Act 1: Revisión de Presaberes Introducción a la Intervención INTERVENCION PSICOSOCIAL EN SITUACION Y CONDICION DE DESPLAZAMIENTO POR LA VIOLENCIA EN COLOMBIA.

2004-2010. Pensar en estrategias de intervención psicosocial con población en situación de desplazamiento forzado, exige una lectura que considere la complejidad con la que esta violencia de actores armados escribe tan drásticamente la historia de las personas, cambia su forma de sentir, pensar, expresar y vivir, irrumpe abruptamente el sueño de las gentes, desdibuja certeramente identidades y conforma una geografía humana de paisajes desolados, en cuyos campos pelecha el dolor, el desconsuelo y la tristeza, en cuyos ríos corren extrañas sombras que hacen de los días profundas y eternas noches que no l@s abandona ni en los rincones fríos y mezquinos de pueblos y ciudades a donde buscan guarecerse y equivocadamente vaciar su memoria. Pero es precisamente por todo esto que el representante del PNUD en Colombia inicia con una constatación de fé su presentación del Informe Nacional de Desarrollo Humano Colombia 2003: "3. PNUD (2003). En el marco de la protección y promoción social, las estrategias de intervención psicosocial apuntan a la reparación de los derechos vulnerados —protección social— y el desarrollo social y económico de la población desplazada — promoción social— mediante estrategias de inclusión social que permitan superar las condiciones que configuran su situación de desplazamiento. Institucionalmente, se trata de lograr la continuidad y articulación de los procesos, planes y programas de entidades estatales y de iniciativas del sector privado, como se plantea en los Nuestra responsabilidad, compromiso social e iniciativas que buscan beneficiar de manera significativa a la población desplazada, se traduce en la obligación de contribuir a mitigar su sufrimiento y, a la vez, a la construcción de un país digno y justo para todos y todas. MINISTERIO DE PROTECCION SOCIAL. República de Colombia. Lineamientos de intervención psicosocial con la población en condición y situación de desplazamiento por la violencia en Colombia. 2006-2010.

Act 1: Revisión de Pre saberes De acuerdo a la lectura anterior, se puede decir que lo psicosocial responde más específicamente a: Un derecho de los standares internacionales y nacionales.

Proyectos que contribuyan a la reparación de las víctimas.

Un derecho internacional humanitario.

Reparar la integridad personal y familiar. Act 1: Revisión de Presaberes Intervención UN ENFOQUE INTERVENCION INSTITUCIONAL Dos concepciones de intervención: Una, supone la existencia de un saber-hacer externo a la vida cotidiana institucional, portador de un modelo legitimado e incuestionable. Otra, concibe que el saber existe en la institución misma y en sus actores y en el vinculo entre ellos, pero por algún motivo no puede reflexionar ni accionar en el sentido del cambio. La operación sobre la institución es la de orientarla en el descubrimiento de su propio saber. Saber que es una estructura compleja, definible como diagnóstico. La supervisión institucional ayuda a "ver", acompaña a "decir", coordina el "hacer", y devuelve a los actores institucionales la capacidad de transformación. La Intervención es una práctica psicosocial destinada a acompañar a los miembros de una organización a descubrir los mecanismos de funcionamiento, diagnosticar las características de su vincularidad y las formas de su producción. Abordar las dificultades organizacionales traducidas en conflictos, que hacen obstáculo en los procesos de producción institucional e imposibilitan a los sujetos a hacerse cargo de la vida institucional.

Las condiciones de producción de la intervención parten del supuesto de una capacidad existente en la institución para recuperar la posibilidad de hacerse cargo de la planificación, gestión y evaluación del proceso organizacional. Cuenta con el intenso compromiso de todos los integrantes de la institución. Ayuda a encontrar significados a la cultura institucional con el fin de desobturar la capacidad de gestionar cambios. Opera sin modelos previos, construyendo junto con los actores institucionales un diagnostico de situación descubriendo con ellos los puntos críticos y las líneas de desarrollo. Guattari, F, Ardoino, J y otros: La intervención institucional, Méjico, Folios, 1981 Act 1: Revisión de Presaberes El objetivo de la intervención institucional es:

Promover la conciencia y la necesidad de transformación enfocada a la problemática institucional.

Modificar las condiciones cristalizadas en la que trabajan y se desarrollan los individuos y los grupos involucrados en la vida institucional.

Interpretar los indicadores de realidad y de problematización institucional.

Instalación de dispositivos permanentes de capacitación en el diagnostico precoz de situaciones conflictivas en la organización.

