You are on page 1of 120

0!"#$%&"'#(!%&"!

)*: Ìsrael CovarrubIas

C&+,#-&'#(!%&"!)*
José AntonIo AguIlar FIvera, FoderIc AI Camp, Ale·
jandro Anaya, AntonIo AnnIno, Alvaro Aragon FIve·
ra, Ìsrael Arroyo, |aria LuIsa 8arcalett Pérez, |Iguel
Carbonell, José AntonIo Crespo, JaIme del Arenal
FenochIo, Fafael Estrada |Ichel, Néstor Carcia
CanclInI, Armando Conzález Torres, Paola |artinez
Hernández, |aria de los Angeles |ascott Sánchez,
Alño |astropaolo, Jean |eyer, Edgar |orales Flo·
res, Leonardo |orlIno, José LuIs Drozco, Juan Pablo
PampIllo 8alIño, |arIo PernIola, Ugo PIpItone, Juan
|anuel Famirez Saiz, 7ictor Feynoso, XavIer Fo·
driguez Ledesma, Foberto Sánchez, Antolin Sánchez
Cuervo, Angel Sermeño, FederIco 7ázquez Calero,
SIlvestre 7Illegas Fevueltas, 0anIlo Zolo.
C&&"(!+)(&"'(#'!"#$%"&'(#*'."#,#+%#'+/0#"&1'
Pablo Caytán SantIago
(!,#2&3'$&0.&,!$!4+'5'(!)6")0)$!4+
|anuel AhuactzIn
|arIsol Hernández Santamaria
|ETAPDLÌTÌCA, año J no. 76, enero · marzo de 2012,
es una publIcacIon trImestral edItada por Cangato, S.
A. de C. 7., 0omIcIlIo: Av. Paseos del Angel numero
10·A Fracc. Paseos del Angel San Andrés Cholula Pue·
bla. (Entre Arcángel San CabrIel y Arcangel San |I·
guel) Puebla, Puebla. C.P. 72825, correo: metapolItI·
ca@gmaIl.com, EdItor responsable: Ìsrael CovarrubIas
Conzález. Numero de reserva de 0erechos al uso ex·
clusIvo: 04·2008·120J1JJ70700·102. ÌSNN 1405·4558.
LIcItud de titulo No: 14466. LIcItud de contenIdo No:
120J9; ambos otorgados por la ComIsIon CalIñcadora
de PublIcacIones y FevIstas Ìlustradas de la Secretaria
de CobernacIon. PermIso SEPD|EX No. FegIstro Pos·
tal Ì|09·0058 y PP09·046J, Ìmpresa por PFD|DPAL
CFAFÌCA, S.A. de C.7. Tecamachalco No. 4J, Col. La
Paz Puebla, Puebla. c.p. 72160. 0IstrIbucIon. CÌTE|,
S.A de C.7., Av. 0el CrIsto 101, Col. Xocoyahualco,
C.P. 54080, Tlalnepantla, Estado de |éxIco, Tel. 52
J8 02 00 y AFÌELÌ |unIcIpIo lIbre 141, InterIor 1 Col.
Portales, C.P 0J650, |éxIco 0.F., este numero se ter·
mIno de ImprImIr en Dctubre de 2011 con un tIraje
de J000 ejemplares. Costo del ejemplar S50.00 en
|éxIco. AdmInIstracIon y suscrIpcIones: 0Inorah PolIn,
tel.012224447545, correo: suscrIpcIones@metapolItI·
ca.com.mx; dInorah2626@hotmaIl.com
Las opInIones expresadas por los autores no necesarIa·
mente reßejan la postura del edItor de esta publIcacIon.
Queda estrIctamente prohIbIda la reproduccIon total o
parcIal de los contenIdos e Imágenes de la publIcacIon
sI prevIa autorIzacIon de Cangato S.A. de C.7.
|ETAPDLÌTÌCA aparece en los sIguIentes indIces: CLASE,
CÌTAS LATÌNDA|EFÌCANAS EN CÌENCÌAS SDCÌALES (Centro
de ÌnformacIon CIentiñca y HumanistIca, UNA|); ÌNÌST
(ÌnstItute de L'ÌnformatIon ScIentIñque et TecnIque); So·
cIologIcal Abstract, Ìnc.; PAÌS (PublIc AffaIrs ÌnformatIon
ServIce); Ì8SS (ÌnternacIonal PolItIcal ScIence Abstract);
UFLÌCH'S (ÌnternacIonal PerIodIcals 0Irectory) y E8SCD
ÌnformatIon ServIces.
METAPOLÍTICA
7ol. 16, num. 76, enero·marzo de 2012
www.metapolItIca.com.mx
!"#$%&'
|ETAPDLÌTÌCA no se hace responsable por materIales
no solIcItados. Titulos y subtitulos de la redaccIon.
('%)$*'+&'
MCNSEFF/I MCF/LES: ESFECIFCS LUMlNlCCS
!',&-.$./$0&-%)$
CLVlD/F EL SlGLC XX !"#$%&#'"$(#")*'
CCI/VlC F/Z, L/S FCFM/S DE L/ CIFED/D !"#$ %'+,-.$
%&./")&/"
IHECDCF W. /DCFNC Y L/ CFlIlC/ / HElDEGGEF !"#$
0)#'1,-$2"/#3+,-4$%&#*3)$/-.$5&6!"
.-0$)-!
#1234567/32898:4;17/<;1=>/?424?6;@A834/=/4B4:56:6C/
L/ VlCLENCl/ DE L/ LEIF/ Y FCSI-LEIF/. FEFLEXlCNES
SC8FE /LGUNCS /SFECICS DE L/ 8lCFCLlIlC/ !"#$7&,8
#&)9-$7-$:",;-..-9$<,=&6&)
F/NDlLL/S IF/NSN/ClCN/LES: MEFC/NCl/S F/F/ EL
MEFC/DC FCLlIlCC DE L/ CFlMlN/LlZ/ClCN !"#$ >,+"$
5?@&#$%"#-)"$>-#)A)/-4
¨NCSCIFCS NC MlGF/MCS FCF 8lLLEIE". JCVENES
CCLCM8l/NCS EN MlGF/ClCN, CCNFLlCIC /FM/DC
Y VlCLENCl/S !"#$%&#3&$%&#+&#'*&$09;-B-##'$
IFÁNSlICS !"#$0,)'9-$C"@'&)-
lNFCFM/ClCN lNFCFM/L Y CCNSUMC EN L/ ECCNC-
Ml/ CULIUF/L DlGlI/L !"#$C"@?$D.E-#*"$FA)9;-4$%&#*3)-4
NECLl8EF/LlSMC, IFÁFlCC Y DESCFlMlN/LlZ/ClCN DE
L/S DFCG/S !"#$06'.'"$G&)'-.$5,)H&6&$7I!-4
/ MEFCED DE L/ MUEFIE. /8/NDCNC, EXCLUSlCN Y
DESFFEClC !"#$:-)H&63)$J#*-+&
D
EF
GG
GF
HI
DD
IG
JG
FF
KG
KF
&#(%-L)$/(M0+&,$
lNIEFFCG/F /L CCNCEFIC DE DES/FFCLLC !"#$5;#'@*'&)$G-@9&6!@
SC8FE L/ S/NI/ lGNCF/NCl/: EL IlEMFC DE L/ FELlGlCN SlN CULIU-
F/ ce C|ivier Fcy !"#$%&#'"$K-#)'".&
SC8FE FCLlIlC/ Y VEFD/D DE JC/CUlN /8ELLÁN Y J/VlEF FF/NZÉ
{EDS.), !"#$D)*")'"$CL$>-#)A)/-4
SC8FE C/FI/S / LCS ESIUDl/NIES DE ClENCl/ FCLlIlC/. VCLUMEN 1
DE JCFGE D/VlD CCFIÉS MCFENC Y JCSÉ F/MCN LCFEZ FU8l C/LDE-
FCN {CCCFDS.), !"#$M@#&-.$5"B&##,E'&@
SC8FE EL lGU/LlI/FlSMC Ll8EF/L DE JCHN F/WLS. ESIUDlC DE L/ IEC-
Fl/ DE L/ JUSIlCl/ DE JESUS FCDFlGUEZ ZEFED/, !"#$K-/#"$CL$%-@&$>-#)A)/-4$
!',&-.$./N/($)%&#'L&'
F/Z Y IF/8/JC !"#$0,)'9-$C"@'&)-
OD
EPP
EPG
EPD
EPK
EEG
Tapete Neuronal. 120 X 160 cm. Tinta sobre capas de plastico y capsulas de gel con pintura, 2010
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
D
Por taf ol i o
Monzerrat Morales
ESPECTROS LUMINICOS
Por otra parte, las verdaderas revoluciones son lentas, v
nunca son sangrientas.
JEAN ANOUILH, Pauvre Bitos
¿
El mundo que percibimos es tal y como nuestros
ojos y pensamiento lo admiten?, ¿Hasta que pun-
to nuestra percepcion e ideas de todas las cosas
aIectan el mundo que hemos construido?
El mundo que nosotros hemos construido esta he-
cho por nuestras ideas y proyecciones, que se Iorman
a partir de nuestros estimulos por vivencias, aprendi-
zajes y la inIormacion que recibimos. Es decir nues-
tro punto de vista y perspectiva infuye en el exterior,
materializandose en algo, en cualquier cosa, como
todo lo que hemos inventado y pensado que Iorma
parte del mundo exterior para vivirse colectivamente.
Mi trabajo son obras sutiles; por la cualidad tras-
lucida del material con que estan hechas, como es-
pejismos o reIlejos. El color que posee la obra es
el que le da el ambiente mismo y la situacion del
espacio donde esta colocada. Algunas poseen luz
electrica que ilumina el trabajo tenuemente. Me
interesa estudiar el color no como pigmento si no
como espectro luminico.
La obra es aIectada directamente por el ambiente,
y por el punto de vista del espectador que al recorrerla
puede observar diversos planos de la misma, como
los refejos del mismo ambiente que le dan el color,
las transiciones de la luz y su intensidad que es lo que
defne la solidez y la multiplicacion de las sombras.
Estos elementos Iuncionan en conjunto para eIec-
to de puntualizar como incide el caracter de observa-
cion del espectador en la misma lectura de la obra de
arte y asi mismo en el exterior, en la construccion del
mundo y del ambiente.
I
l ('%)$*'+&' MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
El ultimo limite. 100 X 60 cm. FotograIia, impresion digital. 2010
J
('%)$*'+&'//l MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Gravedad en Gotas A, B y C. 66 X 55 cm, 76 X 62 cm y 66 X 55 cm. Grabado sobre acrilico. 2010
F
l ('%)$*'+&' MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Mo-mo Galaxy 4D. 4 placas de 20 X 30 cm. Grabado sobre acrilico. 2009
Jellyfsh LFO. 30 X 30 cm. Grabado sobre acrilico. 2008
K
('%)$*'+&'//l MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Refection MP. Grabado sobre acrilico. 30 X 30 cm . 2009
O
l ('%)$*'+&' MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Subatomic mergerhuman. 30 X 30 cm. Grabado sobre acrilico. 2010
Paisaje Urbano. 60 x 80 cm. Grafca Digital. 2010
EP
('%)$*'+&'//l MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
ReIraccion Estelar (de la serie 3 d 2d ÷ 2d6). 60 X 80 cm. Grafca Digital. 2010
Titulo: ReIraccion Emocional (de la serie 3 d 2d ÷ 2d6). 60 X 80 cm. Grafca Digital. 2010
EE
l ('%)$*'+&' MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Eter. 60 X 80 cm. Tinta sobre capas de plastico y capsulas de gel con pintura. 2008
Quantum. 60 X 80 cm. Tinta sobre capas de plastico y capsulas de gel con pintura. 2008
EG
('%)$*'+&'//l MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Composicion y Eco. 60 X 80 cm. Tinta sobre capas de plastico y capsulas de gel con pintura. 2008
Gravity. 60 X 80 cm. Tinta sobre capas de plastico y capsulas de gel con pintura. 2008
EH
l ('%)$*'+&' MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Proyeccion mo¸mo. 20 X 30 cm. Tinta y vinil sobre capas de plastico. 2009
ED
('%)$*'+&'//l MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Proyeccion Colectiva. 30 X 20 cm. Tinta sobre capas de plasticos y capsulas de gel con pintura. 2009
Proyeccion Visible. 20 X 30 cm. Tinta y vinil sobre capas de plastico. 2009
EI
l ('%)$*'+&' MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Proyeccion Colectiva 2. 30 X 20 cm. Tinta sobre capas de plastico y capsulas
de gel con pintura. 2009.
Proyeccion Azul. 20 X 30 cm. Tinta y vinil sobre capas de plastico. 2009
EJ
('%)$*'+&'//l MCNSEFF/I MCF/LES
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Agua y Aceite. 60 cm X 80 cm. Grafca Digital. 2010
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EF
Olvidar EL SIGLO XX
¯

!"#$%&'#%()$
**
*
Traduccion de Israel Covarrubias.

**
FilosoIo y ensayista italiano.
I
niciemos con una Irase: 'La politica se Iunda so-
bre la pluralidad de los hombres. Dios ha crea-
do al Hombre, los hombres son un producto hu-
mano¨. Esta es una idea de Hannah Arendt. De este
modo comienza su texto postumo Was ist Politik? El
Iragmento antes citado es de 1950. En ese entonces,
el pensamiento politico tenia detras el holocausto y a
la bomba, a su alrededor la Guerra Fria, adelante las
dos grandes desilusiones del siglo XX, la democracia
y el comunismo. La politica estaba encerrada en estas
jaulas de hierro. No era la crisis de la politica. Ante
todo, a ella se le pedia la solucion de los grandes pro-
blemas. Con la confanza que pudiera resolverlos. He
aqui entonces, el por que el Hombre y los hombres.
Arendt dice: la flosoIia y la teologia, y tambien
la ciencia, se ocupan siempre y solo del Hombre. Si
solamente existiese un unico hombre, o si solo exis-
tiesen hombres identicos, seria igual. El discurso f-
losofco, teologico o cientifco, estarian en pie por
completo. Con relacion a la teologia politica tam-
bien discutian Schmitt y Peterson. No tengo duda
alguna del hecho de que su flosoIia politica y cien-
cia politica, con metodos distintos, llegan a reducir
a los hombres al hombre. De aqui, su incapacidad de
responder a la pregunta: ¿Que es la politica?, ¿quien
responde a la pregunta? La politica misma. De nue-
vo, die Politik v das Politische. No solo es la distin-
cion entre praxis politica y criterio de juicio, entre
politica practica y categoria de lo politico. Para mi,
esta distincion es la Iorma mediante la cual el siglo
XX ha desechado la diIerencia entre tactica y estra-
tegia, entre necesidad dictada por la inmediatez y
libertad conquistada por el proceso de largo respiro.
La idea contemporanea de autonomia de lo politico
no es lo mismo que la idea moderna de autonomia de
la politica. Pero sobre este punto se debe abandonar
la esperanza de hacerse entender.
En cambio, recomencemos con dos afrmaciones de
Hannah Arendt. Primera afrmacion: 'La politica nace
entre los hombres, por tal decididamente por afuera
del Hombre¨. No existe el :oon politikon: es Ialso que
exista en el hombre un elemento politico como parte
de su esencia. 'La politica nace en el infra y se afrma
como relacion. Esto lo habia entendido Hobbes¨. Se-
gunda afrmacion: 'En el centro de la politica siempre
existe la preocupacion por el mundo, no por el hom-
bre¨. Poner al hombre al centro de las preocupaciones
presentes y sostener que es necesario tener que cam-
biarlo para ponerlo a salvo, es una actitud proIunda-
mente impolitica`¨. 'El fn de la politica es cambiar o
conservar o Iundar un mundo¨. Por lo tanto, ¿que es la
politica? Es poner en relacion a los hombres con rela-
cion a la preocupacion por el mundo. Politica-relacion,
politica-mundo. ¿Todavia la politica y lo politico? En
parte, si. La practica y el proyecto: el obrar, con sus
leyes y el horizonte, con sus objetivos. Contingencia y
libertad: quiza se erosiono el sentido de la politica en
el fnal del siglo XX. Sobre todo, porque si el problema
era como invertir las grandes ideas en el breve periodo,
la busqueda de la solucion nos lleva a la historia del
tiempo, al largo arco temporal del siglo XX y al mo-
mento decisivo de su fnal.
Debemos liberar a la politica del peso de la necesi-
dad. Este peso es el que ha introducido elementos de
EK
!',&-.$./$0&-%)$//l M/FlC IFCNIl
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
crisis en la politica. En el siglo XX, la politica tuvo
que hacerse cargo no solo de la historia de los hom-
bres, sino tambien de la vida del hombre: el hombre
que ha visto su existencia arrojada a la guerra total,
victima de Iuerzas superiores, oscuras y amenazan-
tes, pero tambien obligado a volverse sujeto de gran-
des empresas ideologicas, indemne despues de medir
dentro de si la dura realidad de las relaciones cotidia-
nas. Desgraciadamente, tenemos que decir que en el
siglo XX, la politica ha observado tambien al hombre,
aquel con la h minuscula, y casi siempre el hombre
singular, el hombre abandonado, a la toma consigo
mismo, independientemente de que el hubiera que-
rido participar en la historia del mundo, y de que el
haya decidido libremente ponerse en relacion con los
hombres. Una condicion tragica, porque Iue puesta
por potencias a su modo sobrehumanas: la condicion
humana del siglo XX. El dialogo en la Condition hu-
maine de Malraux: '¿Cual es la Ie politica que podra
explicar el dolor humano?¨, se pregunta el pastor. Y
la respuesta del revolucionario: 'Prefero disminuirlo,
en vez de explicarlo¨. Entre la pregunta y la respues-
ta, la politica se ha ido y ha regresado, ha salido de
si y se ha introducido de nueva cuenta en si, hasta
la perdicion que ahora la golpea y la abate. El siglo
XX ha revelado las dos caras de la politica: el rostro
demoniaco del poder y el rostro sacralizado del em-
peño. Macht-Gewalt, esta vez por una parte, decision
de vida y engagement por la otra. Monstruos y santos
han bajado a la politica, Iorzados por la historia. Se
ha podido leer el Mein Kampf y las Lettere dei con-
dannati a morte della Resisten:a. Un mismo pais ha
producido a Goebbels y a BonhoeIIer. Un gran siglo,
este siglo XX, de grandes contrastes.
Politica y contingencia. Dos mundos comunican-
tes e incomunicables. El robo cotidiano de las contra-
dicciones que piden ser recompuestas. La capacidad
de dominar el tiempo breve en su pasar desordenado.
La contingencia es el verdadero lugar de la politica.
El problema que irrumpe y la solucion que obliga: es
la medida del quehacer politico y de su calidad. La
politica diaria es la gran politica. Lo cotidiano com-
prime sobre si la calidad de la politica solo cuando
en la accion es mediocre el hombre politico, lo que
es casi siempre. Es verdad que por norma lo que se
observa es la dialectica entre pequeña accion y obrar
cotidiano ciego, prisionero del aqui y ahora. Es ver-
dad que se tiende a cargar cada momento singular de
signifcados epocales. Es verdad que la cosa mas Ia-
cil, y por lo tanto la mas Irecuente, es perder el hilo
de la historia mientras se hace politica. Pero cuando,
desde la situacion contingente emerge la necesidad
de la gran accion, cuando de la necesidad surge la
decision, entonces se tiene a la verdadera politica,
aquella por la cual vale la pena estar, por la cual es
justo prepararse, por la cual es un deber hacerse en-
contrar, al momento, listo para hacer. Lo opuesto no
es verdad: poseer un proyecto, prepararlo, cultivarlo,
conservarlo en la conciencia, y no retener digno el
hecho de medirlo con lo que sucede. La pretension
de la verdad politica, poseida e incomprendida, es el
pecado original de cualquier intento revolucionario.
Y es el mal interior que ha hecho siempre Iallar a la
prueba. La politica absoluta es la politica moderna. El
siglo XX la ha exaltado hasta el limite insoportable
y hasta el enIasis de la tragica solucion fnal o de la
emancipacion Iorzada. Posteriormente, el absoluto de
la politica ha caido en modo Iragoroso, cayendo en
la destruccion de los muros, el sentido mismo de la
politica, su caracter relacional, la relatividad de las
relaciones humanas, que siempre se apoyan sobre una
dudosa consistencia cualitativamente humana de los
sujetos que la practican y de los que la suIren.
Parentesis. Dice François Furet: 'existe un mis-
terioso mal en la dinamica de las ideas politicas del
siglo XX¨. Sin embargo, existe en la primera y en la
segunda mitad del siglo: como mal mayor que hemos
combatido y como mal menor que hemos soportado.
Pero, ¿por que los historiadores hacen historia del si-
glo XX deteniendose en 1945?, ¿por que no tienen
el coraje de decir que lo que vino despues es moral-
mente peor de cuanto ha sucedido antes, visto que
ha implicado menos e implica siempre menos pasa-
jes de conciencia, decisiones de vida, asunciones de
responsabilidad? Mejor Nolte que Furet. Al menos el
primero tiene una tesis Iuerte que se puede contras-
tar: la equiparacion del nazismo y bolchevismo, antes
que la tesis revisionista que justifca el nazismo como
reaccion al bolchevismo. En cambio, la tesis 'demo-
cratica¨ de Furet dice asi: 'el Iascismo nace como
reaccion anticomunista, el comunismo ha prolongado
su duracion gracias al antiIascismo¨. Por su calidad,
su libro es un manual de des-educacion civica; por su
sustancia, la narracion del pasado de su ilusion, de su
'inIeliz empeño¨, o mejor dicho, de su 'ceguera de
un tiempo¨. Por otra parte, el 'siglo breve¨ de Eric
J. Hobsbawn (1914-1991) se cierra, segun la imagen
de Eliot, 'no con el ruido de una explosion, sino con
un Iastidioso lloriqueo¨. Y asumiendo este anticipado
sentir del poeta, Hobsbawn al fnal puede decir: 'la
destruccion del pasado, o mejor aun la destruccion de
los mecanismos sociales que conectan la experiencia
EO
l !',&-.$./$0&-%)$ CLVlD/F EL SlGLC XX
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
de los contemporaneos a la de las generaciones pre-
cedentes, es uno de los Ienomenos mas tipicos y con-
juntamente mas extraños de los ultimos años del siglo
XX. La mayoria de los jovenes actuales han crecido
en una suerte de presente permanente, en el cual Ial-
ta toda relacion organica con el pasado historico del
tiempo en el cual viven¨. Cierro el parentesis.
Sin embargo, ¿la politica puede reducirse a la his-
toria que la ha producido? Este es el punto de difcul-
tad del problema. La perdida de sentido de la politica
hace un todo con esta terrible caida de la concien-
cia historica. El enIasis vacio sobre lo nuevo aqui
penetra sus Iragilisimas raices. En eIecto, la politica
se revuelve en un estado de conIusion diIicilmente
repetible en otros momentos. La excepcion decia
Schmitt es mas interesante que la situacion normal.
Y hoy la politica no debe responder a un estado de
excepcion historico. Es la politica misma que se en-
cuentra en su propio estado de excepcion. Despues,
esta excepcionalidad a su vez va declinando. Ella,
por ejemplo, en su desarrollo, en su discurso, no tie-
ne nada tragico. Y este es un limite grave. La gran
politica del siglo XX ha muerto. Muchos se alegran
por este evento, porque imputan a aquellas ideas de
la politica precisamente las tragedias del siglo. Pero
aquella no era la gran politica, era la mala politica. Se
que aqui interviene un discutible juicio etico. Pero la
guerra civil mundial, con sus eventos, el holocausto
y la bomba que le presentaban a Arendt la pregunta
¿que es la politica? justifcan este juicio. La gran po-
litica del siglo Iue otra. Fueron las dos revoluciones,
la revolucion obrera y la revolucion conservadora,
con la gran crisis entre ambas, el periodo de su in-
cubacion, de 1914 a 1929, y la respuesta capitalista
de los años treinta en adelante. Aqui, contingencia y
politica, ocasion y accion, estado de excepcion y de-
cision, se reencuentran, alejan y confrman. Contrario
a lo que pasa en la actualidad. El siglo se apago con el
triunIo de la pequeña politica, una larga decadencia,
una interminable deriva, una colectiva inconsistencia
humana de clases politicas, instituciones, programas,
intervenciones, sin pensamiento, sin Iuturo, un pre-
sente detenido Irente a la vacia imagen de si mismo.
Si soberano es quien decide en el estado de excep-
cion, ¿quien decide hoy, no en la politica, sino por
la politica? Es precisamente esto lo que no se sabe.
La politica no tiene mas soberania sobre el territorio.
Este ultimo ha sido invadido, conquistado y sometido.
Quien hace politica ahora quien gobierna, o quien
desea acceder al gobierno sabe que casi nada de sus
decisiones esta en sus manos. Las compatibilidades
economicas son una jaula de hierro para la iniciativa
de la accion politica. Las reglas del mercado supra-
nacional y las logicas del mundo fnanciero interna-
cional cierran hoy el espacio de movimiento para la
vida del Estado nacion. La geoeconomia sustituye a
la geopolitica. Las tecnicas de comunicacion vacian
el sentido de organizacion del interes publico y la
gestion de la cuestion general. El 'como decir¨ toma
el lugar del 'que hacer¨. De todas estas cosas toma
origen la degradacion de los sectores politicos, redu-
cidos a mascaras sin cerebro, la destruccion de la per-
sonalidad politica, sin mas proIesion ni vocacion, la
reduccion a conIabulacion privada tanto del conficto
como del acuerdo. Dramaticamente, se propone, tam-
bien si no tragicamente, de nueva cuenta el tema de
'la politica y el destino¨. Hacia fnales del siglo XIX
retornaba, resuelto, el problema que Karl Löwith (s/I:
35) introducia a mediados de los años treinta del siglo
XX: 'si es un destino` el que determina el modo y
la manera en la cual un participe activo concibe lo
politico`, o bien si el es simplemente guiado por eso
que de hecho sucede¨. Problema resuelto: porque a
este punto quien activamente participa, la clase poli-
tica, en la fgura de la personalidad politica, no esta
ahi para concebir lo 'politico¨ como 'destino¨, sino
simplemente es guiado por lo que sucede. Si desde
Marx a Schmitt como sostiene Löwith habia su-
cedido que la confanza en una discusion conceptual
cedia Irente a una teoria de la accion directa y habia
tenido 'una transIormacion radical de la meditacion
flosofca sobre la esencia de la politica en un instru-
mento intelectual de la accion politica¨, ¿que cosa
paso despues de Schmitt hasta el dia de hoy? Es de-
cir, ¿no solo desde los años ochenta, sino desde los
años cincuenta en adelante? Sobre esto, el discurso
esta abierto, el analisis todavia es impreciso y la re-
fexion muy atrasada. La disolucion de la gran lectura
del presente, la del marxismo occidental, la del ca-
tolicismo politico, la propia del liberalismo clasico,
ha creado un vacio de pensamiento en el centro de
Europa que determino en gran medida una crisis ge-
neral de la cultura politica. Las practicas que hacian
reIerencia a estas corrientes han ido adelante, a veces
tambien con exito, pero sin ningun ejercicio de au-
toconciencia intelectual, privadas de un presentable
implante estrategico, incapaces de producir Iuturo,
victimas a fnal de cuentas de revanchas tradiciona-
les, enmascaradas por una aparentemente irresistible
pregunta nueva. Abatidas las grandes lecturas de lo
que debia realmente pasar, los parametros de inteligi-
bilidad terminan ubicados en mediocres imagenes de
GP
!',&-.$./$0&-%)$//l M/FlC IFCNIl
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
lo que eIectivamente ha sucedido.
En la actualidad, no se trata de llevar a conclusion
la parabola de la modernidad. Ni se trata de ponerse
en una pasiva Iuncion de representacion de lo que se
defne posmodernidad. En todo caso, el problema no
el proyecto es el de implantar un trabajo de conscien-
te superacion de la modernidad. Escribe Leo Strauss
a Karl Löwith, el 15 de agosto de 1946: 'estamos de
acuerdo sobre esto, que hoy tenemos necesidad de la
refexion historica solo yo sostengo que esto no es
ni un progreso ni un destino por aceptar con resigna-
cion, antes bien un medio inevitable para superar a
la modernidad. La modernidad no se puede superar
con medios modernos |...|¨. Y Löwith a Strauss, el 18
de agosto de 1946: 'Usted dice que no se puede supe-
rar la modernidad con medios modernos. Suena plau-
sible, pero me parece justo solo con reservas |...| A f-
nal de cuentas, la incomodidad de la modernidad nace
solamente por medio de la conciencia historica, por
el tener nocion de otros tiempos y mejores`, y donde
esta conciencia se desvanece como en la generacion
nacida despues del 1930 en Alemania, la moderni-
dad no es mas percibida como una cosa por superar,
al contrario¨ (Löwith y Strauss, 1994: 22-28). Ahora
tenemos algo que hacer con otra generacion: la naci-
da despues del 1945 en Italia y despues del 1968 en
Occidente. Pero el discurso es el mismo, de hecho se
agudiza. La subalteridad a la modernidad se hizo voz
de opinion publica, cultura dominante, sentido comun
intelectual de masas. Todo lo que busca proponerse
como critica de lo moderno recae sobre la categoria
de lo antiguo. Lo nuevo esta en las manos exclusivas
de las viejas Iuerzas que han dominado la edad mo-
derna. ¿Quien, a este punto, queda como depositario
de la conciencia historica con la cual se puede recons-
truir y relanzar la nocion de 'otros tiempos mejores¨?
Aqui se cae la distincion entre epoca y Iase. Y es un
punto que no es real solo a nivel del lenguaje politico.
Si la epoca, digamos el siglo XX, observo el primado
de las masas en la politica, la Iase y la actual es una
de las tantas que la epoca atraviesa observa el prima-
do de la gente. Es un hecho muy reciente la emergen-
cia, el prevalecer, la invasion de esta palabra. Una pa-
labra generica, como la politica que la pronuncia. Sin
espesor teorico, sin Iuerza analitica, sin capacidad de-
fnitoria. Campo de propaganda sobre objetos de mer-
cado, no terreno de accion de sujetos politicos. 'Gen-
te¨ quiere decir no clases, no masas, mucho menos
pueblo: una cosa mas cercana a la idea de audience
televisiva que al concepto de opinion publica. El siglo
XX ha sido, entre otras cosas, nuestro siglo del ingre-
so de las masas en la politica. Masas activas, masas
organizadas, tambien masas manipuladas. 'Masas¨,
no jauria. El hombre dice Canetti en Masa v poder
'es un animal de presa que jamas quiso estar solo¨.
Los hombres, por lo demas, 'han aprendido de los lo-
bos¨. La expresion 'jauria¨ designa 'la colectividad
del movimiento veloz y la mitad concreta delante a
los ojos de todos aquellos que estan involucrados¨.
Un comportamiento semejante al de la llamada gente.
'La jauria desea una presa. Debe seguirla velozmente
|...| para aIerrarla. La jauria toma Iuerza ladrando en
conjunto¨. En eIecto, la jauria mas natural y genuina
es la jauria de caza. Y despues rapidamente aparece
aquella que presupone siempre otra contra de la cual
es dirigida, la jauria de guerra. La masa para Ca-
netti signifca muchas cosas. Y mas aun, donde este
concepto se aproxima mas al concepto de clase es en
la descripcion de las 'masas de la prohibicion¨. Un
ejemplo de masa negativa: 'muchas personas reuni-
das conjuntamente quieren no hacer mas de lo que
hasta ese momento habian hecho como individuos¨.
El ejemplo clasico es la huelga. En el ejercicio de la
actividad productiva, la igualdad de los trabajadores
no es sufciente para determinar la Iormacion de la
masa. Es la interrupcion de este ejercicio, lo que hace
desencadenar este proceso, el rechazo para continuar
trabajando. 'La huelga es un gran momento, celebra-
do en las canciones de los trabajadores¨, ya que, de
este modo, su igualdad fcticia se transIorma impro-
visamente en real. 'En la interrupcion del trabajo to-
dos hacen la misma cosa. Parece que dejan caer todos
las manos al mismo tiempo, como si ahora debieran
empeñarse a no evidenciarse mas |.| el fn del traba-
jo hace iguales a los trabajadores¨. Estas manos que
caen infuyen a las demas por contagio. 'Lo que ellos
no hacen se comunica a toda la sociedad¨. Proseguir
la actividad ordinaria deviene en una tendencia im-
posible tambien para los que al inicio no pensaban
interrumpirla. 'El sentido de la huelga es que ninguno
debia hacer algo hasta que los trabajadores no hicie-
sen nada¨. Es asi que de la masa misma 'surge es-
pontaneamente una organizacion de masas¨ (Canetti,
1972: 56 y ss.; 99 y ss.).
En la segunda mitad del siglo XX, gano el hom-
bre-masa democratico: una fgura historicamente
inedita, que nace en el corazon americano de Occi-
dente, como lo que Tocqueville habia entrevisto con
preocupacion en su viaje. Para hacerla ganar en modo
defnitivo, aquella fgura historica ha necesitado tres
guerras mundiales, o bien una sola guerra civil en la
Europa-mundo, del 1914 al 1989. Las democracias
GE
l !',&-.$./$0&-%)$ CLVlD/F EL SlGLC XX
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
se han unifcado bajo la centralidad, la hegemonia, el
culto, asi como la religion, de esta Iorma del indivi-
duo medio. Le ha seguido un proceso macroscopico
de decadencia de la politica, del cual experimentamos
hoy todas sus conclusiones. La corrupcion, en las
Iormas patologicas que ha adquirido este Ienomeno
eterno, no es la causa sino la consecuencia de aquel
proceso, precisamente una de sus conclusiones. El
sentido comun antipolitico que domina a la llamada
sociedad civil, llega a sancionar no el caracter reac-
cionario del pueblo reducido a gente, sino el suicidio
de la politica moderna. Ya no existe el principe, es
decir, en los terminos de la historia contemporanea
no existe mas el sujeto politico colectivo: por ello,
todas las soluciones institucionales no han podido
resolver el problema del gobierno y los sistemas
politicos no encuentran autoridad y pierden poder,
se conIian, dada la ausencia de personalidad, en la
busqueda del personaje, mientras la calidad de los
programas se hace subalterna a la efcacia del men-
saje y las Iuerzas politicas no tienen mas por hacer
que las cuentas con la opinion publica, obedeciendo
a un publico sin opinion. Tanto los partidos como
los gobiernos no conquistan el consenso, lo conce-
den, y lo conceden a poderes no politicos o a masas
privatizadas. Paradojicamente, la clasica e historica
division entre gobernantes y gobernados no ha sido
suprimida por el comunismo sino atrapada por la de-
mocracia: en este sentido, los gobernantes tambien
son gobernados. Un ejemplo: la izquierda que lle-
ga al gobierno no es la izquierda gobernante sino la
izquierda gobernada. La democracia no es mas un
valor por asumir, porque las democracias han supri-
mido a la politica, es decir, el modo de la relacion en-
tre los hombres, sin que por ello regresen a ocuparse
del Hombre, antes bien lo reducen en una atomica
unidad tecnico-economica. El hombre democratico
es en realidad el hombre economico de la edad de la
neutralizacion y la despolitizacion.
Decimos hombre, hombres, y la palabra, el con-
cepto, ya resultan indecibles. La politica ha usado
estos terminos que, despues ideologica y democrati-
camente, ha abusado. Tambien, cuando en su nombre
se ha asesinado a la politica. El no reconocimiento de
la complejidad del ser humano, de su interna confic-
tividad, de su diIerencial dualidad, han empobrecido
las Iormas de relacion interhumanas, las han privado
de un orden simbolico esencial a su propia existencia,
que es la vida vivida, pensamiento encarnado, expe-
riencias, practicas. Luisa Muraro nos ha dicho sobre
la presente impracticabilidad de la caritas, como
problema que se dirige 'a las practicas compartidas,
aquellas que señalan en si la convivencia y que Iorman
la cultura¨. El 'suIrimiento del cuerpo social¨ expre-
sa esta imposibilidad del hacer y, al mismo tiempo,
la necesidad por hacer: en su sentido de poder-ser-
por el otro y en su sentido del querer-ser-en-comun.
Dos dimensiones sociales actualmente mas alla de
la posibilidad y la voluntad. Hemos construido una
sociedad que permite estas practicas y deseos: si al
heroismo dominguero del singular, no a la praxis co-
tidiana colectiva. Dice Muraro: 'la caritas es el nom-
bre cristiano, el nombre occidental, de la piedad, es
decir, de la interseccion entre la historia humana y su
mas alla, su exceso, su esperanza, su buscar aun`, su
dios |...| pongan ustedes la palabra¨. ¿En que modo la
politica debe regresar y hacer algo con este mas alla
con relacion al aqui y ahora? 'Regresar¨, porque en
el pasado incluso tambien del siglo XX, ha existido
esta tension, esta Iuerza interior para ir mas alla del
contexto necesario de la accion, llevando subjetiva-
mente en la contingencia la ocasion de una lectura
del destino historico. Y tambien si se trata de iniciar
en este punto un camino de estas caracteristicas, ¿por
que no intentarlo? La decision la debe tomar la propia
politica sobre si misma.
En eIecto, nos encontramos en este punto. Las
categorias de lo politico no responden mas a los
mandamientos de la politica. La maquina esta sin
sujeto que la guie. La historia presente es un poder
absoluto de si mismo. ¿Que hacer para continuar
pensando a la politica?
REFERENCIAS
Canetti, E. (1972), Masa e potere, Milan, Rizzoli.
Löwith, K. (s/I), 'Decisionismo politico¨, en K.
Löwith y S. Valitutti, La politica come destino,
Roma, Bulsoni.
Löwith, K. y L. Strauss (1994), Dialogo sulla moder-
nita, Roma, Donzelli.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
GG
OCTAVIO PAZ,
LAS formas DE LA OTREDAD
!$+,-.&!"./%("/%
*
*
Ensayista y poeta. Actualmente es el presidente de El Colegio de Puebla.
P
az consideraba que el tema de la otredad se-
ria Iundamental en las Iuturas corrientes de
pensamiento. Quiza no se equivoco, Martha
Nussbaum (2004) considera que el pensamiento hu-
manista propicia la convivencia en esta nueva epoca
donde las relaciones interpersonales trascienden nues-
tro ambito cercano, para ello se requieren la capacidad
de autoexamen -poder visualizarse como ciudadano
del mundo- y desarrollar la imaginacion narrativa.
Esta ultima signifca comprender la circunstancia de
los demas. En su libro Poetic Justice, defende la li-
teratura porque permite comprender otras realidades.
La empatia literaria, como la llamo Tolstoi, nos coloca
en el lugar de los otros, comprendiendo su realidad.
En el poema de Paz (1997: 354), 'El otro¨, los rostros
se conIunden: 'Su cara / hoy tiene las arrugas de esa
cara./ Sus arrugas no tienen cara.¨
'Alberto Caeiro es mi maestro¨, 'Madame Bo-
vary soy yo¨: ambas Irases, una de Pessoa y otra de
Flaubert, se referen a un personaje fcticio que se
mezcla con la identidad del autor, algo parecido a lo
que Nussbaum llama 'imaginacion narrativa¨. Sobre
la otredad, Fernando Pessoa y Antonio Machado son
fguras importantes para Octavio Paz. En el ambito
literario, dice Paz, la obra nos da un rostro; en el am-
bito politico, el encuentro con los otros es el encuen-
tro con nosotros: nos-otros. En una de las obras mas
relevantes de Paz, El laberinto de la soledad, en la
primera pagina hay un epigraIe de Antonio Machado,
escrito a su vez por uno de sus heteronimos -Macha-
do y Pessoa crearon heteronimos, que a diIerencia de
los pseudonimos son personajes originales y en oca-
siones contrarios a los mismos autores-, les dieron
nombre, biograIia, pan y sustento; lo mas importante:
ambos dudaron de si mismos. Fueron la 'busqueda
de la identidad perdida¨, como diria Paz. 'Lo otro no
existe¨, asi comienza el epigraIe de El laberinto de
la soledad -termina negando esta afrmacion-. Paz
muestra en la entrada de uno de sus libros represen-
tativos el tema del otro. Al voltear la pagina, la volte-
reta: en la siguiente pagina habla del yo: 'A todos, en
algun momento, se nos ha revelado nuestra existencia
como algo particular¨. El epigraIe inicia con el otro
y el texto con el yo, acaso particular. En una hoja se
despliega el contenido del mundo. De un lado eres tu
y pasando la pagina soy yo. Hoja-medalla: '¿Aguila
o sol?¨, 'Entre la piedra y la for¨. En ese par de pa-
ginas se despliegan dos temas que abarcan su obra,
el otro y la otra orilla: 'los gnosticos decian que el
verdadero nombre del hombre es el alogeno`, el otro,
el de alla. No, no somos de aqui. Pero tampoco somos
de alla: nuestras vidas son un continuo peregrinar en-
tre el aqui y el alla¨ (Paz, 1998a: 47). En su poetica,
el alla es 'la otra orilla¨; en su ensayo, es el encuentro
con los otros. Recuperacion de la imagen del mundo:
'el dia en que de verdad estuvimos enamorados y su-
pimos que ese instante era para siempre |...|, la tarde
en que vimos el arbol aquel en medio del campo y
adivinamos, aunque ya no lo recordemos, que decian
las hojas, la vibracion del cielo...¨ (Paz, 1999: 260).
Instante en que se revela lo otro e invita a comprender
la diIerencia. Si no se diera este instante en que se re-
vela la existencia de lo otro, prevaleceria el 'engolo-
sinamiento con nuestro propio yo¨, diria Paz. Ir hacia
los otros tambien es el hallazgo de nosotros mismos:
GH
l !',&-.$./$0&-%)$ CCI/VlC F/Z, L/S FCFM/S DE L/ CIFED/D
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
'La enseñanza de la revolucion mexicana se puede ci-
Irar en la siguiente Irase: nos buscabamos a nosotros
mismos y encontramos a los otros¨ (Paz, 1998a: 32).
En diversas ocasiones el poeta se sorprendio ante el
encuentro de los otros: viajo a España a los 23 años
y durante la guerra civil descubrio, agazapado en un
cuarto, que el otro, el enemigo, tenia voz humana:
'Para mi los dias exaltados que pase en España: el
aprendizaje de la Iraternidad ante la muerte y la de-
rrota; el encuentro con mis origenes mediterraneos;
el darme cuenta que nuestros enemigos tambien son
seres humanos¨ (Paz, 1998b: 24). Hay un relato de
Paz que ilustra esta idea -salir para encontrarse-: 'Al
llegar a mi casa, y precisamente en el momento de
abrir la puerta, me vi salir. Intrigado, decidi seguir-
me¨. El personaje se sigue a si mismo, al poco rato,
una vez ambos de Irente, comienza a reclamarle su
existencia. El otro, que es el, le responde con una tun-
da. Tirado en la banqueta ¿llora?, ¿maldice?, ¿odia?
No, duda: 'Tenia el traje roto, la boca hinchada, la
lengua seca. Escupi con trabajo. El cuerpo me dolia.
Durante un rato me quede inmovil, acechando. Bus-
que una piedra, algun arma. No encontre nada. Aden-
tro reian y cantaban. Salio la pareja; la mujer me vio
con un descaro y se echo a reir. Me senti solo, expul-
sado del mundo de los hombres. A la rabia sucedio la
vergüenza. No, lo mejor era volver a casa y esperar
otra ocasion. Eche a andar lentamente. En el camino,
tuve esta duda que todavia me desvela: ¿y si no Iuera
el, sino yo?¨ (Paz, 1997: 173-174). Este desdobla-
miento lo encontramos, no sin humor, en un texto de
Antonio Machado, acusandose asi mismo de Iarsante:
'Antonio Machado. Nacio en Sevilla, en 1895. Fue
proIesor en Soria, Baeza, Segovia y Teruel. Murio en
Huesca, en Iecha no precisada. Algunos lo han con-
Iundido con el celebre poeta del mismo nombre, autor
de Soledades`, Campos de Castilla`, etcetera¨.
En el poema 'Epitafo para un poeta¨ -no dice
'el¨ poeta, dice 'un poeta¨, cualquier poeta-, el yo
'verdadero¨ se conIunde: 'Quiso cantar, cantar/ para
olvidar/ su vida verdadera de mentiras/ y recordar su
mentirosa vida de verdades¨ (Paz, 1997: 60). Un poe-
ma de Pessoa (1998: 152) recuerda este sentido:
Hice de mi lo que no supe,
Y lo que pude hacer de mi no lo hice.
Vesti un disIraz equivocado.
Me tomaron en seguida por quien no era, y no los desmenti,
y me
perdi.
Cuando quise arrancarme la mascara,
Estaba pegada a la cara.
Paz recuerda que, cuando niño, lo apodaban 'Vi-
sigodo y Iorastero¨. Ambas experiencias Iueron se-
guramente su primera educacion sentimental en la
otredad. La primera se debio a un sobrenombre que
se le ocurrio a un personaje 'quijotesco¨: 'En una
ocasion acompañe a mi padre en una visita a un ami-
go al que, con razon, admiraba: Antonio Diaz Soto y
Gama, el viejo y quijotesco revolucionario zapatista.
Estaba en su despacho con varios amigos y, al ver-
me, exclamo dirigiendose a mi padre ¡Caramba, no
me habias dicho que tenias un hijo visigodo!`¨ (Paz,
1998a: 19). La segunda Iue a los seis años, con sus
compañeros de kindergarten en Los Angeles CaliIor-
nia, gritandole ¡Forastero!
Fernando Pessoa contrasta el mundo de los otros
con el suyo, sabe que es de otra estirpe y a un tiempo
de la misma. Octavio Paz describe asi a un heteroni-
mo de Pessoa -Alvaro de Campos, autor de 'Taba-
queria¨-: 'Alvaro de Campos escoge la mascara del
vago. El transito es revelador. Trovador o mendigo,
¿que oculta esa mascara? Nada, quiza. El poeta es la
conciencia de su irrealidad historica. Solo que si esa
conciencia se retira de la historia, la sociedad se abis-
ma en su propia opacidad, se vuelve Esteva o el Due-
ño de la tabaqueria¨ (Paz, 1969: 153). Agregaria a la
niña que come chocolates y a la hija de la lavandera,
del mismo poema. Por su lado, Abel Martin y Juan de
Mairena, heteronimos de Machado que igual que los
de Pessoa comparten una relacion maestro-discipulo,
vuelven la mascarada aun mas extrema: una fccion
origina otra fccion. Machado (1989: 33) lo canta:
'Todo el amor es Iantasia; / el inventa el año, el dia,
/ la hora y su melodia; / inventa el amante y, mas, / la
amada. No prueba nada, contra el amor, que la amada
no haya existido jamas¨. Abel Martin cuenta: 'Mis
ojos en el espejo / son ojos ciegos que miran / los
ojos con que los veo¨ (Machado, 1960: 189). Juan de
Mairena es 'poeta, flosoIo, retorico e inventor de una
Maquina de cantar. Nacio en Sevilla (1885). Murio
en Casariego en Tapia (1909). Es autor de una Vida
de Abel Martin`, de un Arte poetica`, de una colec-
cion de poesias: Coplas mecanicas`, y de un tratado
de metaIisica: Los siete reversos`¨ (Machado, 1960:
214). Juan de Mairena, creacion de Machado, escri-
bio una 'Vida de Abel Martin¨, otro heteronimo de
Machado. De la misma Iorma, en un sin fn de des-
doblamientos, Paz recurre a Machado, Machado a su
heteronimo y este refexiona sobre la otredad. Imbri-
cacion de presencias. Pero el traslape se relaja porque
todos, al unisono, pueden decir el epigraIe, pueden
decir que creen en lo otro, en 'La esencial hetero-
GD
!',&-.$./$0&-%)$//l MlGUEL M/LDCN/DC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
geneidad del ser, como si dijeramos en la incurable
otredad que padece lo uno¨ (Paz, 1998a: 45).
