para seguir caminado por ese pasillo. De nuevo se iba a comenzar la clase cuando Mirelle y Reí se encontraron en la puerta, se quedaron Mirando furiosamente, para luego decir Mirelle: -Deja pasar Stinky, ¿o es que acaso también piensas fastidiarme hasta en eso? Reí la dejo pasar. -No hay Necesidad, con solo verte la cara de enojada una vez al día me basta. -Muy gracioso. -Pero evitare mirarte que es la cara que tienes siempre. -Hmph. Los dos siguieron dentro. El día siguiente, Mirelle iba a comenzar a comer su almuerzo, que se trataba de torta de pollo y una ensalada con verduras, cuando sintió como Reí llego a sentar de nuevo frente a ella. Se le fue su buen humor, que sentía porque iba a comer algo que le gustaba y en cambio le vino un coraje nada mas de saber que Reí estaba ahí. -Así que si viniste después de todo –indicó Mirelle a Reí que de nuevo ya habría su almuerzo. Eran camarones empanizados con arroz. -Por supuesto, yo siempre cumplo mi palabra, y te puedo asegurar que si me dejas de llamar Stinky me iré en este mismo momento. -Oh si –dijo Mirelle indiferente.

76

77

School Story
77
-Entonces a comer –anunció Reí. Las gemelas como siempre se notaban nerviosas. Reí empezó a comer y como las notaba retraídas a comenzar a comer ellas, lo que eran emparedados y ensalada (también ayer las había notado de ese modo), les dijo para romper el mal ambiente: -Ustedes chicas ¿no van a comer?, no se preocupen por mi y háganlo, a ustedes no pienso molestarlas. Perdón si las incomodo. -Si tan apenado estas de incomodarlas, lárgate –reclamó Mirelle-, y haz el favor de no hablarles que les hará daño su comida si tienen que soportar a un fastidioso como tú. Reí se molesto, pero no dijo nada. Siguió comiendo después de un mal gesto. Julios y Ron, allá en la barra, ya sabían que Reí se sentaría con Mirelle y ya estaban más tranquilos que el día anterior por ello. Julios dijo en ese momento: -Ese tipo sí que es terco. De todos modos a pesar de lo que le dije, volvió a hacer lo mismo. Él día anterior había dado unos consejos. -Je je je –rió Ron- Apuesto que en cualquier momento empiezan a pelear. Mirelle y Reí seguían comiendo callados. Mirelle comía algo cortada porque se sentía de verdad incomoda por tener a Reí ahí y este si comía de lo mas despreocupado y hasta saco su libretita que solía sacar debes en cuando. Mirelle cuando lo vio se molesto. Aunque sentía curiosidad por saber que tanto escribía. Aparte cada vez que escribía algo, lo hacía después de mirar alguna chica que había pasado o había estado mirando. Mirelle no sabía que escribía, pero sí que le fastidiaba que estuviera haciéndolo. -¿Puedes por favor dejar de hacer lo que haces? No sé que tanto escribes en esa tonta libreta, pero por favor si vas a estar aquí abstente de hacerlo que molesta ver a alguien comiendo y haciendo otras cosas. -No te preocupes, no estoy escribiendo nada de ti –indicó Reí. -Ni que me interesara, pero deja de hacerlo que no puedo comer a gusto con verte hacerlo. -Qué bueno que me lo dices, porque a partir de ahora voy hacerlo todos los días. Mirelle de nuevo exploto. -¡Pero serás patán! ¿¡Es que no tienes ni una pisca de educación!? -Si la tengo, pero para alguien más, para ti no. -¡LARGATE! -¡Deja de llamarme Stinky! -¡Eso no lo hare, ni hoy, ni mañana, ni nunca! -Pues va a ser un largo año. -¿Lo ves? –dijo Ron allá desde su sitio ya para salir de la barra. Julios se torno sombrío.