Act 1: Revisión de Presaberes Al desarrollar una intervención Psicosocial se buscar realizar:

Act 1: Revisión de Presaberes El Rol del Psicólogo Social La formación de un psicólogo con énfasis en psicología social en el escenario comunitario Abordar el problema de la formación de un psicólogo social, plantea algunas dificultades. La primera impresión que surge al enfrentar esta temática tiene que ver con la diversidad de conceptos sobre lo psicosocial y de los diferentes recursos metodológicos para abordarlo. Este es un fenómeno particularmente agudo en el terreno de las ciencias sociales y humanas en las cuales los conceptos y sus métodos o técnicas están en permanente cambio y se encuentran en íntima relación con el contexto en el cual se ubican y se desarrollan. Hay otras ciencias, las que Foucault llamaba las ciencias de alta pertinencia que son aquellas que son inmodificables en el transcurso de la historia, por ejemplo en donde es posible decir que 2+2 es siempre = 4. En este sentido por lo tanto, las hipótesis y teorías de nuestras disciplinas sociales, solo se pueden sostener si se quiere, en el contexto en el cual se aplican o son operativas. La psicología social también se encuentra sometida a este devenir de la historia y por tal motivo se orienta cada vez más hacia el estudio de la dinámica de los cambios sociales, las transformaciones de los vínculos humanos y la historia social. (Adamson, G., 2000). Los drásticos y rápidos cambios en la estructura de la vida social humana ha implicado en consecuencia una verdadera ruptura epistemológica, que debe alentar a quienes tienen el papel de docentes y de transmisores de un saber, a recordar que las propuestas deben estar enmarcadas siempre dentro de lo contextual y en consecuencia, enfrentan al desafío de replantear permanentemente estas concepciones y los instrumentos para intervenir. En el ámbito de la psicología social es fácil percibir lo mencionado. Una rápida mirada histórica a la evolución de la psicología social en Latinoamérica, permite apreciar que a partir de los años 70 aproximadamente, ésta se ha venido interesando en el desarrollo de las comunidades y en la solución de muchos de los problemas sociales que le son propios. (Marín, G. 1985). De allí que poco a poco ha destacado la necesidad de involucrar a los residentes de las comunidades como agentes de cambio social para el mejoramiento de sus condiciones económicas, sociales, ambientales, educativas y políticas. Aquí cabe mencionar justamente la propuesta de Enrique Pichón-Rivière, alimentada por el psicoanálisis y que se trata de una concepción que articula fundamentos teóricos (un sujeto social y una producción social de la subjetividad) una metodología (dialéctica) y una técnica (grupo operativo). Gladys Adamson lo expresa acertadamente así cuando menciona que Pichon-Rivière “descubre que hay una dimensión vincular y de tramas vinculares que no es abordada por la psicología ni por la sociología ni por la antropología y que permite diagnosticar situaciones de sufrimiento y a su vez permite una intervención fructífera en términos de salud”. 1 Por otro lado, dada la complejidad de los problemas que aborda la psicología social, se ha

visto necesario también considerar la necesidad de un abordaje multidisciplinario, lo cual obliga al psicólogo social a la consideración de otras disciplinas y saberes y al aprendizaje y asimilación de un trabajo en equipo con otros especialistas. Todo esfuerzo en la formación de un psicólogo social para nuestro contexto debe por lo tanto estar ubicado dentro de estos parámetros, es decir, un trabajo de carácter interdisciplinario con la comunidad. Hasta hace poco en el ámbito de la psicología se valoraba y se daba prelación al trabajo individual; es quizá esta la razón por la cual emerge y se desarrolla con tanta fuerza, la denominada psicología clínica, hija de un modelo médico en la concepción de la salud y de la enfermedad, modelo que tiene además sus raíces en un sistema capitalista, que explica los acontecimientos del mundo en función de la acción de individuos y donde lo social se comprende por las acciones de héroes individuales, sin nexo alguno con los colectivos sociales en los cuales vive. Por otro lado además, en estos momentos se observan una serie de influencias que llevarán a la sociedad y a cada uno de sus miembros, a experimentar cambios radicales en las formas de vivir. Estas macrotendencias, como algunos autores las han denominado, hacen prever algunas de las condiciones siguientes (Velásquez, W., Gómez, R.D. 1999): Calentamiento de la tierra y cambios climáticos intensos Escasez y encarecimiento de alimentos Pérdida del contacto del hombre con la naturaleza Aumento de la esperanza de vida, por el control de muchas graves enfermedades Creciente importancia de la informática Redimensionamiento de las profesiones y ocupaciones en función de la informática Concentración de la riqueza en unos pocos y aumento de la pobreza en la población Consumismo destructivo Tendencia al individualismo creciente y pérdida de la valoración de la solidaridad Pérdida de confianza en las religiones tradicionales Desintegración de la familia nuclear y desarrollo de otras concepciones de familia Reducción progresiva de las diferencias sexuales Creciente poder de las mujeres en la sociedad y su correlato, el desdibujamiento de los hombres y su dificultad para asumir los roles tradicionalmente asignados. No todas estas macrotendencias, son necesariamente problemáticas, pero lo que si es cierto, es la posibilidad de que generen malestar en la cultura. No se trata por supuesto de generar un efecto de parálisis en los científicos sociales por la magnitud de estas macrotendencias, porque su accionar es de naturaleza microsocial. Como lo señala Adamson en la comunicación personal anotada, microsocial no quiere decir pequeña, ya que afecta lo más importante en la dimensión humana, cual es la vida cotidiana. De todas maneras este es el panorama que encontrará el futuro psicólogo social en la nueva sociedad y para el cual debe estar preparado. Si a este cuadro se le suman las condiciones concretas de la realidad colombiana, las cuales probablemente tienden a agravarse y no a mejorar, como lo son el conflicto político militar, el conflicto urbano caracterizado por el ejercicio de la violencia en todas sus manifestaciones y el aumento significativo de la denominada violencia intrafamiliar y como secuela de estos fenómenos ya de por sí graves, el crecimiento del desplazamiento forzado en todo el país, observamos entonces un cuadro difícil y bastante complejo. Este es el panorama por lo demás, que ya enfrentan los psicólogos en sus actividades y el que les espera, mucho más crónico y agravado, a los futuros profesionales. Cabe anotar además, que no se trata de esperar de la psicología social, la solución a estos problemas, algo ajeno a su competencia, sino precisar el alcance de su intervención, considerando que ésta será siempre insuficiente, dada la complejidad de los problemas, solución que será de índole más integral, sociológica, económica y en definitiva, de carácter