Los origenes de su pensamiento sobre la otredad,
ademas de provenir de la experiencia -su niñez y su
primer viaje a España-, se encuentran en Pessoa y
Machado: 'Machado nos enseña que el principio de
identidad, sobre el cual se ha edifcado nuestra cultu-
ra, se rompe los dientes Irente a la otredad` del ser¨
(Paz, 1998b: 436). La realidad se levanta como un
escenario plural, no menos plural que un mismo in-
dividuo: 'el hombre es plural, el hombre es muchos
hombres¨ (Paz, 1998a: 215). En su poema 'Golden
lotuses¨, el personaje se presenta en movimiento per-
petuo, cada linea es un giro del destino, cascada de
identidades: 'Senos de niña, ojos de esmalte. / Bailo
en todas las terrazas y sotanos, / contemplo un atarde-
cer en San Jose, Costa Rica, / durmio en las rodillas
de los Himalayas, / Iatigo los bares y las sabanas de
AIrica. / A los veinte dejo a su marido / por una ale-
mana; / a los cuarenta y cinco / vive en Proserpina
Court, int. 2, Bombay. / Cada mes, en los dias ritua-
les, / llueven sapos y culebras en la casa, / los criados
maldicen a la demonia / y su amante persi apaga el
Iuego. / Tempestad en seco. / El buitre blanco / pico-
tea su sombra¨ (Paz, 1997: 354).
*
En la modernidad prevalecio la idea de una identidad
defnida y concreta, de un 'individuo¨, como lo dice
su nombre, indivisible. Paz difere del principio de ho-
mogeneidad identitaria, tan manido en su epoca. Si-
guiendo a Charles Taylor (1993: 43-49), los derechos
universales del hombre y el principio de la diIerencia
cultural, pese a ser dos ideales opuestos, se originan
en un mismo momento historico: a partir del 'desplo-
me de las jerarquias sociales¨. La Revolucion Irance-
sa y la Declaracion de los Derechos Universales del
Hombre generaron un ambiente libre y propicio para
pensar la diIerencia. Cuando se protege la igualdad
ciudadana juridica, politica y social, sin restriccio-
nes legales o convencionales, se cuenta entonces con
la libertad de pensarse diIerente. La igualdad juridica
propicio, entre otras cosas, la libertad de pensamiento
y de identidad este es un ejemplo donde la igual-
dad abona en la libertad, en vez de causar conficto,
como pensaban los modernos que sucederia siempre
que libertad e igualdad se encontraran. La abolicion
de las jerarquias, paradojicamente, permitio el reco-
nocimiento de las diIerencias. Pero una vez que caye-
ron las jerarquias, en opinion de Taylor, se trato a los
otros como iguales y se creo un corpus de derechos
universales. Esto ha Iacilitado la opresion y la dis-
criminacion de determinados individuos y grupos; la
modernidad tendio a homogeneizar sin lograrlo por
supuesto la cultura y los gustos, como refere Octa-
vio Paz en sus ultimos escritos. Negar la otredad es,
segun el poeta: 'condenarse a la mutilacion pues el
hombre es apetito perpetuo de ser otro¨. Sin embargo,
Paz reconoce que el individuo indivisible y la persona
plural se los debemos a Occidente: 'A Europa le de-
bemos un descubrimiento capital: no hay un solo tipo
de hombre; el hombre es plural, el hombre es muchos
hombres y cada hombre representa algo precioso y
unico¨ (Paz, 1998a: 215).
Considerar la posibilidad de una identidad cam-
biante, o de multiples identidades en una sola perso-
na, implica cierta tolerancia, siguiendo esta logica: en
algun momento mi personalidad podria cambiar, por
tanto, no hay motivo para imponer mi manera de pen-
sar, en transito constante. En su ensayo 'Los signos
en rotacion¨, Paz declara: 'aspiro al ser, al ser que
cambia¨. En este sentido, Amartya Sen defende en
oposicion a Charles Taylor quien considera la exis-
tencia de grupos identitarios bien defnidos e inmu-
tables, cuyos derechos deber ser distintos y recono-
cidos que las identidades no son tradicionales sino
elegidas; le deben mas a la experiencia personal que a
la tradicion comunitaria (Sen, 2001: 35). Por demas,
una persona podria estar dividida, habitada por senti-
dos contrarios el mismo Paz conIeso su antagonis-
mo entre lo que pensaba y sentia. La nocion de una
identidad volatil impide la imposicion o supremacia
de un tipo de conducta. Las identidades son igual que
los valores, inconmensurables. Quiza el problema ra-
dica en la discriminacion o inequidad que padecen
algunos grupos culturales por su situacion historica
o social. Aqui si habria que compensar la injusticia
del 'azar¨, como lo arguyen los igualitaristas. Hoy
dia el lugar de nacimiento, azaroso por naturaleza,
sigue siendo destino.
El culto a una persona o a una idea es uno de los
grandes vicios politicos de la historia moderna. Ido-
latria que despoja al individuo de si mismo y entre-
ga su voluntad a una instancia 'superior¨, la cual se
presupone inmutable y, tristemente, incuestionable,
negando a los otros diIerentes. Las ideas totalitarias,
de cualquier indole, se verian atenuadas en la idea de
una persona voluble y contradictoria en si misma. Los
absolutos, al afrmarse, cometen un equivoco terrible:
'Asi nace el otro, que no es simplemente el adversario
politico que proIesa opiniones distintas a las nuestras:
el otro es el enemigo de lo absoluto, el enemigo abso-
GI
l !',&-.$./$0&-%)$ CCI/VlC F/Z, L/S FCFM/S DE L/ CIFED/D
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
luto. Hay que exterminarlo. Sueño heroico, terrible.
Y despertar horrible: el otro es nuestro doble¨ (Paz,
1998b: 90). Tambien Hannah Arendt (1975: 376)
identifca como uno de los rasgos mas caracteristi-
cos del totalitarismo, la dicotomia amigo absoluto/
enemigo absoluto: 'The totalitarian movements also
share the dichotomous division oI the world between
sworn blood brothers` and the indistinct inarticulate
mass oI sworn enemies |Los movimientos totalitarios
comparten la division dicotomica del mundo entre
'los hermanos de sangre juramentados¨ y la masa in-
distinta e inarticulada de enemigos jurados|¨.
Algunas instituciones modernas los partidos po-
liticos, las universidades, los dogmas capitalistas en
turno, las religiones, la lista es larga a poco de con-
vivir con los otros, intentan cambiarlos, convertirlos,
criticarlos. Frente a este hecho, como se ha insistido,
Paz comenta para su coleto: 'Tal vez, me dije, no se
trata tanto de cambiar a los otros hombres como de
acompañarlos y ser uno de ellos¨ (Paz, 1998b: 33).
Quiza la realidad no es como quisieramos que Iue-
se, sin embargo asi es, antes de cambiarla, de legis-
lar su rumbo el cual nunca seguira por supuesto,
habria que entenderla. Piedad e ironia, recomienda
el poeta: 'Para comprender se requieren intrepidez y
claridad de espiritu. Ademas y esencialmente: piedad
e ironia. Son las Iormas gemelas y supremas de la
comprension. La sonrisa no aprueba ni condena: sim-
patiza, participa; la piedad no es lastima ni conmise-
racion: es Iraternidad¨ (Paz, 1998b: 439).
*
En su libro Homenafe v profanacion, Paz establece un
dialogo con un soneto de Quevedo 'Amor constan-
te, mas alla de la muerte¨, confrmando afnidades y
marcando diIerencias. El titulo de este libro sintetiza
las relaciones personales de Paz: comprender al otro
homenaje y externar la diIerencia proIanacion. El
titulo se puede cambiar, sin alteracion de sentido, por
otro titulo de Paz: 'tradicion y ruptura¨, expresion
que sintetiza el movimiento literario de la moderni-
dad. DiIicil binomio 'homenaje¨ y 'proIanacion¨,
que tambien recuerda el de 'piedad e ironia¨. Re-
gresando al libro, Paz comparte con Quevedo que el
amor trasciende al cuerpo; pero, en oposicion a el, la
trascendencia se da en vida y no despues de la muer-
te: Quevedo: 'seran ceniza, mas tendra sentido¨; Paz:
'Ceniza lo sentido y el sentido¨. La cultura mexicana,
lo ha descrito Paz, lleva una peculiar relacion con el
otro. Como boton, esta refexion sobre la exclama-
cion popular: '¡Viva Mexico, hijos de la Chingada!
Verdadero grito de guerra, cargado de una electrici-
dad particular, esta Irase es un reto y una afrmacion,
un disparo dirigido contra un enemigo imaginario, y
una explosion en el aire¨ (Paz, 1998a: 94). Otro ras-
go de nuestra convivencia se refere a la organizacion
piramidal: 'la critica de Mexico comienza por la cri-
tica de la piramide¨ señala Paz (1998b: 469). El pa-
trimonialismo hunde sus cimientos en la tradicion, su
legitimidad son los usos y costumbres. Nace como
refejo de la organizacion Iamiliar, el padre providen-
cial: 'El Estado se convierte en una proyeccion de
la Iamilia. El patrimonialismo es paternalista, a ratos
dadivoso e indulgente, otros despotico y siempre ar-
bitrario¨ (Paz, 1998b: 469). A merced de los humores
del padre-Estado, benefciados en su gracia y oIen-
didos en su despotismo, pero nunca actores: por la
noche, despues de una copas, tambaleante como un
rama enclenque, llega a casa, reparte golpes y IarIu-
lla insultos. Al dia siguiente, la mesa se desborda en
Irutas, chicharron y viandas, todo es jolgorio. No hay
dialogo, hay quejido y euIoria.
Los origenes del patrimonialismo en Mexico se
remontan al Estado absolutista de España. En un re-
gimen patrimonialista, como en el monarquico, rige
una vision jerarquica marcada. Cuando Paz sugiere ir
al encuentro de los otros, tambien defende el relaja-
miento de las jerarquias. En un regimen patrimonial,
la dignidad es sospechosa. Miguel Angel Rodriguez
(1997: 87) señala que: 'En este tipo de dominacion
toda expresion de dignidad de los subditos nobleza
les parece sospechosa a los Iuncionarios patrimonial-
patriarcales. En la politica mexicana habria que aña-
dir, matizando este juicio, que la dignidad es el mas
grande obstaculo para ascender y permanecer en el
cobijo presupuestal¨. Reino de zalamerias y Iavori-
tos. El jeIe, el padre, los Idolos aztecas, el tlatoani:
bien plantados en el pinaculo de la piramide. Como se
ha visto, en Mexico abundan las contrariedades que
aIectan el encuentro con los otros. Paz tambien en-
lista otras, las que ha creado la sociedad de consumo:
la homogeneidad de los gustos, la pasividad Irente
al destino, el hedonismo, el hombre como objeto, la
indiIerencia, el conIormismo: 'Uno de los rasgos en
verdad desoladores de nuestra sociedad es la uniIor-
midad de las conciencias, los gustos y las ideas, unida
al culto a un individualismo egoista y desenIrenado.
Todos sabemos que la mancha se extiende, seca los
sesos y dibuja sobre todas las caras la misma sonrisa
de satisIaccion idiota¨ (Paz, 1998b: 59). En esto ulti-
mo, corresponde a la nuevas generaciones refexionar
las Iormas de la otredad en esta epoca llamada, acaso
GJ
!',&-.$./$0&-%)$//l MlGUEL M/LDCN/DC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
transitoriamente ninguna epoca antes que esta se ha-
bia autonombrado, posmodernidad.
REFERENCIAS
Arendt, H. (1975), The Origins of Totalitarianism,
Nueva York, The World Publishing Company.
Machado, A. (1989), Antonio Machado. el poeta v su
doble, Barcelona, Cainxa de Catalunya.
Machado, A (1960), Nuevas canciones v de un can-
cionero apocrifo, Madrid, Clasicos Castilla.
Nussbaum, M. (2004), Poetic Justice, Estados Uni-
dos, Beacon Press.
Paz, O. (1999), La casa de la presencia. Poesia e historia, en
O. Paz, Obras completas, tomo I, Mexico, FCE.
Paz, O. (1998a), El peregrino en su patria. Historia
v politica, en O. Paz, Obras completas, tomo VIII,
Mexico, FCE.
Paz, O. (1998b), Ideas v costumbres I. La letra v el
cetro, en O. Paz, Obras completas, tomo IX, Me-
xico, FCE.
Paz, O. (1997), Obra poetica I (1935-1970), en O.
Paz, Obras completas, tomo XI, Mexico, FCE.
Paz, O. (1969), Cuadrivio, Mexico, Joaquin Mortiz.
Rodriguez, M. A. (1997), Genesis del patrimonialis-
mo en Mexico, Mexico, UACJ/BUAP/LunArena.
Pessoa, F. (1998), Poemas, Mexico, Letras vivas.
Taylor, C. (1993), El multiculturalismo v la politica
del reconocimiento, Mexico, FCE.
Sen, A. (2001), 'La otra gente. Mas alla de la identi-
dad¨, Letras libres, num. 34.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
GF
THEODOR W.
ADORNO Y LA crítica A HEIDEGGER
0(#$1,-&2%/#3+,-4&!"#)3(&/-.&5"67%
*
*
Facultad de FilosoIia y Letras de la UNAM.
U
na de las propuestas que mas destaca en la
obra flosofca de Theodor W. Adorno es la
dialectica negativa, pues a traves de ella esbo-
za un ejercicio en sentido contrario al de la dialectica
tradicional que encabezan las dos fguras emblemati-
cas del pensamiento dialectico en Occidente: Platon
y Hegel. Para Platon la dialectica es una ciencia que
nace de la discusion de opiniones opuestas. Se trata,
pues, de un procedimiento logico que se da en Iorma
de dialogo y en el que se tratan problemas objetivos.
Mientras que en Hegel, 'Lo dialectico es en el sola-
mente un momento, aunque esencial y necesario, del
pensamiento racional y comprensivo. Dado que el
pensamiento es actividad, constituye una mediacion,
es decir: incluye en si la dimension de lo otro`, de la
oposicion y contradiccion. Con ello en cada acto de
pensamiento esta contenido lo dialectico como uno
de sus momentos¨ (Brugger, 2000: 169-170).
Ciertamente Adorno prosigue el modelo de la flo-
soIia hegeliana pero en una Iorma antitetica, pues es
de recordar que para Hegel el movimiento dialectico
del pensamiento concluia en una sintesis, reducien-
do toda posible diIerencia a una identidad (que bien
podria ser una unidad), convirtiendo a esta ultima en
un universal, o mejor dicho en un Absoluto, ya que
segun Hegel la razon tiene la empresa de reencon-
El conßicto es el padre de todas las cosas, el rev de todas las
cosas. A unos ha hecho dioses v a otros hombres, a unos ha
hecho esclavos v a otros libres.
Heraclito
trarse a si misma en la realidad, pues 'todo lo real
es racional y todo lo racional es real¨. En contraste,
Adorno propone y opone otra Iorma de la dialectica
que no tiene como fn un objeto positivo, es decir, una
dialectica en la que no existe posibilidad alguna de
reconciliacion entre razon y realidad. En ese sentido,
'La dialectica es la consciencia consecuente de la no
identidad. No adopta de antemano un punto de vista¨
(Adorno, 2005: 17). Con lo cual, el IrankIurtiano per-
cibe que la realidad es Iragmentaria, es imposible de
unifcar esos Iragmentos y llevar a acabo un ejercicio
de superacion como pretendio Hegel. Pero, ¿que sig-
nifca superar? El flosoIo de Stuttgart utiliza el termi-
no aufheben y lo defne asi:
La palabra aufheben |eliminar| tiene en el idioma (aleman)
un doble sentido: signifca tanto la idea de conservar, man-
tener, como, al mismo tiempo, la de hacer cesar, poner fn.
El mismo conservar ya incluye en si el aspecto negativo, en
cuanto se saca algo de su inmediacion y por lo tanto de una
existencia abierta a las acciones exteriores, a fn de mante-
nerlo. De este modo lo que se ha eliminado es a la vez algo
conservado, que ha perdido solo su inmediacion, pero que
no por esto se halla anulado (Hegel, 1982: 138).
De esta Iorma es como para Hegel la realidad ente-
ra queda comprendida en un esquema racional, de
GK
!',&-.$./$0&-%)$//l ENFlCUE FCDFlGUEZ M/FIlN DEL C/MFC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
modo que bajo su lupa es posible explicarla en todo
momento. Para Adorno, en cambio, la realidad se le
desborda al pensamiento y es imposible aprehenderla
en esquemas racionales, por lo tanto es irracional. En
ese sentido, la propuesta adorniana apunta a que el
movimiento dialectico del pensamiento no concluye
en una sintesis superior de los opuestos (no hay tal su-
peracion), sino que deja las contradicciones con toda
su crudeza como señal de las contradicciones reales
existentes en la realidad. Segun Adorno:
Lo diIerenciado aparece divergente, disonante, negativo
en tanto en cuanto por su propia Iormacion la consciencia
tenga que tender a la unidad: en tanto en cuanto mida lo
que no es identico con ella por su pretension de totalidad
|.| Identidad y contradiccion del pensar estan mutuamente
soldados. La totalidad de la contradiccion no es nada mas
que la no-verdad de la identifcacion total, tal como se ma-
nifesta en esta. La contradiccion es la no-identidad bajo
el dictamen de una ley que aIecta tambien a lo no-identico
(Adorno, 2005: 17-18).
Por lo dicho, la flosoIia adorniana es conocida tam-
bien como la 'logica del desmoronamiento o de la
desintegracion¨, puesto que afrma la imposibilidad
de que la razon alcance el conocimiento de la totali-
dad, y sostiene que todo conocimiento, todo pensar
(incluidos el ser y la totalidad mismos), tiene que es-
tar basado en alguna cosa, en 'algo¨ que esta Iuera
de la integracion. De ahi que su postura flosofca sea
'desintegradora¨, pues para Adorno la flosoIia no
debe caer en un estancamiento, aun cuando este Iue-
ra 'positivo¨ como lo sostiene Hegel con la idea del
Absoluto. No, pues desde una dialectica negativa la
flosoIia tiene que mantenerse con vida y tal situacion
solo se puede lograr si se mantiene en un ejercicio
continuo. En ese sentido, 'la flosoIia esta obligada a
criticarse a si misma sin contemplaciones¨ (Adorno,
2005: 15). En esa constante critica, en ese desprendi-
miento de la ingenua pretension de querer aprehender-
lo todo, es como la flosoIia puede mantenerse viva en
todo momento. Asi pues, no hay o no debiera haber
lugar para una culminacion o para una sintesis.
Adorno se manifesta tambien contra los metodos
y sistemas que pretenden conocerlo todo, como el sis-
tema en Descartes y el dominio de la razon ilustrada,
ya que buscan aprehender la realidad en su totalidad.
Sin embargo, estas estructuras metodologicas lo que
hacen es negar el pensamiento y lo merman en su ta-
rea mas intima: la critica. Incluso, esto mismo lo lle-
van a cabo otros pensamientos criticos como el hege-
liano y el marxista, pues a pesar de que Marx es uno
de los mas grandes criticos de la modernidad y del
autoritarismo, y Iuente de inspiracion de la Escuela
de FrankIurt, lo cierto es que su dialectica pretende
alcanzar la identidad al superar las contradicciones,
aunque para ello se tenga que ejercer la violencia. Al
contrario, la teoria critica que propone la Escuela de
FrankIurt, y particularmente Adorno, se opone a este
tipo de violencia (teorica y practica) que pretende
volver absoluto al objeto de su deIensa.
A principios del siglo XX uno de los pensamien-
tos de mayor trascendencia Iue el de Heidegger. De
hecho, su postura epistemologico-ontologica ha ge-
nerado diversas discusiones al desmontar el modelo
sujeto-objeto que se ciño al pensamiento occidental
desde la epoca moderna. Para Heidegger no es posi-
ble hablar propiamente de un sujeto en terminos de
identidad absoluta o como Iundamento ultimo de la
realidad. Esta postura es objeto de gran valor para
Adorno, sin embargo, cuando el IrankIurtiano desen-
traña lo que para el se esconde detras de esa propues-
ta, advierte en las serias consecuencias que tendria
el admitir el modelo ontologico heideggeriano en la
realidad practica.
EL 'SUJETO¨ EN HEIDEGGER
Para el autor de Ser v tiempo: 'El ser ahi` es un ente
que no se limita a ponerse delante entre otros entes.
Es, antes bien, un ente onticamente señalado porque
en su ser le va este su ser¨ (Heidegger, 2002: 21).
Esto permite atisbar que el 'ser ahi¨ es un 'ser abier-
to¨, es decir, que su ser le va como ser-en-el-mundo,
de modo que la caracteristica principal del 'ser ahi¨
(Dasein) es que es un ser unicamente posible, que
puede o no ser. Esta posibilidad solo cabe en tanto
que hay un mundo, por ello, el 'ser ahi¨ no puede
apartarse de su mundo, sino que el mismo es un ser-
en-el-mundo, se encuentra ya inmerso (en el mundo),
por lo cual no puede existir la relacion sujeto-objeto;
incluso, la tradicion al indagar sobre el ser lo ha visto
como algo ajeno, sin reparar en la correlacion entre
ser y 'ser ahi¨, o entre ser y ente. Por lo tanto, se
ha de pensar, segun Heidegger, que el ser tambien se
encubre de esta manera, ya que tradicionalmente al
indagar sobre el asunto (ser), o al preguntarnos por el,
lo vislumbramos en un plano trascendente (como es
el caso de Descartes y Kant, ya que el primero aislo al
sujeto de su mundo, mientras que el segundo postulo
la idea de un sujeto trascendental que no esta encar-
nado) cuando, mas bien, debemos tener claro que la
pregunta brota de la misma cotidianidad (el mundo)
en la que se encubre.
GO
l !',&-.$./$0&-%)$ IHECDCF W. /DCFNC Y L/ CFlIlC/ / HElDEGGEF
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
El 'ser ahi¨ o Dasein habita el mundo y no pue-
de dejar de 'ser en el mundo¨, sino que ambos se
co-pertenecen y conIorman una 'unidad¨. Por ello,
'ser ahi¨ o ser-en-el-mundo son exactamente lo mis-
mo. Por esa razon es que el Dasein no puede ser un
objeto, sino un existenciario (ser-en-el-mundo), pues
como apunta Heidegger: 'Cuando habitamos en algo,
este deja de ser un objeto para nosotros y se con-
vierte en parte de nosotros invadiendo y penetrando
nuestra relacion con los demas objetos del mundo¨
(Heidegger, 2002: 72). El conocimiento, entonces, es
una Iorma de ser del 'ser ahi¨, la que a su vez Iorma
parte de la estructura del 'ser en¨ y nunca se apar-
ta de esa estructura. Asimismo, el conocimiento no
puede darse en la Iorma de la relacion sujeto-objeto,
ya que supone que el sujeto 'sale¨ o se 'dirige a.¨
para aprehender el objeto. Sin embargo: 'Al diri-
girse a.` y aprehender`, no sale el ser ahi` de una
esIera interna en la que empiece por estar enclaus-
trado, sino que el ser ahi` es siempre ya, por obra
de su Iorma de ser primaria, ahi Iuera`, cabe entes
que hacen frente dentro del mundo en cada caso ya
descubierto¨ (Heidegger, 2002: 75).
De esta manera la relacion sujeto-objeto se des-
dibuja bajo esta Iormula heideggeriana, pues el 'ser
ahi¨ no puede ser sino dentro de un mundo, y lo unico
que hay es el existenciario 'ser en el mundo¨. Asien-
ta Heidegger: '|.| los comportamientos del Dasein
tienen un caracter intencional y que, en virtud de esa
intencionalidad, el sujeto esta ya en relacion con las
cosas que no son el mismo |.| En la medida en que
el ente hacia el que se dirigen los comportamientos
es designado siempre, en cierto modo, como objeto,
puede decirse Iormalmente que al sujeto siempre per-
tenece un objeto, que uno no puede ser pensado sin el
otro¨ (Heidegger, 2000: 197).
Esto es asi porque segun Heidegger en el mundo
aparecen conjuntamente el ser y el ente, por lo que el
sujeto y el objeto no estan separados, sino que se dan
en una misma relacion como 'ser en el mundo¨. En
este sentido, el sujeto solo es teoretico y por consi-
guiente no existe la relacion sujeto-objeto.
Por lo anterior, lo que el 'ser ahi¨ debe hacer es
permanecer como ente 'abierto¨, como 'ser posible¨,
en tanto 'ser en el mundo¨, y esperar la llamada del
ser, a que este tome la iniciativa para llegue al Dasein
dentro del mundo. Y esto es porque en realidad no
existe un 'yo¨, no hay propiamente un sujeto de la
percepcion, sino que en la cotidianidad no se muestra
nunca el 'si mismo¨, o sea, el 'yo¨, sino mas bien la
perdida de este. Asi, el 'yo¨ de la cotidianidad solo es
un aspecto o un parecer ser o una mera apariencia. No
hay un 'yo¨ aislado que le haga Irente al mundo o que
este opuesto a el de manera radical, sino ese 'yo¨ no
existe, pues regularmente el 'ser ahi¨ no es el mismo,
sino que se comprende siempre a traves de los entes
que le rodean y a partir de cierta tradicion plagada
de usos y costumbres. En ese sentido, si es que se
puede hablar de una sustancia del 'ser ahi¨, esta no
puede ser otra que la existencia, la cual solo puede
darse en el mundo, y tal mundo siempre es anterior
a 'mi mundo¨; por lo tanto, el mundo es publico y
no hay posibilidad de que exista un mundo propio,
tampoco un sujeto aislado como lo hacia notar Des-
cartes. Ahora resulta mas claro por que el 'ser ahi¨
se comprende de inmediato en los entes que no son
el mismo, pues el mundo, de alguna manera, ya 'le
prepara¨ una vaga comprension del ser, que, pese a
ser vaga, es muy util para comenzar a esbozar la pre-
gunta que interroga por el sentido del ser, dado que,
segun Heidegger, toda terminologia presupone algun
conocimiento de las cosas, lo cual nos lleva a sostener
que el 'ser ahi¨ esta ya preparado para hacer Irente a
las entidades y/o asumirlas. Asi pues, para Heidegger,
el todo es realmente uno.
EL SUJETO EN ADORNO
Adorno, al igual que Heidegger, se percata de que la
tradicion flosofca occidental desde Descartes hasta
Hegel ha errado en encumbrar al sujeto, sometiendo
la realidad entera en los confnes de este, pero tam-
bien critica la perspectiva heideggeriana respecto al
sujeto como relacion entendida en la idea de 'ser en
el mundo¨, asi como su lenguaje borrascoso, y men-
ciona que 'Heidegger quiere dotar sinteticamente de
un protosentido a las palabras puras¨ (Adorno, 2005:
424). De igual manera, esta flosoIia del ser que Hei-
degger expone es sucesora de los sistemas deductivos
como el kantiano, por ello es que el ser al que remite,
segun Adorno, no es mas que la 'cosa en si¨ kantiana
(o el noumeno) pero dotada de pathos. Y junto con
esto, es menester añadir que para el IrankIurtiano el
sujeto y el objeto son categorias que solo expresan
una diferencia y no pueden constituir una totalidad
como lo pretendia Heidegger con el 'ser en el mun-
do¨, sino que sujeto y objeto se constituyen mutua-
mente y se separan. Asi pues, el sujeto es tambien, al
mismo tiempo, objeto, puesto que se le puede pensar,
y el objeto a su vez puede erigirse en sujeto. Sin em-
bargo, la tradicion flosofca occidental no ha querido
observar esto, sino que le ha dado preeminencia siem-
pre al sujeto. Ante esto, Adorno (2005: 167) sostiene:
HP
!',&-.$./$0&-%)$//l ENFlCUE FCDFlGUEZ M/FIlN DEL C/MFC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
La polaridad de sujeto y objeto aparece Iacilmente como una
estructura por su parte no-dialectica, en la cual debe tener lu-
gar toda dialectica. Pero ambos conceptos son categorias de la
refexion surgidas, Iormulas para algo no unifcable; no algo
positivo, no estados de cosas primarios, sino absolutamente
negativos, expresion unicamente de la no identidad. A pesar
de todo, la diIerencia entre sujeto y objeto no cabe por su parte
simplemente negarla. No son una dualidad ultima, ni tras ellos
se oculta una unidad suprema. Se constituyen mutuamente
tanto como, en virtud de tal constitucion, se separan.
Aunado a esto, en Heidegger el ser se muestra, mien-
tras que el Dasein no hace mas que esperar pasiva-
mente. Esto es una herencia de la idea tradicional
de la adecuacion, que el mismo Heidegger criticaba.
Para Adorno el sujeto esta dotado de entendimiento,
sensibilidad y razon; por lo tanto, es movimiento y se
manifesta como un afrmar o ponerse Irente a algo (lo
cual es crearse y al mismo tiempo crear).
Retomando el asunto de la dialectica en Adorno,
habra que recordar que es una Iorma logica de vin-
cular el concepto (lo particular) con la realidad (lo
multiple), las que nunca logran identifcarse (Adorno,
1993: 144-161). Entonces, la dialectica no tiene sinte-
sis pues al intentar acceder a lo multiple se llega a la
infnitud de la no-identidad. 'Pero esta no es una ley
del pensamiento, sino real. Quien se pliega a la dis-
ciplina dialectica ha incuestionablemente de pagarlo
con el amargo sacrifcio de la diversidad cualitativa
de la experiencia¨ (Adorno, 2005: 18).
La flosoIia, segun Adorno, esta obligada a la 'co-
salidad¨ en el sentido de que tiene que retornar a lo
particular, a lo determinado en el espacio y tiempo, el
ser solo es expresable en confguraciones del ente. El
dualismo flosofco que surge al tratar el conocimien-
to es inevitable a la par que es Ialso. Por tal motivo, el
metodo dialectico intenta perentoriamente desenredar
las difcultades de la paradoja que surge entre objeti-
vidad y subjetividad: la subjetividad es explicada a
partir de lo Iactico (lo social), pero la objetividad del
conocimiento no existe sin la subjetividad. Sujeto y
objeto son dos conceptos que no se pueden entender
en sentido positivo ni como algo unifcable, y que
tampoco pueden ser entendidos como dualidad ni uni-
fcacion ultimas. No pueden ser interpretados como el
estado de cosas originario, en sentido hegeliano no
son sustancia puesta una Irente a otra. La epistemo-
logia tiene que pasar por un momento corporal para
que la flosoIia recoja el dolor y la negatividad como
el motor del pensamiento dialectico.
Adorno sostiene que 'la dialectica desarrolla la
diIerencia¨, de manera que el trabajo de la flosoIia
es preservar la diIerencia. Pensamiento y realidad se
median sin identifcarse; ambos 'habitan¨ en 'lo mis-
mo¨ y por lo cual simultaneamente se separan. Asi
pues, el trabajo de la dialectica consiste en expresar
su relacion en cuanto intrinseca a la 'cosa misma¨.
En este sentido, la dialectica comienza reconocien-
do la no-identidad, la contradiccion entre concepto
y objetividad.
El problema que implica la conceptualizacion de
la realidad situa a la totalidad en un antagonismo
que lleva a la infnitud del pensamiento y del conoci-
miento de una manera dialectica. Y en esto consiste
el pensamiento flosofco, que busca contenidos in-
dependientes. Por ello, 'Pensar flosofcamente sig-
nifca pensar en modelos; la dialectica negativa es
un conjunto de analisis de modelos¨ (Adorno, 2005:
23). Estos modelos son diversos, pero el que juega un
papel imprescindible es, sin duda, la libertad.
LA OBEDIENCIA
El habla se ha vuelto un instrumento de dominio so-
bre las cosas y las personas. A traves de la Iorma en
que se utiliza uno cree que la verdad del ser puede
Iundamentarse o ser explicada con argumentos 'du-
ros¨ y 'solidos¨. En este sentido, segun Heidegger el
ser no necesita de Iundamento ni de explicaciones ra-
cionales que sean claras y distintas para el intelecto,
pues para este autor, el ser es lo que es: 'Si el hombre
debe encontrar de nuevo el camino hacia la proxi-
midad del ser, entonces tiene primero que aprender
a existir en lo innominado |.| Antes de hablar, el
hombre tiene que defar que el ser nuevamente le di-
rija la palabra, corriendo el riesgo de que, embargado
de este modo, no tenga nada que decir o solo muy
rara vez¨ (Heidegger, 1960: 71).
Con esto, Heidegger pone en claro la actitud que
ha de procurar el hombre a modo de un 'dejar que¨ el
ser se muestre. De lo que se trata, segun Heidegger,
es que el hombre permita que el ser 'lo toque¨ o 'lo
llame¨ para que pueda habitar en la verdad del ser.
Entonces, el 'llamado del ser¨ debe permitirse sin
que suceda esta cualidad de oposicion, es decir, sin
que se lleve a cabo la repulsa ante lo aparentemente
concreto, ante el momento de la tesis.
Con el 'ser en el mundo¨ pretendio Heidegger
una superacion 'positiva¨ de la dicotomia principal:
sujeto-objeto, haciendo notar que el 'ser ahi¨ le per-
tenece completa y radicalmente al mundo publico,
este donde todos los entes caen y se pre-comprenden
via la educacion, las tradiciones, las doctrinas. Al
mismo tiempo, y en tanto que el 'ser ahi¨ es un ser-
HE
l !',&-.$./$0&-%)$ IHECDCF W. /DCFNC Y L/ CFlIlC/ / HElDEGGEF
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
en-el-mundo, es siempre ya un 'ser con otros¨, estos
'otros¨ son con el 'ser ahi¨; es por ello que el 'ser
ahi¨ adopta una cultura, normas, estilo de vida, sin
cuestionarse por el 'como se mueve en el mundo¨,
sino que actua como se actua, piensa como se piensa,
dice lo que se dice, habla como se habla, se pregunta
por lo que se pregunta, etcetera. Dice Heidegger: 'el
ser ahi` cae |.| en su tradicion mas o menos ex-
presamente tomada. Esta le quita la direccion de si
mismo, el preguntar y elegir¨ (Heidegger, 2002: 31).
El 'ser ahi¨ esta tan arraigado en su tradicion con los
otros que no encuentra necesaria la pregunta por el
sentido del ser, que no es sino aquella que interroga
por lo que el mismo (el 'ser ahi¨) posee de suyo. De
este modo, el ser se encubre cotidiana y regularmente
en la estructura del 'ser con¨.
Cuando se dice, siguiendo a Heidegger, que el 'ser
ahi¨ es absorbido inmediata y regularmente por el
mundo, queremos decir que eIectivamente se entrega
a lo que este ha dispuesto, pues como base se tiene el
'ser con¨. El 'ser con¨ no es igual que 'a la mano¨ y
tampoco es 'ante los ojos¨, sino es ontologicamente
'ser con¨. Dice Heidegger: 'El con` es algo que tiene
la Iorma del ser ahi`, el tambien mienta la igualdad
del ser, en el sentido del ser en el mundo` curandose
de` y viendo en torno`. Hay que comprender el con`
y el tambien` existenciaria y no categorialmente. En
razon de este concomitante ser en el mundo` es el
mundo en cada caso ya siempre aquel que comparto
con los otros. El mundo del ser ahi` es un mundo
del con` |.|¨ (Heidegger, 2002: 134-135). En tan-
to que el mundo lo compartimos con los otros entes
que tienen la misma Iorma del 'ser ahi¨, se da un
procurar por ellos (por los otros entes que tienen la
misma Iorma del 'ser ahi¨) Iundado en el 'ser con¨;
de igual Iorma, hay modos defcientes del 'procurar
por¨ en los que se mantiene el 'ser ahi¨, por ejem-
plo: 'el ser uno para otro¨, 'uno sin otro¨, el 'pasar
de largo uno junto a otro¨, 'uno contra otro¨. Estos
son modos posibles del 'procurar por¨. Asi tambien
se da un caracter (extremo) sustitutivo en la cotidia-
nidad, esta sustitucion se refere al trabajo, es de-
cir, 'otro¨ le 'quita su responsabilidad¨ al 'ser ahi¨,
pues siempre hay alguien que le 'evite¨ el trabajo.
Por ejemplo, el zapatero arregla los zapatos de otro
y le evita hacerlo por si mismo.
Como base de todo lo anterior se encuentra el
'uno¨, el cual es el que realmente le quita la respon-
sabilidad al 'ser ahi¨. Este 'ser ahi¨ siempre esta en el
'uno¨, de hecho, saca (el 'ser ahi¨) la interpretacion
pre-ontologica de su ser de la inmediata Iorma de ser
del 'uno¨. Este 'uno¨ representa todas las posibili-
dades del mundo del 'ser ahi¨, en tanto mundo co-
lectivo o publico, incluso, la posibilidad del encubri-
miento del ser, como el des-cubrimiento de este. 'El
uno` que no es nadie determinado y que son todos,
si bien no como suma, prescribe la Iorma de ser de la
cotidianidad¨ (Heidegger, 2002: 143).
Esto confrma que el 'ser ahi¨ no es el mismo, sino
los otros en el modo del 'uno¨ (el 'ser ahi¨ cae en
el mundo e inmediatamente se comprende a traves
de los entes que no son el mismo). Estos argumentos
heideggerianos manifestan la señal de la dominacion
del 'uno¨ impersonal, al que el 'ser ahi¨ o Dasein se
somete de manera irremediable. Adorno reconoce en
estas tesis de Heidegger que el ser al que este se remi-
te sin cortapisas no es otra cosa que un saber dominar.
Ademas, si se entiende que para Heidegger el ente no
tiene el mismo valor ontologico que el ser, es posible
decir que no hay ningun impedimento para 'pasar por
encima¨ del ente, ya que este se encuentra disminuido
en su calidad ontologica (Farias, 1989: 89-90):
|.| en cuanto cotidiano 'ser uno con otro¨ esta el 'ser ahi¨
bajo el señorio de los otros. No es el mismo, los otros le han
arrebatado el ser. El arbitrio de los otros dispone de las co-
tidianas posibilidades del 'ser ahi¨. Mas estos otros no son
otros determinados. Por lo contrario, puede representarlos
cualquier otro. Lo decisivo es solo el dominio de los otros,
que no es 'sorprenderte¨, sino que es desde un principio
aceptado (Heidegger, 2002: 143).
Adorno encuentra en esta afrmacion de Heidegger el
modo en que este se muestra a Iavor de la 'necesa-
ria¨ sumision de 'unos¨ Irente a 'otros¨, pues asegu-
ra que aquellos 'unos¨ ni siquiera han de optar por
subsumirse al arbitrio de los 'otros¨, sino que han de
asumirlo aunque sea de manera inmediata y regular.
No obstante, habria que preguntarse, quiza ingenua-
mente, si cuando Heidegger se refere a 'otros¨ como
no determinados, no estaria evidenciando el 'uno¨,
en tanto impersonal y que se vuelve parte de la es-
tructura del 'ser en el mundo¨, sin que implique nece-
sariamente una sumision del 'ser ahi¨ o Dasein ante
un 'uno¨ personal que podria caracterizarse como un
poder arbitrario, tal como lo Iue el caso del nacional-
socialismo y sus dirigentes.
La flosoIia del ser que expone Heidegger es un
pensamiento antidialectico, ya que existe una domi-
nacion notable. Al proponer que el 'ser ahi¨ no tie-
ne nada por hacer sino esperar la llamada del ser, lo
que hace es contener el movimiento, perder de vista
la contradiccion y dejar que las cosas pasen sobre el
HG
!',&-.$./$0&-%)$//l ENFlCUE FCDFlGUEZ M/FIlN DEL C/MFC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Dasein. De este modo, Adorno (2005: 429) sostiene
que 'Una flosoIia que tanto se las da de su capacidad
de estar a la escucha, se vuelve sorda a las palabras,
mientras su enIasis suscita la carencia de que ella, ta-
padera de la arbitrariedad, se ajusta a las palabras¨.
Adorno acusa a Heidegger de postular, a traves
de la jerga de la autenticidad (de la cual, a juicio de
Adorno, Heidegger es el mejor exponente), un anti-
humanismo, o mejor dicho, de deshumanizar al hom-
bre convirtiendolo en un ente mas entre los entes do-
minados por el 'uno¨ impersonal. Y es que la jerga
procura la perdida de la confanza en la dignidad del
ser humano, pasando este a ser un reducto, un cal-
culo Irio, un simple 'ser ahi¨ arrojado en el mundo
(Adorno, 2005: 433-434), y si la postura de Heide-
gger se asume como una flosoIia de nuestro tiempo y
no se ejerce sobre ella un acto de refexion pero sobre
todo de critica, entonces, 'El suIrimiento, el mal y la
muerte habria que, como dice la jerga, aceptarlos: no
cambiarlos. Al publico se lo entrena en el ejercicio
equilibrista de ajustarse a la nulidad como al ser |.|
de, por amor de la innata insufciencia humana, aca-
tar la autoridad como tal¨ (Adorno, 2005: 434).
Segun Adorno, la dialectica no se reduce a descri-
bir el movimiento de una determinada realidad social
sino que es aprehension de tal movimiento, y ahi es
donde encuentra la libertad. 'Donde el pensamiento
va mas alla de aquello a lo que vincula, resistiendose
a ello, esta su libertad¨ (Adorno, 2005: 28). La apues-
ta de Adorno es permanecer en la antitesis que juega
en lo real en lugar de eliminarla. La contradiccion
antes que expresar la identifcacion total, es decir, la
sintesis, es la imposibilidad de identifcacion. En este
sentido, si su fn es realizar una actividad critica y
desmitifcadora, el pensamiento debe negar toda po-
sibilidad, debe negarse a si mismo: 'Pensar es, ya en
si, negar todo contenido particular |.| el concepto
mismo del pensar es ya negativo, sublevacion contra
la exigencia de plegarse a ello que tiene todo lo inme-
diato¨ (Adorno, 2005: 29).
LA INMEDIATEZ
El 'ser ahi¨ como ser-en-el-mundo percibe ya inme-
diatamente un determinismo historico. Es decir, una
Iorma en la que siente el 'ser ahi¨ como parte de algo.
Sin embargo, para Heidegger, este determinismo solo
se da en el nivel de los entes, ya que en el nivel on-
tologico el 'ser ahi¨ nunca esta determinado, simple-
mente es un ser 'posible¨.
La precomprension del ser que se da en el 'uno¨
es ateoretica, no requiere de teorias previas ni de pen-
samiento ni de ejercicios dialecticos, sino que es in-
mediata. En este sentido, el Dasein es radicalmente
precomprension del ser; es decir, esta inmerso ya en
esa comprension. De otra Iorma, siguiendo a Heide-
gger, no podriamos movernos en el mundo, sino que
siempre se da por supuesto el ser. Entonces, la tarea
de la ontologia solo seria explicitar lo implicito en las
demas ciencias: hacer que el ser se muestre.
¿Como es la relacion del 'ser ahi¨ con los entes
que estan 'a la mano¨, es decir, con los objetos que le
hacen Irente en la realidad cotidiana, incluyendo a los
otros entes que tienen la misma Iorma del 'ser ahi¨?
Heidegger dice que la relacion es siempre de utilidad.
En otras palabras, sabemos lo que son las cosas por-
que las reIerimos a un 'para algo.¨. Por ejemplo, un
'ser ahi¨ no comprende lo que es una mesa por si mis-
ma, sino que puede comprender lo que es solo porque
sirve para algo. El 'ser ahi¨ tiene una precomprension
de la utilidad de la mesa (de la misma Iorma que tiene
una precomprension del ser) y en esa precomprension
es cuando el ser queda encubierto en tanto que se le
conIunde con un ente. Empero, no hay conciencia de
esto, dado que al 'ser ahi¨ le es Iamiliar moverse de
esa manera. Las cosas nos son dadas como instrumen-
tos, no como objetos independientes a nosotros, sino
que siempre estan en relacion con nosotros. Sin em-
bargo, en la cotidianidad el 'ser ahi¨ no se da cuenta
de esto, sino que la tradicion niega el modo inmediato
del ser del 'ser ahi¨, que es el 'ser en el mundo¨ y
privilegia la relacion sujeto-objeto, sin permitirle al
'ser ahi¨ darse cuenta de como son las relaciones de
utilidad en el mundo en que este se mueve.
Adorno observa que lo imperante en esta epoca es
el hacer uso de las cosas y personas, cosifcando a es-
tas ultimas, dejando a un lado la calidad humana, tan-
to la propia como la ajena, reduciendo todo al nivel de
utensilios. Adorno denuncia las nuevas Iormas en que
el hombre se relaciona con otros seres humanos, pues
señala que se limitan a la mera utilidad, despojando
la humanidad de los seres humanos. Bajo esta Iorma
de relacionarse, lo que queda es la explotacion del
hombre a manos del hombre mismo.
Adorno habla de una inmediatez mediada (una
mediacion dialectica) que consiste en un proceso de
disolucion de lo concreto, y en ese sentido lo que se
busca es el no estancamiento del pensamiento, sino el
privilegio de lo general sobre lo particular, en tanto
que genera un detenimiento de la refexion, volviendo
absoluto uno de los momentos de la dialectica.
La posibilidad de la flosoIia solo se encuentra en
el movimiento critico y negativo, la posibilidad de lo
HH
l !',&-.$./$0&-%)$ IHECDCF W. /DCFNC Y L/ CFlIlC/ / HElDEGGEF
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
verdadero se encuentra en lo ausente, en lo que aun
no es, pero que puede ser mediante la actividad de su
negatividad. Es decir, la flosoIia no es una actividad
contemplativa, es transito, proceso de construccion de
discursos y, por lo tanto, anti-dogmatica. Esta Iorma
de flosoIar es la busqueda inacabada de la verdad en
esIuerzo permanente e inconcluso de la experiencia
vital, mediante el recurso de los conceptos: 'El con-
cepto es un momento como cualquiera otro en la logi-
ca dialectica: su ser mediado por lo no-conceptual so-
brevive en el gracias a su signifcado, que por su parte
Iundamenta su ser concepto¨ (Adorno, 2005: 23).
REFERENCIAS
Adorno, T. W. (1993), Consignas, Buenos Aires,
Amorrortu.
Adorno, T. W. (2005), Dialectica negativa, en T. W.
Adorno, Obra completa 6, Madrid, Akal.
Brugger, W. (2000), Diccionario de Filosofia, Barce-
lona, Herder.
Farias, V. (1989), Heidegger v el na:ismo, Barcelona,
Muchnick Editores.
Hegel, G. W. F. (1982), Ciencia de la logica, Buenos
Aires, Solar.
Heidegger, M. (2002), El ser v el tiempo, Mexico, FCE.
Heidegger, M. (2000), Problemas fundamentales de
la fenomenologia, Madrid, Trotta.
Heidegger, M. (1960), 'Sobre el humanismo¨, en M.
Heidegger y J. P. Sartre, Existencialismo v huma-
nismo, Buenos Aires, Editorial Sur.
DEBATES
MERCADOS CRIMINALES (LEY, PARAPOLITICA Y ABANDONO)
N
o es una novedad decir que el crimen es solo
un aspecto a traves del cual se exteriorizan
acciones de violencia, y por ello existen ac-
tos criminales y otros que simplemente no lo son.
Del mismo modo podriamos sugerir que el crimen es
cualquier puesta en acto, individual o colectiva, que
quiebra el orden territorial asegurado por el derecho
y la ley, con lo cual el acto criminal aparece como un
puro refejo de una Iorma especifca del lenguaje, es
decir, aquella que provoca y hacia ella nos empujan
casi todo el tiempo la percepcion y produccion del
crimen por parte de las instituciones publico-politicas
a partir de las dehniciones que la ley les confere y con
las cuales sus gendarmes fltran, interpretan y alteran
para abandonarlo en lo que Henner Hess defne como
'ruptura del derecho¨. Entonces, Irente a la ruptura
del derecho afora el proceso institucional que juzga
al causante de la crisis desde el lugar que le asigna
el lenguaje politico, al volverlo sujeto punible y au-
tor de la lengua de la violencia. Sin embargo, el acto
de juzgar no alcanza para nombrar el eIecto de todo
crimen. Desde esta perspectiva, aparece del sujeto
criminal pero desaparece el acto criminal. Entonces,
el crimen encuentra sus limites y su resolucion en un
acting; por ello, comunmente hablamos de escena del
crimen. En suma, no existe crimen que pueda escapar
a la representacion del lenguaje.
Luego entonces, ¿cuando y donde aparece el acto
criminal sin defnicion, sin lengua propia, sin autor?
Aparece cuando el crimen se vuelve constante su-
giere el sociologo Luciano Gallino a traves de la vio-
lencia que impone al agredir y transgredir las normas
sociales y morales para el mantenimiento de la exage-
racion Iuncional de las estructuras de la vida social,
asi como en la violacion de las variantes aIectivas y
culturales del orden; por ejemplo, en la Iorma de la Ia-
bricacion de la fgura de la victima en dos de sus mas
claras experiencias: el que muere porque es asesinado
y el que suIre por la muerte de aquel asesinado. Es
decir, el acto criminal sin lengua propia aparece en los
angulos que apenas dejan ver estos dos procesos que
despues pueden conectarse, aunque no siempre es asi,
con la Iorma de enunciacion de las defniciones de la
ley y sus usos, y particularmente en el menos preciso
de sus angulos: las Iormas acusatorias que le suceden
al acto criminal y que son, en realidad, los modos de
nombrar la oIensa, su intensidad (dolor) a partir de su
singularidad no hay dolor compartido, las Iormas
de reaccionar a ese dolor y a esa oIensa, pero sobre
todo sus posibilidades de circulacion, que es el dispo-
sitivo donde el crimen instituye su mercado.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
HI
LA VIOLENCIA DE LA LETRA Y POST-LETRA.