77

78

School Story
78
Mirelle estaba cerrando el puño de lo enojada que estaba. -¡Eres un odioso! -Mejor eso a un lunático. -¡Lunático lo serás tú! Ahora ¿quién es el loco si no es uno que solo se dedica a estar molestando? -Pues yo no porque tengo mis razones. -¿¡Y te parece bien hacerlo por un tonto apodo!? -Si a ti te parece bien seguirme llamando de esa manera. -Pero es que te queda tan bien que me es imposible dejar de hacerlo, por como te portas tan bieeen. -Tú tienes la culpa de que te trate así, si te comportaras mas como una señorita. -¿Qué dijiste? -¡Lo que oíste! –se quejó Reí, justo en ese momento Nathaly estaba a su lado, y estaba parada con su charola sonriendo de ver pelear a sus amigos. Reí al notarla paró y se embobo un poco, siempre que veía a Nathaly le producía ese efecto. -Ya están peleando de nuevo –dijo Nathaly- Se les puede oír desde que entras al comedor. -¡Es este idiota que no deja de molestar, y todavía tiene el descaro de querer que lo deje de llamar Stinky! -¡No es descaro, es mi derecho! –Reí se indigno. -Es mi derecho decir lo que pienso también, y apestas –replicó Mirelle. -¡No lo hago! Mirelle se volvió a con Nathaly. -Y haber si le dices a este mequetrefe que si se puede ir por favor, que hoy no tengo ganas de verle la cara. -No, yo no tengo ganas de ver la tuya nunca y claro que me voy si ella me dice que lo haga – replicó Reí. Nathaly se volvió a con este con cara de ternura. -Entonces hoy nos puedes dejar solas, es que tengo que hablar de algo importante con Mirelle –dijo, a lo que Reí ni tardo ni perezoso se levanto y proclamó a continuación para luego irse. -Claro que si, tus deseos son ordenes –lo hizo como si se lo mandara un superior en un ejército y se marcho enseguida a otra mesa. -Tus deseos son órdenes, anticuado –le dijo Mirelle con molestia. -Nos vemos luego, pesada –se despidió Reí- Hasta luego, entonces –también se despidió de Nathaly y las gemelas. -Bye… –contestó Nathaly. -Se fue –indicó Alisa sorprendida. Nathaly se sentó luego y enseguida noto como Mirelle la veía con rostro inquisitivo. -Que Milagro que si le hayas dicho que se fuera, yo creí que hasta te ibas a sentar junto a él de nuevo. -Hoy no –dijo Nathaly con expresiva alegría- Hoy tengo algo más importante que tratar, por

78

79

School Story
79
eso él no puede estar aquí. -Oh, ya veo – a Mirelle le dio mala espina. -¿Te acuerdas de Brandon? –preguntó Nathaly. -No. Nathaly se puso sombría por la directa respuesta de Mirelle. -¡Vamos, Brandon, el chico del equipo de basquetball! -Oh, ese chico –Mirelle recordó quien era- ¿Que hay con él? -Pues, se de muy buena fuente que tu le gustas-anunció Nathaly entusiasmada. Las gemelas nada mas oyeron eso y se interesaron, siempre les había llamado la atención esos temas. -¿Yo a él? –Mirelle se extraño- Segura, si ni siquiera me conoce. -Oh, yo de eso no sé, pero lo que si se es que le gustas –indicó Nathaly. Brandon en ese momento estaba con otros amigos tomando su almuerzo en otra mesa y volteaban a la mesa de Mirelle y compañía, ellas que se habían vuelto hacia allá notaron la atención que recibían. -¡Lo ves, ahora esta volteando para acá! –dijo Nathaly mas entusiasmada. -Hmm –a Mirelle no le pareció muy interesante- Bueno, de todos modos yo ahora no quiero nada con nadie. -¡Eh! –las gemelas se decepcionaron. Nathaly se puso funesta, ella ya conocía ese aspecto seco de Mirelle y ahora la veía con esa pesadumbre. -No sé porque imagine que podrías decir eso -dijo- ¿es que no te das cuenta? Estamos hablando de Brandon. ¡De Brandon! El as del equipo de básquetball. Ya sé que tú nunca te interesas mucho por estas cosas, pero podrías interesarte aunque sea un poco, no estamos hablando de cualquier chico, sino de uno o quizás el más popular de toda la escuela. -Hmm… ¿En serio es tan popular? Mirelle siguió aun sin muchos ánimos. Las gemelas que después de lo que dijo Nathaly si se entusiasmaron por Mirelle, al oír esa respuesta se tornaron también sombrías. -Si es popular, te digo –instó Nathaly- y si te digo que le gustas, yo que tú me tomaría más en serio eso, mira que se fije en ti el chico más popular de la escuela no es algo tan común. -No dijiste que quizás lo era –repicó Mirelle- De todos modos, a mi no me interesa eso ahora, si te interesa a ti te lo puedes quedar tú. Esas palabras hicieron molestar a Nathaly de lo fría que podía ser su amiga. -Mira que dejar ir semejante oportunidad –se quejo la primera-… Además si no te interesa es