político. Estrategias y técnicas de intervención Dejo aquí el breve análisis de este tema para referirme en consecuencia a las estrategias y técnicas de intervención del psicólogo social frente a este panorama. En primer lugar y de acuerdo a los planteamientos de algunos psicólogos que han trabajo en el tema, (Marín, G, 1985), (Brea, L., y Correa, E., 1985), (San Juan Guillén, 1996), (Salamanca R. y otros, 1999), tres serían las funciones inherentes a la práctica de un psicólogo social en el escenario comunitario: Identificar cómo se entra en contacto con la comunidad escogida para su estudio o intervención. Identificar cómo se escoge el problema que va a ser tratado o intervenido y Realizar el diseño de la intervención a desarrollar

Act 1: Revisión de Presaberes

De acuerdo a la lectura del artículo, cual de las siguientes opciones es la estrategia más adecuada para trabajar con comunidad.

Realizar el diseño de la intervención para identificar el problema haciendo contacto con la comunidad escogida para su estudio.

Identificar la comunidad escogida para su estudio o intervención identificando el problema para luego hacer el diseño a intervenir.

Identificar cómo se entra en contacto con la comunidad escogida para su estudio o intervención identificando el problema para luego hacer el diseño a intervenir.

Identificar cómo se entra en contacto con la comunidad escogida para su estudio o intervención, para luego hacer el diseño y finalmente evaluarlo. La Familia

LA FAMILIA En las últimas décadas hemos sido afectados por un sinnúmero de cambios económicos, políticos, culturales y sociales, los cuales han alterado muchas de las instituciones de nuestra sociedad; probablemente quien más claramente grafica este hecho es la familia: esa entidad considerada tradicionalmente, como una necesidad casi inherente al ser humano y el pilar de nuestra sociedad. Así vemos que las separaciones abundan, afectando especialmente a los hijos, como los padres pierden autoridad frente a sus vástagos y la familia parece más el escenario donde se libra una batalla que estamos perdiendo todos. Esta serie de fenómenos no ha impedido que se sigan formando familias, pero se componen sin responsabilidad, como si se tratara de algo simple y sin trascendencia; estos hechos, junto con otros factores, han propiciado la aparición de una serie de disfunciones en el sistema familiar y, generando tendencias que la ven como un sistema que lo único que hace es alinear al individuo, coartar su libertad. Para la Psicología, es cada vez más claro que el solo abordaje individual y aislado del ser humano limita las posibles explicaciones sobre las personas y sobre el por qué hacen ésto o aquello; por tanto se ha hecho necesario tomar al sujeto en relación con el contexto de las relaciones que él mismo crea y vive. Reflexiones como estas llevaron a muchos Psicólogos a abordar los problemas, con los cuales se enfrentan cotidianamente, a través de la familia en la medida en que ella es el núcleo más cercano en el que está inmersa la persona. La Universidad consciente del compromiso que tiene, no sólo con sus alumnos, sino en la comunidad en general, pretende dar respuesta a la problemática que se ha generado en nuestras familias y para tal fin desea facilitar a sus estudiantes los conocimientos que los inicien, tanto en el análisis crítico de la problemática de la familia colombiana, como en la atención preventiva de las disfunciones familiares, tratando de que las familias realicen adaptaciones necesarias para adaptarse a los cambios que se producen, tanto en su interior, como en la sociedad en la cual se hayan inmersas. Por tanto el Psicólogo deberá estar preparado para aprehender al individuo en su dimensión familiar y social, y no seguir limitándose con la sola práctica individual cuando muchos de los problemas a los que él se enfrenta, son generados o mantenidos por el sistema y tiene un mejor pronóstico si se abordan desde esta perspectiva.

Act 1: Revisión de Presaberes
De acuerdo al anunciado anterior, cual es el rol del psicologo dentro del sistema familiar?