ReexionesSOBRE
ALGUNOS ASPECTOS DE LA BIOPOLITICA
8",#"(9-&8-&:%,;-..-9&<,="6"(
*
* Universidad de Las Americas, Cholula, Puebla.
[.] v en esta perspectiva deberia ser indagada la genealogia de
la celebre imagen de la 'mano invisible (Agamben, 2008: 492).
D
e acuerdo con Michel MaIIesoli, lo emergen-
te constitutivo de las dinamicas de nuestras
sociedades actuales no se puede aprehender
y menos entender sin establecer primero conexiones
especifcas con estratos vivenciales o emocionales
anteriores a nuestro momento historico, para ello re-
sulta necesario rastrear en aquello que se denomina
'pre-modernidad¨. Es decir, por mas novedosos o
sorprendentes que puedan parecer ciertos Ienomenos
o sucesos, lo mas probable es que parte de su expli-
cacion se tenga que construir echando una mirada a
los archivos de lo social. Tomando en cuenta que el
vistazo a aquello que se signa como 'origen de¨ per-
mite no solamente refexionar sobre lo constitutivo de
un posible arche sino tambien cierto tipo de enten-
dimiento sobre las soluciones anteriores dadas a una
problematica social especifca y su administracion
que, a su vez permite reenIocar el analisis y enten-
dimiento de lo actual o de lo emergente en lo actual.
Cabe subrayar que este enIoque metodologico
tiene entre otras consecuencias la eliminacion de las
clasifcaciones y separaciones que han acompañado
la constitucion y posicionamiento de la plataIorma
epistemologica de la modernidad, separando no so-
lamente los objetos de estudio como tal sino tambien
los discursos generados o por generar sobre estos ob-
jetos y demas practicas humanas, de tal manera que
pareciera que el campo del saber y el entender se hu-
biera constituido con un sinIin de Ironteras internas
diIicilmente Iranqueables y se estuviera llenando de
cada vez mas letreros tipo: aqui arte, aqui religion,
aqui politica, aqui economia, aqui lingüistica.
De este modo, en la presente refexion se analiza-
ra inIormacion procedente de distintas Iuentes para
pensar el concepto de biopolitica, entendiendo que si
bien este es un concepto de creacion relativamente re-
ciente que, sin embargo permite reenIocar y agrupar
toda una serie de Ienomenos que, debido a las Ironte-
ras señaladas escapaban de cierta manera a su propia
visibilidad y refexion. Dicho a la manera de Michel
Foucault: el concepto de biopolitica permite señalar y
rastrear un cierto impense de lo social.
En el marco de esta refexion, existen ciertas prac-
ticas del gobierno de los hombres que van a reque-
rir nuestra atencion, su entendimiento requiere a un
mismo tiempo el entendimiento de un mas alla de
estas practicas, donde se inscriben y a partir de que
se generan. Por esta razon el camino a seguir seña-
lara en primer lugar, los principales puntos de las in-
vestigaciones desarrolladas por Rene Girard que han
reposicionado la administracion de lo social a partir
de la administracion sagrada de la violencia original
derivada una y otra vez de las rivalidades mimeticas
y de las crisis mimeticas, caracteristicas imprescindi-
bles del emplazamiento existencial del ser humano en
este mundo de los hombres.
En un segundo momento me enIocare en algunas
caracteristicas de la sociedad restituida al libre uso
de los hombres, en particular ciertas implicaciones de
lo que Jacques Derrida ha señalado como la proble-
matica del logocentrismo: la manera en que la escri-
HJ
.-0$)-!//l L/UF/NCE LE 8CUHELLEC GUY/M/N
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
tura ha llevado a la jerarquizacion de las sociedades
y ha determinado cierto horizonte de la violencia in-
tersubjetiva vigente. Estas ideas se relacionaran con
algunas consideraciones de Claude Levi-Strauss de-
sarrolladas a partir de su estancia en la primera mitad
del siglo XX en medio de culturas frias de la cuenca
amazonica del Brasil y, en particular, con su refexion
sobre las implicaciones y perturbaciones generadas
por el paso a la letra en la organizacion politica hu-
mana. El ultimo punto de la refexion toma en cuenta
la progresiva e historica importancia cobrada por la
vida en la ultima etapa de desarrollo de las comuni-
dades humanas, su instrumentacion y administracion
y la manera en que los aparatos de poder se han ido
interesando en ella hasta empujar la politica hacia su
reterritorializacion por medio de la biopolitica.
DE LAS COSAS OCULTAS DESDE
LA FUNDACION DEL MUNDO
1
Se necesita siempre desobedecer a los violentos, no sola-
mente porque nos empufan al mal sino porque solamente
nuestra desobediencia puede cortar aquella empresa colec-
tiva que es siempre la peor violencia, la que se expande de
manera contagiosa (Girard, 2001: 42).
Entre las preguntas mas comunmente Iormuladas en
nuestros dias, existe una que sobresale: ¿por que tan-
ta violencia entre nosotros, por que tanta violencia a
nuestro alrededor? Pregunta a la que suele respon-
derse de la manera mas inapropiada y decepcionan-
te segun lo afrma Rene Girard, al repetir una y otra
vez los mismos argumentos estructurados con base
en dos posicionamientos: el primero, politico y flo-
sofco, considera que el hombre es bueno; por ende,
todo lo que viene en los hechos a contradecir el pos-
tulado se encuentra directamente relacionado con las
imperIecciones de la sociedad, la imperIeccion de sus
mecanismos de administracion y gobierno que son
buenos pero que Iallan por algun detalle no previs-
to; o bien por culpa de la opresion ejercida sobre las
clases populares por las clases dirigentes. El segundo
acercamiento es biologico: en medio de la vida ani-
mal naturalmente tranquila y pacifca solo la especie
humana es capaz de ejercer violencia; de ahi que las
investigaciones cientifcas se encaminen a la detec-
cion de los genes de la agresividad.
Estos dos acercamientos resultan tan esteriles
como decepcionantes: no permiten pensar adecuada-
mente el problema planteado y tampoco permiten re-
1
Utilizo intencionalmente el titulo de una obra Rene Girard.
solverlo. De ahi que para Girard se requiera pensar un
tercer enIoque que resulta tan antiguo como actual,
ya que viene consignado en los textos antiguos de la
tradicion del pensamiento occidental en particular
en los discursos clasifcados como religiosos que a
su vez cobran vigencia en el momento en que uno
se encuentra ante la esterilidad de los dos puntos de
vista mencionados (Girard, 2001: 17). Sin embargo,
este tercer enIoque tiene aun dos obstaculos para su
aceptacion y diIusion: el primero y mas reciente, es
el romanticismo y su enIoque dominantemente indi-
vidualista del ser humano que causa estragos en la
refexion sociologica o flosofca. El segundo, mucho
mas antiguo pero que sigue activo en nuestro imagi-
nario que coloca preIerentemente a la cultura griega
como punto de origen del pensamiento y la cultura
occidental es la vision platonica que relaciona la imi-
tacion y los procesos imitativos con algo negativo y
hasta peligroso, porque se aleja de lo original y de la
verdad. No olvidemos que Platon considera valida la
rotunda exclusion de los limites de la ciudad a cual-
quier tipo de imitadores sean poetas, pintores.
En contraparte, el enIoque de Rene Girard se
nutre directamente de lo relatado y opone a las ne-
cesidades determinadas por la biologia, el deseo y
la pasion: todo lo que la humanidad dota de cierto
prestigio, se transIorma en modelo y, por ende, des-
encadena el deseo; pero el deseo, lejos de ser total y
genuinamente nuestro, es generado por el otro porque
es algo eminentemente social, algo a la vez determi-
nado por y constitutivo del tejido social, de cualquier
tipo de dinamica interhumana sin importar el lugar ni
el momento. La pasion o el deseo del ser humano se
activan a partir de este preciso momento cuando sus
aspiraciones se fjan sobre un modelo que le sugiere
lo que se debe desear y que en la mayor parte de los
casos termina deseando tambien. Eso es de lo que se
nutren precisamente los archivos del pensamiento oc-
cidental y desde sus mas lejanos origenes, la literatura
occidental en particular ha concebido una y otra vez
la trama de sus respectivas tragedias y novelas con
argumentos estructurados a partir de lo que la dina-
mica especifca del deseo mimetico o de la imitacion
deseante generan en las relaciones interhumanas, una
trama eventualmente compartida con algunos mitos
Iundacionales (Girard, 1961 y 1972).
Este mismo argumento Iunciona para explicar el
odio de ciertos paises o polos culturales hacia Occi-
dente y todo lo que representa o le es asociado; dicho
en otros terminos no es porque Occidente encarna
cierto tipo de 'progreso¨ al que dichos paises o po-
HF
l .-0$)-! L/ VlCLENCl/ DE L/ LEIF/ Y FCSI-LEIF/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
los culturales se estuvieran negando o considerasen
totalmente inapropiado en su caso, sino porque Oc-
cidente genera modelos de competencia y rivalidad
a los cuales se vienen enIrentando de una manera o
de otra, consciente o mas bien inconscientemente. De
ahi que, de manera general, se puede llegar a afrmar
que el verdadero secreto del conficto y la violencia
sea la imitacion deseante, es el deseo mimetico y las
Ieroces rivalidades que genera a su paso repetitiva e
implacablemente, independientemente de lo especif-
co del momento historico o del emplazamiento geo-
grafco de los actores de este conficto (Girard, 2001:
24). Rene Girard concluye al respecto: 1) 'es una teo-
ria completa de la cultura humana que se va a dibujar
a partir de este solo y unico principio¨ (Girard, 1978:
27); 2) 'este secreto del hombre solamente lo religio-
so lo puede dar a conocer¨ (Girard, 1978: 11), en las
ultimas decadas por cuestiones de modas teoricas se
ha ido excluyendo lo religioso del campo de refexion
de la antropologia por considerarlo poco pertinente
para generar entendimiento o explicaciones de las
conductas humanas y de sus respectivos sistemas de
codifcaciones socioculturales, quiza parte de ello sea
por no contar con una terminologia coherente en ma-
teria religiosa (Girard, 1978: 12).
Frente a tal diagnostico ¿que solucion tenemos?
Antropologos, historiadores y flosoIos de las reli-
giones, que han trabajado y analizado los comporta-
mientos humanos de grupos o comunidades no cris-
tianizados han detectado que, en su mayoria, suelen
recurrir de alguna manera a la descarga simbolica de
la violencia mimetica Irenada y detenida a tiempo por
la normatividad social. Principalmente a traves del
rito del chivo expiatorio o del sacrifcio, dos acon-
tecimientos perIectamente programados, llevados
a cabo con periodicidad en determinados lugares y
por determinadas personas para canalizar la acumula-
cion de energia negativa y resolver la crisis mimetica
latente de la comunidad humana involucrada. No es
que nuestros ancestros hayan sido mas sanguinarios
que nosotros sino que la descarga de violencia se rea-
lizaba entre ellos con precision calendarica y ademas
de manera publica para permitir que todos asistieran e
intervinieran en el acto ritual y, por ende, sentirse co-
participes. Si bien el cristianismo se impone en su mo-
mento como una gran revolucion cultural al prohibir
cualquier Iorma de sacrifcio en tierras conquistadas.
Sin embargo, ecos lejanos de antiguas practicas sacri-
fciales publicas se van a mantener por siglos como
los auto de Ie celebrados por la Santa Inquisicion, ac-
tos que solian congregar a numerosos espectadores y
no solamente a las autoridades eclesiasticas implica-
das. Si bien dichos actos 'permitia|n| a las diIerentes
colectividades mostrarse de manera ordenada y jerar-
quica¨ (Portus, 2000: 189), permitian a la vez activar
el proceso de transfer simbolico de violencia como
lo solian activar los antiguos ritos sacrifciales. En las
colecciones del Museo del Prado en Madrid (España),
la presencia de pinturas de auto de Ie reIuerza esta
idea. ¿Por que mandar a pintar este tipo de suceso
sino es para recordarlo una y otra vez y reactivar asi
una y otra vez por medio de esta imagen el proceso
de transfer simbolico de violencia ahi consignado?
'El milagro del sacrifcio, es la Iormidable economia
de violencia que realiza. Polariza en contra de una
sola victima toda la violencia que, un instante antes,
amenazaba a la comunidad entera. Aquella liberacion
parece aun mas milagrosa porque sucede siempre in
extremis, en el instante cuando todo parecia haber
Iracasado¨ (Girard, 2003: 26) De ahi que Rene Girard
no dude en califcar al sacrifcio ritual y, de manera
general, a cualquier Iorma de represion de la mimesis
de apropiacion en terminos de primera iniciativa cul-
tural de la humanidad (Girard, 2003: 27).
Si por una parte los ritos consisten, de manera
paradojica, en transIormar en acto de colaboracion
social la desagregacion confictual que amenaza
constantemente a la comunidad a raiz de la repetiti-
vidad de crisis mimeticas exacerbadas, por otra par-
te las prohibiciones que a menudo parecen rayar en
lo absurdo en ciertos tipos de discursos religiosos
pretenden prevenir posibles rivalidades mimeticas
entre los miembros de la comunidad. Asi lo afrma
Rene Girard: 'Las prohibiciones tienen como obje-
tivo apartar todo lo que amenaza a la comunidad.¨
(Girard, 1978: 21). Dicho en otros terminos, desde su
mas remoto origen, los sistemas religiosos han sido
mas que simples discursos meramente preocupados
por la organizacion y la interpretacion de lo sagrado;
se han Iundamentado sobre la meticulosa observacion
de las conductas humanas y, en especifco, sobre las
conductas que llevan a los hombres en el camino de la
violencia. 'Lo religioso violento no hubiera conserva-
do hasta estos ultimos años la dominacion prodigiosa
que logro ejercer sobre la humanidad si solamente
Iuese charlataneria. |.| Su potencia viene de lo que
dice realmente a los hombres lo que se debe hacer
y lo que no se debe hacer para que las relaciones se
mantengan tolerables en el seno de las comunidades
humanas, en determinado contexto cultural¨ (Girard,
1978: 50). De ahi que si lo considerado religioso mas
que una teoria de lo religioso propiamente dicho es
HK
.-0$)-!//l L/UF/NCE LE 8CUHELLEC GUY/M/N
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
una teoria de las relaciones humanas, cuando ya no se
tiene respecto a lo religioso, automaticamente se de-
gradan las relaciones humanas. Pero por otra parte, al
prohibir el cristianismo cualquier Iorma de sacrifcio,
ha dejado al hombre enIrentarse a su propia violen-
cia. Desde un estricto punto de vista epistemologico
la radical novedad de los textos biblicos y de los re-
latos de la crucifxion ha sido el maniIestar de Iorma
totalmente abierta y explicita en el ambito teologico
una verdad antes jamas revelada por ningun otro dis-
curso al conIrontarnos abiertamente a nuestra propia
violencia y, por ende, a los mecanismos requeridos
para su debido control con vista a la supervivencia
pacifca de la sociedad. Si bien tanto los Evangelios
como los mitos se enIocan a relatar el mismo Ienome-
no del chivo expiatorio y de la violencia sacrifcial,
los Evangelios no solamente nos lo revelan como tal
sino que en la medida que dicha revelacion es asi-
milada por el grupo se desactivan automaticamente
la necesidad y pertinencia social del mismo sacrifcio
como tal. Lo que signifca que, en las comunidades
cristianas, ya no podra existir ningun mecanismo de
canalizacion simbolica por parte de la misma comu-
nidad tanto de las rivalidades mimeticas como de la
violencia que se genera a partir de ellas. Dicho en los
terminos de Rene Girard: 'Lo biblico y lo evangeli-
co le quitan lentamente a la humanidad sus ultimas
muletas sacrifciales; nos conIrontan a nuestra propia
violencia¨ (Girard, 2003: 59). Y bien podemos pensar
que esta historica, decisiva e irreversible conIronta-
cion del hombre consigo mismo, es decir a su propia
violencia y a la de sus congeneres generaria necesa-
riamente algun otro tipo de administracion de la co-
munidad humana que, progresivamente, va a emerger
aunque sea siglos despues del punto de ruptura. 'Los
juristas romanos sabian perIectamente que signifca-
ba 'proIanar¨. Sagradas o religiosas eran las cosas
que pertenecian de algun modo a los dioses. Como
tales, ellas eran sustraidas al libre uso y al comercio
de los hombres, no podian ser vendidas ni dadas en
prestamo, cedidas en usuIructo o gravadas de servi-
dumbre. Sacrilego era todo acto que violara o inIrin-
giera esta especial indisponibilidad, que las reservaba
exclusivamente a los dioses celestes (y entonces eran
llamadas propiamente 'sagradas¨) o inIernales (y en
este caso, se las llamaba simplemente 'religiosas¨). Y
si consagrar (sacrare) era el termino que designaba la
salida de las cosas de la esIera del derecho humano,
proIanar signifcaba por el contrario restituirlo al li-
bre uso de los hombres¨ (Agamben, 2005: 97). Ahora
bien, ¿que sera de la administracion de una comuni-
dad restituida al libre uso de los hombres?
EL LOGOCENTRISMO:
LA VIOLENCIA DE LA LETRA
Habia en efecto una primera violencia en nombrar. Nom-
brar, dar nombres que eventualmente estara prohibido
pronunciar, tal es la violencia originaria del lenguafe que
consiste en inscribir en una diferencia, en clasihcar, en sus-
pender el vocativo absoluto (Derrida, 1974: 164).
No ha de sorprender si, en la comunidad restituida al
libre uso de los hombres, uno de los primeros actos
Iundacionales es el de concebir y activar una gran y
poderosa maquina productora de ilusiones, una ma-
quina antropologica para (intentar) posicionar lo hu-
mano en el mundo (de Dios) entre las demas creaturas
que tambien lo habitan y con quienes tiene que com-
partirlo. 'Homo sapiens no es, por lo tanto, ni una
sustancia ni una especie claramente defnida; es mas
bien, una maquina o un artifcio para producir el re-
conocimiento de lo humano¨ (Agamben, 2006: 58).
Pero en la practica y tras decadas de investigaciones
aquel complejo artifcio ha resultado totalmente para-
dojico en sus conclusiones al señalar una y otra vez
la rotunda no existencia de las posibles y tan anhela-
das cualidades distintivas entre el hombre y los de-
mas representantes del mundo animal. Asi que bien
parece ser fnalmente que 'la maquina antropologica
del humanismo |no| es |mas que| un dispositivo iro-
nico que verifca la ausencia para Homo de una na-
turaleza propia, manteniendolo suspendido entre una
naturaleza celeste y una terrena, entre lo animal y lo
humano; y por ello, siendo siempre menos y mas que
si mismo¨ (Agamben, 2006: 63). De ahi que Homo
como ser cuya unica determinacion ontologica parece
ser la de escapar continuamente a su propia defnicion
puede recibir y adaptarse sin ningun problema a todas
las naturalezas y todos los rostros. Cabe agregar al
respecto que aquellos continuos y a menudo radicales
reemplazamientos quedan ampliamente consignados
entre las obras de arte parcialmente archivadas por la
historia del arte y que transitan a lo largo de milenios
desde los cuerpos sin rostro de los hombres del hori-
zonte Iundacional a la cada vez mayor multiplicidad
y diIerenciacion de los rostros de la actualidad (Le
Bouhellec, 2011).
El privilegio concedido al logos por encima de
cualquier otro tipo de determinaciones del ser es el
origen de la condicion de la episteme y, por ende, de
la constitucion del saber en disciplinas en un determi-
HO
l .-0$)-! L/ VlCLENCl/ DE L/ LEIF/ Y FCSI-LEIF/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
nado periodo de la historia de las ideas en el ambito
occidental Derrida (1974: 11) nombra a este periodo
como logocentrismo. Es ademas un periodo que ter-
mina conIundiendose con la historia de la metaIisica
y en la que echa sus raices el pensamiento de la ma-
yoria de los flosoIos e intelectuales occidentales. Sin
embargo, lo peligroso de los privilegios concedidos
al imperialismo del logos (Derrida, 1974: 12) se em-
pieza a mostrar en el siglo XVIII, siglo del triunIo de
la razon pronto convertida en ra:on paranoica (Ma-
IIesoli, 1997), siglo del triunIo de la consignacion del
sentido de las palabras en la escritura de la Enciclo-
pedia y del triunIo de la constitucion del saber se-
gun la determinacion de la presencia del ser. En este
sentido, algunos de los sucesos emblematicos de la
Revolucion Irancesa no dejan duda al respecto de lo
que esta pasando tanto en las practicas como en los
espiritus que generan y aceptan dichas practicas en
este preciso momento de la historia: por un lado la
promocion del culto al ser supremo entendido como
deifcacion de la razon y, por el otro, la muerte en
la guillotina de Olympe de Gouges promotora de los
derechos de la mujer y de la ciudadana.
2
¿Sera que el
siglo XVIII mas que siglo de las luces no es mas que
el siglo del inicio de la crisis de la seguridad logocen-
trica? (Derrida, 1974: 147). Una crisis en parte nutri-
da, cabe subrayarlo, no solo por el descubrimiento de
escrituras no europeas sino tambien y sobre todo por
el impresionante avance de sus tecnicas de desciIra-
miento y de lo que implica la arrogante seguridad del
etnocentrismo europeo. Sin olvidar el descubrimiento
de 'pueblos sin escritura¨ pronto conIundidos con un
estado original u estado de naturaleza enIrentado a
un estado historicamente posterior y para muchos un
estado defnitivamente superior en todos los sentidos
de la palabra-: el estado de cultura.
En este contexto no ha de sorprender que uno de
los espiritus 'iluminados¨ de este siglo, y mas recep-
tivo a estos 'descubrimientos¨ y al impacto directo
que iban a tener sobre la Iorma de pensar al hombre
en el tiempo y en el mundo, Jean-Jacques Rousseau,
haya sido al mismo tiempo un pensador del abismo
que separa el estado de naturaleza del estado de cul-
tura y un pensador del abismo que separa las cultu-
ras administradas por una lengua sin escritura de las
culturas administradas por una lengua-escritura. Si
la escritura se puede pensar como suplemento en el
sentido que es un suplemento historico a la lengua
2
Olympe de Gouges publica en 1791 la Iamosa Declaracion de los de-
rechos de la mujer y de la ciudadana. Muere guillotinada en 1793. El
rechazo rotundo a sus propuestas muestra a su manera hasta que punto
el logocentrismo no se puede desligar de cierto Ialogocentrismo.
como tal es ante todo y sobre todo un suplemento
peligroso. 'Suplemento peligroso. Son estas palabras
que Rousseau utiliza en las Confesiones¨ (Derrida,
1974: 214). Pero, ¿acaso no resulta sorprendente que
la escritura asociada por la mayoria a la conservacion
y divulgacion del saber y, por ende, a su 'democra-
tizacion¨ pueda tambien ser considerada aunque sea
por una pequeña minoria como peligrosa?, ¿en que
puede la escritura ser o volverse peligrosa?
El primero y principal peligro de la escritura es
llevar a cabo de manera sistematica la destruccion de
la presencia de la cosa porque la palabra escrita se
transIorma en una palabra fja que no fuye porque no
fuye por la voz de quien la podia pronunciar, fja en
el mismo acto por el que se ha venido sedentarizan-
do sobre algun tipo de soporte el sentido que activa-
ba. Resumiendo: primer acto: fjacion de la palabra.
Segundo acto: fjacion del sentido vehiculado por la
palabra. Tercer acto: destruccion de la presencia de
la cosa anteriormente designada por la palabra en su
propia temporalidad. Cuarto acto: reapropiacion sim-
bolica de la presencia de la cosa por la representacion
de manera siempre atemporal. Con el logocentrismo,
el hombre entra de facto en el mundo de la represen-
tacion, en el que las palabras gobiernan las cosas y
cualquier Iorma de ser de manera totalmente general
y abstracta sin preocupacion por las caracteristicas
especifcas de lo que se esta defniendo o juzgando,
por medio de ellas. La escritura como suplemento
(peligroso) a la lengua genera a su vez un segundo
suplemento: la representacion como suplemento (pe-
ligroso) a la cosa. '|La escritura| no es natural. Hace
derivar en la representacion y en la imaginacion una
presencia inmediata del pensamiento a la palabra.
Este recurso resulta no solamente 'extraño¨ sino que
es peligroso. Es el agregar una tecnica, es una especie
de trampa artifcial y artifciosa para que la palabra
se haga presente cuando esta de verdad ausente. Es
una violencia hecha al destino natural de la lengua¨
(Derrida, 1974: 207). Por ende, es una violencia he-
cha a las cosas mismas. Pensemos por ejemplo en la
rigidez de cualquier codigo penal u administrativo y
en sus implicaciones ciegamente respaldadas por una
logica tan implacable como abstracta (Ferat, 2010).
Pensemos tambien en el manual de psiquiatria por ex-
celencia: Diagnostic and Statistical Manual oI Men-
tal Disorders,
3
en la inestabilidad de sus cartograIias
3
Considerado por The New York Times como la enciclopedia que decide
lo que es normal v lo que no lo es, esta publicacion tiene enormes im-
plicaciones para investigadores, compañias Iarmaceuticas, aseguradoras
medicas, politicos y pacientes. (Y puede llevar a muchas personas a to-
mar medicacion innecesariamente.)
DP
.-0$)-!//l L/UF/NCE LE 8CUHELLEC GUY/M/N
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
de las patologias mentales y, por consiguiente, en la
inestabilidad ontologica de muchas personas even-
tualmente involucradas en los resultados de dicha
cartograIia y cuyo destino queda fjado en alguna pa-
gina de aquella biblia del saber medico con todas las
implicaciones que conlleva el hecho. 'Que el signo,
la imagen o el representante se vuelvan Iuerzas y
hagan mover al universo`, tal es el escandalo.¨ (De-
rrida, 1974: 211) Tal es, en eIecto, el escandalo del
logocentrismo con el que a su manera se encontro el
antropologo Claude Levi-Strauss durante su estan-
cia entre el grupo Nambikwara en Brasil en la pri-
mera mitad del siglo pasado cuando un buen dia se
le ocurrio dar inicio a la leccion de escritura (Levi-
Strauss, 1977: XXIII).
En esta parte de su relato, Levi-Strauss se deja lle-
var por una refexion general sobre aspectos especif-
cos de la dinamica historica de algunas civilizaciones
y que tanto se han caracterizando por tipos particula-
res de desarrollos o descubrimientos que se han ido
o no transmitiendo. El brusco colapso de determina-
das culturas o civilizaciones cuyas huellas quedan de
repente borradas por las arenas de los desiertos o el
crecimiento de los arboles de las selvas sigue siendo
una de las incognitas por resolver, asi como la so-
brevivencia de otros grupos humanos en condicio-
nes sumamente precarias. Lo que llama sobre todo
la atencion del antropologo es la presencia o no de
la escritura en algunos contextos culturales y, cuando
existe, las consecuencias que dicha presencia conlle-
va respecto a la organizacion y administracion de la
comunidad humana. En primer lugar queda claro que
a lo largo de la historia de la humanidad la escritura
no es ni ha sido un instrumento al alcance de todos
los miembros del grupo y que por diversas razones
su conocimiento ha quedado restringido a unos cuan-
tos: 'durante milenios y aun hoy en dia en una gran
parte del mundo, la escritura existe como una institu-
cion en sociedades cuyos miembros, en su inmensa
mayoria, no la saben manejar¨ (Levi-Strauss, 1977:
342). En segundo lugar, las personas que si logran te-
ner el conocimiento de la escritura se caracterizan por
ocupar determinados puestos o ejercer determinadas
Iunciones en el grupo al que pertenecen, las cuales
las colocan en una posicion jerarquicamente superior
en relacion con las que no saben escribir. De ahi que
una constancia historica entre las culturas con escri-
tura es la inmediata posibilidad de integrar un gran
numero de individuos en sociedades jerarquizadas en
castas o clases. 'La escritura parece Iavorecer la ex-
plotacion de los hombres antes que su iluminacion¨
nos dice Levi-Strauss y de proseguir al respecto: 'Si
mi hipotesis es exacta, hay que admitir que la Iuncion
primaria de la comunicacion escrita es la sujecion.
El empleo de la escritura a fnes desinteresados, para
obtener satisIacciones intelectuales y esteticas, es un
resultado secundario¨ (Levi-Strauss, 1997: 344). De-
fnitivamente la escritura resulta ser algo bastante ex-
traño en la medida que si no ha logrado cumplir con
la diIusion del conocimiento, si ha logrado generar
cambios radicales en la existencia de la humanidad al
ser la condicion de posibilidad del desarrollo e imple-
mentacion de complejos sistemas de dominacion del
hombre por el hombre. Veamos: 'la accion sistema-
tica de los Estados europeos a Iavor de la instruccion
obligatoria, que se desarrolla a lo largo del siglo XIX,
va de la mano con la extension del servicio militar y
la proletarizacion. La lucha en contra del analIabetis-
mo se conIunde asi con el reIorzamiento del control
de los ciudadanos por el Poder. Porque se necesita
que todos sepan leer para que este ultimo pueda decir:
nadie debe ignorar la ley¨ (Levi-Strauss, 1977: 344).
En la comunidad restituida al libre uso de los hom-
bres la escritura no es mas que un tipo particular de
violencia intersubjetiva, una violencia perIectamente
justifcada y reglamentada. Tal es y ha sido la carac-
teristica principal del logocentrismo y de su constante
implementacion hasta nuestros dias.
LA VIOLENCIA POST-LETRA.
EL ESTADO DE EXCEPCION
En un sistema preocupado por el respeto de los sufetos
de derecho v por la libertad de iniciativa de los indivi-
duos ¿como el fenomeno 'poblacion` con sus efectos v
sus problemas especihcos puede tomarse en cuenta? ¿En
nombre de que v segun que reglas se puede administrar?
(Foucault, 2004:323).
Durante milenios, el hombre siguio siendo lo que era para
Aristoteles. un animal viviente v ademas capa: de una exis-
tencia politica, el hombre moderno es un animal en cuva
politica esta puesta en entredicho su vida de ser viviente
(Foucault, 2002:173).
Asi pues, se constata que la Iuerza del logocentrismo
mas alla de consignar el existir como tal se interese en
un momento dado a la posibilidad misma del existir:
la vida. Y menos ha de sorprender que este particular
interes se empiece a generar en un momento historico
en el que el aumento continuo de la poblacion por un
lado coincidiendo con el fn de las grandes epidemias
y la implementacion de ciertas medidas de higiene y,
DE
l .-0$)-! L/ VlCLENCl/ DE L/ LEIF/ Y FCSI-LEIF/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
por el otro, el inicio de grandes movimientos de po-
blacion a raiz de la revolucion industrial en ciertos
paises europeos empiece a generar toda una serie de
problematicas especifcas para su debido control y
administracion. De ahi que si durante siglos el poder
del soberano se habia maniIestado de manera emble-
matica en el hecho de tener el poder de muerte sobre
cualquier de sus subditos, a partir del siglo XIX, este
poder se desplaza y redefne en el poder de hacer vi-
vir. 'Podria decirse que el viejo derecho de hacer mo-
rir o defar vivir Iue remplazado por el poder de hacer
vivir o de recha:ar hacia la muerte¨ (Foucault, 2002:
167). Pero mas que la irrupcion de algo totalmente
novedoso, parece ser que algo de la dinamica de los
antiguos ritos sacrifciales ampliamente analizados y
glosados por Girard se estuviera reposicionando len-
tamente en la comunidad restituida al libre uso de los
hombres, porque si bien las Iormas del ejercicio del
poder han podido cambiar, el potencial de violencia
derivado de las rivalidades mimeticas y de sus brotes
criticos entre los miembros de la comunidad humana,
no. Entonces, la comunidad humana administrada en
vista de su propia sobrevivencia por determinadas re-
glas, divinas en algun momento de la historia y ahora
humanas, se separa siempre y necesariamente de la
mera expresion de la vida que la puede llevar a su
propia destruccion por la dispersion violenta de sus
campos de energia. Dicho en otros terminos, la exis-
tencia de la politica esta Iundamentada y determina-
da por la rotunda exclusion de la vida natural. Pero,
por otra parte, esta exclusion es una exceptio. 'La
excepcion es una especie de la exclusion¨ (Agamben,
2006: 30). Para Giorgio Agamben no hay por lo tanto
la menor duda al respecto: pensar la excepcion es la
clave para poder pensar y entender a su vez la sobera-
nia. Y de comentar al respecto: '|.| si la excepcion es
el dispositivo original a traves del cual el derecho se
refere a la vida y la incluye dentro de si por medio de
la propia suspension, entonces una teoria del estado de
excepcion es condicion preliminar para defnir la rela-
cion que liga y al mismo tiempo abandona el viviente
en manos del derecho¨ (Agamben, 2007: 24). De ahi
se deduce entonces que el soberano se debe entender
como la persona autorizada por la ley para eventual-
mente suspenderla.
Ahora bien, cabe subrayar otro elemento determi-
nante en esta ultima parte de la refexion y que ob-
viamente retroalimenta directamente la reterritoriali-
zacion del poder del soberano y de su ejercicio tal
como se ha dado en las ultimas decadas, las capaci-
dades de accion de la especie humana sobre si misma
tanto para su reproduccion o no reproduccion como
tambien para la gestion de sus enIermedades o dis-
turbios corporales o psiquicos, se han ido disparando
en comparacion con lo posible en siglos anteriores.
Bien parece ser que el ser humano ha entrado en el
tiempo de la instrumentacion de si mismo que, a su
manera, Peter Sloterdijk plantea en terminos de nue-
vas reglas para el parque humano (Sloterdijk, 2000).
Para el flosoIo aleman, si bien el hombre no es mas
que el producto de un continuo proceso de cria y se-
leccion, es ademas un ser que nace prematuro y que
al llegar al mundo desprevenido se va a exponer al
mundo con una mascara de hombre que logra tapar
su rostro de animal; de ahi se entiende tambien que el
hombre se vuelve hombre no solamente al separarse
del animal al echar a andar las trampas logocentricas
de la Iamosa maquina antropologica sino que vuelto
hombre se vuelve 'inhumano¨ con el animal, una ma-
nera otra de afrmar su supuesta diIerencia del animal.
Pero por otra parte, si el hombre domestica y cria al
animal, domestica y cria igualmente al ser humano,
enseña a volverse humano, a comportarse como hu-
mano, a caminar como humano, a hablar como huma-
no, a vestirse como humano, etcetera. La angustia y
eventualmente el miedo desatado una y otra vez por
la aparicion de 'niños salvajes¨ entre hombres sali-
dos del estado de naturaleza, como si nos recordaran
que 'Homo es un animal constitutivamente antropo-
morIo` (esto es, parecido al hombre`, segun el ter-
mino que Linneo usa constantemente hasta la decima
edicion del Svstema) que tiene que, para ser humano
reconocerse en un no hombre¨ (Agamben, 2006: 59).
Sin embargo, en las comunidades humanas, no todos
los seres humanos tienen la misma oportunidad o
capacidad para ejercer la crianza y domesticacion de
los miembros de su especie. Como si Iuese solamen-
te un privilegio tacito de los miembros posicionados
en la cercania del pequeño circulo de la soberania o
perteneciendole. Desde este punto de vista, la Iamo-
sa metaIora del poder pastoral cobra un sentido di-
Ierente al sentido desplegado por la vision idilica de
un apacible pastorcito cuidando a su rebaño en algun
tranquilo rincon de la campiña: en el parque humano
actual existen los que vigilan y los que son vigila-
dos (Sloterdijk, 2000: 41) y los vigilados tienen que
aprender a menudo a cuidarse de los que los vigilan
porque cada vez mas gente puede participar de facto
en algun proceso de seleccion sin haberse percatado
Iorzosamente del preciso asunto al que los estuvie-
ron induciendo o empujando poco a poco (Sloter-
dijk, 2000: 41-42); que sean medicos, educadores o
DG
.-0$)-!//l L/UF/NCE LE 8CUHELLEC GUY/M/N
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
reeducadores, orientadores y reclutadores de todos
tipos, sin mencionar a las propias parejas que deci-
den intervenir puntualmente sobre las caracteristicas
geneticas de sus hijos.
4
Al respecto, Peter Sloterdijk
(2000: 42) concluye que en lugar de pretender ig-
norar lo que esta pasando, ¿por que no participar en
ese juego y ponerse a trabajar en la Iormulacion de
un determinado codigo para la reglamentacion de las
antropotecnicas? Si bien no se ha llegado aun a la
Iormulacion de tales codigos, en la practica ha estado
Iuncionando abiertamente toda una serie de mecanis-
mos de seleccion a gran escala.
De ahi que en estos tiempos de la implementa-
cion de la instrumentacion del hombre por si mismo
y del desarrollo sin precedente en la historia de la
humanidad de la antropotecnica, no ha de sorpren-
der que el estado de excepcion se haya vuelto uno
de los instrumentos mas preciados de la biopolitica
encarnando como nunca antes el poder de hacer vivir
o de recha:ar hacia la muerte. Entre las enseñanzas
de Michel Foucault tras haber revisado las particu-
laridades e implicaciones de los procesos historicos
caracteristicos de la Iormacion y desarrollo de la so-
ciedad occidental moderna, hay una en particular que
queda clara: con la regularidad de un movimiento de
pendulo, cada vez que los actores de la historia logran
conquistar contra los aparatos de poder determinadas
libertades o derechos, la respuesta no se hace esperar:
iniciando por el grand enfermement y transitando via
el panopticum hacia el campo de concentracion que
no incluye en sus analisis pero que se puede incluir
respetando la propia logica de su refexion, los apa-
ratos de poder se interesan de manera cada vez mas
abierta y precisa por la nuda vida que van inscribien-
do apresuradamente en la normatividad del orden po-
litico. Es de esta manera que el juego de la politica se
ha ido transIormando con mas precision y Iuerza en
el juego de la biopolitica como si 'la vida biologica
con sus necesidades se |hubiese| convertido en todas
partes en el hecho politicamente decisivo¨ (Agam-
ben, 2006: 154-155). Por lo tanto, queda claro que el
ejercicio de la politica dominantemente como biopo-
litica no llega a caracterizar de manera privilegiada
a los Estados totalitarios, si bien son ellos que en de-
terminado momento de la historia de la humanidad
han ido maniIestando con total claridad la peculiar
reterritorializacion del ejercicio del poder soberano
con sabor a tanatopolitica (Agamben, 2006: 155)
cuando la decision sobre la vida, mas que una deci-
4
Tal es el caso por ejemplo de los 'niños-medicamentos¨ procreados ex
proIeso con el fn de poder servir de Iuente para los cuidados especifcos
requeridos por el hermano o hermana enIermo.
sion sobre la vida como tal es una decision sobre la
muerte. Y 'si la excepcion es la estructura de la sobe-
rania, esta no es, entonces, ni un concepto exclusiva-
mente politico, ni una categoria exclusivamente ju-
ridica, ni una potencia exterior al derecho (Schmitt),
ni la norma suprema del orden juridico (Kelsen): es
la estructura originaria en que el derecho se refere
a la vida y la incluye en el por medio de la propia
suspension¨ (Agamben, 2006: 43), es lo que permite
entonces entender tambien por que los Estados to-
talitarios y las democracias parlamentarias terminan
compartiendo ciertas maneras de hacer politica: la
nuda vida se ha vuelto el objeto central del conficto
politico. 'En esta perspectiva, el campo de concen-
tracion, como puro, absoluto e insuperable espacio
biopolitico (Iundado en cuanto tal exclusivamente en
el estado de excepcion), aparece como el paradigma
oculto del espacio politico de la modernidad, del que
tendremos que aprender a reconocer las metamorIo-
sis y los disIraces¨ (Agamben, 2006: 156).
¿La biopolitica es una consecuencia necesaria
de la evolucion de las reglas de administracion de
las sociedades humanas y de las puntuales reivindi-
caciones del ser humano para su propio posiciona-
miento en ellas? Asi parece, por mas consternacion
que pueda generar la observacion de aquella intima
contradiccion de la democracia moderna (Agamben,
2006: 158). Dicho en otros terminos, la estridente
reterritorializacion de lo politico en las ultimas de-
cadas requiere para su debido entendimiento que se
revisen primero los archivos historicos de los cam-
bios generados en la administracion de las sociedades
occidentales y de sus consecuencias directas e indi-
rectas a mediano y largo plazo. Porque al momento
de señalar lo que entraña el surgir de la biopolitica, se
requiere regresar en el tiempo y percatarse del lento
proceso que se inicio hace siglos, aparentemente con
otros objetivos conscientes, pero que ha ido posicio-
nando poco a poco las piezas del gran rompecabezas
de la situacion actual en la que viven las comunidades
humanas que han ido incluyendo la nuda vida como
parte medular de su administracion y vision politica
y que pueden, con tota legalidad, ir desplazando una
y otra vez el umbral que separa la vida de la muer-
te un umbral que se mueve con toda Iacilidad, di-
cho sea de paso, a la hora de existir un abismo cada
vez mas proIundo entre los derechos del hombre y
los derechos del ciudadano. No obstante, pareciera
que muchos organismos no se han percatado aun del
cambio de reglas del juego impuesto por lo biopoli-
tico y Iundamentado en la radical separacion de los
DH
l .-0$)-! L/ VlCLENCl/ DE L/ LEIF/ Y FCSI-LEIF/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
derechos del hombre y los derechos del ciudadano de
ahi que 'mantienen, a pesar suyo, una secreta solida-
ridad con las Iuerzas a las que tendrian que combatir¨
(Agamben, 2006: 169). Queda claro que las catego-
rias tradicionales del pensamiento de la administra-
cion de la comunidad humana surgidas del horizonte
griego y que han Iundamentado y nutrido siglos de
refexion politica en el ambito occidental han llegado
a su Iecha de caducidad en el preciso instante en que
la biopolitica se ha impuesto como la tonica del que-
hacer politico y que se han borrado las Ironteras que
permitian una clara diIerenciacion entre lo privado de
la vida humano y lo no privado. 'Cualquier intento de
repensar el espacio politico de Occidente debe partir
de la clara consciencia de que de la distincion clasi-
ca entre :oe y bios, entre vida privada y existencia
politica, entre el hombre como simple ser vivo, que
tiene su lugar propio en la casa, y el hombre como
sujeto politico, que tiene su lugar propio en la ciudad,
ya no sabemos nada¨ (Agamben, 2006: 238). Pensar
el ejercicio del poder soberano desde la biopolitica
señala la necesidad de generar un nuevo marco para
poder interpelarse con toda pertinencia con las nue-
vas Iormas del ejercicio del poder soberano saliendo
quiza, primero, de la telaraña del logocentrismo y sin
perder de vista la necesidad de seguir administrando
lo propio del ser humano, es decir la violencia deri-
vada de las crisis mimeticas.
La tarea de los proximos años es el necesario y ur-
gente reposicionamiento de la Iundamentacion de lo
politico antes de quedar Iagocitados. Volver a pensar
la posibilidad misma del estar-juntos con otros para-
metros regulando la accion y el imaginario en el que
se pueda inscribir.
REFERENCIAS
Agamben, G. (2005), Profanaciones, Buenos Aires,
Adriana Hidalgo.
Agamben, G. (2006), Lo abierto, Buenos Aires,
Adriana Hidalgo.
Agamben, G. (2006), Homo sacer. El poder soberano
v la nuda vida, Valencia, Pre-Textos.
Agamben, G. (2007), Estado de excepcion, Buenos
Aires, Adriana Hidalgo.
Agamben, G. (2008), El reino v la gloria. Una ge-
nealogia teologica de la economia v del gobierno,
Buenos Aires, Adriana Hidalgo.
Derrida, J. (1974), La grammatologie, Paris, Les Edi-
tions de Minuit.
Ferat Cruz, E. (2010), Heuristica furidica v dilema de
Jorgonsen, tesis de licenciatura en Derecho, Pue-
bla, Universidad de las Americas Puebla.
Foucault, M. (1971), Lordre du discours, Paris, Gallimard.
Foucault, M. (1979), Les mots et les choses, Paris, Gallimard.
Foucault, M. (2002), Historia de la sexualidad, 1- La
voluntad de saber, Mexico, Siglo XXI Editores.
Foucault, M. (2003), Jigilar v castigar, Mexico, Si-
glo XXI Editores.
Foucault, M. (2004), Naissance de la biopolitique,
Paris, Gallimard-Seuil.
Girard, R. (1961), Mensonge romantique et verite ro-
manesque, Paris, Grasset & Fasquelle.
Girard, R. (1972), La violence et le sacre, Paris, Grasset.
Girard, R. (1978), Des choses cachees depuis la fon-
dation du monde, Paris, Grasset & Fasquelle.
Girard, R. (2001), Celui par qui le scandale arrive,
Paris, Desclee de Brouwer.
Girard, R. (2003), Le sacrihce, Paris, Bibliotheque
Nationale de France.
Levi-Strauss, C. (1977), Tristes tropiques, Paris, Plon.
Levi-Strauss, Cl. (1976), La pensee sauvage, Paris, Plon.
Le Bouhellec, L. (2011), 'Breve refexion sobre la
autoplasticidad humana: imagenes selectas en bi y
tridimensionalidad desde el horizonte Iundacional
hasta la actualidad¨, Modos de subfetivacion, Me-
xico, Universidad de Guanajuato.
Lorenz, K. (1969), Lagression. Une histoire nature-
lle du mal, Paris, Flammarion.
MaIIesoli, M. (1997), Elogio de la ra:on sensible,
Barcelona, Paidos.
MaIIesoli, M. (2005), La tafada del diablo, Mexico,
Siglo XXI Editores.
Sloterdijk, P. (2000), Regles pour le parc humain, Pa-
ris, Mille et une nuits.
Portus, J. (2000), 'La festa en España durante la
Edad Moderna¨, El mundo de Carlos J, de la Es-
paña medieval al siglo de oro, Mexico, UNAM.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
DD
PANDILLAS TRANSNACIONALES:
MERCANCIAS PARA EL mercado
político DE LA CRIMINALIZACIÕN
>,+%&5?@"#&!%#-(%&>-#(A(/-4
*
*
Doctor en Ciencias Sociales y Politicas por la Universidad Iberoamericana.
CAPITALISMO DE CONSUMO,
SOCIEDAD DE MERCADO
E
l sistema de sociedad contemporaneo es una
inundacion de mercado. Es decir, la econo-
mia de mercado ha permeado campos socia-
les, sistemas sociales, instituciones, esIeras o como
quiera denominarse la operacion de diIerencia entre
lo politico, religioso, cientifco, artistico y lo pura-
mente economico o, mejor dicho, el mercado, pues
si nos atenemos a una idea elemental de economia,
esta hace reIerencia al juego energetico, a la conIron-
tacion a la escasez, al intercambio de recursos. Es el
diluvio a que hace reIerencia Deleuze (2005), como
imposibilidad de la distincion sistemica luhmannia-
na debido a que la energia necesaria para el Iuncio-
namiento y acoplamiento de los sistemas teorizados
por el sociologo aleman, defne los codigos en que
las operaciones autopoieticas y autoreIerenciales su-
ceden en cada sistema: el de la politica, el derecho, la
ciencia, etcetera. Entonces, el sistema de la sociedad
como capitalismo donde los energeticos, codifcados
por el medio dinero (cada vez mas codigo alejado de
una materialidad tangible) convierten el dicho mar-
xista sobre el Ietiche en una realidad que convierte
al fujo energetico en una ilusion perIormatica brutal:
toda produccion de realidad, hasta la mas dolorosa e
impensable, esta construida por relaciones de merca-
do. Seria muy extenso dar cuenta teorica de los ar-
gumentos señalados, quedan como provocacion. En
todo caso, el objetivo del presente articulo es, toman-
do en cuenta la imagen de la inundacion de mercado
para pensar un capitalismo de nuevo cuño, un capita-
lismo de consumo, pensar en mercados criminales o
ilegales (siempre mercados legitimados por la ganan-
cia) con relacion a la aparicion y tratamiento de las
llamadas pandillas transnacionales.
LA MERCANCIA
'PANDILLA TRANSNACIONAL¨
Un sistema de sociedad inundado, como el capitalis-
ta, exacerbado en el capitalismo de consumo, implica
la imposibilidad de limites. No hay limites exteriores.