79

80

School Story
80
seguro porque ahora tienes algo más divertido, y por lo que veo, te entretiene mas pelearte con ese chico a poder salir con alguien como Brandon, es que ¿podría haber algún interés? Mirelle se enojo al instante. En otra mesa Reí llego y se sentó con su todavía mitad del desayuno (se fue comiendo por el camino) y se volvió a la mesa de las chicas que ahora parecían que acababan de iniciar un tema interesante, pues vio como las gemelas se extasiaron. Él las veía cuando julios y Ron llegaron también a esa mesa. -¿Qué, hoy no te sentaras allá con Mirelle? –preguntó Julios. -No –dijo Reí con molestia- Hoy la deje descansar para que no se ponga más neurótica. -Ja ja ja, seguro te echaron –intervinó Ron. -Que va –siguió Reí con la molestia, pero ahora hacia Ron- Yo me vine hacia acá solo también por no soportar a esa tonta. -Que raro, yo creí que te gustaba hacerlo –dijo Julios. -¿Cómo me podría gustar hacerlo? -No lo sé –replicó Julios- Hay gente que le gustan las cosas más raras. -Hablas como si yo fuera un especie de loco o algo por el estilo. -No, solo dije que podría gustarte molestar a Mirelle. -Ella se lo busca. -Yo no seguiría ese juego. -Ya no es de seguir un juego, ahora se trata de orgullo, de ver quien soporta más, es cosa de hombres, por si gano poderle quitar esa actitud molesta que tiene de todo lo que hago es correcto. -Es un juego –pensó Julios. -Je je je, apuesto a que no le vas a ganar a Mirelle –se burló Ron. -Ya lo veras, esa chica me dejara de llamar Stinky. Julios ya no dijo nada, Ron se alegro de ese comentario. En la mesa de Mirelle. -¿¡Interés hacia ese tipo!? –ella se dirigió a Reí molesta por el comentario anterior de su amiga- ¿¡De ese tonto que se la pasa fastidiándome y no tiene la educación suficiente siquiera para no molestar a una chica!?... Recuerda que yo odio a esa clase de personas, maleducadas y arrogantes, nunca habría alguna posibilidad de que él me gustara. -Yo no dije eso –aclaró Nathaly- No dije que te gustara, solo dije algún interés, por alguna razón ya lo tomaste divertido, y eso te distrae de cosas más importantes en la cuales deberías fijarte, a eso me refiero. -No hay interés en nada –se quejó Mirelle. -Aunque también admito que ese chico es igual a ti de terco. -No me llames terca. -Terca. Mirelle se enojo más. -Dejando eso de lado, es en serio deberías tomar en consideración lo que te dije de Brandon,

80

81

School Story
81
que no es algo que pasa todo los días, y quizás estés desperdiciando una gran oportunidad. -Es que ahora es solo que no tengo ganas de eso, lo pensare un poco quizás, pero no creo que pueda interesarme por el momento. Las gemelas se alegraron de lo que dijo Mirelle, pues ellas sí que se emocionaban por esos asuntos. A un poco de distancia se dejaron ver unos chicos, eran Brandon y el grupo de amigos de la vez anterior y como si fuera apropósito pasaron por un lado de la mesa de Mirelle. Él lo hizo volteando sin ninguna disimulación y Mirelle al ver quien era se sorprendió un poco. -Hola –saludo él, a lo que las chicas le devolvieron el saludo. -¿Qué hay Brandon? –le dijo Nathaly. -Hola – más seria le respondió Mirelle. Las gemelas solo lo saludaron con un movimiento de cabeza. Los otros amigos de Brandon no saludaron, solo pasaron sonriendo como burlándose. -¿Ya viste que está interesado en ti? –preguntó Nathaly sonriendo pícaramente. Mirelle se quedo un poco pensativa. -De todos modos no creo querer conocerlo por ahora. El buen ánimo de Nathaly se fue junto a al de gemelas. -Ahí estas de nuevo diciendo eso –se quejó la primera. -Es lo que siento, por eso lo digo, es mejor a estar por ahí fingiendo emoción cuando no la tengo. -Aguafiestas –se volvió a quejar Nathaly. Reí en su mesa al ver lo que paso se exaltó un poco. -¿Quién era ese tipo? ¡Si se atreve a acercarse a mis gemelas se va a enterar! –dijo ofuscado. Julios se quedo sombrío por el comentario. -¿Mis gemelas? –pensó- Ese era Brandon y por tu seguridad mejor que no te le acerques – luego advirtió. -No, solo estaba bromeando, después de todo ellas nunca se fijarían en un sujeto así, ellas parecen del tipo que les gusta mi tipo. Ahora Julios se ofusco un poco, pero mejor dejo pasar el comentario. -Sigue soñando –dijo Ron- Ese tipo tiene mejor rostro que el tuyo y es más popular, no sorprendería que si se pudieran fijar en él. -No lo creo, ellas me son fieles hasta el final.

81

82

School Story
82
Julios escuchaba con atención lo que decía Reí. -Si no fuera por eso de que no pueden tener novio hasta los 17 –indicó este último con molestia-, ya me hubiera acercado y les haría ver mis sentimientos. -Y ser pateado lejos por Mirelle en un instante, buen plan ja ja –se burló Ron. -Esa tonta no tiene que objetar sobre eso. -Aun así te patearía, sería divertido verlo, ja ja –se siguió burlando Ron. Reí pensó sobre las posibilidades y con el carácter de Mirelle, pensó que si podría ser cierto. -Bueno, de todos modos sueños son sueños y por ahora no son reales, si tuvieran un poco mas de edad veríamos si es cierto. -No necesitas esperar –instó Ron con su aun gracia- Solo acércate y diles algo y veras como Mirelle te echa la bronca. -¿¡Es que esa tonta es su guardia o que le pasa!? -No pero tú le caes mal y por eso seguro lo hace. -Esa tonta solo es una fastidiosa. -Que va, solo lo es contigo, porque le caes mal. Reí ya había oído eso muchas veces, y no lo creía, dijo para terminar con el tema: -Bueno, de todos modos aun no es tiempo, mejor dejemos fuera lo que esa tonta puede o no hacer que aun quiero disfrutar de mi almuerzo. -Je je je –solo rio Ron. Julios aun seguía pensativo.

82