Interpretar las demandas de las familias. Atender las demandas de las familias en su dimensión social y familiar. Desarrollar competencias profesionales para el trabajo con familias. Atender las demandas de las familias,

Act 1: Revisión de Presaberes
Algunos de los fenómenos que promueven la creación de disfunciones en el sistema familiar son:

Los principios religiosos en los que basan los integrantes de la familia. Los cambios ecónomicos, políticos y culturales de la sociedad moderna. Los cambios ambientales y la falta de conciencia ecológica del sistema familiar. Falta de autoridad de los padre ante los hijos La Salud Familiar LA BUENA MARCHA FAMILIAR EXIGE ESFUERZO En una familia con problemas no hay un culpable, los conflictos se deben a deficiencias en la interacción entre sus miembros. Las relaciones humanas generan las mayores alegrías, pero también son fuente de problemas. En toda agrupación humana, bien en el trabajo, en el entorno social o en la familia, la convivencia genera conflicto. Esto es natural, pero lo que hay que procurar es que los conflictos no se conviertan en un problema. Si esto sucede en el trabajo o en otros ámbitos en los que los vínculos personales son secundarios, la experiencia no es agradable, pero resulta especialmente dolorosa cuando el fallo se origina en la familia. De ella se espera afecto y con ella se comparte el objetivo principal de crecer y desarrollarse como persona en la vida. Por eso, cuando las relaciones familiares no funcionan hay que procurar arreglar el problema. No es tarea fácil. Para intentarlo es fundamental conocer sus pautas y mecanismos para así analizar correctamente cómo surgen los conflictos y cuáles son las soluciones más adecuadas.

La salud de la familia es la de sus miembros: Una familia es una unidad que no puede ser reducida a la suma de las características de las partes, sino que es un conjunto de interacciones de personalidades y circunstancias. Cuando su funcionamiento es adecuado promueve el desarrollo integral de sus miembros y les procura un estado de salud favorable. Por el contrario, cuando una familia arrastra una marcha inadecuada se convierte en un factor de riesgo y propicia la aparición de síntomas y enfermedades en sus miembros. Hasta ahora ese proceso se concebía de forma lineal: había una causa o un causante que provocaba un efecto. Pero este enfoque no es correcto. Hay que romper con ese error y asumir una idea determinante: en una familia con problemas no hay un culpable, sino que los conflictos se deben a deficiencias en la interacción familiar. Cuando en las familias se generan situaciones problemáticas provocadas por alguno de sus miembros (por problemas con el alcohol o el consumo de drogas, fracaso escolar, depresiones, etc.), éste no debe concebirse como un problema, sino como el portador de las problemáticas familiares. No se debe decir: "vaya problema tiene ese hijo", sino "esa familia tiene un problema". En ese momento, en lugar de buscar recetas y consejos, lo más importante es analizar por qué la familia no está funcionando. Un buen instrumento de análisis es comprobar el grado de cumplimiento de los indicadores de salud familiar. En esto se puede encontrar el origen del conflicto y la fórmula para trabajar en solucionarlo. INDICADORES DE LA SALUD FAMILIAR 1. La familia ha de cumplir con sus funciones económicas, biológicas, culturales y espirituales. La administración del dinero familiar, la logística de la casa; la atención de la salud y el desarrollo saludable, y la atención a los principios morales y los valores espirituales son responsabilidad familiar y la esencia de su funcionamiento. Las crisis económicas, los problemas sanitarios o de cualquier índole ponen a prueba el compromiso de los miembros en la familia. 2. El sistema familiar debe permitir el desarrollo de la identidad personal y la autonomía de sus miembros. Cuando la familia exige una dependencia excesiva entre sus miembros, limita la superación y la realización personal e individual. Por el contrario, cuando la relación familiar es muy abierta y defiende mucho la individualidad, tienden a anularse los sentimientos de pertenencia familiar. Por tanto, para que la familia funcione hay que respetar las fronteras psicológicas que permiten preservar el espacio vital de cada cual, sin limitar la independencia, pero sin promover una excesiva individualidad que impida el desarrollo de todos los miembros en solidaridad.