Todo es empapado segun el Iuncionamiento del siste-
ma de sociedad, aun cuando pareciera avecinarse el
derrumbe (a fn de cuentas la sociologia trabaja con el
perenne terror de la pregunta ¿como es que sigue en
pie?), y es en ese tambalearse donde se da la diIeren-
cia segun una estratifcacion, una verticalidad que no
tiene mucho que ver con las jerarquias de poder, sino
con la posicion economica, posicion en el mercado,
como piensa Weber las diIerencias de clase, deudo-
res, acreedores, debiles y Iuertes. Por supuesto, asi
suena demasiado a un estado de naturaleza/guerra.
No es el caso. Lo politico esta estructurado a partir
de las relaciones de clase, de luchas de clase, con la
democracia se logra proIundizar la inundacion pues
queda limitada la verticalidad de una jerarquia poli-
tica (a pesar de que existan Iuertes en los sistemas
politicos, la democracia tiene la Iacultad de transIor-
mar las correlaciones de Iuerza en lo politico, pero
no de transIormar el sistema economico, apenas timi-
das decisiones de politica economica) y se escenifca
una horizontalidad politica capaz de crear ciudadanos
DI
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! F/NDlLL/S IF/NSN/ClCN/LES
desentendidos de la toma de decisiones.
El capitalismo tuvo una reaccion politica impor-
tante con el Estado de bienestar en un momento his-
torico en el que el trabajo, al ser la relacion por donde
se energetizaba el sistema, tenia aun Iacultades para
negociar. Y el Estado adquirio un papel importante
en la toma de decisiones respecto a como se defnian
las cosas en los mercados y, por ende, en la lucha de
clases. Pero con la era de los neoliberalismos (en rea-
lidad un cambio politico empujado por el triunIo del
capital Irente al trabajo alcanzado gracias a revolucio-
nes tecnologicas, administrativas e, incluso, geopoli-
ticas), sobre todo los Estados periIericos, arrastrados
por consensos centralistas, tornaron en Estados con
poca injerencia en la regulacion de mercados, con-
virtiendose en Estados penales. Libertad de mercado
productora de desigualdades proIundas, ineditas en la
historia en un marco de fuidez de capitales y pro-
ductos empañada (o posibilitada) por la rigidez de la
ciudadania. La ciudadania sigue siendo politica, pero
se usa con fnes comerciales, una amalgama entre lo
politico y lo economico localizable en la fgura de
los migrantes economicos, aquellos que no huyen de
la muerte por guerra, quiza tampoco por inanicion,
sino por un entorno economico que los expulsa. De
ahi que posturas como la de Giacomo Marramao,
donde pensar en esIera publica en lugar de Estado-
nacion permite dibujar la aparicion de una sociedad
civil transnacional. Un ir y venir, un llenar y vaciar
los territorios movilizados, desterritorializados por
la economia globalizante. Signifca no agonizar en el
mar de la impolitica economica o de la politica eco-
nomizada, sino hacer otra politica. Es el Iactor donde,
en el cruce, en el entretanto, en el entre de la desar-
ticulacion del Estado-nacion se puede hacer politica.
El problema es de masas, es decir, necesariamente,
por las implicaciones del mercado, no todos podran
adquirir una ciudadania transnacional, pues el asunto
se trata, mejor dicho, de una ciudadania global, donde
el salvoconducto entre Ironteras sea la capacidad de
consumo. De hecho, esto ya sucede: migrantes ilega-
les versus turistas (Bauman, 1999).
Por su parte, la globalizacion, como sintoma del
debilitamiento del Estado soberano y su consecuen-
te disminucion de ciudadania, sugiere otro rumbo de
despolitizacion siguiendo el camino de los derrames
economicos que lo empapan todo. Pero invita a pen-
sar una politizacion de lo impolitico, de la no-sobe-
rania y la des-ciudadanizacion. La atraccion de los
derechos politicos hacia una esIera de consumo, rela-
cion de clientelas, de vulgares vagabundos y turistas
cosmopolitas sin idiomas, con lengua exclusiva y ex-
cluyente, pero con la inseminacion a las lenguas so-
metidas, mutacion de los lenguajes. Lo local y lo glo-
bal enIrentados y revitalizados en la interpenetracion,
otras politicas, otros actores politicos transnacionales,
transculturales, interidentitarios y comunitarios abier-
tos, 'El Ioco del analisis se desplaza hacia la logica
que dirige la produccion global de localidad en un
mundo cada vez mas transnacional y desterritoriali-
zado`. La proliIeracion de comunidades en diaspora
constituye ahora, en el plano cultural un indicador
especifco de lo moderno global`¨ (Marramao, 2006:
42), matrias enIrentadas a las patrias, el nacer con el
ser y sobre todo con el querer ser. La distincion de
clase operada en el capitalismo de consumo, a mane-
ra de produccion en masa, mercantiliza: por un lado,
Iuerza de trabajo pauperizada sin opciones politicas
para mejorar su situacion, al contrario, las legislacio-
nes criminalizadoras de la migracion indocumentada
(ilegal), lejos de reprimir los fujos migratorios, 'me-
joran¨ la calidad del producto: mas Iuertes, mas auda-
ces y sobre todo mas temerosos y necesitados (quiza
en esto ultimo radica la mejoria del producto); por el
otro, la transnacionalidad de las industrias moviliza,
en mucho menor medida, ejecutivos y trabajadores
supercalifcados para supervisar la Iuerza de trabajo
local (en condiciones que la fexibilizacion del traba-
jo ha desmejorado para captar inversion extranjera en
paises en vias de desarrollo); los turistas encuentran
reproducciones de postal ornamentadas gracias a las
exigencias comerciales: buen aspecto y capacidad de
comunicarse en los lenguajes comerciales.
Esta polarizacion produce espacios sociales diver-
gentes. Algunos, en aIan normalizador, les llamarian
desviados. El asunto es que no hay tal desviacion,
pues se sigue el dictado del mercado, se busca el
consumo, aliviar las necesidades producidas por este
y ya se sea vagabundo o turista, el objetivo esta en
el mismo horizonte. Como alcanzarlo es el proble-
ma ontologico del capitalismo de consumo: como
ser un buen consumidor y un buen ciudadano. Las
dinamicas sociales globales y locales chispean y pro-
ducen Ienomenos que si bien no son nuevos en su
totalidad, si toman Iormas ineditas, como el caso de
las llamadas pandillas transnacionales. Grupos de jo-
venes marginales y excluidos que deambulan por el
espacio publico global ya sea por el movimiento, ya
sea por el consumo. En la designacion transnacional
existe un juego productivo de imagenes y objetos que
se venden para procurar la ebullicion del mercado y
amparar la transIormacion de la Iuncion del Estado,
DJ
.-0$)-!//l HUGC CÉS/F MCFENC HEFNÁNDEZ
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
cada vez menos de bienestar, cada vez mas penal. Al
llamarlas pandillas transnacionales se intenta ocultar
su origen, para decirlo de algun modo, en los proce-
sos de dominacion economica. Se les politiza, como
agentes de riesgo internacional, a traves de estigmati-
zarlos como puramente criminales.
Sullivan (2008) argumenta que en 2005, tras 12
años de deportaciones masivas, iniciadas en 1992,
se eIectuaron 'mas de 50 000 deportaciones de in-
migrantes con antecedentes criminales a America
Central¨. Esto, si no es el detonante primordial de la
Iormacion de pandillas, pues el Ienomeno esta ver-
tebrado por las relaciones economicas entre Estados
Unidos y Latinoamerica, mediante la creacion de fu-
jos migratorios coaccionados por la economia, si es
parte Iundamental de lo que el especialista en ope-
raciones de inteligencia, contraterrorismo y contrain-
surgencia urbanas, llama pandillas transnacionales.
Las deportaciones movilizaron pandilleros estadouni-
denses, principalmente a Centroamerica.
Irremediablemente, los jovenes migrados a los po-
los de atraccion economica llegan a ocupar el espa-
cio social inIerior. Escapan de la miseria para caer en
burbujas de aislamiento donde la mejor posibilidad
de sobrevivir, en un ambiente violento, es la reunion,
la agrupacion en pandillas. La metaIora de Thrasher
(1963), miembro de la Escuela de Chicago, espacios
intersticiales, asumiendo la existencia de espacios so-
ciales Iormados entre las grietas, recovecos, agujeros
y demas rincones de los espacios sociales urbanos,
donde se congregan desperdicios y porquerias, Iun-
cionan como lugares de encuentro para quienes que-
daron Iuera de los circuitos de 'normalidad¨. El Chi-
cago de los veinte y treinta del siglo XX Iue perIecta
plataIorma de observacion. Sin embargo, aun operaba
la esperanza moderna del desarrollo Iuturo. A fnales
del siglo XX y la primera decada del XXI, la pos-
modernidad ha prefgurado esos lugares intersticiales
con Iorma de prision o campo de concentracion. Esto
es segun la eliminacion progresiva de un Estado de
bienestar, cuyas estrategias eran disminuir las cuitas
economicas y sociales de los 'menos Iavorecidos¨.
Se ha pasado a un Estado punitivo, con las sienes ca-
nas de padre autoritario, cuando la propia institucion
Iamiliar 'normal decimononica¨ ha abandonado la
autoridad brutal del padre y optado por una plurali-
dad de la Iorma Iamilia. Este Estado paternal juega
al viejo double bind: 'Ahi estan las oportunidades,
tomalas¨, '¿No has visto todas las oportunidades,
has elegido la peor? Entonces te castigo por elegir¨,
aunque, en realidad, este viraje se da, precisamente,
porque el Estado ya no puede oIrecer oportunidades,
salvo la seguridad, es decir, oIrece unicamente segu-
ridad, no oportunidades, estas las oIerta el libre mer-
cado. Wacquant (2008: 88) lo explica asi:
Tambien hay que tener en cuenta su complemento sociolo-
gico: el desarrollo excesivo de las instituciones que miti-
gan las carencias de la proteccion social (safetv net) con el
despliegue en las regiones inIeriores del espacio social de
una red policial y penal (dragnet) con una trama cada vez
mas cerrada y solida. Pues a la atroha deliberada del Es-
tado social corresponde la hipertroha distopica del Estado
penal: la miseria y la extincion de uno tienen como con-
trapartida directa y necesaria la grandeza y la prosperidad
insolente del otro.
El capitalismo es un sistema que ha logrado imponer
estrategias de mantencion altamente eIectivas para
asegurar su Iuncionamiento. Desde el panoptico y la
disciplina a traves de la interiorizacion en el sujeto,
sujetan desde dentro y liberan al sistema de operado-
res de la vigilancia, la mirada es hacia dentro, autovi-
gilancia y con la liberacion, concesion de libertad, el
sistema opera un control de la liberacion, mediante li-
beralismos laborales y estrategias empresariales (em-
poderamiento). Lo mismo el capitalismo puede utili-
zar la ideologia de la democracia que la imposicion
de regimenes militares, puede transitar tersamente del
totalitarismo al pluralismo, puede utilizar un mercado
de trabajo rigido o fexible, puede utilizar los merca-
dos cerrados con altos aranceles o el mercado libre.
Dependiendo de los peligros puede utilizar distintos
mecanismos, haciendo una gestion mezquina de la
'libertad¨. Por su parte, el capitalismo de consumo
se regodea en la libertad, todo es libremente elegido,
pues todo esta ahi, exhibiendose. La posmodernidad
precisa de fexibilidad y de lo precario. En tal sentido,
la tecnologia del panoptico brinda dividendos exan-
gües. Si lo que importa es dejarse seducir para consu-
mir, es necesario poder verlo todo. La tecnologia del
sinoptico es la serie de dispositivos sociales, econo-
micos y politicos desplegados sobre el cuerpo de la
sociedad que, si bien no eliminan la estrategia panop-
tica del todo, toma el lugar principal para la organiza-
cion de la sociedad, a traves del autocontrol que per-
mite el Iuncionamiento del capitalismo de consumo.
Una sociedad del espectaculo donde la libertad de
practicas sea la moneda: poder cambiar segun lo dicte
el espectaculo. La tecnologia del sinoptico, contrario
del panoptico, es la mirada de muchos sobre muy po-
cos, quienes con su comportamiento dictan Iormas
de actuar, haciendo del control autocontrol al hacer
DF
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! F/NDlLL/S IF/NSN/ClCN/LES
creer que la opcion tomada Iue elegida libremente y
'de esta Iorma, el sinoptico sirve, como sirvio el pa-
noptico en su momento, de dispositivo de control que
permite interiorizar las relaciones de poder y hacer-
las nuestras, hacerlas propias |.| haciendo del poder
una experiencia incluso individual y privada¨ (Gil,
2004: 141). La globalizacion liberal-economica agu-
diza el sintoma de orIandad. Ya no hay padre a quien
asesinar, los nombres de hombres son sustituidos por
nominaciones empresariales, personas morales que
elevan la inmoralidad de la desesperacion de los sin
nombre, sin tierra, sin trabajo, etcetera. La Iuria se
dirige a un horizonte donde no se sabe quien escu-
chara o se sabe que nadie respondera. Pero si existe la
imagen o serie de imagenes que imponen conductas,
autocontroles, libertad de elegir sobre la propia apa-
riencia, segun se oIerte en el mercado.
Ante el mutismo, los gritos por ayuda se deIorman
en bullicio salvaje. Los consumidores Iallidos, como
los llama Bauman (2007), igual son seducidos, pero
sus tacticas se vuelven ilegales y los oidos ensordeci-
dos por la Iractura institucional, recuperan el sentido
y responden punitivamente. Criminalizacion de la po-
breza. Las burbujas de aislamiento estallan.
PANDILLAS TRANSNACIONALES
La marginacion y exclusion en el capitalismo de con-
sumo se expanden y los sujetos inmersos en la di-
namica del margen estan igualmente expuestos a la
tecnologia del sinoptico, es decir, se les seduce con
las mismas imagenes y al hacerlo se le retira con
mayor vehemencia. La aparicion de pandillas trans-
nacionales, si bien no se explica exclusivamente por
la imposibilidad de habilitar a todos como consumi-
dores competentes (sobre todo pensando en la pan-
dillas centroamericanas, donde las guerras civiles y
los autoritarismos expulsaron grandes contingentes)
si encuentra en el equipamiento del sistema de socie-
dad inundado por el mercado uno de los principales
detonantes. Principalmente la creacion de yermos de
solidaridad social (lo que he llamado burbujas de ais-
lamiento social, para pensar en el hipergueto descrito
por Wacquant |2007|, pero sin el elemento etnico es-
pecifco) ante la derrota del trabajo Irente al capital.
El contacto que el Estado tiene con estos lugares mar-
ginales es mediante la policia y la carcel.
La accion puramente penal esta Iuertemente ligada
a la produccion de Ienomenos violentos como pan-
dillas transnacionales. Las migraciones coaccionadas
por el sistema economico Iabrican esIeras de aisla-
miento social (hiperguetos) y con la criminalizacion,
con la desciudadanizacion (disminucion gradual o, de
plano, eliminacion de derechos politicos-ciudadanos)
como principal herramienta institucional en el pro-
yecto del capitalismo de consumo, torna cada vez
mas acido y corrosivo el actuar de las pandillas trans-
nacionales, desactivando las posibilidades de que los
lazos sociales ahi construidos sean constituyentes de
Iactor de cambio social, en terminos, no de emancipa-
cion, sino de contencion de los eIectos devastadores
de las relaciones de poder actuales.
Como sucede en el triangulo norte de Centroa-
merica, donde las leyes represivas llenaron carceles
con pandilleros, lo que posibilito una estructuracion
de las pandillas que los capacito para organizarse y
tomar decisiones como grupo. Una re-estratifcacion
Iorzada por la mano dura. A partir de esto, la pandilla
logro establecer una relacion economica criminal con
su entorno inmediato, pero no necesariamente una red
internacional de crimen organizado. Lo 'transnacio-
nal¨ de las pandillas esta en el 'plano de lo simbolico,
es decir, a la reproduccion de la cultura pandilleril
de las maras de origen caliIorniano, cultura que se
pone de manifesto en el uso de ciertos tatuajes, vesti-
menta, graftis, simbologia escrita, lenguaje corporal,
entre otros¨ (Santamaria, s/I: 104), y no en una red
de comunicaciones y mandos que tenga como central
Los Angeles o alguna otra ciudad en Estados Unidos.
Incluso, debido a las politicas de mano dura estos
elementos simbolicos que designan pertenencia a la
pandilla (al barrio extendido mas alla de lo geogra-
fco) se han ido atemperando, introduciendo a los
pandilleros en una clandestinidad que se suma a la
marginacion y la exclusion, obligandolos a imple-
mentar normas rigidas en el interior de la pandilla
como mecanismo de supervivencia, pues, 'las señas
de identidad y la estetica tipica del marero, carac-
terizada por tatuajes distintivos en el rostro y en
el cuerpo o el uso de una vestimenta especifca, se
vuelven sumamente costosas y arriesgadas Irente a
politicas de combate que justamente tienden a cri-
minalizar todo aquel rasgo que vincule a los jovenes
con las pandillas¨ (Santamaria, s/I: 106).
Retomemos los argumentos de Sullivan (2008) so-
bre la Iormacion de las pandillas transnacionales:
La atraccion de la vida pandillera es un aspecto de los ba-
rrios mas pobres y la Ialta de oportunidades en la economia
globalizada. Es ademas exagerada por el poder global de los
medios de comunicaciones e inIormaticos. 'Pandillas calle-
jeras crean sistemas de redes sociales. Tales redes depen-
den del crimen para fnanciar lo que es esencialmente una
Iorma de vida que permite a los jovenes sobrevivir en un
DK
.-0$)-!//l HUGC CÉS/F MCFENC HEFNÁNDEZ
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
mundo donde existen oportunidades limitadas, una carencia
de presencia paternal y maternal y poca esperanza de una
vida mejor¨. Se puede encontrar esta necesidad a traves de
las regiones donde las maras y sus 'colegas¨ forecen. Un
resultado de esta unifcacion social criminal en redes en la
expansion de normas criminales y, en Iorma creciente, de la
impunidad y la barbarizacion del conficto criminal.
La observacion es clara. Para recuperar la metaIora,
los intersticios de los lugares sociales, cada vez me-
nos lugares y mas espacios, se ensanchan y se movi-
lizan con los desarrapados. El problema no visto o no
abordado es que producen esos no-lugares, esas bur-
bujas de aislamiento siempre en expansion y siempre
en explosion, pues por mas que se aislen del resto de
la 'sociedad¨ son engranes de la maquina social. Tie-
nen usos politicos, usos economicos y se convierten
en puntales de estrategias de poder.
Las pandillas transnacionales, de tercera gene-
racion, segun la clasifcacion hecha por Sullivan
(1997, 2008, 2009), Manwaring (2005, 2008) y otros
(Bunker, 1996; Breve, 2007; Franco, 2007), o maras
son chirridos ominosos de la maquina social capita-
lista Iuncionando. Subproducto de dicho Iunciona-
miento. En ellas se observa desnuda la vocacion des-
territorializante del capitalismo: jovenes y Iamilias
desterritorializadas, en el caso de El Salvador es la
guerra civil, pero no unicamente es coaccion belica.
Esta el viaje a Los Angeles impelido por el temor a
la conscripcion Iorzada, pero la Pandilla 18 ya estaba
ahi, Iormada por jovenes expulsados o hijos de ex-
pulsados por la economia. Desterritorializados para
buscar reterritorializaciones propias. Lo consiguen
con las pandillas que a su vez son reterritorializadas
por los aparatos policiales y deportados, desterritoria-
lizados nuevamente. En ese exceso, la pandilla rasga
la membrana en explosion demografca y geografca.
Es claro que la violencia desatada por las pandillas
transnacionales no se vertebra por el delito, lo cual no
signifca que no lo cometan. La violencia pandillera se
articula Ierozmente por la guerra entre ellas, la Mara
Salvatrucha 13 y la Pandilla 18 son enemigos morta-
les. En una especie de arcano se ha perdido el origen
del odio, pero este sigue Iresco como sangre de herida
recien abierta. Perea Restrepo (2006: 49) observa so-
bre esta violencia: 'Huelga decir que la deportacion
no Iue su unico origen, en su conIormacion contri-
buyeron tanto los recien deportados como la expe-
riencia pandillera propia existente de años atras; mas
la importacion de los modos aprendidos en el norte,
incubados en la tragedia que enIrenta el inmigrante
que llega al mundo desarrollado en condiciones mas
que precarias, sembro y proyecto la proverbial guerra
entre la mara Salvatrucha y el barrio 18¨. En la deste-
rritorializacion los jovenes pandilleros crean reterri-
torializaciones y recodifcaciones que los aislan, pero
ya no en burbujas, sino en explosiones corrosivas. La
violencia pandillera tiene un uso: espanta. Es utiliza-
da para reIorzar las burbujas de aislamiento y si las
tacticas de los sometidos se hacen mas flosas, dichos
flos seran usados para disociar.
El aislamiento es tambien reaccion por parte de los
marginados, reIuerzan su situacion marginada con la
agrupacion, como una estrategia de supervivencia en
y desde el margen. La pandilla no se considera parte
de la sociedad. Varios pandilleros afrman que el uso
de la palabra codigo tiene uso politico para crear el
imaginario de ente militarizado, como si se tratara de
una Iuerza insurgente, cuando en realidad estan al mar-
gen y son incluidos solo a partir de la criminalizacion
(que no de la ley y el derecho, sino de leyes Iorjadas
a partir de una lectura del derecho). Este aislamiento
es tambien observable en la defnicion del 'resto de
la sociedad¨ como civil: todo aquel no pandillero se
defne como civil. En su explosividad, los flamentos
no consiguen conectar con otros y los otros temen y
reaccionan, organizando violencia de control. La Of-
cina de Washington para America Latina (WOLA), en
su inIorme especial de 2006, abunda sobre la reaccion
Irente al espanto a traves de operaciones civiles (en
el juego doble de la palabra, pues no son agentes del
Estado) de limpieza social, es decir, ejecuciones ex-
trajudiciales (WOLA; 2006: 17). La violencia se le-
vanta en espiral. Los contrapoderes que coagulan ahi
se enIrentan buscando sobrevivir y el encontronazo es
revirado por la maquina social, reterritorializado con
mayor violencia, con mayor espanto.
La relacion con 'el resto de la sociedad¨ por parte
de los pandilleros es de abandono, en el sentido que le
da Agamben (2003), es decir, estan alejados, dejados
pero señalados por el bando legal, convertidos en ob-
jetivo fjo y receptaculo de terrores sociales, tinta para
escribir los rasgos que Iormulan un 'panico moral¨.
Ellos lo saben asi, pero no por la pandilla o no por estar
en la pandilla, sino por su 'condicion¨ social exclui-
da (migrantes ilegales, deportados criminales, pobres
guetifcados, desorganizados). El Estado, la sociedad
son el gran Otro, demasiado lejano, para coagularse
crean ese otro inmediato, la otra pandilla, el enemigo
mortal que los rostrifca, ya sea en el tatuaje, con el ba-
rrio manchando el cuerpo cual arista flosa que conecta
y hace comunidad o con el lenguaje o la vestimenta.
DO
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! F/NDlLL/S IF/NSN/ClCN/LES
Hay una exclusion de doble cuño: por un lado, la
exclusion social producto del modo de produccion
del capitalismo de consumo. Exclusion normal se-
gun las ideologias liberales, reIorzadas por un saber-
poder prestigiado por explicaciones consecuentes al
mercado: libertad de elegir. En el democratico ejer-
cicio de la libertad de eleccion, los pandilleros eli-
gen sobre-excluirse, colocarse Iuera de la sociedad,
de manera desviada y asesina. Entonces el aparato
de sobre-inclusion asume su eleccion como anuencia
para ejecutar estrategias de eliminacion: criminaliza-
cion como Irente primordial de relacion: deshumani-
zacion al disminuir ciudadania: nuda vida, pura vida,
pura carne sin cualidades.
En apariencia, se individualiza el castigo, se res-
tringe el espectaculo, se generan nuevos espectaculos
y el espectador ya no esta codo a codo con otro espec-
tador sino en el soIa Irente al televisor, conIort bur-
gues, oasis mentiroso de tranquilidad. Se enemista a
los resistentes Irontales con los resistentes corporales.
El asesino negro solo es negro, pero es mas asesino
que negro, el trafcante latino solo es latino pero es
mas trafcante que latino, y asi hasta descubrir que las
llamadas minorias etnicas tienden al crimen, pero es
el crimen lo que legalmente se castiga, aunque corpo-
ralmente se envie un mensaje de exclusion, de mons-
truosidad. En esta monstruosidad esta la pandilla
como colectivo, como Iorma desviada de agregacion
de individuos que en la busqueda de construirse un
entorno capaz de disminuir la hostilidad del exterior,
no solo constituyen una Iuerza de consumidores Ia-
llidos que acceden a los productos ilegalmente, sino
que abandonan, mediante la libre eleccion, el camino
de la individualidad: una banda de vagabundos ham-
brientos de alta peligrosidad. Y el sistema no tiene
otra Iorma para 'reinsertarlos¨ salvo la carcel.
John P. Sullivan (2008), otra vez, es vocero de
las alturas:
Las pandillas reinan cuando los instrumentos del control
social son debiles o no existen. Las empresas criminales
tradicionales, incluyendo las pandillas, no buscaron desafar
al estado; de lo contrario explotaron la corrupcion y la in-
fuencia politica para avanzar aun mas sus actividades. Esto
parece haber cambiado a medida que una nueva serie de
gangsteres transnacionales explotan las economias alternati-
vas, la ausencia de estados eIectivos y la corrupcion endemi-
ca. Louise Shellyer observa que 'los grupos criminales mas
recientes no tienen interes en un estado seguro¨. Fomentan
y explotan las quejas que existen a nivel local y mediante la
globalizacion del conficto maniobran para capturar lucro.
Estas dinamicas tienen resultados particularmente impresio-
nantes en las 'ciudades globales¨ y centros subnacionales o
Ironterizos o en las zonas sin leyes. Tales zonas pueden ser
halladas en los barrios, las favelas, los ghettos y los barrios
empobrecidos en general de las ciudades globales; en los
centros rurales o Ironterizos asi como en los pueblos urba-
nos (desakotas) en donde el desarrollo ha borrado la distin-
cion entre lo urbano y lo rural, el centro y la periIeria.
Segun el 'imaginario¨ que diseña las intervenciones
del Estado posmoderno-punitivo, las burbujas de ais-
lamiento son receptaculos de sujetos alterados por
decisiones propias. La alteracion, se entiende, es pro-
ducto de una mala toma de decisiones que rostrifca a
los sujetos esIericos con Iaz monstruosa y los exclu-
ye. Retomemos al sistema de sociedad luhmanniano,
donde las subjetividades hombre, persona, individuo
o individualidad son entorno, estan Iuera como limi-
te comunicante, solo el sujeto esIerico puede caber en
ese entramado teorico, pues en su ensimismamiento,
la exterioridad solo ejerce 'irritaciones¨. Cuando un
sujeto no responde adecuadamente, entonces se supo-
ne que ha elegido el lado oscuro como eje de accion
en el sistema social. Asi, los guetos, Iavelas o villas
miseria no son mas que el medio ambiente propicio,
con cualidades magneticas, donde la 'maldad se rea-
liza¨, sobre todo por Ialta de control (autocontrol).
Las burbujas de aislamiento social no son lugar pro-
picio para la consolidacion de solidaridades o capital
social capaz de permitir sobrevivir a sus habitantes, el
mismo impulso gubernamental, apoyando el devenir
consumista de la posmodernidad, les produce como
reservorios donde se echa a la poblacion excedente,
esa que no sirve para consumir y esta excluida de
los mercados laborales pero es usada para legitimar
estrategias de segregacion social, son la creacion de
panicos morales, terrores acongojantes y llamadas de
auxilio clamando por seguridad. En esos submundos
las pandillas surgen como salvavidas en un mar sin
costas. Los jovenes se agrupan para sobrevivir segun
su medio ambiente. Si no hay mas solidaridades, en
esas zonas donde la solidaridad puede ser la diIe-
rencia entre continuar o sucumbir a la inanicion, la
pandilla, ademas de proveer lealtad, oIrece poder y
respeto, el cual debe ser reafrmado dia a dia.
En muchos casos los pandilleros especialmente mareros
son en realidad 'niños soldados urbanos¨ |.| 'niños y
jovenes empleados o de otra Iorma participando en la vio-
lencia armada organizada en donde son elementos de la es-
tructura de comando y poder sobre un territorio, poblacion
local o recursos. Los grupos armados organizados incluyen
las pandillas callejeras institucionalizadas, maras, Iacciones
IP
.-0$)-!//l HUGC CÉS/F MCFENC HEFNÁNDEZ
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
de drogas, milicias etnicas, vigilantes y hasta grupos para-
militares actuando en escenarios de no guerra¨. Como tales,
este nivel de violencia de pandillas de tercera generacion
llega a ser una insurgencia criminal que desaIia la legitimi-
dad de las Iunciones estatales y del imperio de la ley. Los
niños son los que ejecutan estas insurgencias pandilleras
(Sullivan, 2008).
La respuesta biopolitica a las pandillas transnaciona-
les es una recurrencia a los origenes del Ienomeno,
es decir, se oculta retoricamente como la organizacion
actual del capitalismo global, al romper con Iormas
institucionales (Estado de bienestar) y abrir Ironteras
al mercado y restringir el libre transito humano, de-
tona la creacion de burbujas de aislamiento sociales
y permite la aparicion de solidaridades comunitarias
corrosivas, constituyentes de contrapoderes que a su
vez son reutilizadas como marcos de legitimacion de
actividades de segregacion extrema, como la desciu-
dadanizacion, produccion de nuda vida y discursos
biopoliticos de seguridad. Y asi Iomentar la sociedad
de control. La policia como el elemento gubernamen-
tal mas cercano a los gobernados, quienes, asustados,
claman por mayor seguridad, por ser deIendidos de los
monstruos, cerrando la pinza biopolitica y aceitando
la marcha de la maquina capitalista de consumo.
A MANERA DE CONCLUSION
La estrategia de criminalizacion mediante la asimila-
cion de pandillas transnacionales a organizaciones de
crimen organizado, ademas de absolutizar al sujeto en
la molaridad del criminal como ultima Iuncion del Es-
tado en terminos de seguridad, defniendo al criminal
como entidad absoluta, desnudandolo sociologica-
mente (Wacquant, 2001) y llenandolo con un 'vacio¨
de superindividualizacion (el culpable por si mismo)
proIundiza la voluntad de estar contra un movimiento
de ir en contra. Asi, la estrategia del Estado penal ge-
nera la resistencia en aquello que pretende desactivar.
Permite la reterritorializacion en Iorma de pandillas
transnacionales que son explosion de las presiones del
sistema de sociedad en el ambito del capitalismo de
consumo. La violencia del Estado penal a traves de la
criminalizacion se cristaliza en una violencia criminal
por parte de jovenes desarraigados por la licueIaccion
de los entendidos sociales, desde el trabajo (salario)
hasta el desarrollo (nacion). Se produce una deriva
social solo desarticulable a traves de la coagulacion
de colectivos tribales, barbaros que usan la violencia
dirigida desde arriba en una horizontalidad que crea
estado de violencia extrema, capaz de transgredir el
limite de las beligerancias entre pandillas para exten-
derlas a niveles territoriales que no conocen Ironteras
politicas, actuando como correlato del mercado, res-
pondiendo a la violencia del mercado con una violen-
cia que se mercantiliza en el espectaculo y se usa en
lo politico a manera de producto.
REFERENCIAS
Agamben, G. (2004), Estado de excepcion. Homo sa-
cer II, 1, Valencia, Pre-Textos.
Agamben, G. (2003), Homo sacer. El poder soberano
v la nuda vida, Valencia, Pre-Textos.
Agamben, G. (2002), Lo que queda de Auschwit:.
El archivo v el testigo. Homo sacer III, Valencia,
Pre-Textos.
Bauman, Z. (1999), Globali:acion, consecuencias
humanas, Mexico, FCE.
Bauman, Z. (2007), Jida de consumo, Mexico, FCE.
Breve, F. (2007), 'The Maras: A Menace to the Ame-
ricas¨, Militarv Review, vol. 87, num. 4, julio-
agosto, en: http://fndarticles.com/p/articles/mi¸
m0PBZ/is¸4¸87/ai¸n27310616/
Bunker, R. J. (1996), 'Street Gangs-Future Parami-
litary Groups?¨, The Police Chief, vol. 63, num.
6, junio.
Deleuze, G. (2005), Derrames. Entre el capitalismo v
la esqui:ofrenia, Buenos Aires, Cactus.
Franco, C. (2007), 'The MS-13 and 18th Street Gangs:
Emerging Transnational Gang Threats?¨, CRS Re-
port Ior Congress, Washington, Congressional Re-
search Service (RL34233), 2 de noviembre.
Gil, Rodriguez E. P. (2004), Ultraindividualismo v
simulacro en el nuevo orden mundial. reßexiones
sobre la sufecion v la subfetividad, Barcelona, Te-
sis de Doctorado en psicologia social, Facultat de
Psicologia-Universitat Autonoma de Barcelona.
Manwaring, M. G. (2008), 'La soberania bajo asedio.
Las pandillas y otras organizaciones criminales en
Centroamerica y en Mexico¨, Air & Space Power
Journal Español, segundo trimestre, en: http://
www.airpower.maxwell.aI.mil/apjinternational/
apj-s/2008/2tri08/manwaring.htm |recuperado el
4 de Iebrero de 2010|.
Marramao, G. (2006), Pasafe a Occidente. Filosofia
v globali:acion, Buenos Aires, Katz.
Santamaria Balmaceda, G. (S/F), 'Maras y pandillas:
limites de su transnacionalidad¨, Revista mexicana
de politica exterior, num. 81, en: http://portal.sre.
gob.mx/imr/popups/articleswindow.php?id÷169
|recuperado el 29 de octubre de 2011|.
Perea Restrepo, C. M. (2006), 'Pandillas en Mexico.
IE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! F/NDlLL/S IF/NSN/ClCN/LES
InIorme de investigacion¨, Red transnacional de
analisis sobre maras y pandillas, 14 de noviembre.
Sullivan, J. P. (2009), 'Future Confict: Criminal In-
surgencies, Gangs and Intelligence¨, Small Wars
Foundation, en: smallwarsjournal.com |recupera-
do el 23 de agosto de 2010|.
Sullivan, J. P. (2008), 'Pandillas transnacionales. El
impacto de las pandillas de la tercera generacion
en America central¨, Air & Space Power Jour-
nal Español, segundo trimestre, en: http://www.
airpower.maxwell.aI.mil/apjinternational/apj-
s/2008/2tri08/sullivan.htm |recuperado el 4 de Ie-
brero de 2010|.
Sullivan, J. P. (1997), 'Third Generation Street Gangs:
TurI, Cartels and Netwarriors¨, Crime & Justice
International, vol. 13, num. 9, octubre-noviembre.
Trasher, F. (1973), The Gang. a Studv of Chicago of
1313 gangs in Chicago, Chicago, The University
oI Chicago Press.
Wacquant, L. (2008), Las carceles de la miseria, Bue-
nos Aires, Manantial.
Wacquant, L. (2007), Los condenados de la ciudad.
Gueto, periferias v Estado, Buenos Aires, Siglo
XXI Editores.
Wacquant, L. (2001), Parias urbanos. Marginalidad
en la ciudad a comien:os del milenio, Buenos Ai-
res, Manantial.
WOLA (2006), Pandillas fuveniles en Centroameri-
ca. cuestiones relativas a los derechos humanos,
la labor policial efectiva v la prevencion. Un In-
forme Especial de WOLA, octubre, en: http://www.
alIonsozambrano.com/bandas¸pandillas/181009/
bjp-pandillas¸centroamerica.pdI |recuperado 12
de mayo de 2010|.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
IG
"NOSOTROS NO MIGRAMOS POR BILLETE".
Jóvenes colombianos
EN MIGRACIÕN, CONFLICTO ARMADO Y VIOLENCIAS
!"#3"&!"#+"#$)"&09;-B-##$
*
Me parece que si, que aqui tenemos el pais en chiquito
Consuelo, una tarde de 2007 en Madrid.
*
ProIesora en la Facultad de Psicologia de la Pontifcia Universidad Ja-
veriana, Bogota, Colombia. Fundadora del Grupo Interdisciplinario de
Investigador¸s Migrantes (GIIM).
MIRADAS SESGADAS,
INVISIBILIZACION ASEGURADA
A
lgunas investigaciones llevadas a cabo con la
poblacion migrante internacional en Colombia,
nos muestran como esta se ha ido confgurando
de manera heterogenea a traves de distintos vectores:
motivos de la migracion, regiones de procedencia y
destino, clase socioeconomica, genero, generacion, ni-
vel de estudios, etnia, entre otros. Esta diversidad no
permite generalizaciones, en tanto infuye signifcativa-
mente en los procesos de incorporacion en las socieda-
des de llegada de los migrantes y en los vinculos que
siguen estableciendo y manteniendo con sus sociedades
de origen. Lo que hace que Colombia sea tan diversa al
exterior como en su interior (Echeverri, 2010).
Sin embargo, no es extraño observar la manera en
que el discurso academico, publico y publicado sigue
circunscribiendo la migracion colombiana como pre-
dominantemente economica, enIatizando que los y
las colombianas migran tras la busqueda de contextos
economicos mas Iavorables y seguros, huyendo prin-
cipalmente de la crisis economica y las altas tasas de
desempleo (Garay y Medina, 2007; Ardila, 2007). Asi,
los principales temas de investigacion en migraciones
que destacan para la poblacion colombiana por parte
de diIerentes entes como el Banco Interamericano de
Desarrollo, el gobierno colombiano, la Organizacion
Internacional para las Migraciones (OIM) y y la re-
fexion academica, se referen con marcado enIasis al
eIecto de las remesas y la perdida del capital humano
para el pais (Sanabria, 2008). Se destaca la vision eco-
nomicista que sigue imperando en las teorias migra-
torias, que excluyen e invisibilizan en algunos casos
a los reIugiados o asilados politicos, a los que salen a
aventurar, a estudiar, o a aquellos, como el caso de los
y las jovenes que migran en procesos de migracion Ia-
miliar. Sin embargo, las evidencias muestran que otros
Iactores estan jugando de manera determinante en la
migracion de una parte importante de la poblacion co-
lombiana, como son los motivos de seguridad relacio-
nados con el conficto armado interno, la persecucion y
la incertidumbre politica generadas por la agudizacion
de una guerra irregular que lleva ya mas de cuatro de-
cadas (Cardenas y Mejia, 2006; Guarnizo, 2008).
El sesgo se reIuerza cuando a las miradas econo-
micistas les sumamos las imagenes adultocentristas
sobre el modelo de Iamilia patriarcal y tradicional,
donde el poder se centra en el vertice mas alto de la
jerarquia, esto es, en los adultos (padres, madres, cui-
dadores), invisibilizando a otros actores sociales que
tambien componen, confguran y construyen: los ni-
ños, niñas y jovenes en migracion (Echeverri, 2011).
1
En este sentido, el articulo tiene como objetivo
analizar las circunstancias migratorias de la poblacion
1
Se plantea el concepto niños, niñas o jovenes en migracion basada en el
concepto 'menores en la migracion¨ propuesto por Suarez, que permite
englobar de una Iorma amplia, pero rigurosa un conjunto de Ienomenos
muy diversos: jovenes que viajan por si mismos de Iorma autonoma o
como parte de una migracion Iamiliar, jovenes que se reagrupan con su
Iamilia en destino, aquellos que teniendo como reIerencia vital unos pa-
dres emigrantes, se han quedado a cargo de los Iamiliares en el lugar de
origen (Suarez, 2006:18-19). A ellos y ellas debemos agregar los niños,
niñas y jovenes que regresan a sus paises de origen.
IH
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! ¨NCSCIFCS NC MlGF/MCS FCF 8lLLEIE"
joven colombiana en España, y distinguir la Iorma
en que la guerra y la violencia en Colombia infuye y
determinan los movimientos migratorios y las trayec-
torias vitales de miles de niños, niñas y jovenes co-
lombianas que viven mas alla de las Ironteras. Aunque
algunos discursos intentan minimizar la relacion entre
migracion internacional y violencia en Colombia, los
jovenes migrantes colombianos en España nos narran
historias que muestran como este vinculo esta deter-
minando las trayectorias vitales de los jovenes colom-
bianos, en cualquier lado de la Irontera.
CONFLICTO ARMADO Y VIOLENCIA:
MARCAS DEL CONTEXTO
COLOMBIANO DE MIGRACION
Diversos Iactores de las sociedades de origen y destino
en su transIormacion e interrelacion estan marcando la
toma de decision sobre la movilidad y los proyectos de
vida para los jovenes colombianos y sus Iamilias. Si-
guiendo a Garay y Medina (2007), Colombia no esca-
pa a los problemas estructurales que caracterizan a gran
parte de la region latinoamericana: politicas neoliberales
y planes de ajuste estructural, que desde la decada de los
ochenta impactaron el desarrollo de la region, deterioran-
do la economia nacional y produciendo entre otras, un
alto crecimiento de trabajo inIormal y desempleo, que se
combinan con altos niveles de desigualdad en la distri-
bucion de los ingresos, que se reproducen intergenera-
cionalmente.
En intimo vinculo con los Iactores economicos estructu-
rales, Colombia enIrenta desde hace mas de cuatro de-
cadas un conficto armado y una guerra que permea la
vida cotidiana de todos sus habitantes. La generalizacion
y proliIeracion de las violencias comun, de la droga, po-
litica, siguen creando un ambiente de inseguridad e in-
certidumbre en el que la migracion es una salida viable y
hasta recomendable para amplios sectores de la sociedad
(Guarnizo, 2006b; Cruz y Gonzalez, 2008).
El conficto en Colombia se remonta al siglo XIX,
en el marco de las conIrontaciones entre los partidos
politicos tradicionales Liberal y Conservador, que
se hicieron mas Iuertes durante la Guerra de los Mil
Dias, dando paso a un largo periodo de violencia, co-
nocido como 'La violencia¨ (1946 a 1965). Un con-
ficto que a partir de la decada de los setenta y princi-
pios de los ochenta se expresa en la expansion de la
insurgencia
2
y la consolidacion del paramilitarismo,
3

2
La lucha de las organizaciones guerrilleras colombianas: Fuerzas Ar-
madas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejercito de Liberacion
Nacional (ELN), Movimiento 19 de Abril (M19), Ejercito Popular de
Liberacion (EPL), Quintin Lame, entre otras.
3
A partir de la decada de los setenta se constituyen grupos armados al
margen de la ley con el fn de combatir a los grupos armados de extrema
y se agudiza por la presencia de multiples actores,
expansion de grupos armados ilegales y diversos Ie-
nomenos asociados como el narcotrafco (Garay y
Medina, 2007).
El recrudecimiento del conficto a fnales de los
setenta y principios de los ochenta estuvo asociado al
despegue de la economia de la droga, que se constituye
por una parte en el potenciador mas importante de los
antiguos problemas del pais: ausencia de directrices po-
liticas, burocratizacion, clientelismo, corrupcion, inesta-
bilidad institucional, crisis de la administracion de la jus-
ticia, desequilibrio de las clases y un debilitamiento de
la economia. Por otra parte, se ha dado a Colombia y a
los colombianos una trascendencia a nivel internacional,
donde los imaginarios y estigmas generalizados sobre la
vinculacion de su poblacion al narcotrafco, genera un
rompimiento de las relaciones entre los connacionales
migrantes, que Iragmenta las relaciones con base en la
desconfanza generada entre unos y otros.
4
La marcada degradacion del conficto colombia-
no, en el cual los diversos actores armados guerri-
lla, paramilitares, autodeIensas, ejercitos privados del
narcotrafco dirigen sus acciones contra los civiles
en procura del control en regiones de alto valor estra-
tegico cultivos ilicitos, explotacion minera, recursos
naturales como el agua, proyectos de inIraestructura,
territorios con posiciones geoestrategicas privilegia-
das han desencadenado un desplazamiento Iorzado
de la poblacion colombiana sin precedentes, y un
proceso de repoblamiento de localidades y regiones.
Se suma a esto la urbanizacion del conficto, donde
los centros urbanos nacionales son recorridos por la
expresion de multiples violencias, proveniente de di-
versos actores del conficto, en el cual los jovenes son
izquierda guerrillas. Sin embargo, es a inicios de los ochenta cuando
surge un paramilitarismo que responde a la extension de los ejercitos pri-
vados de los que disponen las industrias ilegales narcotrafco, comercio
de esmeraldas que en los noventa se unen y conIorman las Autode-
Iensas Unidas de Colombia (AUC), organizacion paramilitar creada en
1997. En la esIera del paramilitarismo en Colombia han actuado agentes
del Estado policias, militares, representantes politicos y de diversos
sectores de la sociedad, donde el proceso de la 'parapolitica¨ politi-
cos colombianos con nexos con grupos paramilitares es noticia diaria
en el ambito nacional. El paramilitarismo en Colombia ha sido explicado
desde diversas posiciones: autodeIensas Irente a las guerrillas, estrate-
gias de sectores dominantes para el desarrollo de proyectos de inIraes-
tructura, seguridad de las zonas ganaderas o de territorios que implican
un interes economico signifcativo, entre otros. Algunas investigaciones
dan cuenta de la consolidacion de la estructura paramilitar en Colombia,
su insercion en la sociedad y la participacion en la politica (Garcia-Peña,
2005; Pizarro Leongomez, 2004).
4
Algunas investigaciones señalan los niveles de desconfanza mutua
entre los inmigrantes colombianos que provienen principalmente de la
inseguridad que se vive en el pais y la sombra del comercio de las drogas
(Guarnizo y Diaz, 1999). Raramente los colombianos se constituyen en
comunidades unidas estando dispersos en grandes areas metropolitanas
(Guarnizo, Portes y Haller, 2003).
ID
.-0$)-!//l M/Fl/ M/FG/FlI/ ECHEVEFFl
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
sujetos de vulneracion por excelencia.
5
El panorama respecto a la vulnerabilidad de los ni-
ños, niñas y jovenes por el conficto armado y la vio-
lencia, no es menos alarmante. La esperanza de vida
no ha aumentando en razon de la calidad de vida y la
violencia: los homicidios y accidentes de transito son
las principales causas de mortalidad de niños mayo-
res de cinco años, adolescentes y jovenes, que segun
el DANE aIecta de manera acuciante a los hombres.
El fn de la guerra y la violencia cotidiana permitiria a
muchos hombres superar la adolescencia y aumentar
su esperanza de vida (Bonilla, 2004: 6).
A pesar de la ratifcacion de Colombia del Protoco-
lo Facultativo de la Convencion de los Derechos del
Niño relativo a su participacion en los confictos ar-
mados que prohibe el reclutamiento obligatorio o la
utilizacion en hostilidades de niños y niñas menores
de 18 años en las Iuerzas armadas estatales y no estata-
les, en el pais esta sigue siendo una situacion que cada
dia cobra mas victimas. Aunque no hay ciIras exactas,
algunos organismos reportan la vinculacion de esta po-
blacion a los grupos armados.
6
El reclutamiento de niños esta estrechamente rela-
cionado con el desplazamiento interno, en tanto es uno
de los medios que encuentran las Iamilias para evitar
que sus hijos sean reclutados. Los niños son reclutados
por las guerrillas, el paramilitarismo e incluso la Iuerza
publica como inIormantes, campaneros, combatientes,
desarrollo de actividades de inteligencia, campañas
civico-militares y en el caso de las niñas como escla-
vas sexuales, siendo las mas vulnerables en casos de
violencia sexual y de genero. Entre los Iactores que
inciden signifcativamente en el reclutamiento de esta
poblacion estan los relacionados con las condiciones
de marginalidad y pobreza, algunas Iamilias envian a
sus hijos a combatir porque no pueden mantenerlos,
5
El inIorme sobre derechos humanos en Colombia (2001) afrma que
los colombianos continuan huyendo de sus casas e incluso de su pais
en cantidades record, enIrentandose al hambre y la enIermedad en sus
esIuerzos desesperados de salvar sus vidas y las de sus Iamilias. La En-
cuesta Continua de Hogares-Modulo Migracion (2003) reporto que de
los 1.5 millones de colombianos con experiencia de migracion interna
reciente en el pais, el 56.7 por ciento son niñas, niños y jovenes, eviden-
ciando el traslado de Iamilias numerosas y enteras en busca de nuevas
oportunidades de trabajo, estudio o de seguridad (Bonilla, 2004).