3. En la familia debe haber flexibilidad en las reglas y roles para la solución de los conflictos. Una familia que funciona presenta unas tareas y roles asignados a cada miembro de manera clara y aceptados por todos. Es importante que no haya sobrecarga de rol por sobreexigencias, como sucede en algunos casos de madres adolescentes o de hogares monoparentales, y que se eviten estereotipos de género que implican rigidez en cuanto a las funciones masculinas y femeninas en el hogar. Otra condición para que funcione es que los miembros se complementen recíprocamente en el cumplimiento de las funciones asignadas y éstas no se conciban de manera rígida. Debe analizarse el cumplimiento de la jerarquía o distancia generacional de manera horizontal (cuando se tiene el mismo poder) y de manera vertical (cuando hay diferentes niveles de jerarquía). Por ejemplo, en la relación matrimonial debe existir un sistema de jerarquía horizontal y en la relación padre y madre-hijos, cuando éstos se encuentran bajo su tutela, vertical. La familia no funciona cuando no se respetan estos parámetros y se invierte la jerarquía (el padre que pide autorización al hijo para volver a casarse) o cuando la jerarquía se confunde con autoritarismo. 4. El sistema familiar ha de ofrecer una comunicación clara, coherente y afectiva que permita compartir los problemas. Cuando lo que se proclama no se corresponde con lo que se piensa, lo que se hace no es lo que se dice y se utilizan mensajes incongruentes o distorsionados, la comunicación se vicia y se pierde confianza en la verdad de lo que se habla, se cuenta y se escucha. 5. La familia ha de ser capaz de adaptarse a los cambios. En el devenir familiar no cabe la rigidez. El cambio es constante, y constante la vuelta al equilibrio en las nuevas circunstancias, pues si bien la familia en esencia no cambia, sí lo hacen sus límites, sus sistemas jerárquicos, sus roles y reglas. Se modifican constantemente para adaptarse y atender las tareas de desarrollo (las propias de las etapas que atraviesa la familia en su ciclo vital) y para poder realizar las tareas de afrontamiento (las necesarias para afrontar las crisis, los problemas y los momentos difíciles). http://revista.consumer.es/web/es/20051201/interiormente.

Act 1: Revisión de Presaberes

En

mención

del

artículo

anterior. Enuncie algunos indicadores de salud

Cuando una familia arrastra una marcha inadecuada se convierte en un factor de riesgo y propicia la aparición de síntomas y enfermedades en sus miembros.

El sistema familiar debe permitir el desarrollo de la identidad personal y la autonomía de sus miembros. En la familia debe haber mucha flexibilidad en imponer reglas y roles para la solución de los conflictos La familia ha de cumplir con sus funciones económicas, biológicas, culturales y espirituales. Problema que Afrontan las Familias LA PERCEPCIÓN DE LAS AUTORIDADES SOBRE LOS CAMBIOS Y PROBLEMAS QUE ENFRENTAN LAS FAMILIAS Las autoridades a cargo de los temas que atañen a la familia en el aparato estatal tienen diferentes percepciones sobre los cambios ocurridos en las familias de la región (véase cuadro 1). Estos se pueden agruparse en tres categorías: los referidos al cambio en los papeles de la mujer en la familia ya sea por el aumento de las mujeres jefas de hogar o por su incorporación al mercado laboral; las modificaciones en la composición y el tamaño de la familia, debido al descenso en la tasa de natalidad y las migraciones, así como por la aparición de nuevas formas familiares, como el aumento de familias monoparentales y el paso de familias extendidas a nucleares, el incremento de las uniones consensuales así como de las separaciones y divorcios; los fenómenos relacionados con dimensiones culturales y los procesos de modernización, como los cambios legislativos, de los sistemas de valores familiares, la desintegración de los

vínculos familiares, el retroceso del predominio de la religión frente a la creciente influencia de los medios de comunicación y la incertidumbre que esto genera.

El aumento de la proporción de hogares con jefatura femenina, así como la masiva incorporación de la mujer al mercado laboral han inducido importantes modificaciones valóricas y de comportamiento al interior de la familia, al flexibilizar los patrones y modelos de las relaciones familiares y de género, contribuir al aumento de la autonomía de las mujeres, y modificar las identidades masculinas y femeninas. Otro de los factores señalados es el descenso del peso de la religión y la progresiva influencia de los medios de comunicación en todos los hogares de la región, fenómenos estrechamente asociados al avance de la modernidad de América Latina. Sin embargo, la carencia de estudios sobre los cambios en las dinámicas internas de las familias no permite profundizar en este proceso. Según algunos estudios de casos, las modificaciones en el interior de la familia han sido muy lentas y, muchas veces, se han traducido en un aumento de la violencia contra las mujeres como de la carga de trabajo que éstas deben asumir para compatibilizar el trabajo remunerado con las tareas domésticas.

Cuadro 1 EL PRINCIPAL CAMBIO EXPERIMENTADO POR LAS FAMILIAS SEGÚN LA PERCEPCIÓN DE LOS ORGANISMOS OFICIALES País Cambio más importante Argentina Falta de trabajo estable o temporario - Alto porcentaje de mujeres jefas de hogar. Bolivia Incremento de la violencia intrafamiliar. Brasil Aumento de mujeres jefas de hogar. Colombia Cambios en la estructura: incremento de las separaciones, unión libre y uniones sucesivas, aumento jefatura femenina. Costa Rica Aumento de las mujeres jefas de hogar. Cuba Incorporación de la mujer al trabajo asalariado. Chile Masiva incorporación de las mujeres al trabajo remunerado con tensiones en la asignación tradicional de roles. Ecuador