6
El inIorme La niñe: colombiana en cifras de UNICEF en 2002 reporto
que el numero de niños y jovenes vinculados a grupos armados oscila
entre seis y siete mil. Por su parte Human Rights Watch en el reporte
Aprenderas a no llorar. Niños combatientes en Colombia en 2003, con-
sidero que la ciIra podia llegar a exceder los once mil; mientras que la
Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos
en 2004 hablaba de catorce mil. Se estima que uno de cada cuatro com-
batientes es menor de 18 años y en ocasiones puede llegar al 20 o 30
por ciento en algunas unidades de las guerrillas o el paramilitarismo,
con edades de vinculacion que van entre los 7 y los 17 años (Coalico,
Comision Colombiana de Juristas, 2009).
mientras que muchos otros son reclutados a la Iuerza
(Coalico, Comision Colombiana de Juristas, 2009).
Finalmente, la reconfguracion del orden interna-
cional en el que se inscribe el conficto interno colom-
biano en la ultima decada ha desencadenado nuevas
Iormas de interaccion y confictividades transnacio-
nales. En este marco, la region andina se constituye
en un area estrategica para las operaciones de lucha
contra las drogas y el terrorismo, que se concreta con
el 'Plan Colombia¨ (1999) y la Iniciativa Regional
Andina (IRA) aprobada por el Congreso de Estados
Unidos en 2001. La lucha contra el narcotrafco, las
politicas de liberalizacion economica y comercial
y la cruzada mundial contra el terrorismo, han exa-
cerbado los Iactores de violencia, el deterioro de las
condiciones economicas y sociales de los paises y
cambios de gran trascendencia en los procesos poli-
ticos, economicos, sociales y culturales de los paises
de la region y sus Ironteras, donde el desplazamiento
transIronterizo de colombianos hacia los paises an-
dinos es uno de los resultados (Ahumada y Moreno,
2005; Pizarro Leongomez, 2004).
Algunas ciIras refejan desplazamientos internos e
internacionales de la poblacion colombiana en el mar-
co del conficto armado, la guerra y la violencia en sus
multiples dinamicas: 1) desplazamiento interno Iorza-
do, campo de debate institucional entre las organiza-
ciones no gubernamentales y el Estado colombiano.
Segun CODHES en Colombia entre 1985 y 2004 se
desplazaron un total de 4 628 882 personas, que inte-
gran un promedio de 925 776 Iamilias; mientras el go-
bierno colombiano registra 2 935 878 de personas des-
plazadas entre 1997 y 2008 (El Mundo, 28/04/2009).
El Observatorio del Desplazamiento Interno organis-
mo dependiente del Consejo Noruego de ReIugiados
aseguro en 2007 que en Colombia habia cuatro millo-
nes de desplazados internos, es decir, casi uno de cada
diez ciudadanos, siendo superado solo por Sudan, con
5,8 millones de desplazados internos (InIorme CEAR,
2008);
7
2) reIugiados que cruzan la Irontera a paises
vecinos como Ecuador, donde segun datos de ACNUR
hay aproximadamente 250 000 personas reIugiadas,
procedentes casi todas ellas de Colombia. Sin embar-
go, por la Ialta de inIormacion, el desconocimiento de
las leyes que los amparan, el miedo, la inseguridad y
7
Con relacion a los motivos del desplazamiento Iorzado el estudio de
Garay (2009) muestra que los grupos Iamiliares desplazados incluidos
en el Registro Unico de Poblacion Desplazada (RUPD) reportaron las
amenazas directas como la principal causa (43.7 por ciento), seguida por
las masacres (11.7 por ciento), los asesinatos Iamiliares (11 por ciento),
los combates (10.5 por ciento), los asesinatos de vecinos o amigos (7.4
por ciento), las amenazas indirectas (6.5 por ciento) y el reclutamiento
Iorzado (3.5 por ciento).
II
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! ¨NCSCIFCS NC MlGF/MCS FCF 8lLLEIE"
la desproteccion que suIrieron de su gobierno, solo 45
000 personas se han registrado como reIugiados ante
el gobierno de este pais o la delegacion de ACNUR.
En consecuencia, mas de 200 000 ciudadanos colom-
bianos subsisten en este pais sin proteccion legal y con
enormes difcultades de acceso a los servicios publicos
(InIorme CEAR, 2008); 3) asilados politicos: el nu-
mero de peticiones de asilo de colombianos en Espa-
ña representa un porcentaje signifcativo en el total de
solicitudes de asilo y reIugio que el gobierno español
recibe: en 1999 representaron el 7,15 por ciento del to-
tal de solicitudes de asilo, en 2000 el 17,2 por ciento,
en 2003 el 9,7 por ciento y en 2006 el 43,22 por ciento.
Solicitudes que en su mayoria se resuelven negativa-
mente, donde los expedientes de colombianos no supe-
ran el 10 por ciento de resolucion positiva desde el año
2000 (Sanabria, 2008). Colombia en 2006 es el pais
con mayor numero de solicitantes de asilo en España.
'NOSOTROS NO MIGRAMOS POR BILLETE¨.
MIGRACION JUVENIL COLOMBIANA
Y VIOLENCIA
Los motivos de la migracion no siempre estan tan di-
Ierenciados, son multiples, diversos y operan al mis-
mo tiempo. Sin embargo, a eIectos analiticos algunas
Iormas, entre muchas otras, podrian establecerse para
defnir las motivaciones y comprender las experien-
cias de los jovenes en migracion: Iactores socioecono-
micos y Iactores relacionados con el miedo a la perse-
cucion por motivos politicos, etnicos o de persecucion
religiosa (Suarez Orozco y Suarez Orozco, 2003). Los
jovenes colombianos en España narran que han migra-
do por motivos asociados con diIerentes expresiones
de violencia: politica, delincuencia comun, narcotraf-
co, violencia intraIamiliar, entre otras. Es importante
resaltar que muchos de los jovenes no son asilados o
reIugiados en sentido estricto y no estaban huyendo
de las amenazas de ningun sector del conficto colom-
biano en particular. En sus historias las amenazas pro-
vienen de multiples actores (guerrilla, paramilitares,
narcotrafco). Se trata de una expresion generalizada
de violencia y por tanto una percepcion de inseguridad
que invade la vida de la poblacion colombiana (Urrea
1986). Algo de lo que narraron:
Economicamente si |aIecto para que migraramos| porque
en Colombia como casi no hay trabajo, hay como mucha
pobreza. Y tambien pues la guerra y todo. Por ejemplo en
el pueblo donde yo vivia hay mucha guerrilla, en Santander
de Quilichao, pues alla la guerrilla y los paramilitares man-
tenian mucho por alla y uno pues no podia salir de noche. Si
veian a una chica en la calle a las doce de la noche, pues se
la llevaban a lavar ropa y la devolvian a la madrugada o al
otro dia. Y si la veian con blusas corticas y no les gustaba,
pues le rayaban con un cuchillo el estomago, o |si la veian|
con Ialdas cortas, |le rayaban| las piernas. Porque a ellos no
les gustaba eso. Los paramilitares han matado a mucha gente
en el pueblo y pues uno alla no puede andar libre, ni nada.
Y no solamente ellos, sino tambien muchas partes que a uno
tambien lo roban. Uno sale con unas zapatillas y se las roban
y lo dejan descalzo. Y pues uno no puede tener nada colgado
de oro, porque se le llevan la cabeza (Jessi, migro de 14 años
con su Iamilia, Madrid, 2001).
Diana, joven que llego a Madrid de veintidos años en
1999, nos conto como Iue el narcotrafco y sus ajustes
de cuentas, lo que la llevo a migrar: 'Yo dije: ya la
ultima carta, ya no tengo mama, ya no tengo herma-
nos, ya no tengo nada, pues me voy. Saber que no
va a venir un tipo por detras y que porque yo sepa
cosas, por lo menos de mi Iamilia, y que por eso Iue
que los mataron a todos: a mi mama, a mi papa, a mi
hermano, a todos los mataron a tiros. La ultima Iue mi
mama¨ (Entrevista Diana, Madrid, 2001).
La percepcion de inseguridad tambien Iundamen-
ta la decision de migrar independientemente de su
posicion socioeconomica. Asi lo cuenta una madre
colombiana, de clase media-alta en Colombia, que
migro para brindarle un ambiente mas seguro y tran-
quilo a su hija: '|Me vine| porque estaba aburrida de
estar en Colombia, estaba muy inseguro el ambiente
y como Emilia estaba pequeñita, Emilia mi hija, en-
tonces me aburri de tener que decirle que se cuidara
si algun desconocido le hablaba, la cogia, lo que Iuera
|.| Yo no me vine por Ialta de trabajo sino por inse-
guridad y por la educacion que le estaba dando a Emi-
lia, que era como desde el miedo y por eso me dieron
ganas de irme¨ (Entrevista a Juana, Madrid, 2007).
Las imagenes sobre el origen se transnacionali-
zan. Historias nada prometedoras, vividas por amigos
y Iamiliares: '|.| Yo no he ido pero a mi me han
contado, me ha contado mucha gente que ha ido a
Colombia. Mucha, mucha gente ha ido a Colombia
y ha venido y ha dicho: ¡Dios mio si esta acabado el
pais! Esta acabado, porque tu estas ahi y no lo ves, no
lo notas, porque tu estas ahi siempre. Entonces tu ves
que las cosas no cambian¨ (GD3 jovenes colombia-
nos, Madrid, 2005).
En la indagacion con los jovenes colombianos en
España aparecieron los refejos directos de una recal-
citrante guerra: los hifos v las hifas del exilio. Ellos
no migran, escapan hacia la libertad (Suarez Orozco y
Suarez Orozco, 2003), y responden ante un conficto
que les rompe la vida y se les hace responsables de
una guerra que no les pertenece. No hay tiempo para
IJ
.-0$)-!//l M/Fl/ M/FG/FlI/ ECHEVEFFl
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
pensar, despedirse o prepararse. No hay expectativas,
ni objetivos, simple y llanamente porque no habia
'proyecto¨, ni de ellos, ni de sus padres. Julia, hija de
exiliados que llega a España a los diecinueve años en
2001 contaba:
Yo sabia que salia y no volvia, todo Iue super rapido, Iue
relampago, yo no tuve tiempo de hacerme expectativas, las
expectativas me las hice en el avion, todo se hizo en una
semana, los papeles y demas, mi padre dijo: 'hagan maletas
que se van para Cuba¨. Estuvimos primero cinco meses en
Cuba, pero todo Iue super rapido, sin preguntas, si quieres
ir o no, si estas de acuerdo o no, sin tiempo para imaginarse
nada ni nada. Era el corre, corre, por tu vida. El primer dia
que llegue a España, llegamos en pleno verano a vivir en un
hostal, no entendia nada, no sabia que hacia aqui, no sabia
que iba a hacer aqui, yo estudiaba cine en la universidad,
habia hecho un año |en Colombia|. Llevo dos años aca y no
he podido estudiar. Cuando sali de Colombia no tuve tiempo
de recoger los papeles en el colegio, llegue aqui y la desin-
Iormacion es total: los Iuncionarios no inIorman adecuada-
mente sobre los documentos que debia haber hecho desde
los primeros dias para la homologacion del bachillerato, mi
hermano y yo no teniamos ni idea (GD5 Jovenes colombia-
nos, Madrid, 2003).
Este 'no proyecto migratorio¨, esta salida Iorzada,
determina las relaciones con el origen y pone en ex-
tremo la capacidad de las personas para reconstruirse
en su nuevo espacio. La huida por motivos de per-
secucion impide habitualmente elaborar un proyec-
to migratorio, que al llegar a destino se expresa en
una escasa capacidad de decision, donde su Iuturo
depende de los organismos del pais de destino (InIor-
me CEAR, 2008). Las expectativas se construyen en
medio de la incomprension y el dolor en unas pocas
horas de avion, cuando se dirigen hacia un lugar que
en muchos de los casos no tiene nombre. Asi, lo narro
Luz, hija de exiliados colombianos que llego a España
en el 2000 de catorce años: 'Pues nosotros no habia-
mos planeado nunca venirnos y Iue de repente, por la
situacion de la guerra en Colombia pues amenazaron
a mi papa y tuvimos que salir corriendo. Entonces no
era que tuvieramos un proyecto de venirnos, ni nada.
Fue asi y la llegada aqui Iue dura vinimos sin nada,
sin saber nada, sin tener algo ya concreto |.| Me
preguntaba como seria el pais al que iba a ir, porque
sabia que era Europa, pero no sabia a que pais iba a
emigrar¨ (Entrevista Luz, Madrid, 2007).
Los motivos de la migracion de las Iamilias del
exilio van confgurando una serie de confictos con
una carga psicologica importante, que para los jove-
nes no es nada Iacil negociar. Se combinan rabias,
culpas y dolores, con admiracion e idealizacion sobre
esos padres y madres que no tuvieron mas alternativa
que sacarlos del pais. Lo que otros jovenes reportan
como extrañeza al llegar a España, los hijos del exilio
lo narran como una proIunda depresion que parece no
se tiene en cuenta por los servicios sociales españoles
en el momento en que otorga el estatuto de exiliados
para estas Iamilias: 'M2: La rabia con mi papa es mas
producto de la melancolia y de la tristeza, como el no
querer sentirme triste sino transIormar esa tristeza, y
echarle la madre y que ya con eso me pagara. Pero
realmente la rabia no es con el, lo que esta pasando no
es por culpa de mi padre sino por la banda de sicarios
que estan ahi |en Colombia|. Me da tristeza de sentir-
me sola, no saber para donde coger o a quien pedirle
ayuda cuando se esta enIerma, yo que hago aqui, sola,
sola¨ (Jovenes colombianos, Madrid, 2003).
Al cruzar la Irontera, las expectativas de seguir sus
estudios como lo hacian en Colombia se rompen con-
tra los primeros muros que les aseguran, que a pesar
de tener estatuto de asilo, en ese nuevo pais no son
bienvenidos.
8
Tanto los jovenes como sus padres ya
habian empezado una carrera universitaria en Colom-
bia y su Iuturo se dibujaba con buenas posibilidades.
Al llegar a España, se ven obligados a abandonar sus
estudios, porque o bien la huida no les permite tra-
mitar los documentos que les exigen, o bien el siste-
ma educativo español no les homologa sus estudios
previos. Su llegada al pais de destino esta marcada
por una gran ausencia de servicios sociales, psico-
logicos y materiales, sumado a la gran sensacion y
percepcion de violencia con la cual son recibidos en
el nuevo pais de residencia (Suarez Orozco y Suarez
Orozco, 2003). Asi lo contaron en el grupo de discu-
sion en Madrid en 2003:
Yo estudiaba mercadeo y publicidad, iba a entrar a septi-
mo semestre, ahora despues de tres años estoy en el mismo
punto que estaba en Bogota. Llegue a averiguar como eran
las cosas aca |.| Me presente a la Universidad Compluten-
se pensando que me homologaran algunas asignaturas |.|
Despues de asistir tres meses a clases me enviaron una carta
diciendome que no me podian homologar ninguna asignatu-
ra, porque ninguna de ellas me sumaba los puntos necesarios
para convalidarla, y que esa carrera tenia mucha demanda y
8
'Con la fnalidad de mejorar el proceso de integracion, el ECRE
siglas inglesas del Consejo Europeo de ReIugiados y Exiliados, que
agrupa a mas de 70 organizaciones de deIensa de los reIugiados re-
comienda el reconocimiento en plazos realistas de las cualifcaciones
proIesionales y las titulaciones academicas, el Iomento de la Iormacion
proIesional de estas personas, la promocion de la participacion en la
vida politica y el reconocimiento de los derechos politicos, la reIorma
y simplifcacion del proceso de naturalizacion y doble nacionalidad¨
(InIorme CEAR, 2008: 104).
IF
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! ¨NCSCIFCS NC MlGF/MCS FCF 8lLLEIE"
que ademas de no convalidarme nada no habia plaza para
mi. Entonces nuevamente me toco buscar y termine en la
universidad privada donde estoy, en la que me convalidaron
un año |.| Aqui no se valora lo que hemos hecho alla, la
Iormacion academica aqui es peor |.| tengo que trabajar
muy duro para pagarme la carrera, salgo de la universidad
directamente a trabajar en un bar y trabajar los fnes de se-
mana (Madrid, 2003).
Son niños y jovenes expulsados y despojados del re-
conocimiento social, expectativas y capitales econo-
micos y simbolicos acumulados en el lugar de origen.
Vidas que se deben reconstruir a golpe de resistencia,
ante un pais que los expulso y otro que los recibe,
pero que no los protege del todo.
TRANSNACIONALIZACION DEL CONFLICTO:
MIRADAS DESCONFIADAS,
SOLIDARIDADES ROTAS
Las narrativas de los jovenes colombianos en España
muestran la infuencia de los contextos politicos, eco-
nomicos, sociales y culturales de origen y de destino en
su posicionamiento y trayectorias de vida. Asi, su identi-
fcacion como colombianos trae implicito lo que he de-
nominado 'Iracturas identitarias¨ (Carrasquilla y Eche-
verri, 2003; Echeverri, 2005), es decir, la Iragmentacion
de 'lo colombiano¨ a traves de diIerentes posiciones en
el campo social: clase socioeconomica, nivel educativo,
genero, region de procedencia, etcetera; y una particular
Iragmentacion producida por el sentimiento de 'des-
confanza¨ entre la poblacion colombiana. El conficto
colombiano se transnacionaliza. Aunado a ello estan los
eIectos de un estereotipo dominante de los colombianos
en España, como 'narcotrafcantes¨ o 'sicarios¨, que
produce en el interior de esta poblacion actividades he-
terogeneas, Iragmentadas y diIerenciadas, al igual que
un bajo nivel de asociacionismo. En 2001, una Iuncio-
naria del ayuntamiento de Madrid, colombiana, afrmo:
Yo doy una atencion proIesional, lo mas efcazmente que
puedo, establezco una relacion cercana y empatica, pero
hasta no conocer a una persona a largo plazo no me atreveria
a mantener una relacion mas proIunda con ella. Porque son
tantos los actores del conficto alla como aca en España y tu
no sabes quien es quien |.| De pronto encuentras gente que
ha estado cercana a la guerrilla y dice que viene perseguida
por la guerrilla, cosa que no es cierto, pero que aqui vende.
Cuando llegan, la gente no dice que por los paramilitares,
porque todo el mundo sabe que los militares y los parami-
litares tienen una relacion muy proIunda, que son practica-
mente la misma cosa, entonces no hay la misma seguridad
de decirlo. Eso lo diran personas que vengan con un proyec-
to especifco de derechos humanos y en espacios donde sepa
que no va a correr peligro su vida y que son espacios de con-
fanza (Entrevista mediadora intercultural, Madrid, 2001).
Un joven habla sobre la violencia que se vive y percibe
cotidianamente, como 'parte esencial de la identidad
colombiana¨ que, por generalizada e incomprensible,
se asocia a una especie de gen deIectuoso que se lleva
'en la sangre¨. Esta racionalizacion inconsciente se
relaciona con ciertos comportamientos sociales y con
las 'vergonzosas¨ imagenes e inIormaciones que cir-
culan en España, expresando el temor que produce en
ocasiones reconocerse como colombiano en el nuevo
contexto migratorio.
El conficto en Colombia es tan grave, entonces crea mucha
desconfanza. Que la gente no tiene para comer y que viene a
buscar. Y que como desaIortunadamente hay que ser realistas
tambien. Y las estadisticas muestran que: ¿quien roba joye-
rias? Colombia. ¿Quien trae la droga? Colombia. ¿Quien
mata por, quien se agarra a tiros porque les dijo Ieo? Co-
lombia. Es una psicosis lo que produce. ¿Y si este viene de
Colombia, sera que viene a robar?, ¿sera que viene en plan
de trabajar? Porque yo conozco mucha gente de Colombia
que viene a trabajar y son honrados. Es que parece que tam-
bien llevamos algo en la sangre que es duro, por ejemplo,
decir el nombre del pais, porque uno piensa entonces me van
a asociar con droga, o con algo y me van a deportar. Y sa-
biendo uno que no debe nada, que ha sido correcto. 'Porque
acuerdese que los colombianos¨, es una Irase añadida que
va ahi: 'Los colombianos hay muchos picaros por ahi, tenga
cuidado con eso¨. Que un muerto, que otro muerto. Por que
somos tan violentos, y no piensan que tienen Iamilia ni nada.
La gente ya tiene esa violencia metida y muy duro que salga¨
(Entrevista Juan Carlos, Madrid, 2001).
En el contexto colombiano, la desconfanza y el
miedo han penetrado en las relaciones sociales. 'La
duda¨ acompaña los procesos sociales emprendidos
por las instituciones y se extiende a la vida cotidia-
na hasta penetrar en las relaciones mas privadas e
intimas: 'si lo cogieron es por algo¨, 'si lo mataron
quien sabe que hizo¨, son Irases cotidianas que ex-
presan la desconfanza entre unos y otros. Una mujer
colombiana exiliada nos conto como su madre des-
confaba de ella, cuando recibio las amenazas que la
hicieron huir del pais con sus hijos: 'Y entonces cla-
ro, yo salgo de alli |de Colombia| con muchas incer-
tidumbres porque me encuentro con que mi Iamilia
piensa que yo estoy metida en algo, y bueno en un
momento yo me acuerdo que una vez mi madre me
dice: - ¿Bueno y tu? Yo te creo, pero es que a veces
me da por pensar: ¿Y tu en que es que andas?¨ (En-
trevista Consuelo, Madrid, 2007).
IK
.-0$)-!//l M/Fl/ M/FG/FlI/ ECHEVEFFl
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Uno de los Iactores que explica la Iragmentacion de
las redes de la poblacion colombiana en España, es la
historia de corrupcion y violencia vivida por los jovenes
en Colombia, o en otros casos a traves de la experiencia
de sus padres u otros miembros de su Iamilia, que van
transmitiendo de diversas Iormas que no se puede con-
far en las instituciones publicas, en el sistema de justicia,
en el otro. La transmision del miedo y la desconfanza
recorre las generaciones de las Iamilias colombianas y se
trasnacionaliza en la migracion. Asi lo cuenta Luz desde
Madrid en el año de 2007: 'Si, yo creo que si |hay des-
confanza| |.| Entre los colombianos eso se ve mucho,
bueno no solo dentro de los colombianos, lo que pasa
es que lo de la desconfanza es un tema que no se si a
ti te parece tambien, que tiene que ver con todo nuestro
estado interno, estado no del Estado colombiano, sino de
un estado interno en Colombia de mucha violencia, de
mucha guerra, de no saber por donde es que viene el tiro,
si me lo va a pegar este o aquel¨.
Las identidades se construyen y se recrean, tambien
en terminos de las imagenes que los 'otros generaliza-
dos¨ proyectan sobre el sujeto o grupo social y son Iun-
damentales para el mantenimiento de su realidad subjeti-
va (Berger y Luckman, 1986). Los jovenes colombianos
asumen subjetivamente las imagenes que sobre la pobla-
cion colombiana se generalizan en el contexto español
sobre la base de su origen nacional y en los estigmas que
se asocian a esta pertenencia. Se destacan para el analisis
los trabajos de Retis (2005, 2006a, 2006b), quien analiza
como la esIera publica y la esIera mediatica consolidan
un escenario de representaciones sociales en los contex-
tos migratorios. El seguimiento de las publicaciones dia-
rias a lo largo de 2001 realizado por la autora, comprueba
la sobrerrepresentacion de la 'delincuencia colombiana¨
en desmedro del conjunto de colombianos residentes en
España, donde la vinculacion entre inmigracion colom-
biana y delincuencia se Iue constituyendo en un binomio
constante en el debate social que contribuyo al reIorza-
miento del proceso de criminalizacion de las personas,
pasando desapercibida la presencia de la mayor parte de
los inmigrantes colombianos y su insercion 'normaliza-
da¨ en la vida cotidiana.
9

Asi, la alteridad colombiana esta intimamente ligada
a argumentaciones que provocan el miedo y el rechazo,
9
Las tematizaciones de las noticias en las que aparecen los colombianos
generalmente estaban ligadas a: inmigracion irregular ligada a la vio-
lencia del pais de origen, trafco de drogas, atracos, violencia, ajustes de
cuentas, e inIormaciones sobre Colombia relacionadas con la guerrilla,
la corrupcion y la extrema pobreza, produciendose una especie de meto-
nimia discursiva en el tratamiento de la presencia de los inmigrantes co-
lombianos en España, que empieza por designarlos como 'delincuentes
colombianos¨ para, en algunos casos, llegar a tomar el gentilicio como
sinonimo de delincuentes.
incrementando el temor a la inseguridad ciudadana por la
presencia de esta poblacion en España (Retis, 2007: 73).
Los y las jovenes de origen colombiano asi lo perciben:
'Pues si, la verdad es que las organizaciones no se, tienen
sus malas cosas con nosotros |.| con los colombianos
tienen su obsesion. La policia mas que todo, una de las
cosas por las que me ha tocado a mi pasar, es el enIren-
tarme con ellos, estar adentro en el calabozo y ellos di-
ciendome que porque soy colombiano entonces tengo
que tener droga, una navaja o algo asi, solamente con el
simple hecho de ser colombiano¨ (Jovenes colombianos,
Madrid, 2003).
Este proceso genera un elevado nivel de Iragmen-
tacion social que impide la Iormacion de asociaciones
transnacionales economicas, politicas y sociocultura-
les, e impide tambien el asociacionismo de la pobla-
cion de origen colombiano. Estigmas que debilitan
sus vinculos y socavan a paso lento pero frme, los
lazos de solidaridad que pudieran sostener alrededor
de su identifcacion nacional.
RETORNOS CON MARCAS DE GENERO
El conficto armado interno, las violencias y la in-
seguridad en Colombia interviene en la decision de
migrar, pero sobre todo en no desear retornar, espe-
cialmente para las mujeres (Echeverri, 2010). Los lu-
gares y territorios no son simples recipientes Iisicos
o contextos para la accion. La relacion que se esta-
blece entre individuos y lugares 'tiene que ver con
los modos en que los individuos toman conciencia
de su presencia en el ambiente que les rodea, de los
modos como el lugar nos dirige y estabiliza, nos me-
morializa e identifca para decirnos quienes somos
en terminos del donde estamos y tambien del donde
no estamos |.| El sentido del lugar es una expresion
metaIorica para pensar las identidades y las perte-
nencias¨ (Riaño, 2000: 29-32).
El nuevo territorio se convierte para las jovenes
colombianas en un lugar estrategico donde saben que
se puede tener cierta movilidad (Riaño, 2000). Estos
nuevos espacios habitados que en el pais de origen se
consideraban impensables para las mujeres, victimas
directas de la violencia en todas sus expresiones. El
siguiente relato recoge la postura de muchas de las
jovenes que participaron en la investigacion, donde
su preIerencia por España radica en la posibilidad que
tienen de hacer, caminar y recorrer espacios que en
origen eran 'prohibidos¨. Los espacios publicos tie-
nen huellas muy proIundas de un contexto violento y
doloroso, aqui y alla.
IO
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! ¨NCSCIFCS NC MlGF/MCS FCF 8lLLEIE"
M2: Yo en Bogota no salia mas alla de las ocho de la noche,
a las nueve me tenia que meter en casa.
H1: ¿Por que no salias?
M2: Porque soy chica, no voy a salir sola.
M1: No ve que la violaban. En Colombia por ejemplo, yo
salia por el barrio con mucho cuidado, porque a mi me de-
cian los parceros que la mujer que sale de noche no se res-
peta. Asi era.
M3: Asi era.
|.|
M2: Eso es lo unico aqui en España: la seguridad. Que aqui
|en España| no tienes problema en salir por la noche. Yo
por ejemplo salgo por la noche y no me siento tan insegura
como cuando estaba en Colombia¨ (Jovenes colombianos,
Madrid 2007)
La percepcion de inseguridad Irente a las diversas ex-
presiones de la violencia en Colombia aparece como
uno de los Iactores que aIecta las trayectorias transna-
cionales, respecto a un posible retorno:
No, no quiero |regresar|, porque me sentiria encerrada, ata-
da, y no soporto que me digan, entre comillas |.| lo que
puedo o no puedo hacer. Entonces me sentiria muy atada.
O sea, si, todos entendemos que a los catorce años tu mama
te dice: 'vuelve a tal hora, o has esto o has lo otro¨, pero
en el sentido de no salgas porque te pueden matar en la
esquina, no. |.| prefero vivir aqui porque me voy cuando
quiero y vuelvo cuando quiero, y no hay ese problema de
inseguridad tan gigantesco |.| En Colombia estaba cru-
zando un puente en la septima y habia dos policias encima
y estuve las dos semanas preguntandome: ¿Por que hay dos
policias encima del puente? Todavia no he sabido por que.
¿Por que hay dos policias encima del puente? ¿Tu sabes?
(Emilia, Madrid, 2007).
En este panorama se inscriben las migraciones de
niños y jovenes colombianos. La guerra, el confic-
to y la proliIeracion de las violencias en Colombia
se erigen como una de las principales causas de la
migracion (expulsion) y como uno de los Iactores
mas determinantes en su decision de no retornar. Los
jovenes destacan que a pesar de la discriminacion
cotidiana, racismo y xenoIobia que viven en Espa-
ña por su condicion de inmigrantes, la sensacion de
seguridad que el contexto español les brinda, marca
su preIerencia hacia el pais iberico, sobre todo en el
caso de las mujeres.
El conficto y las violencias existentes en Colom-
bia se transnacionalizan e infuyen las trayectorias
identitarias y vitales de los sujetos, lo que se ve reIor-
zado por las imagenes que el discurso publico y me-
diatico consolidan en el nuevo contexto migratorio
español, Iabricando estigmas que vinculan perma-
nentemente el proceso de inmigracion colombiana al
narcotrafco y la delincuencia. Imagenes y estigmas
que reIuerzan el desmoronamiento de la confanza en
el 'otro colombiano¨, contribuyendo de esta mane-
ra al rompimiento de los vinculos, las relaciones de
solidaridad y el asociacionismo que como ya se ha
afrmado en muchos ambitos academicos son pilares
Iundamentales en los procesos de incorporacion de
los y las migrantes en las sociedades de destino.
Las historias de los jovenes migrantes son el espe-
jo que vive Colombia en el interior de las Ironteras,
con todas sus divisiones y coaliciones, con todas
sus Iortalezas y debilidades, con todos sus acier-
tos y Ialencias (Guarnizo, 2006). Mientras tanto
en Colombia el miedo persiste y se expresa en las
calles: 'Por culpa del miedo, nadie puede trabajar.
Si no Iuera por el miedo, te diria la verdad. Por
culpa del miedo, el hombre no quiere llorar. Por
culpa del miedo, no conoce la mitad de su ciudad¨
('Por culpa del miedo¨, Doctor Krapula, 2005).
Pese a lo cual, tambien, de manera simultanea los
jovenes colombianos movilizan la esperanza, al
tiempo que cruzan las Ironteras y las rompen. No
podemos perder de vista sus movimientos.
REFERENCIAS
Ahumada, C., y A. Moreno, (2005), 'Prioridades del
nuevo orden mundial y desplazamiento Iorzado
de colombianos hacia Ecuador¨, La insignia (I),
(II) v (III), en: http://www.usp.br/prolam/down-
loads/2004¸O1¸03.pdI. (consultado 16/11/2009).
Ardila, G. (2007), 'Queriamos brazos y nos llegaron
personas¨, Perspectiva. Revista latinoamericana
de politica, economia v sociedad, num. 14.
Berger, P., y T. Luckman (1986), La construccion so-
cial de la realidad, Buenos Aires, Amorrortu.
Bonilla, R. (2004), Situacion actual v prospectiva de
la niñe: v la fuventud en Colombia, Bogota, Insti-
tuto Colombiano de Bienestar Familiar/Programa
Presidencial Colombia Joven/Fondo de las Nacio-
nes Unidas para la InIanciaUNICEF/Agencia de
Cooperacion Tecnica AlemanaGTZ, en: http://
www.colombiajoven.gov.co/doc¸encuestas.htm
(consultado 17/10/2009).
Cardenas, M., y C. Mejia (2006), 'Migraciones inter-
nacionales en Colombia: ¿que sabemos?¨, Docu-
mento de Trabajo num. 30, Bogota, Fedesarrollo.
Carrasquilla, M. C., M. M. Echeverri (2003), 'Los
procesos de integracion social de los jovenes ecua-
torianos y colombianos en España: un juego iden-
titario en los proyectos migratorios¨, Estudios de
JP
.-0$)-!//l M/Fl/ M/FG/FlI/ ECHEVEFFl
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
fuventud, num. 60.
Coalico, Comision Colombiana de Juristas (2009),
El delito invisible. Criterios para la investigacion
del delito del reclutamiento ilicito de niños v niñas
en Colombia, Bogota. Coalico/Comision Colom-
biana de Juristas/UNICEF/War Child Holanda en
Colombia/GTZ.
Comision Española de Ayuda al reIugiado (CEAR)
(2008). La situacion de los refugiados en España.
Informe 2008, Madrid.
Cruz, P., y A. Gonzalez (2008), La diaspora colom-
biana. Derechos humanos v migracion for:ada.
Colombia-España 1995-2005, Sevilla, Arcibel.
Echeverri, M. M. (2005), 'Fracturas identitarias: cir-
cunstancias migratorias y procesos de integracion
social de los jovenes colombianos en España¨, Mi-
graciones Internacionales, num. 8.
Echeverri, M. M. (2010), 'Vidas, voces y ciudadanias
transnacionales. Jovenes colombianos en España¨,
Revista Javeriana, num. 76, julio.
Echeverri, M. M. (2011), 'Los y las jovenes colom-
bianas actores sociales en los procesos de migra-
cion Iamiliar: multiples trayectorias, diversas es-
trategias¨, Revista Latinoamericana de Estudios
de Familia (en prensa).
Garay, L. J., (2009), El reto ante la tragedia huma-
nitaria del despla:amiento for:ado. Garanti:ar la
observancia de los derechos de la poblacion des-
pla:ada. Jolumen 2, Bogota, Comision a la Politica
Publica de Desplazamiento Forzado (CODHES).
Garay, L. J., y M. C. Medina (2007), La migracion
colombiana a España. El capitulo mas reciente de
una historia compartida, Madrid, Ministerio de
Trabajo e Inmigracion/Observatorio Permanente
de Inmigracion.
Garcia-Peña, D. (2005), 'La relacion del Estado co-
lombiano con el Ienomeno paramilitar: por el es-
clarecimiento historico¨, Analisis politico, num. 53.
Guarnizo, L. E. (2008), Londres Latina. La presencia
colombiana en la capital britanica, Mexico, Univer-
sidad Autonoma de Zacatecas/Miguel Angel Porrua.
Guarnizo, L. E. (2006), 'El estado y la migracion global
colombiana¨, Migracion v desarrollo, primer semestre.
Guarnizo, L. E.; L. M. Diaz (1999), 'Transnational
Migration: a View Irom Colombia¨. Ethnic and
racial Studies, vol. 2, num. 2, marzo.
Guarnizo, L. E., A. Portes y W. Haller (2003), 'Assimila-
tion and Transnationalism: Determinants oI Transnatio-
nal Political Action among Contemporary Migrants¨,
American Journal of Sociologv, vol. 108, num. 6.
Human Rigths Watch (2010), Informe Colombia, enero 2010,
en: http://www.hrw.org/es/world-report-2010/colombia-0
Pizarro Leongomez, E. (2004), Una democracia ase-
diada. Balance v perspectivas del conßicto arma-
do en Colombia, Bogota, Norma.
Retis, J. (2005), El discurso del miedo al binomio
inmigracion-inseguridad ciudadana. Colombia-
nos en la prensa de referencia española, Bogota,
Ponencia presentada en el Congreso FELAFAC.
Retis, J. (2006a), El discurso publico sobre la inmi-
gracion extracomunitaria en España. Analisis de
la construccion de las imagenes de los inmigran-
tes latinoamericanos en la prensa de referencia,
Madrid, Tesis de Doctorado en America Latina
Contemporanea, Instituto Universitario Ortega y
Gasset/Universidad Complutense de Madrid.
Retis, J. (2006b), 'Latinoamericanos en la prensa española,
entre la compasion y el miedo¨, en M. Lario (coord.),
Medios de comunicacion e inmigracion, Murcia, CAM.
Retis, J. (comp.), (2007), Inmigracion v medios de
comunicacion en España. Aproximaciones v pro-
puestas para las buenas practicas periodisticas,
Madrid, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales/
Fundacion Chandra/Fundacion Directa.
Riaño, P. (2000), 'La memoria viva de las muertes:
lugares e identidades juveniles en Medellin¨, Ana-
lisis Politico, num. 41.
Sanabria, H. (2008), 'Los inmigrantes colombianos en
España: trayectoria y perspectivas¨, Madrid, Real
Instituto Elcano, Documento de Trabajo, num. 35.
Suarez Navas, L. (2006), 'Un nuevo actor migratorio:
jovenes, rutas y ritos juveniles transnacionales¨, en F.
Checa, A. Arjona, y J. C. (2006), Menores tras la fron-
tera. Otra inmigracion que aguarda, Barcelona, Icaria.
Suarez Orozco, C., y M. Suarez Orozco (2003), La
infancia de la inmigracion, Madrid, Ediciones
Morata.
UNICEF (2002), Informe la niñe: colombiana en
cifras, en: http://www.uniceI.org/colombia/pdI/
ciIras.pdI. (consultado, Iebrero 2009).
Urrea Giraldo, F. (1986), Evaluacion de la migracion
internacional de colombianos en el mercado labo-
ral, Cali, Universidad del Valle, InIorme fnal del
contrato FNR 314.
TRÁNSITOS

0,($9-&C%@$"(-
JH
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! IFÁNSlICS
Antonio. Malabarista del cruce.
JD
.-0$)-!//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Antonio. 'Tambien me paro de manos eh?¨.
JI
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! IFÁNSlICS
Antonio. Bazar.
JJ
.-0$)-!//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Elena Carmen. Vendedora de servilletas, muestras de tejido y juguetes de segundo uso.
JF
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! IFÁNSlICS
Elena Carmen. Vendedora de servilletas, muestras de tejido y juguetes de segundo uso.
JK
.-0$)-!//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Hierbero ambulante
Ivan. Fueguero en teatro y calle.
FP
.-0$)-!//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Cantante
FE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! IFÁNSlICS
Jesus, Ivan y Jorge. Vendedores de llaveros.
Bolero.
FH
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! IFÁNSlICS
Tupperware.
FD
.-0$)-!//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
El Catalogo.
FI
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! IFÁNSlICS
Payaso.
FJ
.-0$)-!//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Vendedor de PET y aluminio.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
FF
INFORMACIÕN INFORMAL Y consumo
EN LA ECONOMIA CULTURAL DIGITAL
C%@?&D.E-#)%&FA(9;-4&!"#)3(-4*
*
ProIesor-investigador en el Departamento de Relaciones Sociales de la
UAM-Xochimilco.
INTERNET BAJO SOSPECHA
L
as entrañas de internet se han engrosado de
manera insospechada, un grosor poblado de
matices, recovecos, opiniones variadas, Ior-
mas, fguras, actividades, imagenes por doquier. La
red ya no es solo el lugar de intercambios comuni-
cativos, al viejo estilo, el lugar donde el vinculo con
los otros Iormaba las nociones de interaccion, hoy en
el Iormato actual, la inIormacion (base de su Iuncio-
namiento) queda establecida por una codifcacion-
representativa-objetual, es decir, un producto cultural
representado y codifcado para intercambios de toda
indole. Internet reconfgura el concepto de comuni-
cacion, de una estructura persona a persona a una de
persona a representacion.
En internet es posible encontrar peliculas, docu-
mentales y refexiones sobre el contenido de estos
materiales. Sucede tambien con la musica, en diver-
sos espacios es posible encontrar una retro-presencia
de discograIias extraviadas en las Iuentes del merca-
do ofßine. El maremagnum de blogs abocados a te-
mas especifcos, como la poesia, la narrativa, la Ioto-
graIia y las miles de revistas autonomas marchan en
el tiempo cibernetico mostrando posibilidades expan-
sivas de la cultura.
El video, la cultura de la visualidad en movimien-
to merece un apartado especial, lo mismo se puede
ver lo que las personas registran en el metro con sus
moviles, situaciones, curiosidades cotidianas o una
infnidad de rostros de la vida urbana que un desfle
interminable de estrellas intelectuales, de documen-
tales seccionados, trozados. A esto hay que añadir el
crecimiento de acceso a libros, Iuentes bibliotecarias,
datos de personas, las redes sociales como nuevos
espacios de la fltracion de si, de perIormance de si,
de autonarrativa, de escultura de si y de tautologia
de si: todo un Iolklore abocado a la microhistorici-
dad. El arte, la politica, la educacion, la religion, la
economia, han cambiado de paisajes, migrando lenta,
progresiva y controladamente hacia el ciberespacio.
Internet se presenta como un arcoiris donde la
inIormacion ha sustituido al producto de la vieja es-
cuela del consumo, donde quedamos obligados a re-
plantear el lugar las interacciones y los mecanismos
de valor de la cultura: la economia cultural digital, lo
que el sujeto dice, piensa, hace, es, se establece como
producto. La pregunta es obligatoria, ¿quien produce
toda esa inIormacion?, ¿cual es el estatuto de esa in-
Iormacion? Y aun derivarla en otras, ¿quien la admi-
nistra?, ¿quien se enriquece con dicha inIormacion?
No hay una respuesta, puesto que en el proceso se
involucra el rol de la libertad, la nueva utopia, las par-
ticipaciones colectivas, la creatividad, de la tecnovi-
gilancia, los nuevos estatutos de control. Debemos, a
manera de exigencia, poner bajo sospecha a internet.
LA ECONOMIA CULTURAL DIGITAL
La sospecha es la siguiente: la inIormacion ya no es
un factum de la comunicacion, es decir que no se es-
tablece ya a partir de la nocion de persona, sino de
usuario, 'user es quien puede moverse tan solo en la
superfcie de un sistema, por mas que intuya oscu-
ramente que existe un mas alla de dicha superfcie¨
(Sloterdijk, 2010: 147). Bajo esa Iorma de superfcie
la inIormacion se constituye como un proceso de va-
loracion, el valor se instituye mas alla del producto
y es lo que deriva en las luchas por el gobierno de la
FK
.-0$)-!//l JCSÉ /L8EFIC SÁNCHEZ M/FIlNEZ
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
inIormacion dentro de la red. La valorizacion es par-
te de la gran paradoja: mientras los sistemas tecnicos
en manos de corporativos permiten el uso irracional
de los servicios de internet, modo en el cual se pro-
duce gran parte de la inIormacion inIormal por parte
de los usuarios, son esas mismas empresas las que
ensanchan sus riquezas sobre la base de lo inIormal
(Twitter, Facebook, Youtube, son los ejemplos mas
conocidos de redes horizontales abiertas en los cuales
se establece este modelo).
Esta valoracion es la base de lo que aqui llamo eco-
nomia cultural digital. La economia cultural digital es
el establecimiento de un paulatino conglomerado de
intercambios de inIormacion a traves de productos
culturales producidos explicitamente para su Iuncio-
namiento en modelos digitales. En este contexto de la
cultura digital, el producto debe ser entendido como
objeto cultural y reIerencia no solo a la vieja nocion
de objeto material, sino que su denotacion se ensan-
cha hacia horizontes que incluyen nuevos estatutos de
produccion (opiniones, comentarios, imagenes, rela-
tos personales, narrativas de vida), es decir, el objeto
cultural es todo lo que puede ser intercambiado, dis-
tribuido y redistribuido, bajo patrones de reinterpreta-
cion, readaptacion, desterritorializacion, en terminos
de valor de uso y cambio, pero tambien y sobre todo
de valor simbolico.
La base de la economia cultural digital es la inIor-
macion que aparece representada en un objeto cul-
tural simbolico. Es por ello que en internet la ciber-
guerra por el poder ya no se defne en el terreno del
e-comercio, sino en el dominio de los espacios de las
redes sociales, en la ingenieria visual de orden poli-
tico discursivo o marketing, o en el posicionamiento
de freeware o software que tenga impactos de alto
consumo. Una anotacion importante en este terreno
es que el producto cultural es un archivo, desde su
aparicion en internet se establece ya como memoria
archivada, lo que obliga a señalar que la economia
cultural propone tambien una logica economica.
La logica economica cultural digital es distinta a la
logica cultural analogica, porque aparece sustentada
en un proceso de valorizacion individual, ya no en un
regimen administrado por instituciones o medios, de
ahi el caracter inIormal de la inIormacion. Esto quiere
decir que la participacion de los individuos tiene un
alto grado de eIecto en las maneras de distribuir la
inIormacion, el sujeto es ahora tambien un agente que
archiva, mas alla de ser productor, su verdadera par-
ticipacion en la logica economica digital es la capa-
cidad de archivar (contra-acumulacion). Lo que en la
corriente actual se llama colaboracion digital tiene su
razon de ser en la presencia del archivo como agente
de explosion de la cultura, donde el archivo acumu-
lado sirve para expandir la cultura: 'El momento de
la explosion es tambien el lugar del brusco aumento
de inIormatividad de todo el sistema. La curva de de-
sarrollo salta aqui a una via completamente nueva,
imprevisible y mas compleja¨ (Lotman, 1999: 28). Es
en este sentido tambien que el archivo en la econo-
mia cultural digital permite construir variantes de la
memoria colectiva. Si bien es necesario señalar que
la tendencia es colectivamente hacia una memoria
inducida por el estereotipo dominante, siempre en in-
ternet, por sus condiciones paradojicas, hay Iormas
alternativas de narrar la memoria.
Lo que el individuo realiza con sus archivos es
una redistribucion seleccionada y valorizada por si
mismo, a traves de ello internet se vuelve imprevi-
sible, pues puede utilizar varios canales a la vez para
hacerlo. Acompañando sus archivos se trazan Iormas
de lo previsible y este rubro es el que el orden juri-
dico y las instituciones pueden controlar: el comen-
tario y las opiniones en general. Lo previsible es la
inIormacion que el usuario consume y es el escenario
ideal para los que quieren resguardar el control de la
red; lo imprevisible, por su parte, es el proceso que
no se puede controlar, la cantidad exorbitante de in-
Iormacion Iugitiva, acompañada del valor individual
que se intercambia y se reinterpreta, por ello Irente a
la inIormalidad de la inIormacion en internet el or-
den juridico se encuentra desarmado. Aqui la rein-
terpretacion de lo consumido es tambien una Iorma
de re-archivamiento. En internet no hay reglas para
esbozar la Irontera entre la veracidad y la fccion,
ya que siempre queda un rasgo de perIormance. En
sintesis, es el individuo que ascendido al estatuto de
fltro, pondera una logica de colaboracion donde la
inIormacion se convierte en algo inacabado, que no
siempre esta en el terreno de la veracidad, es esto lo
que podemos llamar inIormacion inIormal.
Lo que en el lenguaje de la red se llama sindicacion
(RSS), obedece a mecanismos para controlar lo previ-
sible, ya que permite ubicar que se ve, escucha, donde,
y hasta por que. Tambien permite establecer mapas de
seguimiento colectivo y procesos de acumulacion de
inIormacion valorizada por los usuarios. Algo que es
muy util en la explotacion politica y comercial. Pero
lo imprevisible es siempre inIormal a la luz de los
modelos de control que intentan marcar los ritmos de
supravalores de la inIormacion. Y aqui no estamos de-
batiendo la calidad de los contenidos, sino lo inIormal
FO
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! lNFCFM/ClCN lNFCFM/L Y CCNSUMC EN L/ ECCNCMl/ CULIUF/L DlGlI/L
como Iuga, como proceso de usurpacion, como una
nueva logica de la cultura mediada por lo digital.
INFORMACION INFORMAL
La inIormalidad es un tema consolidado en rubros de
estudio como el laboral y el educativo. En el primer
caso tiene que ver con el orden de la produccion, con
los procesos de desigualdad establecidos por la Ialta
de equidad social, entre otros condicionantes; mientras
que el segundo, que toca a la educacion se refere mas a
la insercion de infuencias signifcativas en la experien-
cia por parte de grupos constitutivos como la Iamilia,
circulos de amistades y nucleos de pertenencia diver-
sos que infuyen en la constitucion de las personas.
Desde el punto de vista de los bienes que tocan al
ambito de la industria cultural, lo inIormal ha queda-
do enmarcado como una violacion a los derechos de
autoria, a procesos de redistribucion y copia llamados
ilegales. Este contexto es importante porque trata un
problema de gestion de la inIormacion, que lo mismo
va de un texto, una imagen, hasta trabajos de tipo so-
noro. En cualquier caso, lo inIormal, ha sido tratado
como una condicion de ruptura de la norma. Lo in-
Iormal traza una Irontera entre lo establecido y lo no
establecido, es todo lo que no guarda la Iorma, que se
desborda hacia otros derroteros. Y aqui hay muchos
aspectos a debatir, pues nosotros tenemos el relato del
mercado como patron de los modelos normados que
son modelos productores de grupos segregados, y que
gestionando segregan y establecen fguras de acceso a
bienes, oportunidades y condiciones. Es decir, la nor-
ma esgrime quien y como debe 'acceder a¨.
La aparicion de un regimen digital ligado a la libe-
racion de la tecnologia, a la superpoblacion de recur-
sos tecnicos (que incluye el soItware) y a la proliIera-
cion de internet como mecanismo de comunicacion ha
permitido tambien un crecimiento de la inIormalidad.
Al comprar una computadora se adquiere tambien la
posibilidad de reproducir y alterar algun archivo, al
suministrarse en un mail se adquiere tambien de po-
sibilidad de transIerir archivos, al entrar a internet se
abre la posibilidad de consumir otros archivos distin-
tos a los propios. Hasta aqui podriamos sospechar que
la logica de lo inIormal opera bajo las mismas condi-
ciones que en lo laboral o en las industrias culturales.
En eIecto, la preocupacion mayor recae en las in-
dustrias culturales, desde el problema de la clonacion,
que sigue siendo un Iactor de consumo en las masas
ofßine se calcula que ocho de cada diez mexicanos
compran pirateria y que en 2011 la industria de la clo-
nacion genero 983 mil 182 millones de pesos (Cruz
Vargas, 2011), hasta la alteracion de los contenidos.
La inIormalidad en internet tiene dos grandes rubros,
por un lado el problema de la copia, de la clonacion,
que recae en la distribucion de obras culturales por
medio de canales individuales, la compresion de ar-
chivos respaldada por una cultura PSP, de servicios de
alojamiento de archivos (hlesharing) y Torrent. Vale
la pena señalar que la gran mayoria de estos traspasos
mas alla de generar riquezas, buscan socializar pro-
ductos que tienen un valor, han sido valorizados por
los usuarios, pueden ser productos descontinuados
por el mercado o de plena vigencia. Tambien vale la
pena señalar la tendencia discursiva por parte de las
industrias y de los aparatos del Estado que crimi-
nalizan estas acciones, dejando de lado argumentos
como el hecho de que en general no se cobra por
poner un archivo a disposicion colectiva, y dos, que
los usuarios que utilizan la red son aun una mino-
ria, debido a la brecha digital que mas que disminuir
parece expandirse, entendiendo esta brecha tanto de
primer orden (los que no tienen) como de segundo
(los que no saben usar).
Este tipo de inIormalidad permite pensar una es-
pecie de migracion de los problemas, ya que la mayor
parte de esos archivos son catalogados como copias,
bajo el dualismo de original/copia. Sobra decir que a
pesar de las grandes estrategias de control la repro-
duccion de un archivo pone en marcha toda una red de
distribucion que es casi imposible de controlar, pues
aunque internet es comparable a una aldea global,
para utilizar el termino de McLuhan, las restriccio-
nes de tipo juridico se establecen a nivel local, dentro
de un marco de soberania. La copia se convierte en
un mecanismo de Iuga de la cultura, de fltracion de
inIormacion valorizada. ManIred Osten sugiere que
este mecanismo de estructura Iuncional inIormal per-
mite la conservacion de la memoria de la cultura sin
intervencion de la vieja Iorma institucional, digamos
que se trata de un acto de supervivencia de la cultura
potencializado por el open software (Osten, 2008).
Para evadir la lectura de lo dual, en cuanto a la co-
pia, Mercedes Bunz (2007) la distingue en el terreno
de la cultura digital llamandola 'copia identica¨, que
se entiende como un tipo particular de copia que ya
no se basa en el reconocimiento de un original, sino
a una logica de duplicacion. Copia-produccion (sis-
tema capitalista)-copia duplicacion (sistema digital).
En la cultura digital la copia es un Iantasma.
El Iuncionamiento de estas Iormas de en-redados
se basa en lo que se le conoce como mirroring o ima-
gen digital, una estrategia de espejos, donde la inIor-
KP
.-0$)-!//l JCSÉ /L8EFIC SÁNCHEZ M/FIlNEZ
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
macion es refejada para su distribucion, los espejos
pueden ser infnitos, y muchos de ellos son momen-
taneos, otros desaparecen y otros mas hacen su apa-
ricion. De manera que la inIormacion rebota de un
lado a otro, pero como el sujeto es un ser que archiva,
no se puede calcular donde ni cuando la inIormacion
desaparecera o resurgira. La critica mas categorica
radica en establecer el rol de la copia como el prin-
cipal desestabilizador del sentido de conservacion de
la cultura, en dos niveles: primero, porque desaparece
un centro de conservacion, ya no son las bibliotecas,
ni las discotecas, ni las hemerotecas, ni otra instan-
cia Arconte (instancia que resguardaba y decidia que
habia que conservar con valor cultural); segundo, se
pierde la originalidad en un documento, al desapa-
recer la Iuente el documento adquiere varias image-
nes que pueden ser presentadas en Iormatos distintos,
bajo canales varios, e irse adaptando al devenir del
cambio tecnico. 'Sobre estos Iundamentos todos los
datos individuales y colectivos de la memoria pierden
su aura de original, pues sobre el valor de los digitali-
zados se decide su disponibilidad¨ (Osten, 2008: 89).
Es justamente la critica sobre el documento origi-
nal y la copia lo que permite entrar a una discusion
mas compleja sobre la inIormalidad en internet. Si
bien hasta aqui solo se habia esbozado el problema
desde el asunto del documento como estructura, uno
de los rasgos muy actuales radica en el ascenso de la
inIormacion individual y la alteracion de contenidos.
Desde la aparicion de los Ioros, boletines y cultura
blog, la imagen del experto se sustituye por la del
afcionado, quien utilizando toda la trama de inIraes-
tructura tecnologica e internet se atreve a opinar y
registrar el mundo. En este caso, no se trata de inIor-
macion-copia, sino de inIormacion original. ¿Donde
esta su caracter de inIormal? Es la legitimidad que se
coteja con los Arcontes de la cultura digital lo que le
da su caracter de inIormal (medios de comunicacion).
Desde este punto de vista, toda la inIormacion que se
establece a traves de la cultura web2.0, la asuncion de
si como narrativa textual y visual, es decir, literatura
gris, es considerada como inIormal, ahi se vuelcan to-
das las historias cotidianas, el refejo de las entrañas
de las personas, sucesos en apariencia sin importan-
cia, sin contenido, relevantes solo para aquellos que
se engarzan como amigos e inciden uno al otro en lo
que se comparte, pequeñas islas colectivas, pero con
un alto sentido de participacion. Seria injusto decir
que todo en ese universo es banal, ubicuo. Existen
pinceladas de Iuego, rastros de la creatividad, pues la
creatividad en internet no depende de las Iormas tec-
nicas, sino de la construccion y trabajo personal. La
literatura gris construye universos de sentido y sig-
nifcacion colectiva a traves de inIormacion real, de
procesos tautologicos de si, pero que en la trama de
presentacion se establecen como fccionales, modelo
que nos lleva al cuestionamiento del limite de la na-
rracion y del sujeto que narra, ya no como autor, sino
como auto-contador.
Es la inIormalidad sustentada en las redes sociales
la que rige la conducta actual de internet, y es tam-
bien la que ha creado nuevas Iormas de socializacion,
aIectividad, accion. Gubern le llama la cultura inters-
ticial, es decir, que dentro de las Iuertes tendencias al
control y simplifcacion de las personas, se abre un
hueco que permite la Iuga y la complejidad. La masi-
fcacion de una inIormacion puede convertirse en una
accion peligrosa para el sistema, como ha ocurrido
con la masifcacion de las estructuras del comercio
inIormal, que utilizando medios ilegales, permite sa-
tisIacer objetivos legales (De Soto, 1987). Podemos
decir que la inIormacion es inIormal, pero no ilegal,
aunque ultimamente se pretenda controlar el sentido
de la legalidad de esa inIormacion.
Pero hay otro rostro de la inIormalidad digital mas
complejo. Si bien hasta aqui la inIormalidad puede
ser comprendida como toda la inIormacion produci-
da por intervencion de los usuarios (el sustento debil
sobre el cual justifcaban la idea de prosumer), y re-
presentada en posteos, Twitts, mensajes, Iotos, notas,
videos: una inIormalidad cabildeada por la simplif-
cacion del usuario a traves de los mecanismos de di-
version y entretenimiento. A esa inIormalidad le so-
breviene otra: el defacement-content que reside en las
capacidades de alterar los contenidos del documento,
la obra o el archivo. Remix, mashup , mezcla, estetica
hibrida, estetica relacional, paradigma colaborativo,
son algunos apelativos a ese tratamiento, muchos de
ellos sin un acervo de debate consistente; en todo
caso, se trata de una desfguracion del contenido. La
caracteristica central es que se da por una contamina-
cion de la narrativa gris con algun producto de las in-
dustrias culturales, de las cuales se sirve para existir.
El defacement-content implica una inIormalidad
radical, pues muchos de los productos o documentos
se organizan a partir de una retaceria de otros, que-
dando segmentos organizados bajo distintos niveles
de interpretacion. En esto el uso de la tecnologia
tiene un gran valor, ya que de ello depende la deco-
difcacion de un documento. Un Iragmento musical
y un Iragmento visual de distintos documentos pue-
den engarzarse tomando como sistema una pelicu-
KE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! lNFCFM/ClCN lNFCFM/L Y CCNSUMC EN L/ ECCNCMl/ CULIUF/L DlGlI/L
la, una IotograIia, una cancion. La combinatoria de
distintos sistemas de signifcacion permite evadir el
sistema de lo Iormal, tanto en la estructura estetica
como en la estructura juridica. Aqui la inIormalidad
escapa continuamente y tiene una mejor propuesta,
ya que depende de un sistema completamente abierto,
y paradojicamente cada producto inIormal de desf-
guracion, se convierte en una propuesta autonoma,
independiente. Un problema mas a este tipo de inIor-
malidad: al establecerse un documento nuevo (en su
signifcacion), compromete la Iorma en la que se pre-
senta la veracidad, esto es, la verdad se confgura bajo
premisas de perIormance: Iormas ritualizadas por la
actuacion de contenidos, ya no de personas, por ello
se puede utilizar lo mismo una fgura de pelicula para
niños maniIestandose politicamente o como ha ocu-
rrido recientemente con la campaña de Benetton por
la paz, donde aparecen fguras publicas de la politica
prodigandose besos.
La inIormalidad tecnologica no elimina la verdad,
ni atenta contra ella, sino que la compromete con dis-
tintas Iormas de sentido en la representacion, ademas
de que establece Iormas mas ludicas de producir re-
presentaciones. Que estas representaciones pueden
considerarse Ialaces o nada creativas, es verdad, pero
tambien es cierto que existen practicas en el arte digi-
tal, que estan utilizando estas Iormas inIormales para
generar propuestas esteticas, en otros casos para ma-
niIestaciones politicas, y las mas para generar riqueza.
Frente a la logica imperante de la economia ofßi-
ne, la inIormalidad en internet adquiere un sentido
mas amplio, ya no regido (o no del todo) por el sus-
trato comercial. Es necesario comprender que lo in-
Iormal en internet ya no se establece por el incumpli-
miento de transacciones monetarias, por la violacion
de pagos, de escape juridico monetario. Otras fgu-
ras estan en auge, lo inIormal como literatura gris,
como contra-inIormacion, cultura PSP. Lo inIormal
es ahora una alteracion de las Ironteras que reorgani-
zaran el comercio, donde el estatuto del producto ya
no es regido por la cosa, sino por el consumo de un
producto simbolico. El paradigma del reconocimien-
to, triunIo, Iama, status, Ielicidad, se establece cada
vez mas (aunque no para todos) en el terreno de esa
simbolica digital: numero de visitantes, mayor sindi-
cacion, etcetera. Una logica voragine de lo inIormal
como reconocimiento que ataca a todo el rubro de las
instituciones, el arte, la educacion, la politica. La eco-
nomia cultural digital se presenta como la administra-
cion de nuevas Iormas de producir/duplicar la cultura,
y cada vez mas estas Iormas dejaran de ser Iantasmas
para integrarse a las tentativas de control donde lo in-
Iormal vuelva a tomar nuevos causes.
REFERENCIAS
Bunz, M. (2007), La utopia de la copia. El pop como
irritacion, Buenos Aires, Interzona.
Cruz Vargas, J. C. (2011), 'Ocho de cada 10 mexi-
canos compra pirateria: camara de comercio
E.U.¨, Proceso online, 12 de octubre en: http://
www.proceso.com.mx/?p÷283974 |recuperado
en noviembre 2011|.
Lotman, Y. M. (1999), Cultura v explosion. Lo previ-
sible v lo imprevisible en los procesos de cambio
social, Barcelona, Gedisa.
Osten, M. (2008), Los sistemas digitales v la destruc-
cion de la cultura del recuerdo. Breve historia del
olvido, Madrid, Siruela.
Sloterdijk, P. (2010), 'Actions in distans. Sobre las
Iormas de produccion telerracional del mundo¨,
en G. Aranzueque (ed.), Ontologia de la distancia.
Filosofias de la comunicacion en la era telemati-
ca, Madrid, ABADA.
Soto, H. de (1987), El otro sendero, Mexico, Diana.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
KG
NEOLIBERALISMO, TRÁFICO Y
descriminalización
DE LAS DROGAS
06$.$%&G"($-.&5,(H"6"&8I7-4
*
*
Instituto Nacional de Ciencias Penales.
L
as practicas neoliberales, que presuponen un
debilitamiento del Estado y un predominante
poder del libre mercado, han tenido gran im-
pacto en el desarrollo del trafco de drogas. Desde las
guerras del Opio en China, hasta las grandes fnanzas
ilegales que actualmente se establecen como parte de
la actividad del trafco de drogas en nuestro pais, han
potenciado delitos de alto impacto como el lavado de
dinero, el narcomenudeo, el trafco de armas, los se-
cuestros y los homicidios. Estos ultimos han alcanza-
do ciIras escaloIriantes en los ultimos años, tan solo
en el 2010 se registraron 19, 769 homicidios dolosos
ante agencias del ministerio publico de las entidades
Iederativas (ICESI, Homicidios dolosos 1997-2010)
ciIra que no habia tenido precedente desde 1997.
Como producto de estas ciIras en Mexico se ha
establecido una gran paradoja: si los delitos conside-
rados en el titulo septimo del Codigo Penal Federal
'Delitos contra la salud¨ reIerentes a la produccion,
transporte, trafco, comercio, de sustancias prohibi-
das por la Ley General de Salud (LGS), protegen,
como lo anuncia el mismo titulo segundo, la salud;
entonces, las muertes registradas en hacer valer el
bien juridico tutelado nos muestra una gran incon-
gruencia en su combate. En otras palabras, se puede
decir que para proteger la salud se ha menoscabado
gravemente la vida, esta paradoja se sostiene cuando
observamos los datos registrados por las mas recien-
tes estadisticas publicadas en este sentido que datan
del 2001 y las ciIras registradas de homicidios dolo-
sos relacionados con el combate al narcotrafco del
mismo año.
1

Es comun que ante este panorama se haga uso po-
litico de los analisis de la seguridad publica en Iechas
recientes, relacionados con el combate al crimen or-
ganizado a la luz de las elecciones presidenciales de
este año. Si bien es cierto que una politica criminal
mal encaminada puede acentuar la violencia en la
lucha contra el crimen organizado y en el estableci-
miento de la seguridad publica en nuestro pais, no se
puede dejar de lado las implicaciones de las politicas
neoliberales en el Iortalecimiento de los grupos cri-
minales dedicados al mercado nacional e internacio-
nal de las drogas, puesto que las caracteristicas pro-
pias del sistema economico vigente el cual se basa
en la libre competencia del mercado, la participacion
limitada del Estado en la regulacion de la economia y
una apertura comercial potente, han creado un clima
social y politico propicio para el crecimiento de gru-
pos criminales dedicados a la produccion, transporte,
trafco y comercio de drogas prohibidas por la LGS.
De esta manera, se argumentara la relacion exis-
tente entre las politicas neoliberales como motor de
los mercados criminales relacionados con el trafco
1
Segun datos del Sistema Epidemiologico y Estadistico de las DeIuncio-
nes (SEED) en el año del 2001 se registraron 371 muertes relacionadas
con algun tipo de droga ilegal, mientras que los homicidios dolosos re-
gistraron una ciIra de 13, 855 segun ciIras del ICESI. Es necesario co-
mentar que estas ciIras, solo marcan una tendencia digna de ser observa-
da, puesto que los datos registrados tienen salvedades que pueden variar
la comparacion, no obstante, marcan una tendencia de la proporcion de
muertes ocasionadas por el consumo de drogas y muertes relacionadas
al combate de los delitos contra la salud.
KH
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! NECLl8EF/LlSMC, IFÁFlCC Y DESCFlMlN/LlZ/ClCN DE L/S DFCG/S
de drogas, su inherente conexion con la violencia y
el debate reciente sobre su despenalizacion o descri-
minalizacion en nuestro pais.
VIOLENCIA NEOLIBERAL Y DELINCUENCIA
ORGANIZADA
Mexico adopta el modelo neoliberal a partir del sexe-
nio de Miguel de la Madrid (1982-1988) y se Iortale-
ce en el sexenio de Carlos Salinas (1988-1994). Estos
gobiernos implementan una serie de politicas enca-
minadas al sostenimiento de los principios neolibe-
rales dentro de los que destacan: 1) privatizacion, 2)
desregulacion de la actividad economica por parte del
Estado, 3) liberacion de la actividad comercial, 4) po-
liticas fscales restrictivas que incentiven la produc-
cion y la renta, y 5) politicas monetarias restrictivas.
Estas politicas economicas han tenido impacto en
el desarrollo social de nuestro pais, puesto que han
propiciado la concentracion de la riqueza de manera
sorprendente y un mantenimiento de salarios bajos,
dos de los elementos esenciales que han posicionado
a Mexico en un pais con grandes porcentajes de po-
breza y marginalidad. De acuerdo al Consejo Nacio-
nal de Evaluacion de la Politica de Desarrollo Social
(CONEVAL) en el 2010 el 46.2 por ciento de la po-
blacion se encontraba en pobreza, el 20.6 por ciento
mantiene un rezago educativo, el 31.8 por ciento ca-
rece de acceso a la salud, el 60.7 por ciento tiene ca-
rencia en el acceso a la seguridad social y el 24.9 por
ciento tiene carencia en el acceso a la alimentacion.
Con este panorama y el Iomento de los ideales
neoliberales, es decir, del posicionamiento de metas
culturales en las cuales la medida del exito se traduce
en el poder adquisitivo y el consumo de mercancias
principalmente de vanguardia tecnologica, el crimen
organizado encontro un ejercito de soldados dispues-
tos a todo, a cambio de un nivel economico mejor del
que ha podido oIertar la legalidad, del reconocimien-
to social propio de las subculturas narcotrafcantes y
la satisIaccion de las metas culturales que pregonan
los ideales neoliberales.
El narcotrafco constituye uno de los mercados
ilegales mas potentes del mundo, en el cual la ilega-
lidad ha impreso la violencia como parte constituti-
va de sus practicas laborales al ya de por si violento
sistema social sumergido en la exclusion, la pobreza
y la marginacion. De igual manera, el narcotrafco
constituido como una empresa esencialmente capita-
lista, no solo se ha nutrido de las politicas neolibera-
les y se ha transIormado en un gran negocio transna-
cional que ha irrumpido violentamente los sistemas
politicos y sociales, sino que tambien ha adoptado
un sistema normativo basado en las penas corporales
como la de muerte y la de tortura que en principio
conmocionaron a la sociedad mexicana, pero que
poco a poco ha perdido este impacto.
El enaltecimiento del exito monetario como parte
de los ideales neoliberales, ha propiciado la sustitu-
cion de valores importantes para la cohesion social
tales como la dignidad humana, de esta manera la
deIensa de las rutas y de las plazas dentro de la ac-
tividad del narcotrafco, las cuales representan un
gran valor monetario, son deIendidas por los grupos
criminales con todo el horror que representa la tor-
tura y las decapitaciones. Una violencia desbocada,
alimentada por los excesos Iundantes de los valores
capitalistas que se refejan en las practicas comercia-
les del trafco de drogas.
A esta espiral de violencia no han escapado las
sanciones de los trabajadores de la droga por el in-
cumplimiento de las reglas internas de la empresa
narcotrafcante, de modo que quien ha violado una
normatividad, por ejemplo el transmitir inIormacion
confdencial, es sancionado abruptamente desperso-
nalizandolo con una motosierra despues de un inte-
rrogatorio. Este tipo de violencia no puede ser ana-
lizada sino a la luz de los Iundamentos neoliberales,
puesto que a traves de los eIectos de sus politicas,
es decir de la pobreza y la marginacion, es como ha
sido posible.
Las estrategias de combate al mercado de las
drogas han levantado una serie de controversias por
los eIectos que ha tenido, principalmente las muer-
tes que ha cobrado. No obstante la lucha entre los
mismos carteles y las Iuerzas policiacas y militares
han hecho pensar a diIerentes actores sociales sobre
la viabilidad de despenalizar el comercio de las dro-
gas con el argumento de que, una vez legalizada la
empresa del narcotrafco, el escenario de la violencia
disminuira.
DESPENALIZACION DE LAS DROGAS
Las recientes modifcaciones a la Ley General de Sa-
lud, al Codigo Penal Federal y al Codigo Federal de
Procedimientos Penales buscaron regular de manera
clara, distintos aspectos reIerentes a la venta y consu-
mo de drogas en nuestro pais. Asimismo, se estable-
cio con claridad cuando el Ministerio Publico Federal
debera atender estos asuntos y cuando sera compe-
tencia del Iuero comun, delimitando en que casos se
estaria Irente a un delito de narcomenudeo o narcotra-
fco. Este paquete de reIormas, conocido como 'Ley
KD
.-0$)-!//l EMlLlC D/NlEL CUNJ/M/ LCFEZ
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
de Narcomenudeo¨, genero una serie de polemicas en
la ciudadania, pues el desconocimiento de su senti-
do, el de regular, se conIundio por la legalizacion de
las drogas, especialmente por establecer una tabla de
orientacion de dosis maximas de consumo personal e
inmediato de diIerentes sustancias (Articulo 479 de la
Ley General de Salud).
A casi un año de su publicacion, el 4 de agosto
de 2010, durante el segundo dia del 'Dialogo por
la Seguridad. Evaluacion y Fortalecimiento¨ el re-
presentante del ejecutivo Iederal Felipe Calderon
comento que, bajo las recientes discusiones sobre la
regulacion de las drogas en una sociedad plural y de-
mocratica, debe darse un debate sobre su regulacion;
con ello, abrio la puerta para discutir la posibilidad y
conveniencia de legalizar las drogas en nuestro pais.
Como era de esperarse, diIerentes actores se pronun-
ciaron de Iorma inmediata, unos a Iavor y otros en
contra, no solo de legalizar las drogas, sino de abrir a
debate esta posibilidad.
Dicha discusion se ha generado desde distintos
enIoques, muchos de ellos personales y cimentados
en creencias, que mas que Iortalecer un debate serio y
riguroso anida prejuicios y Ialsas concepciones. Del
mismo modo, se generaron opiniones con escenarios
extremos en caso de llevarse a cabo la legalizacion
de las drogas, tales como: 'Mexico se convertiria en
el gran picadero del mundo¨, aun mas, hubo quienes
afrmaron que 'Con esta nueva estrategia se termi-
naria la violencia que aqueja a nuestro pais¨, nada
mas absurdo. Lo trascendente es discutir la viabili-
dad de una politica tolerante respecto a las drogas, y
no satanizar el debate ni mucho menos argumentar
desde la creencia y la moral la construccion de una
politica publica que tendria repercusiones sociales,
economicas, politicas, de salud y seguridad publica
importantes en nuestro pais.
Empero, es necesario puntualizar una serie de
cuestiones. Primero, debera quedar claro que tipos de
drogas son las que se legalizarian, puesto que en las
discusiones se habla de manera indistinta de las con-
secuencias negativas de la droga, como si los eIectos
de las diIerentes drogas Iueran iguales, por ejemplo,
el uso de opiaceos semi-sinteticos tales como la he-
roina o el uso de cannabis (marihuana). De impulsar
una politica tolerante en nuestro pais respecto a las
drogas, se estara pensando principalmente en canna-
bis, una droga considerada por los cientifcos como
blanda por los eIectos menos perjudiciales en com-
paracion con otras sustancias prohibidas. Sin duda,
cualquier tipo de droga, tanto legal como ilegal, tiene
un eIecto perjudicial para la salud, hablese de tabaco,
alcohol, caIe o cannabis. Una de las experiencias in-
ternacionales en esta materia seria el caso de Holan-
da, pais en el cual desde los años 70 implemento una
politica tolerante hacia el consumo de la cannabis y
actualmente discute la posibilidad de permitir el con-
sumo de otras sustancias como la cocaina y el extasis.
Segundo, habra que pensar que parte de la cade-
na de produccion-consumo se regularia y, posterior-
mente, como se regularia. Puesto que cada una de las
Iases; produccion, transporte, comercio, suministro o
consumo, encierran en si mismas una serie de compli-
caciones y repercusiones que deberan contemplarse.
Para ello es necesario preguntarse ¿cual es el verda-
dero problema con las drogas en nuestro pais?, ¿es
un problema de salud o mas bien un problema de se-
guridad publica?, puesto que las estrategias recientes
para combatir el narcotrafco han dejado mas muertes
que los que pudieran registrarse por su consumo. Tan
solo el CISEN estima que de 2006 a 2010 se han re-
gistrado mas de 28 000 mil asesinatos producto de la
lucha contra el crimen organizado. Si consideramos
las muertes relacionadas con las drogas, entonces si
podriamos decir que es un problema de salud publica,
pero no por que mueran los consumidores por utilizar
esta droga, sino por los homicidios relacionados con
el combate al trafco.
Tercero, ¿como infuye la oIerta y la demanda de
las drogas en nuestro pais?, ¿cual es la sustancia que
mas se consume en nuestro pais? A saber: segun da-
tos de la Encuesta Nacional de Adicciones 2008, el
cannabis es la droga mas consumida, que ademas ha
reportado un aumento en su consumo respecto a los
años anteriores. No obstante, este panorama no es ex-
clusivo de Mexico puesto que segun datos del InIorme
Mundial Sobre las Drogas 2009 (IMSD) es la droga
mas consumida en todo el mundo, por lo cual constitu-
ye el mayor mercado de drogas ilicitas; casi el 90 por
ciento de paises y territorios la producen, se encuentra
estimada entre un total de 13 300 toneladas metricas y
66.100 toneladas metricas. Mexico es uno de los pai-
ses con mayor produccion de cannabis en el planeta,
esto lo constituye no solo como un pais de transito,
sino tambien un pais productor y consumidor. Segun
Datos del IMSD (2009) la mayoria de las incautacio-
nes de cannabis en el mundo durante el 2007 Iueron
en Mexico (39 por ciento) y junto con Estados Unidos
conIormaron el 65 por ciento del total incautado, lo
que los situa en los dos paises con mayor mercado de
marihuana en la tierra. Sin embargo, a pesar de que
Estados Unidos produce una gran cantidad de canna-
KI
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! NECLl8EF/LlSMC, IFÁFlCC Y DESCFlMlN/LlZ/ClCN DE L/S DFCG/S
bis , Mexico es su principal proveedor.
Por su parte, existe una gran demanda de cannabis
en los paises de America del Norte. Actualmente la
prevalencia de consumo en esa region es la siguiente:
Canada 17.0, Estados Unidos 12.3 y Mexico 3.1 (Pre-
valencia anual del uso indebido en porcentaje de la
poblacion de 15 a 64 años de edad, IMSD: 2009), esto
signifca que los grandes consumidores, por tanto los
principales demandantes de esta droga, son los pai-
ses con mayor prevalencia de consumo y Mexico su
abastecedor. Una vez mas, ¿de que servira despenali-
zar la venta y/o posesion en Mexico si gran parte de la
produccion de cannabis se exporta a Estados Unidos
y en alguna medida a Canada? Es decir, el principal
problema de Mexico respecto a esta droga es el tra-
fco hacia los paises del norte y no el mercado local.
Ademas, podemos observar que los estados en los
que mas se produce esta droga en nuestro pais: Si-
naloa, Michoacan, Guerrero, Chihuahua y Baja Cali-
Iornia, son al mismo tiempo estados en los que mas
erradicacion de esta planta se ha realizado (IMSD
2009), ademas de que Chihuahua y Baja CaliIornia
son puertas a Estados Unidos y, como es logico, son
dos de los estados en los que se ha registrado mayor
violencia relacionada con el narcotrafco, asi como
incautaciones y confictos entre las organizaciones
criminales por los pasajes a Estados Unidos. Segun
datos del ICESI, los estados con mas homicidios do-
losos registrados ante agencias del Ministerio Publico
en el 2009 son: Sinaloa (1251), Chihuahua (2523),
Baja CaliIornia (749), Estado de Mexico (1345) y
Guerrero (1431), todos ellos relacionados con la pro-
duccion y trafco de cannabis.
De esta manera, es necesario plantear que parte de
la produccion-consumo de cannabis se considerara
para su regulacion, pues si bien la droga mas consu-
mida en Mexico es esta, en terminos cuantitativos y
cualitativos, la produccion y el trafco constituyen el
principal problema de seguridad publica.
Cuarto, investigaciones recientes han demostrado
que el consumo de cannabis, considerado como un
problema de salud en comparacion con otras drogas
permitidas, por ejemplo el alcohol y la nicotina, no es
tan preocupante, pues hasta el momento se han regis-
trado mayores eIectos nocivos por su consumo que
por el del cannabis. No obstante, los argumentos so-
bre los eIectos nocivos del consumo de la marihuana
son controversiales, los cientifcos no han llegado a los
mismos resultados sobre los eIectos de su consumo,
es asi que una politica descriminalizadora de la ma-
rihuana debera de tener un soporte cientifco sobre su
consumo, aunque esto no se haya tomado en cuenta
para otras drogas que ahora son legales en nuestro pais.
Quinto, si consideramos que el principal conficto
en materia de seguridad es el narcotrafco, entonces
nos situamos Irente a un problema binacional, puesto
que como argumentamos en lineas anteriores, Esta-
dos Unidos es el principal pais demandante del can-
nabis, la droga mas producida en Mexico y la mas
trafcada en el mundo, entonces, ¿que eIectos tendra
legalizar la venta y/o posesion en nuestro pais si Es-
tados Unidos mantiene una politica prohibicionista?
Si bien es cierto que existe una tendencia a regular el
uso medicinal del cannabis en 14 estados de Nortea-
merica, dentro de ellos CaliIornia con uso recreativo,
el trafco de cannabis hacia Estados Unidos seguira
ocasionando problemas de seguridad en la Irontera de
nuestro pais de no ser que ambos paises adopten una
politica tolerante hacia el consumo, la venta, trans-
porte y posesion de la marihuana.
Aunado a esto, debemos de pensar en la violencia
ocasionada por el trafco de cocaina en nuestro pais,
si bien no somos un pais predominantemente produc-
tor, si es la segunda droga mas consumida en nuestro
pais, pero sobre todo, el territorio mexicano constitu-
ye un ruta obligada para la entrada de cocaina a Es-
tados Unidos, la cual proviene de Peru y Colombia
entrando principalmente por Guerrero, Michoacan y
Sinaloa y saliendo por Ciudad Juarez, Nuevo Leon,
Tamaulipas y Baja CaliIornia.
Pensar que la legalizacion de la marihuana termi-
naria con la violencia del pais, es un extremo. No obs-
tante, la marihuana es la droga mas producida, consu-
mida y trafcada en Mexico lo que nos hace especular,
desde el punto de vista cuantitativo, una reduccion
importante de la violencia, aunque no su exterminio.
Bajo este panorama es claro que el prohibicionis-
mo, aunado a la imperante demanda de marihuana en
Estados Unidos, Canada y Mexico ha ocasionado una
ola creciente de violencia por suplir las demandas del
mercado transnacional. No obstante, valdria la pena
preguntarse para que se llevaria a cabo la legaliza-
cion de las drogas y cuales son los objetivos que se
perseguiria con ello, ademas de pensar en cuales dro-
gas se legalizarian y que procesos de la produccion-
consumo se regularia y como se regularia. La toma
de estas decisiones nos dara eIectos distintos, tanto
positivos como negativos, por ejemplo, si se legaliza
el consumo y la venta, habria que estimar si el nivel
de consumo aumentaria y si las ganancias fscales de
su regulacion serian importantes para la economia del
pais como ha sucedido en otros paises, por ejemplo
KJ
.-0$)-!//l EMlLlC D/NlEL CUNJ/M/ LCFEZ
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Holanda; o si los eIectos nocivos de la droga, en caso
de ser marihuana, son verdaderamente devastadores
para la salud como lo ha manejado la opinion publica.
El panorama actual en nuestro pais relacionado al
mercado de las drogas y la violencia que ha gestado,
no puede entenderse sin contemplar las partes estruc-
turales que hacen posible la produccion, el consumo
y la demanda. Las politicas y visiones ideologicas
neoliberales han contribuido al desarrollo de uno de
los mercados mas grandes del mundo, desde la con-
Iormacion de las organizaciones criminales, el trafco
de armas que ocupan, la red de corrupcion que hace
posible su Iuncionamiento, el reclutamiento de per-
sonas dispuestas a emprender las acciones mas terro-
rifcas que podamos imaginar, en fn, la produccion
consumible de casi todo en la vida social, incluyendo
la vida misma.
Derivado del panorama devastador por la lucha
contra las drogas, algunos sectores de la sociedad,
tanto academicos como de la sociedad civil, se han
pronunciado a Iavor de la despenalizacion de drogas
blandas como la marihuana, legalizando la empresa
capitalista del trafco de drogas, no obstante el deba-
te continua sobre la mesa, puesto que esta decision
obliga a echar mano de las diIerentes disciplinas para
conocer su conveniencia.
Por otra parte, es necesario tener claridad del ob-
jetivo al implementar una politica de tolerancia hacia
las drogas, si con ello se pretende bajar los indices
de violencia en nuestro pais ocasionados por la lu-
cha contra el narcotrafco, si se pretende combatir un
problema de salud publica mediante la regulacion de
las drogas o generar una entrada fscal proveniente
de los impuestos recaudados por su comercializacion.
Es decir, debera quedar claro cual es el problema real
con las drogas en nuestro pais y en consecuencia es-
tructurar una politica con lineas de accion especifcas.
No se puede dejar de lado la creciente demanda de
marihuana en nuestro pais y en todo el mundo, que
debera de enIrentarse no solo con su legalizacion,
sino tambien con un programa de inIormacion y aten-
cion a los consumidores o dependientes.
Por otra parte, no podemos esperar que el proble-
ma de la violencia en nuestro pais se solucione en
su totalidad, pues quedara el problema del trafco de
otras drogas como la cocaina, por ejemplo, que por su
naturaleza y eIectos perjudiciales en la salud, tiene un
alto costo social. Es claro que la prohibicion de una
empresa capitalista tan potente como lo es la de las
drogas en un modelo neoliberal que propicia el indi-
vidualismo salvaje y el exito monetario a toda costa
no detendra su existencia, o peor aun, la violencia
perpetrada por su ejercicio.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
KF
A MERCED DE LA MUERTE.
Abandono, EXCLUSIÕN Y DESPRECIO
:-(H"63(&J#)-+"
*
Execrable aborto, deberia abandonarte aqui mismo, librar-
te al desprecio que tu solo inspiras.
Marques de Sade, Fantasmas, 1802.
Al maestro Rene R. Becerril Garcia quien defendio con in-
cendiaria inteligencia la cultura indigena
UNA NIÑA QUE DORMITABA EL SUEÑO DE LA
MUERTE PARA DESPERTAR EN AGONIA
I
nicialmente al ver la IotograIia pensaba titular
esta primera parte como: 'Un cadaver que dor-
mitaba el sueño de la vida¨. ¿Por que un cadaver
iba o deseaba soñar que vivia? La respuesta es casi
implicita si uno observa con detenimiento refexivo
la IotograIia de Angel Llamas Ramos, titulada Dur-
*
Universidad Autonoma de Queretaro.
miendo bajo el sol` de la serie 'Los hijos del campo¨,
tomada en un sembradio de jitomate en Jalisco, y que
obtuvo el segundo lugar del Premio Nacional 2007
de Fotoperiodismo Dia Siete, organizado por el pe-
riodico El Universal. El cuerpo desnudo e inerme de
la niña realmente parece un cadaver mientras duerme
expuesta a la violencia de cualquier persona.
La IotograIia es expresion de la pauperrima condi-
cion humana, asi como de las cotidianas circunstan-
KK
.-0$)-!//l 8ENJ/MlN CFIEG/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
cias laborales de nuestro pais, las cuales reafrman lo
inIame de la biopolitizacion de la vida. Esta habitual
y vergonzosa Iorma de sobrevivir de muchos campe-
sinos en Mexico nos conduce a las siguientes interro-
gantes: ¿de que manera la desnudez de la niña revela
el umbral de una posible muerte todavia estando viva,
peor aun, perviviendo y como esta situacion se rela-
ciona con la biopolitica?, ¿este cuerpo de apariencia
cadaverico es refejo explicito del desden del Estado
hacia la proteccion de la vida humana?, ¿en que me-
dida el Estado produce una nuda vida en una niña?
Si por biopolitica entendemos la intervencion de
un poder gubernamental sobre la vida humana en to-
das sus dimensiones para orillarla hacia la muerte de
manera directa o indirecta, entonces la vida de la niña
se encuentra en un proceso de biopolitizacion. Es de-
cir, la niña indigena al carecer de servicios medicos
y de guarderia que el Estado no le proporciona, Ial-
tando asi a sus obligaciones juridicas, tiende a morir.
Al violar sus derechos, sea por indiIerencia y desobe-
diencia a la ley, el Estado podria provoca de mane-
ra indirecta su muerte. El posible deceso de la niña
no sera una muerte natural, sino inducida, ya que las
omisiones gubernamentales se transIorman en asesi-
nato, en crimen de Estado y, por lo tanto, el poder
politico se transmuta en biopolitica.
Es indispensable realizar una explicita aclaracion
al respecto de la aproximacion de biopolitica y su
relacion con el gobierno mexicano, a saber: ¿el go-
bierno mexicano se propone acaparar el cuerpo de la
niña para exterminarla?, ¿es biopolitico al respecto?
No lo es de manera explicita: es un criminal de ma-
nera indirecta, no genera politicas publicas de exter-
minio, como lo realizo el nacionalsocialismo en el
siglo XX. Sin embargo, su abandono, negligencia y
des-obligacion juridica con los derechos elementales
de la inIante, demuestran que el gobierno mexicano
actua de manera biopolitica. En este sentido, el go-
bierno mexicano no actua como un poder democrati-
co a Iavor de sus ciudadanos, quienes le han delegado
juridicamente, por un momento, su soberania, su po-
der y voluntad.
1
Mas bien, como un poder soberano
despotico del siglo XVIII europeo, que en cualquier
momento podia y debia (que por derecho le corres-
1
Es importante subrayar la cuestion de la delegacion del poder, y junto
con Dussel (2006: 29, 31) diriamos que: 'El poder es una facultad, una
capacidad, que se tiene o no se tiene, pero con precision nunca se toma.
Si la potentia es el poder en-si, la potestas es el poder fuera-de-si (no
necesariamente todavia en para-si, como retorno)... El poder lo tiene
solo y siempre en potencia la comunidad politica, el pueblo. Deviene
real gracias a la institucionalizacion (potestas). Es decir, el efercicio del
poder siempre es un momento de la potestas, o de las Iunciones fjadas
por las instituciones |.|¨.
pondia) reclamar la vida de sus subditos, como si Iue-
sen sus posesiones, sus cosas para ejercer su derecho
de hacer morir o de dejar vivir (Foucault, 2002: 217-
237; Foucault, 2002a: 161-194).
Asi pues, ¿que tipo de vida produce el gobierno
mexicano? Reduce la vida de la niña a nuda vida.
No se olvide que nuda vida es una categoria que esta
estrechamente relacionada con la de homo sacer, de
acuerdo con el trabajo de Giorgio Agamben (2003:
106): 'La estructura de la sacratio, segun se despren-
de de las Iuentes y del parecer concordante de los
estudiosos, es un resultado de la conjuncion de dos
caracteristicas: la impunidad de matar y la exclusion
del sacrifcio. El impune occidi confgura, sobre todo,
una excepcion del ius humanun, en cuanto suspende
la aplicacion de la ley sobre el homicidio¨. De este
modo, lo que el flosoIo italiano pretende explicar
respecto de la categoria homo sacer (el hombre sagra-
do, la cosa sagrada que se va a sacrifcar sin cometer
homicidio)
2
es un tropo que actualiza y se aplica con
el uso de la biopolitica. Para ello, se apoya principal-
mente en Foucault, para elaborar su refexion sobre
los exterminios masivos de seres humanos durante el
nazismo. (Agamben no utiliza una obra que considero
esencial de George Bataille, la Teoria de la religion
en su defnicion y diIerenciacion entre sacrifcar y
matar. En la obra mencionada de Bataille, se destaca
lo siguiente: 'El poder que tiene la muerte en gene-
ral ilumina el sentido, que opera como la muerte que
restituye un valor perdido por medio de un abandono
de ese valor. Pero la muerte no le esta necesariamente
unida y el sacrihcio mas solemne puede no ser san-
grante. Sacrihcar no es matar, sino abandonar v dar.
La ejecucion no es mas que una exposicion de un sen-
tido proIundo¨ (Bataille, 1999: 52).
Es indispensable hacer el enIasis sobre las caracte-
risticas del sacrifcio, la victima y el homo sacer para
clarifcar el uso contemporaneo que se le otorga a di-
cha categoria, como tambien a la nuda vida y com-
prender ademas la IotograIia exhibida. De esta mane-
ra, el empleo del concepto de nuda vida interpretable
como una vida despojada de todo atributo cualitativo
2
Respecto al asunto del sacrifcio, explico lo siguiente: El sacrihcium,
es decir, sacrum facere, la cosa, la victima que el vicario hara sagrada,
sacer, un sacer esse, al ser iniciado, pues la victima encarnizara la prin-
cipal hieroIania (maniIestacion sagrada de la divinidad) de todo el sacri-
fcio. Literalmente, esto es una metonimia, de factic΃us (no ser natural y
hecho por arte) a homo sacer. Y en lo vivencial, es ya una transfgura-
cion, pues al estar y ser dispuesto, desnudo al destino de la sacralidad, se
sublimara en nuda vida a traves de la iniciacion del sacerdote que lo con-
sagra, hacer sagrado (consƗcrare). De aqui que su autentica esencia de
homo sacer prevalece y no su Iactica y vulgar existencia (Iacticӿus). Para
una mayor proIundizacion del tema, consultense las siguientes obras:
Graniers (2006); Bataille (1997, 1999 y 2007); Eliade (1972).
KO
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! / MEFCED DE L/ MUEFIE. /8/NDCNC, EXCLUSlCN Y DESFFEClC
y que cualquiera puede asesinar sin cometer homici-
dio, como el riesgo que podria experimentar la niña
de la Ioto, y que demasiados niños realmente han pa-
decido, es por desgracia un claro ejemplo de lo que es
la nuda vida en nuestro pais (mas adelante volvere so-
bre el asunto) y su relacion con el abandono y despre-
cio. Luego entonces, toda vida humana que padezca
hambre, ignorancia, enIermedad, explotacion laboral,
maltrato, pobreza, miedo, olvido y muerte, es degra-
dada hasta la cualidad de desechable y miserable.
Cualidades que experimento un escritor, Jack London
en 1902 en el East End londinense, y que nos sirven
de ejemplo para la problematizacion de la nuda vida:
'La clase dominante, la clase de los que deten-
tan el poder, vive a expensas de la clase degradada.
Cuando los obreros quedan marginados en el gueto,
no pueden escapar a esa imparable degradacion. Asi,
han creado los poderosos un pueblo raquitico, desnu-
trido, una casta extraordinariamente distinta a la de
sus amos, ciudadanos desposeidos de su vigor natu-
ral. Los hombres son caricaturas de lo que podrian
ser, sus mujeres e hijos muestran una palidez enIer-
miza, anemica; tienen los ojos en constante sombra,
los hombros caidos, el cuerpo encorvado. No hay en
ellos ni la menor proporcion ni el mas leve rasgo de
belleza. Ademas, y por si todo esto no Iuera lacerante,
los hombres del gueto son los desechados, los troncos
podridos que se abandonan para que sigan el curso
de su consuncion natural¨ (London, 2003: 251). Con-
secuencia de lo anterior es la 'produccion¨ de nudas
vidas abandonadas a la peor de sus suertes, a merced
de la muerte y el crimen.
A MERCED DE. LA MUERTE. CRITICA SEMANTI-
CA DE LA CATEGORIA DE ABANDONO
Comencemos con la connotacion etimologica, para
proseguir con la inIerencia sociologica, juridica y flo-
sofca de la categoria abandono. Si de matar al genero
humano se trata, primero debera ser excluido, aban-
donado. Entonces, que signifcado tiene el abandono
para relacionarlo con lo Iunesto, la muerte. La prime-
ra inIerencia que se tiene del signifcado abandonar
es una aplicacion punitiva del derecho antiguo ger-
mano: bann, orden de castigo. A este respecto, Agam-
ben (2003: 135), acude al jurista Jherin para analizar el
concepto con una interpretacion semantica, juridica y
flosofca: 'Todo el caracter del sacer esse muestra que
no ha nacido sobre el suelo de un orden juridico esta-
blecido, sino que se remonta hasta el periodo de la vida
pre-social. Es un Iragmento de la vida primitiva de los
pueblos indoeuropeos. La antigüedad germanica y la
escandinava nos oIrecen mas alla de cualquier duda un
hermano del homo sacer en el banido y el Iuera de la
ley. Lo que la antigüedad romana considera como
una posibilidad el matar al proscrito sin celebrar un
juicio y al margen del derecho Iue una realidad incon-
testable en la antigüedad germanica¨.
Lo expresado exhibe lo que esta Iuera de ley y
queda expuesto a una violencia abyecta como lo es el
homicidio sin responsabilidad legal alguna, incluso,
morir por insolacion como le puede ocurrir a la niña
de la IotograIia. De tal manera, el banido, bann, con-
secuencia de una orden de castigo, queda a merced
de ser asesinado. Esta ultima inIerencia, la de estar a
merced de, muestra la vulnerabilidad del individuo a
la violencia de sus semejantes al estar abandonado,
sin ningun amparo juridico. Tambien es homo sacer,
cual objeto sagrado sacrifcable sin la connotacion de
asesinato, ya que sacrifcar no es matar, de acuerdo
a lo expuesto por Bataille, porque es una vida que
se consagra, que se oIrenda en ceremonias religiosas
(Frazer, 1956: 661-667; Girard, 2005). Comunmente
esto genera una zona de indistincion entre el dere-
cho penal y la religion. Sobre la apropiacion de la
vida humana por un poder soberano, el cual tiene la
Iacultad de dejar morir y hacer vivir, Michel Fou-
cault (2002: 164) señala lo siguiente: 'El soberano
no ejerce su derecho sobre la vida sino poniendo en
accion su derecho de matar, o reteniendolo; no indi-
ca su poder sobre la vida sino en virtud de la muerte
que puede exigir. El derecho que se Iormula o de
vida y muerte` es en realidad el derecho de hacer
morir o de dejar vivir¨.
Esta 'vida¨ que esta a merced de la muerte, aban-
donada en una oscilacion macabra entre estas dos,
como es el caso de los torturados, no es mas que
nuda vida, vida politizada, o mejor dicho, biopoli-
ti:ada, y que en palabras de Reyes Mate (2003: 74)
seria: 'De una manera silenciosa y callada se habia
operado un cambio epocal en el tratamiento de la
politica: el cuerpo viviente se convierte en el centro
de la politica. |es| el proceso de politizacion del
cuerpo, de la biopolitizacion¨.