Ampliación del concepto de familia en la constitución de 1998. El Salvador Demográfico (migraciones). México Incorporación de las madres de familia al mercado de trabajo. Panamá Disminución en el número de hijos por familia. Paraguay Reconocimiento de los derechos de la familia en la constitución de 1992. Perú Relevancia del rol de la mujer en la jefatura y conducción de los hogares. República Dominicana Incremento de la jefatura femenina de los hogares. Uruguay Inserción de la mujer en el mercado de trabajo y proceso de autonomización. Fuente: CEPAL Encuesta sobre programas dirigidos hacia la familia en América Latina, Santiago de Chile, División de Desarrollo Social, 2000. b. Los principales problemas Hay consenso entre los encargados del tema de familia respecto de los principales problemas que ésta enfrenta. Las entidades de 12 de los 18 países encuestados mencionan el desempleo, que se asocia también a la pobreza, la crisis económica y el deterioro de las condiciones materiales de vida de las familias, junto con la ausencia de servicios en salud y educación. Finalmente, se señala la importancia de la desintegración familiar. Asimismo, se identifica a la violencia intrafamiliar como uno de los más graves (véase cuadro 2). En los años noventa, un logro importante de los movimientos de mujeres fue el reconocimiento de la violencia intrafamiliar como problema público relevante, lo que propició la creación de mecanismos legales para incorporarlo en la agenda institucional (Araujo, Guzmán y Mauro, 2000). Consecuentemente, la mayoría de los países ha legislado sobre el tema aunque, cabe resaltar que se ha puesto un menor énfasis en los mecanismos de prevención de la violencia intrafamiliar. La evolución económica latinoamericana reciente ha revelado grandes insuficiencias con las cuales se han incrementado las carencias sociales, producto de los impactos de las crisis recientes, de un crecimiento económico inferior al histórico de la región y a una serie de rigideces en materia distributiva que han profundizado la brecha para alcanzar una mayor equidad. El desempleo se ha acentuado durante la última década y afecta con mayor fuerza a sectores específicos de la población; las autoridades lo han identificado como uno de los principales problemas que afectan a las familias latinoamericanas. Aun cuando un número importante de países menciona la desintegración familiar como problema, curiosamente no se especifica a qué se está haciendo referencia con esta expresión. Muchas veces pareciera relacionarse con el aumento de los divorcios, aunque en otros casos, se vincula a la asunción de nuevas funciones al interior de las familias. En otras respuestas podría aludirse a la falta de comunicación intrafamiliar. Vale la pena reiterar que los discursos sobre estos temas muestran una gran diversidad. Un ejemplo emblemático puede ser el

debate sobre la educación preescolar, caso en que el énfasis se desplaza desde la necesidad de ampliar su cobertura con recursos estatales hasta la consideración de la madre como única cuidadora adecuada de los niños pequeños. El acceso de las mujeres al mercado laboral ha significado una sobrecarga de trabajo para ellas ya que las tareas domésticas no han sido redistribuidas. En algunos casos, la consecuencia ha sido la incorporación de las hijas mayores a las labores de la casa y al cuidado de sus hermanos menores. Asimismo, ha dado lugar a un replanteamiento de los roles tradicionales de la mujer, lo que no ha ocurrido con los roles masculinos. Como resultado se generan tensiones provocadas por la coexistencia de dos lógicas, una tradicional fuertemente sexista y patriarcal, que está siendo cuestionada, con una nueva lógica de democratización y equidad de género todavía muy incipiente. Se podría pensar que, hasta cierto punto, estas tensiones influyen en el aumento de la violencia intrafamiliar ya que muchos hombres se sienten cuestionados y atacados en un ámbito donde anteriormente ejercían, y en muchos casos aún ejercen, un poder indiscutible; consideran así que los nuevos papeles sociales de las mujeres socavan sus identidades masculinas. La violencia, pero aún más los problemas estructurales de pobreza, desempleo y difícil acceso a los servicios básicos de vivienda, salud y educación, se expresan en lo que se ha caracterizado como la desintegración familiar, concepto que se aplica a varias situaciones: hogares en situación de extrema pobreza con jefatura femenina por ausencia de padres, niños en el mercado laboral en lugar de estar en el sistema educativo, niños viviendo en las calles, aumento en el consumo de drogas y alcoholismo e incremento de la violencia intrafamiliar. La percepción de los problemas que enfrentan las familias así como la evaluación de sus principales transformaciones permite indicar a grandes rasgos polos de modernidad - tradicionalismo en los enfoques con que se aborda esta problemática. De forma que si el énfasis se pone sobre los derechos se trata de una visión más ligada a la búsqueda de igualdad y reconocimiento; si lo que se resalta es la pobreza y sus manifestaciones, la tendencia apunta a la búsqueda de políticas y programas tradicionales de carácter más asistencial. Sin embargo, el énfasis exclusivo en los derechos, aun cuando es necesario, por sí sólo no basta para mejorar la situación de muchas familias con carencias en América Latina. Cuadro Nº 2 EL PRINCIPAL PROBLEMA QUE ENFRENTAN LAS FAMILIAS PERCIBIDO POR LOS ORGANISMOS OFICIALES País Problema Principal Argentina Desempleo, necesidades económicas severas. Bolivia Crisis económica y pobreza.

Brasil Violencia social desempleo y desigualdad social. Brasil Desempleo. Colombia Disminución en su bienestar y calidad de vida: empobrecimiento, desempleo. Costa Rica Violencia intrafamiliar. Cuba Deterioro de algunas condiciones materiales de vida. Chile Falta de infraestructura de apoyo en sus funciones domésticas y sobre exigencia de la sociedad. Ecuador Falta de trabajo remunerado. Alto desempleo. El Salvador Pobreza y falta de acceso a los servicios. México Pobreza y marginación. Panamá Desintegración familiar. Paraguay Desempleo o empleo informal mal remunerado. Perú Violencia intrafamiliar, dirigida principalmente a la mujer y a los niños. República Dominicana Elevado desempleo. Uruguay. Violencia en el hogar. Fuente: Sobre la base de CEPAL "Encuesta sobre programas dirigidos hacia la familia en América Latina", Santiago de Chile, División de Desarrollo Social, 2000. NACIONES UNIDAS COMISIÓN ECONÓMICA PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE – CEPAL, CENTRO LATINOAMERICANO Y CARIBEÑO DE DEMOGRAFÍA CELADE – DIVISIÓN DE POBLACIÓN Seminario Internacional Las diferentes expresiones de la vulnerabilidad social en América Latina y el Caribe Santiago de Chile, 20 y 21 de junio de 2001.

Act 1: Revisión de Presaberes De acuerdo a lectura del artículo, las familias como agentes y como beneficiarias son importantes en el diseño de políticas públicas por las siguientes razones: Las familias deben ser consideradas en las diversas etapas de concepción, ejecución o control de programas

La vulnerabilidad de las familias son utilizables como criterios de focalización Las relaciones intrafamiliares pueden generar externalidades positivas o negativas para sus miembros Las políticas sociales pueden afectar las formas de organización familiar afectando la institución. Act 1: Revisión de Presaberes Familia Disfuncional La familia disfuncional: cómo reconocerla y buscar ayuda Ser buen padre o buena madre es una tarea difícil. Es un trabajo diario que nunca termina. Es tal vez la tarea más ardua que realizará cualquiera de nosotros; porque implica estar mentalmente sano y dotado de paciencia en extremo. Se necesita saber satisfacer las propias necesidades con los propios recursos y tener, además una pareja que lo/la apoye a uno en el proceso. Es sorprendente comprobar que en nuestra sociedad existe una sutil, pero cierta, exigencia que consiste en que, por el hecho de crearse un nuevo grupo familiar, sus miembros están obligados socialmente a criar a sus hijos de una manera “sana y exitosa” --- whatever that means…. Se espera que una vez constituida una familia, ésta, por sí sola pudiera lograr o debiera alcanzar el propósito señalado. Tal vez por esto, es que los jóvenes se lanzan poco precavidamente a formar nuevas familias, sin conocimientos o sin orientación. Experiencias nutritivas y saludables Pero, también es cierto que siempre se ha insistido en lo difícil que es ser padres, especialmente en los tiempos actuales. De manera general puede afirmarse que las habilidades, las destrezas y competencias que cada pareja puede exhibir en la compleja tarea de ser padres y educar, depende muy importantemente del conjunto de experiencias nutritivas y saludables que cada miembro de la pareja, pueda haber tenido en su propia práctica de hijo/a dentro de una determinada familia. Es como si cada uno de nosotros, en base a las costumbres de la niñez, dentro de nuestra familia, haya ido grabando su propio disco duro mental construyendo ese necesario padre/madre interior protector, habilidoso que en la vida adulta se va a exponer para guiar y formar a los hijos propios. Pero no todas las personas tienen la suerte de grabar un disco duro mental saludable y creativo, que le sea efectivo más adelante para cumplir su rol paterno.