Volvamos a la connotacion etimologica del aban-
dono. Si la primera evocacion del abandono es puniti-
va, otra de sus multiples acepciones es la de: 'Dejar a
alguien sin cuidado una cosa que tiene obligacion de
cuidar o atender, apartandose o no de ella¨ (Moliner,
2001: 3). En este sentido, el primer abandono es el
descuido e irresponsabilidad del Estado al no cumplir
con sus prerrogativas de salud y vivienda digna, ya
que abandona a los niños, y a las personas mas vul-
OP
.-0$)-!//l 8ENJ/MlN CFIEG/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
nerables. Esto es una violencia pasiva que el Estado
ejerce con cinismo, que omite realizar acciones en Ia-
vor de los individuos y los pone a merced de la muer-
te. Por ello, una de las connotaciones del abandono es
dejar a merced de lo imprevisto, de la incertidumbre
violenta. La sociedad no goza de la tutela juridica de
la justicia que al Estado le corresponde otorgarle, di-
cha institucion juridico-politica se torna excluyente
de la comunidad politica.
Ademas, entre las multiples acepciones con las
cuales podemos relacionar aun mas la categoria aban-
dono se encuentran la de exclusion y comunidad. Es
decir, lo que importa aqui es el campo de afnidades
con la exclusion, la violencia y la muerte ocasionadas
por un gobierno autoritario. Por estas razones volva-
mos a Jherin citado por Agamben, en reIerencia al
antiguo derecho germanico que relaciona la categoria
de abandono para resaltar que es un individuo sin paz,
y podriamos agregar, tambien sin derecho a la pro-
teccion: 'El antiguo derecho germanico se Iundaba
sobre el derecho de paz (Fried) y sobre la correspon-
diente exclusion de la comunidad del malhechor, que
se convertia por eso en Friedlos, sin paz, y al que,
como tal, cualquiera podria dar muerte sin cometer
homicidio¨ (Agamben, 2003: 136).
De tal suerte, el abandonado es un individuo despo-
jado de la proteccion juridica, que ademas es excluido
de la comunidad por cometer un delito. La niña de la
IotograIia no estaria en esta logica juridica-punitiva,
pero si en la situacion de despojo e indiIerencia como
violencias pasivas gubernamentales de asesinato al
no oIrecerle una estancia o guarderia inIantil, al estar
expuesta a una extrema insolacion, mientras sus pa-
dres, explotados laboralmente, trabajan por la necesi-
dad de comer y dar alimento a su inerme niña.
El gobierno no es el unico indiIerente a la enIer-
medad y la muerte. Lo es tambien la sociedad con su
agresiva ignorancia del entorno social, politico, eco-
nomico, pero sobre todo, comunitario. Los militares,
policias, sicarios y mercenarios, asi como secretarios
de economia, salud, trabajo, son los agentes directos
del gobierno en dicha liquidacion humana.
3
La ma-
yoria de la sociedad mexicana al carecer de un sen-
tido de existencia colectiva, deviene en los agentes
3
'Primero liquidense y luego vemos las vias de reinsercion laboral, la
oIerta ofcial¨. Esta Iue la declaracion del ex secretario de Gobernacion,
Fernando Gomez Mont ante el Iallido dialogo con representantes del
S.M.E. (Sindicato Mexicano de Electricistas: http://www.sme.org.mx/)
y la nota principal en primera plana del diario mexicano La Jornada del
17 de octubre de 2009. El tropo necrologico seria: 'Haganos el Iavor de
hacer el trabajo sucio matandose a si mismos¨. Vease tambien la reac-
cion de Enrique Dussel al signifcado de las declaraciones gubernamen-
tales, en su articulo del 24 de octubre de 2009 en La Jornada.
indirectos del gobierno con su indiIerencia hacia los
abandonados.
4

BIOPOLITICA Y NUDA VIDA
EN EL ABANDONO
Para el Estado, la biopolitizacion de la vida es empu-
jarla hacia la nuda vida o a la liquidacion. Entonces,
la vida convertida en simple hecho de vivir se vuelve
el centro de la politica, no como una prerrogativa para
su proteccion, sino para todo lo contrario, su abando-
no, eliminacion y desprecio. Esta es la expresion de
la ley soberana de dejar o hacer morir y de quien tiene
la ultima decision furidica sobre la excepcionalidad
en politica como el imponer el estado de excepcion
sobre los subversivos y oprimidos, en una paraIrasis
de Schmitt (2004). Entonces, la reduccion humillante
del abandono, de la vida expuesta a la muerte como
nuda vida, ya sea a partir de cualquier circunstancia
biologica adversa o de un dispositivo juridico, son
acciones sufcientes para que el gobierno ponga en
riesgo de muerte o asesinato la vida.
En consecuencia, el paradigma inIame de la nuda
vida se expresa como bien lo enuncia Agamben en
aquella vida in extremis que ya cualquiera puede ase-
sinar sin cometer homicidio. En esto tambien radica
lo siniestro. Siguiendo esta logica es prescindible des-
tacar la diIerencia entre bios y :oe y la imbricacion
con la nuda vida. Habia tres Iormas de vida y tres
palabras en la antigua cultura griega que delimitan
la experiencia particular de cada una de ellas en el
vivir. Iniciaremos con aquellas que Werner Jaeger
(1980) distingue a partir de su Iorma particular del
placer (eudemonia). Posteriormente, la bios y la :oe
se ubicaran en la flosoIia politica de Giorgio Agam-
ben. En griego existen varias palabras para expresar
lo que nosotros llamamos vida`: aion designa la vida
como duracion y tiempo de vida delimitado; :oe sig-
nifca mas bien el Ienomeno natural de la vida, el he-
cho de estar vivo; bios es la vida considerada como
unidad de vida individual, a la que pone fn la muerte,
y es tambien el sustento de vida; es, por tanto, la vida
en cuanto se distingue cualitativamente de la de otros
seres humanos. Y precisa: este aspecto expresado en
la palabra bios es el mejor que cuadra al nuevo con-
cepto de la vida como plasmacion de un determinado
ethos, de una conducta fja de vida del hombre (Jae-
ger, 1980, 755).
4
'Cuando sostengo que hemos perdido el sentido de nuestra existencia
colectiva, lo que quiero decir es que a los mexicanos nos Ialta cohesion,
direccion y confanza. Cuando una colectividad carece de sentido, ha
perdido su razon de ser, ha olvidado que debe respetar, ha perdido el
rumbo¨ (Hurtado, 2011: 13-14).
OE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
l .-0$)-! / MEFCED DE L/ MUEFIE. /8/NDCNC, EXCLUSlCN Y DESFFEClC
La niña de la IotograIia, se reduce a :oe, al sim-
ple hecho estar viva, organicamente hablando, es un
ejemplo de la nuda vida (:oe), como tambien lo Iue-
ron los millones de seres humanos convertidos en tra-
bajadores-esclavos en los campos de concentracion
nazi y rusos, los enIermos mentales que Iueron objeto
de 'experimentos¨, los prisioneros de guerra reclui-
dos en las prisiones Abu Gharib, Irak y Guantana-
mo, Cuba. Los torturados de todos los paises y de la
epoca moderna han sido el centro de la biopolitica de
la tortura. La persistencia de la ignominia es que ya
no importa si son regimenes democraticos o autorita-
rios. Tenemos la situacion de las mujeres asesinadas,
violadas, incineradas y cercenadas de Ciudad Juarez.
Los activistas sociales que son reprimidos, detenidos,
desparecidos y en algunas ocasiones, asesinados. Asi
es la inIamia gubernamental que abandona a sus ciu-
dadanos para reducirlos a :oe. ¿Es esto un hombre?
Se preguntaba Primo Levi ante dichas inIamias, que
aun lamentaria con la misma queja para estos tiem-
pos. ¿Donde esta Dios, se cuestionaba el joven pri-
sionero Elie Wiesel (1988: 70) ante el reciente y aun
calido cadaver colgado de un niño? Ahi esta, le susu-
rraba su escepticismo y perdida de Ie: Ahi, colgado
de una soga en el cadalso, ese es Dios.
¿Si el gobierno mexicano negara todo respecto a
sus actos criminales, tendria algun parecido con las
acciones de exterminio nazi? Entonces, ¿como un
cadaver puede narrar su inherente version de su cri-
men?, ¿como es la simbiosis entre la politica, la bios
y la :oe para que de un resultado tan macabro y con-
temporaneo? 'La politica moderna asevera Agam-
ben (2003: 153)- una vez que entra en simbiosis con
la nuda vida, pierde esa inteligibilidad que todavia
nos parece caracteristica de la |estructura| juridico-
politico de la politica clasica¨. Hay estructuras que
ensombrecen la simbiosis no solo de la nuda vida
con la politica, sino igualmente lo que acontece entre
superposiciones de la violencia y la fuer:a de la ley
para justifcar la represion, la tortura, el secuestro, las
humillaciones sexuales y los asesinatos, que le sirven
como dispositivos de inmunidad a la estructura gu-
bernamental que se ve conIrontada socialmente. Es
comun que la violencia estatal se empuje en nombre
de la nacion, el pueblo, el bien comun, la seguridad
social con la fnalidad de eliminar a los ciudadanos
que le son incomodos: estos son sencillamente, euIe-
mismos de terrorismo de Estado.
Ahora diseccionemos la operacion del dispositi-
vo 'violento de la ley¨, eso que los Estados cuasi-
democraticos le denominan 'recuperacion del Estado
de derecho¨. En primera instancia, no recurren al de-
recho, porque el medio ni es este ni su fn la justi-
cia, sino la represion, la violencia, la eliminacion del
enemigo. Por tanto, su razon o apelacion al derecho
es, como Agamben (2004: 80) analiza en una para-
Irasis de Walter Benjamin, '|.| la dialectica entre
la violencia que Iunda al derecho y la violencia que
lo conserva¨. Entre esta Iundacion-mimesis de dere-
cho y violencia se encuentra el ser humano reducido
a nuda vida, porque la violencia conserva al derecho
de muerte que solo le pertenece al soberano, no a un
gobierno democratico mucho menos al individuo. Asi
pues, se ejecutan los cercos policiacos en deIensa de
la elite gobernante, no a Iavor de la comunidad. Por
eso la ley de hierro de Michels sigue vigente: 'quien
dice organizacion dice oligarquia¨. Por estas mismas
razones, violencia y derecho son ininteligibles.
Lo contingente ya no es causante de la 'muerte¨
en los individuos mas vulnerables, sino la actividad
criminal del Estado y la discriminacion social (Van
Dijk, 2007: 285-332). El Estado maximiza la violen-
cia manipulando las siguientes ambigüedades a su Ia-
vor: lo que debe estar adentro y aIuera, lo que debe
ser asesinado y cooptado; lo que debe morir y vivir; lo
que es violencia, Iuerza de ley y Estado de derecho; lo
que es terrorismo o lucha por la democracia. Dichas
ambigüedades solo las puede legalizar y justifcar el
poder autoritario, mas no los individuos constructo-
res de autentica democracia. Por ende, ¿que o quie-
nes defniran a la democracia y a la violencia Iundada
demagogicamente a Iavor de su Estado de derecho,
al menos en paises como Mexico?, ¿el individuo y la
sociedad seguiran siendo excluidos desde las artima-
ñas mas sutiles hasta las mas atroces?, ¿es el ejercicio
del poder una democracia sin demos, solo kratos e
hvbris politica?
Para terminar, hay que decir que una de las vio-
lencias e indirectas tendencias del gobierno mexica-
no respecto al abandono, el desprecio y la exclusion
de los benefcios de todo sistema democratico, es la
produccion sistematica (crisis del sistema educativo,
de vivienda, de justicia y salud, entre otros) de nudas
vidas, reducir el bios de las personas mas desampara-
das, juridica y politicamente, al simple hecho de per-
vivir. La biopolitizacion del ser humano que pervive
en la exclusion y discriminacion es legitimada y alen-
tada por una sociedad mexicana que en su mayoria es
discriminante con su semejante, con quien tiene una
convivencia cotidiana. Entonces, ¿el mexicano no
deberia asumir una activa y etica postura democrati-
ca ante las vejaciones antes descritas? Caso sostenia
OG
.-0$)-!//l 8ENJ/MlN CFIEG/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
que para lograr una mejor democracia |popular, que
no populista| no bastaba con tener mejores leyes o
mejores instituciones, sino que era indispensable que
hubiera mejores ciudadanos (Hurtado, 2011, 40).
La infma transicion democratica que se ha obs-
truido por un Iallido combate al narcotrafco, debe
buscar una urgente educacion democratica y estetica.
En suma, una tarea pendiente es la de recobrar el es-
piritu que nos permitira recuperar ese sentido de exis-
tencia cultural y colectivo. Solo asi, no habra mexica-
nos diIerentes y las unicas discrepancias que existan
entre nosotros, seran las multiples culturas que posee-
mos en este ßorido v espinudo, seco v huracanado,
violento de dibufo v de color, violento de erupcion v
creacion, |que nos cubre| con su sortilegio v su lu:
sorpresiva que es Mexico (Neruda, 1974: 213).
REFERENCIAS
Agamben, G. (2003), Homo Sacer. El poder soberano
v la nuda vida, I, Valencia, Pre-Textos.
Agamben, G. (2004), Estado de excepcion. Homo Sa-
cer II, 1, Valencia, Pre-Textos.
Bataille, G. (1997), El erotismo, Mexico, Tusquets.
Bataille, G. (1999), La teoria de la religion, Madrid, Taurus.
Bataille, G. (2007), La parte maldita, Buenos Aires,
Los Cuarenta.
Eliade, M. (1972), Tratado de historia de las religio-
nes, Mexico, Era.
Foucault, M. (2002), Defender la sociedad, Mexico, FCE.
Foucault, M. (2002a), Historia de la sexualidad 1, la
voluntad de saber, Mexico, Siglo XXI Editores.
Frazer, J. G. (1956), La rama dorada, Mexico, FCE.
Girard, R. (2005), La violencia v lo sagrado, Ma-
drid, Anagrama.
Graniers, J. (2006), Las religiones al desnudo. Con-
ßictos, misterios v respuestas acerca de la existen-
cia de Dios, Barcelona, Circulo Latino.
Hurtado, G. (2011), Mexico sin sentido, Mexico, Si-
glo XXI Editores.
Jaeger, W. (1980), Paideia, Mexico, FCE.
London, J. (2003), El pueblo del abismo, Madrid, Valdemar.
Mate, R. (2003), Memoria de Auschwit:. Actualidad
moral v politica, Madrid, Trotta.
Moliner, M. (2001), Diccionario de uso español, Ma-
drid, Aguilar.
Neruda, P. (1974), Conheso que he vivido. Memorias,
Mexico, Seix Barral.
Orestes Aguilar, H. (ed.), (2004) Carl Schmitt, teolo-
go de la politica, Mexico, FCE.
Van Dijk, T. A. (2007), Racismo v discurso en Ameri-
ca Latina, Barcelona, Gedisa.
Wiesel, E. (1988), La noche. El alba. El dia, Buenos
Aires, Mila.
IMPRENTA PÚBLICA
"En cada ambiio, cada obia de aiie y cada foima nueva ciea e in-
venia en cada ocasión su audiencia y sus desiinaiaiios"
5;#$@)$"(&G-@9"67@
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
OD
!"#"$%"&'(#")*+,*+-.%-+#/01(-+2-#3.1(-
INTERROGAR AL CONCEPTO DE
desarrollo
*
5;#$@)$"(&G-@9"67@
**
*
Traduccion de Israel Covarrubias.
**
Forma parte del Comite de redaccion de Quin:aine litteraire.
E
n su articulo 'Rights and Capabilities¨, Amar-
tya Sen citando a William James subraya iro-
nicamente: 'Para volvernos sabios debemos
descubrir lo que conviene valorizar, pero tambien lo
que debemos olvidar¨. En este articulo pretendo dis-
cutir acerca del sentido del desarrollo, pero tambien
sobre la adopcion de las medidas politicas y las accio-
nes publicas, ambitos susceptibles de otorgar a este
concepto una proIundidad empirica. Posteriormente,
haciendo aun reIerencia a Sen, a este economista f-
losoIo, examinare las capacidades (capabilities) de
movilizacion, la posibilidad o no de anular nuestros
excesos economicos.
REACCIONAR A LA ESCASEZ
Para nuestro autor, solo determinadas regiones de
India han sabido hacerle Irente a los Ienomenos de
la escasez; tales experiencias no solo llevan a ase-
gurar las cantidades de alimento disponibles. Ante
todo implican las 'capacidades¨ de movilizacion que
los derechos sustanciales pueden otorgar o no a los
grupos mas vulnerables. Hay que tomar en cuenta,
ademas, el hecho de que durante las peores penurias
(por ejemplo, la de Irlanda en 1849) las exportacio-
nes continuaron. Desde esta perspectiva, desciIrar
las catastroIes no signifca contentarse puramente
con las explicaciones que oIrece la economia clasica.
En eIecto, nos encontramos Irente a una aceleracion
de los costos del alimento, una creciente desocupa-
cion, una caida brutal de los precios de los produc-
tos manuIacturados; de cualquier modo, se trata de
comprender como las poblaciones reaccionan a estos
Ienomenos. Es verdad que con Irecuencia los campe-
sinos suIren mas hambre que los ciudadanos; de he-
cho, las personas de las ciudades, un poco mas ricas,
tienen la posibilidad de adquirir las cuotas minimas
de alimento. En China, entre 1958 y 1961, las autori-
dades pretendieron dirigir la mas alta cantidad de la
produccion hacia las grandes ciudades. De cualquier
modo, no todos los ejemplos son negativos. Ha sido
posible detener la escasez, que se distingue de la des-
nutricion endemica, organizando una mejor reparti-
cion de los recursos disponibles. Algunos paises han
sabido anticipar los eIectos creando mas puestos de
trabajo por consiguiente, el benefcio para las poten-
ciales victimas de una escasez por venir.
Recordemos que si la escasez con Irecuencia esta
relacionada con la sequia, con las inundaciones, con
las guerras civiles, esta vinculada tambien y de ma-
nera 'natural¨ con los presupuestos de la miseria, y
OI
l &#(%-L)$/(M0+&,$ lNIEFFCG/F /L CCNCEFIC DE DES/FFCLLC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
estos ultimos son sufcientes en ausencia de la in-
tervencion publica y de poblaciones correctamente
inIormadas para desorganizar por completo a los
sectores de la distribucion. En Bengala en 1943, el
pescado era un alimento de lujo, el empeoramiento de
la relacion de intercambio entre el arroz y el pescado
ha producido un tipo particular de escasez. De igual
modo, en Sahel, con la misma cantidad de carne, los
ganaderos nomadas no podian adquirir cereales. En
fn, estas cuestiones son actuales como lo muestra
el crecimiento del hambre en Egipto, Haiti y Costa
d`Avorio en la primavera de 2008.
Al contrario, en el estado indiano de Maharastra, en
1973, el gobierno ha sabido crear, durante un periodo
de gran sequia, mas de cinco millones de trabajos tem-
porales, con lo que pudo evitar el hambre. Proponerle
a los ciudadanos remedios contra la escasez, signifca
comprender la importancia de las politicas de caracter
publico, como lo es la creacion del trabajo temporal.
Sin embargo, estas Iormas de regulacion implican la
existencia de un imaginario social capaz de Iavorecer
una prensa libre, una educacion que no sea una simple
alIabetizacion, elecciones no Iraudulentas, una justi-
cia relativamente integra, partidos de oposicion acti-
vos. Dadas estas condiciones, ningun gobierno puede
escaparse a sanciones severas si no adopta las medidas
para evitar el hambre y los desastres.
LA NOCION DE DESARROLLO
La nocion de desarrollo deriva del griego phvsis (en-
contramos el termino en Homero). Describe lo que
crece, desarrolla, crea. Para los griegos (no es posible
contentarnos con traducir phvsis con el latino natura;
sin esta distincion no se comprende nada) la natura
nos lleva a la generacion, a aquello que participa en
un desarrollo armonioso, sano, mesurado (el mons-
truo no tiene armonia, como lo es el movimiento de la
bailarina cuando se vuelve muy rapido o muy lento).
Con la generacion se encuentran las leyes inmanentes
de la vida, los misterios de la sustancia.
Para Aristoteles se trata de pensar lo inmovil (la
metaIisica) pero tambien lo viviente, el movimiento
(la Iisica). En este sentido, encontrar la armonia, en
su nocion casi musical, nos lleva a la phronesis, la
sabiduria practica. Esta ultima se conecta, como lo ha
señalado Hannah Arendt, con la combinacion de vita
activa y vita contemplativa. Al respecto, la participa-
cion en los asuntos de la ciudad (solo la actividad po-
litica me hace plenamente hombre), no se encuentra
en contradiccion con la contemplacion. La vida con-
templativa nunca es permanente ni entre los huma-
nos ni entre los dioses. En eIecto, es decisivo para
su cabal cumplimiento, contemplar y participar en la
vida de la ciudad. De este modo, es posible oponerse
a la hvbris, lo desmesurado. Ahora bien, el mundo
contemporaneo que valoriza el desarrollo en cuanto
tal el crecimiento de la produccion por la produc-
cion, el consumo ostentoso descrito por Veblen,
¿acaso no se ha Iormado alrededor de un imaginario
economico atravesado por la hvbris?
Es necesario reconocer que el 'desarrollo¨ actual
de las industrias, de la contaminacion de cualquier
tipo, acelera el desorden del planeta. Despues de al-
guna catastroIe mundial, ¿no corremos el riesgo de
Iormar un totalitarismo de nuevo genero, que sera el
unico capaz de redistribuir autoritariamente los recur-
sos del planeta?
Ante todo es oportuno recordar con Aristoteles, en
la Etica a Nicomaco, 'que la riqueza no es evidente-
mente el Bien` que buscamos, es solamente una cosa
util, un medio con miras a otra cosa¨. En la vision
griega (para la oikonomia), para una economia de las
necesidades, existe un 'sufciente¨. Al contrario, para
la 'crematistica¨ el intercambio generalizado, y ge-
neralizable como el del comercioҟ no existe medida;
por lo tanto, en nuestros dias, es evidentemente que
la 'crematistica¨ triunIa. Asi pues, en nuestro siglo,
el crecimiento 'en si¨ es percibido como positivo.
Con sabiduria, Aristoteles sostenia que 'el hombre
de negocios es un ser Iuera de la naturaleza, ya que
para el la riqueza es el bien supremo¨. En eIecto, para
el flosoIo griego, la economia no es simplemente
'util¨, debe tener 'otro fn que si mismo¨. En esta
perspectiva tenemos que proponer de nueva cuenta la
cuestion de 'la utilidad de lo util¨. Por su parte, Mar-
tha Nussbaum, cercana a Sen, ha publicado una obra
titulada Nature, Function and Capabilitv. Aristotle on
Political Distribution. En sintesis, estas cuestiones no
son abstractas. Para convencernos es sufciente tomar
en cuenta la 'Iormacion¨ de millones de adolescen-
tes de adulescents norteamericanos alimentados
con hamburguesas, video juegos, telenovelas, y que
pasan horas Irente a la computadora en un estado de
semi-autismo (la No life).
¿CUAL CRECIMIENTO?
Nos encontramos con las evidencias perturbadoras
que generalmente tenemos la tendencia a dejarlas
como el polvo bajo un tapete. Sabemos con seguri-
dad que el estilo del desarrollo, de consumo de un
europeo o norteamericano no puede ser exportado al
mundo sin producir una explosion del planeta. Por
OJ
&#(%-L)$/(M0+&,$//l CHFlSIl/N DESC/MFS
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
lo tanto, no se trata, en una simple inversion, de ha-
cernos participes de un puro decrecimiento, sin pre-
guntarnos por quien y por cuales condiciones. En un
planeta donde tres mil millones de habitantes viven
con menos de dos dolares al dia (Mazoyer y Roudart,
2005), existe un problema del agua.
1
Debemos poner
atencion al hecho de que la esencia de la cantidad de
agua bajo Iorma solida, liquida o gaseosa siga estable
(los proyectos de desalinizacion del agua del mar son
carisimos). Ni el aire ni el agua se agotan cuantitativa-
mente, sin embargo, su calidad se deteriora y rehabi-
litarlos conlleva un costo. El agua ya tiene un precio,
el aire tambien, con el permiso de contaminar. Es una
realidad que los problemas geopoliticos de atribucion
del agua nos obligan a vivir sobre una polvera. Incluso
el petroleo es el corazon de nuestra hvbris. Calcular en
modo exacto los costos del petroleo, seria como medir
el precio de los incidentes entre automoviles, la con-
taminacion del aire y los gastos militares empleados
para el control de las areas petroleras.
EL DESARROLLO DE LAS CONCIENCIAS
El desarrollo de las conciencias, incluidas las con-
ciencias desviadas, es sin duda deseable. Al ciuda-
dano del siglo XVIII, Condorcet a diIerencia de
Malthus- propone que la tasa de Iecundidad Iuese ba-
jada con el progreso de la razon, de la contracepcion.
En suma, se trata de darnos los medios para evaluar lo
que entendemos como desarrollo. Ahora sabemos que
un crecimiento eterno, indefnido, no es compatible
con el mantenimiento de los equilibrios ecologicos,
para no hablar de los problemas sociales. De cual-
quier modo, nuestro imaginario, nuestras represen-
taciones dominantes, se concentran sobre un acritico
'desarrollo economico¨.
Pensemos en Adam Smith, el cual sostenia citan-
do a Malebranche- que 'todas nuestras pasiones se
justifcan por si mismas¨. Somos Iragiles, pero muy
a menudo capaces de racionalizar nuestros mas en-
1
Al respecto, el amplio desarrollo de los agro-carburantes grandes con-
sumidores de agua corre el riesgo de exacerbar la penuria alimentaria
ya existente. En Europa, la Organizacion para la Cooperacion y el Desa-
rrollo Economicos (OCDE) recuerda que se necesitaria convertir el 70
por ciento de las tierras cultivadas para producir el 10 por ciento de las
necesidades para transporte de rueda. Ademas, la solucion del hambre
en el mundo esta amenazada por la conversion de tierras en Iavor de los
agro-carburantes. De tal modo, el cambio de direccion de numerosas
explotaciones en Iavor de los bio-carburantes ha modifcado las impor-
tantes zonas de tierras cultivadas de la cadena alimentaria. El precio de
los productos de base alcanzan en AIrica un nivel tal que un libro de
aceite de palma cuesta tanto como un libro de gasolina. La ausencia de
tierra, el enorme consumo de agua, los riesgos del cambio climatico, son
difcultades vinculadas al crecimiento de los agro-carburantes, y mere-
cen un debate preliminar y correctamente inIormado sobre la seguridad
alimentaria.
loquecidos movimientos. Ahora bien, si el desarro-
llo del mundo actual suIre la dominacion occidental,
conviene no cancelar la autoridad clasica ejercida en
las sociedades tradicionales. En particular, es Iunda-
mental avanzar las interrogantes en torno al valor de
uso. No aceptemos, ademas, los pseudo-eIectos de
una transIerencia (trickle down effect), es decir, la
creencia en un benefcio derivado por un incremento
de la riqueza mundial que cabalgando (¿magicamen-
te?) oIreceria sus migajas a los desheredados. Dadas
estas causas, se trata de rechazar la vision de una
economia preocupada solamente por los individuos
separados de sus grupos sociales. De hecho, la ver-
dadera pobreza es siempre relativa a una comunidad;
la miseria radical es la privacion de las capacidades,
para seguir el vocabulario de Sen. Como los seres hu-
manos no nacen vestidos, de igual modo no nacen do-
tados de derechos; estos ultimos provienen de nuestra
incorporacion en instituciones efcaces que puedan
garantizar derechos y deberes (lo que no existe en
dos tercios del planeta). La desigualdad no puede ser
reducida solamente a la desigualdad del ingreso, con-
cierne tambien al acceso al credito, al patrimonio, al
empleo, al conocimiento. Es Iundamental compren-
der que la nocion de capabilitv desengancha el con-
cepto de pobreza de una interpretacion simplemente
monetaria, antes bien, la ubica sociologicamente en
un ambito relacional en el nivel medio, dentro de una
particular colectividad.
LA INCORPORACION DE LOS INDIVIDUOS
Tomar en consideracion, como nos invita Sen, el acce-
so al credito, al micro-credito, las inestabilidades poli-
ticas, las relaciones de dependencia respecto a los mer-
cados mundiales, signifca intentar tomar algo distinto
de los individuos excluidos a nivel mundial. En todos
lados, el imaginario vinculado al lujo, a los placeres
costosos, a los comportamientos relativos a las adqui-
siciones (acquisitiveness), reIuerzan las desigualdades.
Tomemos el ejemplo del parque publico, abierto a
todos, la capacidad de un espacio verde se multipli-
cara en relacion a su utilizacion privada. De cualquier
manera, un parque presupone una poblacion educada,
a fn de que no sea degradado en el espacio de algunas
horas. En conclusion, una sabia gestion no se reduce
jamas a una pura satisIaccion de las necesidades, de
otro modo nos quedamos prisioneros de una vision
donde la politica no es sino una Iorma de organiza-
cion que gestiona un 'zoologico humano¨.
Al respecto, desarrollar indicadores de desarrollo
no centrados sobre el producto interno bruto, signifca
OF
l &#(%-L)$/(M0+&,$ lNIEFFCG/F /L CCNCEFIC DE DES/FFCLLC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
intentar darle un contenido sustancial a las politicas
publicas. Bajo este aspecto, un analisis economico,
sociologico, flosofco de los mecanismos de creci-
miento debera ser llevado a cabo pais por pais, region
por region.
LOS OBSTACULOS A NUESTRA COMPRENSION
No podemos conservar el modelo de un crecimiento
infnito en un mundo fnito. Dicho esto, es necesario
acordarnos de Braudel, quien describe los mercados
de la primera mundializacion, la del Renacimiento.
Es decir, si los comerciantes venecianos, genoveses
o pisanos hicieron Iortuna, no Iue solamente con el
comercio de eso que les Ialtaba a la inmensa mayoria
de los habitantes de este planeta, vendian a las clases
dominantes los bienes de lujo, las especias, las sedas,
permitiendo acrecentar sus distinciones.
Otra imagen que nos impide refexionar serena-
mente sobre el desarrollo es aquella de la clasifcacion
de las naciones consolidadas cabalgando con inge-
nuidad en una pseudo-flosoIia de la historia para las
cuales existen algunas naciones aun en 'estadio de
adolescencia¨. En esta perspectiva, construir un in-
dicador de desarrollo humano (Sen ha participado en
la elaboracion de esta idea en el ambito de un pro-
grama de Naciones Unidas) quiza permitiria articular
un pensamiento que no solo quede ligado al consumo
por habitante. Se trata, en todos los casos, de tomar
en cuenta de manera proporcional tanto las esperan-
zas de vida y educacion eIectivas de los dos sexos;
y aqui importasi se quiere 'prolongar la ventaja de
las posibilidades oIrecidas a los individuos¨ no con-
Iormarse con una simple alIabetizacion. Subrayemos
otro obstaculo. Con Irecuencia se lee que el numero
de pobres ha disminuido en Asia. Esta constatacion
olvida que el resultado Iue obtenido al precio de un
incremento de la contaminacion, de las desigualdades
crecientes y de la destruccion de los recursos cultura-
les tradicionales. Joseph Stiglitz nos recuerda que los
paises necesitan tiempo para desarrollarse; lanzarlos
sin precaucion hacia un mercado fnanciero uniIorme,
signifca privarlos de aquello que el desarrollo puede
iniciar, ya que las posibilidades de exito nacen a tra-
ves de una adaptacion razonable.
Se puede leer en Un otro mundo: 'Si los paises
desarrollados estiman tener necesidad de un periodo
de transicion para abolir las subvenciones, es bueno
que lo hagan suprimiendo toda ayuda a los agricul-
tores que ganan, por ejemplo, mas de mil dolares, y
estableciendo un techo a los subsidios otorgados a
cada agricultor, digamos, en cien dolares. Dado que
la inmensa mayoria de los habitantes de los paises en
vias de desarrollo depende directa o indirectamente
de la agricultura, eliminar las subvenciones y abrir los
mercados agricolas seria extremadamente benefco,
en cuanto que subirian los precios. Todos los paises
en vias de desarrollo, sin embargo, no tendrian bene-
fcio: los que son importadores de productos agricolas
suIririan a causa de los altos precios. Entre los paises
en vias de desarrollo, asi como entre sus poblaciones,
se tendrian perdedores incluso en aquellos que puedan
obtener ventajas. Los agricultores verian su situacion
mejorar, pero los trabajadores de las ciudades deberan
pagar mas por su alimentacion. Para resolver este pro-
blema de transicion, los paises industrializados podrian
proveer una ayuda a los paises en vias de desarrollo du-
rante el periodo de asentamiento: una pequeña Iraccion
de aquello que ellos dispensan hoy en subvenciones
agricolas bastaria¨ (Stiglitz, 2007: 135-136).
Por su parte, el mismo Stiglitz nos recuerda la ma-
nera en que el Fondo Monetario Internacional ha im-
pedido a Etiopia utilizar la ayuda internacional para
construir escuelas, con el pretexto tergiversado, pero
ortodoxo 'economicamente¨ que los fnanciamien-
tos no son para sostener los proyectos locales. De to-
das Iormas, si es correcto decir que un determinado
numero de Estados del Tercer mundo se han construi-
do sobre los escombros de los poderes tradicionales
que reIuerzan el clientelismo y la corrupcion- tam-
bien es posible afrmar que la disminucion del gasto
en educacion y salud ha generado en todos lados el
empobrecimiento de los mas debiles.
Aun mas, ningun continente es virtuoso, recordemos
una situacion que no es seguramente conIortable, es de-
cir, el 40 por ciento del ahorro aIricano esta en la actua-
lidad colocado sobre los mercados fnancieros interna-
cionales. En el mismo sentido, hay que tener presente
la manera con la cual, en muchos paises aIricanos, los
productos de importacion chinos, por ejemplo son
vendidos a costos inIeriores al precio de produccion lo-
cal, lo que causa una desocupacion catastrofca.
Por lo tanto, pobres como ricos, el modelo de cre-
cimiento del norte se vuelve una Iorma de dictadura
potente. ¿Como olvidar que en Estados Unidos las
administraciones no dejan de endeudarse? La crisis
de los subprime ha multiplicado los eIectos perversos
de los mercados fnancieros al grado de colocar con-
siderables sumas en un nanosegundo. A partir de una
defciencia monetaria de los subprime, se ha pasado
a una depreciacion de las acciones de los bancos, que
genero una crisis de liquidez, la cual a su vez corre el
riesgo de producir eIectos de recesion Iortisimos.
OK
&#(%-L)$/(M0+&,$//l CHFlSIl/N DESC/MFS
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Estas difcultades enormes a menudo son relega-
das entre los aspectos tecnicos de las paginas econo-
micas, en el momento en el cual por todas partes tiene
espacio la publicidad por los 4 X 4, por las televisio-
nes de pantalla plana o por las vacaciones exageradas,
dependientes del aire acondicionado. Formadas en las
'business schools¨, las pseudo-elites de la guerra eco-
nomica presentan los costos, mientras en los paises
del sur comparten el imaginario de un crecimiento
desmedido. A nivel mundial, ahi donde es posible, el
consumo gira al maximo en la irresponsabilidad ab-
soluta de los consumidores, los cuales ignoran todos
los Ienomenos de toxicidad planetaria.
¿SALIR DE LA HYBRIS?
El proyecto de una sociedad autonoma signifca su-
brayar el desaIio de una economia que ha salido de
la hvbris, para estar en grado de comprender lo exce-
sivo. Recordemos que Etiopia y Somalia exportaban
a pesar de sus recientes carencias alimentos para
animales domesticos. Ademas, cada dia los cangrejos
daneses son desollados en Marruecos (donde la mano
de obra es menos cara), para regresar en la misma no-
che sobre el mercado danes. Imaginar una 'impronta
ecologica¨ vivible presupone una refexion sobre y
desde los organismos de regulacion internacionales.
La puesta en acto de este 'programa¨ seria, ex-
traordinariamente compleja. Por el momento, sabe-
mos un determinado numero de cosas, por ejemplo,
desde ya convendria reducir los transportes, los con-
sumos de energia, el turismo de masa, el automovil
individual, la publicidad, los embalajes, dar impulso
a la produccion de bienes culturales que no cuestan
casi nada. El saber, el conocimiento los libros de
bolsillo o el soItware libre, que son baratos, el arte,
pueden ser compartidos a condicion que sea dirigido
a una poblacion educada. Como todos los estudios
han demostrado, no existe una demanda cultural bru-
ta. En cada ambito, cada obra de arte y cada Iorma
nueva crea e inventa en cada ocasion su audiencia y
sus destinatarios. En breve, refexionar sobre un desa-
rrollo controlado no signifca simplemente valorizar
el tiempo liberado por el trabajo, ya que este ultimo
no respecta evidentemente la economia de mercado.
LA NOCION DE CAPACIDAD
AIrontemos la nocion de 'capability¨, esta 'capaci-
dad¨ de movilizarse, de realizar cambios. Sen nos
interesa porque, en tanto hindu, sabe describir las ex-
periencias logradas. Asi, en su pais de origen, la re-
volucion agraria ha tenido, en mas regiones, eIectos
reales; sin embargo, no ha dado resultados si no son
comprendidos en el interior de un determinado ambi-
to, es decir, en el interior de un Estado con autoridades
locales en grado de oIrecer a los pequeños agricultores
la posibilidad de acceder al microcredito y a las herra-
mientas modernas. Bajo este aspecto, la extension del
ganado lechero ha contribuido a mejorar las razones
alimentarias de una parte notable de la poblacion.
EnIrentemos otro tipo de problema. Por ejemplo,
la salida de la crisis de Corea ha sido posible con base
en las 'capacidades¨ educativas puestas en accion por
una larga Iraccion de la poblacion. Al respecto, Sen
utiliza la expresion de empoderamiento. Se trata de
medir en el terreno concreto, las capacidades de liber-
tad real en contextos en grado de defnir el desarrollo
en el interior de un ambiente preciso.
Sen describe en modo efcaz las capacidades por
movilizar. Entonces, se trata de no ser el esclavo de
ninguno, se renueva aqui el ideal del Iluminismo que
Kant escribe: 'la autonomia es el proyecto del hom-
bre para salir de la minoria de la cual el es su res-
ponsable¨. Sen muestra que no es ingenuo, por consi-
guiente Ialso, suponer que los individuos, privados de
infuencia social, tomen decisiones 'racionales¨
2
con
base en inIormacion perIecta y perIectamente domi-
nables. En este sentido, bien entendido, seria tonto no
comprobar ciertos eIectos perversos de la globaliza-
cion. Las subvenciones de los agricultores del norte
tienen un eIecto destructivo para los agricultores del
Tercer mundo a quienes les venden el extra de cerea-
les y de bovinos. Por ejemplo, en Camerun los pro-
ductores de aves se han movilizado con exito contra
la importacion a bajo precio de aves congeladas.
Las descripciones empiricas alcanza el corazon de
la refexion teorica. Por su parte, es apoyandose sobre
Adam Smith y su Teoria de los sentimientos morales,
que Sen cuestiona la lectura demasiado superfcial de
las Investigaciones sobre la naturale:a v las causas
de la rique:a de las naciones. Se sabe que Smith con-
dena a los especuladores, alrededor de los cuales, por
otra parte, Smith economista no hace ningun esIuerzo
2
Si no queremos volvernos 'idiotas racionales¨, prisioneros de una
concepcion del individuo mudo en las conIrontaciones de intereses
puramente egoistas, es necesario poner en discusion la idea simple de
una 'racionalidad a-historica¨, pura e unica. Tomemos algun ejemplo
en prestamo de Michel Foucault. La concepcion del papel del Estado
depende de situaciones largamente historicas. En el siglo XVI, el jeIe
de Estado es concebido como un pastor que guia al rebaño de ovejas a
las cuales debe cortar la lana, para repartirla. En el siglo XVII, el Rey es
considerado como una guia, responsable de la etica de sus subditos. Del
siglo XVII al XIX, los jeIes de Estado seran responsables de los fujos
economicos. En la concepcion del Estado asistencial del siglo XX, los
responsables son obligados a gestionar, de la mejor manera, la existencia
de sus ciudadanos.
OO
l &#(%-L)$/(M0+&,$ lNIEFFCG/F /L CCNCEFIC DE DES/FFCLLC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
de comprension conceptual. En eIecto, en Smith, el
analisis politico suIre un desplazamiento radical. De
hecho, para este autor la republica no es defnida por
las 'competencias¨ del pueblo sino por el nivel del
sustrato economico. En suma, si con la Teoria de los
sentimientos morales yo tomo en consideracion a los
otros, ¿la vision del economista se apoya unicamente
sobre el egoismo? En el Iondo, hay que observar que
se trata de interrogar la nocion de utilidad. En este
sentido, Sen sostiene que es necesario restablecer los
vinculos entre etica y economia. En ultima instancia,
es la etica que nos vuelve seres humanos, la preocu-
pacion ('care¨) que salva la carrera choca con los me-
canismos 'darwinianos¨ de seleccion.

SALIR DEL ECONOMICISMO
Citando a Aristoteles, Sen encuentra la cuestion de
la 'buena vida¨. El estagirita condena el intercam-
bio puro, este arte de adquirir una riqueza sin limites.
Ahora bien, nuestra ausencia de limites, nuestro 'eco-
nomicismo¨, aceptando con ingenuidad una economia
como categoria separada merece un serio examen.
Sabemos que es simplista suponer a los individuos
indemnes de cualquier tipo de infuencia social. Sin
embargo, los economistas 'serios¨ piensan en decisio-
nes 'racionales¨ tomadas a partir de una inIormacion
perIecta. Esta 'Iuera de toda proporcion¨ exigir a los
accionistas fnancieros el ceder un poco mas, lo que
permitiria el incremento de sus riquezas. Por ejemplo,
especulando sobre el mercado alimentario, los ope-
radores de las bolsas de valores no dejan, a pesar de
la crisis, de inventar productos que estan en grado de
crecer mas del diez o quince por ciento al año.
Debemos tomar en cuenta que 'los arboles no to-
can el cielo¨. Sin embargo, siguen hablando, como
si nada hubiera pasado, de desarrollo sin movilizar
nuestras conciencias para poner en entredicho esta
nocion. Salir del economicismo signifca relanzar la
discusion de los criterios de la justicia, del bien, de lo
aceptable. Deberiamos preguntarnos si nuestro mo-
delo de desarrollo tiene algun sentido. Dejemos de
legitimar las producciones superfuas (o nocivas) con
el pretexto de que dan trabajo a la poblacion. ¿Como
ignorar hoy que un bien vendido a un precio global
unico tenga 'valores¨ diIerentes segun si es produci-
do en el centro o en la periIeria?
No existen respuestas simples a las inquietudes
abismales con que nos enIrentamos. Ademas, para
ser exactos, estamos sin un analisis preciso de las re-
laciones costo/benefcio de conservacion de las cul-
turas que son llamadas tradicionales. Dicho esto, una
evaluacion eIectiva implicaria una capacidad de las
poblaciones para entrar en el campo de la discusion
publica, con los representantes, y estar en grado de
argumentar seriamente. En sintesis, luchar contra la
industrializacion del deseo, contra la de-sublimacion
en marcha signifca un intento por poner en accion
mecanismos de regulacion etica y politica. Para ha-
cerlo, conviene que 'los economistas puros¨ renue-
ven las bases refexivas de su disciplina. En verdad
nada esta aun perdido.
REFERENCIAS
Arendt, H. (2007), Condition de lhomme moderne,
Paris, Calmann Levy.
Aristoteles (2004), Ethique a Nicomaque, Paris,
Flammarion.
Braudel, F. (1969), Ecrits sur lhistoire, Paris, Flammarion.
Foucault, M. (1994), Dits et ecrits, Paris, Gallimard.
James, W. (2006), Introduction a la philosophie, Pa-
ris, Les empêcheurs de penser en rond.
Kant, I. (1965), 'Reponse a la question: qu`est-ce
les Lumieres?¨, en I. Kant, La philosophie de
lhistoire, Paris, Gonthier.
Mazoyer, M., y L. Roudart (dir.) (2005), La fracture
agricole et alimentaire mondiale. Nourrir lhumanite
aufourdhui et demain, Paris, Universalis.
Nussbaum, M. (1986), Nature, Function and Capa-
bilitv. Aristotle on Political Distribution, Mimeo-
graphed, Brown University.
Sen, A. (1984), 'Rights and Capabilities¨, en A. Sen,
Resources, Jalues and Development, Harvard,
Harvard University Press.
Smith, A. (1970), Theorie des sentiments moraux,
Londres, Penguin Book.
Smith, A. (1976), Recherches sur la nature et les cau-
ses de la richesse des nations, Paris, Gallimard.
Stiglitz, J. (2007), Un autre monde. Contre le fanatis-
me du marche, Paris, Fayard.
Veblen, T. (1970), Theorie de la classe de loisir, Pa-
ris, Gallimard.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EPP
LA RELIGIÕN Y LA ESCUELA DE LA
ignorancia
*
!"#$%&K-#($%."
**
|Olivier Roy, La santa igno-
rancia. El tiempo de la religion
sin cultura, Madrid, Peninsula,
2010.|
E
l excelente libro de Olivier Roy, La santa ig-
norancia. El tiempo de la religion sin cultura,
constituye una lectura obligada no solo para
aquellos que ubican sus intereses en el campo del
estudio de las religiones, sino para los que aun tie-
nen el interes, el tiempo y la honestidad de intentar
la comprension de lo que sucede en la epoca en la
cual vivimos. En eIecto, la documentacion extrema-
damente vasta sobre la que Iunda su refexion alude
a aspectos pocos conocidos del presente y del pasado
donde la dimension religiosa se cruza con la proIana,
con eIectos relacionados con la vida de los sujetos y
comunidades, asi como de las dinamicas economicas,
sociales, sexuales y demografcas.
El punto de partida de su discurso es la relacion
entre religion y cultura. Formulada en terminos sim-
ples, es posible concentrar su tesis en una cuestion
general: en la base de las religiones historicas siem-
pre ha existido una relacion esencial entre religion y
cultura. Esta relacion se diluye en las numerosas y
en muchos casos extravagantes subculturas religio-
sas que prescinden de cualquier conocimiento y por
ello pueden realizar proselitismo donde sea. En estas
subculturas, lo religioso se exhibe como tal y rechaza
cualquier sistema simbolico. Tal pretension esta vin-
*
Traduccion de Israel Covarrubias.
**
ProIesor de estetica en la Universidad de Roma 'Tor Vergata¨. Es di-
rector de la revista Agalma. Rivista di studi culturali e di estetica.
culada con la globalizacion y con la desterritorizacion
que le sucede a la primera: las subculturas asumen
una impronta Iundamentalista, la cual es la mejor Ior-
ma que se acomoda con la mundializacion y el espa-
cio homogeneo e indiIerenciado abierto por internet.
Es comprensible lo que Roy entiende por religio-
nes culturales, fncadas sobre el hecho de que muchas
producciones culturales y campos de saber que se ha-
bian presentado en la modernidad como 'laicos¨, han
sido transposiciones en terminos mundanos de expe-
riencias que originalmente eran religiosas: el caso de
la estetica entendida como disciplina flosofca que
nace en el siglo XVIII bajo este aspecto es ejemplar.
En cambio, no esta claro que entiende por cultura,
nocion que en su separacion de la religion aparece
solo raramente en su texto: tal vez es defnida como
lentre-deux, 'la gradacion, lo ambiguo¨, otras veces
directamente como la transgresion, el margen, la vida
privada o la oposicion a la politica. En otras palabras,
esto induce a pensar que para Roy no existe una cul-
tura que no haya sido religiosa. El hecho esta en que
el origen de las dos grandes civilizaciones, la griega y
la china, es puramente cultural y no religioso: la pri-
mera tiene un caracter esencialmente poetico-literario
(los poemas homericos, la tragedia y la flosoIia pre-
socratica), la segunda un caracter etico-politico (de las
cuatro escuelas que se desarrollan en el periodo de los
EPE
l &#(%-L)$/(M0+&,$ L/ FELlGlCN Y L/ ESCUEL/ DE L/ lGNCF/NCl/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
imperios, tres no tienen nada que ver con la religion
y esta en duda que la cuarta, el taoismo, tenga un ca-
racter religioso en el sentido occidental del termino).