Es más, una gran mayoría de personas, de acuerdo a los resultados que vamos observando diariamente en los medios de comunicación, ha grabado un impresionante conjunto de mensajes contradictorios, confusos, defectuosos, negativos y poco sanos, que llevan al fracaso en la tarea encomendada: la de criar hijos sanos y felices --- por esa razón el mismo ciclo desacertado se perpetúa. Una familia ineficiente y problemática Cuando esto ocurre con ambos miembros o con los familiares cercanos, decimos que se ha creado una familia disfuncional, es decir una familia ineficiente, problemática, que no funcionará bien, porque no sustenta, no escucha, no incentiva, critica y manipula y por lo tanto: una familia que no realizará sus objetivos. Una familia disfuncional tiene diversas características específicas, investigadas por los terapeutas familiares y otros especialistas en la materia. Revisemos algunas de las características más centrales de estas familias Dentro de una familia disfuncional existe una incapacidad para reconocer y satisfacer las necesidades emocionales básicas de cada uno de sus miembros; aunque pueda existir el deseo de encargarse y proteger a los niños, no se sabe o no se entiende claramente cómo hacerlo en una forma natural y espontánea. Ambos padres o uno de ellos se siente íntimamente presionado a cumplir con su tarea, y tal presión interna se convierte en ansiedad, en desasosiego y exigencias hacia el propio niño para que cumpla su desarrollo de acuerdo a lo que los padres esperan y no de acuerdo al ritmo natural evolutivo propio. Cuando esta presión interna es muy intensa y persistente, los participantes caen en la desesperación que suele convertirse en castigos físicos y/o malos tratos psicológicos que dañan profundamente la psiquis del niño o joven. Que lo confunden, lo angustian y lo atemorizan. Porque el niño necesita oír a su alrededor voces acogedoras, tiernas y tranquilas. Los miembros de una familia disfuncional, generalmente son personas psicológicamente rígidas, exigentes, críticas y desalentadoras; que no pueden, no quieren, o no saben reforzar y recompensar cálidamente los logros paulatinos de los niños y premiar sus esfuerzos, si este se comporta bien. Seres que piensan, rígida y equivocadamente, que es deber del propio niño cumplir correctamente y a tiempo todas sus operaciones. Siendo personas rígidas, éstas adoptan gestos, aficiones e intereses que tratan de imponer a toda costa a los demás miembros, mientras asignan cerradamente

sus criterios a los demás destruyendo la comunicación y la expresión natural y personal de cada uno y con ello, anulan su desarrollo como persona. Tampoco saben cómo discutir abierta y naturalmente los problemas que aquejan al grupo familiar y se recurre, entonces al mecanismo de negar u ocultar los problemas graves. Se imponen sutil o abiertamente prohibiciones o tabúes dentro del grupo, se desarrolla una sobreprotección melosa que impide que el niño pueda aprender de sus propios errores. El sentimiento de fracaso de los padres en su tarea puede llevarlos, y muchas veces lo tienen de antes, a un vacío interior y a un estado de angustia que suelen paliar a través de consumo de tranquilizantes, alcohol o drogas, o a comportamientos adictivos, como son el trabajo excesivo, el comer en exceso, o la actividad sexual promiscua --- lo que, por sí, sólo agrava el problema. Cuando el vacío es mayor, y se produce un distanciamiento anormal y el abandono real del niño, la familia se quiebra y se descompone y se pierden los objetivos vitales.

Desorden de roles y sentimiento de abandono emocional Dentro de una familia disfuncional se produce un desorden y confusión de los roles individuales, llegándose a una real inversión de papeles por lo cual los padres se comportan como niños y éstos recibiendo exigencias de adultos, se siente obligados a confortar a sus inmaduros padres y al no lograr hacerlo, los niños se sienten culpables de los conflictos de los mayores. Se esfuma así la inocencia, la creatividad, la transparencia de la niñez y se desarrollan actitudes de culpabilidad, fracaso, resentimiento, ridículo, depresión, auto-devaluación e inseguridad ante el mundo social que les rodea. Cuando un niño se desarrolla dentro de una familia disfuncional lo que más siente es el abandono emocional y la privación. Cuando esto sucede, el niño responde con una vergüenza tóxica muy arraigada que engendra ira inicial, ya que no hay nadie que lo acompañe y se dé cuenta de su dolor. En estas familias los niños sobreviven acudiendo a todas las defensas de su ego y su energía emocional queda congelada y sin resolver. Cuando los padres toman conciencia que contaminan sus vidas con arranques de ira, reacciones exageradas, problemas conyugales, adicciones, paternidad inadecuada, miedos y relaciones dolorosas y nocivas, tienen que asumir conscientemente sus propias limitaciones como personas y buscar ayuda en otras personas sanas, ya sean familiares o amigos o terapeutas que tengan condiciones personales para ayudar de manera segura y eficaz. Entendemos por personas sanas aquéllas que entre otras características saben escuchar, aceptan sin juzgar, son claras, y en las relaciones, no son competitivas ni generan mensajes conflictivos

Dr. Félix E. F. Larocca. La familia disfuncional, la dinamia de los grupos y sus aplicaciones prácticas (IV). Monografías.com. Act 1: Revisión de Presaberes De acuerdo a la lectura anterior, podemos decir que el funcionamiento familiar esta conformado por: La dinámica interactiva y sistémica que se produce entre los miembros de la familia. Un conjunto de acciones que se realizan con vista a modificar determinada realidad y alcanzar los objetivos que se desean, los miembros de la familia. El dinero que aporta cada miembro de la familia para el mantenimiento de sus necesidades basicas. La evaluación a través de las categorías de armonía, cohesión, rol comunicación, afecto, permeabilidad y adaptabilidad de los miembros de la familia. Act 1: Revisión de Presaberes
Entre las caracteristicas de una familia disfuncional estan:

Los miembros de la familias son muy rigidos Existe una comunicacion constante Se respetan los roles de los miembros del sistema familiar Incapacidad de satisfacer las necesidades de sus miembros