Olivier Roy estudia con exclusiva reIerencia a la
religion como un Ienomeno de caracter mas general
que se presenta en cualquier aspecto de la vida actual:
a la religion pura (es decir, sin ninguna reIerencia cul-
tural) se le aproxima una didactica pura (la enseñanza
sin el interes por establecer relacion con el desarrollo
de la energia intelectual y con las capacidades criticas
de los docentes y alumnos), una pornograIia pura (una
puesta en accion de actos sexuales sin ninguna media-
cion simbolica), una editorial pura (una produccion
sin estrategia cultural), un politico puro (agitacion y
propaganda sin la sombra de una teoria), una tecnica
pura (un interes hacia el Iuncionamiento de la tecno-
logia sin reIerencia a las consecuencias psicologicas
y sociales), etcetera. La pureza de toda actividad se
mide por su repugnancia en las conIrontaciones de
todo signifcado y en la exclusiva dedicacion a la ga-
nancia economica inmediata. Paradojicamente, existe
tambien una contradiccion de terminos: lo cultural
puro (cuando la actividad de promocion cultural se
mantienen en pie con miras a la ganancia exclusiva
de los organizadores o para esconder transIerencias
ilegales de dinero).
De este modo entramos en el reino de la pura
ignorancia en el cual todo conspira para aturdir y
conIundir las mentes a traves de un desplazamiento
continuo de la atencion del publico hacia cuestiones
secundarias e irrelevantes al grado de volverse com-
pletamente extrañas a la competencia. En gran me-
dida, la responsabilidad de esta situacion recae en
las instituciones y en las entidades cuya tarea es la
de transmitir el saber, las cuales han sido capturadas
desde hace cuatro decadas por una especie de conIu-
sion autodestructiva, por una pulsion de muerte que
tiene como nombre dotado de una potencia magica:
actuali:acion. Para ubicarnos solo en el ambito de la
cuestion religiosa, que constituye el argumento del li-
bro de Roy, es increible que ya no se hable de la unica
gran ocasion perdida por las religiones historicas en
el inicio de este siglo: la lucha contra la guerra.
Sin embargo, hay una cuestion decisiva que queda
sin respuesta. Si las pseudo-religiones pueden obtener
un exito brutal es porque ellas satisIacen necesidades
que las religiones tradicionales no logran apagar: son
de naturaleza existencial, mas que cultural o econo-
mica. Roy discute ampliamente dos teorias: la de la
aculturacion como dominio (representada por los es-
tudios culturales y llevada a sus extremas consecuen-
cias por Pierre Bourdieu) y la del mercado de lo reli-
gioso (que se basa sobre la completa separacion entre
mercado religioso y mercado cultural). Su preIeren-
cia es abiertamente por la segunda, que sin embargo
no oIrece respuesta a la pregunta Iundamental: ¿por
que las religiones historicas no pueden satisIacer las
necesidades espirituales de millones de personas, las
cuales se alejan en Iavor de las subculturas? En otras
palabras, es probable que esta situacion no dependa
solamente de la globalizacion, la mercantilizacion y
la estupidez colectiva universal. Es desde el interior
de las religiones historicas que hay algo que no Iun-
ciona: el mimetismo estrategico, la rivalidad mimeti-
ca con el mundo del espectaculo, de la comunicacion
y del consumo las corroe desde su interior, haciendo
perder su credibilidad. De este modo, las religiones
que, como el catolicismo, jamas Iueron Iundamenta-
listas, sino mas bien laxas, se vuelven Iundamentalis-
tas para estar al dia con los predicadores evangelicos
y con el Islam radical. Finalmente, llama la atencion
del libro de Roy la ausencia de alguna reIerencia al
sentimiento religioso que es una cosa completamente
distinta de la ortodoxia y de la ortopractica, de las
creencias y de las predicas. Si las religiones historicas
quieren tener aun un espacio sociocultural, es sobre
otro terreno que deben moverse: precisamente el de
los ritos sin mitos y el de la estetica, que representan
el maximo de una disponibilidad exportable. Es nece-
sario agregar que el sentir ritual es opuesto a la puesta
en acto espectacular de los medios de comunicacion,
asi como opuesto a la injerencia en territorios de los
cuales se ignoran sus logicas y sus codigos.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EPG
POLIVALENCIAS Y SIMETRIAS:
¿LA VERDAD EN LA política
O LA POLITICA EN LA VERDAD?
D()%($%&CL&>-#(A(/-4
*
|Joaquin Abellan y Javier Fran-
ze (eds.), Politica v verdad, Ma-
drid, Plaza y Valdes, 2011.|
*
Tiene estudios de flosoIia y ciencia politica.
D
esencantamiento, nihilismo o relativismo son
algunos de los nombres que recogen la situa-
cion intelectual y politica a la que estan reIe-
ridos, de una u otra manera, los trabajos de Politica
v verdad, una compilacion de articulos academicos
editada recientemente por Joaquin Abellan y Javier
Franze. El enIoque predominante del libro es concep-
tual; Max Weber, Leo Strauss e Isaiah Berlin aparecen
como lugares teoricos privilegiados en su refexion.
El comienzo del desencantamiento, el nihilismo o el
relativismo, por supuesto, ha dejado de estar cronolo-
gicamente cercano a nosotros. No obstante, si atende-
mos a la genealogia del debate que se propone en el
libro, estos terminos (se podrian añadir otros) sirven
para abreviar lingüisticamente una experiencia his-
torico-politica que sigue siendo, sin duda, la nuestra.
Los articulos de Politica v verdad extraen su Iuerza y
sentido precisamente de esta experiencia. Desde dis-
tintas perspectivas, buscan aIrontar y aportar refexio-
nes sobre problemas del presente como democracia,
liberalismo, pluralismo, multiculturalismo, tolerancia,
derechos humanos y laicismo.
En la primera seccion, titulada 'Politica y verdad:
Iundamentos e historia de un debate¨, escriben Joa-
quin Abellan, Elena Garcia Guitian, Nicolas Patrici y
Javier Franze. Abellan rastrea la historia de la relacion
entre verdad y politica y sus equivalentes flosoIia y
gobierno, razon y poder, desde su Iormulacion inicial
en Platon hasta las recepciones criticas de la tesis pla-
tonica en la modernidad, en particular en las obras de
Immanuel Kant, Max Weber y Hannah Arendt. Esta
historia, a juicio de Abellan, puede ser caracterizada
como un paulatino distanciamiento entre politica y ver-
dad, cuyo resultado es la afrmacion de la 'autonomia
de la politica¨ (p. 53).
Garcia Guitian estudia las nociones de incertidum-
bre, pluralismo valorativo y liberalismo en la obra de
Isaiah Berlin. Para la autora, Berlin parte de una irre-
ductible concepcion pluralista y beligerante de los va-
lores, pero en su flosoIia politica esto no supone una
afrmacion relativista abocada a rechazar de antemano
todas las certezas. Comenzando por lo que Garcia llama
'la verdad de la incertidumbre¨, en Berlin permanece-
ria un contenido valorativo minimo: los derechos hu-
manos, que son un resultado del proceso civilizatorio.
A partir de este 'minimo¨, Berlin piensa que es posible
edifcar instituciones liberales que aseguren el manteni-
miento del pluralismo y moderen el conficto potencial.
Patrici y Franze que en sus respectivos trabajos
coinciden en analizar textos de Leo Strauss se inclinan
por aceptar esta diIerencia entre pluralismo y relativis-
mo (pp. 96-97, nota 19; pp. 139-141). Patrici hace una
refexion sobre la tolerancia y la exclusion de lo intole-
rable en las democracias liberales actuales, recurriendo
a los argumentos de Strauss contra el liberalismo mo-
derno. Las interpretaciones de Strauss sobre Thomas
Hobbes y de nuevo Isaiah Berlin son el nucleo de su
trabajo. Para Patrici, mas que un ataque al liberalismo
como tal, Strauss critica aquellas premisas modernas
que lo conducen al relativismo y al abandono del dere-
cho natural entendido como una 'escala de valores ha-
cia la cual orientarse¨ (p. 107). En el ultimo ensayo de
esta seccion, Franze se ocupa de las interpretaciones de
EPH
l &#(%-L)$/(M0+&,$ ¿L/ VEFD/D EN L/ FCLlIlC/ C L/ FCLlIlC/ EN L/ VEFD/D°
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
Strauss sobre Max Weber y Carl Schmitt en terminos
de nihilismo y totalitarismo. Para el autor, la afrma-
cion del caracter no Iundamentado de los fnes y valores
de la politica o, en otras palabras, la independencia de
la politica respecto a la verdad, es ciertamente central
tanto en Weber como en Schmitt. Pero esta afrmacion,
lejos de conducir al nihilismo y al totalitarismo, puede
constituir sin negar sus riesgos un antecedente de las
teorias democratico-radicales actuales basadas en la de-
liberacion y la 'lucha por el sentido¨.
En 'Verdad y politica en el debate y la politica ac-
tuales¨, segunda seccion del libro, se recogen las con-
tribuciones de Montserrat Herrero, Jose Luis Lopez de
Lizaga y Miguel Angel Simon. Sin negar sus diIeren-
cias, Herrero coloca a Carl Schmitt y a Jacques Derri-
da (este ultimo, a juicio de la autora, lleva al extremo
ciertas tesis de Schmitt), como dos pensadores criticos
respecto a la reduccion de lo politico y la enemistad al
'legalismo¨, es decir, al orden juridico positivo. Cen-
trandose en la deconstruccion, repasa nociones como
escritura, diIerencia, justicia, decision y responsabili-
dad, señalando que en nuestra epoca se tiende a neutra-
lizar y marginalizar lo politico expulsandolo del dere-
cho. No obstante, en este proceso, en lugar de terminar
con lo politico, lo que se alcanza es lo que ella llama
una Iorma de 'hiperpolitizacion¨ (p. 150). Su refexion
fnal sobre la responsabilidad politica la hace tomar
una cierta distancia respecto a Derrida.
Lopez de Lizaga analiza la posicion de Jürgen Ha-
bermas sobre el papel de la religion en el espacio publi-
co y da cuenta de las razones teoricas por las que este
llego a tal conclusion. El centro de su argumento esta
en el contraste entre Habermas y la deIensa laicista de
John Rawls basada en el concepto de 'razon publica¨.
Los discursos religiosos, a su juicio, encuentran dif-
cultades importantes para ser 'traducidos¨ a argumen-
tos cuyas premisas puedan ser compartidas por todos
los miembros de una sociedad, es decir, a la 'razon
publica¨. En el ultimo articulo del libro, Simon, tam-
bien interesado en el Ienomeno de la incursion de la re-
ligion en la politica, retorna a la oposicion entre Weber
y Strauss para analizar la 'moralizacion¨ de la politica
deIendida por el neoconservadurismo estadounidense
(la 'moral armada¨). Argumenta que, en su reivindi-
cacion de una Iusion entre moral y politica que supere
el relativismo moderno (el bien contra el mal y otras
oposiciones de este tipo), los grupos neoconservadores
han terminado por rechazar el pluralismo valorativo y
se han lanzado a una politica de convicciones que no
siempre preve ni asume responsabilidades por las con-
secuencias de sus acciones.
Tal vez la ciIra de este libro este contenida en la
conjuncion 'y¨ que aparece en su titulo. Los autores,
con enIasis distintos, parecen querer mantener a la mis-
ma distancia a las verdades que niegan todo espacio
a la politica v a las politicas que niegan toda ra:on
a la verdad. La polivalencia de los terminos verdad
y politica hacen diIicil la reduccion de los articulos a
una Iorma unitaria, sus autores razonan en un ambi-
to intermedio (quiza simplemente distinto) en el que
tanto la reactualizacion de la tesis clasica del flosoIo-
gobernante como la moderna auctoritas non veritas fa-
cit legem han devenido problematicas. Partiendo de la
brecha entre verdad y politica, los articulos vislumbran
zonas de interseccion entre una y otra. A este respecto,
reaparecen a lo largo de los textos los temas de la res-
ponsabilidad o prudencia politicas Irente a las conse-
cuencias de las acciones (distintas variantes de lo que
Abellan llama el 'decisionismo critico¨ de Weber), un
politeismo beligerante pero no identifcado con el re-
lativismo y la posibilidad de una disputa permanente-
mente abierta por el sentido en las democracias.
Estas zonas de interseccion entre politica y verdad,
sin embargo, no apuntan a su rearticulacion exhaus-
tiva y ultima: la brecha sigue siendo irreparable. Tal
vez una excepcion podria ser el programa flosofco de
Strauss, entendido, como lo piensa Franze, en el senti-
do de un intento por restaurar la perdida unidad entre
verdad y politica (p. 112). En cualquier caso, parece
que las apelaciones actuales a tal unidad, en lugar de
insinuar los contornos realizables de una republica
ideal como la pensada por Platon, tienden a desem-
bocar mas bien en Ienomenos como los gobiernos
economico-tecnicos ('tecnocracia¨), el retorno de lo
que Eric Voegelin llamo las 'religiones politicas¨ o las
recientes moralizaciones neoconservadoras, por nom-
brar algunos ejemplos.
Lo que une a los autores de Politica v verdad es la
conciencia de pertenecer a una tradicion conceptual e
historica en la que la pregunta por las relaciones en-
tre verdad y politica se ha tornado obligatoria. Como
se señala en la Introduccion, todos ellos piensan con
v contra la tradicion (p. 13), pero ninguno Iuera de
ella. La pregunta por la verdad y la politica permanece
abierta porque depende de una historia de problemas
mas que de soluciones. En consecuencia, el lector af-
cionado a respuestas no encontrara en la compilacion
de Abellan y Franze lo que busca. Aquel que prefe-
ra, por el contrario, seguir pensando en los problemas
teorico-politicos de siempre pero que, precisamente
por ello, son todavia los nuestros , encontrara en este
libro un adicional impulso para su refexion.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EPD
CARTA abierta DE UN POLITÕLOGO
M@#"-.&5%B"##,E$"@
*
|Jorge David Cortes Moreno y
Jose Ramon Lopez Rubi Cal-
deron (coords.), Cartas a los
estudiantes de ciencia politica.
Jolumen 1, Mexico, Miguel An-
gel Porrua/BUAP, 2010.|
S
i observamos los desarrollos recientes de la
ciencia politica mexicana, es posible sugerir
que la disciplina y su practica, asi como su
enseñanza, no habian encontrado en su camino una
'eIervescencia¨ tan evidente y tantos promotores
como en la actualidad, lo que ha hecho de esta dis-
ciplina un nucleo de trabajo proIesional y una oIerta
Iormativa relevante (contradicciones y alteraciones
intelectuales incluidas) en el interior de las ciencias
sociales mexicanas (cfr. Aguilar Rivera, 2009; Loae-
za, 2005). Me parece que el interes creciente por el
estudio disciplinario y Iormativo desde la ciencia po-
litica en Mexico tiene una relacion cercana con las
modalidades temporales y politicas de la institucio-
nalizacion del proceso de democratizacion mexicano,
donde a mayores los niveles de desarrollo institucio-
nal y politico de la democracia (conjuntamente con
sus regresiones y suspensiones), mayor tambien la
necesidad de explicar, bajo la mirada y la duda po-
litologica, los avatares politicos del primer proceso
y, al mismo tiempo, podemos constatar como deriva-
cion que nos encontramos tambien Irente a una mayor
institucionalizacion de la ciencia politica en terminos
paradigmaticos y disciplinarios en nuestro pais (Co-
varrubias, 2011).
*
ProIesor de teoria politica en la Universidad Autonoma de la Ciudad de
Mexico y Director editorial de Metapolitica.
Empero, sostener que la sola evidencia de la evolu-
cion/institucionalizacion de la disciplina es sufciente
para legitimar y quiza coronar los avances metodolo-
gicos y analiticos de la ciencia politica nacional es, en
pocas palabras, una actitud provinciana y lejos reco-
nocer el avance y la acumulacion de conocimientos,
podria ocasionar una perdida de su 'densidad¨ para-
digmatica. Es decir, toda disciplina, asi como cual-
quier conjunto de saberes que pretenda consolidar
un area especifca del conocimiento siempre estara
obligada a mirarse Irente al espejo, a no reconocerse
en el para poder atravesarlo con el objetivo de propo-
ner mas y mejores problemas y no exclusivamente un
conjunto de soluciones a los primeros (Covarrubias,
2007). De hecho, el problema que pretende localizar
y abrir como desaIio Cartas a los estudiantes de cien-
cia politica no polemiza la vertiente de la institucio-
nalizacion de la disciplina en Mexico, sino los efectos
perversos que produce y que pocas veces han sido
puestos en la mesa para su debate por aIuera de la
presuposicion ideologica y aIectiva. En primer lugar,
el de discutir la universidad como lugar por excelen-
cia donde se desarrolla una disciplina como la ciencia
politica. En este sentido, una de las preocupaciones
de la presente obra, incluso sin nombrarla en modo
explicito, es la Iragmentacion/asimetria de las insti-
EPI
l &#(%-L)$/(M0+&,$ C/FI/ /8lEFI/ DE UN FCLlICLCGC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
tuciones academicas mexicanas, de los academicos y
del sistema de estimulos para la investigacion que ha
ocasionado la reproduccion de un ejercicio proIesio-
nal-universitario de la politologia, asi como de otras
ciencias sociales y solo para encuadrar algunos de los
angulos que aqui nos interesan, supeditado y muchas
veces 'desgajado¨ en un contexto de subvaloracion
creciente de las actividades docentes, al grado de
expresar cambios radicales de direccion en terminos
Iormativos: algunos de los mejores esIuerzos inte-
lectuales de la ciencia politica mexicana han acaba-
do, o mas bien se han atrincherado, en privilegiar la
investigacion, lo que aIecta directamente no solo a
la docencia sino tambien a las publicaciones, y mas
cuando estas no son exclusivamente para un publico
'hiper¨ especializado y no persiguen la fnalidad de
inscribirse en algun circuito de intercambios simbo-
lico-academico con alcance nacional e internacional
(Escalante Gonzalbo, 2010: 343-344). De este modo,
decrece el sentido pedagogico que la ciencia politica
trae consigo y que, en pocas palabras, supone educar
para y en la democracia, porque como lo sugiere Ma-
nuel Alcantara Saez en su carta, por lo menos en las
llamadas politologicamente 'nuevas¨ democracias,
'|.| los temas de provecho para quienes se dedican
a la ciencia politica son practicamente ilimitados¨. Y
Mexico, hay que decirlo, es una nueva democracia, a
pesar de su largo proceso de democratizacion.
Ahora bien, no hay que conIundir. Lo ilimitado no
supone facidez intelectual, repeticion desganada o
desatencion Iormativa. Antes bien, lo ilimitado como
horizonte esta vinculado con la educacion y la pro-
blematizacion de los limites necesarios a ese exceso.
Entonces, si 'educar es hacer señales |.| ciertas se-
ñales¨, como lo afrma Lopez Rubi Calderon en la
Introduccion del libro, Cartas a los estudiantes de
ciencia politica tiene el proposito de hacer 'señales¨
academicas e intelectuales para cubrir en lo minimo,
el reto por demas ambicioso y siempre abierto de
una mejor Iormacion para describir y construir los li-
mites de nuestro tiempo presente, con particular aten-
cion a los estudiantes que estan Iormandose como
politologos. Mas aun, cuando ciencia politica, poli-
tologia, analisis politico, son palabras que han sido
sustraidas de su ambito esencial (la universidad) y
han llegado a ocupar/cumplir las Iunciones, muchas
de las veces en modo erroneo, de la decision politica.
Incluso sin reparar en los eIectos no esperados que
toda decision politica produce.
Con todo, aqui no se agota el problema. Parece que
en nuestro pais ser 'buen¨ politologo ademas necesita
pasar y operar por el sistema de opinion publica y sus
canales de legitimacion, que con mayor impetu se insta-
lo en las estancias de la esIera publica post-alternancia.
Frente a ello, tanto los coordinadores como los partici-
pantes que han redactado las distintas cartas nos oIre-
cen una serie de experiencias y 'señales¨ que no caen
en el ambito del sistema de la opinion publica, sino en
aquel donde tiene lugar el nacimiento de su condicion
de posibilidad: la universidad y las maneras de aprender
a elaborar un 'lugar¨ desde el cual sea posible hablar/
analizar politicamente el presente mexicano.
Construir un lugar desde el cual se hablara es cru-
cial en la enseñanza de la ciencia politica en Mexico.
En su carta, Dieter Nohlen nos envia una señal clari-
sima: no hay investigacion sin transmision a traves de
la docencia, lo que contradice la apuesta por desvin-
cularla de la investigacion. Entonces, investigar desde
y para la ciencia politica, agrega, supone aprender a
enseñar, transmitir y por extension heredar (p. 70),
aunque tampoco hay que olvidar que toda herencia se
transmite a partir de sus alejamientos y discontinuida-
des, por no decir de sus rupturas, ya que no hay heren-
cia continua salvo aquella que no se desea transmitir.
Por su parte, Jorge David Cortes Moreno tambien se
aproxima a esta direccion, aunque su objetivo es dis-
tinto: investigar y enseñar ciencia politica en Mexico
pasa Iorzosamente por el espacio discursivo e histori-
co de las herencias politicas, es decir, por el analisis de
los abandonos y olvidos de lo que llama 'restricciones
propias del siglo XX¨, y que siguen ordenando la vida
publico-politica nacional, como lo son los problemas
de la representacion politica, la salud del cuerpo poli-
tico, la politizacion Iracturada de las nuevas grupali-
dades y su visibilidad en la escena publica, la corrup-
cion y la rendicion de cuentas (pp. 39-45).
De este modo, el libro contribuye a diIerenciar
las dimensiones de inteligibilidad del analisis posi-
ble que otorgan los saberes metodologicos, teoricos
y comparados de la ciencia politica. Si bien es cierto
que la Ieudalizacion del regimen de la opinion pu-
blica es un Ienomeno que ya esta presente desde los
años ochenta en la medida de que pretende desarro-
llar el registro de los procesos y los Ienomenos que
surgian al calor de las transIormaciones politicas y
sociales del pais (Escalante Gonzalbo, 2010), hoy,
por desgracia, este Ienomeno se ha vuelto erosivo
para la Iormacion en ambito de ciencia politica, ya
que esta completamente dirigido a la produccion de
umbrales de reputacion y visibilidad de la actividad
politologica en el regimen de la opinion publica (tele-
vision, prensa escrita, radio), al grado de esterilizar el
EPJ
&#(%-L)$/(M0+&,$//l lSF/EL CCV/FFU8l/S
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
analisis de su dimension critico-etica. Al respecto, en
su misiva, Roberto Gargarella dice: 'Resulta notable,
en eIecto, de que modo las escuelas mas proIesiona-
les son las que mas producen materiales extraordi-
nariamente alejados del mundo circundante¨ (p. 49).
En esta misma direccion, Patricio Navia nos oIrece
una suerte de minima autobiograIia politologica (pp.
57-63), al igual que la misiva de Octavio Rodriguez
Araujo que fnaliza: 'Tenemos mas interrogantes que
respuestas, y, desde luego, un reto a la imaginacion
para intentar categorias que nos ayuden a comprender
no solo las determinaciones que suIre el poder, tam-
bien las relaciones mismas de este y las acciones para
garantizar la ampliacion democratica, no solo Iormal
sino tambien social¨ (pp. 98-99).
Asi pues, la advertencia de los autores de las cartas
es precisamente subrayar que la ciencia politica y el
analisis politico que le subyace, producen informa-
cion para despues permitir la opinion. Ademas, hay
que diIerenciar que legitimar la opinion en el regi-
men de la comunicacion no es sinonimo de analisis
politico, incluso y a pesar de que se ha recurrido sis-
tematicamente a la produccion de la encuesta como
mecanismo que intenta cubrir la exigibilidad de 'se-
riedad¨, 'cientifcidad¨ y 'credibilidad¨ (Escalante
Gonzalbo, 2010). Cartas a los estudiantes de cien-
cia politica alerta y hace suya la diIerenciacion entre
el registro desde la ciencia politica de la historia del
tiempo presente que no coincide (y jamas lo ha podi-
do hacer) con aquello que los Iranceses denominan
'la historica del hecho inmediato¨.
De este modo, habria que empezar a replantear
los dos procesos que someramente estoy esbozando:
la recuperacion de la enseñanza por una parte, y los
fnes pedagogicos de la ciencia politica (duda criti-
ca) por la otra. Y para comenzar tomemos a la letra
las dos palabras que recorren cada una de las cartas
y que aparecen sintetizadas en la de Enrique Ochoa
Reza: el ofcio del politologo necesita de humildad y
ante todo dignidad (pp. 82-83).
En suma, considero que uno de los objetivos ge-
nerales de la presente obra es abrir un espacio para
Iundar y tejer lugares que lleven el conocimiento a
la curiosidad del estudiante para separar la transmi-
sion/Iormacion de la 'excitacion esteril¨ de la politica
cotidiana (p. 75). Ello podra ser posible, dice Nolen,
si se puede 'sustituir la cultura de la opinion por la
cultura del argumento. Aunque cuenta con un signif-
cado que va mas alla de la universidad, es en las aulas
universitarias donde este proceso debe iniciarse¨ (p.
75). Ademas, este argumento cobra importancia por-
que aun seguimos encarando muchos de los proble-
mas y Ienomenos politicos nacionales y locales desde
un conjunto de categorias de analisis que no han sido
producidas en el ambito universitario nacional, lo que
impacta radicalmente en las Iormas de transmision y
circulacion del conocimiento. En este sentido, es cier-
to (y quiza son pocos los que puedan decir lo contra-
rio) que no podemos desatender el desarrollo concep-
tual, historico y metodologico de la disciplina en los
circuitos internacionales de intercambio academico-
simbolico, el ejemplo ineludible es Estados Unidos
y sobre todo respecto al desarrollo de los estudios
comparados, como lo expresan Munck y Snyder en su
carta (pp. 51-56) y tambien Alcantara cuando alude
al 'conocimiento del vecino¨ (p. 23), tambien es ver-
dad que las Iormas de recepcion y traduccion en este
caso (ciencia politica norteamericana) en el contexto
mexicano han maniIestado una actitud acritica y poco
cuidadosa con relacion a la desarticulacion obligada
de las maneras a partir de las cuales el lenguaje de
una disciplina ha crecido en el interior de un contexto
lingüistico-cultural determinado: la categoria Rule of
law es ilustrativa del poco trabajo de resemantizacion
cultural y sintactica, pues muchas veces se traduce
libremente como gobierno de la ley (cosa que no
existe ni siquiera en la constitucion mexicana) y en
el peor de los casos como Estado de derecho, cuan-
do sus genealogias conceptuales no son equivalentes.
Argumento mas valido si observamos que la ciencia
politica es una disciplina comparada y en nuestro pais
no se produce ciencia politica comparada. Es decir, se
importa la 'caja de herramientas¨ para utilizarla en un
conjunto de Ienomenos politicos que no son investi-
gados en clave comparada. Tomemos, por ejemplo, la
refexion del sistema politico mexicano, que ha sido
investigado y 'explicado¨ como estudio de caso, con
pocas excepciones de intentos bien logrados de inves-
tigarlo en clave comparada, dado el supuesto y esqui-
vo caracter sui generis del sistema politico mexicano,
tema sobre el cual Jacqueline Peschard envia algunas
señales sugerentes (p. 90).
En fn, en Mexico a traves de la ciencia politica
y de sus desarrollos contemporaneos existe una se-
rie de logros, sin duda, importantes. Sin embargo,
no es sufciente para un pais que expresa un defcit
proIundo en sus maneras de enseñar, transmitir, ge-
nerar y acumular conocimientos. Pareciera que la ori-
ginalidad esta lejos de ser un elemento constitutivo
de la comunidad academica local, en cuyo interior
tenemos una Iuerte y perniciosa division y subdivi-
sion del trabajo intelectual que corresponde mas a las
EPF
l &#(%-L)$/(M0+&,$ C/FI/ /8lEFI/ DE UN FCLlICLCGC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
disputas entre instituciones y academicos y menos a
la diIerenciacion entre escuelas de pensamiento. Por
ejemplo, no se observa una transmision y recambio
generacional en la ciencia politica proIesional en
nuestro pais. Existen pocos elementos en comun entre
los grupos generacionales que cultivan la disciplina.
Todavia se utilizan los 'grandes nombres¨ (dropping
names) para indicar, proponer, reIerir, dar las pautas
de las nuevas lineas de investigacion y debates que
habran de generarse (Covarrubias, 2007). Los mar-
cos de reIerencia siguen en una situacion poco acorde
con los tiempos que corren en Mexico. Si ha costado
enormidades democratizar este pais, cosa que por lo
demas hay que Iestejar y deIender academicamente,
pareciera que la acumulacion de la investigacion en la
ciencia politica camina en un sentido diametralmente
opuesto a esta direccion.
Para terminar, Cartas a los estudiantes de ciencia
politica es un llamado al estudio de los Ienomenos del
poder, que no es directamente proporcional a llegar
puntualmente al llamado que supone su ejercicio. En
la carta que cierra la obra, Claudia Zilla hace clara
esta intencion: existen cuatro actividades basicas de
cualquier politologo: 'observar, leer, pensar y escribir
sobre Ienomenos politicos¨ (p. 115). El llamado/voca-
cion que se lanza Ireneticamente a donde sea con tal
de obtener cualquier tipo de respuesta (in primis, tra-
bajo y privilegios) es, dice ironicamente Zilla, asunto
de primates politicos, y ante lo cual le queda al poli-
tologo la deIensa de su mirada Irente a la monopoli-
zacion del universo de la interpretacion, ya que dice:
'toda mirada es una vista dirigida y no hay direccion
sin criterios de posicion¨ (p. 113).
REFERENCIAS
Aguilar Rivera, J. A. (2009), 'El enclave y el incen-
dio¨, Nexos, num. 373, enero.
Covarrubias, I. (2007), 'La ciencia politica Irente al
espejo¨, Temas v debates. Revista universitaria de
ciencias sociales, vol. 11, num. 14, diciembre.
Covarrubias, I. (2011), 'Mexico a traves de la ciencia
politica¨, Doxa, vol. 3, num. 5, primer semestre.
Escalante Gonzalbo, F. (2010), 'El escandalo intermi-
nable: apuntes sobre el sistema de opinion publica¨,
en S. Loaeza y J.-F. Prud`homme (coords.), XIJ.
Instituciones v procesos politicos, Mexico, Colmex.
Loaeza, Soledad (2005), 'La ciencia politica: el pulso
del cambio mexicano¨, Revista de ciencia politica,
vol. 25, num. 1.
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EPK
LOS principios DE LA }USTICIA.
UNA TAREA NORMATIVA CON FINES
prácticos
K-/#%&CL&!-4"&>-#(A(/-4
*
|Jesus Rodriguez Zepeda, El
igualitarismo liberal de John
Rawls. Estudio de la Teoria de
la justicia, Mexico, Miguel An-
gel Porrua/UAM-Iztapalapa,
2010.|
*
ProIesor de teoria politica en la Universidad Autonoma de la Ciudad
de Mexico.
C
uando hablamos del problema de la legitimi-
dad de un regimen politico nos reIerimos a
la necesidad de justifcar la existencia de una
institucion politica y social. Es decir, decimos que un
regimen es legitimo cuando suponemos que los indi-
viduos sujetos a ese regimen encuentran diversas ra-
zones para aceptarla, o bien que aquel quien esgrime
tales justifcaciones se dirige a la razon de los sujetos
para que ellos puedan comprenderlas o aceptarlas.
Esto implica que las razones esgrimidas implican
una justifcacion racional para legitimar una relacion
vertical de dominacion politica donde los ciudadanos
estan obligados a obedecer a un gobierno politico y a
las instituciones que los respaldan. Sin embargo, de-
cimos, por el contrario, que un regimen es ilegitimo
cuando los criterios o razones que justifcan a tal re-
gimen no son aceptados por los ciudadanos. El jurista
y flosoIo politico Norberto Bobbio (2005: 78) nos
explica que desde el plano de la flosoIia politica el
problema es visto a traves de la justifcacion ultima
del poder politico cuando 'hace reIerencia a teorias
que partiendo generalmente de supuestos flosofcos
sobre la naturaleza humana, la sociedad o la histo-
ria, aspiran a esgrimir buenas razones, incluso las
mejores, por las cuales el poder debe (o no debe, en
determinados casos) ser obedecido, es decir, se pro-
porciona una justifcacion de la obligacion politica y
se delimita su ambito propio¨.
Un ejemplo de este proceso de justifcacion del
poder politico lo encontramos en el contractualis-
mo moderno de John Locke, quien argumenta que
el origen del poder politico surge como respuesta a
un estado naturalmente ordenado pero con carencias,
donde la humanidad esta en una condicion en la cual
se padeciera una enIermedad por la Ialta de un orga-
nizacion politica. Sin embargo, la dominacion poli-
tica solo puede ser aceptada si se considera el valor
humano de los hombres determinado por su libertad e
igualdad. Locke (2006: 97) afrma en el paragraIo 95
del Segundo tratado del gobierno civil que '|s|iendo
los hombres libres e iguales e independientes por na-
turaleza |.| nadie puede salir de este estado y verse
sometido al poder politico de otro, a menos que medie
su propio consentimiento , la unica manera por la que
uno renuncia a su libertad natural y se situa bajo los
limites de la sociedad civil es alcanzando un acuerdo
EPO
l &#(%-L)$/(M0+&,$ LCS FFlNClFlCS DE L/ JUSIlCl/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
con otros hombres para reunirse y vivir en comuni-
dad, para vivir unos con otros en paz, tranquilidad y
con debida comodidad, en el disIrute de sus propie-
dades respectivas y con la mayor salvaguardia Irente
a aquellos que no Iorman parte de esa comunidad¨.
En este Iragmento podemos identifcar tres ele-
mentos esenciales de la teoria contractual. El primero
esta en el medio para dar origen al poder politico: el
consentimiento de los individuos o partes contratan-
tes. El segundo es el eIecto de ese consentimiento que
determina la obligacion de los contratantes con res-
pecto al poder politico. El ultimo es el que defne el
fn del poder politico en tanto que este acuerdo o con-
trato al intercambiar obediencia Irente al poder poli-
tico se le exige a cambio garantizar la paz, la liber-
tad individual y las posesiones, los cuales Iuncionan
como limites de la Iuerza del Estado. Sin embargo,
esta propuesta liberal de Locke tiene como objetivo
defnir el ambito de ejercicio del poder estatal y ex-
plicar por que los ciudadanos deben obedecer a ese
poder cuando no aIecta los intereses individuales de
estos. En muchas ocasiones este punto aparece como
el lugar desde el cual se critica al liberalismo politico.
En el libro El igualitarismo liberal de John Rawls.
Estudio de la Teoria de la Justicia, Jesus Rodriguez
Zepeda identifca a Rawls como un continuador de
la tradicion teorica liberal, pero nos llama la atencion
que para realizar tal identifcacion primero ubica al
autor de la Teoria de la fusticia dentro de la tradi-
cion politica norteamericana para llegar a una com-
prension mas exacta de este rasgo liberal. Rodriguez
Zepeda advierte que el adjetivo liberal en el debate
estadounidense responde a la deIensa del Estado de
bienestar a partir del New Deal de Roosevelt, mas que
a la asociacion del mismo con el liberalismo econo-
mico. Por ello, defende que al hablar del liberalismo
de Rawls encontramos un parecido de Iamilia con las
socialdemocracias europeas, lo cual explica por que
su teoria moral de la justicia distributiva no necesita-
ba para el una solucion de continuidad con respecto a
su teoria politica del Estado imparcial respecto a las
cuestiones morales y religiosas. Para Rawls su pro-
grama teorico sobre la justicia como imparcialidad
y despues el trabajo que realizo sobre el liberalismo
politico respondia a un trabajo progresivo y unitario.
Sin embargo, el autor de El igualitarismo liberal de
John Rawls., lamenta que en este segundo momento
se diera una disminucion de la obligatoriedad moral
del distribucionismo radical que se habia visto en la
primera parte de la obra de Rawls, con respecto al li-
beralismo politico. De hecho, el argumento principal
del libro de Rodriguez Zepeda expone la relevancia
teorica del liberalismo igualitario de Rawls. El punto
de partida de esta deIensa esta en el reconocimiento
del giro que Rawls le dio a la misma teoria contrac-
tualista, pues tuvo la audacia de argumentar que el
objeto de la flosoIia politica no esta en la justifca-
cion de la dominacion politica del Estado, sino en la
de justifcar los principios de justicia para una socie-
dad bien ordenada. Afrma Rodriguez Zepeda que:
|.| el principal objetivo del liberalismo distributivo de
Rawls consiste en establecer los principios de justicia que
habran de regir la asignacion de derechos y deberes y regular
la distribucion de las ventajas y cargas sociales y economi-
cas |.| mediante las fguras de la posicion originaria y el
velo de la ignorancia, la equidad tanto de las condiciones de
eleccion de esos principios como de las instituciones y leyes
que de ellos se derivan (p. 27).
La oportunidad que se abre a Rawls a partir de una
justifcacion de los principios de justicia no solo le
permite responder al hecho historico que enmarca la
soledad de las democracias constitucionales de de-
recho para arroparse como el sistema social que ha
logrado un consenso generalizado sobre su legitimi-
dad tras la caida del socialismo real y Irente al Iunda-
mentalismo politico y religioso de las tradiciones no
occidentales, sino que tambien le abre la oportunidad
de cuestionar los mismos criterios que Iundamentan a
estas democracias. Sin embargo, el acento puesto por
Rawls esta en reconocer el logro de las democracias
modernas en cuanto al reconocimiento, garantia y de-
Iensa de las libertades y derechos conseguidos en el
interior de los Estados a traves del constitucionalismo
moderno, y, al mismo tiempo, el proyecto igualitarista
de Rawls explica la necesidad de una critica sobre los
criterios para la distribucion de los bienes primarios,
pues es un hecho innegable que la desigualdad impe-
ra. De ahi que la obra de Rawls pueda ser considerada
como liberal e igualitarista. Para identifcar en que
sentido es liberal e igualitarista partamos de la inne-
gable revision de los principios de justicia propuestos
por Rawls, que lleva a cabo Rodriguez Zepeda.
Para comenzar habra que decir que tales princi-
pios responden a un programa normativo que busca
tanto rescatar la complejidad de la nocion de igualdad
y enmarcar en su justa dimension el valor moral de la
persona asi como extraer de los logros alcanzados por
las instituciones de los Estados democraticos cons-
titucionales de derecho la deIensa de estos valores
a traves del lenguaje de los derechos y libertades y
mediante la obtencion de estos principios determi-
EEP
&#(%-L)$/(M0+&,$//l FEDFC J. MEZ/ HEFNÁNDEZ
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
nados por un proceso consensual de raiz contractual.
Por ello, el primer principio expresa el que se deba
reconocer a cada persona un derecho igual a la mas
extensa libertad basica compatible con una libertad
similar para todos. El segundo principio explica que
las desigualdades sociales y economicas han de ser
ordenadas con el fn de que tales desigualdades sean
ventajosas para todos y se encuentren vinculadas a
empleos y cargos asequibles para todos (p. 70).
En el Capitulo 4, Rodriguez Zepeda analiza el al-
cance normativo de estos dos principios que estan en
la base de la nocion de justicia como imparcialidad
de Rawls sin dejar de revisar sus alcances. Lo mas
interesante de su exposicion esta en la aclaracion de
la distincion entre la concepcion general de justicia y
una concepcion especial de la justicia: 'se olvida que
la concepcion general esta postulada como un enun-
ciado moral de caracter universalista, mientras que la
concepcion especial se presenta como la aplicacion
de esa concepcion a la situacion de las democracias
constitucionales contemporaneas¨ (p. 65). Mas ade-
lante afrma que la concepcion especial representaria
una limitacion a la validez de la teoria de la justicia
como imparcialidad de Rawls porque solo valdria
para los sistemas sociales y politicos de Estados Uni-
dos y Europa occidental. Sin embargo, Rodriguez Ze-
peda defende que la lectura de la concepcion general
abre la posibilidad universalista que permita deIender
un reclamo distribucionista deIendible tanto en so-
ciedades democraticas como para sociedades con un
menor desarrollo politico, social y economico. De ahi
que el gran valor de considerar esta distincion entre la
concepcion general y aquella concepcion especial sea
sustantiva, pues hace posible tomarla como bandera
incluso en los paises menos Iavorecidos y con una
carencia de procesos democraticos.
Lo anterior permite al autor explicar que junto a
los dos principios de justicia de Rawls se encuentra
una regla de prioridad que tiene por fn establecer
un requisito ineludible que declara el respeto esencial
de las libertades y derechos individuales de una ciu-
dadania democratica Irente a cualquier reclamo para
la distribucion de rangos, poderes o riqueza. Es decir,
esta regla implica que la exigencia de aplicacion del
segundo principio debera ser tomado en cuenta si y
solo si las condiciones del primero no son suspendi-
das. Con esta regla de prioridad se pone un candado
para limitar las exigencias relacionadas con cualquier
otra demanda social y queda expuesto el caracter li-
beral de la obra de Rawls al apostar como valor Iun-
damental el de la libertad individual Irente a cualquier
otro valor, incluido el de la igualdad.
Sin embargo, el caracter igualitario de Rawls que-
da expuesto por dos principios contenidos dentro del
segundo principio de justicia. El primero de estos dos
principios es el de la justa igualdad de oportunidades
y el segundo es el principio de diIerencia, que com-
pleta el juego de hipotesis de la cual parte la teoria
de la justicia como imparcialidad de Rawls y que tie-
nen como fn el generar las condiciones de igualdad
en todos los niveles de la vida social. Sin embargo,
el alcance de esta igualdad quedara expuesto en la
comprension de entre quienes y con respecto a que es
posible esta igualdad. La primera cuestion tiene una
excelente exposicion y discusion en el Capitulo 6 de
Rodriguez Zepeda, junto a las categorias centrales de
la obra de Rawls como los son la posicion originaria,
el velo de la ignorancia y la estrategia contractualista.
Solo para tener claro cual es el sujeto entre quienes
podemos establecer una relacion de igualdad, cito in
extenso al autor:
El recurso a la tradicion contractualista permite a Rawls
dotar a su nocion de posicion originaria de una dimension
moral que la defnicion en primera instancia de sus sujetos
como autointeresados no permitia derivar. El paso de la f-
gura de sujetos autointeresados propios del modelo de la
teoria de la eleccion racional y de la economia neoclasica
a sujetos morales caracterizados por su libertad e igualdad
solo se puede lograr con la introduccion de la fgura de la
posicion originaria. En este sentido, el estatuto moral del
distribucionismo rawlsiano se hace posible gracias al esta-
blecimiento de un punto de vista que muestra la pertinencia
moral del juicio normativo que sostiene que nadie debe po-
seer ventajas provenientes de la Iortuna, o de las circunstan-
cias sociales, vale decir, ventajas que pueden considerarse
arbitrarias desde un punto de vista moral. La defnicion de lo
justo implicada en este juicio es esencial: solo es justo aque-
llo que es el resultado de un acuerdo entre personas libres
e iguales bajo condiciones de plena equidad (pp. 228-229).
La cuestion que gravita alrededor del problema de sa-
ber en que son iguales las personas morales se encuen-
tra establecida a partir de dos dimensiones. La primera
queda defnida por la necesidad de establecer un crite-
rio de distribucion para los bienes sociales que hagan
posible una relacion de equidad en el ambito de los
derechos y las libertades ciudadanas y que responde
directamente al primer principio de justicia. La segun-
da dimension responde al ambito economico con el fn
de reducir las desigualdades que se dan en la estructu-
ra basica de la sociedad. Por ello, podemos decir que
la teoria de la justicia de Rawls es radical porque bus-
ca una distribucion igualitaria de todos los bienes que
EEE
l &#(%-L)$/(M0+&,$ LCS FFlNClFlCS DE L/ JUSIlCl/
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
busca deIender las libertades de una ciudadania propia
de una democracia, basada sobre una concepcion mo-
ral de la persona. Esto signifca que para Rawls es ne-
cesario, antes de autorizar cualquier derecho, libertad
o carga social, que se oIrezca una justifcacion moral
de la estructura politica legal de las sociedades moder-
nas. Ademas, la teoria es completa, pues incluye todos
los bienes sociales signifcativos cuya posesion y dis-
Irute es la caracteristica de los ciudadanos que habitan
una sociedad bien ordenada (p. 224).
Una de las mayores virtudes del trabajo de Ro-
driguez Zepeda consiste no solo en una exposicion
basada en una claridad analitica de los conceptos ex-
puestos por John Rawls, sino tambien en la de exponer
con pertinencia la critica que ha recibido la obra del
autor de Teoria de la fusticia. Un ejemplo de esto lo
encontramos cuando reconoce que la teoria de la jus-
ticia como imparcialidad de Rawls hay que colocarla
dentro del ambito normativo con el objetivo de identi-
fcarla como una justifcacion moral de los principios
que guian la construccion de una sociedad bien orde-
nada, en la cual queda excluida la arbitrariedad me-
diante la abstraccion del caracter moral. Sin embargo,
al proceder de esta manera se descarta la desigualdad
real que caracteriza la vida eIectiva de las sociedades.
Rodriguez Zepeda apunta que una de las principa-
les criticas a la obra de Rawls queda expuesta con la
nocion velo de la ignorancia. Para Rawls el velo de la
ignorancia es una restriccion inIormativa que limita
la cantidad de inIormacion que tienen los sujetos al
aceptar mediante un contrato los principios de justicia
con el fn de que estos datos censurados no puedan in-
terIerir en la aceptacion de los principios normativos.
Este supuesto velo de la ignorancia supone a sujetos
morales que poseen una idea del bien y que pueden
desarrollar un sentido de justicia, pero que no tienen
inIormacion sobre la escasez eIectiva de la sociedad
particular. Esta hipotesis es expuesta con el fn de ga-
rantizar una posicion de igualdad y libertad moral en-
tre los sujetos del contrato, pero Irente a ella se opone
una primera critica expuesta a partir de la obra de Ro-
nald Dworkin y que plantea la Ialta de una solida base
para generar un vinculo politico, en tanto que las con-
diciones puestas bajo la idea del contrato de Rawls,
donde imperan tanto los principios de justicia como
las reglas de justicia y que establecen la obligacion
moral, no se mantienen en las condiciones eIectivas.
De ahi que la obligacion moral implicita a partir de
los principios de justicia no genere necesariamente un
vinculo politico. La otra critica, la cual es considerada
por Rodriguez Zepeda como la mas Iuerte de estas dos
criticas hace reIerencia a la pluralidad de posiciones
que es posible pensar en la deliberacion de los princi-
pios de justicia. Rawls supone que la posicion origi-
naria puede representarse como una 'representacion
teatral¨ con el fn de ponerse en escena tantas veces
como sean necesarias para actualizar las razones que
justifcan los principios de la justicia. Sin embargo,
esta manera de proceder de Rawls Ialla porque anula
el caracter dialogico e intersubjetivo que subyace en la
idea contractual, porque 'aunque todos los miembros
del genero humano se representaran el procedimiento
contractual para establecer los principios de la justicia,
esto no los vincularia necesariamente en Iorma con-
tractual, pues cada uno de ellos podria llevar a cabo
el proceso de Iorma independiente¨ (p. 128). Este
argumento, afrma Rodriguez Zepeda es insalvable a
menos que se debilite la restriccion del velo de la ig-
norancia propuesta por Rawls. Esto implicaria, sobre
todo, resaltar la dimension eminentemente moral del
principio de diIerencia esto es, la obligacion de hacer
las posiciones menos Iavorecidas no solo el criterio
basico, sino tambien moral para las estratifcaciones
sociales con el fn de que 'un arreglo distributivo
seria justo siempre que la parte representativa peor
situada la aprobara, sin que hubiera necesidad de con-
siderar los benefcios de las posiciones situadas por
encima de ella, toda vez que si una distribucion Iuera
aceptada por quienes menos se Iavorecen de ella, los
mejores situados que estos, cualquiera que Iuera su
posicion relativa, no tendrian legitimidad moral para
reclamar otro tipo de arreglo¨ (p. 237).
REFERENCIAS
Bobbio, N. (2005), Teoria general de la politica, Ma-
drid, Trotta.
Locke, J. (2006), Segundo tratado sobre el gobierno
civil, Madrid, Tecnos.
Paz y trabajo
0,($9-&C%@$"(-
EEH
l !',&-.$./N/($)%&#'L&' F/Z Y IF/8/JC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EED
!',&-.$./N/($)%&#'L&'//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EEI
l !',&-.$./N/($)%&#'L&' F/Z Y IF/8/JC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EEJ
!',&-.$./N/($)%&#'L&'//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EEF
l !',&-.$./N/($)%&#'L&' F/Z Y IF/8/JC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EEK
!',&-.$./N/($)%&#'L&'//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EEO
l !',&-.$./N/($)%&#'L&' F/Z Y IF/8/JC
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012
EGP
!',&-.$./N/($)%&#'L&'//l EUNlCE JCSl/NE
#-)$('+Q)&,$ núm. 7ó, enerc - mcrzc ce 2012